Está en la página 1de 11

GESTION URBANA EN PAISES DESARROLLADOS EQUIPO #1

GESTION URBANA EN LOS


PAISES DESARROLLADOS
Por
Fernanda G Díaz | José Manuel Domínguez | Alberto Justiniano | Mario Manzanilla

por
GESTION URBANA EN PAISES DESARROLLADOS EQUIPO #1

DEFINICIONES GENERALES

Según La RAE

Gestionar: Es hacer diligencias conducentes al logro de un negocio o deseo cualquiera.

Urbano: es aquello perteneciente o relativo a la ciudad.

La gestión urbana: es el conjunto de iniciativas, instrumentos y mecanismos para la normalización de la


ocupación y uso del suelo urbano y el suelo rural (Gestión territorial), articuladas por fuerzas políticas e
iniciativas de la sociedad local (Gestión política) y que tiene como final la generación de procesos de
planificación urbanística que deberán asegurar la preservación del interés público frente al privado (Gestión
urbanística).

La gestión urbana sostenible se enfrenta a la resolución de problemas que surgen dentro de las ciudades y que
son causados por éstas, por ello, los [[instrumentos] urbanísticos deberán incluir concepciones sobre la
conservación del Medio Ambiente, el desarrollo económico y el bienestar social.

La sostenibilidad en la gestión urbana

 Moderación en el consumo de recursos

 Necesidades de vivienda

 Creación de proximidad

 Tipología de la edificación

 Racionalización de los sistemas generales

 Habitabilidad y calidad urbana


GESTION URBANA EN PAISES DESARROLLADOS EQUIPO #1

Países Desarrollados

El término país desarrollado se refiere a países que han logrado un alto grado de industrialización
(actualmente o históricamente), y cuyos habitantes disfrutan de un alto estándar de vida. Generalmente un
País desarrollado Promedia un IDH que puede ser de entre 0,800 a 1; y Un PIB per cápita de 18,500 en
Adelante.

El proceso más llamativo, en los países desarrollados, es el de la urbanización del campo, que provoca nuevos
usos y modifica los conceptos que sobre el campo tiene la sociedad urbana; debido a que las condiciones de
vida en la ciudad se aprecian como malas. En esta nueva situación la función residencial, el ocio y la industrial,
dominan el uso del suelo, frente a la agraria. Esto es lo que hace difícil la definición de espacio rural.

Los espacios más dinámicos son las franjas periurbanas, sometidos al empuje del crecimiento físico de la
ciudad, a causa de la función residencial. Sufren una presión demográfica muy fuerte.

más característico de esta franja es el uso del suelo, dedicado a actividades mixtas: residencial, grandes
superficies comerciales, industria y actividades agrícolas. Todo ello supone también una profunda segregación
social.
GESTION URBANA EN PAISES DESARROLLADOS EQUIPO #1

Los espacios y elementos de la gestión urbana

Una primera reflexión debe referirse a que el reformulado concepto de gestión implica para la autoridad local
una modificación de sus roles y atribuciones, tendientes a dotarla de mayores niveles de autonomía,
independencia financiera y discrecionalidad en la toma de decisiones, permitiéndole así asumir un papel
dinamizador, generador y de promoción del desarrollo local; se diferencia, así, de concepciones de
administración basadas solamente en el control de la ocupación y transformaciones del espacio urbano, y de
la provisión de algunos servicios básicos. La gestión urbana presupone una institucionalidad particular, en
donde el gobierno local sea ejercido por autoridades competentes y motivadas, cuyos esfuerzos estén
encaminados a la generación de un proceso de administración y gestión que sea apropiado y ajustado a las
características y necesidades de desarrollo de la localidad.

Un segundo elemento, propio del concepto de gestión urbana, es la modificación del enfoque de análisis y
propuesta, desde un paradigma de acción que coloca al municipio y a la administración urbana como
proveedor de servicios y ejecutor de obras de infraestructura (que por lo tanto evalúa su gestión en función de
la consecución de ciertas metas de adelanto), hacia otro que, recogiendo la importancia de las obras y
acciones de habilitación del espacio urbano, recoge también la importancia de analizar y operar en la
dimensión del proceso de gestión y de administración de dichos productos. Esto abre un campo de
propuestas distintas que incluye, por ejemplo, el fortalecimiento de mecanismos participativos de toma de
decisiones, la conceptualización del gobierno local como facilitador de procesos de habilitación ambiental
que se dan en forma espontánea, la concreción de instancias de trabajo mixto público-privado, la
privatización de los servicios, la planificación de carácter indicativo, un revisado concepto en materia de
legislación y ordenanzas, espacios de negociación para los proyectos, la coordinación como elemento
central y no sólo adjetivo, el fomento de los procesos de participación en la gestión de servicios y el manejo de
información para la toma de decisiones.

Así, y sin perder de vista el objetivo institucional principal, se pueden incorporar al proceso organizado de
desarrollo urbano, nuevos actores, recursos y técnicas, como aportes efectivos y positivos al proceso de
GESTION URBANA EN PAISES DESARROLLADOS EQUIPO #1

construcción del asentamiento. En esta perspectiva, la noción de gestión urbana, como extensión del
concepto de administración, se enriquece al incluir el "espacio" (si así puede llamarse) que está entre el hecho
físico, producto o servicio provisto en un extremo y, en el otro, la institución de coordinación, provisión o
administración.

En tercer lugar, se presenta la noción que el gobierno local, con sus recursos y atribuciones, está llamado a ser
no sólo eficiente en la operación de ciertas funciones o servicios a la comunidad -meta de por sí difícil de
alcanzar- sino que además de ello tiene que contribuir al desarrollo mediante esfuerzos especiales de inversión,
mediatización, evaluación y presentación de proyectos e información. Ello hace imperiosa la necesidad del
desarrollo y consolidación de los gobiernos locales en nuestros países; esto, con el objeto de ser más eficientes
en la captación, inversión y gasto de los recursos comprometidos en el desarrollo urbano.

CRITERIO 1: Modificación de sus roles y atribuciones para darle mayor nivel de autonomía tanto política como
financiera y discrecionalidad en la toma de decisiones dándole participación al desarrollo local

CRITERIO 2: Extensión del concepto de administración, por un lado producto o servicio y en el otro, la
institución de una identidad administrativa

CRITERIO 3: se presenta la noción que el gobierno local, con sus recursos y atribuciones, obligado a eficientes
servicios a la comunidad - sino que además tiene que contribuir al desarrollo mediante esfuerzos especiales
de inversión, mediatización, evaluación y presentación de proyectos e información.

la gestión urbana tiene como objetivo, además de la proyección de acciones tendientes al bien común, ser
un factor de cambio que contribuya con la transformación de la comunidad en un marco de justicia social.
Promoviendo de esta forma el campo de competencia económica de integración social.
GESTION URBANA EN PAISES DESARROLLADOS EQUIPO #1

SUPUESTOS DE LA GESTION URBANA

Las condiciones fundamentales para la implantación de renovados esquemas de gestión de los asentamientos
humanos a partir del gobierno local.

Proceso de descentralización

El proceso de descentralización que se impulsa en los países donde están las ciudades seleccionadas en los
casos de estudio tiene en el sistema de administración municipal uno de sus componentes de mayor
importancia. El municipio se encuentra en un proceso de ajuste y cambios de variado tipo, orientados a su
fortalecimiento institucional y al incremento de sus funciones, atribuciones y recursos. Todo ello hace que se
defina al municipio como uno de los "instrumentos" principales de la descentralización.

El proceso de descentralización se acepta como positivo y necesario, cuenta en general con respaldo
político, y por su propia dimensión de transición, enfrenta desafíos de importancia en relación con cambios en
la legislación, en los sistemas de financiamiento dentro del sector público, de validación por parte de la
comunidad, y ciertamente de conformación institucional.

Desconcentración administrativa

La verificación de los costos e ineficiencias que acompañan la administración centralizada de los servicios e
inversiones de desarrollo que tienen lugar en el escenario local, ha hecho sugerir que el gradual traspaso de
estas funciones de administración al ámbito municipal reportará beneficios al proceso de desarrollo urbano.
Sin ser exhaustivos, entre las ventajas de las que dispone la gestión local para enfrentar estas decisiones están:

 el conocimiento detallado de la realidad socioeconómica local, que facilita la identificación y


priorización de las inversiones;
GESTION URBANA EN PAISES DESARROLLADOS EQUIPO #1

 la oportunidad que ofrece la localidad en cuanto a mejorar la coordinación entre diferentes


actores y ejecutores de trabajos;

 el manejo de información básica de caracterización socioeconómica, que permite mejorar la


focalización del gasto público corrigiendo así faltas de equidad;

 la generación de tipologías de proyectos que se ajusten a la realidad local en todas las


dimensiones de su geografía natural y humana;

 la posibilidad de incorporar a los usuarios y beneficiarios en la determinación del proceso y


productos de mejoramiento urbano;

 la mejorada condición de control que puede ejercer la comunidad sobre las acciones de la
administración del asentamiento.

El impacto de medidas de desconcentración se aprecia en el traspaso de funciones al ámbito de gestión


municipal, como son, a modo de ejemplo, la salud y educación primarias, la promoción de programas de
capacitación y empleo, la regularización de propiedades, la recolección de tributos.

Como proceso, la desconcentración administrativa puede iniciarse con la deslocalización de oficinas públicas
que aún mantienen su perfil de centralismo, seguir por el traspaso de algunas actividades en administración
(ejecución de diagnósticos de necesidades, catastros, empadronamientos, orientación de demandantes del
servicio), para ir aumentando incrementalmente la discrecionalidad de la autoridad local en la definición de
los programas y proyectos de atención, de las prioridades, y generalmente al final de este proceso, la
asignación del recurso, la supervisión del gasto y la evaluación de los resultados. Este proceso gradual, desde
la administración del recurso predeterminado, al control total de la política sectorial local, se debe
acompañar por la capacitación sistemática de los agentes locales, así como de una gradual mejoría del
aparato global de administración.
GESTION URBANA EN PAISES DESARROLLADOS EQUIPO #1

La búsqueda de mejorar la eficacia y eficiencia de la administración constituye el elemento de mayor


importancia en la desconcentración administrativa de los servicios y funciones del aparato público. El que el
proceso de desconcentración opere eficazmente requiere, por parte de los gobiernos, una cuota importante
de decisión y voluntad política, puesto que innegablemente éste se acompaña de desconcentración del
poder.

La desconcentración administrativa ocupa la mayor de las energías, puesto que los cambios que se
introducen en el sistema general de administración urbana promueven y sirven de soporte a los otros objetivos
de descentralizar, caracterizables casi como etapas dentro del proceso de consolidación del nuevo sistema.

Desarrollo local

El objetivo de estimular el desarrollo local, tanto social como económico, se asocia a los propósitos de la
descentralización, toda vez que se entiende que es a través de la gestión del sector público local que se
puede contribuir con mayor eficacia a los objetivos nacionales de erradicación de la pobreza, por una parte,
y del asociado y necesario crecimiento económico por otra. De este modo, el sector de la administración
local se debe insertar activamente en las estrategias de desarrollo nacional, en particular en lo relacionado
con el impulso al crecimiento económico, y en la mejor colocación de los esfuerzos de asistencia social que
acometa el país. Las ventajas antedichas, en relación a las oportunidades que tiene el gobierno local de
contribuir a los objetivos de la desconcentración administrativa, toman fuerza al incorporar el objetivo de
desarrollo, puesto que en este estadio el municipio tiene un mayor grado de influencia en la decisión del
modelo y oportunidades de desarrollo que tiene la localidad. La gradual consolidación administrativa para la
consecución de este objetivo demanda del sistema municipal el manejo de información social y económica
no tradicional y a la administración municipal (que contribuye a la selección de las iniciativas de inversión más
adecuadas), la coordinación de los esfuerzos de diferentes organizaciones de desarrollo tanto nacionales
como internacionales, y el ajuste de las políticas nacionales a las características locales. Estas acciones
contribuyen a la particular conformación de planes de desarrollo social y económico local, los que deben
acompañarse, para su puesta en marcha, de los instrumentos específicos, tanto técnicos como legales.
GESTION URBANA EN PAISES DESARROLLADOS EQUIPO #1

No puede por ello descuidarse este nuevo rol de promoción del desarrollo en el diseño de estrategias de
fortalecimiento del gobierno y administración local.

Participación y democracia local

La literatura y estudios de descentralización tienen especial inclinación a la evaluación y promoción de la


participación comunitaria en el proceso de gestión local.

Los alcances que la participación y el fomento a la democracia local tienen para cada localidad deben ser
cuidadosamente evaluados, para ajustar este paradigma a las capacidades, oportunidades y necesidades
de cada localidad. La dimensión teórica de mayor peso en la promoción de estrategias de desarrollo local
con participación radica en la concepción que el hábitat urbano es determinante de las oportunidades de
crecimiento personal y colectivo. Asimismo, en el trabajo tradicional de administración urbana se excluyen
como recurso los esfuerzos que espontáneamente realiza la población en la habilitación, mantención y
operación del medio urbano. Si se cruza este fenómeno con la evidencia que los recursos de operación del
sistema urbano están por lo general por debajo de las necesidades, se pone de manifiesto el contrasentido
implícito en modalidades de administración centralizada. La gestión local del desarrollo y crecimiento urbano
tiene, en cambio, el potencial de recoger las iniciativas, recursos y capacidades de la población, sumándolas
a las propias, de modo de contribuir a la generación del entorno urbanizado.

La participación, sin embargo, ofrece otras oportunidades además de la obtención de nuevos recursos. Es
también el supuesto que la participación de la comunidad organizada contribuye a la equidad en el gasto e
inversión, a la democratización de la sociedad, porque insta al logro de acuerdos en torno al medio
habitacional, al mejor desempeño de las funciones por parte de la autoridad local sometida al control por
parte de los representantes de la comunidad, a la identificación de la comunidad con el entorno urbano. Esto
tiene efectos importantes, por ejemplo, en la reducción de costos de mantención y equipamiento. La
adecuada institucionalización de la participación, realista y eficaz, requiere de su inclusión en distintas etapas
del proceso de administración y gestión, tanto en las dimensiones de consulta como en la de resolución.
Además de la creación de instancias participativas obligadas en el proceso de toma de decisiones locales, de
la creación y operación de cuerpos de consulta y resolutivos con sus atribuciones legales definidas
GESTION URBANA EN PAISES DESARROLLADOS EQUIPO #1

adecuadamente, es central a la incorporación de la participación, el cambio de actitud por parte de la


autoridad y el sistema de administración. Esto último, en cuanto a abrir espacios de acción participativa, que
puedan empujar cambios en la ordenanza local para la promoción de acciones de mejoramiento
concertado del medio urbano, o la entrega de espacios públicos o semipúblicos en administración a
organizaciones de la comunidad local.

En síntesis, la promoción de la participación es un objetivo que contribuye a la eficiencia de la gestión


descentralizada, que en sí misma encierra desafíos particulares para el aparato de gestión local, y que
sostiene un marco democrático de administración urbana.

Municipio: centro de la gestión

Este supuesto, en cuanto al proceso de gestión local del desarrollo urbano, descansa en los argumentos
presentados anteriormente. La validez histórica de la institución municipal en nuestros países, desdibuja
cualquier esfuerzo de consolidación de aparatos de gestión local que lo desconozcan, haciendo más fácil el
fortalecimiento a partir de esta institución. Ciertamente, el estímulo a procesos de gestión local pasa por el
mejoramiento de las capacidades de administración del aparato municipal para superar las deficiencias más
características de este sector, tradicionalmente vinculado con la administración urbana. El buen
funcionamiento del municipio pasa por el robustecimiento de su personal, de sus finanzas, de la base de
representación de la autoridad, por mejorados sistemas de control, y por modificaciones en la legislación
sectorial
GESTION URBANA EN PAISES DESARROLLADOS EQUIPO #1

INDICE DE DESARROLLO HUMANO

El índice de desarrollo humano (IDH) es una medición por país, elaborada por el Programa de las Naciones
Unidas para el Desarrollo (PNUD). Se basa en un indicador social estadístico compuesto por tres parámetros:

 Vida larga y saludable (medida según la esperanza de vida al nacer).


 Educación (medida por la tasa de alfabetización de adultos y la tasa bruta combinada de
matriculación en educación primaria, secundaria y superior, así como los años de duración de la
educación obligatoria).
 Nivel de vida digno (medido por el PIB per cápita PPA en dólares).

PIB PER CAPITA:

Relación entre el PIB y la población de un país en un año determinado. Generalmente, se asocia con el grado
de desarrollo relativo de un país. Por ejemplo, el Banco Mundial clasifica a los países de acuerdo al nivel del PBI
per cápita.