Está en la página 1de 5

Historia de la Filosofía Moderna

César Uriarte

En este compendio de la filosofía moderna, se pretende analizar de manera general


la visión de la filosofía con una comparación a la de la época anterior y los filósofos
más influyentes que aportaron para construir el gran edificio de la modernidad.

El análisis tiene como objetivo la introducción al pensamiento moderno, haciendo


referencia a las principales corrientes filosóficas que desvisten la evolución del
pensamiento, así como la interpretación de la realidad.

En la Edad Media, la concepción del universo giraba en torno a la realidad de Dios,


ya que Él era la base de donde se desprendía todo conocimiento para la concepción
de la realidad; de esta manera, el arqué, la ética, la metafísica, las ciencias y la
teoría del conocimiento desarrollaron su trabajo alrededor de Dios, siendo Éste el
centro del universo.

La ruptura del teocentrismo, que había imperado por más de un milenio, fue a causa
de una serie de factores que iban aportando conocimiento a la vieja filosofía, por la
que después se determinaba como una filosofía errónea. Los principales actores
del derrumbe teocéntrico se deben al descubrimiento de América, al avance de la
imprenta por Gutenberg y a las aportaciones filosóficas de René Descartes, quien
abre al pensamiento humano una nueva concepción de la realidad.

Es precisamente este filósofo a quien se le culpa de tal derrumbe por su obra El


Discurso del Método publicada en 1637 y Meditaciones Metafísicas publicada en
1641. En ellas, el padre de la filosofía moderna muestra de manera lógica la
existencia de Dios, poniendo de manifiesto que Dios es una idea innata que todo
hombre por más que carezca de sus facultades mentales, tiene. Es aquí cuando se
fecunda una nueva filosofía en el campo fértil del pensamiento que, filósofos
posteriores a Descartes tratarán de interpretar la realidad desde la razón y no desde
la fe.
La filosofía de Descartes manifiesta que para llegar a una idea clara y distinta1, es
necesario despojar de nuestro pensamiento todo aquél edificio de conocimiento que
se nos ha presentado por medio de la sensibilidad, ya que en múltiples ocasiones
los sentidos han engañado al hombre haciéndolo conducir por el sendero del error
y, teniendo los cimientos con cualidades erróneas, es imposible crear el edificio de
la verdad. A partir de esto, en el Discurso del Método, Descartes postula crear un
método infalible, el cual estaba creado con el diseño mismo de las matemáticas y
de la geometría, ya que estos no tienen oportunidad de errar y las verdades que se
generen a partir de estos son universales, aplicables a todo universo.

A partir de los juicios emitidos por Descartes, donde afirma que los sentidos no son
fiables a la verdad, éste aplica el método, dudando de todo hasta de su propia
existencia. Esta duda metódica la lleva a cabo para encontrar una idea clara y
distinta que ponga de manifiesto su existencia, por lo que su investigación concluye
cuando testifica que en la medida que está pensando está existiendo, juicio que no
puede ponerse en duda, por lo tanto, es verdadero. Éste es el umbral del gran
edificio del racionalismo que introduce al hombre a un nuevo pensamiento y una
nueva construcción de la realidad. Descartes es ahora un asesino del pensamiento
medieval, culpable del crimen teocéntrico y aventurero en la selva de la
gnoseología.

Una vez que el problema de fe y razón sea omitido como centro de investigación
filosófica, los filósofos en la Edad Moderna enfocan la mirada en la gnoseología,
haciendo tratados sobre la comprensión y abstracción del sujeto-objeto generando
teorías del conocimiento para encontrar veracidad. El pensamiento del hombre,
ahora, se hace cuestiones como: ¿Qué se puede conocer? ¿Hasta dónde se puede
profundizar en el objeto? ¿Qué es lo que conocemos? ¿Cuál es la verdad? ¿Es real
lo que conocemos? ¿Cómo se procesa el conocimiento?, entre otras. A partir de

1
Descartes hace referencia que una verdad clara no ofrece campo a la duda y una verdad distinta no permite
confundirse con otra. Por lo tanto, estas verdades no se construyen a partir de la sensibilidad, sino de la
racionalidad.
estas cuestiones, se abre una gama de teorías respaldadas en tres principales
corrientes: Racionalismo, Empirismo e Idealismo.

Se ha de subrayar que, ante todas estas postulaciones filosóficas, el mundo ya


estaba convulsionando para su transformación desde el Renacimiento en Italia.

El avance de la imprenta obligó a que más personas aprendieran a leer y a escribir;


a medida que la opinión pública se enriquecía con conocimientos para tener juicios
más cercanos a la verdad ─o debería considerarse, desde otro punto de vista,
menos alejado de la verdad─, el mundo del hombre ya estaba innovado en una
nueva postulación filosófica. El estudio de la realidad estaba al alcance de
cualquiera y el positivismo empezó a nacer por Descartes; pero, ante todo esto, la
Ilustración, que llena de dudas al hombre pero que lo incita en la búsqueda de la
realidad.

También, hay un énfasis en las aportaciones científicas que realizaron Copernico y


Kepler, cambiando el rumbo de una ciencia errónea, donde su aportación radica en
la concepción del estado del mundo en el universo, postulando que es el Sol el
centro y no el planeta Tierra, como se creía anteriormente; esto contribuyó a la
redirección del pensamiento.

De las corrientes epistemológicas, Descartes, Leibniz y Spinoza se encuentran en


la Racionalista, postulando que el conocimiento verdadero se obtiene por medio de
la razón y no por los sentidos, ya que son ellos los que pueden estar engañando y
limitando al sujeto al momento de abstraer información para su procesamiento. Esta
postulación emancipa la dependencia que hay del sujeto al objeto y pone como
principal factor de entendimiento a la razón, convirtiendo al hombre en un ser
autónomo.

En esta corriente Racionalista la razón legitima el conocimiento para que el sujeto


no caiga en el abismo del error. Una de las características principales de esta
corriente son las Ideas Innatas2, las cuales vienen configuradas al nacer de cada

2
Ideas que no se obtienen por medio de la experiencia y que se nacen con ellas, por ejemplo: la idea de Dios.
Descartes hace referencia a esta Idea Innata como la idea de la perfección, misma que fue colocada en un ser
imperfecto por un Ser perfecto, ya que Éste es el único que tiene la capacidad de hacerlo.
individuo, ideas que, a su vez, son independiente del uso de los sentidos, por lo
tanto, de la experiencia. Estas ideas crean una gran discusión dentro de la filosofía
por el hecho de que se encuentran en un ser que se reconoce a sí mismo como
imperfecto, careciendo de toda capacidad de crear esta idea que, Descartes la
denomina Idea de Dios, por su calidad de perfección.

Es así como las Ideas Innatas constituye parte de la res cógitans3, que es la puerta
al conocimiento, por lo tanto, es la entrada que permitiría ver el reflejo de Dios, ya
que el hombre como ser imperfecto, es imposible que lo mire tal y como Es, porque
el concepto de Dios es inefable4.

Spinoza y Leibniz entran el grupo de racionalistas, por lo que tienen en común la


Idea Innata de Dios. Para Spinoza, a diferencia de Descartes, Dios es causa de sí
mismo, por lo tanto, es causa de la naturaleza, fuente de todo poder. Esto se reduce
al Panteísmo, donde la propia naturaleza es la sustancia de Dios.

En lo particular, esto se asemeja a las enseñanzas budistas, donde presentan a la


naturaleza como un sistema de cadenas que tienen comunicación entre sí,
omitiendo la existencia de una deidad, sino, la misma particularidad de la materia
constituye el flujo de Dios.

Para Leibniz, la naturaleza era emanada de las mónadas, que en lo

Descartes niega toda autonomía a la naturaleza, sin embargo, Spinoza considera


que la naturaleza es causa y fuente de todo.

3
La Res Extensa y la Res Cógitans son partes de las que se compone el hombre, la primera se refiere a las
cosas corpóreas compuesta de materia y la segunda a la cosa pensante, la cual no tiene longitud ni latitud.
4
Esta forma de describir a Dios parte antes de la escolástica. Incluso, cuando a Santo Tomás de Aquino se le
presenta una visión en plena misa, éste afirmó que Dios es imposible de conceptualizar, ya que todo cabe en
Él, todo está en Él y todo parte de Él. Lo que compete no es su entendimiento porque nunca se podrá
obtenerlo.
http://www.monografias.com/trabajos92/filosofia-moderna-principales-
autores/filosofia-moderna-principales-autores.shtml

https://mx.answers.yahoo.com/question/index?qid=20131015153249AAWsOAf

http://html.rincondelvago.com/descartes_2.html

https://www.youtube.com/watch?v=QeLnbDSbfi0

Este análisis permitrá ver de manera inteligble el avance que ha tenido la humanidad
en el pensamiento y en su forma de interpretar el mundo.