Está en la página 1de 4

Juan Orias Barrantes

2015024315
Termodinámica
Resumen del Capítulo 5

Análisis de masa y energía para volúmenes de control


La conservación de la masa es uno de los principios fundamentales de la naturaleza. Todos estamos
familiarizados con este principio y no es difícil de entender. Una persona no tiene que ser un
científico para saber cuánto aderezo de vinagre y aceite se obtiene al mezclar 100 gramos de aceite
con 25 gramos de vinagre

. Al igual que la energía, la masa es una propiedad conservada y que no puede crearse ni destruirse
durante un proceso. Sin embargo, la masa m y la energía E se pueden convertir entre sí según una
fórmula bien conocida que propuso Albert Einstein:

donde c es la velocidad de la luz en el vacío y tiene un valor c=2.9979x108 m/s. Esta ecuación indica
que la masa de un sistema cambia cuando su energía también lo hace. Sin embargo, para todas las
interacciones de energía encontradas en la práctica, con excepción de las reacciones nucleares, el
cambio en la masa es tan pequeño que ni siquiera lo detectan los dispositivos más sensibles.

Para sistemas cerrados, el principio de conservación de la masa se usa de modo implícito al requerir
que la masa del sistema permanezca constante durante un proceso. Sin embargo, para volúmenes
de control, la masa puede cruzar fronteras, de modo que se debe mantener un registro de la
cantidad de masa que entra y sale.

La cantidad de masa que pasa por una sección transversal por unidad de tiempo se llama flujo
másico y se denota mediante m. El punto sobre un símbolo se usa para indicar la rapidez de cambio
respecto al tiempo.

El principio de conservación de la masa para un volumen de control se puede expresar como: la


transferencia neta de masa hacia o desde el volumen de control durante un intervalo de tiempo ∆t
es igual al cambio neto (incremento (incremento o disminución) en la masa total dentro del volumen
de control durante ∆t.

Durante un proceso de flujo estacionario, la cantidad de masa contenida dentro de un volumen de


control no cambia con el tiempo. Entonces el principio de conservación de la masa requiere que la
cantidad total de masa que entra a un volumen de control sea igual a la cantidad de masa que sale
del mismo.
Juan Orias Barrantes
2015024315
Cuando se trata de procesos de flujo estacionario, el interés no se centra en la cantidad de masa
que entra o sale de un dispositivo con el tiempo, pero sí está interesado en la cantidad de masa que
fluye por unidad de tiempo, es decir, el flujo másico m. El principio de conservación de la masa para
un sistema general de flujo estacionario con entradas y salidas múltiples se puede expresar como:

A diferencia de los sistemas cerrados, en los volúmenes de control hay flujo de masa a través de sus
fronteras, y se requiere trabajo para introducirla o sacarla del volumen de control. Este trabajo se
conoce como trabajo de flujo o energía de flujo, y se requiere para mantener un flujo continuo a
través de un volumen de control.

El trabajo de flujo por unidad de masa se obtiene mediante la ecuación:

La relación del trabajo de flujo es la misma si se empuja hacia dentro o hacia fuera del volumen de
control.

El fluido que entra o sale de un volumen de control posee una forma adicional de energía (en
comparación con la energía total de un sistema compresible simple), la energía de flujo Pv, entonces,
la energía total de un fluido en movimiento por unidad de masa (denotada por θ) es

Pero la combinación p v + u se definió antes como la entalpia h; así que la relación de la ecuación
anterior se reduce a

Si, en lugar de la energía interna, se usa la entalpia para representar la energía de un fluido en
movimiento, ya no es necesario preocuparse por el trabajo de flujo. La energía relacionada con
meter o sacar el fluido del volumen de control se toma en cuenta de modo automático en la
entalpia, de hecho, es la principal razón para definir la propiedad entalpia.

También podremos aplicar un balance de energía: Eentrada = E salida


Juan Orias Barrantes
2015024315

Dado que la energía es solamente transferible por calor, trabajo y/o masa, la anterior expresión se
puede reescribir de la siguiente manera:

La energía del fluido en movimiento por unidad de masa se representa por la variable θ, que viene
a tomar en cuenta la entalpia, velocidad y energía potencial o los cambios en dichas cantidades.

Un problema que envuelva una relación de energías es sencillo de resolver si determinamos unas
direcciones para las distintas cantidades y transferencias de energía y calor. En todo caso, si tenemos
que determinar una trasferencia de energía o de calor, será posible hacerlo de forma correcta tan
solo si asumimos una dirección para la variable desconocida. En la práctica, por lo general, asumimos
que el calor Q se transfiere hacia el sistema (cantidad positiva) y la tasa de trabajo se produce por
el sistema (cantidad negativa), en otras palabras, es el trabajo el que sale del sistema en estos casos.
Se pueden simplificar aún más las expresiones anteriores:

La expresión anterior es una aplicación de la Primera ley de la termodinámica como un balance de


energía. Para una cuando tenemos un solo flujo o un dispositivo de una sola corriente, entonces la
expresión se transforma en:

Si dividimos esta expresión entre el flujo de masa, entonces será posible obtener:

Cuando un fluido experimenta cambios que pueden ser descartables en su energía cinética y
potencial, es decir que los cambios en ambas cantidades de energía son despreciables, entonces
podremos decir que la ecuación para el balance de energía se simplifica a:
Juan Orias Barrantes
2015024315

Los principales términos que evaluar en la expresión de energía son:

Q: es la tasa de transferencia de calor entre el volumen de control y sus alrededores. Si el volumen


de control pierde calor, este valor es negativo, o si bien el volumen de control se encuentra aislado,
este valor es de cero.

W: esta cantidad es la potencia. Los dispositivos que encontramos en ingeniería muchas veces son
de flujo estacionario, tienen un volumen de control constante y no hay un trabajo de frontera. La
potencia también se define como trabajo por unidad de tiempo. -

Δh: es el cambio en entalpia que experimenta determinada cantidad.

Δec: la unidad de la energía cinética es la de m2/s2, la cual es equivalente a J/kg. La entalpia se


expresa en unidades de kJ/kg. A velocidades bajas, el término de la energía cinética que puede ser
despreciado y cuando las velocidades son despreciables, también puede serlo su cambio.

Δep: este es el cambio en energía potencial. Un cambio en energía potencial de 1kJ/kg, equivale a
una elevación de 102 m. En la inmensa mayoría de las turbinas y dispositivos industriales esta altura
es excesiva, por lo que sería prudente despreciar el cambio en energía potencial en estos
dispositivos. Sin embargo, en el caso de una bomba que tiene que impulsar un fluido varios cientos
de metros, entonces, tendremos que contar el efecto del cambio en energía potencial.