Está en la página 1de 1

Principio de hardy weinberg

Este principio genético, cuyo nombre viene de los dos autores que lo describieron, de manera
independiente, a principios del siglo XX, establece que la cantidad de variación de los
caracteres genéticos, en una población y a lo largo del tiempo, se mantiene constante de
generación en generación. La demostración de este hecho supuso una fuerte contradicción
con lo que suponían las teorías evolucionistas, entre las que destaca la de la evolución por
selección natural, descrita por Darwin. En este tipo de teorías se asumía que la reproducción
sexual producía un tipo de herencia mezclada, en la que las características de cada individuo
descendiente eran la mezcla intermedia entre las características parentales. Por ejemplo,
teniendo en cuenta un rasgo genético como la altura, las teorías evolucionistas postulaban
que el cruzamiento de dos individuos altos daría lugar a individuos altos, mientras que el
apareamiento de dos bajos, tendría como resultado individuo bajos. Sin embargo, el
cruzamiento de un individuo alto con otro bajo produciría individuos de estatura mediana (la
mezcla de los dos rasgos). De esta manera, a lo largo de muchas generaciones se produciría
un incremento en la cantidad de individuos medianos, mientras que la de los de estaturas
extremas (altos y bajos) iría disminuyendo. Con el descubrimiento de las leyes de Mendel se
pudo comprobar que la herencia no era tal y como habían asumido los evolucionistas, y que
los rasgos extremos (la estatura alta y baja en el ejemplo anterior) persistían tras muchas
generaciones.
Evolución en poblaciones naturales
Luego de la publicación del libro el origen de las especies escrito por charles Darwin, la
comunidad científica acepto que los seres vivos no permanecen inmutables en el tiempo, sino
que cambian y evolución de acuerdo con las características. Sin embardo, la selección natural
y la transmisión hereditaria de las adaptaciones, de dos de los pilares de la teoría de la
evolución, no fueron completamente aceptado pues Darwin no pudo explicar cómo surgen las
variaciones en los seres vivos ni como estas se transmiten de una generación a otra.