Está en la página 1de 13

LOS GÉNEROS LITERARIOS

El género literario es un sistema que permite la clasificación de obras literarias de acuerdo a criterios semánticos, sintácticos, fónicos, discursivos, formales, contextuales, situacionales y afines. En la historia ha habido varias clasificaciones de los géneros literarios. Por lo cual no se puede asistir a una determinación en la cual se pueda categorizar todas las obras de la historia en un criterio común.

Los géneros literarios son modelos de estructuración formal y temática de la obra literaria que se ofrecen al autor como esquema previo a la creación de su obra. Los géneros literarios son los distintos grupos o categorías en que podemos clasificar las obras literarias atendiendo a su contenido.

Puede resultar sorprendente que aún se utilice la primera clasificación de los géneros, debida a Aristóteles, quien en obra La Poética habla sobre tres: épica, lírica y dramática. Hoy se mantiene esencialmente la misma clasificación con distintos nombres (narrativa, poesía y teatro).

GÉNERO LÍRICO: Los textos líricos expresan el mundo subjetivo del autor, sus emociones y sentimientos, o una profunda reflexión. Suele escribirse en verso pero también se utiliza la prosa.

- Oda: Composición lírica en verso, de cierta extensión y de tema noble y elevado.

- Himno: Composición solemne que expresa sentimientos patrióticos, religiosos, guerreros.

- Elegía: Composición lírica que expresa sentimientos de dolor ante desgracias individuales o colectivas.

- Égloga: Composición poética de sentimientos amorosos y de exaltación de la Naturaleza, puesta en boca de pastores.

- Canción: Expresa habitualmente emociones de tipo amoroso.

- Sátira: Composición lírica, en verso o en prosa, que censura vicios individuales o colectivos.

- Epigrama: Poema mordaz, agudo y conciso, generalmente escrito en verso. En Roma se desarrolló el epigrama como una breve sátira en verso que acababa con alguna expresión punzante. Desde el Renacimiento italiano, el epigrama adopta en la poesía occidental la forma del soneto. Las greguerías de Gómez de la Serna y los proverbios de Machado, pueden ser considerados modernos ejemplos de epigramas

GÉNERO ÉPICO: Relata sucesos que le han ocurrido al protagonista. Es de carácter sumamente objetivo. Su forma de expresión fue siempre el verso, ahora se utiliza la prosa.

- La epopeya: Narra una acción memorable y de gran importancia para la humanidad o para un pueblo.

- Poema épico: Relata hazañas heroicas de un héroe nacional con el propósito de exaltar los valores de la nación. Los creados en la Edad Media se conocen como Cantares de gesta; de tradición oral, se componían para ser cantados por juglares o por los propios trovadores.

- El romance: Narración en versos octosílabos con rima asonante en los pares, que describe acciones guerreras, caballerescas, amorosas

- La fábula: Relato en prosa o en verso de una anécdota de la cual puede extraerse una consecuencia moral o moraleja; sus personajes suelen ser animales.

- La epístola: también escrita en verso o en prosa, expone algún problema de carácter general.

Entre los subgéneros narrativos en prosa encontramos:

- El cuento: Narración breve de un suceso imaginario y con argumento muy sencillo. Aparecen en él un reducido número de personajes que participan en una sola acción con un solo foco temático. Aunque tradicionalmente poseía una intención moralizante, hoy su finalidad suele ser provocar en el lector una respuesta emocional.

- Apólogo: Relato breve de finalidad didáctico-moral.

- La leyenda: Narración breve basada en un relato tradicional de carácter misterioso, sobrenatural o terrorífico.

- La novela: Su auge en los siglos XIX y XX ha sido tal, y sus variantes tan dispares, que resulta difícil una definición rigurosa. Suele entenderse por novela una narración extensa en prosa, con personajes y situaciones reales o ficticias, que implica un conflicto y su desarrollo que se resuelve de una manera positiva o negativa. Es un relato largo, aunque de extensión variable, con un argumento mucho más desarrollado que el del cuento. Y, a diferencia de lo que sucede con el cuento, al lector le importa no sólo lo que ocurre a los personajes, sino también lo que piensan y sienten, cómo evolucionan espiritualmente y cómo influye en ellos la sociedad donde viven. Su estructura es muy variable.

Existen varios tipos de novelas: realista, histórica, picaresca, intelectual, psicológica, policíaca, terror, ciencia-ficción, gótica, rosa, sentimental, pastoril, caballerías, picaresca.

GÉNERO DRAMÁTICO: Obras escritas en forma de diálogo y destinadas a la representación. En ellas el autor plantea conflictos diversos. Pueden estar escritos en verso o en prosa.

- La tragedia: Es la representación de terribles conflictos entre personajes superiores y muy vehementes, los cuales son víctimas de un destino ineludible; suele acabar con la muerte del protagonista.

- La comedia: Es la representación, a través de un conflicto, del aspecto alegre y divertido de la vida, y cuyo desenlace tiene que ser feliz.

- El drama: Es la representación de problemas graves, con intervención, a veces, de elementos cómicos, y su final suele ser sombrío.

- Ópera: Composición dramática, en la que los personajes cantan íntegramente sus papeles, en lugar de recitarlos.

- Zarzuela: Obra literario-musical, genuinamente española, en la que se combinan escenas habladas y cantadas. Suele reflejar vivos cuadros de costumbres, preocupaciones populares, sátiras políticas.

Paso, entremés y sainete: Piezas breve en un acto, en prosa o en verso, de tema ligero. El origen del sainete se encuentra en la tradición popular y posee un humor festivo y picaresco. Solía representarse en los entreactos de obras mayores. El sainete deriva del entremés y del paso y acentúa lo humorístico y popular de este último.

Auto sacramental: Obra de carácter alegórico que trata sobre un dogma de la Iglesia católica y tiene como fondo la exaltación del sacramento de la Eucaristía.

- Melodrama: Nombre que en el siglo XIX recibían determinadas obras dramáticas de tipo folletinesco, convencional, caracterizadas por sus fáciles concesiones a un público sensiblero.

Existen otros géneros literarios como son:

La oratoria: De carácter oral, pretende convencer a un auditorio. La forma más habitual es la conferencia, exposición personal de un tema cualquiera.

La historia: Narración objetiva de hechos reales. Formas habituales son la biografía (narración de la vida de una persona) y la autobiografía (relato de la propia vida).

La didáctica: Tiene la finalidad de enseñar. Algunos subgéneros didácticos son:

- El ensayo: Es el subgénero didáctico más importante en la actualidad; escrito siempre en prosa, consiste en la exposición aguda y original de un tema científico, filosófico, artístico, político, literario, religioso, etc. con carácter general, es decir, sin que el lector precise conocimientos especiales para comprenderlo.

- La crítica: Analiza y valora las obras o las acciones realizadas por otras personas

GÉNEROS LITERARIOS EN LAS ESCRITURAS

Las distintas maneras de escribir que tenían los autores de la época. Narrativo, legislativo, profético, sapiencial, apocalíptico, epistolar, lírico o poético, parabólico

Narrativo Son narraciones y relatos de hechos históricos. Existen varios subgéneros dentro del histórico:

relatos populares, épicos, memorias, biografías, y otros. Lo encontramos en todos los libros del Antiguo Testamento denominados históricos (Josué, Jueces, 1 y 2 Samuel,1 y 2 Reyes, 1 y 2 Crónicas, etc.), en algunas partes de los libros del Pentateuco (con excepción del Levítico); y en el Nuevo, en los Evangelios y los Hechos de los Apóstoles.

Relatos Históricos: Responden a unos hechos reales, que acontecieron en un determinado momento histórico; en la literatura antigua estos relatos no tienen el “rigor histórico” que exigimos hoy a la “ciencia histórica”. A este grupo pertenecen, por ejemplo 2 Samuel 9-20; 1 y 2 Reyes.

Relatos Épicos: En ellos se evoca el pasado con tintes gloriosos y con amplificaciones legendarias, porque se escribe, sobre todo, para suscitar el entusiasmo y celebrar aquellas grandes gestas que dieron lugar al nacimiento del pueblo. Así hay que leer Éxodo 1-18; Jueces 13-16.

Narraciones Programáticas: Apoyándose en hechos y personajes históricos se escriben estos relatos, no tanto para informar de lo que sucedió en el pasado, sino más bien para aclararlo que se debe hacer en el momento presente. Aquí hay que situar 1 y 2 Crónicas.

Relatos Didácticos: Al estilo de la llamada “novela histórica”, se redactan unos libros cuya finalidad es transmitir una enseñanza; el marco general en el que se sitúa la acción es histórico, pero la trama y los personajes son pura creación literaria. Por ejemplo: Judit, Jonás, Esther, Tobías, Rut.

Legislativo También llamado jurídico. Alude a la serie de leyes y preceptos que regulaban la vida del pueblo. Muchas de ellas tienen elementos comunes a otros pueblos vecinos, aunque encontramos características propias. Se entremezclan con narraciones, sin constituir un libro determinado y separado, al estilo de nuestros actuales códigos de leyes. Abarcan muchos aspectos de la vida cotidiana, de la higiene, de la moral, del culto y los ritos. Se encuentra presente en cuatro de los libros del Pentateuco: Éxodo, Levítico (especialmente), Números y Deuteronomio.

Profético El género profético o profecía ocupa un vasto sector del Antiguo Testamento. El profeta es portavoz dela palabra de Dios, y comunica la voluntad de Dios, a través de la denuncia de alguna situación de pecado, o el anuncio de la salvación prometida, o el anuncio de alguna calamidad. Sus palabras pueden ser de alegría o de aflicción. Muchas veces utilizan imágenes simbólicas para expresar la palabra de Dios.

Encontramos numerosos ejemplos de este género en los libros proféticos: Isaías, Jeremías, Ezequiel, Amós, y otros.

Sapiencial Tiene mucho que ver con el sentido común y la experiencia que se recoge en el caminar de la vida. Encontramos este género literario en los libros de Proverbios, Eclesiastés.

Apocalíptico Este género está emparentado con el profético, aunque tiene elementos característicos y diferenciales. En griego, apocalipsis, quiere decir revelación, manifestación, explicación. El autor de un apocalipsis mira al futuro para poder explicar el presente y brindar esperanza. Son escritos que surgen en tiempos de persecución, y su finalidad es contribuir a fortalecer a los lectores, anticipando el triunfo final de Dios y sus seguidores. El lenguaje y el vocabulario que utilizan están plagados de imágenes y símbolos. Son comunes las visiones y revelaciones en sueños. Los números, los colores, las figuras tienen un significado que hay que desentrañar. El texto se parece a uno de esos mensajes cifrados en clave, que hay que leer y releer para entender. Sucede que muchas de las imágenes o símbolos utilizados no tienen para nosotros la relevancia que poseían para los lectores a los cuales se dirigió originalmente el escrito. Por lo tanto, es necesario conocer estos códigos, símbolos para comprender el mensaje y permitir que podamos descubrir lo que se nos quiere transmitir en estos relatos.

Epistolar Este género lo encontramos en el Nuevo Testamento con numerosos ejemplos. Constituye un envío escrito a un destinatario, que puede ser una persona o una comunidad, por lo general, lejana en la distancia. Existe una cierta familiaridad en el trato. Aparecen saludos personales, dedicatorias, agradecimientos. Hay quienes distinguen las cartas, en las que está presente este trato familiar (ejemplo, “A los Corintios”), de las epístolas, que no lo tienen (ejemplo, “A los Hebreos”). En las cartas aparecen consejos, instrucciones, aclaraciones, exhortaciones y llamados a la esperanza, así como reflexiones sobre temas más doctrinales de la fe.

Lírico o Poético En distintos textos, encontramos la presencia de cantos, oraciones, poesías, poemas, con claros elementos religiosos producto de la experiencia de la fe. Los representantes por excelencia de este género son los Salmos, por su cantidad y calidad literaria. También, hallamos este género en el libro del Cantar de los Cantares, Lamentaciones, y en cantos diseminados en otros libros, como el canto que sigue al paso del Mar Rojo, en Éxodo 15, o el cántico de Ana, en 1 Samuel 2:1 o el cántico de María, en Lucas. 1:46-55.

Parabólico Es ejemplo, semejanza o comparación, que se pone para ayudar a comprender mejor el sentido profundo de una verdad. Se da en el Antiguo Testamento: 2 Samuel 12,1-15 y en el Nuevo Testamento: Lucas 15, 11-31.

Géneros Literarios En Las Escrituras

1. Narración

2. Histórico

3. Legal

4. Profético

5.

Sapiencial

6. Apocalíptico

7. Epistolar

8. Lirico o Poético

9. Parabólico

Bibliografía.

Mateo, Marcos, Lucas, Juan, 3 Nefi, Hechos

I y 2 Reyes, Hechos.´

Pentateuco.

Isaías, Jeremías, Oseas.

Eclesiastés, Job.

Daniel, Ezequiel, Apocalipsis.

Corintios, Efesios, Gálatas.

Proverbios, Salmos.

Parábolas de Jesús el Cristo, etc.

Carol Comfort, Philip y Rafael Serrano. El origen de la Biblia.

Maestro, Jesús G. Crítica de los géneros literarios en el "Quijote". Idea y concepto de "género" en la investigación literaria, Vigo, Editorial Academia del Hispanismo, 2009, 544 pp. ISBN 978-84-96915-41-1

LAS FIGURAS LITERARIAS

Las figuras literarias son formas no convencionales de utilizar las palabras, de manera que, aunque se emplean con sus acepciones habituales (aspecto que las diferencia de los tropos), se acompañan de algunas particularidades fónicas, gramaticales o semánticas, que las alejan de ese uso habitual, por lo que terminan por resultar especialmente expresivas. Debido a esto, su uso es característico, aunque en modo alguno exclusivo, de las obras literarias.

De forma coloquial, reciben también el nombre de recursos literarios, recursos estilísticos, recursos retóricos, figuras retóricas, figuras del discurso, etc.

Las figuras, junto con los tropos, constituyen dentro del ámbito de la Retórica uno de los formantes básicos del ornatus retórico, el constituyente principal de la elocutio.

Las figuras literarias se dividen en dos grandes grupos: las figuras de dicción y las figuras de pensamiento

1° FIGURAS DE DICCIÓN

Las figuras de dicción afectan primordialmente a la forma de las palabras, aunque en ocasiones inciden también sobre el significado. Se distinguen cuatro categorías: figuras de transformación, figuras de repetición, figuras de omisión y figuras de posición.

a) Figuras de transformación

Las figuras de transformación (o metaplasmos [La palabra metaplasmo es un cultismo del griego que significa literalmente "transformación"]) consisten en la utilización de formas léxicas que serían, en teoría, incorrectas en la lengua ordinaria. Las más conocidas de estas figuras son las licencias métricas.

Las figuras de transformación son las siguientes: prótesis, epéntesis, parágoge, aféresis, síncopa, apócope, diástole o éctasis, sístole, diéresis, sinéresis, sinalefa, ecthlipsis y metátesis.

b) Figuras de repetición

Las figuras de repetición consisten en el uso de elementos lingüísticos (fonemas, sílabas,

morfemas, frases, oraciones

tiene por qué ser necesariamente exacta, por lo que en muchas ocasiones se dan casos de

semejanza.

)

que ya habían sido usados en el mismo texto. La repetición no

Las figuras de repetición son las siguientes: aliteración, onomatopeya, homeotéleuton, anáfora, epífora, complexio, geminación, anadiplosis, gradación, epanadiplosis, polisíndeton, annominatio (paronomasia, derivatio, figura etimológica, diáfora, políptoton), traductio, equívoco/antanaclasis, paralelismo (isocolon, parison, correlación), quiasmo y commutatio/retruécano.

c) Figuras de omisión

Las figuras de omisión consisten en la supresión de un elemento lingüístico necesario, en teoría, para la construcción del texto. Su uso tiende a aligerar la expresión.

Las figuras de omisión son las siguientes: asíndeton, elipsis, zeugma, silepsis, reticencia o aposiopesis, braquilogía y paralipsis (también llamada preterición o pretermisión).

d) Figuras de posición

Las figuras de posición son aquellos procedimientos que se basan en la alteración del orden normal de las partes de la oración.

Las figuras de posición son las siguientes: hipérbaton, anástrofe, tmesis y synchysis/mixtura verborum.

2° FIGURAS DE PENSAMIENTO

Las figuras de pensamiento afectan principalmente al significado de las palabras. Se distinguen las siguientes categorías: figuras de amplificación, figuras de acumulación, figuras lógicas, figuras de definición, figuras oblicuas, figuras de diálogo, figuras dialécticas (o de argumentación) y figuras de ficción.

a) Figuras de amplificación

Aunque la, en latín, amplificatio, no es tanto un desarrollo más por extenso de una idea sino más bien su realce (por un uso especial de la entonación, por ejemplo), en la práctica las figuras de amplificación incluyen técnicas de alargamiento de los contenidos de un texto.

Las figuras de amplificación son las siguientes: expolitio, interpretatio, paráfrasis, isodinamia, digresión y epifonema.

b) Figuras de acumulación

Las figuras de acumulación son procedimientos que buscan la adición de elementos complementarios a las ideas expuestas.

Las figuras de acumulación son las siguientes: enumeración, distributio, epífrasis y epíteto.

c) Figuras lógicas

Las figuras lógicas son procedimientos que tienen que ver con las relaciones lógicas entre las ideas dentro de un texto; de forma especial, se considera la relación de contradicción o antinomia, por lo que la figura lógica por antonomasia es la antítesis. Como variantes de esta, se encuentran la cohabitación, la paradoja y el oxímoron.

d) Figuras de definición

Las figuras de definición (y descripción) se utilizan para reflejar lingüísticamente la esencia o

apariencia de los temas tratados (personas, objetos, conceptos

).

Las figuras de definición y descripción son las siguientes: definitio, prosopografía, etopeya, pragmatografía, topografía, cronografía y evidentia / demonstratio.

e) Figuras oblicuas

Las figuras oblicuas designan de forma indirecta una realidad utilizando las palabras en sentido apropiado.

Constituyen la frontera con los tropos.

Las figuras oblicuas son las siguientes: perífrasis o circunloquio, lítotes o atenuación, y preterición.

f) Figuras de diálogo o figuras patéticas

Las figuras de diálogo son las propias del estilo directo, pues subrayan el carácter comunicativo del discurso. Se denominan también figuras patéticas pues pretenden incidir afectivamente en el destinatario.

Las figuras de diálogo son las siguientes: apóstrofe / invocación, exclamación, interrogación retórica, optación y deprecación.

g) Figuras dialécticas

Las figuras dialécticas o de argumentación son las propias de los debates dialécticos (la disputatio, en latín); se trata de técnicas argumentativas.

Las figuras dialécticas son las siguientes: concessio, correctio, dubitatio, communicatio, conciliatio y distinctio /paradiástole; pueden, además, incluirse aquí las llamadas probationes argumentativas, o pruebas expuestas por el orador para defender su argumentación: simile, argumentum y sententia.

h) Figuras de ficción

Las figuras de ficción permiten presentar como reales situaciones imaginarias.

Las figuras de ficción son las siguientes: personificación / prosopopeya, sermocinatio / idolopeya y subiectio /percontatio.

CATÁLOGO ALFABÉTICO DE FIGURAS LITERARIAS

Con el objeto de disponer de una visión de conjunto de las figuras literarias, se ofrece a continuación un listado por orden alfabético. Aunque propiamente no sean figuras, se incluyen también en el listado los tropos, pues popularmente se incluyen, junto con aquellas, bajo el marbete genérico de "recursos literarios o estilísticos".

A

Aféresis, Alegoría, Aliteración, Anacoluto, Anadiplosis, Anáfora, Anástrofe, Animalización,

Annominatio, Antanaclasis, Antífrasis, Antítesis, Antonomasia, Apócope, Aposiopesis, Apóstrofe, Argumentum, Asíndeton, Asonancia.

B

Batología.

C

• Cacofonía, Calambur, Captatio Benevolentiae, Catacresis, Circunloquio, Clímax, Cohabitación, Communicatio, Commutatio, Comparación, Complexio, Concatenación, Concessio, Conciliatio, Correctio, Correlación, Cosificación, Cronografía.

D

• Datismo, Definitio, Demonstratio, Deprecación, Derivación, Derivatio, Diástole, Diéresis, Digresión, Distinctio, Distributio, Dubitatio.

E

• Ecthlipsis, Enálage, Encabalgamiento, Endíadis, Elipsis, Énfasis, Enumeración, Epanadiplosis, Epéntesis, Epífora, Epífrasis, Epíteto, Epifonema, Equívoco, Etopeya, Eufemismo, Evidentia, Exclamación, Expolitio.

F

Falacia patética, Figura etimológica.

G

Geminación, Gradación.

H

Hipálage o Epíteto transferido, Hipérbaton, Hipérbole, Hipotiposis, Homeotéleuton.

I

Idolopeya, Interpretatio, Interrogación retórica, Invocación, Ironía, Isocolon, Isodinamia.

L

Lítotes.

M

Metáfora, Metalepsis, Metátesis, Metonimia, Mixtura verborum.

O

Onomatopeya, Optación, Oxímoron.

P

Palindromía, Parábola, Paradiástole, Paradoja, Paráfrasis, Parágoge, Paralelismo, Parison,

Paronomasia, Percontatio, Perífrasis, Personificación, Pleonasmo, Polisíndeton, Políptoton, Pragmatografía, Preterición, Prosopografía, Prosopopeya, Prótesis.

Q

Quiasmo.

R

Repetición, Reticencia, Retruécano.

S

• Sarcasmo, Sententia, Sermocinatio, Silepsis, Símil, Simile, Sinalefa, Síncopa, Sinécdoque, Sinéresis, Sinestesia, Sístole, Subiectio, Synchysis.

T

Tautología, Tmesis, Topografía, Traductio.

Z

Zeugma.

Figuras Literarias En Las Escrituras

Símil. Es una comparación en la que se usa el adverbio “como” Ejm. 1 Pd. 1:24

Metáfora. Es una comparación donde una cosa representa otra. Ej. Jn. 15; 10:9. Mt. 5:13. Stg. 3:6

Personificación o Prosopopeya. Dar características humanas a ideas, objetos o animales. Ej. Is. 55:12; 1 Co. 15:55; 1 Pd. 4:8; Slm. 85:10-11

Antropomorfismo. Atribuir a Dios características humanas. Es. 8:31

Expresión Idiomática. Forma propia o característica de un idioma. Forma particular de hablar. Hch. 2:42

Eufemismo. Forma decorosa de hablar. Es la sustitución de una palabra o expresión que

pudiera ser culturalmente ofensiva, por otra que no lo es. Ej. 1 Sam. 24:3 (cubrir sus pies,

Hb = desahogarse, satisfacer una necesidad natural o fisiológica) Mt. 18:17 (gentil y

publicano, perro y traidor)

Hipérbole. Es el uso de la exageración para enfatizar una enseñanza. Ej. Jn. 21:25; 1 Co. 13:1-3.Lc. 6:41-42 El Sermón del Monte Núm. 13:34. Dt. 1:28.

Ironía. Expresión sarcástica que significa lo opuesto, para resaltar el sentido verdadero.

E 1 Ry. 18:27; 2 Co. 11:5; 12:11; 11:13. Job. 12:2

Merismo. Expresión que incluye dos ideas en contraste, cuyo objetivo es expresar un todo. (Ej. Slm. 139:2

Diatriba. Método argumentativo de auto preguntas y respuestas (Ej. Jesús en el Sermón del Monte y Pablo en Romanos)

Sinécdoque. Cuando la parte se pone por el todo o viceversa. Ej. 1 Co. 11:26; Hch. 24:5

Metonimia. Cuando se pone la causa por el efecto o la señal o símbolo por la realidad que indica el símbolo Ej. Lc. 16:29; Jn. 13:8; 1 Jn 1:7

Alegoría. Consta de varias metáforas unidas, representando cada una de ellas realidades correspondientes. Ej. Jn. 6:51-65; Is. 5:1-7; Slm.80:8-13

Fábula. Es una alegoría histórica poco usada en la Escritura. Ej. 2 Ry. 14:9

Enigma. Es un tipo de alegoría pero de difícil interpretación. Ej. Jue. 14:14; Pr. 30:24

Tipo. Es un tipo de metáfora que no consiste solo en palabras sino en hechos, personas u objetos que proyectan un significado futuro. Ej. Jn. 3:14; Mt. 12:40; Rom. 5:14; Hb. 9:11- 28; 10:6-10

Símbolo. Representa una cosa o hecho por medio de otra cosa o hecho familiar que

arroje luz sobre el significado del concepto original. 16:19 cf., Lc. 1:69 Rom. 6:3-4; 1 Co. 11:23-26

Ej. Ap. 5:5; 6:2 cf., Mt. 10:16; Mt.

Parábola. Es una narración alegórica que usa símbolos terrenales y conocidos para ilustrar verdades celestiales y eternas. Ej. 18:1-7; Mt. 13:3-8; Lc. 15:1ss: 18:10-14.

Antítesis. Contraponer dos conceptos opuestos para resaltar la verdad. Ej. Dt. Cp. 27-33:

30:15; Mt. 7:13-14; Mt, cp. 24-25; 2 Co. 6:8-10

Proverbio. Dicho común o adagio. Ej. Pr. 1:2-6; Lc. 4:23; Mr. 6:4; 2 Pd. 2:22

Acróstico. Versos. Ej. Slm. 119: 111 y 112; 23 y 34; Lam y Jer. (Ichthus = pez)

Quiasmo. Inversión sintáctica de dos parejas de construcciones simétricas.

Génesis 1:1-2:3

A "Él [Dios] creó"

B

"Dios"

C

"cielos y la tierra" X FORMADO Y LLENADO DE LA TIERRA (1:2-31)

C

"cielos y la tierra"

B

'"Dios"

A "Él [Dios] había hecho"

El Polisíndeton.

Alma 1:29 una abundancia de rebaños

y

manadas,

y

toda clase de animales cebados,

y

también una abundancia de grano,

y

de oro,

y

de plata

y

de objetos preciosos en abundancia,

y

abundancia de seda

y

de lino de fino tejido,

y

de toda clase de buenas telas sencillas.

(Hugh W. Pinnock, Buscando hebreo bíblico y otras antiguas formas literarias en el Libro de Mormón, 1999, pp. 21-23, 27)

Bibliografía.

Azaustre Galiana, Antonio y Juan Casas Rigall, Introducción al análisis retórico: tropos, figuras y sintaxis del estilo, Universidad de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela, 1994