Está en la página 1de 28

10 Dinámicas de Comunicación

Asertiva (Adultos y Niños)


Por
Alejandra Muñoz Martínez

Las dinámicas para practicar la comunicación asertiva resultan muy


útiles puesto que ofrecen la oportunidad de practicar este estilo
comunicativo y así, poder generalizarlo en nuestras relaciones y nuestro día
a día.

La asertividad implica que respetemos la opinión de los demás y qué, al


mismo tiempo, hagamos que nuestra opinión sea respetada. Es muy
importante que seamos claros y concisos.

Conociendo los pasos que encaminan a que nuestro discurso sea asertivo y
poniéndolos en práctica con distintos ejercicios, conseguirás mayores
éxitos.

En este post te muestro 10 dinámicas para practicar la comunicación


asertiva que pueden ser usados en grupos o de manera individual, adultos
o niños. Teniendo en cuenta los objetivos de cada una y usándolas en el
momento idóneo, resultarán de bastante utilidad.

Usar un estilo de comunicación asertivo contribuye a que hagamos valer


nuestra opinión y que seamos respetados por el resto. Este hecho, influirá
de manera positiva en nuestra autoestima y tendrá múltiples beneficios a
medio y a largo plazo.
Cualquier líder debe usar un estilo de comunicación asertivo. Además, las
personas asertivas suelen tomar la iniciativa y tomar decisiones dentro del
grupo.

Te pueden interesar también estas dinámicas de integración grupal.

10 Dinámicas para practicar la comunicación


asertiva

1- Derechos asertivos

Objetivos

Desarrollar el autoconocimiento.

Aprender a hacer valer la opinión personal partiendo de una situación de


respeto.

Tiempo necesario

Alrededor de 60 minutos.

Tamaño del grupo

Ilimitado.

Lugar

Espacio amplio en el que los participantes puedan trabajar por subgrupos.

Materiales necesarios

Folios y bolígrafo para cada participante.


Pasos a seguir:

El facilitador del grupo pide que cada integrante del grupo, de manera
individual, escriba en un folio los derechos que considera que tienen en el
ámbito familiar, el laboral y dentro de la sociedad.

Se divide el grupo en subgrupos, en función del número de participantes y


se les pide que identifiquen cinco derechos que tengan en común en las
áreas mencionadas anteriormente (familia, trabajo y sociedad).

Pasado el tiempo que hayan acordado previamente, cada grupo expone sus
conclusiones. Se propicia el debate en grupo.

El facilitador les pide que, de nuevo, se pongan por grupos y piensen qué
derechos tienen las personas que rodean el contexto familiar, laboral y la
sociedad en general.

Una vez que hayan finalizado, se debate cómo se puede respetar a los
demás, haciéndonos respetar.

2- Escalada

Objetivo

Practicar la comunicación en una situación de tensión.

Tiempo necesario

90 minutos aproximadamente.

Tamaño del grupo

Ilimitado.
Lugar

Espacio amplio en el que los participantes puedan trabajar por subgrupos.

Materiales necesarios

Folios y bolígrafo para cada participante.

Pasos a seguir:

El facilitador presenta el objetivo de la dinámica y guía una tormenta de


ideas sobre situaciones en las que nos sentimos en tensión.

A continuación, define la comunicación asertiva y presenta una serie de


consejos y fórmulas. Se recomienda practicar con un par de ejemplos.

Cada uno, de manera individual, escribe una situación (real o hipotética)


que les produzca tensión y en la que le gustaría practicar la comunicación
asertiva.

Se forman subgrupos de entre 4 y 6 participantes. Cada uno, en el


subgrupo, compartirá la situación con sus compañeros.

Dentro del subgrupo, se formarán dos filas de manera que en un lado haya
una pareja y en el otro, el resto de integrantes del subgrupo. El facilitador
del grupo designará una fila como “disputadora” en la que de izquierda a
derecha habrá un gradiente de grados de disputa, del más leve al más
severo.

En la otra fila están el voluntario y su compañero. El voluntario debe


describir la situación de estrés que eligió e irá respondiendo a cada
disputador por turno, respondiéndole de manera asertiva.
El compañero del voluntario le ofrece apoyo y se asegura de que los
disputadores comprenden lo que está exponiendo el voluntario. Además,
ofrece feedback al voluntario sobre cómo se está desenvolviendo.

Se produce un debate con el grupo grande en el que se identifiquen los


elementos qué han obstaculizado la comunicación y qué herramientas y
estrategias se han utilizado.

Si se dispone de más tiempo, se repite la dinámica cambiando los roles de


cada uno dentro del subgrupo para que puedan experimentar distintos
puntos de vista.

3- Fotoproyección

Objetivos

Permitir que cada persona se exprese libremente.

Identificar cómo cada uno se identifica.

Tiempo necesario

Alrededor de 20 minutos.

Tamaño del grupo: ilimitado.

Lugar

Espacio amplio en el que los participantes puedan trabajar por subgrupos.

Materiales necesarios
Por cada subgrupo, una fotografía de algo que dé pie a que los
participantes imaginen una situación. Además, folios, bolígrafos y una
pizarra con rotulador o tiza.

Pasos a seguir:

El dinamizador divide al grupo por subgrupos, en función del número de


participantes en la actividad.

Le ofrece a cada subgrupo una fotografía y les pide que, de manera


individual, escriban qué sucedió antes de la foto, qué ocurre en el momento
de la foto y qué pasará después.

Cuando hayan acabado, uno a uno comparte con sus compañeros su


narración. Debaten entre todos e intentan llegar a una situación común.

Cada subgrupo elige a un compañero que exponga delante de los demás


compañeros.

Discusión: el dinamizador debe guiar el debate para que cada uno pueda
aplicar estas situaciones a su vida diaria.

4- Pasivo, agresivo y asertivo

Objetivo

Discernir entre los distintos tipos de comunicación.

Tiempo necesario

Alrededor de 120 minutos.

Tamaño del grupo


Ilimitado.

Lugar

Espacio amplio en el que los participantes puedan trabajar por subgrupos.

Materiales necesarios

Folios, bolígrafos y una pizarra con rotulador o tiza.

Pasos a seguir:

El facilitador dirige una lluvia de ideas sobre la asertividad.

Después, de manera individual, cada uno debe pensar en la persona más


sumisa que conozcan y anotar características sobre su comportamiento.

Se les pide que se levanten todos y actúen de un lado al otro del aula o
salón con una actitud sumisa, utilizando exclusivamente el lenguaje no
verbal.

El facilitador les pide que se queden quietos, como estatuas, adoptando


gesto sumiso. Va comentando y tomando nota de cómo el grupo ha
caracterizado este comportamiento.

A continuación, se cambia de comportamiento sumiso a agresivo.


Previamente, han de escribir de manera individual las características de la
comunicación agresiva.

De nuevo, han de quedarse paralizados y el facilitador irá comentando y


pidiendo la colaboración del grupo para tomar nota.
Los integrantes del grupo van tomando asiento y elaboran, en grupo, una
lista de comportamientos de una persona asertiva, sobre todo en relación a
la conducta no verbal.

Otra vez, han de moverse por el aula tomando una actitud asertiva y en
silencio. El facilitador repite el pedirles que se queden como estatuas y
tomar nota del comportamiento no verbal.

El facilitador dirige un debate en el que se analizan los distintos estilos


comunicativos y cómo se han sentido los participantes de la dinámica en
cada uno de ellos. Posteriormente, se introducen situaciones en las que el
comportamiento es asertivo y se practican. También, se pueden usar
ejemplos de situaciones en las que practicar el estilo asertivo.

5- Historia colectiva

Objetivos

Compartir sentimientos con el resto de compañeros.

Crear una historia en común.

Fortalecer los vínculos y relaciones.

Tiempo necesario

Alrededor de 30 minutos.

Tamaño del grupo

Ilimitado.

Lugar
Espacio amplio en el que los integrantes del grupo puedan sentarse en
círculo.

Materiales necesarios

Un ovillo de lana.

Pasos a seguir:

El facilitador del grupo introducirá el tema en cuestión. Esta técnica es


aplicable en distintos ámbitos y momentos por los que pasa un grupo. Lo
importante es que haya confianza y cada uno pueda expresarse con
libertad. Por ejemplo, puede usarse como desahogo, expresión emocional,
para cerrar un grupo, etc.

Consiste en que la persona que tiene el ovillo de lana comparta con el


grupo aquello que desee y que se quede con el extremo del ovillo.

A continuación, debe pasar el ovillo al compañero que quiera.

Éste debe comentar lo que quiera y agarrar el ovillo. A continuación, se lo


pasará a otro compañero.

La dinámica acaba cuando hayan participado todos.

La reflexión final debe ir acompañada del tejido que nace entorno a un


equipo y las relaciones que surgen dentro del mismo.

6- 3 pasos hacia la asertividad

Objetivo

Practicar la asertividad.
Tiempo necesario

Alrededor de 30 minutos.

Tamaño del grupo

Ilimitado.

Lugar

Sala o aula amplia.

Materiales necesarios

Folios, bolígrafos y una pizarra con rotulador o tiza.

Pasos a seguir:

El facilitador expone los tres pasos que conducen el diálogo asertivo.


Expresar los sentimientos, solicitar qué querremos que ocurra y decir cómo
nos sentiríamos tras el cambio.

Se exponen situaciones cotidianas en la vida personal y laboral que suelen


generar conflicto y, entre todos, se resuelven a través del diálogo asertivo.

Otros comentarios: puede realizarse primero en subgrupos o de manera


individual y después, resolver y debatir las situaciones con el resto de
compañeros.

7- Obstáculos

Objetivos

Identificar los obstáculos que aparecen en el proceso comunicativo.


Elaborar herramientas e instrumentos para solventarlos.

Tiempo necesario

Alrededor de 45 minutos.

Tamaño del grupo

Ilimitado.

Lugar

Sala o aula amplia.

Materiales necesarios

Folios, bolígrafos y una pizarra con rotulador o tiza.

Pasos a seguir:

El dinamizador introduce la dinámica explicando que tienen que pensar en


situaciones en las que no se han sentidos satisfechos con una conversación
o proceso comunicativo.

Cada persona comparte con el grupo y, entre todos, se identifican qué


elementos o situaciones condujeron al fracaso.

A continuación, se representa con mímica alguno de los ejemplos


expuestos. Puede ser de manera individual o grupal.

La persona cuyo ejemplo se está realizando, debe alterar el estado de las


figuras hacia la comunicación asertiva.

Para finalizar, se realiza un debate en el que cada uno pueda expresar su


opinión y sentimientos.
8- Diálogo dibujado

Objetivo

Potenciar la creatividad y la empatía.

Usar el dibujo como método de expresión.

Tiempo necesario

Alrededor de 30 minutos.

Tamaño del grupo

Ilimitado. Es importante que se conozcan entre ellos.

Lugar

Sala o aula amplia.

Materiales necesarios

Colores (rotuladores o lápices) y papel continuo.

Pasos a seguir:

Cada persona cogerá un color. Cuando todos lo tengan, deben formar


parejas con personas que tengan un color distinto al suyo.

Se sentará por parejas, enfrentados y en medio tendrán un trozo de papel


continuo.

Deben de dibujar algo que quieran compartir con esa persona o decirle.
Durante este tiempo no está permitido hablar. Puede utilizarse música
relajante que contribuya a la creación de un clima cómodo.

El dinamizador debe estar al tanto de cómo fluyen las relaciones y cómo


van haciendo los dibujos.

Reflexión final sobre lo que han sentido y, cómo, lo han expresado a través
del dibujo. También, sobre cómo se han sentido sin poder hablar mientras
dibujaban.

9- Oposición asertiva

Objetivo

Aprender a decir “no”.

Tiempo necesario

30 minutos aproximadamente.

Tamaño del grupo

Ilimitado.

Lugar

Sala o aula amplia.

Materiales necesarios

Folios, bolígrafos y una pizarra con rotulador o tiza.

Pasos a seguir:
El dinamizador introducirá la dinámica explicando que dentro de la
asertividad resulta importante a decir que no si no nos apetece hacer algo.

Se introducen distintas situaciones del día a día en las que puede ocurrir
que realmente no nos apetezca acudir. Por ejemplo: acompañar a un amigo
a comprar los regalos de Navidad una tarde en la que el centro comercial
estará lleno de gente.

De manera individual, los integrantes del grupo redactan cómo actuarían en


esa situación y qué le dirían a su interlocutor.

Entre todos, bajo la supervisión del facilitador, elaboran qué podrían decir
en esas situaciones.

10- Libre

Objetivo

Fomentar la cohesión del grupo a través de la reflexión de un tema


determinado.

Tiempo necesario

Alrededor de 40 minutos.

Tamaño del grupo

Ilimitado.

Lugar

Sala o aula amplia.

Materiales necesarios
Ninguno en especial.

Pasos a seguir:

Se forman subgrupos, en función del tamaño del grupo.

El dinamizador comienza a hablarles de la libertad e introduce la dinámica.

Por grupos, deben abordar los siguientes temas:

-Un momento de mi vida en el que me sentí libre.

-Un momento de vida en el que me sentí oprimido.

-Un momento de mi vida en el que oprimí a otras personas.

Después de que todos los integrantes de cada subgrupo hayan compartido


sus experiencias con los demás, elaboran entre todos una definición para la
palabra libertad y otra, para opresión.

Todos los subgrupos exponen sus definiciones y se produce un debate


hasta que lleguen a un acuerdo en común.

El facilitador deberá enfatizar cómo abordar estos aspectos en relación con


la comunicación asertiva.

REFLEXIONES SOBRE EL APEGO


17 JULIO, 2017 MARIA MERCEDES 1 COMENTARIO

APEGOS EMOCIONALES
¿Qué es el apego? El apego es un estado emocional de vinculación, en
algunos casos compulsiva, una especie de capricho a algo,… a una
situación, cosa, persona o pensamiento determinado,… que genera en
ocasiones la creencia persistente de que sin eso no se puede vivir o ser
feliz.
¿Cuáles son las implicaciones del apego? El Apego suele ser la
causa de nuestras mejores y peores acciones. Cuando estamos bajo la
influencia del apego, discriminamos entre lo que es bueno y lo que es
maligno, lo que es hermoso y lo que es desagradable, y luego nos
aferramos a lo que parece ser atractivo y evitamos lo que parece
mezquino y detestable.
¿Por qué uno se apega? Apego y repulsión son emociones
perturbadoras que surgen por la falta de comprensión sobre la
naturaleza de las cosas tal y como son y como aparecen. Es debido a la
ignorancia que la mente acepta y rechaza los objetos del apego y la
repulsión.
¡Nos duele aferrar! Creemos sufrir por aquello que se va, pero en
realidad sufrimos por el apego que nosotros mismos hemos generado
con eso. Es algo que nace, vive y muere en nosotros. Si algo toma su
rumbo, significa que va a estar mejor… ¿Entonces que nos duele? Nos
duele vernos sin eso, nos duele abortar las ilusiones y esperas
generadas…
¿Por qué tenemos esa tremenda necesidad de apego? El apego se
basa en nuestro temor e inseguridad, y ésta última en la falta de
conocimiento de nuestro Yo. Con la sabiduría de la discriminación,
conocemos las cosas tal como aparecen, tal como son, sin opiniones
confusas y basadas en prejuicios.
Otra forma en la que los apegos “nos atrapan” es descrita en detalle por
Vadim Zeland en su trilogía “Reality Transurfing”. Se trata de esas
situaciones en las que elegimos tomar partido por una posición y
rechazamos con energía las demás opciones. Un buen ejemplo es la
política, ya que con frecuencia la gente defiende ciertas ideas y combate
otras de signo opuesto, ignorando que de esta manera solo refuerza la
situación de enfrentamiento.

“El que tiene mucho apego a un rebaño es que tiene algo de borrego”.

(Extraído del libro “El prisionero del cielo” de Carlos Ruiz Zafón)

¿Que es el desapego? Desapego no significa cortar con algo o


alejarse. Significa practicar el amor incondicional y aprender que no
necesitamos nada exterior para estar en paz. Es comprender que no
controlamos nada.
¿Abandonar los apegos significa apartarse del mundo material?
¡¡¡NO!!!
Desapegarnos no quiere decir que nada nos importe sino que
aprendemos a amar, a preocuparnos e involucrarnos sin generar un
profundo caos interno, olvidándonos de la necesidad de poseer para ser
felices. Uno usa el mundo material, uno goza el mundo material, pero no
debe hacer depender su felicidad del mundo material.
Observa el mundo que te rodea, la felicidad e infelicidad que hay a tu
alrededor y dentro de ti. ¿Qué la causa? ¿La situación económica, el
empleo o el desempleo, el gobierno, la soledad, la compañía, tu hijo que
se va, tu pareja que te dejó o que regresó?

Hay una sola cosa que origina la infelicidad: el apego.


¿De dónde crees que provienen todos los conflictos?
De los apegos.
¿De dónde crees que proviene el sufrimiento?
De los apegos.
¿De dónde crees que proviene la soledad?
De los apegos.
¿De dónde crees que proviene el vacío?
Tú lo sabes: el origen es el mismo.
¿De dónde crees que provienen los temores?
También de los apegos.
Sin apego no hay temor. ¿Lo pensaste alguna vez?

Sin apego no hay temor. Uno comienza a gozar las cosas cuando está
desapegado, porque el apego produce ansiedad. Si estás ansioso cuanto
te aferras a algo, difícilmente podrás gozarlo. Por lo tanto, lo que te
propongo no es una renuncia al goce: es una renuncia a la posesividad,
a la ansiedad, a la tensión, a la depresión frente a la pérdida de algo.
¿Como lograr la purificación del apego? La meditación es, sin duda,
una poderosa herramienta. Porque sentimos como se “genera” la paz. Es
sentir también cómo nos aislamos de lo externo, cómo nos
desapegamos de los pensamientos, cómo escuchamos a nuestro ser
interno, al universo, a los ángeles, a Dios…
Un pájaro herido no puede volar, pero un pájaro que se apega a

una rama de árbol, tampoco. ¡Deja de apegarte al pasado!


FUENTES: Anthony De Mello

PARA REFLEXIONAR, MAS FRASES SABIAS SOBRE


APEGOS
“El mundo está lleno de sufrimiento. La raíz del sufrimiento es el apego
a las cosas. La felicidad consiste precisamente en dejar caer el apego a
todo cuanto nos rodea.”
-Buda-

“Todo esfuerzo por aferrarnos nos hará desgraciados, porque tarde que
temprano aquello a lo que nos aferramos desaparecerá y pasará.
Ligarse a algo transitorio, ilusorio e incontrolable es el origen del
sufrimiento. Todo lo adquirido puede perderse, porque todo es efímero.
El apego es la causa del sufrimiento.”

-Walter Riso-

“Si no aprendemos a soltar, si no dejamos ir, si el apego puede más que


nosotros y nos quedamos ahí atados, pegados a esos sueños, fantasías
e ilusiones, el dolor crecerá sin parar y nuestra tristeza será la
compañera de ruta.”

-Jorge Bucay-

“Cuando el apego no tiene más razón que el hábito y no aparecen


propósitos que den sentido y trascendencia, es el momento de soltar.”

-Sergio Sinay-

“Uno no puede vivir sin seguridad. La seguridad física es el primer


instinto animal; necesitamos tener casa, comida y ropa. Pero
psicológicamente, la manera en que interpretamos esa necesidad de
seguridad genera caos dentro y fuera. La psiquis, que es la estructura
misma del pensamiento, también quiere seguridad interna, en todas las
relaciones …”

-Jiddu Krishnamurti-

“Cuantos más apegos dejes caer por el camino, más cerca estarás de
encontrarte a ti mismo“

-Walter Riso-

No siempre cambiaremos el mundo pero siempre podemos cambiar


nuestras mentes. Podemos aferrarnos a nuestros apegos o
abandonarlos. Cuando los abandonamos, rompemos las cadenas, nos
liberamos de nuestro papel de víctimas y nos abrimos a la capacidad de
elegir y amar verdaderamente. Para tener relaciones amorosas es útil
reconocer nuestros apegos y no hacer de ellos la condición en que se
basen nuestro amor, felicidad y bienestar
Cuando mueren los apegos, nace la libertad…
Suelta, fluye y disfruta!!!
Un Saludo de Paz,

La importancia del apego


Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Adriana Díez

· 2 septiembre, 2018

0Compartidos

 Las 4 leyes de la atracción en las relaciones de pareja


 La perfección en la relación de pareja
 Parecidos o complementarios: ¿qué es mejor en una pareja?
Todos tenemos un estilo de relacionarnos y ese estilo varía en función del
nivel de confianza en el que situemos a esas personas con las que interactuamos.
Este estilo, forma o tendencia está muy relacionada con el apego.
Lo cierto es que, en nuestra infancia, todos contamos con una serie de modelos
que nos enseñaron, en parte, qué pueden esperar los demás de
nosotros y qué podemos esperar de los demás . Una enseñanza que
suele dejar huella, influyendo de manera significativa en nuestra manera de
“apegarnos” a los demás.

¿Necesitas la aprobación de los demás para entender que has hecho algo bueno
o muestras de afecto de aquellos que te quieren para sentirte seguro en la
relación? ¿Te sientes de alguna forma abandonado cada vez que tu pareja sale
con sus amigos o pide tiempo para estar solo? ¿Crees que sufres por celos en tu
relación? ¿Te cuesta abrirte a nuevas personas o salir de tu espacio de rutina?
Detrás de todas estas preguntas está la importancia del apego.

El apego, nuestro estilo de apego, engloba la manera en la que


forjamos y cuidamos nuestras relaciones . El apego identifica la manera
en la que nos relacionamos con nuestros seres queridos o en la que incluimos a
alguien en nuestro círculo de confianza. Está muy relacionado con nuestra
tendencia a dar o a aceptar lo que los demás nos ofrecen. También con nuestra
tendencia a la sospecha o a protegernos en el ámbito social.
A continuación haremos un recorrido para descubrir la importancia del apego en
nuestras vidas. Profundicemos.

Experimento de M. Ainsworth y el apego


En 1954, Mary Ainsworth hizo uno de los experimentos más singulares y
notables de la historia de la psicología. Sería bautizado como “el experimento de
la situación extraña” y el objetivo al hacerlo era comprobar cómo los
bebés se relacionaban con la figura de cuidador principal y analizar
con ello la conducta exploratoria del bebé en su presencia o
ausencia. El vínculo que habían creado previamente la figura de apego y los
bebés es lo que se reflejaría en esta situación.
Estas interacciones dieron lugar a la definición de cuatro tipos de apego. Apego
seguro, apego ansioso, apego evasivo y apego desorganizado , este
último incluyendo todas aquellas conductas “anormales” y difíciles de encajar en
los otros grupos. El apego seguro se relacionó con aquellos niños que jugaban en
el lugar desconocido tranquilamente, tanto en presencia como en ausencia de su
cuidador principal. Además, no mostraban una gran ansiedad cuando este se
marchaba.
El apego ansioso se identificó en aquellos niños que sentían una
gran ansiedad cuando la persona de confianza que estaba en la
misma sala que ellos se marchaba. Esto lo vemos porque interrumpía de
manera prologada el juego, cesaba en sus conductas de exploración y fijaba su
mirada, emitiendo gestos de protestas, en el lugar por el que su cuidador había
salido. Hablamos de un apego dependiente.
A diferencia de estos, los pequeños que mostraron apego evasivo, tal y como
su nombre anuncia, no hicieron apenas caso a la presencia de la madre en la
habitación y no mostraron ningún tipo de reacción cuando esta volvió. De alguna
manera, es como si fueran indiferentes a su presencia o ausencia .

¿Cómo se refleja la importancia del apego en el


adulto?
Aquellos afortunados que hayan creado buenas relaciones de apego con
sus figuras de referencia, contando con buenos modelos además en el campo de
la interacción social, tienden a mostrar esta misma habilidad en la etapa
adulta.
No entregan su confianza en un primer contacto, pero la depositan con alegría en
aquellas personas que se la ganan. Esto hace que disfruten de relaciones
profundas y cargadas complicidad . Son capaces de hacer planes, de
apostar con ellos y además entienden que hay momentos en los que las escala de
prioridades de los demás varía y tienen que dedicar su atención a otras personas
o actividades que no son ellos. Disfrutan del contacto, pero no viven la
falta del mismo con ansiedad.
La importancia del apego es grande en la infancia, y como hemos visto, también
puede serlo más allá de sus fronteras. Sin embargo, esto no quiere decir que
estemos condenados a repetir una y otra vez la misma forma de
“apegarnos” . No haber contado con buenos modelos o no haber establecido
relaciones en base a patrones de confianza no significa que no podríamos
aprender más tarde (y al revés).
En este sentido, con cada relación que mantenemos o generamos tenemos una
nueva oportunidad para actualizar nuestro estilo de apego, un hecho
esperanzador teniendo en cuenta que el apego es básico en nuestra forma
de amar y sentirnos amados.
La importancia del apego comienza en la infancia pero en cada relación que
establecemos con los demás existe una oportunidad para actualizar nuestra forma
de apegarnos.

¿Es posible cambiar el patrón de apego que aprendimos en nuestra


infancia?
El patrón de apego creado con el cuidador principal marca el tipo de
relación que tengamos en la madurez, pero no por ello ha de ser un
vínculo inamovible.

Adriana Díez
Psicóloga General Sanitaria. Número de colegiada: R – 00649. Investigadora
sobre bienestar emocional en adolescentes.
Participó en el curso de verano «Salud Mental y Bienestar Emocional Infanto-
Juvenil: Retos para el siglo XXI» como moderadora de una mesa. Formó parte
del equipo de investigación científica «La salud mental en la sociedad digital
del siglo XXI: prevención de los trastornos mentales en niños y adolescentes
(SINTIA)», Universidad de la Rioja.

7 REFLEXIONES SOBRE EL APEGO


ANTHONY DE MELLO

08/04/2019

EGO - DESAPEGO

LOS APEGOS
Un pájaro herido no puede volar, pero un pájaro que se apega a una rama de
árbol, tampoco.

¡Deja de apegarte al pasado!

Dice el proverbio hindú: El agua se purifica fluyendo; el hombre, avanzando.

El mundo está lleno de sufrimiento; la raíz del sufrimiento es el apego la


supresión del sufrimiento significa la eliminación, el abandono de los apegos. Hay
un deseo común, que es el cumplimiento de lo que se cree que va a dar felicidad
al yo, al ego. Ese deseo es apego, porque ponemos en él la seguridad, la certeza
de la felicidad.

Es el miedo el que nos hace desear la felicidad, y ella no se deja agarrar. Ella es.
Esto sólo lo descubrimos observando, bien despiertos, viendo cuándo nos
mueven los miedos y cuándo nuestras motivaciones son reales.

Si nos aferramos a los deseos, es señal de que hay apego. ¿Abandonar los
apegos significa apartarse del mundo material? La respuesta es: ¡No! Uno usa el
mundo material, uno goza el mundo material, pero no debe hacer depender su
felicidad del mundo material.

¿Está esto suficientemente claro? Uno comienza a gozar las cosas cuando está
desapegado, porque el apego produce ansiedad. Si estás ansioso cuanto te
aferras a algo, difícilmente podrás gozarlo. Por lo tanto, lo que te propongo no es
una renuncia al goce: es una renuncia a la posesividad, a la ansiedad, a la
tensión, a la depresión frente a la pérdida de algo.

 ¿De dónde crees que provienen todos los conflictos?


De los apegos.
 ¿De dónde crees que proviene el sufrimiento?
De los apegos.
 ¿De dónde crees que proviene la soledad?
De los apegos.
 ¿De dónde crees que proviene el vacío?
Tú lo sabes: el origen es el mismo.
 ¿De dónde crees que provienen los temores?
También de los apegos. Sin apego no hay temor.
 ¿Lo pensaste alguna vez?
Sin apego no hay temor.

CORAZÓN VACÍO
He aquí una historia que un Maestro contaba a sus discípulos para mostrarles lo
dañoso que un simple e insignificante apego puede resultar para quienes han
llegado a ser ricos en dones espirituales.

En cierta ocasión, un aldeano, montado en su asno, pasaba por delante de una


cueva que había en la montaña, en el preciso momento en que la cueva, por arte
de magia, y como ocurría muy raras veces, se abría para que entrara en ella quien
quisiera enriquecerse con sus tesoros. El hombre se introdujo en la cueva y se
encontró ante verdaderas montañas de joyas y piedras preciosas con las que se
apresuró a llenar las alforjas de su asno, porque sabía que, según la leyenda, la
cueva sólo permanecería abierta durante unos breves instantes,, de modo
que había que darse prisa para hacerse con el tesoro.

Una vez cargado el asno, el hombre salió de allí felicitándose por su buena suerte;
pero, de pronto, recordó que se había dejado el bastón en la cueva. Entonces
volvió sobre sus pasos y se introdujo otra vez en la cueva. Pero había llegado el
momento en que la cueva debía cerrarse de nuevo, con lo que el hombre
desapareció en su interior y nunca más se le volvió a ver. Después de esperar su
regreso durante casi dos años, los habitantes de la aldea vendieron el tesoro que
habían encontrado a lomos del asno, convirtiéndose en los auténticos
beneficiarios de la buena suerte del infortunado aldeano.

Nosotros acumulamos cosas porque tenemos el corazón vacío.

Cuando el gorrión hace su nido en el bosque, no ocupa más que una rama.

Cuando el ciervo apaga su sed en el río, no bebe más que lo que le cabe en la
panza.

CORAZÓN INSTRUIDO

Uno de los seguidores de Junaid acudió a éste con una bolsa llena de monedas
de oro.

¿Tienes aún algunas monedas más de oro?, le pregunto Junaid. Sí, muchas más.

¿Y estás apegado a ellas? Sí, lo estoy.

Entonces debes guardar también éstas, porque tu necesidad es mayor que la


mía. Como yo no tengo ni deseo nada, soy mucho más rico que tú, ya ves...

El corazón del instruido es como un espejo: No se apodera de nada ni rechaza


nada; recibe, pero no guarda.

LAS ABEJAS
En la vida de las abejas encontramos una gran lección. En general el hombre
construye para sí, piensa en el valor de la propiedad, ambiciona conseguir más
bienes, sufre y pelea ante la inminencia de perder aquello por lo que luchó por
conseguir. Prisionero en un plano denso, pierde oportunidades de
experiencias superiores.

En cambio las abejas fabrican su alimento sin destruir nada, además, donan la
mayor parte. La lección de las abejas está en su espíritu de donación. En un acto
poco común de desapego, abandonan lo que les llevó una vida
construir. Simplemente lo sueltan sin preocuparse por el destino que tendrá.

ACEPTA LO QUE TIENES

¿Qué tiempo cree usted que vamos a tener hoy?, le preguntó un individuo a un
pastor en el campo. El tiempo que yo quiero, respondió el pastor. ¿Y cómo sabe
usted que va a hacer el tiempo que usted quiere?

Verá usted, señor: cuando descubrí que no siempre puedo apegarme a lo que
quiero, aprendí a querer siempre lo que tengo. Por eso estoy seguro de que va a
hacer el tiempo que yo quiero.

La felicidad y la desdicha dependen de cómo afrontemos los acontecimientos, no


de la naturaleza de los acontecimientos en sí.

LA VERDAD

Un joven sentía una obsesiva pasión por la Verdad, de modo que, abandonando
a su familia y a sus amigos, se marchó en su busca. Viajó por infinidad de países,
navegó por muchos mares, subió innumerables montañas... En suma, pasó todo
tipo de dificultades y sufrimientos.

Un día, al despertar, se encontró con que tenía setenta y cinco años y aún no
había descubierto la Verdad que tanto había buscado. Entonces, lleno de
tristeza, decidió desapegarse a dicha búsqueda y regresar a su casa.

El viaje de vuelta le llevó varios meses, porque ya era bastante viejo. Al llegar a su
casa, abrió la puerta... y descubrió que la Verdad había estado esperándole allí
pacientemente durante todos aquellos años.

Pregunta: ¿Le ayudaron sus andanzas a descubrir la Verdad?

Respuesta: No, pero sí le prepararon para reconocerla.

EL APEGO Y LA ILUMINACIÓN
Anand era el más fiel de los discípulos de Buda. Años después de que Buda
muriera, se proyectó celebrar un Gran Consejo de la Iluminación, y uno de los
discípulos fue a decírselo a Anand. Pero para entonces Anand no había
alcanzado aún la iluminación, aunque se había esforzado durante años. De
modo que no tenía derecho a asistir.

El día anterior a la inauguración del Consejo, Anand tomó la decisión de


ejercitarse durante toda la noche y no cejar hasta haber alcanzado la iluminación.
Pero lo único que consiguió fue quedar exhausto, sin haber hecho el más mínimo
progreso a pesar de todos sus esfuerzos.

Por eso, al amanecer decidió desapegarse y concederse un descanso. En


aquel estado, perdida toda ansia, incluida el ansia de la iluminación, recostó su
cabeza sobre la almohada... ¡y de pronto alcanzó la iluminación!

Le dijo el río al buscador: ¿Crees realmente que hay que inquietarse por la
iluminación? Por muchas vueltas que dé, yo siempre estoy rumbo a mi origen.

SER CONSECUENTE

Mamiya llegó a ser un celebérrimo Maestro Zen, pero para ello tuvo que aprender
el Zen con mucho esfuerzo. Cuando era discípulo, su Maestro le pidió que
explicara el sonido del aplauso con una sola mano.

Mamiya se entregó a ello con toda su alma, ayunando y robando horas al sueño
para dar con la respuesta correcta. Pero su Maestro nunca quedaba satisfecho.
Un día llegó incluso a decirle: No trabajas lo suficiente. Te gusta demasiado la
vida cómoda y estás demasiado apegado a las cosas placenteras de la vida;
incluso demasiado apegado al deseo de dar con la respuesta lo antes
posible. Más te valdría morirte.

La siguiente vez que Mamiya se vio delante del Maestro, hizo algo espectacular:
cuando el Maestro le pidió que explicara el sonido del aplauso con una sola mano,
él cayó al suelo y se quedó inmóvil, como si hubiera muerto.

El Maestro le dijo: Muy bien. De modo que te has muerto... Pero ¿qué me dices
del sonido del aplauso con una sola mano?

Abriendo sus ojos, Mamiya respondió: Hasta ahora me ha sido imposible


resolverlo.

El Maestro estalló furioso: ¡Insensato! ¡Los muertos no hablan! ¡Fuera de aquí!

Tal vez no hayas alcanzado la iluminación, pero al menos ¡podrías ser


consecuente!
FRASES DE ANTHONY DE MELLO

«No olvidemos que la respuesta del amor es siempre la que el otro necesita,
porque el amor verdadero es clarividente y es comprensivo.»

«Jesús no rechazaba a los malos, los comprendía, había aprendido amarlas de


verdad. Hasta que no veas a las personas inocentes no sabrás amar como él.»

«El mundo está lleno de sufrimiento; la raíz del sufrimiento es el apego; la


supresión del sufrimiento significa eliminación, abandono de los apegos.»

«Le dijo el río al buscador: ¿Crees realmente que hay que inquietarse por la
iluminación? Por muchas vueltas que dé, yo siempre estoy rumbo a mi origen.»

«Toda programación y condicionamiento te llevan a ser un robot. Son como


anestesiar la creatividad, lo nuevo, y no desear vivir el riesgo del presente.»

«El miedo es lo que nos lleva a quedarnos en la programación. Lo contrario al


miedo es el amor. Donde existe el amor no hay miedo alguno.»

«Hay que estar dispuesto a comprender, a cuestionar todos los sistemas de


creencias, desde una actitud de apertura, no de terquedad. Cuestiónenlo todo.»