Está en la página 1de 8

Gloobal - Guía de conocimiento sobre desarrollo sostenible

Por otro lado, la calidad de vida de una sociedad determinada, depende en gran parte
Por otro lado, la calidad de vida de una sociedad determinada, depende en gran
parte de la calidad medioambiental y del bienestar económico. En definitiva, se
requiere un equilibrio entre estos tres elementos: medio ambiente, economía y
sociedad, es decir, alcanzar un desarrollo en cada uno de los tres elementos de manera
que no ninguno ellos repercuta de forma negativa en los otros.
Algunos economistas están planteando la necesidad de incluir indicadores físicos en las
actuaciones económicas, valorando el uso que se da a los recursos ambientales y a los
residuos generados. Esta nuevavisión implica establecer los objetivos a cumplir en un
desarrollo económico que además sea sostenible: que permita el bienestar de las
generaciones futuras. El significado que se le otorgue a esta idea vendrá definido tanto
por los instrumentos que se van a emplear como por las metas que se plantean alcanzar.
5. Desarrollo sostenible.
Definición y clarificación conceptual.
La idea de conciliar desarrollo económico y conservación de los ecosistemas naturales se ha enunciado en numerosos informes y de
diferentes formas desde los años 70. Sin embargo, ninguna expresión ha tenido el éxito de aceptación que ha alcanzado el término
desarrollo sostenible, según la definición dada en 1987 por la Comisión de Medio Ambiente de Naciones Unidas en el
Informe Nuestro Futuro Común (también conocido como Informe Brundtland, en referencia a la presidenta de la Comisión, Gro
Harlem Brundtland).
El desarrollo sostenible es el desarrollo que satisface las necesidades actuales sin poner
en peligro la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer sus propias necesidades.
Esta es la definición más aceptada y más extendida del concepto. Sin embargo, tras el Informe Brundtland el concepto desarrollo
sostenible seguirá redefiniéndose y distintos organismos expresarán su propia definición:.
-
La Unión Mundial de la Conservación (Programa de Medio Ambiente de las Naciones
Unidas y Fondo Mundial de la Naturaleza, 1991) lo define en estos términos: El desarrollo
sostenible implica la mejora de la calidad de vida dentro de los límites de los
ecosistemas.
El Consejo Internacional de Iniciativas Ambientales Locales (ICLEI) (1994) lo define de
esta otra manera: Aquél que ofrece servicios ambientales, sociales y económicos básicos
-
a
todos los miembros de una comunidad sin poner en peligro la viabilidad de los sistemas
naturales, construidos y sociales de los que depende la oferta de servicios.
En cualquiera caso, sea cual sea la definición que se proponga, lo cierto es que se trata de un concepto ligado principalmente a
la reflexión económica y ecológica. Lo que motivo su aparición fue la necesidad de un mejor conocimiento del grado de incidencia
del desarrollo económico sobre el medio natural y social, con el fin de reencauzarlo para hacerlo social y ecológicamente sostenible.
Sin embargo, en general este término está siendo empleado de manera retórica y banal por parte de políticos, técnicos, empresarios
y ciudadanos, que con frecuencia lo utilizan para justificar proyectos y comportamientos absolutamente insostenibles. Por ello, se
hace precisa una clarificación conceptual como condición necesaria para su adecuada puesta en practica.
El término desarrollo sostenible integra de un modo ambiguo dos ámbitos de razonamiento diferentes, el del pensamiento económico
tradicional y el de la ecología. En el primero, la noción de desarrollo presupone la idea de crecimiento ilimitado de la producción, y
se refiere a los agregados monetarios homogéneos de esa producción. En el segundo, la noción de sostenibilidad hace referencia a
procesos físicos de producción singulares y heterogéneos, que son sostenibles en la medida en que se realizan siguiendo los
principios de funcionamiento de los ecosistemas naturales.
Desarrollo y crecimiento económico son ideas que están establecidas en el sistema de razonamiento actual y que dificultan la
prevalencia del término sostenibilidad, tal y como observan los defensores de la economía ecológica (J. M. Naredo, Martínez Alier,
Aguilera Klint). La idea de crecimiento o desarrollo económico, que se refiere a los agregados de renta o producto nacional, es
decir, a los agregados monetarios, por definición excluye en su planteamiento la naturaleza física heterogénea de los procesos que

http://www.gloobal.info/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?entidad=Textos&id=1548&opcion=documento&cabecera=medioambiente[30/01/2015 09:04:51 a. m.]

Gloobal - Guía de conocimiento sobre desarrollo sostenible

los generan, careciendo por tanto de criterios para enjuiciar la sostenibilidad de la realidad física subyacente. Por consiguiente, el marco de razonamiento para comprender y evaluar la sostenibilidad de nuestros sistemas de producción, distribución, consumo y urbanización, no puede ofrecerlo la economía clásica, sino la física y la ecología (la economía de la naturaleza).

Desde la perspectiva económica, se identifican los términos crecimiento sostenido y desarrollo sostenible, de manera que se tergiversa la noción de sostenibilidad con el fin de reforzar las tradicionales ideas de crecimiento, desarrollo y progreso, que habían sido fuertemente cuestionadas en los años 70. Esta manipulación sirve, en definitiva, para mantener la idea de la posibilidad del crecimiento o desarrollo económico tradicional sin destrucción ambiental.

Desde la perspectiva ecológica, el concepto de sostenibilidad es muy diferente, significa que los sistemas económico-sociales han de ser reproducibles a corto, medio y largo plazo sin deteriorar los ecosistemas naturales en los que se apoyan. Es decir, la sostenibilidad o sustentabilidad es viabilidad ecológica: los sistemas socioeconómicos que funcionan destruyendo sus base biofísica son insostenibles.

En definitiva, los diversos planteamientos del término pueden ir desde lo que José Manuel Naredo y Salvador Rueda consideran sostenibilidad débil, reflexionando desde la perspectiva monetaria propia de la economía, o desde la sostenbilidad fuerte, donde el asunto se trata desde la perspectiva ecológica y las ciencias de la naturaleza. Sólo en este segundo sentido puede hablarse, con propiedad, de sostenibilidad.

No obstante, la sostenibilidad, entendida como viabilidad ecológica, es un principio genérico que puede materializarse en diversos modelos económicos y sociales. A pesar de que se presta a un uso ambiguo y retórico, el concepto de desarrollo sostenible elaborado por la Comisión Brundtland y las posteriores concreciones que han aportado la Agenda 21 o la Estrategia de Desarrollo Sostenible de la UE de 2001, ofrecen una especificación de la idea de sostenibilidad ecológica. Y, para ello, introducen principios que no están comprendidos en la idea ecológica de sostenibilidad. <="" de="" calidad="" y="" humanos="" deseos="" distributiva,="" (justicia="" sociales="" eficiencia)="" necesidades,="" (satisfacción="" económico="" sostenibilidad),="" o="" (sustentabilidad="" ecológico="" pilares="" tres="" tener="" ha="" sostenible,="" ser="" para="" desarrollo,="">.

La sostenibilidad o sustentabilidad ecológica.

La sostenibilidad o sustentabilidad ecológica. La búsqueda de la sostenibilidad implica definir el uso y

La búsqueda de la sostenibilidad implica definir el uso y gestión de los recursos. Es tradicional distinguir entre recursos naturales renovables y no renovables:

· Recursos renovables: el agua, el aire, la tierra, los bosques, los productos del mar,

ganaderos y agrícolas, han sido considerados como recursos renovables. Respecto a ellos, el desarrollo sostenible supone que la tasa de recolección debe ser igual a su tasa de regeneración; y la tasa de emisión de residuos debe ser igual a la capacidad natural de asimilación de los ecosistemas. El no mantenimiento de estas capacidades es considerado como consumo de capital natural no sostenible. Mantener el capital natural exige limitación del crecimiento.

el capital natural exige limitación del crecimiento. · Recursos no renovables: Se agotan con su uso,

· Recursos no renovables: Se agotan con su uso, no pueden mantenerse intactos a

menos que no se utilicen, aunque se puede hacer un uso de ellos cuasi-sostenible limitando sus tasas de vaciado a la tasa de creación de sustitutos renovables. Esto último requiere que cualquier inversión en la explotación de un recurso no renovable lleve aparejada una inversión compensatoria en un sustituto renovable. Pero además, hay que asegurar la capacidad del ecosistema de absorber desechos procedentes de los recursos no renovables. Por ejemplo, en el caso del carbón o del petróleo, que son las fuentes de energía básicas de la sociedad actual, la capacidad de absorción de los desechos es un factor más limitativo que el de las reservas existentes, con lo cual la inversión renovable debería dirigirse a la expansión de la capacidad de descontaminación, es decir, la plantación de árboles que absorben CO2, y al uso de energías renovables y no contaminantes.

http://www.gloobal.info/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?entidad=Textos&id=1548&opcion=documento&cabecera=medioambiente[30/01/2015 09:04:51 a. m.]

Gloobal - Guía de conocimiento sobre desarrollo sostenible

También es preciso hacer un uso correcto de la tecnología, un uso con criterios sostenibles:

También es preciso hacer un uso correcto de la tecnología, un uso con criterios sostenibles:

· Tecnología: Es necesario priorizar la tecnología que aumente la productividad de los recursos, es decir, el volumen de valor extraído por unidad de recurso (desarrollo); en detrimento de la tecnología que incrementa la cantidad extraída de recursos como tal (crecimiento). Se ha de promover la mejora de la eficiencia del consumo final de los recursos.

En definitiva, la sostenibilidad ecológica se aplica en torno a los sistemas físicos sobre los que se organiza la vida de los hombres (sistemas agrarios, industriales, urbanos), con lo cual hemos de tener en cuenta el ámbito espacial, que permite disponer de recursos y de sumideros de residuos, además del ámbito temporal para plantear su perdurabilidad. Estos sistemas serán sostenibles según la capacidad que tengan para abastecerse de recursos y la viabilidad para deshacerse de los residuos. El sistema social establecido delimita la capacidad de sostenibilidad de los sistemas físicos.

Sostenibilidad local y sostenibilidad global.

físicos. Sostenibilidad local y sostenibilidad global. Es el ámbito espacio temporal de referencia el que da

Es el ámbito espacio temporal de referencia el que da mayor o menor amplitud a la noción de sostenibilidad. En consecuencia, es necesario distinguir entre sostenibilidad global de la tierra y sostenibilidad local, que se refiere a sistemas o procesos más parciales y limitados en el espacio y en el tiempo.

La sostenibilidad local está destinada a converger con la sostenibilidad global, lo mismo que la sostenibildad a corto plazo está destinada a converger con la sostenibilidad a largo plazo. Hasta épocas muy recientes, no cabía separar sostenibilidad global y local. La clave estaba en evitar que la presión sobre el territorio de los usos y actividades de la población originara procesos de deterioro que hicieran dicha presión localmente insostenible.

Sin embargo, con la llegada de la industrialización y de las grandes conurbaciones, sostenibilidad global y local se separan. Las ciudades se convierten en los principales motores beneficiarios de los masivos flujos horizontales de materia, al tiempo que destinan los residuos a otros ecosistemas. Son los patrones de vida y de comportamiento locales quienes conllevan procesos industriales, extractivos, agrarios y de transporte insostenible.

La habitabilidad de las ciudades ha exigido mejoras locales en salubridad y abastecimiento de recursos, que se han tornado globalmente insostenibles y por tanto ponen en peligro los logros de calidad de vida obtenidos en el ámbito local. Es por ello que ambos aspectos han de tratarse conjuntamente: la versión local y a corto plazo de la sostenibilidad, ha de converger con la versión global y a largo plazo.

La sostenibilidad de las conurbaciones exige reavivar la conciencia colectiva en lo local y lo global, estableciendo un nuevo geocentrismo que evite que las mejoras locales se traduzcan en deterioros globales.

http://www.gloobal.info/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?entidad=Textos&id=1548&opcion=documento&cabecera=medioambiente[30/01/2015 09:04:51 a. m.]

Gloobal - Guía de conocimiento sobre desarrollo sostenible

 
 

Las tres patas del desarrollo sostenible: economía, sociedad y medioambiente.

Las tres patas del desarrollo sostenible: economía, sociedad y medioambiente.
 

El desarrollo sostenible se sustenta en tres pilares fundamentales: el aspecto medioambiental (la sustentabilidad), el económico (satisfacción de necesidades, eficiencia y deseos humanos) y social (justicia distributiva y calidad de vida). Aunque estos tres componentes pueden y suelen estar en conflicto siempre y, especialmente, en la situación actual.

El desarrollo sostenible implica un cambio de modelo, consistente en reconstruir sistemas humanos que enlacen armoniosamente en los sistemas naturales, en integrar los sistemas humanos dentro de los sistemas naturales. Para ello es preciso conocer los principios de organización y funcionamiento de los ecosistemas naturales y adaptar el sistema social a dichos principios.

La naturaleza proporciona el modelo de una economía sustentable y productiva. Se trata de una economía cíclica, renovable, autoproductiva, sin residuos y sustentada en la energía solar. La naturaleza industrial es, por el contrario, de naturaleza lineal, pues los residuos no son recuperados nuevamente como materia prima. Para superar la crisis ecológica, el desarrollo económico ha de sustituir los insostenibles metabolismos lineales por los circulares.

En ese sentido, la sociedad sustentada en un sistema económico basado en el intercambio de bienes y capital debería replantear el uso de sus instrumentos, aprovechando mucho mejor los recursos que necesita y reduciendo la cantidad de residuos, fomentando su reutilización y reciclaje. Se hace necesario que el hombre transforme la principal fuente de energía del planeta, aquella que produce una menor entropía, la energía solar. De esta manera la sobre-explotación actual se vería reducida y los sistemas naturales serían respetados, perdurando en el tiempo.

Existen límites naturales que deben incorporarse a los planteamientos económicos de la sociedad actual, siendo el primero, la dependencia de procesos termodinámicos y fisiológicos emplazados bajo el signo del aumento de la entropía. Debido a la ley de la entropía, entre el proceso económico y el medio ambiente hay una relación dialéctica: el proceso económico cambia el medio ambiente de forma irrevocable y éste es alterado, a su vez, por ese mismo cambio también de forma irrevocable. Un segundo límite al desarrollo económico consiste en la finitud de las fuentes de recursos naturales y la limitada capacidad de los sumideros biosféricos para absorber y neutralizar la contaminación y los residuos.

 
 

La única base firme del bienestar de las sociedades actuales es la solidaridad, aceptando que el crecimiento exponencial indefinido es imposible en un mundo finito. Es necesaria una asociación solidaria entre los hombres y del hombre con la naturaleza. Los sistemas económico-sociales han de ser reproducibles sin deterioro de los ecosistemas en los que se apoyan y sin deterioro de la calidad de vida de los seres humanos que poblamos el planeta. Es imprescindible pensar, además, en las generaciones futuras, respetando los límites de regeneración y absorción de los ecosistemas, para que puedan disponer de tantas opciones vitales como las generaciones actuales.

 

http://www.gloobal.info/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?entidad=Textos&id=1548&opcion=documento&cabecera=medioambiente[30/01/2015 09:04:51 a. m.]

Gloobal - Guía de conocimiento sobre desarrollo sostenible

Los actores sociales y sus posiciones ante el desarrollo sostenible. Si la crisis ecológica actual
Los actores sociales y sus posiciones ante el desarrollo sostenible. Si la crisis ecológica actual
Los actores sociales y sus posiciones ante el desarrollo sostenible. Si la crisis ecológica actual

Los actores sociales y sus posiciones ante el desarrollo sostenible.

Si la crisis ecológica actual tiene un origen social, también el logro del desarrollo sostenible es una tarea común que implica la participación de todos los ciudadanos. Pero las comunidades no son entidades homogéneas, se hallan constituidas por distintos tipos de actores, que ocupan posiciones dispares en la estructura social y que defienden intereses en conflicto. En términos prácticos y operativos, es posible distinguir varios tipos de actores con posiciones, responsabilidades, competencias y capacidades de cambio diversas de cara a la consecución del desarrollo sostenible.

de cara a la consecución del desarrollo sostenible. Por una parte se encuentran las autoridades públicas

Por una parte se encuentran las autoridades públicas, que, salvo contadísimas excepciones, desconocen tanto en términos globales como concretos cuáles son los principios fundamentales del desarrollo sostenible y qué implicaciones de participación social conlleva. La mayoría de ellos manejan una concepción ambigua, imprecisa o, en los casos más extremos, inexistente sobre la sostenibilidad. Asumen implícitamente planes de sostenibilidad que tiene que ver básicamente con la conservación de los espacios naturales (por ejemplo, parques y jardines o, incluso, los cultivos agrícolas intensivos, que son, a todas luces, ecológicamente insostenibles), con la limpieza de las ciudades, y con la disminución del ruido. El medio ambiente se identifica con los aspectos estéticos, de habitabilidad en el medio urbano y de conservación de la fauna y la flora local. Por lo general, no se vinculan estos planes con la necesidad de adaptar nuestro modo de producción, distribución y consumo a los principios físicos y ecológicos de funcionamiento del ecosistema natural de la biosfera.

Como consecuencia, el ámbito de la participación queda habitualmente circunscrito a los aspectos secundarios de las actividades locales que inciden en el desarrollo sostenible. El debate que se plantea no incluye cuestiones fundamentales, como el modelo de ciudad sostenible que se pretende, la relación del ecosistema urbano local con los ecosistemas a los que explota la huella ecológica- , el modelo de desarrollo económico, el tipo de energías que se emplean. Y si se abordan estos temas, las propuestas se plantean generalmente en términos de propósitos o de objetivos sin la correspondiente planificación operativa y práctica.

Del mismo modo, se aprecia una concepción ambigua e imprecisa de la participación, que es percibida por la mayoría de los gobernantes como consulta, apoyo o complemento para ejercer el gobierno; e incluso como mecanismo justificador de decisiones tomadas con anterioridad por políticos y técnicos. Son escasísimos los casos en que se plantea como un proceso de implicación de los ciudadanos en la toma de decisiones, tanto en la determinación de los problemas como en las apuestas de planificación y en la ejecución y seguimiento de lo planificado.

Por lo que respecta a la ciudadanía, con la excepción de algunos ciudadanos especialmente interesados por estos temas -y frecuentemente vinculados de algún modo con las organizaciones o con el movimiento social ecologistas-, no se sabe tampoco qué es el desarrollo sostenible, ni cómo y para qué participar.

Como han demostrado numerosas encuestas, se ha producido un avance muy notable en la sensibilidad ecológica de los individuos, pero tal sensibilidad se ciñe a la adhesión afectiva a valores muy genéricos y confusos de carácter ecologista. Una adhesión que no va acompañada en la dimensión cognitiva de un conocimiento mínimamente preciso sobre los problemas medioambientales, sobre sus causas, responsabilidades y medios de corrección. Tampoco afecta, en el nivel de las conductas, a un cambio en los comportamientos cotidianos; ni repercute de manera significativa en la participación en asociaciones ecologistas ni en las actividades colectivas organizadas por tales asociaciones como se verá con detenimiento en un capítulo posterior de esta Guía-.

Lo que preocupa a los ciudadanos son los problemas locales vinculados con la habitabilidad y la calidad de vida en las ciudades. No se ha extendido aún una perspectiva global y de fondo que relacione los problemas medioambientales locales con las causas estructurales de los mismos, o que permita descubrir los problemas más importantes para la sostenibilidad local y global del desarrollo socioeconómico.

Son los técnicos de la administración pública y los grupos de expertos los que tienen las ideas más claras sobre el desarrollo sostenible, debido a su formación especializada en el área y por el papel protagonista que desempeñan en los procesos de participación ciudadana. Sin embargo, son todavía pocos los técnicos de la administración pública que trabajan en esta área, y su formación suele ser muy especializada, careciendo de la visión transversal e integral que supone el desarrollo sostenible. Además, en lo que atañe a la participación ciudadana, estos técnicos arrastran una pesada losa de carácter tecnicista y gestionista, que relega a los ciudadanos a un papel de simple colaboración para la mejora de los planes.

En todo caso, los técnicos y los expertos en el área, junto a las organizaciones y ciudadanos que constituyen el movimiento social ecologista, desempeñan un papel esencial de información, formación y movilización para promover acciones públicas, empresariales y ciudadanas orientadas al desarrollo sostenible.

Por último, el empresariado en general, con la excepción de los que pertenecen a la rama de la industria verde (paneles solares, energía eólica, etc.) sigue percibiendo la protección del medio ambiente como una amenaza a su proceso productivo y a la obtención

http://www.gloobal.info/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?entidad=Textos&id=1548&opcion=documento&cabecera=medioambiente[30/01/2015 09:04:51 a. m.]

Gloobal - Guía de conocimiento sobre desarrollo sostenible

de beneficios. Sólo por imposiciones legales (que suelen provenir de la UE y han sido
de beneficios. Sólo por imposiciones legales (que suelen provenir de la UE y han sido trasladados a la normativa nacional y local);
por las penalizaciones que acarrea el incumplimiento de las normas; o porque se contempla como una posibilidad de aumentar las
rentas mediante la ampliación de mercado -la imagen verde vende-, se introducen criterios ecológicos en sus procesos productivos y
en sus productos, que se acompañan con un claro componente publicitario. Y es que, sin negar el compromiso ecológico que va
calando de modo paulatino en algunos sectores empresariales, especialmente en pequeñas empresas y comercios, es preciso advertir
que la lógica económica del capitalismo que rige la organización empresarial en nuestras sociedades, sólo contempla los problemas
medioambientales como externalidades negativas e inevitables de la producción y el consumo de bienes. Desde esta perspectiva, el
desarrollo es simple desarrollo económico, crecimiento ilimitado, y el objetivo de la empresa es la creación de valor y el incremento
de las rentas, al margen de cualquier preocupación o interés por la sostenibilidad de los ecosistemas naturales en los que se asienta
la producción. Sin embargo, el sector empresarial es un actor básico e ineludible de cualquier planificación realista del desarrollo, por
lo que debe ser incorporado de algún modo a dicha planificación.
Los indicadores de sostenibilidad.
El logro de la sostenibilidad pasa por replantear el funcionamiento de los ecosistemas
sociales, estableciendo un sistema de indicadores que faciliten la evaluación y
seguimiento del modelo de desarrollo local y global. Los indicadores deben valorar
los sistemas humanos para encontrar la manera de que estos últimos puedan ir
encajándose mejor en los sistemas naturales de la biosfera.
Existen diferentes organizaciones que han establecido clasificaciones de los Indicadores de Sostenibilidad, con el fin de facilitar su
comprensión y su uso:.
Tipos de indicadores según el modelo PER (OCDE):
Presión: Los indicadores de presión son aquellos que describen los impactos ejercidos
por las actividades humanas sobre el medio ambiental, de forma directa o indirecta.
Afectan a la calidad y a la cantidad de los recursos naturales.
·
·
Estado: Los indicadores de estado muestran la calidad del medio ambiental y de los
recursos naturales. Estos indicadores tienen que dar una visión global de la situación del
medio ambiente y su evolución, pero no de la presión que se ejerce sobre él.
·
Respuesta: Los indicadores de respuesta expresan en qué medida la sociedad
(instituciones, administraciones, colectivos, sectores económicos, etc.) responden a los
cambios ambientales y su preocupación por ellos. Se entienden por respuesta de la
sociedad las acciones individuales o colectivas que tienen como propósitos evitar, atenuar
o corregir las repercusiones negativas para el medio ambiental como consecuencia de la
actividad humana.
Fueron posteriormente ampliados por la propuesta de la Agencia Europea de Medio
Ambiente. En esta clasificación se consideran y analizan, en definitiva, las actividades y
procesos humanos que repercuten en el medio directa o indirectamente; las
consecuencias que esto provoca; las respuestas que da la sociedad a los cambios
ambientales ocurridos y a sus resultados.
Clasificación de la Agencia Europea de Medio Ambiente:
·
Modelo: Los indicadores de modelo municipal describen procesos o fenómenos en los
que influyen muchos factores y se relacionan directamente con el modelo municipal
básico.
·
Flujo: Los indicadores de flujos municipales abordan los ciclos de materia y de energía
desde el punto de vista de su producción, distribución, tratamiento y reutilización.
·
Calidad: Los indicadores de calidad ambiental municipal son aquellos que se refieren a
las condiciones finales del medio municipal.
Esta clasificación posee una perspectiva más cercana a la realidad urbana. Contempla los
municipios como sistemas ecológicos dotados de un metabolismo, que incluye flujos de
materia, de energía y de información, dependiente del modelo municipal.
Los Indicadores de Sostenibilidad Comunes Europeos (Dirección General de Medio
Ambiente, Comisión Europea, 2000):
Diversas ciudades españolas como Pamplona, Vitoria o Zaragoza han participado, junto a
otras ciudades europeas, en la iniciativa "Hacia un perfil de la sostenibilidad - Primera
generación de indicadores comunes europeos", promovida conjuntamente por la Dirección
General de Medio Ambiente de la Comisión Europea y la Agencia Europea de Medio
Ambiente. Esta innovadora iniciativa propicia la recogida de información comparable sobre
los progresos realizados en materia de sostenibilidad por las ciudades participantes en el
proyecto, aplicando una metodología común.
El sistema de indicadores comunes europeos consta de cinco indicadores obligatorios y
cinco voluntarios:
Indicadores Principales (obligatorios):

http://www.gloobal.info/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?entidad=Textos&id=1548&opcion=documento&cabecera=medioambiente[30/01/2015 09:04:51 a. m.]

Gloobal - Guía de conocimiento sobre desarrollo sostenible

- Satisfacción de los ciudadanos con la comunidad local. - Contribución local al cambio climático
- Satisfacción de los ciudadanos con la comunidad local.
- Contribución local al cambio climático global.
- Movilidad local y transporte de pasajeros.
- Existencia de zonas verdes públicas y de servicios locales.
- Calidad del aire en la localidad.
Indicadores adicionales (voluntarios):
- Desplazamientos de los niños entre la casa y la escuela.
- Gestión sostenible de la autoridad local y las empresas locales.
- Contaminación sonora.
- Utilización sostenible del suelo.
- Productos que fomentan la sostenibilidad.
Los Indicadores de Sostenibilidad de Seattle.
Un ejemplo de iniciativa ciudadana en la creación de indicadores.
Dada la importancia de los indicadores para evaluar los avances hacia la sostenibilidad, se
han producido diversas iniciativas sociales, especialmente en el ámbito local urbano, que
proponen indicadores concretos adaptados a cada localidad.
Una de las iniciativas pioneras y de mayor repercusión mundial en la participación
ciudadana para la elaboración de indicadores de sostenibilidad lo constituye el Foro Cívico
y de Voluntarios de Seattle Sostenible. Véanse, como ejemplo ilustrativo, alguno de
los 40 indicadores elaborados por el Foro:
Medio Ambiente:
-
Número de días con buena calidad del aire por año.
-
Porcentaje de calles peatonales.
Población y Recursos:
-
Población total y ratio de crecimiento anual.
-
Toneladas de residuos sólidos generados y reciclados por persona año.
Economía:
-
Desempleo por etnia y edad.
Porcentaje de niños que viven en la pobreza.
Cultura y Sociedad:
-
-
Porcentaje de profesores por etnia.
6. Los principios básicos del desarrollo sostenible.
Siete principios para el logro del desarrollo sostenible.
Un cambio de sociedad hacia la sostenibilidad implica, al menos, los siguientes principios:
a. Respetar los límites de regeneración y absorción de los ecosistemas naturales.
En un planeta finito, el ritmo de crecimiento ilimitado de la población y del
consumo de los recursos es inviable, más aún si el modelo de producción y
consumo que se expande es el de los denominados países desarrollados.
b. Vivir de las fuentes de energía renovables: la solar y energías renovables
endógenas que no contaminan. La reducción de las energías no renovables y sus
consecuencias medioambientales y sociales son ya evidentes. Se necesita un
sistema energético basado en energías renovables. Los depósitos de energías
fósiles deberían considerarse como una red de seguridad mientras se realiza la
transición.
c. Producir y consumir cerrando los ciclos de materiales: residuo cero de la
materia prima. Todos los productos de la economía deberían ser nutrientes
biológicos (biodegradabilidad y atoxicidad) del metabolismo biológico o nutrientes
industriales de la producción industrial.
d. Reducir el transporte horizontal de materias primas a larga distancia. El
desarrollo sostenible es fundamentalmente producción endógena y de proximidad.
Esta proximidad ha de referirse también a la construcción de ciudades compactas,
frente a las actuales conurbaciones dispersas en sus funciones.
e. Evitar los productos xenobióticos: impedir la introducción de productos
artificiales y extraños a los sistemas naturales, por ejemplo los organismos
modificados genéticamente.
f. Respetar y estimular la biodiversidad natural, también respetando las

http://www.gloobal.info/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?entidad=Textos&id=1548&opcion=documento&cabecera=medioambiente[30/01/2015 09:04:51 a. m.]

Gloobal - Guía de conocimiento sobre desarrollo sostenible

singularidades regionales, culturales, materiales y ecológicas. La enorme variedad de genes, organismos, y ecosistemas
singularidades regionales, culturales, materiales y ecológicas. La enorme variedad
de genes, organismos, y ecosistemas es una característica básica de la vida en el
planeta y una garantía de seguridad para la humanidad.
g. Reducción de la desigualdad en el uso de los recursos a escala global y
eliminación de las relaciones de dependencia entre el Norte y el Sur, que
producen pobreza, desnutrición e imposibilidad de desarrollo humano, afectando a
la mayoría de la población mundial actual.
h. Aumentar la ecoeficiencia: Se ha de promover la mejora de la eficiencia en la
producción y el consumo final de los recursos. Es necesario priorizar la tecnología
que aumente la productividad de los recursos, es decir, el volumen de valor
extraído por unidad de recurso, en detrimento de la tecnología que incrementa la
cantidad extraída de recursos como tal.
7. Población, recursos y desarrollo.
Crecimiento de la población y proceso de urbanización.
Uno de los fenómenos más característicos desde el siglo pasado ha sido el inmenso poder
que el hombre ha adquirido para transformar la naturaleza. En razón de este aumento de
poder y del vertiginoso crecimiento demográfico, ningún ecosistema queda hoy fuera del
alcance y del impacto del hombre.
El
aumento demográfico de la especie humana se ha materializado gracias a los progresos nutricionales, higiénicos y sanitarios y al
control de sus depredadores. De este modo el hombre ha reducido la eficacia de sus propios controles biológicos de crecimiento de
la
especie en el ecosistema y, a causa de ello, ha descendido drásticamente su tasa de mortalidad, que se halla en la base de la
explosión demográfica, y en mucha menor medida se ha reducido la tasa de natalidad. El crecimiento de la población es
exponencial, y este proceso se experimente, principalmente, en los países en vías de desarrollo.
EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN MUNDIAL, 1750-2050.
La explosión demográfica ha venido acompañada de un intenso proceso de urbanización, como consecuencia de la emigración del
campo a las ciudades y del crecimiento vegetativo (diferencia entre nacimientos y muertes) de los residentes urbanos. En la
actualidad, la mitad de la población mundial se concentra en las ciudades, y se prevé que para el año 2025 este porcentaje se eleve
a
las dos terceras partes de la población.
Además, el ritmo de crecimiento del número de ciudades con más de un millón de habitantes es superior al ritmo de urbanización
general. Y, en este proceso, hay que destacar el hecho histórico de la aparición de grandes conurbaciones de más de 10 millones de
habitantes, la mayoría de ellas situadas en países en vías de desarrollo.
PROCESO DE URBANIZACIÓN EN LOS PAISES EN DESARROLLO, 1960-2030.

http://www.gloobal.info/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?entidad=Textos&id=1548&opcion=documento&cabecera=medioambiente[30/01/2015 09:04:51 a. m.]