Está en la página 1de 190

FRANCISCO JAVIER

ROSALES LARRAÍN
Personaje irreverente e ilustrado
Decano de los diplomáticos en París
FI J -CC I ? J I J I
24
I ? P
.F

1 IERE /8 8 8 C 1I8E: J:F 38 I FJ8C J 48II8 E IJFE8A II I E CLJ I8 F :8EF CFJ CFDR :FJ E
8I J 24 FI J IF L J 09FF . E I8C ? 9FF : E I8C IF L J :FD C 9 :FEJFI: F JDJ 8 C 8: FE, F:2/
.I 8 =IFD :FEJFI: F JDJ FE
923.283 Fernández Daza, Raúl
F Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreve-
rente e ilustrado, decano de los diplomáticos en París /
Raúl Fernández Daza. -- Santiago : RIL editores - Adi-
ca, 2013.

194 p. ; 21 cm.
ISBN: 978-956-01-0037-5

1 rosales larraín, fancisco javier, 1799-1875.


2 diplomáticos-chile-biografías.

Francisco Javier Rosales Larraín


Personaje irreverente e ilustrado, decano
de los diplomáticos en París
Primera edición: noviembre de 2013

© Raúl Fernández Daza, 2013


Registro de Propiedad Intelectual
Nº 235.734

© RIL® editores, 2013


FI J -CC I ? J I J I

Los Leones 2258


cp 7511055 Providencia
Santiago de Chile
Tel. Fax. (56-2) 22238100
724

Composición, diseño de portada e impresión: RIL® editores


I ? P

Printed in Chile
.F

ISBN 978-956-01-0037-5

Derechos reservados.

1 IERE /8 8 78 C 1I8E: J:F 38 I 7FJ8C J 48II8 E IJFE8A II I E CLJ I8 F :8EF CFJ CFDR :FJ E
8I J 724 FI J IF L J 0 FF . E I8C ? FF : E I8C IF L J :FD C :FEJFI: F JDJ 8 C 8: FE, F:2/
.I 8 =IFD :FEJFI: F JDJ FE
Índice

Prólogo, Directiva de Adica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11


La biografía de un diplomático,
por Juan Eduardo Vargas Cariola . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

Niñez y juventud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
Sus primeras gestiones diplomáticas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
Dificultades en la relación bilateral con Francia
y guerra contra la Confederación peruano boliviana . . . . . . . . 40
Renegociación del empréstito con Londres . . . . . . . . . . . . . . . 45
Tratativas para el reconocimiento de la
Independencia de Chile . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
Su aporte a la construcción de la nación . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
Primeras gestiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
Colonización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Cultura y enseñanza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
Obras públicas y contratación de arquitectos e ingenieros . . . 63
Marina mercante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
Estudiantes chilenos en París . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
Otras iniciativas de carácter múltiple . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
Publicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80

Interlocutor privilegiado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
Los asuntos del Plata . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
Proyecto de invasión del ex Presidente del Ecuador,
Juan José Flores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
Deceso del general San Martín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99

Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:37:56.
Separación del cargo de Encargado
de Negocios en París . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
Permanencia en París como simple particular. . . . . . . . . . . . . 105
Regreso a la diplomacia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
Informes sobre la región y la situación europea . . . . . . . . . . . 112
Bolivia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
Orielle Antoine y sus aspiraciones como Rey de la Araucanía 117
Iniciativas en materia de desarrollo económico . . . . . . . . . . . 117
Conflicto con España . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118

Término de la Misión Rosales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135

Matrimonio y descendencia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145


Últimas vinculaciones con Chile y fallecimiento . . . . . . . . . . . 147

Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151

Anexo
Carta de Francisco Javier Rosales Larraín al
Ministro de Relaciones Exteriores, Antonio Varas. . . . . . . . . . . . 155

Agradecimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:37:56.
A Pedro Daza, otra personalidad de excepción
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:37:56.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:37:56.
Prólogo

La Asociación de Diplomáticos de Carrera del Ministerio


de Relaciones Exteriores (ADICA), con el propósito de continuar
desarrollando e incentivando la producción de obras literarias
de sus integrantes, y gracias al Fondo Editorial de nuestra ins-
titución, se complace en presentar la obra del Embajador Raúl
Fernández Daza, titulada Francisco Javier Rosales Larraín: perso-
naje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en París.
Este libro es resultado de un importante trabajo de investi-
gación y recopilación de antecedentes biográficos, que nos invita
a conocer detalladamente la vida de uno de los hombres más
ilustres dentro de la historia de la Cancillería chilena, el entonces
Encargado de Negocios y Ministro Plenipotenciario, ilustrísimo
señor Francisco Javier Rosales Larraín.
Es necesario destacar la relevancia que tiene un trabajo
literario que versa sobre la vida y obra de quien fuera parte del
Servicio Exterior de Chile, cuando este es concebido y escrito por
uno de sus pares. Sólo quien ejerce día a día la labor diplomática
I L :

puede comprender y valorar en su real dimensión el aporte de


quien fue un destacado representante de nuestro país.
?= JI

Hacemos llegar nuestros más sinceros agradecimientos al Em-


13 :?JE I ,

bajador Raúl Fernández Daza por permitirnos el honor de participar


de este interesante trabajo. Estos agradecimientos son extensivos a
todos aquellos que colaboraron en hacer realidad esta obra, como
fue la edición de la misma y la recopilación del material fotográfico.
-EF ?= J

Directiva
Asociación de Diplomáticos de Carrera (ADICA)
Santiago, octubre 2013

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
11
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
I L :
?= JI
13 :?JE I ,
-EF ?= J

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D


4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
La biografía de un diplomático

Cuando Raúl Fernández Daza me solicitó que redactara


algunas líneas sobre el libro que acababa de terminar me atreví
a preguntarle –con una cuota de curiosidad y otra de imperti-
nencia– cuáles eran las razones que lo impulsaron a investigar
a Francisco Javier Rosales Larraín. Sin vacilar, me respondió
que su motivación principal nació del hecho de que «en mi casa
nunca se habló de ese personaje» del que él era descendiente,
agregándome que al descubrirlo a lo largo de su formación en
la Academia Diplomática Andrés Bello, se despertó su inquietud
por saber de él. Desde la perspectiva de la historia social su con-
testación sirve para confirmar que las familias chilenas, a partir
del siglo XIX, tendieron a desvincularse de su propio pasado, en
circunstancias de que durante el periodo colonial era frecuente, en
la élite al menos, tener en cuenta a los ancestros, no olvidar sus
enseñanzas y, de existir, su compromiso con la patria. Es posible
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

que esa conducta sea propia de sociedades más o menos marcadas


por la impronta nobiliaria y que en sociedades burguesas y de
clase media urbana, como la que comienza a surgir entonces en
Chile, se tienda a exaltar los méritos propios y a olvidar, porque
resultan casi irrelevantes, los de sus predecesores.
El autor quiso romper ese silencio y rescatar la vida de una
figura con la que, por su dedicación a la diplomacia, sintió una
espontánea y natural vinculación. Creo que también pesó en
su determinación –aunque tal vez de manera inconsciente– la
particularidad de que los diplomáticos, al desempeñarse en una

13
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:23.
Raúl Fernández Daza

actividad que se ajusta en parte a convenios, declaraciones, tra-


tados y acuerdos forjados a lo largo del tiempo, aprecian el valor
de la historia diplomática. Es posible que esta familiaridad con
ella sirva para entender la valentía intelectual con que Fernández
Daza se aventuró en el pasado y su decisión de reconstruir el
cometido de Rosales. El desafío que se propuso no era para nada
sencillo sino que, muy por el contrario, estaba lleno de riesgos
y de problemas complejos de resolver. De ahí que sorprenda
que haya sorteado las dificultades propias de esa empresa y que
tuviera, además, la sensibilidad historiográfica para encontrar
en los archivos (principalmente los del Ministerio de Relaciones
Exteriores) las fuentes apropiadas para llevar adelante la faena
que se planteó. Con la abundante información que recogió, en
efecto, debidamente organizada y analizada, tuvo el tino de ate-
nerse a lo que le sugerían las fuentes, sin pretender esconder las
sombras de su personaje o exagerar desmedidamente sus indis-
cutibles logros. De esta manera, se situó en el camino adecuado
para aproximarse a la realidad, aunque con el sano escepticismo
de quien comprueba que la documentación, por muy abundante
que sea, nunca posibilita comprender todas las conductas de un
hombre, que muchas quedan en la penumbra o en el más pro-
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

fundo de los misterios y que los papeles apenas nos aproximan


a ellas, y no siempre a las más importantes.
Con esas herramientas, el autor organizó su relato sobre
Rosales en dos grandes temas: vida privada y labor diplomática.
Respecto de la primera, resulta sugerente ver a dicha figura como
parte del temprano afrancesamiento que se percibe en la sociedad
chilena en la década de 1820. En este sentido, queda en evidencia
que su familia parece ser una de las que fue más permeable a di-
cha atracción sociocultural, quizás porque Felipe Santiago Solar,
su cuñado, siendo agente de los buques de esa nacionalidad que
arribaban a Valparaíso, recibía la visita de oficiales y comerciantes

14
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:23.
Francisco Javier Rosales Larraín

que se sentaban en su mesa y, probablemente, participaban de


las tertulias familiares en las que, entre otras cosas, se hablaría
de literatura francesa y se describirían las bondades de ese país
lejano que entonces era Francia. Por esa vía se generaban las
condiciones para que los integrantes de la élite, en un momento
en que el imaginario español había perdido su sentido para la
mayoría de ellos, buscaran modelos en otras latitudes y soñaran
con que en París los encontrarían. Prueba de ello es que en 1825
algunos padres enviaron a sus hijos a educarse a dicha ciudad,
aunque sin percatarse de que no había entonces gran diferencia
entre los colegios a los que ingresaron en la capital francesa y los
que funcionaban en Santiago, tal como lo narra Pérez Rosales,
quien formó parte del grupo que se trasladó con ese fin.
Se destaca en esta investigación que Rosales, como represen-
tante de Solar, viajó a París en 1822 y regresó a Chile en 1829
con el vivo recuerdo –puede suponerse– de una ciudad que, con
seguridad, lo conmovió y a la que resulta entendible que deseara
volver. ¿Qué vio y qué lo sedujo de ella? En esos años dicha urbe
no llamaba la atención por su diseño, puesto que según Pérez
Rosales no era más que «un inmenso poblachón, que sin obede-
cer a ningún regulador trazado había ido creciendo a fuerza de
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

inconsultos agregados, población con calles en general tortuosas,


húmedas y hediondas y sin salidas anchas unas, estrechísimas
otras […]». Lo que sí lo puede haber sorprendido, más aún si
iba acompañado de la casi rural sencillez santiaguina, fueron sus
templos, museos, academias, cenáculos, estudios de pintores, pe-
riódicos, revistas y centros científicos. Lo asombraría también el
«bullicio, el movimiento de los flaneurs o aplanadores de calles, la
alegría, el tormento, las modas, los devaneos de las coquetas, las
disipaciones, la riqueza […]» y, sobre todo, si nos atenemos a la
narración del autor de Recuerdos del pasado, lo impresionarían
los nueve teatros que entonces se contaban en París, en los que

15
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:23.
Raúl Fernández Daza

el visitante se deleitaba con obras clásicas, chistes y retruécanos,


música seria y ligera e incluso espectáculos de eróticos devaneos.
Es muy posible que esa sociabilidad mundana se convirtiera en
una casi irresistible tentación que lo invitaba a participar y a
gozar de ella, como por lo demás lo hacía la nobleza que residía
en esa ciudad, marcando con su conducta una suerte de modelo
social que la mayoría –incluido Rosales y los demás chilenos–
desearía imitar.
Rosales retornaba a su añorado París en 1837 como encar-
gado de negocios de la legación chilena. Se apunta que Portales
pensó en él para esa función gracias a su condición de «hombre
de mundo y de Corte», la seguridad en sí mismo y el conocimiento
que tenía de los asuntos mercantiles. Las prendas indicadas –y
otras de carácter más personal- saldrían a relucir en situaciones
normales, entendiendo por tales aquellas en las que se actuaba
ciñéndose a las instrucciones recibidas, pero se pondrían a prueba
en ocasiones extraordinarias, esto es, cuando dicho representante
carecía de ellas, debido a que las comunicaciones con Europa,
al tardar varios meses, lo dejaban en muchas oportunidades en
ayuno acerca del punto de vista del Ministerio. Este margen de
libertad –por darle un nombre– obligaba a escoger como diplo-
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

máticos a quienes dieran cierta seguridad de que se manejarían


con prudencia, sensatez y extremo cuidado. De lo contrario,
crearían mil problemas con su desempeño, darían pábulo a
situaciones no deseadas y enredarían o prolongarían innecesa-
riamente soluciones que se aguardaban con urgencia. De acuerdo
con los abundantes datos que proporciona Fernández Daza, se
puede decir que Rosales se desenvolvió casi siempre con bastante
habilidad en los asuntos que debió encarar, siguiendo por lo
general las instrucciones que recibió, saltándoselas en algunas
oportunidades, resolviendo a veces sin ellas y, en fin, buscando
aprovechar las coyunturas favorables que se le presentaban, como

16
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:23.
Francisco Javier Rosales Larraín

se aprecia en sus trámites para obtener el reconocimiento de la


Independencia por parte de la Santa Sede y España.
Ricardo Montaner Bello, en su Historia diplomática de la
Independencia de Chile, se había referido a dichas misiones y, en
general, a la labor diplomática de Rosales en Europa. Sobre esta
base y con nuevos antecedentes el autor señala que las diligen-
cias que inició con la Santa Sede culminaron con cierta rapidez,
debido a que en Roma existía interés en llegar a un acuerdo, a
fin de reparar el abandono (religioso) de treinta años en que se
encontraba Chile. Un punto que llama la atención y que también
favoreció la normalización de las relaciones dice relación con la
conducta del subsecretario del Ministerio de Estado de la Santa
Sede respecto de pasados agravios hechos por las autoridades al
obispo Rodríguez Zorrilla y a monseñor Muzi. Puede ser, como
lo indica Carlos Silva Cotapos, que se los haya hecho presente a
Rosales y que muchos consideraran que, antes de llegar a acuer-
dos, debían exigirse excusas y reparaciones por lo sucedido. Da
la impresión que la lógica diplomática de dicha autoridad era
distinta y apuntaba a que esas lamentables situaciones, acaecidas
casi veinte años antes, no podían trabar las conversaciones, ni
menos impedir un bien mayor: que la Silla Apostólica pudiera
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

ejercer influencia directa en nuestro país. De ahí que en 1840


se admitiera la Independencia de nuestro país, no obstante que
quedaron problemas pendientes, como el patronato, que hicieron
complejas las relaciones entre ambos estados a partir de entonces.
En cuanto a España, Rosales también encontró un ambiente
propicio para aceptar, bajo ciertas condiciones, la independen-
cia de sus antiguas colonias. La verdad es que ese mejor clima
obedecía a que se consideraba que un pacto en tal sentido le
permitiría a Madrid obtener a cambio la devolución de los bie-
nes confiscados a los súbditos españoles durante el proceso de
emancipación, así como el reconocimiento de la deuda pública

17
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:23.
Raúl Fernández Daza

contraída durante el periodo colonial. El cumplimiento de es-


tos requisitos iba unido a la esperanza, entre las autoridades y
ciertos círculos intelectuales y económicos, de que esa solución
posibilitaría recuperar la influencia política y cultural perdida,
además de permitir reabrir el comercio con Chile. No se repara-
ba, en este último punto, que el mercado hispanoamericano se
encontraba en otras manos y que, por si fuera poco, sus élites ya
no miraban a España como espejo, inclinándose más bien hacia
los modelos franceses, ingleses, alemanes y norteamericanos. Los
trámites de Rosales en el Ministerio de Relaciones Exteriores
de España se iniciaron gracias a los buenos oficios del represen-
tante de México en Madrid. En efecto, por su intermedio hizo
presente que su Gobierno deseaba la reconciliación entre los dos
Estados y que, como gesto de buena voluntad, había permitido
provisoriamente las relaciones comerciales con la Madre Patria.
El ministro español le indicó que su Gobierno haría otro tanto
y que, respecto de las negociaciones de paz, no se objetaba que
«dicha reconciliación haya de fundarse en el reconocimiento de
la Independencia». Quedaba así despejado el camino para que
José Manuel Borgoño, designado como encargado de negocios
en Madrid, obtuviera la firma de un tratado en virtud del cual
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

se declaraba que Chile era una «Nación Libre, Soberana e In-


dependiente» .
Del trabajo que se reseña se desprende, asimismo, que otro
de los encargos que recibió Rosales fue preparar un convenio
a fin de pagar las cuotas adeudadas del empréstito contraído
por Irisarri en 1822. Su formación en cuestiones mercantiles le
debe haber servido para iniciar las tratativas con los acreedores.
Estas, sin embargo, no prosperaron y solo obtuvo un pacto pro-
visorio que sirvió de base para que se llegara, tiempo después,
a un arreglo definitivo. Este convenio diluyó las presiones del
Gobierno inglés para obtener ese pago y, de paso, prestigió la

18
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:23.
Francisco Javier Rosales Larraín

imagen de Chile como país cumplidor de sus obligaciones. Este


buen nombre –que se incrementó cuando el europeo comparó el
orden político que caracterizaba a nuestro país con el desorden
de buena parte de las repúblicas hispanoamericanas– se convir-
tió en una gran carta de presentación a la hora de entusiasmar
a los profesionales franceses que Rosales procuró que vinieran
al país como otra de sus obligaciones. Se podría insinuar al
respecto que los diplomáticos encabezaron la misión de traer
a quienes las autoridades contemplaron, dada su ciencia, arte
o profesión, como instrumentos indispensables para construir,
según el ideal europeo de civilización y progreso, la República
que propugnaban. Esa tarea, que se tradujo en incorporar la
contribución de profesionales que representaban el valor de lo
meritocrático, deja entrever que en Rosales tal vez convivían, sin
aparente contradicción, su admiración por dichas figuras y su
veneración por el modo nobiliario de existencia.
El texto que se comenta, además de reseñar la obra diplomá-
tica de Rosales, se adentra en su visión íntima sobre el Servicio
Exterior. Sus consideraciones al respecto, que hay que celebrar
que el autor las reprodujese en un anexo, son de gran relevancia
y poco comunes en los diplomáticos de entonces, más proclives
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

a cumplir sus tareas específicas que a cuestionar la institucio-


nalidad que los cobijaba. No cabe duda que su personalidad,
fuerte e impulsiva, lo incitaba a tener un protagonismo en tal
sentido y a emitir sus opiniones con franqueza, convencido de
que así contribuiría a que el Ministerio del Interior y Relaciones
Exteriores cumpliera, en lo que concierne a estas últimas, de la
mejor forma posible sus delicadas funciones. Así, en un valioso
documento –que corresponde a una larga carta que le dirige al
ministro Antonio Varas– sostiene la necesidad de que la diplo-
macia «se constituya en carrera, como lo es la militar, la naval,
la judicial, la civil administrativa y la de hacienda» y que se or-

19
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:23.
Raúl Fernández Daza

ganicen en el ministerio «secciones especiales encargadas de los


asuntos diplomáticos, tanto en el interior como en el exterior».
Manifiesta también la conveniencia que:
[…] sus directores o jefes de oficina posean, al me-
nos, un idioma extranjero y que este sea con preferencia
el francés; que estén versados en el derecho de gentes y
en el derecho internacional; que conozcan la geografía
física, política y comercial del mundo y que, sobre todo,
conozcan de memoria la de su país; que conozcan a más
el manual diplomático y el formulario o vocabulario de
la misma profesión.

Y pide que no sean designados como tales:


[…] hombres que, por miras políticas, convenga tener
ausentes del país, si tampoco son aptos para la carrera
diplomática; y que se debía casi siempre desconfiar de
aquellos que por deseo de viajar o ver el mundo, con-
sienten en servir a medio sueldo o gratuitamente, porque
concediéndoles toda la capacidad y honorabilidad que se
requiere es evidente que el servicio público se hará mal
en el extranjero.

En cuanto al diplomático, Rosales subrayó su obligación


Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

de poseer:
[…] una educación distinguida, que tenga modales de
sociedad, que sea de un comercio fácil, sin encogimiento,
pero sin petulancia ni arrogancia […] que sea circunspec-
to, sin ser adusto, que sea entusiasta por su país, que no
permita que lo denigren, pero que no haga cuestión de
amor propio o de controversia el defenderlo en cosas que
no admiten defensa .

Su quehacer social –añadía– debe apuntar a captar:


[…] no solo las simpatías del Soberano o jefe del Es-
tado, sino también del Ministro de Relaciones Exteriores

20
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:23.
Francisco Javier Rosales Larraín

y de todos los jefes de la oficina de su departamento. Debe


extender esta solicitud cerca de todos los otros Ministros
de Estados y, en general, de todas las autoridades, tanto
civiles, judiciales, militares y administrativas de la corte
donde resida; porque un día llegará en el curso de su
misión que haya de necesitar para el desempeño de sus
funciones, o para el servicio de sus compatriotas, del
auxilio o simpatías de alguno de los otros ministros del
despacho o jefe de las otras autoridades que he indicado.
No debe limitar el agente su solicitud a adquirir y man-
tener relaciones con los personajes indicados, sus miras
deben extenderse hasta entrar en esas relaciones con los
nobles, con el alto comercio o la finanza, con los hombres
de saber en literaturas, ciencias exactas o naturales, en fin,
en los círculos más escogidos de estas sociedades.

La interesante biografía escrita por Fernández Daza se refiere


a muchos otros temas. Con todo, los dos o tres en los que hemos
espigado parecen suficientes para constatar que se trata de un
trabajo que ofrece variada información para conocer, a través
de Francisco Javier Rosales Larraín, a los actores de la vida di-
plomática; en particular, sus rasgos sociales, ideales, mentalidad,
vida privada y, sobre todo, desempeño en las representaciones
que encabezaron. Este contenido es su gran aporte y, sin duda,
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

su principal mérito y la razón que permite sostener que estamos


en presencia de una publicación que, desde diferentes ángulos,
enriquece la historia diplomática chilena de las décadas centrales
del siglo XIX.

Juan Eduardo Vargas Cariola

21
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:23.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Don Francisco Javier Rosales Larraín.


Fuente: Colección del Archivo Fotográfico de la Biblioteca Nacional de Chile.

Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:23.
Introducción

Francisco Javier Rosales inicia su carrera diplomática en


1836, función a la que consagra veinte años como representante
de Chile en Francia. Le corresponderá realizar innumerables
gestiones, tanto ante el Gobierno de dicho país como en otras
capitales europeas, desde la renegociación del empréstito con-
traído por don José Antonio Irisarri en Londres en 1822, el
reconocimiento de nuestra Independencia por parte de la Santa
Sede y de otras potencias de dicho continente y un sinfín de
tareas destinadas a promover y salvaguardar los intereses de
Chile. Sobresalen, en ese contexto, las gestiones que debió rea-
lizar con motivo de la guerra contra la Confederación peruano
boliviana y, más tarde, en el conflicto con España. Cabe señalar
que respecto de este último episodio, a pesar que Rosales desde
un principio se manifiesta contrario al apoyo incondicional al
Perú con motivo de la ocupación española de las islas Chinchas,
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

trabajará incesantemente ante la corte de París con el fin de hacer


valer los puntos de vista de Chile.
Al mismo tiempo, Rosales juega un activo y valioso papel en
el esfuerzo de la administración Bulnes por impulsar el desarrollo
productivo de Chile, fortalecer y crear instituciones de formación
superior acordes con la noción de progreso que animaba a las auto-
ridades de la época, así como para dar una nueva cara arquitectónica
a la ciudad de Santiago y promover las artes y la cultura en general.
De una fuerte personalidad que le ganó no pocos y poderosos
detractores, el aporte de Rosales a la consolidación, desarrollo y
defensa de los intereses del país queda reflejado en la larga y de-
23
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:35.
Raúl Fernández Daza

tallada correspondencia oficial que intercambió con la cancillería


chilena –primeramente en su calidad de Encargado de Negocios,
entre 1836 y 1853 y, luego como Ministro Plenipotenciario entre
1863 y 1866– o bien en algunos impresos que publicó en París.
Desde esa ciudad, en la que fijará su residencia definitiva,
Rosales opina sobre Chile; se informa de los nuevos adelantos
europeos; transmite antecedentes que cree útiles; propone pro-
yectos y critica otros que no son de su autoría. Con una facilidad
natural para enfrascarse en discusiones, no rehúye al debate.
Entra en él de forma directa y sin miramientos, a pesar de su
fama de cortesano, en particular, cuando se trata de asuntos que
atañen al país. Quiere, promueve y esboza una nueva cara para
Chile, un Chile agrícola, pero en el que haya cabida para los
medianos y pequeños propietarios, vías de conexión terrestres
que ayuden a estos últimos a vender sus productos «sin puentes
ni caminos no hay prosperidad»1; un Chile con una potente
flota mercante a la altura de la que se gesta en Estados Unidos;
la formación de una élite de excelencia, creando un instituto
chileno en Francia al que asistan alumnos de provincia y no
de las primeras familias, dado que es la nación la que debiera
financiar el establecimiento. Al mismo tiempo, se preocupa de
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

la expansión y modernización de la minería, de la construcción


de almacenes de aduanas para facilitar las exportaciones, de la
contratación de una serie de profesionales en los más diversos
campos y cuyo aporte al desarrollo del país es ampliamente re-
conocido; recibe y acoge a un sinnúmero de compatriotas que
se van a formar a Europa, hace seguimiento de sus estudios y es
responsable de su manutención.
Jaime Eyzaguirre ejemplifica en Rosales el afrancesamiento
que afectó a la clase dirigente chilena en el siglo XIX, agregando

1
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Oficio N° 556 del 6 de agosto
de 1847.

24
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:35.
Francisco Javier Rosales Larraín

que «mientras murmuraba sin descanso de su patria, ponía el


mayor énfasis en la defensa de la causa de Francia durante la
guerra de Crimea»2. Sergio Villalobos lo sindica como un «per-
sonaje adocenado de la aristocracia y el más afrancesado santia-
guino», al tiempo que reconoce que su desempeño diplomático
fue acertado3. Barros Arana lo califica como «hombre de mundo
y de corte y de una gran confianza en sí mismo»4. Feliú Cruz lo
considera «altivo, orgulloso y petulante»5. Vicuña Mackenna,
en tanto, señala que «no habla ni se ocupa sino de Chile» y que
es por el «corazón uno de los hombres más chilenos que yo he
conocido» a pesar que sus sentimientos estén envueltos «en una
corteza deslumbrante que a unos fascina i a otros contraría»6.
De los hombres públicos, sus críticos más severos serán
Claudio Gay, Bernardo Philippi, Antonio Varas y Manuel Car-
vallo. Figuras de reconocido prestigio, sus opiniones ayudarán
a construir una negativa imagen de Rosales. El primero de ellos
dice que se trata de «un hombre tan vivamente atormentado
por una fiebre de orgullo y de grandeza y que no encuentra el
verdadero mérito sino en un departamento ricamente amoblado
o el corte de un traje»7. Philippi se queja ante las autoridades
chilenas del trato que este le dispensa, a lo que Rosales debe dar
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

explicaciones oficiales sin que eso lo amilane para representar

2
Jaime Eyzaguirre, Fisonomía histórica de Chile. Editorial Universitaria.
Santiago, Chile, 1973. Pág. 168.
3
Sergio Villalobos, Origen y ascenso de la burguesía chilena. Editorial
Universitaria. Santiago, Chile, 2006. Pág. 85.
4
Diego Barros Arana, Un decenio en la historia de Chile 1841-1851, Tomo
I. Imprenta y Encuadernación Universitaria. Santiago, Chile, 1905. Pág.
131.
5
Guillermo Feliú Cruz y Carlos Stuardo. Correspondencia de Claudio Gay.
Ediciones de la Biblioteca Nacional. Santiago, Chile, 1962. Pág. 28.
6
Benjamín Vicuña Mackenna, Viajes. Imprenta del Ferrocarril. Santiago,
Chile, 1856. Pág. 131.
7
Anales de la Universidad de Chile. Tomo XLVIII. Imprenta Nacional, 1976.
Pág. 159.

25
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:35.
Raúl Fernández Daza

el atraso con que, a su juicio, Philippi desarrolla el proyecto de


colonización. Con Antonio Varas, basta ver el tono de la renuncia
que le presenta al cargo diplomático y el impreso que publica
sobre el tema para apreciar sus desencuentros con el poderoso
ministro. En tanto, la fuerte discusión epistolar con Carvallo, a
la sazón Ministro Plenipotenciario de Chile en Bélgica y Gran
Bretaña, influyó, a no dudar, en la decisión del Canciller Álvaro
Covarrubias de poner término a la misión de Rosales en 1866.
Finalmente, la férrea oposición que hace Rosales a la mantención
de la concesión exclusiva que el Gobierno otorga a la Compañía
de Vapores del Pacífico o Pacific Steam Navigation Company
también sumó otras voces críticas respecto de las cuales Rosales
se hace cargo. Así, al menos, se desprende de las afirmaciones
que transmite en un oficio a la cancillería en el que señala que
«toda consideración de personas o intereses privados deben
ponerse de lado»8.
Vicente Pérez Rosales, su sobrino, se hace eco de las críticas
a Rosales al señalar que este era:
[…] un apasionado francés […] sin que por esto
dejase de asignar a Chile en su corazón el más querido
satélite de ese mundo de predilección. Su mismo amor
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

al país que lo vio nacer y sus deseos de verle correr sin


detenerse en la senda del progreso, idea a la que consagró
varios escritos, le hizo adoptar el estrafalario arbitrio
de murmurar de Chile y como celoso servidor de Chile
como Ministro en Francia, lo fue también como simple
particular de los chilenos que recorrían la Europa; pero
sin prudencia para contener su genio sarcástico en los
momentos mismos en que prestaba gratuitos servicios,
hacía que estos pasasen como vendidos a precios usura-
rios. Estos dos motivos, en ninguno de los cuales existió

8
Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9, Oficios Nº 812
del 12 de mayo de 1850 y Nº 824 del 10 julio de 1850.

26
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:35.
Francisco Javier Rosales Larraín

el más leve propósito de ofender, han sido las causas del


errado concepto que hasta ahora se ha tenido del carácter
y de las tendencias de Rosales9.

En el otro lado de la medalla, Rosales recibe de las máximas


autoridades chilenas público reconocimiento por su gestión di-
plomática. El presidente Manuel Bulnes lo felicita en su discurso
a la nación del año 1849 en el que expresa:
[…] creería faltar a la justicia si no recomendase a
vuestra estimación el celo con que nuestro Encargado
de Negocios en Francia ha contribuido por su parte a
la realización de este útil establecimiento –refiriéndose
a la Escuela de Artes y Oficios– y el no menos acertado
desempeño de otras útiles comisiones para el progreso de
la instrucción del país han dado a don Francisco Javier
Rosales títulos relevantes a la consideración del Gobierno
y del Congreso10.

En esos mismos términos se refiere don Manuel Camilo


Vial, a la sazón ministro del Interior y de Relaciones Exteriores,
al reconocer:
[….]los distinguidos servicios de nuestro Encargado
de Negocios cerca de la Corte de Francia, D. Francisco
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Javier Rosales, que además de haber conducido con


inteligencia y tino los encargos que se le han hecho por
el Departamento al que especialmente pertenece, y por
los demás Ministros de Estado, y de haberse granjeado
la benevolencia del ilustrado y poderoso Gobierno con
quien está inmediatamente en relación, no ha perdido
ninguna ocasión de dirigir al nuestro oportunos informes
y de sugerir ideas útiles sobre varias otras materias. Nos

9
Vicente Pérez Rosales, Recuerdos del pasado. Ediciones B Santiago, Chile,
2006. Pág. 516.
10
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Pensamiento político de Andrés
Bello en www.cervantesvirtual.com

27
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:35.
Raúl Fernández Daza

han sido particularmente provechosas sus comunicaciones


con algunas de las primeras casas de comercio11.

En suma, respetado por unos, criticado por otros. Su des-


plante incomoda, el boato con que recibe en su casa parisina no
pasa desapercibido, su acendrado republicanismo se diluye en
formas y etiquetas que, desde la mirada de sus connacionales,
se aproximan y se interpretan como usos y costumbres de la
monarquía. Un cortesano que se desplaza con facilidad en las
antesalas de los monarcas borbones y que, sin embargo, logra
establecer inmediata amistad y estrechos contactos con los triun-
fadores de la revolución de 1848. Un afrancesado que desde la
distancia vive y piensa en Chile y que, hasta sus últimos años de
vida, mantiene correspondencia con figuras políticas del país.
Con todo, la personalidad y actuación de Rosales no puede
ser aquilatada solo por la influencia que recibió en sus largos
años de estada en Europa. Su mirada y su carácter reflejan tam-
bién el ambiente en el que le tocó nacer, las vivencias que debió
enfrentar en su niñez y juventud, las del entorno familiar y de sus
amistades más próximas. En este contexto no menos importantes
son las circunstancias históricas que enfrentó Chile y en las que
él fue testigo o en las que le correspondió jugar un papel, previo
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

a emprender el viaje sin retorno a su patria en 1836 y que lo


convertiría en el decano de los sudamericanos en París.

11
Diario El Araucano, N° 899, 28 de octubre de 1847. Santiago, Chile.

28
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:35.
Niñez y juventud

Francisco Javier Rosales nace en 1799. Hijo de Juan Enrique


Rosales Fuentes y Rosario Larraín y Salas, su padre proviene de
una familia, como muchas del siglo XVIII en las que la nobleza y
el comercio caminan de la mano. Colegial del Real Seminario del
Santo Ángel de la Guarda, ahijado y sobrino político del marqués
de Casa Real, Juan Enrique Rosales es un importante hombre de
negocios12. Viaja a Europa en las postrimerías del Chile colonial, se
empapa de las ideas de la Ilustración, las transmite a sus hijos y las
intenta aplicar al momento en que empiezan a soplar nuevos vientos
en la América española. Manuel Antonio Tocornal lo describe como:
[…] un hombre de Corte, como se decía en aquel
entonces, había residido algunos años en España, obser-
vando de cerca los progresos de la civilización europea,
podía calcular las ventajas del cambio político, elevando
su patria al rango de los pueblos libres […]. Fue uno de
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

los padres de familia que promovieron más temprano


la mejora en la educación de sus hijas, tan descuidada
entonces, i aún puede decirse circunscrita a los primeros
elementos de la enseñanza primaria13.

Como uno de los principales vecinos de la ciudad de San-


tiago, Juan Enrique Rosales ocupa el cargo de regidor de su

12
Rafael Reyes, Don Juan Enrique Rosales. Revista de estudios históricos.
Vol. 28. 1983. Santiago, Chile. Pág. 10.
13
Manuel Antonio Tocornal y Grez, Memoria sobre el primer Congreso
Nacional. Sesión pública de la Universidad de Chile, 7 noviembre de 1847.
Santiago, Chile. Pág. 112.

29
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:42:37.
Raúl Fernández Daza

Cabildo el 12 de julio de 1808 y juega un activo y decisorio rol


en el período de la Patria Vieja, primero como vocal de la Junta
de Gobierno, el 18 de septiembre de 1810; luego como miembro
de la Junta Gubernativa el 2 de abril de 1811; vocal del Tribunal
Superior de Gobierno, el 10 de mayo de 1811 y, finalmente, al
asumir de presidente del Tribunal Ejecutivo el 4 de septiembre de
dicho año. Su participación en el proceso emancipador le valdrá
la cárcel y el destierro a la isla Juan Fernández, junto con otros
patriotas, al momento de la restauración monárquica en 1814.
En tanto, la madre de Francisco Javier Rosales pertenece a
una familia con importantes y extendidos lazos en la sociedad
santiaguina de la época, razón por la cual esta rama de los Larraín
fue denominada los ochocientos o familia otomana. Decididos
independentistas, el clan lo lideraba don Martín Larraín y Salas,
marqués consorte de Montepío y los sacerdotes, Joaquín y José
Vicente Larraín y Salas, mercedario y canónigo de la Catedral
de Santiago, respectivamente14.
Por otra parte, las hermanas mayores de Francisco Javier
Rosales, Gertrudis y Mercedes, se casan con importantes repre-
sentantes del comercio chileno, lo cual permite apreciar, en cierta
manera, el núcleo que rodeaba a la familia Rosales Larraín. La
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

primera, Gertrudis, lo hace con Francisco de Paula Ramírez


Velasco, hijo del principal hombre de negocios del siglo XVIII
en Chile, José Ramírez de Saldaña; la segunda, Mercedes, con

14
Jaime Eyzaguirre recoge una conversación que ilustra el nivel de injerencia
de este clan: Un día don Joaquín Larraín convidó a don José Miguel Carre-
ra a un paseo y hallándose en compañía de sus deudos don Juan Enrique
Rosales, presidente de turno de la Junta y del magistrado don Francisco
Antonio Pérez, dijo a Carrera: todas las presidencias las tenemos en casa; yo,
presidente del Congreso; mi cuñado del Ejecutivo; mi sobrino del Tribunal
Supremo; qué más podemos desear. Carrera, herido en el talón de Aquiles
y nada dispuesto a tragarse en silencio la invectiva, contestó al satisfecho
eclesiástico: ¿y quién tiene la presidencia de las bayonetas? En Ohiggins.
Editorial Zigzag. 8va Edición. Santiago, Chile, 1972. Pág. 80.

30
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:42:37.
Francisco Javier Rosales Larraín

Joaquín Pérez Salas y, luego, con Felipe Santiago Solar, el primer


armador de Chile y reputado comerciante15.
La formación educacional que reciben las hermanas Rosa-
les Larraín, a la que hicimos referencia en párrafos anteriores a
través de los comentarios de don Manuel Antonio Tocornal, no
solo las llevará a enviar a sus hijos a estudiar en Francia en 1825,
sino que las distingue respecto de otras damas de un Chile aún
colonial, en donde el rol de la mujer está circunscrito al interior
de sus casas, como madres y esposas devotas. Gertrudis acoge al
pintor Monvoisin a su llegada a Chile16 y, al enviudar, se hace cargo
de la administración de los asuntos comerciales de su marido, entre
ellos, algunos intereses que mantenía en Guayaquil, la hacienda Las
Tablas, en Casablanca, en la que poseía 4.000 cabezas de ganado,
molinos en Quillota, casas en El Almendral y el barco El Minerva17.
A Mercedes, madre de Vicente Pérez Rosales, María Graham la
recuerda como «hermosa y distinguida señora; conoce bastante
bien la literatura francesa y habla esta lengua a la perfección»18.
Francisco Javier Rosales se educa en el Real Convictorio Ca-
rolino, institución a la que van los hijos de las primeras familias
de la sociedad chilena y luego forma parte del primer curso de
la cátedra de Derecho que imparte el Instituto Nacional, junto
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

con Diego Portales, José Gregorio Cuadra, José Ciriaco Campos,


Fernando Elizalde, José Gabriel Palma y Juan Egaña Fabres19.
Dado el papel que jugó su familia en el período compren-
dido entre 1810 y 1814, Francisco Javier Rosales, aún niño, fue

15
Mario Cárdenas, Felipe del Solar, comerciante y corsario de la Indepen-
dencia. Boletín de la Academia Chilena de la Historia, N° 101. Santiago,
Chile, 1990. Pág. 341.
16
David James, Monvoisin. Emecé. Buenos Aires, Argentina, 1949. Pág. 58.
17
Mario Cárdenas, obra citada.
18
María Graham, Diario de mi residencia en Chile (1822). Editorial América,
Madrid, España, S/fecha de publicación. Pág. 262.
19
Fernando Campos Harriet, Desarrollo educacional 1810-1960. Editorial
Andrés Bello. Santiago, Chile, 1960. Pág. 102.

31
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:42:37.
Raúl Fernández Daza

testigo de la evolución del proceso de independencia, al tiempo


que en la etapa de restauración monárquica vivió, como el
resto de las familias patriotas, las duras pruebas que tuvieron
que enfrentar en ese período: cárceles, secuestros de bienes y el
recelo y la vigilancia permanente por parte de las autoridades
que encabezaban los gobiernos de la Reconquista. Incluso, pudo
conocer en carne propia las severas condiciones en las que se
encontraban los patriotas confinados en Juan Fernández, ya que
obtuvo la autorización para ir a acompañar a su anciano padre
en su destierro en dicha isla durante unos meses del año 181620.
El triunfo de las huestes patriotas en la batalla de Chacabuco y
la consecuente caída del régimen monárquico también fueron
vividos muy de cerca por Francisco Javier Rosales y su familia: su
cuñado, Francisco de Paula Ramírez Velasco fue quien apresara
al Gobernador Casimiro Marcó del Pont, en las cercanías de su
hacienda Las Tablas y tuvo el honor de entregarlo a manos del
general San Martín. Por otra parte, la casa de sus padres, sita en
la calle Compañía, entre las actuales Amunátegui y San Martín,
pasó a ser luego del triunfo patriota el centro de las celebracio-
nes de la caída del régimen monárquico. Allí se congregaron
O’Higgins y San Martín, junto con los principales triunfadores
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

de Chacabuco, con el fin de festejar tan importante victoria.


Momentos de grandes alegrías y símbolo de reconocimiento a
la entrega por la causa patriótica de la familia de Rosales y que
retrata en forma detallada su sobrino Vicente21.
Consolidada la Independencia, Francisco Javier Rosales
figura como un destacado notable de la ciudad de Santiago y
cabeza de familia, aun cuando su padre ya está de regreso en
Santiago, luego de pasar tres años prisionero en Juan Fernández,
20
Diego Barros Arana, Historia general de Chile, Tomo X. Editorial Univer-
sitaria. 2da Edición. Santiago, Chile, 2002. Pág. 205.
21
Vicente Pérez Rosales, Recuerdos del pasado. Ediciones B. Santiago, Chile,
2006. Pág. 65.

32
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:42:37.
Francisco Javier Rosales Larraín

nombrándolo como primer albacea22. Así lo ilustra también el


hecho que él aparezca, a pesar de contar tan solo con 19 años,
invitando a la residencia de sus padres para festejar la Indepen-
dencia de Argentina, el 25 de mayo de 1818. Jeremías Robinson,
agente de Estados Unidos en Chile, relata en su diario:
[…] el arreglo del banquete era tan elegante como
pudiera serlo una ceremonia similar en San Petersburgo
o Saint Cloud. La mesa estaba dispuesta en dos piezas
conectadas. El Director Supremo ocupaba una punta, lo
seguía una dama, Mr. Guido, otra dama, Mr. Bland, etc.
La casa estaba magníficamente decorada con hermosas
cortinas, cuadros murales, candelabros. La música muy
buena. Las mujeres, hermosísimas. Los hombres toscos,
pero bien formados; mucha educación y cortesía en todos
ellos. El Baile muy elegante23.

Como hemos anotado precedentemente, el ramo del comer-


cio había sido base de la constitución del patrimonio familiar y es
en ese ámbito que Francisco Javier Rosales enfoca sus primeros
pasos en la vida laboral. Propietario del bergantín Concordia,
hace cabotaje en los distintos puertos del país hasta 1819, año
en que vende el barco a su cuñado, Felipe Santiago Solar. Las
relaciones con este último se mantendrán en el tiempo. En calidad
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

de socio y representante de Solar, viaja a París en 1822, ciudad


en la que residirá por siete años y donde forma una importante
fortuna patrimonial. Es en ese contexto que aparece girando una
letra de 25.000 pesos por cuenta del empréstito chileno en 182324.
También realiza algunos encargos para el Gobierno chileno,
como es el Monumento a la libertad de América, esculpido por

22
Archivo de notarios, Ignacio Torres 1825-1826. Vol. 71. Págs. 98 a 100.
23
Eugenio Pereira Salas, Jeremías Robinson, agente norteamericano de Chile
(1818-1823). Imprenta Universitaria. Santiago, Chile, 1939. Pág. 212.
24
Diego Barros Arana, Historia general de Chile. Tomo XIV. Editorial Uni-
versitaria. 2da Edición. Santiago, Chile, 2005. Pág. 113.

33
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:42:37.
Raúl Fernández Daza

el genovés Francesco Orsolino, cuyo contrato de compraventa


entre el Cabildo de Santiago y el propio Rosales se suscribe el
14 de abril de 1829. Cabe agregar que dicha obra se encuentra
ubicada en la Plaza de Armas de Santiago desde el año 1836 y
que, por mucho tiempo, se le llamó la pila de Rosales25.
Rosales regresa a Chile en 1829. Es un año de convulsio-
nes políticas en el país. Las elecciones presidenciales provocan
motines y Rosales colabora para neutralizar la insurrección.
Así, el 6 de junio concurre al cuartel de San Pablo para intentar
dialogar con los oficiales sublevados y el 28 de noviembre inte-
gra una comisión del Gobierno que viaja a Codegua con el fin
de parlamentar con el general Joaquín Prieto, en ese entonces
comandante de los ejércitos del sur. Dos días después firma con
él, junto con los otros enviados, un convenio de armisticio en el
que se acuerda el término temporal de hostilidades26.
Con el triunfo de Lircay, en 1831, se cierra el ciclo liberal y
se inicia la etapa de los gobiernos conservadores, con Joaquín
Prieto en la jefatura de Estado y Diego Portales como impulsor
de este proceso político. De Francisco Javier Rosales no quedan
muchas huellas de su actividad pública durante ese período, sal-
vo que en 1835 forma parte, junto con Andrés Bello, Francisco
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Lira, Alejandro Caldcleugh y Santiago Ingram, de una comisión


que debe examinar y modificar el código de comercio vigente
desde 182927.
Con todo, no hay duda que Rosales adhiere a la República
en forma. El orden y la estabilidad es una condición básica para
25
Liisa Flora Voionmaa Tanner, Santiago 1792-2004. Escultura pública. del
monumento conmemorativo a la escultura urbana. Ocho Libros Editores.
Santiago, Chile, 2005. Pág. 84.
26
Diego Barros Arana. Obra citada. Pág. 312 y en Federico Errázuriz, Chile
bajo el imperio de la Constitución de 1828. Imprenta Chilena. Santiago,
Chile, 1861. Pág. 308.
27
Sergio Fernández Larraín, Cartas a Bello en Londres. Editorial Andrés
Bello. Santiago, Chile, 1968. Pág. 341.

34
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:42:37.
Francisco Javier Rosales Larraín

el comercio y Rosales se encuentra entre los representantes de


este gremio. Si bien se le considera liberal, lo es en cuanto a con-
cepción económica, pero la anarquía que cargan los gobiernos
pipiolos le es completamente ajena. «Amigo y ligado por los
vínculos de la sangre»28 con Diego Portales, Rosales es parte
del círculo privilegiado e influyente que conforman los hijos
de los forjadores de la independencia. Grupo dirigente, cuyos
integrantes están en muchos casos emparentados entre sí y que
se consideran, sino los creadores de la República, al menos los
llamados a forjar esta incipiente nación. En este contexto, los
interpreta el orden y sentido que imprimen al país un Prieto, un
Portales o un Bulnes.
Es así que no resultó una sorpresa el que Diego Portales se-
leccionara a Francisco Javier Rosales como la persona adecuada
para representar a Chile ante la Corte de París. Ad portas de
la guerra contra la Confederación peruano boliviana, Portales
debe haber considerado conveniente enviar a alguien con sus
características. Es decir, que tuviera formación francófona, que
conociese Francia y que tuviese relaciones de amistad y trabajo
en dicho país. Además, al haber sido compañeros en el Instituto
Nacional, Portales conocía la personalidad de Rosales: franco,
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

seguro y práctico, una trilogía que a Portales le era familiar.

28
Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol 41. Oficio N° 27 de 18 de sep-
tiembre de 1837.

35
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:42:37.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:42:37.
Sus primeras gestiones diplomáticas

Rosales inicia su viaje con destino a París por la ruta de


Mendoza. Va como agente confidencial ante el Gobierno de Bue-
nos Aires, con el fin de transmitir la preocupación del Gobierno
chileno por la acción que desarrolla el general Andrés de Santa
Cruz en contra de los intereses nacionales. Chile está convencido
que Santa Cruz intenta desestabilizar el gobierno y que el Pro-
tectorado constituye un riesgo que amenaza la Independencia,
ejemplificando esta situación con el apoyo de Santa Cruz a la
fallida incursión del general Freire.
El 12 de septiembre de 1836 Rosales llega a la ciudad Men-
doza y se reúne con sus autoridades. De allí informa al ministro
Portales que dicha provincia está dispuesta a ayudar a Chile
con recursos y fuerzas frente a la amenaza de la Confederación
peruano boliviana. Poco más de un mes después, el 15 de octu-
bre, comunica que Buenos Aires reconoce su calidad de agente
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

confidencial y que, en su reunión con el Ministro de Relaciones


Exteriores, señor Felipe Arana, da cuenta de las intenciones del
general Santa Cruz «de crear instituciones que no se condicen
con el carácter republicano de América». Igualmente, transmite
que le propone a Arana una alianza formal, defensiva y ofensiva
y que ambos concuerdan en nombrar agentes en Buenos Aires
y Santiago. Luego viaja con destino a Río de Janeiro, en donde
también es recibido por el Ministro de Relaciones Exteriores de
Brasil, quien le asegura la total neutralidad de ese país y, por

37
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

lo tanto, la imposibilidad de Santa Cruz de adquirir buques y


pertrechos de guerra en esa nación29.
Cumplidas las tareas en el continente americano, Rosales se
embarca con destino a Europa. Las instrucciones del ministro
Portales son escuetas y su redacción reflejan la mano del poderoso
Secretario de Estado:
[…] tampoco creo necesario recordar como uno de
los primeros cuidados el de la más rigurosa economía en
todos los gastos del Gobierno: sus comunicaciones con
este ministerio serán frecuentes y comprensivas y en ellas
abrazará, además de los puntos relativos al empréstito,
todos aquellos que crea de importancia bajo un punto
de vista económico y político. El Gobierno deja al celo y
patriotismo de V. el hacerle todas las indicaciones que le
parezcan oportunas30.

Ciertamente, entre las otras gestiones a las que alude el mi-


nistro Portales se incluyen «comisiones importantes y de grande
injerencia» 31, como es sensibilizar a Inglaterra y a Francia de
la amenaza que se cierne sobre Chile a causa de las acciones
emprendidas por el Protector Santa Cruz y el reconocimiento
de la Independencia por parte de las potencias europeas, parti-
cularmente de la Santa Sede y España, prioridades que quedan
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

de manifiesto desde las primeras comunicaciones que remite


Rosales desde el continente europeo.
Rosales llega a Londres a fines de noviembre de 1836 e
informa inmediatamente de sus gestiones en la capital inglesa.
En primer término, la entrevista con lord Palmerston, a la sazón
Secretario de Relaciones Exteriores británico. En ella, señala
Rosales, el ministro inglés inquiere sobre el conflicto entre Chile
29
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 4. Oficios Nº 1 al 7 del
año 1836.
30
Archivo Nacional. Vol. 11. Oficio s/n del 1 de agosto de 1836.
31
Archivo Nacional. Vol 11 Oficio 112 de 23 de agosto de 1836.

38
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

y Perú, a lo cual responde que, de obtenerse las satisfacciones


necesarias, no debiera producirse un enfrentamiento armado.
Igualmente, en este encuentro, que será el primero entre muchos
que sostendrá con Palmerston, logra la autorización del minis-
tro británico para construir un buque para nuestro país, con la
condición que se haga en astilleros privados y que el ingeniero
de la marina inglesa, señor Simonds, le facilite planos y diseños
para una fragata de 46 cañones. Si bien se trata de una noticia
auspiciosa, Rosales prefiere esperar a su arribo a Francia para
contar con varias opciones antes de seleccionar el lugar de cons-
trucción del barco32.
Por otra parte, comunica que de sus conversaciones con el
presidente de la Comisión de accionistas del empréstito, señor
Robinson, y del ambiente que aprecia en los acreedores, le queda
la impresión que en Londres esperan que Chile pague la totalidad
de los dividendos anuales, capitalice los compromisos atrasados
y los intereses correspondientes: señal poco propicia para iniciar
una negociación y que, en la práctica, lo llevará a realizar una
larga serie de tratativas y múltiples viajes desde París a Londres
hasta obtener un acuerdo, seis años después.
Igualmente, Rosales informa del reconocimiento de España
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

a la Independencia de México y del fracaso de las tratativas co-


lombianas para esos mismos efectos, antecedentes que reafirman
que Chile sigue con atención las gestiones que emprenden otras
naciones americanas en este ámbito y la disposición de nuestro
país por llegar a un acuerdo con Madrid33.
32
Rosales finalmente selecciona al astillero J.B. Courreau Fils et Arman, de
Burdeos, con el cual llegará a enfrentarse judicialmente por el atraso de la
construcción del barco. Cabe señalar que Rosales propone bautizar a la
fragata como Portales, en honor del ministro asesinado en momentos en
que el barco estaba en construcción, pero el Gobierno chileno se inclinó
por mantener el nombre de Chile.
33
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficios Nº 8 del 12
de enero de 1837 y Nº17 del 31 de marzo de 1837.

39
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

El 4 de febrero de 1837 Rosales arriba a París. El canciller


francés lo recibe el 27 de ese mes, oportunidad en que presenta sus
cartas credenciales. Reina en Francia Luis Felipe, en cuya Corte se
irá integrando gradualmente hasta lograr una privilegiada red de
contactos que facilitarán su tarea. Rosales encajará muy bien en el
círculo que ampara al Rey de los franceses o el rey burgués, como es
llamado Luis Felipe. Con todo, el camino hasta que su residencia en
la Chausseé d’Antin, constituya un centro social apetecido y que él se
convierta en una figura respetada y reconocida aún está en ciernes.34

Dificultades en la relación bilateral con


Francia y guerra contra la Confederación
peruano boliviana

A su llegada debe hacer frente a contenciosos que dificultan


la relación con Francia. En particular, la indemnización que
exige el propietario de la embarcación francesa Joven Nelly y
que fuera ejecutada por orden judicial en Chile. El Gobierno
francés asume dicha causa como un tema propio, haciendo caso
omiso a las resoluciones de los tribunales chilenos. A juicio de
las autoridades francesas, Chile había actuado con negligencia
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

y mal querencia al no dejar salir al capitán del citado buque de


territorio chileno y demorar su venta, con un alto costo implí-
cito. Las negociaciones se desarrollarán en un ambiente tenso.
La cancillería gala le representa a Rosales que las dificultades
para lograr un acuerdo satisfactorio se deben a que Francia se
había precipitado en reconocer a Chile sin negociar previamen-
te un tratado que reglara estas materias. Rosales retruca con
energía: mi país «no habría comprado este reconocimiento con
el sacrificio de sus prerrogativas nacionales». Solo en agosto de
34
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficio N° 13 del 31
de marzo de 1837.

40
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

1838, un año y medio después, obtiene un acuerdo preliminar,


circunscrito a una indemnización al capitán del buque por la
suma de 45.000 francos, es decir, 25.000 francos menos que el
monto originalmente exigido35.
A ello se sumarán poco después gestos y acciones francesas
respecto del conflicto chileno peruano que merecieron la crítica
de Chile y que, en la práctica, constituirán un nuevo frente al
que Rosales debe atender. En síntesis, las autoridades nacionales
reprueban que el general Santa Cruz hubiese embarcado en el
buque de bandera francesa La Flora con destino a Arequipa, así
como las prerrogativas que se arrogaron los comandantes de
los buques franceses y el Cónsul de Francia en Chile al dar asilo
a un ciudadano francés residente en Valparaíso, sospechoso de
apoyar a Santa Cruz y que había sido relegado al interior del
territorio nacional, y al facilitar la fuga del general boliviano
José Ballivian desde dicho puerto. A Rosales se le instruye para
que proteste enérgicamente por este tipo de hechos y se le reitera
la necesidad de difundir, de la manera más amplia, las causas
y evolución del conflicto. Rosales cumple con ambas tareas,
concentrando la promoción de los planteamientos chilenos en
el ámbito gubernamental y en las casas comerciales, más que en
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

la opinión pública, lo cual deja medianamente satisfecha a la


autoridad. Rosales arguye que la poca comprensión de la causa
chilena se debe principalmente a las informaciones que trans-
miten los comerciantes ingleses y franceses en Perú, a quienes
poco y nada preocupan las razones del conflicto, pero que ven
con nerviosismo que sus intereses se puedan ver afectados por
el contencioso. De ahí, afirma, la necesidad de sensibilizar a
35
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficios Nº 28 y 29
del 18 y 19 de septiembre de 1837; Nº 32 del 30 de octubre de 1837; Nº
33 del 27 de noviembre de 1837; Nº 41 del 29 de enero de 1838; Nº 43
del 3 de febrero de 1838; Nº 46 del 5 de marzo de 1838 y Nº 57 del 4 de
agosto de 1838.

41
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

los gobiernos y al mundo empresarial. Sin embargo, también


publicitará la causa chilena en diferentes matutinos franceses36.
En todo caso, luego de varias notas que Rosales intercambia
con el conde de Molé, Canciller de Francia, este último reconoce
finalmente que los barcos de su país no deberían haber transpor-
tado al general Santa Cruz. Así lo señala en una comunicación
en la que expresa que:
[…] el Gobierno del Rey, fiel a los principios de
justicia y lealtad que lo dirigen, no podría aprobar que
semejantes facilidades fuesen acordadas a una de las par-
tes beligerantes si de ello pudiere resultar, o si siquiera se
pudiera de antemano suponer que de ello podría seguirse
algún perjuicio para el otro y su intención positiva es que
los comandantes de los buques de la marina real se abs-
tengan escrupulosamente de todo lo que a este respecto
parezca, pueda motivar reclamaciones […]. Me pondré
de acuerdo con el Ministro de Marina, para que se envíen
nuevas instrucciones en tal sentido a los comandantes de
la estación francesa en el mar del sur37.

Por otra parte, así como Chile intenta atraer a su causa a las
potencias europeas, otro tanto hacen los emisarios de la Confe-
deración peruano boliviana, entre ellos el literato español don
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

José Joaquín de Mora, quien fuera expulsado de Chile en 183138.


Este, luego de desempeñarse como secretario del general Santa
Cruz, se instala en Londres, con el cargo de Cónsul General y
36
Archivo Nacional Vol. 11. Oficios Nº 26 del 27 de abril de 1837; Nº 31
del 23 de agosto de 1837 y Nº 40 del 4 de abril de 1838 y en Ministerio
de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficios Nº 39 del 29 de diciembre de
1837; Nº 40 del 1 de enero de 1838; Nº 50 del 7 de mayo de 1838; Nº 56
del 4 de agosto de 1838 y Nº 63 del 17 de noviembre de 1838.
37
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficio N° 40 del 1
de enero de 1838 y en Alberto Cruchaga Ossa, Estudios de historia diplo-
mática chilena. Editorial Andrés Bello. Santiago, Chile, 1962. Pág. 114.
38
Literato, poeta, educador español. En Chile residirá entre 1828 y 1831.
Redactor de la Constitución liberal de 1828 y fundador del Liceo de Chile.

42
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

agente confidencial de la referida Confederación. Desde allí pone


su pluma al servicio de los intereses cruceños, transmitiendo al
resto de las capitales europeas su versión de los hechos.
Rosales hace un seguimiento permanente de las gestiones
de Mora e intenta contrarrestarlas. Así sucede en el caso de la
fragata Chile antes citada. De Mora procura impedir que este
buque –cuya construcción ya había sufrido serios retrasos– zarpe
a Chile, aduciendo que Francia violaba la neutralidad al entre-
garla a una nación en conflicto. Si bien aquella gestión aplaza
la salida de la embarcación, Rosales finalmente logra que esta
salga del puerto con bandera francesa y como una fragata de uso
comercial. Para esos efectos adquiere los cañones en Inglaterra y
los deja en depósito en Burdeos hasta la partida de la embarca-
ción. Si bien en un principio el Ministerio de Finanzas francés no
autoriza la llegada de dicho material bélico, luego de gestiones
adicionales de Rosales, dicha secretaría da marcha atrás en la
decisión y comunica a la cancillería francesa que:
[…] resulta de vuestra carta, que Vuestra Señoría
reconoce que en lo referente a la aduana, la fragata
puede recibir a bordo para la reexportación, la artillería
extranjera que se encuentra en depósito, de acuerdo con
las disposiciones establecidas en nuestras leyes. No me
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

parece necesario, por lo tanto, insistir sobre las facilidades


de aplicación que la administración de aduanas ya ha
acordado y a las que me he referido en mis notas de 26 de
noviembre y de 6 de diciembre. Autorizo, en consecuencia,
a esta administración confirmándole las instrucciones al
respecto al Director de Aduanas de Burdeos39.

Por otra parte, es menester señalar que Francia no se inclina


por la causa chilena, como lo reflejan los casos antes anotados
39
Archivo Nacional. Vol. 11. Oficio N° 56 del 23 de agosto de 1838; Archivo
Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficios Nº 60 y 62 del 9 de
octubre de 1838 y Nº 65 del 20 de noviembre de 1838 y en Mario Silva

43
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

y las publicaciones que aparecen en periódicos locales a favor


de la Confederación, a las que Rosales contraataca con otras de
similar naturaleza. Sin embargo, la correspondencia de Rosales
deja entrever a la vez que la partida de Chile del cónsul francés
La Forest, quien sí mantenía especiales vínculos con Santa Cruz,
sumado al pago de una onerosa indemnización a este último por
los destrozos de su vivienda producto de la revolución de 1829 y
la desaparición de Portales de la escena política –a quien sindican
tener «una posición en contra de Francia y sus representantes»–,
morigera las voces negativas de algunos sectores franceses40.
En cambio, Londres sí se define abierta y decididamente por
Santa Cruz. Así por ejemplo se lo expresa el propio lord Parl-
meston a Rosales en una entrevista que dura más de tres horas
y en la que el representante inglés le señala que veía en forma
negativa cómo Chile manejaba el conflicto41.
Esta falta de comprensión de los británicos responde a
diferentes causas. En primer término, a un buen trabajo de
sensibilización del Perú, liderado por De Mora. Se añade a lo
anterior, la presión de los comerciantes ingleses de Lima en la
línea de lo que afirma Rosales y a los beneficios que otorga al
Reino Unido el generoso tratado comercial con Perú, cuya firma
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

y ratificación se concreta velozmente en junio de 183742. Con


todo, no hay que descartar que dicha actitud esté influenciada a

Concha, Notas históricas sobre las relaciones diplomáticas entre Chile y


Francia (1810-1841) Anales de la Academia Diplomática Andrés Bello.
Santiago, Chile, 1964. Pág. 75 y siguientes.
40
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficio N° 33 del 27
de noviembre de 1837. Asimismo, en el trabajo precedentemente señalado,
el Embajador Mario Silva Concha recoge en detalle la actuación impropia
de La Forest y la indemnización que le otorgó el Gobierno chileno.
41
Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficio N° 94 del 1 de diciem-
bre de 1839.
42
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficio N° 33 del
27 de noviembre de 1837, en donde Rosales indica que este acuerdo hará
inclinarse a Gran Bretaña a favor del Perú.

44
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

la vez por la negativa apreciación londinense respecto de nuestro


país a causa del empréstito contraído por Irrisarri y que Chile
había dejado de pagar.

Renegociación del empréstito con Londres

Recordemos que a través de una ley dictada el 15 de julio de 1836


el Gobierno de Prieto había sido facultado por el Parlamento para
transigir en «la cuestión de intereses pendientes con los accionistas del
empréstito chileno contraído en Londres en 1822»43. Con ese mandato
parte Rosales a Europa para negociar con los acreedores.
Sin embargo, Gran Bretaña atribuye a una falta de voluntad
del Gobierno chileno el fracaso de las tratativas destinadas a
regularizar el pago de esta deuda. A juicio de los acreedores y de
las autoridades de dicha nación, las propias cuentas públicas de
Chile demostraban que el país estaba en condiciones de honrar
este compromiso, pero que no había disposición para cumplirlo.
Con este escenario, las primeras conversaciones de Rosales
no son positivas ni menos el encuentro que sostiene con los ac-
cionistas del empréstito, en mayo de 1837, quienes desechan en
forma unánime la propuesta que les hace Rosales, consistente en:
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

a. Unificar en un solo paquete la deuda de 934.000 libras


de capital y los 36 dividendos impagos, cuya cifra
ascendía a 756.154 libras.
b. Rebajar de un 6% a un 3% el interés aplicado a ambos
compromisos.
c. Moratoria del pago hasta 184044.
43
Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile. Año 1842.
Sesión de la Cámara de Diputados de 6 de diciembre de 1842. Wikisource.
44
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficios Nº 17 del
31 de marzo de 1837 y Nº 20 del 6 de junio de 1837 y en Diego Barros

45
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

Rosales no ceja en sus intentos por obtener un acuerdo.


Paralelamente a las conversaciones con los tenedores de los
bonos de la deuda, en 1838 propone a la Casa Baring que asu-
ma la agencia del empréstito, dada la mala experiencia con la
Casa Hulett, contratada por Irisarri. Los Baring responden que
prefieren esperar el desenlace del conflicto con el Perú antes de
adoptar una decisión. Luego, en julio de 1839, informa de una
nueva reunión con los acreedores, la que tampoco llega a buen
término. A juicio de Rosales, el hecho que las negociaciones vayan
en paralelo al caso de Colombia complica aún más las cosas45.
Por su parte, Palmerston le representa a Rosales, en varias
oportunidades, el malestar del Gobierno inglés por el tema del
empréstito, argumentando que no podía hacer oídos sordos a
las protestas de sus connacionales. A partir de 1839 la presión
se vuelve más explícita. En junio de ese año, el canciller inglés le
advierte que, de no solucionarse el tema, está dispuesto a tomar
medidas y en octubre de 1840 le señala claramente que de no
cancelarse los dividendos, Gran Bretaña adoptará medidas de
coacción. Esa misma posición es transmitida a las autoridades
chilenas por el Cónsul inglés en Santiago, señor John Walpole,
quien como ex secretario privado de Palmerston tiene un canal
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

abierto con el secretario británico y sus recomendaciones son


las de mantener una postura inflexible46.
Sin perjuicio de lo anterior, el 30 de septiembre de 1840 Chile
paga el dividendo que vence ese día y la cuota correspondiente
al 30 de marzo de dicho año, con lo cual restablece el pago pe-

Arana, Un decenio de la historia de Chile 1841-1851. Tomo I. Imprenta


Universitaria. Santiago, Chile, 1905. Pág. 131.
45
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficios Nº 59 del 9
de octubre de 1838 y Nº 84 del 17 de julio de 1839.
46
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficios Nº 81 del 6
de junio de 1839 y Nº141 del 29 de octubre de 1840.

46
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

riódico de los compromisos, al tiempo que el Gobierno de Prieto


apremia a Rosales para que logre un acuerdo.
En enero de 1842, ya en la administración Bulnes, el Go-
bierno chileno fija los términos para un nuevo convenio con los
tenedores de bonos chilenos47. Con dichas instrucciones, Rosales
vuelve a Londres para entablar la negociación. En junio de ese
año logra llegar a un entendimiento con los acreedores. En de-
finitiva, se acuerda la emisión de dos tipos de bonos: el primero
reemplaza a las antiguas notas del empréstito y se le aplica un
interés anual de 6%; el segundo, destinado a «cubrir los divi-
dendos semestrales hasta esa fecha debidos y no pagados», se le
otorga un 3% de interés, postergando su pago hasta el 1 de abril de
1847, es decir, cinco años después de suscrito el acuerdo. Al mismo
tiempo, nombra a la Casa Jorge y Diego Brown i Cía. para «emitir
y registrar los nuevos certificados» y como agencia para «el pago
de los dividendos futuros y al servicio de la caja de amortización»48.
Una vez logrado el arreglo, los bonos chilenos comienzan a subir.
En la memoria de 1843 del Ministerio de Hacienda se destacan los
buenos términos del convenio antes del acuerdo:
[…] un bono de 100 libras se adquiría por 82 libras
de valor real y en el mes de mayo último, el mismo bono
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

después de convertido, costaba ya ciento veintiuna libras,


dieciséis chelines en dinero efectivo49.

Con la solución del tema del empréstito, Rosales cumple


con una de las tareas prioritarias encomendadas por el Ejecutivo

47
Archivo Nacional. Vol. 11. Oficios Nº 126 y 130 del 22 de noviembre de 1841;
Nº 131 del 29 de diciembre de 1841 y Nº 135 del 14 de enero de 1842.
48
Diario El Araucano: mensaje dirigido por el presidente de la república al
Congreso Nacional, con fecha 28 de noviembre de 1842. Sesiones de los
cuerpos legislativos de la República de Chile. LXVI Reunión extraordinaria
de la Cámara de Diputados del 6 de diciembre de 1842. Santiago, Chile.
49
Ricardo Montaner Bello, Historia diplomática de la Independencia de
Chile. Editorial Andrés Bello. Santiago, Chile, 1961. Pág. 414.

47
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

al partir de Chile en 1836, cerrando así un contencioso que no


solo entorpecía el buen entendimiento con el Gobierno británico,
sino también la imagen que Chile se esforzaba en proyectar: una
nación en pleno desarrollo, con instituciones estables y con una
administración que honraba sus compromisos.
Rosales recibe el reconocimiento de las autoridades por la
tarea cumplida, salvo círculos restringidos de la sociedad, como
es el caso del grupo que lidera José Victorino Lastarria, quien
basándose en comentarios de su amigo Santiago Arcos, estima
que el acuerdo fue un mal negocio para los intereses chilenos50. Sin
embargo, Lastarria no toma en cuenta que los intentos de Arcos por
llegar a una solución alternativa fracasaron y que las circunstancias
en las que se dio la negociación eran sumamente desventajosas. Basta
ver, en ese sentido, los términos en los que fueron concluyendo los
empréstitos del resto de los países de la región.
Pese a que una vez firmado el convenio el tema del empréstito
debiera haber pasado a segundo plano para Rosales, este vuelve
a reflotar con motivo de la suspensión de pagos de la agencia
a cargo del mismo Brown y Cía., en agosto de 1844. Rosales
actúa con celeridad, ya que dicha Casa tiene en su poder 37.000
libras, correspondientes a la cuota que vence el 30 de septiembre
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

de ese año. Para ello, obtiene que la Casa Baring, hermanos i


Cía., a la que ya había ofrecido hacerse cargo del empréstito,
asuma la responsabilidad de la agencia y que adelante el dinero
para cubrir el dividendo que había que pagar en la fecha antes
mencionada. Así, neutraliza la natural incertidumbre de los tene-
dores y la consecuente caída del precio de los bonos al conocerse
la quiebra de la Casa Brown. De hecho, estos vuelven a subir
en el mes de diciembre de ese año, fecha en que el bono de 100
libras se tranza en 105 libras. Sin embargo, de las 37.000 libras

50
José Victorino Lastarria, Diario político 1849-1852. Editorial Andrés Bello.
Santiago, Chile, 1968. Pág. 90.

48
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

en manos de los Brown solo recupera 11.000 de ellas. De las


comunicaciones de Rosales a la cancillería chilena se advierte
su preocupación por este asunto. En alguna medida, Rosales se
siente responsable por haber seleccionado a la Casa Brown, a
pesar que en el momento de la elección, esta contaba con una
buena reputación en el medio londinense51.
Cabe anotar que la Casa Baring, al hacerse cargo del em-
préstito, envía una nota al Gobierno de Chile en la que expresa
las razones por las que acepta, de forma inmediata, la solicitud
de apoyo solicitada por Rosales:
[…] fundándonos en las garantías que el señor
Rosales estaba en aptitud de ofrecernos […] en la alta
representación y aprecio que él mismo goza en Europa […]
en la completa buena fe de la República de Chile […] no
hemos vacilado en asegurarle que nuestro dinero estaba
a su disposición para poner el crédito de su Gobierno a
cubierto de un golpe inmediato; golpe que no habría sido
el resultado ni de una cesación de remesas por parte del
Gobierno ni de negligencia alguna por parte del señor
Rosales, pues la casa de los señores Brown había sido
reputada siempre bastante respetable52.

Más allá de esta difícil situación, enfrentada en los términos


Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

antes anotados, y de la rutinaria tarea de recibir las remesas que


envían desde Chile para honrar los compromisos inherentes a
dicha deuda, a Rosales le sigue rondando este tema. De hecho,
en 1848 propone al Gobierno una nueva negociación con los
acreedores de la amortización del empréstito a través de la cual
se suspendería su pago por un período de 10 años, de manera de
reorientar dichos recursos en la construcción de caminos, puentes

51
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 4-B. Oficios s/n del 28
de septiembre y 5 de diciembre de 1844.
52
Diego Barros Arana, Un decenio de la historia de Chile (1841-1851). Tomo
II. Imprenta Universitaria. Santiago, Chile, 1906. Pág. 7.

49
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

y almacenes. Tres años después vuelve a proponer la negocia-


ción de un empréstito adicional, destinado principalmente a la
construcción de almacenes de aduana y a proyectos agrícolas.
Sin embargo, las autoridades chilenas no considerarán ninguna
de las dos propuestas, con lo cual esta materia desaparecerá de
las comunicaciones, salvo en los aspectos contables53.

Tratativas para el reconocimiento de la


Independencia de Chile

En paralelo a las acciones antes descritas, Rosales se aboca a


otra de las tareas que le fue asignada por el Gobierno de Chile:
el reconocimiento de la Independencia por parte de las naciones
europeas. Se concentrará primeramente en la Santa Sede y en
España; muy posteriormente lo hará ante la corte austriaca.
El Gobierno de Chile lo nombra Encargado de Negocios ante
la Santa Sede el 16 de abril de 1838 y se le instruye que, además
del reconocimiento formal, debe obtener que en las bulas para
los obispos de Chiloé y Coquimbo se haga especial mención de
la presentación que hace el Presidente de la República para tales
nombramientos. En definitiva, que a través de ese acto el Sumo
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Pontífice reconozca el derecho de patronato del jefe de Estado


chileno. Ahora bien, precaviendo las dificultades que podían pro-
ducirse en este sensible asunto y priorizando el reconocimiento
de la Independencia y el nombramiento de los titulares en los dos
obispados antes citados, se le instruye que en caso que la Santa
Sede no acepte la cláusula del patronato, presente su reclamo
por este hecho, pero que reciba las bulas respectivas54.

53
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8 y 9. Oficios Nº 646
del 7 de julio de 1848 y Nº 904 del 11 de noviembre de 1851.
54
Archivo Nacional. Vol. 11. Oficio N° 42 del 16 de abril de 1838.

50
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

Las diversas gestiones que Rosales estaba acometiendo, tanto


en el Reino Unido como en Francia le impiden viajar a Roma
inmediatamente de recibidas las cartas credenciales y solo lo hace
en febrero de 184055. El 16 de ese mes se reúne en el Vaticano con
el Subsecretario de Estado, Monseñor Cipriani, quien le solicita
una presentación escrita de los requerimientos del Gobierno
de Chile, petición que será examinada y luego aprobada por la
Congregación del Concilio. Dos meses después, el 13 de abril de
1840, la Santa Sede reconoce la Independencia de Chile y, ese
mismo día, el Secretario de Estado, Cardenal Lambruschini, recibe
a Rosales en su calidad de Encargado de Negocios. En cambio, Su
Santidad, Gregorio XVI, lo hará el 26 de abril, audiencia en la que
le expresa con afabilidad que el retraso en reconocer la Indepen-
dencia se debía a «la necesidad de adquirir noticias positivas sobre
la estabilidad y orden del Gobierno de Chile»56.
Rosales obtiene en su misión ante el papado, además del re-
conocimiento de la Independencia, la segregación de los obispos
chilenos de la jurisdicción de Lima, la elevación de Santiago a
arzobispado metropolitano y la constitución de los obispados
de Chiloé y Coquimbo.
Como había previsto el Gobierno de Chile, el Papa nombra
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

a los obispos de motu proprio, desconociendo así el derecho de


patronato del mandatario chileno. Rosales, al informar de esta
situación, explica que era muy difícil que la Santa Sede recono-
ciese este privilegio, ya que creaba un precedente respecto de
las demás naciones latinoamericanas e incluso se abstiene de
55
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficio N° 56 del 4
de agosto de 1838.
56
Ricardo Montaner Bello, Historia diplomática de la Independencia de
Chile. Editorial Universitaria. Santiago, Chile, 1961. Pág. 416 y siguientes;
Ramón Sotomayor Valdés, Historia de Chile bajo el Gobierno del general
Joaquín Prieto. Editorial Universitaria. Tomo IV. Santiago, Chile, 1980. Pág.
133 y en Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficios Nº
122 de abril de 1840 y Nº 128 del 2 junio de 1840.

51
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

reclamar por este hecho, a pesar de las instrucciones que tenía


en tal sentido.
La nota que le escribe a Rosales el Secretario de Estado del
Vaticano en 1842 confirma la posición de la Santa Sede respecto
del patronato y que expresa lo siguiente:

Corren ya dos años desde que V.E. vino a la Santa


Sede para tratar el reconocimiento político de la República
y la nominación de la sede de Santiago en Metropolitana
y de las nuevas sedes de La Serena y San Carlos. También
solicitó la confirmación en el Presidente de la República
del giuspatronato gozado, por privilegio de Julio II, por
los antiguos reyes españoles.
Tratándose de un privilegio, constituye una excepción
a la ley general. Según la bula de Julio II, el patronato
fue concedido como un privilegio y no como un derecho
propio de la soberanía. Por lo tanto, no es un derecho
que sea transferible de los reyes de España. Este tipo
de concesiones implica alejarse de la regla general que
consiste en no otorgar privilegios sino como retribución
a grandes beneficios para la religión.
Sin embargo, el Gobierno de Chile tiene pruebas
suficientes del paterno amor de la Santa Sede y el mismo
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Gobierno encontrará la más sincera correspondencia a


todas las proposiciones, haciendo a tal respecto la Santa
Sede todo lo que le permitan sus deberes sagrados57.

Aun cuando esta noticia no es acogida con agrado por las


autoridades chilenas, una vez recibidas las bulas otorgan el exe-
quátur respectivo. Eso sí, en ese acto reafirman su prerrogativa de
proponer los candidatos a los cargos vacantes y, además, le exigen
a los nuevos titulares en cada obispado que juren respetar «el
patronato nacional que compete al Presidente de la República».
57
Archivo Vaticano, folio 595, fascículo 8; folio 596, fascículo 1. Gentileza
y traducción del Primer Secretario, señor Jaime Muñoz.

52
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

Dicha fórmula o modus vivendi en que ninguna de las partes da


su brazo a torcer, pero sin que esto impida el nombramiento de
los obispos propuestos por el Gobierno, permanecerá inalterable
durante 40 años, hasta la crisis que se producirá entre Roma y
la administración del presidente Domingo Santa María.
Rosales deja Roma en julio de 1840, una vez obtenidas las
bulas para los obispos de Coquimbo y Chiloé, pero no solicita
sus cartas de retiro, con lo cual queda acreditado ante la Santa
Sede como Encargado de Negocios de Chile. En el año 1847 lo
sucederá en dicho cargo don Ramón Luis Irarrázaval, el primer
diplomático con residencia permanente en Roma, quien intentará
infructuosamente el reconocimiento al derecho de patronato58.
Por otra parte, las autoridades chilenas también solicitan a
Rosales iniciar gestiones para normalizar los lazos con España.
En efecto, en junio de 1838 le instruyen que transmita al Go-
bierno de Madrid que Chile ha decidido otorgar a los barcos
españoles que lleguen a puertos chilenos el carácter de neutrales,
por un plazo de dos años y que esperan que Madrid aplique la
reciprocidad. Igualmente, su disposición a establecer «la libre
y amigable comunicación entre ambos países en la línea de los
términos del tratado suscrito entre España y México»59.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Rosales hace llegar la propuesta a través del representante


mexicano en Madrid, don Ignacio Valdivieso. En diciembre de ese
año, informa del buen recibimiento español a la proposición de
abrir las puertas del comercio a ese país. A ello se suma la nota

58
Ricardo Montaner Bello, Historia diplomática de la Independencia
de Chile. Editorial Andrés Bello. Santiago, Chile, 1961. Páginas 416 y
siguientes;Ramón Sotomayor Valdés, Historia de Chile bajo el Gobierno
del general don Joaquín Prieto. Fondo histórico presidente Joaquín Prie-
to. Tomo IV. Santiago, Chile, 1980. Páginas 133 y siguientes y en Diego
Barros Arana, Un decenio de la historia de Chile (1841-1851). Imprenta
Universitaria,. Tomo I. Santiago, Chile, 1905. Página 44 y siguientes.
59
Archivo Nacional. Vol. 11. Oficio N° 51 del 15 de junio de 1838.

53
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

que le envía el canciller español, don Mariano Calvo de Onís, el


10 de enero de 1839, en la que señala :
[…] autorizado por S.M. para escuchar y tomar en
muy atenta consideración cuantas proposiciones se hagan
por los estados americanos, antes españoles, para la re-
conciliación con su antigua metrópoli (sic), aunque dicha
consideración haya de fundarse en el reconocimiento de
la Independencia.

Asimismo, pone como condición previa a la normalización


de los vínculos que se reconozca la deuda contraída durante la
dominación española y la devolución de los bienes confiscados a
los ciudadanos españoles. Luego, el 6 de marzo de 1839, recibe
una comunicación de don Evaristo Pérez de Castro, reemplazante
de Calvo de Onís, en la que le indica que:
[…] no dudo que la persona que se dispute por aquel
país para tratar en esta Corte del importante negocio del
reconocimiento de la independencia, bajo iguales bases en
que lo ha sido la de México, encontrará en el gobierno de
la Reina, mi señora, una decidida y pronta voluntad para
todo lo que se encamine al interés de Chile, en armonía
con el bienestar de España.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

De esa manera, las gestiones de Rosales dejan encaminadas


las tratativas que llevará a cabo el general José Manuel Borgoño
a partir de 1840 y que culminarán el 25 de abril de 1844, fecha
en la que España reconoce a Chile como una nación libre, sobe-
rana e independiente60.
En el caso del Imperio austriaco, Rosales se apoya en su
colega y amigo, el Ministro de Brasil en Viena, Sergio Texeira

60
Selio Carrasco Domínguez, El reconocimiento de Chile por España. La
misión Borgoño. Editorial Andrés Bello. Santiago, Chile, 1961. Pág. 69 y
en Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficios Nº 62 del
9 de octubre de 1838 y Nº 66 del 12 diciembre de 1838.

54
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

de Macedo, quien ya lo había ayudado en el proceso de reco-


nocimiento por parte de la Santa Sede. Para esos efectos, el
representante brasilero se entrevista con el canciller Metternich
en 1846, ocasión en que propone como fórmula para el reco-
nocimiento de Chile que el presidente Bulnes le envíe una carta
al Emperador informándole de su elección, misiva a la que el
soberano debía acusar recibo. Metternich acepta la propuesta.
El intercambio epistolar se concreta un año después, el 22 de
julio de 1847. Al informar de este hecho, Rosales sugiere abrir
una Legación con carácter de concurrente, desde Viena, con el fin
de ampliar el conocimiento de Chile en Europa. El país, indica,
es escasamente conocido en el Viejo Continente, salvo en Gran
Bretaña y en Francia. Por tanto, una Legación en Viena podría
facilitar el reconocimiento del resto de las naciones europeas.
Así, propone que:
[…] nombre el Gobierno una Legación compuesta
por un Ministro Plenipotenciario y de un Secretario;
fijándose sí en que estos dos sujetos posean al menos
perfectamente el francés. Esta legación sería acreditada
separadamente, cerca de los poderes siguientes: Rusia,
Suecia, Dinamarca, Sajonia, Hannover, Prusia, Holanda,
Bélgica, Ciudades Libres, Baviera, Austria, Suiza, Cerdeña,
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Toscana y Nápoles.

[..] las instrucciones que se darían al Ministro, serían


en cuanto a la política para provocar el reconocimiento
de la Independencia y en cuanto al comercio para poner
a la disposición de estos gabinetes colecciones de nues-
tros reglamentos y leyes de aduanas y de todas aquellas
leyes que pueden interesar, no solo al comerciante sino al

55
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

particular que desease establecerse para ejercer cualquier


profesión de industria o de agricultura.

[..] otro objeto no menos importante que debiera


tener en vista el Ministro chileno, sería de dar a conocer
las buenas disposiciones del Gobierno en favor de la
colonización extranjera, pero sería urgente que dicho
Ministro trajese consigo una noticia bien exacta de la
localidad o localidades de las tierras baldías que posee el
Gobierno en las provincias del sud, y una historia bien
circunstanciada de tierras arables de los cerros y bosques
que se encuentran en las inmediaciones, de la calidad de
las maderas y de los usos a que son aplicables, de los ríos,
arroyos y manantiales que se hayan dentro del terreno
o en su vecindad, de los puertos, caletas o radas más
inmediatos a esas localidades y, en fin, la clase de cultura
a que quieren destinarse los terrenos61.

Rosales no cejará en la tarea de conseguir nuevos recono-


cimientos de gobiernos europeos y, en ese contexto, propone en
1851, repetir el intercambio de cartas autógrafas con el reino de
las Dos Sicilias. Sin embargo, esta vez las autoridades chilenas
rechazan dicha fórmula, señalando que se espera «lisa y llana-
mente un establecimiento de relaciones diplomáticas62».
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Había pasado la etapa en que Chile requería legitimarse


como nación soberana frente a la comunidad internacional.
Ya se sentía integrada en ella y no necesitaba de eufemismos o

61
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8. Oficios Nº 445 del 9
de marzo de 1846; Nº541 del 14 de abril de 1847; Nº 554 del 14 julio de
1847 y Nº 557 del 7 agosto de 1847.
62
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9. Oficios Nº 855 del
13 de enero de 1851; Nº917 del 13 de febrero de 1852; Nº 936 del 28 de
marzo de 1852 y Nº 938 del 24 de junio de 1852.

56
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

soluciones, por muy imaginativas y útiles que hubiesen sido en


su momento.

Su aporte a la construcción de la nación

Además de las acciones antes referidas, desde el inicio de


su misión Rosales coopera con las iniciativas que emprende el
Gobierno de Chile para impulsar el desarrollo del país. Y no solo
eso: a medida que va dimensionando los adelantos técnicos que
ofrecen Francia e Inglaterra en los más variados ámbitos, Rosa-
les presenta innumerables propuestas y las defiende con pasión.
Para esos efectos, utiliza los canales oficiales y los contactos que
posee en la administración del Estado. En ocasiones, también las
publicita a través de impresos, no siempre bien recibidos por la
autoridad, ya sea porque contradicen políticas que promueve el
Gobierno (como sucede en lo relativo a la colonización), o bien,
porque la redacción de estas evidencia o trasluce desinterés u
omisión de parte de destacados miembros del Ejecutivo. Ade-
más, las sostiene con datos y cifras concretas y, lo que las hace
más atractivas, las plantea en un esquema en el que el esfuerzo
público y privado juega un papel fundamental. Al ser el único
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

representante chileno en Europa, tiene la convicción que desde


París su mirada es más amplia y actualizada que la de aquellos
que le rebaten o no acceden a sus peticiones y que permanecen
en la capital de la República.
Ahora bien, no hay que olvidar que la noción de progreso
de Rosales se asemeja a la de sus contemporáneos, en el sentido
que toda esa generación aspira a lograr una mejora sustancial
en la formación educacional del país, un cambio estético en la
cara colonial que aún persiste en Santiago y la construcción de
obras públicas que impulsen el desarrollo económico de Chile.

57
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

Más que diferencias de opinión, son los ritmos con los que se
concretan las obras y la priorización de las diferentes iniciativas
en las que no siempre hay concordancia. Quizá donde sí hay
posiciones divergentes es en el papel del Estado. Para Rosales,
este tiene que contribuir al progreso nacional subvencionando
algunos sectores productivos mientras estos se consolidan. Por
el contrario, disiente cada vez que el Estado otorga derechos
exclusivos a algún particular o a una empresa determinada.

Primeras gestiones

En este contexto, en marzo de 1837, es decir, a poco más


de un mes de llegado a París, Rosales inicia la búsqueda de un
arquitecto para el Teatro de Santiago y toma contacto con su
connacional Manuel Riesco, en Cádiz, para seleccionar escultores
en mármol, al tiempo que aprovecha para requerir más detalles
sobre las minas de azogue de la península ibérica. A eso se suma
la solicitud gubernamental de contratar obreros calificados fran-
ceses para que colaboren en las obras públicas que desea ejecutar
la administración Prieto, así como médicos que se interesen en
venir a Chile y músicos para la Catedral de Santiago. Requeri-
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

mientos de índole diversa y que dejan en evidencia las carencias


que presenta el país63.
Asimismo, Rosales se aboca a la búsqueda de artesanos,
agricultores y profesores e intenta hacer coincidir el viaje de
los posibles interesados con la partida del buque Chile desde
Burdeos. Igualmente, contrata bajo su responsabilidad personal,
al ciudadano polaco Leonardo Lachowski, para la explotación

63
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficio N° 16 del 31
de marzo de 1837 y en. Archivo Nacional Vol. 11. Oficios Nº 30 del 17 de
julio de 1837 y Nº 57 del 17 de septiembre de 1838.

58
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

de carbón de piedra, iniciativa que será aprobada por las auto-


ridades64.

Colonización

En septiembre de 1837, Rosales informa que el Cónsul de


Prusia se muestra dispuesto a ayudarlo para incentivar el viaje de
colonos a Chile y propone como posibles lugares de instalación
los alrededores de Concepción, Valdivia y Osorno, al tiempo que
resalta que el propósito de esta inmigración debiera ser mejorar
«la producción de granos, iniciar el cultivo del azúcar de betarra-
ga, la cultura del cáñamo y del lino, la crianza de ganado ovino,
principalmente sajones o merinos y la instalación de fábricas de
botellas y lozas». Las autoridades se muestran interesadas en el
proyecto aun cuando condicionan la migración a ciudadanos
de origen alemán, prusiano o español y le instruyen que, de no
conseguirlo, deje de lado el asunto, como efectivamente sucedió.
Solo en 1845 volvería a reflotar el tema con la promulgación de
la ley de colonización, pero la tarea no recae directamente en
Rosales, sino que en Bernardo Philippi. Rosales solo se limita a
transferir a Alemania las remesas que el Gobierno remite para
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

materializar este proyecto, recursos cuyos atrasos en llegar a


destino, si bien explicados por Rosales en las comunicaciones
que envía a la cancillería, motivan la enemistad de Philippi65.
Las tareas antes anotadas se irán ampliando gradualmente
hacia otros ámbitos, en particular a partir del gobierno de don

64
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficios Nº 60 del 9
de octubre de 1838 y Nº 99 de diciembre de 1839.
65
Archivo Nacional. Vol. 11. Oficios s/n de agosto de 1838 y Nº 61 del 15
de octubre de 1838. Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41.
Oficios Nº 26 del 18 de septiembre de 1837 y Nº 53 del 24 junio de 1838.

59
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

Manuel Bulnes, ya sea por propia iniciativa de Rosales, o bien,


por instrucciones del Ejecutivo.

Cultura y enseñanza

En primer término, motiva al pintor francés Raymond Q.


Monvoisin, para que viaje a Chile a establecer una academia de
pintura. En una carta, fechada el 25 de marzo de 1842, Mon-
voisin le esboza sus proyectos:
[…] confío que haré nacer un gusto desconocido sin
duda en un país aún virgen […] llevo conmigo una colec-
ción de mis obras que han obtenido aquí gran éxito […].
Si este proyecto obtiene su aprobación y la de la nación
que usted representa, habré alcanzado el fin por el que
lucho hace años. Su patria vendrá a ser la mía. Orgulloso
de la reputación que he adquirido en Europa, espero que
mi nombre será citado un día con orgullo en Chile y que
más adelante sus compatriotas podrán pronunciarlo con
agradecimiento.

Por su parte, Rosales le escribe al Ministro de Relaciones Ex-


teriores acerca del viaje de Monvoisin, en los siguientes términos:
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Estimulado yo del mismo interés que anima al Go-


bierno para proteger y adelantar la enseñanza pública en
Chile y sobre todo hacerla extensiva a las masas, he estado
constantemente a la mira en Francia de una persona que
reuniese los conocimientos necesarios para plantear en
Chile una escuela de dibujo aplicado a las artes y a la
industria y que pudiese, al mismo tiempo, formar una
escuela de pintura […]. Por fortuna, hace pocos días que
se me presentó M. R.Q. Monvoisin, pintor de historia y
de una reputación verdaderamente europea, diciéndome
que el estado de su salud le obligaba a buscar un clima

60
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

más templado que el de Francia, y que se decidiría a elegir


el de Chile si los informes que yo le diese sobre él y sobre
la posibilidad de sacar algún provecho de su profesión
lo estimaban suficientemente para emprender tan largo
y penoso viaje. M. Monvoisin, a quien conozco perso-
nalmente hace más de quince años, reúne en alto grado
cuantos requisitos se pueden apetecer para llevar a cabo
la idea que me había propuesto de la formación en Chile
de una escuela aplicada a las artes y a la industria y otra
de pintura; y después de haberle dado informes circuns-
tanciados sobre el clima de Chile y sobre las ventajas
pecuniarias que podía obtener en su arte, ocupándose de
hacer retratos y tal vez algunas pinturas de devoción, le
ofrecí recomendarlo particularmente a V.S. para que no
solo se confiase la ejecución de aquellas obras de pintura
que tenga que hacer ejecutar el Gobierno nacional para
perpetuar la memoria
de algunos ciudada-
nos distinguidos […]
sino que también lo
colocase a la cabe-
za de una escuela
gratuita de dibujo
que se estableciese en
Santiago.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

[...] todos los


chilenos que están
en Francia conocen
personalmente o al
menos de reputación
al señor Monvoisin
por haber visto en
los museos y pala-
cios reales de París
los infinitos cuadros José Manuel Ramírez Rosales
que figuran en ellos Fuente: Galería Carroza.

61
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

como jefe de obra de este distinguido artista. El señor don


Santiago Rosales, mi sobrino don José Manuel Ramírez
y don José Luis Borgoño adquirieron bajo su dirección,
la perfección en el dibujo y los primeros elementos de
pintura66.

Aun cuando la propuesta de crear una academia de pintura


a la cabeza de Monvoisin finalmente no se concreta, la estada
de este destacado pintor en nuestro país significará un aporte
indudable a las artes, ampliamente estudiado.
Por otra parte, a Rosales le corresponde jugar un importante
papel en el esfuerzo gubernamental por establecer en Chile una
escuela de artes y oficios, institución predecesora de la Universi-
dad Técnica del Estado y de la Universidad de Santiago de Chile.
Para esos efectos, contrata en 1848 al ingeniero Jules Jariez, con
el fin de que asuma la dirección de la escuela, dada su experiencia
en el campo de la educación industrial, al haberse desempeñado
como subdirector de establecimientos de esa misma naturaleza
en Angers y Chalons. Además, selecciona a los cuatro maestros
de talleres que acompañarán a Jariez: Charlemagne Debonnaire,
a cargo del área de fundición, Henry Depelchi en carpintería
y a los hermanos Pierre y Alexander Guiller para el taller de
mecánica. Asimismo, adquiere para esta novel institución «he-
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

rramientas para los talleres y una máquina a vapor para poner


en movimiento a los mismos»67.
No menos importantes son las tratativas que efectúa Rosales
para buscar un asesor en materia económica. Finalmente, ya

66
David James, Monvoisin. Emece Editores, Buenos Aires, Argentina, 1949.
Archivo Nacional. Vol. 4. Legajo 1842-1846.
67
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8. Oficios Nº 616 y
695 del 14 de marzo y 19 de noviembre de 1848. Juan Guillermo Muñoz,
Carmen Norambuena, Luis Ortega, Roberto Pérez, La Universidad de
Santiago de Chile, sus orígenes y su desarrollo histórico. Universidad de
Santiago de Chile. Santiago, Chile, 1987.

62
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

cuando Rosales había dejado la embajada, se contrata a Jean


Gustave Courcelle-Seneuil en esa calidad y como profesor de
economía política para la Universidad de Chile, quien dejará una
huella indeleble en el campo de las ciencias económicas.

Obras públicas y contratación de arquitectos e


ingenieros

Rosales gestiona el traslado a Chile del arquitecto Juan Her-


bage, profesional que diseña los planos del Instituto Nacional,
de las catedrales de Rancagua y de La Serena y de la Iglesia de
San Agustín, en esta última ciudad. Lo mismo hace con Francois
Brunet de Baines, a quien contrata como arquitecto del Gobierno.
Este último funda la Escuela de arquitectura de la Universidad de
Chile y es el autor de los planos del antiguo Congreso Nacional,
del Teatro municipal de Santiago, del Palacio arzobispal y de
inmuebles particulares como la residencia del presidente Bulnes68.
De la contratación de Brunet de Baines vale recordar que,
en la Memoria del Ministerio de Justicia, Culto e Instrucción
Pública del año 1847, se consigna que:
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

[…] está ya en Chile el arquitecto francés Francois


Brunet de Baines, quien dirijirá (sic) la construcción de
los edificios del Estado y la clase de arquitectura en el
Instituto Nacional.

En esa misma cuenta ministerial se indica :


[…] para la Escuela de escultura ha llegado una pre-
ciosa colección de muchos de los modelos que han servido
para la decoración del nuevo palacio del Louvre, colección

68
Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8. Oficio Nº 634 del 12 de
mayo de 1848. Virginia Morelli, Los franceses de Chile. Publicado
en: www.genfrancesa.com/inmigracion_francesa/en_chile.htm

63
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

que en gran parte el Gobierno imperial de Francia ha ob-


sequiado generosamente al de Chile. Esta colección, i la de
estilo griego que ya se poseía, se completarán adquiriendo
fragmentos de estilo gótico i morisco. El estudio de estos
modelos contribuirá a formar el gusto de los artistas69.

En lo que respecta a los ingenieros, cabe resaltar el interés y


dedicación que Rosales le otorga, tanto a la selección de profesio-
nales como a las obras de ingeniería que se pretende realizar en
Chile. Rosales se aboca a buscar potenciales interesados a partir
de mediados de los cuarenta. Se reúne con el ministro de Trabajo
Público francés y logra que este emita una circular informando
del interés de Chile por contratar ingenieros de puentes y cal-
zadas. Sin perjuicio de lo anterior, Rosales se permite llamar la
atención del Gobierno chileno sobre el bajo salario que se ofrece
y, por ende, las dificultades para conseguir buenos profesionales.
De hecho, en una primera selección rechaza los candidatos, ya
que no los considera idóneos. Finalmente, contrata a Augusto
Charme en 1846 y, cinco años después, a Emilio Chevalier, dos
ingenieros que participarán en la construcción de numerosas
obras en Chile. Pero no se queda en eso. Además de facilitarle
el viaje a Charme al punto de asumir el pago de los derechos
de importación de los muebles de este ingeniero, solicita que se
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

posponga la construcción de los almacenes de aduanas de Valpa-


raíso –proyecto al que Rosales le da singular importancia– hasta
contar con información sólida respecto del tema. Los pergaminos
de Charmes no le son suficientes ni tampoco los primeros planos
que el ingeniero francés le hace llegar.
De hecho, Rosales viaja a Londres en 1847 con el fin de con-
tactar a especialistas en la construcción de almacenes de aduana.
Al informar de su visita a la capital inglesa, da una serie de indi-

69
Memoria del Ministerio de Justicia, Culto e Instrucción Pública. Santiago,
Chile, 1847. Págs. 27 y 32.

64
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

caciones sobre el tipo


de obra que se requiere
para un establecimien-
to de esa naturaleza y
sugiere la adquisición
de una máquina para
hacer ladrillos, con
el objeto de facilitar
la construcción del
inmueble. Igualmente,
propone que el inge-
niero Charme visite la
hacienda Las Tablas
de su hermana Gertru-
dis, en las cercanías de
Valparaíso, para que
Gertrudis Rosales Larraín
conozca Las caleras. Fuente: Pinacoteca U. de Concepción.
En una comunica-
ción posterior, informa
de los tres días de reunión que sostiene con el ingeniero Walker,
miembro del almirantazgo inglés, para estudiar el tema y de su
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

visita a los diques. Envía un detallado informe sobre el particular


y solicita una serie de modificaciones a los planos de Charme,
seguramente sobre la base de las observaciones que le hiciera el
ingeniero británico. No contento con esto, le pide a Walker la
elaboración de nuevos planos para dicha construcción, los que
remitirá tres meses después, junto a una detallada explicación
de los mismos y del muelle que debiera construirse junto a los
almacenes. Es decir, desde Europa, Rosales vigila el proyecto70.
Con todo, por una comunicación que remite en enero de
1851, se aprecia que los trabajos no han avanzado, al menos
70
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8. Oficios Nº 432, 435,

65
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

como él desea. Al hacer referencia al ingeniero Chevalier, con-


tratado por el propio Rosales, señala:
[…] y yo me permito recomendar a US., en ocuparlo
sin pérdida de tiempo a examinar los trabajos actuales de
la obra de almacenes de aduana, que examine los planos
y presupuestos formados en Londres por Mr. Walker, y
que acompañado por una comisión de hombres de la
profesión desidan (sic) si es más conveniente suspender
los trabajos de la muralla de circunvalación hasta que se
reciban de Europa los útiles y máquinas necesarias para
emprender con seguridad y buen suceso esa obra impor-
tante y gigantesca71.

Al mismo tiempo, la preocupación por la carencia de inge-


nieros y la mala calidad que, según Rosales, presentan las obras
en construcción, lo motivan a proponer varias sugerencias. En
primer término, que de los 13 oficiales chilenos que habían
llegado a cursar a los institutos militares en 1847, un grupo de
ellos se dedique a estudiar ingeniería en puentes y calzadas, reco-
mendación a la que el Gobierno accede. Asimismo, sugiere que
se establezca en París una escuela preparatoria para ingenieros,
propuesta que amplía posteriormente en una suerte de Instituto
chileno en París, proyecto cuyos detalles se indican más adelante.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Ese mismo interés demuestra por el mejoramiento de las


rutas para la producción agrícola, tanto al interior del país
como las destinadas a la exportación. El año 1847 remite una
maqueta de puentes de fierro y da una serie de detalles de las
fábricas que realizan esos trabajos. Meses después, en enero de
1848, recomienda al Ejecutivo no adquirir puentes de madera

441 del 9, 15 y 29 de enero de 1846; Nº 478 del 26 de julio de 1846; Nº


581 del 16 de octubre de 1847; Nº 583 y 584 del 10 y 13 de noviembre
de 1847.
71
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores, Vol. 9. Oficio N° 855 del 13
de enero de 1851.

66
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

en Estados Unidos en virtud de la poca duración de los mismos


e insiste en la compra de los modelos de fierro. En 1850, vuelve
con el tema, criticando el proyecto de construcción de un puente
en el Cachapoal y la mala calidad del que fuera levantado en
el Maipo. Sobre este último, además, se permite hacer presente
lo inapropiado de la tarifa que se cobra por su uso. A su juicio,
este tipo de adelantos debían ser libres de toda carga pecuniaria
para los usuarios. De lo contrario, sostiene, «el rico podrá be-
neficiarse, pero el campesinado pobre se verá impedido de vías
de comunicación» para llevar sus productos a las ciudades. En
lo que a la promoción de las exportaciones se refiere, también
recomienda encargar al ingeniero Chevalier que:
[…] visite todas las provincias, desde Aconcagua
hasta Concepción con el objeto de levantar planos y
trasar (sic) caminos carriles desde el centro de cada una
de esas provincias hasta el puerto más inmediato de la
costa que le sirva para exportar sus productos agrícolas.
En el estado actual del mercado de frutos chilenos con la
California, no se debe pensar en los caminos que unan
las provincias con la capital, lo que interesa más son los
caminos de derechura a la costa, es decir de este a oeste.
La gran prosperidad agrícola y comercial de la república
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

está indicada en el comercio con la California […]. Se


debe pensar en consolidar y asegurar para siempre aquel
mercado.

Luego indica que conviene igualmente determinar sin pérdida


de tiempo la clase de trabajo que debe emprenderse para balizar
la boca del Maule y mejorar la barra:
[...] se deben construir dos buques a vapor remol-
queros para la entrada y salida de los buques del puerto
de Constitución y cuatro más pequeños para remolcar las
lanchas a la subida hasta Talca y en el otro lado hasta el
puerto sobre el río en la provincia de Cauquenes [...] los

67
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

caminos por sí sólo no bastan […] es necesario mejorar


los fondeaderos, hacer construir muelles espaciosos para
facilitar la carga y descarga, pero es preciso que esos
muelles se hallen dotados de pescantes u otras máquinas
aparentes para cargar y descargar las lanchas72.

Marina mercante

Rosales atribuye singular importancia a la constitución de


una marina mercante chilena. Son varias las comunicaciones que
dedica al tema. Reticente al privilegio que el Gobierno chileno
otorga a la Compañía de Navegación a Vapor del Pacífico o
como es conocida en inglés la Pacific team navigation company,
el que califica como una franquicia que perpetúa la ruina del
comercio y la agricultura y aboga por una marina nacional que
permita la exportación de los productos agrícolas. Así, en una
comunicación de julio de 1849 señala que:
[…] los establecimientos que forman los Estados
Unidos en California deben haber llamado, sin duda, la
atención del Gobierno de Chile: primero sobre la nueva
influencia política que va a ejercer aquella poderosa na-
ción en todos los estados suramericanos del Pacífico y,
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

en segundo lugar, sobre el comercio y navegación de ese


inmenso litoral. Chile, que aunque siguiendo una marcha
lenta en el desarrollo de su marina mercante y comercio
agrícola, marchaba a la cabeza de los otros Estados de
América como nación marítima, pronto se verá no solo
aventajada por la de los Estados Unidos, sino tal vez en
la imposibilidad de luchar con mediana perspectiva de
lucro. Redoblar los esfuerzos individuales y ampliar las
facilidades y protección del Gobierno a favor de la marina

72
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8 y 9. Oficios Nº 578
del 12 de octubre de 1847; Nº 595 del 14 de enero de 1848; Nº 794 del
12 de febrero de 1850; Nº 830 y 831 del 10 de agosto de 1850.

68
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

y del comercio de exportación, son a mi juicio, los únicos


medios que hay que oponer para que tamaña calamidad
no se produzca rápidamente.

Como es clásico en sus propuestas, junto con lamentar la


poca visión de los agricultores chilenos al no atreverse a crear
compañías con buques propios para exportar sus productos,
somete al Gobierno el siguiente plan de protección de la marina
mercante:

1° En cada puerto en construcción habrá por el espa-


cio de 10 años uno o dos constructores navales pagados
por el estado, los cuales dirigirán gratis las construcciones
de particulares.
2° Todo artículo extranjero (a la excepción de la jar-
cia de hasta 3 pulgadas de diámetro) que se emplee en la
construcción de un buque nacional: maderas, fierro, cobre,
telas, etc.; se sacarán de los almacenes en tránsito, libres
de derechos y en cantidades legalmente comprobadas
como necesarias y si estas se han de sacar de almacenes
particulares, el erario reintegrará los derechos que haya
percibido sobre dichas especies.
3° Todo buque de construcción chilena queda ab-
solutamente exento, en el solo comercio de cabotaje, de
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

todo y cualquier derecho que a título de patente, anclaje,


tonelaje o de faro, se cobran hoy a los buques chilenos.
4° Todo buque de construcción chilena que navegue
al extranjero queda sujeto a los mismos derechos de tone-
laje que se impongan a los buques extranjeros en nuestros
puertos y esta medida tiene por objeto el obtener en las
naciones extranjeras el tratamiento nacional para nues-
tros buques en los puertos que frecuenten. Es decir para
que no les hagan pagar derechos diferenciales de tonelaje
y de introducción de los frutos de que se componga su
cargamento.
5° El gobierno abonará en dinero y a regreso de
cada viaje de un buque chileno, que haya salido a flete o

69
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

con cargamento propio de sus armadores para un puerto


extranjero, todo el importe del sueldo de la tripulación
chilena desde capitán a paje, pero con la condición que
el viaje haya de ser el que se declare antes de su partida,
es decir, que no sea permitido al buque chileno fletarse
en el extranjero para hacer otro viaje, pues en tal caso el
tiempo que emplee en dicho viaje no será contado por
el Gobierno.
6° Todo buque chileno que a su regreso de los puertos
de Europa introduzca en los de la república una cantidad
de colonos agricultores (cuya calidad sea suficientemente
comprobada) a razón de un hombre por cada 4 toneladas
de su medida, es decir que el que mida 400 toneladas,
embarque en el puerto de Europa cien personas, tendrá
derecho a reclamar al Gobierno $50 de gratificación por
cada colono, aunque algunos hubieren fallecido en el viaje.
7° La gratificación anterior disminuirá por cuartas
partes a medida que disminuya el número de colonos, es
decir que si un buque de 400 toneladas introduce solo 75
colonos, la gratificación será solo de $37,50.
8° Todo buque chileno que introduzca a su regreso de
Europa, caballos padres i yeguas de raza, conocidos bajo
el nombre de frisones, carneros padres, merinos, sajones
o de las mejores razas inglesas, toros de las mejores razas
inglesas, vacas lecheras de Holanda o Suiza, puercos de las
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

primeras crías inglesas, tendrá derecho a las gratificaciones


siguientes, dando garantías de que esos animales quedarán
precisamente en el país: por cada caballo, la mitad del
costo que hayan pagado en Europa y lo mismo por cada
animal vacuno y un tercio por cada carnero o puerco.
9° El gobierno no podrá suspender estas gratificacio-
nes sobre colonos, ni tampoco sobre las razas de animales
de que se habla el artículo anterior, sino tres años después
de la publicación de la ley y siempre dará un año de plazo
para que cesen enteramente sus efectos.
10° Sobre todo los buques chilenos naturalizados o
de construcción extranjera, los efectos de esta ley se cal-

70
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

cularán por mitad en gratificaciones y demás concesiones


con respecto a sus navegaciones al extranjero; y para el
comercio de cabotaje se exigirá un derecho de patente, y
medio real por año por cada tonelada de medida.

Agrega que:
[…] protegida la marina mercante nacional en los
términos que dejo indicado, tal vez tendremos algún
prospecto de poder luchar con la marina americana en
los mercados del pacífico hasta la california.

[…] para proteger aún más nuestras expediciones


a este último punto, me parece que podría ofrecer el
Gobierno a todo buque de construcción chilena que car-
gase enteramente efectos o productos chilenos, absoluta
libertad de derechos de exportación y sobre el valor de los
frutos a precios de factura y de plaza, una prima de 5%, y
sobre los buques de construcción extranjera solo un 3%
de prima, siempre bajo el principio de que el cargamento
sea en totalidad de productos chilenos.

Al mismo tiempo, critica los términos de un proyecto de si-


milar naturaleza que se discute en la Cámara, ya que «me parece
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

que acabaría en poco tiempo de arruinar el comercio mercante


extranjero con gran perjuicio del tesoro y constituyendo un
monopolio a favor de 6 u 8 buques». Junto con entregar cifras
que dan cuenta de la inconveniencia de esta última iniciativa
señala «pregunto, señor Ministro, estamos en estado de hacer
semejantes concesiones? ¿a quiénes aprovecharán? A un buque
y, tal vez, a dos capitalistas?». Dos años después propone la
formación de una sociedad para construir en Europa doce bu-
ques a vapor, de 180 a 200 caballos de fuerza, para distribuir la
correspondencia desde Valparaíso a Panamá y California y que, a
su vez, transporte fruta fresca. Para estos efectos, propone que el

71
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

Gobierno contribuya con 200.000 pesos y el capital privado con


otros 650.000 pesos. «¿No parecerá este proyecto –agrega en su
comunicación– más realizable y más útil que la subvención que
quiso ofrecer el Gobierno a los accionistas ingleses para extender
la línea del Brasil hasta Chile por el Estrecho?»73.

Estudiantes chilenos en París

En lo que a la formación de estudiantes chilenos que viajan para


esos efectos a Francia, como ya dijimos precedentemente, recibe a
13 oficiales que van a formarse a las academias militares y logra que
un grupo de ellos reoriente sus estudios en Ingeniería de puentes y
calzadas, tomando casi como una misión personal la tarea de dar
seguimiento a los resultados académicos de estos. Así lo refleja una
comunicación que dirige al Canciller y en la que expresa:
[…] no espere que los jóvenes que estudian en la
Escuela Central regresen a Chile antes de dos años. Luego
de diplomados los enviaré a estudiar la práctica sobre el
terreno, rutas, caminos de hierro, puentes, canales y aún
construcciones hidráulicas sobre el mar.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Esta misma preocupación se repite con los demás estudiantes


que se encuentran en París. No deja viajar a Manuel Aldunate al
Bellas Artes en Roma, en tanto no termine su carrera de ingeniero
civil; apoya a los alumnos enviados por Domeyko, como es el caso
de Antonio Alfonso, Antonio Gana y Teodoro Cuadros; reprende
al oficial Nicolás Prieto por viajar a Burgos sin autorización, recibe
a Wenceslao Vial, enviado del Gobierno a estudiar estadísticas74.
73
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8 y 9. Oficios Nº 752
del 13 de julio de 1849; Nº 800 del 15 de febrero de 1850; Nº 808 del 14
de abril de 1850 y Nº 855 del 13 de enero de 1851.
74
Archivo Ministerio Relaciones Exteriores. Vol. 8 y 9. Oficios Nº 431 y 437
del 21 y 29 de enero de 1846; Nº 448 y 455 del 9 y 18 de abril de 1846;

72
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

Al mismo tiempo, promueve a aquellos alumnos que considera


aventajados. Es el caso de Manuel Valdés y Adriano Silva. Rosales
propone al Gobierno que los contrate para que revisen el proyecto
del tren Santiago-Valparaíso y así el Estado pueda tener una opinión
independiente de la de los concesionarios75.
A la vez, este interés por dotar de profesionales en el área
científica, lo lleva a presentar un proyecto para establecer un
Instituto de Altos Estudios en Francia.
[...] tal vez convendría a Chile –señala Rosales– de
formar en París un colegio por el estilo del que ha formado
el rajá de Egipto y que en buenos términos es una segun-
da escuela politécnica estranjera (sic) en París, donde se
instruyen cincuenta alumnos para las carreras científicas
y administrativas, es decir, que reciben la instrucción
preparatoria suficiente para entrar a la Escuela de puen-
tes y calzadas, a la de Estado Mayor, a la de Ingenieros
Militares de Metz y de Artillería a la de St. Cyr para la
Infantería, a la de Caballería de Samur, a la de Ingenieros
Reales de Minas, siguiendo al mismo tiempo un curso ad-
ministrativo, todo por los mejores profesores del mundo,
se formarían también en la escuela excelentes profesores
de matemáticas, de física y de química.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Nº 472 del 8 de julio de 1846; Nº 519 del 14 de enero de 1847; Nº 529


del 14 de febrero de 1847; Nº 556 del 6 de agosto de 1847; Nº 584 del
13 de noviembre de 1847; Nº 599 del 15 de enero de 1848; Nº 606 del 11
de febrero de 1848; Nº 678 del 13 de octubre de 1848; Nº 793 del 12 de
febrero de 1850; Nº 819 del 12 de junio de 1850; Nº 822 del 14 de junio
de 1850; Nº 831 del 10 de agosto de 1850; Nº 842 del 12 de octubre de
1850; Nº856 del 14 de enero de 1851; Nº 866 del 10 de marzo de 1851;
Nº 870 del 14 de marzo de 1851; Nº 897 del 12 de octubre de 1851; Nº
907 del 14 de noviembre de 1851 y Nº 915 del 14 de enero de 1852.
75
Sol Serrano, Universidad y nación. Chile en el siglo XX. Editorial Univer-
sitaria. Santiago, Chile. 1994. Pág. 211.

73
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

Luego complementa indicando, entre otras cosas que en París:


[…] se encuentran, en las inmediaciones de los esta-
blecimientos nacionales, en la escuela militar, politécnica,
de puentes y calzadas, en minas y de Estado Mayor, gran-
des hoteles que pertenecían a la antigua nobleza. Estos
hoteles por su magnitud y espacio son aparentes para
contener desde 60 a 100 alumnos y para alojar cómoda-
mente a los directores y al resto del personal que requiera.
Los salones principales se destinarían para refectorios y
clases. Actualmente se podría arrendar uno de esos hoteles
por 12 o 15 mil francos por año.
Además de los colegios nacionales que existen en
Santiago y en algunas de las otras provincias, hay varios
establecimientos particulares florecientes en cuanto a la
enseñanza primaria elemental y aún literaria, pero en
cuanto a las ciencias propiamente tales, la educación es
imperfecta por no decir nula.
En efecto, los verdaderos profesores para enseñar
estas ciencias faltan, cuan absolutamente faltan las bi-
bliotecas, los museos de ciencias naturales, los conserva-
torios de artes, los gabinetes de anatomía, los depósitos
de cartas de geografía y de fortificaciones militares, los
observatorios de astronomía y, en fin, faltan edificios,
caminos, canales, puentes, fortificaciones y toda clase de
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

manufacturas, fundiciones de hierro y es bien evidente


que en estos países el estudio de las ciencias se hace reu-
niendo la teoría a la práctica, por medio de experimentos
y estudios de objetos que se tienen a la vista.
Yo propongo solo que el Gobierno provea el estable-
cimiento de lo necesario para mantener cuarenta jóvenes.
Los jóvenes deberían elegirse en Chile, entre toda la juventud
de las provincias de la república en atención de que es la
nación la que paga.
No parece conveniente elegir estos jóvenes entre los
de las primeras familias del país y mucho menos de entre
aquellos que son reconocidamente ricas, porque la nación

74
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

se perjudicaría haciendo semejantes decisiones. Los padres


de esos alumnos harían aprovechar a sus hijos de la edu-
cación gratuita que recibiesen en Europa y, a su regreso
a Chile, los dos tercios de estos alumnos no practicarían
los conocimientos que hubiesen adquirido.
Lo más seguro es elegir jóvenes pobres y que cuenten
en Chile a su regreso con más recursos para vivir y que
pondrán a provecho los conocimientos que hubiesen
adquirido en Europa.
Hay un modo de hacer que la escuela cueste a la
nación mucho menos que los 24.000 pesos que se han
indicado, y sería lo siguiente:
Se dispondría la escuela para recibir a 100 alumnos;
de ellos, cuarenta serían pagados por el Gobierno y 60,
por particulares.
El Gobierno diría a los ciudadanos chilenos que
recibiría a sus hijos en la escuela de París bajo las condi-
ciones siguientes:
1° Que pagarían por años adelantados el importe
de pensión que sería de 700 pesos por el primer año y en
consideración al ajuar que debe darse al alumno; y 500
pesos igualmente adelantados los años siguientes.
2° Que transportarían a su costa los alumnos hasta
entregarlos en el establecimiento.
3° Que cuando los alumnos tuvieren que viajar o
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

seguir los cursos fuera de París, aumentarían 100 pesos


anuales para completar 600 pesos que creo suficientes
para que el alumno viva sin mucho apuro.
4° Que el transporte de regreso a Chile sería por
cuenta de los padres.
Yo no dudo que dentro de muy poco tiempo esas 60
becas se hallarían tomadas por los padres de familia en
Chile y habrían empeños de las otras repúblicas ameri-
canas para obtener la admisión de jóvenes pertenecientes
a otras repúblicas.
Dejando sin contar los 200 pesos de aumento del
primer año, ni los 100 pesos que se piden para cuando

75
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

los alumnos tengan que seguir sus estudios fuera de París;


diríamos que los 60 alumnos pagarían anualmente al
establecimiento 30.000 pesos.
Como los 100 alumnos, por lo que demuestra el
director de la Escuela egipcia, costarían 40.000 pesos, se
saca por consecuencia que el Gobierno tendría solo que
desembolsar para la educación de cuarenta alumnos una
suma de 10.000 pesos por año.
Es preciso tener presente que los padres deberían
también pagar la pérdida en el cambio que resultase sobre
las pensiones de sus hijos.
Debería venir de Chile un General, i por lo menos un
Coronel, el cual sería el jefe de la escuela, la que se regiría
bajo un sistema de disciplina militar.
Esta escuela se pondría bajo el patronato del Ministro
de la Guerra o de Trabajos Públicos de Francia y así se le
daría desde el principio una grande importancia.
He instruido a varias personas competentes el pro-
yecto que ahora someto a la deliberación del Gobierno y
tengo la satisfacción de decir a US. que todo el mundo me
lo ha aprobado ¡ojalá! Que tenga la felicidad de merecer
de US. igual adhesión76.

Otras iniciativas de carácter múltiple


Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

En su permanente interés por contribuir al esfuerzo por


modernizar el país lo vemos en la búsqueda de una serie de
otros proyectos, como es el que remite sobre la Casa de moneda
y el Estanco del tabaco, o bien, su informe acerca de su visita a
fabricantes de máquinas de monedas en Londres. También reco-
pilando antecedentes acerca de la fabricación de pesos y medidas,

76
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8 Oficios Nº 606 y 609
del 11 y 12 de febrero de 1848 y Nº 688 del 14 de noviembre de 1848.

76
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

alumbrado a gas, molinos hidráulicos, almacenes flotantes y para


el establecimiento de una oficina de estadísticas en Chile.
Ese mismo espíritu lo lleva a donar un daguerrotipo al Ins-
tituto Nacional junto con los dos tomos de la Descripción del
Capitolio de Righetti. En esa oportunidad señala que:
[…] entre los descubrimientos más asombrosos que
se han hecho últimamente se cuenta la invención de M.
Daguerre para reproducir las imágenes con la exactitud
de la misma naturaleza, en una plancha de cobre platea-
do, por medio de un aparato sencillo i poco complicado,
i aunque este descubrimiento, puede decirse, se halle aún
en la infancia, sin embargo es muy importante para los
que se dedican a la pintura i particularmente a la arqui-
tectura. [….] en el Capitolio de Roma se encierran, como
US sabe, los jefes de obra de escultura antigua i moderna
i diversas pinturas de gran precio. La obra que remito de
Righetti es una colección completa de diseños de todas las
estatuas, bajo relieves i pinturas del Capitolio i más el testo
(sic) de explicación del sujeto que representa el cuadro
o la estatua i nombre del artista. Cuando el dibujo i la
pintura se hallen en Chile más adelantados, los alumnos
del Instituto podrán tomar ideas de composición i diseño
de esta obra i con esta esperanza la ofrezco igualmente a
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

la escuela de dibujo del Instituto77.

Con igual fin regala 50 frascos de cloroformo al Hospital


San Juan de Dios, «medicamento recién descubierto en Inglate-
rra»; procede a la acuñación del Escudo Nacional sobre la base
del dibujo que elabora Carlos Wood y se encarga de adquirir
instrumentos científicos para Domeyko, el órgano de la Cate-
dral de Santiago, el reloj para la torre de la Catedral de Chiloé,
numerosas publicaciones que solicitan las autoridades chilenas
77
Domingo Amunátegui Solar, El Instituto Nacional bajo los rectorados de
don Manuel Montt, don Francisco Puente y don Antonio Varas. Imprenta
Cervantes. Santiago, Chile, 1891. Pág. 51.

77
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

y hasta máquinas para la asociación de tejedores de lana78. No


menos importante es el contrato que suscribe para la edición de la
Historia física y política, de Claudio Gay, así como sus constantes
críticas a la lentitud con que se avanza en la publicación de esta
obra y cuyos detalles son ampliamente conocidos79. Entre tanto,
viaja especialmente a Londres para mandar a construir el primer
coche para la Presidencia de la República, el cual se estrena en
septiembre de 1841, con motivo de las fiestas patrias, y se ocupa
de alhajar la nueva sede de Gobierno: el Palacio de la Moneda.
Para esos efectos, compra el mobiliario para el Salón de Estado
y para la cancillería. Llega al detalle de enviar un plano con la
ubicación de cada mueble, hecho anecdótico pero que ayuda a
entender la personalidad de Rosales80.
Por otro lado, encarga pinos y semillas de cáñamo a Riga,
da recomendaciones sobre los almácigos que deben prepararse
en Chile para estas plantas, al tiempo que envía a la Sociedad
de Agricultura –institución de la que forma parte como socio
fundador–, doscientas muestras del olivo de Florencia, 4 colme-

78
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8 y 9. Oficios Nº 431 del
2 enero de 1846; Nº450 del 10 de abril de 1846; Nº 463 del 11 de mayo
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

de 1846; Nº 499 del 14 de noviembre de 1846; Nº 756 del 12 de julio de


1849; Nº 779 del 14 de octubre de 1849; Nº 806 del 14 de abril de 1850;
Nº 815 del 13 de mayo de 1850 y Nº 837 del 15 de septiembre de 1850 y
en Archivo Nacional, Vol. 11. Oficio N° 109 del 19 de marzo de 1841.
79
Archivo Nacional. Vol. 11. Oficio del 21 de junio de 1844; Diego Barros
Arana, Don Claudio Gay. Su vida y sus obras. Tomo IX. Estudios Históricos-
Bibliográficos. Santiago, Chile, 1876. Páginas 389, 391 y 410; Claudio
Gay, Atlas de la historia física y política de Chile. Texto de presentación
de Rafael Sagredo Baeza. Tomo I. Centro de Investigaciones Barros Arana.
Santiago, Chile, 2004 y en Luis Mizón, Claudio Gay y la formación de la
identidad cultural chilena. Editorial Universitaria. Santiago, Chile, 2001.
80
Archivo Nacional. Vol. 11. Oficio N° 120 del 17 de agosto de 1841; Archivo
Ministerio de Relaciones Exteriores, Vol. 8. Oficios Nº 526 y 530 del 14 y
15 de febrero de 1847; Nº 551 del 14 de julio de 1847; Nº 633 del 12 de
mayo de 1848.

78
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

nares de abejas, antecedentes sobre moreras y gusanos de seda


y herramientas para la Escuela de Agricultura81.
Digna de mención es su propuesta para dotar a Santiago
de bombas de incendio. En primera instancia, remite a Chile el
diseño de las bombas de París y sugiere su adquisición. Su reco-
mendación es aceptada y en septiembre de 1848, envía cuatro de
ellas a la Municipalidad de Santiago. Paralelamente, presenta un
proyecto destinado a dotar de otros 16 carros más al municipio
capitalino. Consciente de la imposibilidad de que la alcaldía asu-
ma el costo de esta iniciativa, incorpora tanto al Estado como a
algunos establecimientos privados en la compra y en la manuten-
ción de los equipos, lo que hace más interesante el proyecto. En
un ejercicio que no deja de tener cierto sesgo subjetivo, Rosales
asigna la responsabilidad pecuniaria a las instituciones que, a
su juicio, tienen edificios emblemáticos en la ciudad y que por
su valor patrimonial deben ser debidamente resguardados. En
primer término, Rosales estima que el Gobierno, propietario de
numerosos inmuebles, como son el ex Palacio Gubernamental,
La Moneda, la recientemente inaugurada Penitenciaría, por nom-
brar algunos, debe asumir un costo proporcionalmente mayor:
comprar y mantener ocho de los carros bomba. En tanto, a los
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

monasterios (de las monjas Agustinas, Santa Clara, Santa Rosa


y Carmelitas) y los conventos (de los Agustinos, Dominicos, Re-
coletos y Santo Domingo) le asigna la responsabilidad de cinco
bombas. Por su parte, a los hospitales y casa de huérfanos, dos
carros bombas y al Teatro Municipal uno. Al presentar la pro-
puesta, Rosales resalta que tal contribución pecuniaria debiera
ser entendida como una suerte de prima anual contra incendios,
al tiempo que sugiere que los carros sean emplazados en distintos

81
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8. Oficios Nº 565 del
12 de agosto de 1847; Nº593 del 11 de diciembre de 1847; Nº 598 del 14
de enero de 1848; Nº 602 y 603 del 8 de febrero de 1848.

79
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

puntos de la ciudad, de manera de cubrir más rápidamente los


posibles focos de incendio. Cabe señalar que el proyecto no se
concretó y, quince años después, Santiago se estremecerá con el
incendio de la Iglesia de la Compañía, en el que fallecerán más
de dos mil personas82.

Publicaciones

Junto con las comunicaciones oficiales que Rosales envía a


Chile con propuestas como las mencionadas en párrafos ante-
riores, edita en París en 1849, Apuntes sobre Chile83, en el que
esboza una serie de proyectos que a su juicio son necesarios de
realizar para desarrollar el país y mejorar el nivel de vida de sus
ciudadanos. Quizá el hecho de que en este documento desestime
las ventajas de la colonización del Estrecho de Magallanes, la que
justamente pretende llevar a cabo el Gobierno de Bulnes y sugiere,
en cambio, concentrar los esfuerzos en Chiloé y Valdivia, es que
dichas iniciativas son acogidas con reticencias. Incluso recibe
una fuerte reprimenda de parte de las autoridades, quienes le ad-
vierten que «no era permitido reflexionar en tanto representante
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

82
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8. Oficios Nº 641 del
14 de junio de 1848; Nº665 del 10 de septiembre de 1848 y Nº 724 del 7
de marzo de 1849. Cabe señalar que Rosales reacciona ante esta tragedia
publicando un impreso, en febrero de 1864, en el que propone una colecta
nacional para construir una capilla a la Virgen de Dolores en el sitio del
suceso, bajo la cual descansen los restos de aquellos fallecidos que no
pudieron ser identificados y aporta 1.000 pesos para esos efectos. Si bien
finalmente no se construyó la capilla, allí se erigió el 8 de diciembre de
1873 un monumento a la Virgen del Dolor, realizado por el escultor francés
Albert Carrier-Belleuse, obra que posteriormente fue desplazada a la plaza
que enfrenta el ingreso principal del Cementerio General de Santiago.
83
Francisco X. Rosales, Apuntes sobre Chile: dedicados a sus conciudadanos.
Imprenta Bernard y Cía. París, Francia, 1849.

80
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

diplomático sobre títulos de Chile en el Estrecho»84. Con todo,


el contenido del impreso es sumamente interesante, no solo por
los proyectos que Rosales propone, sino también porque refleja
un Rosales empeñado en analizar las potencialidades de cada
región del país, por configurar propuestas de desarrollo para
cada una de ellas y, sobre esa base, convencer de la necesidad
de llevar a cabo las diferentes sugerencias.
En la citada publicación, Rosales le otorga una importancia
fundamental a Chiloé y Valdivia, zonas que a su juicio constitu-
yen las bases de nuestra prosperidad marítima. Para esos efectos,
sugiere la compra de terrenos a las comunidades indígenas al
norte de dicha región, así como la promoción del cultivo de
árboles que sirvan a la construcción naval –ya sea roble, encina,
ciprés o pino– y la preparación de almácigos. Asimismo, propo-
ne la promulgación de reglamentos para normar el corte de las
maderas con el fin de proteger la conservación de los bosques,
la construcción de lanchas para el comercio costero y la contra-
tación de un arquitecto naval, que resida en Chiloé y Valdivia y
que ayude a construir embarcaciones para los pescadores de la
región, a la usanza del Canal de la Mancha.
En lo que a Concepción, Talca y Colchagua respecta, sugiere
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

el envío de especialistas en viñedos con el propósito de realizar un


informe acerca del manejo de la vid y para estudiar la posibilidad
de introducir nuevas cepas. Igualmente, vuelve a referirse a la
canalización del Río Claro y a la necesidad de mejorar la barra
del Maule y así permitir su navegación.
Para Santiago, Rancagua y Valparaíso advierte la necesidad
de construir recovas cubiertas, de manera de poder almacenar
los productos que traen los campesinos a dichas ciudades, la
construcción de un matadero y la limpieza de las acequias e

84
Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9. Oficio N°789 de 13 de enero
de 1850.

81
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Raúl Fernández Daza

inmundicias. Igualmente, para la capital del país recomienda,


además de los carros bomba a los que nos referimos en páginas
anteriores, la instalación de cañerías de fierro subterráneo en
todas las calles que van de este a oeste de la ciudad con el fin de
transportar agua, la construcción de pilones a mitad de cuadra
para que la gente se pueda surtir en esos lugares y la instalación
de ductos de menor pulgada hacia el interior de las casas de
aquellos propietarios que así lo deseen, vendiendo a perpetuidad
el agua a los beneficiarios de esta conexión, como una forma
de que el municipio pueda resarcir la inversión. Como siempre
incluye el costo del proyecto.
En el caso particular de Valparaíso, reconoce como posi-
tivos tres proyectos en ejecución: los almacenes de aduana, un
ferrocarril submarino destinado a levantar los buques sobre las
gradas de carena y un astillero naval. Sin perjuicio de lo anterior,
representa como inadecuado que este último se le haya dado en
concesión exclusiva a un solo constructor privado, reafirmando
su crítica a que el Estado entregue a una sola empresa tareas en
las que debieran concurrir varios inversionistas.
Igualmente, propone que en las cercanías del puerto se instale
una fundición de cobre con el fin de elaborar planchas y demás
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

artículos para la construcción de barcos y que, hasta la fecha,


son importados desde el extranjero. Para esos efectos, como es
caro y toca al Gobierno incentivarlo, sugiere establecer un premio
de 15.000 a 20.000 pesos para la primera fábrica que lamine
al menos 200 quintales de cobre y la transferencia a las futuras
fundiciones de los recursos que recibe el Estado por derechos de
internación de láminas importadas, por un período no mayor a
cinco años. A juicio de Rosales, estas medidas permitirían que
en un plazo prudente Chile no solo estaría en condiciones de
abastecer el consumo interno, sino que también en capacidad
para exportar a toda el área del Pacífico. Esta misma atención le

82
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Francisco Javier Rosales Larraín

otorga a las fábricas de Jarcias, cuya producción está íntimamente


ligada a la construcción de barcos.
En cuanto a Aconcagua, zona a la que identifica como centro
neurálgico de producción agrícola y minera, se inclina por la
construcción de un camino carril hacia Santiago y Valparaíso y
el mejoramiento del acceso a Mendoza. En cuanto a Coquimbo
y Copiapó, también tiene propuestas. A su juicio, La Serena no
crece a pesar de su riqueza mineral. De ahí la necesidad de me-
jorar las vías de acceso a los yacimientos y la construcción de
una fundición cerca de los mismos, en el entendido que se pueda
transportar el carbón hasta allí. A la vez sugiere para ambas zonas
la construcción de represas, de manera de utilizar el agua en la
época seca. Anunciándolo como algo completamente novedoso,
señala que los ingleses lo han logrado en la India Oriental «ce-
rrando con una muralla artificial el curso de las aguas lluvias
que caen entre dos colinas no muy separadas unas de otras».
Rosales no se amilana por las posibles críticas que reciba el
impreso y anuncia en el mismo que publicará nuevas propuestas
respecto de rentas nacionales, municipales y departamentales,
así como sugerencias para la agricultura, minería, industria,
comercio y navegación.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

83
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:38:48.
Interlocutor privilegiado

Desde su cargo diplomático, Rosales es testigo de impor-


tantes hechos de la escena europea como es el acceso al trono
de Victoria de Inglaterra y el proceso de expansión del imperio
británico, parte importante de los años del reinado y, finalmen-
te, la caída de Luis Felipe de Francia, así como de la revolución
de 1848 y el ascenso de Luis Napoleón Bonaparte a la primera
magistratura francesa y, luego, como emperador. Igualmente, es
un observador privilegiado de la Revolución Industrial y de las
estrategias que ejecutan las potencias europeas para consolidar
sus respectivas posiciones en distintas partes del mundo, al
tiempo que constata el ascendente poder de los Estados Unidos
y el interés por ampliar su zona de influencia hacia el sur de
América Latina85.
Rosales transmite a Chile una valiosa información acer-
ca de los temas antes anotados. En un contexto de creciente
I L :

intervención de las potencias europeas en varias regiones del


?= JI

orbe, en las que América Latina no queda al margen, Rosales


hace uso de sus contactos e influencias para hacer frente a este
13 :?JE I ,

cuadro adverso. En particular, le corresponde participar en dos


situaciones que atañen al continente latinoamericano: la cues-
tión del Plata y el proyecto de invasión del Ecuador, planificado
-EF ?= J

85
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 41. Oficio N° 13 del
13 de marzo de 1837. Anuncia que la declaración de guerra de EE.UU. a
México terminará con la anexión de Texas. Oficio N° 370 del 4 de febrero
de 1845: Impulso americano tiene por objeto no sólo apoderarse de Texas
sino que hasta Panamá, con la indiferencia de las grandes potencias.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
85
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

por el ex presidente de dicha nación, general Juan José Flores y


financiado por España.

Los asuntos del Plata

Conforme a las comunicaciones intercambiadas por Rosales


y la cancillería chilena, este se involucra en el tema del Plata luego
que Francia bloqueara el río del mismo nombre, impidiendo el
comercio de Buenos Aires y del resto de los puertos fluviales de
la Confederación. Son varias las reuniones que sostiene con las
principales figuras galas, ya sea para ofrecer sus buenos oficios,
apoyar las propuestas argentinas, o bien, transmitir mensajes a
uno u otro lado. Sus gestiones ayudan a concretar el acuerdo
Mackau-Arana, suscrito el 29 de octubre de 1840, con lo que
termina dicho contencioso. Rosales recibe felicitaciones expresas
del Gobierno chileno por esa tarea en enero de 184186.
A partir de 1845, en que nuevamente la situación se dete-
riora, vuelve a servir como canal de comunicación entre Buenos
Aires y París. En febrero de dicho año transmite que:
[…] parece decidida la intervención de Francia, Inglaterra y
Brasil en la cuestión de Buenos Aires y Montevideo. Miro como
I L :

funestísimo el establecimiento del principio de intervención de


?= JI

estas tres naciones y solo veo que donde se encuentra comprome-


tido el libre curso del comercio es bastante para que intervenga
13 :?JE I ,

el poder, haciendo callar la justicia que puede tener una de las


partes beligerantes para hacer la guerra a la otra87.
En tanto, el 2 de diciembre de 1845 informa de una larga
conversación que sostiene con el Rey en St. Cloud, el día 20 de
-EF ?= J

86
Archivo Nacional. Vol. 11. Oficio N° 106 del 14 de enero de 1841.
87
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 4-B. Oficio N° 376 del
25 de febrero de 1845.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
86
? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

noviembre de dicho año88. En la nota, Rosales comunica que el


monarca justifica la intervención de los gobiernos de Francia
e Inglaterra a causa de la ambiciosa política del Gobierno de
Buenos Aires por dominar la República del Uruguay, a lo que
Rosales le replica que «no había llegado a él noticia que fuese su
intención destruir la Independencia del Uruguai (sic)», al tiempo
que le recuerda que era el general uruguayo, Fructuoso Rivera,
quien había declarado la guerra e introducido sus ejércitos en la
República Argentina. El Presidente de esta última nación, Juan
Manuel Rosas, le agrega, simplemente reacciona rechazando esa
agresión y lleva a su turno la guerra al territorio del Uruguay.
Igualmente, le recuerda que el mandatario argentino había reco-
nocido explícitamente la independencia del Uruguay en el tratado
que firmó en 1840 con el almirante Mackau y que lo único que
podía inferirse de la insistencia de este en continuar la guerra,
«era el deseo de ver establecido en Montevideo un gobierno
amigo y que no le fuese hostil». Informa, además, que Luis Fe-
lipe le reitera que el único objetivo perseguido por Inglaterra y
Francia era el de proteger la independencia del Uruguay y que su
intención no era enviar «soldados franceses para hacer la guerra
a Rosas». En la comunicación, Rosales también señala que él le
había expresado al Rey que si bien Francia no mandaba tropas:
I L :

[…] la Inglaterra obraba de otro modo, pues se sabía


?= JI

ya aquí que un regimiento inglés, que regresaba de la


13 :?JE I ,

India y que había arribado a Río de Janeiro, se le había


dado orden de embarcarse en los mismos transportes
para Montevideo, de cuya medida podía resultar que si
no conseguían que el general Manuel Oribe evacuase el
territorio del Uruguai (sic), que la Inglaterra aceptaría el
-EF ?= J

88
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 4-B. Oficio Reservado
s/n del 2 de diciembre de 1845.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
87
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

Protectorado de la Plaza de Montevideo, que ya le había


sido ofrecido por aquellas autoridades.

Igualmente, Rosales comunica que le advierte al monarca


que:
[…] de Montevideo se podía hacer un segundo Gi-
braltar y que para una nación marítima y comerciante,
como la Inglaterra, sería una prenda de muchísimo valor,
pues no solo tendría en sus manos las llaves del comercio
que se hace en el Río de la Plata hasta el Uruguai (sic),
sino que sería un punto importantísimo para ella, en caso
de una guerra marítima contra la Francia o los Estados
Unidos, que son los poderes rivales de la Inglaterra.

Ante este comentario, según la nota de Rosales, Luis Felipe


responde que de producirse ese escenario, Inglaterra no podría
conservar ese punto por largo período, al tiempo que critica la
obstinación del general Manuel Oribe de no devolver a Buenos
Aires las tropas argentinas con que sitiaba Montevideo. Rosales,
por su parte, le hace ver que es imposible enviarlas de regreso
sin desarmar la Legión Extranjera, a lo que el Rey le contesta:
[…] los extranjeros que están armados en Montevi-
deo son gentes que no oyen nuestras amonestaciones y
I L :

consejos. Los franceses se han conformado con perder su


nacionalidad y los italianos que también se encuentran allí
?= JI

son unos verdaderos bandoleros. No podemos obligarlos


13 :?JE I ,

a que dejen las armas y lo único que hay de cierto es que


mueren de hambre y de miserias.

Rosales indica en su comunicación que él aprovechó para


expresar que:
-EF ?= J

[…] sus temores eran que la actual intervención en


los asuntos del Plata, fuese mirada con desconfianza por
las otras secciones del continente americano, enfriando

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
88
? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

el cariño y la consideración asia (sic) la nación francesa,


la cual por muchas razones debíamos mirar como un
protector nato contra las pretensiones que pudiesen tener
otras naciones de engrandecerse con nuestros despojos.

Finalmente, acota que Su Majestad le había solicitado trans-


mitirle a don Manuel Sarratea, Ministro de Buenos Aires en París
«que mirará con gusto que el general Rosas consienta en retirar
sus tropas de la banda oriental y él le aseguraba de su parte que
no mandaría ni un solo soldado al Río de la Plata».
Tres meses después, el 17 de marzo de 1846, Rosales escribe a
la cancillería comentando la situación en Uruguay. A su juicio, las
tropelías del Gobierno de Montevideo son inauditas y lo grafica
con el hecho que se han vendido «las propiedades nacionales del
recinto de la plaza a los comerciantes ingleses a vil precio e hi-
potecado las rentas de aduanas hasta 1847». Asimismo, informa
que estos han enviado agentes a Europa con el fin de distorsionar
los hechos y así hacer creer que, en el caso de que Oribe tome
la plaza, los intereses británicos se verán afectados. Agrega que
los franceses e ingleses no han medido las consecuencias de su
intervención y que él «no ha cesado de hablar constantemente
con los Pares de Francia, diputados y funcionarios de toda in-
I L :

fluencia, explicando la cuestión y presentando la intervención


como el acto más monstruoso, más innecesario y antipolítico89.
?= JI

En una comunicación de fecha 17 de abril de 1846 indica


13 :?JE I ,

que el día 2 de ese mes fue nuevamente abordado por Luis Fe-
lipe, quien manifiesta una actitud más conciliadora que en la
reunión anterior:
[…] los negocios del Plata me incomodan – le señala
-EF ?= J

el monarca - y yo querría que el general Rosas cediese


algún punto de sus pretensiones para que pudiese tener

89
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8. Oficio N° 453 del 17
de marzo de 1846.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
89
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

lugar un arreglo. He dado instrucciones terminantes a M.


Defaudis para que no se oponga que el general Oribe sea
Presidente del Uruguay, con tal que se preste a hacer salir
del territorio a todas las tropas argentinas.

A cambio de lo anterior, el Rey ofrece disolver la Legación


Extranjera de Montevideo. En esa misma comunicación informa
que, tres días después del encuentro con el Monarca, se reúne
con el canciller Guizot para tratar este mismo tema, oportuni-
dad en que este le señala que era urgente un resultado honroso,
pero que el obstáculo mayor era la permanencia de las tropas
de Rosas en la banda oriental. Frente a dicho argumento, Rosa-
les le expresa al ministro francés que lo único que perseguía el
mandatario argentino era contar en Montevideo con un gobierno
amigo donde no pudieran refugiarse ciudadanos argentinos que
complotaban contra su autoridad y que la presencia de tropas
argentinas en la banda oriental debía ser entendida como reac-
ción a la alianza francesa con el general Fructuoso Rivera. De
paso, le representa que la Legación Extranjera de Montevideo
no estaba compuesta de ciudadanos británicos, pero sí de fran-
ceses, con lo cual la responsabilidad recaía en Francia, a pesar
que las ganancias las obtenía Gran Bretaña, como reflejaban los
I L :

negocios de los comerciantes de dicho país. Finalmente, Rosales


informa que el canciller Guizot le comentó que Francia ya había
?= JI

reconocido formalmente el Gobierno de Rivera en Uruguay y


13 :?JE I ,

que, por lo tanto, la única salida era que el general Oribe fuese
elegido a través de una elección.
Rosales también comunica que, tres días después, se reúne
nuevamente con Guizot, quien le reitera las reservas para reco-
nocer al general Oribe como Presidente legal del Uruguay. Frente
-EF ?= J

a esto, Rosales le propone como fórmula de arreglo que Oribe


haga salir las tropas argentinas de dicho país y que Santiago
Vázquez –ministro de Gobierno uruguayo– disuelva la Legión y

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
90
? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

elija un terreno neutral donde los electores puedan sufragar, de


manera de obtener que Oribe sea electo a través de una vota-
ción, como exigían los franceses. Le insinúa, de paso, que Rosas
podría «distribuir patentes de corso a americanos, españoles y
portugueses», con lo que se destruiría el comercio británico y
francés. Igualmente le informa que ha persuadido al representante
argentino, Manuel Sarratea, para que permanezca en Francia a
la espera de una reacción positiva de la autoridad gala y de esa
manera impedir que se verifique una ruptura oficial. Diez días
después, Guizot le informa que la propuesta en cuestión ha sido
transmitida al Gobierno británico, el cual habría manifestado
una actitud positiva al respecto90.
Con todo, en noviembre de 1846 Rosales informa que la
misión Hood, que llevaba instrucciones de presentar dicha pro-
puesta a Argentina y a Uruguay, fracasa por la intransigencia
del Gobierno de Montevideo y por el apoyo incondicional dado
por los representantes de Francia y Gran Bretaña en Uruguay
al general Rivera91.
La revolución de 1848 y la caída de la monarquía de Luis
Felipe hacen que Rosales deje de intervenir en este asunto por un
tiempo. Solo en enero de 1849 las nuevas autoridades se le acer-
can para solicitarle una minuta relativa al tema. Meses después,
I L :

el 4 de abril de 1849, se firma el acuerdo Arana-Lepredour, en


?= JI

el que se recoge parte importante de las propuestas de la misión


Hood, pero su tenor no es bien recibido por la clase política
13 :?JE I ,

francesa. De ahí que, a principios de 1850, Rosales colabora


con el enviado del general Rosas, don Mariano Balcarce, para
que se reúna con autoridades francesas con el fin de intentar la
ratificación de dicho tratado. Con ese mismo objetivo, Rosales
-EF ?= J

90
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8. Oficios s/n del 17 de
abril de 1846 y N° 468 del 17 de mayo de 1846.
91
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8 Oficio N° 502 del 14
de noviembre de 1846.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
91
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

se entrevista en tres oportunidades con el diputado Alexis de


Tocqueville y en una ocasión con el general Cavaignac. Conforme
con lo que expresa Rosales, Tocqueville tiene una posición muy
crítica de Lepredour, pero acepta no apoyar a quienes exhortan
al Gobierno a enviar nuevas tropas y se aviene a exigir a la can-
cillería francesa algunas explicaciones respecto de los artículos
del tratado que le merecen mayores dudas. Por el contrario, con
Cavaignac no logra ninguna posibilidad de entendimiento.
Asimismo, informa que el relator de este tema en la Asam-
blea Nacional francesa mantiene una postura intransigente y que
promueve la votación de un acuerdo que exija un ultimátum a
Rosas y Oribe. Agrega que uno de los principales detractores del
acuerdo, Thiers, en un discurso lleno de arte y falsedades, fue
rebatido por los ministros del Gobierno, quienes le recordaron
que su nueva postura era contradictoria con las instrucciones
que él mismo había dado a Mackau en 1840, cuando estaba
al mando de la cancillería francesa. Comunica, a su vez, que
finalmente la Asamblea procedió a votar una moción en la que
deja en libertad al Gobierno para negociar un acuerdo y enviar,
si fuera el caso, nuevas tropas a la zona de conflicto. Igualmente
transmite que el canciller francés le había solicitado que escribiera
al ministro Arana y al general Oribe, frente a lo cual Rosales re-
I L :

acciona señalándole que solo podría hacerlo en carácter privado.


?= JI

Sin embargo, en una comunicación posterior transmite que no


remitió esas cartas por considerarlo inadecuado.
13 :?JE I ,

En febrero de 1850, Rosales informa que se reunió varias


veces con el canciller francés con el fin de evitar que se enviaran
nuevas tropas de desembarco, pero que no logra un resultado
positivo. Solo obtiene la seguridad de que los 1.500 soldados
-EF ?= J

de marina no desembarcarían en Montevideo propiamente tal y


que Lepredour continuaría a cargo de las negociaciones. Agrega,
igualmente, que ha contribuido a que los artículos del tratado

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
92
? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

que han merecido cuestionamientos por parte de Francia sean


reformados con una redacción que pueda satisfacer a ambas
partes, pero advierte que si esta nueva versión es rechazada por
el Gobierno de Rosas, la guerra será inevitable92.
Sin embargo, en junio de ese año da una visión más espe-
ranzadora de arreglo, como efectivamente ocurrió, ya que el 31
de agosto de 1850 se firma la convención definitiva de paz, a
través de la cual los franceses devuelven al Gobierno argentino los
barcos apresados y la isla Martín García, al tiempo que evacúan
Montevideo y reconocen la soberanía de Argentina en el Paraná93.
Por otra parte, cabe comentar que en enero de 1851, en un
gesto de confianza que refleja el grado de vinculación obtenido
por Rosales con la administración surgida de la revolución de
1848, el canciller galo le consulta su opinión sobre la situación
que estaba enfrentado a Argentina y Brasil y que les llevó al rom-
pimiento de relaciones. Rosales le hace llegar a dicha autoridad
una minuta respecto de este último país. Las autoridades chilenas
no reciben con agrado que su representante diplomático llegue al
punto de cooperar con Francia con antecedentes y apreciaciones
sobre un país amigo como Brasil y se lo representan a Rosales,
luego que este informa del hecho94. Este intercambio epistolar
coincide con la llegada a Chile del diplomático brasilero, Barón
I L :

de Ponte Ribeiro, cuya misión tenía por objeto, entre otros, el de


?= JI

confirmar si la actitud de Rosales, verdadero Rosista, obedecía


13 :?JE I ,

92
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 8 y 9. Oficios Nº 721
del 13 de febrero de 1849; Nº 791 del 14 de enero de 1850 y Nº 798 del
-EF ?= J

12 de febrero de 1850.
93
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9 Oficio Nº 818 del 12
de junio de 1850.
94
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9 Oficios Nº 857 del 14
de enero de 1851 y Nº880 del 13 de junio de 1851.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
93
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

a instrucciones de La Moneda. Se le abrían dado garantías que


las expresiones vertidas por Rosales eran a título personal95.
Con todo, no cabe duda que Rosales se jugó por entero en
apoyar al Gobierno argentino. Su amistad tanto con Sarratea
como con Balcarce era de público conocimiento y su buena dis-
posición respecto de Buenos Aires no la escondía. Seguramente el
hecho que fue bien acogido en dicha ciudad cuando llegó como
agente diplomático y que obtuvo receptividad en sus propuestas
debe haberlo influenciado. Además, un buen relacionamiento con
el Gobierno argentino lo miraba como una forma de contrarres-
tar al Perú, país con el cual no sentía proximidad.
Domingo Faustino Sarmiento retrata esta situación al referir-
se a su estada en Francia en 1846. Si bien reconoce que Rosales
lo ayudó para contactar a las autoridades francesas, presentán-
dole al ministro Guizot, a la vez expone en términos críticos el
entendimiento entre el diplomático chileno y los representantes
rosistas: «Rosales, el hombre más amable, el cortesano de la
monarquía, todo bondad para con todos, ha sido educado en
este punto por Sarratea, su Mefistófeles, el cual lo lanza a las
confidencias con Luis Felipe»96.
Ahora bien, no obstante la privilegiada relación lograda
con las más altas autoridades francesas, Rosales no pierde de
I L :

vista que está acreditado ante una potencia a la que él considera


?= JI

implacable. Así por lo menos lo revelan los comentarios que en


varias ocasiones transmite a Chile respecto del Reino Unido y
13 :?JE I ,

Francia, países a los que les atribuye el establecimiento de una


nueva doctrina en el «derecho internacional sobre Estados más

95
Juan José Fernández Valdés, La república de Chile y el imperio del Brasil.
-EF ?= J

Historia de sus relaciones diplomáticas. Editorial Andrés Bello. Santiago,


Chile, 1959. Pág. 41.
96
Domingo Faustino Sarmiento, Viajes. Edición Crítica, Javier Fernández
coordinador. 2da edición, Madrid, París, México, Buenos Aires, Sao Paulo,
Río de Janeiro, Lima. ALLCAXX/EDUSP. 1996. Pág. 108.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
94
? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

débiles, en especial para exigir indemnizaciones», y lo grafica


con lo ocurrido en los países de América Latina y en los casos
de la Toscana y Grecia, en el continente europeo97.

Proyecto de invasión del ex Presidente del


Ecuador, Juan José Flores

En septiembre de 1846 informa a la cancillería que circulan


rumores en París que se estaba formando una expedición diri-
gida a Perú y Ecuador, o bien, a México, en calidad de Legión
Extranjera para auxiliar en la guerra entre Estados Unidos y
este último país.
Igualmente, comunica que en agosto de ese año ya había
transmitido al coronel José María Sesse, oficial chileno destinado
en España, que el viaje a Madrid del general Flores tenía como
propósito reclutar soldados, quienes se unirían a los 500 u 800
irlandeses, que habría logrado enrolar en Gran Bretaña, así como
el hecho que tenía información que el ex presidente ecuatoriano
contaba con medios de transporte para llevar la tropa a Amé-
rica. Asimismo, hace notar en su comunicación que todos estos
preparativos coinciden con la llegada del general Santa Cruz a
I L :

Burdeos, con lo cual no descarta que también esté involucrado en


el proyecto. Complementa los antecedentes indicando que tanto
?= JI

la embajada de España en París como la cancillería francesa le


13 :?JE I ,

señalan que no tienen mayores antecedentes, salvo lo publicado


en la prensa y que el canciller Guizot le ha prometido informarle
lo que le comunique su embajador en Madrid98.
En octubre vuelve a transmitir nuevas informaciones. En
-EF ?= J

primer lugar, que ha instruido al señor Agustín Olavarrieta, in-


97
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9 Oficios Nº 793, 799,
803, 817 del 12 y 15 de febrero, 15 de marzo y 15 de mayo de 1850.
98
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9. Oficios Nº 486 y 487

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
95
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

geniero chileno residente en París, para que viaje a España con el


fin de conocer detalles de la expedición. Además, comunica que
esta es financiada por la Reina Madre María Cristina de España,
a través de la Casa Hutt de Londres. También acota que en su
viaje a Londres se encontró en la antesala del gabinete de lord
Palmerston con don José Joaquín de Mora, quien le reconoció
que estaba allí para interceder por el general Juan José Flores, al
tiempo que le aseguró que el general Santa Cruz no estaba entre
los organizadores de este proyecto. Junto con señalar que no deja
nada por mover para desbaratar la expedición, informa que le
dejó una nota a Palmerston en la que le expresa que en América
y en Chile en particular verían muy negativamente una expedi-
ción de esta naturaleza. En la comunicación le indica, a la vez,
que el general Flores estaba enrolando a ciudadanos irlandeses
bajo la figura de colonos para sortear la legislación británica y le
recuerda que el Acta 59 de Jorge III prohibía a navíos particulares
británicos llevar tropas y municiones de guerra. Paralelamente
a esta presentación oficial, solicita a los agentes del empréstito,
la Casa Baring, que hagan gestiones ante el Gobierno británico,
junto con el resto de los comerciantes con intereses en América
Latina, para impedir que zarpe la expedición, haciendo uso de los
mismos argumentos que él había transmitido al canciller británi-
I L :

co. De regreso de Londres también se reúne con las autoridades


?= JI

de la cancillería francesa para hacer presente su preocupación por


este hecho. En tanto, le escribe al representante español en París
13 :?JE I ,

expresándole que «existen ciertas cuestiones en que las repúblicas


americanas tienen una sola voz y que ninguna de ellas podrá ver
con indiferencia este levantamiento de fuerzas». Le agrega que:
[…] como el Gobierno de Chile no tiene agente diplomático
-EF ?= J

ante Su Majestad católica, el infrascrito se ha creído suficien-


temente autorizado para dirigirse a S.E. con el fin de obtener

del 17 y 14 de septiembre de 1846.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
96
? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

alguna explicación satisfactoria que pueda desvanecer la mala


impresión que producirá esta noticia en Chile.
A fines del mes de octubre informa que lord Palmerston le ha
escrito indicándole que no hay registro de compras en el arsenal
real por parte del general Flores y que dicho Secretario de Estado
le ha asegurado a la diputación de comercio -encabezada por
Baring-, que de ser efectivos los antecedentes sobre la expedi-
ción y si los supuestos organizadores estaban evadiendo la ley,
él aplicaría las sanciones correspondientes. Igualmente informa
que contactó al redactor Jefe del diario francés La Prensa para
transmitirle, en carácter confidencial, información respecto del
tema y sobre las consecuencias negativas de esta invasión99.
El 13 de noviembre Rosales escribe a Chile que el canciller
Guizot le comunicó que el Presidente del Consejo de Ministros
español ha transmitido al embajador francés en Madrid que «por
razones de orden interno y a su pesar se ha visto impedido hasta
aquí de poner un obstáculo en la expedición», y que el ministro
de Relaciones Exteriores francés le ha acotado que «convenci-
do de lo grave y caótico de la cuestión he invitado de nuevo al
embajador a insistir ante Madrid que prevenga complicaciones
que todo aconseja evitar»100.
A principios de diciembre recibe la noticia que las autorida-
I L :

des británicas habían requisado los tres barcos de la expedición


?= JI

por contravenir la ley que prohíbe el enrolamiento de ciudada-


nos de aquella nación y el suministro de armamento a navíos al
13 :?JE I ,

servicio del extranjero y que los organizadores de este proyecto


estaban intentando recuperarlos. A principios de enero de 1847
comunica que el coronel Wright, edecán del general Flores, ha
sido apresado y que este último intenta fletar tres buques en
-EF ?= J

99
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9. Oficios Nº 496, 497
y 498 del 9 de septiembre de 1846.
100
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9. Oficios Nº 504 y 505
del 14 y 15 de octubre de 1846.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
97
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

Burdeos, razón por la cual se contacta con las autoridades fran-


cesas para impedir esta operación. Paralelamente a estas noticias,
informa que es recibido por el rey Luis Felipe en St. Cloud, quien
le señala que ya ha escrito a España desaprobando la expedición.
Días después transmite que el ingeniero Olavarrieta le ha
informado que el general Flores se fugó de Madrid, sin destino
conocido y que los esfuerzos por fletar las embarcaciones en
Burdeos también han fracasado. Luego se entera que Flores y
De Mora se encuentran en Londres para tratar de recuperar los
barcos confiscados, razón por la cual hace nuevas gestiones frente
a las autoridades británicas, tratativas que, según una comuni-
cación de febrero, surten efecto. Un mes después informa que a
Flores se le impidió el ingreso a España y, finalmente, transmite
que este ha viajado a Nueva York101.
En el intertanto no solo recibe las felicitaciones del Gobierno
chileno por el éxito de sus gestiones en este tema, sino que tam-
bién en un gesto de reconocimiento, el Presidente del Ecuador,
Vicente Roca, le ofrece nombrarlo Encargado de Negocios de
su país en Francia, a lo cual Rosales recusa102.
Baste agregar sobre este tema que en una comunicación
enviada a la cancillería chilena por el Encargado de Negocios de
Chile en Estados Unidos, don Manuel Carvallo, señala que en
I L :

una reunión sostenida con el general Flores en Nueva York, en


?= JI

septiembre de 1847, este último le atribuye «a nuestro Ministro


en Francia, señor Rosales, todo el descalabro de la expedición,
13 :?JE I ,
-EF ?= J

101
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9. Oficios Nº 506 y 511
del 2 y 14 de diciembre de 1846; Nº 516 del 14 de enero de 1847; Reservado
s/n del 15 de enero de 1847 y Nº525 del 14 de febrero de 1847.
102
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9. Oficios Nº 533 del
14 de marzo y Nº 545 del 13 de mayo de 1847.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
98
? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

i los enormes gastos que las repúblicas del sur incurrieron para
prepararse a resistirle»103.

Deceso del general San Martín

No podría terminarse este capítulo sin hacer referencia al


hecho que Rosales acompañó al general don José de San Martín
en las últimas horas de vida. Es testigo de su deceso y, en tanto
diplomático chileno, procede junto a la familia a dar sepultura
al héroe de Maipú.
Ya desde Londres, en 1836, en destino a asumir su cargo de
Encargado de Negocios de Chile, Rosales le escribe poniéndose
a su disposición. En 1842 tiene el agrado de transmitirle que
Chile le reconoce el gran aporte a la causa de la independencia,
otorgándole el sueldo de general. San Martín, al momento de
agradecer dicho gesto, le envía a Rosales una nota señalando que:
[…] al recibir con la más (sic) satisfacción, el testi-
monio con que me honran los representantes del pueblo
chileno, permita U.S. le diga que esta ha aumentado al
ver que para hacerme tan plausible comunicación se ha
elegido a un bravo y antiguo patriota de cuya amistad
I L :

me honro104.
?= JI

Efectivamente, Rosales mantuvo un permanente y estrecho


13 :?JE I ,

contacto con toda la familia del general San Martín y, en espe-


cial, con el yerno, don Manuel Balcarce. De hecho, al momento
del deceso del general San Martín, Rosales los estaba visitando
-EF ?= J

103
Diego Barros Arana, Un decenio de la historia de Chile: 1841-1851. Im-
prenta Universitaria. Tomo II. Santiago, Chile, 1906. Pág. 504.
104
Diario La Prensa, Buenos Aires, 30 de julio de 1950. Sección Segunda.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
99
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

en Boulogne sur Mer, lugar al que aquel y su familia se habían


trasladado luego de la revolución de 1848.
En la práctica, Rosales junto con la familia y el médico de ca-
becera, serán los únicos en despedir a este célebre patriota. Rosales
firma como testigo de su defunción y será parte del pequeñísimo
cortejo que traslada los restos del general San Martín a la catedral
Nuestra Señora de Boulogne. Con todo, como lo veremos más ade-
lante, también le agradecerá al viejo guerrero por su contribución a
la libertad de Chile, encargándose de la construcción del monumento
que se levantará en Chile honrando su memoria.
I L :
?= JI
13 :?JE I ,
-EF ?= J

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
100 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Separación del cargo de Encargado
de Negocios en París

Aun cuando las cosas marchan bien para Rosales en el


campo profesional, su correspondencia deja entrever que algo
le inquieta; pareciera no estar del todo contento. Se siente poco
reconocido, no acepta algunas críticas o correcciones de parte
de la cancillería; ya está pensando en finalizar su larga estada
como representante de Chile en París. Eso es lo que se desprende
de los intercambios de comunicaciones con la cancillería desde
mediados 1850 hasta que, finalmente, entrega sus cartas de
retiro al canciller francés en junio de 1853. En un proceso en el
que, como veremos, el tono irá cambiando, la crispación se hará
evidente y la ruptura insalvable. Aunque solo se inicia como una
simple solicitud de permiso, luego viene la etapa en que pone su
cargo a disposición del Gobierno, para después condicionar su
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

permanencia como Encargado de Negocios, reiterar en forma


indeclinable su renuncia y, finalmente, llegar a un rompimiento
total con el ministro Antonio Varas.
Así, el 12 de julio de 1850 solicita licencia por ocho meses, con
goce de sueldo, para viajar a Chile: actitud comprensible, luego de
14 años alejado de su país. Seguramente es el plazo que él estima
apropiado para analizar con detención si puede instalarse allí. Sin
embargo, un mes después envía una nueva comunicación pidiendo
que se deje sin efecto la solicitud de permiso, aduciendo las dificul-
tades que tendrían sus hijas en integrarse a una sociedad y en una
nación que, prácticamente, desconocen. Dado que la cancillería

101
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

autoriza la licencia, Rosales vuelve a reiterar en diciembre de dicho


año que no hará uso de la misma, junto con agradecer la buena
disposición de las autoridades en otorgársela105.
La primera vez que pone su cargo a disposición del Gobier-
no es en diciembre de 1851. Un mes después, en enero de 1852,
aprovechando una comunicación en la que debe aclarar unas
observaciones que le habían hecho a sus rendiciones de cuenta,
señala con sorna que recibe instrucciones del Gobierno para
la compra de artículos y para viajes, pero sin recibir el dinero
correspondiente y, en ese marco, condiciona su permanencia en
el cargo a que los agentes del empréstito estén subordinados a
lo que él les instruya y a una mayor autonomía para hacer uso
de los fondos del Gobierno. En junio de dicho año reitera la
necesidad de un pronunciamiento acerca de su renuncia o la
aceptación de sus condiciones y, dos meses después, vuelve con el
tema señalando que «desde hace un año hay muy pocos actos que
hayan merecido una entera aprobación del Gobierno y sí muchas
quejas y reproches. Cuando la falta de confianza es manifiesta,
es necesario retirarse». El 13 de octubre de 1852 le escribe al
canciller Antonio Varas una larga comunicación, cuyo contenido
anexamos al presente trabajo y que debe haber provocado una
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

honda molestia en el Gobierno. Si bien las autoridades ya habían


decidido aceptar la renuncia de Rosales antes de recibir esta
comunicación, lo más probable es que los términos de la misma
llevaran al ministro Varas a confirmar la necesidad de cesar a
Rosales y no responder sus comunicaciones106.
Sin perjuicio de lo anterior, la referida comunicación es
interesante no solo por reflejar la personalidad de Rosales, sino
105
Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9. Oficios Nº 826
del 12 de julio de 1850; Nº 833 del 11 de agosto de 1850 y Nº 852 del 12
de diciembre de 1850.
106
Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9. Oficios Nº 904 y
905 del 11 de noviembre de 1851; Nº 910 del 10 de diciembre de 1851;

102
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

también por exponer la mirada que posee un diplomático chileno


de mediados del siglo XIX respecto del servicio público, de la
propia institución a la que pertenece y las necesidades del país
en materia de política exterior. No obstante traslucir el orgullo
de Rosales acerca de su cuna y al trabajo realizado al servicio
de Chile, es destacable el llamado que hace a contar con una
carrera diplomática en la cual se ingrese por mérito y no por
pertenecer a familias influyentes, ni menos para hacer uso de
las prebendas ni el boato que la función diplomática conlleva.
Más que un aristócrata preocupado en mantener privilegios, las
páginas del documento transmiten la visión de un ciudadano que
va con los tiempos, mira al futuro y que tiene plena conciencia de
la responsabilidad que implica el servir al país en el extranjero.
Ahora bien, sin perjuicio de la posible validez de las razones
que aduce Rosales para presentar su renuncia, es posible deducir
que él se siente completamente ajeno a la dupla Montt-Varas, que
asume la administración del Gobierno en septiembre de 1851.
Así lo expresa, por ejemplo, en una carta a su amigo y apodera-
do en Chile, Manuel Antonio Tocornal, quien también se aleja
del gabinete del presidente Bulnes al ver que este elige como su
sucesor a don Manuel Montt. La carta, fechada en París el 14
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

de septiembre de 1850, señala:


[…] es probable sin embargo que al acercarse la fecha
fatal de la elección se convengan los partidos en que no
sea ni Montt ni Errázuriz. Pinto se ha hechado (sic) a un
lado y talvez (sic) Aldunate sea el elegido, por que (sic)
yo no puedo figurarme que el P. Romano –seguramente

Nº 914 del 12 de enero de 1852; Nº 940 del 24 de junio de 1852; Nº 947


del 14 de agosto de 1852; Nº 952 del 13 de octubre de 1852; Nº959 del
23 de octubre de 1852 y Nº 963 del 14 de enero de 1853.

103
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

refiriéndose a Bulnes– tenga verdaderamente simpatías


para hacerlo triunfar107.

Por otra parte, de las comunicaciones antes referidas se apre-


cia que a Rosales le cuesta dejar la carrera diplomática, a pesar
de sus reiteradas renuncias. El 23 de octubre de 1852, informa
que se queda hasta la llegada de su sucesor. En enero del año
siguiente, explica que no ha presentado sus cartas de retiro ya que
requiere entregarlas junto con la que anuncia a su reemplazante,
en atención a que el Cónsul no tiene atribuciones para contactar
a la cancillería francesa ni para gestionar los asuntos relativos al
empréstito. Con todo, afirma que a partir de ese momento servirá
sin sueldo hasta la llegada de su sucesor. En abril de 1853, pide
autorización para recibir y usar la condecoración que le otorga
el Gobierno francés como Comendador de la Legión de Honor.
Tres meses después escribe solicitando licencia para permane-
cer en Europa 10 meses más y así conservar sus privilegios a su
regreso, entre ellos la internación de su menaje108.
El ministro Varas acepta la renuncia de Rosales con fecha 25
de octubre de 1852 y no le contesta las comunicaciones posteriores.
Solo lo hará por vía del sucesor de Rosales, el almirante Manuel
Blanco Encalada, cuando este llega a asumir su puesto. La respuesta
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

es clara y contundente: si quiere usar la condecoración, que solicite


la autorización directamente al Congreso Nacional como simple
particular y deniega la licencia ya que, a su juicio, Rosales había
sido separado del servicio al momento de cursársele su renuncia.
Rosales reacciona frente a estos hechos editando un impreso
que titula Protesta, en el que hace una serie de consideraciones
defendiendo su proceder, entre ellas, que la referida condecoración

107
Archivo Joaquín Tocornal. Gentileza de Regina Claro Tocornal.
108
Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 9. Oficios Nº 959 del 23 de
octubre de 1852; Nº 963 del 14 de enero de 1853; Nº 970 del 28 de abril
de 1853 y Nº 971 del 9 de junio de 1853.

104
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

no era a título privado sino un reconocimiento a su labor diplomá-


tica, razón por la cual mal podría elevar una solicitud al Congreso
en calidad de simple ciudadano. Agrega que estaba al tanto que el
ministro Varas había señalado que «no estoy dispuesto a dar paso
alguno y no permitiré que se publique en El Araucano, semejante
nombramiento ni nada que tenga referencia a él». Asimismo, rechaza
la interpretación que esgrime el ministro Varas en cuanto a que el
cese de funciones se había hecho efectivo a la fecha de aceptársele
su renuncia, ya que de ser así, agrega, todo acto público, todo pago
que él hubiese realizado, mientras siguió a cargo de la misión diplo-
mática, podría ser atacado de nulidad. Al mismo tiempo, invoca la
ley del 2 de agosto de 1836 para hacer uso de derechos a pasajes
y el privilegio de ingresar su menaje. Termina el documento seña-
lando que «en vista de lo anterior, protesta ante el Presidente, ante
el Congreso y la Nación, contra la doctrina que quiere establecer
el señor Ministro de Relaciones Exteriores haciéndola efectiva en
mi persona»109. Sin embargo, el ministro Varas no da marcha atrás.
Rosales deja el servicio y no regresará a la diplomacia hasta 1863,
con la llegada de un nuevo gobierno, a la cabeza de don Joaquín
Pérez Mascayano, administración de un sesgo diferente al de Montt
y en el que Antonio Varas no tiene injerencia alguna.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Permanencia en París como simple particular

Al momento de dejar su función diplomática, Rosales se


traslada desde la Chaussé d’Antin a una nueva vivienda en la
entonces Rue de Tivoli, en donde continúa manteniendo corres-

109
Francisco Javier Rosales Larraín, Protesta. Recopilación de notas. Imprenta
de El Mercurio, Santiago, Chile, 1853. Biblioteca Nacional. Sala Medina.

105
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

pondencia con Chile y recibiendo a la colonia de connacionales,


ya sea establecida en París o de paso en dicha ciudad.
Allí lo encuentra Vicuña Mackenna en el invierno de 1854:
[…] En casa del señor Rosales –señala– el grupo de
chilenos era mejor tallado al modo de la tierra como el
señor Rosales llama únicamente a su país; nunca se habla-
ba pues aquí de otra cosa que de la tierra! i si no siempre
en su glorificación, siempre al menos de ella, i olvidando
todo lo que nos rodeaba por ese lejano rincón tan bello
i tan querido en la distancia110.

Sin embargo, Rosales no solo se dedica a recibir a sus compa-


triotas y a mantener contactos con la sociedad francesa. Prepara
y publica en 1853 Apuntes sobre inmigración y colonización111,
tema al que le presta gran atención y en la que difiere de la po-
lítica en que estaba empeñado el Gobierno en aquel entonces.
Dos años después, en 1855, edita una obra que titula Progresos
de la agricultura europea y las mejoras practicables en Chile112 , en
la que recoge varios de los escritos que remitió, en su momento,
a la cancillería. En ella expresa, entre otras consideraciones, que:
[…] sin agricultura no hay sociedad bien organizada,
no hay industria, comercio, ni bienestar posibles. Todo
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

emana de esta fuente benéfica e inagotable; nada hay más


seguro ni menos expuesto a vicisitudes y trastornos que
la agricultura

Asimismo, sugiere que:


[…] el Gobierno pidiese a los Estados Unidos 400 o 500
sacos de semillas de pino y los distribuyese gratuitamente a

110
Benjamín Vicuña Mackenna, Viajes. Imprenta del Ferrocarril. Santiago,
Chile, 1856. Pág. 131.
111
Obra citada. Editorial Blondeau. París, Francia, 1853.
112
Obra citada. Editorial Blondeau. París, Francia, 1855. Biblioteca Nacional.
Colección Matta Vial.

106
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

los propietarios, desde Colchagua hasta Valdivia, con una


pequeña instrucción impresa sobre el modo de plantar y cul-
tivar el pino, […] habría esperanzas fundadas de ver dentro
de 40 años poblado el país de estos árboles y asegurada una
inmensa riqueza a los cultivadores o herederos.

En la misma línea, propone:


[…] un plan que, si se encuentra practicable, creo que
por sí solo avanzaría medio siglo la transformación de las
razas animales, vacunos, lanares, cabalgares y porquinas
(sic). El plan sería el siguiente: formar una asociación para
constituir un capital efectivo de 200.000 pesos. La socie-
dad se titularía Sociedad Agrícola e Industrial de Chile.
[…] la creación de una quinta modelo de 400 hectáreas
[…] Con 3.168 pesos de gasto anual, saldrían del estable-
cimiento todos los años diez jóvenes que habrían recibido,
durante tres años, una educación agrícola completa, y con
los conocimientos de los dos oficios mecánicos más útiles
en la agricultura: el carpintero constructor de carros, y
el herrero constructor de arados y de todos los útiles de
labranza. […] ¿Se realizará esta aspiración mía? El tiempo
lo dirá. […)] Veinte y tres años (sic) he vivido fuera de
Chile sin que mi amor por la patria se haya debilitado: yo
no poseo allí ni una sola pulgada de terreno. Sin embargo,
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

me suscribo desde ahora con $10.000 si antes de dos años


contados desde hoy se ha reunido en Chile el número de
subscritores suficientes para poner en planta mi proyecto.

Esta obra circuló bastante en su tiempo e incentivó a muchos


agricultores a renovar la cultura de trabajo en sus campos, como
fue el caso de la introducción de nuevas cepas de vid francesas y
la contratación de especialistas franceses en este rubro.
Al mismo tiempo, la llegada a Europa de su sobrino, Vicen-
te Pérez Rosales, con el fin de hacerse cargo del consulado en
Hamburgo e incentivar la inmigración a Chile, le permitió volver
a tocar un tema que, como ya dijimos, le era muy importante y

107
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

que con el antecesor de su sobrino era imposible hacerlo, dada


sus malas relaciones. Durante varios años los dos tendrían inter-
cambios epistolares en los que trataron dicha materia, así como
otras de carácter personal113.
Alejado de su nación, pero plenamente vinculado con Chile
y los círculos de poder del país, en este período se le encarga la
selección de artistas para erigir las estatuas de dos figuras histó-
ricas muy cercanas a Rosales, como son don Diego Portales y el
general José de San Martín.
Para el primero, Rosales elige a Jean Joseph Perraud, un
reconocido escultor galo, alumno de Jean Jacques Pradier, Jules
Ramey y Agustin Alexandre Dumont, además de Miembro del
Instituto de Francia y de la Academia de Bellas Artes. La estatua
fue inaugurada el 16 de septiembre de 1860114. De una cierta
manera, con esta contribución Rosales cumple con el homenaje
que siempre deseó realizar a Portales. No hay que olvidar que,
inmediatamente informado del asesinato de este último, propuso
al Gobierno que el barco que estaba construyendo en Burdeos
llevase su nombre. Sin embargo, las autoridades persistieron en
la idea de bautizar al bergantín como Chile.
En tanto, para la estatua del general San Martín, encarga el
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

trabajo a Louis Joseph Daumas, discípulo de D’Angers. Rosales


celebra el contrato con dicho artista el 21 de noviembre de 1857
y el monumento es inaugurado el 5 de abril de 1863, a cuarenta
y cinco años de la batalla de Maipú115.
Asimismo, en un gesto que lo ennoblece, erige en el Cemente-
rio General de Santiago, el monumento al patriota José Romero

113
Cartas a Vicente Pérez Rosales. Biblioteca Nacional. Sala Medina. Vol.
378. Fol. 48.
114
Anales de la Universidad de Chile. Tomo XVII, año 1860. Pág. 320 y en
Raúl Vargas Hidalgo, El espejo de papel. Ediciones ChileAmérica de CE-
SOC. Santiago, Chile, 2000. Pág. 108.
115
Benjamín Vicuña Mackenna, El general José de San Martín, considerado

108
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

de su propio peculio. Mulato, con una activa participación en


las gestas de la Independencia y, al parecer, muy cercano a la
familia de Rosales. En el monolito Rosales pide que se ponga el
siguiente epitafio: «A la memoria del filantrópico Sargento Mayor
Benemérito José Romero, modelo de caridad y patriotismo, erige
este monumento un compatriota ausente»116.

Regreso a la diplomacia

Poco más de un año después que don José Joaquín Pérez


Mascayano asume la presidencia de la República, Rosales es
nombrado Ministro Plenipotenciario ad honorem de Chile en
Francia.
El Jefe de Estado es su sobrino en segundo grado y trata
a Rosales como querido primo. Además de las relaciones de
parentesco, sus destinos ya se habían cruzado más de una vez.
Justo cuando Rosales se prepara para dejar París y regresar a
Chile en 1829, luego de siete años dedicado al comercio en dicha
ciudad, Pérez Mascayano es nombrado como Cónsul ante la
Corte francesa. En tanto, del acuerdo obtenido por Rosales con
el Gobierno de Buenos Aires para intercambiar representantes
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

diplomáticos en 1836, surge el nombramiento de Pérez Mascaya-


no como Encargado de Negocios de Chile en la capital argentina.
Los dos, además, formados en la cultura francesa, los dos con
una larga experiencia diplomática, pero también con diferencias:
uno de un carácter fuerte y gran desplante (Rosales) y el otro,
Pérez Mascayano, un gran conciliador, elegido particularmente
por esas razones para liderar el proceso de transición chilena

según documentos inéditos. Guillermo Miranda Editores. Santiago, Chile,


1902.
116
Guillermo Feliú Cruz, La abolición de la esclavitud en Chile. Editorial
Universitaria. Santiago, Chile, 1973. Pág. 158.

109
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Francisco Javier Rosales Larraín


Fuente: Museo Histórico Nacional

110
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

de la república conservadora a la liberal. Funge, además, como


Canciller de Chile –al momento del nombramiento de Rosales
como Ministro en París–, su amigo y apoderado en Chile, Ma-
nuel Antonio Tocornal; doble razón para que Rosales se sienta
apoyado por la administración gubernamental.
El decreto que designa a Rosales como Enviado Extraor-
dinario y Ministro Plenipotenciario, sin sueldo ni gratificación
fiscal, se emite el 10 de enero de 1863, y este se hace cargo de la
misión diplomática el 14 de marzo de 1863. Presenta sus cartas
credenciales al Emperador Napoleón III el 15 de mayo de dicho
año. Tiene a la época 64 años de edad. Carece de la vitalidad
del primer período en el que se desempeñó como diplomático.
Si bien cumple cabalmente con sus obligaciones, esta vez no
será el Rosales combativo de la primera etapa. Ya no lo veremos
diciéndole al Canciller que no se cansará de «llamar la atención
de estas materias hasta que no me digan que mis indicaciones le
fastidian»117. Quizá el hecho que Rosales se encuentre con nuevos
interlocutores al interior del Gobierno, menos afines a sus pen-
samientos, como es el caso de José Victorino Lastarria, le hace
tomar un poco más de distancia. También es dable reconocer que,
al momento de asumir estas nuevas funciones, Rosales representa
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

a otro Chile, con menos apremios que cuando dejó el país en


1836. Los seis lustros conservadores no habían pasado en vano.
En los casi cuatro años que Rosales ejerce las funciones de
Ministro Plenipotenciario, consumirá parte importante de su
tiempo en promover y defender los intereses chilenos con mo-
tivo de la guerra con España. Con todo, se hará el espacio para
preocuparse también de otras materias en el ámbito cultural y

117
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol 9. Oficio N° 830 de 10
de agosto de 1850.

111
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

político, de la difusión de la imagen de Chile y transmitirá in-


formes de la situación en América y en Europa.

Informes sobre la región y la situación europea

Recién asumida su función diplomática, Rosales comienza


lo que será una serie de reportes sobre México y el proceso que
culmina con la entronización de Maximiliano de Habsburgo
como emperador de dicho país. En su primer encuentro con el
canciller Drouyn de Lhuys, el mismo día en que se hizo cargo de
la embajada, la conversación se centra en dicha nación. Francia
ya estaba en suelo mexicano y sus autoridades deseaban conocer
la posición del Gobierno chileno. Ante dichas consulta, Rosales
responde que las instrucciones del delegado chileno en aquel
país eran las de ayudar a buscar un entendimiento entre ambas
naciones; respuesta de buena crianza, ya que este se encontraba
acreditado ante el Gobierno de Juárez. En la intimidad, Rosales
será más explícito. Así lo hace notar en una comunicación en la
que indica que:
[…] hallándome anoche de visita en casa de uno de
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

los principales miembros de este gabinete, se entabló en


el acto, como era de esperarse, la conversación sobre los
últimos sucesos de Méjico y se me preguntó cuál era la
opinión que yo me había formado de ello. Dije que estos
actos tan atentatorios a la soberanía de un pueblo estaban
en plena contradicción con las repetidas declaraciones
del Emperador, en documentos firmados por su mano
y en discursos pronunciados en las tribunas de ambas
cámaras por Mr. Billault. Agregué que el proceder de la
Asamblea dejaba la puerta abierta no solo a las protestas
y reclamos de todos aquellos mejicanos adictos al sistema
republicano, sino que los Estados Unidos se valdrían de

112
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

este pretexto para protestar y hacer revivir la arrogante


pretensión de la Doctrina Monroe.

Rosales continúa:
[…] me contestó el ministro –supuestamente el can-
ciller– que mis observaciones eran muy justas y ciertas,
pero que se remediarían o anularían, no solo por las
instrucciones que al efecto se enviarían a Méjico, sino por-
que el archiduque pondría por condición expresa para la
aceptación que la nación mejicana fuese consultada por un
plebiscito si aceptaba las forma de gobierno monárquico.

En una comunicación posterior relata el encuentro de Maxi-


miliano con González Estrada, en Miramar y adelanta que, a
diferencia de Francia, tanto Inglaterra como España no partici-
parán en esta intervención. A fines de ese año, al informar de la
apertura legislativa del parlamento francés, confirma el decidido
apoyo de Napoleón III a este proyecto. México –repite las pala-
bras del Emperador– le deberá su regeneración cuando el destino
sea confiado a un Príncipe. Posteriormente, al constatar que
Estados Unidos reconoce la regencia y a los cónsules que la re-
presentan, da por segura la intervención. Ya a principios de 1864
comunica de la llegada de Maximiliano a París y de los rumores
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

de un acuerdo entre el Gobierno francés y el archiduque acerca


de las reclamaciones financieras a México, pretexto por el cual
se había acometido la invasión francesa a dicho país. En abril,
en tanto, transmite que Maximiliano ya expide decretos como
Emperador de México desde Miramar y que le resulta extraño
que la comisión constituida para examinar la deuda mexicana
esté compuesta por un mexicano, un inglés y un francés y que en
este último recaiga la presidencia de la misma. Remata diciendo
que «este nuevo imperio mexicano principia su era gravando la
Nación», al tiempo que pone en dudas la viabilidad del proyecto.

113
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

En días posteriores, informa de la renuncia de Maximiliano a


sus derechos en Austria y que dicho acto despeja el camino hacia
México. Finaliza su nota de la siguiente forma:
[...] Así ha concluido en Europa la primera parte
del drama de la monarquía mexicana, la segunda pasará
en América y US., próximo espectador, seguirá más fá-
cilmente su desarrollo y sabrá apreciar su desenlace con
más precisión y acierto.

Aun cuando a medida que transcurre el año 1864 y surge


el contencioso entre Chile y España, Rosales deja de mandar
informaciones respecto de México, se permite comunicar del frío
recibimiento de Maximiliano a la llegada al puerto de Veracruz
y cuestiona la efectividad de un cuerpo de ejército formado por
tropas de cuatro nacionalidades, como son las que acompañan
a este último. Finalmente, al conocer los detalles del empréstito
contraído por México en 1865 y los intereses cobrados por los
prestamistas, lo califica como «una monstruosa operación que
afectará a la economía mexicana»118.
En cuanto a los asuntos europeos propiamente tales, informa
de la evolución del complejo panorama de dicho continente en
forma periódica, pero sin hacer juicios ni análisis. Da cuenta, así
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

de la insurrección polaca y de la alianza entre Rusia y Prusia para


hacer frente a la misma; la invasión del ducado de Holstein por
parte de la dieta germana y la consiguiente guerra de Prusia y
Austria en contra de Dinamarca; las tratativas entre el Vaticano
e Italia; el ofrecimiento de Gran Bretaña de dar asilo al Papa en

118
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 19. Oficios Nº 1 y 2 del
14 de marzo de 1863; Nº 14 del 15 de junio de 1863; s/n del 14 de agosto
de 1863; Nº 25 del 31 de agosto de 1863; s/n del 15 de octubre de 1863;
Nº 31 del 15 de noviembre de 1863; Nº 33 del 1 de diciembre de 1863;
Nº35 del 1 enero de 1864; Nº 50 del 14 de marzo de 1864; Nº 58 del 16
de abril de 1864; Nº 72 del 14 de julio de 1864; Nº 74 y 78 del 15 y 31 de
julio de 1864; Nº 109 y 112 del 15 y 28 de abril de 1865.

114
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

Malta; la invitación de Napoleón a un nuevo Congreso regional


para recomponer el mapa europeo, tal como ocurriera en 1815;
la reticencia de Londres a esta iniciativa y la firma del protocolo,
por parte de las naciones protectoras de Grecia, que legitima la
elección del príncipe Guillermo como soberano de ese país. A
Rusia le hace un seguimiento particular; país lejano pero al que
Rosales le da gran importancia. Inmediatamente asumido el car-
go de Ministro de Chile, hace una visita protocolar al ministro
ruso en Francia, a pesar de no existir relaciones diplomáticas
entre ambos países, con la clara intención de motivar el estable-
cimiento de vínculos formales. Dentro de las informaciones que
transmite sobre dicha nación, además del problema en Polonia,
comunica la puesta en libertad de los siervos rusos y del proceso
de ampliación territorial de esta nación hasta los confines de
China y el Pacífico119.

Bolivia

Por otra parte, hace un seguimiento de la labor de las autori-


dades bolivianas en Europa, en especial a partir del nombramien-
to del mariscal Andrés de Santa Cruz como Ministro en París y de
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

los cuestionamientos de Bolivia al límite fronterizo con Chile en


el paralelo 23. Si bien no le atribuye una significación particular
119
Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 19. Oficios Nº 3 y 5
del 15 y 30 de marzo de 1863; Nº 12 del 30 de mayo de 1863; Nº 14 del
15 de junio de 1863; Nº 17 del 11 de julio de 1863; Nº 21 y 25 del 14 y
31 de agosto de 1863; Nº 26 del 30 de septiembre de 1863; s/n del 15 de
octubre de 1863; Nº 31 y 32 del 15 y 30 de noviembre de 1863; Nº 42
del 3 de enero de 1864; Nº 44 del 15 de febrero de 1864; Nº 59 del 29 de
abril de 1864; Nº 61 y 63 del 15 y 31 de mayo de 1864; Nº 66 del 15 de
junio de 1864; Nº 78 del 31 de julio de 1864; Nº 81 y 82 del 16 y 30 de
septiembre de 1864; s/n del 31 de octubre de 1864; Nº 98 y 101 del 15 y
31 de enero de 1865; Nº 108 del 31 de marzo de 1865; Nº 109 y 112 del
15 y 30 de abril de 1865 y Nº 122 del 30 de junio de 1865.

115
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

a la asignación de este caudillo en la capital francesa, advierte


tempranamente que Bolivia se prepara para la guerra y que Chile
debe tomar los resguardos del caso. En este escenario, obtiene
en El Escorial copia del Atlas de geografía moderna de Keithe
Johnston, que establece al paralelo 23 como límite entre las dos
naciones y da cuenta del empréstito que gestiona el Gobierno
de La Paz en Europa. Así, comunica que el mariscal Santa Cruz
viaja especialmente a la capital inglesa para firmar un empréstito
de 1.000.000 de libras, gestionado por el minero boliviano don
Avelino Aramayo y, en ese contexto, hace presente que el repre-
sentante chileno ante la corte de Saint James debiera aclarar en
la prensa británica que las garantías dadas para dicho préstamo
(las guaneras que se encuentran en Mejillones) son de propiedad
chilena. Posteriormente, remite copia del contrato firmado por
Aramayo vendiendo guano de las costas de esa localidad.
Asimismo, Rosales hace seguimiento de posibles compras de
material de guerra por parte de La Paz. Por de pronto, inquiere
respecto de la posible compra de tres barcos, información que luego
descarta y, de paso, representa como un mal precedente para nues-
tros propios intereses si llegáramos a cuestionar una adquisición de
esa naturaleza, ya que «nos podría afectar si más adelante fuéramos
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

nosotros los interesados en efectuar ese tipo de compra»120.

120
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 19. Oficio Nº 28 del
15 de octubre de 1863; Nº 31 del 29 de noviembre de 1863; Nº 36, 37 y
42 del 1, 15 y 31 de enero de 1864; Nº 44 y 45 del 15 y 22 de febrero de
1864; Nº 48 y 53 del 13 y 30 de marzo de 1864; Nº 54 del 14 de abril de
1864; Nº 73 del 14 de julio de 1864 y oficio s/n del 31 de octubre de 1864.

116
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

Orielle Antoine y sus aspiraciones como Rey de


la Araucanía

En un principio estima preferible minimizar el tema, pero lue-


go se ve en la obligación de hacer gestiones ante las autoridades
francesas con el fin de neutralizar la campaña de este personaje
y realiza un permanente seguimiento de sus actividades. El he-
cho que aquel haya sido declarado insano le permite, en cierta
medida, descalificar los argumentos y actividades que intenta
ejecutar Antoine, a quien Rosales sindica como el monómono
de la Araucanía. Con todo, cabe observar que no son muchos
los oficios que Rosales dedica al tema121.

Iniciativas en materia de desarrollo económico

Paralelamente, Rosales promueve la cultura del cáñamo en


Aconcagua, envía información sobre el trabajo llevado a cabo
por Francia en esta área; efectúa análisis del guano de mejillones
para evaluar su comercialización y remite a Chile cajones con
semillas de gusanos de seda. Igualmente, hace llegar dibujos de
la Escuela imperial de puentes y calzadas de Francia y antece-
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

dentes respecto del telégrafo submarino. En tanto, aboga por el


pintor Manuel Antonio Caro a quien le reconoce condiciones
excepcionales y la necesidad que el Estado le otorgue una pen-
sión para que continúe perfeccionándose en Francia; apoya al
connacional Antonio Smith y lo repatría a Chile, al tiempo que

121
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 19. Oficios Nº 34 del
15 de diciembre de 1863; Nº 39 del 30 de enero de 1864; Nº 50 y 52 del
14 y 30 de marzo de 1864.

117
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

propone la formación de una comisión que seleccione el modelo


para la estatua ecuestre del general O’Higgins122.

Conflicto con España

Las primeras comunicaciones dedicadas al tema las remite en


febrero de 1864, fecha en que Rosales da cuenta del embarque
de Salcedo y Mazarredo con destino al Perú, para pedir satisfac-
ciones. En dicha comunicación anuncia que la corbeta española
Covadonga, en la que viaja el representante español, debiera
encontrar en Panamá a las fragatas Triunfo y Resolución. Dos
meses después hace alusión a la conferencia regional impulsada
por el Perú para adoptar una posición única frente a la invec-
tiva española, iniciativa a la que descarta por infructuosa. Más
adelante, conocida la invasión española de las islas Chinchas,
Rosales inicia lo que luego será una permanente crítica al ac-
cionar peruano. Primero, lo hace por el hecho de que la flota de
este último país permanezca en El Callao y no reaccione frente
a dicha agresión. Sin embargo, estas se repetirán una y otra vez
durante todo el conflicto. Más aún, como señalamos al princi-
pio de este trabajo, Rosales disentirá con la posición chilena de
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

apoyo al Perú123.
Así, en junio de 1864, Rosales envía una comunicación en
la que, junto con considerar inexcusable la conducta de Espa-
ña, informa que la referida invasión se concretó sin contar con
instrucciones de Madrid. Asimismo, reproduce las declaraciones

122
Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 19. Nº 7 del 14 de
abril de 1863; Nº 13 del 12 de junio de 1863; Nº 46 y 49 del 13 y 14 de
marzo de 1864 y Nº 59 del 29 de abril de 1864.
123
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 19. Oficios Nº 45 del 6
de febrero de 1864; Nº 54 del 14 de abril de 1864 y Nº 63 del 29 de mayo
de 1864.

118
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

emitidas por las autoridades españolas, en las que afirman que


no tienen apetitos territoriales y que reconocen la independen-
cia de los países del Nuevo Continente, al tiempo que advierten
que no devolverán las islas Chinchas mientras Perú no satisfaga
sus reclamaciones. Al minimizar las amenazas de una posible
reconquista española y comentar la reacción solidaria produ-
cida en Chile por esta invasión, señala «nos lanzamos, tal vez,
con precipitación a creer en eventualidades irrealizables de una
reconquista». Un mes después, va más allá: las declaraciones de
España, sostiene, debieran ser suficientes para Chile. No tenemos
que «hacer nuestra una mala causa […] a US., y al Gobierno le
toca decidir si debemos volver en nuestros pasos e informar al
Perú que no apoyaremos sus desaciertos». Ya en septiembre de
ese año llega a preguntarse si era necesario cerrar los puertos
chilenos a la escuadra española124.
No obstante lo anterior, en octubre visita al representante
peruano en París, don Federico Barreda e informa que este ha
pedido la mediación francesa frente a Madrid. Destaca, a la vez,
que la invasión de las islas Chinchas no es la primera acción con-
traria al derecho internacional ejecutada por una gran potencia.
De ellas, recuerda, el ataque del almirante Nelson a Copenhague,
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

la toma de los galeones de Manila por parte del Reino Unido, así
como la ocupación británica de las Malvinas; el apresamiento de
la escuadra de Buenos Aires por parte de Francia e Inglaterra, sin
previa declaración de guerra y la actuación del Massachussets
en Bahía. Es la política del más fuerte, agrega y esa es una de las
razones por las cuales Francia se muestra reticente a interferir, a
pesar de estar al tanto del tema. De hacerlo, remata, le sacarán
en cara sus propios actos. De hecho, agrega, la prensa española

124
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 19. Oficios Nº 65, 68 y
70 del 14, 28 y 29 de junio de 1864; Nº 75 del 17 de julio de 1864 y Nº
82 del 30 de septiembre de 1864.

119
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

no se hace eco de las fundadas razones del Perú y, en cambio, se


habla del envío de acorazados125.
Días después informa de la partida del almirante Pareja, en
reemplazo de Pinzón, llevando consigo poderes diplomáticos,
de manera de estar en condiciones de negociar con las autori-
dades peruanas. Informa, a la vez, que la cancillería francesa le
ha comunicado a don Federico Barreda que España no acepta
gestiones oficiosas de terceros. Al mismo tiempo, transmite que
en Madrid circula la versión de que si Pareja no logra un acuer-
do, la guerra la declararía el 4 o 5 de diciembre de dicho año.
En una comunicación posterior complementa los antecedentes
sosteniendo que las instrucciones de Pareja son las de iniciar
hostilidades y que él y el representante argentino, don Mariano
Balcarce, hacen gestiones ante la embajada de España y la can-
cillería francesa, en coordinación con Barreda. Posteriormente,
anuncia que la decisión chilena de negarse a vender carbón a
los buques españoles fue considerada por Madrid como un acto
hostil y, por lo tanto, a partir de ese momento a Chile ya no lo
califican como neutral126.
Paralelamente, el 22 de diciembre de ese año, Rosales solicita
a las autoridades francesas que, mientras las manufacturas reales
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

no le entreguen su pedido, el Gobierno francés le adelante, en


calidad de préstamo, 6.000 fusiles de infantería, 1.000 carabinas
y bayonetas, 6.000 porta forros de bayonetas, 100.000 cartuchos

125
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 19. Oficios Nº 85 y 86
del 29 y 31 de octubre de 1864.
126
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 19. Oficios s/n del 31 de
octubre de 1864; Nº87 y 88 del 13 de noviembre de 1864; Nº 89, 90 y 91
del 14, 16 y 26 de noviembre de 1864; Nº95 y 96 del 14 y 16 de diciembre
de 1864.

120
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

para carabinas y 200.000 cartuchos para fusiles. Francia accede


a esa petición127.
El año 1865 lo inicia comentando que él no cree que España
tenga interés de quedarse con las islas Chinchas ni que tenga
el apoyo de Francia. A la vez, acusa de irresponsable al Perú y
de «habernos llevado a una situación compleja con España».
Igualmente, responde a los cuestionamientos de la cancillería
chilena por el escaso éxito de sus representantes para obtener
el apoyo de los gobiernos europeos. Aludiendo directamente a
las críticas emitidas por don José Victorino Lastarria, señala
que «no es fácil tarea la de calmar los ánimos de los poderosos,
explicando el proceder de los que no lo son». Las autoridades
chilenas le contestarán a estos comentarios que:
[...] Ante todo observaré a US., que el Gobierno ha
estado mui (sic) lejos de hacerle cargo alguno por tal im-
potencia. Pero US. no podrá dejar de reconocer que esa
impotencia no ha sido tan absoluta que no pudiera US.
dar los acertados pasos que posteriormente dio cerca de
ese señor Ministro de Negocios Extranjero. Por lo demás,
ya he manifestado a US. la satisfacción del Gobierno por
el celo i oportunidad que desplegó US. en esa coyuntura128.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

A fines del mes de enero informa del envío de una nueva flota
española y acota que, mientras no haya rompimiento de hostilidades,
hay esperanzas de paz. Dos meses después se manifiesta contrario con
los términos de la negociación que lleva a cabo Perú con España y
anuncia que los diarios españoles informan que, una vez que se resuelva
el diferendo con Lima, la escuadra de aquel país pasará a Valparaíso
a exigir explicaciones. Asimismo, comunica del empréstito solicitado
127
Archivo Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia. Sou-serie Chili
1848/1878.
128
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 29-A. Oficios Nº 97,
99, 100 del 12, 15 y 30 de enero de 1865. Vol. 28-B. Oficio Nº. 68 del 2
de marzo de 1865.

121
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

por Perú en Londres y del fracaso de España en Santo Domingo, así


como también respecto de las consecuencias que nos traerá el haber
negado la venta de carbón a la flota española en Lota129.
Por otro lado, el 6 de febrero solicita al canciller francés
pólvora para cañones y fusiles y, el 27 de ese mes, le agradece la
cesión de 50.000 kilos de pólvora de fusil y 30.000 kilos para
cañón, al tiempo que le informa que al día siguiente transferiría
a las Cajas de Tesoro Público francés la suma de 120.000 francos
por el valor de dicha mercadería130.
Ya el 30 de abril de ese año habla del canje de un acuerdo
entre Perú y España y de la difícil situación en que queda Chile
frente a Madrid. Es de la opinión que Lima no puede llegar a
un arreglo que deje afuera a nuestro país: las satisfacciones que
nos exige España, acota, son de responsabilidad del Perú. En
tanto, en junio se muestra esperanzador de un entendimiento
con Chile dada las buenas noticias que llegan desde Madrid
y Chile, e informa de su reunión con el embajador español en
París, en la que se refiere a las tratativas que estaba realizando
el ministro español en Chile, don Salvador de Tavira, para sub-
sanar los desencuentros entre ambas naciones. Por el contrario,
solo unos días después informa que el propio canciller francés le
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

comunica que el Gobierno español había rechazado los términos


del acuerdo logrado por su representante diplomático en San-
tiago, situación que también le es confirmada por la delegación
española en París131.
Más adelante, el 14 de agosto de 1865, se refiere al nombra-
miento del almirante Pareja como negociador frente a Chile y de

129
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 29-A. Oficios Nº 101
del 31 de enero de 1865; Nº 105, 107 y 108 del 14, 15 y 28 de marzo de
1865 y s/n del 31 de marzo de 1865.
130
Archivo Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia. Sou-serie Chili
1848/1878.
131
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 29-A. Oficios s/n del 30

122
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

la circular emitida al cuerpo diplomático en Madrid, por parte


de las autoridades españolas, en la que se exige una completa
satisfacción a Chile. Igualmente, da cuenta de los comentarios
que circulan en Lima –según el representante peruano en París–
en cuanto a que Chile habría pagado al señor Tavira para llegar
a un acuerdo satisfactorio a los intereses chilenos.
Por su lado, las autoridades chilenas le hacen llegar un oficio
fechado el 27 de septiembre en el que le expresan lo siguiente:
[…] la guerra entre Chile y España acaba de encen-
derse, según verá US. en los adjuntos documentos oficiales.
Después de habernos dirigido i reiterado un ultimátum
en que nos proponía deshonrosas condiciones, que hacía
más inadmisibles con la amenaza, i que rechazamos peren-
toriamente, el jefe de la escuadra española ha declarado
bloqueados los puertos de Chile i empezado el bloqueo de
Valparaíso. Rotas así las hostilidades no hemos vacilado
en aceptar la guerra a que éramos provocados. Para soste-
nerla, no contamos desde luego con grandes elementos de
ataque i defensa, pero Chile no ignora cómo se improvisan
i sabrá procurárselos antes de mucho tiempo.

En tanto, Rosales anuncia la posible caída del Gobierno


peruano y expone sus dudas sobre el acuerdo entre este último
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

y España.
Ya en octubre, y aprovechando de comentar la comunicación
sobre la llegada de Pareja a Valparaíso, desaprueba los términos
del contrato firmado por el almirante Simpson en Inglaterra
para la construcción de cuatro buques para Chile y advierte
que España impedirá que estos salgan de astilleros británicos.
Aun cuando las autoridades chilenas reconocen que «la lentitud
empleada en la construcción de las corbetas que aún tenemos en

de abril de 1865; Nº113, 114 y 115 del 1, 15 y 16 de mayo de 1865; Nº


119 del 13 de junio de 1865; Nº 125 y 126 del 16 y 21 de julio de 1865 y
Nº 127 del 3 de agosto de 1865.

123
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

los astilleros ingleses ha sido mui (sic) sensible, como US. observa
con justicia», respaldan a sus representantes en Londres al agre-
gar «pero confiamos en que el Sr. Carvallo i el contraalmirante
Simpson habrán reparado el mal i no nos dejarán privados de
tan preciosos recursos en estas graves circunstancias»132.
Más adelante, en el mes de noviembre, al informar de sus ges-
tiones para sensibilizar al Gobierno francés respecto de la causa
chilena, Rosales hace presente que «no hay que contar que haya
una nación generosa que no le reconozca a España el derecho de
humillar a una nación más débil que en nada ha ofendido», al
tiempo que envía una propuesta de texto para ser publicado en
los periódicos franceses, explicando la posición chilena. A fines
de ese mes, comunica que la opinión pública francesa está de
parte de Chile y da cuenta de una nueva reunión con el canciller
francés, a quien le solicita que interceda ante Madrid. También
señala que se ha permitido visitar al embajador español a título
personal e informa que el ofrecimiento de mediación argentina
fue rechazado por España. En esta oportunidad, critica la inicia-
tiva que analizan las autoridades chilenas de hacer uso de buques
corsarios extranjeros, ya que según Rosales, al no encontrar
presas, estos atacarán a naves de otras banderas, afectando así
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

la imagen y posición del país. Acerca de este último punto, la


cancillería chilena reacciona respondiéndole que:
[…] no dejamos de tener en cuenta desde un principio
las justas reflexiones que hace US. sobre los inconvenientes
que ofrece el corso. Pero en los primeros momentos, cuan-
do aún estábamos completamente desarmados, juzgamos

132
La adquisición de los buques en Inglaterra no es parte de este trabajo. Sin
embargo, cabe comentar que las dificultades para su salida fueron tales, que
el Gobierno chileno debió recurrir como alternativa de suministro a Estados
Unidos. Rosales, en un gesto muy propio, a días de dejar la embajada, felicita
al Gobierno por la llegada de los buques de guerra desde Estados Unidos,
sin hacer alusión a los que estaban detenidos en los astilleros británicos.

124
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

de nuestro deber la expedición de patentes de corso como


el único medio de hostilidad de que entonces podríamos
disponer. Sin embargo, hemos procurado que la concesión
de ellas se haga con suma prudencia i hasta ahora son
mui (sic) pocas las que se han concedido.

Finaliza las comunicaciones del mes de noviembre haciendo


presente que estima que si el bloqueo a los puertos chilenos no
tiene éxito, Pareja bombardeará Valparaíso y que el canciller
francés le ha asegurado que está trabajando, junto con Inglaterra,
para zanjar el problema entre Chile y España. Comunica, a la
vez, que ha escrito a seis periódicos franceses, contrarrestando
la información emitida por España133.
Principia el mes de diciembre señalando que ha enrostrado
al embajador español el hecho de que su anterior encuentro,
de carácter privado, hubiese sido publicado en El Monitor y
comunica el decreto español declarando piratas a los corsarios
que navegan bajo la bandera chilena. Si bien, en un principio,
sostiene que España ha logrado neutralizar a Inglaterra y Fran-
cia, el 15 de diciembre da cuenta que estos dos países han hecho
entrega al Gobierno español de una propuesta cuyos términos
eran los siguientes:
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

1. Restablecimiento de comunicaciones entre ambas naciones.


2. Carta de las autoridades chilenas al almirante Pareja en
la que, sin discutir los 13 cargos de agravio, se declararía
que Chile jamás tuvo la intención de ofender ni hostilizar
a España.
3. Respuesta del almirante Pareja dándose por satisfecho con

133
Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 29-A. Oficios Nº 129 y 130 del
14 y 29 de agosto de 1865; Nº 132 y 133 del 15 y 23 de septiembre de
1865; Nº 135, 137 y 140 del 16, 28 y 31 de octubre de 1865; Nº 143, 145,
146 y 147 del 16, 22, 24 y 30 de noviembre de 1865.

125
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

la comunicación y pidiendo que no se considerara roto el


Tratado de Paz y Amistad suscrito por ambas naciones en
1844.
4. Devolución de los buques apresados por la escuadra blo-
queadora a sus dueños.
5. Saludos de 21 cañonazos a los dos pabellones, alternada-
mente.
6. Si el Gobierno de Chile lo exigiese, los saludos anteriores
podían realizarse en cualquier puerto chileno que no fuese
Valparaíso.

Finaliza el año 1865 señalando que ve con renuencia una


declaración de guerra de Perú a España y que no cree que Chile
vaya a recibir un gesto de solidaridad americana ni, menos, de
Estados Unidos134.
En cuanto a la propuesta franco-británica antes indicada, la
cancillería chilena responde a Rosales que:
[…] las proposiciones de arreglo que nos han hecho
la Francia y la Inglaterra, son aún más inadmisibles que
las que US. me anunciaba haberse fijado por las potencias
mediadoras. No participo completamente del temor que
abrigaba US. de que nuestra resistencia a aceptar tales
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

bases de arreglo operase una reacción desfavorable a


Chile en la opinión europea. Pero aunque así suceda, no
variaremos de resolución, pues no estamos dispuestos a
comprar las simpatías de la Europa con el sacrificio de
nuestro honor, de nuestra seguridad i porvenir.

En tanto, a partir del año 1866 ocupa parte importante


del tiempo en escribir cartas a la prensa publicitando la causa
chilena, así como preparando artículos para algunos periódicos

134
Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 29-A. Oficios Nº 148, 149, 150,
153 y Nº 154 del 3, 5 15, 30 y 31 de diciembre de 1865.

126
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

en los que, en algunas oportunidades, paga para que publiquen


noticias favorables a Chile. También viaja a Londres en el mes
de marzo –previamente a transmitir sus dudas respecto de la
oportunidad y conveniencia de dicha comisión– con el fin de
apoyar al Ministro de Chile en Bélgica y concurrente en el Reino
Unido, don Manuel Carvallo, en las tratativas para obtener un
empréstito en la banca de dicho país135.
En el mes de abril, envía una comunicación, cuyo contenido
permite apreciar la evolución del conflicto con España. En esta,
indica que:
[…] tengo a la vista las dos circulares de US. de 24 de
febrero y 2 de marzo. La primera contenía el suplemento
al ferrocarril al 21, en que se insertan los diversos partes
que había recibido el Gobierno de los comandantes de
la escuadra aliada, sobre el glorioso y feliz combate que
sostuvieron nuestros buques en la jornada del 7 de febrero
en el apostadero de Chiyague contra las fragatas españolas
Villa de Madrid y Blanca.
Según los detalles contenidos en esos partes, todo el
mundo hizo su deber en esa memorable jornada, si por
desgracia nuestra, el Apurimac no se hubiese hallado (sic)
con su máquina descompuesta y la corbeta Chacabuco
y vapor Maypu (sic) fuera de esas aguas es evidente que
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

los buques españoles, o habrían sucumbido, o habrían


regresado a Valparaíso, con muchas más averías que las
que relata el almirante Méndez Núnez en su informe
oficial del 16 de febrero que adjunto a US.
Este parte oficial a (sic) sido mal acogido en Madrid,
y en toda España, porque revela inexperiencia, lentitud
en los movimientos o marcha en los buques, en busca
de nuestra escuadra y flojedad o falta de arrojo en el
combate; porque dicen que donde había bastante agua
para el Apurimac, debía haberla también para la Villa de
135
Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 29.-A. Oficios Nº 151 del 5 de
diciembre de 1865 y Nº161 del 27 de febrero de 1866.

127
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

Madrid. Agregan los descontentos que sifuera (sic) cierto


que no había agua en el canal para que flotase sin peligro
la Villa de Madrid y que tampoco la habrá para que flote
la Numancia, en la nueva campaña que iba a emprender
en persona el almirante.
Curiosa es también la relación que US. me hace de
la poca diligencia que ponían esos buques para llegar al
punto en que se encontraba nuestra escuadra, pues habien-
do salido de Valparaíso el 7 de febrero, fueron avistados
en la altura del Tomé el 21, dando así tiempo para que
el buque que despachió (sic) el Gobierno, hubiese tenido
tiempo de anunciar al jefe de la escuadra aliada la salida
de la Numancia y la Blanca.
Cuidaré de hacer insertar en uno de estos diarios, esta
nueva prueba de la impericia de los marinos españoles o,
al menos, de la carencia que tienen de combustible esos
buques para andar con rapidez. Está probado que si el
Huáscar y la Independencia hubiesen podido emprender
su viaje al Pacífico dos meses antes a la hora que es, toda
la escuadra española habría caído en nuestras manos, o
por lo menos, que habría tenido que abandonar nuestras
aguas retirándose a Montevideo o a Filipinas.
Acompaño a US. el discurso que pronunció el señor
Bermúdez de Castro, en el Senado español, contestando
a la interpelación que le hizo el señor Llorente, acerca
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

del manifiesto del señor Pacheco, Ministro de Relaciones


Exteriores del Perú; y es de admirar el desmentido que
da al Ministro del Perú sobre lo que este escribió acerca
de la palabra «reivindicación», y sobre las cantidades que
la España tenía derecho de reclamar del Perú; enfin (sic)
sobre todo cuanto escribió a su Gobierno después de las
primeras conferencias que tuvo con el señor Bermúdez. Del
mismo modo hay que admirar la conformidad del señor Valle
Riestra de dejarse dar en plena cámara española el título de

128
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

embustero calumniador, sin haber protestado al día siguiente


dirigiéndose al ministro Bemúdez y a la prensa.
Una persona (a mi juicio muy bien informada) me
dijo ayer que se habían enviado hace tiempo al almirante
Méndez instrucciones para que tratase de obtener a toda
costa un triunfo cualquiera sobre nuestra escuadra afin
(sic) de lavar la mancha de la pérdida de la Covadonga y
que una vez obtenido este (por pequeño que sea) que se
apresure a promover un arreglo de paz sirviéndose de la
intervención o buenos oficios de los agentes diplomáticos
de Francia e Inglaterra, y que estas mismas instrucciones
se habían dado al almirante Quezada que ha ido a reem-
plazar a Méndez Núñez.
Continúan los diarios españoles anunciando casi
todos los días la pronta salida de otras tres fragatas blin-
dadas, pero nunca acaban de salir y sus aprestos militares,
no se completan.
La Opinión Nacional de hoy se ocupa del discurso del
señor Bermúdez de Castro sobre el manifiesto del ministro
Pacheco y por encargo mío ha dicho algunas palabras
sobre el silencio que guardaba el señor Valle Riestra. En
este momento he leído en la Época de Madrid una carta
del citado señor Valle Riestra, escrita en términos muy
moderados y corteces (sic), pero sosteniendo que lo que el
escribió a su Gobierno después de las primeras conferen-
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

cias que tuvo con el señor Bermúdez, fue la relación exacta


de lo que le dijo ese señor ministro sobre reivindicación,
deuda, etc., etc.
Ninguna noticia me ha comunicado el señor Carvallo
acerca de la proyectada compra de la fragata acorazada
que existe en Dinamarca, pero no extraño este silencio,
pues cuando yo estuve en Londres supe por fuera que
habían comprado un vapor, que había salido hacía algún
tiempo con útiles de guerra y también supe que había
arribado a Lisboa con graves averías. Como era natural,
le pregunté al señor Carvallo qué había de verdad en
esto y me contestó: «no me cuestione Ud., porque estoy

129
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

comprometido a guardar el secreto» y no volví a insistir


para obtener detalles136.

Un mes después, el 15 de mayo, Rosales se entera del bom-


bardeo de Valparaíso y reacciona en los términos siguientes:
[...] desde el sábado 12 se tenía noticia en París, vía
Nueva York, del bombardeo de Valparaíso y ayer que llegó
a mis manos un diario de aquella ciudad que contiene la
mayor parte de los documentos que se insertan en el bole-
tín de noticias, llamé al redactor de El Nacional y anoche
mismo se publicó una parte de ellos y hoy continuarán
con algunos otros.

No hay pluma que pueda describir con más vigor


ni con más indignación el vandálico acto del jefe de la
escuadra española. El lenguaje elevado y patriótico con
el cual hace saber US. a las naciones extranjeras por
conducto del cuerpo diplomático chileno esta vil y cruel
venganza, estoy cierto que producirá en estos países no
menos orror (sic) que desprecio, contra los perpetradores
de tantas desgracias.
Haré traducir y publicar esa circular, si me es posible
en cuatro diarios y de esto empezaré a ocuparme mañana.
Concluyo, Señor Ministro asegurando a US. que me
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

uno con toda mi alma a la indignación de mis compatrio-


tas, sintiendo solamente que nuestras limitadas fuerzas
marítimas nos impidan tomar pronta y ejemplar venganza
contra nuestros tan crueles como cobardes enemigos137.

Aun cuando intentó reunirse con el canciller Drouyn de


Lhouys inmediatamente de conocido este acto, fue recibido tan
solo el 24 de mayo. Del citado encuentro Rosales relata que:

136
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 29-A. Oficio Nº 166 del
13 de abril de 1866.
137
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 29-A. Oficio Nº 174 del
15 de mayo de 1866.

130
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

[...] Fue el Ministro quien habló primero, deplorando


con expresiones bien sentidas, el acto cometido en Val-
paraíso el 31 de marzo por la escuadra española y luego
que concluyó de hablar, le dije que tenía orden de US. de
leerle su despacho del 1 de abril y se prestó a escucharlo.
Concluida esta lectura, me dijo: «este es un asunto muy
grave, que necesitamos estudiarlo mucho para no proceder
con ligereza. De una parte hay lo que permite el derecho
estricto de la guerra y, por otra, las modificaciones que
en estos tiempos modernos se han adoptado contra ese
derecho absoluto» y sitó (sic) el Ministro al efecto lo
ocurrido durante la guerra de Crimea, que no se tiró un
cañonazo contra la plaza en defensa de Odessa en el Mar
negro y más tarde durante la guerra contra Austria, se
respetó igualmente el puerto de Trieste en el Adriático.

En el mismo correo que recibió los antecedentes del bom-


bardeo de Valparaíso la cancillería le envió sus cartas de retiro
ante el Gobierno francés. Si bien en la audiencia antes mencio-
nada Rosales le adelanta al canciller Drouyn de Lhouys sobre
su partida, no alcanza a hacer entrega formal de las mismas, ya
que recibe pocos días después una instrucción en la que deja sin
efecto esta decisión.
Vale la pena señalar que esta medida también fue adoptada
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

con el Ministro Manuel Carvallo a juzgar por la conversación


que tuvo Rosales con el Subsecretario de Relaciones Exteriores
de Gran Bretaña, sir Austen Henry Layard, en la antesala del
ministro francés. Este último, según Rosales, le expresa que:
[…] el Gobierno de Chile se manifiesta irritado contra
Mr. Thompson hasta el punto de solicitar su retiro por el
Gobierno británico y retirando al mismo tiempo su agente
diplomático en Inglaterra. Yo siento que el Gobierno de U.
haya tomado estas dos medidas que no podremos mirar
con indiferencia. Mr. Thompson y el almirante Denmon
no tenían instrucciones del Gobierno de la Reina para

131
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

oponerse por la fuerza al bombardeo de Valparaíso, ape-


sar (sic) de ser este un puerto avierto (sic) e indefenso, el
derecho absoluto de la guerra favorecía a la España, en el
acto cruel y bárbaro que se preparaba a acometer. Si las
fuerzas británicas se hubiese opuesto a este acto, habría
sido preciso tirar el cañón y esto era una declaración de
guerra a la España.

Cabe expresar que al momento en que da cuenta de las


conversaciones con ambas autoridades, aún no recibe la instruc-
ción que anula su renuncia y es por eso que indica en el oficio
en cuestión:
[...] sabe US. con cuánta acritud y diré con cuánta
injusticia desde el día de mi nombramiento como Ministro
de la República en Francia, he sido el blanco de ridículas y
grozeras (sic) invectivas en la Cámara de Diputados y en
la prensa. Todo lo he soportado en silencio, aplicándome a
desempeñar mi destino con celo, y poniendo todo esmero
en merecer la confianza y la aprobación del Gobierno. US.
y su digno predecesor no han sido avaros de expresiones
para manifestarme en repetidas ocasiones esa satisfacción
a la que yo aspiraba y fiado en que en estos últimos y
aciagos tiempos para la República, no he desmerecido
tampoco en la confianza del Gobierno, vengo a reclamar
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

a US. se sirva escribirme cuatro renglones en oficio por


separado, manifestándome a nombre del Gobierno su
satisfacción por el modo como he desempeñado mi misión
durante tres años y tres meses138.

Por otro lado, una vez que se dejó sin efecto su renuncia,
Rosales continúa el trabajo al frente de la misión diplomática.
Así, mantiene la política de publicar artículos en defensa de
Chile, se pone de acuerdo con el representante peruano para

138
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 29-A. Oficios Nº 173,
174, 176, 177 del 15, 25 y 27 de mayo de 1866.

132
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Francisco Javier Rosales Larraín

enviar un comisionado a España y, de esa manera, estar al co-


rriente del movimiento de la escuadra española. Al mismo tiempo
transmite sus opiniones a las autoridades chilenas, entre ellas,
sus dudas de que España envíe refuerzos a su flota en América
Latina o informaciones que obtiene de las autoridades locales
y del cuerpo diplomático. En ese contexto, comunica que ha
recibido seguridades de Inglaterra de que no habrá ocupación
de las Islas Chinchas y del regreso de las naves españolas. Más
aún, en agosto de 1866 confirma que el Numancia está en Río
de Janeiro y reitera sus dudas que Madrid refuerce su escuadra.
Ya en septiembre hace llegar una nueva propuesta de bue-
nos oficios de Inglaterra y Francia que contiene los siguientes
términos:

a. Eliminación del saludo al pabellón, incluido en la anterior


proposición, al no haber escuadra española en el Pacífico.
b. Suspensión del decreto de expulsión de ciudadanos españoles
del territorio chileno.
c. Liberación de prisioneros.
d. Compensación de los perjuicios que no fuesen causado por
los efectos de la guerra.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Al remitir esta proposición, Rosales hace presente a las


autoridades nacionales que si se aceptan sus términos se estaría
renunciando a cualquier reclamación por los daños del bombar-
deo de Valparaíso. Con todo, la misma no es aceptada y Rosales
tendrá que preocuparse desde aquel momento y hasta el fin de
su misión diplomática de los prisioneros chilenos que fueron
llevados a España. De hecho, en el mismo oficio que informa

133
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Raúl Fernández Daza

finalmente la presentación de sus cartas de retiro, hace llegar el


listado de los connacionales detenidos en El Ferrol139.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

139
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 29-A. Oficios Nº 196 y
203 del 13 y 30 de septiembre de 1866; Nº 208 del 26 de octubre de 1866;
Nº 211 y 212 del 7 y 14 de noviembre de 1866.

134
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:09.
Término de la Misión Rosales

Como ya anotamos en páginas precedentes, la primera vez


que se le pide a Rosales su renuncia, esta constituyó una medida
de carácter general para dos de las representaciones chilenas en
Europa y quedó sin efecto solo días después. Sin embargo, en
agosto de 1866, tan solo a meses de este suceso, le vuelven a
solicitar que deje el cargo, pero esta vez no hay vuelta atrás ni
aplican el mismo criterio al representante en Londres.
Junto con acompañar estas nuevas cartas de retiro, el can-
ciller Álvaro Covarrubias le indica a Rosales que, conforme con
su petición, le remite por separado que:
[…] habiéndose puesto término a la misión diplomática que
hace más de tres años desempeña US. en esa Corte, el Gobierno
se complace en manifestarle, por mi órgano, su satisfacción por
la conducta de US. en ese importante puesto i por el desinterés
que ha mostrado sirviéndolo sin sueldo alguno durante la mayor
I L :

parte del tiempo indicado140.


?= JI

La medida es, sin duda, una sorpresa para Rosales al adop-


tarse a cuatro meses de que le hubieran informado que había
13 :?JE I ,

sido incorporado a la categoría de ministro con sueldo y que,


en un acto adicional de reconocimiento, se le hubiese instruido
-EF ?= J

140
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 28-B. Oficio Nº 117 del
05 de agosto de 1865.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
135
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

que viajara a apoyar al ministro Manuel Carvallo a Londres, tal


como dimos cuenta en su oportunidad.
De ahí que se desprenda que una fuerte disputa con el Mi-
nistro Carvallo, luego de dicho viaje tuvo una incidencia directa
en la destitución de Rosales. Carvallo lo acusa de criticarlo a sus
espaldas y deja insinuar que, incluso, Rosales obra en contra de
los intereses chilenos al transmitir información confidencial al
representante español en París. Si bien las aseveraciones respecto
a Carvallo pueden haber sido verdaderas –de hecho Rosales lo
cuestiona en dos oportunidades a través de comunicaciones ofi-
ciales: primero cuando Bolivia obtiene un empréstito en Londres
con garantías de las guaneras chilenas de Mejillones y, luego,
por el contrato celebrado junto con el almirante Simpson para
la construcción de barcos en Gran Bretaña– las acusaciones de
una eventual conducta impropia de Rosales no tienen asidero.
De ser ciertas, el Gobierno no solo lo habría alejado del cargo
de Ministro Plenipotenciario, también le habría pedido la renun-
cia como representante de Chile a la Exposición Universal de
París de 1867, hecho que no sucedió. Por el contrario, Rosales
se mantuvo en ese carácter hasta el término de esa importante
actividad de promoción económico-cultural.
Quizá el tono de la disputa con Carvallo, así como su po-
I L :

sición respecto del tratamiento dado por Chile al conflicto con


?= JI

España lo transformaron en un personaje que, a juicio de las


autoridades, ya no aporta y que, más bien, complica en un con-
13 :?JE I ,

texto de por sí muy complejo para el Gobierno chileno.


Sin embargo, hay otras razones que también podrían explicar
su destitución. De hecho, el propio Rosales hace alusión en las
comunicaciones oficiales a la prensa chilena que lo descalifica
-EF ?= J

por el uso de uniforme diplomático, es decir, un sector que lo


considera más propio de un pasado pelucón, que de la etapa
liberal que vive Chile en esos momentos. A eso se agregan dos

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
136 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

elementos más que también hay que tener en consideración. En


primer término, la solicitud de renuncia coincide con el fin del
primer período de la administración Pérez Mascayano y, por lo
tanto, las autoridades pueden haber considerado necesario, como
sucede muchas veces, tener una nueva cara en París a partir del
nuevo quinquenio gubernamental. En segundo lugar, la decisión
de sacar a Rosales se concreta poco después de la renuncia de don
Manuel Antonio Tocornal al gabinete presidencial. La partida,
por tanto, coincide con la de su amigo y representante legal en
Chile, justamente por su posición contraria al apoyo dado por
nuestro país al Perú en el conflicto con España.
En todo caso, Rosales anuncia a las autoridades chilenas el 7
de octubre de 1866 que el Emperador vuelve a París el 14 de ese
mes, oportunidad en que presentaría sus cartas de retiro. Dado
que el monarca francés no regresa en la fecha antes indicada,
las envía al Ministro de Relaciones Exteriores y el 24 de febrero
de 1867 le solicita al Cónsul de Chile en París, señor Francisco
Fernández Rodella, que pase a retirar el archivo de la Legación141.
Sin perjuicio de lo anterior, en diciembre de 1866 Rosales
remite una carta a don Domingo Santa María en la que da nuevas
luces acerca de su renuncia y se refiere a temas de la contingencia
chilena de ese momento, los que vale la pena recoger.
I L :

Así, señala que:


?= JI
13 :?JE I ,

[…] lo único que a V. le preocupa en nuestra ventu-


rosa situación interior es el estado de la renta pública y la
deuda anunciada por el ministro del ramo que asciende a
29 millones de pesos. A decir a V. verdad, mejor sería que
no hubiésemos aumentado nuestra deuda, pero para esto
-EF ?= J

habría sido preciso que hubiésemos tenido más cordura


141
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 29-A.Oficios Nº 198 del
13 de septiembre 1866; Nº 204 del 7 de octubre 1866; Nº 212 del 14 de
noviembre 1866 y s/n del 24 de febrero 1867.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
137
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

desde el día que llegó a Chile la noticia de la flota de


Mazarredo, pero como ya no podemos retroceder, diré
que no me asustan los 29 millones si yo viese a la cabeza
de la administración de Hacienda un hombre creador de
recursos y a la altura de la situación sobre un país rico y
que se pueda decir sin impuestos.

Luego, junto con describir los ingresos del Estado, agrega:


[…] le parecen a V. estas cargas exageradas? Que se
calcule lo que pagan los Estados Unidos, la Francia, la
Inglaterra y la Italia y se verá que si queremos patria con
progreso y guerra que no nos arruine sin honor, es preciso
aumentar las contribuciones. Mucho se habló y se cacareó
en un principio de donativos y sacrificios públicos y todo
para hacer la guerra y yo escribí a particulares y a otros que
no lo son, que no se reunirían $400.000. ¿Me he engañado?
El Presidente y sus ministros perdieron el 18 de
octubre de 1865 la más bella oportunidad de procurarse
seis millones de pesos para comprar buques acorazados,
cañones y municiones. Si en lugar de la revista que se
pasó en el Campo de Marte después que se recibió el
indigno ultimátum de Pareja, hubiese el Presidente hecho
construir un tabladillo en dicho campo y hubiese citado
al vecindario para ese lugar, hubiese subido al tabladillo,
I L :

acompañado de sus ministros y corporaciones y hubiese


leído al pueblo el ultimátum de Pareja, pidiéndoles acto
?= JI

continuo la suscripción de un empréstito voluntario (por


el momento de seis millones de pesos) alegando que él y
13 :?JE I ,

sus ministros renunciarían por un año a sus sueldos, estoy


cierto que la suscripción iniciada con esta pompa en el
Campo de Marte habría producido mucho y se habría
completado en el resto de la República; pero si por des-
gracia, esto no hubiese tenido lugar, armado el Gobierno
-EF ?= J

de facultades extraordinarias debió completar la suma


con un empréstito forzoso.
Qué hizo el Gobierno! En lugar de esto recibió mise-
rables erogaciones y se contentó con enviar instrucciones

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
138 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

limitadas a Carvallo para que levantase un empréstito y


un enjambre de comisionados a Europa y Estados Unidos,
para que alborotasen al mundo comprando buques y ca-
ñones con los dineros que le procuraría Carvallo o con los
créditos. Bien hemos salido con esos comisionados y con
esos empréstitos que cuestan 21% por año a la nación,
pagaderos en uno o dos años.
Pero que quiere V. amigo, yo escribí el 13 de abril de
1865 al Ministro de Guerra mandándole los planos de
cuatro corbetas acorazadas y los presupuestos y detalles
de construcción que con bocina en mano costaban las
cuatro 6.400.000 pesos y también escribí a mi sobrino
don Joaquín más circunstancias sobre la materia. El
ministro me dio las gracias por mi celo y patriotismo y
el sobrino me contestó el 31 de mayo diciéndome que la
idea le parecía muy bien, pero que no era posible en aquel
entonces pensar en eso, agregando que para defendernos
contra las grandes naciones marítimas de poco servirían
esas corbetas y que no teníamos otra fuerza que oponer
que la inercia, que también es una fuerza y el 1 de octubre
hacía salir a Benjamín (Vicuña Mackenna) a los Estados
Unidos con las instrucciones que V. conoce.
Me habla V. en su carta de los rumores de paz que
circulaban en Santiago y yo que he leído en este Ministerio
las proposiciones de arreglo que se enviaron en el paquete
I L :

del 1 de octubre a los agentes de Francia e Inglaterra, estoy


cierto como V. que no serán aceptadas ni por el Perú ni
?= JI

por Chile. Sin embargo, amigo, la situación actual que no


13 :?JE I ,

es paz ni es guerra puede prolongarse indefinidamente.


Mantener las escuadras aliadas en nuestros puer-
tos, equipadas y armadas para la guerra y prontas para
ponerse sobre vapor para entrar en acción es caminar a
la ruina y retardar el momento de poner en equilibrio
-EF ?= J

nuestras entradas y gastos. Mi opinión es que la España


no piensa en expediciones nuevamente sobre nosotros,
pero si las hostilidades o, más bien diré, las probabilida-
des de que vuelvan a principiar no desaparecen del todo,

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
139
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

quién sabe lo que podría hacer otro gobierno que no sea


el de Narváez. Me dirá V. pero qué hacer, a mí no se me
ocurre otro medio que el del arbitraje, que sea la Prusia,
la Holanda, la Bélgica o el gran Turco, poco me importa,
con tal que nos saque del impasse en que nos encontra-
mos, pero es preciso que no impongamos condiciones
al árbitro y limitarnos a exponer ante él nuestras justas
quejas contra la España y la relación de los perjuicios que
nos ha causado por presas, bombardeo, etc.
Me dice V. también que le han propuesto la legación
y esto me hace creer que lo quieren separar a V. de Chile,
para matar de este modo un poderoso competidor para
la futura presidencia.
Habiendo V. rehusado, (Alejandro) Reyes que ya no
puede más con su Ministerio en el cual ha hecho sendos
desatinos, aprovecha de los puestos que han hecho vacar
en Londres y París y así viene a pasear por estos mundos
[…] y a sueldo del Estado.
Hay aquí una curiosidad digna de notarse: fue Ale-
jandro (Reyes) el único personaje en el Gobierno que se
ocupó en darme explicaciones sobre la carta de retiro que
me enviaron el 2 de abril que principia así: Debo a V. una
explicación por la carta de retiro que le envío a Ud. en
el anterior paquete, habla del atentado del bombardeo
y dice que habiendo sido ejecutado en presencia de los
I L :

ministros de Francia, Inglaterra y los Estados Unidos,


cerca de cuyos gobiernos tenemos acreditados ministros
?= JI

diplomáticos, esto nos convence que no debemos man-


13 :?JE I ,

tener relaciones políticas con quienes permiten que nos


asesinen, y que por descontado, es ridícula la permanencia
de nuestros ministros en aquellas costas, por eso es que
hemos acordado el retiro de nuestras legaciones. Por lo
mismo que somos pobres, pequeños y débiles debemos
-EF ?= J

conservar intacta nuestra dignidad.


Esto escribió Reyes el 14 de Abril de 1866 y el 14 de
octubre del mismo año aceptaba la Legación de Londres
y París porque nunca habrán dos y viene a restablecer

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
140 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

las relaciones de amistad con gobiernos que nos dejaron


asesinar y quemar por su preferencia marcada a la España.
Vinieron pues las cartas de retiro. Carvallo, que que-
daba de Ministro en Bélgica, mandó a lord Clarendon el
mismo día la carta autógrafa y la copia para demostrar
más el encono de Chile y pidió en conferencia privada la
destitución del Encargado de Negocios británico.
Hasta Burruaga (Astaburuaga) en los Estados Unidos
desobedeció el mandato y no presentó su carta de retiro
y hoy es un Ministro de Chile.
El de Francia esperó que volviese a París el Ministro
de Relaciones Exteriores y el 26 de mayo le envió copia
de su carta de retiro, pidiendo audiencia al Emperador
para entregársela el 27 a las 9 de la mañana, recibió por
San Nazario un oficio de su ministro de 9 de abril que
si no había entregado la carta, que suspendiese hacerlo.
Este, corrió al Ministerio y obtuvo recoger su oficio antes
que lo hubiese abierto el ministro y por descontado siguió
desempeñando sus funciones diplomáticas. De esto dio
cuenta a su ministro el 1 de junio y el 16 de julio le contes-
taron diciendo que había hecho bien, pero el 2 de agosto
le escribió: Luego que V. reciba la presente, entregará la
nueva carta de retiro que le acompaño, pasando después
el Archivo de la Legación a nuestro cónsul general. De
notar es, que la copia de la carta del Presidente vino
I L :

firmada el 16 de julio, el mismo día en que el Ministro


había aprobado el que no hubiese presentado la anterior.
?= JI

Ni una palabra de explicación, ni mucho menos motivos


13 :?JE I ,

calificados, como V. dice para retirar la Legación ni el


Ministro, ni Reyes, ni mi sobrino don José Joaquín se
han dignado escribirme privadamente, dándome alguna
explicación; por el contrario, el último evitó entrar en
conversación sobre este punto con Tocornal.
-EF ?= J

¿No le parece a V. que es bajo y del peor gusto que


me quiten el destino para darlo a Reyes? Ni una palabra
he escrito de queja, no lo haré tampoco, entre tanto, que-
da representado Chile en París por un godillo renegado,

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
141
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

intrigante y cuya casa era el taller de chismes y mentiras


fraguadas en mi contra por algunos miserables compa-
triotas que me juraron enemistad.
En cuanto a enemistades sabe V. que en las cámaras
y en la prensa se han hecho frecuentemente alusiones in-
juriosas y cuasi directas contra mis hijos, mis trenes, mis
uniformes, mis saludos corteses al Emperador y aun la
consideración que me dispensa este alto personaje y sus
ministros, son motivos de crítica y una prueba evidente
que no hago bien los negocios de mi país siendo más
francés que chileno.
Esto se escribe, se dice, o cosa que lo vale, y el Go-
bierno, aunque sabe que soy más chileno que el Presidente,
me destituye.
Les choca a mis compatriotas que haya servido tres
años en la Legación sin sueldo, y que sin embargo haya
rodado trenes y aceptan como muy republicano al Minis-
tro en Bruselas y Londres que con sobresueldo disfruta
actualmente de $15.000, que no conoce en Bruselas y en
Londres más que a los ministros de Relaciones Exteriores
y a ningún miembro del cuerpo diplomático y que vive en
Inglaterra del modo siguiente: Locanda (hostería) espa-
ñola; cuarto redondo para habitación y recámara para su
hija; por mobiliario en su cuarto, un catre, una poltrona,
seis sillas, una mesa, dos cómodas, un escritorio, un bedel
I L :

y, debajo, bien a la vista, una bacinica generalmente con el


líquido correspondiente; no tiene criado, almuerza y come
?= JI

en Table d´hotes y por traje diario alguna cosa parecida


13 :?JE I ,

en su desaliño a los judíos marchands de vieux habits que


ha visto V. en las calles de París y Londres. Cualquiera
de nuestros compatriotas que haya estado en Londres
ratificará a V. la veracidad del cuadro que presento.
Dispense V. amigo esta larga carta y sobre todo el
-EF ?= J

último acápite, pero no le oculto que estoy ardiendo de

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
142 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

cólera y que Carvallo me ha pagado lo que V. sabe bien


por el modo más inicuo posible142.

Finalmente, cabe agregar que su última actuación a nombre


del Gobierno chileno se verifica el 6 de abril de 1868, al hacer
entrega al cónsul Fernández Rodella de los objetos relativos a la
Exposición Universal de París, en la que como ya dijimos Rosales
fungió como comisario143.
I L :
?= JI
13 :?JE I ,
-EF ?= J

142
Biblioteca Nacional de Chile. Cartas. Fondo Santa María. B 7959/7290.
143
Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores. Vol. 29-A. Oficio del 4 de
junio de 1868.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
143
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
I L :
?= JI
13 :?JE I ,
-EF ?= J

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D


4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Matrimonio y descendencia

Francisco Javier Rosales se casa con Marie Laure de Bensse


en artículo mortis el 26 de enero de 1847, es decir, cuando ella
estaba a punto de morir a causa del nacimiento de su cuarto hijo,
Juan Enrique, quien también fallece poco después de nacer. A
través de ese acto también se legitiman las hijas nacidas antes del
matrimonio: María Amelia, María Matilde y Enriqueta Delfina.
A la fecha de su muerte, Marie Laure de Bensse tenía 25
años. Nacida en Burdeos el 2 de abril de 1822 e hija de Henri
de Bensse y Marie Rose Lolotte, vivía a metros de la residencia
oficial de Rosales, junto a su madre. Ella en el 38 de la Chauseé
d´Antin y él en el número 27 bis de la misma calle. A pesar de no
estar casados, su relación era públicamente conocida. De hecho,
don Joaquín Prieto, hijo del Presidente del mismo nombre, había
sido el padrino de María Amelia y el almirante Manuel Blanco
Encalada, de María Matilde. Incluso, algunas fuentes señalan
FI J -CC I ? J I J I

que la propia emperatriz Eugenia habría tenido especial cuida-


do en la educación de las niñas Rosales, apoyándolas para que
ingresaran a un colegio de nobles.
Al momento de explicar las razones por las cuales contrajo
matrimonio en circunstancias tan particulares, Rosales le señala
24

al Canciller chileno que:


I ? P

[...] Siguiendo la máxima de que nunca viene tarde


la reparación de la falta que se ha cometido y aunque
.F

agobiado por el dolor que me ocasiona el terrible golpe


que he experimentado, vengo en poner en conocimiento

1 IERE /8 8 8 C 1I8E: J:F 38 I FJ8C J 48II8 E IJFE8A II


145
I E CLJ I8 F :8EF CFJ CFDR :FJ E
8I J 24 FI J IF L J 09FF . E I8C ? 9FF : E I8C IF L J :FD C 9 :FEJFI: F JDJ 8 C 8: FE, F:2/
.I 8 =IFD :FEJFI: F JDJ FE
Raúl Fernández Daza

de US. los sucesos domésticos que en pocas horas me


constituyeron en esposo y viudo [...] aunque las cualidades
que adornaban a esta joven, el cariño que siempre me ma-
nifestó y el tierno cuidado por sus hijos la hubiesen hecho
digna siempre de que yo le diese el título de mi esposa,
diversas consideraciones sociales o de mi posición oficial
me habían hecho retardar el cumplir con tan sagradas
obligaciones. Solo cuando el peligro de perderla (lo con-
fieso con verdadero sentimiento) se presentó a mi vista,
resolví atropellar todas estas consideraciones y cumplir
el imperioso deber de todo hombre honrado.

Su matrimonio será validado por la autoridad eclesiástica


de Chile144.
De las hijas, María Amelia fallecería a los diez años de
edad. En cambio, María Matilde y Enriqueta Delfina contraen
matrimonio, dejando descendencia que reside en Francia hasta
la actualidad. La primera lo hace con el conde Paul de Berthier
en 1868, matrimonio del cual nace una hija, Susanne, quien a su
vez se casa con el conde George de Leusee en 1893, con nietos
Stern, Dewez y de Casteja145.
En tanto, Enriqueta contrae matrimonio en 1871 con el
barón Eliseé de Montagnac, connubio del que nacen tres hijas:
Marie, Yvonne y Jeanne, más conocida como Pata de Montagnac.
FI J -CC I ? J I J I

De ellas, Marie se casa en 1898 con Manuel María de Goyena y,


luego, en 1934 con el conde Emmanuel de Lambertye. Su único
hijo, Philippe de Goyena, morirá en la guerra del Rif en 1925. Por
su parte, Yvonne lo hace en 1901 con Jacques Baugnies de Paul de
24

Saint Marceaux, de cuyo hijo, Jean Claude, existe descendencia


hasta el día de hoy. Finalmente, Pata contrae matrimonio con
I ? P

Miguel Laborde, Página web«nuestro.cl». Octubre de 2005 y Archivo Mi-


.F

144

nisterio de Relaciones Exteriores. Vol. 8. Oficios Nº 521 del 10 de febrero


de 1847 y Nº 617 del 14 de marzo de 1848.
145
Laure de Leusse fue retratada por Giovanni Boldini en 1889.

1 IERE /8 8 8 C 1I8E: J:F 38 I FJ8C J 48II8 E


146
IJFE8A II I E CLJ I8 F :8EF CFJ CFDR :FJ E
8I J 24 FI J IF L J 09FF . E I8C ? 9FF : E I8C IF L J :FD C 9 :FEJFI: F JDJ 8 C 8: FE, F:2/
.I 8 =IFD :FEJFI: F JDJ FE
Francisco Javier Rosales Larraín

Maximilien Jaunez en 1903, dejando como descendencia a Ber-


trand y Helene, quien se casa con el conde Jean de Vogué. Luego,
en 1925, Jeanne contraerá matrimonio con el conde Charles de
Polignac, sin dejar herederos con este último146.
Marguerite de Saint Marceaux, quien tuvo uno de los más
concurridos salones literarios de fines del XIX y principios del
XX en París y que, además, será consuegra e íntima amiga de
Enriqueta Rosales de Montagnac, deja un duro comentario de
María Matilde Rosales de Berthier en su diario de vida:
[…] 14 de mayo de 1907. La condesa de Berthier
ha muerto. Pequeñita mujer, pequeña pérdida. Muere
ignorada como ella vivió.

En cambio, de Enriqueta, deja una impresión completamente


contraria; las frases serán solo cariño y reconocimiento: «[…]
ella era la bondad y la simplicidad misma. Dos cualidades que
la hacen una criatura de élite […] esta mañana, 30 de noviembre
de 1917, es la ceremonia de Dios en San Carlos de Monceau.
Grandes coronas de lis rosas acompañan el féretro. Simbolizan
las tres hijas entristecidas de haber perdido esa incomparable
madre. El réquiem de Fauré nos acongoja el alma».
Este último, además, dedicará a Enriqueta serenata toscana,
mientras que será esculpida por René de Saint-Marceaux, su
FI J -CC I ? J I J I

consuegro147.

Últimas vinculaciones con Chile y fallecimiento


24

Rosales mantendrá correspondencia con Chile al menos


I ? P

hasta 1870. Así queda de manifiesto en el Fondo Domingo Santa


.F

146
Información gentileza del conde Patrice de Vogué.
147
Marguerite de Saint-Marceaux, Journal. 1894-1927. Fayard, París, Francia,
2007.

1 IERE /8 8 8 C 1I8E: J:F 38 I FJ8C J 48II8 E IJFE8A II


147
I E CLJ I8 F :8EF CFJ CFDR :FJ E
8I J 24 FI J IF L J 09FF . E I8C ? 9FF : E I8C IF L J :FD C 9 :FEJFI: F JDJ 8 C 8: FE, F:2/
.I 8 =IFD :FEJFI: F JDJ FE
Raúl Fernández Daza

María, de la Biblioteca
Nacional. Con San-
ta María intercambia
varias comunicacio-
nes, ya sea haciendo
alusión a su destitu-
ción y que recogimos
en páginas anterio-
res, o bien, por temas
de carácter nacional,
como es la necesidad
de promover a Valpa-
raíso como madre del
comercio; su apoyo
a las tratativas de su
Teresa Ramírez Rosales
Fuente: Foto propiedad del autor sucesor, Alberto Blest
Gana para solicitar un
empréstito, su negativa a representar a Chile para la adquisición
de armamento, etc.148.
Asimismo, a partir del año 1864 y hasta el año 1873 inicia el
proceso de venta de ocho sitios contiguos que tenía en las calles
San Francisco y Santa Rosa, de lo cual se desprende que contaba
FI J -CC I ? J I J I

con un paño de cierta importancia en la capital. Desconocemos si


las propiedades fueron adquiridas como inversión o si en algún
momento pensó en edificarse algún inmueble en dicho sector.
También hay registros de dos hipotecas a su favor. Una ex-
tendida por don Francisco de Borja Larraín en la que pone como
24

garantía su fundo Mostazal a cuenta del préstamo que le hace


I ? P

Rosales por la suma de $10.000, monto nada despreciable para


la época. La segunda, de don José Antonio Soza por la compra
.F

de uno de los sitios antes señalados. También consta en carta a


148
Biblioteca Nacional. Fondo Santa María. B 7959/7290. Santiago, Chile.

1 IERE /8 8 8 C 1I8E: J:F 38 I FJ8C J 48II8 E


148
IJFE8A II I E CLJ I8 F :8EF CFJ CFDR :FJ E
8I J 24 FI J IF L J 09FF . E I8C ? 9FF : E I8C IF L J :FD C 9 :FEJFI: F JDJ 8 C 8: FE, F:2/
.I 8 =IFD :FEJFI: F JDJ FE
Francisco Javier Rosales Larraín

don Manuel Antonio Tocornal, que tiene relaciones comerciales


con don Jorge Wormald, marido de su sobrina Teresa Ramírez
Rosales y que aquel tiene una cuenta abierta con Rosales. De
hecho, Rosales se encargará, entre otras cosas, de seleccionar y
enviar un coche a don Joaquín Tocornal149.
Incluso en 1874 pareciera que Rosales aún está vigente. Así
por lo menos se concluye de una carta que envía don Alberto Blest
Gana, sucesor de Rosales en el cargo en París, al ministro Adolfo
Ibañez en la que le achaca promover el nombramiento de un cónsul
en Burdeos, a pesar de que él estaba en contra de ese candidato:
[…] últimamente vi por mi postdata de una carta de
Ud. que don Rafael Larraín había presentado como ter-
cero en discordia al hijo de Santa Coloma […]. Al mismo
tiempo supe por acá que don Francisco Javier Rosales,
eterno crítico de todo gobierno y de toda autoridad que
no lo considere a él como el Ministro chileno sine qua
non porque ha sabido hacerse rico por acá, ha dicho que
Santa Coloma será nombrado aunque yo no lo quiera
[…]. Yo estoy dispuesto a diferir a los deseos de Ud. y
del Gobierno, pero no me resignaría a que triunfasen las
intrigas que el señor Rosales pueda haber entablado para
sorprender la buena fe de Ud. y del Gobierno por medio
de sus amigos de allá150.
FI J -CC I ? J I J I

Con todo, Rosales fallece el 17 de julio de 1875, a la edad


de 76 años. Su deceso ocurre en el balneario de Trouville, donde
seguramente estaba de vacaciones. Al momento de su muerte
vivía en París, a pasos del Arco de Triunfo, en el 11 Avenue de
24

Roi de Romme, actual Avenue Kleber, propiedad que sus hijas


I ? P

149
Hipotecas, gravámenes y propiedades. Archivo Nacional de la Administra-
ción de Chile y en Carta de Rosales a Manuel Antonio Tocornal de 14 de
septiembre de 1850. Archivo Joaquín Tocornal. Archivo Nacional. Santiago,
.F

Chile.
150
Epistolario de Alberto Blest Gana. Ediciones de la Dirección de Bibliotecas,
Archivos y Museos. Tomo I. Santiago, Chile, 2011. Página 586 y siguientes.

1 IERE /8 8 8 C 1I8E: J:F 38 I FJ8C J 48II8 E IJFE8A II


149
I E CLJ I8 F :8EF CFJ CFDR :FJ E
8I J 24 FI J IF L J 09FF . E I8C ? 9FF : E I8C IF L J :FD C 9 :FEJFI: F JDJ 8 C 8: FE, F:2/
.I 8 =IFD :FEJFI: F JDJ FE
Raúl Fernández Daza

mantuvieron hasta principios del siglo XX151. Será enterrado en el


cementerio de Perle Lachaise el 19 de dicho mes, en la sepultura
que él había hecho construir en 1847 con motivo de la muerte
de su mujer Marie Louise de Bensse y de su hijo recién nacido,
Juan Enrique152.
Revisadas las comunicaciones enviadas por la Legación de
Chile en París a la cancillería chilena ese año, se constata que
no hay mención alguna de su fallecimiento. El autor de Los
trasplantados debe haber considerado que el fallecimiento de su
predecesor era un hecho que no valía la pena consignar.
Chicago, 12 de junio de 2012.
FI J -CC I ? J I J I
24
I ? P

151
Información proporcionada por su bisnieta Rosita Stern.
152
Prefectura de la Seine. Certificado Nº 49 de 27 de enero de 1847 en que
se le concede a Rosales dos metros de terreno en el «Cementerio del Este».
.F

Certificado de 24 de junio de 1968 de la Prefectura de París. Carta al suscrito


del Conservador del cementerio de Pere Lachaise, de 26 de septiembre de
2005.

1 IERE /8 8 8 C 1I8E: J:F 38 I FJ8C J 48II8 E


150
IJFE8A II I E CLJ I8 F :8EF CFJ CFDR :FJ E
8I J 24 FI J IF L J 09FF . E I8C ? 9FF : E I8C IF L J :FD C 9 :FEJFI: F JDJ 8 C 8: FE, F:2/
.I 8 =IFD :FEJFI: F JDJ FE
Bibliografía

Archivo Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Años 1836-1853


y 1863-1867.
Archivo Nacional de Chile.
Archivo Fernández Larraín. Vol. 144.
Domingo Amunátegui Solar, El Instituto Nacional bajo los rectorados
de don Manuel Montt, don Francisco Puente, don Antonio Varas.
Imprenta Cervantes, 1891.
Diego Barros Arana, Un decenio de la historia de Chile. 1841-1851.
Tomos I y II. Imprenta Universitaria, años 1905 y 1906, res-
pectivamente.
Diego Barros Arana, don Claudio Gay. Su vida y sus obras. Estudio
biográfico y crítico escrito por encargo del Consejo de la Uni-
versidad de Chile. Imprenta Cervantes, 1911.
Mario Barros Van Buren, Historia diplomática de Chile, 1951-1938.
Ediciones Ariel, Barcelona, 1970.
Pablo Berrios, Del taller a las aulas: la institución moderna del arte en
Chile. 1797-1910. LOM Ediciones, 2009.
Cámara de Diputados. LXVI Sesión Extraordinaria. 6 de diciembre
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

de 1842.
Selio Carrasco Domínguez, El reconocimiento de Chile por España.
La misión Borgoño. Editorial Andrés Bello, 1961.
Diario El Araucano. Números 318, 525, 617, 899, 921, 954 y 964.
Joaquín Edwards Bello, Andando por Madrid y otras páginas. Editorial
Andrés Bello, 1969.
Federico Errázuriz, Chile bajo el imperio de la Constitución de 1828.
Imprenta Chilena, 1861.
Jaime Eyzaguirre, O´Higgins. Tomo I. VIII Edición. Ediciones Univer-
sidad Católica, 1972.
Guillermo Feliú Cruz, La sociedad chilena que conoció Monvoisin.
Editorial Universitaria, 1955.

151
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:37.
Raúl Fernández Daza

Guillermo Feliú Cruz y Carlos Stuardo, Correspondencia de Claudio


Gay. Ediciones de la Biblioteca Nacional, 1962.
Guillermo Feliú Cruz, La abolición de la esclavitud en Chile. Editorial
Universitaria, segunda edición, 1973.
Sergio Fernández Larraín, Cartas a Bello en Londres. Editorial Andrés
Bello, 1968.
Juan José Fernández Valdés, La república de Chile y el imperio del
Brasil. Historia de sus relaciones diplomáticas. Editorial Andrés
Bello, 1959.
Pedro Pablo Figueroa, Diccionario histórico, biográfico y bibliográfico
de Chile. Imprenta y Litografía La Ilustración, 1925-1931.
Andrés Grillo, Las bellas artes y la academia en Chile. Itinerario de una
disidencia (1842-1928). Tesis Licenciatura en Artes, Facultad de
Artes, Universidad de Chile. Santiago Chile, 2006.
Miguel Laborde. http;//www.nuestro.cl
David James, Monvoisin. Emece Editores. Buenos Aires, Argentina,
1949.
Rolando Mellafe, Antonia Rebolledo, Mario Cárdenas, Historia de
la Universidad de Chile. Ediciones de la Universidad de Chile.
Santiago, Chile, 1992.
Memoria del Ministerio de Justicia, Culto e Instrucción pública. Años
1849, 1853 y 1857.
Ricardo Montaner Bello, Historia diplomática de la Independencia de
Chile». Editorial Andrés Bello, 1961.
Virginia Morelli Peña y Lillo, La influencia cultural francesa en Chile.
http://www.genfrancesa.com/inmigracion_francesa/en_chile.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

html
Juan Guillermo Muñoz, Carmen Norambuena, Luis Ortega, Roberto
Pérez, La Universidad de Santiago de Chile, sus orígenes y su
desarrollo histórico. USACH, 1987.
Vicente Pérez Rosales. Recuerdos del pasado. Ediciones B Chile. 2006.
Domingo Faustino Sarmiento, Viajes. Fondo de Cultura Económica.
1993.
Sol Serrano, Universidad y nación. Chile en el siglo XX. Editorial
Universitaria, 1994.
Mario Silva Concha, Notas históricas sobre las relaciones diplomáticas
entre Chile y Francia (1810-1841). Ministerio de Relaciones
Exteriores, Departamento de Impresos, 1964.

152
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:37.
Francisco Javier Rosales Larraín

Ramón Sotomayor Valdés, Historia de Chile bajo el gobierno del


general don Joaquín Prieto. Academia Chilena de la Historia.
Fondo histórico presidente Joaquín Prieto. Santiago, Chile, 1965.
Benjamín Vicuña Mackenna, El general José de San Martín, conside-
rado según documentos inéditos. Guillermo Miranda Editores.
Santiago, Chile, 1902.
Benjamín Vicuña Mackenna, Páginas de mi diario durante 3 años de
viaje. 1853-1855. Imprenta del Ferrocarril, 1856.
Sergio Villalobos, Origen y ascenso de la burguesía chilena. Editorial
Universitaria, 5ta edición, 2006.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

153
Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:37.
Copyright © 2013. RIL editores. All rights reserved.

Francisco Javier Rosales Larraín, ya mayor.


Fuente: Archivo de Arturo Lorca

Fernández, Daza, Raúl. Francisco Javier Rosales Larraín: personaje irreverente e ilustrado, decano de los diplomáticos en
París, RIL editores, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/consorcioitesmsp/detail.action?docID=3223432.
Created from consorcioitesmsp on 2020-08-22 13:41:37.
Anexo

Carta de Francisco Javier Rosales Larraín al


Ministro de Relaciones Exteriores, Antonio Varas

Paris, Octubre 13 de 1852

Señor Ministro,
Si la ley de sueldos a los agentes diplomáticos de la República
promulgada en El Araucano del 16 de julio hubiese llegado a mis
manos, sin ser acompañada de los números del mismo período
de 26 y 30 igualmente de julio, que contienen las discusiones de
la ley en la Cámara de Diputados, me habría contentado con
deplorar la publicación de semejante ley y habría dicho: he aquí
los efectos de la mezquina parsimonia que domina en general
los cuerpos legislativos de todo el mundo; hubiera dicho, esa
ley ha sido mutilada o transformada y el Ministro de Relaciones
I L :

Exteriores no pudo hacer más en favor del servicio público en el


extranjero y de los ciudadanos que están llamados a servir a su
?= JI

país en la carrera diplomática. Habría dicho: el que acepte esas


13 :?JE I ,

condiciones, no tendrá derecho de llamarse a engaño, porque la


ley dice bien claro, al menos a los que vengan a Europa, coma
Ud. su puchero en familia, o si quiere representar con alguna
dignidad, apronte Ud. sus dineros particulares para subvenir a
-EF ?= J

esos gastos y, por último, habría dicho, qué me va ni qué me viene


a mí con semejante ley; a la hora que es, mi sucesor debe hallarse
en camino, que se desenvuelva como pueda. Pero la lectura de las

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
155
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

discusiones del 26, 28 y 30 de julio me revelan que del seno de


la Cámara se formó una Comisión donde se reformó el proyecto
asignando mayores sueldos y que en las discusiones hubieron
varios miembros que sostuvieron el dictamen de la Comisión,
y que si el proyecto del Gobierno salió inmaculado de ninguna
clase de alteración, fue gracias a la autoridad que debían tener
los argumentos y razones del señor Ministro de Relaciones Ex-
teriores ante la mayoría de la Cámara, donde no solo dijo que
las asignaciones de la ley eran suficientes, sino que en muchos
casos las creía excesivas. Todo esto tampoco me hubiera movido
a tomar la pluma sobre esta materia, pero he leído la triste figura
a que ha querido V.S. reducir en Europa las legaciones de la Re-
pública y sobre todo, las permanentes dirigidas por Encargados
de Negocios, pues dijo V.S. que no teniendo negocios políticos
que tratar en Europa y sí solo comerciales, que los Cónsules bas-
taban; y si no hubiera también leído el modo como V.S. apreció
el tono que se daban o que querían que se diesen los agentes
diplomáticos en Europa (apreciaciones que en el elevado puesto
que V.S. ocupa no las creo intencionales ni directas, pero que el
vulgo estará dispuesto a aceptar como tales). He creído de mi
deber como el decano que soy de la diplomacia chilena y por
los títulos que me dan la práctica y los conocimientos locales
I L :

adquiridos en 23 años de residencia en Europa; por haber di-


?= JI

rigido esta Legación permanente durante 16 años con el título


de Encargado de Negocios, de reclamar por ahora ante V.S., y
13 :?JE I ,

mientras soy Encargado de Negocios de la República sobre los


efectos de esa ley; y sobre la nulidad a que quiso V.S. reducir las
misiones a Europa.
Me animan por otra parte a dar este paso las circunstan-
-EF ?= J

cias actuales de mi posición cerca del Gobierno después de las


repetidas renuncias que he hecho de mi destino, las cuales no
pueden dejar de ser aceptadas y el conocimiento que tienen V.S.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
156 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

y mis compatriotas de mi carácter, el cual no me habría permiti-


do permanecer en mi puesto ni un día ni una hora, sin hacer la
renuncia, después de haber leído la apreciación tácita que hizo
V.S. en las Cámaras de un funcionario que ha usado diez y seis
años de su vida en el servicio de la República, el cual si no tiene
los conocimientos y el saber que se requieren para tan elevados
puestos, al menos nadie, nadie podrá tacharlo de haber faltado
de contracción, de celo, de actividad, de lealtad, de fidelidad y
de patriotismo en tan dilatado período.
Antes de entrar a apreciar la ley en sus efectos, antes de
entrar, no diré (por respeto) a rebatir las indicaciones de V.S. ni
del lenguaje que usó para sostener la ley, sino a exponer hechos
incontrovertibles, sacados de la práctica y de la experiencia,
que servirán tal vez para rectificar errores involuntarios, quiero
establecer mis ideas acerca de las calidades que deben reunir los
agentes diplomáticos, la urgencia o necesidad que yo creo hay
en Chile de establecer misiones permanentes en Europa y en
América y el grado de respetabilidad y decencia que deba asumir
cada una de esas legaciones.
Dos épocas hay en la vida de las naciones, una que llamaré
anormal y la otra normal. En la primera, coloco a todos aquellos
estados que emprenden una lucha contra un poder dominador
I L :

para constituirse en Monarquía o en República; en la segunda, es


?= JI

decir, en la vida normal, aquellas naciones de una vieja existencia


o que solo han conquistado su independencia constituyéndose en
13 :?JE I ,

Monarquía o en República. En ambas situaciones puede convenir


que esas naciones envíen misiones diplomáticas al extranjero;
las primeras para hacer sentir a las potencias limítrofes o leja-
nas de primero o de segundo orden, la justicia de la causa que
-EF ?= J

defienden para sacudir el yugo y la tiranía que las oprimen, para


pedir auxilios de armas, de hombres y dinero, o para reclamar la
intervención oficiosa o armada de esas potencias; poco importan

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
157
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

para esas naciones las miserias domésticas, el desorden y desa-


rreglo en todos los ramos de su administración: la lucha de la
independencia todo lo cubre y el Ministro nunca se hallaría fuera
de su centro en una corte extranjera para disculpar los extravíos
de su país mientras dura esa lucha. Pero las segundas, es decir,
las que tienen una existencia normal antigua o adquirida por la
independencia, pueden mandar misiones al extranjero, pero es
preciso que sean muy circunspectas; mientras que la anarquía,
las pasiones innobles de la ambición de los partidos, la tiranía
militar, o solo la incapacidad de saberse gobernar y de constituir
el país dominen a esas sociedades, mejor harán de no enviar le-
gaciones al extranjero que vayan a aumentar su descrédito por la
posición falsa que asumen sus empleados, no pudiendo disculpar
los desaciertos de sus Gobiernos, sino con mezquinos paliativos
y mentirosas relaciones, que los diarios y las cartas de la propia
nación desmienten el mismo día que las vierte el agente: mejor
harán esas naciones de lavar su ropa sucia en familia, como dice el
proverbio francés, que darse la triste vanagloria de tener misiones
diplomáticas en el extranjero. Estas solo vendrán a punto y serán
útiles cuando el país se halle constituido en monarquía absoluta
o constitucional o en repúblicas más o menos democráticas u
oligárquicas, en fin, cuando hayan cesado todas las fealdades que
I L :

he citado arriba y cuando el país sienta la necesidad de hacerse


?= JI

conocer en el extranjero por medio de sus agentes diplomáticos,


para ligarse por medio de tratados de amistad y de comercio
13 :?JE I ,

que den garantías a los súbditos y ciudadanos de las naciones


extranjeras que quieran emigrar, llevando al país del agente sus
fortunas, sus conocimientos en las ciencias y en las artes, o solo
sus brazos y su experiencia en la agricultura, industria y minería.
-EF ?= J

Cuando la nación o naciones se encuentren en esta situación


adecuada y feliz, entonces es preciso que los gobiernos se apli-
quen a formar un cuerpo diplomático nacional; es preciso que

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
158 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

esa profesión se constituya en carrera, como lo es la militar, la


naval, la judicial, la civil administrativa y la de hacienda: es pre-
ciso que los gobiernos y los ciudadanos se acostumbren a mirar
a los empleados que prestan sus servicios en países extranjeros
no como a plantas parásitas que viven del jugo de la nación, en
la holganza y en el ocio, sino como a hombres de honor que
cumplen con sus obligaciones y deberes, sacrificando muchas
veces su salud, sus intereses, las simpatías de la familia y los
atractivos de su país natal, por servir a su patria en el extranjero.
Es preciso que se dicte una ley de retiro y de jubilación a favor de
esos empleados, porque no es justo que cuando por remoción o
por cesación de empleo, sin culpa de ello o solo por inhabilidad
de salud, se retiren del servicio y no vuelvan a su país, al cabo
de 15, 20 o 30 años de servicios, a morirse de hambre, al lado
de los empleados de otras profesiones que disfrutan allí de leyes
de retiro y de jubilación.
Es necesario que en los departamentos de Relaciones Ex-
teriores se establezcan secciones especiales encargadas de los
asuntos diplomáticos, tanto en el interior como en el exterior;
que sus directores o jefes de oficina posean, al menos, un idioma
extranjero y que este sea con preferencia el francés; que estén
versados en el derecho de gentes y en el derecho internacional;
I L :

que conozcan la geografía física, política y comercial del mundo y


?= JI

que, sobre todo, conozcan de memoria la de su país; que conozcan


a más el manual diplomático y el formulario o vocabulario de la
13 :?JE I ,

misma profesión. Los oficiales subalternos de esa oficina deben


poseer, antes de ser admitidos en el servicio, la mayor parte de
esos conocimientos, pues esa oficina es el criadero de donde deben
salir los anexos de legación, los secretarios y jefes de misiones.
-EF ?= J

Aunque en todas las naciones sea una facultad privativa del


ejecutivo el nombramiento de todos los funcionarios del cuerpo
diplomático, sin embargo, como no hay una carrera que sea más

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
159
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

verdaderamente nacional que esta, porque su acción se ejerce en


el extranjero, a la faz del mundo y que de una buena o mala direc-
ción del agente puede resultar el que este no obtenga satisfacción
a insultos o agravios de que fue encargado de pedir reparación o
de indemnizaciones pecuniarias justamente reclamadas; puede a
más ocasionar el agente el descrédito de su nación, la interrupción
de relaciones comerciales importantes con el país ante el cual fue
acreditado, dar motivo a reclamaciones exageradas y violentas,
y tal vez ser causa de una guerra desastrosa; por eso es que digo
que no hay empleos que deban considerarse más íntimamente
nacionales que los diplomáticos y, por lo tanto, al distribuirlos,
al llamar el Gobierno a los ciudadanos que deben desempeñarlos,
conviene que recuerden que esos puestos no los ha creado la Na-
ción para que sean a la conveniencia y al gusto de los que quieran
desempeñarlos; son los hombres los que deben ser apropiados
a los puestos y no los puestos a los hombres: por esta razón
también es que los gobiernos no pueden ni deben crear puestos
nuevos, ni empeñarse en hacer vacar algunos, o solo aprovechar
de los legalmente vacantes, para colocar hombres meritorios
en otras carreras, pero que no sean aptos para la diplomacia;
no debe tampoco colocar en estos destinos a hombres que por
miras políticas, convenga tener ausentes del país, si tampoco son
I L :

aptos para la carrera diplomática debe casi siempre desconfiar


?= JI

de aquellos que, por deseo de viajar o ver el mundo, consienten


en servir a medio sueldo o gratuitamente, porque concediéndoles
13 :?JE I ,

toda la capacidad y honorabilidad que se requiere, es evidente


que el servicio público se hará mal en el extranjero: esto no me
parece que necesita de explicaciones ni comentarios. La Nación
debe dotar bien esos puestos, para la subsistencia y respetabilidad
-EF ?= J

de los empleados y para tener derecho de exigir de ellos pleno y


absoluto cumplimiento de sus obligaciones. Es preciso que los
gobiernos no cedan jamás a empeños ni a consideraciones de

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
160 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

familia para conceder nombramientos de allegados de legación


[…] honorarios, y para que tengan este título en sus pasaportes
para viajar en el extranjero. La carrera diplomática es muy seria,
es muy elevada en su esencia y en los efectos que produce, para
que se conceda el título, las inmunidades, el goce de uniforme
que no se concedería en la carrera militar y judicial, a ningún
ciudadano que no estuviere obligado a prestar los mismos servi-
cios que los titulares. Las grandes naciones europeas de primer
orden nombran allegados supernumerarios sin sueldo; a estos
destinos vienen los hijos de los primeros lores de Inglaterra,
de los primeros y más condecorados grandes de España; y de
Francia los hijos de los pares y nobles de primera categoría; los
padres de estos jóvenes pagan los gastos de sus hijos en las cortes
extranjeras, esperan años y años una vacante para obtener que
sus hijos se coloquen como allegados pagados en las legaciones,
pero estos jóvenes han hecho el servicio en las secretarías de las
legaciones, como si hubiesen sido pagados por la Nación, desde
el día que recibieron su primer nombramiento y así se forma a
los empleados diplomáticos.
Cuando los gobiernos mandan agentes diplomáticos al ex-
tranjero es preciso que les transmitan instrucciones muy claras,
muy precisas y explícitas, para que sepa el agente lo que va a
I L :

hacer y cuáles son las miras y deseos del Gobierno; es preciso


?= JI

que a cada uno se le trace la ruta que debe seguir hasta llegar a
su destino y cuál sea la más corta, la más rápida, sin facultades
13 :?JE I ,

para que el empleado haga escalas, a su arbitrio, permanezca


indeterminadamente en las ciudades de su tránsito, ni mucho
menos que se desvíe de la ruta más corta y directa visitando otras
cortes extranjeras antes de llegar a su puesto.
-EF ?= J

Deben contener las instrucciones un artículo expreso, pro-


hibiendo al agente el separarse jamás de la corte ante la cual
está acreditado y con el objeto de viajar sin previo permiso del

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
161
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

Gobierno y por un tiempo determinado, pero en todo caso ha-


ciendo entender al agente que cuando viaje por su instrucción
o por satisfacer su curiosidad, será sin el sueldo de la Nación.
Cuando el Gobierno determine retirar un agente, es preciso
que esto sea después de maduras reflexiones, pero una vez que
se haya decidido a hacerlo, que lo haga mandando una carta de
retiro bien clara, bien terminante y que no dé lugar a ninguna
clase de interpretación, que ponga al agente en caso de retardar
el cumplimiento de la orden, haciendo valer después la interpre-
tación que pudo dar a la ambigüedad de dicha orden. Yo conocí
a un agente diplomático que disfrutaba de 16.000 mil pesos
anuales de sueldo, el cual habiendo recibido su carta de retiro,
que aunque bien terminante y clara en los motivos que daba su
Gobierno para retirar la Legación, había sin embargo una frase
algo ambigua, ella sirvió para que el Ministro permaneciese 19
meses en el extranjero y el Gobierno le pagó a su regreso ínte-
gramente la totalidad de esos sueldos.
Para que los gobiernos tengan derecho de usar de toda severidad
con sus agentes, cuando las circunstancias lo requieran, es preciso
que sean tan prontos en mostrar su desaprobación como cuidado-
sos de no ser avaros de felicitaciones ni de buenas apreciaciones
de aprobación cuando el agente las haya merecido. Es preciso que
I L :

cuando el agente regrese a su país, sin haber llenado los objetivos


?= JI

de su misión, por apatía o incapacidad o por otras circunstancias


que en algo hayan dependido de él, que se contente el Gobierno con
13 :?JE I ,

usar de generosidad, no acusándolo ante la opinión pública, pero


que jamás trate de hacer callar esta, cubriendo al agente con elogios
que no merece, en documentos públicos o privados.
Paso a describir las cualidades que deben adornar a los jefes
-EF ?= J

de misión: en cuanto al saber, es claro que no deben ser inferiores


a los directores o jefes de las oficinas diplomáticas en los Minis-
terios de Relaciones Exteriores, pero como van a representar a

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
162 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

su país en el extranjero, es preciso que reúnan otras que aunque


menos necesarias en los que manejan los negocios extranjeros
en su propio país, son casi indispensables en el diplomático. En
cuanto posible, no debe ser ni muy viejo ni achacoso, ni muy
joven y falto de experiencia. Si se puede reunir al saber y aptitu-
des un exterior agradable y sin deformidad de ninguna especie,
será mejor. Es preciso que el agente haya recibido una educación
distinguida, que tenga modales de sociedad, que sea de un co-
mercio fácil, sin encogimiento, pero sin petulancia ni arrogancia,
que haya salido al menos una vez de su país y perdido de algún
modo las ideas de du clocher, que sea circunspecto, sin ser adusto,
que sea entusiasta por su país, que no permita que lo denigren,
pero que no haga cuestión de amor propio o de controversia el
defenderlo en cosas que no admiten defensa. Que sea verídico
en todo y jamás exagerado cuando haga relaciones por escrito o
de palabra sobre la verdadera situación de su país, en adelantos
intelectuales o materiales; que por el deseo de ver aumentarse la
emigración a su país, no dé esperanzas ni seguridades infundadas
a los que le pidan noticias sobre las ventajas que podrían sacar
transportando su industria o caudales al país que representa.
Con respecto a los gobiernos ante quienes se halle acreditado
el agente, es preciso que trate de captarse no solo las simpatías
I L :

del Soberano o jefe del Estado, sino también del Ministro de


?= JI

Relaciones Exteriores y de todos los jefes de la oficina de su


departamento. Debe extender esta solicitud cerca de todos los
13 :?JE I ,

otros Ministros de Estado y, en general, de todas las autoridades,


tanto civiles, judiciales, militares y administrativas de la corte
donde resida, porque un día llegará en el curso de su misión que
haya de necesitar para el desempeño de sus funciones o para el
-EF ?= J

servicio de sus compatriotas, del auxilio o simpatías de alguno de


los otros ministros del despacho o jefe de las otras autoridades
que he indicado. No debe limitar el agente su solicitud a adquirir

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
163
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

y mantener relaciones con los personajes indicados, sus miras


deben extenderse hasta entrar en esas relaciones con los nobles,
con el alto comercio o la finanza, con los hombres de saber en
literatura, ciencias exactas o naturales, en fin, en los círculos más
escogidos de estas sociedades. Que no busque con preferencia
a introducirse en las casas donde se dan muchas comidas, pero
que tampoco las evite por ese solo motivo. En esas sociedades
aprenderá más de la historia del mundo que en los libros, todas
cuantas materias puedan interesar a la política interior y exterior,
a la policía, a la industria, agricultura, etc. De todo se habla en
esos círculos por hombres especiales y de ciencia. Si el agente
es capaz, puede tomar parte en la conversación, si no, puede
escuchar y aprenderá mucho. En esos círculos tendrá ocasión
de hacer conocer más a su país, que mandando a los diarios
artículos sin firma, de los cuales muchos dudan y otros no creen.
Que cuando entre a casa del noble más condecorado, no se
presente con arrogancia e impertinencia, sino con los modales de
un hombre de sociedad, que haga esfuerzos para no intimidarse
al entrar en un salón, que recuerde si es noble de nacimiento,
que no es preciso llevar el titulo de «duque» para alternar con
ellos. Recuerde sobre todo que aunque haya nacido sin nobleza
de familia, esta se reemplaza con la honorabilidad y el saber y
I L :

que el que se hace anunciar al entrar a un salón, el Ministro de


?= JI

tal Nación o solo el Encargado de Negocios, se presenta con un


título de nobleza más elevado que el que deriva de una familia,
13 :?JE I ,

porque el suyo deriva de una nación entera y soberana. Es preciso


que el agente cumpla con todos los deberes de la etiqueta y de la
cortesía establecida en el país donde reside, que averigüe los días
de recepción de los ministros y demás categorías de influencia,
-EF ?= J

que los visite con moderada frecuencia, allí entablará nuevas


relaciones, adquirirá noticias que tal vez interese comunicar a
su país y cumplirá con uno de los deberes más esenciales del

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
164 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

diplomático, de dar a conocer su país desbaratando preocupa-


ciones que se tengan tal vez contra él y de donde se originan
proyectos o empresas de utilidad pública, comercial e industrial
para ambos países.
Es preciso que el agente no sea ni vanidoso ni susceptible al
extremo, que guarde, en fin, moderación en todo, que cuando
se interpongan los intereses de su nación, sacrifique en todo o
en parte su amor propio personal.
Es preciso que viva con una moderada decencia que sin
aspirar o competir con nadie, gaste con tacto y con tino en el
sostén de su familia, en primer lugar y en representación de su
elevado puesto, hasta el último maravedí de la renta anual que
le pasa el Gobierno, porque es necesario que tenga entendido
que los dineros que le da la nación son para que los gaste en
su subsistencia y representación y que no le es permitido ni es
decente que economice un solo peso por año.
Con respecto a las legaciones, que a mi juicio debería crear
y sostener la nación en el extranjero, mis ideas son las siguientes:
Tres grandes poderes marítimos y comerciales hay en el mun-
do, la Inglaterra, la Francia y los Estados Unidos. Más de las tres
cuartas partes del comercio de exportación y de importación que
se hace en Chile los efectúan estas tres naciones; nuestras rentas
I L :

nacionales se forman casi exclusivamente de los productos de las


?= JI

aduanas de la República. El giro de estas tres naciones es inmenso


en nuestro país, si ellas sacan provecho de sus especulaciones, es
13 :?JE I ,

evidente que el erario chileno necesita de la continuación no inte-


rrumpida de esas transacciones comerciales. El comercio, cuanto
más activo es, mayor será el número de emigrados que adquiere
el país, sea en la clase de comerciantes, artesanos, agricultores u
-EF ?= J

hombres de profesiones científicas y liberales.


Aunque el comercio nacional en Chile es puramente pasivo,
pues que poco o nada importamos ni exportamos en nuestros

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
165
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

propios buques, en el comercio con la Francia, la Inglaterra y los


Estados Unidos. Aunque también es cierto, por otra parte, que
pocos de nuestros ciudadanos emigran o viajan, sin embargo,
creo urgente y necesario que se mantengan en estas tres nacio-
nes agentes diplomáticos permanentes de primer orden, por las
razones que voy a exponer.
No se puede sostener ni un minuto, con palabras, con decla-
maciones ni con escritos, que los pueblos que tienen relaciones
importantes directas o indirectas con las grandes naciones comer-
ciales del mundo, puedan pasarse de entretener (sic) relaciones
políticas. El comercio y la política andan siempre juntas. Se
enganchan o se consolidan estas por medio de pactos o trata-
dos o simplemente por medio de relaciones amigables entre los
gobiernos. Apenas estas relaciones empiezan a tomar alguna im-
portancia, cuando los gobiernos se apresuran a acreditar cónsules
para la protección de sus ciudadanos y para la regularidad del
tráfico. Si estas aumentan hasta el punto que dichos ciudadanos
formen en los países extranjeros establecimientos serios y de
importancia, si al mismo tiempo se establece una corriente de
emigración y si los gobiernos de esas localidades presentan un
grado de respetabilidad competente a una nación, los grandes
poderes se apresuran a enviar agentes diplomáticos, porque
I L :

conocen la insuficiencia de los cónsules, cuya atribuciones son


?= JI

muy limitadas.
Las pequeñas naciones o los nuevos estados que reciban esos
13 :?JE I ,

enviados extranjeros no deben decir no necesitamos legaciones en


las grandes cortes, porque allí no tenemos intereses de ninguna
especie que defender o que cuidar; ese decir es inexacto en todas
sus partes. Aunque el comercio y las transacciones que tengan
-EF ?= J

lugar en esos países sean pasivas, más claro, aunque los ciudada-
nos no vayan con sus buques y mercaderías al extranjero, no por
eso los gobiernos deben excusarse de tener misiones diplomáticas

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
166 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

en el extranjero: 1º para reclamar contra impuestos o derechos


crecidos sobre los productos o mercancías del país del agente y
que hagan imposibles o improductivos los retornos que se ha-
gan en dichas mercancías, porque es claro que los productores
se verán obligados a bajar sus precios para poderlas colocar a
los exportadores; 2º esos agentes diplomáticos, estando bien
informados de los recursos y necesidades de su país, de la legis-
lación civil, administrativa y comercial, darán noticias exactas a
quienes se las pidan sobre estas materias y serán los promotores
de nuevas empresas comerciales, industriales y de emigración.
Los cónsules de esos pequeños estados no siendo pagados, no
teniendo por lo general conocimientos ningunos del país que
representan y no habiendo recibido el título sino para vestir el
uniforme, nada pueden decir ni promover y sobre todo, como
no pueden comunicarse directamente con los gobiernos ante
quienes están acreditados, no pueden ni hacer reclamos, ni dar
explicaciones ningunas a dichos gobiernos. En la América, antes
española, un simple vicecónsul es un personaje verdaderamente
diplomático; cuando no hay ministros de su nación, pasa notas
al Gobierno sobre todas las materias y las cosas marchan así:
aquí un Cónsul General no puede comunicarse con el Ministro
de Relaciones Exteriores si no tiene una carta credencial del
I L :

Encargado de Negocios.
?= JI

Diariamente se presentan dificultades graves en nuestros


países, originadas por contrabandos, por infracciones a nuestros
13 :?JE I ,

reglamentos y leyes de aduana; en otras ocasiones, los súbditos de


estas naciones extranjeras cometen crímenes civiles o se mezclan
en motines o revoluciones: nuestros gobiernos quieren proceder
contra ellos conforme a nuestras leyes, los agentes diplomáticos o
-EF ?= J

solo los cónsules de sus naciones, principian por reclamar a favor


de sus compatriotas, generalmente estos reclamos degeneran en
resistencias y amenazas; los jefes de estación apoyan no solo esas

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
167
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

amenazas, sino que muchas veces las convierten en tropelías,


apresamientos de buques de guerra y mercantes, bloqueos y, a
veces, cañonazos. Los agentes diplomáticos, los cónsules y los
jefes de estación, sobre cien casos dados, en noventa y nueve
atropellan los principios más sagrados del derecho de gentes
y del derecho internacional; sus gobiernos, que quizás no les
habrían permitido llegar hasta ese punto si hubieren tenido co-
nocimiento directo de la cuestión, no se atreven a desaprobarlos
cuando se ha cometido el insulto o la tropelía. Si los gobiernos
americanos tuviesen agentes diplomáticos de un rango elevado,
acreditados ante estos gobiernos, si estos agentes hubiesen sabido
granjearse las simpatías personales de los ministros de negocios
extranjeros, es aquí y no en América que debían debatirse todas
estas cuestiones y los gobiernos americanos debían a todo trance
transportar dichas cuestiones ante estos gobiernos, quitando
así a esos agentes diplomáticos en nuestros países la ocasión de
mostrar más celo que el que sea legal y necesario y desagriar las
cuestiones por su arrogancia, por escrito y de palabra.
Un Gobierno no puede decir van seis años, van diez, a que
no se presentan estas dificultades o tropiezos y si hubiéramos
tenido un ministro en esa Corte cuya Legación cuesta quince mil
pesos por año, habríamos perdido 150.000 pesos inútilmente.
I L :

Repito que no se puede decir eso, porque aunque supiésemos


?= JI

que el ministro no hubiese hecho nada más en favor de su país


en esos diez años que evitar durante ese tiempo esta tropelía,
13 :?JE I ,

ese bloqueo, habría hecho en primer lugar, una cosa que no


se valoriza con dinero, cual es de haber evitado a su nación la
vergüenza de recibir un insulto que no puede vengar a causa de
su debilidad o impotencia; y, en segundo lugar, habría preser-
-EF ?= J

vado a su país de una decadencia más o menos prolongada en


sus rentas, porque solo el acto de la declaración de un bloqueo
paraliza instantáneamente las expediciones mercantiles de todas

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
168 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

las naciones del mundo que trafican con ese país; si el bloqueo
dura, estas pérdidas son inapreciables e infaliblemente valdrán
mucho más en un mes que el sueldo de tres legaciones en diez
años. Concluiré por decir que así como una nación no licencia
todo su ejército, ni desarma sus escuadras porque en diez años
no ha tenido guerras exteriores ni interiores, así también no
debe quedarse sin agentes diplomáticos en el exterior, porque
en esos diez años no tuvieron ocasión de ejercer su ministerio,
haciendo reclamos, dando explicaciones y precaviendo a su país
de insultos y tropelías.
Si el Gobierno después de mis explicaciones anteriores, se
convence de la necesidad de sostener legaciones en el extranjero,
daré la razón del porqué las pido de primer orden. Siendo estos
países muy caros para vivir y viniendo el agente de Chile a formar
parte del cuerpo diplomático en Francia o Inglaterra, donde se
encuentran cuarenta jefes de legación, entre embajadores, minis-
tros plenipotenciarios, ministros residentes y solo dos encargados
de negocios: el de Chile y el de Suiza y, accidentalmente, el de
México, es preciso dar a estos agentes el mayor prestigio posible
en rango y en sueldo y aunque sea cierto que tanto puede hacer
en materias diplomáticas el encargado de negocios como el em-
bajador o ministro, también es cierto, que lo que destina la ley
I L :

para los encargados de negocios no es bastante para que vivan


?= JI

y representen a su país, no compitiendo con los embajadores ni


ministros de estos altos poderes, sino en los límites estrictos de
13 :?JE I ,

la decencia y respetabilidad del cargo.


Doce mil pesos de sueldo fijo y mil pesos para gastos de
oficina, me parece una suma suficiente para Francia y Estados
Unidos. La Inglaterra es una residencia aún más cara que en las
-EF ?= J

dos naciones anteriores y me parece que el sueldo fijo debería


ser de quince mil pesos. Si solo se quieren tener encargados de

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
169
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

negocios, los sueldos fijos en París y Washington deberían ser de


nueve mil pesos y en Inglaterra de once mil.
Convendría, si las circunstancias del erario lo permiten, que
se estableciesen legaciones dirigidas por encargados de negocios
en Madrid, una con residencia en Holanda y Bélgica y otro en
Hamburgo o Ciudades Libres, con credenciales para la Sajonia
y la Prusia. Las legaciones en Holanda, Bélgica y Alemania,
contribuirían a hacer conocer mucho más a nuestro país en esas
naciones, el comercio se aumentaría con rapidez, la emigración
tomaría más vuelo y se puede asegurar sin exageración que cos-
tando solo por año esas dos legaciones veinte mil pesos, que el
fisco los ganaría en el aumento del comercio.
El Brasil, en el Atlántico, es otra nación cuyas relaciones de
amistad y comercio le conviene a Chile cultivar; ese es un país
caro y el encargado de negocios debería tener allí el mismo sueldo
que los de Europa.
Pasando al continente hispanoamericano diré que, por
desgracia, nada tenemos que hacer allí, en la mayor parte de
las repúblicas. Desorden y anarquía presentan esos países; poco
o ningún comercio que nos ofrezca ventajas, por eso es que yo
no mandaría misiones a México, Centroamérica, Venezuela,
Nueva Granada, Ecuador, Bolivia, Buenos Aires, Montevideo ni
I L :

Paraguay. Queda solo el Perú, que algo vale para nosotros por
?= JI

consumir nuestros productos y por lo que nos debe. Un General


con el título de Encargado de Negocios es todo cuanto se necesita.
13 :?JE I ,

Pero hay todavía en otra parte de ese continente un nuevo


estado que surge, el cual ha sido y debe ser tan benéfico para
Chile como lo es el limo que deposita el Nilo en el Egipto, que
sirve de abono para la agricultura; ese Estado es la California
-EF ?= J

americana. El cuerpo de la agricultura chilena está en Chile y


respira y tiene vida por el consumo de sus productos en Califor-
nia. El Gobierno saca ingentes sumas de resultas del incremento

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
170 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

de la agricultura; los diezmos, los derechos de cabezón (sic),


catastro, etc., los derechos de retorno sobre las mercaderías que
vuelven a Chile, a cambio de nuestros frutos, el mayor consumo
que hacen los ciudadanos de productos extranjeros, por causa
del aumento de su riqueza y bienestar, todo, todo se reúne para
aumentar también la riqueza del erario público.
El comercio de California se puede llamar por los chilenos
un comercio de cabotaje, es el único comercio directo y nacional
que hacemos, porque todos nuestros buques encuentran flete y
ocupación.
Ingentes capitales chilenos, verdaderamente chilenos, hay
empeñados en ese giro y los cuales se renuevan y aumentan cada
tres o cuatro meses. No solo son los productos de Chile los que
afluyen a California, son también los ciudadanos chilenos, ¡cosa
extraña! Los chilenos que por carácter son tan apegados al suelo
patrio y tan poco afectos a viajar, en California se encuentran a
millares. No se presenta pues a mi juicio otra parte del mundo
que merezca y deba llamar más la atención del Gobierno de Chile
que la California para proteger tamaños intereses: las personas y
las vidas de los chilenos. No se pueden nombrar agentes diplo-
máticos ante aquel estado, pero el Cónsul General que reciba del
Gobierno ese nombramiento, si tiene ambición pública y desea
I L :

ser útil a su país, que acepte ese cargo, que se persuada que por
?= JI

las buenas relaciones que tenga con las autoridades de ese estado
no solo facilitará las transacciones comerciales con su país, sino
13 :?JE I ,

que será el protector de las vidas y bienestar de los chilenos que


se hallaren allí, sin más amparo legal que él.
Ese cónsul debe ser un hombre muy inteligente, que hable
precisamente el inglés, robusto y de una edad no muy avanzada;
-EF ?= J

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
171
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

se necesita, a mi juicio, un hombre del temple y aptitudes del


actual Intendente de Valdivia.
En cuanto al sueldo, el Gobierno sabe que un criado gana allí
dos y tres pesos diarios y que todos los demás ramos de la vida
son caros por este estilo: ¡ha bien! que el Gobierno no mezquine
el sueldo, que sea más bien pródigo que avaro; principie por
asignarle doce mil pesos anuales y la oferta de pagarle cuantos
viajes haga al interior, que le prometa que si esa asignación no
es suficiente, que la aumentará y que al efecto mande al Minis-
terio, cuatro o seis meses después que se haya establecido en
California, una noticia nominativa y detallada de los gastos de
representación y subsistencia.
Persuádase el Gobierno que un comerciante no puede desem-
peñar este cargo, porque sus negocios particulares le impedirán
el que preste toda su atención al puesto de Cónsul General. Que
tenga igualmente presente el Gobierno que las riquezas y las
miserias favorecen a unos y acaban a otros y que estos últimos
no tendrán más recursos que solicitar del Cónsul General, al
menos, el pan de su mesa, hasta que puedan regresar a Chile.
Haga el Gobierno de Chile en California, lo que la Inglaterra
y la Francia en Egipto. Tenga una casa perfectamente mueblada
que pertenezca al consulado. Para todo da el negocio, como se
I L :

dice vulgarmente. Otro u otros cónsules deberán nombrarse


?= JI

para otras localidades de ese estado y con sueldos suficientes, al


menos para que puedan vivir.
13 :?JE I ,

He concluido de exponer a V.S. en general mis ideas sobre


la diplomacia chilena y paso ahora a estampar, sucintamente,
cuanto V.S. dijo en las discusiones del 26, 28 y 30 de julio en
-EF ?= J

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
172 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

las Cámaras, y que me han forzado a tomar la pluma y escribir


este ya tan largo oficio.

___________ Sesiones 9ª, 10ª y 11ª ___________

Rebatiendo V.S. el proyecto de la comisión y los argumentos


de varios diputados dijo que no convenía que los agentes de la
República ejercieran un papel de representación en grande y
creía que hasta sería inmoral presentarse como no corresponde
a los recursos de un estado pobre y republicano. Le choca el
que se quiera que los ministros chilenos entren en competencia
con estados más poderosos y que habiendo muchas necesidades
públicas que atender en el orden general, se debían preferir estas
a los gastos que se hiciesen en agentes diplomáticos. Dijo que
no se debía salir de una situación modesta y que con los fondos
que se asignan por la ley puede hacerse mucho honor a la Re-
pública. Dijo que, a su juicio, no había procedido con equidad
la comisión proponiendo aumentar el sueldo a las legaciones
de París y Londres y que habíamos tenido ministros en Europa
con mucho menos sueldo que el que quería asignarles la comi-
sión y que habían vivido muy decentemente y que habría sido
preciso entrar a examinar la carestía de los otros países donde
I L :

hubiese necesidad de enviar legaciones, pues había oído decir


?= JI

a personas competentes que Washington era más caro que Pa-


rís y que siendo casi imposible adquirir esas noticias, se había
13 :?JE I ,

hecho bien de determinar en la ley una asignación moderada,


general, sin entrar en esas operaciones embarazosas y difíciles.
Dijo, para oponerse al aumento de sueldos de las legaciones de
París y Londres, que como era más fácil encontrar ministros que
-EF ?= J

quisiesen ir a Londres y a París y en general a Europa, porque


había más gusto, más atractivo y más aliciente para ir a esos
países que a cualquier punto de América, se debían tomar en

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
173
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

consideración estos motivos que compensan esas diferencias de


gastos. Hablando de las legaciones donde solo existen encarga-
dos de negocios, dijo que las razones de la comisión le parecían
menos fundadas, porque siendo estos acreditados solo cerca del
ministro, su posición era secundaria y que si en América estaban
bien dotados con $6.000, del mismo modo lo estarían en Europa
y que en cuanto a representaciones en el extranjero, convenía que
la República fuese modesta haciendo solo los gastos necesarios,
sin ocuparse mucho en la posición que se procurase al enviado
en esos países; que temía que una asignación hecha con mano
franca hiciese caer en ridículo al ministro de una nación pobre
que se estuviese dando tono. Dijo que, si la legación de Londres
debiese ser servida por un ministro plenipotenciario en misión
permanente, que entonces encontraría que el sueldo de $9.000
sería excesivo, porque había ejemplos de ministros que habían
vivido con $3.000. Teme más al ridículo que recaería sobre una
nación pobre por el tono que estuviese dándose el ministro en
una corte extranjera por haber dotado el destino con mayores
rentas que las asignadas por el proyecto, que el mal que resul-
tase de que estas fuesen escasas. Cita a Franklin como ejemplo
de modestia, que se presentaba con su vestido de cúacaro (sic),
quien representó bien a su nación, de donde se infiere que […]
I L :

no da importancia a los diplomáticos, sino el que sepan confor-


?= JI

marse con lo que son, sin hacer ostentaciones vanidosas. Dijo


que no teniendo los ministros de Chile en Europa necesidad de
13 :?JE I ,

presentarse con el mismo aparato que los otros ministros de la


misma Europa, porque las relaciones que deben entablar son de
un orden muy distinto, que conviene dejarlos en su carácter mo-
desto y republicano; que si el ministro puede hallarse en el caso
-EF ?= J

de admitir convites y corresponderlos, creía que no se le debía


aumentar el sueldo hasta ponerlo en el caso de competir con esos
individuos; que el enviado puede entenderse con el Gobierno,

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
174 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

ministros y allegados del país donde ha sido acreditado, sin os-


tentar el rango que se pretende. Dijo que si se querían aumentar
los sueldos a los ministros en Europa, debía hacerse otro tanto
con los agentes diplomáticos acreditados cerca de las repúbli-
cas americanas, porque conviene más establecerlos en América
que en Inglaterra, Francia, España, Rusia, etc., porque Chile no
tenía nada en Europa y en América mucho. Que en América los
ministros de nuestras repúblicas se veían precisados a sostener el
mismo papel que los de las cortes europeas, que tenían que rolar
con los altos personajes que podían conducir al logro de su obje-
to; que los agentes diplomáticos en América tienen que entrar en
esas relaciones con los individuos del Gobierno y demás personas
influyentes del país, a quienes conviene tratar con franqueza, lo
cual no sucederá en las cortes extranjeras. Agrega que si se pre-
senta tal vez una ocasión entre ciento en que el enviado chileno
en Europa tenga que asumir esa posición expectable, mientras
que en América habrán ocho sobre ciento, y concluye por decir
que los gastos de ostentación pueden omitirse en Europa y en
América no. Dijo, que no teniendo Chile negocios políticos que
tratar en Europa y sí solo comerciales, para velar sobre estos no
se necesitan ministros sino cónsules.
En cuanto al artículo que de la ley dijo, que el medio sueldo
I L :

que asignaba demás era por sus costos de viaje de ida y vuelta
?= JI

y para gastos de instalación, en atención a que el agente que se


mande de Chile no solo hará los gastos de viaje, sino que también
13 :?JE I ,

tendrá que instalarse de la manera que corresponde a la posición


que va a ocupar.
He copiado casi textualmente las ideas y las frases de los
discursos que pronunció V.S. en las sesiones 9ª, 10ª y 11ª de la
-EF ?= J

Cámara de Diputados en el mes de julio, y tomando en considera-


ción cronológicamente esas ideas u opiniones, diré que convengo
con V.S. en que no se hagan asignaciones crecidas a los agentes de

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
175
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

la República en el extranjero para una representación en grande,


si ha de ser para competir con los embajadores y ministros de
las primeras cortes de Europa, porque sería preciso que estos
pagasen solo por el arriendo de sus hoteles 8 a 10 mil pesos por
año, como cuestan aquí los de los embajadores y ministros; no
diría que esos gastos eran inmorales, pero sí diría que eran ab-
surdos y ridículos; pero diría al mismo tiempo que el sueldo que
asignó la comisión de $12.000 al ministro en París y $15.000
al de Londres, aleja toda idea de competencia y que el ministro
de Relaciones Exteriores que propuso $9.000 como máximo,
fue mal informado por las personas a quienes consultó sobre la
carestía de estos países; y que no son los hombres que le dijeron
que habían habido ministros que vivían bien (en su carácter de
tales ministros) con $3.000, a quien debió escuchar para formar
su juicio, diría que esos informantes no tenían ni una leve tintura
de la vida doméstica ni exterior en París ni en Londres, diría que
si habían viajado en estos países no conocieron más que el cuarto
que ocuparon en la casa de huéspedes en que se alojaron y que
solo vieron el exterior de las casas en que habitan los hombres de
grandes y medianas fortunas de estos países: diría que escribieron
en sus diarios que el cuarto y la comida, costándoles solo cinco o
seis francos diarios, que hacen trescientos sesenta y cinco pesos
I L :

anuales, un ministro podía vivir bien con tres mil pesos y darse el
?= JI

tono de un embajador con nueve mil pesos: diría también que si


por acaso esos informantes vivieron de otro modo, más decente
13 :?JE I ,

y cómodo en Europa, que mintieron o que procedieron de mala


fe al dar a V.S. esos informes.
Los agentes diplomáticos de la República que yo he conocido
en Europa, fueron don Antonio José de Irisarri, don Mariano
-EF ?= J

Egaña, don Manuel Borgoño, don Ramón Luis Irarrázabal, don


Miguel de la Barra y yo. Los dos primeros tuvieron $16.500
de sueldo, los dos segundos $13.000 y los dos últimos $7.000,

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
176 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

gastos de escritorio comprendidos. ¿A cuál de estos seis agentes


se aplica el ejemplo que V.S. cita, que vivieron en Londres con
¡$3.000! o no fueron ministros de Chile los que vivieron con
tan indecorosa e ilegal economía? Por el honor del país querría
que no lo fuesen, aunque las ideas de V.S. y las mías sean en-
teramente opuestas a este respecto. V.S. solo quiere se asigne a
los agentes diplomáticos lo suficiente para vivir; juzga V.S. que
nueve mil pesos es una asignación ya exagerada para las misio-
nes permanentes en Europa; quiere V.S. que un ministro de un
Estado pobre y republicano sea modesto y teme V.S., para él, el
ridículo que resulte de que viva con decencia y dándose el tono
de su rango con el dinero que le dé el Gobierno ¡o con el suyo
propio! Cita V.S. al sabio cúacaro (sic) Franklin que desempeñó
perfectamente su misión diplomática en Francia vestido siempre
de su traje cúacaro,(sic) pero como yo no he leído en ninguna
crónica de aquel tiempo que ese digno ministro viviese en una
guardilla, que fuese a Versalles en un Coucou, que no diese
comidas ni que dejase de frecuentar la más alta y distinguida
sociedad de Francia. Como no he visto tampoco que los ministros
americanos del norte que he conocido aquí (que son muchos)
dejen de vestir sus uniformes bordados, que no vivan en buenas
casas, que no tengan sus carruajes y dejen de dar comidas, digo
I L :

que el hábito no hace al monje, y que bien pudo Franklin vestir el


?= JI

frac pardo redondo y el sombrero de ala ancha que usa su secta,


sin que por esto hubiese dejado de vivir bien y con la decencia
13 :?JE I ,

y representación anejas (sic) a su empleo o rango.


Dijo V.S. que no había querido entrar el Gobierno en averi-
guaciones sobre la carestía mayor o menor de los países donde
se enviasen misiones y aquí el Gobierno de Chile, por no entrar
-EF ?= J

en averiguaciones difíciles y complicadas, cortó el nudo gordiano


asignando el mismo sueldo a las legaciones en el Perú y Washing-
ton que a las de París y de Londres, declarando a más el ministro

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
177
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

que más bien pediría aumento de sueldo para las legaciones en


el continente americano que para las que se envían a Europa.
Como no hay ley que no se pueda informar o anular si es
preciso, por la misma autoridad que la dictó, cuando se advierte
su ineficacia o los malos resultados que produce, fiado en esta
esperanza, estimulado por el interés del servicio público, el de
mi sucesor en esta legación y demás agentes diplomáticos de la
República en Europa, me permito estampar aquí nominativa-
mente los gastos que hará en París un encargado de negocios
que viva con decencia, sin fasto, sin tono de competencia y con
una familia compuesta solo de su mujer y tres hijos. Hablo de la
familia, porque el estado normal del hombre es el que sea casado
y que tenga hijos. No debe tampoco extrañar al Gobierno de
que yo quiera hacer vivir al agente diplomático en Europa con
su familia, porque como este debe en todas partes atender a la
subsistencia de su mujer e hijos, si la deja en Chile gastará más.

Gastos por mes en Francia

Arrendamiento de casa amueblada fr700


I L :

Una ayuda de cámara mayordomo fr60


?= JI

Un lacayo fr50
13 :?JE I ,

Una cocinera fr45

Una criada de la mano fr35


-EF ?= J

Un escribiente o secretario privado que pueda copiar


oficios y sobre todo que lleve la correspondencia fr150
oficial y epistolar en francés
Lavado de ropa por mes fr80

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
178 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

Fuego en 4 chimeneas durante 6 meses a 6 francos


fr180
por día

Alumbrado, aceite y velas fr60

Portes y franqueos de 4 paquetes por mes fr300

Alquiler de un carruaje fr650

Comida, almuerzo y fuego de la cocina, vino y


fr750
postres, a 25 francos por día

Instrucción de sus tres hijos en su propia casa fr140

Gastos de escritorio, etc., etc. fr25

Suma Total fr$3.225.-

Los 3.225 francos multiplicados por 12 meses dan 38.700


francos, pero como hay seis meses del año sin fuego en las chi-
meneas, a razón de 180 francos por mes se rebajan 1.080 fran-
cos y quedan líquidos 37.620 francos. El Gobierno da 35.000
francos. El agente diplomático y su familia no habrán reservado
I L :

un solo franco para vestirse, para pagar botica y médico en sus


enfermedades, se hallará con 2.620 francos, más de gastos y no
?= JI

debe contar con visitas ni teatros ni salir al campo en el verano,


13 :?JE I ,

en fin, todo será angustia y privación para él. Contar con dinero
poder reunir una o dos veces por año en su casa a las personas
que lo hayan convidado a comer será un sueño. ¿Sabe V.S. de qué
nos sirve el título de Encargado de Negocios o Ministro Pleni-
-EF ?= J

potenciario? Para ser robados y saqueados sin misericordia, por


criados, proveedores, posaderos y por cuanto hombre que sabe
tenemos ese título, signo de representación y grandeza. En una
enfermedad de una de mis hijas me dijo el médico de cabecera

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
179
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

que todo el mundo paga 20 francos por consulta, pero si Ud.


no quiere hacer lo que su especiero, es necesario que Ud. pague
40 francos; el resultado fue que habiendo tres médicos durante
seis días y habiendo dormido uno en mi casa solo cuatro noches,
pagué al cabo de los seis días 1.960 francos. Querer reclamar
de robos conocidos a nuestro perjuicio es para que nos diga
el abogado: no merece la pena por el rango que Ud. ocupa de
entablar un reclamo por una friolera, que tal vez valdrá 400 ó
500 francos; (si) reclamamos y ganamos al asunto, el abogado,
receptores y procuradores se arreglan de tal modo que ganando
con costas, no solo perdemos lo que no paga el deudor, sino
que muchas veces no basta para satisfacer los honorarios del
abogado, etc., etc.
Como es natural, V.S. no ha de querer creerme por la opi-
nión que tengo en Chile de gastador, por no decir disipador;
pero señor Ministro, llame V.S. a su despacho al general Blanco,
a don Ignacio Valdez, a don Diego Ovalle, a don Carlos Bello,
ruegue V.S. al señor Cazotte de dar su opinión sobre esa minuta
de gastos, si aún quedan dudas, mándela V.S. de oficio a don
José Rafael Larraín y cuando V.S. haya oído confirmar todos
esos gastos, entonces diga V.S. si es una ley de previsión, de jus-
ticia y de equidad la que se ha promulgado o si no se ha hecho
I L :

solo con el concepto de dar estas misiones a hombres ricos que


?= JI

desean venir a Europa y que encontrarán muy cómodo de que


mientras permanezcan viajando en cortes extranjeras, los ayude el
13 :?JE I ,

Gobierno a los gastos que hagan, con seis o con $9.000 anuales,
según el rango que traigan.
Sería hacer demasiado personal este escrito si yo me detu-
viese a hablar sobre la poca importancia y representación, según
-EF ?= J

V.S., de los encargados de negocios. V.S., el Presidente actual, los


antiguos presidentes y sus ministros, saben cuánto he hecho yo
como simple encargado de negocios, el lugar que supe darme

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
180 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

cerca de S.M. el Rey Luis Felipe, etc., etc., etc., y, ciertamente,


yo limitaría en todo tiempo mi decir a lo siguiente: apelo a mi
correspondencia para que se me juzgue y digan mis compatrio-
tas si esos son actos, si esos son hechos y servicios que pueden
desempeñar los simples cónsules de la República, los cuales son
extranjeros comerciantes, que recibieron el título para vestir el
uniforme, que la mayor parte de ellos no saben leer los pocos
oficios que les escribe el ministro, por estar en español y que si les
escribiese cuatro más por año se quedarían en el correo, porque
no tienen con qué pagar el porte del correo con los emolumen-
tos del consulado y concluiría por repetir a mis compatriotas el
proverbio chileno, este es el pago de Chile.
No quiere V.S. que los agentes diplomáticos de la República
en Europa se den tono; no encuentra V.S. necesario de que esos
empleados visiten y frecuenten las primeras sociedades; parece
que en nuestro exagerado republicanismo las casas de los gran-
des nobles no debían ser frecuentadas por nosotros y concluye
por decir que podíamos hacer bien los negocios de la República
tratándonos solo con el Ministro de Relaciones Exteriores del
país donde estábamos acreditados. V.S. no indicó cuáles eran los
grados de estas sociedades que nos era permitido frecuentar y a
dónde debían parar nuestras relaciones para mantener inmacu-
I L :

lada la modestia republicana; si yo hubiese podido dudarme al


?= JI

aceptar el cargo que ejerzo, que diez y seis años después vendría
el ministro ante las Cámaras, ante la Nación, ante el mundo
13 :?JE I ,

entero, a hacer indicaciones o insinuaciones sobre las clases de


la sociedad que debía frecuentar su agente, habría principiado
por exigir que designase el Gobierno nominativamente los gra-
dos de esa sociedad y si me hubiese dicho busque Ud. y prefiera
-EF ?= J

la sociedad de los republicanos, no frecuente sociedades más


elevadas que las del comercio de comisiones, manufactureras,
fabricantes de armas y maquinistas; porque Ud., aunque preste

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
181
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

servicios altamente políticos, yo no puedo considerarlo sino como


un hombre que va encargado de asuntos puramente comerciales,
párese Ud. allí. A este decir del Gobierno habría contestado así
y no habría habido engaño para nadie: si así como es V.S. el
ministro de la modesta República de Chile, lo fuera V.S. de la
soberbia Reina de Inglaterra; si así como me ofrece V.S. $6.000 de
sueldo anuales, me ofreciese V.S. 60.000; si así como me da V.S.
una carta para el Ministro de Relaciones Exteriores de Francia,
la cual me da el simple carácter de un Encargado de Negocios
sin representación (como V.S. tuvo cuidado de explicarlo en la
Cámara), me hubiese dado V.S. una carta del Presidente nom-
brándome Embajador a condición que yo me sujetase a vivir en
Europa según el programa trazado, habría rehusado netamente
todos esos títulos y ventajas y sin pararme en el escándalo que
habría producido en oídos republicanos; habría dicho que nací
noble, que recibí una educación adecuada a mi nacimiento, que
frecuenté toda mi vida esas sociedades, que en toda ella ninguna
acción me ha hecho descender de ese rango y que sin despreciar
ni mirar con arrogancia a ninguna de las clases que me había
marcado el ministro, no había casa de noble ante la cual yo no
me creyera suficientemente condecorado por mi nacimiento y
antecedentes, para solicitar de ser introducido: habría agregado
I L :

al ministro que mientras yo tuviese en Europa algunos pesos del


?= JI

sueldo del Gobierno y algunos míos, trataría de vivir dándome


el tono (palabra parlamentaria) de un caballero y que para que
13 :?JE I ,

el Ministro no tuviese ocasión de tratar de inmoral este modo


de vivir y que tampoco tuviese lugar de hacer uso de su caridad,
compadeciéndome por el ridículo que yo hacía recaer sobre mí
dándome un tono, que dispusiese de su destino, mandando otro
-EF ?= J

que no atacase la modestia de la República, teniendo el honor


de recibir en su casa al conde Molé, a M. Guizot, a la mayor
parte de los ministros del Rey Luis Felipe, al general Cavaignac

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
182 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

e igualmente a todos los ministros de Luis Napoleón. Dijo sin


embargo V.S. en la sesión 11ª, que pueden haber negociaciones
o asuntos que obliguen a enviar un agente diplomático, a quien
por esto se le imponga más gastos de representación que a un
agente ordinario, por la necesidad de que tendrá de ponerse en
contacto con la alta aristocracia y provocar la confianza en cier-
tos círculos. Confieso a V.S. que no comprendo esta excepción
a la regla general de la honesta representación republicana que
V.S. quiere establecer en el cuerpo diplomático chileno. Una
misión extraordinaria se envía, generalmente, para presentar
felicitaciones a un soberano por su avenimiento al trono, a veces
acompañada de presentes, de objetos de arte o de curiosidades
de valor y del país del agente, también se envían con esta clase
de agentes las decoraciones de primer grado; pero estas misiones
cesan el mismo día, generalmente, o poco después que el agente
cumplió con el solo objeto de su misión y es claro que no habrá
tenido lugar de gastar ni un solo peso en representación. Las
otras misiones extraordinarias son para arreglar tratados de paz,
de amistad y de comercio; para pedir o dar explicaciones sobre
asuntos graves; para pedir auxilios, mediaciones o intervenciones:
fuera de estos casos, las misiones son ordinarias o permanentes.
Las extraordinarias, cuando más, debe presumirse que duren un
I L :

año: los ministros que los dirijan no entrarán en gastos de amue-


?= JI

blar casas, comprar carruajes, etc., etc., no llevarán consigo sus


mujeres e hijos, si los tienen, vivirán pues en casas arrendadas con
13 :?JE I ,

muebles o en hoteles; no tendrán relaciones de ninguna especie


establecidas, ni con la alta aristocracia ni con nadie: aquí los
gastos de representación consisten en tener un buen apartamento
bien amueblado, con decente servicio de mesa, en dar comidas,
-EF ?= J

bailes o conciertos y en esto para la representación. Supongamos


que el agente haya cometido la locura de instalarse para un año
de residencia, comprando muebles, etc., etc. ¿Qué comidas, qué

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
183
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

bailes ni conciertos dará a una sociedad que no conoce y a la


cual no ha sido introducido? ¿Cree V.S. que basta poner en la
esquela de convite: el ministro extraordinario de Chile, ruega al
duque tal o al conde tal, de venir a comer o de venir a su tertu-
lia acompañado de sus señora e hijas? Su mesa y sus salones se
quedarían sin asistentes. Decir que el agente podría emplear el
dinero que se le diese en otras cosas que no sean bailes, comidas
y conciertos, no es admisible ni delicado el suponerlo.
La modestia que V.S. exige de los ministros de la República
en las cortes europeas, no le choca a V.S. el que la pierdan en
los estados de nuestro continente; por el contrario, se queja de
la insuficiencia de los sueldos para aquellas misiones, que por la
ley nueva son los mismos que disfrutan las de Europa y da por
razón la importancia política de esas misiones americanas que
van a debatir cuestiones de una inmensa trascendencia; hace
V.S. valer a más los gastos de representación que tienen que
hacer hallándose al frente del cuerpo diplomático extranjero
en aquellos estados y, por último, el tono que es preciso se dé
el ministro para alternar con todos los personajes influyentes
del país y poder tratar los negocios con franqueza. Todo esto lo
dijo V.S. en la Cámara. Un solo diputado se atrevió a dudar de
la importancia de esas misiones americanas; yo tampoco quiero
I L :

atacarlas, ni quiero decir tampoco que se les dé menos sueldo


?= JI

que a las europeas, ni que deje de aumentárseles si se cree nece-


sario; pero en cuanto a la representación exterior, no iré a buscar
13 :?JE I ,

fuera de mi país lo que sé pasa en los otros estados americanos


que no conozco; diré solo que Chile, por su respetabilidad como
Gobierno, por la consideración que se merece en el extranjero,
por la riqueza de los habitantes de la capital, por la pulida y culta
-EF ?= J

sociedad de que podemos vanagloriarnos, no solo nos pone a la


cabeza de las repúblicas nuestras hermanas, sino que también
las sobrepasamos en saber, en habitaciones , en comodidades de

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
184 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

la vida, en lujo, en aparato exterior y, sobre todo, en tacto social


para corresponder a la cortesía de una comida, con otra igual o
semejante cortesía.
Es proverbial, sin embargo, la facilidad y franqueza que
reina en todos los estados americanos donde se habla español.
Un ministro extranjero u otro cualquier personaje que llega a
nuestras ciudades, encuentra desde el primer día tanta o más
hospitalidad que en sus familias; recados o visitas de bienveni-
da recibe de lo más selecto de nuestra sociedad y se mira como
un honor o prueba de amabilidad el que visiten y frecuenten
nuestras familias con franqueza y sin etiqueta: nadie se para en
que ese ministro tenga una gran casa o que tenga carruajes, ni
si da comidas, con tal que sea amable y civil, se encuentra un
hombre perfecto y acreedor a nuestras simpatías. El Presidente
y sus ministros no son más fieros ni menos simpáticos que los
ciudadanos. El agente extranjero que, fuera del día de su re-
cepción oficial, quisiese conservar el ceremonial de escribir al
Presidente antes de hacerle una visita o al Ministro pidiéndole
una audiencia, sería considerado como muy etiquetero. En mi
tiempo las cosas se pasaban muy simplemente: los agentes ex-
tranjeros cuando necesitaban o querían ver al Presidente o a
sus ministros, iban a pie con su traje ordinario de mañana, con
I L :

capa si hacía frío, se hacían anunciar al primero por el edecán


?= JI

de servicio y a los segundos por los porteros; eran recibidos en


el acto en sus gabinetes de despacho y muchos asuntos graves se
13 :?JE I ,

trataron y arreglaron en aquel entonces, fumando un cigarro y


en conferencias las más amigables y francas. V.S. me dirá ahora
si todo esto ha cambiado. Yo no sé qué grado de representación
y de tono hayan asumido los cónsules generales, encargados de
-EF ?= J

negocios de Francia e Inglaterra, los SS. Cazotte y Sulivan, el


señor Pardo del Perú y el encargado de negocios americano; pero
sí diré que si están bien alojados y dan comida y saraos, hacen

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
185
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

bien, pero que si no hacen ni uno ni otro, no por eso dejarán de


hacer bien los negocios de sus naciones, porque en Chile no hay
competencia. El presidente y sus ministros viven de la vida priva-
da, los ciudadanos no dan comidas ni saraos de representación.
¿Las cosas se pasan de otro modo en el Perú, en Bolivia y
en Ecuador? Lo ignoro también. Pero dado (el) caso que fuesen
como en Chile y es probable que aún sea menos, ¿a qué queda
entonces reducido el tono y representación que V.S. pretende
deben asumir nuestros agentes diplomáticos en los estados del
continente americano?
¿Quiere V.S. saber ahora lo que cuesta a nuestros agentes
diplomáticos en Europa hacerse aceptar por estas sociedades?
Prepárese V.S. como americano, como chileno, a la impresión
que va a recibir su corazón al leer los reglones que voy a trazar.
La antigua República Francesa dejó tan tristes recuerdos en
los ánimos de los habitantes de este continente por los crímenes
horrendos que se cometieron, sirviéndose de los santos nombres
de Libertad, Fraternidad e Igualdad, que la primera república
americana no ha podido hacer simpatizar el nombre que lleva a
pesar de la admiración que causan sus instituciones, la riqueza y
el poder que se ha labrado esa nación a la sombra de ese nombre
detestado en Europa. Sin embargo, no vaya V.S. a creer que acep-
I L :

tan estas sociedades políticas el contacto con los ciudadanos de


?= JI

la Unión, si pudieran privarse de ese contacto, tal vez se confor-


marían con verlos crecer y engrandecerse a la distancia. Siempre
13 :?JE I ,

que pueden morder o criticar sus instituciones y carácter personal


de sus habitantes, lo hacen; como gobierno, no les perdonan
los cinco millones de negros esclavos que encierra su territorio,
ni las tendencias de esa sociedad a conquistar y apropiarse de
-EF ?= J

territorios que reconocen legítimos dueños; admiran las grandes

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
186 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

empresas y el genio tenaz de sus habitantes con que las llevan a


cabo, pero les niegan la civilidad y moralidad.
En cuanto a las repúblicas de origen español, las cosas se
pasan de otro modo, no teniendo nada que admirar de nuestra
grandeza, de nuestro poder ni de nuestras instituciones, he aquí
el ropaje con que nos visten. Más ignorantes que los españoles,
más incapaces que ellos para gobernarnos, por los hábitos de la
esclavitud y por la carencia casi absoluta de hombres de estado,
siendo las primeras clases de la sociedad entregadas al ocio, al
goce de los placeres sensuales y a la disipación: las segundas, en
fin, las masas abyectas, sin cultura de ninguna especie y casi sin
los sentimientos que caracterizan al hombre, dicen estas naciones
que anticipamos de un siglo la época de la emancipación.
La historia gloriosa de nuestra revolución que tanto abunda
en hechos militares, en abnegación y desprendimiento, en sufri-
mientos y en constancia, se oscurece con la representación del
cuadro de nuestros desaciertos, miserias y ruina. Los pocos viaje-
ros que han visitado nuestras localidades se han esmerado más en
agravar nuestras faltas, que en atenuarlas por las circunstancias;
han escrito más bien romances representando catástrofes y de-
solación, que relaciones desapasionadas de nuestras costumbres
y progresos. Los comerciantes extranjeros no han sido tampoco
I L :

más verídicos ni menos exagerados en las relaciones que mandan


?= JI

a estos diarios: y, por último, nuestros propios periódicos han


venido constantemente a corroborar cuanto dijeron viajeros y
13 :?JE I ,

comerciantes. En efecto, unos y otros escritores han represen-


tado a la América como generalmente entregada, después de la
conquista de su independencia, a la anarquía más completa, al
despotismo militar, al furor de las pasiones de partido, sin leyes,
-EF ?= J

o sin respeto a las que tenemos, con constituciones inadecuadas


a nuestros usos y costumbres, plagios casi todas ellas de la que
rige la unión americana, sin gobierno, con una administración

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
187
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

de justicia viciada y corrompida, sin rentas y con empleados de


hacienda ignorantes y concusionarios; en fin, de una sociedad
de estólidos, presumidos y orgullosos, sin fe en los contratos,
dilapidadores de las rentas públicas y agiotistas: de gobierno
sin gratitud a los servicios prestados por los extranjeros en la
lucha de la independencia, fallidos, fraudulentos, sin querer o
sin hacer esfuerzos para pagar las deudas sagradas de la nación
en el extranjero.
Nuestra prensa nacional revela casi en cada número de sus
periódicos la enfermedad de esas sociedades: nada respeta esa
prensa, todo se desflora, marchita y muere bajo la inmunda cu-
chilla de la calumnia, de la exageración y del espíritu de partido.
Esa prensa no respeta al más puro, al más hábil, al más elevado
funcionario; se le llama ebrio, ladrón, estúpido, etc., etc.; el hogar
doméstico no está tampoco libre de sus ataques, y cuando por
(si) acaso se entabla un juicio ante el Tribunal de Imprenta, los
jurados absuelven, por falta de precisión en la ley, por miedo de
esos diaristas o por espíritu de partido.
No acabaría, si quisiese estampar aquí todo lo más que nos
dicen. Si algunas de esas relaciones de viajeros han llegado a
manos de V.S. , si por otra parte tiene V.S. costumbre de leer los
diarios extranjeros, habrá tenido ocasión de ver que nada invento
I L :

ni exagero. Las simpatías por las repúblicas (de) nuestros her-


?= JI

manos, le habrán arrancado el siguiente decir: hay exageración


en lo que se escribe de algunas, pero desgraciadamente la mayor
13 :?JE I ,

parte es verdad. Fíjese ahora V.S. en la situación de mis colegas


americanos en estas cortes y verá que si hay alguno que como
el de Chile puede decir mi país hace excepción, no obstante la
opinión y la ignorancia confunden a unos y a otros.
-EF ?= J

Diga ahora V.S. si es tan fácil, tan agradable como se cree


representar al país en estas naciones y abrirse camino para ha-
cer apreciar nuestra verdadera situación, haciendo recaer sobre

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
188 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Francisco Javier Rosales Larraín

nuestros gobiernos la estimación y aprecio de estos, ante quienes


estamos acreditados.
Me queda que hablar sobre el artículo 9º de la ley de sueldos.
Antes se pagaban a los agentes diplomáticos los gastos que hacían
en el transporte de sus personas y familias, de ida y vuelta y a
más no solo se admitían los objetos de su uso, muebles, carrua-
jes, etc., sin derechos, sino que también el Gobierno pagaba los
gastos de transporte, flete, etc., en todo conforme con los usos
de las naciones. La ley del 13 de julio es muda a este respecto
y no se sabe lo que se hará en Chile con los muebles del agente
cuando regrese. Pero contrayéndome a las palabras de la ley
en el artículo 9º que señala para gastos de transporte de ida y
vuelta, para gastos de instalación, la mitad del sueldo de un año,
no importa el país a que vaya destinado el agente, se me ocurre
proponer a V.S. un caso que se presentará todos los días.
Se nombrará un encargado de negocios para el Perú, este
agente será casado y tendrá dos hijos, pero como la distancia
es tan corta no necesitará llevar a un criado o criada y pagará
$400 de pasaje de ida y otros tantos cuando regrese, sean $800.
La ley le asigna tres mil pesos del medio sueldo y le quedarán
libres $2.200 para gastos de instalación.
El que se nombre para Francia llevará la misma familia y via-
I L :

jará por el paquete como los del Perú, tendrá a más un sirviente,
?= JI

pagará $800 por persona de familia y $400 por el criado, sean


$3.600; tendrá que transportarse a París, gastará $60 por persona
13 :?JE I ,

y $30 por el criado, sean $270, total $3.870; igual suma para
regresar a Chile darán una cantidad de $7.740, se encontrará sin
un mueble que transportar a Chile, como puede hacerlo el del
Perú, y perjudicado en $4.740 de su bolsillo, que habrá pagado
-EF ?= J

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
189
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Raúl Fernández Daza

de más que el colega en América. ¡Hay justicia, hay equidad en


hacer esto! – dígalo V.S. mismo.
Todo cuanto he escrito es el fruto de mis ideas, de la expe-
riencia y de la práctica: si con el trabajo que he emprendido logro
de que V.S. altere las suyas en estas materias, apresurándose a
proponer una ley nueva de sueldos que mejore la situación del
cuerpo diplomático en el extranjero, conservaré esta dulce sa-
tisfacción en el retiro de la vida pública, pues de nuevo reitero
a V.S. la renuncia de mi empleo.
Dios guarde a V.S. muchos años

Francisco Javier Rosales Larraín


I L :
?= JI
13 :?JE I ,
-EF ?= J

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED
190 DJ
? L ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
Agradecimientos

Quiero agradecer a Carmen Gloria Duhart y al equipo del


Archivo General Histórico del Ministerio de Relaciones Exte-
riores por el apoyo y colaboración que me prestaron durante la
etapa de investigación. Un grupo de profesionales cuyo trabajo
excepcional y silencioso permite que la cancillería cuente con
un material sumamente valioso sobre la acción diplomática de
nuestro país. Igualmente a Jaime Muñoz, Javier Castro, Roberto
Mercado y Virginia Fernández por las horas dedicadas a com-
plementar el material que yo había podido reunir. Ese mismo
reconocimiento va para Jennifer Cancino y Roberto Brodsky.
Una mención especial a Juan Eduardo Vargas. Sus consejos me
permitieron ahondar en algunas áreas a las que no había pres-
tado la atención necesaria y sus comentarios me motivaron a
continuar en la tarea de redacción del texto. Asimismo, a la Aso-
ciación de Diplomáticos de Carrera (ADICA), cuyo concurso fue
I L :

determinante para dar vida al presente trabajo. Ciertamente una


?= JI

mención especial de reconocimiento a María José por su apoyo y


paciencia, sin la cual no habría podido terminar la investigación.
13 :?JE I ,
-EF ?= J

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L
191
DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D
4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
I L :
?= JI
13 :?JE I ,
-EF ?= J

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D


4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
I L :
?= JI
13 :?JE I ,
-EF ?= J

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D


4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
I L :
?= JI
13 :?JE I ,

Este libro se terminó de imprimir


en los talleres digitales de

RIL® editores
-EF ?= J

Teléfono: 2223-8100 / ril@rileditores.com


Santiago de Chile, noviembre de 2013
Se utilizó tecnología de última generación que reduce
el impacto medioambiental, pues ocupa estrictamente el
papel necesario para su producción, y se aplicaron altos
estándares para la gestión y reciclaje de desechos en
toda la cadena de producción.

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D


4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED
FRANCISCO JAVIER
ROSALES LARRAÍN
El autor de este libro quiso romper ese silencio y rescatar la vida de una

-
I L :

para encontrar en los


?= JI
13 :?JE I ,

Juan Eduardo Vargas Cariola


-EF ?= J

ISBN 978-956-01-0037-5

0 DQD: . 0 D ?I E 2 L? EI I 3 RD F IED ? L DJ ? IJ :E : DE : EI :?F ECQJ? EI D


4 RI 13 :?JE I 4E IJ /8EEA - DJ JJF 8EEA DJ FE IJ EC ?8 EDIE ?E?J ICIF : J ? J?ED :E 1.
- J : EC EDIE ?E?J ICIF ED