Está en la página 1de 2

EL GRAN BANQUETE En este caso, el “banquete” es sinónimo de la

salvación que Dios nos ofrece, como


pecadores. ¡Nos invita a cenar con Él! Que
TEXTO Lucas 14:15-24 tremendo privilegio.

Sin embargo, en esta historia el Señor


Introducción resalta DOS cosas muy importantes:

¿Cómo terminará la historia de este mundo?


1. LA FALTA DE CRITERIO DE LOS
- ¿Una guerra nuclear? PRIVILEGIADOS (v.16-20, 24)
- ¿Un asteroide o meteorito
golpeando la tierra? El Señor cuenta la historia de un hombre que
- ¿Una plaga catastrófica? hizo un gran banquete e invitó a muchas
personas. Cuando llegó el día, envió a su
La Biblia indica que el mundo terminará con siervo a llamar a los invitados. Grande fue
un gran banquete (Apo 19:9). Este cuadro su sorpresa cuando uno tras uno los
viene del Antiguo Testamento (Is 25:6-8). invitados comenzaron a hacer excusas por no
ir al banquete:
Antes de reflexionar sobre la parábola que el
Señor narró en este momento, es importante - “He comprado un terreno…”
notar el contexto… (v.18)
- “He comprado cinco yuntas de
El Señor estaba en la casa de un fariseo bueyes…” (v.19)
cenando (Lucas 14:1). Era un día de reposo. - “Me acabo de casar…” (v.20)

Debió ser un momento alegre; pero en Estas tres excusas nos indican algo
realidad era una situación tensa (“estos le importante: estas personas eran
acechaban”, v.1b). privilegiadas.

Parece que le estaban acechando por medio - Uno tenía mucho dinero (se
de una persona enferma: un “hidrópico” compró una hacienda).
(v.2). Parece que había sido invitado a la - Otra tenía muchos terrenos (se
cena, pero con una mala intención – compró cinco yuntas de
provocar al Señor. bueyes).
- El tercera estaba muy feliz con
El Señor tomó “el toro por las astas” (v.3), y su vida (se acaba de casar).
lo sanó (v.4). Seguramente causó más
tensión (v.5-6). Lamentablemente, esos privilegios
endurecieron su corazón.
Lejos de amedrentarse, el Señor (viendo la
actitud de los demás invitados), les dio una i. No amaban al hombre que extendió la
lección en humildad (v.7-11). invitación.

Luego se dirigió al fariseo que le había ii. Consideraban que lo que ellos estaban
invitado a cenar, y le dio una lección en haciendo eran más importante que el
generosidad y altruismo (v.12-14). banquete.

En ese contexto de tremenda tensión e Cristo estaba hablando a los judíos, hace
incomodidad, uno de los invitados exclamo, 2,000 años. Pero nada ha cambiado. Los
“Bienaventurado el que coma pan en el reino seres humanos siguen siendo iguales. Hoy
de Dios” (v.15). No está claro por qué lo dijo en día, Dios extiende la invitación a Su gran
o que con qué actitud. Lo único que Lucas salvación, pero la gran mayoría de personas
indica es que esa exclamación dio lugar a menosprecian esa invitación. Usan una serie
una historia acerca de un banquete. de pretextos:

- “No tengo tiempo, estoy estudiando”


- “No quiero, porque soy joven y quiero ¿Eres rico? ¿Estás satisfecho con la
disfrutar la vida primero” vida? ¿Piensas que las cosas te van
bien? El peligro es que tales personas
- “Soy padre de familia, tengo que difícilmente responderán al evangelio.
trabajar para sostener la familia”
EJEMPLO: La condición de la Iglesia
- “Estoy demasiado cansado para ir a la en Inglaterra.
iglesia”
No es que Dios no ame a los ricos, y a
- “Estoy enfermo, no puedo ir al los que consideran que están
templo” disfrutando la vida. El problema es
que ELLOS no aman a Dios; aman
La última excusa será: “Estoy yendo al más las cosas de este mundo, y por
cementerio; es demasiado tarde”. eso no les interesa las cosas de Dios.

¿Estás rechazando la invitación? ii. Personas que estaban en el campo


(v.23). Ellos andaban por las
Muchos aquí se llamarían “evangélicos”; carreteras y se refugiaban en los
otros “católicos”. El nombre que usamos no arbustos (“vallados”; ‘linderos’). Se
importa; lo único que importa es si hemos sentían transeúntes por la vida;
aceptado la invitación de Cristo. Él nos está indigentes; desamparados; no tenían
invitando a participar en un gran banquete. donde vivir.
Si rechazamos esa invitación, un día
quedaremos excluidos del banquete (v.24). En primer lugar, estos representan a
los gentiles; a los que estaban fuera
de la ciudadanía de Dios (Efe 2:12).
2. EL PRIVILEGIO DE LOS MÁS Pero también representa a los más
NECESITADOS (v.21-23) menospreciados de nuestra sociedad.

Los primeros invitados eran personas El señor le dijo a su siervo: “No


contentas, satisfechas con sus vidas. En aceptes excusas; tráelos a todos”.
cierto sentido, eran personas admiradas por Estas personas se sentirían
el ‘mundo’. ¡Estaban gozando la vida! totalmente indignas de ingresar al
banquete. No tenían la ropa
Dado a que ellos no quisieron aceptar la adecuada; no se habían bañados; no
invitación, el señor la extendió a otros. Es sabían cómo comportarse en dicho
importante notar los detalles de quienes banquete. “Nada de eso importa”,
fueron invitados. dice el señor; “hazlos entrar”.

Hay dos categorías:


Conclusión
i. Personas que estaban en la ciudad
(“anda por las plazas y calles de la ¿En qué grupo estamos? ¿Nos consideramos
ciudad”). Aunque estaban en la personas privilegiadas o necesitadas?
ciudad, tenían serios problemas
(v.21). Eran pobres, mancos, cojos y ¿Aceptaremos la invitación de Dios o la
ciegos. En otras palabras, eran menospreciaremos?
personas que tenían grandes
necesidades, y no estaban disfrutando ¡Qué bendiciones les esperan a los que
la vida. aceptan la invitación!

Esta es la clase de persona que el Pero si menospreciamos la invitación, no sólo


Señor menciona en el v.13, y encaja nos perderemos el privilegio de participar del
con lo que Pablo dice en 1 Cor 1:26- banquete que Dios ha preparado, sino que
29. un día tendremos que rendir cuentas por ello
y aceptar las consecuencias de dicho
menosprecio.