Está en la página 1de 2

Nombre: Angel Alegria Arango Curso: Psicoterapia Familiar

Kramer vs Kramer

Ted Kramer es un padre y esposo que adora su trabajo, tanto es así que lo

anticipa a su familia. Llega un día, en el que su esposa, Joanna, no puede

soportarlo más y lo deja. Es aquí cuando Ted debe enfrentarse a la difícil tarea de

hacerse cargo él sólo de su hijo mientras debe compaginar su trabajo con las

tareas de la casa. Cuando Ted logra tener bajo control todo lo que en el inicio fue

un caos y comienza a sentirse realizado como padre aparece de nuevo Joana

para solicitar la custodia de Billy, su hijo. Ted se niega a renunciar a Billy por lo

que irán a los tribunales para luchar por su custodia, donde se iniciara la guerra

legal y sentimental para ganarse el cariño y la tutoría del hijo, luego el juez le cede

la custodia a la madre sin embargo ella renuncia a la custodia del hijo a pesar de

haber ganado el juicio.

Con referencia a Ted, era un brillante ejecutivo de publicidad y consiguió un

importante triunfo profesional pero tenía desconocimiento de las necesidades

afectivas y de realización profesional de su mujer y la incapacidad de ambos para

poderse comunicar, esto le trajo a él la consecuencia de que su esposa le

abandonara dejando al niño bajo su responsabilidad. La vida de Ted cambia de

forma radical entonces él comienza adoptar comportamientos similares a los de su

esposa para que el niño sienta, en la menor manera posible, la ausencia de su

madre. Ted muestra voluntad, paciencia, emociones positivas en relación a su

hijo, está presente en la vida cotidiana de su hijo, recupera en el proceso la

capacidad de empatía al comprender las razones de su ex esposa para dejarlo,


Nombre: Angel Alegria Arango Curso: Psicoterapia Familiar

equilibra más el autoconcepto laboral y emocional, percibiéndose a sí mismo

como un muy buen padre, valorando este papel como positivo.

Al respecto de Joana, que por el hecho de ser mujer automáticamente la

responsabilidad de los hijos deben pasar a ella, perdiendo sus posibilidades de

desarrollo personal, una mujer que no quiere asumir su papel como madre, ya

que piensa que toda su vida ha sido primero el hijo de, la esposa de, la madre de y

nunca se le reconoce como un ser independiente. Es infeliz en los últimos cinco

años de matrimonio, entra en una crisis de identidad personal sin más opción que

irse, confundida, desvalorizada en lo laboral por Ted, abandonada,

culpabilizándose del fracaso del matrimonio. El distanciamiento le hace ver que es

posible un equilibrio entre lo laboral y la maternidad, acepta que fue un error el

abandonarlo, pero considera que no podía hacer otra cosa, La búsqueda de un

apoyo profesional que contribuye a la reconstrucción de su autoestima y de su

autoconcepto emocional sin embargo es una persona inestable en su vida sentido

general y que no es una opción el llevarse a Billy.

Por otro lado, quien entra en ese mundo que se desestructura es Billy. Su madre

es el referente, y que el niño expresa sus sentimientos por el abandono de la

madre. Por otro lado su nueva relación con su papá es una construcción llena de

ternura y a veces de conflictos que terminan en soluciones. Concluye no con una

rebeldía creciente del niño, sino con un “Perdóname, papá” tierno y que dice

mucho de formas de resolver conflictos, que tiene un espacio para expresar sus

emociones; es el hijo que comparte vida cotidiana con su padre; que expresa su

amor a su padre y su dolor ante la amenaza de la separación.