P. 1
David Berlo

David Berlo

3.0

|Views: 53.469|Likes:
Publicado porElimar24

More info:

Published by: Elimar24 on Apr 29, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/24/2014

pdf

text

original

David Berlo. “Alfabetismo en el Siglo XXI” Biografía. Nació en 1929.

Fue discípulo de Wilbur Schcramm en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Illinois, donde se doctoró en 1956, con la tesis Allocation of Procedural Responsibilities as a

Determinant of Group Productivity and Satisfaction, dirigida por Charles E. Osgood. En 1958 publicó A philosophy of communication, pero fue en 1960 cuando apareció su libro más conocido “Process of Communication: An Introduction to Theory and Practice”, en el que hace la exposición de sus modelos teóricos sobre la naturaleza psicológica de la comunicación. Su obra teórica -Process of Communication, Holt, Rinehart, and Winston, Nueva York, 1960-, ha tenido, con el paso del tiempo, mucha más vigencia en América Latina que en Estados Unidos. Sus esquemas y modelos, planteados hace medio siglo, siguen centrando el interés de las facultades de comunicación. Traducida a la lengua española como El proceso de la comunicación. Introducción a la teoría y a la práctica. La comunicación aparece en David Berlo como un proceso reglado (no como un simple acto) que permite al ser humano negociar su posición en el entorno en el que vive. De este modo, la comunicación es un valor de interlocución, de poder, de influencia, de control... La eficacia o „fidelidad‟ de la comunicación, no obstante, está sujeta a estrategias y no produce resultados ciertos, sino que puede estar avocada al fracaso, generalmente por incompatibilidad entre el propósito de quien emite y la disposición de quien recibe. La eficacia radica, en buena medida, en eliminar, en un sentido amplio del término, los „ruidos‟ que pueden distorsionar el propósito comunicacional. Desde el punto de vista de sus objetivos, los alcances de la comunicación son, según este autor, de dos tipos: aquellos que se

1

satisfacen en el hecho mismo de la comunicación y los que, más allá que transmitir un mensaje, dar a la comunicación un carácter instrumental y persiguen una respuesta concreta (cambio de actitud, consumo, voto político, etc.). Berlo, a través de su modelo denominado „S·M·C·R‟ (source-message-channel-receiver) distingue, pues, la acción del emisor y su estrategia e intención de la del receptor. Este último puede aparecer como destinatario „intencional‟, esto es, objetivo directo del mensaje del emisor, o como „no intencional‟, que es todo aquel al que llega el mensaje, aun cuando no figuren como objetivo de la comunicación. Berlo aplica este esquema al conjunto de los fenómenos de comunicación, incluida la interpersonal, por lo que, según los tipos, se produce una síntesis o simplificación en los procesos que definen el protocolo de la acción comunicativa. Desde una posición conductista, para Berlo el proceso sigue las pautas del aprendizaje, estableciendo relaciones de causalidad a partir de la aplicación de las pautas procesales.

FUENTE: Constituye el origen, el punto de partida sensible a factores como las habilidades, el conocimiento, las actitudes y la posición socio-cultural. CODIFICADOR: Traduce a una clave el mensaje destinado a obtener la repuesta esperada. Supone habilidades de hablar y escribir.

2

MENSAJE: Es el producto físico del emisor y su estructura debe estar compuesta por un código, un contenido y un tratamiento del mensaje.

CANAL: Es el vehículo de transporte el cual habrá de dirigirse a uno de los sentidos o varios para su percepción. RECEPTOR - DECODIFICADOR: Es a quien se dirige el mensaje, la decodificación se refiere a las habilidades de leer y escuchar y comprender el mensaje que se quiso enviar. La decodificación de alguna manera resulta determinada por las actividades que el receptor guarde para sí mismo, hacia la fuente y hacia el contenido por su nivel de crecimiento del código. La comunicación como proceso reglado se atiene a las pautas clásicas de la acción comunicativa (Shannon y Weaver), con una posición emisora (fuente), una mediación (codificador) que transforma la intención de la fuente en mensaje, a transmitir por un canal (medio o soporte), que debe ser decodificado para ser eficaz en la producción de comunicación sobre un receptor (audiencia) final. La idea de „ruido‟, analizada en el plano físico por Shannon y Weaver como merma del mensaje, paliable mediante la redundancia en el flujo emisor, la lleva Berlo al plano de la fidelidad o eficacia en el fenómeno de la comunicación humana. Y esa eficacia o fidelidad, esto es, la consecución de los objetivos fijados por la fuente, la basa en unas pautas que afectan al conjunto del proceso: Capacidad de la fuente en la formulación estratégica de sus objetivos (definición de qué y a quién se quiere comunicar), codificación adecuada (valores narrativos, retóricos, etc.), elección del canal más eficaz en función del mensaje y del receptor final, siempre en aras de transmitir seguridad, confianza y credibilidad, que aparecen aquí como valores asociados a la fidelidad. Pero, también, la eficacia pasa por la capacidad y facilidad de diálogo entre interlocutores que tienen distintos roles en el sistema social, incluso por una empatía cultural e ideológica de la fuente y del receptor; de modo que la proximidad en los rasgos de identidad facilitan el alcance de los objetivos (esto es, „hablar el mismo idioma‟). En el caso de la comunicación masiva, el proceso debe partir del conocimiento del sistema social, de la posición de sus actores, de las posiciones receptivas (demandas, expectativas, formación, prácticas culturales, etc.). El propio sistema social, definido por los roles de sus agentes, es en sí, para

3

Berlo, un sistema de pautas de comunicación, de proximidades, lejanías, afinidades y controversias. El conocimiento de las estrategias de comunicación de los propios agentes sociales condiciona también la propia comunicación dentro del sistema.

Pero hay un elemento diferenciador en el modelo teórico de Berlo y es la relación entre eficacia de la comunicación y gratificación del receptor. La recompensa se convierte aquí en el mecanismo reflejo de la aceptación y objetivación de la acción comunicativa. Se produce entonces un mecanismo de complicidad o conexión en la línea de intereses de los actores del proceso, a partir de la cual la efectividad de la comunicación alcanza un carácter reversible, que produce una alimentación de la fuente a instancias del receptor; esto es, lo que se ha dado en llamar 'realimentación', „retroalimentación‟ o 'retroacción' (Berlo se acerca al modelo de Osgood, expuesto por Schcramm), que permite un refinamiento, rectificación o mayor sensibilidad y sintonía comunicativa en las sucesivas acciones del emisor. Berlo da un gran importancia a la recepción, y señala que “los significados no están en el mensaje, sino en sus usuarios”; esto es, la decodificación es el valor final y diferenciado que fija, por contraste con el propósito inicial del emisor, la eficacia de la comunicación.

4

ALFABETISMO EN EL SIGLO XXI “Debemos preparar a la juventud para vivir en un mundo de imágenes, palabras y sonidos poderosos” UNESCO, 1982 Desde cuando se inició el registro de la historia, se ha entendido el concepto de “alfabetismo” como la habilidad de interpretar los “garabatos” que aparecen en una hoja de papel como letras, que cuando se ponen juntas, forman palabras que comunican un significado. Enseñar a los jóvenes a unir palabras para entender (y, a la vez, expresar) ideas más complejas, se convirtió en una de las principales metas de la educación a medida que ésta fue evolucionando a través de los siglos. Actualmente, la información del mundo que nos rodea nos llega no solamente en palabras escritas sobre papel sino, cada vez con mayor frecuencia, mediante imágenes y sonidos poderosos provenientes de nuestra cultura multimediática. Aunque los mensajes de los medios de comunicación parecen ciertos o inequívocos, en realidad, hacen uso de un “lenguaje” audiovisual complejo que tiene sus propias reglas (gramática) y que se puede usar para expresar conceptos e ideas sobre el mundo, en múltiples capas o niveles. En un principio, todo esto no parece obvio; y ¡las imágenes pasan muy rápido! Para que nuestros niños y niñas puedan navegar exitosamente sus vidas a través de esta cultura multimedial, necesitan tener fluidez para la “lectura” y “la escritura” del lenguaje de las imágenes y los sonidos, de la misma manera como hasta ahora les hemos enseñado a “leer” y a “escribir” el lenguaje de la comunicación impresa. En los últimos 40 años, el campo del Alfabetismo en Medios ha surgido en la educación con el objeto de organizar y promover la importancia que tiene enseñar esta noción ampliada de “alfabetismo”. En el centro mismo de ella, se encuentran las habilidades de pensamiento crítico de orden superior, por ejemplo: saber cómo identificar conceptos claves, cómo establecer conexiones entre una multitud de ideas, cómo formular preguntas pertinentes, elaborar respuestas e identificar falacias, entre otros, que conforman el verdadero cimiento tanto de la libertad intelectual como del ejercicio pleno de la ciudadanía dentro de una sociedad democrática.

5

Efectivamente, en estos tiempos en que los candidatos se eligen por un comercial de 30 segundos y las guerras se trasmiten por televisión en tiempo real, el papel primordial del Alfabetismo en Medios, consiste en preparar a la ciudadanía para que pueda participar y contribuir en el debate público. El concepto de “texto” como tal se expande también, para incluir no solo textos escritos sino todo tipo de mensajes (verbales, auditivos o visuales, o ¡la unión de todos ellos!) que se utilizan entre los seres humanos para crear y luego transmitir y recibir ideas. NUEVAS FORMAS DE APRENDER Esta explosión de información plantea un reto muy grande al mundo de la educación formal. Durante siglos, la escolaridad se ha diseñado para asegurar que el estudiantado aprende hechos acerca del mundo (que debe demostrar que sabe contestando correctamente preguntas de exámenes o pruebas). Pero este sistema se vuelve inapropiado cuando los hechos de mayor actualidad están al alcance de toda la ciudadanía cuando se oprime un botón. Lo que los estudiantes realmente necesitan hoy en día es aprender a encontrar lo que necesitan saber, cuando lo necesitan saber y desarrollar las capacidades intelectuales de orden superior que les permitan analizar y evaluar si la información que han encontrado es útil para lo que requieren saber. ¿Cómo van a enfrentarse a esto las Instituciones Educativas (IE)? En primer lugar, las IE y las aulas de clase deben transformarse de sitios en los que se almacenan conocimientos a sitios más parecidos a tiendas de campaña que pueden moverse con facilidad y que ofrecen a los estudiantes tanto abrigo como sitios de reunión mientras éstos van a explorar, a preguntar, a experimentar, a ¡ descubrir ! En segundo lugar, citando a Paulo Freire, el gran educador Brasilero, la educación debe diferenciarse de la “Banca”. Ya no es necesario que los docentes depositen información en la cabeza de sus estudiantes. Retomando los principios de la pedagogía democrática que se remontan a Sócrates, el maestro sensato se da cuenta de que él no tiene que actuar como “Letrado en el Estrado”, sino más bien como “Guía en la vía” [1]: alentando.... guiando.... aconsejando.... apoyando el proceso de aprendizaje. Las aulas de clase creativas de hoy son aquéllas en las que todas las personas están aprendiendo, incluso el mismo docente.

6

En tercer lugar, el currículo, las clases y las actividades, deben diseñarse de manera que comprometan a los estudiantes tanto en la solución de problemas como en la realización de descubrimientos. Además, la cultura mediática actual, que incluye texto impreso pero que no se restringe a éste, ofrece recursos casi ilimitados para realizar aprendizajes del mundo real, desde identificar “puntos de vista” explorando cómo los diferentes ángulos de la cámara influencian nuestra percepción del sujeto fotografiado, hasta determinar si la información contenida en un sitio Web es legítima o falsa. La transformación de nuestra cultura, de una Era Industrial a una Era de Información, constituye la razón de ser de este nuevo alfabetismo que, acoplado con una nueva forma de aprender, es crítica en el Siglo XXI. Este nuevo tipo de alfabetismo se enuncia en el Conjunto de herramientas de CML para alfabetismo en medios [2] (CML MediaLit Kit (R)) Un marco de referencia para aprender y enseñar en la era mediática. UN MARCO DE REFERENCIA PARA APRENDER Y ENSEÑAR EN LA ERA MEDIÁTICA Como el mapa que sirve de referencia al emprender una jornada, el Conjunto de herramientas de CML para alfabetismo en medios(R) ofrece un panorama general y una visión para navegar por la actual cultura mediática global. El título es una metáfora. A nivel conceptual el “conjunto de herramientas” es simplemente una colección de las ideas principales que son fundamentales para la pedagogía, basada en la indagación, del alfabetismo en medios. En el plano físico, el Conjunto de herramientas para alfabetismo en medios(R) consiste en una colección de material informativo, que se puede descargar gratuitamente de Internet para distribuir en la clase. Apoyado por los 25 años de experiencia que tiene CML en este campo, más el aporte de líderes expertos de todo el mundo, el Conjunto de herramientas para alfabetismo en medios(R) se generó para ayudar a establecer un terreno común sobre el cual construir programas curriculares, materiales para docentes y servicios de capacitación. Creemos que el Conjunto de herramientas para alfabetismo en medios de CML(R) ofrece, por primera vez, un resumen asequible e integrado de los conceptos fundamentales necesarios para

7

organizar y estructurar actividades de enseñanza, utilizando el enfoque del alfabetismo en medios. Como se articula en esta Guía de orientación, el Conjunto de herramientas para alfabetismo en medios de CML(R) servirá de base para todos los trabajos que CML lleve a cabo en el futuro, de acuerdo con nuestra filosofía de Empoderamiento Mediante la Educación. Invitamos a otras personas, ya sean maestros, formadores de maestros, investigadores o editores a que lo adopten también. El Conjunto de herramientas para alfabetismo en medios de CML(R) está disponible sin costo alguno para docentes y maestros en formación. Está disponible también para licenciamiento a editores, organizaciones que ofrecen capacitación y agencias de servicios que necesiten un marco de referencia establecido y confiable para incorporar en su trabajo el alfabetismo en medios basado en la indagación. De vez en cuando, CML agregará material al Conjunto de herramientas para alfabetismo en medios(R) o, si es del caso, lo modificará. CML da la bienvenida a comentarios y sugerencias, a medida que nuestra comprensión y lenguaje común se siguen desarrollando. Animamos tanto la realización de adaptaciones adicionales como de aplicaciones especializadas y así mismo, investigaciones que relacionen la pedagogía para alfabetismo en medios con objetivos de aprendizaje dentro del currículo. DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA Y A LA IMPLEMENTACIÓN Con la Guía de Orientación sobre cómo integrar el Alfabetismo en Medios al Proyecto Educativo, ofrecemos una introducción y una explicación para cada uno de los elementos contenidos en el Conjunto de Herramientas para Alfabetismo en Medios (Media Lit Kit(R)). Con las 5 Preguntas Claves que pueden cambiar el mundo, ofrecemos 25 Lecciones de Clase, cinco para cada una de las Preguntas, que ayudarán al docente no solo a presentar las 5 Preguntas a sus estudiantes sino a dominarlas mediante ejercicios o actividades prácticas. El aprendizaje, la práctica y el dominio de las 5 Preguntas Claves, son los que llevan a un adulto, con el tiempo, a comprender cómo se construyen los medios y cuáles son los

8

propósitos que persiguen simultáneamente, con el desarrollo de la habilidad informada para aceptar o rechazar tanto los mensajes implícitos como los explícitos. Las 25 Lecciones son actividades de clases para aprender Alfabetismo en Medios que facilitan llevar al aula las 5 Preguntas Claves que lo conforman y a dominarlas mediante la práctica. Las actividades hacen énfasis no solo en el análisis sino también en la producción creativa. Útiles para todos los grados escolares y a lo largo de todo el currículo. Son cinco los Planes de Lección (A a E) disponibles para cada una de las Cinco preguntas claves / Conceptos básicos. Estas lecciones cubren una variedad de contenidos y de temas y con ellas se exploran además, una mezcla de formatos de medios, ¡desde periódicos y revistas impresos hasta televisión, películas, Internet, radio y aún mapas y papel moneda! Cada capítulo inicia con un corto ensayo de fundamentación que guía a los docentes en la exploración de la riqueza que encierra cada una de las Preguntas claves. Luego, cada una de las cinco lecciones, comienza con un parágrafo corto que conecta los objetivos y actividades del plan de lección con uno de los aspectos de la Pregunta clave. Esta introducción se complementa con: Objetivos: habilidades y conocimientos que aprenderá el estudiante. Preparación y Materiales requeridos para llevar a cabo la lección. Estrategias de enseñanza: instrucciones, paso a paso, para ayudar al maestro a organizar y direccionar la lección. En nuestro trabajo de años con los docentes, hemos aprendido que los conceptos son difíciles de enseñar pero que las preguntas son poderosas. Si aprendemos como formular una serie de Preguntas Claves acerca de la cultura mediática actual, quedaremos provistos de un listado de verificación interno contra el que se puede analizar y evaluar cualquier mensaje de medios proveniente de cualquier fuente. ¡Eso es empoderamiento!

9

“La mayoría de lo que hemos llamado educación formal ha tenido la intención de imprimir en la mente humana toda la información que podríamos necesitar en la vida. La educación está dedicada al almacenamiento de información.

Esto no es hoy en día ni posible ni necesario.

Por el contrario, a los seres humanos se les debe enseñar cómo procesar información que se almacena con tecnología.

La educación debe enfocarse en el manejo de datos más que en la acumulación de estos"

10

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->