Departamento de Castellano: Lengua y Literatura

La Biblia y su repercusión literaria
1. Límites literarios de la Biblia y su paralelismo con las literaturas del Antiguo Oriente Si nos atenemos a la terminología más usual, no podemos aplicar a la Biblia el concepto de libro, ya que libro, en el sentido moderno, es la obra escrita por un autor de una determinada época y en unas circunstancias sociales concretas. Si embargo, en los escritos de la literatura bíblica se agrupan antiguas tradiciones que tuvieron que atravesar muchas vicisitudes hasta convertirse en libro y recibir su forma actual. Por eso, no se puede hablar sobre uno u otro autor, sino sobre el director o compilador de la obra. En cuanto a la forma y a los estilos literarios en la Biblia aparecen casi los mismos utilizados por la literatura popular del Antiguo Oriente. Los relatos del Génesis, y especialmente la idea de la creación y la narración del diluvio, los encontramos de forma análoga en las literaturas egipcia y babilónica. En los últimos años se han publicado fragmentos mesopotámicos que aluden a la división del género humano y a la variedad de lenguas con estructura análoga a la del Génesis. De las descripciones históricas y crónicas de Reyes tenemos noticias en la literatura egipcia y de manera especial en la mesopotámica. También en Mesopotamia los himnos constituyen una forma literaria particularmente conocida. En la Biblia, y concretamente en los Salmos, se encontró este género en las composiciones en honor al Templo, al Rey y a la Sabiduría, en las endechas y alabanzas públicas y privadas y en las que tratan del reino de Dios, contenidas en diversas obras mesopotámicas de cuya existencia hay constancia en el segundo milenio antes de Cristo. Esta comunidad temática entre la Biblia y las literaturas del Antiguo Oriente la encontramos asimismo en las máximas sapienciales de los Proverbios, en el problema del justo paciente, tema central de Job, y en el Cantar de los Cantares. En igual sentido, consta la existencia de endechas mesopotámicas acerca de la destrucción de la Ciudad Santa, con la descripción de diferentes castigos similares a los recogidos en las Lamentaciones. 2. Características generales de los géneros y de procedimientos literarios de la Biblia los

Hay estudios que han clasificado los libros de la Biblia según el orden de categorías de la literatura popular, es decir: mito, 'aggadah (literatura homilética), saga leyenda, anécdota y novela. Aunque los límites fluctúan, es una división
,

1

narra un fenómeno maravilloso que pudiera suceder en cualquier tiempo y en cualquier lugar (por ejemplo. agrupaciones numéricas.Departamento de Castellano: Lengua y Literatura básicamente racional y acorde con las narraciones de la Biblia. procedimiento muy usado por los antiguos orientales. 2) Las genealogías. Samuel. generalmente. los cuervos que traen pan a Elías). Incluso en ocasiones salta a la vista la intención de reducir artificiosamente el esquema genealógico a un determinado número: el 10 en las listas de Patriarcas del Génesis. podernos señalar los siguientes en líneas generales: 1) Los recursos de la predicación oral que son clásicos en la literatura sapiencial y profética hebrea. En la literatura bíblica el mito se manifiesta a través de dos vertientes: a) Narraciones divinas concernientes al hombre en las que se emplea la revelación y la palabra de Dios. 2 . b) Fragmentos conservados en la literatura poética. La novela. pero a veces presenta caracteres evidentes de artificio. La 'aggadah. describe sucesos de la vida diaria. Josué. etc. ciertos fenómenos sucedidos en los lugares santos (sueño de Jacob). hazaña de los guerreros de David. el 12 (número perfecto). La anécdota describe actos de heroísmo sucedidos en la realidad: proezas de Sansón. que es una técnica literaria muy extendida en el antiguo Oriente: el 7 (idea de abundancia). etc. refranes. La historia de José precedente a su infortunio es el prototipo novelesco. 3) El empleo simbólico de los números. en contraste con las anteriores formas literarias que llevan implícito un hecho maravilloso. al describir un acto humano que depende de un hecho concreto. La leyenda explica. Destacan los recursos mnemotécnicos: ritmo de las sentencias. En cuanto a los procedimientos literarios utilizados en los libros bíblicos. envueltos en una cadena de acontecimientos y de fenómenos utópicos.). Se trata de un elemento histórico. enseñanzas dialogadas. en los que se describe la lucha de Dios contra Leviatán. como la tabla de las naciones del Génesis o la genealogía de Cristo de los Evangelios de San Mateo y San Lucas. La saga refiere con fantasía una determinada ficción o un fenómeno que se basa en un suceso geográfico-histórico concreto (vida de héroes y caudillos: Moisés.

es deudor del libro sagrado. el fragmento conservado del Auto de los Reyes Magos. enseñanzas parabólicas. Aparece frecuentemente en el Nuevo Testamento con respecto del Antiguo Testamento. este influjo se percibe en los primeros autos o representaciones teatrales que narraban el Nacimiento o Pasión de Cristo. Los autores bíblicos se influyen unos a otros. Influencia de la Biblia en la literatura española La Biblia ha sido el libro más leído e imitado de todos los tiempos y. Destaca. Se ha estudiado a propósito del prólogo al Evangelio de San Juan. numerosos han sido los autores y obras que ejemplifican esta influencia a lo largo de la historia. Va desde una semejanza espontánea a una imitación concreta. Juan del Encina y Lucas Fernández. como en las del resto de Europa. controversias. disposiciones legislativas. están influidos por el Libro de Job y los libros sapienciales. Se trata de un procedimiento originariamente poético pero que. invade también el campo de la prosa. La Celestina. reaparecen en el teatro del siglo XV.Departamento de Castellano: Lengua y Literatura 4) El paralelismo. 3. explicaciones o argumentaciones exegéticas. de manera que aquellas se vayan enriqueciendo y concretando cada vez más. en nuestra literatura. recibió también la herencia de la Biblia. 7) En la predicación de Cristo hay una serie de diversos procedimientos didácticos. discursos de simple exposición doctrinal. del mester de clerecía. como los de la Pasión. también el Poema de Fernán González. sobre todo. Tanto los temas de Navidad. 6) Procedimiento imitativo. No hay que olvidar tampoco que la Biblia es la principal fuente de la Grande e General Estoria de Alfonso X el Sabio. predicciones escatológicas. Comenzando por la Edad Media. que enumeramos a continuación entre los que destacan los subrayados: discursos apologéticos. 5) Procedimiento concéntrico. debido al carácter parasintáctico de las lenguas semitas. invectivas. Por otra parte. de Francisco de Rojas. Otros autores del XV. y más concretamente en las obras dramáticas de Gómez Manrique. Consiste en repetir diversas ideas en varios ciclos consecutivos. 3 . Con tema del Antiguo Testamento podemos citar el Nisteri d’Adam i Eva. Está emparentado con el anterior y ha sido muy usado por los autores bíblicos. Micer Francisco Imperial y el Marqués de Santillana.

aquellas en las que la inspiración bíblica en la literatura se manifiesta con mayor intensidad. En cuanto a San Juan de la Cruz. su Cántico espiritual. y su mejor obra: De los nombres de Cristo. Señalemos la traducción del Cantar de los Cantares inspirada en los proverbios. que en la métrica de los autores del 27 aparece el influjo del versículo bíblico. Por poner un ejemplo de nuestros días. un autor como Antonio Machado trata el tema del cainismo en su extenso poema La tierra de Alvargonzález. varias obras de Tirso de Molina y los Autos Sacramentales de Calderón de la Barca tienen como base una inspiración bíblica. En el Renacimiento hay tres autores religiosos en los que la influencia bíblica es especialmente significativa. encontramos que su elegía A la Patria traduce literalmente a veces las Lamentaciones de Jeremías además de imitar bastante su ritmo métrico. la Biblia es un constante punto de partida. son las épocas marcadas por un mayor sentimiento religioso. Para Fray Luis de León. por último. 4 . no sólo para las traducciones que de ella hizo. Incluso en autores tan poco propicios a la inspiración religiosa como Espronceda. Por otra parte. Como hemos visto. Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz. Nos referimos a Fray Luis de León. sino también para sus obras originales. Ya en el siglo XVII. es una versión del Cantar de los Cantares. Y no olvidemos. pero no por ello debemos pensar que a partir del Barroco la huella de esta influencia haya desparecido. como por ejemplo Job o Ester.Departamento de Castellano: Lengua y Literatura En la colección de obras dramáticas que se encuentran en el Códice de Autos Viejos del siglo XVI aparecen temas extraídos tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. una de las cumbres de la lírica universal. no es extraño que la prolífica pluma de Lope de Vega nos haya dejado obras inspiradas en hechos y personajes del Antiguo Testamento.