P. 1
Apunte de clases teóricas

Apunte de clases teóricas

|Views: 106.025|Likes:
Publicado porsantinoni
Apunte de clases teoricas de fruticultura de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Catamarca
Apunte de clases teoricas de fruticultura de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Catamarca

More info:

Published by: santinoni on Aug 01, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/10/2015

pdf

text

original

Sections

Argentina posee una gran variedad de suelos y de climas debido a su ubicación
geográfica; ello hace posible el cultivo de especies de climas templados, subtropicales y
algunos tropicales, lo que permite disponer de frutas frescas para el mercado interior
durante todo el año y destinar importantes volúmenes al exterior principalmente man-
zanas, peras y cítricos, aunque también se exportan ciruelas, uvas de mesa, cerezas,
duraznos, nectarinas, paltas, etc.
En las regiones Cuyo, Sur y Andina, es imprescindible disponer de riego para el
cultivo de frutales; en el Noroeste y región Central existen zonas de riego, mientras que
en el Norte, Mesopotamia y Litoral se desarrolla en secano, aunque se están difundiendo
equipos de riego por goteo, pues en algunos años la mala distribución de las lluvias pue-
de malograr parte de las cosechas.

23

Regiones frutícolas Argentinas: Área geográfica y principales especies cultivadas

REGION

PROVINCIA

PRINCIPALES ESPECIES CULTIVADAS

ANDINA

Catamarca, La Rioja y
oeste de Tucumán y
Salta

Uvas para los tres destinos, Olivo, No-
gal, Cítricos, Prunoideas

CENTRAL

Córdoba, La Pampa
Sgo. del Estero

Cítricos y Prunoideas

CUYO

Mendoza, San Juan,
San Luis

Prunoideas y Pomoideas
Uvas de mesa, vinificación y mostos

LITORAL

Buenos Aires, Santa Fe Cítricos, Prunoideas, Kiwi y Arándanos

MESOPOTAMIA Corrientes, Entre Ríos
y
Misiones

Cítricos, Arándanos y al norte subtropi-
cales

NORTE

Chaco y Formosa

Cítricos, Subtropicales y Tropicales

NOROESTE

Jujuy, Salta y Tucu-
mán

Cítricos, Subtropicales, Tropicales y en
menor medida Prunoideas y Uvas

SUR

Chubut, Neuquén, Río
Negro y Santa Cruz Pomoideas, Prunoideas, Berries y Uvas

Producción de frutas en las diferentes regiones y época de cosecha.
ESPECIE

PRINCIPALES ZONAS DE
PRODUCCIÓN

PERIODO DE COSECHA
INICIO

FIN

CEREZAS y
GUINDAS

Mendoza

Octubre

Diciembre

Río Negro

Noviembre

Enero

Chubut y Santa Cruz

Enero

DAMASCOS

Mendoza

Noviembre

Enero

San Juan

Noviembre

Enero

CIRUELAS

Mendoza

Diciembre

Marzo

Buenos Aires

Noviembre

Marzo

Río Negro

Enero

Abril

24

DURAZNOS

Mendoza

Diciembre

Abril

Buenos Aires

Octubre

Febrero

Río Negro

Enero

Abril

Córdoba

Noviembre

Enero

KAKIS

Buenos Aires

Marzo

Mayo

LIMONES

NOA y Mesopotamia

Todo el año

MANDARINAS NOA y Misiones

Marzo

Agosto

Entre Ríos

Abril

Octubre

Corrientes

Abril

Septiembre

Buenos Aires

Mayo

Octubre

MANZANAS

Mendoza

Febrero

Mayo

Río Negro y Neuquén

Febrero

Abril

MEMBRILLO

Mendoza y Río Negro

Marzo

Abril

NARANJAS

Corrientes y Tucumán

Abril

Noviembre

Misiones y Catamarca

Marzo

Diciembre

Buenos Aires y Santa Fe Mayo

Octubre

Salta

Marzo

Noviembre

Entre Ríos

Mayo

Diciembre

PERAS

Río Negro y Neuquén

Enero

Noviembre

Mendoza

Diciembre

Noviembre

PALTAS

Tucumán

Marzo

Noviembre

Salta y Jujuy

Febrero

Noviembre

POMELOS

Salta y Jujuy

Marzo

Noviembre

Entre Ríos

Abril

Diciembre

Corrientes

Marzo

Noviembre

Buenos Aires

Mayo

Diciembre

UVAS DE MESA Mendoza

Enero

Mayo

San Juan

Diciembre

Mayo

Río Negro

Febrero

Marzo

Catamarca y La Rioja

Noviembre

Febrero

ZONA ANDINA:

Comprende las áreas bajo riego de las Provincias de Catamarca, La Rioja y oeste
de Tucumán y Salta, la fruticultura se desarrolla en pequeños valles de diferentes carac-
terísticas climáticas y edáficas. Los problemas más comunes, según las zonas, suelen
ser heladas tardías, vientos e inundaciones que trastornan las comunicaciones y provo-
can inconvenientes con el agua de riego. Los suelos son, en general, bien provistos de
nutrientes, de textura franco - arenosa y calcáreos.
En la mayoría de las zonas de esta Región se manifiesta una fruticultura poco
evolucionada, de tipo familiar, para satisfacer mercados locales o regionales poco exi-
gentes. En la mayoría de los casos, la tecnología de producción es muy rudimentaria lo
que trae aparejado una pérdida de rendimiento y calidad, a pesar que pueden existir ex-
celentes condiciones ecológicas para lograrlas.
En los últimos años, con la promoción de explotaciones agropecuarias a través de
la ley de diferimiento impositivo, se han instalando en estas provincias grandes empren-
dimientos que contrastan con las explotaciones tradicionales, no solo por el tamaño sino
por el nivel tecnológico desplegado en lo que hace a sistemas de riego, fertilización, dis-
tancias de plantación, sistemas de poda, etc. Aunque no todas, una gran mayoría de es-
tas empresas se dedican a la fruticultura, cultivando principalmente vid, olivo y citrus.
Los cultivos frutales son: vid, olivo, nogal y cítricos (sólo Catamarca). En La Rioja
la vid ocupa 8.500 ha en los Departamentos de Chilecito, Lavalle, C. Barros y San Blas
de los Sauces; el tamaño medio de los viñedos es de 1,9 ha, el destino de la producción
es la vinificación en un 95-98%, el resto para uvas de mesa y pasa. Las principales va-
riedades son: Torrontés riojano (40%), Cereza, Moscatel, Criolla chica. Bonarda y Barbe-
ra de Asti. El sistema de conducción es el parral (90%) y majuelo.

25

La olivicultura tradicional en esta provincia ocupa 2,600 ha en los Departamentos
de Arauco, Capital y Gral. Campo. Los principales cultivares son Arauco (87%), Arbequi-
na y Manzanilla, con rendimientos entre 61-74 kg/planta. La nogalicultura ocupa 2.500
has en los Departamentos de Famatina y Chilecito. Las principales variedades son: Crio-
lla (80%), Franquette y Sorrento. En los últimos años se están plantando variedades ca-
lifornianas injertadas, especialmente Chandler.
La provincia de Catamarca puede ser subdividida en las siguientes regiones:
1) Valle Central: Comprende los departamentos de Fray Mamerto Esquiú, Valle
Viejo, Capital y Capayán, conformando una gran planicie triangular que tiene como cen-
tro el Río del Valle, siendo éste su principal fuente de agua de superficie. Además, cuen-
ta con una importante reserva de agua de subsuelo que ha comenzado a explotarse en
los últimos años y en la mayoría de los casos son de buena calidad para riego. Los sue-
los son de textura mas bien arenosa, a veces arenosa fina o limosa, con muy poca ma-
teria orgánica y algo calcáreos, pero los niveles de éste generalmente no superan el 5 %
por lo que no existen problemas para la mayoría de los cultivos. En algunos casos se
presenta una estratificación con capas de material muy fino o concreciones de calcáreo
que pueden dificultar la penetración de las raíces. Las características climáticas más im-
portantes son:

El viento del sector nordeste que se presenta especialmente durante la primave-
ra provocando problemas de cuaje, aumento de la evapotranspiración y deformación de
las plantas, además de la erosión, que no debe existir en una explotación frutícola bien
manejada.

Las altas temperaturas de primavera y verano, donde la máxima absoluta supera
en varias oportunidades los 40 °C provocando un stress en algunas especies y varieda-
des que paraliza su crecimiento.
Los inviernos con grandes variaciones térmicas, donde por un lado se presentan
heladas de mas de 10 °C bajo cero y por otros períodos de temperaturas medias de 18 a
20 °C que anulan o disminuyen la acumulación de frío para los frutales criófilos; es ne-
cesario aclarar, que las heladas son de corta duración y muy variables en cuanto a la
distribución geográfica dentro del valle.
Las especies que mejor se adaptan son los cítricos, la higuera, el olivo y los culti-
vares extratempranos de duraznero, aunque hay que tener en cuenta que no todas las
variedades de estos cultivos producen satisfactoriamente en cantidad y calidad, posible-
mente debido a las condiciones extremas citadas anteriormente. Los cítricos son los fru-
tales que posiblemente tengan las mayores ventajas competitivas ya que no se mani-
fiestan muchas enfermedades a hongos y bacterias como sarna, melanosis y cancrosis,
que en otras zonas generan un costo de control elevado y entre las virosis, la psorosis
que provoca graves pérdidas de plantas no se ha detectado y la propia tristeza aunque
presente, se manifiesta con muy poca virulencia ya que en la zona de Chumbicha se en-
cuentran mandarinos sobre agrio de mas de 50 años.
2) Oeste: Hacia el oeste de la capital se encuentran numerosos valles irrigados
con diferentes características climáticas y edáficas, los más importantes están en los al-
rededores de las cabeceras de los departamentos Pomán, Andalgalá, Tinogasta, Belén y
Santa María. Aunque hay a veces grandes diferencias climáticas entre ellos y aún dentro
de un mismo departamento se puede decir que presentan un clima más fresco y seco en
verano que el Valle Central, y más frío en invierno. Los suelos son también arenosos
calcáreos con poca materia orgánica pero presentan en muchas ocasiones rocas de dis-
tintos tamaños que dificultan su sistematización y laboreo. Además, en la mayoría de
los casos el cultivo debe realizarse en terrenos con fuertes pendientes que complican las
labores culturales.

Los principales cultivos son: El nogal en Pomán y Belén, la vid en Tinogasta y
Santa María y el olivo en Pomán, Tinogasta y Andalgalá, en este último además se
adaptan bien los frutales de carozo.
3) Alijilán: En esta localidad del Departamento Santa Rosa, ubicada a 90 Km. al
nordeste de la Capital se cultivan cítricos y es factible la implantación de otras especies
subtropicales como el palto. Dentro de los cítricos, se adaptan las variedades tardías
como la naranja Valencia Late, ya que no es una zona de maduración temprana como el

26

Valle Central.

Los suelos son también arenosos calcáreos pero con mayor contenido de materia
orgánica que en el resto de la provincia.
El clima es más húmedo y menos ventoso que el Valle Central, aunque también
es necesario el aporte de riego especialmente en primavera.

REGION CENTRAL

La provincia de La Pampa, cuenta con una pequeña superficie de frutales en Co-
lonia 25 de Mayo sobre le río Colorado, ocupada fundamentalmente con manzano el cual
se comercializa a través del Valle del Río Negro.
Santiago del Estero es posible encontrar algunos huertos de cítricos, no muy bien
atendidos que no tienen ninguna importancia a nivel nacional.
De la zona Central la provincia de Córdoba es la que presenta un interés frutíco-
la. Es posible subdividirla en varias subzonas: Central, Noroeste, Traslasierra y Serrana.
La Subzona Central comprende el Cinturón Verde, Pilar, Río II, Jesús María y Co-
lonia Caroya. En el cinturón verde fundamentalmente el norte donde se hace duraznero,
se riega con agua proveniente del Dique San Roque. El sector sur presenta problemas
de carbonatos de calcio y salinidad en los suelos. Pilar y Río II son zonas potenciales.
Colonia Caroya y Jesús María se hacen Drupáceas y secundariamente vid la cual presen-
ta serios problemas sanitarios por la alta humedad relativa.
La Subzona del Noroeste, con los diques de Cruz del Eje y Pichanas, encontra-
mos olivares en un proceso de recuperación y algo de viticultura en retroceso. La locali-
dad de San Marcos Sierra presenta un microclima en el cual se dan varios frutales pero
que no tiene ninguna incidencia. Quilino es posible encontrar algo de olivo y cítricos.
La Subzona Traslasierra regada por el dique La Viña, es posible distinguir dos
sub-áreas: una bajo la influencia del dique y la otra llamada piedemonte. Se encuentran
olivares y algo de viticultura. En límite con la provincia de San Luis es una zona óptima
para el almendro y el nogal.

La Subzona Serrana (Valle de Calamuchita), más fría por efecto de la altura, es
posible encontrar manzano, cerezo, nogal, castaño, destinado al consumo local. Las Po-
moideas presentan problemas sanitarios, fundamentalmente sarna debido a la alta hu-
medad relativa.

Las horas frío varían de 900 al sur a 500 en el norte. La subzona central unas

730 horas frío.

REGION CUYO

Esta Región comprende las zonas de riego de Mendoza y San Juan, el 70% de la
superficie cultivada está destinada a la viticultura y entre los frutales, los más cultivados
son el olivo y los de carozo y pepita.
Los frutales de carozo cuentan con 19.415 ha implantados con duraznero, el 60%
destinado a industria y el 40 % para consumo fresco. Los ciruelos ocupan 20.345 ha de
las cuales el 70% se destina a industria. Se producen 51.000Tn de ciruelas de las cua-
les 38.000 tn se destinan a la industria de conservas y desecado y de ellas el 18% se
exporta.

En Mendoza podemos distinguir tres zonas, una que se extiende al este de la Ciu-
dad Capital irrigada por el caudaloso Río Mendoza, otra hacia el sudoeste que se riega con
el Río Tunuyán y que es un poco mas alta y más fría y por lo tanto más expuesta a heladas
tardías y además los suelos son menos profundos por la presencia de rocas, aquí se adap-
tan mejor los frutales de pepita y el cerezo. La tercer zona se ubica al sur de la Provincia,
en los Departamentos San Rafael y General Alvear, que se riegan con los ríos Diamante y
Atuel respectivamente.

Los frutales de carozo se encuentran ubicados en buena parte en la zona de San
Rafael, donde el granizo, es el principal factor limitante de la fruticultura en la región.
Los frutales de pepita se ubican en el Valle de Uco, lo mismo el nogal, por encon-
trar en esa zona las condiciones ecológicas óptimas para su desarrollo. Los frutales de
pepita abarcan una superficie de 21.199 ha, de las cuales 11.260 corresponden a man-
zano y 7.364 a peral. Más del 46% de la producción de manzanas se destina al consumo

27

en fresco y el 53% a la industria de jugos concentrados, sidras, envasado y/o deshidra-
tado. Argentina es la tercera productora mundial de jugos y sus exportaciones cubren el
13% del total del mercado internacional. Sólo el 0,2% se exporta en fresco con unas
5000Tn. Este sector productivo está seriamente afectado por la escasa rentabilidad, mo-
tivada por la baja productividad de los montes en particular en cuanto a la calidad exigi-
da para la exportación. La producción de peras se ha estabilizado en 86.000Tn, expor-
tándose el 50%.

La provincia de San Juan a pesar de ser menos castigada por heladas y granizo y
presentar una maduración más precoz, no ha alcanzado el desarrollo de Mendoza. Los
más importantes oasis de riego en fruticultura son los de Tulum, Zonda y Ullum ubica-
dos en la región metropolitana y el de Calingasta que se halla hacia el oeste de la Capi-
tal, contra la cordillera, donde se cultivan frutales de pepita en razón de que es mas frío
debido a la mayor altitud.

La situación general del sector es de estancamiento, con falta de renovación de
plantaciones, lo que hace que los huertos estén envejecidos, variedades tradicionales y
tecnología superada en cuanto al manejo y conducción.
La producción de frutales de carozo alcanza las 250.000tn anuales, de las cuales
el 70% se industrializa. Estos volúmenes representan la mitad de la producción del país
y la totalidad de las frutas industrializadas.
En los frutos secos se da un aumento en la superficie destinada al almendro con
nuevas variedades. La producción del nogal ha descendido por la erradicación de viejas
nogaleras, pero se están realizando plantaciones con variedades nuevas con tamaños
de plantas menores, mayor precocidad, rendimiento y madurez concentrada. Es de es-
perar en los próximos años y como consecuencia de la reconversión un aumento de la
productividad ya que se están usando cultivares más modernos, plantaciones más den-
sas y moderna tecnología como la tela antigranizo.
La olivicultura ocupa 19.000 ha., San Juan con 18.600 ha. En Mendoza donde no
hay régimen de diferimiento, la superficie se ha incrementado en esto últimos años en
5000 ha. La olivicultura es una de las principales actividades agroindustriales en la re-
gión.

La producción vitícola de Mendoza y San Juan ha pasado una crisis muy fuerte.
Mendoza ha erradicado a partir de 1980 aproximadamente 100.000 ha de viñedo de
baja rentabilidad. La cosecha de uvas de 1990 fue de 22.452.844 qq destinándose
21.316.788 qq a la obtención de vinos y mostos; 684.462 qq para uvas frescas de mer-
cado interno; 61.991 qq a uvas de mesa de exportación y 389.603 qq uvas para pasa.
La implantación de nuevas variedades de alto rendimiento y el descenso del consumo
del vino (91,7 litros por persona en 1970 a 52,06 en 1990) contribuyen a la actual crisis
del sector, el cuál presenta una sobreoferta de aproximadamente 5.000.000 de hl.
Los viñedos emplean variedades de baja calidad enológica, el producto puede ser
mejorado con la incorporación de cepajes nobles y la aplicación de tecnologías de elabo-
ración más adecuadas.

Los vinos finos absorben un 14% de la uva molida. Este sector contrariamente a
lo que sucede con los vinos comunes presenta un incremento del consumo "per capita"
de 3,5 l en 1973 a 8,4 l en 1984, tendencia que coincide con la que se registra mun-
dialmente.

De la uva producida sólo el 3,3% se destina al consumo fresco, aportando San
Juan 80,3% del total. Las exportaciones de uvas de mesa se incrementan lentamente.
Otra posibilidad es la elaboración de mostos concentrados para la exportación a
los que se dedican el 21% de la producción. Aquí es necesario perfeccionar la tecnología
en cuanto a variedades y proceso de elaboración para alcanzar la calidad requerida por
el mercado internacional.

REGION LITORAL

En la provincia de Buenos Aires encontramos varios núcleos productores de fruta,

ellos son:

-Delta del Paraná: región insular, con problemas de excesiva humedad en el sue-
lo, inundaciones, alto grado higrométrico, todo ello impide la producción de fruta de cali-

28

dad. Se ha desarrollado la silvicultura. Sólo subsisten huertos de ciruelos japoneses y ci-
trus (limón).

-Litoral del Paraná: con las localidades de San Pedro, Baradero, Ramallo, San
Nicolás, luego sigue hasta Santa Fe, se cultivan duraznos tempranos, ciruelos japone-
ses, naranjas y mandarinas.

En el Norte de la Provincia de Buenos Aires, y como centro en el Partido de San
Pedro se ha establecido una región frutícola de importancia Nacional. Aquí se producen
aproximadamente la mitad de los duraznos del País, en general son cultivares tempra-
nos y casi exclusivamente para consumo en fresco; también se producen cítricos, espe-
cialmente naranjas de ombligo y últimamente se ha desarrollado el cultivo del kiwi, para
el cual la zona presenta condiciones ecológicas adecuadas.
La región presenta un clima templado húmedo, con régimen de lluvias isohigro
de alrededor de 900 mm. anuales y humedad relativa del aire normalmente elevadas.
Se suelen presentar por un lado, heladas que dañan a los cultivos cítricos y por otro
lado, el frío invernal con aproximadamente 600 horas por debajo de 7,2º C es insufi-
ciente para muchos cultivares de duraznero.
El suelo es rico en nutrientes, aunque pesado y con mal drenaje, lo que obliga a
mantener las plantas en un "pedestal" para disminuir los problemas de asfixia radicular.
De acuerdo a las características ecológicas descriptas, esta región no presenta condicio-
nes muy buenas para la fruticultura, pero su desarrollo obedece a la cercanía al gran
mercado consumidor que es la Ciudad de Buenos Aires.
-Mediterránea: con las localidades de Florencio Varela, Morón, Gral. Rodriguez,
pero adquiere importancia en Luján, Mercedes, Chacabuco con producciones de du-
raznos tempranos y ciruelas.

-Atlántica: con la localidad de Dolores tradicionalmente productora de duraz-

nos, ciruelas y cerezas.

-Río Colorado: Valle Inferior, Pedro Luro.

REGION MESOPOTAMIA

Esta región comprende las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones. Toda
esta región cuenta con precipitaciones de 1000 a 1600 mm. anuales bastante bien dis-
tribuidas a lo largo del año, aunque con peligro de algunas sequías especialmente esti-
vales. En esta región se cultivan fundamentalmente cítricos, puede ser subdivida en tres
subregiones principales:

a) Concordia (Entre Ríos) y Montecaseros (Corrientes)
b) Misiones
c) Bella Vista y Saladas, Corrientes
La subregión Concordia produce el 20% de los cítricos de país. El portainjertos
más utilizado es el Trifolio, dada su rusticidad, productividad y calidad de fruta. Tradi-
cionalmente fue una zona productora de frutos de calidad para el mercado interno. Pro-
duce casi todo el año. Los principales problemas son de tipo sanitario; particularmente
la psorosis que provoca un alto porcentaje de declinamiento y muerte de plantas, espe-
cialmente de las que entran en producción. Los suelos pertenecen a las denominadas
terrazas del río Uruguay, son arenosos rojizos o arenosos sobre sedimentos aluviales an-
tiguos más arcillosos con características variables a corta distancia, presentan un man-
to arenoso de aproximadamente 1,5 m. de profundidad sobre un subsuelo arcilloso. Ge-
neralmente son ácidos, con un pH de 5 a 6 y pobres en nutrientes y materia orgánica, lo
que obliga a la fertilización permanente con abonos compuestos a base de N, P, K y Mg.
y enmiendas con dolomita, además de tratamientos foliares a base de Zn. Estos suelos
se disponen en una franja irregular, paralela a la costa del río, con un ancho que varía
de 2 a 30 Km. En esta zona se produce fundamentalmente mandarina común y otros
cultivares nuevos recientemente introducidos, además de naranjas, especialmente Va-
lencia y pomelos; el portainjerto utilizado es el Poncirus trifoliata.
En Corrientes podemos distinguir dos zonas importantes, una al Sudeste en el
Dpto. Monte Caseros, que es continuación de la faja sobre el río Uruguay anteriormente
comentada y con similares características; la otra hacia el Noroeste de la Provincia, so-
bre el río Paraná en los Departamentos Bella Vista, Saladas y San Roque donde se esta-

29

blece la producción de naranjas más importante del país. Aquí los suelos son también
arenosos, ácidos y muy pobres en materia orgánica y nutrientes. El portainjerto mas
utilizado es la lima Rangpur.

La subregión de Misiones se caracterizó por producir fundamentalmente naran-
jas, aunque en la actualidad han sido desplazadas por los limones. El 75% de la pro-
ducción se destina a industria de jugos. El clima es subtropical con lluvias bien distri-
buidas a lo largo del año con un promedio de 1900 mm. Los suelos derivan de rocas
eruptivas o basalto, la denominada "tierra colorada", profunda. Los cítricos se ubican en
la zona del Alto Paraná ocupando una franja de 20 Km. en la margen izquierda del río.

REGION NOROESTE

La región del noroeste está formada por el sector este de las provincias de Jujuy,
Salta y Tucumán. Esta región cuenta con un clima de templado - cálido a tropical con un
régimen de lluvia marcadamente estacional: Primavero - estival. La actividad citrícola
de esta región produce el 47% del total del país.
Tucumán presenta una dominancia absoluta en la producción de limón; mientras
que Salta y Jujuy se caracterizan por la producción de pomelos de calidad. En los últi-
mos años la citricultura de esta región creció más rápidamente que la del resto del país.
En Tucumán, podemos distinguir dos zonas importantes: La pedemontana, que
se ubica entre la ladera oriental del Aconquija y la Ruta Nacional 38 hacia el sur de la
ciudad de San Miguel de Tucumán; y la otra al Nordeste de la citada Ciudad, en los de-
partamentos Capital, Cruz Alta y Burruyacu.
La primera se caracteriza por tener inviernos benignos, que la hace apta para li-
moneros, paltos y otros frutales subtropicales. Los suelos son de textura variada, desde
franco - arenosos a franco - limosos con diferente capacidad de retención de agua; el
contenido de materia orgánica es de mediano a elevado, con valores del 2 al 6 %, las
precipitaciones son del orden de 980-1350 mm y con temperaturas suaves.
En cuanto a la topografía, se suelen presentar fuertes pendientes, lo que obliga a
plantar en curvas de nivel o terrazas. Aquí se encuentra la concentración de limoneros
más importante del país y también entre las primeras del mundo, esto es debido a la
excelente producción y calidad que se obtienen.
La otra zona produce fundamentalmente naranjas, mandarinas y pomelos. Aquí
los inviernos son más severos por lo que no se adapta bien el limonero. Los suelos son
también en mosaico, de textura variada, con frecuentes manchones salinos o calcáreos
en profundidad. En cuanto a precipitaciones, esta zona es levemente mas seca que la
anterior por lo que el riego se hace más necesario aunque se practica poco.
Las variedades de limoneros más cultivadas son: Génova, Eureka y Lisboa.
Los portainjertos más utilizados son: mandarina "Cleopatra, varios "citranges",
citrumelo "Swingle", "Rough Lemon", limón "Volkameriano" y últimamente Trifolio Flying
Dragon para reducir la copa de los limoneros.
La provincia cuenta con ocho empacadoras y fábricas que elaboran jugos con-
centrados, aceites esenciales y cáscara deshidratada que se exporta a Dinamarca para
la extracción de pectinas. El marco de plantación es de 4 x 8 y 6 x 8, este último en
suelos muy fértiles. En los primeros años no se ejecuta la poda, se dejan crecer las
plantas rápida y libremente. Al alcanzar cierto desarrollo se hace necesaria la poda la
cual se hace mecánicamente por medio de cortes tanto de la cima como de los laterales.
La poda se ejecuta anualmente en casi todos los huertos en los meses de junio-agosto.
El suelo se mantiene cubierto con la vegetación natural, efectuándose unos 8-10 cortes
anuales, mientras que bajo las plantas se mantiene limpio con la ayuda de herbicidas. El
90% de los huertos no se riega, si bien esto es una ventaja desde el punto de vista eco-
nómico, las bajas precipitaciones en algunos años en los meses de abril-mayo condicio-
nan fuertemente la producción. La cosecha se realiza manualmente, los rendimientos
son de 30 t. aunque si hay huertos que alcanzan las 50 t. Los galpones de empaque es-
tán equipados con máquinas muy sofisticadas con el sistema CAB (color and blemish
granding system), el cual selecciona ocho calidades exteriores de fruto, ocho grados de
color, 16 calibres. La comercialización se realiza en cajas de 18 Kg.
En Salta la citricultura se ubica en los departamentos de: Orán, General San

30

Martín y Güemes; con régimen de lluvias monzónico (diciembre-marzo) mientras que la
primavera e invierno son secos, las heladas escasas y de poca duración.
Las áreas citrícolas de la provincia de Jujuy son los departamentos de San Pedro,
Ledesma y Santa Bárbara, con iguales características que la zona anterior.
El denominador común de la producción de estas dos provincias es la producción
temprana y la calidad externa e interna con altos contenidos de jugos y elevados teno-
res de sólidos solubles. El color de los jugos es intenso por ello se los utiliza para "cor-
tar" jugos pálidos producidos en otras regiones.
Salta también produce unas 150.000 toneladas de bananas en el Valle de Zen-
ta, departamento de Oran, producen el 70% de las necesidades del mercado, que os-
cilan entre 200.000 a 230.000 toneladas, el resto es cubierto con importaciones de
Brasil y Ecuador.

REGIÓN NORTE

En Formosa, el bananero se cultiva en el Nordeste de la provincia en suelos pro-
fundos y bien drenados de los departamentos Pilcomayo y Pilagás a lo largo de la Ruta
Nacional 86 entre Clorinda y Espinillo. En esta zona es factible el desarrollo de otros cul-
tivos tropicales como mango y palta. Entre los frutales cítricos, el pomelo por su elevada
producción y calidad, que determina un alto rendimiento en fábrica, tuvo un incipiente
desarrollo que quedó estancado por el avance de la cancrosis y los precios no retributi-
vos. Actualmente en la provincia del Chaco se está desarrollando el cultivo de pomelo
para industria, especialmente el cultivar Duncan por su buena producción y calidad.

REGION SUR

La región patagónica norte ocupa parte de las provincias de Neuquén y Río Ne-
gro, entre los 37 y 42 grados de latitud sur y 63-72 grados de longitud oeste. La fruti-
cultura se ubica en una serie de valles localizados a lo largo de los ríos Colorado y Ne-
gro. La potencialidad de la zona deriva de la disponibilidad de suelos e hídrica de los ríos
mencionados. Sobre el río Negro hacia el este se encuentran los siguientes valles: Alto,
Medio e Inferior; mientras que sobre el río Colorado aparece una zona del mismo nom-
bre.

Clima: a pesar de ser una zona muy amplia el clima presenta el común denomi-
nador de la continentalidad, templado-árido. Las precipitaciones varían de 400mm en el
este a 200mm en el oeste. Fuerte incidencia de los vientos del oeste lo que hace nece-
sario la implantación de cortinas rompevientos y estructuras de sostén en las plantacio-
nes. Las heladas tardías (septiembre) son bastante comunes en coincidencia con la flo-
ración y en menor escala durante el cuajado de los frutos (octubre), también se presen-
tan granizadas pero con menor frecuencia.
Disponibilidad de agua y riego: los recursos hídricos de la zona son el río negro
(1030 m cúbicos/seg) y río Colorado (143 m cúbicos/seg), cada uno con sus respectivas
obras de captación. El sistema de riego más utilizado es el gravitacional por inunda-
ción, aunque si en parcelas de mayor tecnología se usa riego por surcos en cada una de
las hileras. Se presentan serios problemas por el crecimiento del manto freático y salini-
dad del suelo provocados por dos motivos: red de distribución del agua y drenaje defi-
ciente por un lado y de un no correcto riego en la parcela por el fruticultor.
Suelos: los suelos de la región son de tipo chenozen, grises y sin un perfil típico.
Contenidos de materia orgánica inferior al 1%, pH entre 7.5-8 por la presencia de calcio
y sodio. Gran presencia de carbonato de sodio. Los nutrientes deficientes son: Zn, N, P,
Mg y Mn.

Los suelos del Alto Valle texturalmente se clasifican en cuatro clases: suelos "de
barda", ubicados contra la ladera de la meseta son los más gruesos y permeables; en el
otro extremo, a orillas del río, están los suelos "de costa" donde predomina la arena
muy fina: Los suelos intermedios se dividen en dos clases: "media - costa", de textura
arenoso fina con limo y "media - barda", que son los más importantes y de mejor cali-
dad tienen una textura franco limosa. Todos los suelos del valle son pobres en materia
orgánica y algo calcáreos.

La fertilización nitrogenada es una práctica común en dosis que varían entre 50-

31

150 unidades/ha, según la variedad, rendimiento y edad de la plantación. Se ha gene-
ralizado la aplicación parcial o total inmediatamente después de la cosecha. El manejo
del suelo es mediante labores entrelíneas con discos en invierno, durante los primeros
45-60 días el suelo permanece desnudo, después se que se cubra de vegetación natural
que viene regularmente cortada y/o controlada con herbicidas.
Superficie cultivada: las superficie total de la zona bajo riego es de 175.100 has
de las cuales se cultivan el 61%, ocupando la fruticultura 67.000 has de las cuales
60.000 has son frutales y 10.000 has vid.
Manzano: las superficie ocupada por el manzano según datos de 1988 es de
44.000 has. La mayor expansión del cultivo se da entre 1970-78-79, después el sector
comienza a sufrir los efectos de las políticas económicas.
Peral: ocupa unas 13.750 has.
Variedades: en este momento el objetivo está en el mercado del hemisferio nor-
te, pero la configuración varietal responde fundamentalmente a las exigencias del mer-
cado interno, brasileño y escandinavo, particularmente con el manzano. La variedad
"Red Deliciuos" y sus clones ocupa el 65% de la producción, con fechas de cosecha que
inician el 15 de febrero, 145-150 días después de plena floración (ddpf). La segunda va-
riedad es "Granny Smith" cultivada como polinizadora de la anterior, con fecha de cose-
cha a partir de la segunda mitad de marzo, 165-170 ddpf. La tercera variedad es "Rome
Beauty", que ocupa 3-4% de la producción. Existen aún algunas viejas variedades
como: "Black Winesap", "King David", "Golden Delicious" etc. El predominio de la vieja
variedad "Red Delicious" con problemas de coloración y madurez, junto con la falta de
renovación varietal ha causado una detención en el incremento de las exportaciones.
Por ello las nuevas plantaciones se hacen con clones mejorados de "Red Delicious" y con
nuevas variedades como: "Gala", "Fuji", "Braeburn".
En peral la variedad predominante es "Williams", madura a partir mediados de
enero, 110-115 ddpf, seguido de "Pacham's Triumph" cuya difusión ha sido limitada de-
bido a la floración precoz y porque el mercado interno prefiere "Williams", para exportar
a Brasil de cultiva "Butirra D' Anjou" ambas maduran 20-25 días más tarde que "Wi-
lliams". El peral por el momento no presenta la problemática varietal del manzano, pero
existe una tendencia a incorporar nuevas variedades: "Abate Fetel", "Kaiser" y peras ro-
jas con fines de exportación.

Sistemas de conducción: es otro de los grandes problemas de la fruticultura de
la zona, son sistemas libres y tradicionales en forma de vaso con densidades variables
entre 150-200 plantas/ha injertadas sobre portainjertos vigorosos (Franco y Northern
Spy) que originan plantas de volumen grande. A partir del año 1970 se comienzan a in-
troducir sistemas de conducción en pared con mayores densidades (600 plantas/ha),
con cultivares spurs y portainjertos clonales (MM 111, EM IV, EM IX).
Sanidad: el clima particularmente seco hace que la problemática fitopatológica
se limita a pocas enfermedades. En manzano y peral ("Williams" y "Beurrè D´Anjou")
son necesarios tratamientos para controlar el mal blanco (Podosphaera leucotriche). En
"Packham Triumph" el principal problema es la bacteriosis de las flores (pseudomonas
syringae). En zonas más húmedas se presenta la sarna del manzano y peral que se
controla con 5-6 tratamientos primaverales. Otro patógeno presente es la pudrición del
cuello y de la raíz (Phytophthora cactorum) por lo general asociada con un mal manejo
del riego.

Entre los insectos, la carpocapsa es la más grave, el peligro de ataque se verifi-
ca durante los últimos días de octubre (frutos con 15 mm de diámetro) y en forma casi
permanente a finales de marzo. El control se basa en el sistema termoacumulativo, se-
gún el cual se deben iniciar los tratamientos a los 250 grados/días. El número de trata-
mientos es de 4-5 en peral y 6-8 en manzano. También están presentes una serie de in-
sectos de importancia secundaria: pulgón lanígero (Erisoma lanigerum) y chicharrita
(Edwarsia australis) en manzano; psila (Psylla piricola) y eriófidos (Epytrimerus pyri) en
peral; arañuela roja europea (Panonychus ulmi), arañuela roja común (Tetranychus urti-
cae), cochinilla coma (Lepidosaphes ulmi) y cochinilla de San José (Quadraspidiotus per-
niciousus) en ambas especies.

Entre las Prunoideas la más importante es el duraznero con variedades de altos

32

requerimientos de frío, destinados al consumo en fresco e industrialización.
Otra de las actividades frutícolas de la región sur es la producción de frutas finas
o "berries", en las localidades de El Hoyo y Epuyén (Chubut) y El Bolsón (Río Negro);
que moviliza unos cinco millones de dólares de acuerdo con las estimaciones realizadas
por el INTA y CORFO, lo que significa el 48,5% del producto bruto regional.
Entre las principales especies de frutas finas se encuentran frambuesa, (420
t.), frutilla (100 t.), cereza (120 t), guinda (75 t.), boysenberry (50) grosella (45 t.);
rosa mosqueta (250t.)

Las superficies por especies implantadas en EL Bolsón y Noroeste del Chubut
año 1991/92, según INTA-CORFO son las siguientes: frambuesas (83,2 has.), frutilla
(10,4 has.), cereza (28,4 has.), guinda(31,8 has.), boysenberry (10,1 has.) y grosellas
(11,7 has.), lo que representa un total de 175,6 has.
El destino de la producción es el siguiente: Confituras (dulces, mermeladas y
fruta al natural), 64,6%; pulpas y purés, 14,8%; congelado, 11.8%; consumo fresco
8,8%.

33

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->