Está en la página 1de 2

Lesbomaternidad: Opción o decisión.

Hace no muchos años, las


mujeres no podían decidir con
quien casarse, elegir ejercer la
maternidad, o pensar en
construir una familia con otra
mujer. Incluso, aquellas que se
atrevían a cuestionar su
sexualidad, terminaban
decidiendo casarse con un
varón al no encontrar otra
opción para tener poder ejercer
su maternidad o formar una
familia, porque algo llamado
heteronormatividad1 les enseñó
que para ser una mujer
completa era necesario casarse
o ser madres. Sin embargo,
durante esos años también existían mujeres que se atrevieron a transgredir la heteronorma,
a pesar de las consecuencias que representa vivir fuera de la norma. Algunas de estas
mujeres construyeron sus familias de dos mamás, con hijos que tuvieron en una relación
heterosexual, con nietos/as, sobrinos/as o con niños/as que por algún motivo quedaron a
sus cuidados.
Es muy importante reconocer que quienes formaron familias lesbomaternales2 mucho antes
de la aprobación del matrimonio igualitario, se enfrentaron con situaciones de
discriminación y falta de reconomiento por parte de las leyes, es decir, las leyes sólo
reconocian a una de las dos madres como madres de estas familias. A partir de la
aprobacion del matrimonio igualitario (al menos en México) legalmente se abrió un debate
acerca de la adopción homoparental y en el imaginario colectivo el debate que surgió fue
respecto a la calidad de vida que tendrian los niños y niñas en éstas familias, lo que la
sociedad en general olvidó preguntar fue si nosotras queriamos ser madres. ¿Por qué ser
madre se vuelve tan importante para la sociedad desde tiempos inmemorables? ¿Por qué
pareciera que formar una familia “NORMAL”es una meta que se transmitido por
generaciones?

1
Entiendase por heteronormatividad al conjunto de relaciones de poder por media de la cual se “normaliza” y se reglamentan las relaciones homosexuales, es decir, es la forma de
institucionalizar y equiparar las relaciones homosexuales con las relaciones heterosexuales.
2
Existen diversos tipos de familias lesbomaternales, pero en este caso, me refiero a dos tipos: a las familias con dos mamás(quienes deciden comaternar de forma conjunta) y a las
familias reconstruidas (cuando alguna de las dos mujeres o ambas, tienen hijos o hijas de relaciones previas, pudiendo ejercer la maternidad por opción con los hijos y las hijas de la
pareja)(http://www.trabajosocial.unam.mx/comunicados/2016/noviembre/infografia_familias.pdf)
La respuesta a la primera pregunta es sencilla, porque fuimos educadas para ser madres, nos
educaron para reproducirnos y para el cuidado de los y las otras. Si comprendemos lo
anterior, entendemos entonces, que el objetivo principal de retornarnos a la heteronorma,
tiene que ver con intereses capitales3. Aquí seria importante preguntarnos: ¿Cúales mujeres
tienen la capacidad adquisitiva para: inseminación artificial, subrogacion de vientres o
simplemente la compra de insumos para inseminación casera? ¿Quiénes son las que tienen
la capacidad adquisitiva para poder pagar toda una vida de cuidados de otro ser humano?
Lo anterior, no significa que no este a favor de los derechos que se han conquistado
(matrimonio igualitario, seguro social y adopcion homoparental), pero definitivamente,
aunque nos cueste reconocerlo, el ser madre por eleccion, elegir ser madre dentro de una
familia lesbomaternal, responde a privilegios principalmente de clase.
Sin embargo, asi como existieron mujeres, que a pesar de su momento historico y su
contexto se atrevieron a transgredir los modelos de familia y de maternidad en años donde
las familias lesbomaternales eran invisibilizadas, podemos nosotras explorar nuevas formas
de filiación, nuevas formas de maternidades y nuevos modelos de “familia”, a partir de
nuestros conceptos y de nuestras filosofias de vida. Entiendase de una vez, no somos anti-
niños o anti-maternidad, estamos a favor de nosotras, a favor del derecho a decidir, a favor
de tener opciones, a favor de crear una familia donde sólo seamos dos (o más, si así se
prefiere), ninguna mamá, nigún hijo o hija. Apostemos entonces a transgredir la maternidad
sagrada.

3
Considero que responde a intereses capitales, que tienen que ver con el capitalismo rosa, el cual consiste en incorporar a los medios de consumo a los grupos historicamente
vulnerados o discriminados, pero que ahora han aumentado su poder adquisitivo. (https://es.wikipedia.org/wiki/Capitalismo_rosa)