Está en la página 1de 3

PECCEM, EQSDS y Ecologistas en Acción de la Región de Murcia

Nota de prensa

Los niños sometidos a radiación-WIFI


también en los hospitales públicos

 A pesar de las reiteradas alertas de la comunidad científica internacional y de la


Agencia Europea de Medio Ambiente, la CARM aprueba la instalación de WIFIS de
recreo en el Materno-Infantil de La Arrixaca.
 Los niños son cinco veces más vulnerables que los adultos a los efectos negativos
de la contaminación por radiación de microondas.
 PECCEM-RM, EQSDS y Ecologistas en Acción reclaman la aplicación del Principio
de Precaución muy especialmente en el caso de la infancia y grupos sensibles,
como sucede en el caso de los hospitales.
 A pesar de la controversia fomentada por la industria, las instituciones públicas
continúan desoyendo las advertencias científicas independientes en detrimento de
la población más vulnerable.

Murcia, 30 de Diciembre 2019. El mismo día que la ciudad de Berkeley (California)


ganaba en los tribunales a las empresas de telecomunicaciones el derecho a advertir a la
ciudadanía sobre los riesgos que el uso de los móviles implican para la salud, la CARM
aprueba la instalación de WIFIS de recreo en el Hospital Materno Infantil Virgen de La
Arrixaca. De nuevo David contra Goliat. Como advierte en un texto oficial la Agencia
Europea de Medio Ambiente, también en relación a la contaminación electromagnética por
radiofrecuencias, aprenderemos Lecciones tardías de advertencias tempranas1.

La llegada de los WIFIs a los hospitales públicos llega de la mano de la televisión gratuita.
La implantación de ambos servicios es defendida utilizando dos argumentos: facilitar que
“el tiempo de convalecencia fuera mucho más llevadero, no solo para los pacientes, sino
también para los familiares", y facilitar en los ambulatorios que los usuarios puedan
“aprovechar el tiempo de espera para ser atendidos o recibir el resultado de sus pruebas
médicas para desarrollar su actividad laboral”. Pero mientras la televisión llega a las
habitaciones por medio de cable y sin ningún riesgo para la salud, el WIFI es un medio
inalámbrico que sí implica riesgos para la salud pública, injustificables en un recinto
sanitario público, mucho más cuando los pacientes son niños. El WIFI de recreo gratuito
para el conjunto del hospital Materno-Infantil viene a agravar la situación

1 https://www.eea.europa.eu/publications/late-lessons-2/download
inaugurada por el uso de tecnologías inalámbricas en el aula hospitalaria infantil
cuando estudios de amplio recorrido, como el de la agencia gubernamental
norteamericana NTP2 (National Toxicology Program), han advertido y establecido
seriamente la relación entre radiofrecuencias y cáncer.3 Otra diferencia entre los servicios
de TV y WIFI es que, mientras que uno puede utilizarse libremente, el WIFI es invasivo y
no está sujeto a poder elegir entre usarlo o no usarlo, padecerlo o no padecerlo. Al
igual que la implantación de WIFI en hospitales no admite una justificación sanitaria,
tampoco nos parece aceptable que para que algunos pacientes ambulatorios aprovechen
los tiempos de espera se someta a todos los pacientes, a las plantillas médica,
administrativa y de mantenimiento de los centros de salud a un contaminante ambiental
que además supone un riesgo laboral.

Hace años que se conocen los riesgos para la salud de la radiación de microondas con la
que funcionan móviles, wifis, teléfonos inalámbricos, hornos microondas y otros aparatos
llamados inteligentes. Entre ellos, su capacidad genotóxica y carcinogénica4, así como sus
efectos sobre los sistemas cardiovascular, nervioso, reproductor y el conocido como
síndrome de electrohipersensibilidad.5 La industria de las telecomunicaciones lucha por
evitar que los riesgos se conozcan y que los daños se reconozcan. Entre las múltiples
evidencias recogidas por investigaciones independientes (no financiadas por la propia
industria) se encuentra el reconocimiento de la infancia como segmento de población
más vulnerable y también que los efectos de la radiación son bioacumulativos. Los
niños son unas cinco veces más vulnerables que los adultos a la radiación de
radiofrecuencias, algo que hay que sumar al hecho de que sus organismos se encuentran
en periodo de crecimiento, sin terminar de formar.6

A finales del pasado Septiembre, Ecologistas en Acción solicitó por escrito a la


Consejería de Sanidad que, dada la numerosa evidencia científica al respecto: “evite la
implantación de sistemas wifi inalámbricos en centros hospitalarios, especialmente en las
unidades pediátricas, sustituyéndolos por sistemas de acceso a Internet por cable”. En su
respuesta, la Consejería se abraza al dictum oficial de la OMS en el que declaran que “no
hay evidencia suficiente”7, a pesar de la información rigurosamente recopilada por el
propio Servicio Murciano de Salud8, y aduciendo que la mayor exposición se produce en el
ámbito privado y laboral.

No comprendemos cómo la CARM da luz verde a la instalación de WIFI en un hospital


infantil pasando por alto las advertencias y recomendaciones de organismos como la

2 https://ntp.niehs.nih.gov/whatwestudy/topics/cellphones/index.html
3 https://ntp.niehs.nih.gov/ntp/about_ntp/trpanel/2018/march/publiccomm/environnmental-
health-trust20180312.pdf
https://ntp.niehs.nih.gov/ntp/about_ntp/trpanel/2018/march/publiccomm/environnmental-health-
trust20180312.pdf
4 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25466607
5 www.bioinitiative.org
6 http://www.releasewire.com/press-releases/american-academy-of-pediatrics-issues-new-
recommendations-to-reduce-exposure-to-cell-phones-726805.htm
https://es.scribd.com/document/289584324/Grigoriev-Markov
7 https://www.spandidos-publications.com/10.3892/ijo.2017.4046
8 http://www.murciasalud.es/preevid/23045
Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (1815/2011)9 en la que claramente se
insta a los gobiernos a proteger de este tipo de radiaciones a la población, muy
especialmente a los grupos sensibles, como la infancia y los enfermos, reuniendo un
hospital materno-infantil simultáneamente ambas categorías: a la vez son niños y están
enfermos. Junto con la Agencia Europea de Medio Ambiente, normativa europea y
española, recomiendan que se aplique el Principio de Precaución y el principio
ALARA. Recordamos que el principio de precaución consiste en que, “cuando hay indicios
fundados de una posible afectación grave de la salud de la población, aun cuando hubiera
incertidumbre científica sobre el carácter del riesgo, determinará la cesación, prohibición o
limitación de la actividad sobre la que concurran.” (Ley General Salud Pública 33/2011)

Desde Ecologistas en Acción, PECCEM y EQSDS de la Región de Murcia solicitamos:

1. Que, dadas las numerosas evidencias científicas sobre los efectos negativos para la
salud de las RF y siguiendo el Principio de Precaución, se paralice la
instalación de WIFIS de recreo en el hospital Materno-Infantil Virgen de la
Arrixaca.
2. Que la administración regional considere la dotación de infraestructura en
hospitales y centros de salud para el uso de tecnología POR CABLE, tal y como
recomiendan la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, la Agencia Europea
de Medio Ambiente y numerosos llamamientos científicos internacionales no
financiados por la industria de telecomunicaciones.
3. Que se cumpla el Convenio de Aarhus y se respete el derecho de la población civil a
estar informada de los riesgos que implica una propuesta política, aparentemente
tan sencilla, pero de tanto calado sanitario.

Queremos recordar que hasta la fecha hay recogidos al menos 29 llamamientos


científicos internacionales10 en los cuales se advierte a las autoridades y a la población
civil de la grave situación de riesgo para la salud pública que implica la proliferación de
este tipo de contaminación en los que reiteradamente se recomienda la protección de la
infancia y el uso de las tecnologías por cable.

9 http://www.covace.org/files/62_contES.pdf
10 Véase adjunto: “Telefonía Móvil y Salud Pública”, por Pedro Belmonte Espejo
(Ecologistas en Acción).
http://www.covace.org/files/112_contEU.pdf