Está en la página 1de 6

Introducción:

¿Conocen las personas la diferencia que existe entre las palabras eficiencia y
eficacia? Eficaz y eficiente son dos cualidades que todos deseamos tener tanto
para nuestros estudios como en lo que se refiere nuestra vida laboral. En el
ámbito administrativo y gerencial, los términos eficiencia, eficacia son utilizadas
frecuentemente. Sin embargo, la mayoría de las veces, la interpretación de los
mismos, obedece a breves similitudes que las personas acostumbran a atribuir,
actualmente se sabe que estas son muy diferentes ya sea por concepto u
aplicación, pero de suma importancia para las organizaciones ya que en la
actualidad la mayoría mide estas para saber si estas están realizando una
función adecuada en los mercados. Ser eficaz y eficiente es algo que se
consigue a base de mucho entrenamiento y de esfuerzo por conseguir mejorar,
entre otras cosas a nivel personal.

Desarrollo:

Muchos no podemos explicar cuál es la diferencia entre eficiencia y eficacia, ya


que son palabras demasiado parecidas y podríamos llegar a pensar que tal vez
son sinónimos; pero lo que no sabemos es que se distinguen entre sí, por
diversas razones. Se distinguen principalmente en que la eficacia tiene como
finalidad alcanzar los objetivos planteados y en cambio, la eficiencia se centra
en el mayor aprovechamiento de los recursos para producir al máximo.

Según el diccionario de la Real Academia Española, estos dos términos se


definen de la siguiente manera:

 Eficacia: Capacidad para obrar o para conseguir un resultado


determinado.
 Eficiencia: 1. Virtud y facultad para obtener un efecto determinado. 2.
Acción con que se logra este efecto. 3. Aptitud, competencia, eficacia en
el cargo que se ocupa o trabajo que se desempeña.

Desde el punto de vista empresarial hay varios conceptos de los cuales se puede
destacar:
• Según Idalberto Chiavenato, eficiencia "significa utilización correcta de los
recursos (medios de producción) disponibles. Puede definirse mediante la
ecuación E=P/R, donde P son los productos resultantes y R los recursos
utilizados"
• Para Koontz y Weihrich, la eficiencia es "el logro de las metas con la menor
cantidad de recursos"

• Según Robbins y Coulter, la eficiencia consiste en "obtener los mayores


resultados con la mínima inversión"

• Para Reinaldo O. Da Silva, la eficiencia significa "operar de modo que los


recursos sean utilizados de forma más adecuada"

En términos más simples se puede decir que la eficiencia es la capacidad de


conseguir los objetivos propuestos a través de los mejores medios posibles y
mientras que la eficacia es la capacidad de conseguir el objetivo propuesto sin
tomar en cuenta los recursos que se necesite.

Para entender mejor estos conceptos se dice que, por ejemplo: si nuestro
objetivo es sacar una buena nota para un examen y lo logramos eso se llama
ser eficaz, pero nuestro objetivo es conseguir contestar a una serie de preguntas
en un tiempo marcado, lo que en definitiva es un examen, y conseguimos
realizarlas en ese plazo de modo que se aprueba la materia, entonces se actuó
con eficiencia, porque el recurso de haber utilizado un buen método de estudio
hizo que logremos el objetivo propuesto.

Dentro de la administración estos términos son fundamentales para lograr una


gestión adecuada y que, de darse en conjunto, garantizarían la calidad de los
objetivos logrados.

La eficiencia en términos administrativos implica lograr que la productividad sea


favorable, es decir, lograr los resultados máximos con una cantidad determinada
(a veces mínima) de recursos o insumos, mientras que la eficacia por su parte,
tiene que ver con el grado de satisfacción que el producto final de la empresa
demuestra de cara a las expectativas del consumidor final o del destinatario, es
decir, qué tanto satisface sus necesidades reales o potenciales.

Pero también dentro de la administración existe un término que se complementa


a la eficacia y eficiencia y es la Efectividad, que según el diccionario de la Real
Academia Española este término se define como: capacidad (cuantitativa) de
producir el efecto deseado. En otras palabras, la efectividad es la cuantificación
o la capacidad especifica de acercarse al cometido inicialmente planteado.
Cuando se habla de efectividad en la administración de empresas nos referimos
al grado de cumplimiento de los objetivos planteados, lo cual suele estimarse al
contraponer los planes ideales o proyectados (objetivos o metas) y los resultados
obtenidos, teniendo en cuenta el desempeño general de la cadena de
producción.

Suele plantearse la relación entre estos tres términos en base a la siguiente


fórmula:

Eficacia + Eficiencia = Efectividad

Según esta perspectiva, sería imposible ser eficiente del todo sin lograr antes un
buen rendimiento en cuanto a eficacia y a eficiencia, de manera que hablamos
de conceptos fuertemente relacionados.

Desde una perspectiva gerencial estos términos ocupan un lugar distinto en la


cadena productiva u en la lógica interna de la empresa. Así, la eficiencia, por
ejemplo, se juega en relación a la lógica procesal de la empresa, es decir en la
transformación de los insumos en productos. En cambio, la eficacia responde a
una lógica direccional, vale decir, qué tanto se aproxima el producto obtenido a
los resultados previstos. Por último, la efectividad se juega en el cotejo de los
efectos deseados e indeseados del producto final, como resultado de la
evaluación global de los procesos que intervinieron.

Stephen R. Covey detalla en su libro “Los siete hábitos de la gente altamente


efectiva”. Entre ellos destaca:

 Ser proactivo: debemos ser conscientes de las decisiones que tomamos.


 Empezar con el final en mente: tenemos que saber hacia dónde vamos.
 Poner primero lo primero: necesitamos organizar nuestras prioridades.
 Pensar ganar/ganar: debemos tratar de lograr que ambas partes
salgamos beneficiadas.
 Antes que buscar ser comprendido, comprender: hay que aprender a
escuchar y a entender a los demás.
 Sinergizar: trabajar en equipo, implica efectividad, confianza e innovación.
 Afilar la sierra: mantener y cumplir todos los demás hábitos para poder
continuar.

En muchas oportunidades se puede apreciar como las empresas promocionan


el cumplimiento de los objetivos organizacionales, pero no se habla del costo
que trajo capacitada acumulación de los mismos, como también si son
consideradas las necesidades de los clientes. De todas maneras, sirve como una
referencia para la mediación de determinados parámetros de calidad y para
poder controlar los desperdicios en los procesos y el incremento del valor
agregado.

Conclusión:

Es de suma importancia que las personas sepan reconocer la diferencia que


existe entre estos tres términos, para poder cumplir con cada uno de los objetivos
que nos hemos propuesto tanto en la vida personal como profesional, muchas
de las personas pueden encontrar similar estas palabras, y es ahí en donde cada
día la gente especialmente los emprendedores, tienen confusiones para aplicarlo
en cada una de sus emprendimientos para poder llegar a tener una buena
productividad en las actividades que realizan, por eso es importante, para
lograrlo es necesario cuidar ciertos aspectos que tienen que ver con el personal
de la empresa. Tal vez el más importante de todos es dirigir correctamente la
empresa, pues sin un buen liderazgo no se puede llegar a obtener la
administración adecuada. La presencia del jefe líder es fundamental para
cualquier negocio. También se deberá estructurar la empresa de la mejor manera
posible, asignando los puestos adecuados a los mejores candidatos para
ocuparlos. Una empresa eficiente tiene claramente definidos sus objetivos y
estrategias para alcanzarlos y es capaz de perseguirlos y cumplirlos. Una
empresa sin visión y sin misión no sabe a dónde se dirige ni cómo dirigirse, es
decir, no es eficiente.
Bibliografía:
 https://www.caracteristicas.co/eficacia-eficiencia-y-
efectividad/#ixzz5RYmtviwZ
 https://www.gestiopolis.com/eficiencia-eficacia-y-efectividad-en-la-
calidad-empresarial/