Está en la página 1de 276
NOVIEMBRE / NOVEMBRE /NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals
NOVIEMBRE / NOVEMBRE /NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals
NOVIEMBRE / NOVEMBRE /NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals

NOVIEMBRE / NOVEMBRE /NOVEMBRE 2010 Nº 4

Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux de forêt
Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux de forêt Apunts sobre incendis forestals
Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux de forêt Notes sur les feux de forêt

/NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux
/NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux
/NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux
/NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux
/NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux
/NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux
/NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux
/NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux
/NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux
/NOVEMBRE 2010 Nº 4 Apuntes sobre incendios forestales Apunts sobre incendis forestals Notes sur les feux

La prevención de incendios en urbanizaciones situadas en terrenos forestales

La prevención de incendios en urbanizaciones situadas en terrenos forestales 10 SALA D R A A

10 SALA

D R A

La prevención de incendios en urbanizaciones situadas en terrenos forestales 10 SALA D R A A

A N Y S

D E

MAN

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

ÍNDICE

O N A L L E T S A C ÍNDICE 04 06 18 54 60
O N A L L E T S A C ÍNDICE 04 06 18 54 60
O N A L L E T S A C ÍNDICE 04 06 18 54 60
O N A L L E T S A C ÍNDICE 04 06 18 54 60
O N A L L E T S A C ÍNDICE 04 06 18 54 60
O N A L L E T S A C ÍNDICE 04 06 18 54 60

04

06

18

54

60

63

77

85

T2

O N A L L E T S A C ÍNDICE 04 06 18 54 60

SALA MAN D R A

E3

O N A L L E T S A C ÍNDICE 04 06 18 54 60

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E4

DIEZ AÑOS DE SALAMANDRA

N A L L E T S A C SALA MAN D R A E4 DIEZ

El Grupo de trabajo Salamandra se constituyó hace diez años gracias

a la firme voluntad de ingenieros forestales que actúan sobre el te-

rreno a ambos lados de la frontera de Cataluña y Francia. Desde sus inicios, los objetivos de Salamandra han sido promover la discusión y debate abiertos para mejorar la prevención y la lucha contra los in- cendios forestales con el fin de garantizar la persistencia y la gestión de los montes mediterráneos.

Nuestras reuniones, de carácter bianual, han tenido lugar tanto en el sur de Francia como en Cataluña y han contado con la presencia de técnicos, bomberos e investigadores de ambas delegaciones, a la que se han añadido también representantes técnicos de los Ministerios de Medio Ambiente de España y Francia.

También se han editado, incluyendo el presente número, cuatro pu- blicaciones que reflejan los temas debatidos y las vistas efectuadas sobre el terreno.

temas debatidos y las vistas efectuadas sobre el terreno. Estas reuniones tienen como objetivo establecer estructuras

Estas reuniones tienen como objetivo establecer estructuras de co- laboración y, por lo tanto, intercambiar métodos y técnicas con la finalidad de mejorar la prevención y la lucha contra los incendios forestales.

la prevención y la lucha contra los incendios forestales. Durante este primer decenio 2000 - 2010

Durante este primer decenio 2000 - 2010 se han publicado aspectos de la gestión y de la investigación de la prevención y extinción rela- cionados con los temas:

de la prevención y extinción rela- cionados con los temas: l ฀ La contribución metodológica al

lLa contribución metodológica al diagnóstico, y la gestión del riesgo de incendio en regiones mediterráneas. lEl análisis multicriterio aplicado al estudio del riesgo de propa- gación de un incendio forestal. lLa urbanización en zonas sensibles a incendios forestales: apli- cación de la metodología de evaluación del riesgo en la deter- minación de la ordenación del suelo. lElaboración de un método de predicción del riesgo de propa- gación de incendios forestales basado en datos meteorológi- cos. lMetodología de trabajo de la célula de seguimiento de incen- dios forestales creada en Cataluña el año 2005. lEl desarrollo del “Retour d’Expérience – REX” (análisis de ex- periencias) en el departamento de los Pirineos Orientales. lLa observación aérea como fuente de información para el aná- lisis de experiencias (Retour d’Expérience – REX).

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

La presente edición trata particularmente la problemática relaciona- da con las urbanizaciones situadas en terrenos forestales:

da con las urbanizaciones situadas en terrenos forestales: SALA MAN D R A E5 l las

SALA MAN D R A

E5

l

las experiencias de normativas de prevención de incendios, las medidas de prevención aplicadas en las urbanizaciones,

l

la gestión del suelo urbanizable o por urbanizar,

l

los aspectos relacionados con la evacuación y confinamiento de urbanizaciones y la gestión de la emergencia en caso de incendio forestal.

Estos encuentros de nivel técnico y visitas sobre el terreno permiten, no solo incrementar los conocimientos sobre el problema de los in- cendios forestales, sino sobre todo mejorar las sinergias de colabora- ción e intercambio de información y experiencias entres los gestores forestales, con la participación de representantes del sector de la extinción (bomberos) y del académico-científico.

de la extinción (bomberos) y del académico-científico. Las experiencias adquiridas en los campos de la prevención

Las experiencias adquiridas en los campos de la prevención y de la extinción de incendios forestales en África del Norte, en el próximo Oriente, en el Sur de Europa, etc. son numerosas, así como las prácti- cas propias de cada país mediterráneo, sus instrumentos legales y los estudios elaborados. Desde el Grupo Salamandra consideramos que es primordial compartir entre todos nosotros estas experiencias para mejorar el conocimiento de los trabajos realizados, detectar los pro- blemas resueltos y los no resueltos, con el fin de mejorar los sistemas de prevención y extinción de incendios forestales

El impulso de este tipo de iniciativas en cada país mediterráneo es esencial para detectar los puntos débiles, corregirlos, mejorar la ges- tión y colaborar con el fin de proteger este sensible medio natural, tan indispensable para el hombre.

Albert Mamarbachi Secretaría del Grupo Salamandra

Septiembre de 2010

medio natural, tan indispensable para el hombre. Albert Mamarbachi Secretaría del Grupo Salamandra Septiembre de 2010

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E6

LAS MEDIDAS DE PREVENCIÓN DE INCENDIOS EN LAS URBANIZACIONES CON RIESGO DE FUEGO FORESTAL EN CATALUÑA: OBJETIVOS, RETOS Y OPORTUNIDADES

FORESTAL EN CATALUÑA: OBJETIVOS, RETOS Y OPORTUNIDADES José A. Terés Blanco, Josep Llaquet Nadal, Antoni Tudela

José A. Terés Blanco, Josep Llaquet Nadal, Antoni Tudela Pinol, Esteve Canyameres Ramoneda

Generalitat de Cataluña. Departamento de Medio Ambiente y Vivienda. Dirección General del Medio Natural. Servicio de Prevención de Incendios Forestales. Cataluña.

RESUMEN

En los últimos años, en Cataluña se ha desarrollado una importante cantidad de tareas para la prevención de los incendios forestales en urbanizaciones y zonas urbanas con riesgo de incendio forestal (Wildland Urban Interface o W.U.I.). Especialmente, se ha generalizado el tratamiento de la vegetación para la apertura de franjas perimetrales de protección frente a los incendios forestales. Estas franjas perimetrales de protección con un mínimo de 25 metros de ancho tienen la vegetación arbórea aclarada y el matorral restrin- gido a especies poco inflamables.

La administración pública ha articulado el sistema (con una nueva legisla- ción y subvenciones económicas) para la realización de este tratamiento de la vegetación, gracias a lo cual se han superado varios problemas, tanto legales, como económicos y de implicación de las personas.

Cataluña tiene unas 45.000 hectáreas en urbanizaciones, agrupadas en 1.100 núcleos urbanos (generalmente denominadas urbanizaciones). Para el período 2005-2007 se han ejecutado los tratamientos de la vegetación perimetral en el 50 por ciento de estos núcleos urbanos.

perimetral en el 50 por ciento de estos núcleos urbanos. 1.- LOS PROBLEMAS DE LOS INCENDIOS
perimetral en el 50 por ciento de estos núcleos urbanos. 1.- LOS PROBLEMAS DE LOS INCENDIOS

1.- LOS PROBLEMAS DE LOS INCENDIOS FORESTALES EN LAS URBANIZACIONES

PROBLEMAS DE LOS INCENDIOS FORESTALES EN LAS URBANIZACIONES Los incendios forestales en las urbanizaciones son un

Los incendios forestales en las urbanizaciones son un problema ampliamen- te descrito. Son muchas las publicaciones en este aspecto y todas coinciden en subrayar que los principales problemas de las urbanizaciones e incendios forestales son (Caballero, D. et al; 2005):

a) El riesgo para las personas e infraestructuras que pueden resultar daña- das si el fuego las afecta.

b) La necesidad de medios de extinción durante la emergencia para prote- ger a las personas y a los bienes. Estos medios dejan de trabajar de forma directa en la extinción del fuego favoreciendo la pérdida de iniciativa a la extinción.

c) El aumento de las igniciones por negligencias de los vecinos de las zonas urbanas que con frecuencia se convierten en incendios forestales.

En Cataluña, al igual que en gran parte de las zonas europeas de clima medi- terráneo, las zonas urbanas cercanas al bosque son terrenos especialmente abundantes (Castellnou, M. et al; 2005). La mezcla de terrenos urbanos y forestales se produce en dos direcciones opuestas: por un lado, los espacios urbanos colonizan zonas forestales, y por otro, los espacios forestales colo- nizan zonas rurales y llegan hasta los antiguos núcleos históricos (abandono rural).

Cataluña tiene 1.980.000 hectáreas forestales según datos del Inventario Ecológico y Forestal (Burriel, J.A. et al; 2004), el 60 por ciento de su superficie total. Desde 1994, la estadística de los incendios forestales en Cataluña in-

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E7

dica que anualmente se producen entre 600 y 800 incendios forestales (ten- dencia estable o ligeramente descendente) que queman anualmente entre 3.000 y 5.000 hectáreas de terrenos forestales (con un máximo -1998- supe- rior a las 18.000 hectáreas forestales y un mínimo -1997- inferior a las 1.000 hectáreas). La gran variabilidad de superficie quemada está justificada por los grandes incendios forestales (superiores a 500 hectáreas), poco frecuen- tes (1 por ciento del total de incendios), que queman aproximadamente el 75 por ciento de la superficie.

A partir de los datos facilitados por el Servicio de Prevención de Incendios

Forestales del Departamento de Medio Ambiente, actualmente Cataluña tiene unas 1.100 urbanizaciones y núcleos urbanos a menos de 500 metros de terrenos forestales. Estos núcleos son muy variados: pequeños (menos de una hectárea), grandes (más de 500 hectáreas), muy densos (100 por cien urbanizado) o muy dispersos (menos del 40 por ciento de la superficie ur- banizada).

(menos del 40 por ciento de la superficie ur- banizada). Figura 1: Localización de las urbaniza-

Figura 1: Localización de las urbaniza- ciones en Cataluña - ámbito de aplica- ción de la Ley 5/2003

La gran mayoría de estos núcleos se hallan en la primera y segunda línea de

mar, de tal forma que el 80 por ciento de estos asentamientos urbanos se

encuentran a menos de 30 kilómetros de la costa. El resto de urbanizaciones

se hallan en las zonas de montaña pirenaica con atractivo turístico y en los

núcleos residenciales de grandes poblaciones. Según estos mismos datos, la superficie ocupada por urbanizaciones en Cataluña es de 45.000 hectáreas (que frente a los casi 2.000.000 de hectáreas de superficie forestal tan sólo supone un 2,25 por ciento). Puesto que las urbanizaciones incluyen calles, zonas edificadas, jardines, parcelas no edificadas, zonas verdes y zonas fo-

jardines, parcelas no edificadas, zonas verdes y zonas fo- Interfases urbanas y forestales en Catalu ñ
jardines, parcelas no edificadas, zonas verdes y zonas fo- Interfases urbanas y forestales en Catalu ñ
jardines, parcelas no edificadas, zonas verdes y zonas fo- Interfases urbanas y forestales en Catalu ñ

Interfases urbanas y forestales en Cataluña

Ámbito de aplicación de la Ley 5/2003

Urbanizaciones - ámbito de la Ley

Riesgo de incendio forestal Riesgo Moderado Riesgo Alto Riesgo Muy Alto No Forestal

SALA MAN D R A

E8

C A S T E L L A N O
C
A
S
T
E
L
L
A
N
O
SALA MAN D R A E8 C A S T E L L A N O

Figura 2: Única edificación en pie en una urbanización de California (EE.UU.) quemada por fuego forestal. Esta casa es de cemento y hormigón, cuando el resto eran de madera estructural y elementos plásticos. Fuente: www.elperiodico.com (fecha: 01/11/2007)

restales anexas que se enlazan como un puzzle, la superficie cubierta por vegetación forestal es de unas 10.000 hectáreas.

En grandes cifras se calcula que un máximo de hasta 500.000 personas ha- bitan en las urbanizaciones, ya sea como primera o segunda residencia. La combinación de todos los elementos expuestos hasta ahora se revela cons- tantemente como amenaza: Cataluña ha registrado accidentes muy graves (con personas fallecidas) de incendios forestales en urbanizaciones (Lloret de Mar en 1979 entre otros) y graves (viviendas y otras infraestructuras quema- das) como en Maçanet de la Selva o Platja d’Aro (2003). Prácticamente cada año se producen episodios remarcables con incendios que afectan parcial o totalmente zonas urbanas (con evacuación o confinamiento de población).

Las cifras de víctimas y casas quemadas son similares a otras zonas del Mediterráneo (Francia, España, Italia y Grecia) con un comportamiento del fuego similar y con proliferación de zonas urbanas cercanas a los bosques. Pero son muy inferiores a otras zonas del mundo como Estados Unidos o Australia (Blanchi, R. et al; 2006) donde el fuego forestal ha quemado unas 118 viviendas cada año durante los últimos 50 años. Es evidente que en esta estadística interviene la tipología de edificación según se utilicen más o me- nos materiales combustibles.

2.- LAS MEDIDAS DE PREVENCIÓN DE LOS INCENDIOS FORESTALES EN LAS URBANIZACIONES

Según Vélez, R. (2000), la prevención de incendios forestales es el conjunto de actividades que tienen por objeto reducir o anular la probabilidad de que se inicie un fuego forestal así como limitar sus efectos en caso de producirse.

La estadística histórica de los incendios forestales, el comportamiento del fuego y, en general, el sentido común nos indican que la prevención de incendios forestales tendría que contemplarse durante la fase de proyec- to para cualquier tipo de edificación o infraestructura que ocupe terrenos forestales. La implementación de medidas relativas al impacto ambiental y la evaluación ambiental de planes y proyectos tendrían que contemplar el riesgo de incendios forestales como condición previa para la viabilidad o no de la infraestructura (Miranda, C; 2007).

la viabilidad o no de la infraestructura (Miranda, C; 2007). Pero el problema actual se da

Pero el problema actual se da en edificios o infraestructuras ya existentes, que se construyeron años atrás sin ningún tipo de análisis en cuanto a los riesgos naturales (ya que con los incendios forestales surgen problemas simi- lares a los que aparecen en caso de inundaciones o grandes acumulaciones de nieve). ¿Qué debe hacerse con estas edificaciones cuyos habitantes no entienden a veces el riesgo hasta que lo sufren? Sin duda, se trata de un reto para cualquier administración pública responsable. ^¿Debe invertir la socie- dad en unas medidas de defensa y minimización de riesgos de un problema creado artificialmente años atrás? ^¿No sería lógico que fueran los propios ciudadanos que viven en las urbanizaciones los que se doten de las medidas de prevención?

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E9

Las edificaciones con características residenciales en las urbanizaciones pre- sentan múltiples problemas, siendo el del riesgo de sufrir incendios foresta- les sólo uno de una larga cadena.

l

aumento de los vertidos incontrolados en el medio natural

l

aumento del número de igniciones (inicio de nuevos incendios)

l

acceso incontrolado a fincas forestales particulares (a motor y a pie)

l

problemas de abastecimiento de aguas y vertido de aguas residuales

En resumen: hay un problema muy importante que ocupa relativamente poca superficie, pero que implica a mucha población; y el éxito o el fracaso se valorarán según la gestión que se haga de la emergencia en un tema tan sensible como la protección civil.

Según el diagnóstico efectuado y con el objetivo de prevenir incendios te- niendo en cuenta las restricciones que se presenten en la zona mediterrá- nea, las medidas de prevención de incendios forestales en urbanizaciones deben ser (Caballero, D. 2001):

forestales en urbanizaciones deben ser (Caballero, D. 2001): – el tratamiento de la vegetación perimetral –

– el tratamiento de la vegetación perimetral

– el tratamiento de la vegetación interior

– dotación de agua y otros elementos extintores

– habilitación de rutas de acceso y evacuación de la zona urbana

– señalización de viales

– inventario de viviendas y elementos con riesgo de sufrir un incendio forestal

– divulgación entre los vecinos de las urbanizaciones del riesgo de sufrir incendios forestales

– realización de simulacros de emergencia

forestales – realización de simulacros de emergencia Asimismo, debe tenerse claro que cualquier iniciativa de

Asimismo, debe tenerse claro que cualquier iniciativa de prevención de in- cendios debe implantarse con la implicación de todas las administraciones públicas y de todos los ciudadanos.

las administraciones públicas y de todos los ciudadanos. 3.- ARTICULANDO MEDIDAS DE PREVENCIÓN EN URBANIZACIONES

3.- ARTICULANDO MEDIDAS DE PREVENCIÓN EN URBANIZACIONES DESDE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

Las administraciones públicas encargadas de la prevención de incendios fo- restales deben seguir dos líneas de trabajo:

a) desarrollo normativo: obligación legal de protegerse contra los incen- dios y distribución de obligaciones entre otras administraciones públicas (Gobierno y ayuntamientos) así como propietarios particulares (urbanos y forestales).

b) inventario de las zonas de riesgo: conocer la magnitud del problema

El desarrollo normativo Durante el año 2003 se promulgó en Cataluña con rango de Ley una norma- tiva de prevención de incendios forestales en urbanizaciones y edificaciones

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E10

aisladas en terrenos forestales, a excepción de las que tuvieran una finalidad agrícola o ganadera.

– tener una franja de protección perimetral de como mínimo 25 metros de ancho con la vegetación arbórea reducida y el estrato arbustivo desbro- zado.

– tener las parcelas no edificadas situadas en el interior de la franja peri- metral sin vegetación seca

– disponer de una red de hidrantes homologados

– redactar un Plan de Autoprotección

– garantizar que los viales de acceso y sus márgenes estén limpios de vege- tación

Esta normativa ya tiene un antecedente en 1995 cuando se promulgó un decreto que obligaba a la prevención de incendios forestales en la W.U.I. Lamentablemente, su éxito fue bajo puesto que no se resolvían los principa- les problemas de ejecución de las medidas: la necesidad de actuar en fincas forestales anexas a la zona urbana y el elevado importe de las actuaciones de prevención (Fuentes Lojo, 2002).

de las actuaciones de prevención (Fuentes Lojo, 2002). Durante el año 2005, la Generalitat de Cataluña

Durante el año 2005, la Generalitat de Cataluña emprendió dos medidas de impulso para la prevención de los incendios forestales en las urbaniza- ciones; desarrolló por vía reglamentaria la Ley de 2003, aclarando algunos conceptos conflictivos como el establecimiento de una servitud forzosa para la apertura de las franjas de protección perimetral en terrenos ajenos a la propiedad de las edificaciones urbanas y publicó una línea de ayudas exclu- siva para abrir y mantener franjas de protección perimetral que pagaba has- ta el 60 por ciento de los gastos de apertura y mantenimiento de la franja de protección perimetral. Las ayudas del Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat de Cataluña se han repetido los años 2006, 2007 y la bi- anualidad 2008/09.

repetido los años 2006, 2007 y la bi- anualidad 2008/09. Con el fin de garantizar el

Con el fin de garantizar el cumplimiento de las obligaciones se han reparti- do un conjunto de responsabilidades. Estas actuaciones deben ser ejecuta- das por:

1)

en primer lugar, la junta de compensación o entidad de conservación de la urbanización (entidad urbanística responsable de la zona).

2)

en caso de que no haya una entidad urbanística responsable de la zona, cada vecino responderá solidariamente del cumplimiento de las obliga- ciones.

3) si los vecinos individuales tampoco cumplen sus obligaciones, su ejecu- ción corresponderá al ayuntamiento respectivo.

Una de las claves del éxito ha sido implicar a los ayuntamientos en estas responsabilidades. Sólo el 10-15 por ciento de las urbanizaciones disponen de entidad urbanística responsable de la zona. Del mismo modo, el segundo supuesto sólo se da para el caso de pequeñas zonas urbanas, porque más

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E11

de 10 propietarios difícilmente se ponen de acuerdo (Arroyo, J. 1999). Todo esto hace que en el 85-90 por ciento de los casos tengan que ser los ayunta- mientos los que impulsen y ejecuten estas medidas.

Los ayuntamientos a nivel de ejecución real, la Generalitat de Cataluña a nivel de financiación y los propietarios particulares como beneficiarios fi- nales son los responsables de asegurar el cumplimiento de las medidas. En la práctica, desde los ayuntamientos se ha visto como una oportunidad y no como una amenaza, ya que más de 200 ayuntamientos de los 280 que tienen urbanizaciones en Cataluña han ejecutado desde 2005 medidas de tratamiento de la vegetación en las urbanizaciones y zonas urbanas de su ámbito municipal. Es evidente que la minoría que no comparte esta opinión no lo hace a causa de la imposibilidad de llevar a cabo las tareas ni por inde- fensión jurídica antes cualquier procedimiento administrativo o penal, sino que se debe a otras causas como la poca capacidad de gestión del problema o la falta de voluntad para afrontarlo.

El inventario de las urbanizaciones Las zonas urbanas con riesgo de incendio forestal deben inventariarse de dos formas:

de incendio forestal deben inventariarse de dos formas: 1) Condiciones externas a la W.U.I. Inventariadas con

1) Condiciones externas a la W.U.I. Inventariadas con herramientas GIS y validadas con trabajo de campo.

con herramientas GIS y validadas con trabajo de campo. a. Pendiente media de la urbanización. La

a. Pendiente media de la urbanización. La vulnerabilidad aumenta con la pendiente media.

b. Superficie de la W.U.I: cuanto más grande es la superficie, más posibi- lidad de que se vea afectada por el fuego.

c. Situación orográfica. Las zonas urbanas a media vertiente o cresta son más vulnerables que las del fondo del valle.

2)

Condiciones internas a la W.U.I. Deben inventariarse en trabajo de campo.

a. Relación de parcelas no edificadas y espacios verdes (vegetación na- tural) / parcelas totales.

b. Existencia o no de una franja de protección perimetral de como mí- nimo 25 metros de ancho. Si existe franja, los medios de extinción tendrán una oportunidad de defender la zona urbana.

c. Disponibilidad de agua y puntos de agua dentro de la urbanización.

d. Dificultades en el trabajo de los medios aéreos en la extinción de los incendios forestales: líneas eléctricas y otros.

e. Vía única de salida o más de una vía. Una única vía siempre es vulne- rable, independientemente de su estado y de la población de la zona urbana. Por dicha vía entrarán los medios de extinción y saldrán las personas evacuadas.

f. Estado de los viales de acceso a la urbanización.

g. Estado de los viales internos de la urbanización y su señalización. Las urbanizaciones acostumbran a ser laberínticas y a veces no están bien señalizadas.

h. Existencia de Planes de Autoprotección.

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E12

O N A L L E T S A C SALA MAN D R A E12
O N A L L E T S A C SALA MAN D R A E12
O N A L L E T S A C SALA MAN D R A E12

Figura 3: Ejemplo de aplicación en el estudio de las condiciones de los alrede- dores de la W.U.I.

4.- CÁLCULO DE LA VULNERABILIDAD DE LAS URBANIZACIONES

La vulnerabilidad de la W.U.I. debe valorar la posibilidad de sufrir daños a causa de un incendio forestal. Con el fin de dar prioridad a las subvenciones para las zonas más vulnerables, se ha desarrollado una metodología que se calcula como un complemento entre la capacidad de propagación del fuego (calculado con GIS) y la vulnerabilidad de viviendas e infraestructuras (datos del inventario explicados en el punto 3).

Vulnerabilidad 1: posibilidad de que un fuego llegue a la W.U.I. Condiciones externas.

Vulnerabilidad 2: posibilidad de que un fuego entre en la zona urbana y provoque daños en las personas y en las infraestructuras. Condiciones internas.

La primera variable estudia las condiciones del entorno a partir de un buffer de los límites de la W.U.I. y se cruza con las capas que aportan información sobre el riesgo de incendios forestales elaborado por el Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat de Cataluña y recogido en el Plan Especial de Emergencias para Incendios Forestales en Cataluña (INFOCAT). Este mapa clasifica el riesgo de incendios entre 0 y 9 en píxeles de 100x100 metros. MIRAMON 5.2 obtiene una salida numérica media del riesgo de incendio forestal en la zona inmediata externa a la zona urbana.

La segunda variable se basa en los datos recopilados al inventariar recogidas para cada urbanización. Cada variable del inventario se puntúa entre 0 y 1 y la suma de toda la puntuación permite obtener un valor característico.

La suma de la primera y de la segunda vulnerabilidad da una puntuación para cada urbanización que debe interpretarse como una escala abierta que cuanto mayor es el valor, mayor vulnerabilidad presenta. La figura 2 mues-

el valor, mayor vulnerabilidad presenta. La figura 2 mues- Vulnerabilidad (exterior + interior) 60 40 20
el valor, mayor vulnerabilidad presenta. La figura 2 mues- Vulnerabilidad (exterior + interior) 60 40 20

Vulnerabilidad (exterior + interior)

60 40 20 0 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
60
40
20
0
0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11

Figura 4: Distribución de la vulnerabili- dad en el estudio de 475 zonas de W.U.I. en Cataluña.

Puntuación

9 10 11 Figura 4: Distribución de la vulnerabili- dad en el estudio de 475 zonas

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

O N A L L E T S A C Variable Criterio Puntuación Superficie de la

Variable

Criterio

Puntuación

Superficie de la W.U.I.

Cuanto mayor es la superficie, más vulnerable es la W.U.I.

0,01 puntos por hectárea La WUI de más de 100 hectáreas puntúa el máximo

Relación parcelas no edificadas / parcelas totales

Cuantas más parcelas no edificadas, mayor riesgo de que pueda propagarse el fuego.

Cociente mayor de 0,4, puntúa 1

Cociente menor de 0,4, puntúa el valor que resulta

 

Si no se dispone de datos, puntúa 0,5

Franja de

Si hay franja perimetral podrán trabajar los servicios de extinción

Si tiene franja perimetral, puntúa 0

protección

 

perimetral

Si no tiene, puntúa 1

Vías de

Número de vías de acceso a la WUI

Un único vial de acceso, puntúa 1

comunicación

Si tiene 2 vías de acceso, puntúa 0,33

 

Si tiene más de dos vías, puntúa 0

Vulnerabilidad

Valoración subjetiva de quien llena la ficha.

Alta vulnerabilidad puntúa 1

subjetiva

Vulnerabilidad media puntúa 0,33

 

Vulnerabilidad baja, puntúa 0

Plan de

Si tiene plan de emergencias o no tiene

Si no tiene redactado un PAU puntúa 1

Autoprotección

Si no tiene, puntúa 0

Tabla 1: Resumen de las puntuaciones utilizadas al calcular las condiciones in- ternas a la W.U.I.

al calcular las condiciones in- ternas a la W.U.I. tra la valoración de la vulnerabilidad por

tra la valoración de la vulnerabilidad por puntuación realizada sobre 475 urbanizaciones y núcleos urbanos. Con esta metodología, queda abierta la interpretación para un valor numérico de riesgo máximo admisible en la W.U.I. a escala regional.

5.- EL TRATAMIENTO DE LA VEGETACIÓN EN ZONAS URBANAS DESDE LA GENERALITAT DE CATALUÑA. APOYO A LOS AYUNTAMIENTOS

SALA MAN D R A

E13

DE CATALUÑA. APOYO A LOS AYUNTAMIENTOS SALA MAN D R A E13 Se definen como tratamiento

Se definen como tratamiento de la vegetación todas las operaciones que deben ejecutarse sobre los combustibles forestales de la W.U.I. con el objeti- vo de reducir las posibilidades de inicio y propagación de un fuego forestal. Como se ha dicho anteriormente, no toda la W.U.I. es combustible forestal:

parte de la misma está ocupada por calles o superficie edificada con poca vegetación acumulada. El tratamiento a realizar en las zonas donde se acu- mulen más combustibles que los indicados en la normativa se hará según la pendiente y la vegetación que ocupe inicialmente el terreno.

Si la pendiente es inferior al 40 por ciento El tratamiento de la vegetación debe realizarse con un mínimo de 25 me- tros perimetrales en la zona urbana y en las zonas interiores no edificadas y espacios verdes. En terrenos con arbolado (más del 20 por ciento del recu- brimiento está ocupado por árboles de más de 15 centímetros de diámetro normal), el recubrimiento del arbolado no puede superar el 35 por ciento;

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E14

con una distribución homogénea sobre el terreno. El espacio mínimo entre cada tronco debe ser como mínimo de 6 metros. Las ramas más bajas deben

podarse hasta 1/3 de su altura y hasta un máximo de 5 metros. El estrato ar- bustivo se desbrozará para que ocupe un máximo del 15 por ciento de la su- perficie y con las plantas separadas un mínimo de 3 metros dando prioridad

a las especies vegetales de menor combustibilidad y que durante el verano mantienen un elevado contenido hídrico. En Cataluña son:

mantienen un elevado contenido hídrico. En Cataluña son: Olea europaea Prunus avium Buxus sempervirens Pistacia

Olea europaea Prunus avium Buxus sempervirens Pistacia lentiscus Pistacia terebinthus Rhamnus alaternus Hedera helix Daphne gnidium Ruscus aculeatus Rubia peregrina Smilax aspera

Viburnum tinus Quercus sp. Juniperus communis Arbutus unedo Rhamnus lycioides Rubus sp. Ononis tridentata Osyris alba Halimium sp. Atriplex halimus Tamarix sp.

Si la zona no es arbolada, el recubrimiento vegetal máximo debe ser igual al

35 por ciento, aunque evidentemente en este caso las especies que la cubran serán matorrales de la lista anterior.

Figura 5: Aspecto de la apertura de una franja perimetral en Pinus halepensis de 25 años.

Figura 6: Aspecto de la apertura de una franja perimetral en renuevos de tronco de Quercus ilex.

Si la pendiente es superior al 40 por ciento Se requiere un estudio específico firmado por un profesional de titulación forestal universitaria que establezca el tratamiento de la vegetación más adecuado en la zona y el ancho de la zona afectada (que puede ser distinto

a 25 metros, teniendo en cuenta el combustible, la pendiente, la orientación

y la exposición a situaciones de alto riesgo de incendio forestal), que mini- mice el impacto de las actuaciones sobre el terreno.

Estos estudios deberían considerar el comportamiento del fuego a esperar en la zona.

de las actuaciones sobre el terreno. Estos estudios deberían considerar el comportamiento del fuego a esperar
de las actuaciones sobre el terreno. Estos estudios deberían considerar el comportamiento del fuego a esperar
de las actuaciones sobre el terreno. Estos estudios deberían considerar el comportamiento del fuego a esperar

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

O N A L L E T S A C Figura 7: Aspecto de una franja
O N A L L E T S A C Figura 7: Aspecto de una franja
O N A L L E T S A C Figura 7: Aspecto de una franja

Figura 7: Aspecto de una franja perime- tral mantenida bianualmente en Pinus nigra & Quercus faginea.

Figura 8: Aspecto del tratamiento de vegetación en espacios verdes. Pinus ha- lepensis de 50 años.

Figura 9: Vista en planta del trazado de franjas de protección perimetral.

El diseño en planta del tratamiento de la vegetación debe rodear totalmen- te la zona urbana con un mínimo de 25 metros de forma que se cree un ani- llo perimetral que puede combinar espacios forestales tratados y espacios agrícolas. En el interior de este anillo deberán desbrozarse, en las mismas condiciones que en la franja perimetral, todas las parcelas no edificadas y espacios verdes, tal y como establece la normativa.

El orden de las operaciones para reducir los combustibles puede ser variable, en función de las características propias de la vegetación a tratar. Como for- ma general, se suele dividir la zona a tratar en parcelas homogéneas según su pendiente y vegetación. En cada parcela se busca un acceso, por caminos, calles de la urbanización o cruzando parcelas urbanas. Si la vegetación ar- bustiva es muy abundante debe hacerse un primer desbroce ligero de pe- netración. Los árboles a eliminar se cortarán y trocearán y los árboles a res- petar se podarán. Por último, se triturarán los restos vegetales que queden, que podrán tener una dimensión máxima de 20 centímetros. La madera que pueda aprovecharse de los árboles cortados se extraerá y apilará en el punto de entrada de la parcela.

extraerá y apilará en el punto de entrada de la parcela. A menudo, el tratamiento de

A menudo, el tratamiento de la vegeta- ción en la zona perimetral de como mí- nimo 25 metros de ancho requiere la en- trada a fincas de propietarios forestales particulares ajenos a la zona urbana. En cualquier caso y de forma previa al inicio de las tareas, debe poseerse el permiso de la propiedad afectada para la ejecu- ción del desbroce y corte del arbolado. Estos propietarios tienen derecho a reci- bir una indemnización o compensación por la pérdida de producción (corte de parte del arbolado) ocasionada, que se hará efectiva antes de que se inicien las tareas forestales.

SALA MAN D R A

E15

de parte del arbolado) ocasionada, que se hará efectiva antes de que se inicien las tareas

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E16

O N A L L E T S A C SALA MAN D R A E16

6.- INCENDIOS Y URBANIZACIONES: OBJETIVOS, RETOS Y OPORTUNIDADES. CONCLUSIONES.

Las subvenciones económicas concedidas desde 2005 por parte del Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat de Cataluña han per- mitido generalizar en el territorio el tratamiento de la vegetación. Los ayun- tamientos han sido los beneficiarios de estas subvenciones y aproximada- mente un 70 % de las urbanizaciones tienen total o parcialmente franjas de protección perimetral frente a los incendios forestales.

De todo este sistema bastante implantado se han derivado cosas positivas y negativas que deben valorarse para hacer una autocrítica constructiva. Entre los retos a superar que se han identificado, cabe hacer hincapié en que todavía queda mucho trabajo por hacer y que el mantenimiento de estas infraestructuras debe ser una tarea continua. Los tratamientos perimetrales de la vegetación son eso, perimetrales, un inicio: queda toda la vegetación interior por tratar y aclarar. Del mismo modo, debería hallarse una fórmula para involucrar a la minoría de municipios que hasta ahora no han iniciado tareas de prevención de incendios forestales en urbanizaciones.

de prevención de incendios forestales en urbanizaciones. Sobre el importe de las subvenciones cabe hacer dos

Sobre el importe de las subvenciones cabe hacer dos consideraciones:

– si el apoyo económico de la administración pública fuera del 100 por cien, se establecerían las mismas o incluso más medidas de protección, pero desde el mismo momento en que la administración pública no pu- diera garantizar el 100 por cien de las ayudas, la mayor parte de las ta- reas de prevención dejarían de llevarse a cabo

– si el apoyo económico de la administración pública es importante (entre el 50 y el 80 por ciento de la inversión), podría ser problemático financiar el resto (20 al 50 por ciento restante) y se podría disuadir a algunos be- neficiarios.

restante) y se podría disuadir a algunos be- neficiarios. Desde la Generalitat de Cataluña se interpreta

Desde la Generalitat de Cataluña se interpreta que este segundo sistema es mejor, porque, a pesar del riesgo de ir despacio, las actuaciones que se hagan fomentan la participación de los beneficiarios reales (residentes) en las medidas de protección.

De entre las oportunidades que han provocado la generalización de traba- jos de tratamientos de la vegetación en las urbanizaciones cabe destacar:

– el avance en la seguridad de las zonas urbanas tratadas. Las zonas ur- banas donde se ha tratado la vegetación ya han aumentado de forma significativa su seguridad.

– se han reducido los vertidos incontrolados de residuos en la WUI, puesto que estos vertidos ahora son muy visibles y son denunciados por otros residentes y vecinos.

– la tarea de divulgación que se ha realizado entre los habitantes de la WUI con riesgo de incendios forestales haciéndoles participar durante el proceso y obligándoles a costear una pequeña parte de las operaciones de desbroce de la vegetación.

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E17

– la implicación de los ayuntamientos en la prevención de incendios ligada al desarrollo urbanístico.

– una oportunidad de trabajo para empresas en un sector débil de la eco- nomía.

trabajo para empresas en un sector débil de la eco- nomía. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Arnaldos J. Navalón,
trabajo para empresas en un sector débil de la eco- nomía. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Arnaldos J. Navalón,

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Arnaldos J. Navalón, X. Pastor, E. Planas, E. & Zárate, L (2004) Manual de ingeniería básica para la prevención y extinción de incendios fores- tales. Mundi-Prensa. Barcelona.

Arroyo, J. (1999) Urbanizaciones privadas, conjuntos y complejos in- mobiliarios. Adap. de la Ley 8/1999, de 6 de abril, reforma de la Ley de propiedad horizontal. Dykinson. Madrid.

Blanchi, R. Leonard, J.E. & Leicester, R.H. 2006. Lessons learnt from post bushfire surveys at the urban interface in Australia. V International Conference on Forest Fire Research. Coimbra.

Burriel, J.A; Ibáñez, J.J; Mata, T. & Vayreda, J. (2004) Inventari Ecològic

i Forestal de Catalunya. Vol. 10. CREAF. Universitat Autòmoma de Barcelona.

Caballero, D. (2001) Particularidades del incendio forestal en la inter- fície urbana- forestal. Caso de estudio en la comunidad de Madrid. I Jornadas de Prevención de Incendios Forestales. ETSI Montes. Madrid.

Caballero, D. Giroud, F. Picard, C. & Xanthopoulos, G. (2005) Wildland- Urban Interface Management: A State of the art. Euro-Mediterranean Wildland Fire Laboratory. Eurofirelab D-10-01.

Castellnou, M. Rodríguez, L. & Miralles, M. (2005) Urbanizaciones y el fue- go forestal. Aportaciones desde la experiencia en Cataluña durante la campaña 2003. Póster de las II Jornadas de Prevención de Incendios Forestales. Centro Tecnológico y Forestal de Cataluña. Barcelona.

Fuentes-Lojo, Abogados (2002) La nueva Ley 2/2002, de 14 de marzo de urbanismo de Cataluña. JM Bosch Editor. Barcelona.

Lampin, C. Jappiot, M. Long, M. Mansuy, & N. Borgniet, L. (2006). WUI and road networks / vegetation interfaces characterizing and mapping for forest fire risk assessment V International Conference on Forest Fire Research. Coimbra.

Manzello, S. Cleary, T. Shields, J. & Yang, J. (2006). Ignition of mulch an grasses by firebrands in wildland-urban interface fires. International Journal of Wildland Fire, 15, 427-431.

Miranda, C. (2007). Integració de l’anàlisi del risc d’incendi forestal en els instruments de planificació urbanística. I Jornadas Nacionales sobre planificación e implantación de los planes de protección civil. Tarragona.

Ramsay, C. & Rudolph, L. (2003). Landscape anb building desing for bus- hfire areas. CSIRO publishing.

Vélez, R (2000) . La defensa contra incendios forestales. Fundamentos

y experiencias Mc Graw Hill.

CSIRO publishing. Vélez, R (2000) . La defensa contra incendios forestales. Fundamentos y experiencias Mc Graw

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E18

PROGRAMA DE PREVENCIÓN DE INCENDIOS FORESTALES EN LAS URBANIZACIONES GESTIONADO POR LA DIPUTACIÓN DE BARCELONA Y LOS AYUNTAMIENTOS

POR LA DIPUTACIÓN DE BARCELONA Y LOS AYUNTAMIENTOS Xavier Navalon Nonell Oficina Técnica de Prevención

Xavier Navalon Nonell

Oficina Técnica de Prevención Municipal de Incendios Forestales Diputación de Barcelona

2010

1. LAS URBANIZACIONES, BREVE DIAGNOSIS SOBRE SU PRODUCCIÓN Y VULNERABILIDAD ANTE LOS INCENDIOS FORESTALES

La producción residencial de baja densidad en la provincia de Barcelona Desde la segunda mitad del siglo XX, Cataluña y el conjunto del territorio mediterráneo han experimentado una tendencia de cambio en la forma de vida tradicionalmente concentrada. Surge un modelo residencial, hasta aho- ra establecido en la cultura anglosajona y principalmente norteamericana, que se caracteriza por una producción acelerada de viviendas distribuidas de forma dispersa en espacios que hasta entonces se habían mantenido al margen de las dinámicas de urbanización.

El desarrollo de espacios residenciales de baja densidad en la provincia de Barcelona se inicia en los años 60 a lo largo del área metropolitana de

Barcelona, aunque la gran proliferación de este tipo de viviendas se produce

a partir de las últimas dos décadas del siglo XX (Font, 1999).

de las últimas dos décadas del siglo XX (Font, 1999). Muñoz, F. (2005) afirma que, durante

Muñoz, F. (2005) afirma que, durante el período comprendido entre los años 1987 y 2005, se construyen más de 500.000 viviendas en la provincia de

Barcelona, una tercera parte de las cuales han sido edificaciones destinadas

a viviendas unifamiliares.

sido edificaciones destinadas a viviendas unifamiliares. Nos encontramos ante una tendencia productiva que no ha

Nos encontramos ante una tendencia productiva que no ha cambiado en los últimos años, al contrario. Muñoz, F. (2005) contab iliza un total de 40.280 nuevas construcciones de casas unifamiliares en la provincia de Barcelona durante los años 2002 y 2005. Es decir, más de 10.000 casas nuevas cada año, o lo que es lo mismo, una producción de 1,25 casas unifamiliares por hora.

Esta ocupación de nuevos espacios residenciales de baja densidad se ha pro- ducido a lo largo de los años de forma extensiva en el territorio, hasta el punto que iniciados los años 90, los municipios de la tercera corona de la provincia de Barcelona superan, por primera vez, la producción de viviendas unifamiliares del área metropolitana de Barcelona (Muñoz F., 2005).

La calidad de las áreas residenciales de baja densidad fuera del núcleo urbano La ocupación extensiva y acelerada de zonas residenciales de baja densidad ha provocado un elevado consumo del suelo, que progresivamente ha ido superando los límites de las propias ciudades. Barba, J.; Mercadé, M. (2006) realizan una diagnosis del crecimiento residencial de baja densidad produci- do fuera de los límites de las tramas urbanas principales de los municipios de la provincia de Barcelona. En total, se identifican 806 zonas residenciales de baja densidad fuera del núcleo urbano que ocupan un total de 26.080 ha.

El paisaje de dispersión residencial generado es numeroso en cantidad y, en la mayoría de casos, deficiente en calidad. El resultado del fuerte ritmo de construcción sobre terrenos poco preparados para ser urbanizados, de la

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E19

falta de planificación rigurosa y de disciplina urbanística, etc. ha sido zonas residenciales de baja densidad con importantes déficits urbanísticos, tal y como se describen en la siguiente tabla.

tal y como se describen en la siguiente tabla. Tabla 1. Diagnosis de la situación actual

Tabla 1. Diagnosis de la situación actual de las urbanizaciones (Barba J.; Mercadé M., 2006)

Tipo de infraestructura Red de alcantarillado Alumbrado público Red de suministro de agua potable Viales

Tipo de infraestructura

Red de alcantarillado

Alumbrado público

Red de suministro de agua potable

Viales de acceso

Viales urbanos

Estado

Estado

Deficiente

18%

22%

34%

20%

27%

Sin servicio

45%

24%

7%

14%*

22%*

(*) sin pavimentar

La seguridad frente a los incendios forestales de las residencias de baja densidad fuera del núcleo urbano El asentamiento de los espacios residenciales de baja densidad en nuestro territorio no sólo ha sido numeroso y deficitario en lo referente a los servi- cios urbanísticos básicos. La dispersión de viviendas dentro del bosque pre- senta otro grave problema: su seguridad frente a los incendios forestales, o lo que es lo mismo, la capacidad de defensa que tienen estas viviendas ante la más que posible llegada de un incendio forestal.

ante la más que posible llegada de un incendio forestal. Un incendio forestal se propaga por

Un incendio forestal se propaga por el territorio porque se producen igni- ciones continuas y uno de los factores que hace posible su propagación es la presencia de combustible. Sin combustible, no se producen igniciones.

En este sentido, las urbanizaciones de la provincia de Barcelona tienen com- bustible suficiente, tanto a su alrededor como en su interior, para alimentar un incendio, y por tanto, se puede llegar a propagar hasta las fachadas de las viviendas. Se trata de instalaciones rodeadas de combustible forestal que ocupan una superficie media de 32 ha. Su interior se compone de varias parcelas, un promedio de 190 por urbanización. De estas, actualmente 170 ya están edificadas con una superficie por parcela de 850 m 2 . El resto de parcelas son espacios que ocupan un promedio de 8 ha de superficie por urbanización, que en espera de ser construidas, tienen su interior ocupado mientras tanto por vegetación.

En el entorno más inmediato de la estructura principal de las viviendas, es decir, en los jardines domésticos, es frecuente hallar distintos tipos de combustibles que pueden contribuir a que el incendio llegue justo al lado de la vivienda. La vegetación doméstica cerca de las casas, elementos tanto de plástico, como de madera o derivados de la madera, contenedores de plástico con gas-oil, etc., son algunos de los combustibles que forman par-

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E20

te del interior de las parcelas edificadas y que suponen un buen alimento para el incendio que se acerca. Algunos de estos combustibles también pueden entrar en ignición sólo a causa de la caída de partículas incandes- centes liberadas por el incendio principal. Estas partículas pueden recorrer grandes distancias y crear focos secundarios dentro de la misma parcela edificada.

En conclusión, la producción urbanística originada nos ha llevado a tener urbanizaciones que hoy en día son muy débiles; muy débiles para, en mu- chos casos, poder afrontar la embestida en forma de calor que producirá un incendio forestal. Se trata de espacios urbanizados que necesitan, en caso de que el siniestro se manifieste, la fuerte presencia activa de los medios de extinción.

la fuerte presencia activa de los medios de extinción. 2. LA LEGISLACIÓN CATALANA EN MATERIA DE
la fuerte presencia activa de los medios de extinción. 2. LA LEGISLACIÓN CATALANA EN MATERIA DE

2. LA LEGISLACIÓN CATALANA EN MATERIA DE PREVENCIÓN Y PROTECCIÓN EN LAS URBANIZACIONES

La provincia de Barcelona, como muchas otras zonas, no ha tenido en cuen- ta los conceptos de seguridad y protección a la hora de construir, urbanizar u ocupar espacios tradicionalmente no destinados al emplazamiento urbano. El paisaje actual está formado, como hemos dicho anteriormente, por nú- cleos urbanos dentro del bosque poco consolidados, que los hacen débiles ante un medio de agresión como los incendios forestales.

Tabla 2. Medidas de prevención de in- cendios forestales en las urbanizaciones establecidas por la Ley 5/2003

Una solución a este problema sería hacer desaparecer todas estas viviendas instaladas sin ningún tipo de medida de protección. Derribar lo que se cons- truyó. Pero todos sabemos que esta sería una solución muy poco popular y que afectaría a miles de personas que hoy en día viven en estos espacios. Por lo tanto, el país decide solucionar el problema legislando una serie de

país decide solucionar el problema legislando una serie de Plano de delimitación art. 2 Ley 5/2003

Plano de delimitación art. 2 Ley 5/2003

Sujeto obligado

- Elaborar un plano de delimitación de las urbanizaciones para establecer el ámbito de aplicación de la Ley.

- Ayuntamiento

Medidas de prevención de incendios art. 3 Ley 5/2003

Sujetos obligados

a) Asegurar la existencia de una franja exterior de protección de veinticinco metros de ancho alrededor, libre de vegetación seca y con la masa arbórea despejada.

b) Mantener el terreno de las parcelas no edificadas libre de vegetación seca y con la masa arbórea despejada.

1. Órgano de gestión o la junta de la urbanización.

2. En caso de que no exista junta, los propietarios de las fincas de la urbanización deben responder solidariamente.

c) Elaborar un plan de autoprotección contra incendios forestales para incorporar al plan de actuación municipal.

d) Disponer de una red de hidrantes homologados para la extinción de incendios.

3. En caso de incumplimiento, los ayuntamientos deben responder de forma subsidiaria a las medidas a, b y e.

e) Mantener limpios de vegetación seca los viales de titularidad privada, tanto los internos como los de acceso y las cunetas.

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E21

medidas a aplicar en estas urbanizaciones, tanto de prevención como de emergencia, con el objetivo de mejorar sus condiciones.

En el año 1995 Cataluña inicia el despliegue normativo con la aprobación del Decreto 64/1995, de 7 de marzo, por el que se establecen medidas de prevención de incendios forestales, y en concreto, el artículo 2 que establece las medidas concretas de prevención de incendios que deben implantar las juntas de vecinos de cada urbanización.

No obstante, el grado de cumplimiento de estas medidas por parte de las personas obligadas fue muy bajo, un hecho que motivó la aprobación de la Ley 5/2003, de 22 de abril, de medidas de prevención de los incendios fores- tales en las urbanizaciones sin continuidad inmediata con la trama urbana. La Ley reconoce en el preámbulo el poco éxito de ejecución de las medidas establecidas en el artículo 2 del Decreto 64/1995, donde textualmente cita “la experiencia conseguida aconseja reforzar los instrumentos jurídicos que permitan hacer completamente efectivas las medidas preventivas”.

hacer completamente efectivas las medidas preventivas”. Paralelamente, Cataluña aprueba la Ley 4/1997, de 20 de

Paralelamente, Cataluña aprueba la Ley 4/1997, de 20 de mayo, de pro- tección civil de Cataluña, con el objetivo de regular la protección civil en Cataluña, que comprende las acciones destinadas a proteger a las personas, los bienes y el medio ambiente ante situaciones de grave riesgo colectivo, catástrofes y calamidades públicas.

riesgo colectivo, catástrofes y calamidades públicas. Recientemente, el Parlament de Cataluña ha aprobado la Ley

Recientemente, el Parlament de Cataluña ha aprobado la Ley 3/2009, de 10 de marzo, de regularización y mejora de urbanizaciones con déficits urba- nísticos, con el objetivo de ofrecer instrumentos que ayuden a mejorar las deficiencias urbanísticas resumidas en la tabla 1.

2.1. La ley 5/2003, de prevención de incendios forestales

en las urbanizaciones

La Ley 5/2003, de 22 de abril, de medidas de prevención de incendios fo- restales en las urbanizaciones sin continuidad con la trama urbana, respon- de a una necesidad efectiva de protección de las personas y de los bienes presentes en estos núcleos urbanos y de las zonas forestales situadas a su alrededor.

El artículo 3 recoge las medidas de prevención de incendios que obligatoria-

mente deben cumplir las urbanizaciones que no tienen continuidad con la trama urbana y que están situadas a menos de quinientos metros de terre- nos forestales:

2.2. Ley 4/1997, de protección civil en Cataluña

El Tribunal Constitucional define la protección civil como un conjunto de acciones dirigidas a evitar, reducir o corregir los daños causados a personas

o

bienes por todo tipo de medios de agresión y por los elementos naturales

o

extraordinarios en tiempos de paz cuando la amplitud y la gravedad de sus

efectos hacen que alcancen el carácter de calamidad pública.

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E22

La Ley 4/1997 establece en el artículo 3 letra c como una de las finalidades básicas la planificación de las respuestas ante las situaciones de grave ries- go colectivo y las emergencias. En este sentido, el artículo 15 define que las herramientas de planificación son los planes de protección civil que establecen el funcionamiento y la organización de los recursos humanos y materiales para mejorar la respuesta ante emergencias o riesgo grave. La Ley clasifica los planes de protección civil en territoriales, especiales y de autoprotección.

civil en territoriales, especiales y de autoprotección. l Planes territoriales: Prevén con carácter general

l

Planes territoriales: Prevén con carácter general las emergencias que se pueden producir en el ámbito de Cataluña y los municipios; además puede haber planes de ámbito territorial supramunicipal, en caso de que las características especiales de los riesgos o de los servicios disponibles lo aconsejen. Los planes territoriales existentes son: Plan de protección civil de Cataluña (PROCICAT); planes de protección civil municipales; planes supramunicipales.

l

Planes especiales: Establecen las emergencias generadas por riesgos concretos como inundaciones, riesgos sísmicos, químicos, de transpor- te de mercancías peligrosas, de incendios forestales y volcánicos así como otros determinados por el Gobierno.

Los planes especiales vigentes en Cataluña por el riesgo de incendios forestales son:

– A nivel autonómico: el Plan de protección civil de emergencias para incendios forestales de Cataluña (INFOCAT), y

– A nivel municipal: los planes de actuación municipal para incen- dios forestales (PAM).

l

Planes de autoprotección: Prevén, para determinados centros, em- presas e instalaciones, las emergencias que se pueden producir como consecuencia de su propia actividad y las medidas de respuesta ante situaciones de riesgo, catástrofes y calamidades públicas que puedan afectarles.

catástrofes y calamidades públicas que puedan afectarles. Las urbanizaciones deben disponer de un plan de

Las urbanizaciones deben disponer de un plan de autoprotección (PAU) que establezca las actuaciones a seguir con los medios propios de los que dispongan en caso de una emergencia por incendio forestal que les pueda afectar. Los PAU se integrarán en el PAM, deben elaborarlos los titulares de los bienes a proteger, o la Junta de Cooperación, y los tiene que aprobar la Administración local correspondiente.

El Plan de actuación municipal (PAM) El Plan de actuación municipal (PAM) para incendios forestales establece la organización y el procedimiento de actuación de los recursos y servicios de titularidad pública local y de los recursos y servicios que puedan asignarle otras administraciones públicas o privadas. Su objeto es hacer frente a las emergencias para incendios forestales dentro del ámbito territorial de dicha Administración local (Generalitat de Cataluña, 1995).

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E23

El Plan INFOCAT es el documento que relaciona los municipios que tienen la obligatoriedad de redactar el Plan de actuación municipal, que en el anexo 1 establece que el 75% de los municipios de la provincia de Barcelona están clasificados como municipios con riesgo de incendio forestal, y en conse- cuencia, tienen la obligación de elaborar y aprobar el correspondiente Plan de actuación municipal para incendios forestales.

El PAM debe contener la planificación de la operación de evacuación de las urbanizaciones del municipio

Los planes de actuación municipal deben seguir una estructura de contenido mínimo establecida por el Decreto 210/1999, de 27 de julio, por el que se aprueba la estructura del contenido para la elaboración y la homologación de los planes de protección civil municipales. El anexo 1 letra B punto 5 del citado decreto hace referencia a la operatividad y en concreto a la obliga- toriedad de establecer en el Plan de actuación las operaciones de confina- miento o evacuación y acogida de los núcleos habitados amenazados por un incendio forestal.

los núcleos habitados amenazados por un incendio forestal. ¿Quién puede autorizar la evacuación de una

¿Quién puede autorizar la evacuación de una urbanización?

El artículo 9 de la Ley 4/1997 cita que corresponde a la autoridad de protección civil acordar la evacuación o confinamiento de una población amenazada por un peligro concreto, por ejemplo por un incendio forestal. La Ley 4/1997 reconoce como autoridad de protección civil al consejero o

consejera de Gobernación, y como autoridad local, al alcalde, sin perjuicio de las funciones del consejero o consejera de Gobernación. El Plan INFOCAT establece en el apartado 4 que, en caso de urgencia, la decisión de evacuar

y alojar a la población podrá tomarla el coordinador del Centro de Mando Avanzado CA o el grupo de intervención.

del Centro de Mando Avanzado CA o el grupo de intervención. En resumen, el alcalde es

En resumen, el alcalde es el máximo responsable local en caso de incendio forestal, y sin perjuicio del consejero de Gobernación, deberá tomar una de- cisión tan delicada como evacuar a una población amenazada por la llegada de un incendio forestal.

2.3. Dificultades para aplicar la ley

Lo que se legisla debe llevarse a la práctica, debe transformarse en acciones porque, ciertamente, es un hecho tangible que en los últimos años se ha producido mucho movimiento, mucha respuesta, principalmente local, y ya puede empezar a verse como se han aplicado algunas de las medidas legis- ladas. Pero esto no es suficiente, todavía estamos lejos, todavía hay muchas urbanizaciones que continúan siendo muy vulnerables.

Por tanto, el problema radica en analizar por qué no se avanza más deprisa,

o en algunos casos, por qué ni siquiera ha empezado este proceso de apli-

cación de las medidas de protección y prevención en las urbanizaciones. La conclusión que se extrae de ello es la siguiente:

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E24

O N A L L E T S A C SALA MAN D R A E24

l

Los vecinos de las urbanizaciones a través de sus juntas o de forma in- dividual deben proceder a la eliminación de combustible en las parce- las pendientes de edificar, así como del entorno de las urbanizaciones, además de instalar una red de hidrantes exclusiva para uso de los me- dios de extinción y redactar un plan de emergencia del que los vecinos formarán parte. Esto implica, entre otras tareas, que los vecinos deben obtener los permisos legales de entrada a todas las parcelas y fincas rústicas afectadas por la franja y adquirir suficiente financiación para hacer frente a los gastos de obra que se deriven, es decir, deben poner en marcha muchos mecanismos de gestión que la mayoría de las veces acaban siendo obstáculos muy difíciles de superar y que frenan la puesta en marcha, por iniciativa de los propios vecinos, de las obligaciones que se le establezcan.

l

En su defecto, los ayuntamientos son los que deben tomar el relevo y proceder a hacer efectivas las medidas establecidas por ley. Los ayunta- mientos denuncian que la falta de un soporte técnico especializado, la gran carga de gestión que supone la tramitación de los procedimientos administrativos, como planificar una evacuación y qué parámetros uti- lizar para decidir la evacuación o confinamiento de una urbanización, etc., son argumentos suficientes que dificultan la implantación de las medidas de prevención y protección en las urbanizaciones.

medidas de prevención y protección en las urbanizaciones. En este sentido, la Diputación de Barcelona aprueba

En este sentido, la Diputación de Barcelona aprueba un programa de so- porte a los ayuntamientos con el objetivo de aportarles el personal técnico especializado y la elaboración de la documentación necesaria para que se puedan hacer efectivas las medidas de prevención establecidas en la legisla- ción actual. Este programa recibe el nombre de Programa de prevención de incendios forestales en las urbanizaciones.

prevención de incendios forestales en las urbanizaciones . 3. EL PROGRAMA DE PREVENCIÓN DE INCENDIOS FORESTALES

3. EL PROGRAMA DE PREVENCIÓN DE INCENDIOS FORESTALES EN LAS URBANIZACIONES DE LA DIPUTACIÓN DE BARCELONA

3.1. Descripción del Programa

El Programa de prevención de incendios forestales en las urbanizaciones (PPU) es un programa gestionado por la Diputación de Barcelona, a través de la Oficina Técnica de Prevención Municipal de Incendios Forestales, en coordinación con los ayuntamientos de la provincia de Barcelona, que tiene como finalidad principal ayudar a los ayuntamientos a poner en prácti- ca las medidas de prevención de incendios forestales establecidas en la Ley

5/2003.

Estructura del Programa PPU El Programa se estructura en cuatro fases de trabajo que, una vez ejecu- tadas, permitirán al ayuntamiento de un municipio implantar las medidas de prevención de incendios forestales que tienen que adoptar, por ley, las urbanizaciones.

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

Las fases de trabajo son:

l Fase 1 - Planificación de la urbanización:

Cada urbanización presenta unas características intrínsecas y una proble- mática particular que requieren un estudio previo y un análisis antes de proceder a la implantación material de cualquier medida de prevención de incendios.

material de cualquier medida de prevención de incendios. El objetivo de esta fase es, precisamente, planificar

El objetivo de esta fase es, precisamente, planificar la urbanización con la redacción de un conjunto de documentos técnicos que definan las carac- terísticas propias de cada urbanización en el ámbito de la seguridad ante los incendios forestales, estos documentos reciben el nombre de Plan de prevención de incendios forestales en la urbanización (PPU). El PPU aporta las medidas correctoras necesarias particulares que cada ur- banización debe implantar, valora el coste de ejecución y evalúa la forma de gestión administrativa y de financiación que debe aplicarse en cada caso. Finalmente, el PPU se complementa con la redacción del Plan de evacuación con un doble objetivo: aportar la información necesaria a las autoridades locales sobre las posibilidades de evacuar a una población de forma segura en caso de incendio e informar al vecindario de la vía de salida más segura y del centro de recepción al que debe dirigirse.

Tabla 3. Documentos que integran el Plan de prevención de incendios foresta- les en las urbanizaciones.

En la siguiente tabla se relaciona el conjunto de documentos que componen el PPU.

SALA MAN D R A

E25

de documentos que componen el PPU. SALA MAN D R A E25   Tipo de documento
 

Tipo de documento

Nombre del documento

 

1. Proyecto de reducción de la densidad del arbolado y desbroce del sotobosque en la franja perimetral de baja combustibilidad

1. PROYECTOS

2. Proyecto de reducción de la densidad del arbolado y desbroce del sotobosque en las parcelas edificadas y zonas verdes

 

1. Red vial externa

2. Red vial interna

2. INFORMES

3. Red de suministro de agua para los equipos de extinción

4. Alumbrado público e instalación eléctrica

 

5. Focos generadores de incendios forestales

6. Parcelas edificadas

 

1. Delimitación

3. GUÍA DE PROCEDIMIENTOS

2. Servidumbre de paso y derecho de acceso a las fincas rústicas

ADMINISTRATIVOS

3. Orden de ejecución a los propietarios de las fincas de la urbanización

4. Ejecución subsidiaria del ayuntamiento

5. Instrumentos de financiación

 

1. Guía municipal de evacuación de la urbanización en caso de incendio forestal

4.

PLAN DE EVACUACIÓN

2. Cuaderno de autoprotección

 

3. Plano de evacuación

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E26

O N A L L E T S A C SALA MAN D R A E26

l

Fase 2 – Soporte para la tramitación de los procedimientos administrativos para la ejecución de los proyectos:

A

pesar de que el Plan de prevención de incendios forestales de la ur-

banización (PPU) dispone de la información necesaria para hace frente

al

cumplimiento de las obligaciones establecidas por la Ley 5/2003, los

ayuntamientos tienen muchas dificultades para gestionar la tramitación administrativa que exige la legislación actual.

La gran carga de gestión administrativa que supone incoar los actos ad-

ministrativos, la falta de personal técnico especializado en algunos casos

y

la no disposición de financiación suficiente son algunos de los argu-

mentos reconocidos por los responsables municipales que dificultan la gestión y puesta en marcha de los PPU y, en consecuencia, dificultan el cumplimiento de la legislación vigente.

Esta segunda fase tiene como objetivo principal aportar a los municipios

el

personal técnico y administrativo necesario para ayudar a gestionar

todos los actos administrativos incluidos en el PPU, para finalmente ob-

tener los permisos de los propietarios de las fincas de la urbanización y

la

financiación necesaria para la ejecución material de los proyectos de

reducción del arbolado y desbroce de sotobosque de la franja perimetral de baja combustibilidad y parcelas no edificadas y zonas verdes.

l

Fase 3 – Soporte para la ejecución de los proyectos:

Una vez realizadas las fases anteriores, el ayuntamiento puede disponer de los permisos de los propietarios de las parcelas internas de la urbani- zación, de las fincas rústicas afectadas por el trazado de la franja y de la financiación necesaria para la ejecución de los proyectos.

En esta tercera fase, el Programa tiene como principal objetivo aportar al municipio el personal técnico especializado que ayuda al ayuntamiento en las tareas de dirección de las obras de ejecución material de los proyectos de reducción del arbolado y desbroce de sotobosque de la urbanización.

l

Fase 4 – Soporte para el mantenimiento de los proyectos ejecutados::

Soporte para el mantenimiento de los proyectos ejecutados: : La última fase consiste en ofrecer ayuda

La última fase consiste en ofrecer ayuda a los ayuntamientos en las ta- reas de mantenimiento de los terrenos que han sido intervenidos según

el proyecto.

3.2. Documento 1: Proyectos sobre la reducción de la densidad del arbolado y desbroce del sotobosque en la franja perimetral de baja combustibilidad y en las parcelas no edificadas y zonas verdes

3.2.1. Introducción

El Plan de prevención de incendios forestales en las urbanizaciones está inte- grado inicialmente por dos proyectos: el Proyecto de reducción de la densi- dad del arbolado y desbroce del sotobosque en la franja perimetral de baja

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E27

combustibilidad y el Proyecto de reducción de la densidad del arbolado y desbroce del sotobosque en las parcelas no edificadas y zonas verdes.

sotobosque en las parcelas no edificadas y zonas verdes . Los dos proyectos presentan la estructura

Los dos proyectos presentan la estructura básica siguiente:

1. Criterios técnicos:

Describe los criterios técnicos, establecidos por el Decreto 123/2005, que deben aplicarse en los espacios calificados como franja perimetral

y en las parcelas interiores de la urbanización que en el momento de la

redacción del proyecto están no edificadas o su uso del suelo está decla- rado como zona verde (véase el apartado 3.2.2).

2. Trazado de la franja perimetral:

Establece el trazado de la franja perimetral de baja combustibilidad y enumera las fincas afectadas por la aplicación de los criterios técnicos establecidos en el Decreto 123/2005.

3. Inventario de las zonas en las que deben aplicarse los criterios técnicos:

Define la situación de partida en la que se encuentran las zonas en las que deben aplicarse los criterios técnicos; en concreto, se realiza una diagnosis para cada parcela interior y para cada tramo de la franja peri- metral de la densidad arbórea presente, de la cobertura arbustiva y del tipo de pendiente y calidad de los accesos a las zonas de trabajo.

pendiente y calidad de los accesos a las zonas de trabajo. 4. Medidas físicas que deben

4. Medidas físicas que deben implantarse:

Con el inventario realizado, los proyectos definen las medidas físicas necesarias que deben implantarse en cada tramo de la franja perimetral

y en cada una de las parcelas interiores de la urbanización. Estas medidas

físicas son: los métodos de tratamiento de la vegetación, las vías de ser-

vicio y los cargadores (véase el apartado 3.2.3).

5. Presupuesto de ejecución:

Los proyectos ofrecen una información detallada del coste por parcela interior y por tramo, tanto para la primera intervención como para el mantenimiento bianual.

6. Estudio de seguridad y salud:

Los proyectos disponen de un último apartado dirigido a la empresa cons- tructora, en el que se establecen las previsiones en el campo de la preven-

ción de riesgos de accidentes laborales y enfermedades profesionales, ries- gos derivados de los trabajos de reparación, conservación y mantenimiento

y de las instalaciones preceptivas de higiene y bienestar de los trabajos.

7. Planos:

El resultado de los trabajos realizados se representa gráficamente con la incorporación de planos temáticos a una escala máxima de 1:2000. En los planos se representa, principalmente, el método de tratamiento de la vegetación que debe aplicarse en cada parcela o tramo de la franja perimetral. Cada método se representa con un color diferente.

SALA MAN D R A

E28

C A S T E L L A N O
C
A
S
T
E
L
L
A
N
O

Figura 1. Plano de los métodos de tra- tamiento de la vegetación que deben implantarse en las parcelas no edificadas y zonas verdes.

3.2.2. Criterios técnicos de tratamiento de la vegetación

La siguiente tabla describe los criterios técnicos de tratamiento de la ve- getación que deben aplicarse en la zona considerada franja perimetral de baja combustibilidad, en las parcelas interiores no edificadas y en las zonas verdes. Estos criterios se han establecido siguiendo el Decreto 123/2005, de 14 de junio, de medidas de prevención de los incendios forestales en las ur- banizaciones sin continuidad inmediata con la trama urbana y la experiencia de la Oficina Técnica de Prevención Municipal de Incendios Forestales de la Diputación de Barcelona.

3.2.3. Medidas físicas incluidas en los proyectos

Descripción de los métodos de tratamiento de la vegetación Los métodos de tratamiento de la vegetación son los distintos procedimien- tos que establecen los proyectos para conseguir los criterios técnicos de tra- tamiento de la vegetación descritos en la tabla anterior.

Los proyectos sobre la reducción de la densidad del arbolado y el desbroce del sotobosque utilizan 6 métodos, en función de las características de terre- no que presenta cada zona de trabajo. A cada tramo y parcela identificada durante el inventario se le asigna un de los métodos siguientes:

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

O N A L L E T S A C Elemento Subelemento Criterio de prevención Ancho

Elemento

Subelemento

Criterio de prevención

Ancho de la franja

 

25 metros a contar desde el límite exterior de las parcelas situadas en el perímetro de la urbanización

 

Densidad de arbolado adulto (>15 cm diámetro)

Máximo 150 pies/ha

Distancia entre pies

Mínimo 8 m

Distancia entre copas de los árboles

Mínimo 5 m

Poda inferior de los árboles

Hasta 2,20 m de altura

Masas de

Distancia entre las copas y el límite de las parcelas edificadas

Mínimo 5 m

arbolado

adulto

Cobertura del estrato arbustivo

Hasta un máximo del 15% de la superficie

Distancia entre las matas

Mínimo 3 m

Arrastre de los árboles a los cargadores

Los troncos se amontonarán en los cargadores en trozos de 1,20 m de longitud

Trituración de restos de poda y desbroce

Hasta obtener restos menores de 20 cm y repartición uniforme sobre el terreno

Zonas con

Cobertura

Se desbroza hasta obtener el 35 % de cobertura máxima de estrato arbustivo

matorrales,

Distancia entre las matas

Mínimo 3 m

bosque de

   

rebrote y

Distancia hasta el límite de las parcelas edificadas

Mínimo 5 m

arbolado joven

Trituración de restos de desbroce

Hasta obtener restos menores de 20 cm y repartición uniforme sobre el terreno.

Acceso a la franja

Distancia máxima entre dos puntos de acceso contiguos a la franja

500 m

SALA MAN D R A

E29

de acceso contiguos a la franja 500 m SALA MAN D R A E29 Tabla 4.

Tabla 4. Criterios técnicos de tratamiento de la vegetación que deben aplicarse en la franja perimetral de baja combustibilidad y en las parcelas no edificadas y zonas verdes.

 

Densidad arbórea ≤150 árboles/ha

 

Densidad arbórea >150 árboles/ha

Con

Sin

   

obstáculos

obstáculos

Con obstáculos

Sin obstáculos

 

de trabajo

ni de

sólo

de acceso

ni de trabajo, ni de acceso, ni de extracción

Pendiente

o de

trabajo ni

trabajo

o de

Sotobosque altura ≤ 1m cobertura ≤50%

Sotobosque altura > 1m cobertura ≤50%

acceso

de acceso

extracción

<40%

Método-1

Método-2

   

Método-3

Método-4

>40%

Método-1

Método-5

Método-6

Método-5

Tabla 5. Descripción de los métodos de tratamiento de la vegetación utilizados por los proyectos.

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E30

Cada uno de estos métodos integra una serie de operaciones de trabajo, seleccionadas y ordenadas de acuerdo con las características del terreno.

y ordenadas de acuerdo con las características del terreno. Método 1   Operaciones   Descripción

Método 1

 

Operaciones

 

Descripción método

OP-1

Replanteamiento de la obra Poda inferior Desbroce manual del sotobosque

Se realiza una poda inferior de los árboles con una motosierra de 3,5 CV hasta 2,20 metros de altura. Posteriormente, se desbroza y se tritura simultáneamente el sotobosque y los restos de poda

manualmente con una motodesbrozadora de 2,6 CV. No se puede mecanizar por una de las causas siguientes: pendiente >40%, imposibilidad de acceso

OP-3

OP-7

 

o

presencia de obstáculos de trabajo. No se realizan

operaciones de reducción de arbolado porque la densidad que hay es inferior a 150 pies/ha.

 

Método 2

 

Operaciones

 

Descripción método

OP-1

Replanteamiento de la obra Poda inferior Desbroce mecanizado del sotobosque Repaso manual del desbroce del sotobosque

Este método se puede utilizar cuando no existe ningún obstáculo y la pendiente es inferior al 40%. Se realiza una poda inferior de los árboles con una motosierra de 3,5 CV y se desbroza de forma mecanizada con un tractor de 127 CV con cabrestante cuando la pendiente es ≤20% o con una tanqueta

de 105 CV cuando la pendiente se sitúa entre el 20%

OP-3

OP-6

OP-8

 

y

el 40%. Finalmente, se realiza un repaso manual

con una motodesbrozadora de 2,6 CV. No se realizan operaciones de reducción de arbolado porque la densidad que hay es inferior a 150 pies/ha.

 

Método 3

 

Operaciones

 

Descripción método

OP-1

Replanteamiento de la obra Corte de árboles Desenramado y troceado in situ Poda inferior Arrastre de árboles desenramados Desbroce mecanizado del sotobosque Repaso manual del desbroce del sotobosque

Se realiza una tala con motosierra de los árboles que tienen que cortarse y, posteriormente, se efectúa

OP-2

OP-4

el

desenramado y troceado de los troncos in situ

OP-3

así como la poda inferior del resto de árboles. A continuación, los árboles desenramados se arrastran

OP-10

OP-6

al

cargador. Para la realización de los trabajos de

OP-8

tala, desenramado, troceado y poda se utilizará una

motosierra con una potencia mínima de 3,5 CV y para el arrastre un tractor de 127 CV o una tanqueta de 105 CV. Finalmente, se realiza el desbroce y la trituración del sotobosque con un tractor de 127 CV

 

una tanqueta de 105 CV y se lleva a cabo un repaso manual con una motodesbrozadora de 2,6 CV.

o

de 127 CV   una tanqueta de 105 CV y se lleva a cabo un repaso

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

O N A L L E T S A C Método 4   Operaciones   Descripción

Método 4

 

Operaciones

 

Descripción método

OP-1

Replanteamiento de la obra Desbroce mecanizado del sotobosque Repaso manual del desbroce del sotobosque Corte de árboles Desenramado y troceado in situ Poda inferior Arrastre de árboles desenramados Trituración de restos vegetales in situ

Se

realiza un desbroce mecanizado del sotobosque

OP-6

con un tractor de 127 CV o una tanqueta de 105

OP-8

CV

y se lleva a cabo un repaso manual con una

OP-2

motodesbrozadora de 2,6 CV. A continuación, con una motosierra se procede a la tala de los árboles seleccionados, se desenrama, se trocea in situ y se poda el resto de árboles. La motosierra tendrá una potencia mínima de 3,5 CV. Finalmente, se efectúa la operación de arrastre de los árboles desenramados hacia el cargador con un tractor de 127 CV o una tanqueta de 105 CV y se trituran los restos vegetales in situ con el mismo tractor o tanqueta.

OP-4

OP-3

OP-10

OP-12

 

Método 5

 

Operaciones

 

Descripción método

OP-1

Replanteamiento de la obra Desbroce manual del sotobosque Corte de árboles Poda inferior Arrastre de árboles enteros Desenramado y troceado en el cargador Trituración de restos vegetales en el cargador

Se

realiza el desbroce manual del sotobosque con una

OP-7

motodesbrozadora de 2,6 CV. No se puede mecanizar

OP-2

por una de las causas siguientes: pendiente > 40% o presencia de obstáculos de trabajo. A continuación, con una motosierra se procede a la tala de los árboles seleccionados y a la poda del resto de árboles. La motosierra tendrá una potencia mínima de 3,5 CV. Finalmente, se efectúa la operación de arrastre de

OP-3

OP-9

OP-5

OP-11

los

árboles enteros hacia el cargador con un tractor

 

de

127 CV o una tanqueta de 105 CV y se trituran

los

restos vegetales in situ con el mismo tractor o

tanqueta, una vez se han desenramado y troceado los árboles en el cargador mediante una motosierra.

 

Método 6

 

Operaciones

 

Descripción método

OP-1

Replanteamiento de la obra Desbroce manual del sotobosque Corte de árboles Poda inferior Desenramado y troceado in situ Trituración manual de los restos vegetales acumulados in situ

Se

realiza el desbroce manual del sotobosque con

OP-7

una motodesbrozadora de 2,6 CV. No se puede

OP-2

mecanizar por una de las causas siguientes: pendiente > 40%, imposibilidad de acceso o de extracción. A continuación, con una motosierra se procede a la tala

OP-3

OP-4

0P-19

de

los árboles seleccionados y a la poda del resto de

árboles. La motosierra tendrá una potencia mínima

 

de

3,5 CV. Finalmente, se efectúan con la motosierra

las

operaciones de desenramado y troceado in situ

de

los árboles talados y, posteriormente, se trituran

manualmente sus restos vegetales acumulados in situ.

SALA MAN D R A

E31

talados y, posteriormente, se trituran manualmente sus restos vegetales acumulados in situ. SALA MAN D R

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E32

Operación especial: Corte de árboles especiales

Los árboles especiales son los árboles situados cerca de alguna infraestruc- tura como viviendas, líneas eléctricas, vallas, etc. y su tala tiene riesgo de causar algún daño. Para evitar posibles daños, la operación se efectúa ini- cialmente atando el árbol mediante un cable sujeto en un tractor o tanque- ta con cabrestante. A continuación, se procede a la tala con una motosierra de 3,5 CV. Esta operación puede utilizarse en cualquiera de los 6 métodos descritos anteriormente.

Vías de servicio o accesos a la zona de trabajo Las vías de servicio diseñadas en los proyectos sirven para determinar los puntos de acceso de la maquinaria forestal en el área de actuación.

acceso de la maquinaria forestal en el área de actuación. Construcción de cargadores Los proyectos determinan

Construcción de cargadores Los proyectos determinan la construcción de espacios destinados a realizar la función de cargadores para la realización de las tareas de desenramado de los árboles y almacenamiento de los troncos troceados. Los cargadores que se construyen en pendientes < 25% sólo precisan el corte de los árbo- les y el desbroce de la vegetación en un espacio de unos 400 m 2 , mientras que en pendientes superiores se harán los movimientos de tierras oportunos para que la pendiente final del cargador no supere el 25%.

para que la pendiente final del cargador no supere el 25%. 3.3. Documento 2: Informes de

3.3. Documento 2: Informes de prevención de incendios en las urbanizaciones

El Plan de prevención de incendios forestales en las urbanizaciones inte- gra, además de los proyectos descritos anteriormente, seis informes que identifican las incidencias en materia de prevención de incendios que presenta la urbanización, y al mismo tiempo plantea una serie de medidas correctoras. Los ámbitos de trabajo y los objetivos de cada uno de los in- formes son:

l

Red vial externa: Identificar al titular de la vía externa de acceso a la urbanización y evaluar el estado del firme y la densidad de vegetación presente en ambos lados de la vía.

l

Red vial interna: Evaluar el estado de la red vial interna de la urbani- zación en relación con la capacidad de evacuación, la movilidad de los medios —tanto de extinción como de orden y sanitarios— y valorar la combustibilidad de las plantaciones arbóreas situadas en los dos lados de la red vial interna.

l

Red de suministro de agua: Evaluar el estado de la red de agua para el uso de la extinción de incendios.

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E33

66 y 67 del Texto Refundido de Legislación Municipal y de Régimen Local de Cataluña), y comprobar el grado de cumplimiento por parte de las compañías eléctricas de lo que establece el Decreto 328/2001 referente al procedimiento aplicable para efectuar los reconocimientos periódicos de las instalaciones de producción, transformación, transporte y distribu- ción de energía eléctrica.

l

Focos generadores de incendios forestales: Detectar y evaluar los focos puntuales o lineales que haya en la urbanización o en sus alrede- dores que puedan generar el inicio de un incendio forestal.

l

Parcelas edificadas: Identificar las parcelas edificadas de la urbaniza- ción que no cumplen las recomendaciones de seguridad descritas en el cuaderno de autoprotección que se entregue al parcelista (véase el apar- tado 3.5.3).

que se entregue al parcelista (véase el apar- tado 3.5.3). 3.4. Documento 3: Guía de procedimientos

3.4. Documento 3: Guía de procedimientos administrativos

Atender las obligaciones establecidas en la L5/2003 y, en concreto, ejecutar de forma material los proyectos de reducción del arbolado y desbroce del sotobosque en la franja perimetral de baja combustibilidad y en las parce- las no edificadas y zonas verdes implica que los obligados deben seguir los siguientes procedimientos administrativos: delimitación; orden de ejecución a los obligados; ejecución subsidiaria del ayuntamiento; establecimiento de servidumbre de acceso; y contratación de la obra.

de servidumbre de acceso; y contratación de la obra . Con el objetivo de facilitar a

Con el objetivo de facilitar a los responsables municipales la gestión admi- nistrativa necesaria para hacer frente a las medidas de prevención de incen- dios establecidas en la L5/2003, el Plan de prevención de incendios foresta- les en las urbanizaciones se complementa con toda la documentación que hace referencia al procedimiento administrativo que requiere la citada Ley.

El Plan presenta los esquemas que reflejan las distintas fases de tramitación

para cada procedimiento concreto y aporta los modelos orientativos sobre cuál podría ser el contenido de los distintos actos administrativos que con- formarían la tramitación reflejada en cada esquema previo.

A

continuación se definen cada uno de estos procedimientos.

l

Delimitación: Obligación establecida por el artículo 2 de la Ley 5/2003 (de carácter previo a las obligaciones previstas en el artículo 3 de la cita- da Ley) que consiste en determinar, mediante el plano de delimitación, las urbanizaciones afectadas por la Ley 5/2003.

l

Servidumbre de paso y derecho de acceso: Prevista en el artículo 6 de la Ley 5/2003, se trata de un gravamen impuesto sobre los terrenos incluidos en la franja de protección que no pertenecen a la urbaniza- ción para poder acceder a los mismos y realizar los trabajos de limpieza necesarios. Así pues, se trata de un gravamen sobre un inmueble (predi servent) en favor de una comunidad por razón de utilidad pública.

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E34

l

Orden de ejecución a los obligados: Requerimiento que efectúa el ayuntamiento para que los sujetos obligados estipulados en el artículo 4 de la Ley 5/2003 cumplan sus obligaciones y advierte que en caso de incumplimiento el ayuntamiento podrá actuar de forma subsidiaria.

l

Ejecución subsidiaria: Ejecución por parte del ayuntamiento de las obligaciones incompletas por parte del sujeto/s obligado/s (entidad ges- tora de la urbanización) a cargo de esta entidad.

3.5. Documento 4: El Plan de evacuación de las urbanizaciones en caso de incendio forestal

3.5.1. Introducción

El plan de evacuación en las urbanizaciones situadas en zona forestal es un plan dirigido a los ayuntamientos y vecinos de las urbanizaciones, que apor- ta los instrumentos e instrucciones necesarios tanto para las autoridades municipales con responsabilidad legal de organizar y dirigir una evacuación, como para la población de la urbanización que puede verse afectada por la llegada de un incendio forestal.

puede verse afectada por la llegada de un incendio forestal. Los objetivos principales del Plan de

Los objetivos principales del Plan de evacuación de las urbanizaciones en caso de incendio forestal son:

de las urbanizaciones en caso de incendio forestal son: l Organizar el desplazamiento sin riesgos de

l

Organizar el desplazamiento sin riesgos de los habitantes de una urbani- zación amenazada por un incendio forestal a un lugar seguro.

l

Redactar un protocolo de actuación de evacuación para el ayuntamien- to.

l

Concienciar a los vecinos sobre cómo prevenir los incendios forestales en la urbanización en la que residen y, en consecuencia, mejorar su seguri- dad.

Composición del Plan de evacuación de urbanizaciones en caso de incendio forestal El Plan de evacuación de urbanizaciones se compone de los documentos siguientes: el documento dirigido al ayuntamiento denominado Guía muni- cipal de evacuación de urbanizaciones, y el documento dirigido al parcelista o vecino de la urbanización que se compone de un plano de evacuación y un cuaderno de autoprotección.

3.5.2. La Guía municipal de evacuación de urbanizaciones en caso

de incendio forestal

Definición y objetivo La Guía municipal de evacuación de urbanizaciones es un manual de ins- trucciones dirigido al ayuntamiento, cuya principal finalidad es aportar a las autoridades municipales un protocolo de actuación útil y de fácil aplicación, que les ayude a gestionar y organizar de una forma segura y ordenada la

O

SALA MAN D R A

E35

O SALA MAN D R A E35 C A S T E L L A N
C A S T E L L A N
C
A
S
T
E
L
L
A
N
O SALA MAN D R A E35 C A S T E L L A N

Figura 2. Guía municipal de evacuación de urbanizaciones en caso de incendio forestal.

evacuación de una o varias urbanizaciones amenazadas por un incendio fo- restal.

Funciones básicas de la guía La Guía municipal de evacuación de urbanizaciones en caso de incendio fo- restal se compone de las funciones básicas siguientes:

l

Calcular el tiempo de evacuación: Es el tiempo estimado que se des- tinará a evacuar a la población de una urbanización amenazada por un incendio forestal hasta alojarla de manera adecuada en un lugar segu- ro. Con este parámetro y la información que se pueda obtener de la ubicación del frente del incendio, las autoridades municipales disponen de mejor información para tomar la decisión de evacuar o confinar a la población.

l

Determinar el sistema de aviso: La forma de dar el aviso de evacua- ción depende de los medios municipales de los que se disponga: mega- fonía móvil o fija.

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E36

l

Controlar los cruces exteriores críticos: Son aquellos en los que el tráfico que se evacua de la urbanización se incorpora a una carretera de la red vial o bien la traspasa. En este caso, se precisa la ubicación de un agente de orden público en este punto para que gestione el tráfico de salida de los evacuados y controle el acceso a la urbanización y que sólo permita el paso a los medios de extinción, sanitarios o de orden.

l

Atender las evacuaciones especiales: Registrar a las personas enfer- mas, discapacitadas, etc., que requieran una atención especial a la hora de ser evacuadas.

l

Determinar el centro de recepción: Es el área segura con capacidad suficiente para absorber a todas las personas y vehículos evacuados.

l

Decidir el centro de acogida: Son locales o edificaciones que ofrecen asistencia y albergue a las personas evacuadas.

que ofrecen asistencia y albergue a las personas evacuadas. Material complementario: La Guía se completa con

Material complementario:

La Guía se completa con el material complementario siguiente:

l

Plano de evacuación: Indica el recorrido de evacuación que deben se- guir las personas afectadas y el centro de recepción al que deben dirigir- se.

l

Hoja de registro: Hoja que se entrega al responsable municipal para controlar a las personas evacuadas que llegan al centro de recepción de- terminado.

l

Chalecos reflectantes: Material de uso distintivo que se entrega a to- das las personas que forman parte de la organización de la evacuación.

que forman parte de la organización de la evacuación. 3.5.3. Documentos dirigidos a los vecinos El

3.5.3. Documentos dirigidos a los vecinos

El Plan de evacuación de urbanizaciones establece dos documentos básicos que deben entregarse a cada vivienda de la urbanización. Estos documentos son: un plano de evacuación y un cuaderno de autoprotección.

Plano de evacuación:

El plano de evacuación es un mapa que indica el recorrido de evacuación que deben seguir los vecinos en caso de que las autoridades ordenen la eva- cuación y el centro de recepción al que deben dirigirse.

El objetivo principal del plano de evacuación es informar a la población de la urbanización de forma gráfica y entendedora sobre la vía de evacuación que debe seguirse para que la evacuación pueda realizarse con el máximo orden y seguridad posibles.

Cuaderno de autoprotección:

El cuaderno de autoprotección es una guía dirigida al vecino que incluye las medidas de prevención siguientes:

O

SALA MAN D R A

E37

O SALA MAN D R A E37 C A S T E L L A N
C A S T E L L A N
C
A
S
T
E
L
L
A
N
O SALA MAN D R A E37 C A S T E L L A N

Figura 3. Plano de evacuación dirigido a los vecinos.

l

Las precauciones básicas que los vecinos deben seguir para evitar el inicio del incendio.

l

El tratamiento de la vegetación que debe realizarse en la parcela habi- tada y las recomendaciones de los materiales de la vivienda que deben utilizarse para garantizar una mejor resistencia y estabilidad ante el fue- go.

l

Recomendaciones que deben seguirse en caso de llegada de un incendio forestal, tanto para la evacuación como para el confinamiento.

Los principales objetivos del cuaderno de autoprotección son:

l

Concienciar al vecino de la problemática que supone residir dentro del bosque.

l

Ayudar a prevenir los incendios forestales en la urbanización donde resi- de y mejorar la seguridad de la población.

l

Informar al vecino de las actuaciones que debe emprender en caso de incendio forestal.

O

SALA MAN D R A

E38

O SALA MAN D R A E38 C A S T E L L A N
C A S T E L L A N
C
A
S
T
E
L
L
A
N
O SALA MAN D R A E38 C A S T E L L A N

Figura 4. Cuaderno de autoprotección dirigido a los vecinos.

3.5.4. Forma de cálculo del tiempo de evacuación

Para cada urbanización el Plan establece el tiempo mínimo que se necesita para evacuar una urbanización. El Plan sigue la siguiente expresión para es- timar el tiempo de desalojo de las personas residentes en una urbanización hasta alojarlas en un lugar seguro.

T evac = T a + T r + T c

(EQ.1)

donde,

T evac

T a

T r

T c

Tiempo de evacuación (min) Tiempo de aviso (min) Tiempo de reacción (min) Tiempo crítico (min)

Tiempo de aviso (T a ) El tiempo de aviso es el tiempo que se destina para dar la orden de eva- cuación a todos los vecinos de una urbanización. La forma más común y utilizada por los municipios par dar el aviso de evacuación es mediante me- gafonía móvil instalada en un vehículo municipal.

La forma de cálculo del tiempo de aviso mediante megafonía móvil es la siguiente:

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E39

PRIMERO: Cálculo del tiempo que debe destinarse para llegar al punto de acceso en la urbanización:

l

Se mide la distancia (km) entre el lugar donde se halla el vehículo con la megafonía móvil y el punto de acceso a la urbanización.

l

Se toma la velocidad a la que podría ir el vehículo hacia la urbanización, según cuál sea el tipo de vía (véase la tabla 7).

l

Mediante un sencillo factor de conversión se obtiene el tiempo necesario para llegar al punto de acceso a la urbanización.

SEGUNDO: Cálculo del tiempo que debe destinarse para avisar a toda la población de la urbanización:

para avisar a toda la población de la urbanización: l Se mide la longitud total (km)

l

Se mide la longitud total (km) de calles por donde debería transitar el ve- hículo con sistema de megafonía móvil para dar el aviso de evacuación.

l

Se toma una velocidad media de 20 km/h, como velocidad a la que tran- sitará el vehículo por la red vial interna de la urbanización.

l

Se realiza el mismo factor de conversión anterior y se obtiene el tiempo necesario para avisar a toda la población de la urbanización.

para avisar a toda la población de la urbanización. TERCERO: Cálculo final del tiempo de aviso

TERCERO: Cálculo final del tiempo de aviso con megafonía móvil:

l El cálculo final del tiempo de aviso con megafonía móvil es la suma de los dos tiempos anteriores: el tiempo de llegada a la urbanización más el tiempo destinado a recorrer el interior de la urbanización.

Tiempos de reacción (T r ) El tiempo de reacción es el tiempo que destinan los vecinos en subir a su vehículo después de recibir la orden de evacuación. Se estima que el tiempo de reacción una vez avisados todos los vecinos es de 15 minutos.

Tiempo crítico (T c ) El tiempo crítico es el tiempo que destinan los vehículos evacuados en ir desde su vivienda hasta el centro de recepción asignado. El procedimiento de cálculo del tiempo crítico considera el tiempo que se necesita para vaciar la urbanización (tiempo de vaciado, T b ) y el tiempo necesario para llegar al centro de recepción asignado (tiempo exterior, T e ).

Cálculo del tiempo de vaciado (T b ) El tiempo de vaciado es el tiempo que destinan los vehículos evacuados en traspasar el punto de salida de la urbanización. Su cálculo sigue la siguiente expresión:

N veh

T b = ––––––

C

c

(EQ.2)

donde,

T b

N veh

C c

Tiempo de vaciado (min) Número de vehículos (-) Capacidad crítica (veh/min)

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E40

El número de vehículos (N veh ) es la cantidad de coches que tienen que eva- cuarse en la urbanización, correspondiendo un vehículo por vivienda. La capacidad crítica (C c ) es la capacidad máxima de una determinada vía en condiciones críticas de colapso (tabla 6).

Tabla 6. Capacidad crítica para cada in- tersección (autopistas)

Capacidad crítica

(vehículos/h)

Características

Dos vías principales que confluyen en una intersección

550

450

Tres vías principales que confluyen en una intersección

350

Confluyen más de tres vías principales en una intersección

Cálculo del tiempo exterior (T e ) El tiempo exterior es el tiempo que destina cualquier vehículo evacuado para ir desde el punto de salida de la urbanización hasta el centro de recep- ción correspondiente.

hasta el centro de recep- ción correspondiente. La forma de cálculo del tiempo exterior sigue la

La forma de cálculo del tiempo exterior sigue la siguiente expresión:

cálculo del tiempo exterior sigue la siguiente expresión: D ext T e = –––––– V (EQ.3)

D ext

T e = ––––––

V

(EQ.3)

donde,

T e

D ext

V Velocidad del vehículo (m/s)

Tiempo exterior (min) Distancia a recorrer (m)

La distancia a recorrer (D ext ) es la longitud que hay entre el punto de salida de la urbanización y la entrada del centro de recepción. La velocidad media (V) del vehículo se estima según el tipo de carretera (tabla 7).

Tabla 7. Promedio de velocidades según tipo de carretera

Tabla 7. Promedio de velocidades según tipo de carretera Tipo de carretera Velocidad (km/h) Nacional 70

Tipo de carretera

Velocidad (km/h)

Nacional

70

Comarcal

50

Local

40

4. LA GESTIÓN DEL PROGRAMA PPU

4.1. Fase previa al inicio de los trabajos

Acuerdo entre la Diputación de Barcelona y el ayuntamiento La implantación de un plan de prevención de incendios forestales de una urbanización se inicia con el establecimiento de un acuerdo entre el ayun-

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

O N A L L E T S A C Institución Descripción de los compromisos  

Institución

Descripción de los compromisos

 

a. Asignar para la gestión del programa el siguiente personal:

– Un representante de la Junta de Gobierno Local.

– El secretario del ayuntamiento.

– Otro personal técnico y/o administrativo que se considere conveniente.

b. Entregar a la Diputación de Barcelona los datos de carácter personal necesarios de los propietarios de las fincas de las urbanizaciones que deben gestionarse.

Por parte del ayuntamiento

c. Autorizar a la Diputación de Barcelona a contratar, a su cargo, a un tercero para la utilización de estos datos con la finalidad exclusiva de realizar el soporte técnico y

administrativo para la tramitación de los procedimientos administrativos del Plan de prevención de incendios forestales en las urbanizaciones.

d. Realizar la tramitación de cada uno de los documentos administrativos que se requieren para la gestión del Plan de prevención de incendios forestales en las urbanizaciones.

 

a. Asignar a un responsable técnico adscrito a la plantilla de personal de la Diputación de Barcelona para la coordinación de los trabajos del Plan de prevención de incendios forestales en las urbanizaciones.

Por parte de la Diputación de Barcelona

b. Ofrecer soporte a las actuaciones previstas. Este soporte se concretará en la contratación a cargo de la Diputación de Barcelona de un tercero ajeno al convenio.

c. Entregar a los responsables del ayuntamiento los documentos administrativos realizados para que el ayuntamiento los tramite.

 

d. Proceder, una vez finalizados los trabajos objeto del presente convenio, a la devolución y/o destrucción de los datos personales inicialmente facilitados.

Tabla 8. Descripción de los acuerdos es- tablecidos por convenio entre el ayunta- miento y la Diputación de Barcelona

tamiento interesado en recibir los servicios que ofrece el programa y la Diputación de Barcelona como institución promotora. El citado acuerdo se consolida con la firma de un convenio entre las dos instituciones, que esta- blece los compromisos descritos en la tabla siguiente.

SALA MAN D R A

E41

descritos en la tabla siguiente. SALA MAN D R A E41 Externalización de los servicios a

Externalización de los servicios a cargo de la Diputación de Barcelona El citado convenio de colaboración prevé la externalización a empresas espe- cializadas de la ejecución de los servicios contenidos en el programa PPU. La externalización la promueve, financia y dirige la Diputación de Barcelona.

4.2. Primera fase: La planificación

Instrumentos del PPU Esta primera fase tiene como principal finalidad la redacción de los docu- mentos que componen el Plan de prevención de incendios forestales en las urbanizaciones (véase la tabla 1).

Para que las empresas especializadas trabajen de una forma homogénea con un resultado uniforme que evite diferencias de contenido y de estruc- tura entre los planes, la Diputación de Barcelona ha elaborado los instru- mentos siguientes que se entregan a los adjudicatarios y que además per- miten una mejor gestión en el control y evaluación de los trabajos. Estos instrumentos son:

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E42

lEstandarización de los documentos del PPU: Sin duda, uno de los aspectos más importantes que ha desarrollado el Programa ha sido la es- tandarización de los documentos, es decir, dar uniformidad a los modelos del PPU en cuanto a su estructura, texto y diseño que permiten obtener una homogeneidad entre los planes que facilita su comprensión y favore- ce las tareas de control y evaluación que tiene que hacer el promotor.

lProtocolo de redacción del Plan de prevención de incendios foresta- les en las urbanizaciones: La externalización de servicios hace indispen- sable la creación de un instrumento que sirva de guía y, a la vez, de norma de cómo debe proceder una empresa adjudicataria durante el período de trabajo de redacción de los planes. Este instrumento guía es el protocolo de redacción del PPU, que indica las fases de trabajo que deben ejecutarse para el adjudicatario. El protocolo permite obtener un rendimiento en el trabajo del personal externo que elabora los planes y ayuda a evitar gran- des diferencias en la forma de trabajar entre distintos adjudicatarios.

en la forma de trabajar entre distintos adjudicatarios. l ฀ Protocolo de digitalización de los planos

lProtocolo de digitalización de los planos del Plan de prevención de incendios forestal en las urbanizaciones: Los documentos del PPU van acompañados de un mapa temático que resume de forma clara el contenido presentado en el texto. La forma de elaborar los mapas temáticos también sigue una normativa específica que se recoge en el protocolo denominado de digitalización de los planos del PPU.

denominado de digitalización de los planos del PPU . El protocolo describe que el programa de

El protocolo describe que el programa de dibujo que debe utilizarse es el MicroStation y consigue una normativa de dibujo que elimina las di- ferencias que se podrían producir de un dibujante a otro. Asimismo, ob- tiene un determinado orden de creación y de posición de los elementos de dibujo con el objetivo de crear una salida de plóter adecuada a los patrones de estilo buscados por la Diputación de Barcelona.

lAplicación informática: La Diputación de Barcelona ha creado una herra- mienta informática específica para el Programa de prevención de incendios forestales en las urbanizaciones, una herramienta que se entrega a las em- presas adjudicatarias. Esta herramienta realiza las principales funciones:

– Almacenamiento de toda la información de campo requerida en el Protocolo de redacción del PPU.

– Respuesta automática de los métodos de tratamiento de la vegeta- ción que debe implantarse en cada tramo de la franja y en cada par- cela interior no edificada o zona verde de la urbanización.

– Respuesta automática de las medidas correctoras que deben aplicarse en cada uno de los informes.

– Cálculo de los costes de obra para cada tramo o parcela.

– Cálculo de los costes de obra de cada uno de los proyectos.

– Cálculo del tiempo de evacuación del Plan de evacuación en caso de incendio forestal.

– Almacenamiento de los archivos gráficos y fotográficos.

– Edición automática de los proyectos e informes del Plan de preven- ción de incendios forestales en las urbanizaciones.

Figura 5. Pantalla principal de la apli- cación informática del Programa de pre- vención de

Figura 5. Pantalla principal de la apli- cación informática del Programa de pre- vención de incendios forestales en las urbanizaciones.

SALA MAN D R A

E43

– Edición automática del Plan de evacuación en caso de incendio forestal. – Capacidad de
– Edición automática del Plan de evacuación en caso de incendio forestal.
– Capacidad de consultar cualquier dato alfanumérico introducido en
el banco de datos.
C
A
S
T
E
L
L
A
N
O

En resumen, la aplicación no sólo permite a los técnicos redactores externos disponer de un soporte informático para almacenar la información de cam- po y, posteriormente, realizar los cálculos de presupuestos y la edición final de todos los documentos, sino que la herramienta también facilita a los res- ponsables de la Diputación de Barcelona el control de calidad de las tareas realizadas por el personal externo y permite que se disponga de un banco de datos para explotar al máximo la información introducida.

Equipo de trabajo necesario en la fase de planificación El equipo de redacción de los planes de prevención de incendios forestales en las urbanizaciones exigido por la Diputación de Barcelona está formado por:

lIngeniero de montes lIngeniero técnico forestal lTécnico auxiliar lDelineante especialista en la utilización del programa MicroStation

4.3. Segunda fase: Soporte para la tramitación de los procedimientos administrativos para la ejecución de los proyectos

Objetivo principal El principal objetivo de esta segunda fase es apoyar al ayuntamiento en todas las tareas, tanto las técnicas como las administrativas, necesarias para que la implantación material de los proyectos de reducción del arbolado y

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E44

desbroce de sotobosque de la franja perimetral de baja combustibilidad así como parcelas no edificadas y zonas verdes sea viable.

Tareas que debe realizar el equipo de soporte La siguiente tabla describe el esquema que refleja las fases de la tramitación de cada procedimiento concreto y enumera las principales tareas que deri- van de los mismos.

Por lo tanto, el procedimiento se divide en dos grandes bloques. En el pri- mero el equipo de soporte al ayuntamiento prepara toda la documentación de delimitación y orden de ejecución a los obligados; una vez realizadas la tramitación y notificación, debe esperarse 6 meses antes de proceder a la ejecución subsidiaria. El segundo bloque se activa una vez transcurridos estos seis meses y se procede a incoar el expediente de ejecución subsidiaria. La tramitación de estos dos grandes bloques puede resolverse, la mayoría de las veces, aproximadamente en 12 meses.

la mayoría de las veces, aproximadamente en 12 meses . Los propietarios a quienes se haya

Los propietarios a quienes se haya enviado la notificación que entiendan y deseen contribuir a la iniciativa pueden solicitar a su ayuntamiento que ejecute subsidiariamente las obligaciones requeridas a cargo del propieta- rio. En estos casos el ayuntamiento podrá actuar antes de los 6 meses.

Tarea que debe realizar el Organismo Autónomo de Gestión Tributaria de la Diputación de Barcelona La correcta tramitación de los actos administrativos descritos anteriormente garantiza la entrada a las fincas privadas afectadas por las obras descritas en los proyectos. A pesar de ello, el problema no está completamente solu- cionado, ya que si bien es cierto que un ayuntamiento ya podría actuar sub- sidiariamente en el momento de implantar los proyectos, se halla ante una realidad que le impide hacerlo y que lamentablemente es habitual y común en todas las urbanizaciones: una cantidad importante de los propietarios a quienes se envía la notificación no ha efectuado el pago de las cuotas re- queridas, y por tanto, el ayuntamiento no tiene presupuesto suficiente para pagar el coste de las obras.

presupuesto suficiente para pagar el coste de las obras. En este punto, el ayuntamiento suele encontrarse

En este punto, el ayuntamiento suele encontrarse con muchas dificultades para hallar la forma de recaudar el dinero necesario para asumir las obliga- ciones subsidiarias establecidas en la Ley 5/2003. El Programa intenta solu- cionar esta problemática con la intervención del Organismo Autónomo de Gestión Tributaria de la Diputación de Barcelona. El Organismo Autónomo de Gestión Tributaria es un organismo autónomo local de la Diputación de Barcelona que lleva a cabo la gestión y la recaudación de los ingresos de derecho público de 306 municipios de la provincia de Barcelona.

4.4. Tercera fase: Soporte para la ejecución de los proyectos

Objetivo principal El objeto de esta tercera fase es la asistencia técnica al ayuntamiento en las tareas de dirección de obra y coordinación de seguridad y salud de la eje- cución material de los proyectos de reducción del arbolado y desbroce del

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

O N A L L E T S A C Procedimiento Esquema de las fases de

Procedimiento

Esquema de las fases de tramitación

Tareas de soporte

 

1. Resolución de la alcaldía

 

2. Anuncio información pública

3. Solicitud aprobación a la Generalitat de Cataluña

– Preparación de toda la documentación y seguimiento de la tramitación del procedimiento

Delimitación

4. Certificación información pública

5. Acuerdo de resolución de alegaciones y aprobación definitiva

– Redacción de un informe técnico sobre las alegaciones recibidas

6. Anuncio sobre el acuerdo en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP)

   

– Preparación de los actos de resolución y de notificación previamente validados por el ayuntamiento

– Cálculo de las cuotas individuales que deben requerirse a cada propietario

– Realización de audiencias públicas

Orden de ejecución a los obligados

1. Resolución de la alcaldía

– Redacción de un informe técnico sobre las alegaciones recibidas

– Tarea de búsqueda de los propietarios de las parcelas de la urbanización

2. Notificación a los obligados

 

– Preparación de las notificaciones personalizadas

– Realización del seguimiento de la tramitación del procedimiento

– Gestión de las notificaciones devueltas

   

– Ejecución del acto de inspección del grado de cumplimiento de las obligaciones requeridas

– Preparación de los actos de resolución y de notificación previamente validados por el ayuntamiento

Ejecución

1. Resolución de la alcaldía

subsidiaria

2. Notificación a los obligados

– Actualización de las cuotas individuales que deben requerirse a cada propietario

– Estudio del instrumento de financiación que debe aplicarse

– Preparación del expediente de entrada a domicilio

– Preparación de las notificaciones personalizadas

   

– Enumeración de los propietarios afectados por el trazado de la franja

– Preparación de la información incluida en el proyecto sobre lo que afecta a cada finca

Servidumbre de

acceso

1. Acuerdo con el propietario de las fincas

– Soporte al ayuntamiento para transmitir a los propietarios las actuaciones que deben realizarse en cada finca

– Preparación de la documentación de mutuo acuerdo entre el ayuntamiento y el propietario

rústicas afectadas por el trazado de la franja

Tabla 9. Fases de tramitación para cada procedimiento.

SALA MAN D R A

E45

afectadas por el trazado de la franja Tabla 9. Fases de tramitación para cada procedimiento .

O

N

A

L

L

E

T

S

A

C

SALA MAN D R A

E46

sotobosque de la franja perimetral de baja combustibilidad así como de las parcelas no edificadas y zonas verdes de la urbanización.

La principal finalidad de la presencia de personal especializado que coordine los trabajos de corte y desbroce que deben llevarse a cabo, tanto en la franja perimetral como en las parcelas interiores, es garantizar que la ejecución de las tareas se adecue a lo que está estipulado en los proyectos.

Tareas que debe llevar a cabo el equipo de asistencia técnica en la dirección de obra El alcance de los trabajos correspondientes a esta fase incluye las actividades descritas en la siguiente tabla.

Equipo de trabajo necesario en la fase de dirección de obra El equipo de soporte al ayuntamiento para las tareas de dirección de las obras exigido por la Diputación de Barcelona está constituido por:

por la Diputación de Barcelona está constituido por:   l ฀ Ingeniero técnico forestal Tabla 10.
<
 

l

Ingeniero técnico forestal