Está en la página 1de 2

Organización semántica

La organización semántica corresponde a la evolución del significado de las palabras.


Fernando Saussure planteó la dualidad existente entre significado y significante, es decir la
unión que se establece entre el referente y su simbolización en el lenguaje, que se produce
por la experiencia directa con el objeto, anticipando la formación de conceptos.
La forma en que el niño se relacione con el entorno condicionará su representación del mundo
circundante, y esta misma será la que le permita comunicarse con él. El lenguaje es un
elemento importante en la organización objetiva de la realidad. Su aprendizaje se produce de
manera espontánea, sin situaciones previamente planeados y, en base a lo que el niño ve y
experimenta. El adulto acompaña y modela las emisiones del niño ajustándolas
progresivamente hacia los significados. La comprensión precede a la expresión.
El bebé comienza por reconocer la voz humana, con el transcurso del tiempo y el intercambio
con adultos será capaz de interpretar los rasgos suprasegmentarios (voz, entonación, curva
entonativa). Aproximadamente a los 9 meses es cuando comienza la actividad comprensiva
del lenguaje donde, comienza por identificar su nombre y el “no”. Las primeras palabras del
niño estarán estrictamente relacionadas a experiencias que vive, al aquí y ahora, después será
capaz de evocar objetos que no estén presentes.
Las primeras palabras del niño tienen la función de expresar deseos y necesidades
directamente relacionadas con su contexto. Más adelante, aparecerán las palabras cuya
función es designar objetos, personas. En un primer momento un solo termino designará
varias cosas, pero después mediante los mecanismos de diferenciación y oposición, estos
términos irán tomando una conceptualización específica y así se irá ampliando su reportorio
semántico.
Para poder integrar una palabra nueva el niño deberá cumplir con ciertas condiciones, que
son:
 Diferenciar claramente un objeto en particular.
 Saber que, aunque lo encuentre en diferentes contextos, continúa siendo el mismo.
 Captar que, aunque cambien algunos de sus atributos, por ejemplo, el color, aunque
cambie, el objeto sigue siendo el mismo.
 Delimitar cuales son los atributos que le son propios
El lengauje se ve influjenciado por diversos factores, las diferencias geográficas,
socioeconmicas, culturales son claros ejemplos de, los niños de la misma poseen
diferencias semánticas marcadas. Otro factor importante a tener en cuanta es las
características de la personalidad, ya que estas regulan la forma de vincularse on su
entorno. Y el medio debe dotar al niño de la suficiente iniciativa para explorarlo, ya que
este contacto con él enriquecerá su campo semántico.
Un hito importante en el desarrollo del lenguaje lo constituye el logro de las 50 primeras
palabras que aproximadamente se da entre los 18 a 19 meses de edad.
Etapas de la organización semántica
1. Etapa preléxica: el niño utiliza las palabras como etiquetas y, generalmente las
acompaña con gestos de la cara y manos, esta etapa transcurre entre los 10 a 20
meses.
2. Etapa de símbolos léxicos: las emisiones del niño en esta etapa poseen nivel
conceptual por lo cual pueden ser consideradas como palabras, aunque, sean
utilizadas de forma aislada. Esta etapa transcurre entre los 16 meses a 2 años.
3. Etapa de frase semántica: inicia con la utilización de la frase compuesta por dos
palabras. En esta etapa hay un incremento significativo del vocabulario por lo cual
las posibilidades de comunicación aumentan también. Además, el niño comienza a
diferenciar que entre las palabras existen diferentes jerarquías, pasando a agrupar las
palabras por categorías con lo que la organización de conceptos mejora, creando así
un complejo sistema denominado redes semánticas.
Entre los 2 y 3 años el vocabulario aumenta muy rápidamente. Entre los 3 y 6 años el
aumento es más preciso y adaptado, el lenguaje como el pensamiento en esta edad es
egocéntrico. Hay una diferencia marcada en los niños que han tenido escolaridad desde
temprana edad ya que esta mejora la socialización y disminuye el lenguaje egocéntrico.
A partir de 7 años existe un verdadero intercambio de información y se independiza el
lenguaje interior del exterior.
Alteraciones más frecuentes en el sistema semántico
Muy frecuentes en los primeros años, se producen durante el periodo de aprendizaje debido
al proceso de incorporación de significados.
 Sobreextensión: cuando el niño usa la misma palabra para designar a varios objetos
y situaciones diferentes. Usual entre los 12 y 18 meses, y normal hasta los 30 meses.
 Sobrerrestrición: utilización de una palabra únicamente relacionada a un objeto en
particular o contexto determinado. Mucho más frecuente en la comprensión que en
la expresión.
 Ausencia de correspondencia cuando el niño atribuye un referente un significado
diferente al que le atribuyen los adultos.
 Neologismo: crear una palabra para un objeto o situación personal.
 Disnomias: cuando el niño no es capaz de emitir una palabra que ya conoce y utiliza
algún sinónimo o rodeos para expresarse. Es un trastorno de la recuperación de las
palabras y se produce principalmente cuando están fuera de contexto.
 Jerga: cuando se asocian dificultades articulatorias con confusiones semánticas.
 Ecolalias: Repetición generalmente de la última palabra escuchada por el niño.