Está en la página 1de 4

La pobreza de México

EDITORIAL VANGUARDIA
OPINIÓN

Sábado, Septiembre 2, 2017 - 22:10

1
COMPARTIDAS
FacebookTwitterMás...

COMENTARIOS

Y si de contrastes e ironías hablamos, el Instituto Nacional Electoral (INE) pedirá


para el próximo año 25 mil 45 millones de pesos

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval)


destacó en días pasados que la pobreza extrema se redujo en el País 2 puntos,
mientras que el número de personas que el año pasado vivía en situación de
pobreza también disminuyó 3.5 puntos.

En números llanos en el 2014 había 55.3 millones de mexicanos en situación de


pobreza, mientras que en 2016 fue de 53.4 millones.

En lo que respecta a personas en situación de pobreza extrema, la cifra decreció de


11.4 millones en el 2014 a 9.3 millones el año pasado, lo que significa que en dos
años disminuyó el número de mexicanos en pobreza extrema en 2 millones 66 mil
722 personas.

No cabe duda que en el mar de cifras que da a conocer el Coneval se ve un avance


general en el combate a la pobreza, pero también denota que aun hay mucho por
hacer.
Para el organismo gubernamental la información de pobreza en México es reflejo
de la reducción de carencias sociales del 2010 al 2014 y el incremento del ingreso
en el periodo comprendido entre el 2014 y 2016.

Sin embargo acepta que es necesario reducir la inflación a niveles previos al 2017,
“ya que podría revertir el incremento de ingresos que se observó en los últimos dos
años”.

Entre los diversos indicadores en los que el gobierno presume avances consigna
que el rezago educativo se redujo desde el 2010, cuando había 23.7 millones de
mexicanos en esa situación, mientras que en el 2016 hubo un registro de 21.3
millones.

Sin embargo, si tomamos en cuenta que este es uno de los principales rubros para
el desarrollo de las personas, la situación sigue siendo preocupante.

En cuanto al acceso a la seguridad social las cifras han tenido altibajos: en el 2010
había 69.6 millones de mexicanos que carecían de ello, en el 2012 se incrementó a
71.8 millones, en el 2014 bajaron a 70.1 millones para finalmente en el 2016
descender a 68.4 millones.

Empero, al igual que en el sector educativo, esta cifra de mexicanos sin seguridad
social es preocupante.

En cuanto la carencia por acceso a la alimentación, dice el Coneval que también se


ha mostrado una reducción en el periodo 2010 al 2016, al pasar de 28.4 millones de
mujeres y hombres que vivían esta situación a 24.6 millones.

Cifra por sí misma aun considerable.


Ante este panorama, en el que la pobreza sigue afectando a millones de mexicanos,
los especialistas consideran que se necesita un replanteamiento de la política social
y del modelo económico para atender el problema de manera transversal.

Los académicos observan que hay una precarización del salario en millones de
mexicanos, quienes aun teniendo empleo no pueden salir de la pobreza.

Por otra parte, y aunque resulte irónico, México es un país de ricos. De acuerdo con
un estudio de del profesor del ITAM, Miguel del Castillo, el 1% más acaudalado
de la población mexicana posee la tercera parte de la riqueza nacional y el 10%, las
dos terceras partes de los activos totales.

Y si de contrastes e ironías hablamos, el Instituto Nacional Electoral (INE) pedirá


para el próximo año 25 mil 45 millones de pesos, 18 mil 256 millones para el gasto
operativo del instituto y 6 mil 788 millones para el financiamiento a los partidos
políticos y candidatos independientes.

Algo que también llama la atención en México son los sueldos de muchos de los
gobernantes, desde alcaldes de municipios medianos hasta el ejecutivo federal, así
como el de servidores públicos, sobre todo los de primero y segundo nivel.

Los salarios son altos, al igual que el gasto corriente.

Ejemplos muy concretos de la disparidad y la brecha entre los sueldos de los


servidores públicos y el pueblo pueblo, es lo que ganan los magistrados del Poder
Judicial de la Federación, que es entre 4 y 6 millones de pesos brutos al año,
mientras el Presidente de la República percibe algo así como 3 millones 460 mil
pesos, más todas sus prestaciones económicas.

En contraste, más de 24 millones de mexicanos, de acuerdo con el Inegi, percibe


apenas unos 5 mil pesos mensuales, mientras en general, el salario promedio es de
8 mil 605 pesos al mes. Claro, quienes tienen empleo.
Estas disparidades, excesos de la clase pudiente, más la corrupción de la clase
política y gobernante (que está visto, es ofensiva), los desvíos, la malversación y las
políticas públicas sociales fallidas, mantienen a México rezagado y con contrastes y
brechas que a final de cuentas se traducen en un país en el que la delincuencia
sigue creciendo a pasos temerarios.

Si quienes conducen el país siguen viviendo ajenos al mundo real, en sus burbujas,
y nos se aplican para lograr una justa distribución de la riqueza, si no se nivelan los
salarios y si las políticas sociales siguen traduciéndose en paliativos contra la
pobreza, sin combatirla realmente, las consecuencias serán peores que las actuales.