Está en la página 1de 1

OJOS ABIERTOS

Somos material maleable, que se transforma cada día, no podríamos negar ni un


segundo los aciertos y los ERRORES del camino, por que de cada uno aprendimos y
aprendemos, la memoria y los recuerdos recurrentes nos flagelan la conciencia, aún
hoy que perseguía los laureles de tranquilidad en el camino resurgen los fantasmas,
de mi presente involutivo, de mi pasado desbordante.

Me hice TAN fuerte, que creí poder vencer al mundo, olvidando que soy parte
dominante del problema y que mis armas las conoce mi enemigo como suyas.

¿Cómo explicar entonces lo inexplicable?

No me detengo, porque el camino amenaza con acortarse y el tiempo con


terminarse sin esperas retrazadas… aún aquí y aún así no he podido liberarme de mi
prisión de papeles, de mi adicción al aroma de las tintas y el sonido acompasado de
mis lerdos pensamientos.

NUNCA quise ser mirado como espera, como chispa de esperanza insondable,
siempre me armé contra las sonrisas inmutables, siempre intenté hacerle saber a
mi “pequeño” mundo que no podía escribir historias con derecho humano de vidas
ajenas, con autoridad ajena e inexistente de ejemplo equivocado y persistente.

Soy un verso mil veces entristecido, soy un trazo siempre gris de soledades, soy un
lento y lejanísimo arpegio de guitarra que cuenta saberes inmemoriales,

“Destruye completamente las ciudades para construirlas nuevas” “arranca las


cosechas de raíz para volver a empezar”.

No sin lágrimas, no sin hondo sufrimiento, no sin noches de impotencia t vigilia sin
final, NO t nunca sin esfuerzo de reclamo desvanecido entre los ruidos constantes
de la existencia.

Tengo los ojos abiertos…

Aún así las luces son TAN ajenas… la vida es TAN desértica y el oasis realmente
distante…

Tengo los ojos abiertos…

Walter
8 de agosto de 2007
11:33 AM