Diferencias morfológicas de cráneo y pelvis masculina y femenina

Introducción Hace más de 200 años, científicos tratan de determinar el sexo según la apariencia, forma y pesos de los huesos humanos. Una estimación exacta del sexo basado en restos esqueletizados es factible, cuando existe el conocimiento sobre la arquitectura y tamaño de los huesos secos. Ambos sexos varían según sus orígenes filogenéticos y raciales en tamaño y forma, lo que se conoce como dimorfismo sexual; hay especies más dimórficas que otras y se relaciona con el tipo de estructura social y el nivel de conflictividad entre los machos; cuando son idénticas se denominan monomórficas. En las poblaciones contemporáneas el proceso de sedentarización y la gracilización han contribuido a la reducción del dimorfismo sexual, particularmente en algunas estructuras como la talla y las dimensiones del cráneo y dientes. En otras partes del cuerpo como la forma y tamaño de la mandíbula y, ante todo en la pelvis, el dimorfismo existente permite diferenciar claramente ambos sexos. Cráneo El cráneo se divide en bóveda craneal o neurocráneo y esqueleto facial o esplacnocráneo, este último diseñado biomecánicamente para resistir la presión de los músculos masticatorios y para proteger los órganos sensoriales. La bóveda, excluyendo la región glabelar recibe poca fuerza masticatoria pero la actividad de la cintura escapular incide en el desarrollo de las líneas nucales. En la adolescencia tardía los cambios en el esplacnocráneo se restringen aparentemente a los muchachos mientras que las niñas retienen su aspecto juvenil. El rostro masculino se alarga, los arcos superciliares (incluyendo los senos frontales) se agrandan y el mentón se hace más prominente y cuadrangular. Al incrementarse el grosor de los arcos superciliares decrece la altura orbital, su borde superior se torna grueso y la órbita en general adquiere una forma cuadrangular. La escotadura supraorbital se torna más profunda y puede desembocar en un agujero (foramen). Estos cambios conllevan también a modificaciones en la raíz y en el caballete nasal, conduciendo a un descenso abrupto en la línea que une el frontal con los huesos nasales en el punto nasion. El cráneo no es la región del esqueleto cuyo sexo resulta más fácil de determinar, sobre todo si se encuentra roto o fragmentado. De modo general se puede distinguir el cráneo masculino del femenino atendiendo a los siguientes detalles: - Por lo general es mayor y más pesado - los rebordes de las inserciones musculares, tales como la línea temporal y la cresta occipital son más marcados. - La protuberancia del occipital externa y el proceso mastoideo son más desarrollados - El margen superior del relieve de la órbita es más redondeado

con pares de eminencias en el frontal y parietal.La mandíbula es más robusta con regiones goniales más desarrolladas y destacadas . mientras que el femenino tiende a conservar una forma adolescente de apariencia grácil.La cresta supramastoideo se extiende algo más allá del conducto auditivo externo formando un reborde definido .La rama de la mandíbula es más ancha yt prolongada en los hombres.El palatino es mayor . . que el cráneo masculino es mas redondeado en vista lateral. por último.Los dientes son a menudo más grandes (diámetros coronarios mesodistal y bucolingual) .. con procesos coronoides mejor desarrollados Habrá que señalar.

transverso. anchura). tratando de dar cuenta de las dimensiones en anchura. ángulos de proyección). altura o subtensa). cuerda. longitud de su base nasion-basion). órbitas (altura. ángulo de proyección). . mandíbula (altura. longitud. altura basibregmática. altura. altura y proyección de la bóveda craneal (diámetros antero-posterior máximo. frente (anchura.La Craneometría es una rama de la antropología biológica que estudia la variación métrica del cráneo y sus distintos componentes. ángulo de la rama y mentón) y rostro en general (anchura. apertura periforme (anchura. grosor. altura.

y mayor longitud y grosor del cuerpo mandibular. Todos ellos están más desarrollados en el sexo masculino. Las mandíbulas masculinas muestran una rama ascendente considerablemente más alta y ancha que las femeninas. los valores cercanos a 15 ofrecerán dudas. la apófisis mastoidea y el mentón. el ángulo goniaco es más amplio en mujeres . Al contrario. Usando la escala de 1-5 en 5 rasgos obtenemos una expresión máxima de 25 para individuos hipermasculinos.En el cráneo se utilizan la región glabelar (prominencia de los arcos supercialiares). la cresta nucal. el de supraorbitario. menor de 10 indudablemente femeninos. y en menor medida en el femenino.

convirtiendo la cintura pélvica en un indicador fidedigno al finalizar la metamorfosis. la sínfisis púbica de los hombres es gruesa. Las diferencias sexuales se hacen más evidentes en la parte anterior del coxal puesto que los cambios ocurren solamente en la terminación medial del pubis. y es probable que pueda alcanzarse hasta 96% de exactitud en la identificación diferencial. El crecimiento adicional de la superficie medial de la sínfisis púbica ensancha el canal pélvico de las mujeres. la forma triangular es más frecuente en las mujeres de edad. y se observa una variedad de cambios. corta y triangular. el sacro como el ilion. más que por el alargamiento de pubis. horizontalmente observan mayor extensión mientras que verticalmente es más corta. Como resultado de la reabsorción del borde medial del agujero obturador. la pelvis masculina es básicamente una continuidad de la forma juvenil. En los hombres el arco subpúbico conforma un ángulo agudo.Pelvis La pelvis proporciona la información más fiable de cara a la determinación del sexo. Hasta la adolescencia la cintura pélvica presenta el mismo tamaño y una forma parecida entre muchachos y niñas. alterando la forma y el tamaño de muchas de sus partes. En el estado adulto. configurando un arco subpúbico ancho y redondeado. y un aplanamiento evidente de su rama anterior. . La sínfisis púbica de las mujeres es proyectada y cuadrangular con una pequeña área triangular de hueso adicional en su margen antero-inferior. En la adolescencia la pelvis femenina se ensancha como una medida de preparación para el parto. De conformidad con el dismorfismo sexual las mujeres poseen un cuerpo de menor tamaño que el hombre. y por tanto un pubis y toda la pelvis generalmente más delgada y ligera. afecta ambos huesos. A su vez. En la parte posterior la metamorfosis en la articulación sacro-ilíaca.

serie antropológica forense. Conclusión Al estudiar este tema nos damos cuenta de que cada cambio óseo. La Antropología Forense en la Identificación Humana 1° edición. que ocurre tanto en el hombre como en la mujer. principalmente en las mujeres. 2004. . además se observa por la estructura la vinculación con el arco compuesto. Bibliografía Rodríguez Cuenca. Guatemala 2006.La escotadura ciática mayor es uno de los criterios más fiables en la determinación del sexo. Compendio de Métodos Antropológico Forenses para la Reconstrucción del Perfil Osteo-Biológico tomo II 1° edición. se dan en la etapa de la adolescencia. Por eso no es sorprendido. ya que en esta etapa de la vida hay un cambio importante en las hormonas. Udo Krenzer. cuando la medición relativa del índice de la escotadura entra en primer plano en análisis morfométricos para la discriminación sexual. También nos damos cuenta como es que podemos diferenciar el sexo basándonos en las estructuras óseas y sus diferencias entres sexos. editorial Guadalupe Ltda.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful