Está en la página 1de 11

Escuela de psicología clínica

María Mardelyn Gómez Peña

13-4351

Psicología clínica II

Tarea 1

Facilitador:

Teófilo Peralta

Viernes 8 de Junio 2018

Santiago, Rep. Dom.


Introducción.
A continuación trataremos temas de gran importancia que nos ayudaran en el
transcurso de la psicología clínica tales como: principios éticos de la evaluación
psicológica, aspectos legales de la psicología clínica en Rep. Dom. Que es la
OMS, así como todos lo relacionado con la psicología clínica y aspectos
legales en nuestro país.
1- Presentación de un mapa conceptual donde se presenten los
aspectos éticos de la evaluación en psicología clínica.

Principios Éticos de la Evaluación


Psicológica

Evaluación, Diagnóstico e Competencia y uso apropiado de


Intervenciones en un contexto evaluaciones e intervenciones
profesional

Construcción de tests

. Uso de la evaluación en
Personas no . Interpretación de los
general y con poblaciones
cualificadas resultados de la
especiales
evaluación

Tests obsoletos y resultados


Servicios de calificación . Explicación de los
desfasados de los tests resultados de la evaluación
e interpretación

Mantenimiento de la
seguridad de los tests
2. Realización del proceso de la evaluación psicológica y ubicación de los
cuatro ejes de la problemática del caso referido: “Estudio psicológico de
un caso: Esteban”, del capítulo IV págs. 119-122 del libro de
básico. Argumente sobre el caso y aporte observaciones finales sobre su
aprendizaje.

El perfil de Esteban en el MMPI-2,

Y su informe informatizado

Informe elaborado por computadora: el perfil de validación.

Del MMPI-2

Patrón de síntomas

El perfil de Rafael en el

Relaciones interpersonales

1. Elaboración de un resumen, conteniendo lo siguiente:

Se crea el Colegio Dominicano de Psicólogos (CODOPSI). El ejercicio de la


profesión de psicólogo en la República Dominicana queda regido por la
presente ley y por el Código de Ética y Disciplina del Colegio Dominicano de
Psicólogos (CODOPSI).Se define como ejercicio de la profesión de psicólogo la
utilización del conocimiento adquirido mediante el estudio científico de los
procesos cognitivos y del comportamiento humano y animal, tanto en la
realización de trabajos de investigación y de docencia, como en la prestación
de servicios profesionales a personas físicas y/o morales, en cualesquiera de
sus áreas especializadas.

Sólo pueden ejercer la profesión de psicólogo en el territorio nacional las


personas graduadas en esta disciplina, en el país o en el extranjero, con un
nivel académico, por lo menos de licenciatura, siempre que los títulos de las
personas graduadas en el extranjero sean revalidados y/o reconocidos por una
universidad de la República Dominicana que otorgue el título de licenciado en
psicología y que las mismas cumplan con las leyes y reglamentos que rigen la
materia.

Para el ejercicio de la psicología clínica se requerirá, además, haber


completado estudios de post-grado en esa área con un nivel académico, por lo
menos de especialista, expedido y/o revalidado por una universidad
dominicana debidamente autorizada por los organismos competentes; y estar
inscrito en el CODOPSI como psicólogo clínico. Los profesionales de la
psicología que, al momento de promulgarse la presente ley se encuentren en
pleno derecho de ejercer la psicología y no cumplan con este requisito, tienen
un plazo máximo de cinco (5) años para realizar los estudios de
especialidades.

Para que los profesionales de otras áreas ejerzan la psicología clínica es


imprescindible que tengan el título de especialidad en psicología a un nivel de
doctorado. Para las demás áreas se requiere un título en el ámbito de maestría.
Los profesionales de otras áreas que realicen estudios de especialidad en
psicología sólo quedan autorizados a ejercer como especialistas en esa área.

Quedan exceptuados de las presentes disposiciones los psicólogos graduados


en el extranjero, debidamente autorizados a ejercer la profesión de psicólogos
en su país de residencia, que sean contratados como docentes o consultores
técnicos, para realizar servicios específicos por tiempo determinado, por
personas físicas o morales, pública o privada, nacionales e internacionales.

En el caso de las instituciones públicas y autónomas del Estado, se deberá


consultar al Colegio Dominicano de Psicólogos (CODOPSI), antes de concertar
el contrato. Dichas instituciones estarán en obligación de informar al CODOPSI
su decisión al respecto. Cuando se trate de personas e instituciones privadas,
esta contratación deberá estar sujeta a la aprobación previa del CODOPSI, en
el caso de que en el país no hubiere personal calificado disponible.

Para ejercer la profesión de psicólogo en el país, es necesario que la


persona titulada, esté o no colegiada, cumpla los requisitos siguientes:

Para prestar servicios como psicólogo en la administración pública o en las


instituciones autónomas del Estado, es obligatoria la celebración de un
concurso público con la participación del CODOPSI, con derecho a voz y a
voto, tanto en la elaboración de los términos del concurso, como en la elección
de los candidatos. Se exceptúan de este concurso los puestos puramente
administrativos.

b) Esfuerzos organizados para la salud mental a nivel internacional y


local, distinguiendo el rol de la OMS en estos esfuerzo (resumir
información encontrada en dos páginas).

La salud mental no sólo es un tema de interés en los Estados Unidos, sino


también en el resto del mundo. De hecho, muchos de los problemas de nuestra
sociedad se amplifican en los países pobres, y en los que padecen un gobierno
represivo. La gravedad de los problemas de salud mental queda patente
refugiados

El reconocimiento de este enorme trance ha impulsado la creación de diversas


organizaciones internacionales, desde finales de la Segunda Guerra Mundial. A
continuación vamos a describir brevemente la Organización Mundial de la
Salud y la Federación Mundial de Salud Mental. En la estimación de la OMS de
que los trastornos mentales afectan a más de doscientos millones de personas
en todo el mundo.

La OMS siempre ha sido consciente de la estrecha interrelación entre los


factores físicos, psicosociales y socioculturales. Algunos ejemplos pueden ser
la influencia de ciertos cambios muy rápidos sobre la salud física y mental; la
imposibilidad de lograr progresos importantes en la salud mental, en aquellas
sociedades con una gran proporción de malnutrición, parásitos y
enfermedades; y las frecuentes barreras psicológicas y culturales para el
restablecimiento de programas de planificación familiar y salud pública

. La OMS se creó después de la Segunda Guerra Mundial como una


organización dependiente de las Naciones Unidas, cuyo principal centro de
interés era la enfermedad física; gracias a esta organización se han realizado
importantes progresos para la eliminación de antiguos azotes, como la viruela o
la malaria. Durante muchos años además, la salud mental ha supuesto una
preocupación cada vez mayor entre los Estados miembros. Los programas
actuales de la OMS integran esta preocupación por la salud mental dentro de
otros problemas más amplios de salud y desarrollo económico, a los que se
deben enfrentar sus Estados miembros (OMS, 1997).

El cuartel general de la OMS está en Ginebra, aunque tiene distribuidas


oficinas regionales en África, ambas Amé- ricas, el sureste asiático, Europa, el
Mediterráneo oriental y el pacífico occidental. Así pues, sus actividades se
extienden a zonas con entornos físicos muy diferentes, así como diversas
organizaciones sociales y recursos para la salud mental. Sólo puede entrar en
un país por invitación de su gobierno, para ayudar a identificar las necesidades
básicas de salud, y colaborar con las autoridades locales, para planificar y
desarrollar los programas más apropiados. Cuando resulta viable, ofrece sus
servicios durante varios años, para asegurar la continuidad y el éxito de tales
programas. Otra importante contribución de la OMS ha sido la elaboración de la
Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD), que permite a clínicos e
investigadores de diferentes países utilizar un conjunto uniforme de categorías
diagnósticas. Como hemos visto en el Capítulo 4, la clasificación del DSM-4 se
ha coordinado con la de la OMS.
Aunque la cooperación internacional, en su esfuerzo de comprender y mejorar
la salud mental resulta alentadora, los medios de comunicación nos enfrentan a
diario con la amarga verdad de que todavía nos queda un largo camino por
recorrer, antes de que nuestros sueños de un mundo mejor puedan cumplirse.
Son muchos los que cuestionan que los Estados Unidos o cualquier otra nación
tecnológicamente avanzada pueden ser capaces de lograr una salud mental
óptima para la mayoría de sus ciudadanos.

El racismo, la pobreza, la violencia juvenil, el terrorismo, el desarraigo de la


población de los países en vías de desarrollo y otros problemas sociales que
contribuyen a los trastornos mentales, a veces parecen realmente
insuperables. También nos afectan las cosas que ocurren en el resto del
mundo, tanto de manera directa como indirecta. La inestabilidad económica
mundial, así como la posibilidad de destrucción del sistema de apoyo a la vida
en nuestro planeta alimentan nuestra ansiedad respecto al futuro.

Los enormes recursos que hemos gastado en programas militares durante el


último medio siglo para protegernos contra posibles amenazas han absorbido
el dinero y la energía que podría haberse empleado en solucionar las
necesidades humanas, no sólo en Estados Unidos sino en cualquier otro lugar
del mundo. Los escasos recursos de los que ahora disponemos para los
problemas de salud mental nos impiden resolver los principales problemas
derivados del abuso del alcohol y las fármacos, de vivir sin casa, las familias
rotas y las escuálidas condiciones de vida en las que se desenvuelve mucha
gente.

Parece imperativo realizar una planificación más eficaz a nivel local, nacional e
internacional, si queremos ser capaces de reducir o eliminar los problemas de
salud mental. Es necesario enfrentarse a muchos desafíos si queremos crear
un mundo mejor, tanto para nosotros como para generaciones futuras. Sin cejar
en nuestro esfuerzo por solucionar nuestros propios problemas, también es
esencial participar con más entusiasmo en las medidas internacionales
dirigidas a disminuir las tensiones, y a promover la salud mental y un mundo
mejor. A la misma vez, es de esperar que las medidas adoptadas para reducir
los conflictos internacionales y mejorar las condiciones generales del ser
humano, permitan hacer una contribución significativa a nuestro propio
progreso social y nacional, y a nuestra salud mental.

Tanto en nuestro propio país como en el resto del mundo industrializado, los
avances para prolongar la vida, conllevan otros problemas relativos a
trastornos asociados con una edad avanzada, sobre todo en el ámbito de la
enfermedad de Alzheimer. A juzgar por el número de personas que ya están
afectadas, no sabemos si seremos capaces de erradicar esta amenaza antes
de que nos destruya. Por lo tanto, la planificación y la preparación parecen
nuestra única esperanza racional para superar un potencial desastre de una
magnitud sin precedentes; es necesario comenzar ya.

La historia de la psicología clínica proporciona ejemplos muy notorios de


personas cuyos esfuerzos han sido fundamentales para modificar nuestra
manera sobre ciertos temas. Recuérdese que Pinel eliminó las cadenas,
Dorotea inició un movimiento para mejorar la situación de los hospitales
mentales y Clifford Beers inspiró el moderno movimiento de salud mental,
mediante su explicación autobiográfica de su experiencia con la enfermedad
mental.

Todavía no sabemos quién será el que liderará la siguiente revolución en salud


mental. Lo que está claro es que mediante nuestro esfuerzo individual
podemos conseguir grandes avances. Cuando los estudiantes se hacen
conscientes del enorme alcance del problema de la salud mental, tanto a nivel
nacional como internacional, así como de los recursos lamentablemente
inadecuados para afrontar el problema, siempre suelen preguntar. Por eso
parece adecuado sugerir algunas líneas de actuación que los estudiantes
interesados pueden adoptar.

2. Desarrolle las siguientes cuestionantes de: Revisión del Capítulo 18


de la página 620 del libro de texto básico, James N. Butcher, Susan
Mineka, Jill M. Hooley. (2007). Psicología Clínica.

¿Qué condiciones deben cumplirse para que una persona pueda ser
internada en contra de su voluntad en una institución mental?

Aunque en la práctica la hospitalización involuntaria y la contención física son


procedimientos médicos que obedecen a una justificación clara, cual es la de
preservar la salud, vida e integridad del enfermo, se debe ser cuidadoso en los
pasos a seguir en los mismos ya que su aplicación puede traer complicaciones
legales para el médico o la institución, tales como la instauración de demandas
por delitos contra bienes jurídicos

Tutelados como la libertad individual, entre otros.

Para adoptar esta medida resulta determinante:

A) El sujeto padezca una enfermedad o deficiencia psíquica.

B) Que dicha enfermedad sea tal que ponga en peligro grave su salud.

C) Que no tenga capacidad de decidir sobre su internamiento.


¿En qué consiste el alegato de locura?

Es un aspecto trascendental de la psicología forense. Muchos profesionales de


la ley y de la salud mental, así como periodistas y legos en la materia, han
cuestionado la utilización que se está haciendo de este tipo de alegación.

Qué implicaciones tiene para los clínicos la decisión Tarasoff

Se cambió la ley. Se asentaron las bases de poder advertir por parte de los
psiquiatras en determinados qué casos, a pesar de no cumplir el mencionado
compromiso.

En la actualidad, un psiquiatra puede advertir a las autoridades pertinentes


siguiendo un protocolo de actuación si así lo requiere la situación.

¿Cuál es la función de las organizaciones que se preocupan de la salud


mental y de que se valen estos?

Consiste en acciones que creen entornos y condiciones de vida que propicien


la salud mental y permitan a las personas adoptar y mantener modos de vida
saludables. Entre ellas hay una serie de acciones para aumentar las
posibilidades de que más personas tengan una mejor salud mental.

Reducir el exceso de mortalidad, morbilidad y discapacidad, especialmente en


las poblaciones pobres y marginadas.

Promover modos de vida sanos y reducir los factores de riesgo para la salud
humana de origen ambiental, económico, social y comportamental.

Desarrollar sistemas de salud que mejoren de manera equitativa los resultados


sanitarios, que respondan a las demandas legítimas de la población y que sean
financieramente justos.

Configurar una política propicia y crear un entorno institucional para el sector


de la salud, y promover una dimensión sanitaria eficaz para la política social,
económica, ambiental y de desarrollo.

¿Qué significa la sigla OMS?

OMS es la sigla de la Organización Mundial de la Salud, una entidad de la


Organización de las Naciones Unidas (cuya sigla, por su parte, es ONU). La
OMS se encarga de la gestión de políticas sanitarias a escala global. Fue
creada por iniciativa del Consejo Económico y Social de la ONU y se reunió por
primera vez en 1948.

¿En qué condiciones consideras tú que esta la salud mental en


la República Dominicana?
Bueno en mis palabras puedo decir que la Republica Dominicana, en materia
de salud mental está muy mal ya que los problemas mentales más comunes
que presentan los dominicanos son: depresión, ansiedad, psicosis, uso y abuso
de sustancias, problemáticas familiares, escolares, laborales, orgánicas:
epilepsia, demencias, y otras, por lo que se hace necesario actuar
inmediatamente para resolver estas diversas situaciones que afectan nuestra
salud mental.
Conclusión
Lo que más me gusto de los temas tratados fue las condiciones deben
cumplirse para que una persona pueda ser internada en contra de su voluntad
en una institución mental, los aprendizajes de los temas estudiados fueron de
gran importancia como: Sólo pueden ejercer la profesión de psicólogo en el
territorio nacional las personas graduadas en esta disciplina, en el país o en el
extranjero, con un nivel académico, por lo menos de licenciatura, OMS es la
sigla de la Organización Mundial de la Salud, funciones que ocupan las
organizaciones en Rep. Dom. Consiste en acciones que creen entornos y
condiciones de vida que propicien la salud mental y permitan a las personas
adoptar y mantener modos de vida saludables. Entre muchos otros
aprendizajes logrados en la elaboración de esta práctica. Me gustaría
profundizar más en Aspectos legales del ejercicio de la psicología clínica en la
República Dominicana.