P. 1
El Rol Del Investigador Social

El Rol Del Investigador Social

|Views: 14.705|Likes:
Publicado porcorporacion_in_situ

More info:

Published by: corporacion_in_situ on Nov 14, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/23/2013

pdf

text

original

El rol del investigador social; entre la neutralidad y compromiso político.

Wilson Baquero

³Como el extranjero no se encuentra unido radicalmente con las partes del grupo o con sus tendencias particulares, tiene frente a todas sus manifestaciones la actitud peculiar de lo 'objetivo', que no es meramente desvío o falta de interés, sino que constituye una mezcla sui generis de lejanía y proximidad, de indiferencia e interés´ G. Simmel 1

Más que la exposición de una tesis y su afirmación a partir de una sustentación argumentativa, este ensayo se constituye como un ejercicio de reflexión acerca del papel de investigador social con respecto a su ³objeto´ de estudio. Se trata de presentar algunas disertaciones en cuanto a la pregunta de si el investigador social en general, y el Sociólogo en particular, debe tomar una posición distante de su ³objeto´ de estudio o por el contrario acercarse a él hasta el punto de comprometerse en los cambios que, en el caso de una comunidad determinada, son necesarios luego de identificar sus problemáticas más visibles.

Entre la neutralidad y el compromiso En un primer momento podríamos referirnos a postulados de algunos de los pioneros de la Sociología como Durkheim o Max Weber quienes nos dan a entender que los hechos sociales deben ser abordados de manera objetiva y con métodos rigurosos que nos permitan entenderlos y explicarlos de manera acertada y sin ningún sesgo ideológico. Durkheim nos plantea en sus Reglas del Método Sociológico que debemos tratar los hechos sociales como cosas y que en consecuencia debemos desprendernos de las pre -nociones o ideas preconcebidas acerca de tales hechos. Lo anterior se precisa como criterio básico para lograr una idea clara de los hechos o cosas que estudiamos a partir de elaboraciones científicas sustentadas con datos aportados por la manifestación directa de las cosas en si y no como construcciones a través de ideas preconcebidas y contaminadas por estructuras ideológicas del pensamiento. Por su parte, Max Weber nos habla de la ³neutralidad valorativa´, que no es lo mismo que hablar de una neutralidad o validez absoluta del conocimiento científico sino que solo pretende ser un

1 Altamirano, Carlos (2006), Intelectuales, notas de Investigación, Bogotá, Grupo Editorial Norma, Pág. 43.

enfoque epistemológico y metodológico que logre apartar las valoraciones del investigador de los datos de lo empíricamente dado. Weber reconoce el carácter condicional, abierto y parcial del conocimiento científico, sin embargo propone una exposición constante del proceso explicativo de los fenómenos sociales con el fin de tener presente los juicios de valor y para no legitimarlos haciendo uso de criterios científicos. Lo anterior, según el miso Weber, consistiría en uno de los mayores errores que pudiera cometer un científico social.

Con las anteriores líneas solo quería exponer algunos de los postulados básicos de la disciplina Sociológica y que se consideran válidos a pesar de los avances de nuevos enfoques de las Ciencias Sociales contemporáneas. Ahora, debido la extensión y dificultad de la discusión en torno a estos criterios, me limitare a reflexionar en torno al tema que me interesa; el enfoque metodológico y epistemológico de la Investigación Acción Participativa. Este enfoque argumenta la necesidad de un científico social comprometido con las causas sociales populares, un científico politizado que abogue por el cambio social y el mejoramiento de las condiciones de vida de las llamadas clases populares.

La Investigación Acción Participativa difícilmente se abre paso dentro de las Ciencias Sociales que han pretendido, a lo largo de décadas, equiparar sus maneras de producir conocimiento con las utilizadas para el mismo fin por las Ciencias Naturales. Este afán de hacer similares sus metodologías se entiende por la urgencia de legitimar la Ciencia Social ante la comunidad científica mundial, la cual tiende a aceptar solamente postulados científicos que efectivamente compartan criterios epistemológicos y metodológicos con la Ciencia Natural. Desde sus inicios, la metodología de la Investigación Acción Participativa -que en adelante llamare IAP- y las técnicas de investigación similares han sido criticadas y acusadas de carentes de objetividad y por lo tanto de no cumplir con estándares científicos que las puedan legitimar en el campo de las ciencias. Ahora, causa aun más polémica científica el hecho de que en la IAP quien tiene el papel principal en el proceso investigativo no es el investigador formado en las aulas universitarias sino la propia comunidad "objeto" de estudio. Es más, esta metodología no busca el conocimiento únicamente sino la transformación de las realidades conocidas; ...la investigación participativa (IAP) está surgiendo como una manera intelectual de otorgar poder a la gente para que pueda asumir acciones eficaces hacia el mejoramiento de sus condiciones de vida. Lo novedoso no es que la gente se cuestione sobre sus condiciones y busque mejores medios de actuar para su bienestar y el de su comunidad,

sino el hecho de llamar a este proceso investigación y de conducirlo como una actividad intelectual.2 Estos objetivos, que son pilares fundamentales en la IAP, generan un poco de desconfianza en cuanto ésta quiere que las herramientas o técnicas de investigación no sean utilizadas solo por quienes han sido preparados académicamente para tal fin, sino que también sean apropiadas y utilizadas por la comunidad que es considerada simplemente como un ³objeto´ de estudio por las Ciencias Sociales tradicionales.

Ahora, la razón para que un grupo de intelectuales colombianos y latinoamericanos le den forma y traten de legitimar estas metodologías de investigación radica en que, en algún momento de sus carreras profesionales y de sus vidas dedicadas a la academia, encontraron inaplicables los conocimientos que habían adquirido en las universidades y que estaban determinados por paradigmas científicos europeos y norteamericanos. A este respecto, Orlando Fals Borda afirma que en el momento de aplicar sus conocimientos en realidades concretas experimentaron dificultades teóricas y metodológicas y los paradigmas investigativos aprendidos resultaron "en buena parte inaplicables a la realidad existente, viciados ideológicamente por defender los intereses de la burguesía dominante, y demasiado especializados o parcelados para entender la globalidad de los fenómenos que se encontraban a diario."3 Esta hegemonía de paradigmas científicos es lo que se ha dado a conocer en el contexto latinoamericano como la colonización del conocimiento o colanialidad del saber, que no es otra cosa que elevar el conocimiento y la ciencia del continente europeo como el único marco científico y académico válido para toda la ciencia, una especie de globalización de unas forma de conocer y ver el mundo; "el posicionamiento del eurocentrismo como la perspectiva única del conocimiento, la que descarta la existencia y viabilidad de otras racionalidades epistémicas y otros conocimientos que no sean los de los hombres blancos europeos o europeizados."4 La necesidad de reivindicación de esos otros saberes, de los saberes populares y ancestrales, y la inviabilidad de aplicar paradigmas investigativos importados a realidades en gran medida distintas y con características especificas, son cuestiones fundamentales para que intelectuales locales se den a la tarea de reflexionar al respectos y plantear nuevas formas de producir conocimientos utilizando
2 Park, Peter. ³Que es la investigación acción participativa. Perspectivas teóricas y metodológicas´ en La Investigación Acción Participativa. Inicios y Desarrollos. Salazar., MC., (edit.), Editorial Magisterio, 2005, Pág. 137. 3 Fals, Orlando., El problema de cómo investigar la realidad para transformarla por la praxis, TM Editores, 1997, Bogotá, Pág. 15. 4 Walsh., Catherine., ³Interculturalidad, plurinacionalidad y decolonialidad: las insurgencias político -epistémicas de refundar el Estado´ en Tabula Rasa., Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca., Bogotá, julio-diciembre de 2008. Pág. 131-152.

en parte lo aprendido en escuelas extranjeras pero dando cuenta al mismo tiempo de los saberes populares, el ³sentido común´ y las realidades propias de cada comunidad implicada en el proceso investigativo. La colonizaciónón de los saberes y del conocimiento también se expresa en ...la idea de que el único saber riguroso es el científico, y por lo tanto, otros conocimientos no tienen la validez ni el rigor del conocimiento científico. Esta monocultura 5 reduce de inmediato, contrae el presente, porque elimina mucha realidad que queda afuera de las concepciones científicas de la sociedad, porque hay prácticas sociales que están basados en conocimientos populares, conocimientos indígenas, conocimientos campesinos, conocimientos urbanos, pero que no son evaluados como importantes o rigurosos. Y como tal, todas las prácticas sociales se organizan según este tipo de conocimientos no son creíbles, no existen, no son visibles. Esta monocultura del rigor se basa, desde la expansión europea, en una realidad: la de la ciencia occidental.6

En este sentido, se hace necesaria una ciencia social que dé cuenta de las problemáticas específicas de cada contexto donde se ubica el "objeto" de estudio. Se trata de que los miembros de las mismas comunidades estudiadas sean quienes produzcan el conocimiento y de que el investigador sea solo una guía para este proceso. Para esto es necesario eliminar la distinción entre ³objeto´ de estudio e investigador. No se podría considerar como un objeto a un grupo de personas con intereses y con un desempeño activo dentro de una comunidad, tampoco se puede pensar que el investigador es totalmente ajeno a estos intereses y que puede dar miradas totalmente objetivas a las situaciones que estudia. Si se quiere ir más allá, se trata de que el investigador comparta esos intereses con la comunidad y encamine la producción del conocimiento como una herramienta de comprensión, reflexión crítica y transformación de las problemáticas encontradas por la misma comunidad en el proceso de investigación. Se trata entonces de un dialogo de saberes entre el conocimiento apropiado en la academia por el investigador y los conocimientos populares y ancestrales de la comunidad, un dialogo que tiene como fin último la transformación de las realidades para mejorar las condiciones de vida de cada agente y de la comunidad en general. Esto es, en cierto sentido, lo que indicaba Gramsci cuando se refería a buscar el buen sentido dentro del "sentido común".

5 La palabra monocultura es utilizada aquí como un concepto que indica una única manera de producir o de hacer, en este caso hace referencia al conocimiento o la ciencia occidental. 6 De Sousa Santos., Boaventura., La Sociología de las ausencias y la Sociología de las emergencias: para una ecología de los saberes´ en renovar la Teoría crítica y reinventar la emancipación social., CLACSO; Buenos Aires, 2006, Pá g. 23.

El intelectual comprometido Queda claro, según lo anterior, que en el caso de la IAP es necesario un científico social comprometido con las causas sociales de los sectores populares, un investigador que sea capaz de tener en cuenta los saberes populares, los conocimientos ancestrales y el ³sentido común´ en el proceso de producción de nuevos conocimientos. Sin embargo, aún queda la pregunta de cómo debe ser elaborado y tratado el conocimiento surgido de esta metodología para poder ser tenido en cuenta como un conocimiento serio y con criterios teóricos y metodológicos que lo hagan susceptible de una utilización efectiva en la transformación de las condiciones de vida de los miembros de la comunidad estudiada. La misión del investigador consiste en aportar, por medio de la IAP, un marco conceptual y metodológico con el cual los individuos puedan entender las fuerzas sociales concretas que los mantienen en situación de opresión y subordinación y direccionar el conocimiento obtenido y las fuerzas colectivas al cambio de tales condiciones. La participación consiste precisamente en que son las personas que sufren estas situaciones de opresión las que se involucran en la producción del conocimiento y en la utilización del mismo para lograr el cambio necesario en sus condiciones de vida. Este tipo de conocimiento se acerca, según Fals Borda, a una síntesis de los tres tipos de conocimiento expuestos por Habermas en su Teoría Crítica: el conocimiento instrumental, el conocimiento interactivo y el conocimiento crítico; El conocimiento instrumental es útil para controlar el medio físico y social tanto en el sentido de adaptación pasiva como de manipulación activa para lograr los cambios que se busquen...A medida que convivimos con otros seres humanos llegamos a conocerlos en un sentido interactivo. Este conocimiento no se deriva del análisis de datos sobre otros seres humanos sino de compartir juntos unas vida y un mundo...La investigación critica ayuda a las gentes a plantear problemas acerca de la realidad que los rodea a la luz de lo que quieren alcanzar como seres sociales dotados de confianza en sí mismos y autodeterminación...Los problemas sociales de mayor urgencia requieren que se develen las causas estructurales de las condiciones sociales que afectan a sectores de la población... 7 El conocimiento producto del proceso de la IAP establece una relación directa entre la producción del conocimiento y la utilización del mismo para la transformación social. Es, en palabras de de Peter Park, una reestructuración de la relación entre conocer y hacer. Se trata entonces de que el investigador o científico social tome una postura o posición respecto de las realidades sociales con las que se encuentras durante el proceso, o que ha previsto con anterioridad a él, y se comprometa
7 Park., Peter., Op. Cit, Págs. 143-147

en la transformación de las mismas. Es necesaria en este sentido la convergencia, en un nivel común, de los problemas observados y las teorías, conceptos y categorías sociológicas aplicables al estudio de tales problemáticas y a la solución de las mismas. Aquí, el investigador tiene que darse a la tarea de integrar el conocimiento concreto al general, de saber entender otras formas de conocimiento, de comprender otros contextos de tiempo y espacio diferentes del suyo, de ponerse a la par de la comunidad rompiendo la jerarquías existentes entre investigador e ³investigados´ y, en la medida de lo posible, incorporar a los miembros de la comunidad, a los grupos base, en el proceso de investigación y transformación de la realidad social concreta. En otras palabras el compromiso consistiría en ³la acción o la actitud del intelectual que, al tomar conciencia de su pertenencia a la sociedad y al mundo de su tiempo, renuncia a una posición de simple espectador y coloca su pensamiento o su arte al servicio de una causa´8

Consideraciones finales Para hacer una consideración final, podemos decir que la acción del intelectual comprometido se hace necesaria especialmente en los países llamados subdesarrollados, considerados así en términos de lo que es entendido como ³desarrollo´ y ³civilización´ por parte de la cultura ³occidental´. El investigador social o intelectual comprometido no puede ser indiferente a las condiciones de desigualdad, opresión y subordinación que encuentra en su proceso investigativo y a las que están sujetas las clases populares debido a las lógicas de dominación económica, socio-cultural y biológica. No se trata de un investigador apasionado que amañe los resultados de sus investigaciones a intereses personales y sin ningún criterio científico. Se trata más bien de que luego del estudio riguroso y exhaustivo de esas condiciones de vida encontradas dentro de la comunidad estudiada estudio elaborado por el investigador y la misma comunidad-, el investigador tome partido por los cambios requeridos para transformas esas condiciones y junto a la comunidad direccionen ese conocimiento hacia la inversión de las realidades encontradas. No se trata simplemente de la elaboración y acumulación sistemática del conocimiento sino de la utilización de ese conocimiento para lograr cambios sociales necesarios para las clases populares en particular y la sociedad en general. Se podría utilizar aquí, extrapolándola al caso de la ciencia social, la última de las tesis sobre Feuerbach expresada por Marx; ³Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo´9.
8 Fals., Orlando., ³Primera parte. Crisis y compromiso´ en Ciencia propia y colonialismo intelectual. Los nuevos rumbos, Carlos Valencia Eds., Bogotá, 1987. Pág. 53. 9 Engels, Friedrich., Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana, Editorial Progreso, 1978, Moscú, Pág. 57.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->