Está en la página 1de 12

La pintura de tiza es un gran invento de los

últimos tiempos para poder realizar tus proyectos


en casa sin lijar, decapar ni imprimar,
transformando así piezas de decoración y
muebles de interior y exterior de forma fácil y
limpia. El acabado es mate y sedoso, y permite
dar ese aspecto empolvado carácterístico de la
decoración vintage, nórdica y shabby chic.

Las pinturas a la tiza son un tipo de pintura


acrílica que contiene yeso, con elevada cubrición
y un secado muy rápido. La principal ventaja de
las pinturas a la tiza es que se pueden aplicar sin
imprimación ni lijado sobre la mayoría de
materiales, como por ejemplo madera pintada o
sin pintar, metal, cerámica, piedra, escayola o
cualquier otra superficie rígida. También es
posible aplicar las pinturas a la tiza directamente
sobre superficies lisas, como melamina, vidrio o
plástico. Además, tiene un acabado ultramate de
tacto aterciopelado. Si quieres saber más, te
contamos más en profundidad qué son las
pinturas a la tiza

El nombre de pinturas a la tiza, además de por su


composición a base de yeso se debe a que, una
vez pintadas la piezas, se puede escribir sobre
ellas como si se tratase de una pizarra. Sin
embargo, no hay que confundir este tipo de
pinturas con las específicas para pintar y renovar
pizarras.

¿Cómo se usan las pinturas a la tiza?


Las pinturas a la tiza son perfectas para renovar
la apariencia de muebles y objetos viejos,
convirtiéndolos en nuevos. Es muy fácil de
utilizar, siguiendo estos pasos:
1. Prepara la superficie. Esta debe estar limpia,
seca y sin restos de polvo o grasa.
2. Aplica una capa de pintura chalky finish con
brocha o rodillo y deja secar hasta que se vuelva
completamente mate. Para ello espera
aproximadamente 15 minutos. Si es necesario,
da sucesivas manos de pintura respetando los
tiempos de secado, aunque para la mayoría de
los casos una mano de pintura es suficiente para
una correcta cubrición.

3. Para obtener un efecto vintage o


envejecido, desgasta la superficie por algunas
zonas hasta dejar ver la pintura o el material que
tenías antes, utilizando lija o lana de acero fina.
Si quieres conseguir este efecto, es
recomendable no dar más de una capa de
pintura para facilitar el trabajo de lijado. Para
lograr un acabado en contraste, aplica dos capas
de colores diferentes.

4. Si has lijado la superficie, limpia con un paño


humedecido en agua para eliminar los restos de
polvo producidos.
5. Para finalizar, protege el acabado con cera
protectora para muebles. Aplica poca cantidad
de cera, con brocha o muñequilla de algodón,
trabajando por superficies pequeñas. Deja secar
unos 10 minutos y saca brillo con un paño suave.
Para conservar el aspecto mate, utiliza barniz en
vez de cera.
6. Limpia las herramientas con agua.

Se trata de una pintura acrílica (con base de


agua), que aúna lo mejor de todas las pinturas
hasta ahora conocidas:
 Es eco-friendly y no contiene componentes
tóxicos.
 Permite aplicaciones en sitios poco
ventilados y en general está pensada para
ser usada en casa sin necesidad de disponer
de un sitio especial para pintar.
 No necesita preparación previa (ni lijado ni
imprimación ni el uso de productos tóxicos
como los decapantes…).
 Tiene muy buena cobertura y cunde un
montón.
 Se puede mezclar con otros colores o teñir
con pinturas acrílicas (de los tubos de
pequeño tamaño).
 Es apta para aplicar sobre todo tipo de
superficies (tela, paredes, suelos, madera
sin tratar o madera barnizada, melamina,
plástico, vidrio, metales y piedra).

Antes de pintar con pinturas de tiza

No hace falta preparar nada especial, salvo


cubrir con plásticos o papel la superficie
sobre la que se va a trabajar. También es
importante limpiar el mueble u objeto con
agua y un chorrito de amoniaco para eliminar
la suciedad y lograr un buen agarre. En
algunos casos, como ocurre con las maderas
tropicales que han sido teñidas con aceites,
es posible que haga falta sellar primero. Esto
ocurre muy raramente, pero ante la duda, lo
mejor es hacer una prueba en un lugar poco
visible (en caso de que la madera no sea
apta para usar la chalk paint sobre ella
directamente se verá qué el aceite se mezcla
con la pintura y comienza a “sangrar”)
Cómo pintar con pinturas de tiza
Simplemente hay que pintar a brocha o rodillo.
Usar uno u otro en función de lo grande que sea
la superficie es el mejor criterio; por ejemplo, los
suelos se deben pintar con rodillo. La pintura es
densa y fácil de extender, pero no es necesario
mezclarla con agua para superficies más o
menos lisas. Sí puede ser interesante mezclarla
con un poco de agua para pintar muebles y
objetos hechos con fibras como el coco, el sisal o
el mimbre, ya que así se llega a todos los
recodos... Dos manos de pintura suelen bastar
para dejar cualquier superficie perfecta. Aunque
se pueden utilizar hasta tres capas para
conseguir una superficie de pizarra en cualquier
color sobre la que pintar con tiza. Se deja secar
toda la noche y por la mañana se pasa un trapo
ligeramente humedecido. Calcular la cantidad de
pintura no es fácil, pero como guía se puede
pensar en 13 m2 por cada litro de pintura de tiza.
Las brochas y utensilios se lavan sencillamente
con agua.

Proteger con ceras


El acabado ideal sobre muebles y piezas de
decoración se obtiene aplicando al final ceras. Es
este producto el que sella la pieza y la protege
frente a los arañazos y el uso diario. Las ceras de
acabado están hechas con cera auténtica de
abeja, y se aplican con brocha o muñequilla
(varios trapos de algodón envueltos unos en
otros). La cera se deja secar un cuarto de hora y
se frota después con un trapo o un cepillo. La
cera puede ser transparente si se trata sólo de
proteger, pero si se quiere obtener un acabado
deslucido, como de mueble viejo, muy del gusto
shabby chic, entonces es mejor optar por una
cera con color: marrón o blanco.
Para elementos de mucho uso es mejor utilizar
un barniz al agua mate de alta resistencia. Es el
caso de suelos, puertas, etc. Para uso en exterior
existe una pintura a la tiza con filtro solar, que
hace que el color sea inalterable aunque esté a la
intemperie.
Las paredes no precisan ningún tipo de acabado:
ni ceras, ni barnices…

Los colores de pintura de tiza


La carta de colores es muy amplia (hay decenas
de ellos para adecuarse a todos los gustos y
aplicaciones), y como dijimos antes se pueden
mezclar entre ellos y transformar en otros colores
con pequeños tubos de pintura acrílica. Son
tendencia los tonos grises azulados, violáceos,
rosas, turquesa antiguo y verdes pálidos, pero
hay muchos más… Por cierto que como cuentan
en la Chalk Paint Shop de Crea, Decora, Recicla,
la pintura a la tiza no es algo nuevo, sino que ya
se conocía en Roma en el siglo XIV.

Chalk paint, ¿Qué es?


Aprende como sacarle todo el partido a esta pintura
tendencia en decoración y restauración de muebles

Hay dos estilos decorativos que están marcando


tendencia en todo el mundo y para los cuales la
Americana Chalky Paint es la pintura perfecta,
son el Shabby Chic y el Chalky paint.
¿En qué consiste cada uno?
-Shabby chic.
Shabby chic es un estilo de decoración que
consiste en mezclar elementos antiguos con
modernos. Se distingue por utilizar una paleta de
colores pasteles, tales como rosa, verde agua,
etc. sobre los que suele predominar el blanco.
Tiene su origen en la época de las grandes casas
de campo de Gran Bretaña y evoca el tipo de
decoración dónde era común encontrar sofás y
cortinas desgastadas y descoloridas, pinturas
antiguas que conferían las estancias de buen
gusto a la vez que humilde. Fué especialmente
popular entre los modernos bohemios y los
artesanos formando un movimiento contra
cultural durante la década de los 80 cuando la
decoración cara y de calidad se puso de moda
entre la clase media alta.

Se utilizan muebles antiguos, otros conseguidos


en rastrillos y elemento decorativos pintados
varias veces en tonos claros dando un aspecto
de mueble restaurado.
La restauración y reutilización de muebles
antiguos y telas usadas es un punto importante
del look así como el uso de flores en los diseños.
Actualmente existen muchísimos seguidores de
este estilo y cada vez existen más publicaciones,
decoradores y tiendas de decoración que
desarrollan este estilo.

-Chalky paint.
Se ha puesto muy de moda en blogs y webs de
decoración, porque se pueden pintar muebles y
otras superficies sin necesidad de lijar ni de dar
ningún tipo de imprimación, sólo la pintura
directamente y después, si se quiere, una cera
para proteger.
Es una pintura fantástica e ideal para restaurar
muebles, combinada con craqueladores, ceras,
transferencias y barnices se convierte en una
magnífica aliada para decorar con estilo Shabby
chic.

Una vez seca podemos escribir sobre ella con


una tiza, lo que amplía enormemente las
posibilidades de personalización de objetos y las
opciones creativas.

¿Qué es la imprimación?
Muchas veces hablamos de que es necesario
aplicar una imprimación sobre la superficie. Los
expertos en bricolaje ya tienen este término
totalmente asimilado y forma parte de su
vocabulario habitual. Sin embargo, puede que
para los que se inician en este mundillo, les
resulte aún un poco extraño. Por eso, vamos a
explicar bien qué es la imprimación.

¿Para qué sirve? La imprimación sirve


para preparar una superficie que vaya a ser
pintada con posterioridad, ya que facilita la
adhesión. Las principales funciones de la
imprimación son la selladora, la fijadora, la
aislante y la protectora.

¿En qué superficies se aplica? La imprimación


se puede aplicar en cualquier superficie que
deba ser preparada para la pintura. Así, podemos
aplicarlo sobre plástico, melamina, PVC,
hormigón, metales como el acero o el aluminio y
la madera. En función del material, hablaremos
de un tipo de imprimación o de otro, y de una
función o de otra.

En los metales, la imprimación se utiliza


para prevenir el óxido y la corrosión. En el
caso de la madera, tiene efecto sellador. Por su
parte, cuando hablamos de fachadas
de hormigón, podemos entender la imprimación
como un repelente de las humedades.
Consejos para su aplicación. Antes de aplicar
la imprimación,hay que saber que la superficie
debe estar completamente limpia y, en caso de
ser necesario, decapada. Además, también es
importante tener en cuenta que no todas las
superficies que vayamos a pintar necesitan
recibir una capa de imprimación e, incluso, que
muchas pinturas vienen con ella incorporada. Un
truco para saber si se necesita imprimación
es pintar una pequeña zona, esperar a que se
seque, y luego comprobar si la pintura se
'despega'.

Eso sí, en la mayoría de las restauraciones


sobre madera, lo más común es que tengamos
que decapar la misma, eliminar las impurezas y
aplicar la imprimación.

Es la pintura de moda, pero ¿quién es su


creadora? Hablamos con la británica Annie
Sloan, una artista que al no dar con lo que
necesitaba se lanzó a crear su propia mezcla.
Y vaya si dio en el clavo.
La pintura a la tiza ya se usaba en la Edad
Media, fue la interiorista británica Annie Sloan y
su mezcla quien la trajo a la primera plana
decorativa