Está en la página 1de 3

PAG.

10 Jueves 20 de Julio de 2006 INFORME ESPECIAL

EL DERROTERO DE LOS KILME

TITAQUÍN: PEDRO
BOHÓRQUEZ GIRÓN
Por Guillermo Daniel Ñáñez Catamarca, la mitad Oeste de La Rio- valle del Río Blanco, en San Juan,
viacuco@gmail.com ja y el Norte de San Juan hasta la era antes llamado Valle de los
Cordillera de los Andes. Fuera de Calianos».
estos Capayanes que moraban en
“Éste es el Titaquín –dijo Luis
su antiguo habitat cordillerano, la LAS GUERRAS
Enríquez– señalando a Bohór-
conquista española sorprendió CALCHAQUÍES
quez y dándole por primera vez este
también a algunos grupos de expa- Es básico para la comprensión
título, correspondiente al de «se-
triados, no sabemos si voluntaria u histórica de la etapa de la conquis-
ñor del país», que en otros tiem-
obligadamente. Son las parcialida- ta y de la primera época colonial,
pos usaban los delegados del Hijo
des de los Anguinaes, los Quilmes tener en cuenta la organización so-
del Sol”.
y los Calianos que habían abando- cio-política de los indígenas. No en
“El falso Inca” de Roberto J.
nado su patria y aún no habían po- vano los valles del oeste catamar-
Payró
dido sentar pie muy firme en el Va- queño permanecieron más de cien
lle de Yocavil. Allí los encontraron años rebeldes a toda conquista.
Los Kilme fueron una de las par-
los gobernadores Gonzalo de Tales valles fueron de un importan-
cialidades que participaron del ter-
Abreu en 1577 y Juan Ramírez de cia trascendental en lo que se refie-
cer gran levantamiento contra el es-
Velazco en 1587, empeñados en re al emplazamiento y localización
pañol que los explotaba. Lástima
dura lucha con los Calchaquíes que de las primeras agrupaciones urba-
que fue a partir de un engaño ines-
poblaban el Valle. Uno .v otro nos nas españolas. Valles enteros se
crupuloso por parte de Pedro Bo-
dicen en sus conocidas cartas, que agruparon tras sus jefes naturales
hórquez Girón, el “falso inca”. En
los mencionados indios eran ad- y luego formaron ligas entre los dis-
1968 la historiadora tucumana Te-
venedizos en la región, pero no tintos valles o regiones. En la Que-
resa Piossek Prebisch descubrió en
dicen a qué grupo étnico pertene- brada de Humahuaca el bravo
la Biblioteca Nacional de Río de
cían. Sin embargo el P. Lozano (His- Viltipoco pudo reunir un cuantioso
Janeiro la “Relación Histórica Cal-
toria de la Conquista, etc.Tomo IV número de guerreros; al Sur el im-
chaquí” escrita en 1696 por el an- Los maltratos retratados por Guamán Poma de Ayala
) posteriormente aclara que los batible Juan Calchaquí; más al Sur
ciano de la Compañía de Jesús Pa-
mismos procedían ‘de hacia la par- todavía, la legendaria figura de mitayos, indios sometidos volun- peso de la contienda. Entre ellos
dre Hernando de Torreblanca a los
te de Chile y que hablan llegado a Chelemín (líder de los Hualfines), el tariamente y que prestaban servi- hubo una tribu que se distinguió
84 años donde describe lo aconte-
Calchaquí, para no someterse a los último de los grandes jefes indíge- cio personal remunerado, aunque por su bravura, la del huafines, a la
cido en el Tucumán. Consecuencia
Incas ‘: nas del llamado “Gran Alzamiento”. en la práctica su situación respec- que pertenecía el líder de ese en-
de esa terrible historia es la llegada
Ahora bien, los autores han dis- Desde el primer momento de la con- to al conquistador era apenas tonces, el cacique Chelemín. El ori-
de las familias de Kilme y Calianos
cutido sobre la posibilidad de que quista los españoles se enfrenta- mejor que la de aquellos. gen de esta guerra fue muy signifi-
a estas tierras.
los indios de estas parcialidades ron con el problema de organizar a Esta situación produjo tres gran- cativo: el encomendero Juan de
¿DE DÓNDE ERAN LOS hubiesen realmente venido de Chi- los aborígenes que habían someti- des levantamientos, conocidos en Urbina descubrió una mina de oro
KILME? le, olvidándose de que la región de do para mantenerlos en la obedien- la Historia con el nombre de gue- a la entrada de Calchaquí, por el lado
Se sabe que en el Padre Pedro Cuyo, era ‘Chile ‘en tiempos de Lo- cia, aprovecharlos como mano de rras calchaquíes. La primera, enca- del valle de Catamarca y los indios,
Lozano argumenta que los indios zano. Y que lo siguió siendo hasta obra y convertirlos a la fe católica bezada por el cacique Juan Calcha- temerosos de que se los obligara a
Quilmes eran provenientes de Chi- la constitución del Virreinato de según lo establecían las Leyes de quí, estalló en 1562 y significó para trabajarla, lo mataron junto con toda
le, lo que debo aclarar es que en Buenos Aires en 1776 ‘. Indias. Así surgieron repartimientos los españoles la pérdida de tres su familia. Los españoles reaccio-
esa época se le decía Chile a la zona «Está claro, pues, que de donde llamados encomiendas y reduccio- ciudades: Londres I, en la actual naron violentamente y esto desen-
de Catamarca, La Rioja y San Juan. procedían aquellas parcialidades nes por los cuales uno o más pue- provincia de Catamarca; Cañete, cadenó una lucha que duró siete
Los Kilme eran una de las tres par- era «de hacia la parte de Cuyo « blos indígenas quedaban bajo la au- en la de Tucumán, y Córdoba, en años y que costó la pérdida de dos
cialidades de los Capayanes que ha- esto es, la región capayana. Por otra toridad de un encomendero o feu- Calchaquí. ciudades más: Londres II ubicada
blaban lla lengua “Kakán”. Quien parte el viejo Anguinan, sin duda, datario, o de una orden religiosa. La segunda comenzó en 1630 y cerca de la primera, y Nuestra Se-
aclara la cuestión fue el etnógrafo lugar de origen de los Anguinanes, Había encomiendas de aunque en ella intervinieron las tres ñora de Guadalupe, en Calchaquí.
y arqueólogo español Salvador estaba en el Valle de Famatina, yanaconas, indios sometidos por naciones, más adecuado es llamar- Para los diaguitas significó la de-
Canals Frau que nos dice: “Los Quilmebis o pueblo de los Quilmes, la fuerza cuya condición era equi- la alzamiento diaguita puesto que rrota total con la ejecución de
Capayanes habitaban el S.O. de no lejos del Colorado, y el actual parable a la esclavitud, y de los diaguitas soportaron el mayor Chelemin y el desarraigo de las tri-
INFORME ESPECIAL Jueves 20 de Julio de 2006 PAG. 11

bus que, según la costumbre in- Un día de marzo de 1657, acom-


Maldonado de Saavedra:
caica adoptada por los españoles, pañado por la mestiza que represen-
el Obispo desconfiado
fueron reducidos al yaconazgo, taba el papel de Colla (Nombre
arrancados de sus solares nativos quichua con que se designaba a la
y repartidos por tierras lejanas. esposa del Inca), hizo triunfal en-
Las otras dos naciones kokanas trada en el territorio que desde ese
corrieron diferente suerte. Los momento, hasta comienzos de 1659,
pulares, obligados por las circuns- habría de ser su reino. Se instaló en
tancias, dieron la paz, es decir, se Tolombón, pueblo indio situado no
declararon vasallos del rey y per- EL PLAN lejos de la misión de Santa María.
mitieron que en sus tierras algunos Cumplió la primera en la peque- La tercera etapa de su plan:
españoles hicieran estancias, debi- ña, ínfima ciudad de Pomán. Lo ganarse el apoyo de los dos misio-
lidad que les costó la amistad con acompañaba desde Chile su aman- neros que asistían en ella, los pa-
los calchaquíes. Estos conservaron te, una bravía mestiza araucana ins- dres Eugenio de Sancho, superior
su independencia casi cuarenta pirada por el odio a los españoles y de las misiones calchaquíes, y Juan
años más gracias al agotamiento del dada al culto de la brujería. A ella le de León. Los misioneros eran hom-
ejército español, a su ubicación encargó dos misiones a cumplirse bres dominados por un sentimien-
geográfica en valles protegidos por entre los indios de las encomien- to de derrota, de frustración provo-
altas montañas, y a la fama de su das de la jurisdicción: cultivar el cado por la esterilidad de sus es-
bravura, pues era pueblos que cul- resentimiento hacia el conquistador fuerzos, por la indiferencia con que
tivaba el arte de la guerra como la ya que no hay fuerza proselitista los indios recibían sus enseñanzas.
actividad varonil por excelencia. más rápida que ésta, y difundir la Sin embargo, por influencia de este
El período de paz que se inició en especie de que él era nieto del últi- hombre al que todavía no conocían
1637 estaba, pues, cargado de ten- mo Inca; que había venido al personalmente, la situación cambia-
siones. Pulares y diaguitas forma- Tucumán en secreto, disfrazado de ba de modo radical. Los indios se
ban una masa descontenta, sobre Pedro Chamijo –se dice que esta- y Chaco), apenas poblado por 700 caballero español, con el designio acercaban a la misión de Santa
todo los últimos que alentaban un fó a Pedro Bohórquez Girón y tomó españoles más sus mujeres, hijos e de liberar a los pueblos aborígenes María, asistían a misa, enviaban a
sordo deseo de rebelión. Los su nombre- nació en Andalucía, a- indios amigos, que dominaban la y destruir a los conquistadores; que sus hijos a clases de catecismo,
calchaquíes desconfiaban de los proximadamente en 1602. Lo que llanura y parte de la región monta- debían obedecerlo y seguirlo. A los pedían bautismo y confesión, co-
españoles y si años después del conocemos de su vida, desde que ñosa, aunque no los extensos e in- españoles les dijo que venía de cru- mulgaban, se casaban según el rito
cese de las hostilidades permitie- desembarco en Perú en 1620, es una trincados valles calchaquíes, po- zar los Andes, peleando gloriosa- católico. Les sorprendía el cambio,
ron la instalación de dos misiones seguidilla de actos-delictivos que blados por tribus numerosas y be- mente contra los araucanos, y que pero más aún aquello que lo provo-
jesuíticas en su territorio, fue por- culminaron, hasta adquirir caracte- licosas, asiento de supuestas mi- se dirigía al norte, encargado por el caba: la creencia, por parte de los
que ellas estaban formadas por sólo rísticas novelescas y trágicas, en el nas de oro y plata. virrey de hacer la entrada al Gran indios, de que un caballero espa-
cuatro hombres desprovistos de ar- Tucumán. El cuadro de situación era el si- Paitití. Entretanto su compañera ñol era descendiente del último
mas. Los españoles, insatisfechos Llego a esa gobernación en 1656 guiente: El territorio era gobernado mestiza llevaba a cabo su labor pro- Inca, y éste, católico ferviente, apro-
con los resultados de tantos años y, afortunadamente para los estu- por Alonso de Mercado y Villacor- pagandística y la fama de la venida vechaba la confusión para exigirles
de lucha y temerosos a su vez de dios históricos, ese período de su ta, hombre de poca experiencia en del Inca libertador y vengador re- que se convirtieran al cristianismo.
algún ataque de los calchaquíes, los existencia es el más abundantemen- asuntos de la región. Los basó los límites de la jurisdicción Sancho y León decidieron no in-
constriñeron con un semicírculo de te documentado. Venía huyendo de encomenderos o feudatarios, eran de Pomán para llegar a los valles formar a los superiores de la Orden
puestos de control formado por las la fortaleza-presidio de Valdivia, en los dueños de la tierra conquista- calchaquíes, a oídos de las tribus acerca de ella, sin embargo, desde
ciudades de Salta, San Miguel de Chile, lugar a donde lo habían con- da. Los misioneros jesuitas, esta- que los habitaban, tan deseosas de el primer instante, se transformaron
Tucumán y Pomán, y por los fuer- finado por sus crímenes que abar- blecidos desde 1643 en tierra preservarse independientes. en partidarios decididos de Bohór-
tes de Andalgalá y del Pantano. caban una amplia gama: hurto, es- calcháquí, en las misiones de San Como siguiente etapa pasó a la quez, el Inca andaluz. León lo con-
Existía el ambiente propicio para que tafa, abigeato, estupro, homicidio Carlos y Santa María. Y por último ciudad de San Miguel de Tucumán sideraba instrumento de un milagro.
se desencadenara una tercera gue- culposo, rebelión contra la autori- y fundamental las tribus (La primera ciudad de San Miguel Sancho, como la única salvación de
rra y tanto los indios como españo- dad real, etc.. Al fugar cruzó los An- calchaquíes que sumaban veinte mil de Tucumán, cuyas ruinas se levan- las misiones, como el único medio
les lo sabían. Es deber el aclarar que des, bajo a Mendoza y se dirigió al almas y contaban con cuatro mil tan al suroeste de la actual ciudad por el cual adquiriera sentido la la-
en estas guerras, que duran desde norte, hacia el Tucumán. Cuando guerreros. Una vez realizado su tucumana de Monteros, fue funda- bor misional en los valles.
1562 a 1637 se habla de los bravos llego allí era hombre maduro, mun- estudio Bohórquez concluyó en da en 1565 y trasladada al actual Luego sucedió algo que en esos
Hualfines, pero para nada se men- dano, de gran experiencia en su pro- que, salvo el obispo Maldonado y emplazamiento en 1685). Allí hizo momentos tendría que haberse to-
ciona a los Kilme o Quilmes. Esto fesión de embaucador. Dicen que Saavedra, del que desconfiaba contacto con el poderoso cacique mado como un indicio, una nume-
es así porque los Kilme son nue- poseía encanto personal, sagacidad, instintivamente, los restantes sec- calchaquí Pedro Pivanti. Este bajó rosa tribu de hualfines, encomen-
vos en la zona. buena pluma y expedición en el ha- tores le servirían para consumar el a la ciudad, lo conoció y, como otros dada en la jurisdicción de Pomán,
blar. El sabía que tarde o temprano siguiente plan: transformar a los tantos, quedó fascinado, conven- influida por la prédica de la mestiza,
El FALSO INCA la justicia descubriría su paradero valles calchaquíes en su reino, a cido de que era Inca, garantía de al enterarse de que el supuesto Inca
Roberto J. Payró tiene dos cuen- y con ello vendría su fin. Debía apu- los veinte mil indios en sus súbdi- libertad y soberanía para las tribus estaba en los valles, huyó para
tos escritos hacia 1904, uno se lla- rarse en encontrar una solución. tos, y a los cuatro mil guerreros en montañesas y vengador de los abu- reunírsele y fue acogida por él. Fu-
ma simplemente “Chamijo” y el se- El Tucumán (Se denominaba el su ejército particular. Nada podría sos cometidos por los conquista- gas de este tipo, a tierras todavía,
gundo y más importante “El falso Tucumán a un territorio de unos hacer contra él la justicia virreinal; dores. Regresó a las montañas y allí no sojuzgadas y de difícil acceso
Inca”. Ese fue mi primer contacto 700.000 kilómetros cuadrados de ex- sería tan fuerte, que podría desa- desarrolló una intensa campaña a habían sido, en dos ocasiones an-
con la historia de Pedro Bohórquez tensión, formado por las actuales fiar al poder real. Eso era lo que favor del supuesto soberano. Lo- teriores. Recordemos que en dos
Girón y con los personajes que lo provincias de Jujuy, Salta, siempre había ambicionado: ser gró amalgamar a las tribus del sur ocasiones fueron las dos primeras
rodean, entre ellos el padre Tucumán, Catamarca, La Rioja, San- soberano de un territorio propio. de los valles, donde estaba instala- guerras calchaquíes. La primera es-
Hernando Torreblanca.. tiago del Estero y parte de Córdoba da la misión de Santa María. talló en 1562 y significó para los
PAG. 12 Jueves 20 de Julio de 2006 INFORME ESPECIAL

españoles la pérdida de tres ciuda- cinos de otras ciudades veían im- Bohórquez se encontró muy pron-
des, de cuatro fundadas por enton- potentes la fuga hacia los valles de to encerrado en la cárcel de Lima.
ces. La segunda comenzó- en 1630 sus antiguos servidores y escla- Permaneció en ella más de siete
y concluyó siete años después. vos, atraídos por los encanta- años al cabo de los cuales le dieron
Costó a los españoles la pérdida de mientos del Inca andaluz. Los mi- garrote vil. Al cadáver le cortaron
dos ciudades más. La tercera gue- sioneros esperaron en vano la cons- la cabeza para exponerla como es-
rra calchaquí fue la desatada por trucción de iglesias. Titaquín –Pe- carmiento ante todos aquéllos que
Pedro Bohórquez en 1658 y que sig- dro Bohórquez Girón– no les deja- intentaran levantarse contra el po-
nificó el fin de la nación calchaquí. ba tiempo para trabajar en labores der real.
Fue el padre Sancho quien escri- productivas por entretenerlos con A Mercado y Villacorta recibió
bió al gobernador del Tucumán, prácticas guerreras y, si alguno osa- sólo una leve sanción del rey quien
Mercado y Villacorta, la carta que ba disentir, recibía crueles castigos, reconoció que su error había sido
lo convenció de las ventajas y be- cuando no la muerte. Lo único que provocado no sólo por su debili-
neficios materiales y espirituales de los mantenía unidos alrededor del dad, sino por la sostenida presión
sostenerlo. Fue Juan de León soberano era la promesa de que de otros sectores.
quien, mediante dos cartas y apa- muy pronto vencerían a, los espa- Los vecinos de Pomán y de las
sionados informes verbales, indu- ñoles y se adueñarían de sus ciu- restantes ciudades, tan perjudica-
jo a los cabildantes de Pomán a dades y posesiones. dos por la acción del falso Inca,
aceptar a Bohórquez, alentando sus acompañaron al gobernador en sus
ambiciones de riqueza. LA ÚLTIMA GUERRA CAL- campañas y rehicieron sus propie-
CHAQUÍ dades afectadas por la guerra.
LOS MISIONEROS Las primeras víctimas resultaron Los misioneros, humillados y con
Es raro que los sacerdotes no in- los misioneros que tuvieron que sus misiones de los valles perdidas
formaran el éxodo de los hualfines al huir en forma infamante de los va- para siempre, permanecieron en el
gobierno, ni que informaran a sus lles mientras el falso Inca ordenaba Tucumán, obligados a enfrentar la
superiores el hecho que un supues- el saqueo e incendio de sus con- opinión pública.
to Inca sea el instrumento de una ventos e iglesias. Las siguientes Quienes llevaron la peor parte
conversión al catolicismo en masa víctimas fueron los fuertes, ciuda- fueron los indios. El caudillo que
por parte de los indios más indómi- des y estancias del Tucumán que les había. prometido libertad, bien-
tos de los Valles Calchaquíes. En tuvieron que hacer frente a los fu- estar y venganza, los abandonó a
Pomán se adhirieron a la posición riosos malones inspirados por el su suerte. Enfrentaron con bravura
de los misioneros cuatro miembros andaluz. Don Alonso de Mercado al ejército invasor que comandaba
del cabildo, dos de ellos poderosos y Villacorta, se mostró eficiente Mercado y Villacorta, pero cayeron
feudatarios, y el lugarteniente de como militar. Enfrentó a Bohórquez derrotados por la superioridad que
gobernador de la ciudad, todos ce- en la batalla decisiva del fuerte de a los españoles conferían las armas
gados por la ilusión de poseer los Mapa El Tucumán: El lugar de los levantamientos calchaquíes San Bernardo, en Salta, y lo derro- de fuego. El castigo que merecie-
valles, sus indios y sus riquezas. Este Pedro Bohórquez también triun- tumbre de los indios que de aquella tó. Esta derrota fue el fin del falso ron por haberse levantado en se-
viajó a Córdoba en tiempo récord faba en los valles. Ahora extendía manera hacen la conjuración para Inca y la muestra de su cobardía. guimiento de un vasallo traidor al
(Hizo el trayecto entre Pomán y Cór- su dominio hasta el norte de la re- romper la guerra”. Bohórquez fue presa del.miedo a rey, que intentó hacer su reino pro-
doba en sólo doce días) para entre- gión y vivía en su gran estancia de sus ex súbditos y solicitó un indul- pio, fue terrible: el desarraigo. A los
gar a Mercado y Villacorta las cartas Tucumanahao, la región más fértil LA CONJURA to a la Audiencia de Charcas. Se lo veinte mil se los arrancó de su sue-
de Sancho y León, y otra con su fir- del territorio, no lejos de la misión La realidad es siempre suma de concedieron y bajó a la ciudad de lo natal, poseído durante siglos por
ma y la de los cuatro cabildantes. de San Carlos donde asistían los causas. El odio del obispo al go- Salta para entregarse a la autoridad, su raza, y se los repartió por el dila-
Eran siete personas en total, que por padres Pedro Patricio y Hernando bernador determinó el triunfo mo- con la esperanza de llegar a Char- tado Tucumán, por Santa Fe. En
escrito expresaban su apoyo al fal- de Torreblanca. Este último escribe mentáneo del falso Inca y la irrup- cas, hacer su defensa ante la Au- cuanto a las parcialidades de Kilme
so Inca e instaban al gobernador a en su Relación Histórica de Cal- ción de la tragedia hacia todas las diencia y salir libre. Por otro cami- y Calianos, fundaron la ciudad de
viajar a Pomán, para conversar con chaquÍ: «Bohórquez, desde que parcialidades, incluso la de los no había despachado a su compa- Quilmes luego de ser traídos a pie,
él y decidir si convenía o no que entró a Calchaquí, trató de conjurar Kilme y Calianos, que nos interesa. ñera mestiza llevándose todas las desangrados y con pocas familias
permaneciera en los valles como Inca a los indios... Llamó a... los caci- Tan pronto Bohórquez obtuvo el riquezas acumuladas durante el sobrevivientes. Sobre ellos cayó el
de los calchaquíes. Por otra parte, ques... (y) tuvo con ellos pláticas poder deseado, regresó a su reino incanato. El indulto era una trampa mayor peso de una culpa que fue
por ese medio se le ofrecí, la posibi- secretas, de modo que cuando es- calchaquí. Gozaba de una vida de para hacerlo salir de los valles y de muchos.
lidad de que, bajo su administración, cribió al señor gobernador, ya tenía seguridad y abundancia protegido,
los calchaquíes se sometieran man- amasado el negocio. Y saliendo alimentado y regalado, como esta-
samente, y que los yacimientos de (para) Pomán, prosiguió siempre ba, por sus veinte mil súbditos. Su BIBLIOGRAFÍA
ASSADOURIAN, C.S., BEATO, C:, CHIARAMONTE, J.C., Argen-
los cerros pasaran a manos españo- hablando en secreto a los indios... nuevo proyecto era extender su
tina de la conquista a la independencia. Hyspamérica Buenos
las. Mercado y Villacorta quedó con- Llevó, cuando fuimos, gran canti- dominio hasta las actuales provin- Aires 1986
vencido de la gran oportunidad. dad de flechas... y las repartió. Y yo cias de Catamarca y La Rioja, al sur, CANALS FRAU, Salvador, Poblaciones indígenas de la Argen-
Sólo una persona sospechaba de no hice entonces reparo sino des- y hasta Potosí, al norte. Además, tina. Editorial Sudamericana. Buenos Aires, Argentina, 1973
Pedro Bohórquez Girón, era el obis- pués que «hice reflexión de la cos- descubrir los mentados yacimien- MÖRNER Magnus. Actividades políticas y económicas de los
po Maldonado y Saavedra. Aún an- tos y explotarlos en interés propio. jesuitas en el Río de la Plata. Hyspamérica Buenos Aires 1986
tes de sabes quién era Bohórquez, Más adelante, cuando se sintiera PIOSSEK PREBISCH, Teresa, Pedro Bohorquez, El Inca del
se opuso a que viviera entre los re- lo suficientemente fuerte, se apro- Tucumán, 1656-1659. Edición de la autora, Tucumán, 1990.
beldes, calchaquíes. Consideraba piaría de todo el Tucumán. Es claro TORREBLANCA, S.J. Hernando de, Relación histórica de Cal-
chaquí, Archivo General de la Nación, Buenos Aires. 1999.
que elle no redundaría en el enri- que el gobernador, los vecinos de
TURBAY, Alfredo, La fortaleza-templo del Valle Calchaquí; Di-
quecimiento de la gobernación Pomán, los misioneros y los indios vulga Editora Distribuidora Castelar, Cautelar, Buenos Aires.
pues afirmaba que en los valles no esperaban los beneficios prometi- 1983.
había minas; redundaría, en cambio, dos, pero a ninguno jamás le llegó
en el fin de la paz tan duramente nada. El gobernador pasó serios
ganada después de la guerra de la aprietos cuando la noticia de su
década del 1630, que duró más de desacierto llegó a oídos del virrey.
siete años. Cuando se enteró de que Trató inútilmente de sacar a Bohór-
el sujeto era un embaucador de lar- quez de los cerros: intentó dos ve-
ga trayectoria, su oposición fue ces asesinarlo, pero no lo consi-
denodada pero nadie escuchó sus guió. Los vecinos de Pomán que, al
advertencias, ni siquiera Francisco igual que él, aguardaban cargas de
Vásquez de la Nota, provincial de oro y también contingentes de in-
la Orden para la Provincia Jesuítica dios calchaquíes para todo servi-
del Paraguay a la que el Tucumán Tucumán dibujado por Guamán
cio, quedaron aguardando. Por el
pertenecía. Poma de Ayala contrario, tanto ellos como los ve-