TRÁFICO Y PROSTITUCIÓN

:
EXPERIENCIAS
DE MUJERES AFRICANAS

Likiniano Elkartea
Likinianoren Alxorra 17
Bilbao, 2003

2

El paso, la llegada, la partida de las aves
migradoras, son sucesos espectaculares
que impresionan a todos: al niño, al
muchacho y al hombre, al lego y al
entendido. Preocupan al cazador.
Inspiran al poeta. Excitan al curioso. Ya
desde tiempos antiguos atrajeron la
atención del mago, del sacerdote, del
oráculo.
El ave viajera personifica la
aventura y la lucha contra los elementos.
Nos inspira envidia y admiración.
Asociamos la llegada del ave con la
alegre primavera. Su desaparición, con
el otoño melancólico que anuncia el
invierno desabrido. Periódicamente
bandas de aves en perfecta formación
rasgan los cielos de horizonte a
horizonte, como pulso de la naturaleza,
como tic tac del cósmico reloj.
Francisco Bernis.
Migración en aves: Tratado teórico y
práctico

3

INTRODUCCIÓN
Estas experiencias que aquí presentamos nos hablan de
aspectos psicosociales y cotidianos en torno al tráfico de
mujeres africanas con fines de prostitución, y han llegado a
nuestras manos en forma de notas y escritos. A pesar de la
dificultad que supone manejar y editar un texto de estas
características, dado su gran valor testimonial hemos tratado de
sacarlo a la luz del modo más claro y sencillo posible.
Existe aun poco material publicado en castellano sobre estos
temas, teniendo en cuenta su importancia social e impacto
humano. Esto supone que al acometer esta edición no hayamos
contado con un espectro amplio de publicaciones que nos hayan
servido de contraste y nos ayuden a impedir que sean cubiertas
por ese recurrente velo estigmatizador, moralista o victimizante.
En este sentido creemos que este texto, aun a riesgo de resultar
difícil de ser encuadrado, es un paso más para romper ese
grueso cristal opaco que más favorece al poder que a las
personas traficadas y trabajadoras del sexo.
Ni que decir tiene que el objetivo de estos escritos no es
desvelar la estructura o funcionamiento de las redes de llegada
y acceso a este trabajo, ni animar ningún operativo policial: en
ese caso su destino habría sido otro.
En cuanto a la estructura del libro, y para partir con un
referente general imprescindible para comprender estas
experiencias, hemos incluido un articulo de Laura M.ª Agustin
que ofrece una visión global sobre el trabajo en la industria del
sexo.
A continuación aparece el bloque central del volumen, que
consiste en una pequeña presentación de los testimonios (el
lugar donde se ubican, las personas que los ofrecen y el
tratamiento que se ha dado al escrito original); las experiencias
de las mujeres, fruto de estos testimonios; y algunos
comentarios finales sobre el valor de los citados testimonios.
La parte final, aparte de la bibliografía citada para contrastar
algunos comentarios, incluye un listado de lecturas de interés
sobre estos temas y otro de lugares de internet.
4

TRABAJADORES MIGRANTES EN LA INDUSTRIA
DEL SEXO1
Laura Mª Agustín

Migrantes en los servicios sexuales
Muchos análisis sobre la configuración actual de la industria del
sexo hacen énfasis en la importancia de la mano de obra
inmigrante. Un análisis histórico mínimamente atento permite
afirmar que migraciones y servicios sexuales configuran un
vínculo clásico. Baste citar ejemplos como la presencia de
personas itinerantes que ejercían alguna forma de prostitución
en la Europa medieval y que acompañaban en sus
desplazamientos a otras personas en movimiento, como
peregrinos y soldados, quienes necesitaban todo tipo de
servicios: lavandería, comida, sexo y compañía. También son
conocidos los fenómenos ligados a las grandes migraciones
internas producidos durante el siglo XX: en Inglaterra, por
ejemplo, a partir del declive de las grandes fábricas del norte
muchos habitantes del mismo viajaron al sur.
En todos estos casos no puede percibirse la complejidad del
fenómeno catalogando a todas las personas migrantes que se
dedican al trabajo sexual como “víctimas”. Conviene partir del
concepto de los migrantes como actores -agentes activos- de
los procesos migratorios, personas que ponen en marcha
Extractado y adaptado de: Laura Mª Agustín, 2001. “Mujeres migrantes ocupadas
en servicios sexuales”. En Mujer, inmigración y trabajo, Colectivo Ioé, 647-716.
Madrid: IMSERSO. El capítulo está disponible en http://www.nswp.org, página
sobre Movilidad y luego Análisis. El libro puede solicitarse (gratuito a
organizaciones) a Javier Vázquez, jvazquezdp@mtas.es, 91 363 8935.

1

Laura Agustín estudia la industria del sexo y las migraciones a nivel
internacional y es especialista en evaluación de programas educativos y de
intervenciones con trabajadores sexuales. Modera una lista de correo llamada
IndustriadelSexo donde diversos representantes de grupos organizados de
trabajadores sexuales de América Latina intercambian ideas con personal de ONGs,
proyectos médicos, religiosas e investigadores, tanto de América Latina como de
Europa. Para más información contactar con: laura@nodo50.org.
5

estrategias combinando los recursos que tienen a su alcance. En
esta perspectiva, el desempeño de servicios sexuales puede ser
tanto un objetivo explícito como un instrumento ocasional o el
producto de la marginación y los abusos. Además, aunque el
tópico sostiene que en la industria sexual casi todos son
mujeres, no existen cifras en ningún país. Los que trabajamos
en investigaciones y proyectos concretos sobre estos temas
sabemos que los hombres y los y las transexuales (o
transgenéricos) son grupos también grandes2.
La estigmatización opera de diferentes maneras: en el caso de
las mujeres trabajadoras sexuales, la mirada pública cae sobre
ellas de modo casi exclusivo, mientras los hombres (tanto
homosexuales como heterosexuales) y los/las transexuales que
trabajan en el sexo tienden a ser invisibilizados. La opción
gramatical más neutra en castellano resulta ser la masculina;
por lo tanto uso el masculino para referirme a todas las
personas que trabajan en esta industria.
En la época actual en Europa el término migrante suele referirse
sólo a personas del “tercer mundo” o de los países de Europa
del Este y, de modo más restrictivo aún, a irregulares y/o
personas pobres. Sin embargo, siguen existiendo europeos
occidentales que migran de país en país, o dentro del suyo, para
trabajar en la industria del sexo en un lugar distinto al de
origen. También estos desplazamientos migratorios suelen
enfocarse caracterizando a las mujeres afectadas como
víctimas; ésta es la imagen más difundida en los medios de
comunicación y es también la posición que adoptan varias
organizaciones internacionales, que traducen sin más el
concepto de "desplazamiento" por el de “tráfico”. Sin embargo,
hay muchos estudios que muestran que gran parte de las
mujeres que trabajan en la industria sexual sabían que su
trabajo en Europa tendría algún aspecto relacionado con el
sexo, si no era directamente prostitución. Al mismo tiempo, los
estudios muestran que la experiencia de ser “traficado”,
explotado o abusado puede suceder a cualquier migrante
destinado a trabajar en cualquier sector.
Cuando hablamos de transexuales nos referimos a personas nacidas o
etiquetadas con un sexo determinado pero que sienten que tienen el género
opuesto; cuando se trata de la industria del sexo el grupo más conocido son
personas que se presentan como mujeres.

2

6

Por otra parte, sí caben disonancias entre expectativas y
realidad migratoria, puesto que antes de partir no se sabe
cuáles serán las condiciones laborales de esos futuros trabajos,
que a menudo se desempeñan de manera distinta de los
trabajos sexuales en sus países. Incluso el migrante que ya ha
trabajado en esta industria en su propio país no puede
imaginarse fácilmente cómo se sentirá en muchas situaciones
laborales en Europa. Pero eso se debe no tanto al trabajo en sí,
como a otras circunstancias, como la condición de ser migrante
“sin papeles” unida a la estigmatización del trabajo sexual.
Muchos migrantes buscan activamente desde sus países lugares
de trabajo en el extranjero; a la vez hay quienes se los buscan
para vendérselos. En este grupo se incluyen figuras como
buscones, coyotes, empresarios, prestamistas, novios y novias
turistas que les han conocido durante vacaciones, y personas de
sus propias redes de familiares y de amigos. Por todo ello, no es
sencillo encasillar los desplazamientos de las personas para
ocuparse en la industria del sexo (hayan sido o no trabajadores
sexuales en su país de origen) como cuestión de “redes
mafiosas” dedicadas al tráfico. Por supuesto que existen
situaciones de engaño total: existen casos de personas que
nunca pensaron en trabajar en servicios sexuales, y que
llegaron a países europeos con la expectativa de otro empleo
(generalmente en el servicio doméstico o la hostelería) y fueron
forzadas a ejercer el trabajo sexual. Pero también existe una
amplia gama de matices acerca de lo que sabían sobre su futuro
empleo, tal como sucede con cualquier grupo de migrantes y
cualquier tipo de actividad, puesto que las informaciones y
expectativas en origen no suelen coincidir con las situaciones
que se viven en el país de destino.
¿Industria nacional o europea del sexo?
En principio, podemos hablar de industria europea del sexo en
sentido figurado, en el mismo sentido en que se utiliza la noción
de espacio migratorio europeo, aunque los flujos de entrada y
salida no se circunscriban sólo a este ámbito (por ejemplo,
migrantes de países en Europa que pueden tener otros
miembros del grupo familiar en terceros países, dando lugar a
las denominadas familias transnacionales).
7

Una característica del sector de los servicios sexuales es la
movilidad de los trabajadores. Si nos centramos en la oferta, los
motivos son diversos: desde los más convencionales, como ser
despedido o estar trabajando con empresarios dueños de varias
sucursales; hasta motivos muy personales como querer
esquivar a algún cliente difícil o librarse de la vigilancia de la
policía. Además, el trabajador puede disponer de información
sobre nuevas demandas en otros lugares o haber recibido
alguna buena oferta en otra parte; incluso haber venido al
Estado español bajo un acuerdo específico con alguien que
luego sugiriera el cambio de sitio o que el empresario esté
metido en una red controladora que mande a los trabajadores a
otros lugares sin consultarles. Es común encontrar a
trabajadores sexuales en el Estado español que han estado ya
en otros países europeos.
Es preciso destacar que los migrantes no tienen por qué ocupar
necesariamente niveles “bajos” en la industria del sexo, ni
siquiera cuando su estatus es irregular. Precisamente porque la
industria en sí, en sus aspectos relacionados con servicios
sexuales, funciona de manera irregular (o informal), un
migrante no regularizado tiene bastantes oportunidades para
trabajar a todo nivel, tanto en bares, clubes y pisos como en
servicios de acompañantes o líneas eróticas. Tampoco hay
impedimento para que un migrante implante su propio servicio,
utilizando teléfonos móviles y/o sitios web en Internet.
Agentes involucrados en el sector
Hoy en día existe gran coincidencia al considerar que esta
industria crece de manera importante, pero es imposible
cuantificarla. Por un lado, porque sus actividades no se
reconocen en el sector formal; por otro, porque no se define con
claridad a quiénes hay que incluir como agentes del sector.
Desde un enfoque que quiera conocer el funcionamiento del
sector de los servicios sexuales, debemos incluir a todas las
personas empleadas en todo lo relacionado con la industria. Por
tanto, deben tenerse en cuenta los siguientes grupos:
- Las personas que realizan servicios sexuales, incluyendo todas
sus modalidades, no sólo las más visibles o marginales (junto al
8

trabajo sexual de calle, la que se ejerce en clubes, hoteles,
apartamentos o en servicios de compañía, sex shops, líneas
eróticas, sitios de Internet; las ejercidas de forma continua y
también las esporádicas, de temporada o como segundo
trabajo).
- Las personas que realizan tareas de apoyo directo a quienes
prestan servicios sexuales: taxistas que llevan a clientes y
trabajadores a los lugares de encuentro; los que cuidan
vehículos, los que sirven bebidas, los porteros y personal de
seguridad, los cajeros, los cocineros, los limpiadores de los
locales y los “protectores” de personas que trabajan en la calle.
- Los servicios de apoyo a la estructura empresarial de la
industria del sexo: abogados que arreglan documentos y
permisos de los negocios y de los trabajadores, contables,
médicos que hacen chequeos a los empleados, propietarios de
inmuebles o pensiones que alquilan cuartos por horas.
- La industria auxiliar que produce las herramientas necesarias
para desempeñar los trabajos: ropa, maquillaje, productos para
el pelo y pelucas, preservativos, tabaco, bebidas y comidas.
- Finalmente, los sectores económicos que no participan
directamente de las actividades de la industria del sexo pero se
benefician de forma indirecta de ellas. Esto incluye
determinadas actividades de la hostelería, el turismo, los
transportes, el espectáculo, las finanzas y las
telecomunicaciones.
Existen personas o instituciones a las que no se puede vincular
directamente, ni tampoco excluir completamente, de la industria
del sexo. Un caso destacado es el de las agencias que arreglan
matrimonios entre personas de países distintos. Algunas
promueven matrimonios convencionales, y hay personas
satisfechas por haber encontrado a su cónyuge por esta vía,
incluso cuando no se habían conocido personalmente antes del
matrimonio. Existen también casos en las que se contrae
matrimonio por enamoramiento o cariño real, aunque luego
haya desencanto o surjan otras necesidades y el esposo o la
esposa migrante empiece a trabajar en el sexo. También se usa
el matrimonio formal para proporcionar una entrada legal a
personas destinadas a trabajar en el sexo. Algunas mujeres que
9

se casan por medio de agencias matrimoniales directamente
son destinadas a desempeñar trabajos domésticos y sexuales,
ya que sus maridos desean esposas “tradicionales”. Muchas
agencias matrimoniales que utilizan boletines o sitios de
Internet para anunciar y ofrecer personas no se distinguen
claramente de sitios relacionados directamente con la industria
sexual.
Los trabajos sexuales
Se usa el término trabajo sexual por dos motivos; uno, porque
las personas que trabajan en el sector lo prefieren, diciendo que
es menos estigmatizador, y dos, porque hay gran variedad de
funciones dentro de esta industria, y muchas no se pueden
llamar prostitución. El término trabajo sexual abarca toda la
diversidad laboral: si se trabaja como telefonista en una línea
erótica ni siquiera se ve al cliente; cuando se desempeña como
bailarín o bailarina, en muchos lugares significa moverse
desnudo y nada más; en ocasiones se trata de posar desnudo,
actuar o masturbarse sin ser tocado por los clientes; e incluso
cuando se trata de “sexo completo”, no es lo mismo actuarlo
para una película pornográfica que hacerlo en un burdel o, por
ejemplo, con clientes de sexólogos.
Evidentemente, son trabajos distintos, desempeñados unos en
bares, otros en casas, oficinas o consultorios. En unos el
trabajador controla más la situación y la jornada; en otros
carece de control. Ocurre algo similar si observamos las
muchísimas formas de contacto físico/sexual: parece evidente
que hacer sexo oral a clientes en un coche o callejón bajo la
lluvia no es lo mismo que pasar una jornada dentro de un club
con calefacción donde se conversa y se toma copas además de
acostarse con clientes. Trabajar desde un piso propio o
compartido con otro trabajador conlleva más independencia que
hacerlo para un dueño, no importa lo lujoso que sea el negocio;
frente a eso, trabajar al lado de una carretera puede
proporcionar más flexibilidad. Todo depende de las
circunstancias específicas y de la personalidad del trabajador.
Además hay otros condicionantes, como el género de los
trabajadores y las expectativas de los clientes. Cabe entender
que los servicios pueden tener un carácter heterosexual,
1

homosexual o ambiguo, y cuando hablamos de la industria en
general, se incluyen todos. Las preferencias de los clientes
inciden tanto sobre la modalidad de trabajo como sobre las
posibilidades de los trabajadores de distinto origen; en este
aspecto las preferencias de nacionalidad o aspecto pueden, bien
favorecer, bien dificultar la inserción laboral de los trabajadores
migrantes.
Muchos trabajos se pueden realizar a tiempo parcial u
ocasionalmente, lo cual los hace convenientes para las madres
(por cuestiones de horarios y flexibilidad) y posibilita usarlos
como segunda fuente de ingresos. Además, no es necesario
encontrar alguien que “suministre” el empleo ni son necesarias
inversiones importantes para iniciar la actividad: basta con
disponer de un número de teléfono y anunciarse en los anuncios
clasificados de la prensa. El trabajo sexual callejero es una de
las pocas maneras de ganar dinero inmediatamente, comprar
comida y llevarla a casa el mismo día; además, hay cierto
margen de elección del lugar de trabajo, lejos o cerca de la
propia vivienda.
Para los migrantes que encuentran poco agradables sus
opciones ocupacionales en el Europa (limpiezas, servicio
doméstico, cuidado de ancianos, enfermos o niños), un trabajo
en la industria sexual puede resultarles interesante. Cuando no
tienen los papeles en regla, o sus permisos de trabajo están
basados en documentos falsificados, trabajar en un mundo lleno
de irregularidades puede no parecerles tan arriesgado, mientras
los ingresos sean suficientemente elevados. Los trabajos
sexuales proporcionan generalmente rentas mucho más
elevadas que los empleos comúnmente disponibles para los
migrantes y para las mujeres en general.
Entre las desventajas de los trabajos sexuales, la mayor es su
carácter clandestino. En general, los migrantes ocupados en el
sector han pasado alguna vez en Europa por situaciones de
precariedad laboral y de estigmatización social. En el Estado
español, ambas situaciones provienen principalmente del
carácter alegal del sector sexual, que implica la inexistencia de
protecciones laborales y civiles para los trabajadores: ni
contratos, ni seguridad social, ni derechos sociales, ni sindicatos
para exigirlos. No es así en todo país, aunque las
contradicciones abundan. A veces algunas modalidades del
11

sector son reconocidas pero bajo un control estatal contra el
que sindicatos o grupos organizados de trabajadores luchan.
Otras veces no existe ningún reconocimiento del trabajo pero
los trabajadores se han organizado para exigirlo. En el caso
reciente de Inglaterra, aunque la mayoría de modalidades de
trabajo del sector está criminalizada, una confederación
nacional de sindicatos ha aceptado que entren los trabajadores
del sexo.
Ya que la industria no es legal en sí (aunque los bares, clubes,
restaurantes o agencias lo sean), los trabajadores, salvo
algunas excepciones, no sólo quedan excluidos de las
prestaciones sociales básicas, sino que pueden verse privados
de derechos tan básicos como el de protección policial cuando
son violados, robados o coaccionados en el ejercicio de su
profesión. En esta situación de falta de cobertura, el jefe, dueño
del negocio o proxeneta tiene libertad para imponer cualquier
condición injusta a los empleados. Según investigaciones
hechas en diversos países, la queja más importante de los
trabajadores es contra los abusos de la policía: hacer redadas
sólo para cumplir requerimientos de arrestos; chantajear o pedir
servicios sexuales gratuitos a migrantes; perseguir a los
extranjeros por pertenecer a determinado grupo étnico o por
ser transexuales. En todos los lugares los trabajadores se
quejan mucho más de policías que de clientes y “chulos”.
Esta diversidad indica que no se puede generalizar sobre toda la
industria si se observa sólo la situación de la calle, ya que son
muy distintos los trabajos. A continuación describimos las cinco
modalidades generales.

1

A) La calle
Aunque es la forma más estudiada en el Estado español, es
probablemente la menos utilizada, a pesar de su visibilidad y de
ciertos enfoques de los medios de comunicación. En algunas
zonas del país casi no existe la forma callejera o se reduce a
grupos marginales (mujeres mayores y/o personas
toxicómanas); sin embargo en otros lugares adquiere una
posición importante, debido a su concentración en espacios
urbanos destacados más que al número de personas ocupadas
en la misma. Dependiendo de la hora del día y de la zona una
misma persona cobrará de modo diferente por un mismo
servicio sexual.
B) Los clubes, dentro o fuera de las ciudades
Es la modalidad más destacada en el Estado español, y la más
conocida en la mayoría de las regiones, sobre todo los clubes
situados en las afueras de las ciudades o en los márgenes de las
carreteras. Están abiertos al público (masculino) a partir de las
primeras horas de la tarde-noche hasta la madrugada. Entre su
clientela habitual se encuentran transportistas profesionales,
viajeros ocasionales y residentes de la misma zona. El cliente
puede tomar sólo copas o buscar un servicio sexual. Los
nombres han ido cambiando en los últimos años (de whiskerías
o barras americanas a clubes de alterne) pero las formas de
ejercicio del trabajo sexual han cambiado poco. Algunos de
estos clubes (bares y hoteles) se anuncian en las guías de
turismo o de ocio locales.
Las posibilidades son numerosas, desde un negocio claramente
pensado para comercio sexual hasta un bar que se ha
convertido en sitio de encuentro pero no de prestación del
servicio sexual. En general, el dueño del establecimiento cobra
un porcentaje de los servicios sexuales si se realizan en el
mismo. Cuando se efectúan en otro lugar pero el trabajador
está empleado en el establecimiento, o cuando tiene un acuerdo
con el dueño, éste puede cobrar al cliente “la salida” de la
persona, como compensación por el tiempo en que ella no esté
animando a otros a consumir bebida. En otros casos la ganancia
del propietario se limita a la venta de bebidas, que tienen
precios más altos de lo normal.
Muchos de estos sitios se ubican lejos de zonas residenciales,
1

para evitar posibles problemas con vecinos, pero también los
hay en los centros urbanos. Dada la variedad de los clubes, los
precios de los servicios ofrecidos también varían, así como los
acuerdos y las normas para trabajar, dependiendo del dueño, de
la clientela y de las personas que en cada momento trabajen.
Todas las informaciones apuntan a que las mujeres migrantes
constituyen el grueso de las trabajadoras en este tipo de
establecimientos.
C) El sistema de plazas (club y hotel)
Esta modalidad es relativamente reciente en el Estado español:
parece haberse desarrollado desde mediados de los ‘90. En este
caso el trabajador paga una tarifa diaria durante los veintiún
días que están residiendo en el local. Como contraprestación
obtiene pensión completa: vivienda, alimentación y lugar de
trabajo. Parte de estos establecimientos son antiguos hoteles de
carretera restaurados para este fin; el negocio principal de los
propietarios son los alquileres y la venta de bebidas en el bar. La
ganancia por bebidas, que depende del trabajo de animación, se
suele repartir a medias entre trabajador y dueño.
D) Los pisos de contactos
En la actualidad el término piso de contacto ha sustituido lo que
antes solía llamarse casas de citas o burdeles. Entre sus rasgos
específicos destacan su carácter de pequeño negocio
(generalmente se trata de locales en los que trabajan entre una
y diez personas, no siempre de forma simultánea), así como la
relativa clandestinidad de sus actividades (no existen señas
físicas que identifiquen al lugar como espacio destinado a los
servicios sexuales). Puesto que no están a la vista del público,
su método para captar clientela son los anuncios en prensa, que
ofrecen teléfonos de contacto a través de los cuales se
conciertan citas; también los teléfonos se utilizan para concertar
servicios desempeñados en hoteles o domicilios. Muchos de
estos pisos se encuentran en edificios tranquilos y discretos de
barrios de la clase media.
La variedad entre los sitios es enorme, porque son básicamente
pisos alquilados que funcionan según las normas impuestas por
gerentes/regentes individuales. Desde estos establecimientos se
ofrecen también servicios especiales como compañía para
cenas, viajes, fines de semana, fiestas de despedida de
solteros, o servicios de “tríos” o de sadomasoquismo. A los pisos
1

que podemos denominar negocios estables hay que añadir los
pisos “de estudiantes”, en los que una o varias personas jóvenes
realizan servicios sexuales de modo ocasional (a veces para
pagarse los estudios).
Algunos trabajadores sólo utilizan los pisos para su actividad
profesional, mientras otros viven allí temporalmente. El límite
de trabajadores se establece en función de la demanda, del
talento organizativo y de relaciones de la persona que monta el
piso, y del espacio físico disponible. En los pisos trabajan
hombres, transexuales y mujeres, españoles y migrantes.
La puesta en marcha de este tipo de establecimiento es más
simple que la de un bar, club u hotel, dado que el desembolso
inicial es mínimo. En ocasiones el inicio del negocio coincide con
el descenso de trabajo en otras modalidades; el piso aparece
como alternativa viable o, al menos, como complemento de
actividad del resto de opciones en la industria del sexo. Las
razones de la preferencia de los clientes por este tipo de pisos
en lugar de los bares, clubes y hoteles, parecen basadas en la
discreción que los mismos ofrecen.
E) Otros espacios y servicios relacionados con la industria del
sexo
Aquí se tiene que incluir todas las demás formas variadas:
servicios especializados en servicios de dominación o sumisión,
negocios de “relaciones públicas” que reúnen a ricos
empresarios con jóvenes guapos o guapas, sex shops con
cabinas privadas, muchas casas de masaje, de relax, del
desarrollo del ‘bienestar físico’ y de sauna, cine y revistas
pornográficos y restaurantes y teléfonos eróticos. Buena parte
de estos locales funcionan legalmente.
Las nuevas formas de negocio del sexo están siendo vehiculadas
a través del vídeo y de Internet. Hoy en día gran parte del
negocio se centra en los videos para adultos, para exhibición en
salas especializadas, en venta y alquiler para consumir en casa
y para distribución en el mercado de pago por visión en los
hoteles. Pero la mayor novedad ha sido el traslado a la pantalla
del ordenador de los tradicionales peep shows, por medio de
cámaras web.

1

Modos de acceso: intermediarios y facilitadores del
trabajo
Aunque ya se ha indicado, conviene tener presente que el modo
de acceso a la ocupación en la industria del sexo es diverso.
Dados los simplificados debates que se dan sobre este tema,
parecería que sólo hay dos modos de acceder a la industria:
voluntario o forzoso. Existen situaciones más forzadas, como las
que dan lugar al “tráfico de personas con fines de explotación
sexual”, en el que se encuentran implicados personas, grupos y
redes organizadas que movilizan la oferta en los lugares de
origen de los migrantes y los desplazan para explotarlos
(ocuparlos) en el sector del sexo en Europa. Este modo es
magnificado por los medios de comunicación de masas y por las
políticas de criminalización de la migración irregular de la Unión
Europea. Además se ve potenciado por la informalidad en que
suelen desarrollarse los servicios sexuales, así como por las
restricciones que imponen los países del norte a las entradas de
migrantes procedentes del sur o del este.
Por otro lado, hay diversas variantes de acceso al sector del
sexo por voluntad propia de los trabajadores, aunque siempre
es posible que la voluntad se vea complicada en algún aspecto.
También en este caso participan diferentes agentes mediadores,
información y ciertos medios económicos iniciales. En el caso de
los migrantes procedentes del tercer mundo y de Europa del
Este, puesto que la mayoría no cuenta con los recursos
económicos suficientes para afrontar los gastos del viaje,
entrada y búsqueda de trabajo, suelen contraer deudas que lo
posibiliten. La obligación de devolver la deuda puede ser
asumida familiarmente, se conozca o no el tipo de trabajo que
va a realizar la persona emigrada. En ocasiones, los migrantes
optan por introducirse en el trabajo sexual una vez radicados en
el Estado español, ante la ausencia de ingresos suficientes y
empujadas por la necesidad de pagar la deuda inicial; esta
opción puede ser temporal o prolongarse por años. Los estudios
llevados a cabo sobre los proyectos migratorios revelan que un
alto número de los agentes facilitadores son personas conocidas
o familiares; en este sentido, las redes funcionan a pequeña
escala y entre amistades. Cabe destacar que todo lo anterior se
puede aplicar al migrante que trabaje en cualquier sector:
agricultura, venta ambulante, servicio doméstico o del cuidado,
pequeñas fábricas y cualquier otra forma creada dentro del
1

sector “informal”.
Generalmente sucede algo intermedio entre el tráfico explotador
y la opción voluntaria de emigrar para ocuparse en el sector del
sexo. Es el caso de migrantes que llegan a Europa después de
haber firmado contratos de trabajo con empresarios en los que
no terminan de estar claras todas las condiciones. Algunos de
los intermediarios facilitadores del desplazamiento aprovechan
la ventaja que les da conocer el contexto social de llegada para
obtener un fuerte poder psicológico sobre los migrantes
recientes; a partir de ello pueden inducirlos hacia los trabajos
sexuales sin recurrir a la coacción o la violencia. En estos casos,
pues, el acceso a la actividad en el sector se produce a partir
de la situación de indefensión o de un estado mental vulnerable
que se genera en las primeras etapas del proceso migratorio.
Propuestas para mejorar la situación laboral
Hoy día en Europa se están discutiendo una serie de “sistemas”
para regular el trabajo sexual, pero ninguno tiene mucho apoyo
por parte de los mismos trabajadores. En general, los migrantes
están más preocupados por obtener una documentación que les
proporcione una estancia legal que por salir del trabajo sexual;
aunque se quejan de la hipocresía social que quiere usar sus
servicios pero sigue estigmatizándoles y maltratándoles. En
algunos países, tanto del tercer mundo como del primero, existen
sindicatos y otros grupos organizados de trabajadores sexuales;
algunas de sus propuestas para mejorar la situación laboral
incluyen poner cooperativas o ser propietarios de los burdeles
donde desempeñan su oficio. Existen grupos de apoyo que
reclaman los derechos humanos de los y las trabajadores
sexuales y exigen que sean ellos que tomen las decisiones sobre
su propio futuro. Algunos de los migrantes que llegan a Europa
ya han tenido experiencia en grupos organizados en sus países,
como es el caso de Ecuador, donde el movimiento pro derechos
de las trabajadoras sexuales tiene 20 años.
Para más información sobre sistemas, propuestas,
investigaciones y bibliografía, véanse los anexos al final de este
libro.

1

LOS TESTIMONIOS
El material que ha llegado a nuestras manos consiste en
testimonios espontáneos (no buscados), de gente que tiene
experiencia laboral en la prostitución y en otros sectores
laborales como el pequeño comercio o el trabajo de hogar.
Gente que vive en un barrio empobrecido y marginado como los
que existen en casi todas las grandes ciudades del Estado
español: por lo general pequeños y situados en alguna parte
céntrica y antigua de la ciudad, y por lo tanto muy atractivos
para la especulación de su suelo.

El espacio en el que se encuadran las experiencias constituye
(según se deduce de estas) un referente importante en el
tráfico de drogas ilegales a pequeña escala en la región.
Efectivamente, en este tipo de barrios, que han sido
tradicionalmente obreros, hace aproximadamente dos décadas
comenzó a traficarse con drogas ilegales, promoviéndose a
veces desde los mismos bares y clubes de prostitución que ya
existían. En general, el tráfico de drogas fue primero realizado
por payos, en algunos casos desde pisos particulares; pasó
después a manos de grupos gitanos. Más recientemente se han
incorporado inmigrantes extranjeros.
Una zona concreta del barrio constituye también el centro de la
prostitución pobre y de calle. Se trata pues de un espacio
relativamente reducido, con una intensa actividad social y
económica (en buena parte enmarcada en lo no legal). Un
espacio donde se pueden conocer los movimientos de cada
vecino y vecina, incluidas las personas que ofrecen testimonio:
en ese aspecto no parece haber ningún distanciamiento.
Los testimonios se refieren a un tiempo y un lugar con un clima
cargado de tensión, sospechas y amenazas, propiciados por la
ilegalidad forzada de muchas personas y oficios. Un ambiente
donde surgen el miedo y otros sentimientos como el odio o el
impulso de venganza o de salvación, propios de estas
situaciones.
1

En el texto se hace referencia a experiencias vividas por otras
personas, en parte compartidas. A veces se cuenta la
experiencia de otras personas y no la propia, evitando así el
dolor de contar la propia; y permitiéndose además hablar de
cuestiones delicadas sin sentirse implicadas o señaladas.
Con frecuencia, el sujeto de la narración pasa de ser individual a
hacerse colectivo. Esto indica el carácter de conocimiento
compartido de lo que se relata, y sitúa a las personas
informantes con su grupo de referencia: gente africana de un
barrio en el que viven y donde reconocen esta experiencia.

Las experiencias nos han llegado en forma de notas tomadas a
mano, fechadas a lo largo de varios meses. ¿Por qué no se han
recogido en forma de grabación? Alguien explica en el
manuscrito:
Si te cuento, tú me miras, me entiendes, me escuchas. Yo
me desahogo, necesito desahogarme. Me sirve de terapia.
Si me grabas, no me vas a escuchar igual. Yo veo la
grabadora, o sé que está ahí cerca, y no puedo contártelo
igual. Tú no me vas a mirar igual. Entonces me siento
utilizada.
Escúchame y luego lo escribes. Si te lo cuento no se te va
a olvidar nada ¡Esto no se olvida...!
Se convino en que el objetivo de la publicación del texto sería
hacer más cercana y entendible la situación; y que de ningún
modo se trataba de ofrecer datos concretos que pudieran
desembocar en detenciones o agravar situaciones delicadas o
conflictivas. Por eso se trabajó la confidencialidad, de modo que
no se aportan referencias temporales concretas, y los nombres
de personas y lugares se han cambiado.
El texto ha sufrido cierta elaboración, en aras de la legibilidad y
comprensión. Se ha mantenido siempre la integridad en
1

contenido y estilo, y la estructura y apartados sugeridos en el
original; y se han ordenado los contenidos, eliminado
repeticiones y obviado alguna información irrelevante.
Con la intención de dar solidez a los relatos y de ampliar sus
posibilidades de comprensión y análisis, se han añadido
numerosas notas a pie de página, de obligada lectura. Ha sido
en los siguientes casos: necesidad de subrayar o aclarar el
significado que se da a ciertas palabras, de resaltar motivos o
intenciones que se irán repitiendo, de enlazar informaciones
relacionadas a diferentes alturas del texto, y de contextualizar
informaciones para dotarlas de significado.
Entre otras razones, se ha dado luz a este texto por su valor
excepcional para mostrar cómo vive la realidad del tráfico de
mujeres la población africana de un barrio marginado.
Ciertamente, la información que pueda aportar sobre el
funcionamiento y estructura de este negocio no es del todo
desconocida en ciertos ámbitos. Y tampoco se recoge aquí con
la suficiente claridad o profundidad como para ser objeto de
análisis3. Por eso no se ha hecho un detallado contraste
bibliográfico de este aspecto.

El análisis del contenido del texto será tarea de lectoras y
lectores. De cualquier modo, será más provechoso situar en
primer plano los aspectos humanos, psicosociales y culturales.

De hecho, si contrastamos las aportaciones en este sentido, por ejemplo, con los
estudios sobre tráfico de mujeres nigerianas a Italia con fines de explotación
sexual, surgen varias discordancias (relacionadas con la forma de captación de las
mujeres, la función de la jefa o el destino de la deuda contraída) (ver Carchedi,
Francesco, et al; 2000).

3

2

TRAFICO Y PROSTITUCIÓN:
EXPERIENCIAS DE MUJERES AFRICANAS

"Empezamos con una introducción"
"Ahora vamos a hablar sobre las prostitutas"
"Contamos cómo era antes la trata de blancas"
"Sobre el tráfico de mujeres brasileñas"
1. Las brasileñas actualmente
"Ahora entramos al tráfico de mujeres guineanas"
1.
2.
3.
4.
5.

Ana, que fue la primera
El djangué
Elvira, la hermana de Ana
Y Bernarda, que le salió mal
Las mujeres guineanas que vienen sin trata

"Y por último, sobre el tráfico de mujeres nigerianas"
1. Las inversiones de Cindy
2. Antes de venir de Nigeria
3. Raquel le sigue a Cindy
4. Guardan la documentación
5. Edith y sus comercios
6. Los nombres cambian
7. Trata de hombres
8. Engaños
9. Trata desde Madrid
10. Intercambio y traspaso de mujeres
11. No se puede denunciar
12. El pacto con el hechicero
13. Mary deja de pagar
14. Anne Mary y Jenny también rompen el pacto
15. Las palizas
2

16.
17.
18.
19.
20.
21.

Competencia
El pacto también se hace aquí
Afrontar la situación al llegar aquí sola
Personas que se ven metidas sin querer
Trata entre familiares
El miedo

"Vamos a hacer unas preguntas"

2

"EMPEZAMOS CON UNA INTRODUCCIÓN"
Algunas mujeres africanas que trabajaban de prostitutas traen
chicas y dicen: “ahora ya no tengo que trabajar yo, que
trabajen ellas”, y ya no trabajan pero se sacan unos millones
cada poco tiempo. Eso es lo que hacen, y las tienen siempre
controladas. Esto no es trata de blancas4, habría que llamarlo
trata de negras... ¡Y son mujeres...! Porque los hombres... ¡los
hombres ya sabemos que hacen esas cosas! pero ahora resulta
que las mujeres también, no sólo los hombres... Son mujeres
las que lo hacen ¿te das cuenta? Una mujer hace esclava a otra
mujer. Le da palizas, golpes... Las tienen como si fueran
animales, como gallinas.
Muchos africanos conocemos esta situación, conocemos el
tráfico de mujeres africanas. Los africanos, día a día coincidimos
unos con otros y comentamos sobre el tema. La mayoría
estamos indignados de todo esto que está ocurriendo.
Todo esto es muy delicado, ya sabemos que nadie habla de
esto, por algo será... ¡hay cosas que no dejan que nadie las
cuente! Hay gente que se dedica a investigar y viene al barrio.
De la universidad o de un periódico... y les oyes decir: “estamos
haciendo una investigación". Pero, ¿qué están averiguando? O
un periodista: va al barrio, habla con unas cuantas prostitutas y
no se entera de nada... Porque estas chicas con quienes trafican
no van a contarlo a cualquiera ¿en quién van a confiar?... Y
luego el periodista cuenta según él ha entendido. Esto no está
contado por un periodista, no, esto es auténtico, está contado
por alguien que conoce desde dentro lo que está pasando.
Pero hay muchas otras cosas que suceden. Hay otras personas
implicadas y relacionadas con el tráfico de negras y de blancas,
Los términos macarra, proxeneta, amante, chulo, jefa; puta, prostituta; trata,
trata de blancas, trata de negras; mafias, ajustes de cuentas, etc. pueden resultar
estigmatizadores, moralistas, reduccionistas y peyorativos. Se han mantenido en el
texto porque, al fin y al cabo, corresponden al habla de quienes explican. El habla
de su barrio, de la calle. El de uno de los variados ambientes de la prostitución.
Eliminarlos significaría ocultar que esas palabras son usadas tanto por quienes
desean estigmatizar y marginar a estas personas y a sus trabajos, como por estas
misma personas; sería no reconocer que el lenguaje es una herramienta de control
muy efectiva.

4

2

que sacan beneficio. Los dueños de los clubes, que se organizan
con los macarras y con toda la gente que está en esto, algunas
agencias matrimoniales... Todos se llevan su parte, se
relacionan y hacen negocio entre ellos. Porque es un negocio
muy rentable. El tráfico de drogas ilegales es el negocio más
rentable, mueve millones y millones de pesetas. Pero también el
mundo de la prostitución, incluido el tráfico de mujeres, es tan
rentable como el negocio de la droga, porque también mueve
millones y millones de pesetas. Me gustaría poder dar cuenta de
todo esto, pero son demasiado delicadas, van a quedar en
peligro personas que no han hecho nada malo pero que no
tienen documentación...

2

"AHORA VAMOS A HABLAR SOBRE LAS PROSTITUTAS"
A las prostitutas se las critica y se las condena mucho, ¿por qué
siempre una mujer prostituta tiene la culpa de llevar la vida que
lleva? Decimos, “¡mira, es una fulana”, o “¡es una mujer de la
vida!” No llegamos a entender lo que vive. Incluso hay quien
dice, “¡mujer de vida fácil!” Que sepan que es una vida muy
difícil.
Una mujer prostituta, después de la arregladita, sale de su casa
y dice, “voy a trabajar”, así como sale una funcionaria de su
casa: “¿dónde vas?” y contesta también “voy a trabajar”. Sale
una enfermera, una empleada de hogar, “¿dónde vas?” “voy a
trabajar”. Todas estas mujeres tienen su horario, todas estas
mujeres tienen una profesión. Tú funcionaria vas al banco o a tu
oficina, tú enfermera vas al hospital a cuidar a tus pacientes; tú
empleada de hogar vas a limpiar la casa de alguna señora... Sí
tenéis vuestro trabajo y un sueldo. Pero tú, mujer prostituta ¿a
dónde vas a trabajar? A un prostíbulo, a un club, a la calle...
¿qué profesión tienes? Eres prostituta, aunque no tienes un
sueldo fijo. Ser prostituta, ¿será una profesión?
¿Y qué diferencia tienen las prostitutas entre ellas? Hay
prostitutas con clase y sin clase, dicen algunas. Por ejemplo,
una prostituta que frecuenta un barrio propio de prostitutas es
diferente de una prostituta que frecuenta los coches; y es
diferente de otra prostituta que frecuenta hoteles; y es diferente
de otra que frecuenta casa de citas... o cafeterías, o su propio
apartamento... ¿Quién tiene más categoría? ¿cuál es la
diferencia que hay entre ellas, entre el trabajo que hace cada
una? ¿será que eres diferente porque frecuentas otro ambiente
o porque cobras más o porque estás con tíos diferentes? El
trabajo que haces es el mismo. Igual que todos los mecánicos
arreglan coches, y no hay diferencias entre los mecánicos, todos
se manchan. Pero entre las prostitutas cada una se pone su
categoría.
Quizás donde sí hay diferencia es en las condiciones higiénicas
en que lo hacen. Unas tienen donde lavarse y otras no, porque
unas están en la calle o el campo y otras en un local... ¡Pero
todas lo hacen! Quizás la que lo hace en un sitio abierto, en un
2

matorral, cobra menos, pero no va a dejar que la toquen abajo
o que le toquen las tetas, y la que está en una cafetería y cobra
más, va a dejar que la toquen en otras partes. Entonces en
unas cosas mejor y en otras peor. ¿Y cuál es la diferencia?
Quizás sí es diferente una prostituta que se prostituye para
pincharse (o para pagar una cuenta por haberla traído, o para
mantener a la familia) de la que lo hace para darle el dinero a
su chulo... ¡Pero muchas hablan de categorías!
En el mundo de la prostitución se mueve mucho dinero y se
gana mucho dinero. Si por ejemplo una mujer de la limpieza
gana trescientas, quinientas o mil pesetas a la hora, una mujer
prostituta puede ganar un día de suerte cincuenta mil pesetas
en una hora. Quiere decir que tiene dinero rápido en la mano.
Entonces la mujer prostituta se equivoca con ella misma al
conseguir un día cincuenta mil pesetas en una hora: “¡qué
rápido, qué bueno! Si gano esto en una hora, puedo gastar más
que esto, porque dentro de una hora tendré otras cincuenta mil,
y mañana ganaré más...” Mientras un trabajador puede ganar
sesenta mil al mes, ella en una hora puede sacar veinte, treinta
o cincuenta mil. Un día puedes sacar mucho, a todas nos ha
pasado, porque el cliente se engaña, se sensibiliza y un día te
dice, “toma”, y te da cien mil de golpe.
Hay muchas formas de gastar el dinero, una es la cantidad
exigida por el chulo. Otra son los gastos personales. Porque no
miras el precio, sólo miras la esperanza de ganar más mañana,
y con toda seguridad lo ganas, mientras tengas capacidad y
edad para ganarlo. No te das cuenta que llegará un momento
en que dejes de ganar y tú no tienes jubilación ni seguridad
social y todo lo ganado... ¡gastado! lo coges con una mano y
sale por la otra, lo coges con la derecha y sale con la
izquierda...

La mayoría de las chicas prostitutas, cuando se retiran o cuando
consiguen liberarse del proxeneta o traficante, aunque queden
libres, quedan marcadas para siempre por muchos traumas.
Empezando por el trato que le han dado los propios clientes que
la pagaban para acostarse con ella: ¡hay de todo!... Algunos se
2

creen que como te han invitado a una copa pueden hacer
contigo lo que quieran. Otros no llegas a acuerdo y piensan que
como eres prostituta pueden violarte, ¡eso le ha pasado a más
de una chica aquí! Igual en otros sitios si te violan o si un
cliente no te paga puedes denunciar, te van a hacer caso, pero
aquí no.
Y el trauma por la forma de entregar su cuerpo, porque no
quieres en realidad y no tienes más remedio que hacerlo a la
fuerza: si vienen veinte hombres tienes que entregarte veinte
veces... ¡y esto deja marca en la persona! El trauma por el trato
que le da el proxeneta si está en una red de proxenetismo, la
jefa si tiene jefa o el chulo, si tiene chulo... También el rechazo
de la sociedad: mucha gente mira y dice, “¿ésa a dónde va? Va
a El Limón5, es prostituta, es puta...”; y las prostitutas mayores
quedan con el trauma de haber dedicado toda su vida y no
tener ahora nada.
Una se puede enganchar con la droga, se puede enganchar con
el juego, con el alcohol también ¿y puedes creer que la
prostitución también engancha? La prostitución tiene una
entrada muy fácil al principio pero una salida muy difícil, nunca
ves el momento de salir y cuando sales ya es demasiado tarde.
Al principio ganaba mucho, era fácil ganar dinero, eres joven y
tienes un cuerpo en forma, los hombres te prefieren a ti antes
que a otras mujeres más mayores, tienes más energía... Sacas
mucho dinero y el tiempo pasa sin darte cuenta, no te
preocupas por el tiempo, por lo que será de ti luego. Vives bien,
gastas el dinero en todo lo que quieres, tienes tus vicios...
Cuando llegas a los cincuenta años tu cuerpo ya no es el mismo,
ha perdido forma, tú no eres la misma. No es tan fácil ya sacar
dinero. Igual un día sacas un poco, pero otro día no sacas nada.
Tienes que hacer más esfuerzo para sacar dinero. Ya no es
como antes... sin darte cuenta, haces cosas que antes no
hacías, te vas a ir con tíos que antes no estabas dispuesta a
irte, vas a exigirles menos. Estás dispuesta a todo. Porque
necesitas dinero y además te has acostumbrado a gastar
mucho...
A tu alrededor hay muchas chicas jóvenes que acaban de
empezar, como tú hace veinte o treinta años. Te sientes molesta
5

Recordemos que los nombres de lugares, como los de personas, son ficticios.
2

porque consiguen lo que tú no puedes, empiezas a hablar mal
de ellas sin darte cuenta, te enfrentas a ellas. Y ves que es
demasiado tarde, que el tiempo ya ha pasado por ti y ni te has
dado cuenta, “lo que el viento se llevó...”. Esa mujer ha ganado
mucho dinero y ¿dónde está el dinero que ha ganado? “He
tenido un chulo que me ha pegado mucho y me arrepiento de
haberle dado todo el dinero que he ganado”, piensa. “Compraba
zapatos de veinte mil pesetas, vestidos de setenta mil pesetas,
y tampoco hoy los tengo”... está caída como un trapo, cansada,
abandonada y olvidada...
Quizás por eso, cuando llegan a cierta edad y se retiran,
muchas viven en soledad, apartadas, aisladas de la sociedad, se
refugian en una casa separada, no quieren tener un compañero,
se separan incluso de los hijos...6 ¡Cuántas personas mayores se
retiraron y están solas en casa! Otras vivieron muchos años con
un chulo y ahora siguen viviendo con él pero con indiferencia,
ignorándole, sin convivencia real.

Parece que esta persona siente esta situación muy de cerca. Al hablar de esto,
realiza de algún modo presentación de ella misma y sus inquietudes; puede estar
viéndose a sí misma y a sus compañeras de trabajo dentro de pocos años.

6

2

"CONTAMOS CÓMO ERA ANTES LA TRATA DE BLANCAS"
Hace tiempo la trata de blancas era con los típicos macarras y
proxenetas que engañaban a las chicas jóvenes, las traían de
Barcelona, de Madrid... Chicas de papá que han sido raptadas o
engañadas y luego han venido los padres o la policía a
buscarlas... Una familia se quejaba de que su hija había
desaparecido y la policía venía a investigar. Al ser españolas, la
policía tenía más interés en investigar. Y eso lo consideraban
como un secuestro. Esto es lo primero que hemos sabido en
Villanueva.
O sea, primero españolas, luego no daban tantos beneficios
como las extranjeras. Empiezan a llegar por ejemplo
portuguesas... Cada una ha tenido su época, la española, la
portuguesa... cada una con un trato diferente7. Al principio las
de Portugal necesitaban un visado de tres meses. Venían a
prostituirse a Villanueva, volvían a los tres meses a la frontera y
venía con otro visado.
Cuando las portuguesas estaban muy vistas empezaron con las
argentinas y otras sudamericanas, dominicanas, colombianas,
una colombiana se ha enrollado con el dueño de un bar y al
tener más estabilidad ha empezado a hacer trata, a ir a su país
y traer un montón... La trata con mujeres de Argentina era la
trata más dura de ese tiempo. Un amante o macarra argentino
tenía dos o tres. Cuando una ya no le servía, no le daba
negocio, la vendía a un español. La chica tenía que sacar un
millón o dos para pagar al que la compraba, para pagarle lo que
él le había pagado al macarra argentino y algo más. Sacaban
todos beneficio.
Luego, a finales de los setenta se desarrollaron más los
macarras, buscando más extranjeras. Un macarra puede ser
alguien que trae a una chica, alguien que vive con ella y la pone
a trabajar o alguien que coge a una chica, luego la deja, coge a
otra y así... O sea, alguien que usa a una mujer, un chulo. A
Se menciona varias veces la diferencia en las situaciones que viven las
prostitutas españolas y las extranjeras. Respecto a las segundas: menos interés en
investigar su situación, más dificultad de denunciar, más facilidad para ser traficada
o engañada... Y también se marcarán diferencias por nacionalidades.

7

2

veces, ¿qué pasaba? los macarras traían a un bar a todas sus
chicas y otro vecino veía el movimiento del bar de al lado...
porque los tíos piensan que las mujeres somos diferentes unas
de otras en eso... El de al lado se envidiaba, veía que eran
negras, extranjeras, entonces el otro trae otras tres chicas,
copas por aquí, por allá, suben, bajan... Era así. Si un vecino, el
bar de al lado, tenía sólo españolas y el ambiente era diferente,
los clientes iban a donde las extranjeras y el otro se envidiaba y
hablaba con el macarra para traer chicas.
Los macarras eran el típico señor que venía todo planchado,
encorbatado, trajeado, pantalones de campana y zapatos de
punta brillantes, camisa ajustada, pulsera de oro, pelo
engominado, un poquito largo y peinado para atrás... y siempre
en su coche... lo veías entrar por la calle y ya sabías que era un
macarra. Ahora los macarras van todo el día con el teléfono
móvil en la mano. Y algunos pasan horas delante de la máquina
tragaperras. Los macarras, cuando traían a la chica, si uno tenía
tres chicas ponía en un bar a las tres para ver cuál trabajaba
más. Ellas tenían que esforzarse para demostrar su valor.
Cuando presentaban las cuentas el castigo para la que
trabajaba menos era que no comía, las otras se iban y la otra se
quedaba a trabajar para recuperar la cantidad que faltaba.
Había enfrentamientos entre los macarras. Yo soy un macarra y
tengo tres chicas, otro tiene una... y es una cuestión de
negocio: él empieza a cortejar con mis chicas, una empieza a
coquetear con el macarra... ha habido incluso tiroteos... No es
por ellas, claro, es por el dinero que los macarras pueden ganar
con ellas. Las chicas también tenían enfrentamientos entre
ellas, por este mismo motivo: tenían celos, se envidiaban unas
a otras, una más guapa, la otra con más labia...
¿Cómo se va la chica con el macarra? a veces es porque ella se
deja, otras es porque se siente obligada, le amenaza. Un día
aparecen unos tíos, cogen a una chica que trabaja como
prostituta, se la llevan al monte, le dan una paliza y uno de ellos
le dice, “a partir de ahora tienes que trabajar para mí”. Y ella lo
hace. Él va todos los días a buscarla, la lleva a comer a un
restaurante y ella le paga. Hasta que un día, al cabo de una
semana, la chica se escapa, desaparece de Villanueva. Esto ha
pasado en El Limón. Si quieres librarte de esto tienes que
desaparecer ¡no hay otro modo!
3

Pues cuando he llegado, un macarra de éstos ha intentado
hacerme lo mismo, pero no lo ha conseguido. Pero he visto a
muchas chicas de las que ya estaban en Villanueva cayendo.
Una extranjera está bajo amenaza, no tiene papeles, lleva una
vida ilegal... Si yo entro por mi cuenta, yo sé por qué entro. Yo
vengo aquí con mi maleta, ya sé por qué vengo, decido venir
aquí porque he oído que es bueno, que hay trabajo. Me escondo
en el tren, voy a Lugo, de allí a Villanueva... Yo pongo excusas a
los macarras, “yo ya tengo mi macarra...”; otras no, y las
pillaban.
Algunos chulos han maltratado mucho a sus mujeres... El trato
del chulo a las prostitutas antes era muy peligroso, ¡algunas
iban con gafas oscuras para ocultar las palizas! Y había muy
poca protección hacia la mujer prostituta. Ahora hay más
protección contra el maltrato de los hombres hacia la mujer.
Entonces el chulo busca otro modo de atraparlas, para poderlas
controlar sin necesidad de pegarlas: esto lo hace por ejemplo
enganchándolas con la droga, con eso ya es suficiente para que
ellas le obedezcan. A las mujeres extranjeras, como están
menos protegidas, las trataban más duramente.
Muchas prostitutas entienden que el chulo o macarra es su
protector, su compañero, su amante. Pero otras mujeres no. Yo
me pregunto, ¿cómo puede ser tu protector y tu amante si es
un hombre sin escrúpulos, sin sentimientos hacia ti? Te obliga a
acostarte con los hombres y llevarle el dinero que has sacado
con el sudor de tu cuerpo, ¿cómo dices con tanto orgullo que es
tu protector? te utiliza todo lo que puede y cuando ya no le
valgas te dejará tirada como una colilla. Él nunca te ha
protegido...
En los años setenta, a finales, eran otros tiempos. Había
trabajo, veían que en su país ganaban diez mil al mes y aquí
diez mil en un minuto. Entonces había pocas extranjeras y
mucho trabajo en ese aspecto. Les era fácil pagar las cuentas y
sacar más aún, porque les rendía mucho el trabajo. Antes sólo
por estar en un bar tenías un sueldo. Aparte, por cada botella
de champán, cinco mil. Dos mil quinientas para el jefe y dos mil
quinientas para ti. Tienes un tiesto al lado y ahí lo tiras. El
güisqui más caro, siete mil, tres mil quinientas cada uno. Una
copa dos mil, mil y mil. Yo nunca tomaba, no te emborrachas.
3

Ya el jefe sabía que te ponía otra bebida con agua para que
parezca que bebes. O zumo, depende del color de lo que pides.
Por el zumo o el agua de la chica paga el chico dos mil, y él
toma su bebida. Te da el jefe un tique por cada consumición
para que sepa luego cuánto te paga. Aparte, tienes un sueldo, y
un horario de entrada y de salida.
Ahora es diferente. Ahora para estar en un bar una mujer
extranjera tiene que pagar ella para que la dejen estar, esté o
no esté dentro del bar, tenga o no trabajo luego ¿cómo es
posible?
En los clubes, antiguamente, el dueño del club para aumentar
las ventas contrataba a gente para que traigan chicas, por
ejemplo de Portugal. Ese a quien contrata coge su coche, el jefe
del club le paga los gastos y por cada chica le paga un tanto.
Esa persona se arriesgaba en la frontera, pero iban muchos.
Estas chicas han sido más libres porque el trato era entre el
dueño del club y uno que pasaba la frontera. O sea, la chica no
tenía que trabajar luego para saldar sus cuentas. Eran más
libres, porque sabían a lo que venían y si luego no querían
podían marcharse. Algunas venían engañadas, porque se
pensaban que venían a hacer otras cosas. Pero ahora es
diferente...
Había redada todos los días, se imponía más la policía. A las
cinco, a las siete de la tarde, te identificaban. La prostitución
seguía. Los macarras estaban más perseguidos, algunas
denunciaban, por ejemplo había una gallega que denunció: vino
la "secreta" al club donde paraba ella, esperó al macarra y
cuando vino lo agarró al macarra.
Muchas de las extranjeras, para liberarse se esforzaban por
conseguir la estabilidad8, buscaban cómo quedarse, buscaban
cómo sacar los papeles... La ley entonces era diferente.
Buscaban un hombre para casarse, le pagaban para conseguirlo
y en una o dos semanas lo conseguían. Durante una época,
Cuando se habla de "estabilización" se refieren a tener papeles, un marido o
compañero, una casa y un trabajo. Es lo que otras llamarían "integración". Se
refieren a que no están solas, indocumentadas, cambiando de trabajo cada poco
tiempo o en trabajos ilegales o no reconocidos moralmente. Esa es la idea que
transmiten.

8

3

cuando empezaron a venir de Santo Domingo y Colombia, se
esforzaban por conseguir dinero para casarse, pagar a
cualquiera para casarse. Hasta que se conoció ese truco y ya se
cambió la ley. Ahora después de casarte necesitas esperar un
tiempo para conseguir la residencia.
Antes la mujer tenía que ocupar su lugar como prostituta en el
bar y no podía ni asomarse a la puerta. Y si salía del barrio para
comer o cenar, había muchos sitios que no las permitían entrar,
¡les tenían prohibida la entrada! Por eso tenían sitios que
frecuentaban, tenían sus cines, sus discotecas... No podían ir a
cualquier sitio, tenía que ser uno en concreto. Había una cosa y
era que en las tiendas de la zona de El Limón, que era más
frecuentada por prostitutas, había muchos comercios, había
restaurantes, pescaderías, peluquerías... y cobraban más caro
que fuera del barrio. Por un pollo, en vez de trescientas,
cobraban quinientas, ¿por qué? ¿por qué más caro para las
prostitutas?
Además estaban perseguidas por la policía. Si la mujer salía del
club para el piso donde se ocupaba con el cliente y tenía un
descuido y la veía la policía, la podían detener. Podías estar
detenida un día o dos, según el lugar, sólo por estar haciendo la
prostitución. Si la policía entraba en el moblé justo después de
ocuparse con el cliente, eso era más motivo para detenerla.
Bueno, al tío que estaba con ella nunca le pasaba nada. El trato
del cliente era lo más repugnante y despreciable. Y si tenías mal
salida con un cliente, si no te entendías con él, bastaba que él
gritara para que viniera la policía ¡y te podías pasar tres meses
en la cárcel...! Y si tenías bragas negras cuando te detenían, te
llevaban directamente al hospital, porque decían que eso era
que tenías una enfermedad venérea y por eso te ponías bragas
negras...
Aunque ahora todavía... hay algo que yo pienso que tiene que
ver con la salud, las condiciones de los clubes. ¿Dónde se ocupa
la prostituta con el tío? En general salen del club y van a un
moblé que está al lado o en un piso arriba del club. Pero a veces
algunos dueños se aprovechan y quieren ahorrar, quieren usar
el local del club para todo. Hay un club que sólo tiene un sofá
grande en la parte opuesta a la barra, una cortina y ya está. La
chica se ocupa con el tío y vuelve a la barra a por su copa.
Entonces pasa el siguiente. ¡El sofá no tiene nada encima...! un
3

sofá de escai y ya está... Esto sucede mucho en El Limón,
muchos clubes tienen la zona de ocupación en lo que es el bar.
Ahora las prostitutas no son detenidas como antes. Bueno, sí
detienen a las que están sin papeles. Y a veces las chicas lo
pasan mal, en la comisaría, con poca ropa, sin saber qué va a
pasar con ellas... Pero ahora El Limón está más libre.

3

"SOBRE EL TRÁFICO DE MUJERES BRASILEÑAS"
En el tráfico de mujeres hay redes de muchos países. Entre las
latinoamericanas, una de las mayores redes, que ha empezado
hace muchos años, es la de las brasileñas. En el barrio, la trata
de blancas más intensa empezó con las brasileñas.
Las chicas brasileñas que trabajan en la prostitución son chicas
muy cariñosas, alegres y la mayoría son muy guapas de cara y
de cuerpo. Algunas dejan la prostitución, igual se casan, se
acostumbran a vivir con sus maridos tranquilamente, o buscan
otro trabajo. Para muchas, ese es el trabajo que saben hacer
bien, la prostitución, el baile, bailar desnudas, el estriptis... lo
que es el trabajo de shows en un boite, en una sala de fiestas,
exhibiendo sus cuerpos.
Las primeras brasileñas que han venido a la zona de El Limón en
Villanueva son travestis. Y en cuanto a las personas que primero
han traído a brasileñas, a principios de los noventa, son Marta y
Zezinho. Voy a hablar de ellos.
Marta tenía tres clubes en El Limón. Marta contrató a una mujer
que se llamaba Silvia que iba a Brasil haciendo escala en Lisboa
y traía a las brasileñas a Villanueva. Marta pagaba todo el viaje.
Al llegar aquí, ella se quedaba con la documentación de las
chicas hasta que le pagaban el viaje9.
Marta tenía pisos para las propias mujeres que traía y ellas le
pagaban una cantidad por cada habitación que ocupaban.
Venían cinco, por ejemplo, y tenían preparada una casa con
Mari, quien ha realizado trabajo de calle con prostitutas en un barrio
similar, explica sobre las mujeres brasileñas que trabajaban en la
prostitución a principios de los noventa: "Estas mujeres empiezan a llegar
por su cuenta, con contactos personales. No vienen por mafias, no les han
prometido nada ni vienen con agencias. Vienen por redes sociales,
laborales. Llegan unas, van llamando a otras amigas o familiares, y la
cuestión se empieza a institucionalizar. Se comienza a pagar el billete a
algunas de estas mujeres que quieren venir. Y cuando están aquí, igual no
están conformes y se marchan a otros sitios a hacer plaza. Para evitar
esto, las jefas o jefes de los clubes empiezan a retenerles el pasaporte y
empiezan a traer más gente por su cuenta: envían a alguien a Brasil a
buscar contactos, contactan con agencias de viajes. Traen a chicas y ya les
cobran el billete más una plusvalía..."

9

3

cinco habitaciones, una para cada chica, y ellas le pagaban cada
una por su habitación. Tenía una chica que limpiaba y ellas la
pagaban a la chica su sueldo y sus gastos. Un restaurante
donde las chicas tenían que comer y pagar. Y tres clubes donde
las chicas tenían que trabajar y un moblé donde tenían que
subir con los clientes. O sea que entre los pisos, el restaurante y
los clubes, todo el dinero quedaba allí para ella. Como traía
muchas chicas de golpe, cinco o diez cada vez, los bares tenían
todos brasileñas, chicas de dieciséis a veintitrés años. ¡Las
mujeres más guapas pasaban por su bar!
Dos años después Marta y Silvia se fueron a la cárcel. Marta
andaba en otros negocios ilegales y la policía la descubrió y le
encontró los pasaportes y todo lo demás. Otra que se llamaba
Victoria también traía a las chicas. Pero ella no fue a la cárcel,
sino que desapareció.
Y de Zezinho... En Malvavisco había dos clubes de poco
ambiente, de poco movimiento, que los llevaba un señor que se
llamaba José, y que le llamaban Zezinho. Cuando Marta entró a
la cárcel por tráfico y trata él se apoderó de muchas más chicas
que ella, le ha hecho competencia. Primero él iba directamente
a Brasil a traerlas. Pasado un tiempo él ya no iba a buscarlas.
Eran los propios clientes del club los que las traían, los clientes
que se hacían al ambiente del club, al ambiente de las
brasileñas. Zezinho los contrataba y los clientes iban con todos
los gastos pagados. A las brasileñas se las veía pasar solas la
frontera, pero siempre había alguien en algún lado que las
controlaba y las traía. Alguien hacía las gestiones en Brasil, otro
esperaba en Lisboa y le llevaba a la pensión, otro la recogía en
una frontera, otro esperaba en la siguiente frontera...
Según cuentan ellas les cuidaba más que otros, no las
maltrataba y daba la cara por ellas. Él tenía buena relación con
ellas y hablaba su lengua, aprendió el portugués. Si alguien le
pedía que viniera una prima, una hermana, él le prestaba para
el viaje y venía, o si ellas necesitaban para enviar a su familia,
para un problema, les dejaba y no presionaba. Hace dos años
una de sus chicas murió de tuberculosis y él dio la cara. Las
chicas le tenían mucho cariño, por eso le llamaban Zezinho, que
es José en portugués.

3

Luego empezaron a aparecer los macarras de El Limón como
moscas y se fueron hacia Malvavisco, donde las chicas
brasileñas. Y empezaron a engancharlas con la droga. Las
brasileñas la mayoría se ponen una ralla para aguantar toda la
noche... trabajan todo lo que quieren pero necesitan meterse
coca. Un día al salir Zezinho de su casa un desconocido se
acercó y le disparó y le desfiguró la cara... Dicen ellas que fue
un ajuste de cuentas porque no quería dejarlas con algún
macarra o por problemas de droga en su local, porque a él no le
gustaba que la droga afectara a sus chicas.
1. LAS BRASILEÑAS ACTUALMENTE
Hoy en día siguen llegando, vienen a través de algún macarra.
El macarra hace contacto con una amiga o familiar suya que ya
está en Villanueva. Contacta con una brasileña que ya está con
otro macarra aquí y que quiere conseguir que venga una amiga
o familiar suya. Ella le habla de su familiar en Brasil, "mira,
tengo una hermana muy maja, te gustará conocerla...", le pone
en contacto con ella. Contactan, a él le gusta la chica y se
anima a traerla. La trae de Brasil y esta chica nueva se queda
con él de chulo, o después quizás busca a otro. Y ya se queda
en Villanueva trabajando.
Hay muchas brasileñas que frecuentan los clubes de Malvavisco.
Bueno, no solo hay brasileñas, hay mujeres de Colombia,
noruegas, rusas, chinas... africanas y muy pocas españolas.
Una cosa que no he dicho, otra vía de contacto con las mujeres
extranjeras son las agencias matrimoniales, que llevan la
tramitación para la documentación con matrimonios mixtos.
Ellas vienen aquí, sobre todo cubanas, y muchas luego se ponen
a trabajar en la prostitución. El marido es viejo, tiene un sueldo
bajo, se casa y no la puede mantener. Entonces aprovecha para
usar a la mujer, ella se pone a trabajar en eso.
Muchas brasileñas tienen cafetaô, que significa macarra en
portugués. Cuando el macarra las lleva a trabajar se despiden
con un beso en la boca: “chau gatita”, le dice él, y ella le
responde “chau gatito”. Algunas brasileñas están muy
controladas, con un horario de entrada y salida de los clubes
muy estricto, no sales del club ni para respirar. No paran por la
calle, van y vienen del club al piso y no haces otra cosa.
3

Duermen en los pisos que regentan los dueños de los clubes
donde frecuentan. También tienen hora para comer o cenar,
dentro de los pisos, porque hay otras mujeres que cocinan para
ellas. Las mujeres que ya son mayores y no pueden hacer el
trabajo que hacen las chicas jóvenes se encargan de limpiar los
pisos y de hacer la comida, o sea hacen trabajo tipo
palanganera. Palanganera es la que limpia las habitaciones y las
prepara, después de la prostituta ocuparse con un tío. A estas
mujeres, colombianas o brasileñas, las llaman las "mamis".
Hacen 21 días de plaza, pagan en el club por estar 21 días.
Cuando pasan 21 días van a Villalado a otro club, pagan para
que las dejen estar... Y así todo el rato. Si estás siempre en el
mismo sitio al final no hay trabajo para ti, porque a la gente le
gusta lo nuevo. Entonces si ya estás muy vista te vas a otro
sitio y vas a ser nueva allí. Eso es hacer plaza. Porque en donde
estés, tienes que pagar al dueño, o sea que si no hay trabajo,
mejor te vas a otro lado. Cuando no había que pagar al dueño
del club no hacía tanta falta, pero ahora sí10.
Muchas brasileñas hacen plaza en otros países de Europa, por
ejemplo Alemania e Italia, por cuatro, seis meses o un año. Les
gusta más ir a Europa en temporada de verano, porque así,
como hace más calor, y según dicen ellas “bota boceta na pista”.
Esto significa que le dices a una mujer, “desmádrate, muestra
tus pechos y tus partes, tus piernas... exhíbete, ponte atrevida,
que así llamarás la atención de los hombres”.
En cuanto a la prevención de enfermedades de transmisión
sexual, casi todas usan preservativos, suelen ir a revisión
ginecológica en clínicas privadas o al Centro de Ginecología.
También recurren a la Comisión Antisida para recoger
preservativos. Cada chica compra por su cuenta cuando decide
y usa lo que decide.
Muchas prostitutas de Brasil consumen droga. Entre las mujeres
prostitutas es muy frecuente el consumo de drogas. ¿Por qué? A
algunas les atan sus chulos con la droga. Y son mujeres que
tienen que soportar mucho control, están encarceladas, tienen
La calle Malvavisco está cerca de ese barrio, en una zona más rica. Comparado
con la calle El Limón, se deduce que Malvavisco tiene locales de más nivel, más
cerrados, con más control, donde cobran por estar. Existe un flujo de dinero y
personas entre ambas zonas.
3

10

que hacer veinte en una noche y tienen que aguantar toda la
noche borrachas, drogadas o como sea. Porque si no te metes
algo en el cuerpo no puedes irte con un tío tantas veces y hacer
eso. Si lo piensas no lo soportas ¡uno tras otro así...! y con la
droga se lleva mejor. Además de que el mundo de la droga y de
la prostitución están muy relacionados, las dos cosas van
juntas... Cada grupo de mujeres consume diferentes drogas.
Entre las prostitutas de Brasil la mayoría consume coca u otra
droga.
La cocaína les mantiene despejadas, despiertas, y les quita el
apetito, entonces comen menos. La consumen a la noche,
cuando están en el club donde trabajan, y cuando salen del club
están rendidas, agotadas... lo único que les pide el cuerpo es la
cama. Cuando se levantan de nuevo, hacen lo de el día anterior,
meterse una ralla de coca y aguantar el trabajo... Pero llevando
ese ritmo de vida, a ver dónde vas a caer, ¿cómo vas a parar?
La chica brasileña que murió de tuberculosis hace años: los
médicos decían que no sabían cómo había tenido una
tuberculosis tan fuerte que ha acabado con ella. Y esto levantó
una psicosis en todos los clientes que frecuentaban a estas
mujeres.

3

"AHORA ENTRAMOS AL TRÁFICO DE MUJERES
GUINEANAS11"
Desde hace cinco o seis años empezó a existir en Villanueva la
trata de negras. La primera persona africana que he conocido
que hacía esto es Cindy, una mujer nigeriana. Después fue Ana,
de Guinea Ecuatorial, y después muchas más12.
Voy a dar algunos datos sobre Guinea Ecuatorial: fue colonia
española y se independizó en 1968. No hay que confundir con
otras Guineas: Guinea Conakry (excolonia francesa), Guinea
Bissau (excolonia portuguesa) y Nueva Guinea. Al norte de
Guinea Ecuatorial está Camerún y por el sur y este Gabón. Su
capital es Malabo. Tiene una superficie de 28.051 km2 y una
población de 365.000 habitantes. La lengua oficial es el
castellano, también se habla mucho el fang y el bubi.
1. ANA, QUE FUE LA PRIMERA
Ana trabajaba como prostituta en Villanueva y en Barcelona...13
Vivía más en Barcelona. Una vez fue expulsada a su país y
cambiando su documentación pudo regresar. Antes tenía
documentación camerunesa. Después de regresar se llama
María, con documentación de Guinea Ecuatorial, de donde es
ella. En Villanueva, entre los africanos la llamamos Ana.
Se casó de conveniencia con un español, consiguió la
nacionalidad española y con la protección de su marido abrió un
bar de prostitutas en El Limón. Ella ha sido la primera africana
con un club aquí. Abre un local de nuevas y no tiene mujeres,
Donde dice guineanas, se refiere a ecuatoguineanas, es decir, mujeres
de Guinea Ecuatorial. Y donde dice Guinea, se refiere a Guinea Ecuatorial.

11

Mari comenta: "Yo creo que en mi barrio el tráfico de mujeres africanas empieza
cuando el tráfico de drogas pasa de los gitanos a los magrebíes, por un breve
periodo de tiempo, y de estos a los africanos. Yo creo que es la misma gente y los
contactos personales, más que clanes y mafias, y que sobre todo vienen de Madrid,
que es de donde traen la droga, fundamentalmente".
12

Desde que se empieza a explicar sobre mujeres africanas que traen a otras
mujeres, vemos que se trata de gente que ha trabajado antes como prostituta.
13

4

entonces se ha ido a su país y se ha traído diez chicas, cada una
con su propio visado. Primero vinieron cuatro, luego dos y las
últimas cuatro vinieron al tiempo que ella. Su marido llevó el
bar durante una temporada mientras ella hacía el viaje a su país
para traer a las chicas. Después ha traído a muchas más, veinte
o más, entre ellas ha traído a su hermana. Es mucho ¿no? Creo
que Ana tiene algún trato o negocio con su embajada... ella es
de la tribu fang, como la gente del gobierno de su país, que
también son fang. Por eso pensamos que la embajada tiene
algún beneficio, porque no es normal traer tantas chicas de
golpe.
Las chicas que trae son muy jóvenes, entre 16 y 18 años.
Entonces su bar se ha llenado de clientes. A las chicas las tiene
en su casa una temporada, las da de comer al principio, las
pone guapas y las cobra un millón y medio a cada una. Entre los
inmigrantes africanos la llamamos Mamassame, que significa en
África "la madrina de las putas". En África, mamassame es la
mujer que las ayuda, las enseña cómo sacar el dinero a los tíos,
a los clientes, cómo conseguir llevarlos a la cama, cómo
explotar a un hombre y como cuidarse y lavarse. La
Mamassame misma les buscaba clientes a sus chicas. Mientras
que las nigerianas cogían a una chica y la decían, “búscate la
vida, pero me tienes que pagar tal cantidad en tal plazo”.
Incluso se tenían que buscar la vida para la comida. Les ponían
en el local y ya está. Les decían, “a chupar”... “a dar por culo”...
“si no quieres hacer una cosa haces otra”... y ya está. Hay una
diferencia entre el trato que dan las guineanas que traen chicas
y el que dan las nigerianas a las suyas.
Ese local lo ha tenido con las chicas durante varios años. Y a
cuenta de este negocio de trata compró un piso, dejó el local
después, abrió una discoteca, la dejó más tarde. Abrió también
un comercio y un bar africano.
Una vez una de las chavalas ha ido a Villalado a hacer una
plaza. Al día siguiente ha habido un control de la policía en el
club donde trabajaba, vieron que no tenía documentación y la
llevaron detenida y la iban a expulsar a su país. Antes tenía que
pasar por Villanueva, que es donde vivía, para recoger sus
pertenencias, acompañada de dos policías de la brigada de
extranjería de la Policía Nacional de Villalado. En su casa
estaban dos chicas que compartían piso con ella y que también
4

eran de la Ana. La policía las identificó y como no tenían
documentos también se las llevó y las entregó a la policía de
Villanueva.
Ella está fichada por la policía ¿Qué empresa tienes tú, quién
eres tú para que hagas tantas gestiones de documentación y
con la seguridad social...? ¡Tienes un bar de putas y mueves
tanto dinero y papeles como una empresa! Pero no han podido
hacer nada porque ella estaba buscándose apoyos, de abogado
en abogado. Pero ha acabado dejando la trata de negras.
Alguna de sus chicas no acabó de pagarla. De las chicas que
han quedado aquí, la mayoría ya no trabajan en esto, se han
estabilizado: tienen documentación, piso, muchas se han
casado con españoles e incluso tienen hijos.
2. EL DJANGUÉ
Mamassame tenía un trato para trabajar con sus chicas que es
el djangué, para que cada una le pague su cuenta más rápido.
¿Cómo era el trato? Por ejemplo, si son veinte mujeres, los
sábados ponía cada una veinticinco mil pesetas o quince mil... lo
que acordaran. Y toda la suma era para una de las chicas, que
era quien se encargaba de recogerlo. Cada sábado le tocaba a
una chica del grupo recoger y quedarse con el dinero.
Entonces cada semana una chica se saca esa cantidad, por
ejemplo, veinte por quince, trescientas mil pesetas se sacaba.
Este sistema de reparto de dinero, ¿qué efectos tiene? cada
cierto tiempo una chica se saca este dinero, así se promovía que
las chicas hicieran el esfuerzo de sacar por lo menos una
cantidad fija semanal. Tienes que sacar tanto esta semana, no
puedes dejar de estar con este señor, tienes que esforzarte...
piensa la chica. Así ellas trabajaban más. Esto sin fallo, aquí no
podía haber fallo... Y de este modo la Mamassame puede cobrar
más pronto toda su cuenta, porque cada sábado una chica tiene
una gran cantidad y con eso la va pagando sin retrasarse. Y
cuando le toca a esa misma chica dar, no le supone un gran
esfuerzo.
Se controlaban las cuentas por escrito, quién iba pagando,
quién iba cobrando. Si sucede algo como lo que les pasó a las
4

tres chicas que fueron desterradas, si era su turno de cobrar, se
lo envían a Guinea. En eso sí son honestas.
Cada sábado había que reunirse todas las que estaban metidas
en el djangué y aportar la cantidad que habían acordado. La
chica a quien le toca cobrar ese día está gloriosa y triunfante,
porque va a cobrar una cantidad muy grande, según lo que le
toque poner a cada una. Como está emocionada y alegre ella
misma pone una cantidad para invitar a todas, y hacen una
pequeña fiesta entre ellas, hasta emborracharse. Y así
sucesivamente. Todos los sábados tienen fiesta y cada sábado
organiza aquella a quien le toca cobrar.
La palabra djangué significa cotizar. Dentro de Guinea
Ecuatorial, en la lengua fang (de la tribu fang) se dice djangué y
en la lengua bubi (de la tribu de los bubis) se dice tolín.
El djangué se hace en muchos lugares de África. No sólo se usa
para esto, para pagar la cuenta a la señora que te ha traído. El
djangué es una forma de recoger dinero para lo que sea. Lo
podemos hacer tú o yo. Ellas lo hacen para pagar su cuenta, lo
hacen entre muchas chicas y poniendo mucha cantidad de
dinero, pero es un sistema que se usa para más cosas14. En lo
que hablamos aquí, lo usan las africanas: guineanas y
nigerianas.
3. ELVIRA, LA HERMANA DE ANA
Ana ha traído a una hermana suya, que se llama Elvira, y que
en poco tiempo se casó con un español, abrió un comercio y un
club de prostitutas en El Limón. Con el club hizo como su
hermana, traer mujeres de su país. Cuando consiguió los
papeles se separó del marido, abrió una tienda africana que la
El djangué es pues un sistema de préstamo, ahorro y redistribución de dinero
que elude el sistema bancario, y que es utilizado por africanos de diversos lugares
y en variadas situaciones.
Una mujer ecuatoguineana explica: "Nosotras, desde nuestras abuelas,
tenemos costumbre que cuando tienes dinero, te juntas con otras y pones cada
mes diez mil, diez mil... lo llamamos djangué. Sin crédito, sin impuestos. Cada mes
las cuarenta mil pesetas de cuatro personas le toca a una, a la que necesita en ese
momento. El mismo dinero que has puesto, al cabo del tiempo te llega. Así
guardamos el dinero y lo tenemos cuando hace falta".
14

4

atendía una chica joven a quien ella ha traído y dejó el club de
El Limón. Se ha mezclado con gente de otros negocios15.
Después ha vuelto a trabajar en un club16.
Entre las chicas que ha traído Elvira, una ha denunciado porque
se ha encontrado en Villanueva con una persona que le ha
ayudado a salir de la casa de Elvira y a denunciar. Después de
que la chica salió, Elvira no se ha dado por vencida, porque
sabía que mientras no acabara el trato, que le pagara la cuenta,
si le pasaba algo era bajo su responsabilidad ante su familia.
Elvira la amenazó con denunciarla a la policía. La persona que la
ha ayudado ha denunciado antes, porque sabía de qué iba la
cosa. Después han llamado Elvira para prestar declaración sobre
la llegada de la chica.
La chica seguía frecuentando clubes. Entonces Elvira ha dicho,
“yo la traigo, me denuncian porque la traigo a trabajar en
clubes y ahora ella sigue trabajando en clubes... O sea que no
va a trabajar para mí, a mí no me va a pagar la cuenta pero se
va a sacar su dinero en los clubes”. Entonces Elvira ha
aprovechado para denunciarla, la policía ha buscado a la chica,
la ha encontrado en un club sin documentación y la han
expulsado a su país. En total la chica no ha pasado más de tres
meses aquí.
Después salió el juicio de la primera denuncia, pero no han
condenado a Elvira, porque ella alegó lo contrario de lo que se la
acusaba, que la ha traído para estudiar y ella después ha
empezado a trabajar en un club, pero no con Elvira. Y la
demostración era que ya la habían expulsado.
4. Y BERNARDA, QUE LE SALIÓ MAL
Cuando se habla del tráfico de drogas ilegales se menciona como "otros
asuntos", "negocios ilegales", "otros negocios", "el negocio de la mandanga" o "la
mandanga".
15

El recorrido laboral no sigue una progresión lineal, con una única dirección. No
se trata de venir, trabajar como prostituta, y trabajar después trayendo otras
mujeres. Se entra y sale a diferentes trabajos (tráfico de drogas ilegales,
prostitución, tráfico de personas, comercios, empleada de hogar...) alternativa o
simultáneamente. O se está a la vez en varios de ellos.

16

4

Hay otra guineana, Bernarda, que vivía en otro barrio de
Villanueva. Cuando llegó trabajó de prostituta como las demás.
Cuando consiguió la residencia se fue a su país con la idea de
hacer su negocio, que era enviar una chica a España con su
propia documentación, cobrándola dos millones y medio. El
trato era que la chica al llegar a Villanueva enviara
inmediatamente la documentación a Guinea. Cuando la primera
chica le envió la documentación de vuelta a Guinea Ecuatorial
mandó a una segunda chica. Y después una tercera.
Manda la cuarta chica con el mismo trato, pero... ¿cómo es eso
de una persona que entra una y otra vez pero no sale, eh?
¿Cómo es eso de que tú vienes pero no te vas y vuelves a
venir? ¡Eso es lo que se veía según los sellos del pasaporte!...
cuando ha llegado al aeropuerto de Guinea la han preguntado,
“¿a dónde vas?” ,“A Villanueva”, “¿y a dónde de Villanueva?” Y
ella no ha sabido responder, no sabe responder... Y la han
cogido, y se han quedado con el pasaporte que llevaba y con los
papeles...
Y Bernarda, la titular de la documentación, que estaba en
Guinea Ecuatorial, se ha quedado allí sin poder hacer nada,
porque no puede ir a la policía a pedir los papeles. No puede
denunciar porque sospecharán que algo malo ha hecho, y ya no
tiene documentación para salir... Las tres chicas que han venido
con la documentación de Bernarda están aquí en casa de
Bernarda, esperando a ver si viene ella.
5. LAS MUJERES GUINEANAS QUE VIENEN SIN TRATA
Por otra parte, las mujeres guineanas que vienen sin trata
tienen muchos problemas para venir. Eso les pasa, por ejemplo,
a mujeres que llevan en Villanueva mucho tiempo y tienen
familiares en Guinea que no hay modo de traerlos a Villanueva.
Hay una mujer con nacionalidad española, que lleva aquí por lo
menos quince años, con sus hijos nacidos aquí y marido
español, y tiene un bar africano en el barrio. Una hermana suya
necesitaba venir porque se encontraba muy enferma y allí no la
podían dar tratamiento. Entonces, teniendo aquí un familiar, y
como aquí hay atención sanitaria que puede solucionarle ese
problema, según la ley ella tenía derecho a venir para ser
4

atendida. Esta mujer hizo todos los trámites de papeles y
certificados para poder traer a su hermana. En España no
habían puesto pegas y le habían dado el visto bueno, pero tuvo
dificultades con la tramitación en la embajada española en
Guinea, porque no le querían dar el visado de entrada en
España a su hermana. Al final la hermana lo consiguió, le dieron
tratamiento y mejoró bastante.
Pero tuvo que dejar un bebé en África sólo, porque al hijo no le
aceptaron el visado, sólo a ella ¿Por qué un bebé no puede venir
con su madre enferma? La persona que estaba a cargo del niño
en Guinea se murió. El niño se ha quedado sin nadie que lo
atienda. Están intentando traer al niño y tampoco le dan el
visado, un niño pequeñito... ¿qué daño va a hacer aquí? Ella
dice que pagan justos por pecadores.
Otra mujer, lleva doce o catorce años con nacionalidad
española. Tiene muchos hijos en Guinea y quería que viniera
una de sus hijas. Pero hasta hoy no ha podido traerla, porque
no consigue el visado de salida de Guinea Ecuatorial. “Todo es
corrupción... están viniendo un montón de chicas todos los días
¿cómo consiguen visado? ¿por qué una mujer como
Mamassame puede traer a otras treinta y yo no puedo traer a
mi hija si tengo todo legal? Esa mujer me dice que está segura
de que las embajadas están colaborando con esa gente.
Todos los funcionarios de la embajada son fang. El grupo o tribu
fang es la mayoría, tiene el poder económico y administrativo,
tienen todo el poder para hacer y deshacer, salir y entrar, y son
los que gobiernan el país. Por eso la mayoría de las mujeres
traídas a España son fang, porque son mayoría allí y además
tienen más posibilidades de venir, de conseguir visado. En
Guinea hay un enfrentamiento entre los fang y los bubis, que
son minoría respecto a los fang. Todas las chicas jóvenes de 15,
17 ó 18 años que han venido con la trata son fang. Éstas han
tenido posibilidades de venir y no tanto chicas de otras tribus
del país.

4

"Y POR ÚLTIMO, SOBRE EL TRÁFICO DE MUJERES
NIGERIANAS"
El tráfico de mujeres de Nigeria hace mucho que existe en
España. En un momento dado empezó a existir en Villanueva.
Hay chicas nigerianas que han sido traídas así a Villanueva o a
otras partes de España. De las que han acabado de pagar su
cuenta, algunas están tratando de ver cómo salen adelante
¡porque ser extranjera no es un delito! Pero otras se han puesto
ellas mismas a hacer trata en Villanueva o en otros sitios, ¡se
ponen ellas a hacer lo mismo!17
En Madrid hay muchas nigerianas, en Barcelona menos, y en
Villanueva bastantes, para su tamaño. En Villarriba había un
club en la frontera con algunas chicas, y en Villalado. Pero allí
hay más control de extranjería que en Villanueva, por eso hay
menos mujeres. Luego, por temporadas y dispersas, haciendo
plaza, hay chicas en Jaén, Zaragoza, Valladolid, Vitoria, Bilbao,
Salamanca, Valencia... También hay prostitución nigeriana en
Inglaterra, Bélgica, Holanda, Italia, Estados Unidos, Suiza y
menos en Portugal, Alemania y Francia.
Nigeria es excolonia inglesa, se independizó en 1960. No hay
que confundirla con Niger, que está al norte de Nigeria. Al este
está Camerún y al oeste Benin. Su capital oficial es Abuya y la
capital administrativa es Lagos. Tiene una superficie de 923.768
km2 y una población de 100 millones de habitantes. La lengua
oficial es el inglés, y se habla mucho el pishing, el árabe,
haussa, ibo, yoruba y fulani. Algunos grupos que vienen a
España son el haussa, el yoruba y el ibo. Alguna es de los
bororo y de los peúl.
1. LAS INVERSIONES DE CINDY
Es normal que "las que son traídas traen". Se ejerce aquel oficio que se ha
aprendido y del que se han conocido los mecanismos desde dentro. Porque además
es el que está más cerca, el de la red de paisanas, el que es más posible para su
situación. Quizás lo han pasado mal, y buscan un modo de ganar más con menos
esfuerzo. O se hacen las dos cosas a la vez: trabajar en la prostitución y traer a
otras mujeres mediante tráfico (ver nota anterior).
Situarse en esa nueva posición es también un modo factible de escapar del
escalón inferior, de evitar seguir siendo objeto de violencias; o de lograr relaciones
afectivas con ciertas personas.
17

4

Muchas nigerianas estaban aquí antes que Cindy, pero con
Cindy empezó el negocio de tráfico de mujeres de forma más
abierta, ahí es cuando nos enteramos todos de lo que pasaba.
Antes de Cindy ya habían empezado algunas de ellas, pero más
suavemente.
Cindy fue prostituta por un tiempo, luego empezó a dedicarse a
la trata de negras y a otros asuntos ilegales. Cuando ella
empezó con esto, no era tan complicado venir de Africa como
ahora. Pagando cierta cantidad -a veces por un pasaporte se
paga cien o ciento cincuenta mil pesetas- se hacía un pasaporte
británico en Madrid (el pasaporte es británico porque Nigeria fue
colonia inglesa).
Ella iba a Madrid y allí otro nigeriano le daba el pasaporte que
había falsificado por encargo. Invertían en el viaje de la mujer a
traer y en la documentación falsa; este gasto es una inversión
para Cindy, porque eso es su negocio. Ella ha hecho muchas
inversiones, voy a explicarlas:
Primera inversión.
Trajo de Nigeria a cinco chicas. Con un mismo pasaporte fueron
llegando una a una. Entonces ella, para traer a las cinco chicas,
tiene un gasto de aproximadamente un millón de pesetas, por
un pasaporte falsificado y los cinco billetes de las chicas. Y se va
a sacar tres millones por cada chica, que es lo que les cobraba,
o sea, quince millones; entonces sacará un beneficio de catorce
millones18.
Ha sido muy dura con las chicas que ha traído. Cobró tres
millones a las tres primeras chicas. A la cuarta y la quinta cobró
cuatro millones. Y en una ocasión estas dos últimas le dijeron
que por qué cuatro a ellas. Una se negó a pagar más de tres...
no quería llegar a los cuatro millones... Era un tiempo en que
era más fácil sacar ese dinero, pagarlo, porque había más
trabajo en los clubes. Muchas nigerianas se hacían pasar por
jamaicanas en el entorno de la prostitución, nosotras sabíamos
que son nigerianas. Trabajaron y al final cada una de las tres
Los cálculos de costes y beneficios de las inversiones son realizados por esa
persona de modo superficial, con la intención de hacer más patente que estas
tareas son un negocio como cualquier otro. La cuantía de los beneficios puede estar
bastante lejos de la realidad, si pensamos en los pagos necesarios a variadas
personas intermediarias, en los gastos de viajes, seguridad, encargos, etc.
18

4

primeras chicas pagó su deuda y se ha buscado la vida, todas
están estabilizadas. Cindy consiguió un local y abrió un
comercio africano en el barrio.
Segunda inversión.
Después de esto fue a Madrid a por pasaporte británico y trajo
otra remesa de chicas, creo que cinco. Subió a cinco millones lo
que cobraba a cada una. Como su comercio no era lo que le
daba los ingresos, cuando en estos clubes había menos trabajo,
lo cerró y se fue a dejar las chicas por Europa: Francia,
Alemania, Holanda, Italia y Suiza. Tú ves a las chicas aquí un
día y otro día ya no las vas a ver: se han ido a otra ciudad, se
han ido a Europa. Y ella misma viajaba con sus chicas y las iba
repartiendo, las monta en el tren y va con ellas, se va a sentar
cerca para poder vigilarlas.
El mismo día que llegas ya estás en el club trabajando, está
todo controlado, ella tiene gente que trabaja allí. Les marcaba
una fecha a las chicas: “para el día uno tienes que darme tal
cantidad, yo voy a pasar por allí...” Y cada chica que trabajaba
para Cindy sabía que ese día iba a estar allí y que tenía que
entregarle el dinero o ingresarlo en una cuenta. Después ella se
iba quedando un tiempo en cada sitio donde dejaba a una chica
e iba recogiendo dinero de todas, un mes aquí y recogía, luego
con otra... Al mismo tiempo controlaba lo que pasaba con ellas,
porque estaban sin documentación.
Y cuando acaba de recoger una parte del dinero se vuelve a
Villanueva al local que había cerrado durante el viaje. Luego les
consigue documentación para cada una, porque se iba a Madrid
y llevaba fotos de cada una y allí les hacía pasaporte británico. Y
ellas aparte de su cuenta de cinco millones le pagaban por los
pasaportes... Al tercer viaje que ha hecho a Europa para hacer
la recolecta ha tenido mala suerte, porque a tres de las chicas
las habían extraditado para Nigeria. A las otras dos las sacó de
donde estaban y las mandó juntas para Italia.
Tercera inversión.
Ha hecho después trato con Linda, una nigeriana que vive en
Villalado, que se dedicaba a lo mismo allí. Linda viajaba con
frecuencia a Nigeria y traía sus chicas. Por eso Cindy se interesó
en hacer trato con ella, para traer otras tres chicas. Pero no
4

cumplió en pagar las cuentas y se rompió el trato. Más tarde
Linda ha ido para otra ciudad.
Cambió de local y los primeros años pagaba el alquiler pero no
lo tenía abierto, porque estaba ocupada en sus negocios.
Durante ese tiempo, después de romper el trato con Linda,
Cindy ha ido a por más chicas personalmente, pero no le salió
bien la cosa y volvió sin chicas: quizás hubo un engaño.
Entretanto, su compañero19 cayó en la cárcel.
En esa ocasión en que Cindy estaba mal de dinero, algunas
chicas que habían trabajado para ella, que ya le habían pagado
la cuenta o estaban acabando de pagarla... y ella les pedía
dinero porque no tenía para pagar un alquiler. Ellas se lo daban,
“toma, para el alquiler”. ¿Te das cuenta? ¡Ellas le ayudaban a
Cindy...!20
Cuarta y quinta inversión.
Más tarde con una cantidad que ha conseguido de otros
negocios ha ido a Madrid y allí consiguió una chica a través de
otra nigeriana que traía chicas a Madrid, se la ha traído a
Villanueva, después de comprársela a la nigeriana21. Consiguió
inaugurar la tienda nueva y pagar una fianza para sacar a su
compañero de la cárcel. El local está vacío de mercancía, pero
no importa, sólo lo tiene para que se vea que tiene un trabajo,
Se utilizan las palabras compañero, marido y compañero sentimental
indistintamente. Si se marca diferencias, es desde la cercanía a estas personas, no
desde una visión "legal".

19

Se identifica como una contradicción el que alguien ayude o proteja a quien le
ha traído. Pero no siempre se aplica ese criterio: anteriormente, aunque se habló
del macarra y proxeneta como verdugo, se situaba a Zezinho como protector de las
chicas brasileñas. Posiblemente esto se debe a la lástima por lo que recientemente
le había pasado.
En realidad, no existe una frontera personal en este sentido. No hay una
línea que permita diferenciar o separar a las personas "buenas" (aunque se les
considere víctimas, aunque sufran) de las personas "malas": la mujer que trae a
una chica la ha utilizado en cierto modo y se ha lucrado con ello; y le ha dado a la
vez la posibilidad de venir, le ha acompañado, aconsejado y cuidado (con un interés
y con más o menos brutalidad, pero lo ha hecho). Sí hay, de cualquier modo,
límites entre actitudes, entre responsabilidades.
20

21

Ver más adelante, "Trata desde Madrid".
5

que parezca que eso es lo que le da el dinero22. Después
consiguió traer a cuatro más y a éstas las pide seis millones a
cada una.
Es la primera mujer que hemos conocido que ha empezado con
esto y sigue todavía. Ella es una de las wata-wata. Wata
significa jefa, así que wata-wata es la jefa de las jefas. La
llaman así porque ella ha traído a otras chicas que también se
han hecho jefas, pero ella es jefa de estas jefas. Unas traen a
otras, unas por encima de las otras.

Se abren comercios para justificar el movimiento de dinero y personas,
comúnmente definidos como "locales tapadera". Éstos son frecuentes en barrios
donde circula mucho dinero procedente del tráfico de drogas ilegales, de personas,
de documentos, de la especulación inmobiliaria...; y donde el deterioro urbanístico
y la imagen de gueto marginal provoca un fuerte descenso de los precios de los
inmuebles y un desinterés por parte de los comerciantes locales en hacer
inversiones en la zona.
Hay muchas otras formas de lavar dinero, y muchos otros negocios que
requieren lavado. Este modo de lavado (el de los "comercios tapadera") es usado
por personas que no tienen modos más sutiles de hacerlo (como la compra de otro
tipo de bienes, la apertura de variadas cuentas bancarias u otras inversiones) por
no contar con documentos o por tener estigmas. No sólo es usado por inmigrantes.
Por citar un ejemplo, en esos barrios (donde la especulación inmobiliaria y el
problema de la vivienda son muy importantes) suele haber personajes conocidos
por la vecindad como "mafiosos" en asuntos de ventas de pisos, alquileres y
realquileres; algunos de los cuales hacen las gestiones desde su propio comercio.
Probablemente la mayoría de los locales de ese barrio que están regentados
por inmigrantes no son "locales tapadera". Por otra parte, hay muchas situaciones
donde se pueden complementar los ingresos por negocios ilegales con los ingresos
por negocios legales. En unos momentos unos ingresos superarán a los otros y
viceversa. Por ejemplo, puede hacerse cambio de dinero al tiempo que se vende
mercancía; vender mercancía de orígenes variados, legales o no; o utilizar el local
como comercio y a la vez como punto de encuentro e intercambio de información o
material en otros negocios.
En este aspecto, como en muchos otros de la vida de los inmigrantes
procedentes de países más pobres, no hay una conciencia de límites claros entre lo
legal y lo ilegal (y en cualquier caso, su idea es muy diferente de la de la mayoría
de los ciudadanos europeos). Es difícil que alguien puedan percibir con claridad la
diferencia entre lo legal y lo ilegal, si el o ella misma es considerada persona
"ilegal"; si en su propio país no existen esos límites; y además en el país a donde
llega le muestran un doble rasero.
22

5

2. ANTES DE VENIR DE NIGERIA
En general, las chicas que vienen son pobres y de familia
numerosa, porque muchas son familias poligámicas. Un hombre
se casa con dos o tres mujeres, entonces tiene muchos hijos,
unos cuantos de cada mujer. Por ejemplo, pueden llegar a ser
veinte o treinta hermanos. Entre las hijas de un mismo padre,
algunas tendrán que aportar con su trabajo alguna ayuda para
la familia. No sólo para los padres, sino para toda la familia,
también para mantener a los hermanos.
Viven en un país con carencias. Y en general son chicas de
tribu, criadas en esa cultura y tradiciones, que son muy
diferentes a la sociedad occidental... Entonces aparece una
persona que llega de Europa, alguien del mismo pueblo o de un
pueblo cercano. En el pueblo a donde llega esa persona todos
saben que marchó a Europa hace años y ahora se enteran de
que regresa con éxito... Oyen hablar de que ya está en el
pueblo y la gente se avisan unos a otros, van a buscarle a
donde está viviendo, y le piden que les ayude a ir a Europa23.
Esta persona les promete trabajo en Europa. Les dice a lo que
van a ir a Europa, a lo que vienen aquí... Porque las chicas que
vienen siempre saben a lo que vienen... aunque no saben el
sufrimiento que van a pasar, no se hacen a la idea de lo que les
va a pasar. Ellas saben que vienen a trabajar como prostitutas,
pero no saben todo lo que va a suponer eso... Todo esto de lo
que estamos hablando ellas no lo saben antes de venir. Cada
cual verá si esto es venir engañadas o venir sabiendo a lo que
vienen.
Entonces esta persona le asegura a la chica trabajo en Europa...
Y a sus familiares les brillan los ojos de alegría, la sonrisa en los
labios, la emoción que no pueden contener ¡porque su hija se va
a Europa...! ¡sus condiciones de vida van a mejorar...! Cuando a
la chica le dicen la cantidad exigida por la persona que la va a
llevar a Europa, ella acepta la cantidad. Aunque le digan
muchos millones... sólo con escuchar la palabra “Europa” ella
acepta, ¡piensa que diez millones son diez pesetas!
Sobre la forma de reclutar a las mujeres y su origen social se habla en Giovanna
Campani, Francesco Carchedi y Anna Picciolini (1997).

23

5

Entonces es cuando hacen el trato, es decir, el acuerdo de lo
que se compromete cada parte. Y también hacen el pacto, que
es lo que sella el trato, o sea, lo que te da más obligación de
cumplir el trato o acuerdo establecido. Entonces se juntan
algunos miembros de la familia y se hace una ceremonia para el
pacto.
Luego se reúne toda la familia y se hace una pequeña fiesta.
Como la familia tiene poco, hacen una comida típica: no puede
faltar el fufú de ñame (el ñame es un tubérculo, como la patata;
el fufú es la harina del ñame, que se cocina). Esto lo
acompañan con una salsa de obono (el obono es un condimento
muy común en Nigeria) y con snails (que significa caracol en
inglés). Los snails son caracoles de campo muy grandes, un
caracol puede pesar medio kilo, como un filete. Los snails se
cogen como los caracoles de aquí, en los sitios más húmedos y
frescos en el campo, cuando ha dejado de llover hace poco. El
caracol es un alimento barato, fácil de conseguir si vives en el
campo, porque lo coges directamente, no tienes que comprarlo
ni criarlo. Por eso hacen esta comida.
Entonces se hace una ceremonia alegre, se toma todo esto, que
es un plato típico, al tiempo que se despide al familiar que se va
a Europa y se da las gracias a la persona que le va a llevar a
Europa y le va a dar trabajo.
3. RAQUEL LE SIGUE A CINDY
Después de empezar Cindy con esto, lo ha hecho Raquel,
también nigeriana. Se llama Inma y la conocemos por Raquel.
Lleva muchos años en el país. Ella trabajaba en un bar de El
Limón como prostituta. Raquel entre las nigerianas es una chica
muy discreta y lista.
Raquel ha sabido captar el ambiente del club que frecuentaba,
así que ha convencido al dueño del local, por eso hoy ella es la
dueña. Antes de esto se ha dedicado a otro negocio ilegal. Y
luego, al ser la dueña de un local, ha podido mandar venir a
cuatro mujeres. A éstas las presentó como a sus propias
hermanas. Sean o no hermanas, las ha cobrado a cada una dos
millones y medio. Las chicas llevan aquí tiempo y no aprenden
5

castellano bien, eso les cuesta. Pero, eso sí, tienen que
aprender rápidamente cómo conseguir dinero.
Después Raquel se ha ido a su país por unos meses y ha traído
a otras cuatro chicas. Primero envió dos, ella se quedó en
Nigeria y sus hermanas las acogieron aquí. Luego vino ella con
otras dos. O sea que en total tiene ocho chicas. Las tiene todas
en su casa y en su club, y a veces las va a repartir a Malvavisco,
porque El Limón está mal ahora. Semana a semana, se la ve
por Malvavisco, porque va allí a cobrar de las chicas y de otros
negocios.
Raquel ha comprado el local que regentaba, el bar y el piso de
acogida de las mujeres, el moblé. Está haciendo reforma de los
locales. O sea que debe tener dinero. Tiene dos empleadas
blancas que trabajan de camareras, tiene de tapadera el bar y
su beneficio lo saca en lo otro. ¡Vive de puta madre! Es bastante
admirada entre algunos africanos por su inteligencia y por su
discreción ¡Cualquier mujer no puede hacer lo que hace ella sin
tener problemas con la policía!
4. GUARDAN LA DOCUMENTACIÓN
En general, estas mujeres cuando tienen chicas en su poder y
las chicas tienen algún tipo de documentación, pasaporte o lo
que sea, les retienen la documentación. Les retiran los
pasaportes. O sea que una jefa, una señora, si tiene cinco
chicas, pues se queda con sus cinco pasaportes. Porque suele
ser documentación falsificada, entonces con esos pasaportes
van a poder hacer algunas gestiones, pero otras no. Con un
pasaporte falso se pueden identificar en algún sitio, en alguna
frontera, en los viajes van a tener que utilizarlo... pero si no
tiene un visado, le van a expulsar. Con un pasaporte falso se
puede gestionar un permiso de residencia, por ejemplo... eso lo
hacen muchas chicas. Si para la solicitud hay que falsificar algún
otro documento, pues se hace, se falsifica.
Entonces la señora se queda con los pasaportes y cuando hace
falta para una gestión o un viaje los utiliza... Pero mientras no
acaban la cuenta, los pasaportes están en poder de la jefa.

5

Y por otro lado, lo que hacen es que consiguen algún papel que
les sirva en el día a día a las chicas, que puedan llevar con ellas,
o sea, para justificar su estancia en Villanueva. Un papel de la
Cruz Roja, de alguna asociación... o el padrón del
Ayuntamiento. Algunas de ellas hacen solicitud de refugio
político. Por ejemplo, Cindy llevaba años en El Limón y ha ido a
la Cruz Roja y ha dicho que llevaba dos semanas aquí y ha
hecho su solicitud de asilo político. Esto lo ha hecho Cindy ¡no
vamos a pensar que todos los que piden refugio están
engañando...! Hay mucha, mucha gente que está perseguida,
que no pueden volver a su país y necesitan de verdad refugio,
asilo.
La señora guarda los pasaportes, los saca cuando ella va con las
chicas y le hacen falta, y cuando el grupo (la señora y las
chicas) sufre un acoso policial, o sea, que ve que la están
siguiendo, que hoy la identifican y mañana también, que
expulsan a una de tus chicas, o cosas así... Entonces
automáticamente la jefa coge todos los pasaportes y los entrega
a una persona de su confianza para que se los guarde en su
casa. De este modo, si la policía va a registrar la casa de la jefa
no hay riesgo de que le encuentre los pasaportes.
Podemos entender mejor esto cuando sepamos de otras
mujeres que hacen trata, como Edith y otras.
5. EDITH Y SUS COMERCIOS
Ella también ha sido traída y trabajaba en el mismo bar que
Raquel. Muchas chicas que han sido traídas, cuando han pagado
la cuenta y han sacado su documentación, han traído a su vez.
Es como una serpiente que pone sus huevos aquí y de sus
huevos salen otras serpientes. Y las serpientes que salen van a
poner más huevos...
Ella ha traído a muchas chicas, ha hecho contactos para que
vinieran, o sea que no se ha trasladado para allá. Por lo menos
doce chicas han venido por cuenta de ella. Ya sabemos cómo
es: compra los documentos falsos en Madrid, como las otras
nigerianas, y las manda venir. Muchas llegan de Nigeria a
Londres, porque van con pasaporte británico, y de Londres con
algunas escalas, quizás, hasta Madrid.
5

Edith ahora descansa de trabajar en el bar: tiene doce chicas y
seis millones ha cobrado a cada una. Las tiene aquí y repartidas
por otros sitios de España. Edith es muy desconfiada con
nosotras, será que oculta mucho, porque sabe que está
haciendo cosas ilegales... Si haces la cuenta de cuántos millones
se ha sacado... ¡setenta y dos millones! Necesitaba justificar el
dinero que sacaba, primero cogió una lonja y más adelante dos
comercios en el barrio. Edith nunca está al frente del negocio
que regenta, siempre deja allí a dos de sus chicas. Bueno, hay
muchos africanos y latinoamericanos que han abierto comercios
con su sudor. En el barrio, la mayoría de los comercios son de
emigrantes que han trabajado duro y tras muchos años han
conseguido abrir una tienda, un bar... Pero lo de Edith es
diferente.
Edith vive ahora en otro barrio con sus chicas y con dos
hombres que la ayudan en el negocio, trayéndole chicas de
Madrid después de comprarlas a una mujer que las vende en
Madrid24. Tienen discusiones constantes, a cualquier hora. Los
vecinos se quedan sorprendidos, “¿qué pasa ahí que todos los
días discuten? ¡todos los días hay voces!” pero no lo toman en
consideración, porque el jaleo es entre chicas. Si fuera entre
chicos, o si fuera entre chicos y chicas, pensarían que es más
grave. Pero los vecinos ignoran lo que pasa. Nosotros mismos,
los africanos, hemos tardado en darnos cuenta de algunas de
las cosas que pasaban con estas chicas.
Una vez, una vecina llamó a la policía porque vio a Edith bajar
escaleras abajo con un cuchillo en la mano detrás de una
chica... Y otra vez pegaron a una chica entre Edith y otras en un
portal. La golpearon en la cabeza con una botella. La chica fue
para el hospital, tuvo que ingresar. Al salir del hospital, la chica
se puso a trabajar en otros negocios ilegales. Se juntó con un
paisano suyo y a los pocos días ingresó en la cárcel. Salió
tiempo despúes, pero no está bien de la cabeza, está como
rara... Dicen que se droga, pero quizás no es eso. Hace tiempo
que no se la ve... dicen que la han desterrado a su país.

24

Ver más adelante, "Trata desde Madrid".
5

6. LOS NOMBRES CAMBIAN
Nunca sabes cuál es el nombre verdadero de las chicas
nigerianas, ahora mismo, por ejemplo, una se puede llamar Ana
en Villanueva. Vas a Valencia y se llama Paula. Si la conoces en
Madrid ya te va a dar otro nombre, se va a llamar Isabel. Y
ninguno de estos nombres coincide con el nombre de la
documentación. Pero tampoco puedes fiarte del nombre de la
documentación, porque igual no es el nombre suyo de verdad.
Por ejemplo, hay una chica que en su trabajo en Villanueva y
entre nosotros la conocemos por Margaret, pero en su
documentación pone que se llama Betty, y en realidad no
sabemos cómo la llamará su familia25.
Margaret es una de las chicas que ha estado varios años en el
bar que más tarde cogería Raquel. Estaba en compañía de
Raquel cuando ésta también trabajaba de prostituta. Después
de estar Raquel regentando el bar, Margaret se trasladó a otro
bar de El Limón.
Y después Margaret hizo lo mismo que Raquel, fue a Nigeria.
Estuvo unos meses y vino con cuatro chicas que presentó como
sus hermanas. Ella vivía aquí, pero al poco de traerlas
desapareció y las chicas también. Lo que pasa es que antes ella
misma había traído unas cuantas, sin ir a su país. A estas las
Tener varios nombres una persona no es exclusivo de este ámbito laboral.
Tampoco es señal de estar en algo ilegal o de ser "mafiosa". Los apodos, nombres
de guerra, nombres en el exilio, nombres de familia... son comunes y
especialmente necesarios en situaciones atravesadas por la ilegalidad. Son también
propios de la emigración y propios de las culturas africanas.
Muchos africanos tienen varios nombres de familia: por ejemplo, uno por un
antepasado reencarnado y otro por la línea familiar paterna; a veces existe un
nombre local que equivale a cada nombre musulmán. Con frecuencia, al hacerse
documentación para emigrar a Europa se ponen otro nombre y en las instancias
oficiales se hacen llamar así. Entre sus paisanos seguirán llamándose como en
África o con un nuevo apodo.
Algunos se cambian el nombre africano por uno europeo, que resulte más
fácil de recordar y pronunciar, más familiar para el oído europeo: Papa puede pasar
a llamarse Pedro. Anne Stamm explica: "(En África) Un hombre que se expatría
puede cambiar de nombre. Por ejemplo, un bambara de nombre Traoré al ir a
Senegal se llamaría Diop, ciertamente con la intención de renovarse y, sin duda
también, de integrarse en el nuevo entorno" (1997:25).
25

5

maltrataba, las pegaba... Margaret es muy dura con sus chicas,
no bromea con el dinero: pagas o comes de hostias.
Así que ha tenido problemas con una de las chicas que trajo la
primera vez, porque la policía ha ido a su casa, al tener
conocimiento del maltrato. La Policía fue a identificarla a su
casa. Por eso ella dejó de hacerlo una temporada y después ha
sido cuando fue a su país a por estas cuatro. Puede que las
haya llevado a Villalado o a otra ciudad, que es donde muchas
las llevan cuando las sacan de aquí.
Cuando una chica denuncia, normalmente el caso queda
siempre paralizado. Hay una amenaza y una presión muy fuerte
sobre ellas, de forma que aunque en un momento de
desesperación o de alarma han denunciado, no han desvelado
todo. Al final ellas mismas protegen a la persona que las ha
traído, porque se sienten obligadas.
7. TRATA DE HOMBRES
Las nigerianas no sólo hacen trata de mujeres nigerianas, sino
que también se han puesto a traer a hombres. Un hombre le va
a servir a ella para otros negocios ilegales que tenga, o para
falsificar la documentación que ella misma utiliza. O sea, a los
hombres les cobran en mano de obra. Porque si este hombre
falsifica documentación, pues me hace cincuenta pasaportes y
ya tengo bastante ingresos con eso. Si aparte me vende la
mandanga, ¡me será bastante útil! ¿no?26
Los que vienen son hombres que saben hacer ese trabajo...
ellos ya saben a lo que vienen... Y como no tienen una cuenta
como la de las chicas, ellos pueden liberarse más fácilmente.
Eso es... el pago que tiene que hacer el hombre se hace de otro
El tráfico de drogas ilegales es un trabajo realizado tanto por hombres como por
mujeres. Las noticias que hablan de este trabajo raramente mencionan a mujeres.
En cuanto a los vínculos entre las actividades de tráfico de drogas y tráfico
de personas, es fácil que sean detectados en las investigaciones policiales. Sin
embargo, no suelen mencionarse en los informes policiales que llegan a los medios
de comunicación tras las detenciones.
Por otra parte, en la mayoría de los casos no hay diligencias judiciales tras
las detenciones. Y entre las diligencias que se abren, un número mínimo llega a
confirmar la denuncia policial.
26

5

modo. No le cobran como a las mujeres, sino que él trabaja de
esta manera hasta reponer todos los gastos que ha supuesto
traerle.
Normalmente las que hacen tráfico de hombres son estas
mujeres de las que hablamos. A ellas les interesa traer hombres
para que les ayuden en sus negocios. Y además tienen más
posibilidades que un hombre para traerlos, porque lo hacen
como que es un familiar suyo, un hijo, un hermano...
Algunas mujeres que han traído a hombres son Caroline y Doris.
Caroline ha traído unas cuantas chicas en sus tiempos, entre
ellas a una prima hermana suya, que es Doris, y a un hermano
suyo. Casi todas han cumplido en pagar la cuenta, que era de
cuatro millones y medio, pero Mary y Cristel no acabaron (ver
más adelante). Caroline ha parado con la trata y se ha
marchado, porque ha visto mal la cosa con la policía, por una
denuncia que la ha puesto una de sus chicas, Mary. Se ha
escapado a Estados Unidos y ha dejado aquí a un hermano que
ha traído.
Doris, que la trajo su prima Caroline, pagó toda su cuenta. Es
una chica fina y esbelta, por eso la han comparado con una
famosa modelo de origen africano. Doris se ha quedado en
Villanueva. Trabajó, cogió un piso y se casó para conseguir los
papeles. Luego empezó a hacer su negocio, ha traído ya a
cuatro chicas, a quienes cobra seis millones.
Las pega y las maltrata. Después de que a ella misma la ha
traído su prima, que no la maltrató, ella las maltrata. Ella ha
sentido en su carne lo que es arriesgarse a venir en esa
situación...27 Hace poco fue a su país a pedir visado para
tramitar la residencia por su matrimonio. Vive fuera del barrio
con su marido y con las chicas que ha mandado venir. También

Que aquella mujer que ha sido traída traiga a otras chicas a su vez supone, por
un lado, que la red se alimenta a sí misma, que crece desde dentro, lo que
garantiza la continuidad del sistema. Por otra parte, significa que precisamente
aquellas que han experimentado los efectos más dolorosos de este negocio, son
quienes hacen negocio a su vez utilizando a otras mujeres. Esto segundo es lo que
subraya el testimonio.
27

5

ha mandado venir a un hermano suyo... bueno, o a uno que le
considera su hermano.
8. ENGAÑOS
Algunas chicas que vienen con la trata e intentan estabilizarse
encargan su documentación a estos hombres que vienen a
través del tráfico de hombres. Igual llevan cinco años sin
papeles y cuando han arreglado su cuenta dicen, "voy a
conseguir residencia". Les pagan una cantidad, por ejemplo
doscientas mil pesetas, y ellos le consiguen un visado falso, un
contrato o una residencia falsos. Se la hacen en dos o tres
meses.
A veces hay engaños, la chica paga y luego no hay
documentación. Y la chica no puede hacer nada, se busca la
vida por otro lado, pero no puede denunciar, ¿qué va a
denunciar? Esto pasa mucho, como no se pueden denunciar
estas cosas cuando estás dentro, si hacen acuerdos con
paisanos nigerianos pueden tener engaños fácilmente. Así les
pasó a Elizabeth y a otras chicas.
Elizabeth ha sido traída por Cindy. Pudo pagar su cuenta y vivir
libre, rehacer su vida. Ha andado en otras mandangas y además
se dedicó a hace trata. La primera inversión que ha hecho para
poder traer a algunas fue un contacto con un paisano suyo y su
mujer para las falsificaciones y eso; con ellos invirtió un millón y
medio, para traer a unas cuantas chicas, pero el dinero ha
desaparecido, la engañaron. Ellos tres estaban muy unidos,
pero después de esto han tenido muchos problemas y ella se
apartó.
9. TRATA DESDE MADRID
Hacer negocio con chicas nigerianas es como hacer negocio con
ganado, porque ahora ya no hace falta ir a Nigeria. Si quieres
una chica para trabajar para ti vas hasta Madrid, que está a un
paso, y compras una mujer como si compraras un pollo para
comer. ... Porque ahora en Madrid hay gente que tiene cuatro,
cinco, diez chicas en sus casas, por cuenta propia, para ser
6

vendidas al precio de dos millones y medio cada una, pagando
al contado.
La señora en Madrid las tiene a su cargo, aunque las tenga
repartidas en varias casas, o cuando hace falta las esconde en
otra casa: "guárdamela". En total igual tiene veinte chicas,
todas a su cargo, todas las vende ella. Quizás las ha traído de
Nigeria directamente la de Madrid, o se las ha comprado a otro
o a otra. Se va sacando cada uno como medio millón. Y tú
puedes ir a su casa y miras las chicas que tiene.
Vienes de Villanueva, vas a Madrid a su casa y dices, “me gusta
ésta”. Y ella le dice, “hija, te vas a ir con esta señora”, y la chica
le dice, “sí, mamá”. Tú le dices, “te vas a venir conmigo, vas a
trabajar para mí”, y te dice, “sí tía, sí tía”28. Y te va a obedecer a
todo lo que la pidas y se va contigo. Puedes traerla a Villanueva
y cobrarla a ella más del doble, seis millones. Tú pagas a la
señora y ya está... Así no tienes que ir a tu país a traerlas, no
tienes que conseguir documentación, sólo vas a ir a Madrid y
compras la chica...
Este es por ejemplo el caso de Rose, que fue comprada por
Edith en Madrid. Rose tendrá 17 ó 18 años. Ha llegado a
Villanueva comprada por Edith hace poco. Edith se la compró en
Madrid a una mujer que se dedica a vender chicas.
Rose es una chica muy negrita y muy guapa. Tiene buena
presencia de cuerpo y de cara, va siempre muy arregladita, es
simpática y espabilada. Por eso en poco tiempo, en menos de
un año, ha podido pagar los seis millones de su cuenta a Edith29.
Entre africanos y africanas, las relaciones sociales se equiparan con relaciones
de parentesco familiar: se habla de madre o mamá, tía, hermana, o prima para
aludir a diferentes tipos de relación de apoyo, respeto u obediencia debidos. De
este modo, un amigo íntimo (o alguien que quiere aparentar serlo) es tu hermano
(tu hermano mayor, si es de más edad); un paisano cercano es tu primo; una
mujer mayor que tú, que te ayuda y aconseja y a quien debes respeto es tu madre
(mamassame); y si se trata de alguien cercana a tu madre, pasará a ser tu tía.
28

Relacionan la belleza con el éxito en el trabajo en los clubes. Se explica
expresamente cuando una chica paga la cuenta pronto supuestamente porque es
bella o joven o, por el contrario, tiene mala suerte porque no saca mucho dinero
debido a su físico.
29

6

10. INTERCAMBIO Y TRASPASO DE MUJERES
En Villanueva hay muchas nigerianas. En Madrid hay muchas
más. Y a veces se hace un trato entre las dueñas de mujeres de
Villanueva y Madrid para hacer intercambio de chicas: cuando
una chica deja de trabajar o trabaja lentamente y tarda en
pagar su cuenta, una señora la cambia por otra chica de otra
señora. Por ejemplo, yo tengo una chica que me debe dos
millones y medio y tú tienes otra chica que te debe dos
millones. Tú eres más dura que yo en el trato con las chicas.
Entonces yo te doy la mía y tú me pagas por ella medio millón.
Tú me das la tuya, que me va a deber a mí dos millones, y te
las arreglas para que la que era mía te pague los dos millones y
medio. O sea, que así yo consigo mi cuenta y tú consigues tu
cuenta.
También se venden las chicas de una mujer a otra, por ejemplo
eso es lo que hicieron Caroline y Doris con Cristel.
A Cristel la ha traído Caroline cuando tendía unos 17 años. Lleva
unos años en Villanueva. No pudo cumplir el trato que hizo con
Caroline, porque era muy cría. Pagó cierta cantidad, hasta que
dejó de pagar porque se quedó embarazada. Estando
embarazada no tenía condiciones para mantenerse ella y
trabajar para pagar a la vez la cuenta. Caroline no se hacía
cargo de ella mientras estaba embarazada porque Cristel no le
pagaba su cuenta. ¿Cómo iba a gastar Caroline por Cristel si lo
que quería era cobrar de ella? Por eso Caroline la envió a una
casa de madres solteras llevada por unas monjas, donde la
atendieron. Cristel dio a luz un bebé. Pero las Asistentes
Sociales dijeron que no se hacía cargo del bebé como debía, se
lo retiraron y se lo entregaron a unos padres adoptivos a través
de la Diputación30.

La negación de custodias y entregas en adopción es un hecho frecuente en este
tipo de barrios. ¿En qué condiciones se hace? ¿con qué criterios? En el caso de
personas africanas que viven en situación precaria o con relaciones familiares o
laborales no reconocidas como normales en esta sociedad, hay indicios de que no
se realiza en igualdad de miras que con otras personas. Es una realidad digna de
ser clarificada, pero al mismo tiempo resulta muy difícil hacerlo.
30

6

Cristel ha salido de esta casa de acogida y entonces Caroline la
ha vuelto a recoger, porque ahora ya podía seguir cobrando de
ella. Cristel se quedó embarazada por segunda vez ¡mala suerte
para Caroline! Otra vez de vuelta a la casa de madres solteras,
porque Caroline no está dispuesta a mantenerla. Cristel ha dado
a luz una niña. Pero sucedió otra vez lo mismo, y le pusieron el
bebé en un centro de acogida de niños y Cristel salió de nuevo a
la calle y volvió con Caroline.
En este tiempo Caroline tuvo que escaparse a Estados Unidos,
por la situación de sospecha en la que estaba, como dijimos
antes. Y para entonces Cristel ya la había pagado cierta
cantidad pero tenía pendiente una parte de la cuenta, que
Caroline no estaba dispuesta a olvidar. Caroline no quería
marchar sin cobrar toda la cuenta suya.
Entonces Caroline pasó Cristel a Doris (una de las chicas traídas
por Caroline) y cobró a Doris por esta transacción la cantidad
que le debía Cristel. Doris pago al contado a Caroline esa
cantidad, que era alrededor de un millón y medio, y Caroline
pudo irse a Estados Unidos. Y el nuevo trato no es que Cristel le
va a pagar a Doris el millón y medio que le debía a Caroline,
sino que le va a pagar una nueva cuenta de seis millones. Doris
tiene a Cristel en su casa, la acompaña siempre, la lleva por
todas partes de España para hacer plaza.
¡Cristel se lleva cada paliza de la mano de Doris...! ¡A veces
duerme en la escalera, porque Doris le cierra la puerta y no la
deja entrar...! Y si alguien ve lo que está pasando no puede
entenderlo, porque no sabe lo que se traen entre ellas... ¡no se
puede entender esto si no se conoce de cerca...!
Poco después Doris ya estaba pensando en enviar a Cristel a
Londres. ¿Cómo va a ir a Londres si no tiene documentación?
Pide a un paisano suyo que le falsifique los papeles. ¿Por qué a
Londres? Porque está sufriendo un acoso policial, así que para
deshacerse de Cristel y del acoso de la policía ha hecho negocio
con una persona de Londres: la cobra para enviarla a Cristel, le
vende a Cristel. Lo mismo que primero Caroline hizo con Doris,
ella hace ahora con otra persona, ¡como le salió mal la compra,
la vende a otra persona y así se la quita de encima!

6

11. NO SE PUEDE DENUNCIAR
Vemos que muchas de estas mujeres nigerianas que están en
España han venido a través del tráfico de mujeres. Lo que no se
sabe es por qué esa gente no denuncia.
Cuando sucede algo, cuando a una chica le dan una paliza, van
a su casa y la pegan... se queda en rumores entre nosotros los
africanos: sabemos que ha pasado, pensamos que se trata de
un ajuste de cuentas31, pero es difícil confirmar quién es. Porque
normalmente no se denuncia a la policía. Nunca se puede
denunciar estas cosas, ¡aunque llegue a asesinato! A mí me
contaron el caso de una chica que le pasó eso: unos
desconocidos fueron a su casa y la pegaron. Hasta hoy no
sabemos quién es la persona que les mandó ir a pegarla. No
puedes y no debes denunciar.
¿Por qué no se atreven a denunciar? Es por una razón muy
importante: antes de venir hay un pacto que hacen y ese pacto
lo tienen que cumplir. Por este pacto se comprometen a no
denunciar y se comprometen a pagar el dinero. Porque ellas
hacen una cosa... son cosas de África... hacen un compromiso
con hechiceros según sus creencias. Igual que tú puedes creer
en Dios o en Alá, otro tiene sus creencias en brujos africanos.
Realmente creen en ello, por eso hacen el pacto y por eso el
pacto tiene tanto valor: ellas saben que tienen que cumplirlo.
12. EL PACTO CON EL HECHICERO
Tú estás en Nigeria, quieres que te lleven a Europa. Y la señora
que hace trata contigo para sacarte fuera del país (o sea, la que
te compra o una intermediaria a quien le pagan para que lo
haga) va a buscarte, te va a convencer a ti y a tu familia. Tu
familia te va a animar, te van a decir, “tú marcha a Europa a
Los trabajos considerados ilegales se fundamentan en redes que, como cualquier
red, han de regularse y mantenerse (mantener la jerarquía, las normas, las
condiciones de compraventa del producto: ya sea, en este contexto, droga ilegal,
sexo o personas). La regulación es interna y, obviamente, al margen de lo legal. A
veces se recurre a la violencia (en parte porque no pueden apoyarse en denuncias
públicas ni judiciales); otras veces se usan modos no violentos como la
negociación, la mediación, acuerdos verbales, etc.
31

6

buscar dinero, para que nos puedas enviar un poco. Marcha
para que podamos mejorar algo”. Te animan, te presionan, te
obligan... Y cuando te decides te van a pedir una promesa, que
tienes que pagar cierta cantidad a la señora por llevarte a
Europa, y deber obediencia a la señora hasta que pagues la
cantidad32.
Te va a pedir que selles la promesa, que la selles con un pacto
con un hechicero. Entonces la señora, junto con la chica y un
familiar suyo, van a ir al hechicero. Tu familia es testigo de que
quiere que salgas fuera, que les saques adelante. La señora o la
intermediaria también es testigo, ella paga al hechicero y le
explica en qué consiste el trato.
El hechicero le va a coger un poco del pelo de su cabeza, otro
poco del pelo de la axila, otro poco del pelo de aquí abajo, del
pubis; coge también un trozo de la uña del pie y otro de la uña
de la mano; coge un poco de sudor, empapándolo en un paño,
coge un poco de la regla también. Luego va a coger un trozo de
su ropa, ropa íntima, las bragas o el sujetador, que la va a
restregar por su cuerpo para que coja su olor.
Todo eso se lo va a guardar el hechicero, lo va a atar muy bien
todo junto y se lo va a guardar. Así tiene el poder sobre ella
mientras no pague la deuda. Le va a decir, “hasta que tú no
pagues tu deuda no te voy a devolver tus pertenencias”. Por eso
ella sabe que tiene que pagarlo todo. Si no, no le va a ir bien en
la vida. Si no cumples, la chica que te trae va a llamar al
hechicero y tú no vas a levantar cabeza. Esas son las creencias
que tienen y así es en la realidad. Andarán sin sentido en la
vida, como una serpiente que se arrastra ¿sabes?
Es tan real esto, que está ocurriendo hoy en día. De las chicas
que han dicho, “ya no voy a pagar” y la han dejado a la señora,
algunas han podido salir adelante y no les va mal. Pero otras es
cierto que ya no han estado bien, no han podido subir. Unas han
intentado salir de eso y les han dado una paliza. Otras las has
Esta frase junto con la anterior, es una explicación del proceso en el que se
puede tomar la decisión de ir a Europa. Da idea de una escala de actitudes que
comienza con unas palabras de ánimo, hasta la petición de una promesa, pago y
obediencia tras la decisión. Muestra cómo animar puede ser un modo de presionar,
y presionar puede ser un modo de obligar.
32

6

visto que tienen un problema y luego otro y se han quedado
abajo siempre33.
Vamos a ver algunos ejemplos, que son Mary, Anne Mary y
Jenny.
13. MARY DEJA DE PAGAR
Mary, como dijimos, ha sido traída por Caroline, aunque
también tenía cuenta con Cindy, suponemos que hicieron
sociedad entre Caroline y Cindy. Al principio ella empezó a
pagar. Es una chica joven y guapa, así que trabajaba bastante,
pero en un momento se rebeló y ya no quiso pagar más.
Ella conoció a un hombre español que fue a vivir con ella. Y así
se sintió más fuerte para enfrentarse a las que la han traído34:
no quiso pagarles más. No le importaba comentar su situación
en voz alta en la calle, y hasta lo denunció en el juzgado. No
han podido con ella, no han conseguido que pague los tres
millones que se cobraba en su tiempo. Y ya vimos que Caroline,
su jefa, tuvo que huir a Estados Unidos.
Pero hoy ella no tiene futuro. Se separó del primer novio y se ha
ido con un nigeriano. Ahora es toxicómana, está embarazada.
¿Será que el trato del hechicero se ha hecho real? No tiene una
casa ni una cama para poder dormir, estando embarazada ¿Qué
será de ella con el niño? Nunca he creído en estas cosas, pero
¿será esto la maldición por no cumplir el pacto?

Subir o bajar. Levantar cabeza o arrastrarte (como una serpiente). Estar arriba o
abajo: cuestiones presentadas como eje esencial en el recorrido de vida, y como
excluyentes entre si.
33

Sitúan a los compañeros como fuente de apoyo para las mujeres. Como aspecto
positivo y fortalecedor, protector. Lo que se relaciona con la estabilidad de las
mujeres.
34

6

14. ANNE MARY Y JENNY TAMBIEN ROMPEN EL PACTO
Anne Mary y Jenny han sido traídas por otra Caroline. Anne
Mary es una chica muy guapita y Jenny también. Ambas
también se rebelaron y no pagaron toda la cuenta.
Tras dejar sin pagar del todo la cuenta que tenía con otra
Caroline, Anne Mary ha estado viviendo en Madrid. Ella
entonces consumía mucho alcohol junto con pastillas. Conoció a
un paisano suyo que es padre de su hijo pequeño. Anne Mary
vino a Villanueva, abrió y cerró sucesivamente varios comercios,
pero ha tenido problemas con los vecinos. Usaba los comercios
para dar cobertura a otros negocios de mandanga, no pagaba
alquiler, y los vecinos llamaban a la policía...35 Se fue de
Villanueva. Nunca la ha ido bien su modo de vida. Lo que ha
sucedido es lo que hablamos del pacto con el hechicero, que
efectivamente está dando resultado.
Anne Mary siempre ha estado muy unida a Jenny, se encontraba
en la misma situación y eran de la misma tribu. Anne Mary
siempre la ha protegido a Jenny. Pero Jenny estuvo peor, porque
hoy es una chica toxicómana que se pincha. ¡Pocas veces
habíamos visto a un africano que se pinche! Los africanos tienen
mucho miedo de usar las venas, igual fuman y beben, toman
pastillas... pero no se pinchan. Jenny ha sido de las primeras a
quienes hemos visto. Hay pocas mujeres nigerianas que
consumen droga. Algunas consumen, caballo, heroína fumada y
algunas consumen alcohol. Jenny ha intentado recuperarse, ha
estado en un centro de rehabilitación una temporada. Pero
volvió a caer en lo mismo. Hay más de un motivo para creer
que el pacto que hacen con el hechicero es real, que tiene
efecto...

En barrios como ese hay muchos conflictos vecinales. La especulación y
abandono provocan situaciones de vida extremas, muy estresantes, sensación de
abandono por las instituciones oficiales, sensación de que hace falta "tomar la
justicia por cuenta propia". Los estigmas (traficante, negra, prostituta, ilegal,
mafiosa...) acentúan los conflictos y dificultan abordarlos. Algunos conflictos se
deben a que sus habitantes son muy variados en culturas, modos de vivir e
intereses.
35

6

15. LAS PALIZAS
La jefa vive con ellas en el piso, aunque sean diez o veinte, para
poder controlarlas mejor y poder llevar su cuenta a cabo, es
decir, cobrarles36. Las cuentas suelen apuntarlas en un
cuaderno. Cada una va apuntando lo que paga diariamente, de
conformidad con la jefa, hasta liquidar su cuenta. También
existen las cuentas semanales para la comida de todas y para
otros gastos del piso: todas las semanas necesitas sacar para
comprar comida, cinco mil, por ejemplo, y al mes la cantidad
que te corresponde para el alquiler del piso. Además están los
gastos del butano, la luz y el agua... Todo esto son gastos que
la chica ha de cubrir y que se llevan apuntados.
La convivencia es imposible entre ellas, porque la jefa
descontrola cuando las chicas no pagan su cuenta en el plazo
acordado. Ella tiene dada orden de que cada una se presente,
por ejemplo, con veinte mil pesetas en casa. Hay días de suerte,
que puedes trabajar bien, entonces llegas y entregas todo lo
que sacas. Entregas veinticinco o treinta mil pesetas y la jefa se
conforma. El día que no hay suerte, que no puedes trabajar y
traes sólo cinco mil pesetas, te va a recriminar en voz alta y sin
ningún respeto y sin tener en cuenta a los vecinos de la casa, te
va a castigar, recibes una paliza.
Cuando una mujer que ha sufrido esto me explica lo que ha
vivido, se levanta la chaqueta y la blusa y me enseña las
marcas de la espalda... La hace ponerse de rodillas y ésta se
protege la cara, mientras la jefa le golpea la espalda. La jefa le
grita, “¡give me my money!... ¡give me my money!” y la chica
sufre los golpes, “¡sorry!... ¡sorry!”. Si comparamos el trato que
dan estas jefas nigerianas a sus chicas con el trato que dan los
chulos, aunque sean los chulos de antes, que daban un trato
muy duro, el de las nigerianas es más duro.

Vivir en el piso con la jefa, convivir con ella, supone agravar la tensión. Supone
no poder dar salida en el espacio personal, privado, a las situaciones duras que se
viven. El espacio privado se reduce mucho. Provoca también una sensación de
vigilancia permanente, de reafirmación del poder de la jefa.
Al mismo tiempo, el hecho de que la jefa, de algún modo, le apoye para
ubicarse o desenvolverse en ciertas cuestiones, provoca una confusión entre su
aspecto protector y el opresor.
36

6

Hay otra mujer que recibía duras palizas, Julia. Es una mujer
mayor, madre de ocho hijos, pero bien conservada. Vino con un
grupo de chicas que al principio vivían en una pensión. Tú ves
algo y no sabes lo que pasa, porque ves cómo una chica pega a
Julia y ella se pone de rodillas como suplicando o pidiendo
perdón... como hablan en su dialecto37, no entiendes lo que
pasa... En Nigeria se habla el inglés y se habla una lengua que
ellas llaman pishing, que es como un inglés cambiado. Es como
un inglés de ellos, más simple, pero que tú y yo no vamos a
entender; el inglés que se aprende en la escuela es el inglés de
Inglaterra, pero el inglés de la calle es el pishing (en otros
países también hay pishing, otros pishines)38.
Algunos hemos sido testigos de esto muchas veces... y no
entendíamos, lo que vemos es que hay obediencia y que se
insultan mucho. Hasta que otras chicas africanas te cuentan de
qué se trata. Una vez yo quería llamar a la policía y una mujer
que vivía en la misma pensión que ella y sabía lo que pasaba
me explicó el asunto. Me dijo que no llamara a la policía, que
dejara el tema porque era problema de ellas. La gente las ve así
y piensa, "es una borracha", o piensa, "mira esa puta haciendo
escándalo".
16. COMPETENCIA

Se refiere a su lengua. "Dialecto" es un término cuyo uso fue promovido en
medios coloniales, que sitúa a las lenguas africanas por debajo de las lenguas
europeas.
37

A lo que llama pishing, que es el pidgin nigeriano, es un criollo de base
inglesa. Está aumentando su importancia recientemente, y se usa en
radios, novelas y anuncios (Grimes, Bárbara 2001).
Hablar ese pidgin les permite entenderse entre ellas, siendo de tribus
diferentes, y a la vez, que no les entiendan los demás (a no ser que sean de
Camerún, donde se habla un pidgin similar): la lengua, de este modo, se
constituye en herramienta de discreción en un trabajo que la requiere.
Esto es frecuente en trabajos considerados ilegales o inmorales, como la
compraventa a pequeña escala de drogas ilegales, el tráfico de personas o la
prostitución. Muchos africanos acceden a estos trabajos (como a otros) a través de
redes de paisanos, por lo que hablan la misma lengua o coinciden en alguna. Para
comunicarse entre ellos en este tipo de trabajos, para negociar, acordar, prevenir,
avisar o dejar mensajes, usan la lengua común (y desconocida para la policía y
gente de alrededor).
38

6

Las wata-wata, las jefas de jefas, hacen a veces acuerdos sobre
el precio diario que las chicas tienen que pagar a cada una.
Tienen que pagar 25.000 pesetas de lunes a jueves (o sea,
entre semana cada chica paga 100.000 pesetas en total), y de
viernes a domingo 35.000. En total, la jefa se saca por cada
chica 205.000 a la semana. De cada viernes, sábado y domingo
quitan 10.000 para los gastos de la casa y comida, o sea,
30.000 para gastos semanales de la casa. O sea, que la jefa
cobra 175.000 limpias a la semana por cada chica. Hasta llegar
a los cinco millones acordados, o lo que sea. Entre las jefas
coordinan el trabajo. Es como un acuerdo implícito, todas las
chicas pagan lo mismo, cada una a su jefa, y así no hay
competencia39.
17. EL PACTO TAMBIÉN SE HACE AQUÍ
Muchas mujeres también han tenido que hacer un pacto aquí en
España. Quizás han hecho ya un pacto en Nigeria y tienen que
volver a hacerlo aquí.
Por ejemplo algunas han hecho un pacto allí y desde Nigeria las
llevan hasta Madrid. En Madrid pasan un tiempo y las compra
otra mujer. Entonces tienen que hacer otro pacto, porque al
venderlas, la mujer que las ha traído hasta Madrid cierra el
pacto de Nigeria: ahí se ha acabado su compromiso y su
Pocas veces se mencionan tareas que requieran una estructura jerárquica por
encima de las jefas. Esta explicación (el modo de hacer trato unas jefas con otras)
describe una forma de coordinación. Pueden existir otras formas: Cindy
(nigeriana), para llevar a sus chicas a Europa y gestionar su trabajo a distancia o
con visitas periódicas, debe necesitar coordinar con otras personas.
Otras tareas, como encargar pasaportes falsos o sobornar a los funcionarios,
no exigen una organización jerárquica. De hecho, son tareas comunes entre
quienes no tienen ciudadanía o residencia reconocida; y necesarias para pasar
fronteras y controles, hacer ciertas compras, conseguir documentación, conseguir
un carnet de conducir, etc. Sin embargo, el hacer estas tareas con frecuencia
despierta sospechas que es necesario acallar, y para ello sí puede ser necesario un
poder superior que pague o pacte silencios.
Giovanna Campani, en un estudio sobre el tráfico de mujeres nigerianas,
define a las jefas como un contacto intermedio entre las chicas y la organización
que arregla el viaje, a quien envían el dinero para reparar la deuda (1999:253). En
nuestro caso, parece cierto que quien ofrece este testimonio no imagina una
estructura jerárquica por encima de las jefas, o no se ha detenido a definirla.
39

7

cuenta, porque la nueva compradora le ha pagado por la chica.
Ahora la chica tiene una nueva cuenta con la otra mujer, la que
ha ido a Madrid a comprarla, y la compradora hace un nuevo
pacto.
Así le pasó a Pepita. Pepita ha sido traída por Margaret hace
unos años. El día que llegó a Villanueva, a mediodía, Margaret
fue con Pepita a donde residía ella, que era un hotel del barrio.
Pensemos que Pepita no sabía nada de español, y en Villanueva
no conocía nada ni a nadie, sólo a Margaret. Al llegar al hotel la
ha dado de comer y ha estado un rato con ella.
Pepita fue a su habitación y poco después Margaret la ha
llamado y la ha explicado lo que le iba a hacerla. A continuación
la sentó, cogió una tijera y comenzó: le cortó las cinco uñas de
la mano derecha y las cinco uñas de la mano izquierda, luego le
cortó las cinco del pie izquierdo y las cinco del pie derecho. Le
cortó un trozo del pelo de la axila derecha y de la axila izquierda
y del pubis. Del mismo modo que hemos visto que hacía el
hechicero, todo mezclado lo envolvió en un paño y lo guardó.
La prometió que lo iba a enviar a Nigeria a una familiar suyo.
Pepita ya sabía el trato que tendría que hacer... tendría que
pagar la cuenta, porque si no podría morir... Cuando Pepita me
lo cuenta yo le digo que no se lo crea, que no puede morir por
ese pacto... Pero Pepita me dice que no sé de qué se trata el
pacto, ella dice que es un pacto muy fuerte y muy eficaz.
Pepita estuvo años trabajando al servicio de Margaret. Pasaba
muchos días llorando. Margaret no se separaba de ella. Cuando
llegaba a casa sin la cantidad establecida para pagar a
Margaret, recibía una paliza de ésta. Pepita se ha tenido que
esforzar mucho para poder pagar a Margaret... tardó tres años.
Ha sido difícil para ella, porque no es atractiva. Cuando le
faltaban doscientas mil pesetas para terminar de pagar se
marchó de casa de Margaret y se fue a vivir con una compañera
de Guinea Ecuatorial, y acordó con Margaret que la pagaría
todas las semanas veinticinco mil pesetas.
Pero tuvo que ingresar una semana en el hospital para hacerse
una operación de mujer. En general, las chicas nigerianas usan
preservativos pero van poco a consultas ginecológicas. Saben
que tenemos un Centro de Atención Psicosocial, pero algunas
7

quizás creen que prostituirse no supone tener ningún riesgo de
enfermedad, no saben todas las enfermedades que pueden
tener. Y cuando sienten que pueden tener alguna infección, o
sea, cuando notan algo, acuden directamente a urgencias al
hospital40. Igual pasa con las guineanas.
Bueno, a Pepita le dieron el alta, aconsejándola reposo. Pero no
pudo reposar, porque tenía que trabajar para acabar de pagar
las doscientas mil pesetas. Tras dos días de trabajo la volvieron
a ingresar dos semanas porque se le reventaron los puntos.
Poco después la vuelven a ingresar un mes porque se le habían
infectado los puntos. Como estaba escarmentada de lo que le
había pasado por no hacer reposo, se ha quedado muchos
meses sin ir a trabajar. La chica guineana con la que vivía ha
estado pagando todos los gastos del piso durante este tiempo,
agua, luz, comida... y le dejaba todas las semanas prestado
para que pagara a Margaret. Hasta hoy que se encuentra mejor
y ha podido pagar toda la deuda a su compañera de piso.
Se ha quedado muy traumatizada y ya no anda con
nigerianas41. Ahora lo único que quiere es poder conseguir sus
papeles, trabajar y mandar algo para su familia, porque desde
que está aquí no ha podido enviarles nada.
18. AFRONTAR LA SITUACIÓN AL LLEGAR AQUÍ SOLA
Cuando llegan aquí estas chicas de Nigeria tienen más
dificultades que las mujeres de Guinea Ecuatorial, las mujeres
Hay que considerar que el sistema sanitario en los países de procedencia
funciona de modo muy diferente al local; y las concepciones sobre la biología
humana y sobre el origen de las enfermedades son también muy diferentes. Por
ello no les resulta fácil entender y seguir las rutas establecidas: prevención,
atención primaria, seguimiento, atención de urgencias... Además, sólo muy
recientemente se ha reconocido el derecho a la asistencia sanitaria a todas las
personas, tengan o no documentación; y en muchos lugares aún se trata de un
reconocimiento formal pero no real, ya que siguen existiendo muchas trabas y poca
voluntad para darles una tarjeta sanitaria, que en todo caso es temporal.

40

En la emigración se mantienen vínculos especiales con las paisanas y paisanos,
se convive más estrechamente con ellas. Y si es posible, con hermanas de tribu y
lengua (como Anne Mary y Jenny). Eso es lo más normal. Por eso se subraya que
Pepita "ya no anda con nigerianas".
41

7

de Brasil o de un país que se habla español o una lengua
parecida. Porque Nigeria es una excolonia anglófona, y tienen
que afrontar la dificultad del lenguaje: a ellas aprender
castellano les cuesta mucho más.
Además ellas vienen de su tribu y las sacan de sus costumbres,
sus tradiciones, su cultura, el clima que es muy diferente,
porque es muy caluroso allí... Al llegar aquí se encuentran con
que tienen que acostumbrarse a una nueva cultura y a un clima
diferente. Después ¿qué les pasa? que se ven atrapadas, se ven
solas y tienen que adaptarse a esto ¿cómo van a defenderse?
¿cómo van a salir de esta situación? En esta situación es difícil
integrarse...
Y la familia... Algunas no se atreven a contarles a la familia lo
que les pasa. Para no hacerles daño, o porque piensan que no
van a comprenderlas. Otras se lo cuentan por encima. Pero la
familia ¿qué puede hacer? Algunas escriben, les dicen que se
dan cuenta de que ha sido un error. Y la familia no para de
llorar, le piden que vuelva... ¿A quién le van a contar? A veces
no confían en sus paisanas, buscan a alguien que no sea de su
país, alguien que les escuche...42 Y en la gente de aquí no
suelen confiar, tienen miedo.
¿Y cómo van a confiar en la policía para denunciar? En vez de
acogerlas las toman como culpables y las expulsan. Un ratón y
una serpiente no pueden vivir en el mismo agujero, porque la
serpiente se come al ratón. Sería meter la mano en el fuego,
sabiendo que te vas a quemar. La única ayuda que les dan es
aplicarles la ley de extranjería. Una extranjera no suele
denunciar. Si se quiere marchar, denuncia sabiendo que la van a
expulsar. Si no, no denuncia. A veces, cuando ya no aguantan
más, denuncian una cosa concreta, una paliza, etc., pero sin
hablar del tráfico43.
Las paisanas son referencia de apoyo, pero a veces surge la situación contraria:
porque las jefas son también paisanas y el pacto se ha realizado con paisanas. En
ese caso no conviene que las paisanas sepan si se rompe el pacto, o no querrán
saberlo.
42

No confían en la policía para denunciar. ¿Por qué? Entre otras razones, la imagen
que han obtenido de su experiencia con la policía es de corrupción: en controles y
fronteras han permitido o impedido que pasen; como trabajadoras del sexo, les
han pedido servicios gratuitos a cambio de favores, y en ocasiones han presionado
para obtener estos servicios; han controlado, facilitado o impedido arbitrariamente
7
43

Como se trata de mujeres extranjeras, tienen problemas con su
documentación. También porque la prostitución en este país
está tolerada pero no permitida, pero para las mujeres
extranjeras, por la ley de extranjería, no está tolerada ni
permitida. O sea, que además de otras dificultades, como si
fuera poco, tienen que enfrentarse a la ley de extranjería, con el
problema de los papeles. O sea, todas las trabas que pone la ley
de extranjería para poder residir en el país de forma legal.
Todas las complicaciones que tienen que pasar para lograr la
documentación en regla. Y lo que las hacen si las identifican y
no tienen todavía en regla los papeles: las detienen, las
expulsan...
La ley de extranjería... ¡esa ley igual es la mayor culpable de
todo lo que está sucediendo...! La ley de extranjería nos pone
problemas para venir: “necesitas visado” y problemas para
residir: “necesitas residencia, necesitas un contrato de
trabajo...” Si todas las personas pudiésemos viajar a donde
quisiéramos, ir a vivir a donde queramos, buscarnos la vida... Si
nos va mal nos volvemos, o buscamos otro lugar, si nos va bien
nos quedamos por un tiempo... Si pudiéramos hacer esto sin
problemas de papeles no habría gente que se aprovecha de
nosotros. Nadie podría decir, “yo te llevo a Europa, tú me pagas
por llevarte”, nadie podría decir: “me quedo con tu pasaporte
hasta que me pagues”.
Antes, cuando no había esta ley de extranjería, también habría
tráfico de mujeres, porque el tráfico de mujeres será tan
antiguo como la prostitución. Pero entonces no podrían sacarse
tanto beneficio, no podrían tener tan encarceladas a las
mujeres. Yo creo que ahora es peor que nunca... La ley que
provoca estas injusticias es culpable por encima de las mujeres
que hacen la trata.
obtener su documentación; han visto como hacen redadas periódicas en los clubes
(por ejemplo si los dueños no se las han arreglado bien con ciertos agentes, como
se llevan a todas las mujeres a comisaría o buscan que denuncien a alguien
amenazando con abrir expedientes de expulsión, etc.
Las denuncias citadas se asocian a situaciones excepcionales: cuando se
quieren marchar (porque saben que les van a expulsar); en caso de palizas (y
entonces se denuncia la paliza, no el ser traficada); por impulsos de venganza; o
por la presencia de personas como apoyo, normalmente novios (y en este caso, a
veces se denuncia el hecho del tráfico).
7

19. PERSONAS QUE SE VEN METIDAS SIN QUERER
Hay algunas personas se ven metidas en esta cuestión, sin
darse cuenta al principio. Por ejemplo, estaban ayudando a una
mujer en una gestión y se dan cuenta de lo que hace esa mujer
a quien ayudan, que es una señora que ha traído chicas.
Esto es lo que le pasa a Fred, un señor nigeriano que lleva
muchos años residiendo en Villanueva. Está casado con una
mujer española, y trabaja como curandero y astrólogo. Es un
hombre my charlatán, habla por los codos... es un hombre de
respeto a quien le gusta mucho estar entre los suyos y
ayudarles. Por eso Fred sirve de gestor para los casos de sus
paisanos y paisanas, por ejemplo algunas mujeres que trafican
con otras mujeres como Edith, Cindy, Raquel...
Cuando ellas tienen algún problema de gestión, cuando reciben
cartas de la Seguridad Social, citaciones judiciales, etc. se
dirigen a Fred para que se lo explique o para que les acompañe
a donde sea. Ellas van a pedirle gestiones y a la vez le están
contando todo: “fíjate que esta chica no me ha pagado...”, le
dice una; “mira lo que me debe fulanita...”, le dice otra. Sus
paisanas explotan a otras mujeres, las compran y las venden, y
él se cansa de oírlas hablar sobre esto, porque no le gusta lo
que hacen.
Él quiere ayudarlas a hacer gestiones, como hace con otros
paisanos suyos, pero no quiere verse mezclado en los asuntos
que tienen que ver con las chicas que compran, en denuncias y
esas cosas. Es difícil para Fred, porque él quiere ayudarlas, pero
no en estas cosas que se relacionan con el tráfico de mujeres.
Poco a poco se da cuenta de lo que están haciendo. Y le cuesta
decir que no, negarse. Él intenta apoyar en unas cosas sí y en
otras no... Pero eso es difícil. No apoyar en nada también es
difícil44.
En el texto se mencionan algunas otras situaciones de apoyo: el regalo o
préstamo de dinero y el apoyo en gestiones. En este párrafo se explica con mucha
claridad una situación conflictiva común. Fred intenta ayudar a las chicas sólo en
algunas cosas: en aquello que no tenga relación directa con el tráfico de mujeres.
Pero, ya que la relación de apoyo se establece entre personas y no entre
situaciones aisladas, y las personas tenemos actitudes variadas, esto se le hace
7
44

20. TRATA ENTRE FAMILIARES
Ya hemos visto mujeres que traen a una hermana suya y
algunas mujeres hablan de las chicas compradas como si fueran
sus hermanas, para ocultar su vigilancia y acompañamiento
permanente. Cuando una mujer nigeriana trae a familiares
suyas, una prima o una hermana, esto no significa que la va a
tratar mejor que a las otras chicas que trae, poruqe sea su
familia. Como le pasó a Petra, que ha venido a través de
Margaret, y es prima hermana de Margaret.
La cuenta que tenía con Margaret era de cuatro millones. Petra
no se negaba a pagar la cuenta, estaba dispuesta a pagarla.
Pero ella esperaba que el trato que iba a recibir de Margaret iba
a ser diferente que el que daba a las otras chicas de Margaret,
por ser de la familia. Pero Margaret no veía las cosas igual. Hay
un refrán que dice, “amigos, amigos, negocios aparte” o sea,
“aquí no hay prima ni hermana, el dinero por delante”. Cuando
llegaba con poco dinero para pagar la pegaba, Petra se agarraba
a ella y se partían las dos a puñetazos...
Petra se enfadó y salió de casa de Margaret cuando faltaba muy
poco para terminar la cuenta. Petra se ha ido a vivir con un
chico nigeriano a Madrid. No cumplió el pacto y hoy está
enganchada a la droga...
21. EL MIEDO
Hay africanos que están sin papeles y tienen miedo de la policía,
pero no es el mismo caso de las mujeres que trafican con
mujeres, porque ellos no han hecho nada ilegal. Como las que
son traídas, que están siempre asustadas, aterrorizadas por la
situación que viven, y además tienen miedo de ser detenidas y
expulsadas de nuevo a su país porque no tienen
documentación.
Y las mujeres que traen chicas, como siempre tratan de ocultar
todo y no dicen la verdad ¡andan con tanto chanchullo que
imposible.
7

tienen mucho miedo! Solamente las miras y ya tienen miedo45.
A todo el mundo le ven como la policía, y la misma palabra
“policía” les asusta mucho. Como Melanie, que lleva en
Villanueva muchos años.
Melanie tuvo problemas con la policía por la documentación, por
eso la expulsaron para su país. Al poco tiempo regresó por
segunda vez a través de Kerry, con otra documentación. Cuando
llegó por segunda vez no ha llegado sola, ha venido en
compañía de cuatro más, todas por parte de Kerry.
Kerry vivía en un piso con Melanie y las otras chicas que había
traído. En el piso había discusiones contínuas entre ellas... Una
vez ha habido una pelea muy fuerte entre una de las chicas de
Kerry y Kerry, quien la reclamaba su dinero. Otra vez ha venido
la policía a su casa y se han llevado detenido al compañero de
Kerry, que ha sido desterrado al día siguiente.
En cuanto a Melanie, hoy ya ha arreglado sus cuentas, se
supone, porque en este momento también tiene ella en su
poder unas cuantas chicas. Sus chicas paran en la calle
Malvavisco. De vez en cuando van para otro sitio a hacer plazas.
Ella dejó de vivir con sus compañeras y se fue con sus chicas a
otro barrio.
Melanie es una chica que anda siempre asustada, y es por este
motivo. Porque si no haces nada malo no tienes por qué temer.
Así dice una canción africana que se canta en varios lugares, y
que dice más o menos: “¿Qué temes?/ ¿De qué tienes miedo?/
Has matado/ No ha habido testigos/ Él está muerto/ El muerto
no habla/ Ahora tienes miedo/ ¿De qué tienes miedo?”46.
Hay que ubicar la explicación en un contexto de vida cotidiana con todas las
actividades legales e ilegales citadas. La gente pasa muchas horas del día en los
bares y tiendas, en las calles. También las comunidades inmigrantes. Esperando,
mirando, vigilando y siendo vigilada. Hay que mirar adelante y hacia atrás antes de
hacer; hay que disimular en ocasiones; también hay que saludar a todos, a todas:
que sepan que les hemos visto y que nos sabemos vistos; hay que hablar bajo a
veces, otras es mejor vocear.
45

El ambiente de mentira y ocultamiento influye negativamente en la vida de las
personas, porque hay como una doble vida: la subjetiva y personal, y la social. Y
en la vida social, donde aparece la mentira, no se puede validar la vida personal, o
sólo en un circulo muy reducido. La necesidad de contar, de comunicar, choca
contra la necesidad de ocultar. Si además la mentira ha de ser asumida como una
7
46

"VAMOS A HACER ALGUNAS PREGUNTAS"
Hablamos de mujeres extranjeras traficadas, hablamos de
portuguesas; de latinoamericanas: argentinas, colombianas,
brasileñas y dominicanas; de africanas: guineanas y nigerianas.
Todo este mundo se mantiene con mujeres extranjeras. Y yo me
pregunto ¿cómo se puede introducir en un país tantas mujeres
de otro país... por ejemplo, entran dos, tres, cuatro, cinco sin
trámites de documentación... entrando cada vez más? ¿cómo
podemos ver que se hace esto sin que pensemos que hay
corrupción?
Una de las corrupciones es la de las embajadas o consulados en
los países de donde vienen las chicas y en España, según si las
mujeres hacen las gestiones para traer chicas desde aquí o
viajan a su país. De cualquier modo, siempre tendrán que
contar con la ayuda de la embajada para conseguirles visado a
las chicas, aceptar sobornos. En los aeropuertos también hay
corrupción, y en las fronteras, etc. etc. ¡Y ya sabemos quienes
trabajan en fronteras y aeropuertos...!
Y los abogados. Algunos abogados las explotan, les prometen
arreglarles la residencia, les cobran por adelantado trescientas o
quinientas mil pesetas y a muchas nunca se la arreglan. Se
dedican expresamente a trabajar con extranjeras.
Muchas mujeres, mientras no tienen la residencia, llevan con
ellas un papel firmado por un abogado reconocido. Este papel se
lo enseñan a la policía cuando les piden identificarse, y a veces
ellos se lo rompen en la cara: "fulanito, a tomar por culo". La
policía de extranjería ¿Por qué cometen una injusticia con otras
personas inmigrantes que vienen por los motivos que sean de
su país a buscar un trabajo con propósito de mejorar la vida y
poder ayudar a sus familias en el país?... Gente que les cierran
las puertas y les ponen obstáculos para poder legalizar su
situación en el país...

forma de vida y las personas se ven forzadas a llevar una doble existencia,
entonces la situación es más complicada, porque se crea una confusión ética y
vivencial (Martín Baró, Ignacio 1990:81).
7

¿Por qué detienen a una mujer, a una persona, a una inmigrante
de éstas, que sale a la calle, que va a fregar los platos o a
limpiar la casa de una señora...? ¿Por qué la detienen por el
hecho de no llevar documentación...? Se la detiene y se la
expulsa para su país... ¿Y por qué no sé cuántas mafiosas
presentan documentación falsa y consiguen legalizar su
situación en el país? ¿Qué pasa, que no queréis la verdad? Soy
una extranjera emigrante, vengo con toda sinceridad, estoy
aquí simplemente ganando un pan, ¿no aceptáis mi verdad, no
aceptáis mi conducta...? Entonces yo quiero ser mafiosa
también...
Algunos africanos pensamos, ¿cómo pueden traer a una chica
así, si entre nosotros nos consideramos hermanos y hermanas
porque somos de la misma raza...? Incluso traen a sus propias
hermanas de sangre, que han salido de su mismo vientre, y las
tratan de esa forma ¡poniéndolas a prostituirse y cobrándolas
esas cantidades...!
Eso nos sorprende bastante, por eso muchos tenemos rechazo a
la gente de quien sabemos que actúan así, tenemos rechazo a
las mujeres que sabemos que comercian con otras mujeres.
Uno dice, “si a mi hermana le pasara lo que estoy viendo, sería
capaz de hacer algo para lo que no hace falta la policía...” Otro
dice, “estoy tan mal con lo que les pasa a muchas chicas que
conozco, que querría denunciarlo, pero no tengo papeles... “47.
De vez en cuando aparecen noticias en los medios de
comunicación, en el periódico, la radio, la televisión. Lo estamos
escuchando y viendo: que han detenido en Valladolid a una red
de proxenetas que operaban en tal club o en tal barrio, trata de
blancas. Otro día en León, en Bilbao, en Barcelona, otro en
Galicia, en San Sebastián, en Madrid. Escuchamos y nos
En algunos comentarios se dejan ver sentimientos de compasión por una parte,
y de odio y necesidad de venganza, por otra. En el texto se refleja con claridad que
las experiencias traumáticas no sólo provocan necesidad de liberación y de
denuncia, sino aspiraciones de venganza y envidias ("... yo quiero ser mafiosa
también").
47

Respecto al odio, recordemos que "(...) es una reacción comprensible y muy
humana. Sin embargo, también debe reconocerse que el odio, siendo humano, es
paradójicamente un sentimiento sumamente deshumanizante" (Varios Autores
1990:55).
7

olvidamos al momento, distraídas con cualquier otra noticia, sin
darnos cuenta de que es una situación que tendríamos que
considerar seriamente y luchar por acabar con ella.
Lucrecia Pérez, esa mujer que fue asesinada, esa mujer tenía
una cuenta pendiente con los policías que la asesinaron, la
habían traído ellos y ella no había pagado todo. Y las mujeres
nigerianas que están llegando embarazadas a las costas de
Tarifa, ¿no sabemos a través de quién vienen? ¿no sabemos por
qué llegan embarazadas? ¿qué les hacen los policías en las
fronteras de los países por las que han pasado?
Estos no son casos aislados, son sólo lo que nos muestran, pero
detrás hay mucho más. Si todas estamos en silencio, es que
comemos todos de la misma hipocresía. Realmente todos
sabemos lo que pasa en el mundo y lo que está ocurriendo aquí
mismo, y nos callamos ¿Por qué no pedimos una solución para
esta situación?
Sobre la mujer, sabemos que existen en Villanueva muchas
asociaciones de mujeres agrupadas en una coordinadora;
sabemos que existe el Instituto de la Mujer. Y otras
organizaciones de mujeres y organizaciones feministas. Hay
mujeres juezas y mujeres fiscales. Mujeres abogadas. Y todas
las mujeres que tenemos conocimiento del tráfico de mujeres y
nos callamos ¿Por qué se queda todo esto en silencio? ¿Por qué
como mujeres tenemos que soportarlo y no podemos
defendernos unas a otras?

8

Los hombres están hechos de tal modo
que incluso cuando mienten dicen la
verdad, otra verdad. Y si, al contrario, es
la verdad lo que quieren lanzar de boca
afuera, siempre va con ella una forma de
mentir, aunque no quieran hacerlo. Por
eso nunca llegaríamos al fin si nos
ponemos a discutir lo que hay de verdad
y de mentira en las historias (...)
José Saramago.
Alzado del Suelo

EL VALOR DE LOS TESTIMONIOS
Estos testimonios transmiten una visión personal de lo que
sucede respecto al tráfico de mujeres, y no por ello deja de ser
una visión compartida y desde dentro. Gente que puede llevar
incluso más de quince años en ese barrio, y por lo tanto ha
podido ver el deterioro del lugar durante ese tiempo: cómo ha
cambiado el tipo de prostitución, el trato hacia ellas, la
consideración de esta profesión y el modo en que llegan las
mujeres extranjeras que trabajarán en este oficio.
Por eso se puede hacer un recorrido por el texto en varias
dimensiones: primero, un recorrido longitudinal temporal
respecto a un mismo enclave (ese barrio) y respecto a una
misma persona. Segundo, un recorrido transversal, hablando de
las actividades de varias personas en un mismo momento. Este
es otro aspecto de interés y originalidad de la información.

8

Algunos vacíos patentes
Recordemos que, como explica Laura Mª Agustín, no todas las
prostitutas llegan mediante estas redes y que el tráfico de
personas no existe sólo con fines de prostitución. Además,
ambos negocios no están separados del tráfico de droga ilegal y
de la falsificación de documentos (lo que se afirma
indirectamente). Llama por ello la atención que no se hable
detalladamente de estos ámbitos. De todos modos, puesto que
estas tareas no son separables, surgen en los testimonios,
aunque no expresamente.
No pasa desapercibida tampoco la falta de mención a ciertos
responsables, como los funcionarios policiales (los de las
embajadas sólo se citan superficialmente48). Aludir a
responsables cercanos/as, visibles, al tiempo que los mayores
responsables quedan casi sin mencionar, puede dar lugar a una
imagen distorsionada de esta realidad. Esto, unido a que la
gente mencionada en el texto tiene varios estigmas ("negra",
"inmigrante", "traficante", "prostituta"...) permite
criminalizarles, desviar responsabilidades. Permite, en definitiva,
normalizar situaciones inhumanas.

Sobre el modo de conocimiento de esta realidad
Quienes hablan, comparten lugar de vida o trabajo con mucha
gente inmigrante. Gente con diversos trabajos en comercios,
mercadillos, en la construcción, el trapicheo de drogas, trabajo
en clubes, como empleadas de hogar... que se ven unos a otros
progresar o no progresar a lo largo de los años. Gente que
decide o no entrar a trabajos ilegales en algún momento de su
vida, que le va bien o mal en ellos, mejor o peor que en otros
trabajos, mejor o peor que a otras personas como ellas.

Giovanna Campani menciona un escándalo destapado en Italia: visados fáciles
otorgados a mujeres nigerianas, con la complicidad de ciertos funcionarios de Italia
y de la embajada italiana en Lagos. Según ella, una vez destapado se redujo algo
la inmigración nigeriana en Italia (1999:249).

48

8

Gente para quienes salir adelante no es fácil, porque son
consideradas personas "ilegales". Gente que hace vida de
barrio, y por lo tanto quiere estar al tanto de quien entra y
quien sale de cada negocio y trabajo, de quién es quién. Porque
es un modo de distraerse y a la vez de sentirse parte de un
barrio, de una comunidad (la africana, la magrebí, etc.) y
también porque debe de conocer a su clientela, porque en ello
le va la buena marcha de su propio negocio.
La opción de la mayoría de los vecinos y vecinas de ese barrio
será mantener una distancia y discreción respecto a esas
situaciones que afectan y donde está implicada mucha gente de
modos diversos. Así es como pueden mantener unas mínimas
relaciones sociales y de vecindad, no agravar los conflictos
inevitables en este contexto y no complicar más la ya difícil
situación de mucha gente.
Esto no significa que no se tenga idea de lo que sucede. ¿Cómo
es que alguna gente africana de ese barrio da muestras de
saber de esta realidad sobre el tráfico de personas?
El texto nos da a entender que hay actuaciones más o menos
discretas, que dejan ver movimientos de personas (alguien viaja
a su país y vuelve con varias chicas o sin ellas, alguien
desaparece del barrio y vuelve a aparecer con o sin chicas),
compañías frecuentes, tipo de relación con las compañías
(violencia física o verbal, obediencia, control)...
No todo esto que se observa puede entenderse. En el texto se
explica el proceso en esta secuencia: hay un hecho real
( "sabemos que ha pasado"); hay una interpretación
("pensamos que se trata de...") y esta interpretación se sabe
que tiene un margen de error ("... pero es difícil confirmar");
por lo que el hecho y su interpretación se quedan dentro del
círculo de conocidos ("se queda en rumores entre nosotros los
africanos").
Otra información pude provenir de comentarios indirectos:
información que circule en clave de contraseñas y miradas por
las calles, que se desprenda a media voz en los bares y
locutorios telefónicos, o se alardee o confiese en las
borracheras.
8

Y por último, ha de haber información que se comenta en los
espacios de comunicación entre gente africana (casas, bares o
comercios), por la propia necesidad de dar salida a lo que se
vive.

Sobre los limites en el acceso a esta información
Muchos hechos mencionados no son conocidos públicamente,
fuera de las afectadas y gente allegada. Otros hechos los
conocen vecinos y vecinas, pero raramente las trabajadoras
sociales o sanitarias que trabajan con ellos y ellas. ¿Por qué no?
Posiblemente, porque no suelen vivir en ese barrio, porque no
tienen las herramientas para interpretar lo que ven, y porque
quienes habrían de beneficiarse de su trabajo no confían en
ellas.
Efectivamente, como hemos visto, hay un ámbito de hechos y
análisis que no suele salir de la gente africana o del grupo de
paisanas y paisanos. Y mucho menos llega a "los blancos, las
blancas", de quienes con frecuencia se considera que no van a
saber entender, que no van a comprender, o que su única
respuesta va a ser denunciar. Una persona que trabaja día a día
en ese barrio con gente traficada (la trabajadora social que
gestiona la adopción, la psicóloga con la que se hace terapia
semanal, o la trabajadora de calle que escucha y apoya en
algunas situaciones) podría saber de esto. Pero normalmente no
le contarán.
Esto es especialmente llamativo, sobre todo en lo que se refiere
al tráfico de mujeres nigerianas y, en menor medida, al de
mujeres ecuatoguineanas. Es posible que muchas trabajadoras
sociales y de la salud crean que casi no existe el tráfico de
mujeres, o no imaginen que sea realizado también por mujeres.
Una de las posibles razones es la tendencia a pensar que existe
una solidaridad implícita entre mujeres: en ciertos ámbitos
cuesta aceptar que sean mujeres quienes participen o se
beneficien de este tipo de negocios.

8

Tras la lectura queda patente que la gente de un barrio como
ese sabe muchas cosas sobre lo que sucede en sus calles y
locales, las cuente o no. Con frecuencia se nos olvida que la
gente sabe o puede saber lo que sucede, aunque no puedan
contarlo o no se les escuche. Y se nos olvida que, aunque sea
muy reducido el círculo de quienes conocen, los hechos afectan
a la gente.
Aunque oculta, la situación no deja de ser real: existe y tiene un
impacto que no sólo es económico y social sino, sobre todo,
humano y personal.

8

BIBLIOGRAFÍA CITADA
Campani, Giovanna. 1999. "Trafficking for Sexual Exploitation
and the Sex Business in the New Context of International
Migration: the Case of Italy". En: Martin Baldwin-Edwards y
Juaquín Arango (Eds.) 1999. Immigrants and the Informal
Economy in the Southern Europe (230-261). Frank Cass:
London.
Campani, Giovanna; Carchedi, Francesco y Picciolini, Anna.
1997. “Le trafic des femmes immigrées à des fins d´exploitation
sexuelle en Italie.” Migrations Societé, vol IX, nº 52 (105-114).
Carchedi, Francesco; Picciolini, Anna; Mottura, Giovanni y
Campani, Giovanna. 2000. "La prostituzione straniera in Italia:
analisi dei risultati dell´indagine sulle protagonista e i modelli
relazionali di F. Carchedi". En: Angeli, Franco. 2000. Il Colore
della Notte. Migrazioni, sfruttamento sessuale, esperienze de
intervento sociale (148-151). Italia.
Grimes, Barbara (ed.). 2001. Ethnologue. Languajes of the
World (14th.Edition). International Academic Publications,
Summer Institute of Linguistics: Texas, USA.
Martín Baró, Ignacio. 1990. "La violencia política y la guerra
como causas del trauma psicosocial en El Salvador" (66-87).
En: Martín Baró y varios autores. 1990. Psicología social de la
guerra: trauma y terapia. UCA Editores. El Salvador.
Stamm, Anne. 1997. Las religiones africanas. Acento Editorial:
Madrid.
Varios Autores. 1990. Guerra y deshumanización, una
perspectiva psicosocial (41-65). En: Psicología social de la
guerra: trauma y terapia. UCA Editores: El Salvador.

8

LECTURAS RECOMENDADAS
Agustín, Laura. 2000. “Trabajar en la industria del sexo.” En OFRIM
Suplementos, No. 6, junio, 155-172.
http://www.nodo50.org/mujeresred/laura agustin-1.html
Agustín, Laura. 2001. “Mujeres migrantes ocupadas en servicios sexuales.”
En Mujer, inmigración y trabajo, Colectivo Ioé, 647-716. Madrid:
IMSERSO.
Azize Vargas, Yamila. 2002. “Latinoamericanas y caribeñas en el trabajo
doméstico y sexual.” Cuestiones de América Nº 9, junio.
http://www.cuestiones.ws/revista/n9/jun02-genero-yav.htm
Bonelli, Elena et al. 2001. Informe: Tráfico e inmigración de mujeres en
España: Colombianas y ecuatorianas en los servicios domésticos y
sexuales. Madrid: ACSUR-Las Segovias.
Carmona Benito, Sara. 2000. “Inmigración y prostitución: el caso del Raval.”
Papers, 60, 343-354.
Corso, Carla y Landi, Sandra. 2000. Retrato de intensos colores. Madrid:
Talasa.
Debats, 24, junio 1988. Dossier: La Prostitución.
De Paula Medeiros, Regina. 2000. Hablan las putas: Fantasías y realidad
en la prostitución. Barcelona: Virus.
Delacoste, Frederique y Alexander, Priscilla, eds. 1987. Sex Work: Writings
by Women in the Sex Industry. San Francisco: Cleis Press.
Emakunde (Instituto Vasco de la Mujer). 2001. Informe: La prostitución
ejercida por mujeres en la C.A.E. Vitoria: Emakunde.
http://www.hegoak.com/prost/prost-f1.html
EUROPAP/TAMPEP. 1998. Guía: Trabajando por la Salud: Desarrollo de
servicios para las personas que ejercen la prostitución en Europa. Bruselas:
Comisión Europea.
http://www.europap.net/download/Trabajandoporlasalud.pdf
8

Fundación Esperanza. 1998. No pensé que eso me fuera a pasar:
Prostitución y tráfico de mujeres latinoamericanas en Holanda.
Amsterdam: Fundación Esperanza.
Gregorio Gil, Carmen y Ramírez Fernández, Angeles. 2000. “¿En España es
diferente . . .? Mujeres inmigrantes dominicanas y marroquíes.” Papers, 60,
257-273.
Guy, Donna. 1994. El sexo peligroso. La prostitución legal en Buenos Aires
1875-1955, trad. Martha Eguía. Buenos Aires: Sudamericana.
Historiar 2, julio 1999. Dossier: Prostitución.
Juliano, Dolores. 2002. La prostitución: el espejo oscuro. Barcelona: Icaria.
Kempadoo, Kamala y Doezema, Jo, eds. 1998. Global Sex Workers:
Rights, Resistance, and Redefinition. Nueva York: Routledge.
Letra S, n° 72, El trabajo sexual (México)
http://www.jornada.unam.mx/2002/jul02/020704/ls-cara.html
Lim, Lin Lean, ed. 1998. The Sex Sector: The Economic and Social Bases
of Prostitution in Southeast Asia. Ginebra: Organización Internacional del
Trabajo.
Oso, Laura. 2000. Informe inédito: “Estrategias migratorias y de movilidad
social de las mujeres ecuatorianas y colombianas en situación irregular:
servicio doméstico y prostitución”. En Mujeres inmigrantes en la
irregularidad. Pobreza, marginación laboral y prostitución, A. Izquierdo
(dir.). Madrid: Instituto de la Mujer.
Pheterson, Gail. 2002. El prisma de la prostitución. Madrid: Talasa.
Pheterson, Gail, ed. 1992. Nosotras las putas. Madrid: Talasa.
Re/productions #2, abril 1999: Trafficking, Sex Work, Prostitution
http://www.hsph.harvard.edu/Organizations/healthnet/SAsia/repro2/issue
2.htm
Research for Sex Work. Boletín anual del Centro Médico, Vrije Universiteit,
Amsterdam. http://www.med.vu.nl/hcc/
Research for Sex Work. Boletín No. 5 traducido a castellano.
8

http://www.msc.es/sida/prevencion/prevencionVIH.pdf
Roberts, Nickie. 1992. Whores in History: Prostitution in Western Society.
Londres: HarperCollins.
Skrobanek, Siriporn et al. 1997. Tráfico de mujeres: Realidades humanas
en el negocio internacional del sexo. Madrid: Narcea.
Varela, Julia. 1995. “La prostitución, el oficio más moderno.” Archipiélago,
21, 52-70.
Vázquez García, Francisco y Moreno Mengíbar, A. 1997. Sexo y razón: una
genealogía de la moral sexual en España (siglos XVI-XX). Madrid: Akal.
Welzer-Lang, Daniel. 1994. Prostitution: les uns, les unes et les autres.
Paris: Editions Métailié.
Wijers, Marjan y Lap-Chew, Lin. 1996. Informe: Trafficking in Women,
Forced Labour and Slavery-like Practices in Marriage, Domestic Labour and
Prostitution. Utrecht: STV.

8

ALGUNOS SITIOS WEB INTERESANTES
Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer 'Elisa Martínez' (México)
http://www.brigadacallejera.org/
*Cabiria Action de Santé Communautaire avec les Personnes Prostituées
(Francia) http://www.cabiria.asso.fr/
*Comentarios sobre el Trabajo Sexual y las Migraciones (sitio bilingüe)
http://www.swimw.org/agustin.html
Comitato per i Diritti Civili delle Prostitute (Italia)
http://www.luccioleonline.org/
*Commercial Sex Information Service http://www.walnet.org/csis/
Conexiones Para Migrantes/Connexions for Migrants
http://www.nodo50.org/migrantes
Durbar Mahila Samanwaya Committee (India)
http://www.durbarmahila.org/
European Network for HIV/STD Prevention in Prostitution
http://www.europap.net/
European Network Male Prostitution http://www.enmp.org/
Femmigration http://www.femmigration.net/
Fundación Esperanza (Colombia) http://www.fundacionesperanza.org.co/
Global Alliance Against Trafficking in Women
http://www.inet.co.th/org/gaatw/
Hydra, Centro de reunión y orientación para prostitutas (Alemania)
http://www.lustgarten.de/hydra/spanisch.htm
La Organización Internacional del Trabajo: Sobre el sector sexual
http://www.ilo.org/public/spanish/bureau/inf/pr/1998/36.htm

9

International Union of Sex Workers http://www.iusw.org/start/index.html
La Strada Prevention of Traffic in Women, Central & Eastern Europe
(Ucrania) http://www.brama.com/lastrada/
Lista de debate Industria del Sexo. Contactar:
industriadelsexo@listas.nodo50.org
Mr A de Graaf Institute for Prostitution Issues (Holanda)
http://www.mrgraaf.nl/indexe.htm
*Network of Sex Work Projects http://www.nswp.org
New Zealand Prostitutes Collective http://www.nzpc.org.nz
Organisation of Prostitutes (Tai Pei)
http://www.bayswan.org/taipei.html/
*Prostitutes' Education Network http://www.bayswan.org/penet.html
Red Estatal de Organizaciones y Proyectos Sobre Prostitución (España)
Información: redropp@hotmail.com
Red Mexicana de Trabajo Sexual
http://www.cndh.org.mx/Principal/document/ongs/directorio/cuahutemoc/rmts.htm
Sex Worker Education and Advocacy Task Force (SudÁfrica)
http://www.sweat.org.za/
Sex Workers' Outreach Project (Australia) http://www.swop.org.au/
Stella (Canadá) http://www.walnet.org/csis/groups/stella/index.html
TravesChile http://www.traveschile.cl/
Zi Teng (Hong Kong) http://ziteng.org.hk/
-------------------* Hay escritos de interés general disponibles en línea.

9

CONTRAPORTADA
Estos testimonios nos aportan experiencias sobre el tráfico de
mujeres, con la lucidez y sensibilidad de quien lo ha vivido y
sufrido intensamente. Más allá de la morbosa nota de prensa y
del fácil comentario moralista, nos hablan de la decisión de salir,
de la despedida de la familia en África, del pacto con el
hechicero, del miedo y la soledad al llegar, del djangué (una
forma peculiar de redistribución del dinero), de las
mamassames (jefas), de la dificultad de denunciar, de los
problemas con la documentación y también de las formas de
apoyarse entre ellas y salir adelante.
Algunas mujeres africanas que trabajaban de prostitutas traen
chicas... y ya no trabajan, pero se sacan unos millones cada
poco tiempo. Eso es lo que hacen, y las tienen siempre
controladas. ¿Te das cuenta? Una mujer hace esclava a otra
mujer. Porque los hombres ya sabemos que hacen esas cosas,
¡pero ahora resulta que las mujeres también!
Hablamos de mujeres extranjeras traficadas. Hablamos de
portuguesas, de latinoamericanas, de africanas: guineanas y
nigerianas... Y yo me pregunto ¿cómo se puede introducir en un
país tantas mujeres sin que pensemos que hay corrupción? Si
todas las personas pudiésemos viajar a donde quisiéramos... Si
pudiéramos hacer esto sin problemas de papeles no habría
gente que se aprovecha de nosotras. Nadie podría decir, “yo te
llevo a Europa, tú me pagas por llevarte”...

9

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful