Está en la página 1de 9

INSTITUTO BIBLICO DESCENTRALIZADO “BETHEL”

Curso: Libros Históricos

Maestro: Saúl Hidalgo

Tarea:
Estudio Biográficos del Rey Saúl, David y Salomón

Alumno: Adonias Hernandez

Fecha: 23 de Abril de 2021


REY SAUL
Saúl (en hebreo ‫|שָׁ אּול‬Ša’ul, que significa "deseado" o "implorado",
en griego Σαούλ Saoul, en latín; Saúl, en árabe ‫}}طالوت‬, Ṭālūt o ‫}}شاؤل‬, Ša'ūl) es un
personaje de la Biblia, su vida y obra se describen en los libros de Samuel. La
narrativa bíblica marca una transición de una sociedad tribal dispersa, a la
condición de un único estado llamado Reino Unido de Israel.1
El relato bíblico, puesto por escrito entre uno y tres siglos después, 23 indica que
Saúl era hijo de Kis (o Cis) de la tribu de Benjamín y que fue ungido rey por
el profeta Samuel. El monarca estableció su sede en Gaba, en el territorio de su
propia tribu.
Su esposa fue Ahinoam, hija de Ahimaaz, con la cual tuvo cuatro hijos y dos hijas,
siendo los varones: Jonatán, Abinadab, Malquisúa, e Isbaal (a veces transcripto
como Es-baal y también llamado Isboset 4); y las mujeres: Merab (casada
con Adriel) y Mical. También tuvo una concubina llamada Rizpah hija de Aiah,
quien le dio dos hijos; Armoni y Mefiboset (o Mefibaaal).
Después de algunas batallas victoriosas, fue derrotado por los filisteos en la
batalla del monte Gilboa, suicidándose con su propia espada para evitar ser
capturado5. En ese mismo combate murieron tres de sus hijos por lo cual la
sucesión al trono quedó en disputa entre el único hijo sobreviviente, Isbaal, y su
yerno ―casado con Mical― David.
No se conoce la extensión del territorio bajo su control, ya que no aparecen en el
texto bíblico y hasta el presente no se conocen evidencias de su reinado. Según el
texto bíblico (1º Samuel 13:1) reinó durante dos años, pero los eruditos
generalmente están de acuerdo en que el texto es defectuoso y que es más
probable un reinado de veinte o veintidós años.
Según la Biblia su padre Kish perdió sus asnos y envió a su hijo Saúl y un criado a
buscarlos en la región montañosa de Efraín, y de allí a la tierra de Salisa, pero no
los hallaron. Entonces pasaron por la tierra de Saalim, donde tampoco los
encontraron. Después pasaron por la tierra de Benjamín, con el mismo resultado
Ante el pedido del pueblo israelita al entonces anciano juez Samuel para que
nombrara un rey que los librara de los invasores filisteos, aquel, aunque creía que
Dios debía ser el único soberano de Israel, consultó a Dios y este reveló que
señalaría su ungido. Samuel vio que Saúl era el escogido y lo dejó quedarse en su
casa, al día siguiente derramó el cuerno de aceite sobre su cabeza diciendo ¿No
te ha ungido Dios como el soberano de su heredad?; luego dio instrucciones de
buscar determinadas personas con instrumentos musicales "profetizando", Saúl se
encontró con esas personas donde según el relato Bíblico, el Espíritu de Dios
descendió sobre él, "profetizó" en medio de ellos.
Hombre de gran valor y gran estatura, se mostró al principio un rey firme, que
derrotó a los amonitas, moabitas y filisteos en numerosas ocasiones, y estableció
su capital en la ciudad liberada de Jabes de Galaad.
Caida de Saul
Saúl había preparado una campaña militar contra los filisteos pero esperaba a
Samuel para que este ofreciera un sacrificio a Jehová, dado que Samuel tardaba
tanto en aparecer Saúl ofreció el sacrificio él mismo, pero en ese momento llega
Samuel, sumamente indignado por desobedecer sus instrucciones. Saúl reorienta
su campaña hacia los amalecitas; logra una victoria total exterminando todo
hombre, mujer y niño, pero deja vivo al rey; Samuel otra vez aparece indignado y
mata al rey.7
Debido a ello Samuel buscó un nuevo ungido en David, quien marchó a la corte de
Saúl como arpista. Samuel ungió a David y este entró en servicio en la corte de
Saúl.8 Mas la victoria de David sobre Goliat,9 acompañada de los subsecuentes
triunfos militares de David, provocaron los celos del rey Saúl, quién aprovechando
que David estaba tocando el arpa en una ocasión intentó matarlo con su lanza
pero gracias a la ayuda de su amigo Jonatán, y de su esposa, Mical (hijos del
propio Saúl), David logró huir. 10 Saúl fue a buscarlo a la ciudad de Nob y condenó
a muerte a los sacerdotes de ese lugar. Pero los oficiales del rey no se atrevieron
a levantar la mano en contra de los sacerdotes del Señor.
Así que el rey le ordenó a Doeg el Edomita que los matara 11, este mató a 85
sacerdotes y demás a la población de Nob, hombres y mujeres, a niños y recién
nacidos, y hasta a los bueyes, asnos y ovejas. Más tarde Saúl fue a pedir consejo
a Samuel pero apenas entró a su casa, Saúl quedó "profetizando" como la primera
vez y sus guardaespaldas lo sacaron arrastrando. Después le informaron que
David estaba en el desierto de Engadi. Este preparó una emboscada pero se
contuvo de matar a Saúl por ser ungido del Señor así que le perdona la vida, el rey
regresa a su palacio y David se exilia a territorio filisteo por un año y cuatro meses.
Saúl consulta a la adivina de Endor
Samuel murió y fue enterrado en Ramá, su lugar de origen.Los filisteos vuelven a
hacer la guerra, se reúnen en Sunem, y Saúl dirige a su ejército para enfrentarlos
en el monte Gilboa. Antes de la batalla, va a consultar a una adivina en Endor. La
mujer, sin percatarse de su identidad, le recuerda que el rey ha hecho de la
brujería un delito capital, Saúl le asegura que no le hará daño. Ella evoca el
espíritu del profeta Samuel, quien antes de su muerte había profetizado que
perdería el reino. Samuel le dice que Dios lo ha rechazado por completo, que ya
no escuchará sus oraciones, que le ha dado el reino a David y que al día siguiente
perderá tanto la batalla como su vida. Saúl queda abrumado por el miedo y la
hechicera lo conforta con alimentos antes de la batalla del día siguiente. 12
Muerte de Saúl
La guerra contra los filisteos supuso una derrota para los Israelitas, todo el ejército
fue aniquilado y murieron los hijos varones de Saúl: Jonatán, Abinadab y
Malquisúa. Saúl mismo fue alcanzado por flechas. Al verse gravemente herido,
Saúl le dijo a su escudero que lo matara pero este se negó, así que Saúl se
suicidó con su espada13. El escudero también se mató. Los filisteos dejaron los
cadáveres de Saúl y sus hijos en el muro de Betsán. Algunos habitantes del
pueblo Jabés de Galaad entraron de incógnito a territorio filisteo, recuperaron los
cuerpos y los enterraron.14
El texto bíblico da cuenta del distanciamiento y la separación de Dios respecto a
Saúl.15 También describe que Saúl, poseído por la ira ante la admiración del
pueblo y su propia familia por David, terminó por perder la razón.

SAÚL
Rey de Israel
Predecesor: Sucesor:
—Reino unificado de Judá e
Juez Samuel David
Israel—
c. 1030-1010 a. C.

REY DAVID
La Biblia describe a David como un rey justo, valiente, apasionado; guerrero,
músico y poeta, no exento de pecados. Según la Biblia, él fue elegido
por Dios mismo en persona para gobernar Israel. Aparentemente vivió entre los
años 1040 y 966 a. C., reinó en Judá entre el 1010 y 1006 a. C. y sobre el reino
unido de Israel entre el año 1006 y el 966 a. C.

Los Libros de Samuel son la crónica principal de su vida y su reinado, continuando


con sus descendientes en el Libro de los Reyes.
La vida de David es importante para el judaísmo y el cristianismo. Su biografía se
basa casi exclusivamente en los libros de Samuel, donde se lo describe además
como «rubio, de hermosos ojos, prudente y muy bella presencia». 8
En La Biblia
David perteneció a la familia de Isaí, de la tribu de Judá. Según 1 Samuel
16:11 y 1 Samuel 17:12, era el menor de los ocho hijos de Isaí y, como era
costumbre en esos tiempos, el menor era el más postergado y al que se le daban
las tareas pastoriles. Tres de sus hermanos mayores fueron soldados del rey
Saúl. Samuel, el profeta, viajó hasta Belén, por mandato de Dios, para buscar al
nuevo «ungido». Los candidatos -dijo Dios- debían ser de la familia de Isaí.
Elección y unción de David
Samuel consagrando a David, Dura Europos, Siria, siglo III d. C.
El rey Saúl había pecado al desobedecer a Dios durante la batalla de Michmash,
donde debía destruir a todos los enemigos amalecitas y no lo hizo. Por ello, Dios
decidió retirarle su bendición y envió al profeta Samuel en busca de un nuevo
«ungido», de un nuevo rey para Israel. Su destino era Belén, donde vivía Jesé, un
pastor con sus hijos. Uno de ellos era el elegido y Samuel, como profeta, debía
saber cuál. Para evitar un castigo del rey Saúl, el profeta se excusó alegando que
viajaba para realizar un sacrificio. Una vez en casa de Jesé, el profeta conoció a
siete de sus ocho hijos, pero ninguno fue el ungido. Cuando preguntó si faltaba
alguno, Jesé llamó al más pequeño: David, y cuando el profeta lo vio, supo que
era él. Allí, delante de su padre y hermanos mayores, le ungió como futuro rey de
Israel. Era además David un varón prudente y de buen parecer, pelirrojo y de buen
semblante.
David, al servicio del rey Saúl
David, con la gracia de Dios, fue nombrado músico a cargo del arpa y paje de
armas. Estas tareas las compaginaba con su trabajo como pastor. Tan bueno era
tocando el arpa, que escuchando la melodía, Saúl se relajaba. El rey Saúl le
concedió su buena disposición.
David y Goliat
David und Goliath (1888), litografía en color del artista alemán Osmar
Schindler (1869-1927).
Israel, bajo las órdenes del rey Saúl, estaba en guerra con los filisteos. Un gigante
llamado Goliat de Gat, de seis codos y un palmo de estatura y miembro de las
tropas de choque filisteas (1 Samuel 17:4), desafió al ejército israelita durante
cuarenta días, proponiendo que escogieran a su mejor hombre para hacerle
frente. En palabras de Goliat, si él resultaba derrotado y muerto por el israelita, los
filisteos serían esclavos de Israel, pero si él vencía y mataba al escogido de Israel,
los israelitas serían esclavos de los filisteos (1 Samuel 17:8-9). Los hebreos
temían en gran manera a Goliat y se escabullían del reto.
David, cuyo padre le había pedido que viajara al campamento para saber cómo
estaban sus hermanos mayores y llevarles algo de comida, escuchó el desafío del
gigante (1 Samuel 17:23). Según la Biblia, la condición de pastor llevó a David a
estar preocupado por defender a sus rebaños de los ataques de fieras salvajes y,
utilizando su talento, se servía del cayado y una honda. Con ello se presentó ante
el rey Saúl y se propuso para luchar contra el gigante. Con la anuencia de Saúl,
David se vistió con la armadura del rey, pero al no estar acostumbrado a utilizarla,
se deshizo de ella y se dirigió al campo de batalla solo con su honda. Por el
camino recogió cinco piedras lisas en un arroyo y se plantó delante del gigante
Goliat. Este se burló de él y tuvo en menos al más joven de los hijos de  Jesé que
se presentaba para tener un combate singular con él. Pero David proclamó:
Y con su honda de boleo, David le incrustó una piedra en la frente a Goliat y,
cuando cayó, aprovechó para cortarle la cabeza con la espada del propio filisteo.
La Biblia de Jerusalén señala que se ha comparado este combate singular con los
combates individuales de la Ilíada.9 En alusión a este combate, la expresión
«honda de David» simboliza que no existe enemigo desdeñable por pequeño que
sea, si el acierto le acompaña.10 David vencedor de Goliat constituye además un
símbolo del valor que tienen el tesón y la voluntad férrea desarrolladas frente a un
enemigo en apariencia muy superior. 11
Tras esta victoria, David entabló una fuerte amistad con el príncipe Jonatán, por lo
que la relación entre ambos es considerada como el símbolo primordial de la
amistad y lealtad. Por otro lado, algunos estudiosos recientes han tratado de
interpretar dicha relación desde una perspectiva homoerótica; 12 principalmente
cuando David exclama por la muerte de Jonatán: "Tu amistad era para mí más
maravillosa que el amor de las mujeres." (2 Samuel 1, 26). Lo que, sin embargo,
no implicaría una homosexualidad como se entiende actualmente, sino una
expresión de la sexualidad de aquellos tiempos.
David, rey de Judá
Esta batalla, que tuvo lugar en Gilboá, acabó con la vida del rey Saúl y de su hijo
Jonatán, amigo de David. La Casa de Saúl estaba prácticamente anulada y David
se dirigió a la ciudad de Hebrón para ser nombrado rey de Judá. Pero los norteños
no estaban de acuerdo con tal decisión y buscaron a un descendiente del difunto
rey para nombrarle como sucesor. El escogido fue su hijo Isboset, al que
nombraron rey. Este intentó ganarse la confianza del reino, pero dos caudillos
seguidores de David decidieron asesinarle en su propia casa. Cuando se
presentaron ante el rey David esperaban una recompensa, pero se encontraron
con la muerte. David no estuvo de acuerdo con la muerte de su enemigo y decidió
ejecutarles por asesinato.
En Hebrón, el rey David no conseguía la confianza de los norteños y decidió que,
para unir a las doce tribus israelitas, debía buscar una ciudad neutral donde
gobernar. Sin embargo, con la muerte del hijo del difunto rey Saúl, los ancianos de
Israel se acercaron a Hebrón manifestando lealtad a David, que por entonces
tenía 30 años.14
David, rey de Israel
Esa ciudad neutral fue Jebús, que por entonces no estaba en manos de la gente
de Judá ni en manos de los israelitas del norte, sino ocupada por los jebuseos.
Una vez reconocido por los líderes de todas las tribus, David conquistó la fortaleza
de Jebús y la hizo su capital. Una ciudad que pasó a ser conocida como la Ciudad
de David y, posteriormente, Jerusalén.
Jerusalén como capital
El rey David era el líder de una teocracia que pretendía instalar «el reino de Dios
en la Tierra». Por su parte, el rey Hiram de Tiro envió mensajeros a la capital y
comenzó a suministrarle a David, madera de cedro, carpinteros y albañiles para
que pudiera construirse la casa de David. Este quería construir un templo para
Yahvé, pero el profeta Natan le dijo, por orden de Dios, que el templo debía
esperar una generación, pues se habían cometido muchos crímenes. Sin
embargo, Dios hizo un pacto con el rey David: la Casa de David nunca se
extinguiría.
David conquistó Soba, Aram (la actual Siria), Edom y Moab (la actual Jordania),
así como las tierras de los filisteos y de otros territorios. En muchos casos
exterminó a gran parte de sus habitantes cananeos.
Últimos años
El rey David, ya anciano, estaba postrado en la cama y su hijo Adonías aprovechó
este hecho para proclamarse rey. Betsabé y el profeta Natan, conociendo la
actitud hostil del joven, pidieron a David que nombrara como heredero a otro de
sus hijos. Concretamente a Salomón. Este había sido elegido por Dios y este
acuerdo entre David y su mujer preferida sólo concretaba los designios divinos.
También le prometió continuar la línea hereditaria en el trono de Judá por siempre.
David murió aproximadamente a los 70 años y fue enterrado en la Ciudad de
David, futura Jerusalén. Gobernó cuarenta años sobre Israel, siete en Hebrón y
treinta y tres en Jerusalén.
REY SALOMON

(Jerusalén, actual Israel, h. 1000 a.C. - id., 931 a.C.) Rey de Israel (hacia 970-931
a.C.). Hijo del rey David y de Betsabé, Salomón fue ungido como soberano de los
hebreos e instruido acerca de sus obligaciones por su padre, en detrimento de
Adonías, su hermanastro mayor, quien aspiraba a la sucesión al trono de Israel.

A la muerte del rey David, y contando con el apoyo de su madre, del profeta
Natán, del general Banaías y del sumo sacerdote Sadoc, Salomón eliminó a sus
adversarios políticos (su hermanastro Adonías y el general Joab) e inició un
reinado caracterizado por un largo período de paz y unas buenas relaciones con
los pueblos vecinos (Egipto, Arabia, Fenicia, Edom y Damasco), durante el cual el
país experimentó un gran desarrollo económico y cultural.

La seguridad interna y el control de las vías de comunicación facilitaron una amplia


expansión del comercio hebreo, especialmente el de los caballos, que desde
Cilicia eran transportados a Egipto. Además, a fin de fomentar la actividad
comercial, Salomón ordenó construir una flota que tenía su base en el puerto de
Esionguéber, junto a Elat, a orillas del mar Rojo, y consolidó el poder político de
Israel en la región desposándose con una de las hijas del faraón de Egipto y
estrechando los lazos de amistad con Hiram I, rey de la ciudad de Tiro.

La prosperidad económica, por otra parte, permitió al monarca levantar en


Jerusalén el gran templo que David había proyectado para cobijar el Arca de la
Alianza y un suntuoso palacio real, construcciones en las cuales participó un gran
número de técnicos extranjeros, como albañiles y broncistas de Tiro o carpinteros
de Gebal, y para las que se importaron lujosos materiales procedentes de Fenicia.

Éstas y otras muchas obras públicas, así como los gastos de la corte, fueron
sufragados mediante un pesado régimen tributario, sustentado en una reforma
administrativa que dividía el país en doce distritos, cuya extensión variaba en
función de la mayor o menor fertilidad del suelo y de la facilidad de
comunicaciones.
Hacia el final de la vida de Salomón, no obstante, la elevada presión fiscal y la
proliferación de cultos a divinidades foráneas (Astarté, Camos, Milcom o Moloc),
introducidos por las numerosas mujeres extranjeras del monarca, crearon un
creciente malestar popular que estallaría durante el reinado de Roboam, su hijo y
sucesor, quien no pudo evitar la rebelión de diez de las doce tribus hebreas (todas
excepto las de Judá y Benjamín) y la posterior escisión del país en dos reinos: el
de Israel, al norte, con capital en Siquem, y el de Judá, al sur, con capital en
Jerusalén (929 a.C.), que siguieron luego una evolución independiente, cuando no
hostil.

A pesar de reprobar con dureza la permisividad del rey Salomón para con las
prácticas paganas de buena parte de sus mujeres y de considerar la división de
Israel como un castigo divino por su idolatría, la tradición bíblica ha idealizado la
figura del soberano, presentado como un hombre de gran sabiduría, paradigma de
ponderación y justicia, en diversos pasajes de las Sagradas Escrituras, entre ellos
el famoso Juicio de Salomón o la visita de la reina de Saba.

También se ha atribuido a Salomón la autoría de diferentes libros sapienciales del


Antiguo Testamento, como el Cantar de los Cantares, el Eclesiastés, el Libro de la
Sabiduría, los Proverbios y los Salmos de Salomón, algunos de los cuales, sin
embargo, parece que fueron compuestos con bastante posterioridad a la época
salomónica.
Bibliografía

Biblia de estudio “Vida Plena”

Biblia Reina Valera 1969

https://es.wikipedia.org/wiki/Sa%C3%BAl

https://es.wikipedia.org/wiki/David#:~:text=La%20Biblia%20describe

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/s/salomon.