Está en la página 1de 29

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

UAPA

PRESENTADO POR:

ANA MARTHA VASQUEZ

MATRICULA:

13-3964

ASIGNATURA:

PSICOLOGÍA FORENSE

FACILITADORA:

FRANCISCO GRULLON CRUZ


PSICOLOGÍA FORENSE
LA PSICOLOGÍA COMO CIENCIA: EN LA DIMENSIÓN CRIMINOLÓGICA Y
JURÍDICA.

1.1. La psicología como ciencia; Corrientes clásicas.

La psicología es una ciencia joven, pero a pesar de su corta trayectoria vital le


ha dado tiempo a crear varias corrientes psicológicas que establecen el modo
en el que se investiga, los conceptos y métodos que se utilizan para trabajar, y
el objetivo que se persigue.

Las corrientes de la Psicología más relevantes

La psicología como disciplina separada de la filosofía apareció durante la


segunda mitad del siglo XIX. Normalmente se considera que su nacimiento
coincidió con la inauguración del laboratorio de investigaciones en psicología
creado por Wilhelm Wundt en el 1879.

A partir de ese momento, empezaron a surgir diferentes enfoques de la


psicología, muchos de los cuales aparecían como reacción al resto. Son los
siguientes.

1. Estructuralismo

Esta corriente aparecida hacia 1890 incluye a los miembros de la tradición de


investigación psicológica inaugurada por Wilhelm Wundt. Edward Titchener fue
su principal representante, y defendió la idea de que el objetivo de la psicología
debía ser descubrir los elementos básicos de la consciencia y el modo en el
que interactúan entre ellos para crear los procesos mentales.

2. Funcionalismo

Una de las principales corrientes de la psicología de las aparecidas a principios


del siglo XX. El funcionalismo, que nació en la primera década del siglo XX,
supone un rechazo al enfoque estructuralista; en vez de centrarse en estudiar
los componentes de la mente, tenía como objetivo entender los procesos
mentales. No se centraba en las "piezas", sino en el funcionamiento, es decir
las funciones psicológicas que se llevan a cabo dentro de nuestra cabeza (y,
por extensión, dentro de nuestro cuerpo).

3. Psicoanálisis y psicodinámica

La corriente psicodinámica apareció por primera vez a través de a obra de


Sigmund Freud, en los últimos años del siglo XIX. Se basaba en la idea de que
el coportamiento humano, tanto en sus movimientos, pensamientos y
emociones, es el producto de una lucha de fuerzas opuestas que tratan de
imponerse a la otra. Esta lucha es inconsciente, pero según los seguidores de
esta corriente puede ser reconocida a través de la intterpretación de sus
manifestaciones simbólicas.
4. Conductismo

El conductismo se consolidó poco después del psicoanálisis, y apareció siendo


una corriente d la psicología que se oponía a Freud y a sus seguidores, pero
también a muchos otros investigadores con tendencia hacia el mentalismo. Al
contrario que estos últimos, los conductistas enfatizaban la importancia de
basar la investigación en elementos observables del comportamiento, evitando
al máximo la especulación no justificada y huyendo de la interpretación de los
actos en clave simbólica.

5. Gestalt

Esta corriente, que no debe ser confundida con la terapia Gestalt, nació en
Alemania para estudiar procesos psicológicos relacionados con la percepción y
con el modo en el que se llega a soluciones ante problemas nuevos.

Para estos investigadores, tanto al ver una imagen como al tener una idea
somos capaces de crear una imagen global acerca del entorno y sus
potencialidades, en vez de limiarnos a acumular información pieza por pieza
acerca de lo que nos rodea y luego hacer que estos elementos encajen.

6. Humanismo

Técnicamente, la psicología humanista no se caracteriza por proponer


herramientas de investigación o de intervención determinadas, y tampoco se
fundamenta en presuposiciones científicas diferenciadas. Lo que la distingue es
el modo en el que se vincula la psicología con la ética y con un concepto del
ser humano.

En esta corriente se cree que la función de la psicología no debe ser


simplemente obtener información y analizarla fríamente, sino que hay que
hacer felices a las personas.

7. Cognitivismo

El cognitivismo se consolidó como corriente de la psicología a finales de los


años 60, y fue una reacción al conductismo de B. F. Skinner. Supuso una
vuelta al estudio de los procesos mentales que no eran demasiado tenidos en
cuenta por los conductistas, y esto hizo que apareciese una nueva
preocupación por las creencias, las emociones, la toma de decisiones, etc.

1.1.1. La conducta como totalidad.

1.1.3. Las escuelas clásicas de la psicología y sus aportes a la


criminología.

LA ESCUELA CLASICA
La Escuela Liberal clásica no consideraba al delincuente como un ser diferente
de los demás, no partía de la hipótesis de un rígido determinismo sobre cuya
base la ciencia tuviese por cometido una investigación etiológica sobre la
criminalidad, sino que se detenía sobre todo en el delito entendido
como concepto jurídico, es decir como violación del derecho y también de
aquel pacto social que se hallaba, según
la filosofíapolítica del liberalismo clásico, en la base del Estado y del derecho.

EL DELICUENTE NO ES UN SER DIFERENTE DE LOS DEMAS. (ESCUELA


CLASICA)

Como comportamiento, el delito surgía de la libre voluntad del individuo, no de


causas patológicas, y por ello, desde el punto de vista de la libertad y de la
responsabilidad moral de las propias acciones, el delincuente no era diferente,
según la escuela clásica, del individuo normal. En consecuencia, el derecho
penal y la pena eran considerados por la escuela clásica no tanto como un
medio para modificar al sujeto delincuente, sino sobre todo como un
instrumento legal para defender a la sociedad del crimen, creando frente a
éste, donde fuese necesario, un disuasivo, es decir una contramotivación.
Los límites de la conminación y de la aplicación de la sanción penal, así como
las modalidades del ejercicio de la potestad punitiva del Estado, estaban
señalados por la necesidad o utilidad de la pena y por el principio de legalidad.

La mente criminal

La criminología actual, a partir del año 1930 , se caracteriza por la tendencia a


superar las teorías patológicas de la criminalidad, es decir aquellas que se
basan en las características biológicas y psicológicas que diferencia-rían a los
sujetos "criminales" de los individuos "normales", y en la negación del libre
arbitrio mediante un rígido determi- nismo. Estas teorías eran propias de la
criminología positivista que, inspirada en la filosofía y en la psicología del
positivis-mo naturalista, predominó entre fines del siglo pasado y comienzos del
presente.

Teoría de la anomia

Para Durkheim, es un Estado social, caracterizado por un debilitamiento


general, en la conciencia colectiva, en el que se vuelven poco claros los fines
del accionar. Es el fracaso o la ausencia de un siste¬ma de convicciones
morales arraigadas colectivamente para una persona o grupo social.

Robert Merton redefinió el concepto de anomia, de forma más concreta, como


aquel proceso, propio de las sociedades modernas, que resulta
del cambio rápido de los valores sociales, sin que dé tiempo a su sustitución
por otros valores alternativos. Como resultado de ello, los individuos se
que¬dan sin valores y normas que sirvan como referentes para su conducta.
Teorías del control social o de los vínculos sociales de Hirschi

Travis Hirschi expone que: "todo individuo es un infractor potencial y sólo el


miedo al daño irreparable que pudiera ocasionarle el delito en sus relaciones
interpersonales e institucionales, lo frena". Por lo tanto, la causa de la
criminalidad resultaría del debilitamiento en el individuo de todos los lazos o
vinculaciones que lo unen a la sociedad. Los cuatro factores que determinan la
vinculación del individuo a la sociedad:

1. Apego o lazos emocionales con otras personas.

2. Compromiso o inhibiciones sociales por temor a pérdidas.

3. Participación en actividades convencionales

4. Creencias favorables a los valores establecidos. Contexto de ruptura de los


mecanismos de vinculación social informal:

LA ESCUELA POSITIVA

Esta es todo lo contrario a la Escuela Clásica, la Escuela Positiva si tuvo una


existencia real, con un grupo de juristas que retaron a otros juristas del campo
para poder imponer sus ideas. Una clase de intelectuales que hacen de
LOMBROSO un jefe y sus conocimientos una doctrina. FERRI nos dice que " la
escuela positiva consiste en lo siguiente: estudiar al delito, primero en su
génesis natural, y después en sus efectos jurídicos, para adaptar jurídicamente
a las varias causas que lo producen los diversos remedios, que por
consiguientes serán eficaces " Debido a los excesos de la Escuela Clásica,
nace la Escuela Positiva. Todo se debió al abuso de la dogmática, al olvido
del hombre delincuente a sus creencias de haber de haber agotado la
problemática jurídico-penal.

El principal medio de difusión de esta escuela fue la revista "Archivi di


psichiatria, scienze penali e antropología criminales.

Los postulados de esta escuela son:

- La Escuela Positiva se caracteriza por su método científico.

- El delito es un hecho de la naturaleza y debe estudiarse como un ente real,


actual y existente.

- Su determinismo, es totalmente determinista esta escuela.

- Sustituye la responsabilidad moral por la responsabilidad social, puesto que el


hombre vive en sociedad y será responsablemente social mientras viva en
sociedad.
- El hecho de que si no hay responsabilidad moral, no quiere decir que se
pueden quedar excluido del derecho.

- El concepto de Pena se sustituye por el de sanción.

- La sanción va de acuerdo a la peligrosidad del criminal.

- Estas deben durar mientras dure la peligrosidad del delincuente, y por eso
son de duración indeterminada.

- La ley penal no restablece el orden jurídico, sino que tiene por misión la de
combatir la criminalidad considerada como fenómeno social.

- El derecho a imponer sanciones pertenece al Estado a título de defensa


social.

- Más importante que las penas son los substitutivos penales.

- Se acepta "tipos" criminales.

- La legislación penal debe estar basada en los estudios antropológicos y


sociológicos.

- El método es inductivo - experimental.

Las teorías de Lombroso sobre el delincuente

Lombroso dijo que las causas de la criminalidad son de acuerdo con la forma,
causas físicas y biológicas .Un aspecto particularmente difundido de la obra de
Lombroso es la concepción del delito como resultado de tendencias innatas, de
orden genético, observables en ciertos rasgos físicos o fisonómicos de los
delincuentes habituales (asimetrías craneales, determinadas formas de
mandíbula, orejas, arcos superciliares, etc.). Sin embargo, en sus obras se
mencionan también como factores criminógenos el clima, la orografía, el grado
de civilización, la densidad de población, la alimentación, el alcoholismo, la
instrucción, la posición económica y hasta la religión..

El Espiritismo

Más adelante Lombroso comenzó a investigar el fenómeno de los médium.


Aunque inicialmente escéptico, luego se convirtió en un creyente del
Espiritismo. ¿Y cómo ateo, Lombroso discute sus opiniones sobre fenómenos
paranormales y el Espiritismo en su libro Después de la muerte - qué? "' (1909)
en que dice: "creer en los espíritus y afirma que la médium era genuina". Más
tarde se supo el engaño por la mujer.

1.1 4. Aportes de la psicología al proceso de la administración de la


justicia.
La Psicología jurídica comprende el estudio, asesoramiento e intervención
sobre el comportamiento humano que se desarrolla en un ambiente regulado
por normas legales. Ha sido también denominada psicología forense,
psicología judicial, psicología criminológica, psicología legal, la autora asume
que la denominación adecuada es la de Psicología Jurídica por ser un término
amplio que cubre todas las área de aplicación y por tener una correcta
concepción etimológica y epistemológica.

La Psicología Jurídica constituye un área de especialización de la psicología


general, cuyos aportes eran requeridos en los tribunales de los Estados Unidos
desde 1.792, en España por los psiquiatras forenses en 1.891 y en otros países
Europeos tras conocer los aportes tempranos que hicieron al respecto autores
como Lombroso en Italia en 1.876 y Kestschmer en Alemania 1.955, entre otros
menos destacados.

Según Urra, J. (1.993) la Psicología Jurídica tiene varios antecedentes


internacionales desde 1.792 hasta 1.960, aunque se puede hablar de su
institucionalización recientemente y de manera especial en dos países que son
Estados Unidos y España. En Estados Unidos en 1.970 cuando la American
Psychological Asociation APA define el rol del psicólogo jurídico y en España
en los años 80 cuando el Colegio Oficial de Psicólogos realiza un congreso en
el que designa una sección de psicología jurídica e inicia la publicación del
Anuario sobre el mismo tema.

El desarrollo reciente generó un evidente crecimiento en el volumen mundial de


sus publicaciones, la incorporación del tema en las universidades en niveles de
pre y postgrado y también la apertura de plazas de psicólogos en instituciones
relacionadas con la administración de la justicia tanto en Iberoamérica como en
el mundo anglosajón.

1.1.5. Desarrollo histórico de la psicología forense en la República


Dominicana

El día 14 de Julio de 1967 se fundó en la Universidad Autónoma de Santo


Domingo la primera escuela de Psicología en República Dominicana.
Este hecho trascendental marcó el inicio del desarrollo de la Psicología en
nuestro país.

Hoy recordamos y saludamos esa importante iniciativa y de manera especial el


aporte del Dr. Tirso Mejia Ricart, primer director de la Escuela de Psicología de
la UASD. En la actualidad la carrera de psicología se imparte en
las universidades: Universidad Autónoma de Santo Domingo, Universidad
Nacional Pedro Henríquez Ureña, Universidad INTEC, Universidad
Tecnológica de Santiago, Universidad Dominicana O&M, Universidad
Nacional Evangélica, Universidad Adventista, Universidad Abierta para Adultos,
Universidad UCDP Universidad Iberoamericana, Universidad de la Tercera
Edad, Universidad Católica Santo Domingo, universidad Interamericana,
en la Universidad Católica Tecnológica del Cibao y Pontificia Universidad
Católica Madre y Maestra De las aulas universitarias han egresados
miles de psicólogos y un número muy significativo en está en el proceso de
formación profesional.

UNIDAD II ÁMBITO E INTERVENCIÓN DE LA PSICOLOGÍA FORENSE

2.1 Dimensiones de la contribución general de la ciencia forense.

2.2. Desarrollo histórico de la ciencia forense.

2.3. Funciones psíquicas fundamentales en la exploración psicológica


forense.

Dentro de un peritaje, la exploración psicológica está centrada en la conciencia


de la ejecución del acto, específica y basada en el análisis de la
responsabilidad de un individuo sobre su comportamiento, la conciencia que
posea de sus acciones y cuán imputables le pueden ser.

Todo individuo posee tres funciones que guían sus acciones y la capacidad de
juicio, unidas estas funciones logran la resolución de problemas, éstas son:

• Pensar

• Sentir

• Actuar

 Funciones cognitivas (pensar): Se relacionan con las aptitudes de los


individuos para incorporar y procesar la información del medio; incluye la
sensopercepción y la capacidad intelectual; estas aptitudes determinan
si el individuo comprende lo que está haciendo.

 Funciones afectivas (sentir): Relacionadas con las emociones y


sentimientos.

 Funciones volitivas (actuar): Comprenden las motivaciones que tiene un


sujeto para actuar, como la voluntad de ejecutar un acto, es decir, si
desea o no realizarlo.

2.4 Aportes de la psicología forense según las demandas de la autoridad


judicial en la República Dominicana.

Tomamos algunas informaciones de la Internet y de de algunas monografía


donde obtuvimos la siguiente informaciones, las cuales no dan una reseña
histórica orientada de manera comparativa hacia nuestra realidad.
Para comprender mejor las formas de aplicación de la psicología en la
actualidad, es importante conocer la historia evolutiva que encaminó a la
realidad actual.

Profundizando en sus raíces y en el devenir de su desarrollo comprenderemos


las razones de sus procedimientos y los mecanismos factibles para mejorarlos.

Desde los primeros tiempos las herramientas principales en la investigación de


casos forenses han sido la observación y la interpretación de la evidencia
física.

En la última mitad del siglo XIX, la ciencia fue aplicada en los nuevos y
avanzados campos de la química, microscopía y fotografía, esto revolucionó la
manera en que esos casos eran investigados y mejoró la validez de las
conclusiones extraídas de la investigación de las autoridades responsables.

Se realizaron algunos intentos para organizar áreas especiales dentro de los


departamentos policiales para recolectar evidencia. Las autoridades
investigativas obtenían de manera individual información científica de los
departamentos académicos de química y farmacología, ya que allí contaban
con científicos experimentados y con los instrumentos técnicos necesarios,
como el microscopio, por ejemplo. En algunos destacamentos policiales los
laboratorios adoptaron las funciones de identificación, debido a que el número
de criminales crecía concomitantemente con la población.

El sistema legal no podía seguir dependiendo de la memoria de los policías,


quienes en su experiencia podían identificar la manera de actuar de ciertos
criminales y pandillas.

2.5. Contextos y determinantes jurídicos en la intervención psicológica.

Dada la incursión del psicólogo en el campo del derecho es necesario que éste
conozca y maneje las consecuencias legales de su quehacer y el de los otros
profesionales que actúan dentro de este campo. En la investigación criminal el
objetivo final es el esclarecimiento de los hechos delictivos que puede tener
como consecuencia la privación de la libertad de un ser humano. De allí se
desprende la responsabilidad del actuar de cada profesional que implica un
trabajo interdisciplinario en el que dependiendo del momento de la
investigación una disciplina llega a complementar a la otra. En el caso del
psicólogo que participaría del equipo asiste al lugar de los hechos, es de su
competencia conocer y manejar el marco legal y de procedimiento, principios
de investigación criminal, conocimiento del equipo de profesionales.

En este sentido, el psicólogo jurídico tiene una formación que le permite


conocer de antemano parte de la dogmática jurídica que da el sustento a la
etapa de indagación e investigación. Sin embargo se advierten carencias hacia
la parte técnica de la investigación criminal- manejo del lugar de los hechos,
cadena de custodia, proceso de investigación- por esto el lector podrá
encontrar, dentro del sustento teórico, una serie de temáticas que encierran
todo lo que puede estar relacionado en un proceso de investigación criminal
desde la perspectiva del derecho como desde la misma psicología.

Al realizar este estudio surgió la necesidad de profundizar sobre la labor de


investigación que otros profesionales han desarrollado en el contexto
colombiano, máxime si se tiene en cuenta el momento de transición del sistema
inquisitivo al sistema actual penal acusatorio. Estos profesionales hacen parte
del cuerpo de policía judicial, piedra angular de la investigación criminal.

La DIJIN conforma uno de los cuerpos de Policía Judicial más representativos y


con más tradición en Colombia. Sin embargo para efectos de esta investigación
sólo se trabajo con el área investigativa de delitos contra la vida e integridad
personal, específicamente con el grupo investigativo de homicidios.

Finalmente el lector encontrará los aportes que la psicología ha realizado a la


investigación criminal en temas como perfilación, autopsia psicológica y
evaluación psicológica de la escena de muerte. La exploración de literatura
sobre "evidencia psicológica" condujo hacia un paradigma que se remite al
tema de los indicios desde el método de Sherlock Holmes. Este paradigma se
verá plasmado a lo largo de este documento.

2.6 Teoría del delito: Su re relación y lectura desde lo psicológico.

A. Teoría psicológica.
La separación del aspecto externo (injusto) con respecto al aspecto interno
(culpabilidad) en el sistema de Liszt, Beling y Radbruch, da lugar al llamado
concepto psicológico de culpabilidad, según el cual, la culpabilidad constituye la
relación subjetiva existente entre el hecho y el autor, y esta relación sólo puede
ser psicológica. Así, el delito existía como resultado de una doble vinculación:
la relación de causalidad material, la cual daba lugar a la antijuridicidad, y la
conexión de causalidad psíquica, que contemplaba a la culpabilidad.

Así, el acto culpable es la acción culposa o dolosa del individuo imputable, de


donde se sigue que la imputabilidad aparece como presupuesto necesario de la
culpabilidad.

B. Teoría normativa.
El conocimiento psicológico de culpabilidad fue sustituido por el concepto
normativo de culpabilidad, cuyos principales expositores son Frank,
Goldschmidt y Freudenthal.

Para la concepción normativista de la culpabilidad, ésta no es una situación


puramente psicológica (intelecto y voluntad), sino que representa un proceso
atribuible a una motivación reprochable del agente. En efecto, partiendo del
hecho concreto psicológico, ha de examinarse la motivación que llevó al
hombre a esa actitud psicológica, dolosa o culposa, pero además, es preciso
deducir, de tales motivos, si el autor cometió o no un hecho reprochable.

La concepción normativista se funda pues, en el reproche (basado en el acto


psicológico, en los motivos y en la caracterología del agente) y en la
exigibilidad. Así, los aspectos fundamentales en esta teoría son: a) La
culpabilidad es un juicio de referencia por versar sobre un hecho psicológico; b)

C. Finalismo.
Como consecuencia de trasladar la finalidad al centro del injusto, el finalismo
de Welzel sustrajo tanto el dolo como la infracción del deber objetivo del
cuidado, base de la imprudencia, de su tradicional sede en la culpabilidad.

Todo el hecho, concebido como unidad definida por lo subjetivo y no solo su


parte objetiva, se constituye en contenido del injusto. La culpabilidad deja de
continuar cobijando la parte subjetiva del hecho. De ese modo se consigue
abandonar por completo el contenido psicológico de la culpabilidad y convertir
la concepción normativa del causalismo en una concepción puramente
normativa.

2.7 Tipos de derechos en los que se incluyen peritajes psicológicos

I. DERECHO CIVIL

 Derecho de familia: guarda y custodia, patria potestad, etc.

 Tutela e incapacitación.

 Baremación de secuelas derivadas de accidentes de tráfico.

II. DERECHO PENAL

 Responsabilidad penal (imputabilidad).

 Evaluación de víctimas de delitos.

 Análisis de credibilidad del testimonio en menores víctimas de abuso


sexual.

 Secuelas/daño moral.

 Preparación y acompañamiento a juicios.

 Simulación / Disimulación de sintomatología.

III. DERECHO LABORAL

 Acoso moral o “mobbing” y estrés laboral o “burnout”.


 Incapacitaciones laborales.

 Valoración de secuelas psíquicas de accidentes laborales.

 Simulación / Disimulación de sintomatología.

IV. ASESORAMIENTO A PROFESIONALES DEL DERECHO

 Medios de prueba pertinentes a solicitar.

 Reconstrucción de la demanda desde el punto de vista psicológico.

 Recomendaciones antes, durante y después del juicio.

 Asesoramiento en selección de jurados.

UNIDAD III CONTEXTUALIZACIÓN CRIMINOLÓGICA DEL DELITO: EL


DELINCUENTE Y SUS TIPOLOGÍAS.

3.1. Orígenes y desarrollo de la criminología.

La criminología se fundó gracias a los trabajos de tres sabios italianos: Cesar


Lombroso (1835-1909) médico militar de origen judío fundador de la psicología
criminal quien desde una ciencia positiva atribuyo a los delincuentes
criminológicos según la morfología del cuerpo (aspecto genético).Continuaron
con este quehacer Enrrico Ferri (1856-1929), profesor de derecho y sociología,
psiquiatra italiano , autor de la famosa sociología criminal, aparecida en 1831
bajo el titulo de los nuevos horizonte del derecho penal y Rafael Garofalo
(1851-1934) magistrado italiano cuya criminología a pesar de ser publicada
1885 es un célebre texto.

Esta joven la criminología se puede decir fue certificada desde 1885 por los
congreso internacionales de antropología criminal, “termino adoptado para
rendir homenaje a Lombroso”. Este esfuerzo de Lombroso florece a través d
congreso internacionales que posteriormente se gestaron, el primero de ellos
en roma (1885) y luego lo de parís (1889). Brusela (1892) Ginebra (1896)
Amsterdan (1901) Torino (1906) y colonia (1911).

La dificultes no faltaron la primera guerra mundial (1914-1918) interrumpió el


movimiento criminológico y hubo que esperar veinte años para que el problema
criminológico se planteara de nuevo en el plano internacional. En efecto en
1934 Benigno Ditulio otro contribuyente airoso de esta ciencia creo la sociedad
internacional de la criminología y el primer congreso en Roma.

En la segunda guerra mundial (1939-1945) no detuvo el movimiento


criminológico. Mientras tanto paralelamente al anterior congreso en roma se
realiza el primer congreso en Buenos Aires. En (1941) se celebra el segundo
congreso latino americano en Santiago. Se realiza también el primer congreso
pana americano en rio de janeiro 1947 y dos años después, el segundo
congreso pana americano en México (1949) finalmente ya para dar por sentada
la base de la criminología como disciplina científica se celebra el segundo
congreso internacional el (1950) en la prestigiosa universidad francesa de la
Sorbona. Hoy día la difusión de la criminología y su desarrollo como ciencia a
trascendido a la demás instituciones sociales.

3.2. Visión integral de la criminología.

Su objeto es el estudio de la conducta desviada que implica el delito o


criminalidad, así como el proceso de definición y sanción de la conducta
desviada. Además, también se centra en la prevención y el tratamiento de
estas conductas.

Basa sus fundamentos en conocimientos diversos de disciplinas y ciencias


tales como lo son la sociología, psicología, medicina, antropología, matemática,
física y química, apoyándose de manera indirecta del derecho penal y de otras
ciencias de carácter penal o forense. Las áreas de investigación criminológicas
incluyen el iter criminis, la incidencia y las formas o mecanismos de los
crímenes, así como sus causas y algunas consecuencias.

3.3. Definición criminológica del delito.

El concepto tradicional de delito era fundamentalmente jurídico, producido por


el Derecho Penal. Sin embargo, la Criminología como ciencia independiente
debía de producir un concepto propio de delito, que no procediese del derecho
penal, y esa labor es compleja, fundamentalmente porque el delito es inherente
al colectivo humano y donde radica la dificultad es en encontrar un concepto de
delito universalmente valido. Así hasta las conductas que atenta contra la vida
o contra la libertad sexual se castigan de manera diferentes en los diversos
paises, por ejemplo, la ablación o mutilación genital.

3.4. Sociología criminal.

La Sociología Criminal es la ciencia, parte de la criminología, que tiene por


objeto el estudio del delito en cuanto fenómeno social, así como el de los
factores sociológicos que intervienen en su producción.

Las estadísticas criminales integran el medio auxiliar básico para las


investigaciones de carácter sociológico-criminal. Sin embargo, en la actualidad,
se preconiza que la observación estadística de la totalidad social, se conjugue
armónicamente con la observación psicológica del caso singular concreto.

3.5. Tipología criminal

Pensando en las diferentes clases de delitos y en sus autores, puede


plantearse una línea de análisis útil a su mejor comprensión basada en la
peligrosidad que para el grueso social representa uno u otro tipo criminal.
3.6. Tipología del delincuente

Si bien los delitos pueden definirse como las acciones u omisiones dolosas o
imprudentes penadas por la ley, según nivel de “afección social” se establecen
diferencias entre éstos y los crímenes.

La gravedad que separa delitos de crímenes, se determina por el tipo de pena


que conlleva tal o cual infracción de ley (hecho conductual antijurídico). A su
vez, la gravedad de la pena depende de algunos criterios tales como:

 Valoración del daño para la víctima.

 Valoración del daño para la sociedad.

 Tipo de presidio.

 Duración del presidio.

 Medidas cautelares.

 Beneficios e Inhabilidades civiles, entre otras.

UNIDAD IV: DETERMINANTES PSICOLÓGICOS EN LA CONDUCTA


CRIMINAL.

4.1. El sistema de clasificación de las enfermedades psicológicas.

4.2. Concepto de normalidad y anormalidad.

Normalidad: este término tiene una gran carga semántica de valore y actitudes
que no es fácil explicar por qué sigue siendo un tema favorito de la
psicopatología. La complejidad del enfermar humano permite adelantar que
ningún concepto unilateral de normalidad es aceptable.

La anormalidad es una característica definida en forma subjetiva que se


asigna a aquellas personas que poseen condiciones raras o disfuncionales.
Definir si una persona es normal o anormal es un tema difícil en el campo de la
psicología de la anormalidad.

4.3. Delincuencia incipiente: La problemática de la delincuencia juvenil.

4.4 Psicopatías.

La psicopatía o personalidad psicopática es un trastorno antisocial de la


personalidad.

4.5. Trastornos mentales transitorios.

El Trastorno mental transitorio es un concepto jurídico que se utiliza para


determinar “una profunda alteración de la mente o de los frenos inhibitorios,
que aparece bruscamente, de forma súbita e inesperada, anula
momentáneamente la capacidad de autodeterminación del sujeto y desaparece
después sin dejar secuelas” (STS 16 de septiembre de 1993). El perito
psicólogoestudia las circunstancias del presunto delincuente antes de la
comisión del delito para valorar si pueden explicar la existencia de un Trastorno
mental transitorio y plasmarlo así en su Informe Pericial Psicológico.

4.6. La neurosis y la psicosis.

Las psicosis designan un grupo de enfermedades que implican la pérdida de


la noción de la realidad, haciendo que la persona la reinterprete por completo,
principalmente debido al hecho de que no cuenta con mecanismos suficientes
para soportarla y hacerle frente. Entre estas enfermedades tenemos la
esquizofrenia o el trastorno delirante crónico. En este tipo de dolencias el
enfermo no es consciente de que padece una enfermedad, por ello, y vive su
reinterpretación como si fuera la realidad.

En las neurosis, por el contrario, el paciente sí es consciente de que padece


una enfermedad y sufre por ello. La neurosis es realmente una búsqueda de
adaptarse y soportar una realidad que, de otra forma, no podría ser asimilada
por el sujeto. De ahí vienen algunos comportamientos que, aunque
incomprensibles para quienes no padecen dichos trastornos, como ocurre en
los enfermos con trastorno obsesivo compulsivo, para ellos es una conducta
que tiene una finalidad muy obvia, consistente en eliminar la angustia que
sienten ante situaciones que no pueden dominar.

4.7. Simulación de las enfermedades mentales.

Según el diccionario de la lengua española, se define simulación como:


“Fingimiento, presentación de algo como real” Una definición más específica de
simulación de locura en palabras de José Ingenieros diría que: “el delincuente
como todos los individuos que viven en una sociedad, está sometido al
principio de la lucha por la vida, pudiendo recurrir a innumerables formas de
simulación, útiles en la lucha, cuando circunstancias especiales lo hagan
conveniente” (Ingenieros, 1956). Para el DSM IV significa La producción
intencionada de síntomas físicos o psicológicos desproporcionados o falsos,
motivados por incentivos externos, como no realizar el servicio militar, evitar un
trabajo, obtener una compensación económica, escapar de una condena
criminal u obtener drogas” (DSM IV, 1995).

La simulación de enfermedad mental dentro del ámbito penitenciario es un


recurso utilizado por quien es juzgado, con el fin de evitar el castigo
consecuente de un delito penal. El Código Penal Argentino, explicita en su
artículo número. 34, que quien no sea capaz de comprender la criminalidad del
acto o dirigir sus acciones al momento del hecho, queda exento de la pena que
correspondería para tal (inimputabilidad). De ahí el interés manifiesto por
aparentar padecer una enfermedad mental inexistente que exima de
responsabilidad al autor del hecho.

4.8. Criterios de credibilidad de los testigos.

Recordemos que la credibilidad puede ser definida como la percepción que


tiene el propio testigo u otras personas sobre la exactitud de un determinado
testimonio. 163 EGUZKILORE - 13 (1999) Validez y credibilidad del testimonio.

La psicología forense experimental Retomando nuevamente a Mira y Diges, los


principales errores respecto a la credibilidad son:

• Existen claves directamente observables (conducta, actitud no verbal), o


indirectas (fisiológicas) que coexisten con la mentira.

• En la vida diaria existe la oportunidad de aprender cuáles son estas claves


gracias a su coexistencia con la mentira.

• Es posible desarrollar una capacidad de detección del engaño que haga


posible que el error sea mínimo.

UNIDAD V PARTICULARIDADES DEL ENTORNO QUE DETERMINAN EL


ENFOQUE PSICOLÓGICO FORENSE.

5.1. La cárcel: Un mal necesario que debe cambiar (Ver las penitenciarias
y nuevo modelo penitenciario en la Rep. Dom.) .

Un recorrido por los centros de corrección y rehabilitación de San Francisco de


Macorís y Santiago permite comprobar los cambios sustanciales que conlleva
el nuevo modelo penitenciario que viene ejecutando la Procuraduría General de
la República y que ya abarca a diez de las 37 cárceles del país.

Las reformas son tan positivas y los frutos tan evidentes que resulta imposible
no contagiarse del entusiasmo con que las muestran el Procurador General,
Radhamés Jiménez, el coordinador Roberto Santana y el director de prisiones
Manuel de Jesús Pérez Sánchez, que el sábado 21 de junio invitaron a
ejecutivos de los Medios de Comunicación Corripio a un recorrido por tres
recintos en operación y un cuarto en construcción en Moca.

En esencia el nuevo modelo implica la desmilitarización de los recintos


carcelarios que son puestos en manos de personal civil entrenado por una
Escuela Penitenciaria que también dirige Roberto Santana, sicólogo y exrector
de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Cada recinto integra personal
administrativo y profesional multidisciplinario, incluyendo especialistas de la
conducta, educadores, médicos, odontólogos y abogados. El cuerpo de orden y
vigilancia es también civil y entrenado al efecto. Llama la atención la alta
proporción de jóvenes.
5.2. Un estado de derecho y no de justicia.

Los efectos de la violencia asociada a un conflicto perduran mucho tiempo


después de la firma del acuerdo de paz. En demasiados casos, la violencia y la
inseguridad no desaparecen o incluso se agudizan para las mujeres, debido a
la impunidad a gran escala de los agresores, la ausencia de sistemas judiciales
eficaces y la falta de reformas en el sector de la seguridad. Es fundamental
restablecer el estado de derecho para garantizar la seguridad de las mujeres, la
protección de sus derechos y, en última instancia, la paz equitativa.

Después de un conflicto, la justicia de transición marca el punto de ruptura con


un pasado injusto. Este modelo de justicia, que engloba la instrucción de
acciones judiciales, la búsqueda de la verdad, reparaciones, reformas del
sector judicial, consultas nacionales y mecanismos de rendición de cuentas a
nivel local, sienta las bases para una sociedad inclusiva basada en el estado de
derecho y la rendición de cuentas, y contribuye a la reconciliación. No obstante,
y a pesar de su importancia, hasta hace poco los recursos dedicados a
satisfacer las prioridades y necesidades de las mujeres han sido muy escasos.

5.3. Mecanismos alternos en la resolución de conflictos.

5.4. Las víctimas y su papel protagónico en la criminalidad. .

La victimología como disciplina (Mendelsohn) nace ligada a la criminología, tras


la 2ª guerra mundial, con el objeto de ocuparse del estudio científico de
las víctimas, esto en respuesta a que tanto el derecho, como la criminología e
incluso la psicología forense, se habían centrado solamente en el agresor o
delincuente, prestando escasa atención a la parte agraviada.

5.5. Los medios de comunicación y la violencia como proceso de


criminalidad.

Existen tres actores que parecen ser los principales mediadores de la política
criminal: 1) los partidos políticos (parece evidente), 2) los medios de
comunicación y 3) la sociedad que se manifiesta a través de la opinión pública.
Estos tres actores se interrelacionan generando una dinámica que explica por
qué la política criminal lleva varias décadas centrada en aumentar el número de
delitos y las sanciones penales asociadas.

5.6. Análisis de la violencia y la agresión social.

UNIDAD VI LA PSICOLOGÍA EN EL EJERCICIO DEL DERECHO Y LA


DESVIACIÓN DE LA CULTURA.

6.1- Campo y aspectos de la Psicología jurídica

1. Psicología Aplicada a los Tribunales


La Psicología Aplicada a los Tribunales o Forense se refiere a aquéllas
actividades que el Psicólogo puede realizar en el "FORO":

• Psicología Jurídica y el Menor.

• Psicología Aplicada al Derecho de Familia.

• Psicología Aplicada al Derecho Civil, Laboral y Penal.

2. Psicología Penintenciaria

3. Psicología Judicial (Testimonio, Jurado)

4. Psicología Policial y de las Fuerzas Armadas

5. Victimología

6.2- La psicología criminal y probatoria.

La Psicología criminal o criminológica se encarga de estudiar el


comportamiento y los procesos mentales del individuo que ha cometido un
delito. La Psicología criminal, por tanto, se encarga de estudiar los desarrollos y
procesos de índole psicológica que intervienen en la ideación y perpetración de
actos criminales.

6.3 Las decisiones judiciales.

Una decisión judicial está relacionada con el dictamen o resolución emitida por
el poder judicial para resolver un caso determinado, esta decisión también se le
conoce como sentencia, la cual busca solucionar cualquier litigio ya sea
absolviendo o condenando al enjuiciado en aquellos procedimientos penales, o
aceptando o ignorando lo solicitado por el demandante en los procedimientos
civiles.

6.4. La conducta desviada

6.5. La desviación social y cultura

Desviación social es el término usado para denotar la conducta que viola lo que
un agrupamiento espera normalmente de las personas de acuerdo a unas
normas sociales, según Merton. La desviación social “es definida normalmente
como conducta que viola normas y expectativas de cualquier sistema social o
modo de dominación y ante la cual éste reacciona con un dispositivo de control
específico”.

6.6 causas de la desviación social.

La explicación psicológica se basa en los rasgos personales del individuo tales


como sus impulsos instintivos o la supresión de estos y en el aspecto mental.
Para Sigmund Freud el comportamiento es controlado por pensamientos
subconscientes y no por voluntad propia del individuo. Aunque Freud no
analizó la conducta criminal, en otras palabras desviada, su teoría de la
personalidad puede ser aplicada al estudio de dicha conducta. Estos es, el
criminal “se rige por el id dando rienda suelta a sus placeres, y posee muy poco
o carece del superego, que le impide frenar sus actitudes antisociales”.Stanton
Samenow y Samuel Yochelson elaboraron la teoría de la personalidad criminal
en que el individuo desviado posee un patrón de pensamiento con el que se
siente superior ante los demás y no siente empatía por la responsabilidad y el
respeto, entre otros. Al igual que la explicación biogenética, ésta no puede
explicar las conductas desviadas por sí sola, sino que depende de los
demás factores determinantes.

6.7 Clases y modalidades de la conducta desviada.

Robert K. Merton, establece un paradigma sobre esta idea: actitudes que


puede adoptar un individuo y grado de aceptación.

Distingue tres clases:

Desviación aberrante: El individuo que acepta los fines sociales pero infringe
la norma.

Desviación rebelde: Infringe la norma, no asume los fines sociales y no ofrece


alternativas.

Desviación no conformista: Rechaza los fines sociales e infringe la norma,


pero al mismo tiempo trata de reformar el sistema.

UNIDAD VII LA PSICOLOGÍA Y ÉTICA JURÍDICA

7.1. Las bases psicológicas de la ética jurídica.

Las Bases Psicológicas De La Ética.

La conducta del hombre frente al derecho está condicionada por las


necesidades, deseos, emociones e ideas que rodean las relaciones sociales. El
comportamiento del hombre es en gran parte el producto del proceso de
socialización del desarrollo de la conciencia individual. Los elementos que
sirven de bases para el desarrollo de la conciencia son el pensamiento, el
manejo del lenguaje. La conciencia se considera como, la manifestación más
compleja que haya alcanzado la materia, esta consiste en el desarrollo de una
cosmovisión. Esto es lo que le permite organizar la vida cotidiana y el trabajo
social, al mismo tiempo define el concepto del bien y del mal el cual es el
fundamento de la moral y la ética.
7.2. Ética, moral, justicia y derecho.

Mientras más analizo la situación de la filosofía política en la actualidad, más


me convenzo de la evidente confusión reinante al respecto. Como ya lo he
manifestado en otras ocasiones, creo que esa mayor confusión reside en el
concepto de ética, y por supuesto su relación con la moral y la justicia. La
consecuencia trasciende entonces al campo de la política. El primer problema
obviamente es el concepto mismo de ética, y al respecto el Diccionario de la
Academia Española la define: “Parte de la filosofía que trata de la moral y de
las obligaciones del hombre”. Hasta aquí siento que no hemos avanzado nada
en nuestra disquisición.

Pasemos entonces al diccionario Webster. “Etica: Disciplina que trata con lo


que está bien y está mal y con el deber moral y obligación; Teoría del sistema
de valores morales”. En fin no creo que hayamos llegado a alguna conclusión
válida al respecto del análisis que nos proponemos de la situación actual de la
política en el mundo.

7.3. Ética y práctica y práctica jurídica.

Cuando uno inicia en la universidad los estudios para convertirse en futuro


abogado, una de las primeras preguntas que nos hacemos está en relación con
las funciones que desempeñan los abogados al momento de ejercer una
defensa ante los litigantes. Esto porque, con cierta frecuencia y desaliento,
observamos que muchas veces la defensa se vale de mentiras, lo que trae
como consecuencia una serie de comentarios respecto al profesional del
derecho, al que catalogan como el que siempre miente.

Desde ese punto de vista, referirnos a una conducta ética en el ámbito legal
resulta no solo una exigencia para aquellos profesionales en derecho que se
conducen dentro de la administración pública, sino también, y en forma
racional, a los profesionales que ejercen liberalmente el derecho.

Como se podrá notar, el efecto es universal y ningún campo del acontecer


humano se encuentra exento de la exigencia de un proceder ético y alejado de
la corrupción. Ello nos conduce a replantear los esquemas iniciales, a
revitalizar los colegios profesionales y, en forma inmediata, darle verdadera
eficacia a las normas deontológicas internas que regulan la conducta de los
profesionales en derecho, donde se exige el proceder en cumplimiento de
reglas éticas. Por eso, el presente artículo tiene como objetivo central el de
enseñar en la teoría la existencia de doctrinas y reglas éticas en la profesión y,
asimismo, evidenciar la conducta de los abogados sin ética, para que el joven
abogado sea consciente de que si estas reglas no son respetadas por propia
voluntad, se harán respetar en los estamentos respectivos.
7.4 Ley 22-01de salud mental.

7.5 Código de ética del psicólogo.

El presente Código de Ética y Disciplina se basa en el Código de Ética de la


Asociación Dominicana de Psicología, Inc. (ADOPSI), el cual fue aprobado en
sesiones de Asamblea realizadas desde el 25 de marzo al 9 de abril del año
1980.

Capítulo I

Del ejercicio profesional

Art. 1. Todos/as los/as psicólogos/as deben estar provistos/as del exequatur


correspondiente, tal como lo prevé la Ley No. 111, sobre ejercicio profesional, y
la Ley No. 22-01 que crea el Colegio Dominicano de Psicólogos (CODOPSI),
en su artículo 3 y sus párrafos.

Párrafo I. Los/as estudiantes que estén cursando asignaturas que les


requieran desempeñar la función de psicólogo/a sólo podrán hacerlo bajo la
supervisión estricta, directa e inmediata de un/a psicólogo/a debidamente
registrado en el CODOPSI de la institución académica superior que otorgue,
por lo menos, el título de Licenciado en Psicología. En esas circunstancias, los
estudiantes se regirán por este Código, siendo dichas partes (estudiante,
supervisor e institución), susceptibles de las sanciones correspondientes frente
a violaciones al mismo.

Párrafo II. Los egresados pendientes de título y/o exequatur sólo podrán
desempeñar la función de psicólogo/a bajo la supervisión estricta, directa e
inmediata de un/a psicólogo/a debidamente registrado/a en el CODOPSI. En
esas circunstancias, ambas partes se regirán por este Código y serán
igualmente susceptibles de las sanciones correspondientes frente a violaciones
al mismo.

Art. 2. Los/as psicólogos/as no deben denigrar a otros profesionales ni hacer


uso de aspectos de su vida privada que puedan ir en detrimento de su
prestigio.

Art. 3. Los/as psicólogos/as no deben hacer uso de técnicas ni procedimientos


en las que no estén debidamente entrenados. Debe reconocer las limitaciones
que su entrenamiento les impone y referir su cliente o paciente a colegas de la
misma u otra profesión, cuando el caso lo requiera, a la mayor brevedad.

Art. 4. Los/as psicólogos/as deben denunciar al CODOPSI a cualquier persona


que ejerza la psicología sin cumplir con los requisitos establecidos por las leyes
que rigen la materia y por el presente Código.
Art. 5. Los/as psicólogos/as no deben ofrecer sus servicios profesionales a
ninguna persona, a sabiendas de que está recibiendo asistencia profesional de
otro colega. En casos de extrema necesidad, en ausencia del/la psicólogo/a a
cargo, deberá prestarle sus servicios hasta tanto regrese el titular,
comunicándole de inmediato su intervención al primero.

Art. 6. El/la psicólogo/a no debe prolongar su intervención profesional


innecesariamente. La intervención sistematizada debe de estar en
consonancia con el progreso del cliente o paciente.

Art. 7. El/la psicólogo/a que participe en situaciones de conflicto frente a


segundas y terceras personas debe definir la naturaleza y dirección de sus
responsabilidades, así como mantener informadas a las partes sobre su
posición.

Art. 8. El/la psicólogo/a debe llevar un registro preciso, claro y objetivo de la


labor profesional que realiza.

Art. 9. La información que aparezca en el directorio telefónico y/o en anuncios


debe limitarse a: nombre; dirección; número de teléfono; el más alto grado
académico obtenido en el área de la psicología; áreas de especialidad;
servicios profesionales que ofrece; y horario de oficina.

Art. 10. Cuando el/la psicólogo/a, en su condición de tal, participe o aparezca


públicamente en promociones comerciales donde se recomiende el uso o
compra de artículos, productos o servicios debe tomar en cuenta su
responsabilidad moral y social ante la comunidad, a fin de prevenir situaciones
que puedan general trastornos de comportamiento.

Párrafo: Cuando el/la psicólogo/a labore en los medios de comunicación debe


estar igualmente consciente de su responsabilidad moral y social ante la
comunidad.

Art. 11. Cuando el/la psicólogo/a deba evaluar el trabajo profesional de un


colega, a solicitud de un organismo o autoridad competente, está obligado a
rendir un reporte escrito verídico y objetivo.

Capítulo II

De las declaraciones y actividades públicas

Art. 12. Toda declaración, pública o privada que haga un psicólogo/a en su


condición de tal, debe caracterizarse por su claridad, precisión y objetividad.

Art. 13. Cuando se ofrece información a personal no especializado acerca del


uso de procedimientos y técnicas psicológicas debe especificarse que dicha
información sólo deberá ser utilizada por personas debidamente entrenadas en
ellos.
Art. 14. Cuando el/la psicólogo/a participe en comisiones, jurados u otras
actividades públicas deberá conducirse en consonancia con los principios
éticos y la conducta moral de la comunidad social y de este Código. Deberá
rechazar su participación cuando considere que su presencia puede confundir
al publico con relación a la imagen de la psicología y del/la psicólogo/a.

Capítulo III

De la confidencialidad

Art. 15. Es responsabilidad del psicólogo/a mantener bajo estricta confidencia


los datos que pueda obtener como resultado de su actividad profesional.

Párrafo: Cuando se utilicen técnicas que incluyan observadores externos (por


ejemplo: uso de la Cámara de Gesell), los/as psicólogos/as a cargo deberán
velar por la confidencialidad de la información obtenida. La violación a la
misma será responsabilidad de ambos.

Art. 16. La información que el/la psicólogo/a obtenga como resultado de su


actividad profesional, será considerada confidencial y sólo podrá ser revelada
cuando exista el consentimiento escrito de la persona que origina dicha
información. Sólo podrá ser revelada, sin autorización, a familiares,
profesionales o autoridades competentes cuando exista un peligro inminente
para el individuo o para terceros.

Art. 17. El/la psicólogo/a debe planificar la guarda de los registros y datos
obtenidos como resultado de su ejercicio profesional para mantener la
confidencialidad, en caso de retiro, incapacidad o muerte.

Párrafo: En caso de incapacidad o muerte del profesional, el Consejo de Ética


y Disciplina del CODOPSI asumirá la custodia y administración de los archivos
pertenecientes al mismo, garantizando de esta manera, la protección de dicha
confidencialidad. Al cabo de cinco años, esta información será destruida por
dicho Consejo, salvo que la legislación vigente en ese momento dictamine otra
medida.

Art. 18. En caso de que el/la psicólogo/a necesite hacer una consulta a otro
colega, deberá mantener en confidencia la identidad del paciente o
cliente. El/la psicólogo/a consultado/a debe mantener los mismos criterios de
confidencialidad.

Art. 19. La información recibida por un/a psicólogo/a de una tercera persona
sobre un cliente o paciente sólo deberá ser transmitida al cliente o paciente con
la autorización expresa del informante.

Art. 20. En la presentación de casos y en la divulgación de los resultados de


investigaciones, la información deberá ofrecerse de manera objetiva y sin
presentar datos que permitan la identificación de los clientes, pacientes o
participantes.

Capítulo IV

De la relación con el cliente o paciente

Art. 21. El/la psicólogo/a debe limitar su ejercicio profesional a las necesidades
reales del cliente o paciente.

Párrafo: El/la psicólogo/a no debe aprovechar las circunstancias de los clientes


o pacientes en relación a los trabajos a realizar ni las situaciones personales
para exigir condiciones de trabajo especiales ni remuneraciones superiores a
las que habría obtenido en condiciones normales ni fomentar la dependencia.

Art. 22. Al inicio de su intervención, el/la psicólogo/a debe informar a sus


clientes o pacientes la finalidad, limitaciones y alcances de sus servicios
profesionales. En caso de que haya algún riesgo físico, emocional o de otra
índole, deberá poner a sus clientes o pacientes al tanto de la situación.

Art. 23. El/la psicólogo/a debe dar a conocer el monto de sus honorarios
profesionales desde la primera sesión de trabajo, así como un estimado del
número de sesiones que requerirá su intervención. En caso de que los
honorarios sean globales, deberá informarlo antes de desarrollar sus
actividades.

Art. 24. Los/as psicólogos/as deben evitar las insinuaciones, contactos o


relaciones de naturaleza sexual con clientes o pacientes, por ser considerados
altamente ofensivos a la ética profesional. En el caso de riesgo de violación de
este artículo, el/la psicólogo/a debe descontinuar la relación profesional y referir
el caso a otro/a psicólogo/a.

Capítulo V

Del intercambio científico y profesional

Art. 25. El/la psicólogo/a debe respetar el campo de otra profesión, no


invadiendo el mismo ni usurpando funciones que no le corresponden. Al
trabajar en equipos multidisciplinarios, el/la psicólogo/a debe limitarse a su área
específica de trabajo.

Art. 26. El/la psicólogo/a debe colaborar con las instituciones que desarrollen
actividades relacionadas con la psicología, con el fin de contribuir a la
proyección de la psicología y del CODOPSI.

Art. 27. El/la psicólogo/a no debe fomentar conflictos ni tensiones con


profesionales ni clientes o pacientes, que puedan ocasionar detrimento de la
clase. En caso de que el psicólogo tenga conflictos profesionales con otros
psicólogos, profesionales de otras áreas, no profesionales que ejerzan,
clientes y/o pacientes, debe canalizarlos a través del CODOPSI.

Capítulo VI

De los derechos humanos

Art. 28. El/la psicólogo/a debe fomentar el respeto irrestricto a los derechos
humanos y denunciar cualquier violación a los mismos.

Art. 29. El/la psicólogo/a debe acatar los principios profesionales y éticos en la
práctica de la psicología para así evitar que las técnicas y métodos psicológicos
puedan ser utilizados en perjuicio de los derechos humanos.

Art. 30. Todo/a psicólogo/a debe evitar la complicidad activa o pasiva, directa o
indirecta en acciones que violen los derechos inalienables de las personas.

Art. 31. El/la psicólogo/a debe rechazar su participación en actos de represión


o tortura.

Capítulo VII

Del material psicométrico

Art. 32. Los materiales de evaluación psicológica deben estar bajo el estricto
control de psicólogo psicólogos/as, orientadores/as o técnicos en
psicometría. El uso y la aplicación de los mismos deben ser realizados por
profesionales debidamente entrenados en el manejo especifico de ella, de
acuerdo a la clasificación siguiente:

Categoría A: Las pruebas estructuradas de inteligencia, intereses y hábitos de


estudios, entre otras, deben ser aplicadas e interpretadas por psicólogos/as,
orientadores/as o técnicos en psicometría. Ejemplos: Otis, Kuder, PIP.

Categoría B: Las pruebas estructuradas para la evaluación neuropsicológica,


de la personalidad, la conducta y el aprendizaje deben ser aplicadas e
interpretadas solamente por psicólogos/as. Ejemplos: Escalas Wechsler,
Bender, Woodcock-Johnson, 16 FP, MMPI, Millon Test.

Categoría C: Las pruebas proyectivas deben ser aplicadas e interpretadas


solamente por psicólogos/as clínicos/as. Ejemplos: TAT, Rorschach, CAT,
Pata negra.

Art. 33. Cuando se informa al cliente o paciente, a sus familiares o a


profesionales de otras áreas sobre una evaluación psicológica solo deberá
darse una interpretación de los resultados que sea comprensible a la persona a
quien va dirigida.
Párrafo. Cuando se informa a un/a psicólogo/a sobre una evaluación
psicológica realizada a un cliente o paciente se debe incluir los resultados y la
interpretación de los mismos.

Art. 34. Las pruebas psicológicas a ser publicadas deberán ofrecerse sólo a
editores especializados que los manejen de una manera profesional y que
controlen su distribución; y se deben incluir todos los datos relativos a su
tipificación, validez, confiabilidad y formas de uso.

Art. 35. La distribución, venta y uso del material psicométrico debe ajustarse
estrictamente a lo previsto por la Ley No. 22-01 que crea el Colegio
Dominicano de Psicólogos (CODOPSI) y regula el ejercicio de la profesión de
psicólogo en la República Dominicana y por la ley de derecho de autor vigente
en el país.

Art. 36. La distribución, venta y adquisición de material psicométrico debe estar


restringida a las personas e instituciones debidamente autorizadas por el
CODOPSI.

Párrafo. Cuando la solicitud de adquisición de dicho material sea hecha por


una institución, deberá estar acompañada de documentación probatoria de que
en la misma existe personal calificado para utilizar tales pruebas y que el
mismo se responsabiliza de su uso y supervisión adecuados.

Capítulo VIII

De las sanciones

Art. 37. El Tribunal Disciplinario y el Tribunal Superior del CODOPSI, podrán


recomendar las sanciones siguientes, de acuerdo a si el tipo de falta cometida
es leve, grave o muy grave

a) Advertencia

b) Amonestación privada

c) Amonestación pública

d) Suspensión temporal o definitiva del CODOPSI

e) Solicitar al Poder Ejecutivo la suspensión temporal de su exequatur

f) Solicitar al Poder Ejecutivo la cancelación definitiva de su exequatur.

Párrafo I. Se consideran faltas leves:

a) El incumplimiento de las normas establecidas por el CODOPSI sobre la


documentación profesional (título, exequatur y registro en el CODOPSI) y su
colocación en lugar visible de su área de trabajo.
b) La desatención a los requerimientos de informes y otros documentos que
hagan el CODOPSI, instituciones y/o personas a las que las leyes así le
amparen.

c) La falta de respeto a los demás colegas, siempre que las ofensas no


trasciendan al ámbito público.

d) La infracción del secreto profesional en el ámbito de consulta con


colegas, con perjuicio para terceros.

e) El incumplimiento de las normas sobre la publicidad profesional.

Párrafo II. Se consideran faltas graves:

a) La acumulación de tres o más sanciones leves en el período de un año.

b) La infracción del Código de Ética y Disciplina del CODOPSI.

c) Las ofensas a los colegas que trasciendan al ámbito público.

d) Los actos y omisiones que atenten a la moral, la dignidad y el prestigio


de la profesión y/o del CODOPSI.

e) La infracción del secreto profesional que trascienda al ámbito público,


con perjuicio para terceros.

f) La emisión de informes y/o expedición de certificados faltando a la


verdad.

g) Los actos que supongan competencia profesional desleal contra los


colegas.

h) El incumplimiento de los deberes que correspondan a los cargos electos


en los organismos del CODOPSI.

i) La infracción de las normas éticas establecidas en el Código de Ética y


Disciplina del CODOPSI.

Párrafo III. Se consideran faltas muy graves:

a) La reiteración de alguna de las faltas graves que se hubieren cometido


durante el año siguiente a su corrección.

b) Cualquier conducta que corresponda a delitos dolosos, en materia


profesional.

c) El atentado contra la dignidad de las personas durante el ejercicio


profesional.

Capítulo IX
De la aplicación

Art. 38. El presente Código aplica a todos/as los/as psicólogos/as, colegiados


o no, que ejerzan la profesión en la República Dominicana.

Art. 39. El/la psicólogo/a y el CODOPSI deben procurar por todos los medios
legales a su disposición, que el presente Código sea respetado por todos los
profesionales de la psicología que ejerzan en el país.