Está en la página 1de 11

GUIA DE TRABAJO

 Lea atentamente el texto.


 Escriba los datos más importantes en su agenda o libreta de apuntes.
 Investigue los términos o palabras desconocidas que aparecen.
 Comparta con sus compañeros de grupo reflexiones acerca del tema.
 Profundice en uno de los temas que aparece en la guía el cual le haya interesado.
 Elabore un mapa conceptual acerca del tema leído.
 Practique el ejercicio que aparece al final de la guía y responda las preguntas que
aparecen.
 Elabore un dibujo por cada uno de los diferentes organismos que aparecen.

I. RESPIRACIÓN EN GENERAL

Es el proceso fisiológico por el cual los organismos vivos toman oxígeno del medio
circundante y desprenden dióxido de carbono. El término respiración se utiliza también
para el proceso de liberación de energía por parte de las células, procedente de la
combustión de moléculas como los hidratos de carbono y las grasas. El dióxido de
carbono y el agua son los productos que rinde este proceso, llamado respiración celular,
para distinguirlo del proceso fisiológico global de la respiración. La respiración celular es
similar en la mayoría de los organismos, desde los unicelulares, como la ameba y el
paramecio, hasta los organismos superiores.

La respiración permite el consumo de oxígeno (O2) por todas las células del cuerpo y con
ello cada célula puede obtener mayor cantidad de energía para sus funciones vitales. El
metabolismo celular oxigénico contribuye con el trabajo celular aportando la energía
celular (ATP).
Por ello, la falta de oxígeno o los ambientes contaminados pobres en oxígeno, dificultan la
vida, el desarrollo de los órganos y hasta causa la muerte de plantas y animales.
Además de la oxigenación la respiración también tiene función excretora, pues elimina el
dióxido de carbono (CO2) que es un desecho celular (del metabolismo) y así se mantiene
las condiciones internas constantes (homeostasis) de entrada de nutrientes y salida de
desechos.

El aparato respiratorio generalmente incluye tubos, como los bronquios, usados para
cargar aire en los pulmones, donde ocurre el intercambio gaseoso. El diafragma como
todo musculo puede contraerse y relajarse. Al relajarse los pulmones al contar con espacio
se expanden para llenarse de aire y al contraerse el mismo es expulsado . Estos sistemas
respiratorios varían de acuerdo al organismo.

En humanos y otros mamíferos, el sistema respiratorio consiste en vías aéreas, pulmones


y músculos respiratorios que medían en el movimiento del aire tanto adentro como afuera
del cuerpo. Intercambio de gases: es el intercambio de oxígeno y dioxido de carbono, del
animal con su medio. Dentro del sistema alveolar de los pulmones, las moléculas de
oxigeno y dióxido de carbono se intercambian pasivamente, por difusión, entre el entorno
gaseoso y la sangre. Así, el sistema respiratorio facilita la oxigenación con la remoción
concomitante del dioxido de carbono -y otros gases que son desechos del metabolismo-
de la circulación.

El sistema también ayuda a mantener el balance entre ácidos y bases en el cuerpo a


través de la eficiente remoción de dioxido de carbono de la sangre.

1
Por respiración generalmente se entiende al proceso fisiológico indispensable para
la vida de organismos aeróbicos.

Según los distintos hábitats, los distintos seres vivos aeróbicos han desarrollado diferentes
sistemas de intercambio de gases: cutáneo, traqueal, branquial, pulmonar. Consiste en un
intercambio gaseoso osmótico (o por difusión) con su medio ambiente en el que se capta
oxígeno, necesario para la respiración celular, y se desecha dióxido de carbono, como
subproducto del metabolismo energético.

Plantas y animales, lo mismo que otros organismos de metabolismo equivalente, se


relacionan a nivel macroecológico por la dinámica que existe entre respiración y
fotosíntesis. En la respiración se emplean el oxígeno del aire, que a su vez es un producto
de la fotosíntesis oxigénica, y se desecha dióxido de carbono; en la fotosíntesis se utiliza
el dióxido de carbono y se produce el oxígeno, necesario luego para la respiración
aeróbica.
II. TIPOS DE RESPIRACIÓN
Respiración Directa:
La respiración directa se da cuando el intercambio de gases se realiza directamente entre
el medio ambiente y las células del organismo, sin la intervención de un órgano
respiratorio.
Debido a que en el medio externo la concentración de oxígeno es mayor que en el medio
interno, este gas ingresa por simple difusión.
La respiración directa se presenta en organismos como poríferos, celentéreos,
platelmintos y nemátodos.
Respiración Indirecta:
Este tipo de respiración es característico en animales de gran tamaño, por lo que es
necesaria la presencia de un órgano respiratorio, capaz de transportar los gases desde el
medio ambiente hacia el sistema circulatorio y viceversa.
El órgano respiratorio se caracteriza por presentar un epitelio delgado y muy vascularizado
(muchos vasos sanguíneos). Además el epitelio debe ser húmedo para capturar gases.
Moluscos: - Los caracoles terrestres (gasterópodos) presentan una invaginación del
manto, situado en la joroba visceral, llamada cavidad paleal. Esta cavidad paleal esta muy
vascularizada, por lo que actúa como pulmón. Además presenta una abertura de
comunicación con el exterior llamada neumostoma.
En los moluscos de vida acuática, como calamares, ostras, almejas, el intercambio
gaseoso se da por unos pliegues epidérmicos llamados branquias.

Anélidos: - En los anélidos, el intercambio de gases tiene lugar a través de la superficie del
cuerpo, el que está humedecido con mucus, como ocurre en la lombriz de tierra, de
actividad nocturna, que vive en galerías subterráneas húmedas.
Artrópodos: - El intercambio gaseoso en los insectos se realiza mediante las tráqueas. Las
tráqueas son tubitos quitinosos que se ramifican por todo el cuerpo del insecto. Estas
ramificaciones microscópicas se denominan traqueolas, las cuales están humedecidas y
son tan numerosas que las células se oxigenan de ella.
Las arañas respiran mediante el pulmón en libro, que se ubica en la región abdominal. Los
crustáceos, como los cangrejos, respiran por branquias.
Equinodermos: - En las estrellas de mar la dermis origina pápulas (branquias dermales)
sobre la superficie corporal las cuales son utilizadas para el intercambio de gases. Además
también utilizan los pies ambulacrales. Cada pápula de paredes finas, es una prolongación
del celoma, por lo que los gases son intercambiados automáticamente entre el líquido
celómico y el agua.

2
Cordados:
Peces: - La respiración se efectúa mediante branquias. Cada branquia tiene una hilera
doble de filamentos branquiales, de color rojo, debido a la presencia de muchos capilares.
Las branquias presentan una estructura protectora llamada opérculo.
Anfibios: - En los sapos y ranas, el intercambio gaseoso se realiza por la piel, el pulmón y
la bucofaringe.
La piel es el principal órgano respiratorio debido a su gran superficie. Los pulmones son
pequeños y tiene forma de saco simple, por lo que no son eficientes. En las larvas de
anfibios, debido a su vida acuática, tienen 3 pares de branquias que sobresalen del
cuerpo.
Reptiles: - En todos los reptiles la respiración es pulmonar. Los pulmones presentan
tabiques o septos los que ofrecen una mayor superficie de intercambio gaseoso y una
mayor eficiencia. Los ofidios, como las serpientes, presentan sólo el pulmón derecho
funcional, el pulmón izquierdo se halla atrofiado. Las tortugas marinas, además de
respiración pulmonar, presentan respiración cloacal, para ello por su cloaca vascularizada
toma el O2 que se halla disuelto en el agua.
Aves: - El intercambio gaseoso se realiza mediante 2 pequeños pero eficientes pulmones.
El aire inhalado es llevado por la tráquea a los bronquios, y de ahí a los pulmones, donde
se encuentran los parabronquios, con capilares para la hematosis, los cuales realizan el
intercambio gaseoso en la inspiración y exhalación. Las aves presentan sacos aéreos que
actúan también como refrigerantes, disminuyendo el calor excesivo del cuerpo. A nivel de
la división de la tráquea en bronquios se encuentra un órgano fonador llamado siringe, el
cual permite el canto característico.
Mamíferos: - Todos los mamíferos presentan respiración pulmonar, hasta los acuáticos
como las ballenas.
Los pulmones se alojan en la cavidad pleural, limitados por el diafragma, que es un
músculo que interviene en la entrada y salida de gases. El intercambio de gases
(hematosis) se realiza a nivel de los alvéolos que están rodeados de capilares sanguíneos.
La emisión de sonidos es posible por la presencia de cuerdas vocales que se ubican en la
laringe.

III. RESPIRACIÓN CELULAR

La respiración celular es el conjunto de reacciones bioquímicas que ocurre en la mayoría


de las células, en las que el ácido pirúvico producido por la glucólisis se desdobla a
dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O) y se producen 38 moléculas de ATP.

En las células eucariotas la respiración se realiza en las mitocondrias y ocurre en tres


etapas que son estos:

• Oxidación del ácido pirúvico.


• Ciclo de los ácidos tricarboxílicos (ciclo de Krebs)
• Cadena respiratoria y fosforilación oxidativa del ADP a ATP.

La respiración celular es una parte del metabolismo, concretamente del catabolismo, en la


cual la energía contenida en distintas biomoléculas, como los glúcidos, es liberada de
manera controlada. Durante la respiración una parte de la energía libre desprendida en
estas reacciones exotérmicas, es incorporada a la molécula de ATP, que puede ser a
continuación utilizado en los procesos endotérmicos, como son los de mantenimiento y
desarrollo del organismo (anabolismo).

La respiración celular podría dividirse en dos tipos, según el papel atribuido al oxígeno:

Respiración aeróbica:

3
La respiración aeróbica es realizada a nivel celular, por aquéllos organismos que pueden
utilizar el oxígeno atmosférico en la combustión de moléculas como la glucosa, para la
obtención de la energía que requieren las células. La energía que se obtiene de la
respiración es "administrada" por una molécula conocida como ATP.

La respiración celular tiene lugar en tres etapas (glucólisis, ciclo de Krebs y cadena
respiratoria), y se lleva a cabo con la intervención de una estructura celular especializada:
la mitocondria.

Las dos primeras etapas de degradación de la molécula de glucosa (glucólisis y ciclo de


Krebs) se llevan a cabo sin la intervención del oxígeno. Es hasta la tercera etapa (cadena
respiratoria) donde interviene el oxígeno.

Durante la glucólisis la célula hace reaccionar a la glucosa con la presencia de dos


moléculas de adenosín trifosfato (ATP) formando un azúcar difosfatado y liberando dos
moléculas de ADP (adenosín difosfato, que han dejado dos ácidos fosfóricos en el azúcar).
Esta molécula difosfatada se rompe por la acción de enzimas y forma dos moléculas de 3
carbonos. Cada molécula de 3 carbonos reacciona incorporando un fósforo inorgánico,
formándose así dos moléculas de 3 carbonos, difosfatadas.

A partir de ese momento, cada una de las moléculas de 3 carbonos reaccionan en


presencia de ADP, formando 4 ATP. El resto (dos moléculas de 3 carbonos sin ácidos
fosfóricos) se conocen como ácidos pirúvicos.

La segunda etapa de degradación de la molécula de glucosa se inicia a partir del ácido


pirúvico. Este reacciona con una molécula de Acetil-coenzima A y libera un CO 2. El Acetil-
coenzima A se retira, se desprende CO2 y la molécula de dos carbonos que resta, se une a
una de 4 carbonos (ácido oxalacético) formando el ácido cítrico. Posteriormente la
molécula desprende nuevamente una molécula de CO2 que se libera ( éste es el que se
exhala a la atmósfera), y forma una molécula de 5 carbonos (el ácido cetoglutárico)
desprendiendo H++ que es captado por el aceptor NAD.

De nuevo se libera CO2 y H++ (captado por el NAD) y energía suficiente para que el ADP
forme ATP. Así se forman el ácido succínico que regenera más tarde el ácido oxalacético
cerrando un ciclo.

En este momento ya sólo queda de la glucosa inicial: ATP y NADH ++ (NADH2). El CO2 ha
sido liberado a la atmósfera con lo que todo el carbono y el oxígeno de esa molécula, son
desechados. La última etapa es iniciada por las moléculas de NADH2.

Ahora tienen lugar una serie de reacciones de oxidoreducción donde varias moléculas se
oxidan y se reducen en presencia de los H2. En cada reacción se libera energía (ya que
todas las reacciones son exergónicas) que es utilizada en la formación de moléculas de
ATP. Como resultado final se obtiene agua metabólica ( H2O), cuando media molécula de
O2 atmosférico reacciona con los H2 .

Respiración anaeróbica:

La respiración anaeróbica es un proceso biológico de oxidorreducción de azúcares y otros


compuestos en el que el aceptor terminal de electrones es una molécula, en general
inorgánica, distinta del oxígeno. La realizan exclusivamente algunos grupos de bacterias.

En la respiración anaeróbica no se usa oxígeno, sino que para la misma función se


emplea otra sustancia oxidante distinta, como el sulfato o el nitrato. En las bacterias con
respiración anaerobia interviene también una cadena transportadora de electrones en la
que se reoxidan los coenzimas reducidos durante la oxidación de los substratos nutrientes;
es análoga a la de la respiración aerobia, ya que se compone de los mismos elementos
(proteínas ferrosulfúricas). La única diferencia, por tanto radica, en que el aceptor último
de electrones no es el oxígeno.

4
IV. RESPIRACIÓN DE LAS PLANTAS
En las plantas, el intercambio gaseoso se realiza principalmente a través de estomas y/o
lenticelas.
Estomas o pneumátodos:
Formados por un par de células epidérmicas modificadas (células estomáticas o células
oclusivas) de forma arriñonada. Para el intercambio gaseoso forman un orificio
denominado ostiolo que se cierra automáticamente en los caso de exceso de CO 2 o de
falta de agua.
Los estomas suelen localizarse en la parte inferior de la hoja, en la que no reciben la luz
solar directa, también se encuentran en tallos herbáceos.
Lenticelas:
Se encuentran diseminadas en la corteza muerta de tallos y raíces. De modo típico, las
lenticelas son de forma lenticular (lente biconvexa) en su contorno externo, de donde se
les viene el nombre.
De ordinario están orientadas vertical u horizontalmente sobre el tallo, según la especie y
varían en tamaño, desde apenas visible a tan grande como de 1 cm o aún de 2,5 de largo.
En árboles con corteza muy fisurada, las lenticelas se encuentran en el fondo de las
fisuras. La función de las lenticelas es permitir un intercambio neto de gases entre los
tejidos parenquimáticos internos y la atmósfera.

V. RESPIRACIÓN EN LOS ANIMALES

Evolución:
Los organismos unicelulares dependen por completo de la difusión, para el
desplazamiento y el intercambio de gases, asociados con la respiración interna.
Conforme aumenta la complejidad de los organismos unicelulares a pluricelulares, las
células internas quedan cada vez más lejos de la capa celular donde ocurre el intercambio
gaseoso con el medio, lo que dificulta cada vez más la posibilidad de que éstas obtengan
y eliminen gases por difusión.
Es así como surgen, frente a este inconveniente, diversos modelos de aparatos
respiratorios, como branquias y pulmones, surge asimismo la necesidad de un mecanismo
de transporte que permita los gases llegar hasta los tejidos del animal, esta función la
asume el sistema circulatorio.
Estructuras de intercambio gaseoso:
Branquias:
Representan la adaptación típica de la respiración de un medio acuático. Las branquias,
en las cuales abundan los vasos sanguíneos donde se da el intercambio de gases,
pueden ser desde prolongaciones sencillas de la superficie epitelial, como en algunos
gusanos marinos, hasta las intricadas unidades repetitivas cubiertas por complejas
estructuras protectoras que se observa en los peces óseos. Según su posición, las
branquias pueden ser:
Branquias Internas: .- Son órganos formados por numerosos filamentos branquiales que
se ubican por ejemplo en las ventanas de la laringe de los peces óseos (comúnmente se
le llaman agallas). Presentan elevada vascularización, de allí su color rojizo. Las branquias
internas están presentes también en el interior del manto de los pulpos y calamares.
Branquias externas: - En aquellos vertebrados que presentan branquias externas, estas se
presentan como filamentos ramificados muy vascularizados que emergen a cada lado del
cuello del animal; en anfibios sin cola (sapos y ranas), sólo durante el estadio de
renacuajo, en salamandras acuáticas en estadio adulto.
Las branquias son inadecuadas para la vida en el aire, ya que una vez que han sido
sacadas del agua, los filamentos branquiales se doblan y se pegan entre si. Un pez fuera

5
del agua se asfixia rápidamente a pesar de la abundancia de oxígeno a su alrededor;
además en el medio aéreo las branquias ofrecen una amplia superficie que favorecería la
pérdida de agua.
Pulmones:
Son estructuras especialmente adaptadas al medio terrestres y a la respiración aérea. Por
ejemplo: en reptiles, aves y mamíferos.
Superficie del Cuerpo.
Muchos animales utilizan la superficie de su cuerpo, o sea sus tegumentos, para
intercambiar gases, tal es el caso por ejemplo de los anélidos como la lombriz de tierra y
unos cuantos vertebrados.

La respiración externa de los animales acuáticos se lleva a cabo por medio de branquias
que, gracias a mecanismos auxiliares, mantienen un flujo constante de agua. Las
branquias están ramificadas en unas extensiones que parecen plumas. En cada
ramificación, los pequeños vasos sanguíneos se subdividen de tal manera que la sangre
está separada del medio acuático por dos capas celulares, una es la que forma la pared
del propio capilar y la otra es el epitelio de la branquia. Los gases se difunden con facilidad
a través del epitelio y, gracias a la gran superficie de contacto que se logra con la
ramificación, se puede oxigenar una cantidad considerable de sangre en poco tiempo. En
algunas formas de respiración aérea, como en los gusanos de tierra, la respiración tiene
lugar a través de los capilares de la piel; las formas anfibias, como las ranas, respiran por
la piel y por los pulmones. Los insectos respiran a través de tráqueas que tienen una
apertura al exterior y se ramifican en el interior del cuerpo entre los tejidos, transportando
aire a los órganos y a las estructuras internas. Los reptiles y los mamíferos respiran sólo
por los pulmones; no obstante, las aves tienen unos sacos aéreos en el interior del cuerpo
y unos espacios de aire en el interior de algunos huesos; y todas estas cavidades internas
están conectadas con los pulmones y son una ayuda a la respiración pulmonar.

Los sistemas circulatorio y respiratorio de los animales terrestres se modifican y se


adaptan según sean las condiciones ambientales del medio en que se encuentren. Por
ejemplo, quienes viven en los Andes, a altitudes de 3.000 m o superiores, tienen los
pulmones más grandes, los capilares más ramificados y un ritmo cardiaco más elevado.
Por otra parte, su sangre contiene un 30% más de glóbulos rojos que la de las personas
que viven al nivel del mar, y además son capaces de vivir con un tercio menos de oxígeno.

Los mamíferos acuáticos, en general, tienen los pulmones grandes y sistemas venosos
complejos para el almacenamiento de la sangre. El volumen sanguíneo de las ballenas y
las focas es un 50% mayor por kilogramo de peso que el de los seres humanos; gracias a
ello pueden mantener oxigenados los tejidos del cuerpo durante mucho tiempo, sin
respirar. Las ballenas pueden permanecer sumergidas desde 15 minutos hasta más de
una hora, según las especies; el elefante marino puede permanecer bajo el agua 30
minutos; en el caso de las focas, cuando una de ellas se sumerge su frecuencia cardiaca
desciende de 150 a 10 latidos por minuto y el contenido de oxígeno de la sangre arterial
es del 20% en ese momento. Cuando la cantidad de oxígeno está próxima al 2%, la foca
sale a la superficie a respirar.

VI. RESPIRACIÓN HUMANA

En los seres humanos y en otros vertebrados, los pulmones se localizan en el interior del
tórax. Las costillas forman la caja torácica, que está delimitada en su base por el
diafragma. Las costillas se inclinan hacia adelante y hacia abajo cuando se elevan por la
acción del músculo intercostal, provocando un aumento del volumen de la cavidad
torácica. El volumen del tórax también aumenta por la contracción hacia abajo de los
músculos del diafragma. En el interior del tórax, los pulmones se mantienen próximos a las
paredes de la caja torácica sin colapsarse, debido a la presión que existe en su interior.
Cuando el tórax se expande, los pulmones comienzan a llenarse de aire durante la

6
inspiración. La relajación de los músculos tensados del tórax permite que éstos vuelvan a
su estado natural contraído, forzando al aire a salir de los pulmones.

Los pulmones de los humanos son rojizos y de forma piramidal, en consonancia con la
forma de la cavidad del tórax. No son simétricos por completo, en el pulmón derecho se
distinguen tres lóbulos y en el izquierdo dos, el cual presenta una cavidad donde se
alberga el corazón. En el medio de cada uno de ellos está la raíz del pulmón, que une el
pulmón al mediastino o porción central del pecho. La raíz está constituida por las dos
membranas de la pleura, los bronquios, las venas y las arterias pulmonares. Los
bronquios arrancan de los pulmones y se dividen y subdividen hasta terminar en el
lobulillo, la unidad anatómica y funcional de los pulmones. Las arterias y las venas
pulmonares acompañan a los bronquios en su ramificación progresiva hasta convertirse en
finas arteriolas y vénulas de los lobulillos, y éstas a su vez en una red de capilares que
forman las paredes de los alveolos pulmonares. Los nervios del plexo pulmonar y los
vasos linfáticos se distribuyen también de la misma manera. En el lobulillo, los bronquiolos
se dividen hasta formar los bronquiolos terminales, que se abren al atrio o conducto
alveolar. Cada atrio se divide a su vez en sacos alveolares, y éstos en alveolos.

Los principales centros nerviosos que controlan el ritmo y la intensidad de la respiración


están en el bulbo raquídeo (o médula oblongada) y en la protuberancia anular (o puente
de Varolio) del tronco encefálico.

Las perturbaciones del sistema respiratorio son: Asma bronquial; Síndrome de


descompresión rápida; Bronquitis; Resfriado común; Difteria; Gripe; Pleuresía; Neumonía;
Tuberculosis.

La función del aparato respiratorio consiste en desplazar volúmenes de aire desde la


atmósfera a los pulmones y viceversa. Lo anterior es posible gracias a un proceso
conocido como ventilación. La ventilación es un proceso cíclico y consta de dos etapas: la
inspiración, que es la entrada de aire a los pulmones, y la espiración, que es la salida. La
inspiración es un fenómeno activo, caracterizado por el aumento del volumen torácico que
provoca una presión intrapulmonar negativa y determina el desplazamiento de aire desde
el exterior hacia los pulmones. La contracción de los músculos inspiratorios principales,
diafragma e intercostales externos, es la responsable de este proceso. Una vez que la
presión intrapulmonar iguala a la atmosférica, la inspiración se detiene y entonces, gracias
a la fuerza elástica de la caja torácica, esta se retrae, generando una presión positiva que
supera a la atmosférica y determinando la salida de aire desde los pulmones. En
condiciones normales la respiración es un proceso pasivo. El volumen de aire que entra y
sale del pulmón por minuto, tiene cierta sincronía con el sistema cardiovascular y el ritmo
circadiano (como disminución de la frecuencia de inhalación/exhalación durante la noche y
en estado de vigilia/sueño). Se debe tener cuidado con los peligros que implica la
ventilación pulmonar ya que junto con el aire también entran partículas sólidas que puede
obstruir y/o intoxicar al organismo. Las de mayor tamaño son atrapadas por los vellos y el
material mucoso de la nariz y del tracto respiratorio, que luego son extraídas por el
movimiento ciliar hasta que son tragadas, escupidas o estornudadas. A nivel bronquial, por
carecer de cilios, se emplean macrófagos y fagocitos para la limpieza de partículas.

ORGANOS RESPIRATORIOS:

• Vía Nasal: Consiste en dos amplias cavidades cuya función es permitir la entrada
del aire, el cual se humedece, limpia y calienta a una determinada temperatura a
través de unas estructuras llamadas pituitarias.
• Faringe: es un conducto muscular, membranoso que ayuda a que el aire se vierta
hacia las vías aéreas inferiores.
• Epiglotis: es una tapa que impide que los alimentos entren en la laringe y en la
tráquea al tragar. También marca el límite entre la orofaringe y la laringofaringe.
• Laringe: es un conducto que cuya función principal es la filtración del aire inspirado.
Además, permite el paso de aire hacia la tráquea y los pulmones y se cierra para no

7
permitir el paso de comida durante la deglución si la propia no la ha deseado y tiene
la función de órgano fonador, es decir, produce el sonido.
• Tráquea: Brindar una vía abierta al aire inhalado y exhalado desde los pulmones.
• Bronquio: Conducir el aire que va desde la tráquea hasta los bronquiolos.
• Bronquiolo: Conducir el aire que va desde los bronquios pasando por los
bronquiolos y terminando en los alvéolos.
• Alvéolo: Permite el intercambio gaseoso, es decir, en su interior la sangre elimina
el dióxido de carbono y recoge oxígeno.
• [[Pulmones]]: La función de los pulmones es realizar el intercambio gaseoso con la
sangre, por ello los alvéolos están en estrecho contacto con capilares.
• Músculos intercostales: La función principal de los músculos respiratorios es la de
movilizar un volumen de aire que sirva para, tras un intercambio gaseoso
apropiado, aportar oxígeno a los diferentes tejidos.
• Diafragma: Músculo estriado que separa la cavidad toráxica (pulmones,
mediastino, etc.) de la cavidad abdominal (intestinos, estómago, hígado, etc.).
Interviene en la respiración, descendiendo la presión dentro de la cavidad toráxica y
aumentando el volumen durante la inhalación y aumentando la presión y
disminuyendo el volumen durante la exhalación. Este proceso se lleva a cabo,
principalmente, mediante la contracción y relajación del diafragma.

VII. ALGUNOS ASPECTOS BÁSICOS DE LA RESPIRACIÓN

Como sabemos, la respiración es una de las funciones principales de los organismos


vivos, por medio de la cual se producen reacciones de oxidación que liberan energía que
utilizan los seres vivos para poder realizar su metabolismo. La mayoría de los organismos
vivos utilizan el oxígeno para su respiración.

En el hombre el más importante aporte de oxígeno se realiza por medio del llamado
aparato respiratorio compuesto por las fosas nasales, la boca, la faringe, la laringe, los
bronquios y los pulmones.

Los pulmones, que son sacos de grandes superficies, ponen en contacto la sangre con el
aire por medio de los alvéolos pulmonares, produciendo el intercambio gaseoso.
Ingresando oxígeno y expulsando mayoritariamente CO2.

Para un mejor estudio de la respiración, y teniendo en cuenta que en determinados


individuos predomina una u otra, podemos clasificar cuatro formas de respiración:

a) Clavicular: es la realizada por la parte superior de los pulmones. Debido a la forma


piramidal de los sacos pulmonares, éste es el tipo de respiración que menos cantidad de
oxígeno provee al organismo.

b) Costal: es la realizada por la parte media de los pulmones a nivel costal. Es raro que
este tipo de respiración se produzca sola, estando siempre acompañada de una
respiración clavicular o abdominal.

c) Abdominal: se realiza en la parte baja de los pulmones, y permite mayor ingreso de


oxígeno que las anteriores debido también a la forma piramidal de los sacos pulmonares.

d) Respiración completa: Se produce por el total llenado de los pulmones, incluyendo la


parte baja, media y alta de los mismos. Se realiza de forma pausada, y sin forzar la
capacidad pulmonar.

PRACTICA:

Su salud y bienestar lo agradecerán y descubrirá nuevas beneficios de la respiración


humana y su salud:

8
2.1. La espiración es clave:

1. Espire lenta, relajada y tranquilamente. Déjese llevar conscientemente por sus


pulmones... expulsando hasta los últimos restos de aire.
2. La espiración debe ser lenta y silenciosa... intente ayudarse un poco de los
músculos abdominales con una leve contracción para expulsar el mayor volumen
de aire viciado de los pulmones.
3. Piense que cuanto más profundamente espire más cantidad de aire puro podrá
introducirse en los pulmones.
4. Claves: lenta, profunda, relajada, silenciosa.

2.2. La respiración abdominal.

Es la más común. Tenemos que centrarnos en


el abdomen.

Inspiración. El diafragma baja cuando entre


aire en los pulmones. Lo notamos porque el
abdomen se hincha. Haga la prueba
inspirando profundamente. Si no nota que el
diafragma desciende y se le hincha el
abdomen su respiración es deficiente.

Espiración. En la espiración abdominal el


diafragma sube, notará que el estomago
desciende.

Nota: si hace lo contrario es que su respiración


abdominal es muy débil o inexistente.
2.2.1. EJERCICIO:

Prepararse. Lo mejor para estos ejercicios de respiración es ponerse cómodo tendido de


espaldas. Intente estar muy relajado. En la práctica podrá hacerla en cualquier situación o
lugar. Cierre los ojos y piense en la naturaleza: los bosques, los lagos.

a. Espiración 1:

Concentré primero en la espiración: espire a fondo varias veces, trate de quedarse sin
aire en los pulmones, expúlselo todo haciendo un gesto de contracción del abdomen..
Verá que el aire quiere entrar al los pulmones por sí solo (sobretodo si intenta
mantenerlos vacíos durante unos segundos...)

b. Espiración 2: Intente que la espiración sea lenta, larga y profunda. También


silenciosa (aunque al principio despreocúpese de este importante detalle). Intente
concentrar en el movimiento del diafragma. Repita el ejercicio unos minutos.

c. Espiración 3: Tras estos intentos, verá como tenderá a inspirar más profundamente y
que su abdomen empieza a jugar un papel más activo. Haga un último intento cuando
espire emita el sonido OM. No es un capricho. Le ayudará a que la espiración sea
continua y lenta. También muy relajante dado que le hará vibrar la caja torácica y la
zona abdominal. Primero la vocal OOOOOO...... al final de la respiración: MMMM

d. Inspiración. Notará que la inspiración viene por sí sola. Entre aire en los pulmones, el
diafragma baja, el abdomen se hincha (ojo es el diafragma el que trabaja, ...que le

9
abdomen se hinche es una consecuencia del aire que entra en los pulmones no la
causa).

Beneficios de la respiración diafragmática. Conviene practicar hasta que nuestro


cuerpo se acostumbre dados los beneficios que lleva consigo. Es ante todo un magnífico
relajante del cuerpo y la mente. Al parecer acelera la circulación venosa, produce un
masaje continuo a los órganos abdominales y contribuye a dotar a la respiración de
amplitud, relajación y ritmo.

2.3. Respiración costal:

Nuestra atención debe centrarse ahora la región media de los pulmones y muy
específicamente en nuestras costillas.

Inspiración. Llenamos la región media inspirando y dilatando nuestro tórax. Si la


combinamos con la anterior (respiración abdominal) veremos que la penetración de aire
en los pulmones se hace más profunda y completa.

Espiración. Las costillas descienden... Y debe hacer en sentido inverso. Esto es, si
hemos introducido aire en nuestros pulmones primero abajo en el diafragma y después en
el tórax, ahora en la expiración el aire que sale es el de arriba, para expulsar con la ayuda
del diafragma los últimos restos.

Beneficios de la respiración costal. Practica conjuntamente con la abdominal contribuirá


a crearle una capacidad pulmonar notable y relajante. Aunque no olvide que aspiramos a
que la respiración sea completa y para ello nos falta todavía la respiración clavicular.

2.4. Respiración clavicular:

Nuestra atención debe centrarse ahora la parte más alta de los pulmones y muy
específicamente en nuestras clavículas.

Inspiración. Para inspirar con la parte alta de los pulmones tenemos que levantar
nuestras clavículas.

Espiración. Es el primer aire en salir...

2.5. Respiración completa es la unificación de las tres respiraciones que hemos


aprendido: la abdominal, la costal y la clavicular.

Prepararse. Tómese algún tiempo ejercitándose en cada una de las tres respiraciones.
Tome conciencia del acto que realiza cada vez que respira con el abdomen, caja torácica y
clavículas.

1. Objetivo: un sólo movimiento integrando las tres respiraciones.


2. Consejos:
o Integre los tres movimientos en uno sólo tal como le indicamos arriba.
o No fuerce nada, siéntase cómodo.
o No deje de practicar cada día como mínimo 1/2 hora... mucho mejor más
tiempo (no se preocupe si a veces siente vértigo... desaparecerá)

Beneficios de la respiración completa:

10
1. Es un excelente antídoto para la fatiga, la depresión y cuando ha estado con
tensiones, estrés, trabajo de oficina muy intensivo...
2. Mejora las digestiones pesadas y favorece su buen funcionamiento (no olvide que
facilita el motor circulatorio y la mejor captación de oxígeno y expulsión de CO2).
3. Contribuye a mejorar el rendimiento de los deportistas y su capacidad pulmonar
4. Mejora el funcionamiento de órganos internos .
5. Proporciona una herramienta útil a los asmáticos.
6. Los yoguis han defendido durante siglos que respirar lenta y profundamente es
sinónimo de vivir mucho tiempo y con buena salud.

3. ESCRIBIR:

Describa brevemente consignando por escrito lo que ha experimentado al realizar este


ejercicio.

11