Está en la página 1de 2

CARTA A MIS ANCESTROS PARA LIBERAR LOS MIEDOS

Todos nuestros ancestros han vivido situaciones muy difíciles, en contextos totalmente
diferentes a los que hoy vivimos. Han vivido historias de mucha expansión y también historias
de mucho dolor y miedo.

Hoy, la epigenética conductual, nos muestra que las emociones vividas por nuestros ancestros
están grabadas en nosotros en formas de memorias. Sus momentos más traumáticos, vividos
como una situación límite, sin salida, muchas veces sin haber sido expresadas y menos aún
sanadas, se convierten en aquellas emociones vividas con más intensidad por nosotros. ¿Todas?
No! Solo aquellas que por diferentes razones tenemos que transitar nosotros.
Ellos son parte de nosotros, y vinimos a trascender, a sanar emociones que vienen del clan. Entre
ellas, la del miedo.

REPETIMOS O REPARAMOS SUS MIEDOS.


Por ejemplo, alguno de nuestros padres, abuelos o bisabuelos han venido de otros países,
después de haber pasado guerras, o huyendo de ellas y han cruzado enormes océanos, con mil
dificultades. Enfermedades. Soledad. Miedo a lo nuevo. Miedo a tanta gente que no conocían.
Miedo a ser abandonados. A irse. A quedarse… Algunas personas han pasado por situaciones
traumáticas en los barcos, han visto gente morir allí, han perdido seres queridos que los han
tirado al mar….Todas esas emociones quedan muy marcadas. Muchos dicen que sus ancestros
eran callados: la mayoría no hablaba, para no contar lo vivido. Pero la emoción quedó grabada
y alguno de sus descendientes, desarrolla miedo al agua. Otro, es guardavidas… Uno repite. El
otro, repara.
Así podemos hablar de todos nuestros miedos. La mayoría tiene origen en situaciones de
nuestro árbol. Aún los más escépticos, terminan reconociéndose en su árbol, repitiendo o
reparando alguna situación.
Hoy vamos a hacer una carta para liberar los miedos. Al reconocerlos, los liberamos como
emoción atrapada en nosotros. La pueden hacer todos, más allá que no reconozcan los miedos
más profundos, ni las historias vividas.
La pueden hacer a todos o también a uno particular, que ustedes sepan que vivió algo puntual.
O a todos, aun cuando no sepan sus nombres. En ese caso, van a decir: Abuelo…o bisabuela, por
ejemplo….Estén vivos o no.

CARTA DE LIBERACIÓN DE LOS MIEDOS


Querido ancestro (nombre)

Honro el camino vivido por vos. Veo y reconozco el dolor, el miedo, lo difícil que debe haber sido
para vos tu vida, transitar en esas épocas por lo que viviste. Honro y reconozco lo que
trascendiste, lo que pudiste superar, lo que cargaste en silencio, lo que pasaste solo/a.
Veo tus miedos. Los siento. Los reconozco y comprendo que lo hayas vivido de esa manera. No
fue en vano. Tu historia marcó la mía y la de otros. Tu historia de dolor me enseñó desde el
ejemplo o desde la oposición.
Veo que tu rigidez tuvo que ver con la fuerza que tuviste que poner para superarte. Veo que tu
violencia fue reflejo de la violencia que viviste. Veo que tu silencio era para que los demás no te
vean vulnerable. Veo que tu vulnerabilidad surgió de tus miedos. Veo que tu sumisión fue la
forma de adaptarte para sobrevivir. Tu autoritarismo también…
(Cada uno pone sus propios miedos y los que reconoce de su ancestro) Veo y reconozco en vos
mis miedos. Veo el miedo al agua… el miedo a las multitudes, el miedo a la soledad…Veo que mi
miedo a no poder pagar las cuentas tiene que ver con vos, cuando te quedaste sin hogar… Veo
mi temor a… Me reconozco en tu miedo a… (Cada uno completa)
Hoy no te juzgo! Hoy te veo y te comprendo! Hoy comprendo cada uno de tus miedos y los libero
de mí mismo/a. TE los entrego, sin juicios, llenos de amor y comprensión. Llenos de gratitud.
Hoy perdono lo que interpreté como mal que me hacías. Hoy no lo juzgo. Y me comprometo a
trabajar el perdón, si aún no lo pude soltar…
Gracias por darme la vida. Sin vos, sin tu historia, hoy no estaría aquí. Y verte, hace que busque
la maestría que hay en vos, las herramientas que me enseñaste, las que tuve que desarrollar, las
que sé que te hubieran servido para salir adelante de tu propia historia!
Hoy abrazo mis miedos para liberarme de ellos y soltarlos. Hoy te abrazo en tus miedos para
liberarlos y soltarlos. Nos declaro libres, para vivir desde la paz, la confianza, y la plenitud. Hecho
está.

Te invito a seguir liberando miedos. Hasta ser totalmente libre! Vos podéis!!

Laura Barrera
Coaching.Neurodescodificación

Intereses relacionados