Está en la página 1de 3
Pensar | 4 —_——_ con la historia EL LIBRO: TEMA ¥ CONTENIDO Carl E. Schorske taurus T nados por el presente histrico en lamestdaen que se dei ne fuera de pasado 0 en contraposicin al mismo. As ‘pes, el primer sentido de “pensar con la historia” supone Iautizacion de elementos de pasado en una consiruccin cultural del presente y del futro. En su segundo sentido “pensarcon a historia” relaivia al ajto, ya sea personal fo colecivo, de un modo autorreflexivo dentro del fy deliiempo social. Los ensayos que se recogen en este libro no han sido concebidos con elfin de explicar de wn modo sistemitico To que significa pensar con ta historia, En lugar de expo nerlo como sige tratase de una teora, cn los ensiyonse pone dle manifesto comosi fuera na pita cultural —préctica {que bajo ningin concepto est resting a Tos que se I tman asi mnismos hstriadores—. En la Europa del siglo x In historia se convirti en wna forma priilegiada de cons truccién de significados para las clases ihustradas. Algunos ejemplosde esta prictica cultural a como st abandono en favor de una moderna ahistorica a medida que el siglo legals fin, consttuyen el tema principal de este libro. ora de los campos de la cultura intelectual ¥ artista, tanto en Europa como en Estados Unidos, se ‘a pensar sin la historia en el siglo Xx. La propia palabra “moderna” surgié para diferencia nuesras vi das y nuestro tempo de lo que habia ocurtido anterior. mente, de la historia en st conjunto como tal. Arquitec- ra moderna, misica moderna, ciencia moderna —todas ellasse han definido asf mismas no tanto fueradel pasado, J. deste nego, mucho menos fnteal pasado, sino como Separadas de ste dentro de un nuevo espacio eultaal a tonomo—. La mente moderna sc ha vuelto indiferente la historia, ya que la historia, concebida como una tad Jn que la nutre consantemente, no le era ii en us pro- Te yectos. La posmodernidad, admitimoslo, ha encontrado uss para elementos del pasalo dentro de sus propias cons ‘ones y deconstrucciones, Pero aunque relegue la mo- nidad al pasado reafirma como suya la ruptura de la modernidad con la historia como wn proceso continuo, va plataforma de su propia identidad cultural Cuando volvemos a miraela de la cultura erudita de me- dliaelos del siglo x1x a la de mediados del siglo Xxx nos da ‘mos cuenta de lo radical que ha sido la separacién de la conciencia historica, El telin de fondo de nuestra moder dad fue el historicismo, dominante y preponderante. Nun- caen lahistoria de lacultura europea habia gorado Clio de ‘tanta preeminencia —por no decir hegemonia— como: veiados del siglo x1x. i en el sigho xvi Ia Filosofia bi sido la soberansa del reino del intelecto, yla historia si mo- desta sirvienta en "la enseianza de la flosofia por el ejem- plo”, en el siglo x1x la historia hereda los dominios de la filosofia. EI método de pensamiento de la historia yu pers pectiva temporal penetraron la mayor parte de los campos dl saber, mientras que los modelos del pasado inspiraron aalasartes del siglo XIX. Al igual que la ciencia desarroll6 su propia autonomfa con respecto a la filosofia natural, ka historia natural reclamé gran parte de este legado. La pine (ura hist6riea y la novela hist6rica adquirieron una nueva preeminencia en la prctica artistica, mientras que el este dio yla critica de lasartes se consideraron historia del arte, historia de la literatura, eteétera. El propio proceso de mo- dernizacién de la economia y de las sociedades del si- ilo XIX, y sus efectos sin precedentes en lo que respecta a la industrializacion tecnoligica de la tierra y de las perso- nas, provocaron parad6jicamente esta biisqueda acelerada «de vineulos con el pasado. En una época de creciente nacio- nalismo, las identidades colectivas se definieron como la i sintesis de culturas convergentes del pasado. La arquitec tura de ls ciudades se apropi¢ de esos de tiempos past- dos para dotar de valor ¢ historia alos distintostipos de cedificios modernos, desde estaciones de ferrocarri y ban- os hasta los edfcios que alojaban apartamentos y ayun- tamientos. Las eulturas del pasado proporeionaban un ropaje digno con el que vestir la desnuder de la utilidad moderna, El historicismo en la cultura surgié.comoun modo de acep' ponies los recursos del pasado, Por el contrario, en una fase pos- a modernizaci do orden en teri la modernidad en fa cultura surgi como reaccién a este esfuerzo, a medida que los intelectualestrataban de enfrentarse ala modernidad en sus propios terminos, li bre de los grillees mentales que se pensaba que ahora im- pontan la historia yl historiismo. Hegara dominar la modernidad pensando conta histo: rid;o lleyar a dominar la modernidad pers ‘ori: étasno son simples antes sino fase sucesiaade ‘un mismo intento de dar forma y significado a a chvilizae Cin europea de la era del capitalismo industrial y la apa Ticion de la poltca democratica. Los ensyos recogidos en teste libro, independientemente de los temas expecificos {que traten,deben ayudarnosa pensar con la historia sobre el paso dela cultura del siglo xix ala de nuestro tiempo. ndo sin a his- “Eneuentro con la historia”, segundo ensayo de esta in- woduccidn, es un autorretrato profesional. El American Council of Learned Societies me lo encarg6 originalmen- te como parte de su serie de conferencias Haskins, “La vida del saber”, donde académicos de varias disciplinas fueron invitados para “rememorar toda una vida de trabajo, yre- flexionar sobre ella”. No obstante, este ensayo se ajusta al propésito de este libro. ry