Está en la página 1de 8

Universidad Metropolitana

Escritura

Texto expositivo sobre la obesidad y el sobrepeso

Presentado por:
Mónica García Mendoza

Medicina II
2019
El hombre primitivo surgió hace aproximadamente dos millones de años, estos hombres
primitivos fueron nómadas, cazaban y recolectaban. Lo que constituía una gran actividad física
y un consumo moderado de alimentos. Pero hace 40,000 años surgió el hombre sedentario,
menos actividad física y exceso de alimentos. Fue ahí en una de las etapas más importantes de
la humanidad en donde el sobrepeso y la obesidad empezaron a germinarse hasta convertirse
en lo que es hoy en día, “uno de los problemas médicos y de salud pública más importantes
de nuestros tiempos” Philip James, Presidente del International Obesity Task Force (Grupo
Internacional de Especialistas en Obesidad).

El sobrepeso y la obesidad se definen como el exceso de grasa corporal en una persona. Son
problemas muy graves que atentan contra la salud de un individuo, y que se están
incrementando exponencialmente a lo largo del planeta en países con fuertes economías al
igual que en países con pocos recursos. La cantidad de personas con sobrepeso y obesidad se
ha duplicado en los últimos 10 años, lo que sugiere que las sociedades modernas e
industrializadas de hoy en día son un factor importante que contribuye a estas enfermedades.
La OMS (organización mundial de la salud) ha clasificado al sobrepeso en personas con un IMC
(índice de masa corporal) mayor a 25, y obesidad a partir de un IMC de 30. Estos valores son
solo de referencia, ya que cada persona tiene un metabolismo y constitución corporal
diferente. El dato más importante para detectar cualquiera de estas enfermedades es la
cantidad de tejido adiposo, es decir el porcentaje de grasa acumulada en el cuerpo, al contario
del IMC que solo es un vago cálculo de relación peso-estatura. Cabe resaltar que el cálculo de
IMC es todavía más inexacto en niños y adolescentes ya que se encuentran en pleno
desarrollo.

Los últimos datos de la OMS indican que en el 2015 habrá aproximadamente 2300 millones
de adultos con sobrepeso y más de 700 millones con obesidad. Antes esto de consideraba
como un problema solo en países con un alto nivel económico, pero en los últimos años estas
enfermedades han aumentado considerablemente en países con pocos ingresos económicos.
La obesidad no es exclusiva de las personas con solvencia económica sino que también un
gran grupo de poblaciones con bajos recursos económicos tienen sobrepeso debido a una
alimentación de mala calidad basada de carbohidratos, por ser los que tienen al alcance de su
poder adquisitivo. Si Además a estas personas se les añade el factor ignorancia y mal cuidado
de la salud por carencias económicas resulta ser una población con sobrepeso desde la niñez.

La obesidad y el sobrepeso son causados principalmente por dos factores, la alimentación


excesiva y el mal funcionamiento de ciertas glándulas. El primer factor conocido como la
obesidad exógena es provocado por una mala dieta y a un alto consumo de grasas saturadas,
además de falta de actividad física para que el cuerpo pueda consumir las calorías ingeridas
por el organismo. La segunda causa llamada obesidad endógena se debe a problemas de
funcionamiento de varias glándulas de secreción interna como lo son la hipófisis, tiroides y
páncreas, éstas no procesan correctamente los alimentos ingeridos por el cuerpo.
Además de causas fisiológicas que conducen al sobrepeso y obesidad existen factores y
variables sociales que contribuyen al aumento de estos problemas. Las estrategias de
marketing agresivas impulsan al consumo de alimentos procesados, países como Estados
Unidos gastan 30 billones de dólares en publicidad al año. El estrés y la vida social son otro
factor importante, desde una perspectiva psicología las personas tienden a consumir
alimentos altos en grasas como chocolates para eliminar el estrés.
La alimentación excesiva no es solamente un problema individual, sino un fenómeno social
que está en aumento en todo el mundo, el estilo de vida de las sociedades desarrolladas, son
la causa definitiva desencadenante del desarrollo de los problemas de peso. Las dietas de las
personas se están modificando, aumentando la ingesta de alimentos altos en grasas y
azúcares, pero con pocas vitaminas y minerales. Este fenómeno también ha disminuido la
costumbre de realizar una actividad física. Un gran número de condiciones médicas han sido
asociadas con la obesidad. Las enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes,
artrosis y algunos canceres, son ejemplos de los problemas derivados por el sobrepeso y la
obesidad. Un estudio realizado en Israel demostró que la obesidad y el sobrepeso también
disminuyen la esperanza de vida de una persona. Este estudio se realizó a 10,000 hombres de
más de 40 años.
En los países industrializados y con un alto desarrollo económico, el sobrepeso es muy extenso
y es interpretado por la sociedad como algo poco estético debido a los estereotipos. Toda la
publicidad en libros, revistas, películas, páginas web y demás, exponen al sobrepeso como una
gran discapacidad estética, y proponen guías y datos para mejorar la alimentación. Las
recomendaciones más usuales son una alimentación sana, dieta y realizar alguna actividad
física. En general estas recomendaciones parecen ser de gran ayuda, pero combatir el
sobrepeso o la obesidad sin un doctor especializado en nutrición puede crear mayores
complicaciones que tan solo un exceso de grasa en el cuerpo.

Las cirugías son un recurso utilizado en casos graves de obesidad. Pero en sociedades actuales
las cirugías no solo se realizan en casos graves sino en sobrepeso leve, con fines estéticos
principalmente en el mundo de la moda. Los medicamentos también son bastante utilizados,
pero en casos en donde la obesidad es causada por un trastorno psicológico los
medicamentos no mejoran el estado clínico del paciente. Estos pacientes deben ser tratados
desde una perspectiva psicológica.
Existe un grupo de fármacos que fueron creados para tratar diferentes patologías, que además
inhiben el apetito pero sin embargo como efecto colateral y muy dañino muchas veces
ocasionan daño a nivel renal y sistema cardiovascular. Llegando a presentarse sobre todo en
las personas con hipertensión arterial infartos, ya que estos medicamentos al actuar sobre el
sistema nervioso simpático liberan catecolaminas y liberan adrenalina produciendo un
aumento de la frecuencia cardiaca e hipertensión arterial , dos constantes que aumentan el
consumo de oxígeno y por lo tanto ocasionan isquemia a nivel del musculo cardiaco. A nivel
renal estas catecolaminas producen isquemia ocasionando disminución del riego sanguíneo y
finalmente insuficiencia renal. Además de estas dos consecuencias graves existen otras
razones de menos importancia por las cuales no son aconsejables estos tipos de
medicamentos para tratar el sobrepeso.
El sobrepeso debe de tratarse desde la niñez, antes de llegar a la adolescencia ya que antes de
ésta aumenta el número de células adiposas y una vez se ha sobrepasado la etapa de la
adolescencia es muy difícil disminuir el número de adipocitos, de ahí la importancia de llegar a
la edad adulta con el mínimo de células adiposas, para conseguir una vida adulta saludable sin
padecer sobrepeso u obesidad.
A todo esto concluimos que el sobrepeso y la obesidad son enfermedades que pese a que
desde hace años se ha venido haciendo hincapié en lo perjudicial que es para la salud, no se
ha podido tratar y se observa en todas las áreas de salud las consecuencias graves que puede
causar, siendo en ocasiones fatales terminando en la muerte. Lamentablemente la conciencia
en las personas no ha cambiado y se sigue sin un orden alimenticio tanto en calidad como
cantidad. Se considera sumamente esencial hacer una prevención del sobrepeso y la obesidad
desde que nacemos por nuestros padres, educación de la población por el gobierno así como
control de los alimentos que se producen con agentes artificiales o conservantes con el fin de
que disminuyan esos químicos adicionales que alteran el producto y ocasionan un sin número
de trastornos en nuestro organismo desde obesidad hasta otras enfermedades.