Está en la página 1de 1

NO SIEMPRE

Debí continuar siendo yo, no había opciones, yo era parte de cada parte que me
poblaba y desprenderlas dolía y costaba aún más de lo que un día me había costado
conseguirlas; Me detuve entonces delante de mis ojos, caminé observante, cavilando
cada centímetro de mi disparidad. De mi locura.

Por ser un pequeño paquete cuadrado y arrinconado en un gran salón, entré a buscarme
y aunque quebrado en tres partes –armables aún – pude verme, logré mudar mis pieles
y ponerme al tanto del mundo en una veloz rotativa.

Quedé expulsado de mis tinieblas y heme aquí: encontrando sin saber que buscar,
dando lo que siempre creí carecer desde lo más hondo, tomando decisiones que me
petrificaban la sangre, mirándote a los ojos, cuando andaban siempre impregnados en
el piso.

¿Dónde estoy ahora? ¿Quién puedo ser en un tiempo y espacio alterno si no logro
dejarme olvidado en una calle repleta de gente?

Soledad.

Mi ansiada y espectral soledad, me da señas de no haber huido con los rezagos de sol
de la mañana, purificadora y nunca enemiga; abrazante y nostálgica como la recuerdo
en mis opacas madrugadas, PRESENTE.

¿Cuanto dejé guardado de mí en los gabinetes del camino? ¿Cuándo fue que al volver a
ver al espejo, encontré “esto”?, ¿cuando me abandoné temblando y me recobré
abrazando al que lloraba sin consuelo…?

Decidí ser puerta y no acompañante, decidí ser motor y no pasajero del viaje junto a la
ventana, dar lo poco que no carezco, aún a riesgo de encontrarme con migo mismo
entre los largos caminos.

Decidí saber de ti, como parte de mi experiencia paralela de vida, como eslabón que
me une con mi propia memoria tardía, con mi propia verdad.

Walter
9 de noviembre de 2007
10:30 PM