Está en la página 1de 2

Ética en la resolución de conflictos: más allá

de los códigos
Autora: Marlene Anchante Rullé

En este post quiero compartir algunas reflexiones sobre la ética en los profesionales dedicados a
la resolución, gestión o transformación de conflictos. No lo haré como especialista en ética o
moral (porque no lo soy) pero sí como profesional alerta a la coherencia entre el ejercicio
profesional y la conducta ética. Entendiendo por conducta no solo lo que se hace, sino también
lo que se piensa y siente. Creo importante enfatizar esta tríada porque a lo largo del desarrollo
de la resolución de conflictos, los códigos de ética han puesto (y siguen poniendo) énfasis en la
preocupación por formular estándares para la conducta ética, de los negociadores, conciliadores,
árbitros, entre otros (Femenia, s/n; Malandi, 2002). No obstante, lo que en el fondo está en
juego, como sostiene Frisancho (2008) para el caso de los jueces, y que creo aplica para nuestro
caso, es un alto nivel de autonomía moral, capacidad de discernimiento y razonamiento crítico.
Estos tres elementos están más allá de un recetario de “conductas inaceptables” que deban ser
sancionadas.

A manera de ejemplo, tomaré algunas situaciones que fueron comentadas por el Dr Zolezzi a
propósito de su participación en el 5° Congreso Internacional de Arbitraje PUCP, realizado la
semana pasada: a) instituciones o empresas que recurren siempre a los mismos árbitros. El
árbitro sabe que procurar que quien lo nombró “gane” es una buena inversión porque lo
volverán a nombrar como árbitro, b) árbitros que no hacen su trabajo sino lo delegan en
asistentes juniors. Hecho grave porque el nombramiento de árbitro es de responsabilidad
personal, precisamente debido a la trayectoria ética y profesional, c) El árbitro que se arrima al
trabajo del co-arbitro “super eficiente”. Al momento de laudar, “el super eficiente” dice: “yo
tengo un proyecto de laudo”. Y hace ganar a los que lo nombraron como árbitro. Para las
situaciones b) y c) personalmente he tenido la oportunidad de escuchar justificaciones del tipo:
“eso es común en el medio arbitral”, “es que se trata de personas sumamente ocupadas”, “el
arbitraje se está contagiando del Poder Judicial”, o simplemente “así funcionan las cosas en el
arbitraje”. Respuestas que no hacen otra cosa que enfatizar cuestiones ambientales en la
conducta de los árbitros. Ante estas situaciones nos preguntamos dónde queda la
independencia, autonomía y honestidad del árbitro (válido también para otros terceros neutrales
que intervienen en relaciones conflictivas) y que es base de su capacidad para laudar o impartir
justicia.

Según Frisancho (2008) existen dos asuntos claves que son la base del comportamiento moral
en las personas: a) la capacidad de diferenciar moralidad de convención y, b) el anticiparse a las
emociones que uno experimentará frente a un conflicto ético. En el primer caso, se trata de
identificar y argumentar acerca de las razones por las que algo es considerado inmoral. Mientras
que, en el segundo caso, se trataría de reconocer anticipadamente emociones producto de una
transgresión moral y razonarlas. De modo que, si considero que no haría algo por vergüenza o
culpa, dichas emociones podrían asociarse con: a) la posibilidad de recibir un castigo –algo
externo- o b) una sensación de incoherencia personal –algo interno-, más allá de observadores
externos o posibles castigos. Estas emociones que se pueden anticipar frente a un conflicto
ético, actúan como factores motivadores de la conducta de las personas, tanto para
desencadenar como frenar comportamientos. En las tres situaciones narradas por el Dr Zolezzi,
precisamente la capacidad de razonar con autonomía y confrontar emociones morales con la
propia coherencia personal, aparecen como deficientes. Esto nos muestra lo imperioso de
abordar los aspectos éticos más allá de códigos de conducta, y exigirnos (personal y
colectivamente) una reflexión constante acerca de nuestro ejercicio profesional y prácticas éticas
en el campo de la resolución de conflictos.

Referencias:
Femenia, Nora. Un marco ético para la mediación. Consulta del 11 de setiembre del 2011.
http://www.mediate.com/articles/Un_marco_etico.cfm

Frisancho, Susana (2008). Jueces y corrupción: algunas reflexiones desde la Psicología del
desarrollo moral. Consulta del 9 de setiembre del 2011.
http://idehpucp.pucp.edu.pe//images/docs/revista%20memoria%204.pdf

Malandi, Ricardo (2002). Ética discursiva y ética aplicada: Reflexiones sobre la formación de
profesionales. Revista iberoamericana de educación, Nº 29.