Está en la página 1de 2

DELINCUENCIA EN GUATEMALA

Nuestra sociedad ha llegado a un punto crítico en el que la delincuencia se ha convertido en parte de


nuestro día a día. En la actualidad se reconoce la transcendencia de la delincuencia como un
problema social que afecta a todos los países tipos de sociedades y clases sociales, esto le ha
elevado al estado a buscar una definición precisa sobre la delincuencia, en nuestro país se define la
delincuencia como el conjunto de infracciones de fuerte incidencia social cometidas contra el orden
público.

En las personas hay dos aspectos de gran influencia que pueden llevarlos a convertirse en
delincuentes, estos son la conducta y la violencia de la persona, así como el ambiente en el que se
desenvuelve además, en la conducta y la violencia hay diversos factores que los determinan estos
pueden ser factores internos externos y psicológicos.

La delincuencia, siendo un problema tan grave ha llevado a que se divida en categorías o


tipos, entre los cuales se menciona la delincuencia organizada la delincuencia común y la
delincuencia juvenil. En nuestro país la máxima manifestación de la delincuencia la
genera los grupos denominados maras o pandillas los cuales realizan actos delictivos que
van desde el crimen organizado hasta el crimen común, logrando de esta forma el
apoderamiento de la diferentes áreas del país, cabe mencionar que estos grupos tiene
sus propios rituales y una cultura definida, en la que se establecen leyes y deberes e
incluso un orden jerárquicos, que les proporciona medios para alcanzar un crecimiento
sustancial. Debido a este crecimientos se ha generado una delincuencia que crea una
esfera de miedo, en la cual las personas exigen al estado el derecho a la seguridad, que
este debe garantizar sin embargo, y ante la in eficiencia de los organismos encargados
por velar por la seguridad de las personas han perdido la credibilidad en ellos y se han
conformado con vivir en estas condiciones precarias prohíben la convivencia pacífica en
su propia comunidad. Otro aspecto de gran importancia que se debe tomar en cuenta son
los gastos económicos que generan a la población, así como el deterioro moral que
engendran en nuestra sociedad.

DELINCUENCIA JUVENIL
La delincuencia juvenil hace referencia a los delitos cometidos por menores de edad. La
mayoría de los sistemas jurídicos, al abordar tales conductas, utilizan órganos judiciales,
como los tribunales de menores, prevén determinadas especialidades procesales para su
enjuiciamiento y cuentan con medios coercitivos. Los delitos juveniles suelen recibir gran
atención de los medios de comunicación y políticos. Esto es a su porque el nivel y los
tipos de crímenes juveniles pueden ser utilizados por los analistas y medios como un
indicador del estado general de la moral y el orden público en un país, y en consecuencia
pueden ser fuente de pánico moral.
Como la mayoría de los tipos de delito, los crímenes cometidos por jóvenes se han
incrementado desde mediados del siglo XX. Existen múltiples teorías sobre las causas de
los crímenes juveniles, considerados especialmente importantes dentro de la criminología.
Esto es así, porque el número de crímenes cometidos crecen enormemente entre los
quince y los veinticinco años. En segundo lugar, Cualquier teoría sobre las causas de la
delincuencia deberá considerar os crímenes juveniles, ya que los criminales adultos
probablemente habrán tenido un comienzo en la delincuencia cuando eran jóvenes.
Por otra parte otro posible origen de la delincuencia es el estrés postraumático, trastorno
de conducta o trastorno bipolar.