Está en la página 1de 6

SEMANA 1: CAJA DE HERRAMIENTAS: CONCEPTOS FUNDAMENTALES

Lección 1.1. Conceptos fundamentales: Posición occidental del sujeto teórico,


tensiones sobre la idea biologicista de la mujer

Bienvenidas y bienvenidos a la primera lección del curso Introducción a las Teorías Feministas. Para
comenzar, revisaremos los conceptos que más comúnmente se utilizan en la actualidad para opinar y
reflexionar sobre la situación social de las mujeres. Estos conceptos son usados tanto en los medios
de comunicación, como en discusiones, en espacios de trabajo y de estudio o entre amigos y amigas.

Hablamos de conceptos como feminismo, patriarcado, género, violencia de género, androcentrismo,


equidad de género y otros que revisaremos en estas clases iniciales.

Los invitamos a pensar en ellos como una caja de herramientas que le permitirá analizar situaciones
sociales, aclarar conversaciones, malos entendidos y estereotipos y prejuicios sobre el feminismo y las y
los feministas.

Feminismo: ¿Qué es el feminismo?

Para responder a esta pregunta, recogeremos las reflexiones de la filósofa feminista española, Celia
Amorós:

“El feminismo es la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, en tanto seres
genéricamente humanos”.

Se articula en las vindicaciones que las mujeres hicieran hacia finales del siglo XVIII en Francia,
demandando para sí aquellos principios y derechos que los hombres definieran como esenciales a la
condición humana. No se trataba de demandar la identidad masculina, ni la posición masculina, sino lo
genéricamente humano.

Aquello definido como genéricamente humano surge en la Ilustración, con conceptos como el de
sujeto, el de individuo y el de ciudadanía. Las feministas de aquellos años instalan la idea de
Vindicación, es decir, pedir para sí, para las mujeres, estos mismos derechos y transformaciones
sociales que se definieron para los hombres, en tanto canon de lo humano.

En las lecturas del curso, podrán encontrar un resumen del texto de Mary Wollenstonecraft
“Vindicación de los derechos de la mujer”, publicado en 1792, este documento es uno de los primeros
libros de filosofía y política feministas. Aquí se demanda la inclusión de las mujeres a los principios
universales de la Ilustración como la igualdad, la educación y el derecho a vivir libre de prejuicios.
El feminismo entonces, es tanto una práctica política como un pensamiento político y filosófico.

En ambas dimensiones, es decir, en la práctica política como en su dimensión teórica, el feminismo


presenta gran diversidad. Hay transformaciones históricas, horizontes culturales que han ido
determinando el debate y las demandas de igualdad o, por decirlo de otra manera, el modo en que se
expresan las desigualdades y cómo estás afectan la vida de las mujeres.

Feminismos en Chile

En Chile, las primeras manifestaciones del feminismo, entendido como la lucha por la igualdad entre
mujeres y hombres, se produjeron en la segunda mitad del siglo XIX, con las demandas por una
educación igualitaria y por el derecho a voto.

Destaca en esta época el conocido Decreto Amunátegui de 1877, que permitió a las mujeres seguir
estudios universitarios. Las primeras mujeres universitarias fueron Eloísa Díaz y Justicia Acuña.

El decreto declaraba lo siguiente:

“Considerando:

1° Que conviene estimular a las mujeres a que hagan estudios serios y sólidos;

2° Que ellas pueden ejercer con ventaja alguna de las profesiones denominadas científicas;

3° Que importa facilitarles los medios de que puedan ganar la subsistencia por sí mismas;

Decreto:

Se declara que las mujeres deben ser admitidas a rendir exámenes válidos para obtener títulos
profesionales, con tal que se sometan para ello a las mismas disposiciones a que están sujetos los
hombres.

Comuníquese y publíquese.”

En 1875, siendo de nacionalidad chilena, mayores de 21 años y sabiendo leer y escribir tal como lo
indicaba la ley, mujeres concurrieron a inscribirse al registro electoral y no pudieron por ser mujeres,
una condición que no estaba indicada en la ley, pero si en la costumbre.

A mediados del siglo XX y después de un largo movimiento social, las mujeres consiguieron derechos
políticos, pero la historia de las desigualdades y discriminaciones no terminó ahí y en la actualidad se
sigue luchando por la igualdad entre mujeres y hombres.
El año 2019, se conmemoran 70 años desde que se promulgó la ley que dio derecho a voto a las
mujeres. A no olvidar.

Patriarcado

Otro de los conceptos muy usados en el debate por la igualdad, es el de patriarcado.

Literalmente, patriarcado significa “gobernado por el hombre jefe de la unidad social”, un ejemplo de
este orden podría ser la familia tradicional, por ejemplo.

Sin embargo, muy tempranamente en el siglo XX, pensadoras feministas empezaron a utilizar el
concepto para referirse al “sistema social de dominación masculina sobre las mujeres”.

Este concepto es clave en numerosas discusiones que intentan desentrañar e identificar las bases de la
subordinación de las mujeres y, nuevamente, nos encontramos con diferentes reflexiones al respecto.

Para algunas corrientes del feminismo, el patriarcado se expresa en la organización de la familia con la
división sexual del trabajo; para otras en el control que los hombres tienen sobre el cuerpo de las
mujeres a través de la violencia. Para otras, el verdadero problema y expresión del patriarcado se
produce con el capitalismo.

Este concepto enfrentó algunas críticas en la década de 1980. No tanto por su definición, sino por su
uso. Aunque había sido útil para enunciar una forma de organización social y un tipo específico de
dominación y control, algunos de los reparos consistían en que el término se ha usado para explicar la
subordinación de las mujeres en todo tipo de sociedades y épocas, es decir, por ser universalista y
ahistórico.

Otras críticas apuntaron a que esta definición reduce el problema de la subordinación sólo a una
dimensión, porque explica la problemática de las relaciones de poder a las que están sujetas las
mujeres, solo a través de la relación hombre-mujer.

En la actualidad se habla de la teoría dual capitalismo/patriarcado, entendidos como dos sistemas de


opresión estructurados que se benefician de la subordinación de las mujeres, por ejemplo, a través de
la división sexual que legitima relaciones de poder, donde los varones quedan a la cabeza de este
orden social, siendo las mujeres quienes toman el rol de subordinación.

Machismo

“El Machismo es un fenómeno cultural que consiste básicamente en el énfasis o exageración de las
características masculinas y la creencia en la superioridad del hombre. Además de esta exageración, el
machismo incluye otras características peculiares atribuidas al concepto de hombría” (Giraldo, 1972)
Entre estas características esenciales, podemos destacar el uso de la violencia, la creencia de que las
mujeres son propiedad de los hombres, exacerbación de la virilidad, y apego a la noción de que la
heterosexualidad es la norma aceptada. Este personaje es al que denominamos “el macho”, es decir,
aquel que encaja en las nociones de heteronormatividad dominantes.

Antes de seguir avanzando, hagamos un paréntesis en el concepto de heteronormatividad. Esta es


una ideología social que plantea que la única forma válida de expresión de los impulsos sexuales y
afectivos, así como de la propia identidad, es la heterosexualidad.

Volvamos al machismo. Este entonces, hace referencia a un conjunto de prácticas, incluso prepotentes,
que promueven la superioridad masculina, la cosificación de las mujeres y la negación de estas como
sujeto.

Estas prácticas están en todas partes; en los chistes, en la violencia, en el acoso sexual, en el
menosprecio de las capacidades de las mujeres, en las leyes, entre otros.

Es muy importante, que usted no considere al machismo como lo opuesto al feminismo. Ya hemos
dicho que el feminismo lucha por la igualdad y no quiere menospreciar a los hombres, sino transformar
las sociedades.

Sexismo

El sexismo se refiere a todas aquellas prácticas y actitudes que promueven el trato diferenciado de las
personas en razón de su sexo biológico, del cual se asumen características y comportamientos
cotidianos y esperados, por parte de las mujeres y los hombres.

Las prácticas sexistas afectan principalmente a las mujeres dada la vigencia de creencias culturales
que las consideran inferiores o desiguales a los hombres por naturaleza. Por ejemplo, nuestra sociedad
asume que las mujeres tienen menos capacidad para tomar decisiones, participar en la política, ser
líderes empresariales o profesionales competentes por méritos propios. La forma cómo dichas
creencias se reflejan en el lenguaje y en las prácticas cotidianas da lugar al sexismo.

Resumen

En esta lección, hemos revisado los conceptos de feminismo, patriarcado, machismo y sexismo. Lo
importante ahora es pensar cómo los podemos usar para evidenciar situaciones de discriminación, y
proponer cambios sociales.
En la actualidad, son comunes las demandas por una educación no sexista, es decir, erradicar el
sexismo en el sistema escolar. Esto significa diagnosticar y conocer de qué modo, en los procesos de
enseñanza aprendizaje, se enseña a las mujeres a aceptar sus posiciones de subordinación en la
sociedad o se discrimina a todo aquel que no encaja, según el sistema, en las nociones dominantes de
hombre y mujer. y no se apega al modelo heteronormativo.

Por último, es muy importante notar que muchas de las formas de discriminación de las mujeres y de
todas las personas que no adhieren a los modelos heteronormativos del patriarcado, están
naturalizadas. Es decir, su sustento se debe a que nos socializamos con la creencia de que ciertas
conductas son naturales. Se legitiman a través de argumentos que aluden a la biología o a otras
fuentes que gozan de legitimidad entre grupos de la población. Pero todo eso se puede transformar y
ese es el desafío del feminismo.

Ejercicio

La clase de hoy se puede sintetizar en la letra de la canción “Corazones Rojos” del grupo Los
Prisioneros, que usted encontrará en los ejercicios del curso. Le proponemos escuchar esta canción y
que la analice, ocupando los conceptos vistos en esta videoclase.

Para citar este material educativo:


Acuña, María Elena (2019) “Conceptos fundamentales: Posición
occidental del sujeto teórico, tensiones sobre la idea biologicista de la
mujer”, material del curso “Introducción a las teorías feministas”,
impartido en UAbierta, Universidad de Chile.