Está en la página 1de 12

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/277719128

“Evolución de las ballenas”. In: Antología de biología ¿Cómo Ves? Piñón, G.


(Ed.). Universidad Nacional Autónoma de México, México, D.F. ISBN: 978-
607-02-6368-2. Pp. 84-87.

Chapter · January 2015

CITATIONS READS

0 2,908

1 author:

Miguel Rubio-Godoy
Institute of Ecology INECOL
152 PUBLICATIONS   481 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Popular science View project

Gyrodactylid parasites of Mexican freshwater fishes View project

All content following this page was uploaded by Miguel Rubio-Godoy on 05 June 2015.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


de biología ¿cómo ves?
Antología de biología : ¿cómo ves? / selección de textos Gloria Piñón.
–- Primera edición. –- México, D.F. : Universidad Nacional Autónoma de México, Dirección General de
Divulgación de la Ciencia, 2015.
224 páginas : ilustraciones, mapas ; 28 cm.

ISBN 978-607-02-6368-2

1. Biología. 2. Evolución (Biología). 3. Enfermedades. 4. Genética. 5. Cambios climáticos – Obras


populares. I. Piñón, Gloria, compilador. II. Universidad Nacional Autónoma de México. Dirección General
de Divulgación de la Ciencia.

570scdd21 Biblioteca Nacional de México

DGDC
Director General: José Franco
Director de Medios de Comunicación: Ángel Figueroa
Subdirector de Publicaciones Periódicas: Juan Tonda
Coordinadora de libros: Rosanela Álvarez

Selección de textos: Gloria Piñón


Coordinación general: Juan Tonda
Edición: Estrella Burgos
Asistente editorial: Isabelle Marmasse
Diseño y formación: Atenayhs Castro y Georgina Reyes
Diseño de portada: Salvador Gutiérrez

Agradecemos el apoyo de la Secretaria General de la UNAM


para la publicación de esta antología.

ISBN 978-607-02-6368-2

Primera edición: 15 de enero de 2015


DR © 2015 Universidad Nacional Autónoma de México
Avenida Universidad 3000, Ciudad Universitaria
Col. Universidad Nacional Autónoma de México
Coyoacán, 04510, México, D. F.
Dirección General de Divulgación de la Ciencia

Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin


autorización escrita del titular de los derechos patrimoniales.

Impreso y hecho en México.


Presentación

Las antologías temáticas de la revista ¿Cómo ves? están diseñadas para apoyar la labor
de los maestros del nivel bachillerato de nuestro país y toda Latinoamérica. Los textos
proporcionan a los alumnos materiales amenos y claros, escritos por investigadores y
divulgadores de la ciencia, cubriendo una amplia variedad de temas fundamentales en
biología, astronomía, física, matemáticas, química, ecología y salud.

Cada libro se ha preparado con el apoyo de maestros del CCH y las preparatorias de la
UNAM. Se incluyen temáticas de los programas de las materias de ciencia y también
cuentan con artículos de temas de frontera, que serían muy difíciles de encontrar en un
libro de texto.

Las antologías de la revista ¿Cómo ves? proporcionan al estudiante una visión global y
motivadora de las ciencias naturales; pero también resultan relevantes para toda aquella
persona que quiera acrecentar su cultura científica.

Agradecemos el apoyo decidido de la Secretaría General de la UNAM y la colaboración


de los maestros de CCH y preparatorias de la UNAM, así como de todo el equipo de la
DGDC que ha hecho posible su realización. Estamos seguros que serán un material de
gran utilidad para la educación en ciencias de todos los niveles.

Doctor José Franco


Director General

Dirección General de Divulgación de la Ciencia


UNAM
Índice
1. El valor de la biodiversidad 11
Riqueza incomparable
Francisco Molina Freaner 12
¿Cómo clasificar la vida?
Miguel Nadal Palazón 16
Cantando se entienden las aves
Alejandro Ariel Ríos Chelén y Constantino Macías García 20
Anfibios: la sensible piel de la biodiversidad
José Manuel Serrano-Serrano 24
La amistad en los primates
Guillermina Echeverría Lozano 28
Las dificultades de ser planta
Carlos Renato Ramos 32
Disimular para sobrevivir
Clementina Equihua Z. 36
Se busca polinizador
Paula Sosenski y César A. Domínguez 40
Las dificultades de ser herbívoro
Fabiola Espinosa y Laura Hernández 44
Los indispensables parásitos
Diego Santiago Alarcón 48
Vida de insecto
Renato Gómez Herrera 52

2. Los seres vivos cuentan su historia 57


¿Qué es la evolución biológica?
Alejandra Valero Méndez y Lev Jardón Barbolla 58
Animales domésticos: ¿los hicimos o se hicieron?
Raúl Valadez Azúa 62
El guajolote, mexicano genuino
Raúl Valadez Azúa 66
El origen del perro
Raúl Valadez Azúa 71
El origen del maíz
Miguel Ángel Cevallos 76
El chile, de América para el mundo
Rosa María Catalá 80
Evolución de las ballenas
Miguel Rubio Godoy 84
Huellas y rastros fósiles
Raúl Gío-Argáez, Catalina Gómez Espinosa y Brenda Martínez Villa 88
Nada es para siempre: la extinción biológica
Rosalía Guerrero, Eduardo Jiménez y Guillermo Guerrero 92
El álbum familiar humano
Carmen Sánchez Mora 96

3. ADN, genes y algo más 101
50 años de la doble hélice, la molécula más bella del mundo
Martín Bonfil Olivera 102
El cuidado de los genes
Alejandra Ortiz Medrano 109
El gen maestro y el don del lenguaje
Miguel Ángel Cevallos 112
¿Macho como Hermes, hembra como Afrodita?
Ernesto Ortiz 117
La genética del olfato
Alejandro Oceguera Figueroa 120
¿Por qué envejecemos?
María Genoveva González-Morán 124
Diez años del genoma humano
Araxi Urrutia Odabachian 128
La medicina genómica: cómo interpretar el libro de la vida
Verónica Guerrero Mothelet 133
Transgénicos. Un debate abierto
Gertrudis Uruchurtu 138
Epigenética, la esencia del cambio
Verónica Guerrero Mothelet 142

4. Alimentación y salud 147


Las superfrutas
Agustín López Munguía 148
Una vitamina que no es vitamina
Ramiro José González Duarte 151
Bótox: un veneno que cura y rejuvenece
Alejandra Orozco Flores 155
El virus del papiloma humano
Gerardo Gálvez-Correa 160
Sida: el riesgo es real
Martín Bonfil Olivera 165
Del abuso a la adicción
Benjamín Ruiz Loyola 170
Alcohol, la ciencia de la libación
Miguel Rubio Godoy 174
Diabetes: ¿la epidemia del siglo?
Ana Cecilia Polanco Ponce 178
Relaciones peligrosas con la comida
Verónica Guerrero Mothelet 182
¿Estás comiendo bien?
Reyna Sámano, Luz María de Regil y Esther Casanueva 186

5. Desequilibrios ambientales y sus consecuencias 191


México y el cambio climático
Guillermo Bermúdez y Martha Elena García 192
El nuevo rostro de un coloso
Patricia Julio Miranda, Hugo Delgado Granados y Lucio Cárdenas González 196
Los inviernos de México
Marco Miramontes 201
Las plagas agrícolas, una historia interminable
Ek del Val de Gortari 204
De exóticas a invasoras
Lucero Sevillano y Ek del Val 208
Ecosistemas: protección y restauración
Patricia Manzano Fischer y Rurik List 212
Los beneficios gratuitos de la naturaleza
Sandra Pompa, Lourdes Martínez y Clementina Equihua 216
¿Papel o plástico?
Benjamín Ruíz Loyola 220
Evolución
de las
Eubalaena glacialis.

Hago mía la ancestral y venerable opinión de que la


bal   tiendo en bichos más acuáticos y
finalmente en ballenas.
ballena es un pez, y que el santo Jonás me asista. Ante las evidencias en favor de la
teoría de la evolución, cada vez más per-
Herman Melville, Moby Dick, 1851. sonas se fueron convenciendo de que esta
es correcta; sin embargo, la explicación de
Como se desprende de esta cita, desde no presentan los peces: amamantan a sus cómo evolucionaron las ballenas a partir
tiempos bíblicos hasta la época de los crías, respiran con pulmones, son de san- de animales terrestres tardó mucho en
Foto: Florida Fish and Wildlife Conservation Commission/NOAA

balleneros a mediados del siglo XIX, había gre caliente, tienen corazones con cuatro fraguar. Durante los 120 años posteriores
quienes pensaban que las ballenas eran ventrículos y poseen párpados. Poco más a la propuesta de Darwin se encontraron
peces: después de todo, son bichos que de un siglo después, otro biólogo famoso un montón de fósiles de antepasados de las
habitan en el mar y ahí se la pasan como se ocupó de las ballenas: Charles Darwin. ballenas, pero todos eran muy “balleniles”
peces en el agua. Ciertamente, ni Jonás ni En 1859, cuando Darwin publicó El origen y evidentemente acuáticos. Fue hasta casi
los balleneros eran expertos en biología, de las especies y postuló su idea de la fines del siglo XX cuando aparecieron los
pero algunos científicos famosos se preo- selección natural, se las vio difíciles para primeros fósiles de los ancestros de las
cuparon por estudiar el asunto; uno de los explicar cómo un mamífero terrestre pudo ballenas definitivamente terrestres. En
más notables fue Linneo, padre de la ta- convertirse en uno acuático por medio de este punto no me puedo aguantar las ganas
xonomía moderna, quien en 1735 explíci- la evolución. Él planteó que las ballenas de preguntarte, querido lector: ¿cómo te
tamente aclaró que, aunque las ballenas pudieron haber surgido de un linaje de imaginas que lucían esos ancestros?
evidentemente vivían en el agua como los osos polares, animales que son soberbios
peces, si se les miraba bien y despacio, se nadadores; si los osos de ese linaje habían Coyotes nadadores
notaba que eran mamíferos porque com- permanecido más y más tiempo en el agua, La respuesta, por extraña que parezca, es
parten con nosotros varios atributos que progresivamente se habrían ido convir- que los ancestros de las ballenas eran

84 ¿cómoves? Antología de biología


Imagen: Francisco Welter Schultes/AnimalBase
millones de años atrás

Paleoceno Eoceno Oglioceno

. Mesoníquidos
tus
stice

  lenas
my
ena
Bala Pakicetus

Ambulocetus

Dalanistes

Rodhocetus

Takracetus

Gaviocetus

Dorudon
Miguel Rubio Godoy
Basilosaurus

parecidos ¡a los coyotes! En 1979, un gru- Y si revisas la figura donde se presenta


Misticetos
po de paleontólogos descubrió en Pakistán cómo se veían varios de los ancestros de
un grupo de fósiles muy bien conservados las ballenas que se han recuperado del
Odontocetos
de animales semejantes a los perros; tan registro fósil, notarás que ahora tenemos
bien conservados, que pudieron estudiar una idea muy clara de cómo fueron evolu-
con cuidado los detalles de la estructura cionando hasta convertirse en los animales
interna del oído de los mismos. Y ahí es- que hoy conocemos. Verás también que Fuente: Zimmer, Carl, Evolution: The Triumph of
tuvo la gran sorpresa, pues a pesar de la después de varios ensayos y errores evo- an Idea, Harper Collins, Nueva York, 2001.

pinta canina del resto del animal, la es- lutivos de mayor o menos duración (indi- de su ascendencia terrestre y mamífera;
tructura de los huesecillos auditivos de los cada por lo largo de las barras de colores para muestra, bastan dos botones: como
fósiles era igual a la que hoy en día única- junto a cada uno de los animales), even- animales que alguna vez galoparon sobre
mente se encuentra en los mamíferos tualmente dos tipos de ballenas fueron la tierra, al nadar mueven el cuerpo de
marinos: habían encontrado al ancestro muy exitosas pues sus linajes sobrevivie- arriba hacia abajo (no hacia los lados, co-
terrestre de las ballenas. Como el nombre ron hasta nuestros días: las ballenas bar- mo los peces), y sus aletas tienen huesos
científico de las ballenas es cetáceo (“gran badas o misticetos, y las ballenas dentadas como los que forman nuestros dedos (no
criatura marina” en griego), a este ancestro u odontocetos. los rayos que tienen los peces en sus aletas;
indiscutible de las ballenas hallado en Otra cosa que también es evidente al ver ¿Cómo ves? No. 76).
Pakistán lo bautizaron como Pakicetus. repasar esta figura, es que al devenir en
Poco después, en 1995, se encontraron animales acuáticos, las ballenas no se ¿Barbas o dientes?
fósiles de otro animal claramente empa- “degeneraron” ni se convirtieron en peces; La mayoría de los animales que uno suele
rentado con Pakicetus y mejor adaptado los cetáceos son animales completamente imaginar al pensar en las ballenas son las
que este último a la vida acuática: se le “nuevos”, distintos a los peces. Y a pesar barbadas: grandes cetáceos que surcan los
llamó Ambulocetus, la ballena caminante. de que viven en el agua, conservan huellas océanos y que echan “chorritos” de agua

Antología de biología ¿cómoves? 85


de vez en cuando. Estas ballenas en reali- ¿Una, dos o tres ballenas?
dad no tienen barbas, sino unas enormes
Se supone que hay unas 76 especies de se distinguen entre sí por sus hábitos,
placas en la boca que usan para filtrar el ballenas dentadas; la imprecisión no es y un poco por su aspecto. Hay un tipo
plancton, los crustáceos y los pequeños porque los biólogos no sepan llevar la de estas ballenas que se quedan más o
peces de los que se alimentan: para hacer- cuenta de los animales conocidos. Obe- menos todo el tiempo en ciertas aguas y
lo, toman un enorme trago de agua y dece simple y llanamente a que la cuenta generalmente se alimentan de peces; a
luego, básicamente, la escupen a través de no está escrita en piedra. Por un lado, hay éstas se les llamó orcas residentes. Un
las placas y se quedan con un bocado de que considerar que todavía pueden nadar segundo tipo, de apariencia semejante
animalitos nadadores. Las ballenas den- por ahí algunas especies de cetáceos que pero con hábitos más viajeros, y un menú
no conozcamos. Si te parece disparatada que además de pescado también incluye
tadas sí tienen dientes; pero excepto los la idea, recuerda que en años recientes otros mamíferos (desde focas hasta otras
grandes cachalotes y las orcas, la mayoría se han descubierto nuevas especies de ballenas), fue bautizado como orcas tran-
de ellas son chicas: las conocemos como animales bastante grandes en las selvas sitorias. El tercer tipo es el de las orcas
delfines y toninas o marsopas. del mundo y a los océanos los conoce- antárticas, que, como su nombre indica,
Hay relativamente poca variedad de mos mucho menos que a las selvas. Por habitan las aguas australes. También
misticetos: se conocen 11 especies y to- otro lado, desafortunadamente también tienen un saludable apetito que incluye
das son animales relativamente grandes. hay que quitar algunas de las especies focas y ballenas, y son un poco más ro-
de los listados de biodiversidad, pues bustas que las orcas de otras latitudes;
De hecho, el animal más grande que ha se han extinguido —como el caso del los famosos parches blancos de estas
existido sobre la Tierra es la ballena azul, delfín del río Yangtsé—; y quizá también hermosas ballenas son en realidad un
cuyo ejemplar más largo conocido midió pronto habrá que borrar de la lista a la poco amarillentos.
33.6 metros. En contraste, Brachiosaurus, ballena franca del mar de Bering, cerca Sabiendo pues que había estos tres
el dinosaurio más grande que se ha encon- de Alaska, pues el más reciente censo tipos ecológicos de orcas, hace años
trado, medía “solo” 23 metros. La gran indicó que solo quedan 28 animales. se tomaron muestras de tejidos de los
diferencia de talla entre ballenas y dino- Finalmente, están las llamadas especies tres y se secuenció parte de los genes
crípticas: aquellas que parecían una sola mitocondriales: se encontró con este
saurios es posible porque a los cetáceos el especie pero que después de analizarlas análisis parcial que no había diferencias
agua los ayuda a cargar su peso, mientras con mucho cuidado (usando técnicas entre ellas y por lo tanto, aparentemente,
que los saurios tenían que soportar su moleculares complejas), resulta que son eran una sola especie. Pero un grupo de
enormidad con el esqueleto (estrictamente, varias. Un ejemplo son algunas especies científicos de varios países no se quedó
se ha calculado que los dinosaurios no de murciélagos que se ven igualitos y contento con esta explicación genética
podrían haber crecido mucho más pues pensábamos que eran la misma cosa; parcial; decidió repetir el análisis y esta
su esqueleto no hubiera podido soportar pero no solo emiten sonidos diferentes vez secuenciar todos los genes mitocon-
y comen distintos bichos, mediante téc- driales. La corazonada sirvió: demostraron
los músculos requeridos para mover un nicas moleculares se determinó que eran que efectivamente hay tres especies de
Foto: Geoff Shester (www.stanford.edu/group/Palumbi/PNAS)

cuerpo más grande; tampoco habría sido dos o más especies. orcas, correspondientes a los tres tipos
posible que aumentara la robustez de los Hay un caso famoso de especies críp- ecológicos. Con el tiempo tendremos que
huesos, pues los músculos no hubieran ticas de ballenas: las orcas. Desde hace acostumbrarnos a ya no referirnos a todas
podido moverlos). varios años, se había notado que existen como Orcinus orca, sino como distintas
Hay muchos más odontocetos que por lo menos tres tipos de orcas que especies del género Orcinus.
misticetos; se conocen cuando menos 76
especies. Como ya mencioné, la
mayoría de ellos son los del- que aparte de haber colonizado todos los
fines y toninas, mismos océanos, también se aventuraron a algunos
de los grandes ríos del mundo: en América
hay delfines en el Amazonas y en el Río
de la Plata, y en Asia en el Ganges y en el
Indo. Los hubo también en el Yangtsé; la
especie de delfín de este río chino fue vista
por última vez en 2007 y ya se considera
extinta, siendo esta la extinción más re-
ciente registrada de un mamífero grande.
Por desgracia, la próxima en la lista podría
ser la vaquita mexicana (Phocoena sinus),
pequeña ballena dentada que únicamente
vive en el Golfo de California y está en
riesgo por varias amenazas simultáneas:
contaminación, peligro de quedar atrapada
en redes de pesca y ahogarse, y colisiones
con embarcaciones. El caso de la vaquita
Eschrichtius robustus. podría convertirse en un nuevo ejemplo de

86 ¿cómoves? Antología de biología


la desa- cetos utilizan la “frente”
parición (llamada melón) para
de especies producir y modular los
ae.
e a ngli antes de que las sonidos que emiten; y
ova

Imagen: Bob Hines/ US Fish & Wildlife Service


Me ga ptera n conozcamos bien: los huesos de la man-
la especie fue identificada díbula para recibir los
en 1958; en 1997, se estimó que había ecos y canalizarlos has-
Foto: Louis M. Herman/NOAA

una población de 567 individuos y para ta el oído. Al igual que


2008 había disminuido a 250 individuos. los murciélagos, que
En 2005, en San Felipe, Baja California, usan la ecolocación para
se fundó una reserva marina de 2 000 navegar en la oscuridad,
km2 para proteger a la vaquita mexicana varios delfines usan su
y se prohibió el uso de redes agalleras biosonar para navegar
en la zona; ojalá no sea demasiado tarde en aguas turbias; y los
para salvar a esta especie endémica de cachalotes para locali-
nuestro país. zar y, probablemente,
aturdir, calamares gi-
Para comerte mejor 1. Ballena boreal (Balaena mysticetus); 2. Orca (Orcinus orca);
gantes en las tinieblas de 3. Ballena franca (Eubalaena australis); 4. Cachalote (Physeter
Todas las ballenas son carnívoras, pero las grandes profundida- macrocephalus); 5. Narval (Monodon monoceros); 6. Ballena azul
hay ciertas diferencias en cómo consiguen des que alcanzan: se sa- (Balaenoptera musculus); 7. Rorcual; 8. Beluga.
alimento las barbadas y las dentadas. be que pueden descender
Como ya platiqué, los misticetos filtran a hasta 3 000 metros. Todas las ballenas, nerla. La historia de la caza de ballenas es
sus presas del agua. Lo que no he contado dentadas y barbadas, usan sonidos para trágica, interesante y larga; quedará para
es que son animales muy inteligentes y comunicarse entre ellas; y al igual que otra ocasión.
sociales, pues varias ballenas son capaces otros mamíferos terrestres muy sociales Cabe mencionar que las ballenas no
de organizarse para acorralar cardúmenes —los humanos— desarrollan acentos son los únicos mamíferos terrestres que se
y juntas disfrutar de un atracón. La mayo- regionales claramente reconocibles; es mudaron a los océanos: pensemos en las
ría de los odontocetos también son anima- decir, dialectos. focas, animales que se hallan a sus anchas
les sociales y cazan en grupo: varios Otro aspecto común a todos los ce- en el agua y se hicieron a la mar en fechas
delfines pueden rodear un banco de peces táceos es que desarrollan gruesas capas más recientes que los cetáceos, pues toda-
y darse un festín de ceviche; varias orcas de grasa subcutánea que cumplen dos vía no pierden por entero su aspecto terres-
pueden atacar a un gran misticeto y llegar propósitos fundamentales: aislarlos del tre. Y para cerrar con broche de oro este
a matarlo y devorarlo. Todos los odonto- ambiente (en tanto animales de sangre ca- breve recuento de la historia evolutiva de
cetos tienen dientes; desde un modesto par liente, el agua rápidamente les roba calor) las ballenas: Darwin tenía razón en pensar
como en el caso de los zifios (cuyo hocico y como reserva energética. La necesidad que un tipo de mamífero terrestre de tanto
es parecido al de los delfines), hasta algu- de inflar al máximo las reservas energé- echarse “bucitos” (probablemente en bus-
nos delfines que tienen una impresionante ticas de las ballenas (y aquí sí me refiero ca de alimento), con el tiempo se convirtió
colección de 260 dientes agudos. Y justa- al término coloquial de “ballenas”: las en un animal acuático. Él solo tenía que
mente hablando de dientes agudos, esa es grandotas) es la causa de sus migraciones haber escogido otro candidato en vez del
la diferencia entre delfines y toninas: los anuales a las altas latitudes; es en las ricas oso polar: o bien un cánido (pariente de
delfines los tienen aguzados, las toninas aguas del Ártico y la Antártida donde se los perros), cosa improbable pues hasta el
romos. dan los fenomenales atracones de krill y descubrimiento de Pakicetus a nadie le
Aparte de dentaduras, las ballenas peces que les permiten —literalmente— había pasado por la mente esa posibilidad,
dentadas tienen una herramienta muy útil cebarse: llenarse de grasa o cebo. Con esta o el hipopótamo, que además del hecho de
para la vida acuática: la ecolocación, que grasa corporal todas las ballenas resisten que su nombre significa “caballo de río”,
al igual que el sonar, consiste en emitir los meses flacos y se protegen del agua hoy se sabe que es el pariente más cercano
ondas sonoras y analizar el eco que pro- fría; y las hembras pueden producir los de los cetáceos.
ducen los objetos con que éstas chocan cuantiosos litros de leche que requieren
para “ver” debajo del agua. Los odonto- sus hambrientos ballenatos, que nacen en
aguas cálidas pero pobres en alimento. La Miguel Rubio Godoy es licenciado en investigación
biomédica básica por la UNAM y doctor en biología por
grasa también fue la perdición de muchas la Universidad de Bristol, Inglaterra. Es investigador
más información ballenas, pues durante casi un siglo se les del Instituto de Ecología, A.C. y colaborador habitual
•• www.actionbioscience.org/esp/ cazó de manera despiadada para obte- de esta revista.

•• www.dgdc.unam.mx/
Hipercuadernos/ballena/05_
evolucion.html nglie.
ra novaea
pte
Mega
Antología de biología ¿cómoves? 87
Antología de biología ¿Cómo ves?, editado por la Dirección
General de Divulgación de la Ciencia de la unam, se terminó de
imprimir el 2 de febrero de 2015 en los talleres de Expresiones
Gráficas y Diseños, S. A. de C. V., ubicados en
Filipinas No. 703, Col. Portales, Del. Benito Juárez,
C. P. 03300, México, D. F.

La edición estuvo al cuidado de Juan Tonda e Isabelle Marmasse.


En la impresión de interiores se usó papel Couché de 135 g y en los
forros cartulina Couché de 300 g en offset. En su composición se
usaron tipos Cabin, Helvetica, ITC Franklin, Times y Verdana de 7, 9,
10, 12, 16, 30, 40 y 72 puntos. El tiraje fue de 3 000 ejemplares.
View publication stats