Está en la página 1de 8

Introducción.

El presente ensayo se abordara el Tama titulado género y paz donde se abordaran distintos
aspecto de la cultura de género, la paz y la educación que se brinda para que estos
problemas de genero se erradiquen, también en este articulo se planteara una reflexión
sobre los que es el genero y como la educación es pieza fundamental para la apertura de
una cultura de paz en lo que respecta al género, tomando en cuenta la dignidad humana
rescatando la educación para que todos vivan en paz
Los conceptos principales de genero abordando distintos autores como Braidittti que habla
un poco de lo que el feminismo y como se plantea la desigualdad de que sufren las mujeres,
también se abordaran aspectos fundamentales de Lauretis quien nos indica que la educación
forma parte de la formación de valores que se necesitan para formar un buen cambio de
géneros espetando las igualdades de derecho y de una formación integral para todos.
Se abordará también la perspectiva de genero como esto afecta a las personas en sus
creencias costumbres y muchas veces hasta su forma de pensar ya que psicológicamente las
mujeres son tratadas como el sexo débil y quien lleva la responsabilidad de la familia y el
hogar ya que el hombre solo es un proveedor de un recurso monetario hablaremos de
distintos autores que hablan acerca del tema como Garcia-Mina.
Desarrollo
El género
En lo que se refiere a género, es un término, complejo y es una de las bases primordiales
de la teoría feminista. Fue usado, inicialmente, en el ámbito de la biología, según Haraway
(1991); Lauretis, (1990); Braidottti, (2000). El feminismo académico, lo incorporó en la
década de los años 70 del siglo XX, aunque sus raíces históricas se remontan al siglo XVII,
donde se plantea quien planteó la igualdad de los sexos, afirmando que las teorías de la
inferioridad de la naturaleza femenina son consecuencia de la desigualdad social y política,
la cual puede combatirse a través de la educación.
Según Joan Scott “el género es un elemento constitutivo de las relaciones sociales basadas
en las diferencias que distinguen los sexos y es una forma primaria de relaciones
significantes de poder.” (1986:1053). Así mismo Seyla indica que “el género es la
construcción diferencial de los seres humanos en tipos femeninos y masculinos, es decir, es
una categoría relacional.” (1992 p.52).
Lo que respecta al género según mi opinión es que es basado a la cultura de cada país
donde se define como esta la cultura machista o feminista como la sexualidad forma parte
de esta dificultad a la hora que hablamos de cultura de paz.
Según Ramos (1995) “el género es una construcción cultural que rige las relaciones
sociales entre los sexos y los códigos normativos y valores filosóficos, políticos, religiosos,
a partir de los cuales se establecen los criterios que permiten hablar de lo masculino y lo
femenino, y unas relaciones de poder asimétricas, subordinadas, aunque susceptibles de ser
modificadas en el transcurso del tiempo.” (p.88). en esto se destacan la posibilidad de
transformar las relaciones entre hombre y mujeres lo cual valida la importancia de los
aspectos educativos.
El enfoque de Judith Butler presenta el género como “una actuación que se construye en la
repetición de conductas normadas. Se trata de una especie de “teatro del cuerpo”, es decir,
un actuar continuo que en sus reiteraciones va construyendo el género, pero que no es una
linealidad que carezca de actos variados.” (1994, 2001).
En relación a lo leído nos podemos dar cuenta que el género sea cual sea no esta
dependiendo de otro, o se puede decir que los hombres o mujeres tienen que tener un m
ismo pensamiento o que se esta obligado a problemas entre ellos por no tener n
pensamiento diferente, la construcción del pensamiento entre hombres y mujer tienen que
ser de manera clara y que permitan que todos se forme por igual de acuerdo a lo posible.
El pensamiento de estos escritores se basa que la igualdad de género ayuda a que las
mujeres puedan tener los mismos derechos del hombre que haya una buena transformación
social y que ellas sean capaces de fortalecer su conocimiento y su cambio de vida para
mejorar su sistema de vida su pensamientos emocionales y psicológico, pero esto también
no quiere decir que las mujeres abusen de lo que es el feminismo por que tanto en
machismo como el mismo hace que las personas tengan conflictos por no ver que ambas
partes son perjudiciales para la vida y que ambos extremos pueden dañar la cultura y la paz
de los habitante.
La educación
El sistema educativo forma parte de las prácticas discursivas predominantes de la
tecnología de género, que utiliza la cultura dominante para definir, del género puede
establecerse como proceso y producto de la auto-representación representar la feminidad o
la masculinidad. Sin embargo, también, a través de la educación, la construcción (Lauretis,
2000:43).
En este proceso de educación se ha planteado cambiar el pensamiento de las personas para
que las distintas culturas tengan el debido respeto que se merece la mujer ya que las
distintas culturas denominan a la mujer siempre como un ser inferior al hombre y que no se
merece respeto por ser mujer.
Según Jeanette, El objetivo fundamental de la educación no será formar a la juventud para
convertirles en ciudadanos competitivos y eficaces, sino que su finalidad será educarles para hacer de
la vida relacional un hecho cultural importante. De esta forma la comunidad no estaría formada por
individuos atomizados, unidos entre sí por unas leyes externas a sí mismos, sino que en la nueva
sociedad los vínculos entre la ciudadanía constituirían el tejido de la comunidad. La base de este
entramado sería la relación entre mujer y hombre en el respeto de sus diferencias a todos los niveles,
desde el más íntimo hasta el político y cultural. (2007:45-46).

Por tanto, se puede decir que es necesario una práctica educativa en que mujeres y hombres
manifiesten su sentido común a través de sus vivencias y costumbres sin temor a sentirse
mal por ser criticados a la hora de exponer su pensamiento, en la educación tiene que haber
un cambio para que haya igualdad de género y esto contribuya a la paz de el pensamiento
humano.
La perspectiva de género
Implica un proceso analítico de producción de conocimiento, formula categorías analíticas
que explican diversos temas, esclarece los códigos de base de lo masculino y lo femenino,
favorece la necesaria redefinición de conceptos para modificar las asimetrías de poder entre
los hombres y las mujeres. Un aspecto clave es su referente ético, su vinculación al
paradigma de desarrollo y empoderamiento de las mujeres y los hombres con equidad.
La perspectiva de género está basada en la teoría de género y se inscribe en el
paradigma teórico histórico-crítico, y en el paradigma cultural del feminismo…
tiene como uno de sus fines contribuir a la construcción subjetiva y social de una
nueva configuración a partir de la resignificación de la historia, la sociedad, la
cultura y la política desde las mujeres y con las mujeres. (Lagarde, 1996:13)
¨El enfoque de género asume, responsablemente, el reto de la deconstrucción de una
institución que, en palabras de Bordieu, ha estado inscrita por milenios en la objetividad de
las estructuras sociales y en la subjetividad de las estructuras mentales¨ (1992:171).
La educación para la paz
En el acontecer de una sociedad que ha legitimado la guerra(…) las persistentes demandas
de paz de amplios sectores de población(…) se han respondido ofreciendo una paz
cosificada, que se comercia, se subasta, (…)una paz circunscrita por los límites del
pensamiento patriarcal, un pensamiento que atraviesa tanto a las mujeres como a los
hombres, aunque de manera diferente a unas y otros(…) la paz se vive, se respira, se
construye día a día y para ello…se necesita voluntad y creación de condiciones para
gestarla, ponerla en circulación y permitir que fluya en un movimiento permanente que
potencie la vida y la esperanza. (Thomas, 1998:2-4).
La paz es uno de los valores máximos de la existencia humana, afecta a todas las
dimensiones de la vida: individual, interpersonal, intergrupal, nacional e internacional y
exige la igualdad y reciprocidad en las relaciones humanas (Jares, 1991). La educación para
la paz es un proceso multidimensional, dinámico, amplio y complejo, basado en la cultura
de la no violencia y, a la vez, es promotor de la misma.

la paz en representación de género


María Dolores Mirón comenta que “en el mundo griego antiguo, el trabajo de la lana era
asunto de mujeres, así como un símbolo del correcto cumplimiento de los papeles
femeninos de género (…) las mujeres estaban excluidas de la guerra (…) de ahí que
pudieran ser más fácilmente asociadas a la paz que los hombres (…) existía, por tanto, una
fuerte conexión simbólica entre el trabajo textil, la paz y el mantenimiento del orden de
género.” (2008:81).

Sin embargo, como afirma Carmen Magallón (1997), en el curso de la historia humana, las
mujeres y la paz han sido excluidas de la política y unidas simbólicamente. La tradición que
excluye a las mujeres es la misma tradición política que excluye a la paz. Los análisis
aportados por los estudios de género, en particular la profundización en el carácter y
mecanismos de exclusión femenina, permiten comprender las resistencias a la paz que
derivan de los avatares de una exclusión compartida. (p.33)
El de hecho humano y la formación de derechos que defiendan el pensamiento del sexo
femenino ayudara a la llegada de una nueva y mejor cultura donde haya paz para el sexo
femenino y una buena democracia donde sea mas humanista y que el pensamiento de las
mujeres sea tomado en cuenta en todo el mundo con mayor importancia según sea lo
demandado.
El empoderamiento exige construcciones que implican un proceso transformador de las
relaciones sociales entre hombres y mujeres, para mejorar la calidad de vida de los y las
habitantes de dichas realidades (Freire, 1997).
En el contexto de la teoría feminista, “el empoderamiento está relacionado con la noción de
transformar las variadas situaciones de desigualdad, discriminación y opresión que pueden
estar presentes en la vida de las mujeres como producto del acceso no igualitario a recursos
materiales, educativos, políticos, de tiempo o/e ideológicos.” (Riera, 2006:1)
Conclusiones
Por consiguiente podemos decir que a lo que se refiere como genero y paz, se tiene que
mejorar el sistema educativo a lo que se refiere a dicho tema ya que no se puede observar
los cambios en las culturas, si no que la falta de educación y machismo han predo minado
atreves de los tiempos y que solo una pequeña parte de la humanidad tiene un sistema que
favorezca la educación de genero y una cultura de paz, donde mujeres y hombres tengan los
mismos derechos humanos, políticos y religioso ya que en la política carece de la presencia
de la mujer en a toma de decisiones y en lo religioso se forman brechas donde el hombre
predomina con su pensamiento y la mujer solo es un objeto del cual sirve solo para el cuido
y resguardo del hogar, pudimos también investigar que atreves de los años la mujer asido
excluida en todo sector, y es por eso que la mujer a luchado por una igualdad donde se
reconoció con la perdida de muchas vidas el día internacional de las mujeres para que se
tuviera un precedente de la lucha que ellas pedían igualdad en su toma de decisión en su
derecho al voto y su desarrollo laboral integro con todas las prestaciones que se merecía
igual que el otro género, hay que fomentar a través de la educación estrategias para que las
mujeres sigan formando parte de todos los sectores y que así se mantenga una cultura de
paz para todos.
Referencias bibliográficas
Amorós, Celia (1997). Tiempo de feminismo. Sobre feminismo, proyecto ilustrado y
postmodernidad. Universidad de Valencia, Instituto de la Mujer. Madrid:
Cátedra.     
Bastidas-Raydán, Jeanette (2007). Auto-estima, equidad de género, empoderamiento y
desarrollo social. Presentación audiovisual para la Maestría Desarrollo Integral de la
Mujer. Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, Barquisimeto.        
Benhabib, Seyla (1992). “Una revisión del debate sobre las mujeres y la teoría moral”. En
Celia Amorós (Ed.). Feminismo y ética. p.p. 37-64. Barcelona: Instituto de
Filosofía-Anthropos.        
Bourdieu Pierre y Wacquant J.D (1992). An invitation to Reflexive Sociology, The
University of Chicago Press.        
Butler, J. (1994). El gènere com a actuació. Una entrevista amb Judith Butler. Traducción
mimiografiada de: Gender as Performance. An Interview with Judith Butler.
Interview in London, October 1993. P. Osborne y L. Segal. Radical Philosophy, 67
(summer 1994).       
Concha Sanz, Thomas (1998). “Las prefiero a ellas construyendo la paz”. En Revista En
otras palabras. Grupo Mujer y Sociedad. p.p. 27- 29. Bogotá: Universidad Nacional
de Colombia. Corporación Casa de la Mujer.        
Freire, Paulo (1997). Pedagogía de la autonomía. México: Siglo XXI.        
Lagarde, Marcela (1996). Género y feminismo. Desarrollo humano y democracia. Madrid:
Horas y horas.      
Lauretis, Teresa (2000). Diferencias. Etapas de un camino a través del feminismo. Madrid:
Horas y horas.        
Magallón P., Carmen (1997). El derecho humano a la paz y la sociedad civil. Una mirada
desde las vidas de las mujeres. Disponible
Mirón Pérez, María D. (2008). “Mujeres tejiendo la paz y el orden de género en la Grecia
antigua”. En Faces de Eva, No. 19, p.p. 81-108. Universidad Nova. Lisboa:
Ediciones Colibrí.        
Ramos P., María Dolores (1995). “Historia social: un espacio de encuentro entre género y
clase”. En Las relaciones de género. G. Gómez- Ferrer Morant (ed.). Madrid:
Marcial Pons.        
Riera, Marielena (2006). “Empoderamiento femenino e investigación-acción participativa”.
Ensayo presentado en la I Jornada de Investigación. Decanato de Ciencias de la
Salud. Maestría Desarrollo Integral de la Mujer. Universidad Centroccidental
Lisandro Alvarado, Barquisimeto.        
Thomas, Florence (1998). “Mujeres, guerra y paz”. En Revista En otras palabras. Grupo
Mujer y Sociedad. p.p. 2-4. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.
Corporación Casa de la Mujer.