Está en la página 1de 4

DOMINGO 24 DE AGOSTO DE 2003 NO.

97

Los manatiales de Gualupita


Entre la leyenda y la historia
◆ Rafael Gutiérrez ◆

A la traza urbana siguen las obras de infraestructura donde


se diseñan las cargas y descargas de agua, luego las cons-
trucciones y a estas le siguen los diferentes servicios, de
esta manera se podrá reconstruir la historia y evaluar los
testimonios históricos y su consecuencias.

Los límites de Cuernavaca


en la historia

La ciudad de Cuernavaca ha tenido un crecimiento in-


usual y desordenado desde los años mil novecientos
treinta hasta la fecha. Su crecimiento esta marcado por
las diversas arquitecturas que surgen entre las novedo-
sas e importadas construcciones que día a día aparecen
donde antiguamente se encontraban otras construccio-
nes que son demolidas continua e inexorablemente, mo-
dificando la imagen urbana que motivo la atracción de
la población del mundo. Crecimiento, conurbación,
substitución y desarticulación de la imagen urbana son
las constantes de una ciudad que al pretender alcanzar
el desarrollo amplía la brecha de las diferencias.
Todavía no es tan difícil trazar la historia de la ciudad
a partir del crecimiento urbano para evidenciar el des-
orden actual y el destino urbano de una ciudad aledaña
al desarrollo urbano más grande de nuestro país: la ciu-
dad de México.
Con el objeto de identificar la historia de las construc-
ciones, en particular del desarrollo que se lleva a cabo
en el crucero del Casino de la Selva con motivo de la
implantación del moderno supermercado de Costco, es
necesario registrar los testimonios urbanos y arquitec-
tónicos que hoy tenemos, antes de que las tempestades
del desarrollo las borren de la historia.
El motivo de este artículo es la aparición de un acueduc-
to que desciende de norte a sur, y que ha despertado las
dormidas fuerzas que cuestionaron la construcción del nuevo
supermercado y que hoy están inquietas por lo la aparición
del acueducto.
Esto nos da el pretexto de hurgar hacia finales de la era
porfiriana cuando surgió el desarrollo urbano alrededor de
la estación del ferrocarril.

Siglo XIX

Haciendo eco de su texto escrito en 1894, el mismo Ceci-


lio Robelo hace mención a los antiguos barrios de Cuerna-
vaca; en la pagina 11 dice que: “al oriente, los barrios de
Guallupita y Cantarranas, y los pueblos de Amatitlán y
Acapantzingo”. Robelo nos da una limitación urbana de la
Cuernavaca del siglo XIX. ¿Qué había mas allá de estos
barrios urbanos? Donde se ubica la región que nos intere-
Pasa a la página II
DOMINGO 24 DE AGOSTO DE 2003
II
Los manatiales...
Viene de la página I
sa; el campo, los lomeríos, las barran-
cas por donde escurrían los ojitos de
agua del Pilancón, y a la orilla de estos
los caminos que unían los viejos ba-
rrios del norte: el de Ocotepec, el de
Chamilpa, el de Ahuatepec, el de San-
ta Catarina con Cuernavaca y algunos
que evadían la poblaciones como el
de los leñeros que llevaban su produc-
to las haciendas de los alrededores de
Cuernavaca. Hacia1866 y hasta los
1890, el mapa de Cuernavaca no
muestra crecimiento por lo que po-
demos deducir que no existen mas
obras hidráulicas que las desviacio-
nes naturales de los manantiales que
conducían el agua a los ranchos cer-
canos en Amatitlán y los lugares don-
de los visitantes se refrescaban en los
días calurosos de Cuernavaca.

El siglo XX

La primera mitad del siglo XX, el de-


sarrollo parece haber estado bajo el
control y las restricciones que impu-
sieron las circunstancias de la guerra; Crucero Casino de la Selva, materiales de construcción
sin embargo, en la segunda mitad del
siglo XX, un desarrollo descontro- habían promovido por diversas partes pero que los evitaba. Quizá la arqueo- avance con el descenso y exilio de la
lado del crecimiento urbano y del del mundo, a la ciudad de México re- logía pueda indicarnos el sitio del paso población. La década de los veinte,
estilo arquitectónico, requiere un sidencia permanente de muchos ha- de esta vía sobre la Barranquilla, que vio el resurgimiento de Cuernavaca.
cuidadoso estudio para conocer las cendados y pudientes beneficiados del viniendo del norte, recibía los escurri-
causas que llevaron a la ciudad de porfiriato. Después, el aprovechamien- mientos y los conducía hacia Amatit- Cuernavaca hacía los años de 1930
Cuernavaca a la actual crisis urbana to de los visitantes a Cuernavaca, hizo lán. La experiencia nos muestra que
y arquitectónica. surgir los lugares de estancia de los el crecimiento urbano se da sobre las Terminado el conflicto revolucionario,
Los hacendados de la región deci- visitantes modificando la tipología ar- vías que se abren; de las tierras a la Cuernavaca despierta el interés de los
dieron traer el ferrocarril con la finali- quitectónica con el surgimiento de los orilla de las vías nacen las construc- grupos económicos más fuertes surgi-
dad de exportar con mayor rapidez sus hoteles; con el crecimiento de la ciones. Parece que con tal motivo las dos a la sombra de la revolución, inte-
productos, debido al alto crecimiento afluencia de los visitantes se hizo ne- barranquillas y los sistemas hidráuli- rés que habían iniciado los hacenda-
de la producción de azúcar; la llegada cesaria la articulación entre la estación cos se refuncionalizan convirtiéndose dos con la introducción del ferrocarril;
de los ferrocarriles dió inicio al desa- del ferrocarril que originalmente solo en drenajes mientras las aguas se con- el primer sitio que despierta el interés
rrollo de esta zona modificando la ex- estaba concebida para recibir los pro- ducen en tuberías. de desarrollo es el sitio el del Pilancón
tensión de la ciudad. La decisión tuvo ductos de la haciendas con la ciudad Las guerras revolucionarias de 1910, y las lomas de Miraval y Gualupita,
grandes consecuencias. En primer, lu- de Cuernavaca; así se construye la no sólo detuvieron el crecimiento ur- puerta de acceso a Cuernavaca. La
gar acerco Cuernavaca y sus atracti- calzada Leandro Valle, paralela a la bano que había surgido en fines del zona se convierte en atractivo de los
vos, que los viajeros del siglo XIX calle principal del barrio de Gualupita, porfiriato, sino también redujeron su visitantes y su presencia aunada a la
bellezas de lugar, atrae la atención de
los vecinos que convierten el sitio en
lugar de descanso por las tarde del
sábado cuando los niños volaban sus
papalotes en las elevaciones cercanas
y los papás recogían el pericón para
las fiestas de san Miguel y las fiestas
de “acabadas”, término del beneficio
del maíz y todos se refrescan con las
aguas de los ojitos de Gualupita. En
este contexto, sobre el viejo camino a
Ahuatepec, es donde surge el Casino
de la Selva.
Cuenta Cecilio Robelo haciendo una
remembranza de 1894, que, entre las
sombras de los corpulentos ahuehuetes,
“brotaban innumerables manantiales que
rebosando el borde de las fuentes, se
derramaban bulliciosos en todas direc-
ciones. . . debido a la topografía, las co-
rrientes se dirigían a la parte mas baja de
donde las aguas juntas se vertía sobre la
barranca de Amanalco.
Según cuenta que la tradición(1),
continúa Robelo, que “don Juan de la
Borda solicitó permiso para llevar las
aguas de Gualupita a su finca, la al-
macenó y la condujo, esta tradición
también cuenta que cerca había una
capilla que desapareció “debido al gran
Crucero Casino de la Selva, extensión del puente Pasa a la página III
DOMINGO 24 DE AGOSTO DE 2003
III
el de las limpias, chiqueadores, ba-
ños e infusiones. En el siglo XVII
El Yauhtli por Gregorio López, en el siglo
XVIII por Juan de Steyneffer y en
el siglo XX por Maximino Mar-
1. R. chalepensis.
Archivo fotográfico
Fuentes-Aviles

◆ Margarita Avilés y Macrina Fuentes ◆


tínez. Este último cita su efec-
to tóxico “cuando es admi-
“Ruda” nistrada a dosis fuertes pue-
de producir gastroenteritis y
Nombre científico: peculiar color verde y su fuerte aro- envenenamiento”.
Ruta chalepensis L ma. Otra especie conocida con el mis- Actualmente en la medicina
Familia: Rutaceae mo nombre y se usa para los mismos tradicional mexicana se emplea
fines es la Ruta graveolens,. en diversos padecimientos y en-
La “ruda” se encuentra dentro de Ruta chalepensis, es un pequeño fermedades tales como en pro-
las ya numerosas especies de plan- arbusto aromático, de olor penetrante blemas nerviosos, musculares,
tas medicinales, que fueron intro- y sabor amargo que llega a medir has- digestivos, circulatorios, gi-
ducidas en el tiempo de la conquis- ta 1.5m. de altura, sus tallos y sus necológicos, dermatológicos
ta, y que se ha establecido en gran pequeñas hojas compuestas de color y oftalmológicos.
parte del continente americano, verde grisáceo o azuloso, sus flores En el estado de Morelos se
dónde su presencia en los huertos están presentes en los extremos de las emplea cuando hay do-
familiares y puestos de hierbas me- ramas, agrupadas, de color amarillo y lor de muelas, diarrea,
dicinales, es casi indispensable; ya sus frutos son pequeñas cápsulas. parásitos, empacho, do-
que existe la creencia de que “aleja Una característica importante en la lor de estomago, falta de como antibiótico. Es una
las malas vibraciones” y es planta familia rutácea, es la presencia de nu- apetito, se emplea en lim- planta que debe adminis-
esencial para las tradicionales “lim- merosas glándulas que son las encar- pias para sacar los malos ai- trarse con mucho cuidado,
pias”, que consiste en un ramillete gadas de producir los aceites esencia- res, mal de ojo y espanto, ali- especialmente cuando se
de “ruda” o en ramos formados con les, éstas están presentes en las hojas viar los cólicos menstruales, ingiere, pero también
otras especies de plantas que son y tallos, como pequeños puntos trans- regular la menstruación, an- se reporta que al
utilizadas para el mismo fin, con este lúcidos. Pertenecen a esta familia to- ticonceptivo, abortivo y para contacto de la
ramillete, se limpia el cuerpo de la dos los cítricos: limón, naranja, man- facilitar el parto, baños des- piel puede
persona, para eliminan los “malos darina etcétera. pués del parto, ayudar en la lac- producir
aires” que se manifiestan en diver- Un dato importante de esta especie, tancia. Además para quitar el dolor dermatitis, lo
sas formas de malestares: dolor de es que su uso ya sea medicinal o in- de cabeza, dolor de oído, inflama- cual depende
oídos, de cabeza, niños con mal de secticida, en el viejo mundo, data des- ción de los ojos, reumatismo, para mucho de la sensi-
ojo, espanto etcétera. de el siglo I d.C. lavar heridas y en problemas de piel. bilidad de la persona.
La “ruda”, es una especie botánica En fuentes históricas la ruda es men- (erisipela roja y blanca). Esta especie forma par-
originaria del mediterráneo, fácilmen- cionada con gran diversidad de usos, Científicamente se ha comprobado te de la colección nacional de plantas
te reconocida en nuestro país, por su algunos de ellos se mantienen como su efecto abortivo, antiinflamatorio y medicinales del Jardín Etnobotánico.

lán en la permuta de tierras que hiciera la sombra de Zapata puso los ojos una red como lo habían estado para
Los manatiales... don Vicente Eguía con dichos vecinos en Cuernavaca y trajo a la memoria conducir en otro tiempo las límpidas
Viene de la página II en 1836. Esta agua venía siendo dis- el recuerdo de las descripciones de aguas que hacían de Cuernavaca y
número de manantiales … que se con- frutadas por los vecinos de Cuerna- los viajero del siglo XIX y la bús- sus huertas a las que entraban salía,
virtieron en serio peligro para las cons- vaca desde 1773, en que: “Don José queda de sitios para inversión por el en vergeles atractivos.(3)
trucciones inmediatas; el era visitado de la Borda construyera el acueducto grupo allegado al poder, despertó el Hacia la mitad del siglo XX, Cuer-
por los vecinos y visitantes debido a con ese fin”. J. L. Vázquez, recordan- desarrollo urbano. La colonia Mira- navaca sufre un acelerado proceso
su exuberante belleza. do a Cuernavaca, dibujó para el Ing. val, muy cerca de la estación del fe- urbano que en la actualidad se ha co-
¿Cuál es el valor de esta tradición? Dubernard(2) el plano de esta época, rrocarril y a la orilla del viejo camino mido, primero a los antiguos barrios,
El mismo Cecilio nos dice que “las le- en donde ubica la Barranquilla que a Camila, fue uno de los primeros y más tarde a los municipios; pero esto
yenda, aunque poco conocidas del trae las aguas del Pilancón, se dirige desarrollos; la apertura de hoteles y requiere un estudio mas detallado que
vulgo, solían adornar con magníficos hacia Amatitlan, pasa por atrás de la sitios de visita en la ciudad impulso haremos en otra presentación.
decorados y , como cuenta en rela- capilla de Luis y se dirige hacia Aca- el desarrollo conurbado con el ba- ( 1)Juan José Landa Ávila se hace eco a la
ción a Teopanzolco, “alguna conseja pantzingo; hoy solo podemos ver el rrio de Gualupita haciendo más se- tradición y dice: En la calle de Carlos Cuaglia
se decía que Satanás rondaba por las los restos del puente hundido en la guro el trayecto de la estación a la se localiza el acueducto que llevaba las aguas
noches aquel sitio en busca de cauti- calle de Copalhuacan, construcción ciudad. Los antiguos escurrimientos de Gualupita a la villa de Cuernavaca, el cual
vos a quienes se sacrificaba en su tem- colonial diferente a la que se encon- de los ojos de Gualupita fueron ca- mando construir don Manuel de la Borda en
plo”. La tradición es una de las fuen- tró en la excavación reciente del cru- nalizados hacia el parque Carmen 1773. El barrio fue visitado en el siglo pasado
tes de información. cero de la estación. Romero Rubio, ahora Melchor por el emperador Maximiliano y por Porfirio
¿Hay una relación entre los ojos de La ciudad de Cuernavaca se surtía Ocampo, y aprovechados para las Díaz” (Diario de Morelos, 19 de marzo de 1986)
Gualupita y las pirámides de Teopan- de dos manantiales: de las aguas de construcciones que comenzaron a ( 2)Verania Rocha y Guadalupe subidas. Tesis
zolco¿ Robelo, como si quisiera tra- San Pedro que venía del Tepeyte y de surgir alrededor de la Estación. El para obtener el grado de Arquitectas en la
zar una línea entre ambos sitios, hace las de Gualupita que venían de los ojos proyecto del Casino de la Selva, FAUAEM, s/f.. Edición privada, s/pág.
una breve descripción de la extraordi- del mismo barrio. Porque de la selva ¿revolucionó el ( 3) Como aparecieron en las obras de restau-
naria vista que se extendía desde la Los movimientos militares deriva- desarrollo urbano y sus vías de co- ración de la Catedral, bajo la capilla de los Do-
pirámide hasta las torres de la Cate- dos de las guerras de la Revolución, municación. En una ocasión, el par- lores, en el frente del Palacio de Cortes y en
dral y el Palacio de Cortés. Tal vez el redujeron la población y por lo mis- que se inundó con las aguas que es- donde se juntan las calles de matamoros y no
camino de Ahuatepec cortando las mo no hubo impacto en el crecimien- currían de los ojitos; mas tarde con Reelección, donde estaba el bar Cuernavaca
barranquillas que recibían los escurri- to urbano; la población emigró ha- la localización y desvió de las aguas
mientos, tenía a la elevación de Teo- cia México, las casas quedaron hacia el túnel, las aguas que salían
panzolco como un punto de referen-
cia, hecho que era natural para la orien-
abandonadas, algunas se perdieron
para sus propietarios originales. La
en el parque fueron despareciendo
hasta dejar el parque seco. Las
NOTA
tación de los viajeros. Por otro lado, ciudad conservo sus fronteras: al aguas de los ojitos fueron aprove- ◆ El contenido
encontrar aguas frescas para el cami- norte el Calvario, al sur la huerta del chados por los vecinos y convirtie- de los artículos
no era una necesidad y por lo tanto se monasterio, al oriente la barranca de ron los escurrimientos en drenes de que se publican
trataba de obtenerla y hacer acopio Amanalco y al poniente la barranca deshechos, como actualmente vemos es responsabi-
para el camino. de San Antón. El plano de 1903, las grandes barrancas, mientras los lidad de sus au-
Los manantiales de Gualupita fueron muestra estas fronteras. canales menores fueron convertidos tores.
concedidos a los vecinos de Amatit- La repartición de las tierras bajo en ramales de drenajes integrados en
DOMINGO 24 DE AGOSTO DE 2003
IV

La arqueometría y su uso en el análisis de restos cerámicos


◆ Alma Graciela De la Cruz S. ◆

La Arqueometría es una parte de la


ciencia arqueológica que emplea
métodos de la química y de la física
para el análisis de artefactos y sitios
arqueológicos
Los objetos culturales como la ce-
rámica entre muchos otros, se pue-
den analizar con métodos provenien-
tes de las ciencias naturales toman-
do en cuenta la composición y las
propiedades de las materias primas
empleadas. Este tipo de investiga-
ción interdisciplinaria ha tomado el
nombre de Arqueometría.
Las múltiples tareas de la arqueome-
tría y su significado en el descubrimien-
to, hallazgo, análisis, restauración y
conservación de objetos culturales hoy
en día es reconocido y fomentado.
Una identificación y ordenación más Espectómetro de emisión DICP
precisa de los objetos culturales es
posible a través de la combinación de
criterios que se aplican al material em- Microscopio electrónico de barrido, debido a que, es necesario realizar es elaborada de arcilla, un producto
pleado y de la técnica de producción. para el reconocimiento de las capas el análisis de varias muestras de dife- geológico. Los yacimientos de arci-
Algunos materiales pueden ser ana- con pintura o engobe de fragmentos rentes tipos cerámicos abarcando la lla muestran frecuentemente una es-
lizados empleando entre otros los si- cerámicos. variabilidad mineralógica y química tratificación o disposición horizontal
guientes métodos analíticos: Análisis con difracción de rayos x, para definir un grupo de referencia. de las capas por el almacenamien-
Análisis de fluorescencia de rayos x, reconocimiento de las transformacio- Mediante los cuales se puede compa- to y superposición de los sedimen-
técnica mediante la cual podemos de- nes en las fases minerales según la tem- rar una muestra cualquiera y en caso tos a través del tiempo. Cada capa
terminar la composición química de los peratura alcanzada durante la cocción de no coincidir con alguno de esos gru- puede tener una composición dife-
materiales. de los materiales. pos se descarta la asociación, pero si rente y resultar diferente en la pre-
Análisis con el microscopio polari- La mayoría de los estudios que se los resultados corresponden con el paración de una cerámica. Las arci-
zado determina los componentes mi- han hecho mediante éstas técnicas se grupo de referencia, existe la posibili- llas están compuestas principalmen-
neralógicos y petrográficos. refieren exclusivamente al lugar de dad de que haya sido elaborada en el te de minerales arcillosos, partículas
Espectrometría de rayos x con ener- procedencia de la cerámica y la téc- mismo sitio.( Cerámica Colonial Ma- muy finas entre las cuales podemos
gía dispersiva, para la determinación nica de manufactura empleada, si yólica del siglo XVI y XVII de la Ciu- mencionar la caolinita, montmorillo-
cualitativa y semicuantitativa de los ele- deseamos realizar un estudio en el dad de México; Maggetti M. Y nita, illita y clorita, las arcillas no son
mentos contenidos en las capas de que se contemplen todas las técni- G.Galetti 1986) únicamente una mezcla de estos mi-
engobe o pintura de los fragmentos cas mencionadas anteriormente re- El análisis químico de la cerámica nerales sino que además contienen
analizados. sultaría muy costoso parte del principio de que una vasija minerales que fueron arrastrados por
el viento o agua, generalmente par-
tículas de cuarzo (silicato), feldes-
pato (plagioclasa), muscovita, bioti-
ta, etc. además de carbonatos y res-
tos orgánicos.
Debido a la gran variedad de consti-
tuyentes almacenados en la arcilla por
la sedimentación y la erosión, la cerá-
mica es un material heterogéneo cuya
composición no cambia o cambia muy
poco durante la cocción. La arcilla tie-
ne que llevar desgrasantes, es decir
materiales orgánicos e inorgánicos. A
través de ellas el analista podrá deter-
minar la composición elemental de ésta
y conocer el tipo de materia prima uti-
lizada por los alfareros e inferir su lu-
gar de origen.
También se puede presentar el
caso de que al analizar la cerámica
procedente de dos centros distantes
uno del otro, no pueda separarse
química y mineralógicamente los
componentes de éstas. Probable-
mente los alfareros utilizaron en esta
circunstancia la misma materia pri-
ma o técnicas diferentes para su ela-
boración. Por esto es necesario co-
nocer la mayor cantidad de posibles
centros de producción (grupos de
referencia) y tipos cerámicos de las
Proceso de absorción por espectometría. Fotos tomadas de: Espectroquímica de diferentes épocas de sitios determi-
análisis de James D. Ingele,Jr., Oregon State University y Stanley R. Crouch, Michigan nados y así solucionar las dudas que
State University. se tengan sobre la procedencia del
material cerámico.