Está en la página 1de 255

Oscar Ocaña Alfonso Ramos José Templado

LOS PAISAJES SUMERGIDOS


DE LA REGIÓN DE CEUTA
Y SU BIODIVERSIDAD

Fundación Museo del Mar de Ceuta 2009


© Fundación Museo del Mar de Ceuta. Todos los derechos reservados.
Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, por
cualquier medio ya sea gráfico o electrónico sin permiso previo por
escrito de la Fundación Museo del Mar.

I.S.B.N.: __________________
Editado por: Fundación Museo del Mar de Ceuta
Depósito legal: ________________

Director y coordinador de la obra: Óscar Ocaña


Edición: Francisca Serráis
Maquetación y Diseño: Paula Medina Morales
paulamedinamorales@yahoo.es
LOS PAISAJES SUMERGIDOS
DE LA REGIÓN DE CEUTA
Y SU BIODIVERSIDAD
Los peces a los que los hombres expertos en la pesca marina
llaman anthias se ayudan unos a otros como hombres leales y
buenos camaradas de guerra; tienen sus guaridas en el mar.
Así cuando se dan cuenta de que un compañero ha caído en el
anzuelo, se ponen a nadar a toda velocidad, apoyan su dorso
contra él y, cayendo encima y empujando con fuerza, tratan de
impedir que sea izado.

Claudio Eliano, Libro I, Historia de los animales.


AGRADECIMIENTOS

E
n primer lugar los autores quieren agradecer el apoyo de la Autoridad
Portuaria de Ceuta para la edición de esta primera obra dedicada a
las generalidades de los fondos marinos del litoral ceutí. A la misma
institución, se le reconoce su esfuerzo en beneficio del medio marino.
El club de buceo Neptuno y en particular el buceador Juan Carlos Rivas han
contribuido a la exploración de lugares de gran interés biológico y para su conservación.
Hacemos también un reconocimiento extensible a los buceadores Francis Valero y
Manuel Arévalo. Algunas imágenes han sido cedidas por Manuel Torroba, Javier
Delgado, Francis Valero, Juan Carlos Rivas y Sergio Hanquet. A Ángel Tino que
nos ha enseñado marcas de interés, aunque lo mejor ha sido su compañía durante
las jornadas de buceo. A la fundación Rebikoff-Niggeler le agradecemos que nos
permitiera reproducir una imagen de las Azores.
Desde estas líneas queremos agradecer al fallecido Juan Bravo su aportación
ictiológica a nuestra obra.
Al servicio marítimo de la Guardia Civil le reconocemos su celo en la vigilancia
del litoral ceutí.
Los doctores Alberto Brito, Marta Sansón y Jorge Núñez de la Universidad de La
Laguna confirmaron algunas especies de peces, algas y anélidos respectivamente. A
Alberto Brito, el primer autor agradece su apoyo a lo largo de todos estos años.
Thyerri Pérez de la Universidad de Marsella ha identificado un buen número
de especies de esponjas y corroborado algunas de nuestras identificaciones
preliminares.
De la misma manera agradecemos la identificación de algunas especies de
nudibranquios a Leopoldo Moro del Gobierno de Canarias y a Luis Sanchez de la
Universidad de Granada. Este último también ha contribuido significativamente a la
exploración de los corales en el litoral granadino.
Al director del Museo Néstor de Gran Canaria, Daniel Montesdeoca, agradecemos
sus comentarios sobre las reflexiones entorno a nuestra percepción de la obra de
Néstor y, por supuesto, la cesión de la imagen que aquí reproducimos.
Filipe Porteiro de la Universidad dos Azores nos ha proporcionado algunas
imágenes sobre hábitats y especies que habitan grandes profundidades.
A Manuel Soria y Manuel Tapia les agradecemos su apoyo logístico en la región
de Melilla. A Guillermo Merino quien ha sido un excelente guía de buceo también
en la región de Melilla.
José Manuel Pérez-Rivera ha proporcionado una síntesis muy interesante sobre
los aspectos a tener en cuenta en relación al patrimonio cultural-simbólico de la zona
protegida, capítulo con el que comienza nuestro libro. La provechosa relación de
amistad y sincera colaboración en beneficio de nuestro medio marino y litoral que
llevamos manteniendo desde hace una década ha contribuido significativamente a la
terminación de esta modesta obra.
Francisco Pereila ha realizado atinados comentarios en relación a los aspectos
geológicos y aportó imágenes de fósiles de Ceuta; su contribución alcanza a las
especies protegidas donde ha realizado unos magníficos censos de la especie Patella
ferruginea en el marco de diferentes proyectos. Isabel Mayorga preparó varios
planos y gráficos en relación a la zona de estudio y a las especies protegidas. Antonio
Márquez de la asociación Oceánidas ha aportado algunas imágenes importantes de
la isla de Alborán.
Queremos agradecer a la Asociación Septem Nostra-Ecologistas en Acción de
Ceuta todo el apoyo prestado en beneficio de la conservación del medio marino ceutí
a lo largo de todos estos años.
Gracias a nuestro gran amigo Checho Bacallado por el emotivo y brillante prólogo
que ha dedicado al libro y sus autores. Conociendo el trágico trance por el que está
deambulando su vida en estos tiempos, su esfuerzo cobra un extraordinario valor para
nosotros.
No menos importante, es nuestro agradecimiento a las labores de edición llevadas
a cabo por Francisca Serrais. Que además ha diseñado el croquis de la factoría
ballenera que ilustra el libro.
A Abdeselam Chelas le agradecemos la explicación detallada sobre los trabajos
que se realizaban en la antigua factoría ballenera de Ben Yunes (Belionesh) así como
su hospitalidad durante nuestras visitas a la zona.
La maquetación, diseño y edición final del manuscrito ha sido desarrollada con
gran creatividad y buen gusto por nuestra amiga Paula Medina.
Por último, pero no menos importante, queremos mostrar nuestro sincero
agradecimiento a Jorge Vidal, jefe del área de Medioambiente del Puerto de Ceuta
y a César López, Director de la citada institución, por su implicación personal en la
realización de esta obra que da a conocer los fondos marinos ceutíes incitando a su
conservación.
A todas aquellas personas que han colaborado de una forma u otra en esta obra y
que no hemos tenido la sensibilidad de recordar.
ÍNDICE

PRÓLOGO 10

ÍNTRODUCCIÓN 15

1. EL MEDIO MARINO PROTEGIDO. El lugar de Interés 27


Comunitario (LIC) del Monte Hacho letra 18
1.1. Criterios empleados para abordar la propuesta de 31
designación del LICES6310002 letra 16
Criterios ecológicos
Criterios de planificación y gestión
Criterios culturales
1.2. Cetáceos, tortugas marinas, aves, algas e 39
invertebrados marinos de interés y/o protegidos por las leyes

2. OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD 55


2.1. Apuntes Oceanográficos y Biogeográficos 56
2.1.1. El motor de Alborán 56
2.1.2. Particularidades oceanográficas de la región de 58
Ceuta
2.1.3. Los supervivientes del Thetys: tesoros naturales del 61
Mediterráneo
2.1.4. Hacia una nueva concepción biogeográfica del 63
Estrecho de Gibraltar dentro de Alborán
2.2. Geografía ecológica y Biodiversidad 65
2.2.1. Bionomía bentónica del litoral de Ceuta 65
Las zonas intermareales
Las zonas infralitorales y circalitorales
Grutas semioscuras
Facies de maërl
2.2.2. Hábitats de especial relevancia ecológica. 95
Observatorios para el estudio de la biodiversidad
marina.
Sistemas de arrecifes costeros intermareales y
zonas muy someras…
Bosques de algas de pequeño y mediano porte
Los bosques de grandes algas pardas
Fondos detríticos con formaciones de algas
calcáreas libres
Fondos blandos, praderas de fanerógamas marinas
Los sistemas de escarpes o pequeñas montañas
submarinas
El bosque de gorgonias más diverso del
Mediterráneo
Los grandes bioconstructores del mar: bancos de
corales superficiales y profundos.

3. LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS 145


3.1. Especies de la Región de Ceuta que tienen algún rango de 146
protección por diversas leyes y convenios incluyendo aquellas
cuya explotación está regulada
3.2. Especies presentes en la región de Ceuta cuya protección y 163
regulación de capturas debiera contemplarse en el futuro
3.3. Censos de especies protegidas en la región de Ceuta 173
3.4. Las especies protegidas de Ceuta en los proyectos portuarios 178
3.4.1. Introducción 178
3.4.2. Peculiaridades del Puerto de Ceuta 180
3.4.3. Traslados de las especies protegidas en los proyectos 185
portuarios
Traslados de especies incrustantes: A. Calycularis y
D. petraeum
Traslados de la especie Patella ferruginea
3.5. Anexo 210

4. EL ARTE EN LOS FONDOS MARINOS 235

BIBLIOGRAFÍA 245

GLOSARIO DE TÉRMINOS 254


Hoy el mar arrastra
La lejanía obstinada
Olas con curvas de amor
Alas marinas fijando destinos
Fines donde salvar el constante deseo
Y evitar el naufragio de un día de soledad en la playa

Mar obstinado
Vienes a decirme que eres ella
Que abras los brazos y te reciba en el sueño

Rafael Arozarena (Premio Canarias)

10
PRÓLOGO

A
bordo este prólogo con el espíritu hecho trizas y el recuerdo
infinito de quien fuera mi inseparable compañera, Olga, mujer
con el alma ensalitrada de tanto amar este Atlántico suyo,
océano que es y ha sido siempre para los canarios nuestra identidad
como pueblo.
Y del Atlántico al Mediterráneo, al Mare Nostrum, a través del
estrecho que custodian las columnas de Hércules, Calpe y Abyla, al
cual me asomo por el empeño de unos amigos que lo conocen muy
bien: Oscar Ocaña, José Templado y Alfonso Ramos.
Desde la atalaya de mis 70 años y de una jubilación forzada, puedo
permitirme el lujo de volver la vista atrás y repasar el buen hacer de
los autores, efectivos pilares en el campo de la biología marina en
nuestro País, como tantos otros con los cuales he tenido la suerte de
trabajar, recibir sus enseñanzas, tenerlos como alumnos y compartir
múltiples campañas y experiencias a lo largo y ancho de estos litorales
nuestros que se nos escapan de las manos. A Oscar Ocaña lo tuve como
alumno “tardío” cuando casi me despedía de la docencia universitaria
en el santa santorum de mi entrañable Universidad de La Laguna; su
capacidad de trabajo y el entusiasmo que ponía en todo lo referente a la
zoología y biología marinas, me llevaría, más tarde, a etiquetarlo como
un “todoterreno” en estos campos del saber, lo que se puso pronto de
manifiesto con su elaboradísima Tesis Doctoral, llevado de la mano del
Dr. Alberto Brito, con quien publicaría, 10 años después, la hermosa,
documentada y rigurosa obra de los corales de las islas Canarias, un
hito en España.
Las primeras referencias de José Templado las tuve a través de su
padre, Joaquín, quien me distinguió con su amistad y me animó durante la
difícil etapa de doctorando en un campo que él conocía bien, la biología
de los lepidópteros. Pero fue de la mano del zoólogo Jesús Ortea cuando
realmente supe de la labor de Pepe, investigador del Museo Nacional
de Ciencias Naturales (CSIC), cuyas líneas básicas de investigación
se relacionan con la taxonomía, distribución, biología reproductora,
filogenia y evolución de los moluscos gasterópodos marinos. Tuvimos
la suerte de incorporarlo en el equipo de investigación que desplazamos
a las islas Galápagos en los años 90 del pasado siglo, con motivo de un
proyecto relacionado con las efemérides del “Quinto Centenario del
Descubrimiento de América”.
El proyecto que sobre reservas marinas de Canarias llevamos a cabo
en la Universidad de La Laguna en la década de los 80, nos puso en
contacto con Alfonso Ramos, Catedrático de Zoología de la Universidad
de Alicante, pionero en España en la realización de estudios dirigidos a
la creación y evaluación del funcionamiento de estos espacios marinos
protegidos, posibilitando con sus investigaciones y capacidad de
gestión la aparición de la primera de ellas en el territorio nacional: Isla
de Tabarca (1986). Ramos es un reconocido especialista en taxonomía
y ecología de ascidias del Mediterráneo, habiendo participado en la
creación del Instituto de Ecología Litoral que tan buena labor viene
realizando.
11
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Los tres autores del trabajo que el lector tiene en sus manos y que
hoy concita nuestra atención son efectivos conservacionistas, aplicando
siempre el estudio serio y riguroso a sus propuestas e informes
tendentes a la protección de la biodiversidad marina, como también a
lograr una explotación sostenida de los recursos de interés pesquero y
marisquero.
En este sentido se mueve la presente publicación, que aparece
organizada en una serie de bloques, de los que el primero nos ofrece
un diseño bien elaborado del LIC marino de Ceuta, pormenorizando los
criterios científicos, culturales y de planificación/gestión; el padre de
la criatura, como no podía ser menos, es el Dr. Ocaña, quien conoce el
área como la palma de su mano.
En el segundo se lleva a cabo un buen repaso a las condiciones
oceanográficas de tan singular espacio marino, que, junto a las
peculiaridades biogeográficas que atesora, permiten a los autores
reivindicar una unidad propia para el estrecho de Gibraltar. Ellos titulan
el “motor de Alborán” como la antesala del Mediterráneo; según sus
propias palabras: “Es, sin duda, la zona más diferenciada en términos de
productividad y biodiversidad, frente al marcado carácter oligotrófico
del resto”. Margalef nos ilustraba perfectamente la “cascada” de salida
de esa agua de salinidad relativamente elevada a través del umbral de
Gibraltar hacia el Atlántico, sobrecompensada por la entrada de agua
atlántica con la corriente superficial que se produce en ese estrecho.
Entrada y salida, un “ecotono marino”, si se me permite esta expresión;
un flujo de simiente que vivifica ambas masas de agua.
Analizan los autores algunos tesoros naturales del Mediterráneo
como son los casos de ciertos corales tethyanos, casi “fósiles
vivientes”, detallando los grandes eventos geológicos responsables de
los abundantes cambios que se han producido en la composición del
bentos mediterráneo.
Un original y detalladísimo estudio sobre la bionomía bentónica
del litoral ceutí compone el tercer bloque, con el añadido de una
extraordinaria ilustración de perfiles y fotografías a todo color que ponen
al alcance del lector una información gráfica de primera magnitud. Ello
nos habla de esa riqueza y singularidad, lo que abona la tesis propuesta
por los autores de nueva concepción biogeográfica del estrecho de
Gibraltar dentro de la unidad de la cuenca de Alborán. También en este
bloque se tratan los habitáts y las especies más relevantes de la región de
Ceuta; aquí la mano de Oscar puede distinguirse a la perfección, no en
vano los corales se llevan la palma y el máximo esfuerzo investigador,
dejándonos atalantados por la gran riqueza de los mismos.
El cuarto bloque está dedicado a las especies protegidas, llamando
la atención los elaborados cuadros para cada una de ellas, recogiendo
la distribución regional, tipos de amenazas e importancia ecológica,
así como el convenio o directiva que lidera esa protección. Al propio
tiempo recomiendan, basándose en sus propios estudios a lo largo de
la última década, la protección y/o regulación de capturas de otras
12
PRÓLOGO

especies de elevada importancia ecológica para el equilibrio del


sistema bentónico, bien por su rareza o por su exclusividad al estar
prácticamente acantonadas en la región.
Comentaba mi amigo Oscar cuando, en nombre de sus compañeros,
me llamó para solicitarme esta modesta presentación, su vocación cada
vez más marcada de naturalista; algo que parece haber heredado de su
formación en estos peñascos del Atlántico que acuna la vieja África.
No se lo voy a negar, yo lo soy de vocación y, si como el mismo dice,
he influido en ello, orgulloso estoy.
El último capítulo de esta notable y útil obra me lo viene a corroborar:
“El arte en los fondos marinos”. Escribía el laureado naturalista
Joaquín Araujo en un prólogo a un sencillo ensayo de quien suscribe
lo siguiente: “Los científicos por suerte se animan cada vez más a lo
artístico, lo que no hace más que contribuir a que renazca la esperanza.
Porque nuestra actual cultura necesita que también copulen la razón
práctica y la emoción altruista”. En efecto, así es; la obra pictórica que
el grancanario Néstor Martín-Fernández de la Torre tituló “poema del
mar” y que ustedes traen a colación en este capitulo final me permite
sellar este prólogo con un soneto del afamado poeta ceutí Luís López
Anglada, de quien se dice que fue un rehumanizador de la poesía de
posguerra. Lleva por título: “A una muchacha que ve por primera
vez el mar” (2004)

Una muchacha mira el mar; la arena


marca la huella de su pie que, leve
novicio de la espuma, ya se atreve
al desafío que la sal estrena.

La brisa, que las olas desordena,


la húmeda mies de su cabello mueve
y parece que el mar, ávido, bebe
la luz del sol que habita en su melena.

Es la primera vez y el mar ensaya


sus mejores primores en la playa
para brindarle su descubrimiento.

Y la muchacha entra en el mar, tan pura


que la primera flor de su cintura
se la disputan entre el mar y el viento.

Gracias de nuevo y enhorabuena.

Juan José Bacallado


Bco. Hondo (Tenerife), mayo de 2009

13
INTRODUCCIÓN: REFLEXIONES
SOBRE EL ESTADO DE LA CUESTIÓN EN
EXPLORACIÓN MARINA, CONSERVACIÓN
DE LOS PAISAJES SUMERGIDOS Y SU
DIVERSIDAD DE ELEMENTOS NATURALES
INTRODUCCIÓN

LA SESGADA VISIÓN
HUMANA DEL PLANETA

R
A 500 metros en fondos esulta tremendamente
de las Azores. Imagen paradójico que hayamos
cedida por gentileza de bautizado al planeta que
Green Peace.
nos dio origen con el nombre de
“Tierra”; sobre todo, si atendemos
a la gran superficie de vasto océano
que recubre nuestro, también
denominado, planeta azul. En este
sentido, estamos con aquellos que
utilizan esta última denominación,
al menos de vez en cuando, para
referirse a nuestro hogar planetario.

17
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

La etimología de la palabra “Tierra” está muy relacionada


con la antigüedad clásica pero el origen de la denominación
de nuestro planeta con el vocablo aludido parece poco claro.
No obstante, la popularidad del término ha crecido gracias
al desarrollo de la carrera espacial y, sobre todo, a la labor
realizada por el cine y los medios de comunicación. En
ámbitos más académicos, quizá podríamos aventurarnos a
proponer que el término se ha extendido conjuntamente con el
desarrollo de los trabajos geológicos, mucho más interesados,
hasta el momento, por la litosfera que por la hidrosfera. El
dominio de los estudios continentales o de tierras emergidas
es un hecho bastante común a lo largo de las ciencias naturales,
sin embargo, no deja de resultar un poco preocupante que,
siendo un planeta tan singular en nuestro sistema solar y en el
Universo hasta el momento explorado, lo hayamos bautizado
de una manera tan inapropiada. Esto, sin duda, dice mucho
de la visión que la especie humana tiene del planeta. Las
críticas a la denominación no pasarían de ser un comentario
divertido sobre el modo de pensar humano si no ocultaran
el verdadero problema de fondo, “un enorme desinterés
por la cuestión marina”. Una de las consecuencias de lo
que venimos diciendo es que la exploración de la geografía
marina se encuentra todavía en sus inicios. Siempre podemos
achacar este retraso explorador a las limitaciones tecnológicas
que impone el medio marino, pero este argumento queda sin
peso cuando repasamos los datos sobre exploración espacial
y comprobamos como existen mejores mapas de la luna y de
algunos planetas que de los fondos marinos que cubren las dos
terceras partes de nuestra casa común. Baste indicar que los
estudios más conservadores señalan la existencia de al menos
100.000 montañas submarinas que superan los 1.000 metros
de profundidad, e incontables de menor altitud. Además, el
50% de la superficie del planeta se encuentra por debajo de
los 3.000 metros: las llanuras abisales abarcan millones de
kilómetros cuadrados. Se trata de una geografía equivalente a
dos veces la superficie de la Luna y de Marte juntas (Ramírez
Llodra y Billett, 2006). Sin duda, los océanos constituyen la
última frontera para la exploración de nuestro planeta. Desde
el punto de vista de la biodiversidad, debemos considerar que
el medio marino es el hábitat más extenso de la biosfera y que
los océanos constituyen el bioma más grande que conocemos,
ocupando el 71% del planeta y representando un volumen
de 1.348 millones de km³. Los océanos son la cuna de la vida
y conservan los fósiles más antiguos que se conocen: los
estromatolitos australianos tienen 3.500 años de antigüedad y
fueron producidos por cianobacterias. Sin embargo, los fósiles
más antiguos datados en las tierras emergidas tienen tan solo
18
INTRODUCCIÓN

450 millones de años. A la luz de estos datos podemos afirmar


que la vida en el mar ha tenido mucho más tiempo para
diversificarse que la terrestre. La evolución lleva más tiempo
gestándose en el mar que en tierra firme.
A pesar de lo que se pueda llegar a pensar por los legos,
la falta de exploración del medio marino alcanza todos los
niveles, desde las grandes profundidades hasta las costas
más someras donde los investigadores continúan teniendo
una gran falta de información sobre los fondos marinos y
las comunidades que los pueblan. A pesar de ser los
mares de las costas europeas los más estudiados,
todavía aparecen numerosas especies nuevas,
pertenecientes sobre todo a grupos de
dimensiones reducidas.
Además, la mayoría de los datos sobre
distribución de especies, geografía
ecológica y comprensión de las
relaciones que se establecen entre las
especies están en su mayor parte por
realizar. Gran parte de las costas del
mundo están escasamente estudiadas
o prácticamente sin estudiar desde el
punto de vista de la biología marina.
Mientras todo esto acontece, España
es un país que no consigue despegar
de la “meseta castellana” y los estudios
de naturaleza subvencionados por las
administraciones están excesivamente
dominados por la biología de tierras
emergidas, lo cual imposibilita que se
pueda dar el paso que se necesita para
establecer un censo de especies marinas y
componer una buena base de conocimiento
que posibilite la construcción de la geografía
ecológica, ayudando al desarrollo de la biología
marina española del futuro.
Lo cierto es que mientras en las tierras emergidas
todavía se celebra con gran algarabía cuando se descubre
alguna especie de mamífero en algún lugar recóndito de las
pocas selvas que quedan, en los océanos se descubren familias
y órdenes nuevos para la ciencia con una facilidad que da
vértigo por las grandes expectativas que se abren de cara al
futuro. Sin embargo, lo más excitante de todo, es que en el mar
todavía quedan grandes comunidades de seres vivos todavía
desconocidos y que bien podrían catalogarse de mundos
biológicos por descubrir, como el que está representado en la
imagen tomada en aguas de las Azores.
19
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

EXPLORACIÓN BIOLÓGICA
Y CONSERVACIÓN EN EL
LITORAL CEUTÍ
El presente libro está dividido en varios bloques: el primero
está dedicado al diseño de Lugar de Interés Comunitario
(LIC) marino de Ceuta; un segundo reflexiona sobre aspectos
oceanográficos y biogeográficos y reivindica una unidad
propia para el Estrecho de Gibraltar; el tercero es una
bionomía bentónica al uso que incluye una distribución
de imágenes con intención de ser original además de
exhaustiva. También se ha desarrollado un capítulo sobre
los hábitats y las especies más relevantes de la región de
Ceuta (el término es una convención de exclusivo interés
científico entre los propios autores y en ella se enmarca
un área comprendida entre Tánger y Cabo Negro); el
cuarto bloque está dedicado a las especies protegidas
y entre otras cosas es también una detallada crónica de
algunos proyectos de traslados de especies protegidas
de moluscos y también del coral Astroides calycularis; por
último se exponen algunas reflexiones sobre el arte y la
exploración en los fondos marinos.
Es evidente que estudiamos el paisaje desde un
punto de vista de la geografía biológica y descripción
de sus partes más significativas y sus semblanzas más
eminentes. Sin embargo, no se puede esperar que el
Área de estudio texto contenga una organización estrictamente formal de sus
componentes físicos como ocurre en obras de análisis geográfico
del paisaje terrestre. Las obras de análisis de los componentes
físicos del paisaje reflejan bien la diferencia en el tratamiento de
la información de los componentes del paisaje emergidos y de
los sumergidos (véase “Los paisajes de La Palma”, 2007).
El paisajista submarino tiene mucho de explorador y también
de creador de realidades que atisba pero que solo alcanza a
controlar y a escrutar en una ínfima parte. En cierto sentido, es
también un creador cultural de paisajes que paradójicamente no
han sido hollados por el ser humano sino de forma indirecta.
Este es un texto descriptivo y, por lo tanto, en gran parte
reduccionista desde los variados puntos de vista de los análisis

Nota de los autores: El término región de Ceuta, puesto que ésta


se enmarca en el centro de la zona estudiada, es una pura convención
con interés científico y no tiene ninguna relación con fronteras
políticas.

20
INTRODUCCIÓN

estéticos y artísticos pero no ha renunciado a tratar el paisaje desde


una perspectiva integradora. Por ello, se han incluido algunas
semblanzas mitológicas y simbólicas que enriquecen y
aumentan el valor de la perspectiva ecológica.
Los paisajes sumergidos no han sido considerados
como materia de interés desde la perspectiva de las
humanidades. Por este motivo creemos que tiene mayor
valor las contribuciones de la pintura, la imagen digital
y las artes gráficas en relación a la interpretación del
mundo sumergido. En particular, queremos destacar
las obras de Néstor Martín Fernández de la Torre.
Los buceadores fotógrafos y pintores que se
muestran en el apartado del arte en los fondos marinos,
son la avanzadilla de una interpretación futura de los paisajes
sumergidos desde perspectivas múltiples. Como diría Alain
Roger (2007), debido a nuestra capacidad de exploración, las
posibilidades de paisajes son mucho mayores en nuestra era que
en otra anterior.
El libro tiene interés científico pero también está dirigido a
los ciudadanos de Ceuta incitando quizás a la necesaria reflexión
sobre el estado de conservación de los recursos naturales marinos.
Es muy importante poner de manifiesto la necesidad de que las
administraciones reaccionen en cuanto a la protección del medio
marino y litoral de Ceuta se refiere. El desarrollo de distintos
tipos de actividades humanas y los diferentes usos que se hacen
del medio marino deben basarse en la sostenibilidad del propio
medio y de sus especies, hábitats y recursos culturales.
Para conseguir este fin se hace necesario comenzar con
la realización de un Plan de Ordenación del Litoral y de
sus Recursos (POL) como
herramienta fundamental para
la explotación sostenible de
nuestro medio marino.
En Ceuta hay muchas
competencias compartidas por
las administraciones central y
autonómica, y las que se refieren
al medio marino también
parecen que lo están. En
cualquier caso, la importancia
del mar ceutí es una razón más
que suficiente para que ambas
administraciones colaboren y
compartan recursos económicos
en pro de esta ordenación sin Interior del Museo del
la cual no se podrán poner en valor ni definir los usos de los Mar
recursos marinos.
21
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

La Fundación Museo del Mar de Ceuta tiene como uno de


sus principales objetivos la investigación en biodiversidad
marina y sus hábitats, así como ofrecer una visión divulgativa
sobre el medio marino en sentido amplio, tratando tanto temas
específicos de la región de Ceuta como también de otras áreas
marinas del planeta. Por otra parte, también pretende reflexionar
sobre las actividades científicas, educativas y expositivas que
se llevan a cabo desde la citada institución. En relación con
estos objetivos, la Fundación Museo del Mar de Ceuta quisiera
ofrecer una visión integrada de todos los aspectos relacionados
con el medio marino, marítimo y la vinculación entre la especie
humana y los océanos a lo largo de la historia de la humanidad.
En este sentido, nuestra ciudad tiene una gran historia y en gran
parte ésta está relacionada con el mar y sus múltiples recursos.
Creemos firmemente que se pueden recuperar algunas etapas de
esa historia que hoy han caído en el olvido y también potenciar
otras que merecen un lugar más destacado en el pensamiento
colectivo ceutí. Deseamos que la publicación de este modesto
ensayo, al gusto del naturalista marino, sirva de algo para la
recuperación de la memoria y que pueda ayudar a potenciar el
desarrollo que el medio marino ceutí necesita.

22
INTRODUCCIÓN

UNA VISIÓN INTEGRADORA


DE LOS ESTUDIOS DE
PAISAJES
La unidad de los conocimientos o de las formas de obtención
de los conocimientos, es una nueva manera de alcanzar la piedra
filosofal del saber uniendo la intuición, el arte y la capacidad de
análisis con la observación y el método científico.
Según Wilson (1999) el buen científico es mezcla de poeta,
contable y periodista. No obstante, se trata de un pensamiento
muy ingenuo pues la mayoría de los científicos están muy
alejados de esta triada de valores que, debemos reconocer, están
mucho más cerca de lo que se denominan humanidades. Acaso
esto es el gran problema de la ciencia hoy en día, la extrema
rigidez de planteamientos bien sazonada con una presunción de
dimensiones siderales. Sin embargo, como cualquier investigador
humano, un buen científico tiene que imaginar las posibilidades
y adelantarse con sus propias abstracciones a la realidad. Por
eso, para un investigador de la naturaleza más recóndita, las
que se esconden en los profundos fondos marinos, debería ser
posible decir “el robot o el batiscafo captó lo que anteriormente
fue soñado”.
Reconociendo que la forma de entender y estudiar el paisaje
que se puede extraer de este modesto libro es bien diferente a
la promulgada por Alain Roger (Roger, 2007), que piensa y
defiende con vehemencia literaria, quizá algo sesgadamente,
que el paisaje es una creación cultural. Sin embargo dejemos
a un lado polémicas poco edificantes para el propósito de
acercamiento entre ciencias y humanidades. Conviene reconocer
que no le falta razón a Roger cuando tacha de simplistas a
aquellos que reducen al paisaje a sus partes fundamentales y
puramente físicas orgánicas e inorgánicas. Debe ser insoportable
para un erudito de la estética enfrentarse a tanto reduccionista
científico o conservacionista que no desea ver más allá de sus
narices verdes. Quizá gran parte de su reacción está basada en
la ignorante arrogancia cientifista que suele despreciar a otras
formas de adquisición de conocimiento como la filosofía o la
sociología.
No obstante, tampoco parece una postura muy lúcida excluir
los elementos orgánicos e inorgánicos del paisaje, oponiéndose
a la interpretación geográfica o ecológica y siendo excluyente
hacia otras formas de conocimiento. Por otra parte, adueñarse de
esta manera tan férrea de un concepto en evolución, como el de
paisaje, tampoco resulta halagüeño, pues aunque desea mostrar
23
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

las diferencias entre paisaje y país para distinguir lo que es una


interpretación estética del paisaje de otras interpretaciones, la
distinción etimológica y terminológica no enriquece el discurso
sino que solo pretende limitar a otro tipo de escrutinio, como
el científico. En cualquier caso, la tajante afirmación de que un
paisaje siempre es cultural no es incompatible del todo con la
interpretación científica o más reduccionista puesto que al fin
y al cabo toda nuestra realidad (creada por la ciencia natural o
proveniente de las humanidades) proviene de la interpretación
humana del mundo, incluso en el caso de los distantes mundos
submarinos o espaciales.
En general, la gran mayoría de los paisajes sumergidos son
exclusivos. Esta exclusividad consiste en su incivilización, aunque
muchos de los fondos marinos de aguas someras están afectados
de manera indirecta por actuaciones de extracción. Por lo tanto,
no podemos referirnos a la mayoría de los paisajes sumergidos
en el sentido que expone Zimmer (2008) como la inevitable
contemplación de la unidad entre naturaleza y cultura. Aunque
no podemos desdeñar que los fondos marinos están repletos
de “genius loci” y por lo tanto son potencialmente atractivos al
análisis de las humanidades. No obstante, en los fondos marinos
se está dando, quizá como en ninguna otra época en la historia
de la humanidad, un tránsito paralelo entre la expresión artística
y la ciencia. Esto se está realizando a través de la exploración
científica y artística del mundo sumergido. Es una visión
integradora y este modesto libro quiere también contribuir en
este sentido. Por este motivo, tenemos en cuenta los aspectos
culturales en la denominación del espacio protegido europeo, se
incluye el capítulo sobre el arte y la exploración en los fondos
marinos y exponemos estas reflexiones introductorias.
La ética y el derecho natural de los paisajes y por tanto de la
naturaleza en general son sujetos de crítica filosófica sobre todo
por la asimetría de la relación entre ser humano y naturaleza.
Sin embargo, desde un punto de vista meramente utilitario y
pragmático conservacionista, se podría reflexionar que al ser
el ser humano una especie de simio con la evolución cultural
más desarrollada del planeta debería aplicar el principio
de la responsabilidad para no atentar contra las cuestiones
fundamentales que mantienen los recursos planetarios. Es decir,
como indica Wilson (2002) debemos convertirnos en buenos
ingenieros de sistemas naturales. Esto sería como establecer un
lenguaje entre nosotros mismos, incluyendo al sistema natural
con el principio de la responsabilidad como premisa ética. Al
igual que la descripción y el cuidado de los jardines es una forma
de la cultura paisajística, la descripción y el cuidado práctico
de los paisajes del planeta debería formar parte de esta misma
cultura aunque sea por puro egoísmo inteligente de especie.
24
INTRODUCCIÓN

Sin embargo, esto no invalida el desarrollo de una relación


mucho más elevada hacia la naturaleza y ésta si puede estar
fundamentada en el principio estético y también humanista
y humanitario, pues como ya sabemos los sentimientos de
altruismo e incluso de moral no son ajenos al resto del mundo
natural (véase De Waal, 2007).
Reconociendo la independencia del análisis de las
humanidades sobre diferentes aspectos culturales de los paisajes.
Entendemos que la integración de conocimientos es necesaria
para el enriquecimiento del discurso sobre paisajes y reforzar los
aspectos de la conservación.
Al ser este un texto que, al menos tiende puentes para la
integración de saberes, deseamos mencionar que el pensamiento
de Robert Macfarlen (Macfarlen, 2007) es un buen exponente de
la integración de conocimientos orientados hacia la conservación
de especies, hábitats, ecosistemas, espacios naturales y paisajes
más allá de sus componentes físicos. Es una nueva literatura
de exploración mestiza a la perfección de los sistemas de
conocimiento que bebe de la pintura, la poesía, la literatura
y la ciencia y ensalza al mundo natural como una forma de
conocimiento en sí misma y una necesidad ineludible del ser
humano en la búsqueda de la felicidad.

25
CAPÍTULO 1. EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

EL MEDIO
MARINO
PROTEGIDO
El Lugar de Interés
Comunitario (LIC) Batería del
Desnarigado
del Monte Hacho (siglo XIX)

E
l magnífico paraje natural que representa este
espacio protegido incluido en la Red Natura
2000 (LICES6310002) es, sin ningún atisbo de
duda, el patrimonio natural más valioso con que cuenta
la Ciudad Autónoma de Ceuta. Y no solamente natural,
también histórico, puesto que gran parte de su fachada
litoral está salpicada de fortines, murallas defensivas y
atalayas de vigía que han sido testigos mudos de muchos
acontecimientos históricos que muestran la incansable
tarea de Ceuta por permanecer siendo un trozo de Europa
en África.

27
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Es muy destacable que muchas de las antiguas


construcciones militares estén situadas en el LIC,
en lugares privilegiados para la contemplación
paisajística y para la realización de actividades de
observación de especies y hábitats.
La Red Natura 2000 es un instrumento al servicio
de la protección de las especies y los hábitats donde
estas especies se desarrollan. De alguna forma, el
estudio y la designación de esta zona dentro de la
Antigua cárcel de citada red europea de espacios protegidos es un
mujeres gran paso para nuestra ciudad en cuanto al reconocimiento de su
medio marino. Un medio marino pleno de especies y hábitats de
enorme valor, pero que también posee procesos ecológicos que
merecían ser recogidos en una designación. El LIC marítimo-
terrestre del Monte Hacho reconoce la importancia de todo
el sistema litoral ceutí y abarca amplias zonas de las dos
bahías y, por supuesto, sectores con cotas batimétricas
profundas que llegan a alcanzar algunos cientos de metros
en la zona de Punta Almina.
En la designación de este espacio europeo protegido
existe un amplio reconocimiento de la gea, los seres vivos
y también del paisaje. El sistema marino y lo que el mar
Actividad de
proporciona es celebrado en esta área de tanto valor patrimonial
observación de
para Ceuta. El sistema natural tiene sus motores, predominando
especies marinas y
sus hábitats en el la naturaleza del sustrato que cobija y el líquido elemento que
marco del programa provee de mareas, corrientes y alimento. Es un sistema que
Sócrates lleva alimentando a los habitantes de Ceuta desde tiempos
inmemoriales y que tuvo mucha importancia en la propia
fundación de la ciudad por parte de las culturas mediterráneas
(Bernal y Pérez Ribera, 1999). Un espacio que necesita ordenación,
siguiendo los criterios de la IUCN (López y Correa, 2003)
El enclave de Ceuta en el Mar de Alborán, sus características
oceanográficas y su pasado geológico nos hacen analizar y
comprender mejor la instantánea natural en la que nuestra propia
especie se encuentra inmersa. Un cangrejo flotando a la deriva es
la mejor metáfora de uno de los motores tróficos (alimenticios) del
sistema natural marino que deseamos representar en este capítulo,
y también de las complejas y escasamente conocidas relaciones,
a pesar de ser tremendamente importantes, que se establecen en
los ecosistemas marinos. Se trata de la especie Polibius henslowii,
un pequeño pero nutritivo (véase González-Gurriarán, 1987)
decápodo que procura alimento a muchas especies de peces,
aves, tortugas marinas e incluso invertebrados marinos (véase
Ocaña et al, 2005a). En relación al ser humano, el activo cangrejo
sirve de carnada para pequeñas pescas artesanales. Además,
al tratarse de una especie de cangrejo bentopelágico (está muy
relacionado directamente con el fondo y también con la columna
28
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

de agua) precisa de unas comunidades neríticas en buen estado de


conservación. Por otra parte, la zona de Punta Almina constituye
uno de los enclaves de mayor importancia para la alimentación de
los delfínidos y de algunas especies de aves marinas que residen
en nuestras costas. Asimismo, recientemente hemos conocido la
importancia del litoral del LIC en relación al paso de la especie
Pardela Cenicienta (Navarrete, 2007)

El cangrejo
bentopelágico P.
henslowi y su cadena
de relaciones en el
litoral ceutí

El espacio protegido constituye un espacio singular en


toda la región del Mar de Alborán y del Estrecho de Gibraltar
comparable en cuanto a la calidad a otros enclaves de Alborán
(Oceana, 2008). Sus características geomorfológicas condicionan
las peculiares características que se observan en sus hábitats,
siendo especialmente singular la conformación de sus
comunidades marinas neríticas. Dicho de otra manera, la mezcla
de comunidades y la variedad de hábitats que encontramos en
este espacio protegido no concurren en otras zonas geográficas
cercanas. Esta última afirmación está muy relacionada con
la geomorfología y la cercanía y la doble influencia que
ejercen el Estrecho de Gibraltar y la compleja hidrografía
que se genera en el Mar de Alborán. En lo relativo a los
acantilados, la singularidad es mucho menor pero la
influencia marina en el desarrollo de especies vegetales
asociadas a los mismos es notable. Un ejemplo es la bella
especie Limonium emarginatum que crece a lo largo de los
acantilados del litoral protegido.
Conviene aclarar que la Red Natura 2000 emplea
formularios muy restringidos y burocráticamente dirigidos que Plantones
no facilitan la incorporación ni la concretización de una serie de de Limonium
hábitats y de otros elementos biológicos de interés científico y emarginatum sobre
acantilados
ecológico. Por otro lado, la propuesta formal del LICES6310002
es bastante farragosa y tiene un gran componente técnico lo
29
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

cual constituye un problema para que pueda ser apreciada en


su justa medida la importancia de la zona protegida, con la
excepción de los expertos en la materia. La Red Natura 2000 y
sus formularios representan a la perfección el enorme sesgo a
favor de la protección de las especies y los hábitats terrestres
en detrimento de la cuestión marina. Por estos motivos, en este
documento ofreceremos una visión particular de la importancia
del LIC del Monte Hacho, realizando una aproximación a los
criterios que han tenido un mayor peso a la hora de designar esta
zona concreta como LIC. La propuesta pretende ser compatible
con los postulados de la sostenibiliad, por lo tanto la gestión
del espacio se aproxima a las propuestas sobre gestión de áreas
protegidas en el Mediterráneo (López y Correa, 2003).
En este ejercicio libre de síntesis sobre los contenidos de
importancia para la declaración de LICES6310002, vamos a
destacar los relacionados con los tetrápodos, las aves marinas,
los peces, las algas y las especies de invertebrados. No obstante,
en capítulos posteriores trataremos de ofrecer, de forma sintética,
lo más relevante desde la perspectiva de los hábitats bentónicos,
que incluirá principalmente zonas en el espacio marino protegido
del Monte Hacho.

30
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

1.1. Criterios empleados


para abordar la propuesta de
designación del LICES6310002

Se pueden dividir en tres tipos fundamentales: los criterios


ecológicos o científicos, los criterios culturales y los criterios de
planificación y gestión. Nosotros añadiríamos un cuarto criterio
de justicia y equidad, puesto que a pesar de que en Ceuta el
medio marino sea el aspecto más interesante y contrastadamente
importante, desde el punto de vista del patrimonio natural de la
Ciudad Autónoma, todavía necesita urgente atención por parte
de las administraciones con competencias en la materia y un plan
de ordenación de todos sus recursos.
Los criterios ecológicos son los más usualmente empleados
por ser los que mejor definen a los elementos básicos que
componen un determinado espacio natural, es decir, sus
especies y la relación, en términos de distribución y ocupación
del espacio, que estas mantienen con el medio. La diversidad es
la base en torno a la que giran los criterios ecológicos. Además,
del número de especies, diversidad α, es necesario tener en
cuenta la variedad de comunidades que se desarrollan en un
determinado espacio, diversidad β, lo cual es una buena muestra
de la heterogeneidad de ambientes y comunidades. La rareza es
una característica ecológica que también se ha tenido en cuenta
en los estudios para la designación del espacio protegido que nos
ocupa. La consideración de esta característica está relacionada con
aquellas especies o comunidades que presentan restricciones de
distribución o de demografía. La naturalidad de un determinado
espacio natural viene marcado por las actuaciones antrópicas que
han ido alterando paulatinamente las poblaciones y los hábitats a
través de la historia. Si bien de las actuaciones históricas se tienen
algunos datos como para poder tener una opinión más o menos
fundada sobre los principales impactos antiguos provocados por
el ser humano, son los últimos 150 años los que han provocado
las mayores alteraciones al medio marino: la sobre-pesca, la
contaminación por aguas fecales y por hidrocarburos, y los
rellenos son los principales impactos negativos que sufre nuestro
litoral. La representatividad es uno de los criterios claves a la hora
de proponer una zona a proteger porque, en muchas ocasiones,
se suelen proteger ambientes y hábitats que, por su integridad y
diversidad biológica, albergan con solvencia una singularidad de
comunidades y hábitats de una región biogeográfica cualquiera.
La fragilidad está íntimamente relacionada con la vulnerabilidad
y la sensibilidad de una especie, población o también comunidad
31
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

o hábitat, y puede plantearse en el momento actual o también de


cara al futuro.
La ciencia tiene la posibilidad de sacar a la luz valores ocultos
de un ecosistema, especie o hábitat concreto. El valor científico
de la zona está basado en dos aspectos, el conocimiento científico
sobre las comunidades, y la relevancia de toda la zona como parte
importante de nuestro sistema litoral. Estas dos condiciones se
cumplen sobradamente en el espacio que nos ocupa y se han
puesto de manifiesto al principio de este capítulo.
A continuación incluiremos unos cuadros con las características
más destacadas de este emblemático espacio marino protegido.

Diversidad de especies Elevada diversidad de especies

Diversidad
Elevada diversidad de comunidades
de comunidades

Presencia de especies catalogadas, de especies en


Rareza regresión y de otras con distribuciones restringi-
das

Alto grado de naturalidad en gran parte de la zona


Naturalidad
propuesta

El sistema litoral protegido es altamente represen-


Representatividad tativo de la unidad biogeográfica del Estrecho de
Gibraltar y Mar de Alborán

Alta fragilidad considerando a las especies prote-


Fragilidad gidas y también la heterogeneidad de comunida-
des y hábitats en un muy reducido espacio litoral.
La región de Ceuta
alberga enclaves
Elevada conectividad y sinergia de procesos
con elevada Conectividad
ecológicos
biodiversidad
bentónica.
Los criterios de planificación y gestión
hacen referencia a las necesidades en
materia ambiental y de conservación de
espacios de un determinado territorio.
En el caso particular de Ceuta, y como
hemos comentado anteriormente, era una
cuestión de justicia que nuestro litoral fuera
reconocido con esta figura de protección.
De todas maneras, hay que indicar que, en
lo concerniente a Ceuta, la designación y
ratificación por parte de las administraciones
ha sido una actuación no planificada, cuya
32
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

única motivación administrativa fue el cumplimiento de la


Directiva europea sobre especies y espacios protegidos. Es decir,
fue una designación coyuntural que no respondía a ninguna
planificación estructural de la gestión autonómica o nacional.
No obstante lo expuesto anteriormente, hay que indicar que
en la voluntad de los redactores del documento de Ceuta sí estaba
la intención de conservación y de gestión sostenible de espacios
naturales que diera respuesta al vacío existente en esta materia
a nivel nacional y ceutí, sin hipotecar el futuro económico de
la Ciudad. Además, se ofrecía a la ciudadanía un espacio que
contuviera una serie de valores naturales para uso y disfrute de
todos y que, además, fuera motivo de orgullo para los habitantes
de Ceuta. La necesidad de su creación ha sido expuesto en las
primeras líneas de este apartado sobre la planificación y gestión.
También es interesante destacar que la designación del LIC
que nos ocupa pretendía y conseguía prevenir riesgos futuros
de mayores impactos negativos en el medio marino ceutí. La
factibilidad pretende evaluar con antelación las posibilidades
reales que existen para la designación de una determinada
zona del litoral como espacio protegido europeo. Por último, la
eficiencia trata de valorar aquellos aspectos que hacen viable la
gestión de un determinado espacio protegido. En este sentido, se
33
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

han tenido en cuenta cuestiones de ordenamiento práctico y de


control que lleven a la consecución de los objetivos planteados
con respecto a la sostenibilidad, a la protección efectiva de los
recursos y al desarrollo de las actividades lúdicas y educativas
para el disfrute de la población.

Elevada necesidad de crear el único espacio mari-


Necesidad
no protegido

Gran potencial de uso educacional y recreativo con


Factibilidad
un bajo costo de mantenimiento y restauración

Buenas posibilidades de control de actividades y


Eficiencia mejora del entorno para actividades educativas y
recreativas

Los criterios culturales hacen referencia a otros aspectos que,


aunque no son prioritarios a la hora de configurar la propuesta
de protección a la que nos estamos refiriendo, deben de tenerse
en cuenta de forma estratégica. Un espacio marino protegido,
además de cumplir funciones de conservación de biodiversidad
y de hábitats, y de procurar que se desarrolle una explotación
sostenible de los recursos marinos, también debería servir para
propósitos educativos y de ocio. La estética y la contemplación
del paisaje también podrían tener cabida como uno de los
conceptos en que se basan los criterios ecológicos. Sin embargo,
debido a las implicaciones sociales, culturales y vivenciales
hemos preferido tratarlos dentro de este último apartado. La zona
LIC a que nos venimos refiriendo posee un paisaje privilegiado
del cual se puede disfrutar desde la mayor parte de su borde
costero. Las posibilidades de ocio y recreo son enormes dadas
las buenas condiciones climáticas reinantes en la zona durante la
mayor parte del año. Estas condiciones permiten la realización
de actividades de senderismo, buceo con equipo ligero, paseos
litorales con kayak, etc. Muchas actividades educativas pueden
realizarse utilizando como punto de partida el LICES6310002,
algunas pueden incluso combinarse con otras de tipo recreativo
como las comentadas anteriormente. La observación de aves
o tetrápodos marinos, los paseos litorales interpretativos y los
recorridos con equipo ligero de buceo por los acantilados son
algunas de nuestras propuestas. Desde los puntos de vista
históricos y simbólicos nuestra zona también presenta aspectos
de gran relevancia. La densidad de elementos de interés histórico
o artístico eleva proporcionalmente el valor de un espacio
natural protegido. A lo largo del perímetro litoral protegido
del LICES6310002 están presentes numerosos bienes de interés
cultural (BICs) de distintos periodos históricos (Garrido, 1996).
34
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

Asimismo, la carta arqueológica de Ceuta


(Bravo Pérez y Bravo Soto, 1972; Ocaña et al.,
2004) recoge un gran número de hallazgos
en los fondos marinos de la zona protegida.
La carga simbólica y religiosa del lugar
objeto del estudio es bastante importante
y además proviene de épocas antiguas.
La mitología griega recoge la importancia
del enclave, siendo opinión de algunos
investigadores que el Monte Hacho es una
de las columnas de Hércules. En los textos
sagrados, sobre todo en el Corán, se recogen relatos míticos Actividades
relacionados con determinadas especies marinas y sus supuestas educativas en el
litoral del Monte
propiedades curativas o dañinas. A continuación se incluye una
Hacho
síntesis elaborada por el arqueólogo José Manuel Pérez Rivera.

Imagen tomada del


libro homenaje a
Juan Bravo publicado
por el Instituto de
Estudios Ceutíes en
2004

35
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

“El Ma` al-Hayât (el agua de la vida) es un estrecho que sobre la


costa permite a los navegantes avituallarse de agua. Este lugar se
situaría entre la Punta de Benzú y Ceuta. Una tradición, cuyo
origen se desconoce, pero que podría ser hebraica o musulmana,
identifica este lugar como aquel donde Moisés había perdido su
pescado. Otros autores localizan este lugar en Ceuta. Otra tra-
dición evoca también a uno de los personajes coránicos célebres,
al-Khidr. Este habla de una expedición que hizo con Alejandro
Magno en la búsqueda de Ma` al-Hayât, fuente que aporta la vida
eterna a todos aquellos que la beban. Tal fue, según la tradición,
que Aal-Khidr, celebre personaje coránico, pudo beber de esta
fuente y seguir vivo (Siraj, 1995).

La situación de Ceuta en la entrada del Estrecho de Gibraltar ha


favorecido la elaboración de una literatura mitológica. Es aquí
donde se localiza la roca donde Mûsâ (Moisés), con su acompa-
ñante Yûsha, capturó su pescado. La leyenda parece ser de ori-
gen magrebí. Es posible que surgiese cuando los comentadores
del Corán pensaban localizar “la confluencia de los dos mares”
mencionado por el libro sagrado, en el Estrecho de Gibraltar (Si-
raj, 1995).

La pesca tuvo una gran influencia en la alimentación de la pobla-


ción y era el objeto de una organizada actividad industrial. En
este contexto, no es de extrañar que surgiesen ciertas tradiciones
o mitos que tienen que ver con las especies que se capturaban en
las costas de Ceuta. Entre estas tradiciones, la más conocida es la
del llamado “pez de Moisés”, citado en el Corán y descrito como
un “pescado que sólo tiene carne de un solo lado, el otro lado esta
desprovisto, de suerte que la piel esta pegada a las espinas. Su
carne es de un gusto agradable y se emplea con provecho para cu-
rar el mal de piedra y reforzar la secreción seminal”. A partir de
esta descripción, según H. Ferhat este pescado se relacionaría al
orden de los Pleuronectiformes (platija, rodaballo y lenguado). En
Marruecos actualmente, se le llama “pez de Moisés” al lenguado
o San Pedro según la región (Ferhat, 1993: 276 y nota 35).
El pez de Moisés fue objeto de un fructífero comercio durante toda
la Edad Media. Su exportación de Ceuta es señalada en todas
las crónicas. Sustento, remedio y alimento sagrado, su historia
esta ligada a la leyenda de al Hadir y de Moisés. El consumo de
pescado era tal que dio lugar a las bromas contra los habitantes,
considerados que se alimentaban exclusivamente del pescado y
testimonio de la pobreza de la región. Las categorías sociales que
podían elegir preferían las carnes y las aves y menospreciaban el
pescado (Ferhat, 1993: 276).”

36
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

Realmente, al tratarse de dos grupos de peces


(Pleuronectiformes y Reiformes), que presentan aplastamiento
corporal, y sin perjuicio de que existan otras explicaciones que
apoyen a la autora del texto histórico, cabe reflexionar sobre dos
aspectos relacionados con el pez que alude el mito religioso.
El primero, es que no conocemos que algún pleuronéctido se le
denomine como Pez de San Pedro, y por lo tanto, su inclusión
en el texto podría deberse a una confusión. Por otro lado, dada
la abundancia de San Pedro (conocido como Gallo, Zeus faber) en
nuestra región, podría ser que realmente la leyenda se refiriera a
esta especie, que posee aplastamiento lateral del cuerpo, en vez
de a cualquiera de las otras (Pleuronectiformes) que lo presentan
dorso-ventralmente. No obstante, desde el punto de vista
anatómico, ninguno de estos dos grupos cumple la condición
mítica de tener carne por un solo lado de su cuerpo.
El Corán también preconiza la importancia del coral rojo,
especie que, por otra parte, dio lugar a una floreciente industria
artesanal durante la época de dominio musulmán en Ceuta.

Según Ferhat (1993), “menos conocida es la explotación de otros


recursos procedentes del mar, entre los que merece la pena que nos
detengamos, como es el caso del coral. Ya en el s. X Ibn hawqal
había señalado la buena calidad del coral de Ceuta. Al-idrisi, por su
parte, menciona la existencia de coral en las proximidades de Ceu-
ta sin aportar datos precisos sobre su emplazamiento. Es el autor
Azhar ar Riyad quien localiza con precisión un banco de coral al
lado de Yebel Musa. El coral de Ceuta jamás estuvo cerrado a los
cristianos como en Túnez por ejemplo, aunque su celebridad fue tal
entre los países cristianos que, en sus antiguas cartas, designan a
Ceuta bajo el nombre de “isla del Coral”. Los geógrafos árabes no
dicen nada sobre las técnicas de extracción de las ramas de coral.
No obstante, su buena calidad es algo unánime y ello es menciona-
do a título comparativo con el coral extraído a lo largo de Morsa
al Maraz. Afortunadamente, los geógrafos nos han legado algunas
indicaciones sobre las técnicas utilizadas, las cuales no debieron ser
muy diferentes a aquellas empleadas a lo largo de la costas de Ceu-
ta: “Los barcos cargados con una veintena de hombres se situaban
encima de los bancos y extraían el coral enganchando sus ramas a
las cruces de madera lastradas por piedras, y enganchadas a cabos
de lino; la barca, una vez esta cruz llega al fondo, se desplazaba a
derecha e izquierda y en círculo hasta que se producía la ruptura de
las ramas, tirando con fuerza, con la ayuda de dos cuerdas”. La ex-
tracción del coral parece entrar en declive a lo largo del s.XIV. Los
portulanos cristianos en el s.XV no hacen mención a esta explota-
ción. Al Ansari no hace alusión y en el s.XVI esta desaparición se
confirma por los portulanos griegos”.
37
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

El Cenobio islámico instalado en la zona protegida es un


fiel testigo de la carga simbólica y religiosa del lugar. Para los
ceutíes de épocas más recientes, el Monte Hacho conserva su
genius loci (el espíritu del lugar) y constituye un lugar de gran
encanto y simbolismo, pues no en vano fue, junto con el istmo,
la zona protegida de los asaltos y sitios. Fue un penal para los
desterrados de las colonias españolas en América y para otros
reos por discrepar de la fe política oficial del momento. Por
otra parte, en la mentalidad colectiva del ceutí, el Monte Hacho
es el brazo de tierra que mira hacia Europa y los acerca a las
raíces culturales españolas y europeas de las que también son
deudores.

Posibilidades Muy amplias, siendo uno de los lugares


estéticas y emblemáticos que tiene Ceuta para este tipo de
contemplativas actividades contemplativas

Posibilidades de Muy amplias, los paseos por el Monte Hacho son


ocio y recreo practicados por numerosos ceutíes

Posibilidades
Posee enorme potencial pero sin explotar
educativas

Gran relevancia de especies, hábitats, poblaciones


Valor científico
y también como sistema

Valores Posee numerosos BICs repartidos por todo el


históricos litoral

El Monte Hacho es recogido en textos elaborados


por autores clásicos, estando envuelto en un cierto
Valores
halo mítico. El litoral ceutí está también, de alguna
simbólicos
manera, recogido en los libros sagrados de las
religiones monoteístas.

38
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

1.2. Vertebrados, algas e


invertebrados marinos de interés
y/o protegidos por las leyes

Para concluir con el capítulo sobre el LICES6310002 vamos a


tratar aspectos destacables de las especies de vertebrados, algas e
invertebrados marinos de interés en relación a la declaración de
zona protegida. La enorme calidad natural del
espacio protegido ha sido reconocida dentro
de las propuestas de AMPs por la WWF/
ADENA.
Los cetáceos. Son animales emblemáticos
por excelencia, y algunas de sus especies han
jugado un papel destacado en la elaboración de
la propuesta del LICES6310002. Estos mamíferos
marinos han sido objeto de estudio en Ceuta
desde hace más de una década (véase García de Ejemplar de Rorcual
los Ríos y Ocaña, 2006a). Los resultados de este trabajo están bien Aliblanco grabado
pormenorizados y nos indican una gran presencia de especies de en el copo de la
cetáceos en nuestra región marina. Además, todas las especies Almadraba de Ceuta
de cetáceos que surcan nuestras aguas están protegidas por el
Catálogo Español y por Convenios Internacionales (Convenios
de Bonn, Berna y Barcelona). Si bien algunas de sus especies de
delfínidos (Globicephala
melas, Tursiops truncatus,
Stenella coeruleoalba
y Delphinus delphis),
así como el cachalote
(Physeter macrocephalus)
y pequeñas ballenas
como el rorcual
aliblanco (Balaenoptera
acutorostrata) tienen una
Varamientos de
mayor presencia en nuestras aguas. especies de cetáceos
La abundancia de cachalotes en nuestra región está relacionada en porcentajes
con sus hábitos alimenticios, ya que en nuestra zona se desarrollan
calamares de gran tamaño, que constituyen la presa fundamental
de esta especie. Durante años hubo en Beliones una factoría para
el procesamiento de la carne y otros productos de las ballenas,
siendo el cachalote una de las principales capturas (véase García
de los Ríos y Ocaña, 2006a)
La presencia de ejemplares de rorcual aliblanco está menos
aclarada, pero al menos es consistente con las épocas y rutas
migratorias de este tipo de especies.
39
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

40
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

41
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

En relación a los delfines, incluido el calderón


común, podemos indicar que todas las especies
citadas anteriormente tienen poblaciones estables
en nuestra región, si bien con una capacidad
de movimiento que abarca grandes áreas del
Mar de Alborán, donde Ceuta está enclavada
geográficamente.
Las muertes accidentales de estas especies que se
han registrado están relacionadas con procesos de
enmalle accidental en redes de pesca; y la presencia
de concentraciones de delfínidos en determinados
puntos del litoral tiene una gran imbricación con
sus pautas tróficas y la explotación de los recursos
ícticos y de cefalópodos. Constituyen uno de los
eslabones tróficos puestos de manifiesto en la red
ecológica de sinergias al principio del capítulo.
(Para más información véase García de los Ríos y
Ocaña, 2006a).

Delfines comunes en
aguas de Ceuta ESPECIES DE CETÁCEOS REGISTRADAS EN EL
LITORAL DE CEUTA

GRANDES CETÁCEOS:
Familia Balaenopteridae
Balaenoptera physalus: Rorcual Común
Balaenoptera acutorostrata: Rorcual Aliblanco
Megaptera novaeangliae: Ballena Jorobada
Physeteroidae
Physeter macrocephalus: Cachalote

PEQUEÑOS CETÁCEOS:
Familia Delphinidae
Delphinus delphis
Stenella coeruleoalba
Tursiops truncatus
Steno bredanensis
Orcinus orca
Grampus griseus
Globicephala melas

Las tortugas marinas. Son animales magníficos que han


cambiado poco morfológicamente desde sus remotos orígenes,
son auténticos fósiles vivos que ya nadaban con los dinosaurios
marinos hace unos 70 millones de años. Conviene aclarar, antes
de continuar, que los estudios biológicos sobre tortugas marinas
están muy sesgados hacia las áreas de puesta, pues como es bien
42
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

conocido estas especies necesitan poner huevos en tierra firme, y


para ello tienen que abandonar por unas horas el resguardo del
mar. Sin embargo, otros son los temas de investigación que han
atraído nuestra atención en estos últimos años. Estos temas están
todos imbricados con las relaciones ecológicas que las dos especies
de tortugas marinas entablan con nuestro entorno marino.
La tortuga laúd Dermochelys coriacea y la tortuga boba Caretta
caretta son visitantes habituales de nuestro litoral. Dentro de
la zona LIC pasan gran parte del tiempo
alimentándose y descansando. La tortuga boba
ha jugado un papel destacado para que se
consiguiera la designación del LICES6310002
del Monte Hacho. Esto se debe a la importante
presencia de esta especie en nuestro litoral
durante todo el año, y a que debido al
estado de gran amenaza que se cierne sobre
sus poblaciones europeas, es una especie considerada como Tortuga boba
descansando en
prioritaria para la Directiva 92/43 del Consejo de la CEE, relativa
superficie
a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora.
Los registros de tortuga boba son conocidos desde la
antigüedad, como atestiguan los restos encontrados en vestigios
de fábricas de salazones durante el periodo romano de Ceuta
(García de los Ríos et al., 2006). Esta especie ha sido de gran
importancia para entender un
aspecto relevante de las relaciones
ecológicas que se establecen en
nuestro litoral. La dieta de C.
caretta en la región de Ceuta es
básicamente un cangrejo bento-
pelágico, que conforma grandes
agregados o concentraciones
más o menos estacionales (con
un pico muy marcado a lo largo
de la primavera y el verano), y
que se ha revelado como uno de
los motores tróficos que interesa
directamente a nuestro litoral Varamientos
(véase Ocaña et al, 2005a). Por supuesto, la correlación entre la mensuales de tortuga
presencia de enjambres del cangrejo y la concentración de grupos boba en la región de
de tortuga boba es muy elevada (véase la gráfica de varamientos Ceuta
de tortuga boba).
El estudio de la tortuga laúd es, si cabe, todavía más
interesante debido sobre todo al gran vacío de conocimiento con
respecto a su ecología y su biología, en sentido amplio. Ceuta es
el lugar del Mediterráneo en el que se registra un mayor número
de varamientos de esta especie, lo cual nos convierte en un punto
caliente de cara al estudio de D. coriacea.
43
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Tortuga Laúd y
algunas de las Podemos indicar que en la región de Ceuta varan entre 5 y 10
especies de las que tortugas laúd al año. En relación a la declaración del LICES6310002
se alimenta y su justificación científica, esta especie, incomprensiblemente,
cuenta poco para la Directiva europea, sobre todo si tenemos
en cuenta que las poblaciones europeas son escasas, con pocas
posibilidades de reproducción y que además se encuentran
en un estado de amenaza permanente, principalmente como
consecuencia de las interacciones que
se producen con el sector pesquero.
No obstante, D. coriacea está presente
a lo largo de la zona protegida y su
presencia se constata al menos dos veces
al año coincidiendo con los aumentos de
concentración de medusas en nuestro
litoral (véase Ocaña y García de los Ríos
2002; García de los Ríos y Ocaña, 2006b).
La relación entre la presencia de esta
especie y la concentración de medusas
es un hecho bien contrastado y parece
bastante consistente con lo que se conoce
sobre la biología trófica de la especie,
Varamientos que se alimenta básicamente de plancton gelatinoso (Van Nierop
mensuales de tortuga y Den Hartog, 1984). No obstante, su presencia durante el otoño
laúd en la región de
es mucho más patente que durante la primavera o el verano.
Ceuta
Por otra parte, nuevos aportes de conocimiento que se obtengan
gracias a la investigación sobre pautas tróficas contribuirán, en el
futuro, a desvelar más datos sobre la ecología de la alimentación
de esta magnífica especie, de modo que redunden en una mejor
conservación de sus poblaciones (Ocaña y García de los Ríos, en
preparación).
Las aves marinas. En términos de permanencia en nuestro
litoral, no podemos decir que el litoral ceutí tenga mucha
importancia en relación a las aves marinas. En este sentido,
conviene indicar que la única especie de ave marina residente
es la Gaviota Patiamarilla (Larus michahellis) y tiene sus colonias
establecidas en nuestro LIC. Por otra parte, la estratégica situación
de Ceuta en las rutas migratorias de las aves nos convierte en
un punto de gran interés ornitológico en el contexto europeo.
44
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

(Jiménez y Navarrete 2001). No obstante, en lo que respecta a las


aves marinas como en otros aspectos relacionados con el medio
marino de nuestra región, la cuestión científica tiene todavía
un largo camino que recorrer y, por el momento, son escasos
los hitos naturales que se pueden relatar sobre esta interesante
cuestión. Gracias al esfuerzo investigador de la Sociedad de
Estudios Ornitológicos de Ceuta se han podido recopilar datos
sobre Estatus y Cantidad de aves marinas que, de una forma u
otra, se relacionan con el litoral protegido.
Otro aspecto interesante a destacar en la designación del
LICES6310002 del Monte Hacho es que existen diversas especies
de aves marinas que pueden observarse durante los pasos
migratorios y en época invernal. Gracias a unos estudios realizados
por el grupo ornitológico citado anteriormente, se pudo datar la
gran importancia del paso de ejemplares de Pardela Cenicienta a
través de la mayor parte del litoral protegido. Según este estudio
(Véase Navarrete, 2007) se ha estimado un
número superior a 500.000 de estas aves
abandonando el Mediterráneo durante el
otoño. Las aves pasan muy cerca de la costa,
siendo por este motivo los acantilados de la
zona protegida un lugar privilegiado para la
observación de esta especie.
La invernada del Alcatraz Atlántico (Morus
bassanus) es otro de los hechos naturales,
digno de mención, que protagonizan las
aves marinas y que también ocurre en los
acantilados de Punta Almina. En esta zona se
produce una concentración de ejemplares de
esta bella especie, que utiliza esta rica zona del litoral protegido Ejemplar de Alca
para alimentarse y realizar parte de la crianza de sus jóvenes. común en la zona
protegida
Otras aves marinas menos espectaculares pero que se
pueden observar comúnmente durante las migraciones y el
invierno son: la Gaviota Reidora, la Gaviota de Audouin y el
Charrán Patinegro. Hay también aves marinas más escasas en
número pero muy patentes debido a su tamaño o a su actividad
buceadora, entre las que destacamos el Cormorán Común y el
Alca Común.
A continuación incluimos una lista de aves marinas
proporcionada por José Navarrete de la Sociedad de Estudios
Ornitológicos de Ceuta, en la que se aportan interesantes datos
de cantidad y estacionalidad de las aves marinas en el litoral de
Ceuta. Algunas de las aves incluidas por este autor en la lista,
como los Vuelvepiedras o los Zarapitos, no son estrictamente
consideradas marinas por los especialistas, pero es interesante
incluirlas en el listado debido a la gran relación ecológica que
mantienen con las zonas intermareales rocosas.
45
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

ESPECIE ESTATUS CANTIDAD

Pardela Cenicienta - Calonectris diomedea (1) E Abundante


Pardela Pichoneta - Puffinus puffinus P Rara
Pardela Capirotada – Puffinus gravis P Rara
Pardela Sombría - Puffinus griseus P Rara
Pardela Balear - Puffinus mauretanicus P Común
Paíño Europeo - Hydrobates pelagicus I Raro
Alcatraz Atlántico- Morus bassana I Abundante
Cormorán Grande - Phalacrocorax carbo I Escaso
Negrón Común - Melanitta nigra I Escaso
Serreta Mediana - Mergus serrator I Raro
Ostrero Euroasiático - Haematopus ostralegus P Escaso
Chorlitejo Grande - Charadrius hiaticula I Escaso
Correlimos Tridáctilo - Calidris alba P Raro
Correlimos Común - Calidris alpina I Escaso
Zarapito Trinador - Numenius phaeopus I Común
Zarapito Real - Numenius arquata I Raro
Archibebe Común - Tringa totanus I Raro
Andarríos Chico - Actitys hypoleucos I Escaso
Vuelvepiedras Común - Arenaria interpres I Común
Págalo Grande – Catharacta (Stercorarius) skua I Escaso
Págalo Parásito - Stercorarius parasiticus I Escaso
Gaviota Cabecinegra - Larus melanocephalus I Escasa
Gaviota Enana - Larus minutus P Escasa
Gaviota Reidora - Larus ridibundus I Común
Gaviota de Audouin - Larus audouinii I Común
Gaviota Sombría - Larus fuscus I Escaso
Gaviota Patiamarilla - Larus michahellis R Abundante
Gaviota Tridáctila - Rissa tridáctila I Escaso
Charrán Bengalí - Sterna bengalensis P Escaso
Charrán Patinegro - Sterna sandvicensis I Común
Charrán Común - Sterna hirundo I Escaso
Charrancito Común - Sterna albifrons P Raro
Fumarel Común - Chlidonias niger P Escaso
Arao Común - Uria aalge P Raro
Alca Común - Alca torda I Escaso
Frailecillo Común - Fratercula arctica I Escaso

Estatus
R Residente: habitual a lo largo de todo el año.
E Estival: habitual en los pasos migratorios y en verano.
P De paso: habitual exclusivamente durante los pasos migratorios.
I Invernante: habitual en los pasos migratorios y en invierno.
A Accidental o divagante. Ave fuera de su zona habitual de distribución.

Los recursos ícticos. Las comunidades de peces de Ceuta,


como las de todo el litoral Mediterráneo, se encuentran en un
estado de sobreexplotación. Según los datos aportados por el
estudio que sobre las comunidades de peces se realizó en el
marco de la carta bionómica de fondos marinos de Ceuta, ha
quedado puesto de manifiesto la escasez de grandes tallas en
muchas especies de peces litorales (véase Ocaña et al., 2004; Valle
et al., 2003). Según estos autores, la estructura poblacional de los
46
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

peces litorales se ve favorecida por la complejidad estructural


de hábitats que se desarrollan en los fondos de la región ceutí.
Así por ejemplo, la mayor abundancia de Symphodus ocellatus se
corresponde con las zonas donde se desarrolla el bosque alto de
Cystoseira usneoides. La relación entre biomasa y complejidad del
hábitat es directa, de manera que cuanto mayor es la complejidad
y la variedad de ambientes posibles en términos de volumen,
rugosidad y verticalidad, mayor es la talla de los individuos.
La estructura trófica del poblamiento, en términos de número
de especies, está dominada por las especies mesófagas, que se
alimentan de presas de tamaño medio en relación al tamaño
del predador (normalmente invertebrados bentónicos). Sin
embargo, en términos de abundancia y biomasa, la categoría más
abundante fue la de micrófagos, excepto en la Cárcel de Mujeres
donde predominan los mesófagos. Esto se debe, principalmente
al estado de explotación del litoral, que somete a mayor presión
a las especies macrocarnívoras de gran tamaño. Por otra parte,
la mayor abundancia de micrófagos en la bahía norte y la zona
más externa del sector sur puede deberse a la mayor producción
planctónica en la columna de agua de esas zonas. Desde el punto
de vista de la conservación, una de las grandes funciones que
debe cumplir la zona marina protegida es la de ser un santuario
(reserva a salvo de la depredación humana) para las poblaciones
de peces, que ayude a la repoblación de otras regiones del litoral
ceutí y, por lo tanto, a mantener el stock pesquero de una forma
más sostenible. Este `efecto reserva´ ya se ha demostrado que
funciona en otras áreas protegidas, siendo uno de los aspectos
más destacados durante las primeras fases de funcionamiento
de una reserva la recuperación de especies de peces bentónicos.
En general, los efectos de la reservas en la recuperación de
especies de peces y del bentos en general son más que evidentes
(véase Moreno y Frías, 2003). Merece la pena
destacar la espectacular recuperación de las
poblaciones de meros, y también de otras
especies demersales, en la reserva de las Islas
Medas (García Rubíes et al., 1999).
En la declaración del espacio marino
protegido del Monte Hacho las comunidades
de peces han tenido menos peso que otras
especies, debido básicamente a la escasez de
fauna íctica incluida dentro de las leyes de
protección de la naturaleza y en los Convenios
Internacionales en los que España es una Tripterigion
de las partes. No obstante, merece la pena destacar algunas Tripteronotus es una
de las especies incluidas en la declaración, especialmente las especie endémica del
endémicas que reforzaron la declaración de LIC, por este motivo Mediterráneo
se incluyeron los taxones Symphodus ocellatus y Tripterygion
47
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

tripteronotus que son endemismos estrictos del


Mediterráneo. Labrus viridis, Symphodus tinca
y Symphodus mediterraneus, son otras especies
mediterráneas, pero que se encuentran también
presentes en las áreas atlánticas próximas.
La rareza de algunas especies que se
encuentran presentes, al menos de forma
esporádica, fue también un buen argumento
para reforzar la singularidad de la zona
protegida y sus valores. En este sentido, Diodon
Symphodus hystrix presentado en la imagen es una especie
mediterraneus es presente en las áreas tropicales y que también se observa fuera
frecuente en la región de éstas pero con una distribución no bien establecida (Bauchot y
Pras, 1987; Brito et al, 2002). Por su parte, las especies Cetorhinus
maximus (tiburón peregrino) e Hippocampus ramulosus (caballito
de mar) están incluidas en la lista de especies
amenazadas del Convenio de Barcelona,
Convenio de Berna, OSPAR, CITES y también
dentro de la Lista Roja de la IUCN (véase
Templado et al, 2004).
En el espacio protegido existen también
fauna íctica con un régimen de protección
que atiende a la supervivencia de la especie
La especie Diodon como tal, sin renunciar a su explotación
Hystrix pescado en siempre que esta sea sostenible, la categoría de protección se
aguas de Ceuta, denomina técnicamente especies cuya explotación se regula:
imagen cedida por Isurus oxyrinchus (Marrajo); Squatina squatina (Angelote);
Juan Bravo
Rostroraja alba (Raya); Anguilla anguilla (Anguila); Epinephelus
marginatus (Mero); Sciaena umbra (Corvallo); Umbrina cirrosa
(Verrugato, Umbrina); Xiphias gladius (Pez espada, Aguja pala);
Thunnus thynnus (Atún rojo). La mayoría están
recogidas en los anexos de los Convenios de
Berna y Barcelona. Algunas como el mero,
sin embargo, están también incluidas en la
lista roja de la IUCN en la categoría de casi
amenazada, poniendo de manifiesto la gran
presión pesquera que ha sufrido la especie en
las costas europeas, y sobre todo en el litoral
mediterráneo (véase Templado et al, 2004).
Los invertebrados marinos y las algas. A
pesar del gran valor patrimonial, y económico,
Cetorhinus maximus
en el caso de los peces, que tienen los grupos anteriormente
fotografiado en el
espacio protegido, tratados (peces, aves, cetáceos y tortugas), son los invertebrados y
imagen cedida por las algas en su conjunto las que crean las comunidades bentónicas
Sergio Hanquet. que albergan y dan alimento de forma directa a la mayoría de las
especies de peces. En lo que respecta a los otros grupos tratados,
el tipo de relación con el bentos se establece de una forma más
48
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

indirecta pero siempre existe un nexo importante de dependencia


que intentamos poner de manifiesto al principio de este capítulo.
Algunas de las especies de algas e invertebrados bentónicos
juegan un papel ecológico destacado que será analizado con
más detalle en los capítulos siguientes. En este apartado, nos
centraremos en analizar, de forma general, la importancia de las
especies de macrófitos y macroinvertebrados en la propuesta de
LICES6310002, haciendo hincapié en aspectos de distribución
geográfica y de pertenencia a categorías de protección.
El encuentro de especies mediterráneas y atlánticas podríamos
decir que es uno de los aspectos más destacados del estudio de
las algas llevado a cabo en la declaración de la zona protegida.
Interesa comentar la abundante presencia de la especie de alga
calcárea endémica del Mediterráneo, Lithophyllum lichenoides.
Esta especie está además incluida en el anexo I del Convenio de
Barcelona. Por otra parte, el aspecto más llamativo, en relación a
las algas, quizá sea la presencia de numerosos taxones atlánticos
que se desarrollan en la zona del Estrecho de Gibraltar y en
algunos puntos del Mar de Alborán. Esto pone de manifiesto la
gran influencia atlántica que la región de Ceuta recibe, lo cual da
lugar a insólitas comunidades algales en el contexto mediterráneo.
Las algas pardas del género Cystoseira y las laminariales (géneros
Saccorriza y Laminaria) son buenos representantes biogeográficos
de lo que estamos indicando. Pero también otras muchas especies
entre las que queremos destacar al alga parda Carpomitra costata
y al alga roja Halichrysis depressa.
Estas dos últimas, también son dos
buenas indicadoras de influencia
atlántica.
Existen también un número de
algas que fueron incluidas para la
declaración LIC por su importancia
ecológica. Entre estas destacamos
a las especies Codium bursa,
Mesophyllum lichenoides, Plocamium
cartilagineum, Halopteris filicina y
Fucus spiralis.
En términos de dominancia y
creación de hábitats la importancia
de los invertebrados marinos en
Halichrysis depressa
buena parte de la zona protegida es claramente mayor que la es un alga roja de
de las algas. De hecho, así quedó reflejado en el documento de distribución atlántica
propuesta de zona de interés comunitario. Por ello, entendemos
que se necesita un tratamiento más pormenorizado de la fauna
invertebrada que abarque todos los aspectos de su complejidad
ecológica. Contabilizamos un total de cinco especies protegidas
por el CEEA (Catálogo Español de Especies Amenazadas),
49
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

estas son el coral Astroides calycularis,


el equinodermo Centrostephanus
longispinus y los moluscos Charonia
lampas, Patella ferruginea y Dendropoma
petraeum. Las tres especies de moluscos
y el coral tendrán amplio tratamiento
en los capítulos posteriores como
consecuencia de los trabajos realizados
en ámbito portuario. En cuanto a C.
longispinus es una interesante especie
de erizo marino relacionado con otras
especies de su grupo de regiones
tropicales y es bastante abundante en la
zona protegida, podemos considerarlo
Centrostephanus como un elemento relicto en el Mediterráneo (Templado et al.,
longispinus 2004).
El rango de distribución de C. longispinus varía entre 5 y 200
metros de profundidad, aunque normalmente se encuentra a
partir de los 20 metros, ocupando angostas grietas, y también
es posible encontrarlo en todo tipo de ambientes de penumbra.
C. longispinus está distribuido por las costas mediterráneas
españolas y su crecimiento y proliferación está
condicionado por la temperatura (Templado y
Moreno, 1996).
Dieciocho taxones están incluidos en el
Convenio de Barcelona, entre estos destacamos
a la especie Spongia agaricina, que forma en Ceuta
poblaciones de gran importancia. Se trata de una
especie típicamente mediterránea que también
puede encontrarse de manera ocasional en las
costas atlánticas de la Península Ibérica.
Esta es una especie que ha sido explotada
Spongia agaricina
para su comercialización como esponja de baño, por lo que, en
algunos enclaves, las poblaciones han sufrido cierto retroceso.
Varias especies de crustáceos también se encuentran incluidas
en este grupo como las especies Maja squinado,
Hommarus gammarus, Palinurus elephas y Scyllarus
arctus. La especie Maja squinado (centollo) es bien
conocida en nuestras costas donde puede llegar
a formar espectaculares concentraciones de
individuos .
La distribución de las especies marinas
también ha sido un factor interesante a tratar
Los centollos son en relación a la zona protegida. En primer lugar
muy comunes en los vamos a destacar las que presentan unas distribuciones bastante
fondos ceutíes restringidas y que podemos denominar como endémicas de una
zona más o menos amplia.
50
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

En general, las especies de moluscos presentan distribuciones


muy restringidas (Bouchet, 2006).
El gasterópodo (caracola) Cassiella abylensis (Gofas, 1987) y
las especies de nudibranquios (babosas
marinas) Doto furva, Flabellina baetica,
Thordisa azmanii y Trapania hispalenses, son
solo conocidos para el Estrecho de Gibraltar
(García Gómez etal, 1989). Hypselodoris
orsinii tiene una amplia distribución
mediterránea pero no es muy común en
nuestra región. Chromodoris luteopunctata
es endémica del Norte de África.
Una veintena de especies son
endémicas del Mediterráneo, entre todas
estas destacamos a los corales Balanophyllia
europaea y Maasella edwardsi y a la ascidia
Pareja de
colonial Pseudodistoma obscurum.
Hypselodoris orsinii
También existen especies exclusivas del Atlántico que tienen sobre la esponja de
en nuestro litoral su punto de encuentro. Al menos una decena la que se alimenta
de invertebrados se pueden englobar dentro de este grupo, del
que nos gustaría destacar al hidroideo Gymnangium montagui. El
cual forma poblamientos de gran belleza en fondos expuestos
del Monte Hacho.
Otro grupo de especies, típicamente
africanas, está bien representado en
nuestras costas. El ascenso hacia nuestras
latitudes de estas especies, podría estar
relacionado con los procesos de cambio
climático. Este aspecto es muy relevante
y debe ser tenido en consideración, al
margen de otras explicaciones puramente
biogeográficas, y relacionadas con
la ausencia de conocimiento de la
biodiversidad marina como consecuencia
Ejemplar de
de la falta de exploración. La presencia de gorgonias del género Balanophyllia
Eunicella, de amplia distribución en la costa africana, ejemplifican europaea en aguas
bien nuestra argumentación. de la bahía sur
Por último, nos gustaría destacar aquellas especies que
hemos incluido por su importancia ecológica. El octocoralario
Paralcyonium spinulosum es indicador de buenas condiciones
ambientales, también ha sido poco estudiado y su distribución
sea posiblemente mucho más extensa que la registrada en la
actualidad.
Las estrellas de mar cumplen también una función ecológica
de control sobre otros organismos marinos. En la zona protegida
existe una excelente representación de estrellas, siendo
relativamente frecuente la observación de las siguientes especies:
51
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Echinaster sepositus, Hacelia atennuata, Ophidiaster ophidianus,


Coccinasterias tenuispina, Astropecten aranciacus, Marthasterias
glacialis y Chaetaster longipes.

El hidroideo atlántico
Gymnangium montagui

Eunicella labiata, una gorgonia del


atlántico africano

Paralcyonium spinulosum con los tentáculos retraídos en la imagen, es


una especie abundante en nuestro litoral pero muy inconspicua

52
EL MEDIO MARINO PROTEGIDO

53
CAPÍTULO 2. OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA
Y BIODIVERSIDAD

55
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

2.1. Apuntes Oceanográficos y


Biogeográficos
2.1.1. El motor de Alborán

L
a región de Ceuta se sitúa dentro de lo que en términos
geográficos y marítimos se denomina mar de Alborán.
Este espacio marino es la antesala del Mediterráneo, como
bien indican los autores del libro de fauna y flora de la reser-
va marina de la isla de Alborán (Templado et al., 2006). Es una
de las zonas más diferenciadas del Mediterráneo, en términos
de biodiversidad y de productividad, en notable contraste con
el resto, gran parte de cuyas aguas poseen un marcado carácter
oligotrófico. Para entender esta diferenciación es fundamental
bucear en los conocimientos hidrográficos y en los intercambios
de masas de aguas entre el Atlántico y el Mediterráneo. Como
es bien conocido, el flujo hidrológico es favorable a la entrada
de agua atlántica hacia el Mediterráneo, lo cual propicia que se
compensen las enormes pérdidas de agua que sufre anualmente
el Mediterráneo por evaporación. Los intercambios se producen
entre aguas de horizontes batimétricos opuestos: el agua atlánti-
ca (36‰ de salinidad y 15-17º C) entra a favor de gradiente en su-
perficie y el agua mediterránea (38‰ de salinidad) que sale, en
sentido opuesto, debiendo ascender desde fondos profundos. El
agua profunda mediterránea está formada por dos estratos bien
diferenciados en función de la profundidad y las características
del agua. El primero corresponde a una capa de agua proceden-
te del Levante mediterráneo y presenta una temperatura de 14º
C y una salinidad de 39‰. La segunda capa, más profunda, se
genera en las zonas más frías del Mediterráneo occidental, con
una temperatura de unos 12º C y una salinidad de 38,5‰. Estas
masas se desplazan a una velocidad más o menos constante de
2,5 m/s, y cuando llegan al embudo geológico del Estrecho de
Gibraltar ascienden y salen hacia el Atlántico.
Una vez en el Atlántico, forman “lens” (masas de agua con
temperatura y salinidad diferente al resto de agua circundante)
de agua mediterránea que llega a tener su influencia en términos
de biodiversidad en diversas zonas del Atlántico (Morton et al,
1998; Ocaña et al., 2007-a). El efecto inmediato de este tipo de
aguas frías es percibido en diferentes zonas litorales situadas a
lo largo del estrecho. Las variaciones de estos flujos en el tiempo
tienen una influencia decisiva en los intercambios de biodiversi-
dad entre las dos masas de aguas marinas (Gofas y García Raso,
2004). Todos estos flujos de aguas marinas en diferentes estratos,
56
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Intercambio de aguas en el estrecho

junto con la configuración topográfica de los fondos marinos,


procuran una suerte de dinámica de corrientes marinas que, jun-
to con giros ciclónicos y anticiclónicos, concentran especies de
distintas procedencias, debido a la influencia atlántica en ciertos
lugares y, además, favorecen los procesos de ascenso de aguas
profundas que tan decisiva influencia tienen en la productividad
de toda la región (véase Templado et al., 2006; Gofas y García
Raso, 2004).

57
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

2.1.2. Particularidades oceanográficas de


la región de Ceuta

Hasta el presente no existen estudios concretos que


profundicen suficientemente en los aspectos más destacados
y las peculiaridades que guardan las aguas que bañan nuestra
región. No obstante, existen tratados muy especializados sobre el
Estrecho de Gibraltar (véase Armi y Farner, 1988), ya que es una
zona en la que se realizan asiduamente estudios de oceanografía
física, química y planctónica, una buena parte con orientación
pesquera. Por consiguiente, es posible plantearse algunas
cuestiones sobre la oceanografía de la región de Ceuta que tienen
influencia sobre la biodiversidad marina. Es importante subrayar
que estas líneas son las reflexiones en voz alta de un naturalista
marino, que trata de entender y explicar la realidad natural que
observa y estudia, y como tales deben ser administradas. Por lo
tanto, sería muy presuntuoso aventurar explicaciones avezadas,
aunque éstas encajen con lo observado, hasta que un estudio
físico-químico pormenorizado de nuestra costa pueda resolver
algunas de las claves que se necesitan para entender el sistema
litoral de la región de Ceuta en toda su amplitud. Respecto a
las mareas, podemos indicar que el Mediterráneo, salvo zonas
muy concretas (Adriático Norte, Golfo de Gabés), es un mar
prácticamente sin mareas gravitatorias. Sin embargo, en la región
del Estrecho de Gibraltar las fluctuaciones de marea son mucho
más importantes de las que se dan en cualquier otra zona del
Mediterráneo.

Carrera de marea en
Localidad
metros
Cádiz 2,5 m

Ceuta 1,3 m

Tarragona 0,3 m

Esto va a representar una notable influencia en las comunidades


biológicas en dos sentidos fundamentales: i) la disponibilidad
de hábitats con los procesos ecológicos intermareales; y ii) la
renovación del medio acuoso, con la constante presencia de
fuertes corrientes de marea que favorecen el asentamiento de
comunidades especiales.
Las mareas y sus flujos alcanzan un especial interés en el
área del Estrecho y aunque, tradicionalmente, se acepta que el
flujo general de mareas tiene una dirección Oeste-Este (Sánchez
58
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

y Pascual, 1988); estudios más actualizados señalan


la existencia de variaciones en la dirección de estos
flujos. Ello evidencia la dificultad para interpretar los
fenómenos hidrográficos que acontecen en el Estrecho
de Gibraltar (Tejedor et al., 1998). Los mismos autores
señalan la importancia de los accidentes geográficos en
la producción de los remolinos, cuando se interponen
a las corrientes de marea, y están implicados muy
directamente en la producción de afloramientos de
aguas profundas (up-wellings). Asimismo, cabe señalar
que las corrientes de marea llegan a ser tan intensas
que pueden cambiar la dirección de entrada y salida de
las aguas en el Estrecho. Según Parrilla Barrera (1998),
son tres los fenómenos que intervienen de manera
significativa en el intercambio y en los flujos de agua
en el Estrecho:
a) Los ciclos estacionales referidos a los aportes de
los ríos y a la precipitación. Arrecifes costeros
que quedan al
b) Los ciclos barotrópicos que se relacionan con la propia
descubierto con la
presión atmosférica y no dependen de la profundidad. marea baja
c) Según esto con altas presiones el flujo atlántico se disminuye
por el contrario se aumenta con las bajas presiones (Pratt, 1991).
d) Las corrientes de marea tienen una importancia crucial en
el intercambio de aguas en el Estrecho de Gibraltar. El cincuenta
por ciento del intercambio de aguas se produce merced a esta
fluctuación (véase Brydan, 1994), siendo el desfase entre la
marea y la corriente inducida por ésta de unas tres horas. No
obstante, la corriente de marea sólo puede cambiar el sentido de
la corriente dominante en las embocaduras del Estrecho. En los
lugares de mayor intensidad del flujo, la corriente de marea solo
puede reducir la intensidad de la corriente dominante.
La estabilidad térmica de la región es otro de los aspectos a
tener en cuenta puesto que está favoreciendo el asentamiento
y proliferación de determinadas especies de latitudes más
meridionales. De la misma manera, puede explicar la gran
proliferación de algunas especies que presentan claras afinidades
tropicales. Las temperaturas en nuestra región marina no llegan
a ser muy cálidas en verano, ni tampoco bajan excesivamente
durante el invierno, al contrario de lo que ocurre en la mayor parte
del Mediterráneo occidental y oriental (véase Margalef, 1989).
En general, en el Mediterráneo se produce una estratificación
vertical de la temperatura que coincide generalmente con
la época de verano y que se debe a la fuerte insolación y
al hidrodinamismo moderado del que se disfruta en dicho
mar. Esta estratificación vertical y de la temperatura da lugar
a la aparición de una termoclina que se caracteriza por la
disminución brusca de la temperatura en los primeros metros
59
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

de profundidad. En nuestra región este fenómeno se complica


y minimiza debido al intenso hidrodinamismo y al afloramiento
local de aguas profundas como el que se produce frente a Punta
Almina (Ballester y Zavatti, 1983). Este afloramiento se debe al
ascenso de agua mediterránea profunda, que se ve favorecido
por lo escarpado de los fondos cercanos a la península de la
Almina. La presencia de agua mediterránea profunda (AMP)
ha sido puesta de manifiesto por Fraga y Establier (1974). Otros
autores han detectado importantes bolsas de AMP entre Ceuta
y Gibraltar (véase Armi y Farmer, 1988). Los afloramientos
de aguas profundas (up-wellings) son fenómenos de gran
importancia para la fertilización de las capas superficiales de la
columna de agua y provocan un enriquecimiento de las cadenas
tróficas planctónicas. De este modo, los up-wellings, no sólo
causan cambios de temperatura y salinidad, sino que también
aumentan las concentraciones de nutrientes en superficie. Estas
concentraciones incrementan la biomasa planctónica en la zona
(Arias, 1975; Carbonell y Jansá, 1983; Greze et al., 1985) que es el
motor trófico por excelencia en los ecosistemas marinos. Otros
autores sostienen, sin embargo, que son los efectos combinados
de ascensos de aguas profundas y entrada de flujo atlántico los
que favorecen los procesos productivos en la región.

Salinidad 36-38‰
Temperatura 12-17ºC

O2 4,5-5,5 ml/l

NO3 0,75-2,5 μmol/l

Biomasa planctónica 5-60 mg/m³

Como consecuencia de esta mayor productividad se ven


afectados todos los niveles del mundo natural, y se explica
la existencia de motores tróficos secundarios, como las
concentraciones del cangrejo bentopelágico Polibius henslowii,
(véase el capítulo Medio Marino Protegido). En nuestra región,
esta especie representa un importante recurso trófico de gran
El decápodo importancia para muchas especies de peces, aves marinas y,
nadador Polibius sobre todo, para la tortuga boba (véase Ocaña et al., 2005a).
henslowii es un De la misma manera, la abundancia de plancton gelatinoso
recurso importante y la presencia de contingentes importantes de tortuga laúd
para numerosos (Dermochelis coriacea) son hechos fuertemente relacionados con la
vertebrados marinos productividad de la región.
No obstante lo comentado, un estudio de microoceanografía
se hace necesario para conocer la influencia de todos estos
fenómenos a pequeña escala.
60
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

2.1.3. Los supervivientes del Tethys:


tesoros naturales del Mediterráneo

El Mediterráneo está considerado como el resto del primitivo


mar llamado Tethys, un océano ecuatorial que se extendía
desde lo que hoy es Portugal hasta el Sudoeste asiático,
abriéndose ampliamente al Pacífico y separando los dos bloques
continentales principales (Laurasia y Gondwana) procedentes
del supercontinente Pangea (Maldonado, 1989). A medida que
Pangea comienza a disgregarse formando los continentes actuales,
(aproximadamente hace 200 m.a.), se produce un desplazamiento
latitudinal hacia el Norte de todos los continentes, que prosigue
hasta nuestros días y forma parte de los procesos de génesis y
destrucción continua que afectan a la corteza terrestre (Dietz y
Holden, 1970), abriéndose al Océano Atlántico. Estos cambios
afectaron profundamente al antiguo Tethys, que transformó
progresivamente su fisonomía (Sengör et al., 1988), así como, su
clima (Cox y Moore, 1973). Al final del Cenozoico se producen
importantes acontecimientos geológicos que dieron lugar al
Mediterráneo que hoy día conocemos. Entre 8 y 9 m.a. un
acercamiento entre las placas africana y euroasiática provocó
que el Mediterráneo quedara aislado definitivamente del Océano
Índico por el Este, y temporalmente aislado del Océano Atlántico
por el Oeste, justamente donde hoy día se sitúa el Estrecho de
Gibraltar (Hsü, 1972). Según diversos autores (véase Maldonado,
1989) hace unos 6 m.a., a finales del Mioceno, el Mediterráneo se
desecó en gran parte, provocando el éxodo y/o el acantonamiento
de un buen número de las especies que lo poblaban en las zonas
limítrofes europeas y norteafricanas, alcanzando a la región
levantina (Por, 1989). Esta tesis defiende que, como consecuencia
directa de la desecación, se produjo una extinción masiva de la
biota marina que quedó aislada dentro de él. Contrariamente a
estos postulados, cabe recordar que otros autores han discutido
la posibilidad de que una parte de la biodiversidad tethyana
sobreviviera gracias a la permamencia de algunos mares someros
en ciertas zonas mediterráneas (véase Benson, 1976; Sonnenfeld
y Finnetti, 1985; Stanley, 1990). Nosotros nos unimos a esta tesis
como única explicación plausible de la existencia de especies
de corales tethyanos en el Mediterráneo en la actualidad (véase
Ocaña, 2003; Ocaña edit., en preparación) o hasta tiempos
relativamente recientes (Barrier et al, 1991; Ocaña, 2007a).
Este grupo de corales mediterráneos solo tiene parientes
vivos en las zonas tropicales del Indo-Pacífico y en mucha menor
medida también en el Atlántico.
61
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Una vez reestablecidas las comunicaciones entre el Atlántico


y el Mediterráneo, se facilitó la recolonización y, sobre todo, la
nueva expansión de estas especies de corales desde el interior
del propio Mediterráneo, donde habrían sobrevivido a las crisis
mencionadas. Las posteriores aperturas del Atlántico, la entrada
de fauna ibero-marroquí y otra procedente del oeste africano, y las
influencias de las transgresiones y regresiones relacionadas con
las glaciaciones cuaternarias han condicionado las características
biológicas de este mar (Péres, 1989).

Masella edwardsii,
Astroides calycularis y Una serie de eventos geológicos explican los grandes y
Cladocora caespitosa profusos cambios que se han producido en la composición del
son tres especies de bentos mediterráneo. A continuación aportamos un cuadro-
corales relictos del resumen con los acontecimientos geológicos más destacados.
Mediterráneo

Pérdida de los contactos con el Índi-


MIOCENO TARDÍO co, Crisis de la salinidad,
Extinciones masivas de biota.

Apertura del E. de Gibraltar,


PLIOCENO- Primeras invasiones de biotas cáli-
PLEISTOCENO das, Conversión en un mar templa-
do.
Pulsos glaciares e interglaciares,
PLEISTOCENO Invasiones y regresiones de biotas
atlánticas.

Según Francisco Pereila (geólogo de la Fundación Museo del


Mar, de Ceuta), la relación más antigua de Ceuta con el mar (de
la que tenemos constancia hasta ahora), podemos situarla en el
periodo Jurásico (> 140 m.a.). Durante este periodo geológico
Cefalópodos fósiles parte del actual territorio de Ceuta se encontraba bajo el mar
de Ceuta
formando parte de un umbral pelágico en el antiguo Tethys,
presentando una abundante fauna de cefalópodos (A) amonites y
B) belemnites) principalmente.
62
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

2.1.4. Hacia una nueva concepción


biogeográfica del Estrecho de Gibraltar
dentro de Alborán

Un estudio biogeográfico general basta para enmarcar al medio


marino de Ceuta dentro de la realidad atlanto-mediterránea. La
mayor parte de las especies del Mediterráneo (60-75% según los
grupos) tienen su origen en la fauna atlántica que colonizó este
mar después de las sucesivas crisis de aislamiento y desecación
por las que transitó. El resto de las especies que habitan la
zona del Mediterráneo
en que nos encontramos
constituyen el factor de
originalidad de la región, y
está desglosado en varias
unidades biogeográficas.
Estas unidades están
compuestas por: i)
elementos endémicos del
Mediterráneo que tienen
su límite de distribución
en el Estrecho de
Gibraltar; ii) elementos
con distribución exclusiva
en el Atlántico, pero que
alcanzan nuestra región;
iii) taxones anfi-atlánticos,
que se encuentran en las dos orillas de este Océano; iv) elementos Biogeografía del
de amplia distribución mundial que corresponden a las especies entorno
cosmopolitas; y v) un último grupo, representado por especies
de distribución desconocida, algunas de estas son consideradas
endémicas de la región.
El Estrecho de Gibraltar es una zona de transición entre
dos mares y, por tanto, también un lugar de encuentro entre
especies atlánticas y mediterráneas. Este argumento tan simple,
pero irrefutable, avalado por datos faunísticos y botánicos, ha
llevado a algunos autores a proponer una posición biogeográfica
particular para el Estrecho de Gibraltar. En este sentido, cabe
señalar la importancia biogeográfica que supone contar en
nuestro entorno marino con la presencia de un buen número
de especies endémicas, o al menos de especies nuevas para la
ciencia, de distribución desconocida hasta el momento (Alvarez,
1993; López de la Cuadra y García-Gómez, 1991; Gofas, 1998).
Son cada vez más los autores que ponen de manifiesto esta
singularidad biogeográfica que se refleja en la variada procedencia
63
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

de la biota que se desarrolla en este entorno marino (Maldonado


y Uriz, 1995; Medel y López-González, 1998; López de la Cuadra
y García-Gómez, 1992; Blanquer y Uriz, 2008). Por otro lado, hay
que tener en cuenta el tópico científico comúnmente aceptado de
la aparente escasez de barreras físicas que impiden el intercambio
genético en el medio marino, asumiendo una menor proporción
de especies endémicas. Por tanto, conviene admitir que, en
general, en el medio marino no se producen tan fácilmente,
como en el medio terrestre, los procesos de aislamiento genético
que dan origen a la aparición de especies endémicas, aunque es
bien conocido que variaciones significativas de ciertos factores
ambientales (p.e. temperatura, salinidad) pueden acelerar los
procesos de especiación y endemicidad en los organismos
marinos (véase Miller, 1984; Ocaña, 1994; den Hartog y Ocaña,
2003; Ocaña et al, 2005b). En el grupo de los moluscos, está
ampliamente admitido el gran nivel de endemicidad que se
produce en áreas reducidas (Bouchet, 2006). Sin embargo, y de
acuerdo con Gofás (1998: 263), para poder hablar con propiedad
de invertebrados marinos endémicos hay que poseer un gran
conocimiento de campo y haber realizado un importante esfuerzo
de exploración y rastreo en las áreas geográficas próximas y en los
hábitats donde se supone que pudiera encontrarse la especie en
cuestión. Este último autor define un endemismo marino como
aquella especie propia de un área y hábitat determinados que no
aparece en otras zonas, después de haber realizado los esfuerzos
para encontrarla en los mismos horizontes ecológicos y hábitats
donde debe aparecer. Los estudios de Gofás (1998) ponen de
manifiesto la presencia de un buen número de especies de
moluscos marinos endémicos en la zona del Estrecho y también,
de manera particular, en el entorno litoral de Ceuta (Gofás, 1987).
Hoy día, y gracias a la intensificación de las investigaciones
genéticas se tienen datos que demuestran un mayor aislamiento
poblacional del que se suponía y, por lo tanto, una tendencia más
acusada a la endemicidad en distintos grupos de invertebrados
marinos (Neigel, 1997).
Las singularidades biogeográficas comentadas anteriormente
junto con otras referidas a los hábitats que se comentarán en el
capítulo siguiente, nos hacen apoyar la propuesta biogeográfica
de singularidad para el Estrecho de Gibraltar.

64
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

2.2. Geografía ecológica y


Biodiversidad
2.2.1. Bionomía bentónica del litoral de
Ceuta

E
l litoral ceutí es un ejemplo de complejidad ecológica ma-
rina, enmarcada en el mar de Alborán. Esta complejidad
se ve reflejada en las diferencias existentes entre las dos
bahías (Norte y Sur) en las que la península de la Abyla divide
nuestra región marina. Entre estas diferencias destacamos: i) la
presencia o ausencia de ciertas especies y biocenosis/comuni-
dades en una u otra bahía; ii) la abundancia en relación a las es-
pecies y a las biocenosis; y iii) las diferencias estructurales entre
las comunidades/biocenosis en uno y otro sector anteriormente
mencionados. Sin duda, parte de la explicación de la compleji-
dad que se desarrolla en este reducido contexto geográfico ya
se ha esbozado en los capítulos anteriores. No obstante, existen
otras variables de influencia más localizada, que habrá que tener
en cuenta. La temperatura, la fisiografía submarina y también
litoral, la sedimentación y la desigual afección de las corrientes
en una u otra zona del litoral, está acentuando la distancia ecoló-
gica entre las dos bahías. La acción antrópica deber considerarse
también en relación con la aportación de sedimentos y contami-
nantes y, en menor medida o acaso menos valorado por desco-
nocerse, con cambios hidrológicos localizados y provocados por
las infraestructuras costeras. Por todo lo dicho anteriormente,
podemos establecer que existen dos zonas bien diferenciadas
(Bahía Norte y Bahía Sur) con una zona de transición entre las
mismas, que se sitúa en el extremo más saliente de la península
de la Abyla. Ahora bien, las peculiaridades dentro de cada uno
de estos sectores existen y conforman una serie de diferencias
que se irán estableciendo a la vez que se exploren más los fondos
marinos ceutíes.
La especial configuración ecológica de las comunidades
bentónicas que se establecen en la región de Ceuta es un fenómeno
singular que sólo es comparable a lo que se puede observar en la
Isla de Alborán, donde, como ejemplo existe una sorprendente
acumulación de esponjas endémicas (véase D. Moreno, 2006), o
en el Cabo Tres Forcas (observación personal).
Estos fondos son bien conocidos de manera directa por algu-
nos buceadores, e indirectamente por algunos pescadores, pero
todavía se encuentran relativamente poco explorados para la
65
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

ciencia. No obstante, bajo estas líneas aportamos una tabla en la


que ofrecemos una división basada en conjeturas informadas, de
las diferentes áreas y subáreas, esta división puede ser un punto
de partida interesante de cara a la exploración científica más por-
menorizada de los fondos marinos ceutíes.

66
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

La carta bionómica del litoral de Ceuta, cubre una laguna


de conocimiento científico sobre la geografía ecológica de la
región. Si bien está centrada en el litoral de la ciudad de Ceuta,
siendo necesaria una extensión hacia los fondos marinos que
comprenden la región.
En este documento, elaborado hace ya algún tiempo
(Ocaña et al, 2004), se muestra la distribución de los grandes
horizontes ecológicos a lo largo del litoral ceutí. A continuación,
intentaremos aportar un resumen de lo más destacado en relación
a la oceanografía biológica y a la biodiversidad. No obstante, se
debe tener en cuenta que este documento sólo contiene datos
bionómicos desde la superficie hasta la profundidad de los 50
metros, quedando amplias zonas circalitorales y todo el batial
por explorar y estudiar.
La primera lectura genérica que infunde la carta de fondos
marinos de Ceuta es la conspicua presencia de sustrato rocoso
(plataformas con relieve poco marcado cubiertas por sedimentos
y plataformas y rocas con relieves marcados) en la gran mayoría de
los sectores del litoral explorados. Otra conclusión que podemos
extraer es la presencia de grandes sectores de fondos con facies de
algas rojas calcáreas libres o maërl. Las zonas arenosas están bien
establecidas en el litoral de las zonas fronterizas de Ceuta. Por
último, merece destacarse los escarpes de la zona más saliente de
la península de la Abyla.
67
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

A continuación, pasaremos a comentar algunos aspectos de


referencia en relación a los distintos horizontes ecológicos que se
describen mas extensamente en el documento de carta bionómica
del litoral de Ceuta (Ocaña et al, 2004).
Las zonas intermareales de Ceuta se encuentran mucho mejor
representadas en la bahía norte debido a la orografía de la costa,
que permite la existencia de grandes plataformas intermareales,
charcos y arrecifes costeros. Por el contrario, los sectores más
escarpados del Monte Hacho presentan una plataforma muy
reducida y sólo se aprecian tres rasas de marea que merezcan
la pena destacar (Sarchal, San Amaro y Fuentecaballos). La más
interesante en términos de amplitud y calidad de ambientes es
la de Fuentecaballos. Al igual que ocurre en las comunidades
sumergidas, en el intermareal se aprecian elementos típicos de
las costas atlánticas que sólo se encuentran en ciertos sectores del
Mediterráneo occidental.

Zona supralitoral

• Asociación Verrucario-Melaraphetum neritoidis Moliner


y Picard 1953, con incorporaciones de elementos atlánticos,
como la especie Nodilittorina (Littorina) punctata.

Zona mesolitoral
Horizonte superior:
• Abundancia de poblaciones del cirrípedo Chthamalus ste-
llatus.
• Presencia de la asociación Porphyretum leucostictae Bourde-
resque, 1971
• Presencia del alga Nemalion helmintoides (de la asociación
Nemalio-Rissoelletum verruculosae Augier y Bourderesque,
1967 que se encuentra en los sectores más expuestos al oleaje.
Aunque el alga roja Rissoella verruculosa, está ausente.
• Presencia del molusco pulmonado Siphonaria pectinata, es-
pecie africana que penetra en los sectores más cálidos o con
mayor estabilidad térmica del Mediterráneo.
• Abundan las especies de lapas (Patella rustica, P. intermedia,
P. ulyssiponensis y P. caerulea), comienzan a observarse ejem-
plares de la especie de lapa más protegida de toda la UE, la
Patella ferruginea.
Horizonte inferior: comunidades más diversas en función de
su exposición al hidrodinamismo.

68
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Litoral más expuesto:

• Facies de Fucus spiralis y Chthamalus stellatus.


• Asociación fitosociológica Lithophylletum byssoidis Giacco-
ne 1993 con la incorporación de poblaciones de Dendropoma
petraeum.
• Facies de Pollycipes cornucopiae con Balanus perforatus.
• Facies de Mytilus galloprovincialis con Balanus perforatus.

Zonas moderadamente expuestas:

• Asociación Ceramium-Corallinetum elongatae Pignatti 1962


con los cinturones de Ralfsia verrucosa.
Zonas más calmadas:
• Desarrollan con frecuencia la asociación Enteromorphetum
compressae Boudouresque 1971.

Zona de transición del mesolitoral al infralitoral

• Se caracteriza por el alga Gelidium pusillum que suele apare-


cer más o menos desarrollada junto a otros varios poblamien-
tos algales de Coralináceas arborescentes (Corallina-Jania).

• Las zonas más renovadas aparecen colonizadas por el alga


Cystoseira tamariscifolia indicadora de calidad ambiental (Be-
llan-Santini et al., 1994).

• En las zonas más expuestas se pueden desarrollar facies de


algas coralináceas incrustantes (Mesophyllum alternans = Me-
sophyllum lichenoides, Lithophyllum lichenoides y Lithophyllum
incrustans) y también, facies de Pterocladia capillacea y Aspa-
ragopsis armata mezcladas, con céspedes de diversas especies
de algas.

La fauna de invertebrados es abundante en todas las


asociaciones comentadas (véase Ocaña et al., 2004). En el citado
trabajo, se señala la concentración de especies que se dan en las
zonas encharcadas y cubetas litorales; así como en los pedregales
que se pueden llegar a desarrollar en ellos.
69
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

A
A) Rasa intermareal
donde sobresale
el alga Cystoseira
tamariscifolia

B) Cinturón de
Gelidium pusillum

C) La zona de B
transición hacia el
infralitoral suele
concentrar una gran
variedad de céspedes
de algas con algunos
equinodermos y
anémonas

D) Las facies de
Dendropoma C
petraeum con especies
de lapas están
extendidas por todo el
litoral formando, en
general, poblaciones
de baja densidad de
individuos
Las zonas
D infralitorales y
circalitorales son
también bastante
peculiares debido, no sólo
por la incorporación de especies
de distinta procedencia sino
porque debido a las diferencias de
topografía, iluminación, renovación
e hidrodinamismo inherentes a las dos
bahías, se desarrolla una geografía ecológica
diferente (véanse los esquemas bionómicos)
que obliga a un ejercicio de modificación y
replanteamiento permanente de estos horizontes
ecológicos.
70
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

20

40
Esquema bionómico
Infralitoral de la costa del
Sarchal en la Bahia
Sur
Abundantes asociaciones de algas fotófilas que forman co-
munidades muy llamativas

Zonas más expuestas (0-8 metros):


• Poblaciones de Cystoseira tamariscifolia que alternan con los
cinturones de Asparagopsis armata.
• Asociaciones de macrófitos que forman céspedes: Corallina
elongata y Jania rubens junto con Colpomenia sinuosa y Dictyota
dichotoma.
• En la Bahía Sur, se enriquecen estos céspedes con la especie
de coralinácea Amphiroa rigida y las rodófitas Farkembergia ru-
folanosa, Laurencia obtusa y Laurencia papillosa.
• En la Bahía Norte, se observan céspedes compuestos por
Pterocladia capillacea, Gelidium latifolium y Gymnogongrus spp,
también formaciones superficiales de Saccorhiza polyschides,
acompañadas de otras especies (Dictyota dichotoma y Aspa-
ragopsis armata). Praderas dominadas por algas pardas del
género Cystoseira (C. compressa y C. usneoides) y Dictyota (D.
dichotoma y D. fasciola).
• Grandes concrecionamientos calcáreos formados por la co-
ralinácea Mesophyllum lichenoides, que alberga una gran canti-
dad de especies asociadas a sus intersticios.
• En las zonas afectadas por el sobrepastoreo se pueden ob-
servar facies de algas coralináceas incrustantes (Lithophyllum
incrustans) y erizos (Arbaxia lixula) que pertenecen a la aso-
ciación Lithophyllo Arbacietum lixulae Augier y Boudouresque
1976.

71
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Zonas más calmadas (exclusivamente en la Bahía Sur)


• Varios grupos algales, con Halopteris scoparia y Cladostephus
spongiosus v. verticillatus que pertenecen a la subasociación
Stypocauletosum scoparii de la asociación Cystoseiretum crinitae
Molinier 1958. A estos grupos suelen acompañarles las espe-
cies Dictyota fasciola y Taonia tomaria y con menor frecuencia
Padina pavonica y Sargassum vulgare.
• Las zonas más afectadas por la contaminación presentan
céspedes monótonos de Coralináceas (asociación Coralline-
tum officinalis Berner 1931), en otros lugares, se desarrollan
comunidades de Ulváceas junto a otras especies como Sphae-
rococcus coronopifolius (asociación Pterocladiello-Ulvetum laete-
virens Molinier 1958).
• La asociación Cystoseiretum usneoidis Giaccone 1972 con
la feófita Cystoseira usneoides puede llegar a formar bosques
densos de hasta 2 metros de altura en las zonas más resguar-
dadas de la Bahía Sur. En Ceuta esta especie puede alcanzar
mayores cotas batimétricas (más de 25 metros en la Bahía
Norte), pero los bosques, como tales, se restringen a la zona
infralitoral superior.

B
A) Cinturón de Cystoseira tamariscifolia

B) Céspedes de coralináceas ramificadas con otras especies


acompañantes típicos del infralitoral superior

72
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Esquema bionómico de la costa de Calamocarro en la bahía norte

En la bahía norte
se desarrollan
praderas mixtas de
algas pardas con
Asparagopsis armata

Zonas afectadas de sobrepastoreo


del erizo Arbaxia lixula (arriba).
Zonas afectadas por Paracentrotus
lividus en la imagen de abajo.
73
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Infralitoral

Las asociaciones de algas hemitofotófilas y esciáfilas tienen


también una gran representación en nuestro litoral. Estas se
desarrollan en zonas someras a favor de paredes verticales o
zonas sombreadas y también en los sectores más profundos
de la zona infralitoral.

Zonas expuestas y muy someras (0-8 metros)


• Pueden aparecer densos céspedes de Pterocladia capillacea
junto con otras especies acompañantes (Gelidium latifolium y
Gymnogongrus crenulatus).
• En fondos someros cercanos a las escolleras se desarrolla un
poblamiento mixto formado por varias especies, entre ellas:
Ulva olivascens, Carpomitra costata; Asparagopsis armata y Sphae-
rococcus coronopifolius.
• En paredes verticales de los sectores más expuestos de
la Bahía Sur (Monte Hacho), se desarrolla profusamente la
asociación Lomentario-Plocamietum cartilaginei Boudouresque
y Cinelli 1971, acompañada por Cladophora pellucida, Meso-
phyllum lichenoides, Peyssonnelia spp. no calcificadas, Dictyota
dichotoma, Asparagopsis armata, Halichrysis depressa y Sphaero-
coccus coronopifolius. En las plataformas rocosas y en las proxi-
midades a grietas (2-6 metros), principalmente en la Bahía
Sur, se desarrollan poblamientos mixtos de algas (Plocamium
cartilagineum, Halopteris scoparia, Halopteris filicina) e hidroi-
deos Aglaophenia pluma, Eudendrium spp y Halocordyle disticha.
También, con frecuencia, en estos ambientes aparecen indivi-
duos del coralimorfario Corynactis viridis.

Zonas someras calmadas


• Se desarrollan poblamientos algales variados de difícil filia-
ción fitosociológica.
• Los poblamientos de la rodófita Plocamium cartilagineum
son menos frecuentes, siendo más abundantes las especies
Halopteris filicina, Sphaerococcus coronopifolius, Peyssonelia spp
y Zonaria tournefortii.
• Los poblamientos algales que se desarrollan en estas zonas
más calmadas presentan especies características de alianzas
esciáfilas Sargassion hornschuchii Giaccone 1972 y Peyssonne-
lion squamariae Augier y Boudouresque 1975.

74
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Zonas más profundas (10-30 metros) y afectadas de fuertes


corrientes
• Asociación de feófitas reófilas (Sporochnus pedunculatus,
Carpomitra costata y Nereia filiformis), este poblamiento algal
pertenece a la asociación Cystoseiretum zosteroidis Giaccone
1973 y a la alianza Peyssonnelion squamariae.
• En las zonas menos iluminadas son frecuentes los recubri-
mientos incrustantes de algas coralináceas incrustantes Me-
sophyllum alternans = Mesophyllum lichenoides.

Paredes verticales del Monte Hacho dominadas por algas hemifotófilas y Astroides calycularis. Fascie
de la asociación que forma el alga roja Plocamium cartilagineum con otras algas e invertebrados.
Facies de Zonaria tournefortii con Sphaerococus coronopifolius; facies de Zonaria tournefortii con
Halopteris scoparia, Peyssonnelia squamaria y Algas calcáreas incrustantes

75
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Asociaciones de
algas hemifotófilas y
esciáfilas típicas de la
bahía norte. Destacan
los poblamientos
mixtos de
Asparagopsis armata,
Halopteris scoparia,
Carpomitra costata,
Sphaerococcus
coronopifolius y Ulva
olivascens

Imagen de las
características
comunidades
precoralígenas o de
transición, con algas
e invertebrados, que
se desarrollan en la
bahía sur
76
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Comunidades precoralígenas
comunidades de transición compuestas por algas y macroin-
vertebrados

Zonas más expuestas de la Bahía Norte (15-20 metros)


• Asociaciones de algas hemifotófilas y esciáfilas comentadas
anteriormente junto con un contingente importante de inver-
tebrados. Destacan las esponjas incrustantes, los hidrozoos
tecados,(las agrupaciones de Eudendrium spp), varios antozo-
os (Astroides calycularis, Aiptasia mutabilis, Alcyonium acaule),
poliquetos serpúlidos (Protula intestinum y Filograna implexa),
ascidias coloniales (Aplidium conicum, Aplidium elegans y Cla-
velina dellavallei).
Bahía Sur (a partir de los 10 metros de profundidad)
• Esponjas incrustantes (Crambe crambe) y masivas (Spongia
agaricina), antozoos (Astroides calycularis, Caryophyllia inorna-
ta, Alcyonium acaule, Alcyonium coralloides y Rolandia corallloi-
des), el poliqueto Filigrana implexa y la ascidia Stolonica socialis,
forman poblamientos con algunas especies de algas comenta-
das anteriormente.
• En los afloramientos rocosos con mayor hidrodinamismo,
se observan poblamientos de hidroideos tecados (Sertularella
spp., Aglaophenia pluma, A. kirchenpaueri, Antennella spp., Gym-
nangium montagui).
• Las zonas más calmadas son frecuentes en la Bahía Sur,
siendo la asociación Cystoseiretum usneoidis una de las que es-
tán presentes en estos fondos.
• Otras agrupaciones interesantes están constituidas por al-
gunas feófitas (Dyctiota y Halopteris) junto con colonias de
Eunicella singularis y la esponja masiva Ircinia fasciculata.
• Facies de Eunicella singularis de tamaño medio a grande con
algas (Ulva olivascens, Dictyota dichotoma, Halopteris scoparia,
Halopteris filicina, Carpomitra costata; Asparagopsis armata y
Sphaerococcus coronopifolius) y algunos invertebrados asocia-
dos (Myriapora truncata, Caryophyllia spp, Balanophyllia euro-
paea y Balanophyllia regia, Alcyonium acaule, Filograna implexa,
Chondrosia reniformis, Dysidea fragilis, Spongia agaricina).
• Un caso particular de precoralígeno lo constituyen las co-
munidades que aparecen a la sombra de bloques rocosos. La
esponja Crambe crambe, hidrozoos del género Eudendrium,
los antozoos (Astroides calycularis, Caryophyllia inornata, Ca-
ryophyllia smithii, Balanophyllia europaea, Paramuricea clavata,
Eunicella singularis, Alcyonium acaule, Alcyonium coralloides y
Rolandia corallloides), el poliqueto Filograna implexa y las asci-
dias Stolonica socialis y Cystodytes dellechiajei.

77
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Cadena de imágenes que muestran aspectos


de las comunidades precoralígenas que se
desarrollan en la bahía sur. Facies de Eunicella
singularis con algas, esponjas incrustantes, las
esponjas masivas Ircinia fasciculata e Ircinia
variabilis y ascidias coloniales entre las que
destacan Pseudodistoma obscurum y Aplidium
conicum y una especie de ascidia de color
rojo intenso sin identificar. En las grietas de
los bloques es posible observar ejemplares del
erizo Centrostephanus longispinus. También las
esponjas Dysidea avara y Dictyonella sp son
características de este horizonte ecológico. El
resto de imágenes muestran el precoralígeno
de bloques y paredes verticales dónde
destacan las esponjas, los corales y la ascidia
Stolonica socilis, ampliadas están las especies
Balanophyllia europaea, Rolandia coralloides,
Alcyonium coralloides y Alcyonium acaule.

78
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Cadena de imágenes que muestran aspectos generales (seis primeras


imágenes) de las comunidades precoralígenas que se desarrollan
en la bahía norte. Precoralígeno de bloques, paredes verticales y
plataformas, facies de Eunicella singularis con algas como Sphaeroccocus
coronopifolius, Asparagopsis armata y Carpomitra costata (detalle del
alga), esponjas incrustantes y perforantes como Cliona viridis, la esponja
córnea Spongia agaricina, el briozoo Pentapora fascialis, el erizo
Sphaerechinus granularis, ascidias sociales y coloniales entre las que
destacan Clavelina dellavallei, Synoicum blochmanni, Pseudodistoma
obscurum y sus dos variedades de coloración, las especies de los
géneros Polycitor y Aplidium siendo las especies Aplididum elegans
(con dos variedades de color roja y blanca) y Aplidium conicum (con
dos variedades de coloración) las más llamativas del género, a todas
estas se les suele unir una especie del género Bothrillus todavía por
identificar. El resto de las imágenes muestran grandes ejemplares de las
especies Alcyonium acaule, Aiptasia mutabilis y Anemonia sulcata, un
detalle de concrecionamiento de algas calcáreas con el gusano plano
Protheceraeus roseus

79
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Esquema bionómico
de la zona de Punta
Almina

El circalitoral está muy marcado en la región de Ceuta por la presencia


de ejemplares de la gorgonia Paramuricea clavata

80
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Circalitoral

Las comunidades propias de fondos circalitorales instaladas


en plataformas horizontales comienzan en la Bahía Sur, gene-
ralmente, a partir de los 25 metros. En la Bahía Norte, estas
comunidades de plataforma horizontal se desarrollan a partir
de los 30 metros, pero se encuentran muy condicionadas por
el gran desarrollo de las algas en esta zona del litoral; por ello,
las comunidades circalitorales aparecen bien representada en
zonas más profundas (a partir de los 45-50 metros); o bien en
enclaves oscuros en cotas batimétricas más someras (paredes
verticales, extraplomos y cuevas y túneles).

Zonas más expuestas


• Comunidades de grandes algas pardas que ya comentamos
en la zona infralitoral, si bien en estos fondos su desarrollo
es mucho mayor. Debido a su rango batimétrico y diferen-
tes sustratos, estas comunidades se desarrollan en diferentes
biocenosis resultando complejo asignarlas a una determinada
asociación fitosociológica del Mediterráneo.
• Asociación infralitoral Cystoseiretum usneoidis con Saccorhi-
za polyschides como principal especie, acompañada de (Meso-
phyllum alternans, Asparagopsis armata y Phyllariopsis brevipes o
purpurascens).
• Subasociación circalitoral Laminarietosum ochroleucae con
Laminaria ochroleuca.
• Otras algas acompañantes son: Lithophyllum spp, Mesophy-
llum alternans (Mesophyllum lichenoides), Peyssonnelia spp, Ge-
lidium latifolium, Ulva olivascens, Codium tomentosum, Codium
bursa, Dictyopteris polypodioides, Zonaria tournefortii.
• Especies de invertebrados: Ircinia spp, Aglaophenia spp, Cory-
nactis viridis, Alcyonium acaule, Aplidium spp, Polysyncraton la-
cazei, Polycitor adriaticum, Stolonica socialis, Pentapora fascialis,
Myriapora truncata, Ophidiaster ophidianus y Chaetaster longi-
pes.
• Se observan comunidades coralígenas donde dominan es-
pecies de invertebrados sésiles, de algas coralináceas incrus-
tantes, la especie Codium bursa y algas rojas de consistencia
blanda.

81
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

• En general, el coralígeno corresponde a la biocenosis cora-


lígena del horizonte inferior de la roca litoral (Pérés y Picard,
1964).
• Facies de Astroides calycularis que alberga a muchas otras
especies de invertebrados (véase Ocaña, 2003).
• Facies de esponjas masivas, entre las que destacan la es-
pecie Spongia agaricina, acompañada por Astroides calycularis,
Alcyonium acaule, Myriapora truncata, Pentapora fascialis, Apli-
dium elegans y Aplidium tabarquensis. Otras esponjas masivas
con interés bionómico son las especies Ircinia spp, Sarcotragus
spp y Aplysina aerophoba.
• Facies de ascidias coloniales de las familias Polyclinidae,
Didemnidae y Policitoridae (Synoicum blochmanni, Aplidium
elegans, Aplidium conicum, Aplidium tabarquensis, Aplidium
asperum, Aplidium pallidum, Pseudodistoma obscurum, Didem-
num coriaceum, Polycitor adriaticum y Polycitor cristalinum) que
suelen estar acompañadas por los briozoos Aldeonella calveti,
Smittina cervicornis, Pentapora fascialis y Bugula turbinata.
• Facies de Pentapora fascialis que desarrolla poblamientos
abigarrados con las algas Plocamium carilagineum, Halopteris
filicina y Dictyota dichotoma y con varias especies de hidroi-
deos tecados (Aglaophenia spp y Serturalella spp) y la ascidia
Clavelina lepadiformis.
• Facies de invertebrados (Filograna implexa, Protula intesti-
num, Leptosammia pruvoti, Alcyonium acaule, Aiptasia mutabilis
y Parazoanthus axinellae) con algas blandas (Peyssonnelia spp. y
Halichrysis depressa).

82
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

En las zonas más expuestas, las facies de algas suelen


ser dominantes. Imágenes de las facies de algas pardas
(Saccorhiza polyschides y sotobosque; Cystoseira usneoides
con Paramuricea clavata), algas verdes (Codium bursa)
y algunas de las especies acompañantes (la ascidia
Polysincraton lacazei y el equinodermo Chaetaster longipes)
que se desarrollan en la zona circalitoral de modo batido.
Imágenes de la fascie de esponjas masivas con otros
invertebrados. Varias imágenes de facies de comunidades
coralígenas donde dominan las especies de invertebrados
sésiles y de ACI (algas calcáreas incrustantes) junto con
pequeños ejemplares de Paramuricea clavata.

83
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Circalitoral

Zonas más calmadas (facies de gorgonias de alta importancia


ecológica).
• Facies de Paramuricea clavata que albergan gran cantidad de
especies de invertebrados.
• Esponjas: Spongia agaricina, Cliona viridis, Oscarella lobula-
ris, Ircinia spp, Hemimycale columella, Petrosia ficiformis, Dysidea
fragilis, Axinella damicornis, Anchinoe tenacior, Chondrosia reni-
formis.
• Cnidarios: Salacia dubia, Sertularella spp, Aglaophenia Kir-
chenpaueri, Aglaophenia acacia, Eudendrium spp., Gymnangium
montagui, Antennella spp, Astroides calycularis, Parazoanthus
axinellae, Alcyonium acaule, Alcyonium coralloides, Rolandia co-
ralloides, Aiptasia mutabilis, Leptosammia pruvoti, Gerardia sava-
glia = (Savalia savaglia).
• Poliquetos: Filograna implexa, Protula intestinum.
• Briozoos: Aldeonella calvetti, Pentapora fascialis, Myriapora
truncata, Sertella septentrionalis.
• Ascidias: Aplidium elegans, Aplidium conicum, Synoicum blo-
chmanni, Polycitor adriaticum, Didemnum maculosum, Clavelina
dellavallei.
• Equinodermos: Astropartus mediterraneus, Cucumaria planci,
Chaetaster longipes, Hacelia attenuata, Echinaster sepositus, Ophi-
diaster ophidianus.
• Facies de gorgonias en zonas aplaceradas con algas cora-
lináceas incrustantes (Lithophyllum, Peyssonnelia y Mesophy-
llum) y numerosos invertebrados
• Gorgonias: Eunicella singularis, Eunicella labiata, Eunicella ve-
rrucosa, Eunicella gazella, Leptogorgia spp., Paramuricea clavata,
Elisella paraplexauroides.
• Esponjas: Hemimycale columella, Axinella damicornis, Axinella
verrucosa Spongia agaricina.
• Cnidarios: Parazoanthus axinellae, Rolandia coralloides, Alcyo-
nium coralloides, Alcyonium acaule, Aiptasia mutabilis, Gerardia
savaglia, Dendrophyllia ramea.
• Poliquetos: Filograna implexa.
• Briozoos: Sertella septemtrionalis, Smittina cervicornis, Penta-
pora fascialis, Myriapora truncata, Bugula turbinata.
• Ascidias: Aplidium elegans, Aplidium pallidum, Aplidium co-
nicum, Synoicum blochmanni, Clavelina dellavallei, Didemnum
maculosum, Polycitor spp.
• Equinodermos: Astropartus mediterraneus, Cucumaria planci.

84
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

El circalitoral de las zonas calmadas se caracteriza por


la presencia de facies de gorgonias y en especial de
Paramuricea clavata. Entre las gorgonias es frecuente
encontrar ejemplares del zoantídeo parásito Gerardia
savaglia. En las imágenes se pueden observar diferentes
aspectos de las facies que forma Paramuricea clavata
con el poliqueto Filigrana implexa, la esponja Oscarella
lobularis, los briozoos, ascídias y esponjas incrustantes
o los equinodermos como la estrella de mar Hacelia
attenuata y la ofiura Astropartus mediterraneus. Las
facies de gorgonias mixtas en zonas más o menos
aplaceradas muestran varias especies de gorgonias
creciendo juntas. Entre las gorgonias es característico
encontrar facies de los briozoos Pentapora fascialis y
Myriapora truncata pequeños ejemplares de la esponja
Axinella damicornis, el zoantídeo Parazoanthus
axinellae. Las pequeñas colonias de Dendrophyllia
ramea son frecuentes así como también las esponjas
Axinella darmicornis, Axinella verrucosa, Spongia
agaricina, Hemimycale columella y Dysidea avara y la
ascidia Diazona violacea.

85
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Esquema bionómico
de la zona de los
Ciclones

Los hábitats de penumbra suelen albergar


poblamientos importantes del madreporario
Astroides calycularis
86
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Biocenosis de grutas semioscuras

Esta comunidad, representada únicamente por invertebrados,


aparece tanto en el infralitoral como en el circalitoral, a favor de
enclaves muy poco iluminados (extraplomos, grietas, entradas
de cuevas y túneles), y a partir de 40m de profundidad en
paredes verticales. Al respecto, podemos hacer una diferencia
entre los biotopos superficiales (0-20m de profundidad), más
agitados, y los profundos (>20m), menos expuestos y con
menor variación estacional de la temperatura. No obstante, las
plataformas sumergidas hasta unos 30 metros de profundidad
y más alejadas de la costa están mucho más afectadas por
las corrientes y por lo tanto presentan un hidrodinamismo
bastante elevado. No se ha observado la comunidad de cuevas
y túneles con oscuridad total.

Biotopos superficiales
• Facies esciáfilas, en las entradas de cuevas, caracterizadas por
la dominancia animal y con algas Peyssonnelia spp., Plocamium
cartilagineum y Lithophyllum expansum = stictaeformis.
• Entre los animales, destacan las esponjas Petrosia ficiformis,
Clathrina coriacea, Axinella damicornis, Ircinia spp. y Chondrosia
reniformis, y el madreporario Astroides calycularis; junto con
el briozoo Myriapora truncata y ejemplares de las ascidias
coloniales Pycnoclavella spp (de color amarillo), Stolonica socialis
y Didemnidae spp., y la asicidia solitaria Polycarpa pomaria.
• En las zonas más expuestas al hidrodinamismo, se
desarrollan colonias de hidrozoos Obelia sp. y Serularella sp.,
tapizando el sustrato, y en especial, creciendo epífitas sobre
los talos de Peyssonnelia spp.; pseudocolonias del coralimorfo
Corynactis viridis; y las formaciones calcáreas del serpúlido
Filograna implexa.
• El equiúrido Bonelia viridis, también puede estar presente
en estos ambientes, particularmente en el Monte Hacho.

87
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Biotopos profundos (> 20m)


• El poblamiento animal se hace más diverso. Las comuni-
dades de invertebrados que se desarrollan en los ambientes
de penumbra, dentro de los túneles y cuevas, y huecos de las
rocas cambian de manera significativa dominando los pobla-
mientos de filtradores (esponjas y briozoos) y microcarnívo-
ros (antozoos), con formas masivas y erectas de poco porte.
• En la entrada de estas cuevas y túneles, se pueden encon-
trar algas calcáreas incrustantes (principalmente, Lithophy-
llum stictaeformis (= L. expansum), ascidias masivas (Pseudis-
toma oscurum, Polycitor adriaticum), el madreporario Astroides
calycularis, el serpúlido Filograna implexa, briozoos arbores-
centes y pequeñas colonias de Paramuricea clavata; así como,
la anémona Alicia mirabilis.
• En las grietas, son también frecuentes la anémona Aiptasia
mutabilis y el erizo ‘puerco espín’ Centrostephanus longispinus,
junto con ejemplares dispersos de madreporario Phyllangia
mouchezii y pequeñas colonias de Alcyonium sp.
• Destacamos las esponjas (Petrosia ficiformis, Spirastrella cunc-
tatrix, Clathrina clathrus, Oscarella lobularis, Pleraplysilla spini-
fera, Axinella damicornis) y los antozoos (Leptopsammia pruvoti,
Caryophyllia inornata, Parazoanthus axinellae, Polycyathus mue-
llerae, Phyllangia mouchezii).
• También, son frecuentes los pequeños hidrozoos (Antenella
spp., Plumularia spp., Aglaophenia spp.) y también de gran porte
(Sertularella ellisii, Sertularella gayi); los briozoos (Crisia spp.,
Bugula turbinata, B. flavellata, Sertella septentrionalis, Myriapo-
ra truncata); y las ascidias coloniales (Synoicum blochmanni) y
solitarias (Ciona edwardsi, Phallusia fumigata, Halocynthia papi-
llosa).
• El coral rojo Corallium rubrum puede aparecer en esta comu-
nidad (sólo observado en la bahía norte).
• Algunas especies comunes a mayor profundidad aparecen
en estos enclaves, como los hidrozoos arborescentes Diphasia
margareta, Lytocarpia myriophillum, Nemertesia antennina, Ser-
tularella spp. y Polyplumularia spp., éste último formando colo-
nias de gran tamaño.
• Entre la fauna vágil, los crustáceos decápodos Galathea stri-
gosa, Scyllarus arctus y, raramente, Homarus gammarus y Pali-
nurus elephas; y de los peces, Trypterygion minor, conviene se-
ñalar que tambièn se ha observado la especie Apogon imberbis,
muy común en el Mediterráneo.

88
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

En los biotopos superficiales las algas más tolerantes


a los bajos niveles de iluminación están dispuestas
alrededor de la entrada de cuevas y túneles.
Lithophyllum expansum (= stictaeformis) es el alga más
abundante en estos ambientes, la cual suele formar
facies superficiales con Astroides calycularis. Varias
especies de esponjas incrustantes, la esponja masiva
Petrosia ficiformis, las ascidias Stolonica socialis,
Ciona intestinalis, Phallusia fumigata y Aplidium
elegans de pequeño tamaño, el briozoo Myriapora
truncata y colonias del coral Astroides calycularis son
características de estos ambientes de penumbra. En
los enclaves más afectados por la sedimentación se
observan pequeños ejemplares de las esponjas Axinella
damicornis y Acanthella acuta. En aquellos enclaves
más afectados por el hidrodinamismo, las ascidias
son más abundantes y además de las habituales se
pueden observar también colonias de Pycnoclavella sp,
Aplidium elegans, Polysincraton lacazei y Didemnum
spp.

89
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Las entradas de las cuevas y túneles a mayor profundidad suelen estar


tapizadas por grandes colonias de Filigrana implexa asociadas con
ascidias, briozoos arborescentes del género Chartella (como la presente
en la imagen) o Aldeonella, con colonias del zoantideo Parazoanthus
axinellae y el coral solitario Leptopsammia pruvoti, en algunas cuevas
esta última especie puede llegar a cubrir grandes extensiones de la pared
y techo. En las grietas de estos enclaves se pueden observar ejemplares
de Centrostephanus longispinus y agrupaciones de ascidias solitarias
como Halocynthia papillosa y el crinoideo Antedon mediterranea. Son
frecuentes las agrupaciones de hidroideos de pequeño porte. Algunas
especies de mayores cotas batimétricas como el erizo Echinus acutus
y los hidroideos de los géneros Nemertesia y Polyplumularia pueden
aparecer en estos enclaves. Algunos túneles situados en zonas muy
prístinas y de intenso hidrodinamismo, presentan comunidades de una
calidad excepcional dónde se pueden observar ejemplares enormes
de la gorgonia roja Paramuricea clavata, abigarradas comunidades
de invertebrados dónde es dominante en algunas zonas Astroides
calycularis mientras que en otras dominan una pléyade de invertebrados
entre las que destacan las esponjas Halyclona mediterranea, Petrosia
ficiformis, Aplysina aerophoba y Pleraplysilla spinifera. En las zonas de
mayor hidrodinamismo se observan grandes placas de ascídias del
género Didemnum spp. La comunidad de coral rojo suele estar presente
en estos enclaves.

90
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Facies de maërl

De manera generalizada se forman a partir de los treinta me-


tros pero se observan las manchas más densas hacia los 40
metros.

• Se trata de la asociación Phymatolitho-Lithothamnietum co-


rallioidis Giaccone 1965 que engloba un gran número de es-
pecies asociadas de algas (Laminaria ochreoleuca, Saccorhiza
polyschides, Phyllariopsis brevipes, Phyllariopsis purpurascens,
Gelidium latifolium, Codium bursa, Arthrocladia villosa, Halop-
teris filicina y Halopteris scoparia, Sciania furcellata, Halymenia
floresia, Acrosymphyton purpuriferum, Dudresnaya verticillata,
Bonnemaisonia asparagoides, Platoma cyclocolpum) y de inver-
tebrados:
• Cnidarios: Veretillum cynomorium, Condylactis aurantiaca,
Calliactis parasitica, Cerianthus membranaceus, Nemertesia an-
tennina, Epizoanthus arenaceus, Paralcyonium spinulosum, Al-
cyonium coralloides, Alcyonium acaule, Sarcodyction catenatum,
Rolandia coralloides;
• Poliquetos: Sabella spallanzani.
• Briozoos: Myriapora truncata, Margaretta cereoides, Pentapora
fascialis;
• Equinodermos: Astropecten spp., Chaetaster longipes, Echinas-
ter sepositus;
• Decápodos: Dardanus arrosor, Paguristes eremita;
• Moluscos: Pecten jacobeus, Pinna spp., Chlamys spp., Bolma
rugosa, Hexaplex trunculus, Charonia lampas.

91
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Un análisis más extenso de los fondos detríticos se incluirá en el


siguiente capítulo, no obstante en este apartado nos ceñiremos
a incluir las especies más representativas de este tipo de fondos.
Se presentan imágenes de las principales algas calcáreas
incrustantes que forman los fondos de maërl en nuestras costas.
Además en estos fondos son frecuentes las biocenosis de algas,
que se fijan sobre los rodolitos, entre ellas destacamos las
algas pardas (Saccorhiza polyschides y Laminaria ochroleuca) y
las rodófitas Sciania furcellata, Gelidium latifolium, Halymenia
floresia y Dudresnaya verticillata entre otras. Son también
característicos de los fondos de maërl en el litoral de Ceuta
las estrellas de mar Echinaster sepositus y Chaetaster longipes,
los briozoos Pentapora fascialis y Myriapora truncata, el
bivalvo Pinna rudis y los cnidarios Cerianthus spp, Veretillum
cynomorium y Paralcyonium spinulosum.

92
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Leyenda de símbolos incluidos en los esquemas bionómicos

93
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Leyenda de
símbolos incluidos
en los esquemas
bionómicos
(continuación)

Cartografía
bionómica

94
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

2.2.2. Hábitats de especial relevancia


ecológica: Observatorios para el estudio de
la Biodiversidad marina

L
a historia geológica de la región, ya comentado en capí-
tulos anteriores, y los factores relacionados con las masas
de agua y sus movimientos juegan un papel fundamental
en la actual conformación del bentos en la región de Ceuta. La
mayor amplitud de las carreras de marea favorece la emersión
de superficies rocosas o plataformas de abrasión que ofrecen
una mayor disponibilidad de hábitats y, por lo tanto, fomentan
la concentración de biodiversidad mesolitoral. De la misma ma-
nera, los continuos intercambios de aguas entre el Atlántico y
el Mediterráneo aumentan el flujo genético y también ayudan a
la concentración de especies en esta área. La mayor productivi-
dad registrada en la zona merced a los afloramientos de aguas
profundas contribuye significativamente al incremento de la bio-
masa marina. Debido a la gran concentración y diversidad de
especies y también de hábitats, la región de Ceuta se encuentra
enclavada en lo que se denomina un punto caliente de biodiver-
sidad o “hot spot”, utilizando el término inglés. A lo largo de
este capítulo, veremos como existen hábitats importantes para
el asentamiento de especies, y también como algunas especies se
convierten en auténticos hábitats de gran importancia ecológica.

Sistemas de arrecifes costeros intermareales y zonas muy


someras protegidas por barras rocosas. Si existe un hábitat ma-
rino bien conocido por el gran público este es, sin duda, la rasa
de marea. En la época estival, es una zona muy frecuentada por
mariscadores ocasionales y bañistas curiosos, y durante todo el
año es visitada asiduamente por pescadores y mariscadores. Son
ambientes en los que, como en otras zonas del litoral, coexisten
especies de diverso origen geográfico (Atlántico europeo, Atlán-
tico africano y Mediterráneo), junto con un extraordinario factor
de originalidad que aportan los elementos endémicos del Estre-
cho. Además, estos ambientes albergan especies incluidas en el
CEEA (Catálogo Español de Especies Amenazadas). Los ambien-
tes que se desarrollan en las rasas intermareales son importantes
por todo lo expuesto y, además, porque favorecen los procesos
de cría de numerosas especies de peces y de invertebrados ben-
tónicos. Cuando en estos ambientes se aúnan las zonas de roque-
do, que quedan al descubierto al bajar la marea, con entrantes y
salientes muy someros, unidos a pequeños canales protegidos
por peñas y barras rocosas cercanas al litoral, se convierte en una
zona de características ecológicas exepcionales.
95
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

El lector debe tener en cuenta que en la zona


intermareal los habitantes marinos padecen un gran
estrés como consecuencia de las horas que pasan
expuestos a la desecación, y también como resultado
de la acción de desgaste que se sufre por los embates
que producen las olas sobre la plataforma (Raffaelli &
Hawkins, 1996).
En las zonas someras, la proliferación de ambientes
se multiplica y se produce una sinergia entre las citadas
La rasa de marea de zonas y las superficies que se quedan al descubierto
Fuentecaballo es una al bajar la marea. En los sectores con menor iluminación se
de las más extensas e observan paredes colonizadas por comunidades de invertebrados
importantes de Ceuta filtradores y micrófagos (Corynactis viridis y Aplidium elegans)
donde también las estrellas de mar son abundantes
(Echinaster sepositus y Ophidiaster ophidianus).
La comunidad superficial de Astroides calycularis
está presente en paredes inclinadas y pequeñas cuevas,
donde suele formar facies con esponjas incrustantes
(Petrosia ficiformis).
En realidad, lo que ocurre en estos ambientes es
que se abren posibilidades para que los organismos
bentónicos colonicen esta variedad de hábitats,
incluso con especies de aguas algo más profundas
que desarrollan formas particulares adaptadas a estos
Echinaster sepositus
ambientes y, especialmente, durante la primavera y el
es la estrella más verano se observan peces litorales criando entre estos arrecifes. En
común en estos los ambientes intrincados de estos hábitats arrecifales se suceden
ambientes las comunidades de invertebrados filtradores y micrófagos de
gran belleza e importancia biológica.

Los céspedes de Corynactis viridis y Pycnoclavella sp. son


algas son riquísimos microinvertebrados típica en los ambientes de penumbra
y tapizan las
plataformas de
fondos someros

Comunidad superficial de Astroides calycularis en


estos ambientes someros
96
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

En nuestro litoral, sólo quedan dos sistemas


intermareales con estas características tan exclusivas,
una está situada en la Bahía Sur desde Fuentecaballos
hasta el Sarchal; y la otra, en la Bahía Norte (desde
la antigua fábrica de guano hasta Punta Blanca). De
todas ellas, la zona intermareal más importante está
situada al Norte de Fuentecaballos. En esta zona, se
desarrollan los tres tipos de asociaciones intermareales
y de aguas muy someras que se han recomendado
para su protección (véase Ocaña et al, 2004), junto Facies de Patella
con la comunidad de pequeños bloques y cantos rodados. La ferruginea con
primera de estas asociaciones es la formada por Lithophyllum Dendropoma
lichenoides y Dendropoma petraeum (no obstante, ambas se pueden petraeum, Patella
desarrollar de forma independiente). Este microhábitat que rustica y Siphonaria
conforma Lithophyllum lichenoides ha sido incluido en el “Libro pectinata.
Rojo” de vegetales, asociaciones y paisajes marinos amenazados
del Mediterráneo (PNUE/UICN/GIS Posidonie, 1990) y
recientemente ha sido propuesto para su protección por el Plan
de Acción para el Mediterráneo (RAC/SPA, 2000). La segunda
asociación corresponde al cinturón de Ralfsia verruculosa con
Patella ferruginea de gran importancia científica y ecológica.
La tercera es la asociación de Fucus spiralis, que está mejor
representada en el litoral Norte del LIC del Monte Hacho; pero
también se encuentran poblamientos representativos en el sector
anteriormente mencionado de Fuentecaballos.
La comunidad mesolitoral de cantos rodados y pequeños
bloques contiene una interesante comunidad fotófila/esciáfila
de algas e invertebrados. Entre los invertebrados destacan los
moluscos (Chiton olivaceus, Haliotis tuberculata) y equinodermos
(Antedon mediterranea, Ophiocomina nigra, Ophioderma longicauda
y más esporádicamente las estrellas Coccinasteria tenuispina y
Asterina gibbosa). Conviene resaltar el elevado interés científico
que tiene la comunidad de pequeños gasterópodos instalada
en estos ambientes, ya que se conocen muy pocos puntos con
comunidades de este tipo a lo largo de los litorales africano y
europeo. Se desarrollan, sobre todo, en el mesolitoral de las dos
bahías y en fondos muy someros (1-2 metros). Respecto a las algas,
las superficies fotófilas suelen estar colonizadas por especies
erectas (Corallina-Jania, Halopteris scoparia, Dictyota dichotoma,
Padina pavonica); y las esciáfilas por rodófitas incrustantes
(Lithophyllum spp., Peyssonnelia spp.).
Otra comunidad es la formada por el alga calcárea Mesophyllum
alternans (= Mesophyllum lichenoides), de gran importancia en
este tipo de ambientes litorales y dónde puede llegar a formar
grandes concentraciones, incrustando rocas y cantos rodados.
Esta comunidad ha sido estudiada en la fachada europea del
Mar de Alborán (veáse Hergueta et al., 2004) y sus resultados
97
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

se pueden aplicar, de manera general, al ejemplo de la región de


Ceuta. Esta alga calcárea concentra una gran cantidad de especies
de diferentes grupos de invertebrados, entre los que destacan los
moluscos, los poliquetos y los crustáceos decápodos. En el caso de
los moluscos y poliquetos se dan índices de diversidad ecológica
elevados. Se trata, por tanto, de un alga calcárea bioconstructora,
capaz de albergar una variada y abundante fauna en su interior,
y que juegan el papel ecológico de guarderías para muchas
especies de invertebrados, que una vez alcanzan cierta madurez
se incorporan a otros biotopos litorales (Hergueta et al., 2004). Ya
veremos más adelante como una función ecológica semejante la
cumplen otros organismos bioconstructores.

Número medio estimado del total de especies de los tres principales


grupos de invertebrados que se desarrollan en la comunidad de Me-
sophyllum alternans (extraído de Hergueta et al., 2004)

Poliquetos 700 especies

Moluscos 300 especies

Decápodos 187 especies

No obstante, teniendo en cuenta las diferencias obtenidas


entre comunidades de Mesophyllum alternans del litoral andaluz
y de las islas Chafarinas, merecería la pena realizar un estudio
comparativo en nuestro litoral que aporte datos de la comunidad
de invertebrados y de cómo serían las relaciones con el entorno
inmediato.

Imágenes que muestran parte de la microfauna


invertebrada asociada a las facies Mesophyllum alternans

98
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Bosques de algas de pequeño y mediano porte. Algunas


especies de algas pardas, sobre todo, y de rodófitas (algas rojas)
en menor medida, pueden llegar a colonizar grandes áreas
del dominio bentónico rocoso y a desarrollar comunidades
ecológicamente complejas. Las especies de algas pardas que
llegan a formar complejos sistemas de relaciones biológicas
pertenecen a los géneros Cystoseira, Saccorhiza y Laminaria. Las
algas rojas, que pueden llegar a formar
poblamientos complejos, se alinean dentro
de los géneros Asparagopsis y Sphaerococcus.
A pesar del reducido tamaño que presentan
las especies del género Cystoseira, con la
excepción de Cystoseira usneoides, llegan a
desarrollar un hábitat semejante a un bosque
en miniatura. En la región de Ceuta las dos
especies de Cystoseira que forman los bosques
son Cystoseira tamariscifolia y Cystoseira
usneoides. Las dos son de origen atlántico y
se desarrollan en las costas que baña el Mar
de Alborán. En general, las especies de este
género son indicadoras de buenas condiciones ambientales Bosquetes de
(véase Ballesteros et al., 1998; Montesanto y Panayotidis, 2000). Cystoseira
tamarascifolia
Cystoseira tamariscifolia se adhiere firmemente al sustrato
agitado por la rompiente y forma bosquetes dispersos, sin llegar
a formar una franja continua en los primeros metros de la zona
infralitoral, pero siempre en zonas con hidrodinamismo acusado.
En la isla de Alboran forma un cinturón continuo (Templado
et al., 2006). Tiene su equivalente ecológico en las especies
Cystoseira amentacea y Cystoseira mediterranea. Sin embargo, en
Ceuta estos bosques tienen poca entidad y se limitan a algunos
puntos concretos del litoral del Monte Hacho donde, además,
esta especie es desplazada por su congénere Cystoseira usneoides
quedando relegada a las zonas más altas y más batidas de las
superficies rocosas. En estas zonas, también tiene que entrar en
dura competencia con las coralináceas erectas y con Asparagopsis
armata. Hace unas décadas los bosques de esta especie fueron más
abundantes en Ceuta y, posiblemente, han ido desapareciendo
de forma paulatina por la degradación del medio marino. Acaso
debido a las manchas de fuel, muy habituales hace unas décadas,
y a las aguas fecales, un fenómeno de contaminación todavía
presente en nuestra región marina.
No obstante, y como se ha señalado en el párrafo anterior, C.
tamariscifolia ha sido sustituida por otras algas más resistentes,
caso de las coralináceas arborescentes y, especialmente, por la
rodofita A. armata. Como indican en la zona del Estrecho el alga
roja ha desplazado completamente a esta especie. En opinión
de Ballesteros y Pinedo (2004), esta alga ha desplazado a C.
99
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

tamariscifolia de la zona del Estrecho y representa la principal


causa de desaparición de sus bosques en el litoral andaluz.
La riqueza en especies de algas asociadas es notable, al igual que
la fauna que se cobija entre sus talos, pero pasa más inadvertida
por el gran recubrimiento de la vegetación. No obstante, es
muy variada y está formada por crustáceos
(siendo bastante llamativas las concentraciones
de anfípodos caprélidos), moluscos, cnidarios,
numerosas especies de poliquetos y algunos
equinodermos (véase Ballesteros y Pinedo, 2004).
Los bosques de Asparagopsis armata y
de Sphaeroccocus coronopifolius deben ser
considerados en el contexto de la bahía norte
y de las zonas reófilas. En estos ambientes, A.
armata puede llegar a formar poblamientos
Bosquetes de fotófilos de importancia. La comunidad de Asparagopsis armata
Asparagopsis armata en Ceuta suele crecer sobre los céspedes de Corallina spp., y en
en zonas reófilas general estamos de acuerdo con la afiliación de algas citadas
por Ballesteros y Pinedo (2004). No obstante, es una especie que
en las zonas más reófilas del litoral ceutí forma un poblamiento
casi exclusivo. También es mucho más tolerante
con las condiciones ambientales que Cystoseira
tamariscifolia. En las zonas más someras y prístinas
de la bahía norte está presente pero no es la especie
dominante.
Sphaeroccocus coronopifolius está colonizando
cada vez más fondos marinos del litoral ceutí.
Incluso en los hábitats de aguas portuarias es cada
vez más abundante. Tiene una gran tolerancia
a la sedimentación y llega a soportar aguas muy
turbias donde la contaminación por aguas fecales
está presente. Sin embargo, es en el sector III de la
bahía norte donde desarrolla bosquetes de notable
importancia, se observa una comunidad asociada
de algas entre las que destacan: Asparagopsis
armata, Halopteris scoparia, Codium bursa y Dyctiota
spp. Entre los macroinvertebrados característicos
están el erizo Sphaerechinus granularis, la holoturia
Holothuria forskali, la ascidia Aplidium conicum
y pequeños ejemplares de la gorgonia Eunicella
singularis. No obstante su comunidad no ha sido
todavía estudiada. En algunas zonas llega a recubrir
Bosquetes de
Sphaeroccocus
el 70% del sustrato rocoso. Por otra parte, también se observan
coronopifolius en el gran cantidad de especies de peces asociados a las algas. Al ser
sector III de la bahía además una especie hemifotófila penetra bien en los fondos
norte precoralígenos del sector antes aludido de la bahía norte y forma
parte de la comunidad precoralígena.
100
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

En lo que respecta a la especie Cystoseira usneoides, llega a


formar verdaderos bosques en zonas del infralitoral somero de la
región de Ceuta. Al ser característica de ambientes calmados, a lo
largo del litoral de la Bahía Sur se registran sus concentraciones
más espectaculares. No obstante, en determinados enclaves de
la bahía norte puede tener una presencia muy importante. Las
diferencias ecológicas entre los poblamientos de otras zonas de
Alborán (en especial alrededor de la propia isla de Alborán) y de
nuestro litoral merecen ser comentadas.
Las diferencias más llamativas podemos concretarlas en que los
‘bosques’ en la región de Ceuta: i) se instalan en fondos someros
a partir del los 2 metros de profundidad; ii) son estacionales, se
inician en primavera y desaparecen a principios del otoño, con
una parada durante el invierno; y iii) presentan un gran
porte (hasta más de 2 metros) y de crecimiento rápido,
alcanzando coberturas sobre sustrato rocoso del cien por
cien. Es la formación botánica con mayor productividad
por unidad de área en la región (veáse Ocaña et al., 2004).
De acuerdo con Ballesteros y Pinedo (2004), observamos
que los tiempos de reposo reproductivo de esta especie se
están acortando. En la región de Ceuta, a diferencia de lo
que acontece en la isla de Alborán, que es un medio muy
particular y no extrapolable a las costas continentales
del litoral africano, las comunidades de algas no son tan
dominantes ni se encuentran estructuradas de la misma
manera. En cierta forma, podríamos decir que la isla de
Alborán, desde el punto de vista de las comunidades
de algas, es una porción de Atlántico inmerso en el
Mediterráneo. La comunidad algal y de invertebrados
sésiles que se desarrolla en torno a estos densos bosques
está descrita (Ballesteros y Pinedo 2004); pero hay que
tener en cuenta las especifidades bionómicas propias
de la región de Ceuta. En lo que respecta a fondos
infralitorales más profundos no existe un bosque
similar al de la isla de Alborán donde las poblaciones
de C. usneoides están mucho más dispersas, con algas
hemifotófilas y esciáfilas que presentan una mayor
cobertura; formándose un ‘precoralígeno’ donde el
papel de Cystoseira usneoides no es especialmente destacado. Nubes de mesófagos
El papel ecológico de estos bosques someros es de gran asociados al bosque
de C. usneoides
trascendencia en la región (a lo largo de la bahía sur), sobre
todo porque generan un hábitat complejo y estructurado que
incrementa las posibilidades de abrigo y refugio para numerosas
especies de peces litorales, en especial de mesófagos, caso de los
lábridos y espáridos.
La especie Symphodus ocellatus, de manera especial, encuentra
en este ambiente un lugar ideal para su reproducción (Valle et
101
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

al., 2003). Ya que hace sus nidos entre los talos de C.


usneoides.
Ambos bosques de Cystoseira se contemplan como
hábitats objeto de conservación dentro del “Libro
Rojo” del PNUE/UICN/GIS Posidonie (1990), y
propuestos para su protección por el Plan de Acción
del Mediterráneo (RAC/SPA, 2000).

Symphodus ocellatus
con las dos libreas Ctenolabrus rupestris abunda en los
típicas hábitats hemifotófilos que se encuentran
en las cercanías de los bosques de C.
usneoides

Imágenes del bosque de Cystoseira usneoides y sus especies


acompañantes de algas

102
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Los bosques de grandes algas pardas. Las especies que


forman estos bosques son algas pardas de gran porte que
pertenecen principalmente al grupo de las laminariales,
aunque, en otras latitudes, también pueden contribuir a
crear grandes bosques especies del grupo de las fucales,
conociéndose todas estas formaciones con el nombre de
“Kelp”. En la región marina de Ceuta, estas formaciones
algales muestran un gran dinamismo ecológico y albergan
una gran cantidad de especies. Su importancia ecológica en el
sistema bentónico es tan elevada que los bosques de grandes
algas pardas se han llegado a comparar con la pluviselva
tropical (Flores, 2004). Las características de este tipo de
formaciones algales están fuertemente influenciadas por la
frecuencia de los temporales, la acción de los herbívoros y
la propia evolución demográfica de las grandes especies
que los forman (Steinberg y Kendrick, 1999). Podemos
distinguir, en la región de Ceuta, dos tipos de bosques de
laminariales bien diferenciados: i) los formados por el alga
perenne Laminaria ochroleuca; y, ii) los del alga Saccorhiza
polyschides, con filoide caduco, y que llega a formar los
bosques más importantes en nuestra región. Ambas especies
son características de las costas atlánticas europeas y de
África del Norte (ver Benhissoune, 2002). Esta última especie
puede catalogarse de anual, aunque conviene matizar que se
mantienen aquellos individuos que no han desarrollado las
estructuras reproductoras durante el primer periodo estival
(Flores, 2004) y puedan resistir los temporales otoñales.
Como se ha comentado, los bosques que se generan
en la región están dominados por la especie S. polyschides
que alcanza una altura de más de 2 metros, estando dichas
formaciones mucho más desarrolladas en la Bahía Norte,
donde la transparencia de las aguas es mayor. Las
poblaciones más densas y de mayor altura de esta
especie, se denominan “coletos” por los pescadores
ceutíes, localizándose entre los 25 y los 50 metros de
profundidad. A estas formaciones boscosas se suelen
asociar otras laminariales, como Phyllariopsis brevipes
y Laminaria ochroleuca. Los bosques generados por
estas laminariales tienen un gran valor ecológico ya
que proporcionan una elevada complejidad espacial,
facilitando que una gran cantidad de especies
encuentren substrato, refugio y alimento en sus talos,
Imágenes del bosque
y formando notables comunidades bentónicas de invertebrados y sobosque de
y algas adaptadas a las zonas de penumbra que le proporciona Laminaria ochroleuca
el propio bosque. en la isla de Alborán
Los bosques son generadores de un habitat de gran relevancia
a la vez que proporcionan alimento al sistema bentónico.
103
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Las especies macrobentónicas más características


ya han sido mencionadas en el apartado de bionomía
bentónica, no obstante, queremos destacar la elevada
presencia de cardúmenes de la especie Anthias anthias y
de numerosos equinodermos vágiles (p.e. Sphaerechinus
granularis, Centrostephanus longispinus, Ophidiaster
ophidianus y Chaetaster longipes).
Estos bosques juegan un papel muy relevante, con la
temporalidad que parece que les es característica, para el
mantenimiento de los recursos litorales, y posiblemente
para el incremento de la biomasa bentónica, por ser
un lugar de cría y refugio (frente a los predadores y las
corrientes) de gran cantidad de peces y crustáceos de
interés pesquero. Se han observado concentraciones
espectaculares de misidáceos asociados a los bosques de S.
Imágenes del polyschides y también, aunque en menor medida, a otras especies
sobosque de de algas. Estas concentraciones de pequeños crustáceos forman
Saccorhiza
un verdadero “plancton de fondo” que alimenta a muchas
polyschides, nótese
la presencia de especies de peces y cefalópodos, entre ellos muchos juveniles.
Phyllariopsis brevipes Las concentraciones de misidáceos han sido también puestas
de manifiesto en los grandes bosques de Macrocystis pyrifera del
océano Pacífico, donde se desarrollan comunidades mucho más
complejas (véase Connor y Baxter, 1989).

Los invertebrados
se desarrollan de
manera abundante a
la sombra del kelp de
S. polyschides. Veáse
la ascidia Aplidium
cf. punctum

Nubes de
misidáceos
asociados
al kelp de S.
polyschides.
104
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

No obstante, los bosques de gran tamaño y densidad de


S. polyschides (5-6 talos/m²) presentan ciclos de varios años
consecutivos y sólo se desarrollan en intervalos de varios años,
quizá lustros o incluso periodos más amplios. Actualmente, nos
encontramos en un periodo de más de un lustro sin que se hayan
desarrollados bosques de importancia en la región estudiada.
El desarrollo de estos grandes bosques podría estar
relacionado con los flujos del agua atlántica, la intensidad del
hidrodinamismo y de la irradiancia. Pero, posiblemente también
dependa de otros factores de naturaleza abiótica y biótica, y
de la combinación de fenómenos que favorezcan una serie de
condiciones todavía sin aclarar que bien merecerían un profundo
estudio de investigación. Conviene tener en cuenta, en relación
a las variaciones en la periodicidad de la presencia del bosque
de gran tamaño y densidad en nuestra región y a
los fenómenos que modulan esta periodicidad, que
el kelp de laminariales es deudor de la alternancia
de generaciones puesto que el esporofito es de gran
tamaño y el gametofito que genera los esporofitos
es microscópico. Posiblemente los erizos y, en
particular, la especie Sphaerechinus granularis, dada
su abundancia en los fondos en los que se genera el
kelp, sea uno de los principales herbívoros que se
alimentan de las grandes algas y en especial de sus
Agrupaciones del
propágalos, impidiendo su crecimiento. La alteración de estos
erizo S. granularis en
hábitats por parte de los erizos es un fenómeno bien conocido en fondos de la bahía
el hemisferio sur (ver Andrew and Constable, 1999). norte
Al respecto, los desequilibrios provocados en las comunidades
de peces, como es el caso de la sobrepesca en Ceuta (véase
Valle et al., 2003) posibilita en general un elevado desarrollo
de las poblaciones de erizos, y ello favorece el raspado de las
superficies rocosas por parte de estos voraces equinodermos,
pudiendo ser una de las claves para comprender los periodos
de ausencia del bosque en nuestra región. La competencia con
otras especies de algas de escaso porte y la disponibilidad de
un sustrato apropiado para proliferar, son cuestiones cruciales
para el desarrollo de estas formaciones en otras zonas del mundo
(véase Steinberg y Kendrick, 1999). De todos modos, y a diferencia
de los bosques perennes formados por L. ochroleuca, la propia
naturaleza de los bosques de S. polyschides, de carácter anual,
los hace proclives a sufrir este tipo de contingencias naturales
asociadas a los cambios del sistema litoral, de por sí ya bastante
alterado por el ser humano. Por lo tanto, merece destacarse que,
a pesar de su temporalidad, estos bosques siguen jugando un
papel de relevancia en la ecología litoral de la región.
Resumiendo, los bosques de S. polyschides en la región de Ceuta
se encuentran sometidos a importantes cambios estacionales y
105
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

plurianuales que están relacionados a diversas causas todavía


por discernir. Además, como consecuencia de los temporales
de otoño, se forman arribazones en fondos someros y playas
de la bahía norte. Por otra parte, no descartamos la posibilidad
de que la especie L. ochroleuca pudiera estar formando bosques
en zonas más profundas (a partir de los 50 metros) todavía
no descubiertos. De hecho esta especie puede llegar a formar
bosques poco densos sobre los fondos de maërl a partir de los 35-
40 metros de profundidad; lo cual parece contrastar con lo que
acontece en otras zonas del Estrecho de Gibraltar (véase Flores,
2004), donde no superan los 25 metros. En el litoral de Ceuta,
se pueden encontrar excepcionalmente pequeños ejemplares
creciendo a menos de un metro de profundidad.
No obstante, es necesario indicar que
todavía permanece ignoto para la ciencia
mucho espacio marino en la región de Ceuta y
en el Mar de Alborán. A diferencia del litoral
ceutí, en la isla de Alborán se desarrolla un
extraordinario bosque de L. ochroleuca entre
los 35 y los 50 metros de profundidad. Este es
un bosque perenne, con individuos longevos
(unos diez años de edad), que representa todo
un patrimonio natural para la isla y su entorno
marino (véase Flores, 2004, Templado et al,
Halichrysis depressa 2006). Esta formación algal es de tal entidad que en su interior
es una alga de tonos
se atenúan extraordinariamente los efectos de las corrientes, de
dorados que aparece
en estos bosques
manera similar a lo que ocurre con la disminución del viento en
el interior de un bosque. En el área estudiada, esta especie puede
llegar a desarrollar formaciones boscosas muy abiertas y de
escasa entidad; si bien, no descartamos que en algunos enclaves
todavía no explorados pueda llegar a formar bosques densos,
semejantes a los encontrados en la isla de Alborán.
Los poblamientos de grandes laminariales de origen atlántico
(S. polyschides y L. ochroleuca) se han incluido en el “Libro Rojo”
del PNUE/UICN/GIS Poseidonie (1990); y L. ochroleuca en el
Mediterráneo figura en la lista de especies de flora estrictamente
protegidas de la Convención de Berna (1997).

Fondos detríticos con formaciones de algas calcáreas libres.


La comunidad que forman las algas rojas calcáreas libres o
rodolitos (Phymatolithon, Lithophyllum, Lithothamnion…), también
conocida como lechos de maërl, se ha llegado a comparar en
complejidad con las praderas de fanerógamas marinas y con los
bosques de laminariales. Estas analogías se deben a que generan
un hábitat perenne y a la concentración de biodiversidad que
se produce en este tipo de fondos. Su gran extensión global
en el lecho marino la convierten en una de las cuatro grandes
106
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

comunidades bentónicas con predominio de las algas (junto


con fanerógamas, laminariales, y zooxantelas de los arrecifes
coralinos) en los mares y océanos de nuestro planeta (Ramos y
Luque, 2004); y representan una de las comunidades de mayor
diversidad de los sustratos blandos (BIOMAERL Team, 2003).
En los fondos sedimentarios que rodean a Ceuta, a partir de
24 metros de profundidad, son frecuentes los lechos detríticos
con arena gruesa y gravas finas organógenas. Entre las diferentes
asociaciones de estos fondos, merece destacarse la abundancia
de algas calcáreas libres de las especies Lithothamnion coralloides,
Phymatolithon calareum, Lithophyllum racemus, Melobesia sp y
Mesophyllum spp.
Dichas algas, a partir
de los 29 metros aparecen
densamente, formando la
facies de maërl o Phymatolitho-
Lithothamnietum corallioidis
Giaccone 1965, y se observan
hasta los 50 metros.
Estos lechos de maërl,
debido al hidrodinamismo,
pueden formar franjas
paralelas (ripple-marks) sobre
el sedimento organógeno,
entre 29 y 35 metros de
profundidad, que van
desapareciendo a partir de
los 35 metros, observándose
Fondos de algas
manchas más densas entre 36 y 40 metros. También, pueden calcáreas libres más
aparecer en fondos más someros sobre todo en los claros de arena someros de la región
que se forman entre las rocas. En el litoral ceutí, se observa que de Ceuta
los fondos con piedras pequeñas sueltas favorecen el crecimiento
de los rodolitos al actuar aquellas como núcleos en la deposición
de las esporas y posterior desarrollo de las algas (ver Ramos y
Luque, 2004).
En las zonas fuertemente afectadas de hidrodinamismo,
los rodolitos están fragmentados o puede que no lleguen a
generarse sino en zonas profundas o de modo calmo. En este
sentido podemos indicar que en fondos someros (10-20 metros)
las mayores extensiones de esta comunidad se encuentran en las
zonas más aplaceradas de la bahía sur.
En los enclaves de régimen batido, este tipo de fondos se
caracteriza por presentar una gran variedad de invertebrados
que, en general, soportan bien la sedimentación (zonas III Bahía
Sur, zona de transición y Bahía Norte). Algunas especies como
los briozoos Shizomavella mamillata, Pentapora fascialis y Myriapora
truncata, el bivalvo Pinna rudis y la gorgonia Eunicella singularis
107
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

son características de los substratos duros, pero determinados


morfotipos son característicos de los lechos del maerl en la región
de Ceuta. La comunidad de organismos intersticiales representa
una de los aspectos más interesantes que aporta este tipo de
formaciones de algas calcáreas libres; ya que entre los rodolitos,
y asociados íntimamente a ellos, se desarrollan toda una pléyade
de especies de invertebrados que enriquecen enormemente
el valor ecológico de los fondos (particularmente, poliquetos,
moluscos y crustáceos).

Invertebrados asociados a los rodolitos: Aiptasia mutabilis, Aplidium


elegans, Veretillum cynomorium, Sarcodyction catenatum, Epizoanthus
arenaceus, Paralcyonium spinulosum.

108
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

En zona I y II de la bahía sur, el maërl presenta una comunidad


de algas de régimen calmo, que se instalan sobre los rodolitos,
y que muestra diferencias significativas con otras zonas más
expuestas de la bahía sur y con la bahía norte. Sobre todo, llama
la atención la abundante presencia de Ulva olivascens que llega
a forma una facies muy característica. En estos fondos de la
bahía sur, que presentan una mayor sedimentación, las algas
pardas (Colpomenia sinuosa, Hydroclathrus clathratus y Halopteris
scoparia) y rojas (Gelidium latifolium, Scinaia furcellata, Halymenia
floresia, Acrosymphyton purpuriferum, Dudresnaya verticillata,
Bonnemaisonia asparagoides y Platoma cyclocolpum) también están
presentes. En el sector III de la bahía sur y en la bahía norte es
muy frecuente observar ejemplares de laminariales fijados a los
rodolitos.

Algas asociadas a los fondos de maërl: Halymenia floresia, Scinaia furcellata con
Halopteris scoparia, primer plano de Scinaia furcellata, Bonnemaisonia asparagoides,
Platoma cyclocolpum y un alga roja sin identificar.

109
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

En los sectores I y II de la bahía norte, se observa unas facies


de algas calcáreas libres menos densa, donde la arena es más
abundante. Estas zonas presentan una mezcla de especies y
comunidades típicas de fondos arenosos, con algunas especies
características de los fondos de maërl. Entre la macrofauna,
destacar la gorgonia Eunicella singularis, el zoantídeo Parazoanthus
axinellae, el briozoo Myriapora truncata, y las ascídias Stolonica
socialis y Polycitor adriaticum. En estas zonas, además, se han
observado el erizo Centrostephanus longispinus, la rara esponja
Pseudoaxinyssa sp. y el alga Caulerpa racemosa que debe ser objeto
de seguimiento por su ascendencia tropical en relación a las
fluctuaciones climáticas.

Zonas de algas calcáreas libres menos


densas y mezcladas con claros de arena: Una
esponja sin identificar en la imagen de mayor
tamaño, en el resto de las imágenes se aprecia
Pseudoaxinyssa sp. y detalle, Parazoanthus axinellae, Stolonica socialis, Hexadella racovitzai,
Centrostephanus longispinus, Calliactis parasitica, pequeña rama de Caulerpa racemosa.

110
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Los lechos de rodolitos pueden llegar a soportar


condiciones de contaminación orgánica continuadas
en el tiempo, siempre que exista cierta renovación
de aguas. Se han observado en algunos puntos del
litoral ceutí afectados por aguas residuales, siendo
el caso más llamativo el que se da en el interior del
Puerto de Ceuta, donde existe una acumulación de
rodolitos en una extensión importante de sus fondos.
Sin embargo, en estos ambientes afectados por la
contaminación, la comunidad intersticial que habita
en el maërl está muy empobrecida.
En el litoral de Ceuta los fondos de algas
calcáreas libres, y los detríticos en general, reciben
importantes aportaciones de organismos calcáreos
que pueden enriquecer mucho estos sustratos.
Entre los principales organismos contribuyentes
a la creación de estos fondos calcáreos se destacan
los bivalvos y equinodermos, el poliqueto Filograna Esqueletos de varias
implexa, los brioozoos Myriapora truncata y Pentapora fascialis y especies de bivalvos
el madreporario Astroides calycularis. Este último, debido a su y del briozoo M.
abundancia, puede llegar a formar unos característicos fondos truncata en la imagen
de corales rodados que llegan a albergar una numerosa fauna inferior, grandes
invertebrada intersticial, comparable a las de los fondos de maërl. colonias de Filograna
implexa y gorgonias
En algunos sectores, los fondos se enriquecen con esqueletos de
caídas en la superior
gorgonias, e incluso de Corallium rubrum.

Esqueletos rodados de Astroides calycularis en las dos imágenes superiores.


En las inferiores se aprecian otras incorporaciones como son los esqueletos
de briozoos y sobre todo cabe destacar al octocoral Corallium rubrum.

111
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Algunos invertebrados oportunistas explotan este recurso


trófico comiendo directamente los restos de invertebrados que
forman este tipo de sustratos (caso de Chaetaster longipes) o bien
aprovechando la concentración de especies como es el caso del
Actiniario Alicia mirabilis.

Algunos invertebrados oportunistas que


buscan alimento aprovechando las caídas
de los organismos con esqueletos calcáreos:
Chaetaster longipes y Alicia mirabilis en
la imagen superior y el nudibranquio
Roboastrea europea en la inferior.

Los fondos blandos, praderas de fanerógamas


marinas. El sustrato arenoso y fangoso, aunque pueda
parecer menos interesante en términos de concentración
de especies macrobentónicas, tiene un incalculable valor
por albergar a una fauna intersticial muy poco conocida
y de gran valor como indicadores de diversos procesos
biológicos y de alteraciones provocadas por el ser
humano. En la región de Ceuta, este tipo de fondos se
encuentra todavía poco estudiado y necesita una mayor
atención, sobre todo atendiendo a su interés económico
relacionado con la explotación de ciertos bancos de
bivalvos.
El sector I de la bahía sur alberga los arenales más
extensos de toda la región de Ceuta. En estos habita
una macrofauna típica de esta zona del Mediterráneo
Serranus hepaticus pero también se encuentran algunas peculiaridades
y Trachinus araneus faunísticas dignas de mención.
son dos peces muy Quizá la más llamativa de todas sea la presencia del extraño
característicos de estos poliqueto Mesochaetopterus rogeri de reciente descripción científica
ambientes (Martín et al., 2008).
112
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

El equinodermo Astropecten aranciacus y el molusco Hexaplex trunculus son dos


invertebrados relativamente comunes en estos ambientes. Se pueden observar
con frecuencia ejemplares aislados de E. singularis fijados en pequeñas piedras
enterradas, pulpos que forman su guarida aprovechando una piedra y gran número
de ejemplares de Veretillum cynomorium y en las zonas más profundas ejemplares de
Cerianthus membranaceus

El gusano poliqueto Mesochaetopterus rogeri

113
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

En lo que respecta a las praderas de fanerógamas marinas, se


encuentran bien representadas en el Mediterráneo y en el Atlántico
próximos al Estrecho, siendo las especies más significativas
Posidonia oceanica y Cymodocea nodosa. También
están presentes otras dos especies, Zoostera
noltii y Zoostera marina (excluyendo la especie
lessepsiana Halophila stipulacea, presente en el
Mediterráneo oriental) pero más restringidas a
ciertos hábitats litorales.
En la región de Ceuta, sólo se han detectado
praderas de Cymodocea nodosa en un enclave
(zona III de la Bahía Norte), pero un mayor
esfuerzo de exploración en la zona I y II de la
Bahía Sur podría aportar nuevos hallazgos de
esta especie. Posiblemente, con anterioridad a
Pradera de la construcción del Puerto de Ceuta, existieron praderas de C.
Cymodocea nodosa nodosa; quizá la especie Zoostera noltii pudiera haberse localizado
en nuestra región en las zonas más resguardadas donde se encuentran, hoy en día,
las instalaciones del Puerto de Ceuta. Como se ha
señalado, C. nodosa es la única especie observada en
la región de Ceuta, con una pradera desarrollada
o sebadal dentro de la bahía de Punta Sire que,
posiblemente, se extienda a zonas próximas donde
abunden los fondos de arena. En lo que respecta a la
dinámica de la pradera, y por lo que hemos podido
observar, se producen fluctuaciones del nivel de
enterramiento significativas, debido al intenso
hidrodinamismo provocado por las corrientes
de marea. La producción de haces es elevada y a
finales del verano la densidad y la altura de las hojas
es considerable. La fauna y flora es, en términos
macroscópicos, similar a lo encontrado en otro tipo
de praderas (Ballesteros et al., 2004).
C. nodosa ha sido citada al oeste del Cabo Tres
Forcas (González-García y Conde, 1991) y podría
estar mucho más extendida a lo largo del litoral
Mediterráneo entre Ceuta y Melilla. En lo relativo a
Condylactis las especies Zoostera noltii y Z. marina, bien podrían
aurantiaca es una estar asociadas a ambientes calmos con influencia de aguas
especie de actiniario dulces, caso de las desembocaduras de algunos de los principales
común en estos cursos fluviales del Norte de Marruecos.
ambientes
Los sistemas de escarpes litorales o pequeñas agrupaciones
de montañas submarinas. El conocimiento sobre la biodiversidad
de los mares y océanos de nuestro planeta sigue siendo muy
escaso, y las montañas submarinas no son ajenas a este feómeno.
En el ámbito científico, se consideran montañas submarinas
114
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

todos aquellos accidentes geográficos aislados que, elevándose


del fondo, alcanzan cientos de metros de altura, normalmente
por debajo del nivel del mar. En un reciente estudio de la
Fundación Oceana (2006), se realiza una recopilación general
de trabajos sobre las montañas submarinas, poniendo de
manifiesto el gran desconocimiento existente en cuanto a la
biología de estos accidentes geográficos, a pesar de que son
enclaves muy interesantes para el estudio de la biodiversidad
bentónica, pudiendo llegar en algunos casos a convertirse en
refugios aislados, albergando incluso fauna relicta (véase Galil
y Zibrowius, 1998).
El caso de las montañas submarinas, próximas al litoral,
es un ejemplo más del escaso conocimiento científico que
persiste todavía sobre las costas y su biodiversidad a nivel de
la plataforma continental (0-150 metros). La exploración de las
costas proporciona hallazgos de gran interés biológico y ecológico
y, en la mayoría de los casos, debido a la relativa accesibilidad
y cercanía a las concentraciones humanas, estos hábitats rocosos
están más amenazados que la mayoría de las grandes montañas
que se encuentran en alta mar.
En la región estudiada podemos citar al menos dos de estos
enclaves que tienen una elevada importancia ecológica dentro
del ámbito geográfico analizado, los sistemas de Benzú y Punta
Almina. A pesar de sus escasos metros de profundidad, en
comparación con las grandes montañas submarinas, nuestros
sistemas de escarpes son perfectamente comparables a dichos
accidentes, debido a las características que a diferente escala
comparten. A continuación, comentaremos en detalle el sistema de
escarpes de Punta Almina que se encuentra
mejor estudiado hasta el momento.
La gran concentración de promontorios
rocosos y paredes verticales en el litoral
de Punta Almina, la especial hidrografía
de la zona con la presencia de up-welling,
y la originalidad en la composición de
sus comunidades bentónicas recrean, en
muchos aspectos, las formaciones biológicas
que se dan en los relieves de mayor tamaño.
Además, tiene una gran relevancia en
relación a la productividad pesquera (ver Los escarpes
capítulo primero). A escala regional, el sistema de Punta Almina sumergidos favorecen
está contribuyendo considerablemente al dinamismo ecológico de la sucesión de
la región de Ceuta, con una alta concentración de biodiversidad comunidades a favor
bentónica; así como, la presencia de especies singulares que no de la verticalidad
se encuentran en otros lugares del litoral. A ello hay que añadir,
su papel de ‘puente’, favoreciendo la expansión de especies; y,
por su marcada pendiente, representa un excelente observatorio
115
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

para el estudio de la distribución vertical de las comunidades,


permitiendo la coexistencia de diversos hábitats en estrechas
franjas batimétricas.
Conviene indicar que el frente litoral del Monte
Hacho y su sistema de escarpes submarinos, al
representar una barrera para las corrientes marinas,
provocan un complejo hidrodinamismo en la zona.
Son muy interesantes las turbulencias, remolinos y
otros fenómenos hidrodinámicos, que se aprecian
muy bien cuando observamos los cambios de
marea desde el promontorio del Desnarigado. Los
afloramientos de aguas profundas comentados
anteriormente también están muy influenciados
por las interposiciones de estos relieves a las
corrientes dominantes.
Las cotas batimétricas de las cimas de este
sistema de pequeñas montañas varían desde los 8-10
metros, en los más someros, hasta los 50-60 metros
de profundidad. También, se observan paredes
verticales y con pendientes acusadas que se pierden
a más de 100 metros de profundidad. Este sistema
de pequeñas, pero muy escarpadas elevaciones,
presenta una morfología muy intrincada y angosta
en muchos lugares, lo cual supone unos relieves
muy pronunciados y un intrincado sistema de
pequeños cañones submarinos. A esta compleja
topografía hay que añadir la afección de fuertes
corrientes mareales, su alteración por el relieve
submarino y la cercanía del embudo que constituye
el Estrecho. La interposición que este sistema
geomorfológico impone a las corrientes, efecto
Los organismos masa de isla, se refleja bien a través de los remolinos y oleaje que
dominantes son de
se genera en la zona de Punta Almina. Todos estos factores, junto
escaso porte o lo
desarrollan como
con el marcado gradiente de iluminación condicionan una alta
forma de adaptación. variedad de biotopos originales.
En estos enclaves se Las comunidades reófilas se desarrollan en las zonas más
forman unas facies de superficiales de este sistema de escarpes, y soportan un casi
organismos filtradores constante estrés hidrodinámico que selecciona a las especies
y micrófagos incrustantes y masivas de escaso porte; observándose formas
espectaculares adaptadas de las especies de organismos erectos. Por ejemplo,
las algas presentan escaso desarrollo y proliferan aquellas
de pequeño tamaño, fuerte anclaje y/o las más incrustantes.
Las facies de coralináceas, y también las del alga roja invasora
Asparagopsis armata, fuertemente fijada al substrato, son muy
abundantes en estos ambientes.
En general, podemos afirmar que los invertebrados dominan
ampliamente en este tipo de ambientes, siendo las facies
116
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

de invertebrados y micrófagos incrustantes,


masivos y ramificados de escaso porte las más
espectaculares.
El poblamiento profundo del coral Astroides
calycularis alcanza su mayor desarrollo en esta zona
(ver bancos de corales superficiales y profundos).
La gran abundancia de A. calycularis, que desarrolla
notables bancos en esta zona (los más importantes
conocidos en el contexto de la UE), representa el
gran valor ecológico del microsistema montañoso
submarino de la región. Este coral, además, y
como se ha señalado anteriormente, tiene una
contribución considerable a la creación de fondos
detríticos calcáreos subsidiarios de la abundancia
del coral.
Entre los bancos de esta especie, y en general
a lo largo de las abruptas paredes, se desarrollan
pequeños ejemplares del también madreporario
Dendrophyllia ramea.
En los ambientes más azocados a la corriente
dominante, como son los cañones, los pasos angostos entre Bancos profundos de
escarpes o simplemente los escarpes más profundos, se Astroides calycularis
encuentran comunidades de gorgonias de gran porte y grandes
esponjas erectas.
Al respecto, queremos señalar la presencia en este relevante
lugar de algunas joyas naturales, como son las especies de
mayores cotas batimétricas y también las procedentes
de otras regiones geográficas atlánticas. En este
sentido, queremos resaltar la presencia de grandes
ejemplares del coral D. ramea; de especies de origen
atlántico, como el hidroideo Gymnangium montagui
y la gorgonia Paramuricea grayi (Ocaña y Sanchez
Tocino, en preparación); y los no menores hallazgos
de corales de distribución tropical y subtropical,
como Antipathella wollastoni (Ocaña et al., 2007-b)
o la especie Dendrophyllia laboreli (Ocaña et al en
preparación).
Pequeño ejemplar de
Dendrophyllia ramea

Bancos de grandes ejemplares de Dendrophyllia ramea y detalle

117
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Debido a su longitud y exposición a la


acción de las corrientes, el promontorio
del Monte Hacho y su sistema de escarpes
es único en el Mediterráneo, y junto con
el Cabo Tres Forcas, constituyen los
accidentes geográficos más sobresalientes
y expuestos del sector africano del Mar
de Alborán. Este sistema es objeto de
exploración por parte de la Fundación
Museo del Mar de Ceuta, con lo que se
está comprobando su gran importancia
y singularidad, revelándose como un
Paramuricea grayi
y Gymnangium
observatorio singular de cambios en el medio marino basados
montagui son especies en indicadores biológicos, por ejemplo del progresivo cambio
de distribución climático.
atlántica Resumiendo, podemos afirmar que tenemos un microsistema
montañoso submarino en el frente de Punta Almina, el cual
ofrece una serie de peculiaridades biológicas y ecológicas muy
interesantes, que entendemos deberían tenerse muy en cuenta
en el futuro de cara a la ordenación y a la gestión del
patrimonio natural marino de Ceuta.

El “bosque” de gorgonias más diverso del


Mediterráneo. Las agrupaciones de gorgonias constituyen
hábitats perennes y complejos, ya que se trata de especies
de octocorales de crecimiento lento y estructura ramificada,
que aumenta considerablemente la complejidad espacial
del ambiente en el que se desarrollan (veáse Brito y Ocaña,
2004). Si bien existen dos grandes grupos de gorgonias,
diferenciadas por la naturaleza (calcárea o córnea) de su eje
esquelético axial; éstas últimas, las de naturaleza córnea,
son las que vamos a tratar en el presente apartado. La
denominación de ‘bosque’ se aplica al paisaje submarino
que forman estos organismos coloniales erectos y también
a la semejanza en las funciones ecológicas que estos
hábitats tienen con las formaciones de plantas o de algas
de gran porte (caso de las laminariales). Las notables
Antipathella wollastoni analogías existentes entre plantas y gorgonias son: i) la
y Dendrophyllia estructuración del espacio y creación de hábitats; ii) la aportación
laborali son especies de substrato, refugio y alimento para otras especies; y iii), en
indicadoras de muchos casos, la longevidad de las especies estructuradoras y,
fluctuaciones por lo tanto, la capacidad para crear ambientes bentónicos muy
climáticas. estables y maduros a lo largo del tiempo.
En la región de Ceuta, los bosques de gorgonias tienen las
características generales de los bosques que se desarrollan en el
Mediterráneo occidental, pero con algunas marcadas diferencias
en la composición específica y en la estructura de los mismos,
118
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

siendo los más llamativos bosques de gorgonias en aguas


superficiales los constituidos principalmente por las
especies Paramuricea clavata, Eunicella singularis y Eunicella
cavolini.
E. cavolini está ausente en la región de Ceuta, las dos
primeras especies desarrollan formaciones boscosas,
pero también concurren una serie de taxones propios de
latitudes atlánticas que se benefician de las condiciones
oceanográficas generadas en nuestro litoral y enriquecen
enormemente la diversidad de octocorales. La variedad de
gorgonias de la región de Ceuta es, posiblemente, el más
llamativo ejemplo de la influencia de las especies atlánticas
en nuestras costas. Las gorgonias necesitan condiciones
ambientales particulares, con una buena renovación de
aguas para alcanzar un gran desarrollo; no obstante,
un hidrodinamismo muy intenso puede condicionar su Bosque de Eunicella
crecimiento y comprometer la estructura de la población (Brito y cavolinii en las Islas
Ocaña, 2004). En nuestra región, se encuentran lugares en los que Eolias
confluyen buenas condiciones hidrodinámicas y de renovación
de agua, con una orografía adecuada, lo que favorece el
desarrollo de bosques densos y longevos de la gorgonia roja
Paramuricea clavata.
Estas formaciones son ecológicamente muy notables y,
en algunos sectores, las colonias alcanzan un gran tamaño,
formando asociaciones y comunidades muy diversas en el
‘sotobosque’.
P. clavata está presente en toda la región de Ceuta y puede
aparecer a escasos metros de profundidad, aunque no es buena
competidora frente a otras especies en las zonas bien iluminadas
y en los fondos con sedimentación elevada, como los que se dan
en el sector I de la bahía sur. Las formaciones más importantes
que hemos detectado, hasta el momento, se generan a favor
de paredes verticales de las zonas de transición y bahía
norte, llegando a formar bosques en pendientes moderadas
a partir de los 25 metros, y que, posiblemente, se continúen
a mayores cotas de profundidad.
P. clavata es una especie de crecimiento lento que
necesita varias décadas para alcanzar un gran tamaño
(Gili y García, 1985; Coma y Pola, 1999; Zabala, 1995). Los
datos biológicos, sobre las estrategias reproductivas que
Bosque de Paramuricea
desarrolla esta especie, indican que la reproducción asexual clavata a favor de
parece tener poco éxito; además, P. clavata presenta una estrategia la verticalidad y
reproductora singular, entre el oviparismo y el viviparismo Gerardia savaglia (en
(Coma et al., 1995). Por otro lado, la gran abundancia de esta la imagen superior) es
especie en nuestra región tiene un profundo significado ecológico, relativamente frecuente
puesto que P. clavata se alimenta de zooplancton y por lo tanto, entre este tipo de
representa una especie clave en la transferencia de energía desde formaciones

119
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Bosque de
Paramuricea
clavata creciendo
en una plataforma
más o menos
inclinada

el plancton hacia el bentos (Coma et al., 1994).


Curiosamente, en el Mediterráneo occidental, esta
especie puede presentar color amarillo, particularmente,
Algunas especies que se en los meses de verano; sin embargo, en la región de Ceuta no
forman al abrigo de los hemos encontrado ningún caso de inversión de color parcial en
bosques de Paramuricea una colonia. En colonias instaladas sobre plataformas rocosas
clavata. En la imagen
con escasa pendiente y que compartían hábitat con otras especies
de arriba, un especímen
mostrando huevos a de gorgonias, se han encontrado algunas decoloraciones que
finales de junio evolucionan hacia el color blanco.
La especie ha sido citada en el Atlántico nororiental
(banco Gorringe) (Fundación Oceana, 2006) pero este
registro necesita confirmación. La zona más distante del
Mediterráneo donde hemos encontrado esta especie se
ha localizado en las cercanías de Oued el Marsa, entre
Ceuta y Kasar Seguir. Nuestros resultados contrastan con
lo observado en la isla de Alborán, donde la densidad de
colonias es poco relevante y no representa una especie
dominante en las comunidades coralígenas.
Paramuricea clavata Eunicella singularis es otra especie que, al igual que en otras
de color amarillo
zonas del Mediterráneo occidental, presenta formaciones boscosas.
cuando finaliza el
verano en las Islas
Es una especie fotófila, que posee zooxantelas en sus tejidos, y
Medas en fondos someros bien iluminados encuentra las condiciones
adecuadas para su crecimiento. Dicho crecimiento es óptimo
durante los meses de primavera y verano, alcanzando al
final de esta estación su máximo desarrollo. La fijación de
esta especie al sustrato es bastante débil, lo que supone
frecuentes pérdidas de las colonias por los temporales. Las
poblaciones de E. singularis tienen un ciclo vital rápido y
se encuentran, por tanto, en constante renovación. Es una
especie endémica del Mediterráneo, pero nosotros hemos
Paramuricea clavata encontrado ejemplares aislados de esta especie en el litoral
con las puntas de las rocoso entre Tánger y Larache. Al respecto, varias especies del
ramas decoloradas género Eunicella se han estudiado a lo largo del litoral atlántico
durante el mes de julio norteafricano (véase Grasshof, 1992), pero ninguna se atribuye a
en la región de Ceuta la especie E. singularis. Por ello, las citas de esta especie, fuera de
120
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

aguas mediterráneas y sus cercanías, deben ser objeto


de confirmación (véase Templado et al., 2006).
A lo largo de la región de Ceuta, estos bosques son
muy variables en cuanto al tamaño de los ejemplares y
en la densidad de los individuos. E. singularis caracteriza
el precoralígeno mediterráneo, y en el que llega a
desarrollar importantes poblaciones que pueden cubrir
áreas, relativamente extensas. En nuestra región, forma
bosques densos con grandes ejemplares en algunas
zonas hacia el Mediterráneo a lo largo de la bahía sur Formaciones boscosas
(sector I, al principio del sector II y en zonas muy resguardadas de Eunicella singularis
del sector III; y también en enclaves muy protegidos del sector en las Islas Medas
III de la bahía norte). En el resto de los sectores es una gorgonia
frecuente, pero las colonias presentan un reducido desarrollo.
E. singularis es la gorgonia más abundante que se
encuentra en la región de Ceuta y, prácticamente, está
presente en todos los fondos entre 8-10 metros hasta
más de 50 metros de profundidad y, por lo tanto,
forma parte de muchas comunidades y facies (véase
Bionomía Bentónica). Entre los 10 y los 30 metros de
profundidad forma extensos bosques, pero las colonias
con mayor altura y profusa ramificación aparecen sobre
plataformas rocosas muy llanas (entre 15 y 25 metros
de profundidad) con dominancia de algas fotófilas,
Grandes ejemplares
mezcladas con invertebrados típicos del precoralígeno.
de Eunicella singularis
Sobre esta especie hemos encontrado al agresivo poliqueto en el sector I de la
Hermodice carunculata que puede alimentarse de diferentes bahía sur
especies de invertebrados, entre los que figuran varias especies
de corales (O. Ocaña, obs. pers.); y también, al nudibranquio
Tritonia nilsodhneri que se alimenta de gorgonias.

En los sectores más resguardados del sector III de la


bahía norte, los bosques profundizan mucho debido a la
transparencia de las aguas
121
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Tritonia nilsodhneri
sobre Eunicella
labiata

A partir de los 30 metros de profundidad, en los


sectores II y III de la bahía sur, genera un bosque
más abierto donde se incorporan otras especies de
gorgonias y numerosos invertebrados filtradores
y micrófagos. Se trata, posiblemente, del bosque
de gorgonias más diverso del Mediterráneo,
compuesto por ocho especies (Eunicella singularis,
Eunicella verrucosa, E. gazella, E. labiata, Leptogorgia
sarmentosa, L. lusitanica, Paramuricea clavata y
Ellisella paraplexauroides), y al que podría sumarse
Hermodice carunculata la especie Paramuricea grayi, cada vez es más frecuente en el
predando sobre E. mar de Alborán (Ocaña y Sanchez Tocino, en preparación). Este
singularis maravilloso bosque de octocorales sólo se encuentra desarrollado
en los sectores II y III de la bahía sur, sobre plataformas
rocosas escarpadas, así como, en zonas aplaceradas o
con pequeños relieves del fondo.

Se aprecian hasta 4 especies diferentes en la imagen de la derecha (P.clavata, E. singularis, E.


verrucosa y E. labiata); cinco en la imagen de la izquierda (P. clavata, E. labiata, E. singularis, E.
gazella y E. paraplexauroides).

122
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Tres especies
en la imagen
de la izquierda
(P.clavata, E.
singularis y
Leptogorgia
lusitanica) a la
derecha gran
ejemplar de E.
paraplexauroides
y detalle.

Eunicella verrucosa
(a la izquierda) es
menos abundante que
las especies Eunicella
labiata y Eunicella
singularis. En cierto
modo, parecería que
la especie Eunicella
labiata está desplazando
a la especie Eunicella
verrucosa. Ambas
especies presentan una
morfología y estructura
colonial similares.

La especie Leptogorgia sarmentosa (a la izquierda) y Eunicella gazella (a


la derecha). En las imágenes inferiores se aprecian la especie Leptogoria
lusitanica (a la izquierda) y un pequeño ejemplar de Gerardia savaglia (a
la derecha).

123
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

La presencia de varias especies de gorgonias a lo largo


de la región de Ceuta es notable, no obstante, merece
la pena resaltar algunas variaciones en la frecuencia y
la abundancia de las distintas especies. En los sectores
abrigados de las zonas más cercanas al Atlántico se
observan los ejemplares de mayor tamaño, pero las dos
únicas que forman bosques son P. clavata y en menor
medida E. singularis; si bien, se observan esporádicas
Eunicella gazella (en incorporaciones de otras especies que pueden alcanzar un gran
la parte superior) y desarrollo. En las zonas reófilas ocurre algo parecido, como en
Eunicella labiata y los fondos más adentrados en el Mediterráneo del sector I (bahía
Leptogorgia lusitanica
sur), donde se desarrollan comunidades diversas. Sin embargo, al
(en la inferior)
toleran bien los
ser esta última una zona de fuerte sedimentación, sólo abundan
elevados niveles de ejemplares de las especies más tolerantes a este factor (Eunicella
sedimentación del singularis, E. gazella, E. labiata y Leptogorgia sarmentosa), resultando
sector I de la bahía sur las otras gorgonias mucho más desplazadas.
La sedimentación es uno de los factores limitantes para
el crecimiento de muchos octocorales, pues los sedimentos
son abrasivos y también pueden colapsar las aberturas por
donde se expanden los pólipos (Brito y Ocaña, 2004). Sin
embargo, las especies que provienen de la costa atlántica
africana tienen mayor tolerancia a la sedimentación y
desarrollan, en algunas zonas, formaciones boscosas de
gran diversidad. En este sentido, la costa de la región
del Suss en el atlántico marroquí es un excelente ejemplo
de este tipo de comunidades, donde también se incorporan
elementos macaronésicos.

Imágenes de diferentes especies del género Leptogorgia y de


Eunicella gazella encontradas en la costa del Suss marroquí.

124
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

La exclusiva presencia de estas especies africanas y mediterráneas


en zonas concretas del litoral ceutí se debe a la confluencia de
varios factores que, combinados, permiten que se produzca este
maravilloso “bosque animado”. Primero, el no estar enclavado
en una zona fuertemente reófila; y segundo, que se permite una
renovación de aguas suficiente para que puedan aparecer juntas
todas las especies mencionadas, incluidas las más exigentes con
las condiciones ambientales (caso de Paramuricea clavata y Ellisella
paraplexauroides). Como hemos señalado, las especies de la costa
atlántica africana toleran bien la sedimentación creciente que
se está produciendo en la bahía sur, lo que está favoreciendo el
desarrollo de este diverso bosque, en detrimento de la abundancia
de otras especies de menor tolerancia. No obstante, no podemos
perder de vista la influencia del cambio climático sobre esta diversa
comunidad, puesto que varias de estas gorgonias que alcanzan el
trópico africano (véase Grasshoff, 1992) eran desconocidas en esta
zona del Mediterráneo.
Respecto a la isla de Alborán, se encuentran las mismas
especies que se han registrado para la región de Ceuta, pero
con diferencias importantes en la estructura de las poblaciones.
Las principales diferencias morfológicas están relacionadas con
el gran hidrodinamismo que circunda los fondos marinos de
la isla. Estas peculiares condiciones hidrográficas impiden un
gran desarrollo de las colonias de estos octocorales, al menos
a profundidades accesibles al buceo autónomo con aire, donde
no se conocen formaciones como las ceutíes. Realmente, las
agrupaciones de gorgonias comprenden cuatro o cinco especies
(Eunicella singularis, E. verrucosa, Paramuricea clavata y Leptogorgia
spp); las otras especies citadas para Alborán (Eunicella labiata, E.
gazella y Elisella paraplexauroides) se encuentran de manera más
dispersa. Las pequeñas colonias de Eunicella singularis pueden
desarrollarse algo más en el seno del bosque de Laminaria
ochroleuca, donde el hidrodinamismo se encuentra muy atenuado
(Ocaña, obs. pers.); también, la especie E. verrucosa se señala como
abundante en el sotobosque (ver Templado et al., 2006).
Aunque estos hábitats no están protegidos por la legislación
vigente, los fondos coralígenos y sus facies se han incluido
en el “Libro Rojo” del PNUE/UICN/GIS Posidonie (1990), y
en el “Plan Estratégico de Acción para la Conservación de la
Diversidad Biológica en la Región Mediterránea” del Ministerio
del Medio Ambiente español (2002).

Los grandes bioconstructores del mar: Bancos de corales


superficiales y profundos. Las especies de cnidarios que
presentan estructuras esqueléticas con elevada densidad de
carbonato cálcico (madreporarios e hidrocorales) son de gran
importancia para el sistema bentónico. Algunas funciones
125
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

ecológicas se han comentado en el apartado anterior, en


relación a la estructuración del ambiente y al aumento de
complejidad de hábitats. Además, hay que señalar que los
densos esqueletos representan hábitats de primera magnitud y,
por tanto, madreporarios e hidrocorales son los más reconocidos
bioconstructores. Concentran mayor cantidad de especies que
los octocorales, ya que la disponibilidad de espacio es mucho
mayor, sobre todo en el interior de sus esqueletos y en las partes
basales de los mismos. La presencia de importantes comunidades
de corales de profundidad en nuestra región, ha sido puesta
de manifiesto gracias al desarrollo de expediciones científicas
dirigidas al bentos profundo (ver Grasshoff, 1989).

Astroides calycularis
Astroides calycularis, o coral anaranjado, es uno de los
tesoros que todavía conserva el Mediterráneo; este taxón ha
sido ampliamente estudiada y sobre ella se está elaborando
una publicación con diferentes aspectos de su biología (Ocaña
edit., en preparación). No obstante, es una especie escasa en
el Mediterráneo y considerada, en base a los últimos estudios,
como relicta del antiguo mar Tethys. Actualmente, las
especies próximas a A. calycularis se encuentran, sobre todo,
en el Indopacífico y, en mucha menor medida, en el Atlántico
tropical.
Ecológicamente, se trata de una especie relevante que llega
a formar bancos espectaculares en los litorales de las regiones
de Ceuta y de Melilla; describiéndose diferentes asociaciones
en función de la profundidad, de las especies acompañantes
(macrófitos y macroinvertebrados), y del tamaño y morfología
de las colonias. Cinco asociaciones del coral anaranjado hemos
distinguido en aguas del litoral africano, dos en fondos someros:
a) acantilados, entrada de grandes cuevas y pequeños cañones;
y b) extraplomos, paredes y túneles. Y otras localizadas en el
infralitoral profundo y circalitoral: a) túneles y entradas de
cuevas; b) acantilados sumergidos; y c) comunidades reófilas
de zonas afectadas por un intenso hidrodinamismo.

Bancos profundos de Astroides calycularis en los sectores I y II de la zona de transición

126
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Las asociaciones someras se extienden en los primeros


metros de profundidad y sólo se ha observado en las regiones
de Ceuta y Melilla (ver Ocaña, 2003). Se caracterizan,
generalmente, por presentar colonias de escaso tamaño y
esqueletos menos desarrollados. Esta comunidad superficial
se desarrolla a favor de paredes verticales y en zonas de
penumbra donde las algas no son buenas competidoras. En
la región de Ceuta, las colonias están más desarrolladas en
unos sectores que en otros, su mayor desarrollo superficial se
encuentra en los sectores I-a y III de la bahía sur, en la zona de
transición y en el sector III de la bahía norte.

Facies superficiales características de A. calycularis con algas


calcáreas incrustantes en la bahía norte

Las asociaciones profundas se extienden entre 20 y 60


metros de profundidad, y son mucho más importantes
que las superficiales por la abundancia y densidad de sus
poblamientos. Alcanza su óptimo de crecimiento en lugares
poco alterados, como el sector III de la bahía norte; y,
principalmente, a profundidades comprendidas entre los 20
y los 50 metros de zonas reófilas, como el sistema de escarpes
submarinos de Punta Almina. En la región de Melilla, los
escarpes del Cabo Tres Forcas concentran los poblamientos
más importantes.
A.calycularis es un madreporario colonial que necesita
condiciones de penumbra, un hidrodinamismo intenso o
moderado, y una baja tasa de sedimentación. La preferencia de
los madreporarios por los ambientes de gran hidrodinamismo

127
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

es bien conocida, pues las corrientes ofrecen alimento,


renovación del agua, oxigenación y las temperaturas son algo
menos elevadas; y en muchos casos, reducen la actuación
de los predadores (ver Brito y Ocaña, 2004). Al tratarse de
una especie incrustante o masiva de bajo porte, las elevadas
condiciones hidrodinámicas de un lugar no son un obstáculo
para su desarrollo y facilitan en cierta medida su expansión en
este tipo de fondos (Ocaña edit, en preparación).
Al no ser una especie que genere colonias erectas, ni
poseer adaptaciones fisiológicas específicas, le afecta mucho
la sedimentación. Y este factor explica muy bien la ausencia
de colonias en fondos afectados por sedimentos, como sucede
en la mayor parte del sector entre Cabo Negro y la Almina.
Al respecto, la influencia de la sedimentación como factor
limitante a la presencia de A. calycularis se constata muy bien
en la zona de Punta de la Mona en el litoral granadino (O.
Ocaña, obs. pers.).

Astroides calycularis
forma una asociación
peculiar en la región
de Melilla

Otro de los aspectos ecológicos a destacar es la contribución


que tiene A. calycularis a la generación de sustrato colonizable
para muchos otros organismos, contribuyendo de forma
relevante a la organización estructural de las comunidades
bentónicas donde se asienta. Además, se trata de una especie
que, al alcanzar un cierto tamaño, las colonias se desploman
con relativa facilidad, contribuyendo, en los lugares donde
forma densas poblaciones, a generar fondos detríticos de corales
rodados. Este tipo de fondos detríticos cobran importancia en
algunos ecosistemas tropicales atlánticos, como los generados
por el género Tubastrea en el Archipiélago de Cabo Verde (O.
Ocaña obs. pers.). Del mismo modo, estos fondos de corales
rodados se conocen en Canarias (Brito y Ocaña, 2004), donde
las especies formadoras son Coenosmilia fecunda y otras
pertenecientes al género Asterosmilia. A pesar de la importante
contribución a los ecosistemas marinos de todas estas especies,
su estudio se encuentra en los inicios (Ocaña, 2003).

128
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

La distribución de A. calycularis está poco conocida. En el


litoral ibérico, está presente en la costa andaluza, llegando
hasta Cabo de Palos en Murcia; también se encuentra en el
Adriático, Sur de Italia y Norte de Africa (Argelia, Marruecos,
hasta Cap Bon en Túnez), y está ausente en el Mediterráneo
oriental (Zibrowius, 1980). En la costa africana, su distribución
conocida abarca todo el Estrecho de Gibraltar, con abundancias
muy variables, desde Cabo Espartel hasta Ceuta (O. Ocaña,
obs. pers). En lo que respecta a las diferentes asociaciones
comentadas anteriormente, además de en las regiones de
Ceuta y Melilla, la asociación superficial de A. calycularis sólo
se ha observado en el litoral de Granada, en la isla de Alborán
en la costa de Alhoceima, en algunos puntos de la costa
italiana (Sicilia y las islas Eolias). Las asociaciones profundas
solo se han observado en las regiones de Ceuta y Melilla y
no se conocen en el litoral andaluz y tampoco en el italiano.
Posiblemente, también se encuentren desarrolladas en más
puntos de la costa mediterránea norteafricana entre Argelia
y Túnez, pero este dato necesita confirmación. No obstante,
en la isla de Zembra (próxima a Cap Bon en Túnez) se han
observado las diferentes asociaciones someras y profundas
indicadas anteriormente (Ramos-Esplá et al., 2004).

La elevada
sedimentación reduce la
presencia de Astroides
calycularis

A. calycularis es una especie que, durante el cuaternario,


protagonizó episodios de expansión en el Mediterráneo
a favor de periodos más cálidos. La imposibilidad de
reproducirse debido a las bajas temperaturas, parece ser
la principal causa de su localizada expansión en la mayor
parte del Mediterráneo; al respecto, Zibrowuis (1995) señala
que la inhibición de la reproducción sexual en A. calycularis
parece ser el motivo principal de su escasa proliferación.
En estos momentos, pensamos que representa un indicador
importante del cambio climático en el Mediterráneo. Algunos
hallazgos de esta especie en zonas alejadas de su área de

129
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

distribución (Bianchi y Morri, 1994), la proliferación que


estamos observando en los litorales de Ceuta y Melilla, y que
también suponemos se está produciendo en algunos puntos
de Italia, y su reciente señalización en el Adriático (Grubelic
et al., 2004) conducen a que, posiblemente, nos encontramos
en un periodo favorable a su expansión. Sin embargo, esta
hipótesis debe ser comprobada mediante estudios concretos
destinados a conocer las pautas de la expansión y su relación
con el calentamiento global.
Esta especie goza de protección por estar incluida en el
Catálogo Español de Especies Amenazadas, dentro de la
categoría de vulnerable. Además se encuentra incluida en
los Convenios de Berna y Barcelona (ambos en sus Anexo II:
especies en peligro o amenazadas).

Cladocora caespitosa
El madreporario Cladocora caespitosa es otra de las especies
relictas del Mediterráneo que fue mucho más abundante en
épocas pasadas (véase Aguirre y Jiménez, 1998 y Templado
et al., 2002). Se trata de un coral hermatípico (posee algas
simbiontes en sus tejidos) que requiere zonas iluminadas y
que, debido a sus requerimientos ecológicos, entra en constante
competencia con las algas por el espacio, lo cual es un hecho
contrastable en muchas zonas del Mediterráneo occidental en
las que se desarrolla Cladocora caespitosa; también esté presente
en el Mediterráneo oriental.

Las algas afectan a la expansión de Cladocora caespitosa en el


Mediterráneo occidental

En nuestra región no es un coral abundante, y se distribuye


de una manera muy desigual en pequeñas colonias aisladas;
por lo que, desde el punto de vista de la ecología marina
regional, no presenta una especial relevancia. Sin embargo,
se trata de una especie muy interesante por otros aspectos

130
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

científicos y ecológicos, pudiendo considerarse, al igual que


la especie anteriormente tratada, indicadora de fluctuaciones
climáticas en el entorno Mediterráneo. De manera excepcional,
y en un enclave del sector III de la bahía norte, hemos
detectado un desarrollo inesperado de esta especie en forma
de grandes cabezos de coral que pueden medir varios metros
de longitud.

Grandes colonias de Cladocora caespitosa encontradas en la


región

Bancos de Dendrophyllia ramea


En los fondos circalitorales y batiales se desarrollan
comunidades de bioconstructores conocidas como bancos de
corales amarillos. Estos bancos cobran una gran importancia en
ciertos enclaves donde encuentran las condiciones idóneas para
su desarrollo. Está compuesta por dos especies bioconstructoras
importantes, estas son Dendrophyllia ramea y Dendrophyllia
cornigera. Ambas tienen típicamente una distribución atlántica
pero penetran también en el Mediterráneo y se desarrollan,
sobre todo, en la base occidental.
Los bancos de Dendrophyllia ramea se desarrollan entre
los 30 y los 80 metros de profundidad. En el Mediterráneo
occidental y en el Atlántico en general, D. ramea es una especie
típica de la zona circalitoral y de los primeros metros del batial
(70-150 m). Localmente, puede ascender hasta ambientes
oscuros infralitorales entre 30 y 40 m, siempre y cuando las
condiciones de temperatura e hidrodinamismo lo permitan.
En aguas atlánticas también han sido observadas colonias a

131
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

partir de 30 metros de profundidad, de manera excepcional,


pero la gran mayoría de los ejemplares se encuentran en
fondos entre 60 y 165 m de profundidad, siendo a partir de los
80 m cuando forma en algunas zonas grandes bancos y donde
se instala una notable comunidad de organismos. En esta rica
comunidad, destacamos los octocoralarios y también algunos
antipatarios; y asociados a las partes muertas de los corales
se desarrollan muchas otras especies de invertebrados (véase
Arístegui et al., 1987; Brito y Ocaña, 2004).

En el litoral de Ceuta, se observan colonias aisladas en


muchos puntos de la zona infralitoral profunda y primeros
metros del circalitoral, resultando relativamente fácil de
observar a partir de los 30 metros de profundidad. Existe
además una gran concentración de colonias de esta especie
en el sistema de escarpes sumergidos de Punta Almina
donde forman pequeños bancos o agrupaciones de algunos
ejemplares de gran tamaño. D. ramea es una especie rara en
la plataforma continental de Alborán (Templado et al., 2006);
sin embargo, abunda en algunos puntos de la costa granadina
soportando niveles de sedimentación considerables (O. Ocaña,
obs. pers.).

132
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Bancos de Dendrophyllia cornigera


Dendrophyllia cornigera es una especie típica de los fondos del
borde de la plataforma y del batial superior del Mediterráneo
y Atlántico, aunque en zonas donde reinan condiciones
ambientales especiales es posible encontrarla a menor cota
batimétrica (55 m de profundidad). Los bancos de este coral se
encuentran en los fondos circalitorales profundos y batiales,
entre los 150 y los 850 metros de profundidad, generando
sustrato firme en estos pisos. Se trata de una especie más
tolerante que D. ramea a los ambientes de fango y lodo, con
mayor concentración de sedimentos en suspensión y fondos
más inestables; y mucho más desconocida que D. ramea, pero
puede alcanzar tamaños considerables, si bien con un tipo
de ramificación rampante muy distinta a la que presenta su
congénere
En sectores atlánticos ha sido recolectada entre 130 y 850
m de profundidad pero, realmente, D. cornigera no comienza
a ser abundante hasta los 200 m, apareciendo la mayor parte
de las colonias entre 200 y 500 m. Asociadas a los bancos de
esta madrépora, también aparecen numerosas especies de
invertebrados, entre los que destacan otros corales, esponjas,
briozoos e hidroideos. Se distribuye principalmente en el
Atlántico oriental y en menor medida en el Mediterráneo
(véase Brito y Ocaña, 2004). En la isla de Alborán, se trata de
una especie ocasional; y en la región de Ceuta, sólo se tiene
constancia indirecta a través de recolecciones accidentales
efectuadas por los pescadores en los sectores con mayor
sedimentación.

Bancos de corales blancos


Los bancos de corales blancos se distribuyen en las zonas
batiales de los mares y océanos del planeta. Distinguimos
hasta tres tipos diferentes de bancos de corales blancos, que
se diferencian por las especies que los componen y por las
cotas batimétricas en las que se distribuyen. Los bancos de
corales blancos tipo I serán tratados en el párrafo siguiente,
por encontrarse indicios de su presencia de estas especies
en la región de Ceuta. Los bancos de corales blancos tipo II
están constituidos por la especie Solenosmilia variabilis que
puede cohabitar a la misma profundidad con Lophelia pertusa y
Madrepora oculata; y también alcanza mayores profundidades

133
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

que estas otras especies, empezando a ser común a partir de los


1000 metros (véase Brito y Ocaña, 2004), formando comunidades
propias. Los bancos de corales tipo III están formados por
especies de hidrocorales que son activos bioconstructores y
que, en muchas ocasiones, aparecen asociados a otros bancos
de madreporarios o también de octocorales. Algunas de estas
especies pueden formar sus propios bancos, como es el caso de
las especies del género Errina spp. Presentan una distribución
amplia en el Atlántico, y una sola especie (Errina aspera) se
encuentra en el Mediterráneo.

Hidrocorales (a la izquierda) y madreporario de la comunidad


de corales blancos (a la derecha) recolectados en fondos batiales
de las Azores (imágenes cedidas por F. Porteiro del DOP de la
Universidad dos Azores)

Bancos de corales blancos tipo I. Están formados por las


especies Lophelia perthusa y Madrepora oculata, repartidas por
el Atlántico Nordoriental y el Mediterráneo, y quizá, sean los
bancos de corales más divulgados y mejor conocidos por la
comunidad científica. Se trata de corales bioconstructores que
estabilizan y proporcionan sustrato, concentrando un buen
número de especies que se asocian a ellos. En el Atlántico,
la repartición batimétrica es mucho más amplia que en el
Mediterráneo, atendiendo a la gran variación latitudinal de su
distribución, y así se ha encontrado en zonas muy superficiales
de los fiordos noruegos a 50 m hasta 1500 m de profundidad
en zonas profundas del Atlántico nororiental. En el Mar del
Norte se desarrolla profusamente en aquellos enclaves donde,
debido a diferentes condiciones oceanográficas, se produce una
elevada concentración de partículas en suspensión y de plancton
(véase Frederiksen et al., 1992). En el Mediterráneo Oriental,
sólo se han recolectado ramas muertas de este coral; y en la
cuenca Occidental, las ramas muertas son también mucho más
frecuentes que las vivas, las cuales sólo han sido encontradas
en determinados enclaves, sujetos a condiciones oceanográficas
particulares. En nuestra región, estas especies se han detectado

134
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

de manera esporádica a partir de 150 metros de profundidad.


Probablemente, esta comunidad fue mucho más abundante en
la época cuaternaria (Pleistoceno) y se encuentra actualmente
en vías de extinción en el Mediterráneo, quedando relegada a
algunos enclaves bentónicos (véase Zibrowius, 1980).
Con frecuencia, un gran número de especies de
invertebrados habitan en su complejo entramado (ICES-
CM/2004). Algunas de ellas pueden ser de gran porte, como
los octocorales Corallium spp. y gorgonias de la familia Isididae,
aumentando la heterogeneidad del ambiente y las superficies
a colonizar por otros organismos bentónicos. Las frecuentes
anastomosis que se producen entre las ramas de ambas
especies favorecen el asentamiento y proliferación de una rica
fauna de endobiontes.

Pourtalosmilia anthophyllites
Es una especie circalitoral y de fondos batiales superiores,
que suele estar asociada a bancos de corales blancos tipo I
y a otros corales, como por ejemplo la especie Coenocyathus
anthophyllites; y también, es una especie que se desarrolla en
los hábitats típicos del coral rojo. P. anthophyllites se conoce en
el Mediterráneo occidental y en las costas atlánticas orientales,
desde Portugal hasta Senegal. En zonas atlánticas, generalmente,
es una especie característica de los fondos rocosos batiales
y puede llegar a formar colonias que pueden alcanzar cierta
altura. También, puede constituirse en concreciones sueltas y
contribuir a la formación de fondos detrítricos profundos. En
la región de Ceuta, la hemos observado asociada a los hábitats
de coral rojo, pero también, creando sus propias concreciones
en el frente de Punta Almina.

Colonias de P. anthophyllites en facies de coral rojo

135
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Corallium rubrum
C. rubrum (coral rojo) es un octocoral que pertenece al
grupo de las gorgonias, con la capacidad de generar un eje
esquelético de naturaleza calcárea. El coral rojo es conocido
a lo largo de la mayor parte del Mediterráneo si bien es más
escaso en el Mediterráneo Oriental (Chintiroglou et al., 1989)
y más abundante en la base Occidental. Por otra parte, poco
es conocido sobre la geografía ecológica y la distribución
del coral rojo en zonas del Atlántico (Zibrowius et al, 1984;
Harmelin, 2000). Posiblemente, pueda llegar a formar bancos
de notable importancia a lo largo de la costa marroquí y mucho
más al sur, quizá similares a los que se desarrollan en fondos
de Asilah y Larache. Hay varias especies pertenecientes al
género Corallium que se conocen en el Atlántico (véase Brito y
Ocaña, 2004), por lo que acaso se trate de una especie atlántica
de reciente penetración en el Mediterráneo. Un argumento
similar ha sido puesto de manifiesto para explicar la presencia
de grandes bancos de Gerardia savaglia en los archipiélagos
macaronésicos (Ocaña et al., 2007).
Los bancos de coral rojo conforman un bosque en miniatura
que concentra numerosas especies de invertebrados bentónicos
que pueden vivir asociados al esqueleto de este octocoral.
Es una especie de vida larga y lento crecimiento, que puede
llegar a tener una existencia, al menos, de más de cien años
(Weinberg, 1978). La antigüedad de los bancos de coral
rojo es uno de los factores más interesantes para recalcar la
gran importancia ecológica que esta especie puede llegar a
desempeñar en el medio bentónico. La edad de las colonias ha
sido estudiada por diversos autores con propuestas diferentes.
Harmelin (1984) observa las colonias de coral directamente en
su medio natural; y García-Rodríguez y Massó (1986) estudian
los anillos de crecimiento siguiendo el modelo propuesto por
Grigg (1974) para gorgonias con ejes córneos. El resultado de
estos trabajos es muy similar y concluyen que la edad de la
colonia del coral puede establecerse con una sencilla fórmula,
donde la medida del diámetro de la base es fundamental. Sin
embargo, recientes estudios muestran que, en determinadas
condiciones, la capacidad de crecimiento del coral es muy
variable, indicando que el tamaño comercial en gran parte de
las colonias se alcanzaría a los 50 años (Garrabou y Harmelin,
2002). Por otra parte, las condiciones ambientales existentes y la
disponibilidad alimenticia serán fundamentales para explicar
las tasas de crecimiento en relación a la edad y las variaciones
de unas regiones a otras.

136
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Es una especie frágil que se rompe con facilidad y que


altera fácilmente su crecimiento debido a la frecuentación
de buceadores (Zabala, 1995), lo cual en determinadas
condiciones puede llegar a alterar de manera significativa el
grosor de las ramas (Linares et al., 2000). Debido al interés
en la explotación y conservación del coral rojo, éste ha sido
objeto de investigaciones recientes en el Mediterráneo (véase
Templado et al., 2006). Se trata de una especie que presenta los
sexos separados y a la que apenas se le conocen depredadores;
posiblemente, sus ‘enemigos’ más importantes son las especies
incrustantes que compiten por el mismo hábitat (Santangelo y
Abbiati, 2001). Entre estas especies destacamos las esponjas,
las ascidias, los antozoos incrustantes como Parazoanthus
axinellae, que ocupan el hábitat dejado por el coral rojo en
aguas someras mediterráneas, y también, por ciertas especies
de briozoos arborescentes.

Imágenes de cornisa en la costa de Begur que debería estar


colonizada por coral rojo mayoritariamente y dónde esta
especie se encuentra desplazada por P. axinellae

Las larvas del coral rojo sufren una alta mortalidad en los
primeros estadíos de vida, y se instalan normalmente en las
cercanías de las colonias parentales, por lo que la disponibilidad
de espacio alrededor de dichas colonias favorecería el
reclutamiento (Santangelo et al, 1997). Sin embargo, otros autores
piensan que el reclutamiento no tiene que verse afectado por la
densidad de colonias del coral rojo (ver Linares et al., 2000).

137
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

En Ceuta, la distribución de las poblaciones someras de


C. rubrum está muy marcada por la orografía submarina. La
presencia de acantilados sumergidos, cuevas y túneles, así
como un intenso hidrodinamismo y escasa sedimentación,
favorecen su presencia en la bahía norte (sectores II y III);
estando ausente en la bahía sur, posiblemente, por su
mayor sedimentación. No obstante, el coral rojo pudo estar
presente en algunos puntos concretos de la bahía sur, pero
una explotación no regulada pudo suponer su desaparición
definitiva.
En los lugares donde
el coral rojo no ha sido
recolectado, o se hizo
mucho tiempo atrás
y se ha recuperado,
puede llegar a formar
una comunidad notable,
con un buen número de
especies asociadas de
invertebrados bentónicos.
Los fondos observados
no sobrepasan los 50
metros de profundidad,
y la comunidad más
rica en especies de
macroinvertebrados se ha
encontrado en el sector
III de la Bahía Norte. En
las superficies donde
se forman bancos de
Banco superficial de coral rojo
coral rojo (en las que esta
especie es la dominante)
aparecen hidrozoos (Sertularella ellisii, S. gayi, Diphasia
margarita, Nemertesia antennina), octocorales (Paramuricea
clavata, Alcyonium coralloides, Paralcyonium spinulosum),
hexacorales (Leptopsammia pruvoti, Astroides calycularis,
Pourtalosmilia anthophyllites, Caryophyllia inornata, C. smithii,
Rolandia coralloides,), y varias esponjas (Ircinia spp, Petrosia
ficiformis, Axinella damicornis, Spongia officinalis, Oscarella
lobularis, Haliclona mediterranea). También, son frecuentes
los equinodermos (Marthasterias glacialis, Astropartus
mediterraneus, Cucumaria planci, Chaetaster longipes,
Centrostephanus longispinus y Echinus acutus), las ascidias
(Aplidium conicum, Polycitor adriaticum, Synoicum blochmanni,
Pycnoclavella sp., Clavelina lepadiformis, C. dellavallei); los

138
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

anélidos (Filograna implexa, Protula intestinum, P. tubularia,


Serpula vermicularis); los briozoos (Chartella papyracea,
C. tenella, Aldeonella calveti, Pentapora fascialis, Myriapora
truncata). Además, datos obtenidos de pescas recientes de
coral rojo en el litoral ceutí ponen de manifiesto la gran
diversidad de especies asociadas a este tipo de bancos de
coral rojo (ver Ocaña, 2000), particularmente, las de pequeño
tamaño.

La comunidad de coral rojo en nuestra región incorpora algunas


particularidades como presencia de la especie Astroides calycularis

De las pescas de coral rojo efectuadas por el método de


la llamada “barra italiana” se ha realizado un catálogo de la
fauna asociada a los bancos de coral rojo (Templado et al.,
1986). Estos autores analizaron los fondos del mar de Alborán
entre los 60 y 300 metros de profundidad, catalogando unas
264 especies.
El gran interés que despierta el coral rojo va asociado a
su relación con el ser humano a lo largo de la historia de la
civilización humana y del mar Mediterráneo, su pesca ya se
realizaba por las flotas fenicias (ver Pomey, 2000). En este
sentido, cabe señalar que algunos autores han relacionado el
uso del coral por parte de las civilizaciones antiguas (como
los fenicios y los egipcios) con ritos religiosos y funerarios
(Meeks, 2000; Morel, 2000). Entre los pueblos celtas, la
presencia del coral rojo es muy importante y no sólo ligada
a los aspectos decorativos, también, con usos simbólicos y

139
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

mágicos (Ugololini et al., 2000; Marinis, 2000) introducidos


por los pueblos mediterráneos (ver Perrin, 2000). Además, el
coral rojo atrajo a los galenos de la Antigüedad y de la Edad
Media que, junto a un buen número de usos más relacionados
con la medicina mágica, era utilizado para contrarrestar las
hemorragias (Magdelaine, 2000). Hoy día, aparte de su uso en
joyería, el coral es empleado en ortopedia quirúrgica a modo
de sustitutivo en reparaciones óseas (Patat et al., 2000).
Ceuta y su mar están grandemente relacionadas con
numerosos mitos y leyendas recogidas en las religiones
monoteístas, en particular en el Islam, que le otorga una
categoría de sagrado a su medio marino. Al respecto, el coral
rojo forma parte del acervo cultural ceutí desde la Edad
Antigua. Es un recurso marino que fue explotado en época
romana y posteriormente por los pobladores musulmanes de la
ciudad durante la Edad Media, en la que surgieron industrias
artesanales en torno al preciado esqueleto rojo, y no en vano,
Ceuta fue conocida como la isla del coral en referencia a la
abundancia de esta especie. A pesar de las interpretaciones un
tanto ambiguas de Lipínski (2000) sobre los términos semíticos
de la palabra coral, en el mundo musulmán marroquí al
coral rojo se le atribuye un significado simbólico-religioso
por estar incluido en el Corán, y que posiblemente esta sea
deudora de los antiguos usos del coral rojo que se expusieron
anteriormente. Los abalorios de coral rojo son profusamente
utilizados en las culturas bereberes de la cordillera del Atlas,
representando un artículo preferentemente utilizado en la
bisutería femenina (O. Ocaña, obs. pers).

Collar bereber hecho con cuentas de coral rojo

140
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Sobre la pesca de coral rojo y su sostenibilidad.


El análisis de una extracción de coral rojo en aguas de
la región de Ceuta debe siempre contemplarse desde la
perspectiva de su pequeño territorio. La última pesca de
coral rojo, que se tiene constancia, se produjo en el año 2000
y fue protagonizada por dos barcos coraleros procedentes
de Cataluña y de Cádiz. Esta pesca tuvo consecuencias
muy negativas para algunos de los bancos de coral rojo más
someros, ya que se destruyeron poblaciones de una antigüedad
media superior a los 15-20 años de edad y quedaron afectados
(el 50% de los fondos con presencia de coral rojo accesibles
al buceo autónomo) estos hábitats de gran valor (coralígeno
de roca litoral, acantilado y facies de transición hacia cuevas
semioscuras y túneles submarinos).
Con la legislación actual (Real Decreto 1415/2005, de 25
de noviembre, por el que se regula la pesca del coral rojo
y su primera venta), la pesca de coral rojo se convierte en
una actividad negativa que daña considerablemente a la
biodiversidad del medio bentónico rocoso. La ley no obliga
a controlar de manera eficiente la biomasa de coral pescada
y deja en manos de los propios pescadores la realización de
la pesada, sin que ninguna autoridad tenga control sobre la
misma, lo que da lugar a todo tipo de picarescas y trampas
(declarar menos cantidad, venta ilegal de la mercancía en
otros puertos,…). Por otra parte, el coral se pica normalmente
sin una selección de las piezas y en general se extrae cualquier
tamaño de colonias, sin tener en cuenta las recomendaciones
efectuadas por el IEO a través del trabajo de García-Rodríguez
y Massó (1986). Se trata, por tanto, de una ley que no asegura
el sostenimiento de las poblaciones de coral rojo.
Las licencias que se otorgan en el actual marco legal
contradicen significativamente la filosofía del Convenio de
Barcelona y, en especial, a la política pesquera de la Unión
Europea. Además, se dan las siguientes circunstancias, que
se deben destacar con el objeto de mejorar la gestión de este
recurso marino:
a) El coral no pasa por lonja, y debe declararse sólo en el
puerto de origen o en el despacho oficial de la embarcación,
por lo tanto, priva del lógico control en todas aquellas regiones
o zonas alejadas de los puertos bases de las embarcaciones.
b) Como lógica consecuencia de este hecho, los coraleros
pescan una determinada cantidad de kilos de coral que nadie
llega a conocer, pudiendo llegar producir un comercio ilegal
en cualquier lugar del litoral antes de tocar el puerto base.
Esto es además una práctica habitual entre los coraleros que

141
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

sólo pueden capturar 400 kg por año y buceador; en el caso de


Ceuta, se comprobó que las pesadas declaradas en Ceuta y en
Cádiz no eran coincidentes.
c) Se permite la extracción y, consecuentemente, la
destrucción de pequeñas poblaciones dentro de franjas litorales
muy reducidas como es el caso de Ceuta, lo que provoca
un impacto extraordinario en autonomías con pequeños
territorios como son los casos de Ceuta y Melilla.
d) La ley no asegura el mantenimiento de las poblaciones
de manera sostenible; en todo caso, al limitar el número de
licencias, puede procurar la supervivencia de las poblaciones
no alcanzadas por la acción de los coraleros.
e) La pesca de coral rojo debe considerarse como una
explotación por cosecha, ya que se recolectan las colonias de
un banco en un tiempo muy corto, como bien exponen García-
Rodríguez y Massó (1986). Es, por lo tanto, una actividad
poco o nada selectiva con el recurso, y por ello, estos autores
recomiendan un sistema de vedas temporales y espaciales,
junto con un diámetro mínimo de la base de las colonias de 8.5
mm para permitir su colecta. Ello aseguraría su explotación
sostenible y la continuidad del recurso.
No obstante, es conveniente aclarar que existen coraleros
mucho más respetuosos que otros con el recurso, aunque
todos extraen las piezas mayores. Esta selección de las mayores
piezas no tiene porque asegurar siempre el mantenimiento de
los bancos de coral. Habrá lugares dónde las circunstancias
ambientales favorezcan el desarrollo del coral rojo y se llegue a
recuperar la comunidad explotada; sin embargo, otros lugares
pueden no tener la capacidad para dicha recuperación, llegando
incluso a desaparecer y ser sustituida por otra dominante.
Sin lugar a dudas, pescar coral no es comparable a la
explotación de cualquier otro recurso pesquero tradicional,
más bien sería comparable a la tala de árboles. Ya conocemos
los destrozos y, en parte, las consecuencias que produce la
extracción de coral rojo desde el punto de vista económico;
al respecto, Linares et al. (2000) cifran en 30 años el tiempo de
recuperación del coral perdido en las Islas Medes. Sin embargo,
no deja de preocupar el hecho de que la administración conceda
licencias de explotación de coral rojo sin conocer a ciencia
cierta el estado de sus poblaciones. De acuerdo con Cudoni
y Chessa (1991), los cuales hacen suyas las recomendaciones
de la FAO, son necesarios nuevos estudios para conocer la
biocenosis del coral en el espacio y en el tiempo, la abundancia
de sus poblaciones y su distribución, la fragilidad del hábitat y
la capacidad del ambiente para soportar una explotación.

142
OCEANOGRAFÍA BIOLÓGICA Y BIODIVERSIDAD

Una jornada de pesca de coral rojo en aguas de Ceuta

Estos estudios serán fundamentales para plantear la


sostenibilidad de la extracción del coral rojo de cara al futuro.
Algunas cuestiones aportan algo de luz para los que nos
hemos acercado a la pesca del coral rojo con mirada crítica
(véase Cicogna, 2000), como la prohibición de pescar en
aguas someras (hasta los 50 metros), y la realización por parte
del pescador de una pesca selectiva de los bancos de coral.
Desde nuestro punto de vista, las regulaciones propuestas
por García-Rodríguez y Massó (1986) mejorarían el estado de
los bancos de coral rojo, pero no garantizan la supervivencia
de determinados bancos, los cuales, o bien, no podrían
regenerarse con el paso de los años, o alcanzar los mismos
niveles de abundancia semejantes al inicio de la explotación.
Esta especie está sujeta a una regulación de su explotación,
siendo necesaria una protección restrictiva en muchos puntos
del Mediterráneo. Como especie cuya explotación debe ser
objeto de reglamentación, aparece en el Anexo V de la Directiva
Hábitats, y en el Anexo III de los Convenios de Barcelona y
de Berna. Debido al último episodio de pesca de coral legal en
Ceuta, se emitió un informe técnico (Ocaña, 2000) por el que se
solicitaba la prohibición de la pesca de coral rojo en el ámbito
territorial de Ceuta o, en su defecto, se concediera la figura de
reserva de coral al litoral ceutí, redactándose una modificación
del Real Decreto de 8 de junio de 1984 para proteger los fondos
de coral rojo de Ceuta, Alborán y Columbretes; sin embargo
nunca llegó a entrar en vigor.

143
CAPÍTULO 3. LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

LA PROTECCIÓN DE
ESPECIES BENTÓNICAS Y
SUS HÁBITATS

C
euta es un caso paradigmático de
pérdida de acervo cultural de sus señas
de identidad marinas y marineras.
Posiblemente, la caída del sector conservero
y el gran descenso de la flota pesquera ceutí
fueron los detonantes de este fenómeno, por
otra parte paradójico, en una ciudad rodeada de
mar. El declive del puerto como principal motor
económico de Ceuta y la gran competencia
de los Puertos de Algeciras y Gibraltar han
contribuido también a la pérdida de interés de
los ceutíes por su mar. Una vez que se dieron
estas fatales circunstancias en lo económico y
en lo social, se dejó simplemente que el normal
acontecer de los hechos siguiera su curso en un
país que, como el nuestro, está dominado por
la mentalidad de la meseta y que solo mira al
mar como una fuente de recursos económicos y dos lustros, no se ha vuelto a hacer nada en este
depósito de toda suerte de inmundicias. Acaso sentido. Todo esto después de que la Agenda 21
un reflejo de esta mentalidad en España, sea la local de Ceuta decidiera que el medio marino de
sequía de inversiones en biodiversidad marina y Ceuta debería ser la primera prioridad ambiental
sus hábitats por parte del Ministerio de Medio del Gobierno de la Ciudad.
Ambiente. Las administraciones públicas Sin embargo, es justo indicar que el estamento
españolas harían bien en reconocer la deuda que más se ha preocupado por la cuestión
moral que tienen con respecto al medio marino y ambiental marina es el Puerto de Ceuta, que
comenzar a corregir esta lamentable situación. desde hace algunos años está invirtiendo recursos
En el caso de Ceuta y sus especies marinas en el mejor conocimiento y conservación de las
protegidas, que es lo que nos ocupa, la cuestión especies marinas protegidas de Ceuta y, sobre
poco o nada ha avanzado desde la época en que todo, de las que se encuentran en el ámbito
uno de los que suscribe ocupó el cargo de libre portuario.
designación política como coordinador del Sólo deseamos que estas líneas sirvan para,
patrimonio natural marino, durante la que se al menos, hacer reflexionar a los gobernantes de
hicieron dos estudios básicos para preparar el la Ciudad Autónoma y del Estado Central sobre
desarrollo del medio marino local, desde el punto el necesario desarrollo de proyectos de estudio y
de vista de la conservación de los hábitats y las de la legislación sobre el medio marino ceutí y
especies. Después de este periodo, hace ya más de sus especies protegidas.
145
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Muchas de las especies marinas protegidas (Templado y


otros, 2004) habitan en nuestras costas, y gran parte de las
mismas tienen una presencia importante. Se incorporan unos
cuadros que incluyen las especies de la región de Ceuta que están
protegidas por diversas leyes y convenios, las especies que tienen
su explotación regulada, otras que deberían ser consideradas
para su protección y también aquellos de moluscos endémicos
para la región.
Posiblemente, otras especies protegidas pudieran estar
presentes en Ceuta, pero debido a su reducido tamaño, rareza
o rango batimétrico pueden no haber sido localizadas todavía.
Entre estas últimas, destacamos a los moluscos, Zonaria Pyrum
(Gmelin, 1791), Tonna galea (Linnaeus, 1758), Ranella olearia
(Linnaeus, 1758), Mitra zonata (Marryat, 1818), Pinna nobilis
(Linnaeus, 1758) y también al hidrocoral Errina aspera (Linnaeus,
1767).
Los dos apartados restantes están dedicados a los censos de
especies y a los proyectos portuarios.

3.1. Especies de la Región de


Ceuta que tienen algún rango
de protección por diversas leyes
y convenios, incluyendo aquellas
cuya explotación está regulada
A continuación se presentan los datos sobre las especies
protegidas incluidos en una serie de tablas de manera
consecutiva.

146
DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
ALGAS PROTECCIÓN AMENAZAS
REGIONAL ECOLÓGICA

Ambas bahías, pero es


Laminaria
Convenio de más abundante en la
ochroleuca Los fondeos de los grandes barcos. Elevada
Berna bahía norte y zonas de
La Pylaie
transición.

Está presente a lo largo


Lithophyllum Convenio de de gran parte del litoral Sensible a: contaminación,
lichenoides Berna Convenio rocoso pero es muy frecuentación humana, Elevada
Philippi de Barcelona escasa en los sectores I infraestructuras costeras y rellenos
y II de la bahía sur

Contaminación por aguas


Infralitoral profundo
Lithothamnion Directiva residuales y cultivos marinos,
y circalitoral de ambas Elevada
coralloides Crouan Hábitat pesca de arrastre, vertidos de
bahías
dragados de puertos.

Phymatolithon Contaminación por aguas


Infralitoral profundo
calcareum (Pallas) Directiva residuales y cultivos marinos,
y circalitoral de ambas Elevada
W. Adey y Mc Hábitat pesca de arrastre, vertidos de
bahías
Kibbin dragados de puertos.
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

147
INVERTEBRADOS DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA

148
PROTECCIÓN AMENAZAS
ESPONJAS REGIONAL ECOLÓGICA

Convenio de Rara, en paredes


Aplysina cavernicola Barcelona y extraplomos de
Frecuentación de hábitat. Moderada
(Vacelet, 1959) Convenio de puntos concretos
Berna de la bahía norte.

Rara, infralitoral
profundo y
Convenio de circalitoral de los Vertidos de dragados de puertos,
Axinella polypoides Barcelona sectores I y II de la pesca de arrastre, palangre
Moderada
Schmidt, 1862 Convenio de zona de transición de fondo, fondeos de barcos,
Berna y también en la recolección.
zona III de la bahía
norte.

Convenio de
Barcelona Frecuente,
Vertidos de dragados de puertos,
Convenio infralitoral
Spongia agaricina pesca de arrastre, palangre de
de Berna. profundo y Moderada
Pallas, 1766 fondo, fondeos, recolección
Está sujeta a circalitoral de
comercial.
regulación para ambas bahías.
su explotación.

Rara, hábitats
Tethya aurantium Convenio de Pesca de arrastre, recolecciones
detríticos de ambas Moderada
(Pallas, 1766) Barcelona ocasionales.
bahías.
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Considerada cosmopolita y ubicua para los hábitats. Estudios sistemáticos recientes muestran que
Observaciones bajo está denominación existe un complejo de especies que todavía está pendiente de ser aclarado.
INVERTEBRADOS DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
CNIDARIOS REGIONAL ECOLÓGICA

Muy común,
Convenio de infralitoral y
Astroides calycularis Barcelona circalitoral de ambas Contaminación de las aguas
(Pallas, 1766) Convenio de bahías, abundante en superficiales, infraestructuras costeras Elevada
Berna las zonas I y III de la y recolección ocasional.
CEEA bahía sur y en toda la
zona de transición.
Observaciones Especie de gran valor patrimonial, superviviente de épocas más cálidas. Su capacidad como bioconstructor en
la zona infralitoral es muy notable. Actualmente es un indicador de cambio climático y es objeto de un estudio
exhaustivo en los litorales de Ceuta y Melilla.

Convenio de
Barcelona
Convenio de Pesca de coral con buceadores
Corallium rubrum Poco frecuente, sólo en y artes de arrastre. Vertidos de
(Linnaeus, 1758) Berna Elevada
la bahía norte. dragados de puertos. Construcción de
Está sujeta a
regulación para su infraestructuras costeras
explotación.
Observaciones Especie de gran valor patrimonial e histórico, su explotación fue muy importante en Ceuta durante época
medieval.

Poco frecuente,
Convenio de
Gerardia savaglia fondos infralitorales Anclajes de barcos, recolecciones
Barcelona
(Bertholoni, 1819) profundos y esporádicas, vertidos de dragados de Elevada
Convenio de circalitorales de ambas puertos.
Berna bahías.

Convenio de
Barcelona
Convenio de
Antipathella wollastoni Berna Convenio Rara en el litoral de Anclajes de barcos, recolecciones
(Gray, 1857) CITES Ceuta. esporádicas, vertidos de dragados de Elevada
Está sujeta a puertos.
regulación para su
explotación.
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

149
Observaciones Es considerada una especie indicadora de cambio climático.
150
INVERTEBRADOS DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
MOLUSCOS REGIONAL ECOLÓGICA

Convenio de
Berna
Abundante. Construcción de infraestructuras
Patella ferruginea Convenio de
Intermareales de la costeras, contaminación de las
Gmelin, 1791 Barcelona Moderada
bahía sur y zona I de rasas intermareales, recolecciones
CEEA
la bahía norte. para alimentación o cebo.
Directiva
Hábitat.
Observaciones Es el único invertebrado marino mediterráneo que está incluido en la categoría de “en peligro de
extinción”, siendo además una especie incluida en la Directiva Hábitat. En Ceuta es una especie
emblemática que está siendo objeto de gran atención burocrática y judicial.

Abundante en las
Convenio de zonas intermareales Construcción de infraestructuras
Patella nigra Berna y en los primeros costeras, contaminación de las
Costa, 1771 Moderada
Convenio de metros del infralitoral, rasas intermareales, recolecciones
Barcelona especialmente en la para alimentación o cebo.
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

bahía norte.

Observaciones A menudo denominada en la literatura como Patella safiana y según la FAO su nombre vulgar es lapa negra o
lapa de Safi.
INVERTEBRADOS DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
MOLUSCOS REGIONAL ECOLÓGICA
Se distribuye por
todo el litoral
Convenio de
de Ceuta, pero Construcción de infraestructuras
Barcelona
Dendropoma petraeum las mayores costeras, contaminación de las
Convenio de Elevada
(Monterosato, 1884) poblaciones se han rasas intermareales, pisoteo y
Berna
encontrado en la recolecciones de cebo.
IUCN, CEEA.
zona I de la bahía
norte.
Convenio de
Poco común, sólo se
Berna Alteración del hábitat y degradación
Erosaria spurca ha localizado en la
Convenio de del litoral, recolecciones para Moderada
(Linnaeus, 1758). zona del Sarchal, en
Barcelona acuariofilia y conchiología.
la bahía sur.
IUCN

Convenio de
Muy rara, sólo
Berna Alteración del hábitat y degradación
Lurida lurida localizada en la
Convenio de del litoral, recolecciones para Moderada
(Linnaeus, 1758) zona I de la bahía
Barcelona acuariofilia y conchiología.
norte.
IUCN
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

151
152
INVERTEBRADOS DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
MOLUSCOS REGIONAL ECOLÓGICA

Poco frecuente, sólo


localizada en la zona
de transición y en
la zona I de la bahía
Convenio de
Schilderia achatidea norte. No obstante, y
Berna Alteración del hábitat y degradación
(Gray in Sowerby, teniendo en cuenta el
Convenio de del litoral, recolecciones para Moderada
1837) gran número de conchas
Barcelona acuariofilia y conchiología.
que se encuentran en
IUCN
la colección Fossati,
debió de ser una especie
más común en nuestro
litoral.
Observaciones Es una especie muy rara, las principales poblaciones se encuentran en el mar de Alborán.
Muy apreciada por los coleccionistas.
Alteración del hábitat y degradación
Convenio de Está presente y es del litoral, recolecciones para
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Charonia lampas
Barcelona frecuente a lo largo de acuariofilia. También los buceadores Elevada
(Linnaeus, 1758).
CEEA, IUCN todo el litoral ceutí. los cogen como recuerdo y en algunos
puntos de la Península se consume.
INVERTEBRADOS DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
MOLUSCOS REGIONAL ECOLÓGICA

Directiva No es frecuente en
Lithophaga lithophaga Hábitat, el litoral ceutí pero La recolección para consumo humano
(Linnaeus, 1758) Convenio de sería necesaria una y la alteración del hábitat como Moderada
Berna, Convenio exploración más consecuencia de su recolección.
de Barcelona. profunda.
Observaciones
La recolección es tremendamente costosa en términos ecológicos, puesto que se destruyen grandes
extensiones de arrecifes rocosos infralitorales, quedando algunos fondos completamente devastados
por la acción extractiva del preciado bivalvo. Especialmente grave es cuando se destruyen colonias de
Cladocora caespitosa, de Dendropoma petraeum o bloques coralígenos.

Convenio de Frecuente en el litoral


La recolección ocasional por parte de
Pinna rudis Berna ceutí, encontrándose
buceadores y las alteraciones propias Moderada
Linnaeus, 1758 Convenio de bien repartida en las dos
de su hábitat.
Barcelona bahías.
Es rara en el litoral
Convenio de de Ceuta pero al ser
Pholas dactylus Berna difícil de observar se La contaminación y destrucción de las
Moderada
Linnaeus, 1758 Convenio de precisan estudios más zonas intermareales.
Barcelona concretos para conocer
su abundancia.
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

153
154
INVERTEBRADOS DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
DECÁPODOS REGIONAL ECOLÓGICA

Convenio de
Berna Se encuentra de
Homarus gammarus Convenio de forma esporádica
La sobreexplotación que están
(Linnaeus, 1758) Barcelona y sobre todo en Moderada
sufriendo sus poblaciones.
Está sujeta a cuevas y túneles de
regulación para su la bahía norte.
explotación
Observaciones En Ceuta se aconseja una protección estricta para esta especie hasta que se realice un estudio que
evalúe el estado de las poblaciones y una eventual explotación sostenible del recurso.
Convenio de
Frecuente a lo largo
Berna
de todo el litoral
Maja squinado Convenio de La explotación sin regulación
y sobre todo en la
(Herbst, 1788) Barcelona a la que están sometidas las Moderada
zona III de la bahía
Está sujeta a poblaciones de Ceuta.
sur y en la llamada
regulación para su
zona de transición.
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

explotación.
Observaciones Se hace muy necesario un estudio de evaluación de las poblaciones de esta especie y que pueda
hacer posible una explotación sostenible del recurso.
INVERTEBRADOS DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
DECÁPODOS REGIONAL ECOLÓGICA
En Ceuta es una
Convenio de
especie poco
Berna
frecuente, los únicos
Convenio de La recolección por parte de
Palinurus elephas datos que se tienen
Barcelona buceadores y la pesca profesional Moderada
(Fabricius, 1787) provienen de fondos
Está sujeta a no regulada.
circalitorales de la
regulación para su
bahía norte.
explotación.

Convenio de
Berna
En Ceuta es muy
Convenio de
rara y se observa
Scyllarides latus Barcelona La recolección por parte de
preferentemente en Moderada
(Latreille, 1803) Directiva Habitat. buceadores.
algunas cuevas de la
Está sujeta a
bahía norte.
regulación para su
explotación.
Convenio de En Ceuta es una
Berna especie poco
Convenio de frecuente que
Scyllarides arctus La recolección por parte de
Barcelona se observa más Moderada
(Linnaeus, 1758) buceadores.
Está sujeta a fácilmente en
regulación para su diferentes biotopos
explotación. de la bahía norte.
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

155
156
INVERTEBRADOS DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
EQUINODERMOS REGIONAL ECOLÓGICA
En Ceuta es poco
Convenio de frecuente y se
Ophidiaster
Berna ha observado La recolección por parte de
ophidianus (Lamarck, Elevada
Convenio de en el infralitoral buceadores.
1816)
Barcelona profundo en ambas
bahías.
Convenio de Es una especie
Berna frecuente en la
Convenio de bahía norte y más
Centrostephanus
Barcelona escasa en la bahía La destrucción de los arrecifes
longispinus (Philippi, Moderada
Directiva sur, ocupa grietas rocosos donde habita.
1845).
Hábitat del infralitoral
CEEA como profundo y el
Vulnerable. circalitoral.
Es una especie
frecuente en el
Convenio de
litoral ceutí y las
Barcelona Al ser una especie que no se
Paracentrotus lividus poblaciones más
Está sujeta a explota en el litoral ceutí, no tiene Elevada
(Lamarck, 1816) importantes están
regulación para amenazas directas.
en la zona de
su explotación.
transición y en la
bahía norte.
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad
PECES DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
CARTILAGINOSOS REGIONAL ECOLÓGICA

Convenio de En Ceuta es una


Berna especie rara de
Convenio de observar, pero está
Squatina squatina
Barcelona, IUCN presente en fondos Una excesiva presión pesquera. Moderada
(Linnaeus, 1758)
Está sujeta a normalmente a
regulación para partir de los 35
su explotación. metros.
En Ceuta es una
Convenio de
especie muy rara
Berna
que sólo puede
Convenio de
Rastroraja alba observarse de
Barcelona IUCN Una excesiva presión pesquera Moderada
(Lacepede, 1803) forma esporádica
Está sujeta a
en fondos
regulación para
profundos
su explotación.
arenosos.
En Ceuta es una
especie rara,
Convenio de pero suele visitar
Berna nuestro litoral de
IUCN manera esporádica
La explotación pesquera para
Cetorhinus maximus Convenio siguiendo pautas
aprovechar diversos productos, Moderada
(Gunnerus, 1765) de OSPAR, de alimentación.
como el aceite de su hígado.
Convenio CITES Se han observado
Convenio de varios ejemplares
Barcelona entre Punta
Pescadores y Punta
Almina.
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

157
PECES DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA

158
PROTECCIÓN AMENAZAS
CARTILAGINOSOS REGIONAL ECOLÓGICA

Convenio de
En Ceuta fue una
Berna
especie abundante La explotación pesquera para
Convenio de
Isurus oxyrinchus en el pasado, aprovechar diversos productos,
Barcelona Moderada
(Rafinesque, 1810) pero es cada vez como la carne o el aceite que se
Está sujeta a
más rara en la extrae de su hígado.
regulación para
actualidad.
su explotación.

Convenio de
Berna En Ceuta es una
La explotación pesquera para
Convenio de especie cada vez
Lamna nasus aprovechar diversos productos
Barcelona más rara que fue Moderada
(Bonnaterre, 1788) como la carne o el aceite que se
Está sujeta a muy abundante en
extrae de su hígado.
regulación para el pasado.
su explotación.

Convenio de
Berna
Convenio de
Barcelona
Sufre cierta explotación pesquera
Convenio En la región de
Carcharodon carcharias para aprovechar diversos productos
CITES, Ceuta es una Moderada
(Linnaeus, 1758) como la carne o el aceite que se
Lista roja especie de paso.
extrae de su hígado.
de la IUCN.
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Está sujeta a
regulación para
su explotación.
PECES DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
ÓSEOS REGIONAL ECOLÓGICA

Se distribuye por
todo el litoral de
IUCN
Ceuta, pero pasa
Convenio de Berna
Hippocampus inadvertido. Se Recolecciones para venta como
Convenio de
hippocampus puede encontrar recuerdo turístico y también para
OSPAR Moderada
(Linnaeus, entre algas en fondos acuariología y decoración de
Convenio CITES
1758) someros hasta en interiores.
Convenio de
veriles asociados a la
Barcelona
gorgonia Paramuricea
clavata.

Se distribuye por
todo el litoral de
Ceuta, pero al
IUCN
igual que la especie
Convenio de Berna
anterior, pasa Recolecciones para venta como
Hippocampus Convenio de
inadvertido. Se recuerdo turístico y también para
guttulatus OSPAR Moderada
puede encontrar acuariología y decoración de
(Cuvier, 1829) Convenio CITES
entre algas en fondos interiores.
Convenio de
someros hasta en
Barcelona
veriles asociados a la
gorgonia Paramuricea
clavata.
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

159
160
PECES DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
ÓSEOS REGIONAL ECOLÓGICA

Antaño fue una


Convenio de Berna especie muy
Epinephelus
Convenio de frecuente en la región
marginatus
Barcelona de Ceuta, pero hoy
(Lowe, 1834) Excesiva presión pesquera y en
Lista roja de la día es muy difícil
Epinephelus especial la deportiva y la pesca Moderada
IUCN observar ejemplares
guaza furtiva.
Está sujeta a en su hábitat si
(Linnaeus,
regulación para su no es a partir de
1758)
explotación. 25-30 metros de
profundidad.

Convenio de Berna En Ceuta es una


Anguilla Convenio de especie que remonta
La destrucción y contaminación de
anguilla Barcelona ciertos cauces y que
los cauces antiguos. Derrumbes en Elevada
(Linnaeus, Está sujeta a presenta poblaciones
los pasadizos militares.
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

1758) regulación para su acantonadas en


explotación. galerías subterráneas.
PECES DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
ÓSEOS REGIONAL ECOLÓGICA

Convenio de Berna Se trata de una


Convenio de especie rara en la
Sciaena umbra Barcelona región ceutí. Su Una excesiva presión de la pesca
Moderada
Linnaeus, 1758 Está sujeta a presencia podemos deportiva.
regulación para su decir que es
explotación. esporádica.

Observaciones Esta especie ha estado sometida a una fuerte presión, especialmente por la pesca submarina, siendo,
junto al mero, uno de los trofeos típicos y preferidos. Sus poblaciones mediterráneas han sufrido un
descenso y ha pasado de ser un pez común y frecuente a ser una especie rara y, en algunas zonas,
difícil de ver. El declive fue especialmente acentuado en el quinquenio 1965-1970, posteriormente,
a partir de 1983 comenzó a iniciarse una recuperación de la especie al amparo de las reservas
marinas que se fueron creando. Al ser una especie hermafrodita proterogina, se puede producir un
desequilibrio de sexos al eliminar los grandes ejemplares que serían siempre machos.

Convenio de Berna
Es una especie
Convenio de
frecuente en la región
Barcelona
de Ceuta, donde
Xiphias gladius Lista roja de la Una excesiva presión pesquera
se pueden llegar Moderada
Linnaeus, 1758 IUCN tanto deportiva como profesional.
a pescar de forma
Está sujeta a
abundante durante el
regulación para su
verano.
explotación.
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

161
162
PECES DISTRIBUCIÓN IMPORTANCIA
PROTECCIÓN AMENAZAS
ÓSEOS REGIONAL ECOLÓGICA

Hace tan sólo veinte


años los bancos de
atunes pasaban muy
Convenio de Berna
cerca de la costa
Convenio de
ceutí y se pescaban
Barcelona
muchas toneladas
Thunnus Convenio de
en las Almadrabas.
thynnus OSPAR La excesiva presión pesquera ha
En la actualidad es Moderada
(Linnaeus, Lista roja de la diezmado sus poblaciones.
una especie frecuente
1758) IUCN
en la región, pero
Está sujeta a
apenas se acerca a
regulación para su
la costa lo suficiente
explotación.
para ser capturada en
las Almadrabas de la
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

zona de estudio.
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

3.2. Especies presentes en la


región de Ceuta cuya protección
y regulación de capturas debiera
contemplarse en un futuro

En este capítulo se recogen todas aquellas especies marinas


presentes en la región de Ceuta que no se encuentran protegidas
por las legislaciones nacional o europea ni tampoco están incluidas
en ningún otro instrumento normativo o convenio internacional,
pero que, desde nuestro punto de vista, deberían tener algún tipo
de protección. Se han elaborado tres tipos de tablas que incluyen
a las especies propuestas en función de su importancia ecológica,
nivel de endemicidad y presión de captura.

163
164
ORGANISMOS DE ELEVADA IMPORTANCIA PARA EL SISTEMA BENTÓNICO POR SU PAPEL ECOLÓGICO

Todas estas especies son bioconstructoras y estructuran el espacio, aumentando la complejidad del ambiente bentónico.
Además, asociadas a sus esqueletos se desarrollan comunidades de especies.

ESPECIES DISTRIBUCIÓN REGIONAL AMENAZAS

Mesophyllum Ambas bahías, pero las facies más interesantes


Destrucción del litoral por obras marítimas y
lichenoides (Ellis et se han localizado en las zonas II y III de la
rellenos, contaminación por hidrocaburos y
Solander) Lemoine bahía sur y también en las zonas II y III de la
aguas residuales.
= Mesophyllum bahía norte.
alternans (Forlie)
Cabioch y Observaciones: En algunas zonas someras del litoral ceutí forma verdaderos arrecifes ocupando
Mendoza grandes superficies del fondo. Debido a su gran importancia es tratada en el capítulo de
Alga calcárea geografía ecológica y biodiversidad.

Pentapora fascialis Ambas bahías pero las poblaciones más Frecuentación por parte de buceadores,
(Pallas, 1766) importantes se encuentran en zonas de gran arrancada por artes de fondo o fondeos
hidrodinamismo (zona de transición y zonas II de embarcaciones o de otras estructuras
Briozoo y III de la bahía norte). flotantes.

En nuestro litoral se encuentra a partir de 25


Recolección esporádica por parte de
metros de profundidad en zona de transición,
buceadores, arrancada accidentalmente por
zona III de la bahía sur y en zona III de la bahía
Ellisella artes de fondo o fondeos de embarcaciones.
norte.
paraplexauroides
Stiansny, 1936 Observaciones: Se trata de la mayor gorgonia del litoral español y sólo se encuentra en algunos
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

enclaves del mar de Alborán, siendo Ceuta uno de los escasos lugares donde puede observarse
Octocoral relativamente a escasa profundidad de manera frecuente. Su porte y coloración llamativos la
hace muy atractiva para su recolección como recuerdo o souvenir. Por todo esto pensamos que
sería deseable una urgente protección de nuestras poblaciones.
ESPECIES DISTRIBUCIÓN REGIONAL AMENAZAS

La frecuentación excesiva de los lugares


Muy abudante. Está distribuida en ambas
donde se concentran los bosques más
bahías pero las poblaciones más importantes
importantes de esta especie es la amenaza
Paramuricea clavata se concentran a lo largo de la bahía norte en la
más significativa. Los fondeos en general y
(Risso, 1825) zona de transición y en la zona III de la bahía
las artes de pesca perdidas pueden afectarla
sur.
también significativamente.
Octocoral

Observaciones: Es la gorgonia más emblemática del litoral de Ceuta y llega a constituir los
bosques de octocorales más importantes de la región. Esta especie es tratada particularmente en
el capítulo de geografía ecológica y biodiversidad.

Eunicella verrucosa Es frecuente pero poco abundante, se Frecuentación excesiva y recolección, pues
(Pallas, 1766) distribuye en las dos bahías y la mayor se trata de una especie muy llamativa.
concentración de ejemplares está localizada en Los fondeos en general son también una
Octocoral las zonas II y III de la bahía sur. amenaza potencial para esta especie.

Se encuentra en todo el litoral de la región de


Ceuta. Muy abudante en las zonas Ia, II y III de Sus mayores problemas son los fondeos y las
la bahía sur y en algunos enclaves de la zona III artes de pesca de fondo.
de la bahía norte.
Eunicella singularis
(Esper, 1791) Observaciones: Se trata de la especie de gorgonario más abundante del litoral de Ceuta que,
debido a su débil fijación al fondo y a su presencia en zonas someras, es fácilmente arrancada
Octocoral por los temporales de levante. Las colonias mayores alcanzan tamaños similares a los de otras
zonas del Mediterráneo occidental, sobre todo en los fondos someros hasta 20 metros con
hidrodinamismo moderado y en plataformas rocosas aplaceradas y bien iluminadas cubiertas
de algas. Con un tamaño pequeño y mediano se encuentra repartida por el resto de las zonas del
litoral de la región de Ceuta. Al ser el gorgonáceo más abudante tiene un destacado papel en la
conformación de los bosques de gorgonias de la región de Ceuta.
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

165
ESPECIES DISTRIBUCIÓN REGIONAL AMENAZAS

166
Sus mayores problemas son los fondeos y las artes de pesca
Eunicella labiata Es una especie frecuente en todo
de fondo. Sin embargo, la recolección podría ser también
(Thomson, el litoral de la región, pero es más
una amenaza pues se trata de una especie llamativa que al
1927) abundante en los sectores Ia y III de la
igual que Eunicella verrucosa conserva su color una vez está
bahía sur.
seca.
Octocoral
Observaciones: Se trata de una especie de origen atlanto-africano que está penetrando en algunos
enclaves del mar de Alborán y puede tener relación con los fenómenos de cambio climático.

Sus mayores amenazas son los fondeos y las artes de pesca


Es una especie frecuente en todo
Leptogorgia de fondo. Sin embargo, la recolección podría ser también
el litoral de la región pero es más
sarmentosa un problema, pues se trata de una especie que conserva su
abundante en la bahía sur.
(Esper, 1791) color una vez está seca.
Observaciones: Existen colonias con otras coloraciones (terracota) que son diferenciadas de esta
Octocoral especie por otros autores (Ocaña Martín et al, 2000), y denominada como Leptogorgia lusitanica, pero
para Grasshoff (1992) ambas son la misma especie.
Se encuentra en fondos infralitorales
Dendrophyllia profundos de la zona de transición, La mayor amenaza para las poblaciones de esta especie son
ramea donde llega a formar bancos de las artes de pesca de fondo.
(Linnaeus, importancia ecológica.
1758) Observaciones: Junto a otras especies del mismo género forma bancos en el circalitoral profundo y en
el batial superior también conocidos como fondos de corales amarillos. Es la especie de bioconstrutor
Madreporario más importante del circalitoral. Se analiza particularmente en el capítulo de geografía ecológica y
biodiversidad.

Cladocora Es una especie de madreporario rara en el litoral de la Los mayores problemas los
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

caespitosa región de Ceuta, sólo han sido localizadas colonias de pueden causar los fondeos de las
(Linnaeus, importancia ecológica en la zona III de la bahía norte. embarcaciones de recreo.
1767) Observaciones: Las colonias encontradas son de gran tamaño, algo inusual para esta parte del
Madreporario Mediterráneo.
ESPECIES QUE POR ALGUNAS PARTICULARIDADES BIOLÓGICAS DEBEN PROTEGERSE

Todas estas especies están agrupadas en este cuadro por tener características de rareza, endemicidad, límite de distribución
u otras causas dignas de ser tenidas en consideración en el contexto geográfico ceutí.

ESPECIES DISTRIBUCIÓN REGIONAL AMENAZAS

Se trata de una especie rara en la región de


Phyllangia mouchezii La recolección para acuariofilia podría ser su
Ceuta que sólo ha sido observada en fondos
(Lacaze-Duthiers, mayor amenaza en el litoral de Ceuta.
precoralígenos del sector II de la bahía norte.
1897)

Madreporario Observaciones: Es un madreporario típico de aguas tropicales y subtropicales del Atlántico; en el


Mediterráneo está mucho más distribuido por la base levantina.

Balanophyllia
europaea Gosse, Se trata de un endemismo estricto del mar
La recolección como recuerdo por parte de
1860 Mediterráneo que sólo ha sido observado en
buceadores.
los sectores II y III de la bahía sur.
Madreporario

Es una especie muy rara que sólo se ha


La recolección como recuerdo por parte de
Monomyces pygmaea encontrado en grietas de fondos precoralígenos
buceadores.
(Risso, 1826) de la bahía sur.

Madreporario Observaciones: Especie muy rara y característica de grutas submarinas de la que sólo se tienen
pocas citas tanto en el Mediterráneo como en el Atlántico.
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

167
168
ESPECIES DISTRIBUCIÓN REGIONAL AMENAZAS

Muy rara en el litoral de Ceuta, sólo se


Cribrinopsis crassa ha localizado en las zonas II y III de la La recolección para acuariofilia
(Andres, 1884) bahía sur.

Hexacoralario Observaciones: Especie posiblemente antigua del Mediterráneo que tiene un gran valor científico
y patrimonial
Especie rara que sólo se ha observado
Condylactis en fondos detríticos y arenosos de toda
aurantiaca Delle La recolección para acuariofilia
la bahía sur y en algunos puntos de la
Chiaje, 1825 bahía norte.
Hexacoralario Observaciones: Especie posiblemente antigua del Mediterráneo que tiene un gran valor científico
y patrimonial

Especie rara, sólo observada en fondos


Phymanthus pulcher infralitorales de las zonas II y III de la La recolección para acuariofilia.
(Andres, 1884) bahía sur.

Hexacoralario Observaciones: Especie posiblemente antigua del Mediterráneo que tiene un gran valor científico
y patrimonial.
Observaciones: Especie poco frecuente que se
ha observado en algunos enclaves de ambas
Actinia striata La recolección para acuariofilia.
bahías aunque es más común en la bahía
Risso, 1826
norte.
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Hexacoralario Se trata de un endemismo estricto del Mediterráneo que tiene su límite de distribución en la
región de Ceuta.
ESPECIES DISTRIBUCIÓN REGIONAL AMENAZAS

Actinia fragacea Sólo localizada en la zona III de la bahía norte. La recolección para acuariofilia.
Tugwell, 1856
Observaciones: Es una especie que sólo se distribuye a través de la costa atlántica entre Inglaterra
Hexacoralario y la costa del Sahara. (Ver Ocaña et al., 2005b)
Paralcyonium En Ceuta se ha localizado en enclaves concretos de
spinulosum (Delle la bahía sur (sectores II y III) y norte (sectores II y Las recolecciones para acuariofilia.
Chiaje, 1822) III).
Observaciones: Se trata de una especie rara que puede pasar fácilmente inadvertida. Hay pocos
Octocoral registros en el Mediterráneo y también en aguas atlánticas.

Maasella edwardsi Sólo ha sido localizada en los sectores II y III de la


(Lacaze-Duthiers, bahía sur, siempre en pequeñas grietas entre las Las recolecciones para acuariofilia.
1888) algas y otros invertebrados.

Observaciones: Es una especie antigua del Mediterráneo que sólo está emparentada con algunas
Octocoral
especies del Indopacífico.
Conus ventricosus
Gmelin, Rara, sólo localizada en fondos arenosos de la La recolección con interés de coleccionista
1871 (Conus bahía sur. o para acuariofilia.
mediterraneus
Hwass in
Bruguére, 1792)
Observaciones: Es la única especie de este género de origen tropical en el Mediterráneo.
Molusco
gasterópodo
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

169
170
ESPECIES DISTRIBUCIÓN REGIONAL AMENAZAS

Spondylus Se trata de una especie endémica del


gaederopus Mediterráneo que sufrió una fuerte Su protección es interesante por ser una especie que
Linnaeus, 1758 mortandad en los años ochenta. En se suele recoger con fines culinarios y decorativos
Ceuta es rara y sólo ha sido observada en por parte de los buceadores.
Molusco bivalvo los sectores II y III de la bahía sur.

Echinaster sepositus Es una especie frecuente en las zonas II y Las estrellas de mar son objeto de recolección por
(Retzius, 1783) III de la bahía sur. parte de los buceadores.

Equinodermo Observaciones: Se trata de una especie predadora de algunas esponjas.

Hacelia attenuata
Muy rara en Ceuta y sólo observada en
(Gray, 1840) La mayor amenaza es la recolección por parte de
algunos enclaves de la bahía norte
buceadores.
(zona I).
Equinodermo

Apogon imberbis Muy frecuente en las zonas II y III de la


Lacepède, 1801 bahía sur. También se puede encontrar en Al ser una especie muy vistosa es codiciada por los
hábitats de penumbra en la bahía norte amantes de los acuarios.
Osteíctio pero es más rara.
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad
ESPECIES ENDÉMICAS DEL ESTRECHO O CON LOCALIDAD TIPO EN CEUTA

Todas estas especies son interesantes porque son exclusivas del área del Estrecho de Gibraltar y algunas se han descrito en base a material
recogido en el litoral de Ceuta. La mayoría de las especies que se exponen en este cuadro son de muy pequeño tamaño pero unas y otras,
en algunos casos coincidentes, constituyen un patrimonio cultural y natural del máximo interés para Ceuta. Todas estas especies tienen
como amenazas la destrucción de sus hábitats, algo más grave en el caso de las especies intermareales, la contaminación y las recolecciones
con fines de coleccionismo y acuariofilia.

Endemismos del Estrecho encontrados en el litoral


Especies con localidad tipo en el litoral de Ceuta
de Ceuta

Tricolia tingitana Gofas, 1982 (Molusco Gasterópodo).


Cassiella abylensis Gofas, 1987 (Molusco Gasterópodo).
Aclis verduini Aartsen, Menkhorst y Gittenberger, 1984 (Molusco
Macromphalus abylensis Warén y Bouchet, 1988 (Molusco
Gasterópodo).
Gasterópodo).
Caecum cuspidatum Chaster, 1896 (Molusco Gasterópodo).
Tambja ceutae García-Gómez y Ortea, 1988 (Molusco
Cassiella abylensis Gofas, 1987 (Molusco Gasterópodo).
Gasterópodo).
Gibberula jansseni Aartsen, Menkhorst y Gittenberger, 1984
Exogone acerata San Martín y Parapar, 1990 (Poliqueto).
(Molusco Gasterópodo).
Trapania hispalensis Cervera y García-Gómez, 1990 (Molusco
Granulina vanhareni (Aartsen, Menkhorst y Gittenberger, 1984)
Gasterópodo).
(Molusco Gasterópodo).
Runcina macrodenticulata García, García-Gómez y López de la
Granulina torosa Gofas, 1992 (Molusco Gasterópodo).
Cuadra, 1990 (Molusco Gasterópodo).
Nassarius tingitanus (Pallary, 1901) (Molusco Gasterópodo).
Granulina torosa Gofas, 1992 (Molusco Gasterópodo).
Alvania vermaasi Aartsen, 1975 (Molusco Gasterópodo).
Grubeosyllis celiae Parapar y San Martín, 1992 (Poliqueto).
Onoba josae Moolenbeek y Hoenselaar, 1987 (Molusco
Enterocola africanus López-González, Conrado y García-Gómez,
Gasterópodo).
1993 (Crustáceo Copépodo).
Onoba tarifensis Hoenselaar y Moolenbeek, 1987 (Molusco
Tricolia deschampsi Gofas, 1993 (Molusco Gasterópodo).
Gasterópodo).
Tricolia entomocheila Gofas, 1993 (Molusco Gasterópodo).
Dikoleps pruinosa Chaster, 1896 (Molusco Gasterópodo).
Similiphora triclotae Bouchet, 1997 (Molusco Gasterópodo).
Macromphalus abylensis Warén y Bouchet, 1988 (Molusco
Caprella monai Guerra-García, Sanchez-Moyano y García-Gómez,
Gasterópodo).
2002 (Crustáceo Anfípodo).
Caprella ceutae Guerra-García y Takeuchi, 2002 (Crustáceo
Anfípodo).
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

171
ESPECIES MARINAS CUYA CAPTURA DEBE REGULARSE Y ORDENARSE EN EL LITORAL DE CEUTA

172
Desde estas líneas se quiere hacer una llamada de atención a las autoridades para que se planifiquen estudios tendentes a
conocer y regular las capturas que se realizan de estas especies con el fin de asegurar la supervivencia de sus poblaciones
y a su vez también proteger la salud ecológica de los ecosistemas donde se desarrollan. Algunas de estas especies sufren
recolecciones y pescas excesivas durante los meses estivales como consecuencia de la presencia masiva de personas en las
playas ceutíes. Algunas personas llegan incluso a pescar asiduamente para procurarse alimento durante los días de estancia
en la playa.
MOLUSCOS MOLUSCOS
EQUINODERMOS CRUSTÁCEOS PECES ÓSEOS
GASTERÓPODOS CEFALÓPODOS
Paracentrotus lividus Patella spp. Octopus vulgaris Pollicipes pollicipes Serranus spp. Las garopas
(Lamarck, 1816) Recolecciones Cuvier, 1797. (Gmelin, 1789). se suelen pescar durante
y Saphaerechinus esporádicas de Recolecciones Se recoge por todo el año sin control
granularis (Lamarck, mariscadores y estacionales de parte de los de tallas ni cantidades.
1816). Ambas pescadores de mariscadores y mariscadores Labrus mixtus Linnaeus,
especies sufren orilla. pescadores. y pescadores 1758 y Labrus merula
recolecciones Osilinus turbinatus Sepia officinalis submarinos. Linnaeus, 1758. Pesca
esporádicas. (Von Born, 1780). Linnaeus, 1758. esporádica por parte de
Recolecciones Suele pescarse pescadores submarinos
por parte de durante la época de y pescadores de caña.
mariscadores y puesta. Epinephelus spp. Los
bañistas. meros, abadejos y
Hexaplex trunculus tachernos son objeto de
(Linnaeus, pescas durante todo el
1758) y Bolma año y sin control por
(Astraea) rugosa. parte de profesionales,
Recolecciones pescadores submarinos
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

esporádicas y de pescadores de caña.


por parte de
buceadores.
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

3.3. Los censos de especies


protegidas en la región de
Ceuta

La estima del número de ejemplares de especies protegidas


ha sido una prioridad en los estudios de biología marina que se
han llevado a cabo en Ceuta desde hace más de una década, en el
marco de distintos proyectos y en especial en la Carta Bionómica.
En este sentido, merece la pena destacar que la metodología
ha sido adaptada a la complejidad ecológica y estructural que
presentan las diferentes especies.
Se ha elaborado un censo prospectivo que estima los metros
cuadrados con las coberturas de Astroides calycularis que se
encuentran a lo largo del litoral de Ceuta. El plano adjunto
presenta datos actualizados, tanto de fondos someros como del
infralitoral profundo y el circalitoral, y podemos afirmar que la
región de Ceuta es el litoral de la UE con mayores poblaciones
conocidas y censadas de esta especie.

173
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Asimismo, esta especie forma poblaciones de gran importancia


tanto en el sector I de la bahía sur (costa de Cabo Negro) como
en el sector III de la bahía norte, donde constituye las fases
superficiales más espectaculares.
Se poseen además datos censales de tres especies de moluscos
protegidos (Dendropoma petraeum, Charonia lampas y Patella
ferruginea). De la especie D. petraeum, se tienen datos de todo el
litoral muestreado con especial dedicación al LICES6310002. Es
también abundante en el sector I de la bahía sur y, de manera
más esporádica, en el III de la bahía norte, llega incluso a estar
presente a lo largo de la cara africana del Estrecho de Gibraltar
hasta Cabo Espartel. Podemos concluir que es una especie
presente a lo largo de todo el litoral de la región de Ceuta, si bien
es claramente más abundante en el LICES6310002.
Sobre la especie
Charonia lampas
se tienen datos
esporádicos y, sobre
todo, de los trabajos
efectuados durante
las operaciones de
desubicación de las
especies protegidas
que se encontraban
en la zona a rellenar
para la construcción
de un muelle de
contenedores (ver
Ocaña, 2005).
Debido a su
elevado nivel de
protección, la especie
Patella ferruginea
ha sido objeto de
los censos más
detallados. También
es la especie de la
que se tienen los
datos más recientes. Por otra parte, en el sector I de la bahía sur
(costa de Cabo Negro) también se han observado poblaciones
significativas de esta especie asociadas a los arrecifes rocosos
distribuidos en la costa.
Con posterioridad a la elaboración del censo que se realizó
para la carta bionómica representado en el plano de la siguiente
página, se desarrollaron otros censos que se centraron en
áreas concretas del litoral. Estos censos arrojaron, en general,
poblaciones de esta especie mucho más abundantes y dejaban
174
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

claro la dificultad de censar los numerosos ejemplares de menor


tamaño (inferior a 2 cm). Por consiguiente, es lógico pensar que
las poblaciones de P. ferruginea en el litoral de Ceuta sean mucho
más abundantes de lo que se pensaba en un principio. Los últimos
censos, centrados en determinadas áreas del litoral, incluyen
imágenes de todos los ejemplares de lapas localizados, lo cual
tiene un gran valor para poder estudiar variaciones morfológicas
en el tiempo y variabilidad morfológica de la concha asociada a
grupos de talla.

En marzo de 2006 se presentó un censo de P. ferruginea


realizado en el marco de un informe de monitoreo ambiental del
litoral de Fuentecaballos por encargo de la Dirección General de
Costas. En junio de 2006 se elaboró un censo de Patella ferruginea
como referencia para poder desubicar los ejemplares de esta
especie que podían sufrir daños o alteraciones significativas
de su hábitat como consecuencia de las obras de refuerzo de la
175
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Escollera del Muelle deportivo del Puerto de Ceuta. Durante la


extracción, se apreciaron nuevos hallazgos de ejemplares que no
habían sido observados durante la realización del primer censo.
Por ello, en este caso podemos distinguir entre censo prospectivo
y censo extractivo.
En relación a este último se incluye un resumen en el siguiente
apartado sobre las especies protegidas de Ceuta en los proyectos
portuarios.
Una reciente prospección efectuada en el litoral de Santa
Catalina (un litoral degradado dentro de la zona de transición)
muestra una estimación de la presencia de P. ferruginea en
esta zona de la costa, así como de otras especies de moluscos
que también se encuentran amparadas por otras figuras de
protección:

Variabilidad
Especies y Distribución
de tallas y Abundancia Expectativas
hábitats en la zona
ambientes

Baja a Media: 50- Pueden ser mucho


Repartida
Patella 100 ejemplares más abundantes
por toda la Elevada
ferruginea en todo el área bajo los céspedes
zona
estudiada de algas

Elevada: Cientos
Repartida
de ejemplares Pueden ser mucho
Patella nigra por toda la Elevada
en toda el área más abundantes
zona
estudiada

Baja, la mayor Elevada: Forman


Puede haber
Repartida parte son un cinturón
Dendropoma grandes colonias
por toda la colonias muy con las algas
petraeum en la zona de los
zona mezcladas con calcáreas
isleos
las algas incrustantes

Hay rasas
de marea,
Arrecifes Baja y
Centrados en charcos y
rocosos especialmente No se esperan
la zona norte grietas y varias
cercanos a la concentrada en el incrementos
y en el oeste comunidades
costa norte
de algas
cespitosas

176
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

El último censo de P. ferruginea se efectuó en aguas interiores


del Puerto de Ceuta, a lo largo de la escollera de protección del
Parque del Mediterráneo. Esta prospección fue encargada a la
Fundación Museo del Mar en el marco de un proyecto de estudio
de una zona interior del área portuaria a rellenar para construir
un centro comercial y un acuario, y se realizó a principios de
2008.
El área estudiada se encuentra en el interior del Puerto de
Ceuta, en la zona de escolleras situada al Sur del mismo, junto
al Helipuerto civil, el Parque Marítimo del Mediterráneo y el
Poblado Marinero (un estudio más detallado en Ocaña y Pereila,
2008). El número de ejemplares de P. ferruginea localizados en
total fue de 2395. Además, se ha contabilizado y señalizado con
pintura todas aquellas rocas que contenían algún ejemplar de
esta especie. En total se identificaron y marcaron 475 rocas que
contenían algún ejemplar de P. ferruginea.
A la hora de señalizar con pintura las rocas se tuvo en cuenta
el número de ejemplares que éstas contenían. En este sentido,
se marcaron con pintura blanca las rocas que presentaban una
asociación de lapas menor de diez ejemplares y, con pintura
verde, aquellas que presentaban diez o más ejemplares. Según
este condicionante, las 475 rocas señalizadas se reparten en dos
grandes grupos:

con < 10 ejemplares (pintura blanca): 396 rocas (83.40%)


con ≥ 10 ejemplares (pintura verde): 79 rocas (16.60%)

Por último, también se hizo la distinción según el tamaño


de los ejemplares de P. ferruginea, dividiéndolos en dos grupos,
menores y mayores o iguales de 6 centímetros de diámetro mayor
de la concha:
< 6 cm: 2238 ejemplares (93.40%)
≥ 6 cm: 157 ejemplares (6.60%)

177
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

3.4. Las especies protegidas


de Ceuta en los proyectos
portuarios

3.4.1. Introducción
Las instalaciones del Puerto de Ceuta están enclavadas en
la zona del litoral que se encuentra bañada por las aguas del
Estrecho, por lo que el puerto está orientado hacia el norte.
Además, cuenta con dos fondeaderos externos a las instalaciones
portuarias, propiamente dichas, que se encuentran situados uno
frente a la bocana y otro en la bahía sur, que es la zona litoral
más adentrada hacia el Mediterráneo. Por tanto, podemos decir
sin equívocos que la presencia de las infraestructuras portuarias
en el territorio litoral ceutí es notable. Como consecuencia de lo
anteriormente expuesto, la relación que se establece entre puerto
y ciudad es muy estrecha en todos los sentidos. El desarrollo
económico de Ceuta está muy marcado por la evolución del
propio recinto portuario y por las comunicaciones con la
península. Además, la vida sociocultural de la ciudad también
es deudora de las instalaciones promovidas por la Autoridad
Portuaria, y en especial de los territorios ganados al mar.
Mientras el Puerto de Ceuta continúa su desarrollo y evolución
en infraestructuras, el entorno donde se desenvuelven sus
operaciones y actividades propias, mantiene una biodiversidad
marina y unos hábitats de gran interés ecológico y científico.
El interés de los responsables de esta institución por los temas
medioambientales relacionados con la biodiversidad es manifiesto
desde hace algunos años, cuando comenzó a impulsar estudios
relacionados con las especies protegidas existentes en su entorno
y decidió implicarse activamente en la conservación del medio
marino y en la educación ambiental de la población ceutí (ver
Memoria Ambiental del Puerto de Ceuta, 2007).
Por otra parte, la política marítima de la UE está ahondando
en la necesidad de conservación de los mares y océanos europeos
y del planeta en general. Para la consecución de esta finalidad,
la UE ha elaborado un Libro Verde, nueva referencia sobre la
futura política marítima común europea y que ha dado como
fruto la reciente Directiva Marco Europea para el Medio Marino.
El objetivo final de dicha estrategia es conseguir un medio
ambiente marino saludable hacia finales de 2021. No en vano
más de las dos terceras partes de las fronteras de la UE son
costeras. Además, desde el punto de vista económico, el sector
178
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

marítimo es estratégico y, por tanto, es del máximo interés para


la UE. Que se logre mantener un medio marino saludable, con
los ecosistemas recuperados y con una elevada biodiversidad.
También es necesario recordar que la nueva ley hidrográfica
está potenciando el uso de indicadores marinos que puedan
aportar datos fidedignos sobre la calidad del medioambiente
marino portuario. El 6 de julio del 2007 se aprobó el Real Decreto
907/2007 y con él el Reglamento de la Planificación Hidrológica,
mediante el cual se establecen las líneas generales por las que
se debe regir el nuevo proceso de Planificación Hidrológica.
Ello afecta también a las aguas costeras y de transición y, por
tanto, a las aguas portuarias. Así, las denominadas Masas
de Agua Muy Modificadas (MAMM) quedan caracterizadas
mediante el potencial ecológico, el cual se determina a partir de
una serie de indicadores que, para los diferentes elementos de
calidad, incorporan en su valoración los efectos derivados de las
alteraciones hidromorfológicas.
En estas condiciones es necesario establecer un conjunto de
indicadores que determinen la calidad físico-química y biológica
de la masa de agua portuaria, compatibles con las alteraciones
derivadas de dicha actividad. Por otro lado, los niveles de
exigencia aplicados a cada indicador deben tener en cuenta
el diferente grado de severidad que en cada puerto puedan
imponer las alteraciones físicas. Por este motivo, es necesario
clasificar las MAMM portuarias atendiendo a aquellos criterios
que condicionan la calidad de sus aguas, de modo que para cada
tipo de masa de agua portuaria se establezcan unos niveles de
exigencia distintos. En el caso de Ceuta, la proximidad de la
zona marina protegida (LICES6310002) y las especies incluidas
en el CEEA (Catálogo Español de Especies Amenazadas) deben
jugar un papel crucial en el establecimiento de las estaciones
de seguimiento (ver Memoria Ambiental del Puerto de Ceuta,
2007).
Por otro lado, la nueva ley (42/2007) de 13 de diciembre
del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad incrementa las
obligaciones de protección y conservación de la biodiversidad
marina protegida y de sus hábitats, así como la gestión de los
espacios protegidos por la Red Natura 2000.
No obstante, desde Puertos del Estado se han establecido unas
pautas de actuación encaminadas a realizar mejoras ambientales
significativas que afecten tanto a la calidad de sus aguas como
al medio ambiente de los entornos urbanos donde la mayoría
de los puertos desarrollan sus actividades. En este sentido, los
proyectos HADA e INDAPORT son buenos ejemplos de lo
anteriormente indicado.

179
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

3.4.2. Peculiaridades del Puerto de Ceuta

Como consecuencia del desarrollo portuario, además de


las zonas interiores (zona I), existen otras áreas de influencia
portuaria exteriores (zonas II) que se encuentran presentes a
lo largo de gran parte del litoral ceutí. En estas áreas los barcos
fondean y en una de ellas , repostan combustible. Estos servicios
muestran la capacidad de influencia portuaria sobre buena parte
del medio marino ceutí. A continuación se exponen tres hechos
fundamentales para comprender las características del marco
ambiental en el que se desarrollan las instalaciones portuarias.

1) La existencia de un canal de comunicación entre bahías: A


pesar de las vicisitudes del Foso de Ceuta a lo largo de la historia
de la ciudad (ver Carmona Portillo, 2006) y de las reiteradas
operaciones de limpieza y dragado a lo largo del tiempo, lo
cierto es que el Foso continúa siendo un medio de comunicación
excelente entre las dos bahías naturales que separa la península
de la Almina. Este canal de comunicación entre las dos bahías
naturales es una de las peculiaridades más interesantes del
ámbito portuario en relación a las especies y los hábitats. Desde
el punto de vista hidrológico, esta comunicación entre masas
de agua provoca transporte de éstas de una vertiente a otra del
litoral, cuyas características oceanográficas no son idénticas. Este
intenso y constante flujo promueve una renovación de las masas
de agua que merecería la pena ser estudiado en detalle, quizá en
un futuro próximo. La renovación de masas de agua se traduce
en términos biológicos en unas mejores condiciones para la
presencia de comunidades bentónicas que, aunque con muchos
matices, promoverá el asentamiento de especies singulares que
no cabría encontrar en un entorno portuario al uso. En el pasado,
posiblemente las comunidades biológicas que se encontrarían en
esta bahía natural donde se encuentra hoy en día enclavado el
recinto portuario tuvieron que ser muy valiosas (ver Memoria
Ambiental del Puerto de Ceuta, 2007). Los hábitats con especies
protegidas de modo calmo (ya que esta zona constituía una
bahía resguardada del hidrodinamismo reinante en el Estrecho)
tuvieron que ser excelentes antes de la construcción de las
primeras infraestructuras portuarias y, posiblemente, una buena
parte de las poblaciones de especies protegidas que todavía
se pueden observar en las instalaciones del puerto (zona I)
provengan de aquellos ambientes.

2) La cercanía al Lugar de Interés Comunitario del Monte


Hacho (LIC ES6310002): Las zonas de fondeo externas a las
instalaciones portuarias propiamente dichas se encuentran muy
180
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

cerca de fondos donde se desarrollan especies y hábitats de gran


valor natural. El fondeadero enfrentado a la bocana del puerto
está muy cercano a la fachada norte del mencionado LIC marítimo
terrestre y penetra en el área comprendida por el mismo.

En estas zonas se encuentran comunidades de alto valor


patrimonial sobre las plataformas rocosas sumergidas conocidas
con el topónimo de los Ciclones o Chiclones. En estas plataformas
se encuentran uno de los bosques de Paramuricea clavata mejor
desarrollados de todo el litoral. Asimismo, también existen en
fondos enfrentados a la bocana del puerto comunidades de
grandes algas pardas, fondos de maërl y poblaciones de coral
rojo. Todos ellos son hábitats de gran importancia ecológica (ver
capítulo de Geografía Ecológica y Biodiversidad) y, por tanto,
necesitan atención por parte de la institución portuaria (ver
Memoria Ambiental del Puerto de Ceuta, 2007). Por otro lado,
el fondeadero situado en aguas de la bahía sur se encuentra algo
más alejado del LIC del Monte Hacho. Las comunidades que se
instalan en estos fondos y zonas intermareales son muy distintas
de las que se encuentran en la bahía norte. Los hitos naturales
más importantes en esta zona del litoral son los fondos de maërl
y también las comunidades intermareales y de fondos someros
181
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

que se encuentran instaladas en los arrecifes costeros de Juan


XXIII y de Fuentecaballos (ver capítulo de Geografía Ecológica y
Biodiversidad). En ambas zonas existen poblaciones de especies
protegidas. Las comunidades de algas e invertebrados que
pueblan el sistema de arrecifes de Fuentecaballos son altamente
representativas de la región de Ceuta.
3) Las comunidades marinas que se encuentran en las
instalaciones e infraestructuras portuarias muestran un desarrollo
notable y contienen numerosas especies de relevancia por
diferentes motivos. Ello es consecuencia directa de la conjugación
de dos factores que conviene tener muy presentes: la ubicación del
Puerto de Ceuta en una región que es considerada por los expertos
en medio marino como punto caliente de biodiversidad marina y,
por otra parte, las relativamente buenas condiciones ambientales
en las que se encuentra el litoral ceutí, sobre todo comparándolo
con otras zonas costeras de la fachada peninsular opuesta, debido
a la ausencia de un tejido industrial desarrollado que haya podido
producir grandes impactos contaminantes en el medio marino
local.
Por lo dicho anteriormente es posible entender porqué las
escolleras interiores y exteriores del Puerto de Ceuta tienen
especies protegidas y conservan comunidades biológicas de cierta
importancia.
Las escolleras exteriores del Puerto de Ceuta se extienden a
lo largo del frente de defensas que el puerto presenta a la bahía
norte. Esta es una zona con muy buenas prestaciones ambientales
de partida. Hay fuertes corrientes de marea y se produce una
gran renovación y altos niveles de oxigenación. Estas escolleras
presentan ambientes con distinto grado de exposición a luz y,
como es lógico, en estas se encuentran las comunidades más ricas
en especies de todos los sistemas de espigones. Además, también
albergan notables poblaciones de tres especies de moluscos
protegidas (Dendropoma petraeum, Patella nigra y Patella ferruginea) y
en menor medida también del coral protegido Astroides calycularis.
Por otra parte, el continuo proceso de renovación de elementos
defensivos, facilita la colonización por parte de nuevas especies no
conocidas con anterioridad en el litoral ceutí y también, de la misma
manera, posibilita que especies escasas en otras comunidades
encuentren mayores ventajas para la colonización de este tipo de
medios introducidos de manera artificial por el ser humano. En el
caso de los moluscos anteriormente citados, podemos decir que
la facilidad de colonización de nuevas estructuras artificiales se
debe al hecho de la existencia de una gran cantidad de sustrato
disponible para el asentamiento larvario. Son ambientes que
procuran nuevas oportunidades a determinadas especies que,
como el molusco D. petraeum, tiene que competir con las algas
para establecerse.
182
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Con independencia de la existencia de especies


protegidas en este tipo de hábitats, también conviene
indicar que no todas las escolleras poseen el mismo
valor ambiental. Muchos de los tramos están
colonizados por comunidades de especies generalistas
(de alta tasa reproductora y corta duración de su
ciclo vital) y que forman parte de las denominadas
comunidades de fouling. Los tramos de escollera más
antiguos, donde abunda la roca de cantera y no el
bloque de hormigón y donde además existen buenas
tasas de renovación y oxigenación, constituyen el
ambiente de escollera externa apropiado para que
se establezca una comunidad más equilibrada, con
elementos menos oportunistas y de crecimiento más
lento.
Las escolleras interiores, los muelles y los
espigones repartidos por el entorno portuario interior
tienen características muy diferentes a las escolleras
exteriores. En primer lugar, se trata de ambientes con Colonias de
Dendropoma petraeum
un claro deterioro ambiental como consecuencia de los
rellenos, creciente contaminación urbana e industrial
y de otros problemas asociados a la navegación. No
obstante, existe un factor atenuante de esta situación
y es la alta tasa de renovación que concurre en los
ambientes interiores (en unos más que en otros) como
consecuencia de la presencia del foso que comunica
ambas bahías. Este es un hecho insólito que tiene
una tremenda trascendencia ambiental en relación al
devenir de las comunidades marinas que se instalan
en estos lugares. Vista general de una
En los ambientes más renovados se observan escollera interior del
poblaciones de las especies protegidas de los moluscos Puerto de Ceuta
antes mencionados (D. petraeum, P. nigra y P. ferruginea)
y también colonias del coral anaranjado A. calycularis y
otras especies que indican cierta calidad del ambiente
portuario. En este tipo de hábitats es posible observar,
además, especies acantonadas de otras latitudes que
necesitan unas condiciones de aguas calmadas para
proliferar y reproducirse.
Precisamente, las variaciones en las condiciones
ambientales portuarias tienen consecuencias directas
en la abundancia, presencia o estado de las poblaciones
de determinadas especies instaladas en distintas Detalle de la biocenosis
zonas del puerto. Estos aspectos pueden ser utilizados de lapas, las marcadas
en estudios biológicos de especies y comunidades pertenecen a la especie
indicadoras de contaminación o de salubridad de los Patella ferruginea
ambientes portuarios.
183
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Fondos portuarios con elementos de calidad

Fondos portuarios con indicadores de contaminación

184
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

3.4.3. Traslados de las especies protegidas


en los proyectos portuarios

A lo largo de este capítulo se ofrece una síntesis de los


trabajos realizados con distintas especies protegidas en el marco
de las obras de ampliación y de refuerzo de escolleras y otras
infraestructuras, aportando los datos más relevantes en relación a
las incidencias, la metodología llevada a cabo, los poblamientos y
sus tasas de supervivencia y mortalidad. Esta información puede
ser de interés de cara al futuro, sobre todo para mejorar la toma
de decisiones sobre la pertinencia o no de realizar traslados.
Por regla general, los traslados de especies protegidas
incrustantes y de especies vágiles con características particulares
de fijación como las lapas, son costosos y poco eficaces. Por lo
tanto, como regla general, en los proyectos de infraestructuras
que afecten a poblaciones de especies protegidas, si no suponen
la pérdida de las poblaciones, éstas no deberían ser trasladadas,
aunque debe contemplarse una vigilancia ambiental y un plan
de minimización de los impactos negativos sobre las mismas,
sin tener que cambiar a las especies de ubicación. En todo caso,
los traslados de especies protegidas incrustantes deberían
realizarse con todo el sustrato, a fin de tener ciertas garantías
de supervivencia de las mismas o al menos con grandes
porciones del sustrato que asegure una estabilidad en el nuevo
emplazamiento. En el caso de las especies protegidas vágiles,
con la excepción de las lapas, los traslados tienen en principio
menos repercusiones negativas y pueden realizarse con mejores
perspectivas de éxito.

Los trabajos de traslado de estas especies se llevaron a cabo


durante las obras de ampliación del Puerto de Ceuta (Fase I).
El traslado de cuatro especies incluidas en el CEEA fue
dificultoso. Las particularidades metodológicas se exponen
dentro del apartado dedicado a cada una de las especies
trasladadas. La estrategia básicamente ha consistido en
extraer colonias e individuos con parte del sustrato rocoso
(a excepción de la especie Charonia lampas) utilizando para
el marcaje de los individuos y colonias trasladadas y para su
sujección en los fondos y zonas del litoral una masa-cemento
de dos componentes que se utiliza típicamente en trabajos
submarinos profesionales, con un efecto endurecedor.

185
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Un buen estado de la mar es necesario para que las especies


puedan ser fijadas con cierta garantía. Por otro lado, la turbidez
de toda la zona afectada por el relleno dificultó los trabajos
y la localización de las colonias de la especie A. calycularis.
Por último, la presencia de materiales flotantes de todo tipo,
como consecuencia de una pésima gestión del relleno y de una
inexistente vigilancia ambiental, ocultaron ejemplares de estas
especies. La turbidez, las basuras acumuladas y el deterioro
general de las condiciones ambientales en la zona a rellenar
afectaron mucho a los organismos intermareales y en menor
medida a los infralitorales. Estos problemas condicionaron todo
el proceso de traslados. Las malas condiciones ambientales de
la zona a rellenar, que afectó a todas las especies que iban a
ser trasladadas, unido a la enorme dificultad que entraña la
desubicación de especies incrustantes fueron inconvenientes
que condicionaron el mayor o menor éxito de los traslados. Por
otro lado, conviene señalar que para una parte de las colonias
y poblaciones trasladadas la supervivencia a corto plazo fue
un hecho constatado. Además, la experiencia fue muy positiva
por toda la praxis acumulada y, sobre todo, porque estas
poblaciones no tenían posibilidades de sobrevivir de ninguna
manera si se hubieran dejado en la zona.
Dendropoma petraeum es una especie de molusco incluida
en el CEEA con la categoría de “vulnerable a la alteración de
su hábitat”. La zona a rellenar presentaba las mejores colonias
de esta especie conocidas en el litoral de Ceuta. Estas grandes
colonias posiblemente dieron lugar a toda la población que
coloniza los bloques de la escollera de poniente del Puerto de
Ceuta. Se trataba de un afloramiento rocoso estrecho y con
forma sinuosa, de unos diez metros de longitud y cuatro en
su zona más ancha. Sin embargo, el estado de las colonias no
era muy bueno pues tenían claros síntomas de deterioro, con
algas colonizando su superficie

Arrecife completamente afectado por la proliferación de algas y la


sedimentación, detalle de una colonia afectada

186
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Estrategias metodológicas de los traslados de D. petraeum.


Para la extracción de las colonias de D. petraeum fue
necesaria la utilización de un martillo neumático que atacara la
base rocosa que sustentaba las colonias, sin que estas sufrieran
daños, lo cual dio un resultado excelente, facilitando que se
extrajera todo el arrecife que formaba el molusco y buena
parte de la fauna asociada. Además, se requería la presencia
de una embarcación de cierta envergadura, que pudiera portar
un compresor y facilitar el transporte de las colonias, una vez
extraídas con su sustrato rocoso incorporado. Dos grandes
colonias fueron extraídas completas y el resto consistieron
en trozos de colonias más pequeñas. Todas se marcaron con
números independientes.

Los buzos profesionales en acción, el barco empleado y


el pequeño martillo neumático

El estudio y consiguiente marcado de las colonias se realizó


in situ y sobre la misma roca, de manera que éstas no sufrieran
cambios bruscos de temperatura y estuvieran sometidas al
influjo de la marea. Al estar el recinto del relleno cerrado al
normal hidrodinamismo marino, las subidas del nivel del mar
se producían de manera muy atenuada y no se corría peligro
de perder algunas colonias por impacto de olas. Se realizó
un examen superficial de las colonias que consistió en: 1) un
registro de las colonias extraídas, tomando unas medidas de

187
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

longitud y anchura; 2) unas imágenes de la conformación de los


individuos en la colonia; y, por último, 3) unas observaciones
sobre la comunidad de invertebrados acompañantes y alguna
otra incidencia que contemplara datos de interés biológico.

Una jornada concluía con el marcado de las colonias con


su sustrato rocoso

Invertebrados asociados a los arrecifes

El transporte de las colonias fue especialmente delicado,


puesto que las colonias debían ser reubicadas a la mayor
brevedad posible en la zona previamente seleccionada
del litoral. Si las condiciones del mar habían empeorado se
dejaban las colonias sumergidas en redecillas especiales y en
un lugar especialmente acotado y vigilado del muelle hasta el
día siguiente.

Vehículo de transporte y cajas donde las colonias fueron


transportadas

188
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Barco ligero
de transporte
y redecillas
de depósito
provisional de
las colonias

Zona de reubicación de las colonias extraídas I

189
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

El seguimiento inicial de las colonias trasladadas confirmó


que el arrecife instalado fue, en primera instancia, satisfactorio
un mes después del traslado, pues las colonias resistían bien el
embate de la mar.
Sin embargo,
hacia los cuarenta
y cinco días un
fuerte temporal
destruyó el arrecife
que se muestra en
la imagen anterior
(Zona II) y se llevó
por delante el 40%
de todo el traslado,
a pesar de ser la
zona más protegida
de los temporales
de levante. El 60%
restante del arrecife
se instaló en la zona
I, más aplacerada
y a los tres meses
después de su
instalación todavía
conservaba la
estructura inicial.
Zona de ubicación de las colonias Reflexiones sobre
extraídas II los traslados de D.
petraeum. A pesar
de que se perdieron
numerosas colonias de esta especie, la experiencia fue muy
interesante, pues una buena parte superó los tres meses de
supervivencia, posibilitando la producción y exportación de
propágalos. Teniendo en cuenta que no tenían posibilidades de
sobrevivir de no haberse producido el traslado, consideramos
de gran interés la experiencia realizada. No obstante, para
futuras operaciones de traslado obligado, como el caso que
nos ocupaba, es aconsejable que se trasladen las colonias con
grandes porciones del sustrato que no puedan ser movidas
por los temporales. También es preciso señalar que el traslado
de especies a otras zonas del litoral siempre conlleva un gran
riesgo, no sólo debido a las condiciones hidrodinámicas, sino
a otra serie de variables de carácter ecológico relacionadas
con los fenómenos de competencia y del tipo de comunidad
biológica.

190
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Colonia de grandes dimensiones con sustrato rocoso

La instalación de las colonias en el hábitat seleccionado


fue complicada, puesto que en Ceuta prácticamente todo el
litoral está batido. No obstante, se optó por buscar dentro de
la zona LIC del Hacho un lugar de difícil acceso y donde el
impacto de las olas fuese menos directo y ocasionara el menor
daño a las colonias reubicadas. También se tuvo en cuenta
la estructura arrecifal típica de la especie y, en la medida de
las posibilidades, se trató de confeccionar un arrecife con
ciertas garantías de afrontar la supervivencia de la población
o, al menos, de parte de la misma. Los datos de las colonias
trasladadas se incluyen en el anexo al final del capítulo.
Astroides calycularis es una especie de madreporario
incluida en el CEEA con la categoría de “vulnerable a la
alteración de su hábitat”. Se constató la presencia de numerosas
colonias de esta especie en la zona del relleno de la Fase I del
proyecto de ampliación del Puerto de Ceuta, habiéndose
contabilizado unas cien. La mayoría presentaban dimensiones
moderadas y estaban concentradas en la misma roca en que
se encontraban las grandes colonias de la especie D. petraeum.
Muchas de ellas estaban afectadas por el deterioro de las
condiciones ambientales de la zona del relleno, y un número
significativo de las mismas presentaban colonizaciones de
algas oportunistas, así como zonas blanqueadas. Asimismo,
la turbidez de la columna de agua fue un obstáculo para la
localización y extracción de las colonias de este coral.
Estrategias metodológicas de los traslados de A. calycularis.
Debido a que las colonias del coral estaban sumergidas, no
requerían una reubicación tan urgente como las de D. petraeum

191
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

que se encontraban en la zona de mareas. Para la extracción


de las colonias se utilizó equipo de inmersión ligero y las
inmersiones no sobrepasaron los 8 metros de profundidad. Las
colonias fueron extraídas manualmente procurando extraer el
máximo de sustrato posible con la ayuda de cincel y martillo.
El trasporte se realizaba en una redecilla que se guardaba
en un recipiente con agua de mar. Posteriormente, se llevaba
a los acuarios instalados en el
Museo del Mar y se realizaba
el estudio y catalogación
de las colonias extraídas. Se
tomaban las correspondientes
medidas, así como imágenes
de la conformación de los
individuos en la colonia y, por
último, unas observaciones
sobre aspectos relevantes,
como el deterioro que se
pudiera observar en relación
a la colonización de las algas
o a los pólipos blanqueados
y también al tipo de
comunidad de invertebrados
acompañantes. Después,
Profesional ayudante mezclando
se procedía a realizar en
los componentes para preparar los mismos recipientes el
la masa cementante transporte en barco hasta la
zona de ubicación, para ser
reubicadas a la mayor brevedad posible. Para este cometido
se seleccionó una zona del litoral protegido del LIC del Hacho
que reuniera las características propias del hábitat del que
había sido desubicado, es decir paredes verticales con repisas
y zonas de penumbra a poca profundidad, en una zona con
buenas condiciones ambientales. Si las condiciones del mar
empeoraban durante el proceso de traslado, las colonias se
mantenían en el acuario hasta el día siguiente.
Ejemplares trasladados. Todos los ejemplares de A. calycularis
fueron trasladados entre noviembre de 2004 y abril de 2005.
Los datos de todas las colonias se incluyen en una tabla que
puede verse en el anexo al final del capítulo.
El seguimiento inicial de las cien colonias reubicadas
confirmó que más de la mitad de las mismas había sobrevivido
al traslado. La mayor parte de las colonias muertas eran de
pequeño tamaño y muchas de ellas presentaban algún indicio
de deterioro previo (crecimiento de algas sobre el esqueleto,

192
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

pólipos dañados o muertos, crecimiento excesivo de esponjas,


etc.), debido al tiempo que estuvieron soportando las
condiciones enrarecidas que reinaban en la zona del relleno
portuario.

Muchas de las colonias eran de pequeño tamaño

Las zonas de ubicación eran cercanas a poblaciones de


A. calycularis

Con posterioridad, y aprovechando la sinergia propiciada


por el proyecto de estudio y divulgación del coral anaranjado
(Astroides calycularis) en los litorales de Ceuta y Melilla, se
realizó un seguimiento de las colonias reubicadas. En este
seguimiento, efectuado a lo largo de 2005, se constató que
las colonias más superficiales (1-3 metros) estaban muertas,
que las más pequeñas habían sido prácticamente diezmadas
y que sólo quedaban las colonias de mayor tamaño, las cuales
soportaron mejor la competencia con las algas y se integraron
mejor en la zona de paredes con repisas donde fueron
instaladas.

193
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Una colonia muerta y la otra en claro proceso terminal

Los erizos dañaron esporádicamente a algunas de las


colonias. Como se aprecia en la imagen siguente.

Algunas de estas colonias fueron observadas desarrollando


larvas, por lo que al menos el ciclo reproductor pudo ser
completado. Las colonias que se encontraban en zonas más
profundas (4-5 metros) y en ambiente de menos luminosidad
fueron las que sobrevivieron hasta finales del año 2005.

Imagen de la colonia número 46 inmediatamente


después de su ubicación en la zona protegida

194
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Reflexiones sobre los traslados de Astroides calycularis. El estado


de estrés y deterioro en el que se encontraban las colonias
condicionó en gran medida la supervivencia de las mismas en
su nueva ubicación en zona protegida. No obstante, también
debe tenerse en cuenta que a este deterioro se unió una excesiva
iluminación en algunas zonas donde se ubicaron colonias.

Dos colonias de tamaño medio muy deterioradas antes de su


traslado

Este exceso de luz provocó la proliferación de las algas


sobre las colonias, que aceleraron el deterioro y la muerte
precipitada de las más afectadas. La masa cementante fue
bastante efectiva y al cabo de un par de meses se colonizaba
de organismos bentónicos y especialmente con algas.

Las algas colonizan la masa-cemento


después de varias semanas

A pesar de las pérdidas sufridas, la experiencia fue


muy interesante y fructífera, puesto que algunas colonias
sobrevivieron, al menos, durante el año 2005 y produjeron
larvas, lo cual es un buen indicador del éxito reproductor de
las colonias desubicacdas. La experiencia demostró que para
reubicar colonias de esta especie, el lugar idóneo son paredes
verticales y repisas con dominancia muy elevada de algas
calcáreas incrustantes.

195
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Algunas colonias supervivientes a lo largo del año 2005

Charonia lampas es un gasterópodo incluido en el CEEA


con la categoría de “vulnerable a la alteración de su hábitat”,
siendo la única especie protegida vágil que se encontraba en
la zona del relleno. Para la localización de los ejemplares fue
necesaria la utilización de medios de locomoción submarinos
y también la inestimable colaboración de buceadores de
los clubes adscritos a la Federación ceutí de actividades
subacuáticas. Los trabajos de búsqueda de ejemplares de esta
especie en este tipo de aguas turbias y llenas de todo tipo
de residuos fue un ejercicio difícil e ingrato, no obstante se
pudieron localizar 15 ejemplares de esta especie que estaban
repartidos por el área a rellenar.

Dos ejemplares de esta especie localizados en la zona

196
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Estrategias metodológicas de los traslados de Charonia lampas.


La extracción y marcado de los ejemplares se realizaron en
dos etapas. En la primera etapa se localizaron y extrajeron los
ejemplares, realizando una serie de transectos paralelos en los
que participaron un total de quince buceadores durante media
hora de duración. Se consiguió así localizar cuatro ejemplares
entre todos los participantes. Al mismo tiempo los buceadores
también recolectaron otros organismos vágiles, sobre todo
equinodermos, que todavía se encontraban dispersos por los
fondos marinos de la zona a rellenar. Los cuatro ejemplares
de C. lampas localizados fueron depositados en los acuarios
del Museo del Mar, donde se hicieron observaciones para
analizar su estado y se les proporcionó comida. En estos se
mantuvieron algunos días antes de ser medidos, marcados y
reubicados en una zona del litoral protegido.

Ejemplar marcado y preparado para su reubicación

La segunda etapa consistió en una semana de búsqueda


utilizando un torpedo de propulsión submarina para abarcar
la máxima superficie posible de fondo marino de este entorno.
El esfuerzo de muestreo fue mucho mayor en esta segunda
etapa y los resultados fueron también bastante mejores. Se
localizaron un total de 11 ejemplares. Todos ellos fueron
medidos y fotografiados antes de ser devueltos al mar. Para
la ubicación de los ejemplares se seleccionó una zona con
buen acceso con el fin de poder realizar un seguimiento de los
individuos reubicados dentro del litoral protegido.
Ejemplares trasladados. En la primera etapa, tres de los
ejemplares de C. lampas fueron reubicados el 26 de noviembre
y uno de ellos el 19 de enero de 2004. En la segunda etapa
todos los ejemplares fueron reubicados el 22 de marzo de
2005. Ver tabla al final del capítulo.

197
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Al tratarse de una especie vágil bentónica, las posibilidades


de realizar un seguimiento apropiado sin la utilización de
tecnología de localización eran prácticamente nulas. No
obstante, todos los ejemplares de C. lampas fueron reubicados
en la misma área con la finalidad de facilitar las búsquedas.

Imagen del espécimen encontrado después de dos meses


de su liberación

Se realizaron búsquedas rutinarias a partir de transectos


paralelos a la costa de 200 metros de longitud. Éstos se
realizaban de ida y vuelta y la cota batimétrica máxima era de
10 metros de profundidad. A los dos meses de la liberación se
localizó el primer ejemplar marcado (encontrado por Álvaro
García) y pasado casi un año se tuvo constancia del siguiente
ejemplar marcado. A pesar de que no se tengan datos de los
demás ejemplares marcados, pensamos que las posibilidades
de supervivencia en el hábitat seleccionado deben ser altas.
Reflexiones sobre los traslados de Charonia lampas. En este tipo
de especies se hace imprescindible el uso de marcadores de
alta tecnología que permitan un seguimiento a distancia y
se pueda estimar la tasa de supervivencia, además de trazar
mapas de movimientos y migraciones.

Traslados de la especie Patella ferruginea


Patella ferruginea es una especie hermafrodita protándrica
de crecimiento lento. Está incluida dentro del CEEA con
la categoría de “en peligro de extinción”. Es por tanto
una especie con un alto grado de protección por nuestra
legislación nacional. En el litoral de Ceuta es conocida por
los malacólogos desde hace algunas décadas (Fischer - Piette,
1959) muy abundante y sus poblamientos más importantes se

198
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

encuentran dentro de la zona del LIC ES6310002.


Los traslados que se comentan a continuación corresponden
a dos proyectos diferentes: el relleno de la fase I, ejecutado
entre 2004 y 2005, y el refuerzo de la escollera del muelle
deportivo, realizado en 2006.

Obra de Relleno de la fase I


A pesar de otros esfuerzos de investigación y desubicación
previos a los trabajos que aquí se exponen, todavía quedaban
en la zona a rellenar (afloramiento rocoso y escolleras) muchos
ejemplares de P. ferruginea, algunos de ellos de gran tamaño.
Todos los ejemplares encontrados (un total de 65) se hallaban
en muy mal estado (conchas dañadas, algunos cubiertos de
basuras, sedimentos, etc), incluso algunos estaban muertos
cuando comenzó el trabajo.

Uno de los ejemplares de Patella ferruginea que se localizaron


muertos en la zona

Los ejemplares de P. ferruginea estaban repartidos por los


bloques de cantera de las escolleras, en bloques artificiales y la
menor parte se encontraba en ambiente natural de plataforma
rocosa.
Estrategias metodológicas de los traslados de P. ferruginea.
Debido a las paupérrimas condiciones ambientales reinantes
en la zona y al estado en el que se encontraban muchos
ejemplares, se decidió priorizar la extracción de los individuos
de P. ferruginea que aún quedaban en la zona objeto de las obras
de relleno. El medio físico en el que se desarrollaron la mayor
parte de los trabajos era una escollera constituida básicamente
por roca madre antigua, bloques de piedras de cantera y, la
mayor parte, cubos de nueva construcción. La realización
de una operación rápida de extracción era decisiva para la
supervivencia de algunos ejemplares de esta lapa, dados los
datos pesimistas de experiencias previas en este sentido.
Los ejemplares se marcaban y se llevaban a la zona
seleccionada para su reubicación. Si las condiciones de la
mar no eran apropiadas, se depositaban en una bandeja y se
dejaban en la parte superior de un acuario.

199
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

La desubicación se realizaba con una parte del sustrato


incorporado

Ejemplares
marcados y
preparados
para su
reubicación
Para la ubicación de las lapas se seleccionaron unos arrecifes
costeros con cierto aislamiento, que protegiera a la población
desubicada de las recolecciones ocasionales por parte de los
pescadores de caña. Estos arrecifes se encontraban dentro
del litoral protegido por el LIC. Los datos de los ejemplares
trasladados en esta fase se exponen en el anexo al final del
capítulo.
La mayoría de las lapas fueron reubicadas con parte del
sustrato y aprovechando la marea baja. Al subir la marea,
desaparecían el 80% de las lapas siendo observadas algunas
muertas enganchadas en las algas cercanas a la zona donde se
ubicaron, lo que prueba el depauperado estado fisiológico en
que se encontraban los ejemplares. El seguimiento de las lapas
se inició desde el primer momento en que fueron ubicados
y concluyó un mes después de que los últimos ejemplares
fueron trasladados.

Las lapas reubicadas dentro de la zona protegida del Monte


Hacho

200
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

A pesar de que la mayoría de los ejemplares no


sobrevivieron, se pudo constatar como algunos de ellos
pudieron llegar a desarrollar gónadas, como el ejemplar que
se muestra bajo estas líneas.

A finales del mes de febrero del año 2005 sólo se pudieron


contar un total de 8 lapas que habían sobrevivido a los
traslados. No se descarta que otras no detectadas pudieran
haberse movido del lugar donde se ubicaron.
Reflexiones sobre los traslados de Patella ferruginea. Los datos
publicados previamente por otros grupos de trabajo indicaban
que la mortalidad de esta especie debido a los traslados era
muy elevada (Laborel & Laborel, 1991; Informes técnicos del
Laboratorio de Biología Marina de la Universidad de Sevilla –
LBMUS-, 2003 y 2004). No obstante, y a pesar de la deplorable
influencia de las condiciones de deterioro ambiental reinantes
en la zona del relleno de la que se extrajeron los ejemplares,
posiblemente traslados con mayores porciones de hábitat
garantizaría mejores tasas de supervivencia en la población
trasladada.

El refuerzo de la escollera del muelle deportivo.


Las poblaciones de la especie P. ferruginea que se desarrollan
en las escolleras interiores del Puerto de Ceuta están, en buena
parte, concentradas de forma artificial. Ésto es consecuencia
de un proyecto de desubicación anterior, que consistió en un
traslado desde las zonas exteriores de las escolleras hacia el
interior, llevado a cabo por un equipo de la Universidad de
Sevilla. Como consecuencia, la población de esta lapa que
se encuentra repartida a lo largo de la parte interna de la
escollera está sobredimensionada, aunque no es comparable
a las densidades registradas en ambiente natural (como por

201
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

ejemplo en la zona de Fuentecaballos, véase el censo de P.


ferruginea realizado en esta zona). Conviene indicar que las
comunidades que se desarrollan en el ambiente de aguas
interiores del Puerto de Ceuta están fuertemente condicionadas
por las frecuentes afecciones antrópicas que se dan en este tipo
de lugares. El bentos de la zona está claramente alterado, y las
comunidades infralitorales que se encuentran enfrentadas a
las escolleras donde se concentran las poblaciones de la lapa
protegida se ven muy afectadas por la contaminación, en
especial por la derivada de aguas fecales. De hecho, la mayoría
de los ejemplares de P. ferruginea presentaban en sus conchas
algas verdes, indicadoras de contaminación por aguas fecales.
También, de forma constante se perciben manchas de aceite y
petróleo procedentes de pequeños derrames accidentales que
se suceden en el interior de las instalaciones portuarias.
A lo largo de la escollera del muelle deportivo se
desubicaron un total de 289 ejemplares de P. ferruginea y
se llevaron hacia una escollera cercana. Gran parte de los
ejemplares se encontraban en bloque de cantera, y en algunos
casos en antiguos restos de afloramientos rocosos que todavía
se encuentran presentes en el área.

Ejemplares con algas indicadoras de contaminación por aguas


sucias

202
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Analizando los gráficos de la población censada (Ocaña


et. al., 2006), se pueden indicar algunas características de su
estructura poblacional. Según los datos que se conocen sobre
la biología de esta especie, las tallas menores corresponderían
a los machos y las mayores principalmente a las hembras. A
la luz de nuestros datos, se puede concluir que la población
censada es relativamente joven, con un predominio de
ejemplares de menor talla. Por otra parte, también hay que
tener en cuenta que las sucesivas traslocaciones efectuadas
en esta zona (LBMUS, 2004) han podido alterar la estructura
de la población, a lo que se añade el hecho de que las lapas
se encuentren en un ambiente muy antropizado y que su
estructura poblacional puede verse de alguna forma alterada
también por este hecho.

Lapas marcadas sobre la concha y en muchos casos también en


la roca donde se asienta la cercanía

Cabe destacar la presencia, observada por primera vez en


el litoral de Ceuta, de pequeños ejemplares creciendo sobre
los adultos. Este es un fenómeno ya señalado por otros autores
(ver Guallart y Acevedo, 2006; Guallart et al, 2006). La presencia
de estos juveniles pone de manifiesto que se está produciendo
un cierto reclutamiento en la población estudiada, y es posible
que muchos otros pequeños ejemplares (de tamaño inferior
a medio centímetro) hayan pasado inadvertidos entre las
innumerables grietas que existen en estos ambientes.
Estrategias metodológicas de los traslados efectuados. Con
la finalidad de eliminar posibles problemas anatómicos
y fisiológicos derivados de los trabajos de desubicación,
se decidió que, siempre que fuera posible, se extraerían
los ejemplares con grandes porciones de sustrato. En las
ocasiones en que la dificultad del propio medio lo impidiera, la
desubicación se realizaría aprovechando los desplazamientos
de la lapa, o bien extrayendo pequeñas porciones de sustrato
bajo la lapa mediante martillo y cincel. Los mejores resultados
se obtuvieron cuando la extracción se realizaba con una buena
porción del sustrato, pues de esta manera se consigue que no

203
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

se muevan las lapas de su huella o lugar habitual de descanso.


Además, también se procuraba que el traslado llevara un
trozo significativo de su hábitat. Para ello se utilizó un martillo
neumático y una pequeña embarcación donde se mantenían a
los ejemplares húmedos un tiempo antes de que se procediera
a la reubicación.

Los trabajos en la escollera son peligrosos y requieren


experiencia

Fases del desarrollo de la metodología con martillo neumático

204
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Si las lapas no estaban ya marcadas, o si habían perdido la


marca debido a las vibraciones al romper el bloque piedra, se
marcaban y se trasladaban a la zona de escollera cercana (no
afectada por las obras de refuerzo) para su reubicación.

La experiencia acumulada facilitó el hallazgo de


ejemplares minúsculos

Al realizarse los trabajos en el interior de las instalaciones


portuarias no hubo problemas importantes derivados de las
malas condiciones del mar.
Para la reubicación de las lapas se seleccionó la escollera
que protegía el Parque del Mediterráneo por ser una zona
cercana con unas condiciones
ambientales similares. Esta
escollera proporcionaba,
además del hábitat adecuado,
lugares donde los bloques con
las lapas ubicadas tuvieran
estabilidad y no quedasen
a merced de los embates
de la mar. Debido al peso
de muchos de los bloques,
la fijación y ubicación
resultaron relativamente
sencillas. En otros casos,
debido a la propia fractura
de la roca en el momento de
picarla, los trozos resultantes
eran pequeños y había
que emplear mucha más
Ejemplares marcados y cantidad de masa-cemento
preparados para su ubicación en la ubicación.
con una parte importante del
sustrato

205
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Buscar zonas estables para la ubicación es


también parte de la estrategia

En una zona concreta de esta escollera que protege el


Parque del Mediterráneo, la propia Autoridad Portuaria de
Ceuta (APC) tiene una estación de control de la calidad de
las aguas en base a indicadores biológicos (Véase Memoria
Ambiental del Puerto de Ceuta, 2007), donde la población de
P. ferruginea es uno de los indicadores más significativos.
Además de la tabla con el censo prospectivo, expuesta en
los apéndices finales, también se realizó un censo extractivo,
con nuevas incorporaciones de ejemplares que no habían sido
detectados con anterioridad. Como resultado, finalmente se
desubicaron un total de 289 ejemplares.
En cuanto al seguimiento inicial de los ejemplares
reubicados, los datos de supervivencia inicial (al día siguiente
de la ubicación) fueron muy elevados (el 70% de supervivencia
como media de todas las oleadas de traslocación). Después
de un mes, es decir a finales de julio de 2006, ya se tenía una
apreciación más exacta de la supervivencia de la población
desubicada por sectores y se dio por terminado el seguimiento.
La zona de ubicación se dividió en cuatro sectores consecutivos
a partir de la valla de separación entre el muelle deportivo y
el Pueblo Marinero y el Parque del Mediterráneo. Los sectores
estaban, por tanto, comprendidos entre la valla y el espigón
situado detrás del Parque del Mediterráneo.
En los sectores 2 y 3 la desubicación se efectuó utilizando el
martillo neumático y extrayendo grandes porciones de sustrato
(véase Ocaña et. al., 2006). En estos sectores la supervivencia a
26 de julio de 2006, alcanzaba el 55%. En cambio en los sectores
1 y 4 la ubicación se desarrolló utilizando métodos más
variados y extrayendo escaso sustrato o incluso ninguno. La
supervivencia sólo alcanzó en este caso al 30% de la población
ubicada en dichos sectores. En general, podemos hablar de

206
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Valla de separación entre zonas de escolleras

un 40% de supervivencia después de pasado un mes de la


desubicación, lo cual es coincidente con los datos obtenidos
por el LBMUS en sus anteriores campañas de traslocación.
Es preciso destacar que en la primera oleada de ubicación,
llevada a cabo con grandes porciones de sustrato, la
supervivencia fue durante todo el seguimiento del 90%. Debe
tenerse en cuenta que al traslocar a los organismos con el
sustrato donde se encuentran ubicados, no se causan daños a
los mismos. No obstante, otras variables pueden comprometer
la supervivencia de las especies trasladadas, pues no conviene
olvidar que los organismos marinos están sometidos al
estrés que provocan los embates de la mar y sobre todo a la
desecación al bajar la marea (Raffaelli & Hawkins, 1996). A
todo esto se une el hecho de que la población se desarrolla
en una zona ambientalmente afectada por frecuentes vertidos
contaminantes. De acuerdo con lo observado por el LBMUS
(véase informe semestral de julio, 2004), también comprobamos
la predación oportunista del cangrejo Pachygrapsus marmoratus
sobre ejemplares débiles de P. ferruginea. Asimismo, pudimos
observar como las ratas que habitan las escolleras y las cañerías
que desembocan en ellas, también pueden alimentarse
esporádicamente de ejemplares debilitados de esta especie
y quizá puedan alimentarse de pequeños ejemplares cuya
concha sea más accesible a los incisivos del roedor. Debe
tenerse en cuenta también la posible recolección de esta especie
como carnada por parte de pescadores de caña o incluso como
alimento ocasional de bañistas y aficionados al litoral. Ello ha
sido observado en zonas del litoral de Fuentecaballos o de la
Playa Benítez.

207
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

En esta oleada del sector I, la supervivencia fue del 90% y se


observan dos lapas migradas hacia una roca más estable

Una roca pequeña del sector II fue rodada por el oleaje y los
ejemplares desaparecieron

Los desplazamientos rápidos hacia nuevas zonas puede ser


uno de los síntomas de que la desubicación ha sido exitosa. En
las imágenes siguientes se aprecia un desplazamiento de dos
lapas en la imagen de la izquierda y una en la derecha.
Los desplazamientos de P. ferruginea sobre el sustrato
indican la búsqueda de una mejor ubicación, que bien pudiera
estar motivada por una excesiva densidad de lapas en la roca.
En otras ocasiones, sin embargo, las lapas ubicadas parecen
tener una tendencia al agrupamiento que se mantiene en el
tiempo.

208
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Tres lapas migradas entre 20 y 25 centímetros de las piedras donde


se ubicaron

Grupo de lapas trasladadas y agrupadas

Reflexiones sobre los traslados de Patella ferruginea. Los datos


obtenidos avalan la conclusión de que la forma más exitosa
para la reubicación de esta especie es hacerlo junto con grandes
porciones de sustrato. La extracción de las lapas sin sustrato
parece provocar un debilitamiento de los ejemplares, los cuales
a veces no volvían a recuperarse en su nuevo emplazamiento.
El uso del martillo neumático posibilitó extraer grandes
porciones de sustrato con las lapas incorporadas, pero ello
debiera restringirse a situaciones extremas y muy puntuales.
Por otra parte, el uso del martillo tampoco asegura siempre
una gran porción de sustrato. Hay que tener en cuenta que la
extracción, aprovechando los movimientos de las lapas, puede
causarle daños en el pie e incluso a otros órganos por efecto
de la tensión que se ejerce sobre la concha. En el caso de las
escolleras, la mejor estrategia consiste en realizar el traslado
de los bloques completos, los cuales debieran depositarse en
un nuevo emplazamiento que tenga, a ser posible, las mejores
condiciones ambientales. No obstante, cabe recordar que la
Estrategia de Conservación de la lapa ferrugínea (actualmente
en vigor) desestima el traslado de ejemplares, excepto con
fines de investigación científica o de conservación de la especie
debidamente justificados.

209
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

3.5. Anexo
Censo de Patella A continuación se incluyen todos los datos censales
ferruginea en el litoral realizados en el marco de diferentes proyectos encargados por
de Fuentecaballos
diversos organismos administrativos y empresas.
(marzo 2006)
Zona de acceso este
Zona A: desde la escalera de la zona Este hasta el baluarte de la
muralla

210
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Censo de Patella
ferruginea en el litoral
de Fuentecaballos
(marzo 2006)
Zona de acceso este

ZONA DEL
POZO DE AGUA
(Zona B: desde el
baluarte hasta el
pozo de agua)

211
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

ZONA DEL POZO DE


AGUA (Zona B: desde
el baluarte hasta el
pozo de agua)
continuación

212
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

ZONA DEL POZO DE


AGUA (Zona B: desde
el baluarte hasta
el pozo de agua)
continuación

213
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

ZONA DEL POZO DE


AGUA (Zona B: desde
el baluarte hasta
el pozo de agua)
continuación

214
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

ZONA DEL POZO DE


AGUA (Zona B: desde
el baluarte hasta
el pozo de agua)
continuación

215
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

ZONA DEL POZO DE


AGUA (Zona B: desde
el baluarte hasta
el pozo de agua)
continuación

216
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

ZONA DE LA
ESCOLLERA (Zona
C: desde el pozo
de agua hasta el
espigón del mercado)

217
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

ZONA DE LA
ESCOLLERA (Zona
C: desde el pozo
de agua hasta el
espigón del mercado)
Continuación

218
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

ZONA DE LA
ESCOLLERA (Zona
C: desde el pozo
de agua hasta el
espigón del mercado)
Continuación

219
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

CENSO DE Patella
ferruginea EN
ESCOLLERA PUERTO
DEPORTIVO (Junio
2006)

220
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

CENSO DE Patella
ferruginea EN
ESCOLLERA PUERTO
DEPORTIVO (Junio
2006). Continuación

221
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

CENSO DE Patella
ferruginea EN
ESCOLLERA PUERTO
DEPORTIVO (Junio
2006). Continuación

222
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

CENSO DE Patella
ferruginea EN
ESCOLLERA PUERTO
DEPORTIVO (Junio
2006). Continuación

223
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

A continuación se
presentan datos
censales, referidos a
una de las estaciones
de control en
ámbito portuario,
que se corresponde
con la escollera
más cercana
al Helipuerto,
que defiende
también parte de
las instalaciones
del Parque del
Mediterráneo (véase
Memoria Ambiental
del Puerto de Ceuta,
2007)

Muestreo de Patella
ferruginea en
escollera sur del
puerto

224
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Muestreo de Patella
ferruginea en
escollera sur del
puerto. Continuación

225
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Muestreo de Patella
ferruginea en
escollera sur del
puerto. Continuación

226
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Muestreo de Patella
ferruginea en
escollera sur del
puerto. Continuación

227
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Muestreo de Patella
ferruginea en
escollera sur del
puerto. Continuación

228
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Censo de las colonias


de D. petraeum
trasladadas desde la
zona de relleno de la
Fase I de ampliación
del Puerto de Ceuta
(medidas expresadas
en centímetros)

229
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Censo de las
colonias de
Astroides calycularis
trasladadas desde la
Fase I de
ampliación del Puerto
de Ceuta (medidas
expresadas en
centímetros)

230
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Censo de las
colonias de
Astroides calycularis
trasladadas desde la
Fase I de
ampliación del
Puerto de Ceuta
(medidas expresadas
en centímetros).
Continuación

231
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Censo de las
colonias de
Astroides calycularis
trasladadas desde la
Fase I de
ampliación del
Puerto de Ceuta
(medidas expresadas
en centímetros).
Continuación

232
LA PROTECCIÓN DE ESPECIES BENTÓNICAS Y SUS HÁBITATS

Censo de los
ejemplares de la
especie P. ferruginea
trasladados desde la
fase I de ampliación
del Puerto de Ceuta
(medidas expresadas
en centímetros)

TRASLADO DE Charonia lampas (medidas expresadas en centímetros)

REGISTRO LARGO ANCHO REGISTRO LARGO ANCHO Censo de los


ejemplares de la
1 20 10.5 9 13 6.5 especie Charonia
2 13.5 8.5 10 11.5 5.5 lampas trasladados
desde la Fase I de
3 13 7 11 11.5 5.5
ampliación del Puerto
4 13.5 6 12 12 6 de Ceuta.
5 18 10 13 11.3 5.5
6 16 8 14 11 5.5
7 15.5 6.5 15 11.2 5.5
8 14 6.5
233
CAPÍTULO 4. EL ARTE EN LOS FONDOS MARINOS

EL ARTE EN LOS FONDOS


MARINOS

Arte y exploración de los fondos marinos por entender cuestiones como porqué los
animales invertebrados tienen un aspecto

L
a exploración de los fondos marinos similar a las plantas, maravillándose con cada
debe mucho a los que practican nueva adquisición de conocimiento. Algunos
actividades de buceo deportivo, pues deportistas bucean con grandes lupas de mano
son ellos los que desarrollan la curiosidad por para enseñar a sus pupilos y a otros buceadores
descubrir nuevos lugares para el disfrute de los como ellos la gran riqueza de colores y formas
buceadores. Los clubes de buceo prestan un que puede esconderse en una pequeña grieta del
servicio inestimable de apoyo exploratorio a fondo marino. Estas oquedades se transforman
la biología y la arqueología marinas, pues sus a los ojos del observador en microcosmos de
pesquisas continuadas sobre un determinado vida.
fondo marino posibilitan que se tenga información En muchas ocasiones, las aficiones son
directa, es decir con presencia humana, de deudoras unas de otras y, como tantas facetas que
lugares que eran totalmente desconocidos para desarrollan los seres humanos, la exploración
nuestra especie más allá de las informaciones es acaso una de las más puras y naturales
indirectas de pescadores o directas, pero mucho necesidades del homo sapiens, que no puede
más limitadas, de los deportistas de la apnea. dejar su huella artística en las paredes de cavernas
El respeto al medio marino y a sus habitantes submarinas, pero no por ello deja de revelarse
es hoy día materia que se imparte en cualquier contra el medio líquido, ansiando llevarse
curso de buceo que se precie. La mayoría de del fondo marino el testimonio de lo vivido o
los clubes de buceo están muy implicados en la presenciado. La pasión por reproducir lo vivido
conservación de la biodiversidad marina y de tiene mucho de inspiración artística y los fondos
sus hábitats. Algunas de estas organizaciones marinos pueden tener paisajes oníricos de otro
han sabido trascender a lo más llamativo de mundo, que elevan el alma y la narcotizan con
los fondos marinos: la observación de peces, su sinfonía de colores y formas completamente
pulpos, etc. Estos otros nuevos observadores alienígenas y ancestrales. Muchas especies
de las especies y los hábitats se preocupan marinas son en sí mismas obras de arte.

235
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Un bello paisaje de cortado de montaña


alpina impresiona pero la visión de una
caída por una ladera de montaña submarina
es simplemente sublime e inenarrable.
Pero esta realidad es muy difícil de captar
en toda su plenitud. Por ese motivo, el
buceador que lo consigue es todo un artista
del medio marino ya que a través de su obra
explica al menos una parte de la realidad.
En el interior del Sin embargo el mar es un medio difícil,
batiscafo Lula en veleidoso y en muchas ocasiones muy peligroso que necesita
fondos profundos bastante escuela para acceder a él en las mejores condiciones,
de las Azores además de poseer la técnica necesaria para crear algo con
una cámara o un pincel que pueda asimilarse al arte. Una
vez que el mar te acoge, lo cual se percibe cuando te deslizas
a través de él con parsimonia y empatía, cualquier imagen
captada con belleza, aunque no pueda denominarse arte en
sentido estricto si tiene, desde nuestro punto de vista, valor
expresivo y presenta y representa una faceta del mar y sus
criaturas.

Las expresiones artísticas

La expresión pictórica con fuente de inspiración en los


fondos marinos es más bien escasa y queda indefectiblemente
relegada a épocas brillantes y a personalidades notablemente
singulares. Otra cosa es la representación de la fauna marina
que ha sido extensamente reproducida desde la prehistoria
hasta nuestros días. Las primeras imágenes de especies
marinas, principalmente peces, se remontan al Paleolítico
Superior. A este periodo corresponde una de las más
antiguas figuraciones de un pez, identificado en la pared de
un gruta de la Francia central (cueva del Ardéche), datada en
el Magdaleniense Superior (XX milenios a.C.).
En el ámbito mediterráneo, el mar, como testimonio
artístico, ha estado presente en todas las épocas y se ha
expresado en diversas formas, de los mosaicos a los frescos,
de la cerámica al mármol y a los metales preciosos. Los peces,
principal motivo artístico relacionado con el mundo marino,
están presentes con profusión de variedad y cantidad. Estas
representaciones, no sólo tenían un carácter decorativo,
sino que encerraban un marcado sentido simbólico y
religioso. Los significados trascendentales de los peces y
las actividades relacionadas con la captura adquirieron una
especial relevancia a partir del surgimiento y expansión del

236
EL ARTE EN LOS FONDOS MARINOS

cristianismo. De este modo, surge una cosmovisión del mundo


relacionada con la pesca en la que el pescador, simboliza el
bautismo, los pescados a los creyentes y la red a la iglesia
que los acoge. Como bien es sabido, el pez era el símbolo
de las primeras comunidades cristianas, cuya denominación
en Griego, ICTHUS, era el apostrofe de Iesus Cristos Theos
Yios Soler (Jesús Cristo Dios Hijo Salvador). La estrecha
relación de los peces con el cristianismo explica que fuera
extensamente representado durante la Antigüedad Tardia y
el medievo, tradición que se ha mantenido impertérrita en la
cultura occidental.
La tradición grecorromana nos retrotrae a las cerámicas
minoicas con fauna marina bellamente representada, a la
pintura del palacio de Knossos en Creta y, como no, a los
famosos mosaicos dónde se encuentran representadas
figuras de fauna de interés gastronómico y los fieles delfines
a los que el mundo mítico clásico rinde culto. Una buena
representación de mosaicos la tenemos cerca de Ceuta, en la
antigua ciudad de Volúbilis. Sin embargo, estas expresiones
no representan en ningún caso los hábitats y ecosistemas
marinos del fondo del mar.
“La figuración de los biotopos tendrá que esperar a
la presencia de una genio pictórico pleno de curiosidad,
erudición y fuerte personalidad.” Estamos hablando del
grancanario Néstor Martín-Fernández de la Torre (1887-
1938). Éste pertenece al raro grupo de pintores cuya visión de
la realidad cotidiana estaba muy relacionada con el mar, lo
cual es una notable excepción, pues la pintura de
representación del natural o naturalista siempre
ha estado repleta de bodegones, de escenas de
caza, montañas, arroyos, bosques y valles idílicos.
El mar, por otra parte, constantemente ha sido
un motivo de inspiración plástica, pero en su
vertiente paisajística más serena, costumbrista y
marinera, o encarnando tempestades y batallas
navales, pero no interpretando los fondos marinos
o zonas de marea. Las obras de Néstor pertenecen
Imágenes de delfines
a un diseño autóctono ligado al simbolismo y están plagadas
en un mosaico de
de colores e imágenes oníricas, a las que no les faltan detalles Volúbilis
de observador de la realidad natural marina. Néstor supo
captar como ningún otro artista la magia del mar y sus
criaturas, creando un imaginario propio basado en el océano
Atlántico. Desde nuestro punto de vista, Néstor debería
ser considerado, al margen de sus otros méritos artísticos,
el gran precursor de la pintura de los fondos marinos y un

237
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

pionero de la investigación iconográfica de esos ecosistemas.


A caso un pionero de los paisajes sumergidos, un visionario
que se acercó a la realidad natural marina de las islas,
alejándose de las mentalidades más centradas en la cultura
de meseta e interior imperante en la España de entonces, y
que paradójicamente continúa siendo dominante hoy en día.
Sus pinturas de talante acuático tuvieron notable influencia
en otros pintores como Anglada Camarasa o Camilo Blanes
(véase Almeida Cabrera, 1987) y, de seguro, hubiera podido
ejercer más peso de no haber sido por su prematura muerte,
a los 51 años de edad, como indica su biógrafo “en plena
madurez creativa”.
El Museo Néstor, sito en la capital de Gran Canaria,
cuenta con un espacio singular y brillante, donde se muestra
su poema pictórico dedicado al mar, el conocido como “Poema
del Atlántico”. En sus lienzos se reconocen
especies de peces perfectamente dibujados,
con los colores adecuados y ubicados en
los ambientes que les son propios. También
se perciben los hábitats rocosos, de aguas
someras, que quedan al descubierto cuando
baja la marea, o las plataformas rocosas, las
grietas, pequeños arcos, túneles, charcos y
cortos entrantes de agua.
Desde nuestro punto de vista, sería de
especial interés que se realizara un estudio
pormenorizado de la obra de Néstor en
relación a sus aportaciones de observador
naturalista sobre los hábitats marinos del
Obra de Néstor archipiélago y, en especial, sobre su “querida playa de Las
Martín - Fernández Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria”.
perteneciente
En otro plano muy distinto están los pintores submarinos,
al “Poema del
Atlántico” es decir aquellos individuos que pertrechados de equipos de
buceo se sumergen con sus lienzos y oleos en los fondos. Esto,
sin duda, requiere una particular capacidad para adaptarse a
un ambiente y a unas condiciones que dificultan el trabajo de
captación de la realidad. Hemos tenido la suerte de conocer
al artista que pinta en Ceuta, se llama Tomás Fernández
Cantos y al ser interrogado con curiosidad científica, el
artista en cuestión, responde que una vez solucionado el
inconveniente de la estabilidad, la exhuberancia de formas y
colores lo inunda todo a su alrededor.
Sus mejores obras submarinas las ha realizado en fondos
de los Ciclones que, como ya sabemos, forma parte de la zona
marina protegida del Monte Hacho.

238
EL ARTE EN LOS FONDOS MARINOS

Los paisajes submarinos del Monte Hacho son de una


belleza que corta la respiración y, además pertenece al entorno
protegido por la UE. Por otra parte, el lugar permite bucear
aunque el veleidoso tiempo no acompañe. Las comunidades
biológicas que se desarrollan en estos fondos son muy
interesantes y de gran valor patrimonial pues el bosque
animado que conforman las impresionantes gorgonias rojas
de la especie Paramuricea clavata tiene un valor ecológico y
científico notable. Es el bosque de gorgonia roja a favor de
pared vertical más desarrollado y longevo de los que se
conocen en la región litoral de Ceuta y está entre los enclaves
de esta especie más importantes de todo el Mediterráneo.
Los Ciclones han jugado un interesante papel en el desarrollo
de las expresiones artísticas de los buceadores de Ceuta.
Y ha sido posiblemente el enclave submarino más filmado
y fotografiado de todo el litoral ceutí, además su belleza
plástica atrajo al fino creador del que estamos hablando
en estas líneas, y el cuál, durante algunos años, ha estado
captando su paisaje con lienzos, óleos y pinceles.
Su estilo pictórico bajo el agua se puede englobar
dentro del realismo con tendencias expresionistas por las
circunstancias de pintar bajo el agua más que por inclinación
propia y parece que lo que llama más la atención al pintor
es poder captar la intensidad del color y la luz del fondo
marino. Tomás pinta bajo el mar por el gran amor que siente
hacia el medio marino en general.

La Fotografía submarina analógica es la expresión artística


que sobre los fondos marinos se ha estado desarrollando más
intensamente en los últimos 30 años. Una de las épocas más
artísticas de la fotografía fueron los tiempos de la imagen
en blanco y negro. Pocas fotografías fueron tan sugestivas y

239
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

provocadoras de la imaginación como las instantáneas que


se tomaban de criaturas y paisajes submarinos en blanco y
negro. Incluso en las obras científicas, las imágenes en blanco
y negro que las acompañan les dan un toque artístico que las
hace tremendamente atractivas.
La imagen fotográfica de color es, sin
duda, la gran campeona de la expresión
artística sobre los fondos marinos de
nuestro tiempo, al menos en lo que se
refiere a practicantes. Ha provocado
que una gran cantidad de personas
se dediquen de una forma amateur a
captar las formas marinas y sus colores,
y esto ha contribuido a incrementar los
conocimientos sobre la distribución
de especies marinas y también a los
descubrimientos de especies inéditas
para la ciencia. La fotografía submarina
se convirtió desde su invención en una
herramienta fundamental en la labor de
científicos exploradores de los fondos
marinos y de aquellos que trabajan en
la descripción de comunidades marinas.
En Ceuta, existe una amplia tradición de
fotógrafos submarinos y de celebración
de campeonatos. Nosotros vamos a citar
a Manuel Torroba como el fotógrafo
ceutí más destacado y presentamos aquí
una de sus artísticas imágenes con la
modelo Lucía González.
La imagen digital es consecuencia, como tantas otras
cuestiones humanas, del transcurrir de los años y del desarrollo
de la tecnología que ha conseguido crear un sistema digital
de captación de las imágenes que ha irrumpido con gran
ímpetu en el submarinismo. La fotografía digital ha tenido un
increíble desarrollo en el último lustro y está revolucionando
el mundo de la instantánea submarina mucho más que lo que
ocurre con los artistas que toman imágenes en tierra firme,
que son mucho más fieles a seguir con la química del papel o
bien a compaginar los dos sistemas analógico y digital.
Gracias a todo este proceso, la imagen digital se ha
expandido en múltiples facetas y hoy en día los campeonatos
de vídeos submarinos se basan tanto en la calidad de las
filmaciones como en la creatividad de las historias que se
cuentan. En esta faceta de los vídeos submarinos nuestra

240
EL ARTE EN LOS FONDOS MARINOS

ciudad cuenta con algunos buenos representantes entre


los que nos gustaría destacar a Francis Valero que lleva
participando en varios campeonatos de España obteniendo
unas clasificaciones excelentes debido tanto a la calidad de
lo grabado como a la capacidad para narrar relatos a través
del vídeo.
Los clubes de buceo de nuestra ciudad, con su federación
a la cabeza, son los grandes responsables de que hoy día
nuestra ciudad pueda disfrutar de un merecido nombre en
el buceo deportivo y recreativo. La organización de eventos
de repercusión nacional no son extraños a nuestra ciudad
que ya ha albergado algunos campeonatos y a buen seguro
continuará organizando certámenes en los que la imagen o
Francis Valero
el vídeo submarinos serán grandes protagonistas.
con su equipo de
El diseño arquitectónico asistido por la imagen
filmación frente a
virtual está produciendo una variedad de situaciones la costa de Punta
provocadoras para el ser humano dónde se visualizan Almina
escenarios sorprendentes. Estamos ante una nueva
ilustración cuyos principales atributos son la revolución
tecnológica y la gran divulgación de conocimientos entre
las masas, paradójicamente también se perpetúa un gran
desconocimiento biológico de los fondos marinos del
planeta y de las masas de agua que los mantienen ocultos
al normal acontecer de la observación humana. Todavía
los grandes fondos oceánicos continúan siendo un misterio
para la humanidad, y el diseño arquitectónico no ha querido
ser ajeno a este aspecto. Algunas de estas apuestas vienen
de jóvenes creadores de ideas arquitectónicas quienes son
capaces de desplegar una imaginación pasmosa con tal de
acercar el mar a todos.
En esta búsqueda de divulgación y accesibilidad
arquitectónica un joven arquitecto se ha fijado en los fondos
marinos ceutíes gracias a la página web de la asociación
Septem Nostra- Ecologistas en Acción de Ceuta. De esta
inspiración y fascinación por el fondo marino nació la idea
de crear un entorno arquitectónico propio para Ceuta con la
finalidad de acercar este medio al gran público.
Este artista del diseño se llama C. Torres y su propuesta
abarca tanto un complejo divulgativo virtual sobre el foso y
las murallas reales, como una serie de pasarelas submarinas
dónde se puede apreciar especies y hábitats de una manera
indirecta pero cercana.
Desde nuestro punto de vista esta idea merecería ser
tenida muy en cuenta por las instituciones de la Ciudad
Autónoma y del Estado.

241
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

242
EL ARTE EN LOS FONDOS MARINOS

243
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

244
BIBLIOGRAFÍA

ACTAS de las I jornadas sobre reservas marinas y I reunión de la red iberoamericana de reservas
marinas (RIRM), 2001. Cabo de Gata, Almería, 17-23 de septiembre de 2001. D. Moreno y A. Frías
Eds.
AGUILAR, R., A. DE LA TORRIENTE y S. GARCÍA, 2008. Propuesta de áreas marinas de importancia
ecológica: Atlántico sur y Mediterráneo español. Ed. OCEANA.
AGUIRRE, J. y A.P. JIMÉNEZ, 1998. Fossil analogues of present-day Cladocora caespitosa coral
banks: sedimentary setting, dewelling community, and taphonomy (Late Pliocene, W Mediterranean).
Coral reefs, 17: 203-213.
ALMEIDA, P., 1987. Néstor (1887-1938) un canario cosmopolita. Real Sociedad Económica de
amigos del país. Las Palmas de Gran Canaria.
ALVÁREZ, J.A., 1993. Fenestrulina barrosoi sp. nov. (Bryozoa: Cheilostomida) with a review of the
genus Fenestrulina on the Iberian peninsula. J. mar. biol. Ass. U.K., 73: 831-835.
ANDREW, N. y A. CONSTABLE, 1999. Sea urchins. En: Under Southern Seas: the ecology of
Australia’s rocky reefs, Neil Andrew (ed.). University of New South Wales Press Ltd. Sydney.
ARIAS, E., 1975. Pigmentos y producción primaria de la campaña MAROC-IBERIA I. Res. Exp. Cient.
B/O Cornide, 4: 101-111.
ARÍSTEGUI, J., A. BRITO, T. CRUZ, J.J. BACALLADO, J. BARQUÍN, J. NÚÑEZ y G. PÉREZ-DIONIS,
1987. El poblamiento de los fondos de Dendrophyllia ramea (Antozoa: Scleractinia) en las Islas
Canarias. Cuad. Marisq. Publ. Téc., 11: 163-181.
ARMI, L. y D.M. FARMER, 1988. The flow of Mediterranean water through the Strait of Gibraltar.
Progress in Oceanography, 21 (1): 1-105.
BALLESTER, A. y J. ZAVATTI, 1983. Resultados del Sub-programa de química correspondiente
al estudio de la plataforma mediterránea española. 1. Aspectos químicos en el afloramiento del
Mar de Alborán. En “Estudio oceanográfico de la plataforma continental. Proyecto de Investigación
cooperativa Hispano-Norteamericana nº 793929. Seminario Científico Cádiz, 15-18 marzo de 1983.
Josefina Castellvi Ed. Instituto de Investigaciones Pesqueras. Barcelona.
BALLESTEROS, E., J.E. GARCÍA RASO, C. SALAS, S. GOFAS, D. MORENO y J. TEMPLADO, 2004.
La comunidad de Cymodosea nodosa: flora y fauna. En “Praderas y bosques marinos de Andalucía”,
Luque y Templado (Ed.), Consejería de Medio Ambiente, Junta de Andalucía.
BALLESTEROS, E. y S. PINEDO, 2004. Los bosques de Algas pardas y rojas. En “Praderas y
bosques marinos de Andalucía”, Luque y Templado (Ed.), Consejería de Medio Ambiente, Junta de
Andalucía.
BARRIER, P., H. ZIBROWIUS, P. LOZOUET, C. MONTENAT, P. OTT D’ESTEVOU, F. SERRANO y H.
SOUDET, 1991. Une faune de fond dur du bathyal supérieur dans le miocène terminal des cordillères
bétiques (Carboneras, SE Espagne). Mésogée, 51: 3-13.
BAUCHOT, M.L. y A. PRAS, 1987. Guía de los peces de mar de España y de Europa. Ediciones
Omega, Barcelona. 432 pp., 64 láms.
BENHISSOUNE, S., 2002. Contribution a l’etude de la flore des macroalgues marines du Maroc
(Méditerranée et Atlantique). These. Universite Mohammed V –Agdal. Faculte des Sciences, Rabat.

245
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

BERNAL, D. y J.M. PÉREZ RIVERA, 1999. Un viaje diacrónico por la historia de Ceuta. Resultados
de las intervenciones Arqueológicas en el Paseo de las Palmeras. Consejería de Educación y Cultura.
Ciudad Autónoma de Ceuta.
BIANCHI, C. N. y C. MORRI, 1994. Southern species in the Ligurian sea (Northern Mediterranean):
New records and a review. Boll. Mus. Ist. biol. Univ, Genova, 58-59: 181-197.
BIOMAERL Team, 2003. Conservation and management of northeast Atlantic and Mediterranean
maerl beds. Aquatic Conservation. Marine and Freshwater Ecosystems, 13 (1): S65-S76.
BLANQUER, A. & M.J. URIZ, 2008. ‘A posteriori’ searching for phenotypic characters to describe
new cryptic species of sponjes revealed by molecular markers (Dictyonellidae: Scopalina). Invertebrate
Systematics, 22: 489-502.
BOUCHET, P., 2006. La exploración de la biodiversidad marina: desafíos científicos y tecnológicos /
Carlos M. Duarte (ed.). Bilbao: Fundación BBVA.
BRAVO PÉREZ, J. Y BRAVO SOTO, J., 1972. Vestigios del pasado de Ceuta. Inmersión y Ciencia, 4,
Barcelona, pp. 5-39.
BRYDEN, H. L., J. CANDELA y T. H. KINDER, 1994. Exchange through the Strait of Gibraltar. Progress
in Oceanography, vol. 33, pp. 201-248.
BRITO, A., P.J. PASCUAL, J.M. FALCÓN, A. SANCHO y G. GONZÁLEZ, 2002. Peces de las Islas
Canarias. Catálogo comentado e ilustrado. Francisco Lemus Editor, Tenerife.
BRITO, A. y O. OCAÑA, 2004. Corales de las Islas Canarias. Francisco Lemus Editor. La Laguna.
477 pp.
CARBONELL, A y J. JANSÁ, 1983. Zooplancton de la plataforma continental ibérica desde la zona
del Golfo de Valencia hasta el Estrecho de Gibraltar. En, “Estudio oceanográfico de la plataforma
continental. Proyecto de Investigación cooperativa Hispano-Norteamericana nº 793929. Seminario
Científico Cádiz, 15-18 marzo de 1983. Josefina Castellvi Ed. Instituto de Investigaciones Pesqueras.
Barcelona.
CARMONA, A., 2006. Las relaciones hispano-marroquíes a finales del siglo XVIII y el cerco de
Ceuta de 1790-1791. Editorial Sarriá. Málaga.
CHINTIROGLOU, H., C. DOUNAS y ATH. KOUKOURAS, 1989. The presence of Corallium rubrum
(Linnaeus, 1758) in the Eastern Mediterranean Sea. Mitt. Zool. Mus. Ber. 65 (1): 145-149.
CICOGNA, F., 2000. Il corallo rosso del Mediterraneo (Corallium rubrum): pesca e legislazione per
una corretta gestione della risorsa. En Corallo di ieri, corallo di oggi. Atti del Convegno Ravello, Villa
Rufolo, 13-15 dicembre 1996. EDIPUGLIA, Bari.
COMA, R. y E. POLA, 1999. Seguiment temporal de la Gorgona Paramuricea clavata de les Illes
Medes. Exercici 1999. En Seguiment temporal de la reserva marina de les Illes Medes. Informe anual,
any 1999. Universitat de Barcelona. Departament d’Ecologia.
COMA, R., J-M. GILI, M. ZABALA y T. RIERA, 1994. Feeding and prey capture cycles in the
aposymbiontic gorgonian Paramuricea clavata. Mar. Ecol. Prog. Ser. 115: 257-270.
COMA, R., M. RIBES, M. ZABALA y J-M. GILI, 1995. Reproduction and cycle of gonadal development
in the Mediterranean gorgonia Paramuricea clavata. Mar. Ecol. Prog. Ser. 117: 173-183.
CONNOR, J. y CH. BAXTER, 1989. Kelp Forest. Monterey Bay Aquarium, Monterrey, California.
COX, C.B. y P.D. MOORE, 1973. Biogeography. An Ecological and Evolutionary Approach. Blackwell
Scientific Publications, Oxford, 244 pp.
CUDONI, S. y L.A. CHESSA, 1991. Present and past distribution of Corallium rubrum (L.) along
the Northern and Central Sardinian coasts. En Les Espèces Marines à protéger en Méditerranée.

246
BIBLIOGRAFÍA

Boudouresque, C.F., M. Avon y V. Gravez, edit., GIS Posidonie publ., pp. 71-81.
DE WAAL, F., 2007. Primates y filósofos. La evolución de la moral del simio al hombre. Ed. Paidós.
Barcelona.
DEN HARTOG, J.C. y O. OCAÑA, 2003. A new endemic Actinia species (Actiniaria: Actiniidae) from
the central Macaronesian Archipelagos. Zool. Med. Leiden 77: 229-244.
DIETZ, R.S. y J.C. HOLDEN, 1970. La disgregación de la Pangea, pp. 154-167, 11 figs. En: Deriva
Continental y Tectónica de Placas. W.H. Freeman & Co., San Francisco and London by Scientific
American Inc. Editorial Blume.
ELIANO, C. Historia de los animales. Libros I-VIII. Editorial Gredos. Madrid. 1984.
FERHAT, H., 1993. Sabta des origines au XVIème siècle, Rabat.
FERNÁNDEZ-ARMESTO, F., 2006. Los conquistadores del horizonte. Una historia mundial de la
exploración. Ediciones Destino, Madrid.
FISCHER-PIETTE, E. 1959. Contribution à l’écologie intercotidale du Detroit de Gibraltar. Bull. Inst.
océanogr. Monaco, nº 1145.
FLORES, A., 2004. Los bosques laminariales. En “Praderas y bosques marinos de Andalucía”, Luque
y Templado (Ed.), Consejería de Medio Ambiente, Junta de Andalucía.
FRAGA, F. y R. ESTABLIER, 1974. Hidrografía de la zona del Estrecho de Gibraltar. Datos básicos de
la campaña “Maroc-Iberia I” del “Cornide de Saavedra”. Res. Exp. Cient. B/O Cornide, 3: 53-66.
FREDERIKSEN, R., A. JENSEN y H. WESTERBERG, 1992. The distribution of the scleractinian coral
Lophelia pertusa around the Faroe islands and the relation to internal tidal mixing. Sarsia 77: 157-
171. Bergen.
FUNDACIÓN OCEANA, 2006. Las montañas submarinas de Gorringe. Fondazione Ermenegildo
Zegna.
GALIL, B. y H, ZIBROWIUS, 1998. First benthos samples from Eratosthenes Seamount, eastern
Mediterranean. Senckenbergiana maritima 28 (4-6): 111-121.
GARCÍA DE LOS RÍOS, A. y O. OCAÑA, 2006a. Cetáceos de Ceuta y áreas próximas. Septem
Nostra Ed. Ceuta.
GARCÍA DE LOS RÍOS, A. y O. OCAÑA, 2006b. Dermochelys coriacea stranding on the north
African coast in the Strait of Gibraltar. En: Proceedings of the twenty-third annual symposium on sea
turtle biology and conservation. NOAA Technical Memorandum NMFS-SEFC-536, 261 pp.
GARCÍA DE LOS RÍOS, A. J.M. PÉREZ y O. OCAÑA, 2006. The exploitation of marine turtles in the
Roman salted fish factories at the strait of Gibraltar region: news from Ceuta, Spain. En: Proceedings
of the twenty-third annual symposium on sea turtle biology and conservation. NOAA Technical
Memorandum NMFS-SEFC-536, 261 pp.
GARCÍA-GÓMEZ, J.C., J.L. CERVERA, F.J. GARCÍA y C.M. LÓPEZ DE LA CUADRA, 1989. Resultados
de la campaña internacional de biología marina “Ceuta 86”: Moluscos opistobranquios. Boll.
Malacologico, 25 (5-8): 223-232.
GARCÍA-RODRÍGUEZ, M. y D. MASSÓ, 1986. Algunas bases para la determinación directa de la
edad del coral rojo (Corallium rubrum L.). Bol. Inst. Esp. Oceanogr., 3(4): 65-74.
GARCÍA-RODRÍGUEZ, M. y D. MASSÓ, 1986. Modelo de explotación por buceo del coral rojo
(Corallium rubrum L.) del Mediterráneo. Bol. Inst. Esp. Oceanogr., 3(4): 75-82.
GARCÍA-RUBIES, A., B. HEREU y M. ZABALA, 1999. Seguiment de la població de meros (Epinephelus
marginatus) i d’altres espècies vulnerables de les Illes Medes y la costa veïna parcialment protegida
(1991-1999). En Seguiment temporal de la reserva marina de les Illes Medes. Informe anual, any

247
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

1999. Universitat de Barcelona. Departament d’Ecologia.


GARRABOU, J. y J.G. HARMELIN, 2002. A 20-year study on life-history traits of a harvested long-
lived temperate coral in the NW Mediterranean: insights into conservation and management needs. J.
Anim. Ecol., 71: 966-978.
GARRIDO PARRILLA, J.J., 1996. Guía del Patrimonio Histórico de Ceuta. Cuadernos del Revellín, nº
14. Dirección Provincial del Ministerio de Educación y Cultura. Ceuta.
GILI, J. M. & A. GARCÍA, 1987. Primeros datos sobre el crecimiento de Paramuricea clavata
(Anthozoa, Octocorallia). En: LANDÍN, A., CERVIÑO, A. & M. ROMARIS (eds.), Actas del IIIer Simposio
ibérico de Estudios del Bentos marino, Pontevedra (4-7 de octubre de 1982). Cuadernos marisqueros,
Publicaciones técnicas, 11: 406.
GOFÁS, S., 1997. Cassiella n. gen., a cerithiacean endemic to the Strait of Gibraltar. Basteria, 51:
109-119.
GOFAS, S., 1998. Marine mollucs with a very restricted range in the Strait of Gibraltar. Diversity and
Distributions, 4: 255-266.
GOFAS, S. y J.E. GARCÍA RASO, 2004. El litoral andaluz. En “Praderas y bosques marinos de
Andalucía”, Luque y Templado (Ed.), Consejería de Medio Ambiente, Junta de Andalucía.
GONZÁLEZ-GURRIARÁN, E., 1987. El patexo, Polybius henslowii Leach (Decápoda-Brachyura), en
las costas de Galicia (NW de España): I. Distribución espacial y cambios temporales. Inv. Pesq., 51
(Supl. 1): 361-374.
GOURDIN, PH., 2000. Le corail maghrébin à l’époque moderne. En Corallo di ieri, corallo di oggi.
Atti del Convegno Ravello, Villa Rufolo, 13-15 dicembre 1996. EDIPUGLIA, Bari.
GRASSHOFF, M., 1989. Die Meerenge von Gibraltar als Faunen-Barriere: Die Gorgonaria,
Pennatularia und Antipatharia der Balgim-Expedition (Cnidaria: Anthozoa). Senckenbergiana
maritima, 20: 201-223, figuras 1-4, tablas 1-3.
GRASSHOFF, M., 1992. Die Flachwasser-Gorgonarien von Europa und Westafrika (Cnidaria,
Anthozoa). Courier Forschungsinstitut Senckenberg, 149: 1-135, figuras 1-154, láminas 1-7, tablas
1-4.
GREZE, V. N., A. V. KOVALEV, E.P. BALDINA, O. K. BILEVA y A.A. SHMELEVA, 1985. Zooplankton
transfer through the Gibraltar Strait and peculiarities of its taxonomic composition and distribution in
adjacent areas. Inv. Pesq. 49 (1) pp. 3-13.
GRIGG, R.W., 1974. Growth rings: annual peridicity in two gorgonian corals. Ecology, 55: 876-
881.
GRUBELIC, I., B. ANTOLIC, M. DESPALATOVIC, B. GRBEC y G. BEG PAKLAR, 2004. Effect of climatic
fluctuations on the distribution of warm-water coral Astroides calycularis in the Adriatic Sea: new
records and review. Journal of the marine biological Association of the United Kingdom 84: 599-
602.
GUALLART, J. y ACEVEDO, I. 2006. Observaciones sobre la biología de la lapa Patella ferruginea
(Mollusca, Patellidae), en las islas Chafarinas. En: XIV Simposio Ibérico de Estudios de Biología Marina.
Barcelona, pp. 158-159.
GUALLART, J., CALVO, M. y CABEZAS, P. 2006. Biología reproductora de la lapa Patella ferruginea
(Mollusca, Patellidae), especie catalogada “en peligro de extinción”. En: XIV Simposio Ibérico de
Estudios de Biología Marina. Barcelona, pp. 77-78.
HARMELIN, J.G., 1984. Biologie du corail rouge. Paramètres de populations, croissance et mortalité
naturelle. État des connaissances en France, dans Rapport de la Consultation technitque du CGPM sur

248
BIBLIOGRAFÍA

les ressources de corail rouge de la Méditerranée occidentale et leur exploitation rationnelle. Palma de
Mallorca, España, 13-16 diciembre 1983, FAO Informe de Pesca 306, 1984, pp. 99-103.
HARMELIN, J.G., 2000. Le corail rouge de Méditerranée: quelques aspects de sa biologie et de son
écologie. En Corallo di ieri, corallo di oggi. Atti del Convegno Ravello, Villa Rufolo, 13-15 dicembre
1996. EDIPUGLIA, Bari.
HERGUETA, E., C. SALAS y J.E. GARCÍA RASO, 2004. Las formaciones de Mesophyllum alternans. En
“Praderas y bosques marinos de Andalucía”, Luque y Templado (Ed.), Consejería de Medio Ambiente,
Junta de Andalucía.
HSÜ, 1972. ¿Se secó el Mediterráneo? pp. 219-230, 9 figs. En Deriva Continental y Tectónica de
Placas, W.H. Freeman and Co., San Francisco and London by Scientific American Inc. Ed. Blume.
IINFORMES DEL LBMUS, 2003. Proyecto científico-técnico “Desubicación selectiva, traslado y
aclimatación en hábitats naturales de Patella ferruginea”: informe semestral (diciembre 2003).
Realizado para la Autoridad Portuaria de Ceuta.
IINFORMES DEL LBMUS, 2004. Proyecto científico-técnico “Desubicación selectiva, traslado y
aclimatación en hábitats naturales de Patella ferruginea”: informe semestral (julio 2004). Realizado
para la Autoridad Portuaria de Ceuta.
LABOREL-DEGUEN, F. y J. LABOREL, 1991. Une tentative de reintroduction de Patella ferruginea
Gmel. (Gasteropoda) dans le Parc National de Port-Cros (Var, France). Les Espèces Marines à protéger
en Méditerranée. Bouderesque C.F., Avon M. & Gravez V. edit., GIS Posidonie publ., Fr., 129-132.
LOS PAISAJES DE LA PALMA, 2007. Edita Reserva Mundial de la Biosfera, La Palma.
JIMÉNEZ, J. y J. NAVARRETE, 2001. Estatus y Fenología de las Aves de Ceuta. Instituto de Estudios
Ceutíes. Ceuta.
LINARES, C., B. HEREU y M. ZABALA, 2000. Avaluació de la població de corall Corallium rubrum de
les Illes Medes. Exercici 1999. En Seguiment temporal de la reserva marina de les Illes Medes. Informe
anual, any 1999. Universitat de Barcelona. Departament d’Ecologia.
LIPINSKI, E., 2000. Le vocabulaire sémitique du corail. En Corallo di ieri, corallo di oggi. Atti del
Convegno Ravello, Villa Rufolo, 13-15 dicembre 1996. EDIPUGLIA, Bari.
LÓPEZ, A. y E. CORREA, 2003. Assessment and Opportunities of Mediterranean Networks and
action plans for the Management of Protected Areas. IUCN, Gland, Switzerland and Cambridge, UK.
LÓPEZ DE LA CUADRA, C.M. y J.C. GARCÍA-GÓMEZ, 1991. A new species of Hemicyclopora
(Briozoa, Cheilostomata) from the southern coast of Spain. En: Bryozoaires actuels et fossiles: bryozoa
living and fossil. F.P. Bigey Ed. Bull. Soc. Sci. Nat., Ouest Fr, Ném. HS 1. Nantes (France): 213-218.
LÓPEZ DE LA CUADRA, C.M. y J.C. GARCÍA-GÓMEZ, 1992. Zoogeographical study of the
Cheilostomatida from the Straits of Gibraltar. Biology and Palaeobiology of Bryozoans, pp. 107-112.
MACFARLANE, R., 2007. Naturaleza virgen. Alba Editorial. Barcelona.
MAGDELAINE, C., 2000. Le corail dans la littérature médicale de l’Antiquité gréco-romaine au
Moyen-Âge. En Corallo di ieri, corallo di oggi. Atti del Convegno Ravello, Villa Rufolo, 13-15 dicembre
1996. EDIPUGLIA, Bari.
MALDONADO, A., 1989. Evolución de las cuencas mediterráneas y reconstrucción detallada de la
Paleoceanografía Cenozoica. En: El Mediterráneo Occidental. R. Margalef (Ed.). Ediciones Omega,
Barcelona
MALDONADO, M. y M.J. URIZ, 1995. Biotic affinities in a transitional zone between the Atlantic
and the Mediterranean: a biogeographical approach based on sponges. Journal of Biogeography,
22: 89-110.

249
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

MARINIS, R.C., 2000. Il corallo nella cultura di Golasecca. En Corallo di ieri, corallo di oggi. Atti del
Convegno Ravello, Villa Rufolo, 13-15 dicembre 1996. EDIPUGLIA, Bari.
MARGALEF, R.,1989. El Mediterráneo Occidental. Ediciones Omega, Barcelona.
MEDEL, M. D. & P. J. LÓPEZ-GONZÁLEZ, 1996. Updated catalogue of the hydrozoans of the Iberian
Peninsula and Balearic Islands, with remarks on zoogeography and affinities. Scientia marina, 60 (1):
183-209, figuras 1-2, tablas 1-3.
MEDEL, M. D. & P. J. LÓPEZ-GONZÁLEZ, 1998. Distribution patterns in Atlantic hydroids. Zoologische
Verhandelingen, 323: 155-168, figures 1-3, tablas 1-2.
MEEKS, D., 2000. Le corail dans l’Égypte ancienne. En Corallo di ieri, corallo di oggi. Atti del
Convegno Ravello, Villa Rufolo, 13-15 dicembre 1996. EDIPUGLIA, Bari.
MEMORIA AMBIENTAL DEL PUERTO DE CEUTA, 2007. Autoridad portuaria de Ceuta; Fundación
Museo del Mar de Ceuta.
MILLER, P.J., 1984. The gobid fishes of temperate Macaronesia (eastern Atlantic). J. Zool. Lond. 204:
363-412.
MOREL, J.P., 2000. Le corail dans l’Occident phénico-punique. En Corallo di ieri, corallo di oggi. Atti
del Convegno Ravello, Villa Rufolo, 13-15 dicembre 1996. EDIPUGLIA, Bari.
MORENO, D., 2006. Tesoros sumergidos: La flora y fauna marinas. En, Paracuellos, M.; Nevado,
J.C. y Mota, J.F. (dir.): Entre Africa y Europa. Historia Natural de la Isla de Alborán, pp. 67-85. RENPA,
Consejería de Medio Ambiente (Junta de Andalucía). Sevilla.
MORENO, D. y A. FRÍAS (eds.), 2003. Actas de las I Jornadas sobre reserves marinas y I reunion de
la red iberoamericana de Reservas Marinas (RIRM). Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentacion.
Secretaría General Técnica. Madrid.
MORTON, B., J.C. BRITTON, A.M. DE FRIAS MARTINS, 1998. Ecologia costeira dos Açores. Sociedade
Afonso Chaves, Associaçao de Estudos Açoreanos. Ponta Delgada.
NAVARRETE, J., 2004. Lista de Aves de Ceuta. Revista Alcudón nº 1. La revista Alcudón se puede
consultar en www.telefonica.net/web2/avesdeceuta.
NAVARRETE, J., 2007. Seguimiento de la Migración Postnupcial de Aves Marinas desde la Playa
del Desnarigado. Revista Alcudón nº 4. Alcudón se puede consultar en www.telefonica.net/web2/
avesdeceuta.
NAVARRETE, J., D. CUENCA y G.M. ARROYO, 2006. Seguimiento de la migración de Aves Marinas
desde ambas orillas del Estrecho de Gibraltar. Revista Alcudón nº 3. Alcudón se puede consultar en
www.telefonica.net/web2/avesdeceuta.
NEIGEL, J.E., 1997. Population genetics and demography of marine species. En, Marine Biodiversity,
Patterns and Processes. Ormond et al Ed. Cambridge University Press.
OCAÑA, O., 1994. Anémonas (Actiniaria y Corallimorpharia) de la Macaronesia Central: Canarias
y Madeira. Tesis doctoral. Universidad de La Laguna, 2 vol., 485 pp, 166 pls.
OCAÑA, O., 2000. Las poblaciones de coral rojo (Corallium rubrum) en el mar territorial de
Ceuta. Ciudad Autónoma de Ceuta. Consejería de Cultura y Patrimonio. Viceconsejería de Patrimonio
Cultural. Departamento de Biodiversidad Marina. 34 pp.
OCAÑA, O., 2003. Biología y divulgación para la conservación y mejor gestión de la especie Astroides
calycularis y sus hábitats en los litorales de Ceuta y Melilla. Informe del proyecto subvencionado por
la Dirección General de Biodiversidad. Ministerio de Medio Ambiente. Madrid.
OCAÑA, O., 2005. Informe de los trabajos de desubicación, traslado y reubicación en hábitats
naturales de las especies protegidas Patella ferruginea, Astroides calycularis, Dendropoma petraeum

250
BIBLIOGRAFÍA

y Charonia lampas en sustratos naturales en al ámbito de la zona a rellenar de la obra “Ampliación


del Puerto de Ceuta, Fase inicial”. Autoridad Portuaria de Ceuta.
OCAÑA, O., A. BRITO, G. GONZÁLEZ & R. HERRERA, 2007. Additions in relation to Gerardiidae
from the Macaronesian waters and the Mediterranean Sea (Anthozoa: Zoantharia) VIERAEA 35: 163-
168.
OCAÑA, O. y A. GARCÍA DE LOS RÍOS, 2002. Las poblaciones de tortugas marinas y cetáceos de
la región de Ceuta y áreas próximas. Informe científico para la Consejería de Educación y Cultura de
la Ciudad Autónoma de Ceuta. 172 pp.
OCAÑA, O. A. GARCÍA y A. BRITO, 2005a. The crab Polybius henslowii (Decapoda: Brachyura) as
a main resource in the loggerhead turtle (Caretta caretta) diet from North Africa.
OCAÑA, O., A. BRITO & G. GONZÁLEZ, 2005b. The genus Actinia in the Macaronesian archipelagos:
a general perspective of the genus focussed on the North-oriental Atlantic and the Mediterranean
species (Actiniaria: Actiniidae).
OCAÑA, O., D.M. OPRESKO y A. BRITO, 2007b. First record of the black coral Antipathella
wollastoni (Anthozoa: antipatharia) outside of Macaronesian waters. Rev. Acad. Canar. Cienc., XVIII
(4): 125-138.
OCAÑA, O. F. PEREILA y F. SERRAIS, 2003. Peritaje en el procedimiento de ejecución 47/2002,
Dimanante del Nº de juicio oral 282/2001. Informe final de la restauración ambiental de la zona.
108 pp.
OCAÑA, O. y F. PEREILA, 2006. Evaluación y Monitoreo Ambiental de las actuaciones que se
llevarán a cabo en el borde litoral de la zona de Fuentecaballos. Ministerio de Medioambiente,
Dirección General de Costas.
OCAÑA, O. y F. PEREILA, 2008. Estudio ecológico, evaluación y monitoreo ambiental sobre las
especies y sus hábitats, de las actuaciones que se llevarán a cabo para la construcción de un centro
de interpretación de flora, fauna y paisajes marinos, centro comercial y lúdico en el puerto de Ceuta.
Informe realizado para Ceutaqua S.L., Ceuta.
OCAÑA, O., F. PEREILA y A. GARCÍA DE LOS RÍOS, 2006. Asistencia técnica para la desubicación
de especies protegidas. Refuerzo de la Escollera del Muelle Deportivo del Puerto de Ceuta.
OCAÑA, O., A. HENRIQUES y F. PORTEIRO, 2007a. An occurrence of ring sea anemones (Anthozoa,
Actiniaria) in the Azores region. Graellsia, 63 (2): 359-362.
OCAÑA-MARTÍN, A., L. SANCHEZ-TOCINO, S. LÓPEZ-GONZÁLEZ Y J.F. VICIANA-MARTÍN, 2000.
Guía Submarina de invertebrados no artrópodos, 2º Edición, Editorial Comares. 471 pp.
OCAÑA, O., A. RAMOS-ESPLÁ, J. TEMPLADO, 2004. Consultoría y asistencia técnica para
la elaboración de una carta bionómica y arqueológica submarina del litoral de Ceuta. Afonso y
asociados para la Ciudad Autónoma de Ceuta. Consejería de Cultura y Patrimonio.
PARRILLA BARRERA, G., 1998. Intercambio de masas de agua en el Estrecho de Gibraltar. En: Actas
del “Foro de debate sobre el mar y sus problemas”. Tomo I. Sociedad Estatal Lisboa 98, Madrid.
PATAT, J-L., D. CANTALOUBE y Y. CIROTTEAU, 2000. Natural coral as bone graft substitute
biomaterial. En Corallo di ieri, corallo di oggi. Atti del Convegno Ravello, Villa Rufolo, 13-15 dicembre
1996. EDIPUGLIA, Bari.
PÉRÈS, J.M., 1989. Historia de la biota mediterránea y la colonización de las profundidades. En: El
Mediterráneo Occidental. R. Margalef (Ed.). Ediciones Omega, Barcelona
PERRIN, F., 2000. L’origine de la mode du corail méditerranéen (Corallium rubrum L.) chez les
peuples celtes: essai d’interprétation. En Corallo di ieri, corallo di oggi. Atti del Convegno Ravello,

251
Los paisajes sumergidos de la región de Ceuta y su biodiversidad

Villa Rufolo, 13-15 dicembre 1996. EDIPUGLIA, Bari.


PNUE/UICN/GIS Poseidonie, 1990. Livre rouge “Gérard Vuignier” des vegetaux, peuplements et
payssages marins menacés de Méditerranée. MAP Technical Reports Series, No. 43. UNEP, Athens.
250 pp.
POMEY, P., 2000. Un témoignage récent sur la pêche au corail à Marseille à l’époque archaïque.
En Corallo di ieri, corallo di oggi. Atti del Convegno Ravello, Villa Rufolo, 13-15 dicembre 1996.
EDIPUGLIA, Bari.
POR , F.D., 1989. The legacy of Thethys. An Aquatic Biogeography of the Levant. Monographiae
biologicae 63.
PRATT, L. (editor). 1990. The physical oceanography of the Sea Straits. NATO ASI Series. Series C.
Mathematical and Physical Sciences, vol. 318. Kluwer Ac. Publ.
RAC/SPA, 2000 RAC
RAMÍREZ LLODRA, E. y D. BILLET, 2006. Ecosistemas de las profundidades marinas: reservorio
privilegiado de la biodiversidad y desafíos tecnológicos. En: La exploración de la biodiversidad marina.
Desafíos científicos y tecnológicos. Carlos M. Duarte, Ed. Fundación BBVA, Bilbao. OJO,
RAMOS-ESPLÁ, A.A. y A.A. LUQUE, 2004. Los fondos de “Maerl”. En “Praderas y bosques marinos
de Andalucía”, Luque y Templado (Ed.), Consejería de Medio Ambiente, Junta de Andalucía.
RAMOS-ESPLÁ, A.A., C. VALLE-PÉREZ, J.T. BAYLE-SEMPERE y J.L. SÁNCHEZ-LIZASO, 2004. Areas
Marinas Protegidas como herramientas de gestión pesquera en el Mediterráneo (Area COPEMED).
Serie Informes y Estudios COPEMED nº 11.
ROGER, A., 2007. Breve tratado del paisaje. Editorial Biblioteca Nueva. Madrid.
SÁNCHEZ, P. y J.R. PASCUAL, 1988. Primeras experiencias en la modelización del Estrecho
de Gibraltar. En: Almazán, J.L., H.L. Bryden, T.H. Kinder, G. Parrilla (eds.). Seminario sobre la
Oceanografía Física del Estrecho de Gibraltar. Escuela superior de ingenieros de caminos, canales y
puertos. Madrid.
SANTANGELO, G. y M. ABBIATI, 2001. Red coral: conservation and management of an over-
exploited Mediterranean species. Aquatic Conser.: Mar. Freshw. Ecosyst., 11: 253-259.
SANTANGELO, G., L. BONGIORNI y G. BUFFONI, 1997. Recruitmen density-dependence in red
coral population. Biol. Mar. Medit., 97: 277-281.
SENGOR, A.M.C., D. ALTINER, A. CIN, USTAÖMER y K.J. HSÜ, 1988. Origin and assembly of the
Tethyside orogenic collage at the expense of Gondwana Land. En: Audley-Charles, M.G. & Hallam, A.
(eds.) Gondwana and Tethys, Geological Society Publications, 37: 247-253.
SIRAJ, A., 1995. L`image de la Tingitane. L’ historiographie arabe et médiévale et l`antiquite Nord
Africaine, Collection de l`Ecole francaise de Rome, nº 209, Roma.
SONNENFELD, P. y FINETTI, 1985. Messinian Evaporites in the Mediterranean: A model of continuous
inflow and outflow. In Stanley, P.J. & F.C. Wezel (eds.), Geological evolution of the Mediterranean Basin,
pp. 347-354. Springer.
STANLEY, D.J., 1985. Mud redepositional Processes as a Major Influence on Mediterranean Margin-
Basin Sedimentation. In Stanley, D.J. & C.F. Wezel (eds.), Geological Evolution of the Mediterranean
Basin, pp. 337-410. Springer.
STEINBERG, P. y G. KENDRICK, 1999. Kelp forests. En: Under Southern Seas: the ecology of
Australia’s rocky reefs, Neil Andrew (ed.). University of New South Wales Press Ltd. Sydney.
TEJEDOR, L., A. IZQUIERDO, D.V. SEIN y B.A. KAGAN, 1998. Tides and tidal energetics of the Strait
of Gibraltar: a modelling approach. Tectonophysics 294: 333-347.

252
BIBLIOGRAFÍA

TEMPLADO, J., M. CALVO, A. GARVÍA, A. LUQUE, M. MALDONADO y L. MORO, 2004. Guía de


invertebrados y peces marinos protegidos por la legislacion nacional e internacional. Organismo
autónomo parques nacionales. Madrid.
TEMPLADO, J., M. CALVO, D. MORENO, A. FLORES, F. CONDE, R. ABAD, J. RUBIO, C. LÓPEZ y M.
ORTIZ, 2006. Flora y fauna de la Reserva Marina y Reserva de Pesca de la Isla de Alborán. Ministerio
de Agricultura, Pesca y Alimentación. Madrid.
TEMPLADO, J., M. CALVO, A. M. GARCÍA, F. BOISSET y J. JIMÉNEZ, 2002. Flora y fauna de la
reserva marina de las Islas Columbretes. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Secretaría
General de Pesca Marítima. Madrid.
TEMPLADO, J., GARCÍA-CARRASCOSA, A. M., BARATECH, L, CAPACCIONI, R., JUAN, A., LÓPEZ-
IBOR, A., SILVESTRE, R. & C. MASSO, 1986. Estudio preliminar de la fauna asociada a los fondos
coralíferos del Mar de Alborán (SE de España). Boletín del Instituto español de Oceanografía, 3 (4):
93-104, figura 1, tablas 1-4.
TEMPLADO, J. y D. MORENO, 1996. Nuevos datos sobre la distribución de Centrostephanus
longispinus (Echinodermata: Echinoidea) en las costas españolas. Graelsia, 52: 107-113.
UGOLINI, D., C. RODI-COSTANZO, F. PERRIN, F. D’ANDRIA, G. MASTRONUZZI y V. MELISSANO,
2000. Le corail dans le monde indigène préromain d’Italie méridionale. En Corallo di ieri, corallo di
oggi. Atti del Convegno Ravello, Villa Rufolo, 13-15 dicembre 1996. EDIPUGLIA, Bari.
VALLE, C, J. T. BAYLE-SEMPERE & A. RAMOS-ESPLÁ, 2003. Aproximación Multiescalar al estudio de
la ictiofauna del litoral rocoso de Ceuta (España). Bol. Inst. Esp. Oceanogr. 19 (1-4): 419-431.
VAN NIEROP M. & J.C. DEN HARTOG, 1984. A study on the gut contents of five juvenile loggerhead
turtles, Caretta caretta (Linnaeus) (Reptilia, Cheloniidae), from the south-eastern part of the north
atlantic ocean, with emphasis on coelenterate identification. Zoologische Mededelingen, 59 (4): 35-
54.
WEIMBERG, S., 1978. Mediterranean Octocorallian communities and the abiotic environment. Mar.
Biol., 49(1): 41-57.
WILSON, E.O., 1999. Consilience, la unidad del conocimiento. Galaxia Gutemberg. Círculo de
lectores. Barcelona.
WILSON, E.O., 2002. El futuro de la vida. Galaxia Gutemberg. Círculo de lectores. Barcelona.
ZABALA, M., 1995. Efectos biológicos de la creación de una reserva marina: el caso de las Islas
Medes. En: La gestión de los espacios marinos en el Mediterráneo occidental. Actas de la VII aula de
ecología, Almería, 9-20 de diciembre, 1992.
ZIBROWIUS, H., 1980. Les Scléractiniaires de la Méditerranée et de l’Atlantique nord-oriental.
Mémoires de l’Institut océanographique, Monaco, 11: 1-284.
ZIBROWIUS, H., 1995. The “Southern” Astroides calycularis in the Pleistocen of the Northern
Mediterranean – An indicator of climatic changes (Cnidaria, Scleractinia). GEOBIOS, 28, 1: 9-16.
ZIBROWIUS, H., MONTEIRO MARQUES, V. y M. GRASSHOFF, 1984. La répartition du Corallium
rubrum dans l’Atlantique (Cnidaria: Anthozoa: Gorgonaria). Tethys, 11 (2): 163-170.
ZIMMER, J., 2008. La dimensión ética de la estética del paisaje. En El paisaje en la cultura
contemporánea. Joan Nogué (ed.).

253
GLOSARIO DE TÉRMINOS

Anastomosis: unión de partes fundamentales de un organismo vivo, en el texto se cita


para describir como los corales unen sus ramas para favorecer el asentamiento de otras
especies.

Antrópico: en nuestra obra, debe entenderse como la influencia, normalmente negativa, del
ser humano en el medio natural.

Bentopelágico: hace referencia a la presencia de una determinada especie tanto en el


fondo como en la columna de agua.

Demersal: todo ser vivo que se encuentra asociado al fondo marino.

Endobiontes: organismos que viven asociados en el interior del cuerpo de otros.

Fotófilo/a: hace referencia a los organismos que se encuentran expuestos a la luz del sol.
Hermatípico: corales que poseen algas simbiontes en sus tejidos.

Lens: en oceanografía, hace referencia a una masa con temperatura y salinidad diferentes
a la masa de agua circundante.

Macrófito: en nuestra obra, se refiere a las algas que se pueden observar a simple vista.

Mesófago: especies marinas que se alimentan de presas de mediano tamaño.

Micrófago: especies marinas que se alimentan de presas de pequeño tamaño.

Nerítico: especies marinas que viven asociados al litoral.

Oligotrófico: en nuestro texto, se trata de un medio marino poco productivo.

Protándrica: organismos que pasan primero por una fase sexual masculina y posteriormente
por la femenina.

Relicto: en nuestra obra, se refiere a aquellos organismos mediterráneos antiguos cuyo


origen se relaciona con el antiguo mar de Tethys.

Sésil: organismos que están fijos al fondo marino.

Termoclina: La variación de la temperatura a favor de la profundidad que se produce en las


aguas mediterráneas durante la estación estival.

Trófico: referente a la alimentación y a la cadena alimenticia que se establece entre los


organismos marinos.

254

También podría gustarte