Está en la página 1de 26

EL PASO DEL MEDIEVO AL RENACIMIENTO:

LOS CANCIONEROS

TRABAJO REALIZADO POR:

MANUELA JARES HERVELLA


CARMEN FERNÁNDEZ CEBRAL
CARMEN FELPETO BRAÑA
Mª JESÚS GUTIÉRREZ PITA
EL PASO DEL MEDIEVO AL RENACIMIENTO:

LOS CANCIONEROS

Esquema:

∗ SIGLO XIV Crisis del idealismo

∗ Los Cancioneros

∗ La Poesía Gallega y Lirismo Provenzal

∗ Final del Medievo. El Cuatrocientos


ÍNDICE:

I. SIGLO XIV. CRÍSIS DEL IDEALISMO………………… ………… 1


∗ Características de la poesía de este siglo.
∗ Danza de la Muerte.

II. LOS CANCIONEROS………………………………………………. 2


∗ Características:
La canción lírica
El decir: Juan de Mena

II. 1 El Cancionero de Baena: .……………………………………. 3


Macías y Álvarez de Villasandino
Micer Francisco Imperial
Garci Fernández de Jerena (poesía religiosa)

II. 2 Poetas antiguos del Cancionero de Baena: ………………….. 3


Pero Ferrús

II. 3 Macías………………………………………………………… 4
Poesías

II. 4 Alfonso Álvarez de Villasandino…………………………….. 6


Poesías

III. POESÍA GALLEGA Y LIRISMO PROVENZAL………………….. 7


∗ Cronología
∗ Análisis
∗ Tipos

III. 1 La Canción de Amigo ……………………………………….. 8


Criterio temático
Métrica

III. 2 La Canción de Amor…………………………………………. 8


Características
Métrica
Cantigas de Santa María: Cantiga CIII – Cantiga de loor

III. 3 Representantes de la lírica galega medieval: ………………… 12

Escuela compostelana:
Bernal de Bonaval
Airas Nunes
Xohan Airas

Corte de Don Denis de Portugal:


Martín de Codax
Mendiño
Corte de Alfonso X:
Alfonso X
Alfonso Eanes do Cotón

IV. FINAL DEL MEDIEVO...................................................................... 19


∗ El Cuatrocientos
∗ Romances fronterizos
I. SIGLO XIV. CRÍSIS DEL IDEALISMO

Sociologicamente, un elemento nuevo empieza a dejarse


sentir. A los tres elementos que señalaba D. Juan Manuel:
oradores “clérigos”, defensores y labradores, se añade un
cuarto estamento: los habitantes de las ciudades o burgos
(con actividad artesana y mercantil). Al símbolo del castillo
y monasterio (de tipo nobiliario) se añade el del burgo o
ciudad poblado por un estado llano “burgués”.
Para los poetas cultos el tema principal y obligado es la
censura moral, la sátira festiva o acerba de las costumbres.
Las tres grandes obras de este siglo - El libro de los Estados
de D. Juan Manuel, El libro del Buen amor del Arcipreste de
Hita y el Rimado de Palacio del Canciller López de Ayala –
coinciden en una preocupación que va desde el
planteamiento de lo que pudiera ser un Estado ideal hasta el
análisis de las lacras que separan esta concepción modélica de la realidad cotidiana.
Los grandes escritores del siglo XIV poseen “un estilo individual, una personal
manera de producirse” Menéndez Pelayo.
La Danza de la Muerte corresponde a un tema de fin de la Edad Media. Su
género sintetiza la lucha de valores, el contraste entre dos concepciones de la vida, la de
la primera Edad Media y la modificación de su espíritu en los siglos del primer
Renacimiento.
Hasta el siglo XI y XII dominaba el sentido de la serenidad, de la alegría ante la
muerte, efecto de la fe.
El espíritu de rebeldía ante la resignada aceptación de la muerte, que informa las
danzas europeas del siglo XIV no tiene una persistente continuidad en el siglo XV.
Las danzas de la muerte surgieron en Europa en el siglo XIV y se hallaban
emparentadas con el pesimismo universal que invadió los últimos estadios de La Edad
Media, obedeciendo a un complejo número de causas, entre las que hay que señalar el
desastre económico y demográfico que produjera la peste negra.
El contraste entre la vida, bella, digna de ser gozada y el horror de la muerte, se
encuentra en la primera llamada a la danza.

Esta mi dança traye de presente


estas dos donsellas que vedes fermosas,
ellas vinieron de muy mala mente
oyír mis cançiones que son dolorosas,
mas no le valdrán flores e rosas
nin las composturas que poner solían
de mi sy pudiesen partirse querrían
mas non puede ser, que son mis esposas.
II. LOS CANCIONEROS:

Dos son los rasgos que definen la literatura del siglo XV:

∗ Un carácter eminentemente cortesano:


La producción literaria presenta un matiz
de artificioso refinamiento.

∗ Aparición de nuevas corrientes italianas y


grecolatinas:
El lenguaje presenta un carácter culto y
amanerado (debido a la introducción de
numerosos latinismos).

La poesía se manifiesta entre dos extremos: Intranscendencia y afectada solemnidad.

∗ Intranscendencia en las composiciones breves de tema satírico o amoroso.


∗ Afectada solemnidad en los largos poemas.

Contienen los Cancioneros dos tipos principales de poemas: La canción lírica y El decir.

∗ La canción lírica (breve, concebida originariamente para el canto). Por lo


general de tema amoroso, aunque se atisben canciones religiosas.
∗ El decir, de índole doctrinal, narrativa o sátira cuyo objetivo era la lectura o la
recitación.

La canción utiliza versos de ocho sílabas, en algunas se intercalan a intervalos


regulares otros de cuatro sílabas, procedimiento conocido con el nombre de pie
quebrado.
La rima es regular y consonante, emplea un solo tipo de versos casi sin
excepción.
El decir hace uso del octosílabo o bien del arte mayor, en versos de doce sílabas
partidos por una fuerte cesura y dotados de dos intensos ictus en cada hemistiquio.
Puede, con todo, fluctúan el número de sílabas en esta versificación, ya que su rango
distintivo lo constituye su esquema acentual fijo. Esto puede observarse en los versos
iniciales del poeta Juan de Mena en el Laberinto de la Fortuna:

Al muy prepoténte Don Juán el segúndo


Aquél con quién Júpiter tóvo tal zélo
II. – 1 EL CANCIONERO DE BAENA:

La poesía del siglo XV aparece recopilada en cancioneros


(desde el Cancionero de Baena hasta el Cancionero General
en 1511). En estos cancioneros se recoge la producción de la
mayoría de esos poetas, pertenecientes todos a la nobleza.

Juan Alfonso de Baena dedicó su Cancionero al rey Juan II,


poeta a su vez, aunque de menor inspiración. Su importancia
decisiva radica en el prólogo donde afronta el tema de la
naturaleza de la poesía juntamente con problemas de la
versificación. Abarca este cancionero la producción poética
de Castilla hacia 1370 en adelante y los poetas representados
en él se agrupan en dos conjuntos principales.

∗ Los que compusieron en el reinado de Juan I


∗ Los que compusieron a finales del siglo XIV o comienzos del siglo XV

En el cancionero de Baena se recogen piezas (de carácter galaico provenzal) de


numerosos autores no seleccionados con rigor, sino en virtud del virtuosismo poético o
de la dificultad de técnicas de rimas exhibidas por cada autor. De ahí su preferencia por
el artificio galaico-provenzal frente a la oscuridad metafórica de los poetas
italianizantes.
Entre los seguidores de la primera vertiente aparecen en el Cancionero: Macías y
Álvarez de Villasandino.
En la vertiente italianizante está Micer Francisco Imperial con su “Dezyr de las
siete virtudes”. Presenta una novedad en la forma: el uso de los versos endecasílabos.
En el Cancionero de Baena se encuentra también representada la poesía
profunda y concisa de fondo trascendente característicamente castellana.

De la poesía de tipo religioso, recogida en el Cancionero de Baena, son buenos


ejemplos los poemas de Garci Fernández de Jerena: Loores de Santa María, compuestos
en estilo sencillo.

Virgen, flor d’espina


Siempre te serví
Santa cosa e DINA
Ruega a Dios por mí.

II. – 2 POETAS ANTIGUOS DEL CANCIONERO DE BAENA:

El más antiguo – a parte de Macías – es Pero Ferrús, que vivió en tiempos del
rey Pedro y llegó a cantar la muerte de Enrique II. Se conservan pocas obras de él, pero
son interesantes su figura y sus alusiones histórico-poéticas.
Vivió en Alcalá próximo a una judería, cuyos cantos matutinos despertaban al
poeta. Es interesante, como prueba de la convivencia entre cristianos y judíos del siglo
XIV una poesía de Ferrús y la respuesta de los rabinos.
Ferrús en su poesía no emplea groseras expresiones del “debate” del siglo XII
sino graciosas ironías al describir al rabí que canta al amanecer, un judío tuerto que da
grandes bramidos y otros cuyos agudos derribarían un cortijo.
Los hebreos le contestaron en una delicada composición llena de añoranzas
melancólicas.

Venimos de madrugada
ayuntados en gran tropel
a faser la matinada
al Dios santo de Israel;
en tal son commo vos vedes
que jamás non oyredes
ruiseñores en vergel.

II. – 3 MACÍAS:

Poeta que representa la escuela gallega en el Cancionero


de Baena y que influye notablemente en la literatura
castellana.
Su figura se hizo inmortal y se convirtió en el prototipo
de los amantes trovadores por “morrer de amor”. Nació en
la comarca de Padrón a mediados del siglo XIV y murió
muy joven, aproximadamente a los 30 años. Se le
atribuyen 21 cantigas: 10 escritas en gallego y 11 en
castellano. Se encuentran en los Cancioneros de Baena, de
Palacio y en varios corpus del siglo XV.

La leyenda de Macías: Compuso varias poesías en lengua gallega. La leyenda


envolvió su recuerdo con señales características de las historias de amor de la última
Edad Media.
Según una versión, enamorado el poeta de una dama casada, la canta en sus
versos, sin temer las amenazas del marido, que consigue encerrar a Macías en una
prisión. Todavía en ella seguía cantando a su amada y el marido celoso le arroja una
lanza por las rejas de la cárcel y acaba con el juglar.
En otra versión, la más antigua, cuenta que por no separarse de la tierra “hollada
por los pies de su dama”, es matado por el marido celoso. Se recoge en la “Sátira felice
e infelice vida” del condestable don Pedro de Portugal.
La figura trágica de Macías legendario tiene una profunda significación de
última Edad Media. Su amor fiel, constante, llevado fatalmente a la desgracia, la índole
inmoral de una pasión de adulterio y el castigo ejemplar que envuelve la sencilla trama
de la histeria, le hacen un héroe hermano del Tristán del ciclo Bretón.
Menéndez y Pelayo ha dicho que este poeta vive no por sus versos sino por
haber sido, mediante su leyenda, fuente de inspiración para otros poetas como
Rodríguez del Padrón, del Marqués de Santillana, de Juan de Mena etc.
Se convirtió en el personaje obligado de los “infiernos del amor” del siglo XV.
Lope de Vega dramatizó su leyenda en porfiar hasta morir.

Macías o Namorado

Cativo de miña tristura


xa todos prenden espanto
e preguntan qué ventura
foi que me tormenta tanto.
Máis non sei no mundo amigo
a quen máis de meu quebranto
diga desto que vos digo:

Quen ben see, nunca debía


al pensar, que fas folía.

Cuidéi sobir en altesa


por cobrar maior estado,
e caí en tal pobresa
que moiro desamparado,
con pesar e con deseio,
que vos diréi, malfadado,
o que eu ben sei e veio:

Cando o loco quer máis alto


sobir, prende maior salto.

Pero que provéi sandeçe,


porque me deba pesar
miña locura así cresce,
que moiro por me torvar;
pero mais non haberéi
se non ver e deseiar,
e, por én, así diréi:

Quen en cárcel sol viver


en cárcel deseia morrer.

Miña ventura, en demanda


me pos en atán dultada
que meu corazón me manda
que seia sempre negada;
pero máis non saberán
de miña coita lasdrada
e, por én, así dirán:
Can rabioso é cousa brava,
de seu señor sei que traba.

(C. Baena, 306)

II. – 4 ALFONSO ÁLVAREZ DE VILLASANDINO:

Forma parte del más antiguo grupo que comprende el


Cancionero de Baena (fallece hacia 1424).
Su trayectoria poética abarca más de medio siglo y, de
acuerdo con la moda lingüística, terminó escribiendo
enteramente en castellano.
Revela a través de su obra gran flexibilidad: compuso
poemas de Amor Cortés, panegíricos, sátiras y
composiciones líricas que son reflejos de su vida
personal.
Vivió a expensas de su obra, rebelándose contra sus
avaros mecenas.
A pesar de su facilidad innata, Villasandino cuidaba su técnica, lo que le valió
elogios de Baena. Fue este poeta una característica representación de la época
accidentada del siglo XIV y comienzos del siglo XV.
Su facilidad tenía recursos para adaptarse a todas las circunstancias. Cuando, en
un debate muy típico de la época, litigaban las monjas de Toledo con las de Sevilla
sobre quienes eran más hermosas, Villasandino compone un “fino desir” en que
galantea a los dos bandos:

Deleite es mirar la hermosa floresta,


naranjas e cidras, limas e limones;
oir cantar aves garridas chanzones
e ver su señora polida e honesta.

Una delicada evocación al paisaje y al ambiente es la poesía dedicada a la reina


de Navarra doña Leonor, esposa de Carlos el Noble.

Por una floresta escura


muy cerca de una presa
vi dueña fazer mesura
e danzar a la francesa…
Andaba por la floresta
todas cercadas de flores.

Las poesías religiosas debieron ser escritas al final de su vida, cuando dominaba
completamente el arte de versificar. Se asemejan al tono de las poesías de amor
trovadoresco. Traduciendo a lo divino el tono galante:

Generosa muy fermosa


sin mancilla Virgen Santa.
Resultan ser poesías ligeras y musicales. Baena las colocó encabezando su
Cancionero.

III. POESÍA GALLEGA Y LIRISMO PROVENZAL:

Con la llegada del lirismo provenzal aparece el género más


importante: “La Canción del Amor Cortés”.

La poesía gallega y el lirismo provenzal son las primeras


manifestaciones de carácter lírico en esta época.

Las canciones se transmiten de manera oral y más tarde pasarán


a ser escritas.

La canción del amor cortés llegó por dos caminos:


∗ El camino de Santiago
∗ Los monjes de Cluny (establecidos en España en el S. XII)

La cronología de la lírica gallego-portuguesa medieval puede dividirse en los


siguientes períodos:
∗ Etapa primitiva – Siglos XII y comienzos del siglo XIII
∗ Etapa de esplendor – Período alfonsino (Alfonso X, Alfonso III) y el rey
Dinis de Portugal
∗ Etapa decadente – Finales del siglo XIV y XV.

ANÁLISIS:

Los poetas pertenecían a la clase noble.


La cultura de los trovadores era aristocrática y de origen provenzal.

TIPOS:

∗ Los trovadores compositores de cantigas.


∗ Los juglares, intérpretes de canciones ajenas.
∗ Segrol, trovador profesional (se le pagaba).
∗ Menestrel e instrumentistas (acompañaban con la música).
∗ Soldadeiras, mujeres que bailaban (de dudosa moralidad).
La lengua del cancionero medieval era el gallego y el portugués. Era una lengua
poética convencional que no respondía exactamente a la palabra viva de ningún lugar
concreto.

III. – 1 LA CANCIÓN DE AMIGO:

Criterio temático de la Canción de Amigo:

∗ Bailadas. Son las más alegres, expresan la delicia del amor y dan letra a
las melodías.
∗ Las Marinas y Las Barcarolas. En ellas se encuentra la presencia del mar
como referencia al tema central.
∗ Canciones de Romerías. Son de origen autóctono, representan el
ambiente de las fiestas alrededor de las comidas.
∗ Amaneceres. El tema principal es la separación de los amantes al
amanecer.

La Canción de Amigo consiste en breves canciones


poéticas en boca de una mujer enamorada. Procede de una
tradición autóctona del pueblo gallego, anterior a los
trovadores.
Las formas de la Canción de Amigo se distinguen por el
que las habla: una mujer enamorada.
Siguen un procedimiento repetitivo que enlaza las estrofas
de dos en dos, unidas por un refrán repetido que hace una
pequeña variación en la segunda estrofa.
En el lixapren se repiten los segundos versos en un par de
estrofas, como versos primeros de las siguientes estrofas.
La métrica que se usaba en la Canción de Amigo era la redondilla mayor y
menor. Los versos eran irregulares y no había concordancia entre ellos.
Cuando surgió la figura de los trovadores, la mujer perdió categoría como figura
lírica.

III. – 2 LA CANCIÓN DE AMOR:

La Canción de Amor, a diferencia de la Satírica, era una


composición destinada para que el trovador se dirigiera a
su dama para expresarle su amor.
Solía comenzar por un canto a la primavera.
La Canción de Amor gallego- portuguesa no seguía estas
pautas, pues el amor es un amor platónico y casi siempre
reflejan una frustración amorosa, El amor es una súplica
apasionada y triste.
Las composiciones constan de varias estrofas y un
número variable de versos. En la lírica gallega, las Canciones de Amor apenas pasan
de tres estrofas.
El período de Alfonso X inaugura la Prosa medieval de la literatura gallega.
La lírica gallego – portuguesa alcanza su período de esplendor con el reinado de
Fernando III, padre el Alfonso X.
Alfonso X el Sabio construirá una corte palaciega como foco de cultura y centro
de aprendizaje.
La labor culturadle Alfonso X fue muy encaminada hacia el idioma castellano,
pero paradójicamente la historia lo recuerda como una de las grandes figuras de la
literatura gallega medieval.
El siglo XIII nos dejó el famoso cancionero religioso de las cantigas de Santa
María, ejemplo palpable de prestigio de la lengua gallega en la época. Como su nombre
indica son 427 composiciones en honor a la Virgen. La mayoría nos cuentan diferentes
milagros de María; cinco cantigas de fiestas y los siete pesares de la propia Santa María.
De las cantigas de Santa María se conservan 4 códices; dos en la biblioteca del
Escorial, otro en la biblioteca Nacional de Madrid y uno en la biblioteca Nacional de
Florencia.
Por su topología y temática podemos distinguir las cantigas narrativas (narración
de un milagro), y cantigas líricas (oraciones y cantos en honor a la Virgen).
Las cantigas, son en general, dulces y bellos relatos de milagros. El estilo es
sencillo e ingenuo, pero de tal fuerza narrativa que dan la impresión de ser cosas
contadas por un testigo ocular.
Fueron pensadas, al principio, para contener cien cantigas. De diez en diez
poemas se interrumpe la narración de los milagros y surge una cantiga de loor,
puramente lírica.
Estas alabanzas, escritas con la gran devoción que el rey ponía en cantar “as
graças muy granadas de Madre de Deus Manuel” son de gran sencillez y belleza.

En la cantiga III – una de las más bellas, se habla de un


monje que soñando con el cielo se queda dormido a la orilla
de una fuente, mientras oye cantar a un pajarillo. Al cesar el
canto despierta y vuelve el fraile al convento. Allí todo ha
cambiado nadie le conocía. El pajarillo había estado
cantando durante trescientos años. El fraile, de rodillas,
agradece a la Virgen el encanto de tres siglos, pasados en la
brevedad de una hora por la dulcísima belleza de aquel piar
celeste.

Cantiga CIII

Como Santa María feze estar o monxe trescentos anos ao canto da passaríña porque lle
pedía que lle mostrase cál era o ben que habían os que eran en Paraíso.

Quen á Virxen ben servirá


a Paraíso irá

E daqueste un gran miragre vos quero eu ora contar


que fezo Santa María por un monxe, que rogar
lle ía sempre que lle mostrase cal ben en Paraíso ha.
Quen á Virxen ben servirá
a Paríso irá.

E que o vise en sa vida antes que fose morrer.


E por ende a Groriosa vedes que lle foi fazer:
fez-lo entrar en unha horta en que muitas veces xa

Quen á Virxen ben servirá


a paraíso irá.

entrara. Mais aquel día fez que unha fonte achóu


mui crara e mui fermosa, e cabo dela se asentóu.
E pois lavóu moi ven suas maos e dis: “Ai Virxen, qué será

Quen á Virxen ben servirá


a Paraíso irá

se veréi do Paraíso o que che eu muito pedí,


algún pouco do seu viço ante que saia de aquí,
e que saiba do que ben obra qué galardón haberá.

Quen á Virxen ben servirá


a Paraíso irá

Tan toste que acabada houbo o monxe a orazón,


oíu unha pasariña cantar logo en tan bon son,
que se escaecéu seendo e cantando sempre alá.

Quen á Virxen ben servirá


a Paraiso irá.

A tan gran sabor había daquel canto e daquel lais,


que grandes trescentos anos estevo así, ou máis,
cuidando que non estevera senon pouco, como está.

Quen á Virxen ven servirá


a Paraíso irá.

monxe algunha vez ao ano, cando sal ao verxéu.


Des í foise a pasariña, de que foi a el mui greu,
e diz: “Eu de aquí irme quero, ca oi mais comer querrá

Quen á Virxen ven servirá


a Paraíso irá.

o convento”. E foise logo e achóu un gran portal


que nunca vira, e disse : “Ai Santa María val!
Non é este o meu mosteiro, pois de min ¿qué se fará?”

Quen á Virxen ven servirá


a Paraíso irá.

Des í entróu na eirexa, e houberon gran pavor


os monxes cando o viron, e demandóulle o prior
dizendo: “Amigo ¿quén sodes, ou qué buscades acá?”

Quen á Virxen ven servirá


a Paraíso irá.

Disse el: “Busco meu abade, que agora aquí leixéi,


e o prior e os frades de que mi agora quitéi
cando fui aquela horta; ¿ú seen, quén mi o dirá?”

Quen á Virxen ven servirá


a Paraíso irá.

Cando esto ouvíu o abade, teveo por de mal sen,


e outrosí o convento; mais des que souberon ben
de como fora este feito, disseron: “Quén oirá

Quen á Virxen ven servirá


a Paraíso irá.

Nunca tan gran maravilla como Deus por éste fez


polo rogo de sa Madre, Virxen Santa de gran prez!
E por aquesto a loemos: ¿máis quén non a loará

Quen á Virxen ven servirá


a Paraíso irá.

mais doutra cousa que sexa?. Ca, par Deus, gran dereito é,
pois canto nós lle pedimos nos dá seu Fillo, a la fe,
por ela, e aquí nos mostra o que nos despóis dará”.

Quen á Virxen ven servirá


a Paraíso irá.

(Man. Escorial. 103; Biblioteca Nacional, 93)

Cantiga de loor

Esta é de loor de Santa María, como é fermosa e boa e ha gran poder.

Rosa das rosas e Fror das frores,


Dona das donas, Señor das señores.
Rosa de beldade e de parecer
e Fror de alegría e de pracer;
Dona de mui piadosa seer,
Señor en toller coitas e doores.
Rosa das rosas e Fror das frores,
Dona das donas, Señor das señores.

Atal Señor debe o home muito amar,


que de todo o mal o pode guardar,
e pódelle os pecados perdoar,
que faz no mundo per maos sabores.
Rosa das rosas e Fror das frores,
Dona das donas, Señor das señores.

Debémola muito amar a servir,


ca puña de nos guardar de falir;
des í dos erros nos faz repentir,
que nós fazemos como pecadores.
Rosa das rosas e Fror das frores,
Dona das donas, Señor das señores.

Esta Dona que teño por Señor


e de quen quero seer trobador,
se eu per ren posso haber seu amor,
dou ao demo os outros amores.

III. – 3 REPRESENTANTES DE LA LÍRICA GALEGA MEDIEVAL:

Escuela compostelana: Bernal de Bonaval; Airas Nunes;


Xohan Airas.

Corte de Don Denis de Portugal: Don Martín de Codax;


Mendiño

Corte de Alfonso X: Alfonso X (cantigas de Santa María);


Don Alfonso Eanes do Cotón
BERNAL DE BONAVAL:

DISE A fremosa de Bonaval así:


- Ai, Deus, ¿ú é meu amigo de aqui,
de Bonaval?

Cuido eu, coitado, en o seu corazón:


¿Por qué non foi migo na sagrazón
de Bonaval?

Pois eu migo seu mandado non hei,


xa me eu leda partir non poderéi
de Bonaval.

Pois me aquí seu mandado non chegóu,


muito vin eu mais leda ca me vou
de Bonaval.

A BONAVAL quero eu, miña señor, ir,


e, des cando eu ora de vós partir,
os meus ollos non dormirán.

Irme hei, pero me é grave de facer,


e, des cando eu ora de vós toller,
os meus ollos non dormirán.

Todavía ben será de probar


de me ir, maís, des cando eu de vós quitar,
os meus ollos non dormirán.

AIRAS NUNES:
QUE MUITO me eu pago deste vran
por estes ramos e por estas flores
e polas aves que cantan de amores,
e porque ando í ledo e sen cuidado,
e así faz todo home namorado:
sempre í anda ledo e mui louzán.

Cando eu paso por algunhas ribeiras,


so boas árbores, por bós prados,
se cantan í paxaros namorados,
logo eu con amores í vou cantando,
e logo alí de amores vou trobando
e fago cantares en mil maneiras:
hei un gran vizo e gran alegría
cando me as aves cantan no estío.
XOAN AIRAS DE SANTIAGO:

TÓDALAS COUAS eu vexo partir


do mundo en como soían ser,
e vexo as xentes partir de facer
ben que soían, tal tempo vos ven:
mais non se pode o corazón partir
do meu amigo de mi querer ben.

Pero que home parte o corazón


das cousas que ama per boa fe,
e pártese home da terra onde é,
e pártese home de ú gran prol ten:
non se pode partilo corazón
do meu amigo de mi querer ben.

Tódalas cousas eu vexo mudar,


múdanse os tempos e múdase o al,
múdase a xente en facer ben ou mal,
múdanse os ventos e toda outra ren:
mais non se pode o corazón mudar
do meu amigo de mi querer ben.

II

ANDÉI, SEÑOR, León e Castela,


despóis que me eu desta terra quitéi,
e non foi í dona, nen doncela,
que eu non vise, e mais vos eu diréi:
cuantas mais donas, señor, alá ví,
tanto vos eu mui mais precéi des í.

Cuantas donas alá vi, des cuando


me fui daquí, puñeí de as cousir
e, poílas ví, estive cuidando
en vós, señor, e, por vos non mentir,
cuantas mais donas, señor, alá ví,
tanto vos eu mui mais precéi des í.

E as que alá maior prez habían


en todo ben, tódalas fui ver,
e cousías e ben parecían,
pero, señor, quérovos al dicer:
cuantas mais donas, señor, alá ví,
tanto vos eu mui mais precéi des í.
REI DENIS DE PORTUGAL:

LEVANTÓUSE A belida,
levantouse alba,
e vai lavar camisas
no alto,
vailas lavar alba.

Levantouse a louzana
levantouse alba,
e vai lavar delgadas
no alto,
vailas lavar alba.

E vai lavar camisas,


levantouse alba,
o vento llas desvía
no alto,
vailas lavar alba.

E vai lavar delgadas,


levantouse alba,
o vento llas levaba
no alto,
vailas lavar alba.

O vento llas desvía,


levantouse alba,
meteuse alba en ira
no alto,
vailas lavar alba.

O vento llas levaba,


levantouse alba,
meteuse alba en saña
no alto,
vailas lavar alba.

MARTÍN CODAX:

Por la gracia arcaica de sus cantigas es uno de los más característicos juglares
del siglo XIII. Nació en Vigo, a cuyo mar cantó, es el único poeta de cancioneros del
que nos llegó la música y la letra.
I

Ondas do mar de Vigo,


se vistes meu amigo?
E ai Deus, se verrá cedo.

Ondas do mar levado,


se vistes meu amado?
E ai Deus, se verrá cedo

Se vistes meu amigo


e por que eu sospiro?
E ai Deus, se verrá cedo.

Se vistes meu amado


por que hei gran coidado?
E ai Deus, se verrá cedo.

(CV.884; CBN. 1278)

Cantas sabedes amar amigo


treides comigo a lo mar de Vigo
e bañarnos hemos nas ondas.

Cantas sabedes amar amado


treides comigo a lo mar levado
e bañarnos hemos nas ondas.

Treides comigo a lo mar de Vigo


e veeremos o meu amigo
e bañarnos hemos nas ondas.

Treides comigo a lo mar levado


e veeremos o meu amado
e bañarnos hemos nas ondas.

(CV. 888; CBN. 1282)


MEENDINHO:

No se conoce el nombre de este juglar del siglo XIII. Su apodo


de Mendinho puede ser debido a su condición de juglar
vagabundo por las cortes de los nobles o por las ferias de las
aldeas.
Solamente aparece en los cancioneros una cantiga suya, pero es
suficiente para que por ella pueda ser considerado como uno
de los más profundos poetas de la Edad Media peninsular.
La soledad, el miedo a las olas del mar que va mucho más allá
del miedo físico, llenan esta cantiga de una sustancia dramática
tensa y profunda.

SEDÍAME EU na ermida de San Simón


e cercáronme as ondas que grandes son:
¡eu atendendo meu amigo!,
¡eu atendendo meu amigo!,

Estando na ermida ante o altar,


e cercáronme as ondas grandes do mar;
¡eu atendendo meu amigo!,
¡eu atendendo meu amigo!,

E cercáronme as ondas que grandes son,


non hei barqueiro nen remador:
¡eu atendendo meu amigo!,
¡eu atendendo meu amigo!,

E cercáronme as ondas do alto mar,


non hei barqueiro nen sei remar:
¡eu atendendo meu amigo!,
¡eu atendendo meu amigo!,

Non hei barqueiro nen remador,


morreréi, fremosa, no mar maior:
¡eu atendendo meu amigo!,
¡eu atendendo meu amigo!,

Non hei barqueiro nen sei remar,


morreréi, fremosa, no alto mar:
¡eu atendendo meu amigo!,
¡eu atendendo meu amigo!,
ALFONSO X EL SABIO

ALFONSO EANES DO COTÓN:

CANDO SE foi meu amigo


xuróu que cedo verría,
mais pois non ven falar migo;
porén, por Santa María,
nunca me por el roguedes,
¡ai, donas!, fé que debedes.

Cando se foi, fezme preito


que se verría mui cedo,
e mentiume, torto há feito,
e, pois de min non há medo,
nunca me por el roguedes,
¡ai, donas!, fé que debedes.

O que vistes que dicía


que andaba namorado,
pois que non veu o día
que lle eu había mandado,
nunca me por el roguedes,
¡ai, donas!, fé que debedes
IV. FINAL DEL MEDIEVO: EL CUATROCIENTOS (S. XV)

ROMANCES FRONTERIZOS:

Corresponden a los siglos XIV y XV.


Se sigue luchando en Castilla por la consolidación de la
sociedad burguesa y por la continuidad de los privilegios de la
nobleza y el alto clero.
La frontera en el tema de estos romances no es geográfica sino
social.
Aparecen los romances sentimentales y líricos con personajes
imitando las novelas de caballería que darían más tarde paso a
las novelas sentimentales del Renacimiento.

El siglo XV representa el final de la Edad Media. Los valores transcendentes


ceden paso a los valores fungibles.
La corte, presidida por un monarca amante de las letras, agrupa a las figuras de
la época más preocupadas por afanes literarios que por terminar la lucha contra los
moros.
El noble se instala cerca del rey y deja paso al hombre de corte: al cortesano.
Alrededor de la figura del rey, la cortesanía pulula. Surgen numerosos poetas
que bullen y discuten retóricamente. Y, junto a este fenómeno de banalidad, está el
anhelo de cada uno de los poetas hacia la individualidad.
La aristocracia pierde la rudeza de otros tiempos y el mayor refinamiento da
lugar a la aparición de un arte elegantemente artificioso. Nace una poesía amorosa
frívola e intranscendente.
La presencia de la mujer – hasta entonces arrinconada al recinto hogareño – dota
a la vida social de un tono de delicadeza. La corte engendra la “CORTESÍA”.
En el Cuatrocientos, el sentido colectivo e impersonal que caracteriza muchos
aspectos de la cultura medieval, deja paso a estilos capaces de personal lucimiento.
El primor de la estrofa se enlaza con la flor de la ojiva, en la búsqueda de una
expresión individual.
El retrato literario, sometido a grandes tópicos, deja paso, a asombrosas
descripciones de personajes de la época.
Dilthey, en sus trabajos, señaló la presencia de una nueva antropología basada en
la observación experimental; la aparición de una literatura “en la que se describen y son
sometidos a reflexión la intimidad de los hombres, los caracteres, las pasiones y los
temperamentos”.
En el Cuatrocientos, los nuevos elementos expresivos, que la utilización del latín
clásico hace posibles, permiten sustituir la sintaxis arabizante - de frase yuxtapuesta –
por la sintaxis más complicada del período ciceroniano.
Como época típica de transición, en el Cuatrocientos se combina actualismo y
eternismo. El Cuatrocientos es tanto una encrucijada y una integración. Es el epílogo de
la Edad Media, encontrando en él muchos valores. Anticipa el Renacimiento. Su
característica es, pues, una mezcla de actitudes.
La lírica, se acompaña ahora de la gran aportación italiana que presidirá toda la
poesía culta a partir del siglo XVI. Debe recordarse la biblioteca cosmopolita que
poseía el Marqués de Santillana, en cuya poesía hay reflejos de toda la lírica europea de
su tiempo (1398 – 1458).
El Cuatrocientos es fundamentalmente una encrucijada en la que persiste lo
medieval y amanece lo renacentista.

LA POESÍA ERA MUY APRECIADA POR LA NOBLEZA


BIBLIOGRAFÍA:

- Historia de la literatura española. La Edad Media


Autor – A.D. Deyermón

- Historia de la literatura española


Autor – Ángel Valbuena Prat.

- Antoloxía da Poesía Trovadoresca. Galego – Portuguesa


Autor – Alexandre Pinheiro Torres.

- Poesía Galega: Dos devanceiros ao Dezaoito


Autor – Xosé Landeira Irago

- Enciclopedia Gallega.
Escolma de Literatura Galega. Poesía I

- España en su literatura
Autor – Guillermo Díaz Plaja

- Internet

- Imágenes: Santiago la Europa del peregrinaje


Autor: Paolo Caucci Von Saucken

- Música Arábigo – Andaluza (S XIII – XIV) y Cantigas de amigo


“Medieval Women’s Songs”