GUÍA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III

La Laguna, septiembre 2005
UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

COORDINADORA: Rebeca Calzada González PROFESORAS/ ES: Carmen Arango Chamorro Celsa Cáceres Rodríguez Asunción Cívicos Juárez Reyes Henríquez Escuela Manuel Hernández Hernández Berta Puyol Lerga Juana Dolores Santana Hernández

La Laguna, septiembre 2005

2

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN .................................................................................................................................. 5 I. PROGRAMA DE LA ASIGNATURA: PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III ............................... 6 1.1. CARACTERÍSTICAS DE LA ASIGNATURA ...................................................................... 6 1.2. OBJETIVOS GENERALES Y ESPECÍFICOS .................................................................... 6 1.3. CONTENIDOS Y ACTIVIDADES ....................................................................................... 9 1.4. CRONOGRAMA GENERAL ............................................................................................ 11 1.5. EVALUACIÓN .................................................................................................................. 12 1.6. MÉTODO ...........................................................................................................................13 1.7. FUENTES ..........................................................................................................................14 II. ORGANIZACIÓN Y COORDINACIÓN DE LAS PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL …………..15 2.1.- COMISIÓN DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL II Y III ………………………………15 2.2.- COORDINACIÓN DE LAS ASIGNATURAS PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL II Y III 16 2.3.- SUPERVISORAS Y SUPERVISORES ………………………………………………………17 2.4.- TUTORAS Y TUTORES DEL CENTRO DE PRÁCTICAS ………………………………... 18 2.5.- COORDINACIÓN Y SEGUIMIENTO ……………………………………………………….. 19 2.6.- CRITERIOS PARA CONCEDER EL CAMBIO DE CAMPO DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL II Y/O TRABAJO SOCIAL III ………………………………………….. 24 2.7.- ACUERDO DE APRENDIZAJE …………………………………………………………….... 25 2.8.- DERECHOS Y DEBERES DEL ESTUDIANTADO CON RELACIÓN A LA ASIGNATURA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III …………………………………………………25 III. GUIONES ORIENTATIVOS PARA LA REALIZACIÓN DE LAS ACTIVIDADES DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III ............................................................................................ 27 3.1.- PLAN DE TRABAJO …………………………………………………………………………... 27 3.2.- MARCO TEÓRICO ……………………………………………………………………………. 29

3

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3.2.- MARCO JURÍDICO-POLÍTICO ………………………………………………………………. 32 3.4.- ANÁLISIS DEL MODELO DE TRABAJO SOCIAL EN LA ORGANIZACIÓN …………. .34 3.5.- EL PROYECTO SOCIAL DE INTERVENCIÓN ……………………………………………. 37 3.6.- LA EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN ………………………………………………… 42 3.7.- EL INFORME DE LA INTERVENCIÓN ……………………………………………………... 44 3.8.- EL INFORME FINAL DE PRÁCTICAS ……………………………………………………… 47 3.9.- LA ENTREVISTA EN EL PROCESO DE INTERVENCIÓN ………………………………. 48 3.10.- LA FICHA SOCIAL. LA HISTORIA SOCIAL. EL INFORME SOCIAL ………………….. 53 3.11.- CARACTERÍSTICAS GENERALES DE UN DOCUMENTO TÉCNICO ……………….. 62 3.12.- DIARIO DE CAMPO …………………………………………………………………………. 65 3.13.- INFORME DE REUNIÓN ………………………………………………………………........ 65 3.14.- FICHA DE LECTURA ………………………………………………………………………... 66 3.15.- CRITERIOS PARA LA PRESENTACIÓN DE TEXTOS .................................................66 ANEXOS ……………………………………………………………………………………………………… 69 ANEXO 1. MODELO DE LA FICHA SOCIAL ………………………………………..…………… 69 ANEXO 2. EL ACUERDO DE APRENDIZAJE …………………………………………………… 79 ANEXO 3. FORMULARIO DE SOLICITUD DE CAMBIO DE CAMPO DE PRÁCTICAS ……. 80 ANEXO 4. CÓDIGO DE ÉTICA PROFESIONAL DE LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES SOCIALES …………………………………………………81 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS .................................................................................................... 92

4

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

INTRODUCCIÓN
La Guía que se presenta a continuación es fruto del proceso de trabajo de un grupo de docentes del Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales, que imparten las asignaturas de prácticas externas de la Diplomatura de Trabajo Social. Esta Guía se plantea como una continuación de la de Prácticas de Trabajo Social II, siendo su objetivo prioritario el servir de apoyo a las tres partes implicadas en la formación y aprendizaje práctico de las y los estudiantes de la Diplomatura en Trabajo Social (alumnos/as, tutoras/es y profesorado). El documento se estructura en tres apartados bien diferenciados. Así, en el primero, se presenta el programa académico de la asignatura. En el segundo se indica la organización y coordinación de la misma y en el tercero se concretan los guiones orientativos para la realización de las actividades de las prácticas. En relación al programa de la asignatura indicar que éste contiene las características de la misma, así como los objetivos generales y específicos tanto de conocimiento, como de habilidades y actitudes. También plantea los contenidos y las actividades con la intención de homogeneizar el trabajo de cada estudiante, con independencia del área o sector en el que desarrolle su aprendizaje práctico. Termina el programa señalando el cronograma general, la evaluación y las fuentes documentales. El segundo apartado se ocupa de la organización y coordinación, exponiéndose las orientaciones básicas para conseguir un aprendizaje con calidad. Asimismo, establece las condiciones que deben reunir los centros de prácticas; las características de las tutoras y los tutores y la coordinación entre todas las partes implicadas: Universidad, organizaciones y estudiantes. Se persigue unificar los criterios en la oferta y la demanda de las plazas de prácticas. También se concreta la coordinación por medio de la comisión de prácticas, con representación de todas las partes vinculadas y, por último, se definen las funciones a desempeñar por cada una de las partes del proceso. En el tercer apartado se concretan los guiones orientativos para la realización de las diferentes actividades propuestas en la asignatura. Con estos guiones se pretende que los alumnos y alumnas tengan un referente de partida, que les permita la reflexión para la adaptación pertinente al campo de prácticas. Así, se trata de instrumentos auxiliares para las distintas fases del proceso de aprendizaje. En el apartado de anexos se presenta un modelo de Ficha Social que complementa la información aportada en el guión. También se añade el acuerdo de aprendizaje, el formulario de solicitud de cambio de campo de prácticas y el Código Deontológico de la profesión.

5

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

I.

PROGRAMA DE LA ASIGNATURA: PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III
1.1. CARACTERÍSTICAS DE LA ASIGNATURA

Las prácticas de tercer curso tratan de profundizar en el conocimiento del campo de prácticas, desde la intervención social, mediante la aplicación práctica del diseño de un proyecto social de intervención, el análisis y conocimiento de los modelos de intervención del Trabajo Social y la evaluación de su propia intervención; de tal forma que posibiliten al alumnado la identificación del rol del trabajador social, así como seguir avanzando en el conocimiento de las condiciones socioestructurales que influyen en el funcionamiento y desarrollo humano en todas sus dimensiones. Estas prácticas se realizan fuera de la Universidad, en Centros e Instituciones que prestan servicios sociales a la ciudadanía. Para cursar esta asignatura es preciso haber superado previamente las asignaturas "Prácticas de Trabajo Social II" y "Teoría de Trabajo Social II". Es una asignatura troncal que tiene dieciocho créditos, de los cuales quince son de campo y tres de aula. Los créditos de campo tienen una equivalencia de quince horas cada uno y los de aula diez. Esto suma un total de doscientas veinticinco horas en campo y treinta horas en la Universidad. En concreto, requieren una dedicación media semanal de ocho horas y media a lo largo de todo el curso académico (siete horas y media en campo y una hora en la Universidad).

1.2. OBJETIVOS GENERALES Y ESPECÍFICOS
A continuación se exponen los objetivos generales y específicos de conocimiento, habilidades y actitudes. Asimismo, en el apartado 1.3 se concretan los contenidos y actividades que se llevarán a cabo para conseguir los objetivos planteados en la asignatura. 1.2.1. OBJETIVOS DE CONOCIMIENTO OBJETIVOS GENERALES 1.- Profundizar en el conocimiento de la intervención social. OBJETIVOS ESPECÍFICOS 1.1 .Conocer las teorías de la intervención social preventiva, de desarrollo y/o terapéutica. 1.2 .Conocer las teorías de la intervención social y su aplicación en los niveles micro, meso y macro. 6

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

2.1 . Identificar los modelos de intervención utilizados en el campo de prácticas. 2.- Profundizar en el análisis y conocimiento de los modelos de intervención del 2.2 . Conocer el método de Trabajo Social en el campo. Trabajo Social. 2.3 . Analizar las técnicas e instrumentos. 3.1. Profundizar en el conocimiento de las funciones de la profesión. 3.2. Conocer las ocupaciones y profesiones que estén relacionadas con el campo de trabajo. 4.1. Analizar las características del contexto socioambiental del campo de prácticas, de la organización y del área/sector de población.

3.- Identificar el rol del Trabajo Social en el campo de prácticas.

4.- Avanzar en el conocimiento de las condiciones socioestructurales que influyen en 4.2. Profundizar en el conocimiento de las políticas el funcionamiento y sociales referidas a los planes, a los recursos desarrollo humano en todas sociales, técnicos, legales y administrativos. sus dimensiones.

1.2.2. OBJETIVOS DE HABILIDADES
OBJETIVOS GENERALES OBJETIVOS ESPECÍFICOS 1.1. Practicar el modelo de intervención adecuado a la realidad de su trabajo.

1.- Poner en práctica los conocimientos adquiridos sobre modelos de intervención en Trabajo Social.

1.2. Autoevaluar el modelo de intervención social aplicado.

2.1. Aplicar el proceso metodológico de intervención a una situación o realidad concreta sea individualfamiliar; grupal, comunitaria, organizacional ó 2.- Ejercitar con rigor científico el aprendizaje de la institucional. intervención profesional. 2.2. Usar las técnicas y los instrumentos de intervención profesional en cada situación concreta. 3.1 Identificar las fortalezas y potencialidades de las personas implicadas. 3.- Desarrollar las habilidades para buscar y 3.2. Movilizar los recursos positivos de personas y promover la participación activa de las personas con grupos en el proceso de cambio. las que trabaja. 3.3 Establecer relaciones constructivas con las personas involucradas en el proceso de prácticas.

7

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

4.1. Establecer una relación empática con las personas de la organización o lugar de prácticas. 4.- Poner en práctica las habilidades básicas para la relación de ayuda. 4.2. Practicar la escucha activa y la asertividad en las relaciones interpersonales. 4.3. Adquirir destreza en la comunicación verbal, en el nivel individual y de pequeño y gran grupo. 5.1. Organizar y planificar el trabajo acorde con el tiempo disponible. 5.2. Evaluar, de manera continuada, el desarrollo del 5.- Practicar las habilidades programa establecido buscando la calidad. instrumentales para la 5.3 Adquirir destreza en la comunicación escrita: intervención. redacción de informes sociales y documentos técnicos, necesarios en la intervención. 5.4. Utilizar los recursos apropiados para el área donde realiza sus prácticas.

1.2.3. OBJETIVOS DE ACTITUDES
OBJETIVOS GENERALES OBJETIVOS ESPECÍFICOS 1.1. Reconocer y aceptar la dignidad, valor y singularidad de todos los seres humanos.

1.- Ejercitarse en la práctica de los valores y principios éticos de la profesión, acordes al proceso de formación.

1.2. Respetar la diversidad con relación a la cultura, religión, etnia, género, edad, orientación sexual, grupo político, así como cualquier otra condición. 1.3. Respetar la confidencialidad, la intimidad y el uso responsable de la información en el desarrollo de las prácticas. 2.1. Conseguir autonomía en la intervención, afrontando la acción directa e indirecta en el quehacer profesional.

2.2.Ser responsable en la aplicación de 2.- Desarrollar actitudes para conocimientos y las técnicas en la ayuda a el ejercicio profesional. personas con las que interactúa.

los las

2.3. Mantener una disposición abierta, creativa y autocrítica.

8

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

2.4. Desarrollar una actitud activa hacia el aprendizaje continuo. 2.5. Trabajar en equipo desde la cooperación, la corresponsabilidad y la empatía.

1.3. CONTENIDOS Y ACTIVIDADES

CONTENIDO
1. La intervención en el Trabajo Social.

ACTIVIDAD
Elaborar el Marco Teórico Profesional • Selección de aspectos a trabajar. • Localización de las fuentes. • Lectura de libros y documentos. • Realización de síntesis. • Análisis y elaboración de la información. • Redacción definitiva de la 1ª parte del capítulo I.

Las teorías de la intervención social y sus niveles de aplicación. Los modelos de intervención y el método en el Trabajo Social utilizados en el Realización del análisis del modelo de Trabajo campo de prácticas. Técnicas Social de la organización / institución. e instrumentos. • Elaboración del material. • Redacción definitiva de la 2ª parte del capítulo I. Perfeccionamiento y mejora del Marco Jurídico Normativo. • Revisión del contenido ya elaborado. • Selección de aspectos a profundizar y/o reelaborar. • Selección de fuentes y bases de datos. • Localización de documentos. • Elaboración de síntesis y selección de aspectos más relevantes. • Redacción definitiva de la 3ª parte del capitulo I. Perfeccionamiento y mejora del Marco Teórico Conceptual. 2. Características específicas del sector y/o • Revisión del contenido ya elaborado. área del campo de prácticas. • Selección de aspectos a trabajar. • Localización de las fuentes. Información del contexto • Lectura de libros y documentos. general, histórico, social y • Realización de síntesis. comunitario. Características de • Análisis y elaboración de la información. la población. La visión • Redacción definitiva del capítulo II. interdisciplinar.

9

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3. Programación. Fundamentos. Niveles. Proceso. 4. Intervención.

Elaboración del proyecto de intervención. • Revisión y análisis del diagnóstico social. • Elaboración del guión del plan de trabajo. • Redacción del capítulo III.

Ejecución del proyecto de intervención. • Registro de la actividad: Realización del cuaderno de campo; Utilización de los Registro y sistematización de instrumentos propios del proyecto de la práctica del Trabajo Social. intervención; Análisis de la información Ficha Social. Informe Social. recogida; Interpretación y realización de las Cuaderno de Campo. Base de propuestas consiguientes. datos. Informes. Memorias. • Realización de las actividades diseñadas. Registro de reuniones. • Redacción del capítulo IV. Evaluación del trabajo realizado 5. Evaluación. • Diseño y aplicación de los instrumentos de registro (cuaderno de campo, plan de trabajo, Ficha Social. Informe Social. etc.). Cuaderno de Campo. Base de • Análisis de la información y selección de los datos. Informes. Memorias. aspectos relevantes (los indicadores previstos Actas. Registro y de evaluación). sistematización de la práctica • Elaboración de la síntesis, conclusiones y del Trabajo Social. propuestas. • Redacción de la 1ª parte del capítulo V. Reprogramación del proyecto de intervención. • Esquema general para elaborar el proyecto. • Elaboración del proyecto. • Redacción de la 2ª parte del capítulo V. 6. Principios y valores del Trabajo Social. Código de Ética Profesional. Declaraciones universales. Principios y criterios de la práctica profesional en el sector / área de trabajo. Aplicación del código ético. • Observancia de las pautas generales establecidas en el Código Ético. • Cumplimiento del reglamento o normas de régimen interno del centro.

10

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

1.4. CRONOGRAMA GENERAL

Noviembre

Diciembre

Octubre

Febrero

Marzo

Enero

ACTIVIDAD

Incorporación al campo Acuerdo de aprendizaje Plan de trabajo y elaboración del proyecto social de intervención Elaboración del marco teórico profesional Perfeccionamiento y mejora del marco teórico jurídico normativo Perfeccionamiento y mejora del marco teórico conceptual Análisis del modelo de Trabajo Social en la organización Ejecución del proyecto de intervención Evaluación de la intervención. Informe final de prácticas. Supervisiones

* Cada año se adaptará el cronograma al calendario general de la Universidad.

11

Junio

Mayo

Abril

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

1.5. EVALUACIÓN

Con carácter general se lleva a cabo una evaluación continua. Cada estudiante tiene un plan de trabajo específico que va desarrollando progresivamente a lo largo del curso. La evaluación se efectúa sobre los objetivos y contenidos del programa general y del programa específico de cada campo. Además, se tendrán en cuenta los siguientes criterios generales: • • La entrega de los trabajos se realizará en la fecha señalada en el cronograma. Se descontará un punto en la calificación por cada día que pase después de la fecha fijada. Las faltas de ortografía restan puntuación en las calificaciones de lac55arbasl

se desconta(á un punta. )TjETEMC/P /MCID98 BDCBT/C2_1 1 Tf0 Tc 0 Tw 12 0 0 12 88.92 < >

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

1.6.MÉTODO

La orientación académica de las prácticas externas está asignada al profesorado adscrito al Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales. Esta actividad docente se realiza en la Universidad con una periodicidad quincenal o trisemanal, en sesiones de dos o tres horas cada una. Por otra parte, el estudiantado tiene reuniones periódicas en el lugar de prácticas, con los/as Trabajadores/as Sociales Tutores/as, a fin de coordinar el trabajo. Esta tarea se complementa con las sesiones tripartitas (profesor/a-estudiante-tutor/a) que se celebran en el lugar de prácticas y que deben realizarse al menos tres a lo largo de cada curso académico. La modalidad docente desempeñada por el profesor o la profesora viene denominándose, desde los inicios de la formación en el Trabajo Social, "supervisión", entendiendo ésta como el medio para evaluar la progresiva capacitación profesional de los/as estudiantes, el rigor en el análisis de las situaciones y la integración entre la teoría y la práctica. En este sentido, la supervisión debe orientar la reflexión permanente que favorezca un clima de aprendizaje activo, así como la autoevaluación de las tareas realizadas a fin de tomar conciencia de las propias reacciones ante las personas usuarias y los problemas que plantean. El ejercicio académico de la supervisión desempeña fundamentalmente las siguientes funciones: o Educativa, tratando de facilitar la adquisición de ideas y conocimientos nuevos. o Directiva y administrativa, relacionada con la planificación, el establecimiento de prioridades, etc. o De capacitación, ayudando al/la estudiante a desarrollar sus propias ideas acerca de los principios básicos y el ejercicio de la ética profesional. o De apoyo, contribuyendo a reducir la ansiedad asociada a los primeros contactos con la realidad social. o De asesoramiento y mediación, ayudando a clarificar las situaciones de conflicto interpersonal y a conseguir una comunicación personal asertiva. o Finalmente, la función evaluadora, dando “feedback” continuo acerca de la calidad del trabajo. Para ello se realiza evaluación inicial, de proceso y de resultados.

* Este apartado está ampliado en el capítulo 2 (2.5.)

13

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

1.7.FUENTES

1.7.1. Bibliografía Básica • • • • • • • • • De Robertis, C. (2003). Fundamentos del Trabajo Social. Ética y Metodología. Valencia: PUV. Nau Llibres. Du Ranquet, M. (1996). Los modelos en Trabajo Social. Intervención con personas y familias. Madrid: Siglo XXI. Escartín, M.J.; Palomar, M. y Suárez, E. (1997). Introducción al Trabajo Social II. Trabajo Social con individuos y familias. Alicante: Aguaclara. Escartín, M.J.; Palomar, M. y Suárez, E. (1997). Manual de Trabajo Social Comunitario. Madrid: Narcea. Furnham, A. (2001). Psicología organizacional. México: Oxford University Press. García, G. y Ramírez, J.M. (1996). Diseño y evaluación de proyectos sociales. Zaragoza: Certeza. Gil, F. y Alcover, C. (coords) (2003). Introducción a la Psicología de las Organizaciones. Madrid: Alianza. Lillo, N. (2001). Manual de Trabajo Social Comunitario. Madrid: Narcea. Payne, M. (2002). Teorías contemporáneas de Trabajo Social. Una introducción crítica. Barcelona: Paidós.

1.7.2. Fuentes en red • • • • • • • Cabildo Insular de Tenerife. http://www.cabtfe.es Cabildo Insular de Gran Canaria. http://www.grancanaria.com Federación Canaria de Municipios. http://www.fecam.es Gobierno de Canarias. http://www.gobiernodecanarias.org Instituto Nacional de Estadística. http://www.ine.es Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. http://www.mtas.es Universidad de La Laguna – Enlaces. http://www.ull.es

14

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

II.

ORGANIZACIÓN Y COORDINACIÓN DE LAS PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL

En este capítulo se exponen diversos aspectos de la organización de las prácticas externas concernientes al profesorado, estudiantes, organizaciones y tutores y tutoras de campo, es decir, a todas las partes implicadas en el proceso y, dado que la asignatura de Prácticas de Trabajo Social III es una continuación de la de Prácticas de Trabajo Social II, algunas de las cuestiones expuestas en la Guía de Prácticas de Trabajo Social II son de aplicación en la de Prácticas de Trabajo Social III.

2.1.COMISIÓN DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL II Y III
La Comisión de prácticas es el órgano de participación de todas las partes implicadas en el proceso de prácticas de campo. A continuación se expone cómo está formada y cuáles son sus funciones. Composición de la Comisión de Prácticas La Comisión de prácticas está formada por las siguientes personas: • • • Todo el profesorado con docencia en las asignaturas de prácticas externas. Una representación de estudiantes de 2º y de 3º. Una representación de tutoras o tutores de campo.

Funciones de la Comisión de Prácticas Esta Comisión desempeña las siguientes funciones: • • • • Aprobar la apertura y cierre de campos de prácticas. Evaluar el proceso general de prácticas. Aprobar el plan anual de formación continua de las tutoras y tutores. Informar sobre las incidencias que surjan a lo largo del curso.

15

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

2.2. COORDINACIÓN DE LAS ASIGNATURAS DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL II Y III
Las asignaturas de prácticas externas de Trabajo Social requieren la dedicación de un grupo amplio de docentes, y por ello es necesario que esté coordinada para garantizar la unificación de criterios metodológicos y conseguir los objetivos de las dos asignaturas. En este sentido, el Departamento asigna esta responsabilidad a un profesor o profesora por un periodo de tiempo que deberá estar regulado en el Reglamento de Régimen Interno. Quiénes desempeñan la coordinación La coordinación de las prácticas es realizada por un profesor o profesora por cada curso que realiza prácticas externas, es decir, uno/a de segundo y otro/a de tercero. Esta dedicación está recogida en el Plan Docente anual. Funciones que desempeñan Los profesores o profesoras que coordinan las asignaturas prácticas desempeñan las siguientes funciones: • • • • • • • Proponer las directrices generales de los programas y el cronograma de cada curso. Realizar las gestiones necesarias para buscar campos de prácticas y proponerlos para su aprobación a la comisión de prácticas. Elaborar la oferta general de plazas al comienzo de cada curso y organizar y coordinar la adjudicación de las mismas. Mantener la coordinación entre las/os tutoras/es de campo y la comisión de prácticas en materia docente. Coordinar la información y formación permanente de las/os tutoras/es de campo. Coordinar la comisión de prácticas (convocatorias, orden del día, conducción de las reuniones, elaboración de los informes de sesiones, etc.). Ordenar la correspondencia institucional y académica general (cartas de presentación de estudiantes y profesoras/ es de la Universidad, recepción de las demandas y solicitudes de los centros de prácticas, certificados de colaboración a las/ os tutoras/ es de campo, etc.). Informar a las/os estudiantes respecto al comienzo y finalización de las prácticas. Coordinar con el Vicedecanato de Trabajo Social la distribución de espacios y horarios de supervisión de prácticas. Publicar las listas de estudiantes y su distribución por centros y supervisoras/ es. Recoger y valorar las solicitudes de cambio de campo de prácticas. Cumplimentar las Actas y entregarlas en la Secretaría del Centro.

• • • • •

16

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

• •

Coordinar, junto con la Dirección del Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales, el establecimiento de Convenios con Entidades para las plazas de prácticas de campo. Redactar y presentar en el Consejo de Departamento las actas y los informes de las reuniones de la Comisión Docente y de la Comisión de prácticas.

2.3. SUPERVISORAS Y SUPERVISORES
Cada estudiante que realiza prácticas de campo está a cargo de un profesor o profesora del Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales. Su dedicación a estas asignaturas está recogida en el Plan Docente de cada curso académico. Funciones que desempeñan El profesorado que supervisa a las o a los estudiantes en las asignaturas prácticas de campo desempeña, de modo especial, la función docente y la de acompañar al/ la estudiante en su proceso de aprendizaje de la práctica del Trabajo Social. De esta función se derivan las siguientes actuaciones: • Diseñar, junto con las tutoras o tutores de campo y las o los estudiantes, el plan individualizado de prácticas. • Mantener un contacto periódico con las tutoras o tutores de los centros de prácticas. Con carácter general, debe realizar, al menos, tres reuniones anuales tripartitas. • Realizar supervisiones quincenales o trisemanales en la Universidad, con cada estudiante o grupo de estudiantes y estar disponible en los horarios de tutorías para prestarles la atención necesaria. • Aportar a la comisión de prácticas y, en su caso, a las profesoras o profesores coordinadores, las incidencias sobre los campos y la actividad práctica de las o los estudiantes que tiene a su cargo. • Evaluar a las o a los estudiantes. Para ello tendrá en cuenta la información facilitada por las tutoras o tutores (trabajadoras/es sociales) de los centros de prácticas.

17

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

2.4. TUTORAS Y TUTORES DEL CENTRO DE PRÁCTICAS
En este apartado se define quiénes son y qué hacen las trabajadoras o trabajadores sociales en relación con las o los estudiantes que realizan sus prácticas en la organización. Quiénes son • Son trabajadoras y trabajadores sociales que, de acuerdo con la Dirección de la entidad, se encargan de la acogida y acompañamiento del o la estudiante en el centro de prácticas. En consecuencia, su dedicación debe estar contemplada dentro del horario laboral y recogida en el convenio establecido entre la Universidad y la organización en la que trabaja. Son el referente práctico en el desempeño del rol profesional. En este sentido, deberían tener al menos dos años de experiencia en el ejercicio de la profesión como trabajadoras o trabajadores sociales. Al finalizar el curso reciben un certificado de colaboración con la Universidad. Este certificado puede acreditar un período de colaboración más amplio que el anual.

• •

Funciones que desempeñan • • • • • • • • Elaborar el programa o proyecto donde puedan incorporarse las o los estudiantes para realizar sus prácticas. Diseñar, junto con la o el estudiante y el profesor o la profesora, el plan de trabajo para el curso académico correspondiente. Velar para que la o el estudiante tenga un espacio de trabajo suficientemente equipado para desempeñar las tareas encomendadas. Ofrecer oportunidades de aprendizaje práctico a la o el estudiante. Asistir a las reuniones tripartitas que se realicen en el campo y a las que se convoquen en la Universidad. Participar en las actividades formativas que ofrezca el Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales. Aportar al profesorado de la Universidad toda la información relacionada con las incidencias de la actividad práctica de la o el estudiante. Colaborar en la evaluación de la o el estudiante.

18

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

2.5. COORDINACIÓN Y SEGUIMIENTO
En este apartado se hace referencia a las estrategias didácticas para la coordinación y seguimiento de la asignatura, por parte del profesorado-supervisor de la misma. Así, se hace necesario mencionar: las reuniones de supervisión con los estudiantes, las tutorías, las reuniones tripartitas (estudiante, tutoras o tutores de campo, profesor o profesora), las reuniones de las tutoras o tutores de campo con las profesoras o profesores y otro tipo de actividades y encuentros extraordinarios. 2.5.1. La Supervisión La supervisión en la formación de los trabajadores y las trabajadoras sociales tiene amplia trayectoria y es una actividad organizada que se ocupa del apoyo al desarrollo personal, profesional y académico de la o el estudiante. Abarca tres funciones básicas: entrenamiento, orientación-apoyo y evaluación, ya que facilita a la o el estudiante la posibilidad de aprendizaje desde la actividad profesional controlada. Esta actividad se desarrolla fundamentalmente en las prácticas externas que realizan las o los estudiantes en los cursos de segundo y tercero. Tiene por objeto evaluar los avances producidos en la capacitación profesional de los mismos, así como favorecer la reflexión y auto evaluación de las actuaciones o conductas que mantiene con las personas usuarias y las actividades asignadas en la organización. El supervisor o la supervisora realiza una función de acompañamiento en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Se plantean como objetivos de la supervisión: • • • • • • • Favorecer el desarrollo de los conocimientos y de las habilidades para el posterior ejercicio de la profesión. Contrastar la correcta aplicación de las fases metodológicas, técnicas e instrumentos de uso profesional. Desarrollar una conciencia sobre las funciones y papel del trabajador o la trabajadora social. Aplicar los conocimientos adquiridos en el aula sobre una realidad concreta y establecer contacto con esa realidad. Facilitar una mejor comprensión de las personas, situaciones o problemas. Posibilitar la retroalimentación respecto a conductas, actuaciones personales y tutoras o tutores. Estimular la reflexión y conceptualización de las prácticas realizadas y la interacción entre lo conceptual-académico y la praxis.

Las sesiones de supervisión se realizarán fundamentalmente a través de reuniones de coordinación y seguimiento con las o los estudiantes. En estas reuniones el profesor o profesora supervisora irá marcando las pautas de la asignatura, transmitirá la información básica a nivel teórico-práctico y reflexionará

19

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

con las o los estudiantes sobre los elementos necesarios para conseguir los objetivos propuestos. Las reuniones de supervisión se programarán al principio del curso académico y tendrán una periodicidad aproximada de 15-21 días, lo que supone diez o quince sesiones en el curso académico (30 horas en total). En esta actividad se utilizarán las modalidades más comunes de trabajo en pequeños grupos como son: los seminarios, los trabajos en equipo y la discusión en grupo. El trabajo en pequeños grupos tiene como característica general la realización de la tarea, mediante la implicación de las o los estudiantes, de forma que el profesor o la profesora tendrá las funciones de coordinar, asesorar, dinamizar y dirigir. En los pequeños grupos ambas partes trabajan conjuntamente y se esfuerzan en conseguir los objetivos trazados. Según De Juan H., (1995: 88) las ventajas del aprendizaje en pequeños grupos son las siguientes: • • • Proporciona a la o el estudiante la oportunidad de entrar en diálogo con el profesor o profesora y con sus compañeros y compañeras. Brinda a cada estudiante, la oportunidad de plantear problemas e ideas que no tiene claras. Proporciona una oportunidad única para realizar síntesis, a partir de diferentes experiencias y datos derivados de las clases teóricas, lecturas científicas, etc.

2.5.2. La discusión en grupo Esta actividad permite a la o el estudiante ir construyendo el conocimiento y adquirir las habilidades y actitudes de una forma activa y, por lo tanto, participar en el proceso de enseñanza-aprendizaje. El o la estudiante, de esta forma, puede salir de su pasividad y dejar de ocultarse en el grupo. Esta estrategia tiene como finalidad estimular el aprendizaje activo, la elaboración, análisis y crítica de la información recibida en las clases teóricas, así como de las experiencias vividas. Los objetivos fundamentales serán: • • • • • • • • • Posibilitar el conocimiento más profundo, tanto en la vertiente intelectual como emocional. Propiciar el “feedback” sobre la información transmitida por el profesor o la profesora en el aula. Obtener la participación activa. Desarrollar la capacidad de análisis y crítica. Estimular la curiosidad por los temas tratados. Propiciar las relaciones interpersonales. Aprender a discutir sobre temas relacionados con la profesión con argumentos y objetividad. Permitir la generalización de la información y conocimientos adquiridos en la asignatura. Desarrollar las habilidades de comunicación, la expresión oral y la escucha.

20

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

En la discusión en grupo se produce, fundamentalmente, el debate desde el diálogo, y según De la Torre, (2000: 229) “el diálogo es la forma de expresión humana más antigua, más interactiva, más profunda para llegar a la mente y al corazón de las personas. El diálogo humano es la expresión de dos mentes, de dos corazones, de dos seres que intercambian su mundo interior. Es una forma abierta de proyectarse y conocerse. La forma más interactiva de enseñar y aprender. Porque ser persona es ante todo, ser en comunicación con otros”. 2.5.3. El seminario Es una técnica de grupos y suele entenderse como una sesión de preguntas y respuestas dirigidas por el profesor o la profesora, con un número reducido de estudiantes. Se centra fundamentalmente en los contenidos, ya que se estudia un tema intensamente en varias sesiones en las que se da la participación de todos y todas, aportando sus conocimientos e indagaciones. Preferentemente se utiliza para profundizar en un tema o en un determinado problema y requiere de una investigación o información previa por parte de las/os participantes. En el seminario es imprescindible la participación activa de las/os discentes y la preparación previa en el tema objeto de estudio. La comunicación entre el profesor o profesora y el/la estudiante es bidireccional, produciéndose una gran interacción entre todos los participantes. La retroalimentación es intensa y el control de los objetivos, contenidos y medios es compartida por ambas partes. 2.5.4. Trabajo en equipo Esta es una modalidad de aprendizaje que no debe omitirse en la formación, dada su gran relevancia en la misma y en el futuro profesional del Trabajo Social. En la actualidad nadie pone en duda la necesidad de trabajar en equipo, bien sea desde una sola disciplina o desde la interdisciplinariedad. Los trabajos realizados en equipo son un medio para lograr una mayor participación, eficacia, productividad, integración, relación afectiva y creatividad. En un equipo deberán aprovecharse al máximo las potencialidades de todos y cada uno de sus miembros y para ello será necesario que el profesor o la profesora facilite a las o los estudiantes el cómo hacer, para que el grupo funcione bien y sea eficaz en su proceso de aprendizaje. Su rol será preferentemente el de asesor y dinamizador. De trabajar con otros se derivan nuevas habilidades y destrezas sociales, con las que el futuro/a trabajador/a social deberá contar. Se parte de la idea de que el o la estudiante puede aprender, no sólo del profesorado, sino de sus compañeros y compañeras y de otros medios, como los documentales. La clave está en convertir la información que tienen en alimento formativo. De esta manera se sentirá protagonista de su propio aprendizaje y, por lo tanto, tendrá más motivación.

21

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

2.5.5. Tutorías

El sistema de tutoría en la enseñanza superior aparece en España en 1970 con la publicación de la Ley General de Educación (art. 37.3), donde se indica que: “Se establece el régimen de tutorías para que cada profesor-tutor atienda a un grupo limitado de estudiantes, a fin de tratar el desarrollo de sus estudios, ayudándoles a superar las dificultades del aprendizaje y recomendándoles las lecturas, las experiencias y trabajos que considere necesarios. En esta tarea se estimulará a la participación activa de cureOCIc270.91988 7lTc j-0.12 0 e4 Tc 0enda a6par026iva d026 Twm(s.00

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

2.5.6. Reuniones con las tutoras o tutores de campo Para la coordinación y seguimiento de las o los estudiantes en prácticas, es necesario el encuentro con las tutoras o tutores de campo. Esta es una forma más de acercamiento del profesorado y de la Universidad a la realidad social y profesional. Al mismo tiempo es una estrategia muy bien aceptada por ambas partes, ya que se produce un intercambio de información muy directa y cercana entre los sectores y áreas de intervención profesional y el profesorado. Por otra parte, se pueden resolver dudas, observar diferentes puntos de vista y contrastar los conocimientos teórico-prácticos. La participación de tutoras y tutores de campo recuerda a las o los estudiantes que su esfuerzo tiene un principio y un fin y que la realidad es lo suficientemente compleja como para esforzarse en la adquisición de conocimientos, actitudes, habilidades, etc. El futuro profesional está relacionado con las personas, bien de forma individual, grupal o comunitaria y la preparación de las tutoras y los tutores tiene una relación bastante directa con la futura intervención profesional. El o la estudiante puede observar, de manera directa, los servicios sociales y compartir con las tutoras y los tutores el espacio de trabajo. Será en este espacio donde se informe a las o los estudiantes de las funciones del Trabajo Social y prestaciones de la institución, así como de las características de las personas usuarias, de las modalidades de acceso, de los servicios que ofertan y de sus características, etc. Los profesores y las profesoras de Prácticas de Trabajo Social mantendrán contacto continuo con los tutores y las tutoras de campo mediante diferentes modalidades: • Supervisiones tripartitas: se realizarán junto con las o los estudiantes y se efectuarán un mínimo de tres al año. La primera tendrá el objetivo de presentar al o la estudiante en el Campo de Prácticas; la segunda, al finalizar el primer cuatrimestre, evaluará la evolución del aprendizaje en la primera mitad del curso; la tercera se realizará al final del curso a fin de concretar la evaluación final. Reuniones, encuentros y actividades extraordinarias. Se considera aconsejable que todos los tutores y las tutoras de campo y profesoras/es se reúnan como mínimo una vez por curso académico, a fin de intercambiar opiniones, información, resolver dudas, evaluación y reprogramación, etc. Formación. Los tutores y las tutoras de campo, junto con el profesorado, podrán acceder a la formación ya que el conocimiento académico deberá de relacionarse, siempre que sea posible, con los conocimientos experienciales y con las prácticas de campo para que sea completo y relevante para la o el estudiante. Las prácticas se convierten en un elemento imprescindible en la capacitación profesional, tanto por la posibilidad de ejercitación y aplicación de la teoría, como por la capacidad de generarla. Los modelos de formación relacionados de forma exclusiva con la teoría, suelen conducir a la acumulación de información sin integración. Las prácticas deben interactuar con la teoría y se deberá descubrir el significado teórico de las mismas.

23

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

2.6. CRITERIOS PARA CONCEDER EL CAMBIO DE CAMPO DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL II Y/O III
El criterio general con respecto a la ocupación de la plaza de prácticas, una vez adjudicada, es que se realice en el mismo campo las dos asignaturas, Prácticas de Trabajo Social II y Prácticas de Trabajo Social III. No obstante, puede haber situaciones derivadas tanto del/la estudiante como de las otras dos partes implicadas: la Organización y la Universidad. Con esta finalidad se establecen unos criterios básicos, en los que estaría justificada la solicitud y propuesta de cambio del lugar de prácticas. La adjudicación de una nueva plaza quedará, en cualquier caso, sujeta a la disponibilidad de campos que faciliten la incorporación de estudiantes con el nivel de tercer curso. Estos criterios no serán de aplicación a los casos en que no se haya superado la asignatura Prácticas de Trabajo Social II. Estos estudiantes repetirán el procedimiento de solicitud de plaza realizado el año anterior. A continuación se indican las circunstancias que pueden dar lugar a que se solicite y/o se conceda el cambio. Circunstancias derivadas de la Organización • • • • Por finalización y/o cierre del programa o servicio en el que se ofertó la plaza. Por falta de oportunidades de aprendizaje para el programa general de tercer curso. Por la propuesta debidamente motivada del tutor o tutora de campo. Por ausencia indefinida de trabajador o trabajadora social que realice la tutoría del/la estudiante.

Circunstancias en la o el estudiante • • • • • Situaciones personales / familiares (cambio de domicilio, trabajo, etc.). Por faltas graves en el cumplimiento del programa establecido. Por desempeñar trabajo remunerado en la misma Organización. Por incompatibilidad y / o falta de entendimiento con el profesor o la profesora. Por incompatibilidad y / o falta de entendimiento con el tutor o tutora de campo.

Circunstancias derivadas de la Universidad • • Por cese del convenio firmado. Por la valoración no favorable de las oportunidades de aprendizaje que se ofertan al estudiante. 24

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Plazos El Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales establecerá el calendario adecuado para el estudio y valoración de los casos presentados.

2.7. ACUERDO DE APRENDIZAJE
En el anexo número 2 aparece el esquema a seguir para elaborar, al comienzo de cada curso, el acuerdo de aprendizaje. En el mismo se establece la información básica que orienta la actividad y que ayuda a clarificar la situación del o la estudiante en el momento de su incorporación al lugar de prácticas y en el desempeño de su actividad formativa. Es un documento para elaborar y consensuar por las tres partes que intervienen en el proceso: estudiante, profesor/a y tutor/a.

2.8.DERECHOS Y DEBERES DEL ESTUDIANTADO CON RELACIÓN A LA ASIGNATURA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III
2.8.1. Derechos • • • • • • • • • • A recibir información acerca de cualquier aspecto relacionado con esta asignatura, como los contenidos teórico-prácticos, el método y procedimiento didáctico o las horas de prácticas y de tutorías. A participar en el proceso de adjudicación de campos de prácticas, garantizando su transparencia y justicia. A recibir atención y orientación del profesorado a través de tutorías individualizadas o en grupo. A ser evaluado o evaluada mediante criterios estándares similares al de otros u otras estudiantes. A conocer los criterios de evaluación. A solicitar la revisión de sus evaluaciones. A disfrutar de actividades científicas, culturales y sociales complementarias. A utilizar modelos teóricos y bibliografías alternativas a las suministradas por el profesor o profesora. A evaluar al profesor o profesora y al tutor o tutora de campo. A asociarse y reunirse para defender sus derechos.

25

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Todos los que se explicitan en los Estatutos de la Universidad y en los Reglamentos internos del Centro Superior de Ciencias Políticas y Sociales y del Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales.

2.8.2. Deberes • • • • • • • • • • • • • Asistir a las supervisiones y a las prácticas de campo. Cumplir con el horario establecido o acordado con el supervisor y tutor de prácticas. Comunicar cualquier incidencia importante, que se pueda producir, al tutor y supervisor de prácticas. Poner en conocimiento del tutor y supervisor de prácticas las faltas de asistencia, o, incluso, el abandono del campo. Respetar las opiniones de sus compañeros o compañeras, de los tutores o tutoras, del profesor o profesora y de la ciudadanía que acude al centro donde realizan las prácticas. Facilitar la coordinación, los procesos cooperativos y de trabajo en equipo. Participar e implicarse en el desarrollo de sus prácticas. Procurar que sus prácticas sean de la máxima calidad posible. Cumplir con los plazos establecidos en el cronograma de prácticas. Respetar la confidencialidad de las informaciones recibidas en el campo de prácticas. Cuidar de los recursos materiales que se ponen a su disposición. Entregar los informes y los trabajos escritos que se le solicitan en el ámbito académico. Todos los que se explicitan en los estatutos de la Universidad de La Laguna y en los Reglamentos de Régimen Interno del Centro Superior de Ciencias Políticas Sociales y del Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales.

26

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

III. GUIONES ORIENTATIVOS PARA LA REALIZACIÓN DE LAS ACTIVIDADES DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III

3.1. PLAN DE TRABAJO
“Al estudiar de cerca el fenómeno del conocimiento y nuestras acciones surgidas de él, es que toda experiencia cognoscitiva involucra al que conoce de una manera personal, enraizada en su estructura biológica, donde toda experiencia de certidumbre es un fenómeno individual ciego al acto cognoscitivo del otro, en una soledad que sólo se trasciende en el mundo que se crea con él”. Maturana y Varela (1996). PAUTAS 1. Introducción En el proceso de prácticas de campo, debe precisarse el qué y el porqué. Nombre de la institución, propósito y fines. Los programas en donde va a participar el estudiante, el tiempo y el espacio, así como las funciones. (VV.AA, 2004:29-30). Para lo cual es necesario realizar un proceso de adaptación del programa general de prácticas III al campo de prácticas y a la realidad de la institución y del alumno. 2. Objetivos Definir y enunciar claramente los objetivos de aprendizaje en el marco institucional; se responde a la siguientes preguntas ¿para qué ?, y ¿a dónde queremos llegar?. Los propósitos a alcanzar en un tiempo definido. 3. Programas y Proyectos Establecer de manera concreta y precisa los programas y proyectos en dónde va a participar el estudiante en la realización de sus prácticas. 4. Cronograma o calendario Establece el tiempo y ritmo de realización del plan, al ordenar las actividades de manera cronológica precisando cuándo, y dentro de qué límites de tiempo se realizan las actividades. También el tiempo de realización de la ejecución del proyecto, en el que se indicarán periodos específicos, dejando un margen para ajustes necesarios en la interrelación de las fases en el proceso. 27

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Para ordenar y estructurar las actividades de un programa o proyecto (o simplemente las actividades para la prestación de servicios), existen dos tipos de procedimientos principales: los que utilizan un calendario de operaciones y los que emplean una estructura de red. 5. Evaluación En este apartado se tendrá en cuenta la evaluación final que contempla la guía. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS • VV.AA. (2004). Guía de Prácticas de Trabajo Social II. La Laguna: Departamento de Trabajo Social: Universidad de La Laguna.

28

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3.2. MARCO TEÓRICO
El Trabajo Social es una disciplina y también una profesión. Tiene un cuerpo teórico propio en el que se recogen los resultados de las investigaciones realizadas en su ámbito y las formas de intervención y sus efectos. Esta parte del trabajo se centrará en su estudio. Tanto si el objetivo es realizar una investigación, como si es llevar a cabo una intervención, es indispensable saber lo más relevante sobre el objeto que se pretende abordar. Para ello, lo primero que hay que tener claro es el tema que se abordará. Es decir, la recopilación de información se inicia después de haber seleccionado el tema de estudio y antes de determinar los objetivos (Sierra Bravo, 1985; Juárez, Gaitán, Urosa y Cabrera, 1993; Ander-Egg, 1996; Bell, 2002; Losada y López-Feal, 2003). El objetivo del marco teórico es proporcionar un esquema analítico o teórico que permita explicar los hechos y las relaciones entre ellos, al mismo tiempo que debe suministrar argumentos para sostener las opiniones propias y contribuir a la elaboración de conclusiones (Ander-Egg,1996:81; Bell,2002:105). Del mismo modo, proporciona información sobre cómo se debe llevar a cabo la intervención. Para que no se convierta en un “inventario de lo que hay”, es necesario hacer una selección que permita identificar lo principal del tema que se está trabajando y construir, con los datos y las informaciones disponibles, una descripción que refleje el conocimiento que se ha obtenido. En definitiva, el marco teórico es el soporte en el que se reúne la información relacionada con la intervención profesional o en su caso con el tema de investigación elegido. La información que se incluye es científica, es decir, es objetiva y contrastada, la aportan los especialistas en una determinada materia que puede abarcar distintas disciplinas. En general, está publicada y difundida, es por tanto accesible a quien la necesite. Comprende tanto los conceptos o las definiciones de los objetos de estudio, como las teorías, modelos, métodos y técnicas, además de las ideologías y principios de intervención. PAUTAS Para la construcción del marco teórico, se puede seguir el siguiente esquema: 1. Introducción En pocas líneas, hay que explicar el contenido de esta parte del trabajo: Qué es, con qué objetivo se hace, cómo se estructura y qué contiene cada parte.

29

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

2. Debate conceptual Un debate conceptual es una discusión sobre las visiones que distintos autores tienen sobre cada uno de los conceptos a describir. También se puede entender como una descripción de los conceptos implicados en el tema que se está desarrollando. Se trata de describir en profundidad los conceptos o aspectos más relevantes del tema de estudio, dando contenido amplio a cada uno de ellos, expresando las singularidades de cada uno y la relación entre ellos, asimismo se expresaría su evolución, las tendencias actuales para su comprensión, etc. Por ej.: si el tema es la integración laboral de las personas con sordera, las definiciones deben responder a dos preguntas: ¿qué es la integración socio-laboral?, ¿qué es la sordera?. 3. Subtítulos para cada uno de los aspectos tratados (Relacionados con las definiciones centrales) Esta parte debe profundizar en los componentes de cada uno de los elementos centrales. Se trata de identificar y ahondar en las distintas partes de la definición también en los procesos relacionados con ésta. Siguiendo con el ejemplo, las posibilidades de desarrollo de la definición de las personas con sordera, podrían ser: 1. 2. 3. 4. 5. 6. Causas de la sordera. Tipos de sordera. Implicaciones en el desarrollo. Ayudas Técnicas. Principales líneas de trabajo con las personas adultas con sordera. Recursos y servicios específicos.

Del mismo modo, para la definición de integración sociolaboral, se podría incluir: 1. 2. 3. 4. Origen de la integración sociolaboral. Teorías y modelos sobre integración sociolaboral con personas sordas. El mercado de trabajo y las personas sordas. El Trabajo Social en el contexto de las prácticas

Se trata de recopilar la información teórica propia de esta disciplina para poder centrar y llevar a cabo la práctica profesional. Se incluirán aquí las descripciones teóricas en las que se fundamenta lo que se hace, lo que se observa que hacen los profesionales de campo o se cree que constituye la base sobre la que se debe desarrollar esa práctica profesional concreta, se incluirán informaciones como: 1. 2. 3. 4. Definiciones de teoría, de modelo y de método. Síntesis (esquemática) de las teorías y de los modelos. El método en Trabajo Social. Justificación de la elección del modelo que se va a desarrollar.

30

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

5. 6. 7. 8. 5.

Desarrollo del modelo elegido (Por ej.: Modelo potenciación y defensa). Nivel de intervención predominante. Procedimientos, técnicas e instrumentos para la intervención. Funciones profesionales (según el modelo elegido). Conclusiones

En este apartado se puede incluir una síntesis de los aspectos tratados en el marco teórico, que consiste en redactar brevemente los puntos más significativos y la relación entre ellos. 6. Glosario de términos clave

Es una relación de los conceptos básicos que se han incluido en el texto, que son específicos de este tema y que ayudarán al lector a ubicarse rápidamente. Es una lista de significados breves. Por ej.: sordera es la restricción de la capacidad auditiva en su expresión más grave, significa no oír nada ni siquiera con amplificación. 7. Bibliografía

Se trata de identificar las fuentes utilizadas, cualquiera que sea su naturaleza, para la elaboración de este trabajo. La presentación debe hacerse atendiendo a las normas de la American Psychological Association (APA), según las pautas recogidas en esta guía. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS • • • • • Ander-Egg, E. (1996). Técnicas de investigación Social. México: El Ateneo. (24ª edición). Bell, J. (2002). Cómo hacer tu primer trabajo de investigación. Guía para investigadores en educación y ciencias sociales. Barcelona: Gedisa. Juárez, M. (Ed.), L. Gaitán, L. Urosa y P.J. Cabrera (1993).Trabajo Social e investigación. Temas y perspectivas. Madrid: Departamento de publicaciones de la Universidad Pontificia de Comillas. Losada, J.L. y R. López-Feal (2003). Métodos de Investigación en Ciencias Humanas y Sociales. Madrid: Thomson. Sierra Bravo, R. (1985). Técnicas de Investigación Social. Teoría y ejercicios. Madrid: Paraninfo. (4ª edición).

31

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3.3. MARCO JURÍDICO-POLÍTICO
Las leyes reflejan la forma en que una sociedad organiza la convivencia, es decir recoge los derechos y las obligaciones de los ciudadanos en distintas dimensiones de la vida. En general, resultan de la acción política, esto es de la acción que se realiza sobre unos medios para conseguir un fin. Existen varios tipos de políticas, una de ellas es la política social, que se puede definir como “la política de los gobiernos encaminada a tener un impacto directo en el bienestar de los ciudadanos, a base de proporcionarles servicios” (Marshall, 1965 s.f.r. Montagut, 2000:20). El objetivo del marco jurídico-político es proporcionar información sobre la manera en que se organiza la respuesta a determinadas situaciones; sobre los límites de la intervención, es decir que se puede y que no se puede hacer; y también, permite descubrir las carencias que existen en una determinada materia. Su realización consiste en identificar tanto las normas que emanan del poder legislativo (leyes, reales decretos, órdenes, resoluciones, etc.) como las de políticas sociales acordadas por el poder ejecutivo (los planes que pretenden cubrir situaciones coyunturales en un área o sector concretos). Asimismo, hay que considerar que la estructura del Estado y la pertenencia de éste a organizaciones supranacionales, permite que distintos niveles políticoadministrativos, produzcan sus propias normas y planes, en general son complementarias, si bien algunas son de aplicación específica a un determinado territorio (por ej.: las normas autonómicas). En definitiva, es una síntesis de las medidas que existen, especificando los puntos clave que afectan al objeto de investigación o de intervención, no es en ningún caso una “compilación de textos legales”, por tanto es necesario, revisar lo que hay, seleccionar las de mayor relevancia, identificar los aspectos centrales y elaborar la información que se incluirá en este documento. PAUTAS A continuación se propone un esquema para la construcción del marco jurídicopolítico, bajo cada epígrafe se debe incluir el nombre completo de la norma o plan al que se hace referencia, la forma de localizarlo (dónde está publicado), un breve comentario de su contenido y los artículos que constituyen el núcleo relevante para el trabajo que se está realizando. 1. Introducción En pocas líneas hay que explica el contenido de esta parte del trabajo: Qué es, con qué objetivo se hace, cómo se estructura y qué contiene cada parte.

32

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

2. Legislación y planes internacionales Se trata de recoger las medidas y los planes que han producido organizaciones como Naciones Unidas, o cualquiera de las que las componen, tales como OIT, UNICEF, etc. y que han sido ratificadas por España. También las que surgen de la Unión Europea, tanto las imperativas (reglamentos, decisiones y directivas) que obligan directamente a España a su cumplimiento como las que invitan a actuar de una manera, si bien su incorporación no es obligatoria (recomendaciones y dictámenes). 3. Legislación y planes nacionales Se trata de recoger las leyes y los planes que están en vigor en el territorio del Estado y que son aplicables al tema que se está trabajando. 4. Legislación y planes autonómicos Se trata de recoger las leyes y los planes que están en vigor en Canarias y que son aplicables al tema que se está trabajando. 5. Legislación y planes locales (insulares y/o municipales) Se trata de recoger las normas (ordenanzas) y/o los planes insulares o municipales, que están en vigor y que son aplicables al tema que se está trabajando. 6. Anexos Se puede añadir una relación completa de la legislación y los planes trabajados, simplemente enunciando el nombre y el lugar de publicación.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS • Montagut, T. (2000). Política Social. Una introducción. Barcelona: Ariel.

33

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3.4. ANÁLISIS DEL MODELO DE TRABAJO SOCIAL EN LA ORGANIZACIÓN
Entre los objetivos generales de las “Prácticas de Trabajo Social III” se encuentra el conocimiento de los modelos de intervención del Trabajo Social utilizados en el campo de prácticas, del método y de las técnicas e instrumentos aplicados en el mismo. Asimismo, con relación a los objetivos de habilidades se concreta el poner en práctica los conocimientos adquiridos sobre los modelos de intervención en trabajo social adecuados a la realidad y naturaleza de su trabajo, realizando un análisis y una autoevaluación de la aplicación de los mismos en el proceso de las prácticas de campo, en el contexto de la organización. Identificar y analizar el modelo de Trabajo Social en la práctica profesional de la organización va más allá de determinar la metodología, aunque la misma esté fundamentada en cuanto a su objeto y unos conceptos que la configuren. Según el diccionario de la Real Academia Española, una de las acepciones del término de modelo es el “Arquetipo o punto de referencia para imitarlo o reproducirlo”. Ésta es la primicia de la que parte el estudiante al intentar localizar los modelos de trabajo y organización de la práctica profesional en el campo. Atendiendo a Escarpín, M. J. (1998: 135), “cada modelo vendría a ser una mini – teoría, una categoría operacional y un instrumento de análisis. Por tanto, dependiendo del objeto al que van dirigidos, los modelos contienen en sí una teoría y una práctica. Es decir, el modelo lleva implícito: • • • • Elementos teóricos que los sustentan. Elementos de análisis que explican su aplicación a una realidad. Elementos metodológicos: métodos, técnicas e instrumentos. Elementos filosóficos, ideológicos y éticos”.

Otra definición clarificadora del concepto de modelo es la que realizan Lorenzo, N. y Pla Molins, M. (2001: 65): “Un modelo es una construcción que presenta de manera simplificada una realidad o un fenómeno con la finalidad de delimitar algunas dimensiones (variables) que permiten una visión aproximativa, a veces intuitiva, que orientan estrategias de investigación para la verificación de relaciones entre variables y que aporta datos a la progresiva elaboración de teorías. Los modelos son siempre provisionales, adaptables, funcionan como hipótesis, han de servir para representar la realidad y para avanzar en la investigación y en la acción”.

34

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

CONTENIDO DE LOS ASPECTOS A ANALIZAR Hill (1979: 13) y Escartín (1998:140-142) plantean que no todas las situaciones ni todos los fenómenos permiten la utilización de un modelo. Su aplicación está determinada por una serie de variables que se pueden estudiar y analizar. En este sentido proponemos los siguientes aspectos para el análisis del modelo utilizado en el campo de prácticas: A.- El tipo de fenómeno o situación a los que el modelo se dirige. Se refiere a la experiencia y relaciones humanas que provocan necesidades, problemas, conflictos, malestar, etc. B.- El contenido conceptual. Lo que describe y analiza los problemas de forma sistemática y determina los objetivos de la acción profesional y los principios de la actuación profesional (sistemas teóricos, estudios históricos, estudios filosóficos, la naturaleza del hombre y los medios para influir en ella, la experiencia acumulada del trabajo social, etc.). C.- La naturaleza de la intervención del Trabajo Social. Se trata de los diferentes objetivos en términos teóricos y operacionales y de los principios de acción que caracterizan al modelo y sus procedimientos, métodos y técnicas por los que son aplicados. D.- La naturaleza de los medios o marcos institucionales. Consiste en establecer los objetivos, responsabilidad, representatividad, pertenencia, cultura e interrelaciones entre los aspectos organizacionales y la práctica profesional de la organización que determinan la configuración del modelo. E.- La “sociología” de la práctica del modelo. Se trata de la visión del status y las funciones de la profesión en el contexto social de la intervención. F.- Los valores y la ética subyacente en el modelo. Hace referencia al ejercicio de los valores y principios de la profesión, que se traducen en actitudes propias de la práctica profesional. G.- La forma de concebir al individuo y a la sociedad en el modelo. Como vive el problema el individuo en su medio, las diferentes visiones. Identificar la naturaleza y la fuerza con la que el individuo hace frente a sus problemas. H.- La naturaleza de la relación entre el trabajador social y el sistema cliente, usuario, persona. PAUTAS Du Ranquet (1996: 4 -13) sugiere una serie de pasos a seguir en el momento de analizar los aspectos que configuran un modelo. Estos serían los siguientes :

35

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

1. Describir lo que hace el profesional del Trabajo Social en el proceso metodológico de intervención. 2. Determinar el conjunto de problemas o la situación global a intervenir, así como los objetivos que se deducen de esa situación para su tratamiento. 3. Relacionar las teorías que proporcionan los conocimientos y las hipótesis de trabajo para la intervención. 4. Relacionar los conocimientos y las hipótesis que nos aporta la experiencia y el bagaje profesional. 5. Valorar la capacidad de utilizar los conceptos y procesos de la investigación científica en la práctica profesional, de ligarlos a los programas del servicio y de la comunidad, así como de la teoría que lo sustenta. 6. Aproximar los datos que proporciona la experiencia profesional a las teorías generales del Trabajo Social, de las intervenciones específicas a los principios de intervención de ciertas teorías generales. 7. Analizar la dinámica de la relación persona – cliente / trabajador/a social que se desarrolla y sirve de vehículo a todo el trabajo realizado en común en el estudio de los hechos, las hipótesis de trabajo, la elaboración y aplicación de un plan de acción y la evaluación de los resultados. 8. Determinar que sistema de valores internos y externos al profesional del trabajo social que dan origen a una serie de intervenciones y sirven de referencia para la selección de las acciones. También el ejercicio de esos valores a través del sistema de opiniones, actitudes y actos personales que se dan en el marco de las relaciones interpersonales. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS • • • • Du Ranquet, M. (1996). Los modelos de Trabajo Social. Intervención con personas y familias. Madrid: Siglo XXI. Escartín Caparrós, M.J. (1998). Manual de Trabajo Social (Modelos de Práctica Profesional). Colección Amalgama. Alicante: Aguaclara. Hill, R. (1979). Caso social individual. Buenos Aires: Humanitas. Lorenzo Ramírez, N. y Pla Molins, M. (2001). Teoría de la Enseñanza: Modelos aplicados al proceso de enseñanza-aprendizaje. En Rasadell, N. y Sepúlveda, F. (Coord). Didáctica general para psicopedagogos. Madrid: UNED.

36

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3.5. EL PROYECTO SOCIAL DE INTERVENCIÓN
En líneas generales, se puede definir un proyecto social diciendo que es un avance anticipado de las acciones a realizar para conseguir unos objetivos determinados. Según García, G. (1996: 81) “el Proyecto es un instrumento vinculado directamente a la intervención, representa el enunciado de una intervención concreta, de la que se espera obtener resultados que contribuyan al logro de los efectos específicos que un Programa define,.... expresa el nivel operativo del proceso de planificación ”. Para Espinoza, M. (1987: 48) “un proyecto es la unidad menor en que se pueden separar las acciones que concurren para conseguir los objetivos y metas de un programa. Su formulación consiste en una identificación precisa del mismo, especificando sus objetivos, metas, actividades, calendario de ejecución y recursos.” Desde un punto de vista operativo, la formulación de un proyecto consiste en ir describiendo de una forma clara, precisa y ordenada el camino a seguir para resolver el problema al que se intenta dar solución. Debe servir para prever, orientar, anticipar el trabajo que se va a realizar, de manera que las actividades realizadas a partir del mismo, así como sus resultados, puedan ser evaluados adecuadamente. Los proyectos sociales tienen que realizar una descripción de lo que quieren conseguir indicando su propia finalidad; han de estar adaptados al medio al que se dirigen - a las personas y al entorno sobre el cual se quieren intervenir - ; han de presentar unos datos técnicos y los instrumentos que necesitarán para su desarrollo, los recursos imprescindibles para su aplicación y una temporización precisa de su desarrollo. Tradicionalmente se ha dicho que formular un proyecto consiste en responder a una serie de preguntas que Ander-Egg, E. (1981: 168) desde el punto operativo nos presenta en el siguiente cuadro: DESDE UN PUNTO DE VISTA OPERATIVO, PROGRAMAR UNA ACCIÓN COMPORTA DAR RESPUESTA A LAS SIGUIENTES CUESTIONES:
• • • • • • • • QUÉ POR QUÉ PARA QUÉ CUÁNTO DÓNDE CÓMO QUIÉNES CON QUÉ se quiere hacer se quiere hacer se quiere hacer se quiere hacer se quiere hacer se quiere hacer lo van a hacer se va a hacer se va a costear Naturaleza del Proyecto. Origen y Fundamento. Objetivos. Metas. Localización física. Actividades y tareas. Metodología Recursos humanos. Recursos materiales. Recursos financieros.

37

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

No obstante, los pasos metodológicos o los detalles de cada una de las técnicas no son referencias invariables, únicas y excluyentes. No existe un único método para el diseño de Proyectos, ni ninguna de las técnicas pueden tener ese carácter. PAUTAS 1. Denominación del proyecto La primera idea sobre la naturaleza nos la da su título. Ha de ser preciso, con palabras claves y cortas, no estigmatizadoras, que identifiquen las características de la persona o el grupo en relación a sus déficit. 2. Naturaleza del proyecto Decir en pocas palabras lo que se quiere hacer, de dónde se parte (Organización, Programa, etc). 3. Fundamentación y justificación del proyecto Explicar por qué se hace (origen de la idea, de qué necesidades se parte). Explicar la prioridad y urgencia del problema; justificar por qué este proyecto es el más adecuado y viable en orden al problema en cuestión. Para poder justificar la motivación que ha empujado hacia la realización de este proyecto, es interesante hacer referencia a las necesidades detectadas en la evaluación diagnóstica de la población en la realidad objeto de estudio. Estas necesidades serán expresadas en forma cuantitativa y cualitativa respecto al problema encontrado. Asimismo, a partir de los conocimientos teóricos , reconocidos para la ocasión, se realizará la fundamentación, que argumentará la necesidad de la intervención. 4. Participantes en el proyecto Población a la que va dirigido de manera directa y/o indirecta. Es necesario identificar con precisión quiénes van a ser los destinatarios. 5. Localización física Atenderá a los aspectos de : macrolocalización (ámbito territorial donde se ubicará) y la microlocalización (espacio donde va a desarrollarse): municipio, barrio, locales o lugares concretos. 6. Objetivos Responde a la pregunta “para qué se hace”. Son los resultados que se pretenden alcanzar. Los objetivos deberán ser claros, enunciados en un lenguaje comprensible y preciso; realistas, que se puedan conseguir con los recursos disponibles, con las estrategias adoptadas y dentro de los plazos establecidos; y

38

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

pertinentes, que guarden una lógica en relación con la situación que se quiere afrontar. En un proyecto y en relación a sus logros, se podrá hablar desde los fines del mismo hasta los objetivos generales, específicos y operativos. 7. Método Expresa las actividades y los procedimientos que va a ser necesario desarrollar para poder conseguir los objetivos planteados en el proyecto. Intenta responder a la pregunta de “cómo hacer”. La presentación de la metodología implica la definición de actividades y procedimientos para la intervención. La descripción del proceso que se utilizará se presenta identificando todas las etapas que pueden considerarse procesos unitarios. Para llevar a cabo este proceso es preciso enumerar y dar una explicación de los distintos pasos que deben cumplirse o las distintas etapas que debe comprender el proceso técnico. 8. Ubicación en el tiempo Se puede denominar también calendarización del proyecto o calendario de las actividades. Este servirá de base para la confección de gráficos de apoyo, especialmente para hacer el cronograma o gráfico de Gantt. Como dice Ander-Egg, E. (1989: 133), el “diagrama de Gantt sirve para tener una visión de conjunto de las actividades a realizar, el momento en que debe iniciarse y la duración de las mismas”. 9. Recursos 9.1- Humanos Consiste en describir la cantidad y calidad de las personas que son necesarias para la ejecución de las actividades que contempla el proyecto y sus responsabilidades. Los primeros recursos humanos los constituye la propia población con la que se trabaja, ya sean individuos, familias, grupos diversos (de autoayuda, de voluntarios y otros) y comunidad. También constituyen recursos humanos el equipo de técnicos con que cuenta la propia Organización, otros técnicos de fuera de la misma, los compañeros de prácticas. 9.2- Materiales Habría que definir entre otras cosas: • Instalaciones y equipamientos necesarios. • Materiales diversos fungibles y no fungibles. • Equipos y medios audiovisuales. • Transportes y comunicaciones. 9.3- Técnicos “Son el conjunto de instrumentos que interponemos entre nosotros y el objeto de trabajo para conocerlo y lograr un producto o efecto” (Kisnerman, N.,1982:27). Pueden ser tangibles como una máquina, etc, y no tangibles como la entrevista, la observación, etc. 39

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

9.4- Financieros Según Espinoza, M. (1987: 92-98) están constituidos por dos aspectos fundamentalmente a destacar: el presupuesto y la financiación, elementos importantes para la evaluación de su eficiencia. 9.4.1.- El presupuesto comprende:
• • • • • • Coste de personal. Dietas y desplazamientos. Locales: alquiler, remodelamiento, construcción. Material y equipo: mobiliario de oficina, archivos, ordenadores, fotocopiadoras, etc. Coste de funcionamiento: material de oficina, luz, agua, teléfono, limpieza, y mantenimiento, adquisición de libros y revistas, etc. Imprevistos: este concepto debe calcularse sobre la base del 5 al 10% del total de presupuestos de gastos.

9.4.2.- La financiación Se debe consignar la procedencia de los recursos económicos disponibles:
• • Presupuesto ordinario. Subvenciones de diferentes Administraciones Públicas.

9.5.- Institucionales Como indica Kisnerman, N. (1982: 27), son aquellas entidades que configuran una infraestructura de servicios dedicados a la organización política, comercial, administrativa, de seguridad y bienestar social. 10. Evaluación Hay que especificar qué es lo que se va a evaluar, en qué momento se evaluará, quién o quiénes van a participar en la evaluación, qué técnicas de evaluación se utilizarán. Los indicadores de evaluación son los instrumentos que permiten medir cómo se van consiguiendo las propias metas propuestas. 11. Anexos Se podrán incorporar los instrumentos técnicos que se utilizarán para la ejecución del proyecto (modelos de entrevistas, informes sociales, etc). 12. Bibliografía utilizada

40

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS • • • • Ander Egg, E. (1991). Introducción a la planificación. Madrid: Siglo XXI. Espinoza Vergara, M. (1987). Evaluación de proyectos sociales. Buenos Aires: Humanitas. García Herrero, G. (1996). Diseño y evaluación de Proyectos sociales. Zaragoza: Certeza. Kisnerman, N. (1982). Los Recursos. Buenos Aires: Humanitas.

41

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3.6. LA EVALUACIÓN DE LA INTERVENCIÓN
La evaluación está presente en todo el proceso de planificación e intervención, configurando la retroalimentación y estimación de la cobertura del proceso y de los resultados. Complementa a la intervención y forma un todo con ella. Está configurada como una serie de pasos sistemáticos y organizados, que se inician ya desde el comienzo de la fase de diseño del proyecto de intervención y concluyen en el momento que se termina la ejecución, realizándose la medición final de los logros, a fin de extraer conclusiones. Se hace referencia a la evaluación formativa o evaluación de proceso y no solo a la evaluación sumativa o final. Por lo tanto, el proceso planificación-evaluación es una cadena continua de planificación y reprogramación, perfectamente alimentada desde la evaluación, con modificaciones y rectificaciones que permiten un justo equilibrio entre necesidades y recursos. Al estar el proceso evaluativo fuertemente vinculado a la investigación, se debe contar con un método de recogida de datos y análisis, que permita su realización. Así, la evaluación presenta como elemento distintivo respecto de la investigación, la emisión de juicios de valor. La evaluación se deberá diseñar y concretar en el propio proyecto de intervención a fin de ir recogiendo, registrando o sistematizando los datos necesarios para la misma durante el proceso. Por otra parte, diseñar la evaluación cuando el proceso de ejecución ha sido iniciado presenta el riesgo de manipulación y subjetividad de la información, ya que puede existir la tendencia a centrarse en aquellos aspectos que mejor están evolucionando y olvidar las dificultades o los problemas que puedan irse produciendo en la ejecución del proyecto. El planteamiento inicial de la evaluación, como indica García, G. y Ramírez, J. M. (1996), Espinoza, M. (1987) y Nirenberg, O. (2003), desde la formulación del proyecto, deberá de responder a las preguntas básicas: qué se deberá evaluar; por qué se deberá evaluar, el qué; para qué se deberá evaluar; cómo se deberá evaluar; cuándo se deberá evaluar; con qué se deberá evaluar. PAUTAS 1. Naturaleza: Qué se deberá evaluar Se señalarán los aspectos programados que interesan tener en cuenta en el proceso para su evaluación. Así, éstos podrán ser: perfil de los usuarios; tiempo y recursos (humanos, materiales, técnicos y financieros) destinados al proyecto, concretándolo en las diferentes actividades programadas; el grado de logro de los objetivos previstos en el proyecto (resultados); el nivel de satisfacción de los usuarios con las diferentes actividades del proyecto; la calidad de las intervenciones, etc. 2. Fundamentación: Por qué se deberá evaluar

42

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Cuando se responde a esta pregunta se está fundamentando la evaluación del proyecto es decir se justifica el proceso de evaluación y se declaran las motivaciones de la misma y su significado. Así, sería importante que la respuesta fuera múltiple y se indiquen los motivos de la evaluación en los niveles relacionados con la institución, el equipo de programación y/o intervención y los propios usuarios. Por otra parte, también sería necesario justificar el “por qué” se eligen determinados elementos a evaluar y se desechan otros. 3. Objetivos: Para qué se deberá evaluar La respuesta a esta pregunta es básica ya que se trata de una declaración de intenciones respecto a la evaluación. Responde a los objetivos de la evaluación y por lo tanto, puede eliminar suspicacias o aclarar situaciones, que pueden ser entendidas de riesgo. 4. Método: Cómo se deberá evaluar En este apartado se concretará el método, las técnicas, los instrumentos, y los indicadores de evaluación. La recogida de información será continua al objeto de realizar una gestión adecuada del proyecto de intervención. Para ello, será necesario construir un sistema informático de información, que recoja los datos que se han señalado como básicos para la evaluación. Por lo tanto, para monitorizar la recogida de información será importante contar con instrumentos que recojan la información suficiente para construir los indicadores, informatizar la información para permitir la tabulación de los datos y el análisis de los mismos. 5. Cronograma: Cuándo se deberá evaluar Se establecerán los momentos de la evaluación y el cronograma de la misma. Concretándose la relevancia del momento. 6. Recursos: Con qué se deberá evaluar Concreta los recursos con los que cuenta el programa para la evaluación. Como ya se indicó con anterioridad serán recursos: humanos, técnicos y financieros. No se puede olvidar que los procesos de evaluación al igual que los de investigación son procesos costosos, tanto desde el punto de vista profesional como económico. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS • • • Espinoza Vergara, M. (1987). Evaluación de proyectos sociales. Buenos Aires: Humanitas. García Herrero, G. y Ramírez Navarro, J. M. (1996). Diseño y evaluación de proyectos sociales. Zaragoza: Certeza. Nirenberg, O.; Brawerman, J. y Ruiz, V. (2003). Programación y evaluación de proyectos sociales. Aportes para la racionalidad y la transparencia. Barcelona: Paidós.

43

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3.7. EL INFORME DE LA INTERVENCIÓN
El informe es definido por el Diccionario de la Real Academia Española como "descripción, oral o escrita, de las características y circunstancias de un suceso o asunto (...)" (DRAE, 2001). A su vez, la intervención - del latin "interventioonis"- es la acción y efecto de intervenir: "tomar parte en un asunto. Interponer uno su autoridad. Interceder o mediar por uno ..." (DRAE, 1992). Desde el punto de vista profesional, la intervención, como nos indica Escarpín, J. M. (1992: 26-27) puede ser directa: “tiene lugar entre el trabajador social y su cliente, persona a persona (...) hay una relación personal” o indirecta: “se produce sin la presencia del cliente o cuando se trabaja desde las instituciones, investigando o planificando” . El informe de intervención es un documento escrito que describe y explica las acciones llevadas a cabo en un periodo determinado de tiempo, en una comunidad o institución, en un área del bienestar o en un sector de población concretos y que responden al proceso seguido para la implementación del correspondiente proyecto de intervención. Teniendo en cuenta lo anterior, deberá responder a todas aquellas cuestiones que forman parte del mencionado proyecto: qué, por qué, para qué, cómo, dónde, cuándo.... hacer lo que se ha programado previamente. PAUTAS En esquema y sintetizando la propuesta, el informe de intervención debe incluir: 1. Introducción Se trata de contextualizar el Proyecto de Intervención desde el punto de vista espacial, temporal, institucional, etc. 2. Descripción y resultados de la intervención El Informe de la intervención hará una descripción y explicación, en la medida de lo posible, acerca de los siguientes aspectos: Qué se hizo; Por qué; Para qué; Cómo; Dónde y Cuándo. En otras palabras, en el informe de intervención, el estudiante debe relatar la concreción de los hechos, qué hizo y valorar si coincide con el qué quería hacer. Teniendo en cuenta las modalidades de la intervención: directa e indirecta, el estudiante deberá discriminar entre: 44

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

a) Las acciones realizadas con las personas objeto de su intervención (en su presencia) y b) Las acciones indirectas (planificación, gestión, coordinación, supervisión, etc.). De cada una de estas dimensiones de la intervención, hará una síntesis o resumen de los resultados obtenidos (qué hizo y qué no pudo hacer). Indicará los aspectos cuantitativos y cualitativos de dicha intervención, sin olvidar tanto el ámbito académico (aprendizaje teórico científico y técnico) como el institucional (Administración pública, ONG, Comunidad, etc. donde desempeña sus prácticas). Lo que se acaba de explicar, en esquema sería: A) Intervención directa: o Aspectos cuantitativos o Aspectos cualitativos B) Intervención indirecta: o Aspectos cuantitativos o Aspectos cualitativos Debe así mismo, describir, explicar y reflexionar sobre el porqué y el para qué de su intervención (justificación, finalidad y objetivos). En el cómo, debe señalar el método o métodos seguidos en su actuación, así como las técnicas e instrumentos empleados. El dónde y cuándo es evidente que exigen una descripción-explicación espacial y temporal de la intervención, argumentando acerca de la pertinencia y adecuación del espacio y tiempo elegido para la intervención realizada. 3. Conclusiones / reflexión personal Finalizará el informe con unas conclusiones o reflexión personal acerca del trabajo realizado y el aprendizaje obtenido en la experiencia, respondiendo a preguntas del tipo: ¿qué he aportado con mi intervención al grupo de personas con las que he trabajado? ¿qué me han aportado ellas a mí?. 4. Bibliografía 5. Anexos

45

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA : • • • Escartín, M.J.(1992). Manual de Trabajo Social. Modelos de práctica profesional. Valencia: Aguaclara. Diccionario de la Real Academia Española (1992). Madrid: Espasa. Diccionario de la Real Academia Española (2001). Madrid: Espasa.

46

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3.8. EL INFORME FINAL DE PRÁCTICAS
El informe final de Prácticas de Trabajo Social III se plantea como instrumento de sistematización y evaluación de la actividad, y tiene como objeto recoger de forma ordenada y sistemática el trabajo del estudiante. Este instrumento puede ser útil para conocer el proceso de implementación de la tarea, así como los resultados obtenidos y las dificultades encontradas. Se trata de la memoria de las actividades y tareas desarrolladas y por lo tanto, se deberá intentar que sea lo más real y objetivo posible, permitiendo conocer los procesos de las prácticas realizadas. Mediante el registro de las tareas y actividades ejecutadas, en esta asignatura a lo largo del curso académico, se facilitarán los datos necesarios para la construcción del informe final. Así, éste constará de los siguientes apartados: 1. Carátula o portada. 2. Índice. 3. Presentación. 4. Introducción. 5. Plan de trabajo. 6. La intervención en el trabajo Social. 6.1. Marco teórico profesional. 6.2. Modelo de Trabajo Social de la organización. 6.3. Marco jurídico-normativo. 7. Marco teórico-conceptual. 8. Proyecto de intervención. 9. Informe de la intervención. 10. Evaluación del proyecto de intervención. 11. Informe de otras actividades realizadas en las prácticas. 12. Evaluación general de las Prácticas realizadas. 13. Conclusiones . 14. Referencias bibliográficas y otras fuentes. 15. Anexos.

47

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3.9. LA ENTREVISTA EN EL PROCESO DE INTERVENCIÓN

Los trabajadores y las trabajadoras sociales abarcan un extenso campo de actuaciones, sin embargo, pasan más tiempo entrevistando que en ninguna otra actividad, especialmente si desempeñan su tarea en la prestación de servicios directos. Aunque también quienes trabajan con grupos y comunidades utilizan la técnica de la entrevista. La bibliografía sobre los servicios humanos describe a la entrevista como la actividad fundamental del Trabajo Social y como la herramienta básica de trabajo, (Kadushin, 1990; Sheafor, B. y Horejsi, CH. 2000). En este sentido, su finalidad está determinada por el cometido que se ha de abordar y para el cual se diseña (Santana, J. D.1996). Por ejemplo, la finalidad principal de algunas entrevistas puede ser facilitar u obtener información o determinar si la ayuda que se busca está dentro de las competencias de los servicios sociales. Ésta puede ser la tarea fundamental de la primera entrevista, de investigación o de evaluación. En este apartado se ofrece una orientación general sobre los aspectos fundamentales de la entrevista. En este sentido se exponen: las habilidades, los distintos tipos de entrevista según el objetivo, la duración y los pasos para preparar y desarrollar la entrevista. Habilidades básicas para la entrevista Según Trevithick, P. (2002) para realizar con eficacia una entrevista se deben poner en práctica una serie de habilidades. • Habilidades para preparar el cometido y la finalidad de la entrevista: o Planificar y prepararse para la entrevista. o Crear una comunicación y establecer una relación: mostrar interés por la persona, crear clima de confianza, mostrar respeto y aceptación. o Habilidades de recepción. o Demostrar una comprensión empática. • Habilidades para hacer preguntas: o Preguntas abiertas. o Preguntas cerradas. o Las preguntas ¿qué?. o Preguntas circulares.

48

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Con relación al tipo de preguntas, Kadushin (1997) señala cinco tipos de preguntas inútiles que hay que tratar de evitar: preguntas directivas o sugerentes; demasiadas preguntas de respuesta “sí/no”; preguntas poco claras; preguntas de doble o múltiples respuestas y, por último, demasiadas preguntas “¿por qué?”. • Habilidades para confirmar lo que se ha dicho y oído: o Parafrasear. o Aclarar. o Resumir. o Dar y recibir retroinformación. • Habilidades para no salirse del tema y profundizar en él: o Inducir, o Sondear, o Permitir y utilizar los silencios. • Habilidades para desconectar y terminar.

Las entrevistas se clasifican según el objetivo que se pretenda conseguir, (Schorderet, L., 1975) • • • • • • • • Informativa. De orientación y uso de recursos. De asesoramiento. De derivación. De atención a demandas concretas. De recogida de datos para el diagnóstico (Rossell, T., 1989). De relación, acompañamiento y tratamiento (Okun, B. F., 1997). De finalización o cierre del proceso de intervención.

La relación de ayuda puede durar una o varias sesiones. Su número dependerá, entre otras, de las siguientes circunstancias: • • • De la naturaleza de la relación: de si es formal o informal, voluntaria o involuntaria, etc. De la naturaleza del problema: de si es de corta o de larga duración; de si es fácil o no definirlo, aclararlo y aceptarlo; de si es individual o implica a otras personas, etc. Del entorno en el que se desarrolla la relación; de si es un centro de servicios, una entidad, etc.

49

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

PAUTAS Antes de la entrevista 1. Varios días antes de la cita, enviar a la persona que se va a entrevistar una carta o una nota recordando: Fecha. Hora. Lugar (si es necesario, remitir un plano de situación e información de los medios de transporte). Finalidad de la entrevista. Información relacionada con la entrevista. 2. Reservar, si fuera necesario, la sala (despacho) de entrevista. 3. Consultar la historia de la persona que va a ser entrevistada (por ej: apuntes del caso, antecedentes, etc.) y pensar en cómo incorporar a la entrevista preguntas e información pertinentes. Verificar en qué estado se encuentra el historial en relación con la confidencialidad y la política de la entidad. 4. Hacer o programar las llamadas telefónicas pertinentes que hay que efectuar antes de la entrevista. El día de la entrevista 1. Informar al o a la recepcionista de la entrevista y de la ayuda que, llegado el caso, podría necesitarse de su parte. o En caso de ausentarse del despacho antes de la entrevista, indicar en recepción dónde y cómo se le puede localizar cuando llegue la persona. o Indicar en recepción si se le puede o no interrumpir durante la entrevista y en qué circunstancias. o Si corresponde, informar al o a la recepcionista de la ayuda que podría necesitar la persona al llegar (por ej: acceso para silla de ruedas, espacio para una silla de niño plegable, etc.). 2. Preparar la sala de entrevista prestando atención a: o La comodidad y el aspecto general de la sala (formal/informal, desordenada, decorada en exceso, abarrotada de cosas? ¿Refleja la diversidad cultural de la gente que utiliza el despacho?). o La disposición de los asientos y si ésta es la que conviene a la finalidad de la entrevista. o La temperatura. o La iluminación (especialmente importante para la gente que tiene mala vista). o Las medidas de protección/seguridad, si son necesarias. o La disponibilidad de un teléfono, si es necesario.

50

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

o Los bolígrafos, papel y otra información o materiales, si son necesarios. o La organización de la sala si se va a entrevistar a niños/as o si van a estar presentes, desde el punto de vista de su seguridad y qué juguetes, lapiceros, libros, revistas, etc., hay. 3. Comprobar otras actividades que vayan a tener lugar en la entidad para asegurar que los trastornos sean mínimos. 4. Contemplar otras dificultades u obstáculos; por ej: la accesibilidad a la sala de entrevista en cuanto a sillas de ruedas. 5. Cuando llegue la persona objeto de la entrevista, pensar en: o Ser puntual. o Cómo la va a recibir. o Cómo piensa presentarse. o Qué preguntas formulará para que la persona pueda expresar problemas o dudas inmediatos que tenga, por ejemplo limitaciones de transporte y / o aparcamiento.

Durante la entrevista 1. Pensar en cómo se propone suscitar la finalidad de la entrevista y cómo relacionarla con acontecimientos anteriores (remisión del caso, su carta, su último contacto y otros incidentes que hayan ocurrido). 2. Plantearse cómo piensa utilizar las preguntas abiertas y las preguntas de respuesta sí/no y otras técnicas específicas de la entrevista para transmitir con claridad y franqueza lo que se considera que son la finalidad, las metas y los objetivos de la entrevista. De modo similar, pensar en cómo se propone averiguar lo que la persona puede querer de la entrevista. 3. ¿Qué apuntes o datos piensa tomar durante esta entrevista?. ¿Cómo piensa explicar la finalidad de los mismos y qué acceso tendrá la persona entrevistada y otras a estos apuntes/datos?. 4. Como parte del contenido y proceso de la entrevista. Prestar atención a: o La hora. o La tarea que tiene entre manos. o Cómo proteger la entrevista (espacio), de manera que no le distraigan ruidos o demandas externas. (Es muy práctico poner en la puerta un letrero que informe de que se está celebrando una entrevista y que no se debe molestar). 5. Cómo piensa finalizar la entrevista y qué contacto futuro propone (si es que lo hay). 6. Cómo piensa despedirse y acompañar a la persona a la puerta. 51

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Después de la entrevista 1. ¿Qué registro de datos / grabación / formularios han de concluirse? (Viene muy bien hacerlo inmediatamente después de la entrevista cuando se tienen los pensamientos frescos en la memoria). 2. ¿Qué trabajo de seguimiento hay que hacer y cómo piensa comunicarse y actuar de enlace con otras personas y organismos interesados?. 3. Puede ser adecuado escribir una carta para recordar a la persona entrevistada, agradeciéndole haber asistido y despachado los principales asuntos tratados o acordados. Si el contacto va a continuar, se puede señalar el día y la fecha de la cita siguiente. 4. ¿Qué trabajo de seguimiento ha de hacerse para cerrar la entrevista o para que el trabajo pase a la fase siguiente (por ej: coordinación con otros organismos)? REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS • • • • Kadushin, A. Y Kadushin G. (1997). The Social Work Interview. A guide for human service professionals. Nueva York: Columbia University Press. Okun, B. F. (1997). Effective helping. Interviewing and counseling techniques. USA: Brooks/Cole Publishing Company. Rossell, T. (1989). La entrevista en el Trabajo Social. Barcelona: Euge. Santana H., J. D. (1996). La entrevista. En Barranco, C.; Henríquez, R.; Hernández, M. y Santana, J. D. Manual de prácticas de campo de Trabajo Social. Tenerife: Benchomo. Schorderet, L. (1975). La entrevista: su técnica. Madrid: Oriens. Sheafor, B. W.; Horejsi, CH. R. y Hosejsi, G. A. (2000). Techniques and guidelines for Social Work Practice. USA: Allyn and Bacon. Trevithick, P. (2002). Social work skill. A practice handbook. U. K.: Open University Press.

• • •

52

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3.10 . LA FICHA SOCIAL. LA HISTORIA SOCIAL. EL INFORME SOCIAL
La ficha, la historia y el informe social son instrumentos básicos usados por el trabajador social (Consejo General de Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales, 1985: 11). La ficha e informe social pueden ser a nivel individual/familiar, institucional y de comunidad (Idem, 1985: 14). En el Manual de Técnicas utilizadas en Trabajo Social (1990), editado por la Escuela Universitaria de San Sebastián, se ofrecen modelos de informe social grupal y de informe social comunitario, que podrá consultar el lector. Una tarea aún pendiente es la elaboración de modelos o de pautas de informe social de asociaciones, organizaciones e instituciones -aunque existe en el citado manual alguna propuesta al respecto- y modelos para la elaboración del informe macro-social.

1. LA FICHA SOCIAL La ficha social es un "soporte documental e instrumento de trabajo en el que se registra la información en forma susceptible de ser ordenada, entresacada y almacenada" (Consejo General de Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales, 1985: 30). Es una guía de obtención y registro de información. También se define como “soporte documental de aplicación general en el sentido de que contiene todos aquellos datos comunes a cualquier usuario de los servicios sociales” (Díaz, A., Piñero, A. y Restrepo, P., 1987: 7). Existen dos maneras de entender la ficha social: como instrumento sintético de registro de información básica, supeditado a la historia social o como instrumento amplio de registro de información (al modo de una base de datos) vinculado a la historia social pero de forma no dependiente o subordinada. Desde el primer punto de vista, es “la parte común sistematizable y cuantificable de la historia social”. (VV.AA., 1985: 30). La información que suministra

53

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

permite realizar “estudios comparativos de demanda, a través del análisis de las características sociodemográficas, problemas presentados y recursos utilizados en los servicios sociales…” (Díaz, A., Piñero, A. y Restrepo, P., 1987: 7). Desde el segundo punto de vista, en la ficha social se “van consignando paulatinamente los datos que en sucesivos encuentros profesionales, el trabajador social necesita y obtiene del usuario y que tradicionalmente ha venido “almacenando descriptivamente en hojas o fichas abiertas. No se trata, pues, de una ficha más, sino de la ficha social estandarizada que proponemos sustituya a la multiplicidad de documentos diferentes imposibles, en su actual estado, de comparar o sistematizar”. ” (Díaz, A., Piñero, A. y Restrepo, P., 1987: 9). De la ficha e historia social se pueden extraer o elaborar diferentes informes sociales, en función de las necesidades. En el anexo de este apartado, se adjunta una propuesta general de ficha social (Hernández, M., 2003: 588-596). Un aspecto a tener en cuenta, es que en varios de los apartados -en especial los relativos a necesidades o problemas y recursos a aplicar- que se recogen en el modelo de ficha social del anexo, se puede y debe recurrir a códigos numéricos, como los que propone el Consejo General que no reproducimos por economía de espacio. PAUTAS Ver anexo Nº 1. y

2. LA HISTORIA SOCIAL Éste es uno de los documentos importantes con los que cuenta el trabajador social. Las unidades de análisis (casos individuales y familiares, grupos, comunidades, asociaciones, organizaciones, contextos sociales de mayor entidad...) presentan una cualidad de dinamicidad, de cambio constante. Al igual que no es posible la comprensión de los fenómenos y procesos sociales de los individuos sin vincularlos a los subsistemas y sistemas donde se hallan insertos (de ahí la relevancia del genograma, del ecomapa o del análisis de condiciones estructurales), no parece lógica la comprensión de dichos procesos y fenómenos sin un análisis temporal o diacrónico. El presente viene determinado, entre otros factores, por el pasado. Como señala Vila Torruella (1985) es un medio para conocer el pasado del cliente y, en consecuencia, comprender el presente. En palabras de la misma 54

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

compañera se trata de un documento en el que se recoge de forma sistemática y ordenada la información obtenida del cliente y su situación. Existen dos maneras de entender la historia social: como instrumento aglutinante de toda la información existente en un expediente o como un instrumento complementario, donde lo importante es el análisis de la historia o de los acontecimientos relevantes de una persona, una familia o un grupo social. La historia social es una narración descriptiva y explicativa de la evolución experimentada por la unidad de análisis. Se incluye en el expediente y facilita la comprensión de la trayectoria del objeto observado a los futuros trabajadores sociales, que puedan hacerse cargo. Naturalmente, la historia debe actualizarse periódicamente, ya que si no pierde gran parte de su utilidad. Saber extraer de todos los documentos que figuran en el expediente, aquellos datos más relevantes que han de integrar la historia social es una habilidad profesional que puede ser entrenada. "Educar la mirada" es un objetivo que debe planearse todo buen profesional. Se consigue alimentando la mente con lecturas, con conversaciones y con experiencias. La historia social es una síntesis del pasado e incluso del presente más inmediato. Se apoya en los documentos primarios (declaraciones, registros de entrevista, historias de vida elaboradas por los propios sujetos afectados, ...). En los casos en que hay sucesivas fichas sociales (porque se ha reabierto el expediente y existe una necesidad de actualización) u hojas de seguimiento, no basta con agruparlas. Eso no es la historia social, aunque refleja, en gran medida la evolución del caso. Hay que construir una narración que articule y conecte las diferentes fichas o registros de la evolución del caso. La historia social es un relato diacrónico representativo de las variables centrales y de los acontecimientos experimentados. En definitiva, la historia social no es una mera descripción o enumeración de datos, agrupados de forma acumulativa, sino un guión con sentido, en el que se interrelacionan variables y se explica la vida o parte de ella de una persona, una familia, una comunidad, una organización...(Hernández, M., 2003: 584).

55

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

PAUTAS Escartín considera que los elementos que deben integrar la historia social son los siguientes: 1. Identificación de la información (con datos de los miembros de la familia). 2. La familia como sistema (incluyendo información acerca de la dinámica, funcionamiento y evolución de la familia). 3. Inquietudes, necesidades y problemas. 4. Recursos y limitaciones para responder a las necesidades (Escartín, M. J., 1998: 108-109).

3. EL INFORME SOCIAL El informe social es una "síntesis explicativa respecto a una situación dada, que emite el trabajador social como resultado del estudio, valoración y dictamen para el logro de un objetivo determinado" (VV.AA., 2003: 47). Sus objetivos son los siguientes: 1. "Dar a conocer la existencia y características de una situación social determinada con el propósito de paliarla o modificarla. 2. 3. 4. 5. Aportar información para el dictamen profesional. Obtener recursos sociales ya establecidos. Promover recursos sociales. Facilitar información a otro trabajador social" . Este instrumento permite sistematizar, depurar y ordenar los datos y la información obtenida y en consecuencia, incrementa -si se hace bien- la precisión de los diagnósticos y la eficacia de la intervención. Es un medio muy útil para comunicar de forma sistemática a otros técnicos e instituciones el conocimiento alcanzado sobre una determinada situación social. Facilita, además, la transmisión interna de la información sobre los casos y evita que en el futuro otros profesionales tengan que "partir de cero" y duplicar el esfuerzo de 56

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

las instituciones y de las personas, familias, grupos o comunidades implicados (Hernández, M., 2003: 579). Si el informe se elabora a partir de procedimientos de investigación y evaluación fiables y válidos, aporta información de alto valor para la toma de decisiones racional y se reduce, con ello, la arbitrariedad y la subjetividad. La correcta elaboración requiere tiempo y calma. Al igual que el informe médico o psicológico parten de evidencias científicas, el informe social se sustenta en datos contrastados. Debe ser el resultado de una investigación científica de la realidad. La exploración de la misma no se reduce a la descripción, sino que ha de determinar las variables que pueden estar operando en el fenómeno social que se estudia y relacionar éstas como hipótesis a contrastar o validar. La evaluación de las unidades de análisis (personas, familias, grupos, organizaciones, comunidades y estructuras macrosociales) debe ser lo más objetiva posible. "Es necesario superar el sesgo "negativista" que caracteriza a muchos informes." (Hernández, M. s. f. r. en VV. AA., 1996: 169). Hay que hacer referencia, sobre todo, a las potencialidades, a las posibilidades de cambio y a los recursos internos aprovechables del individuo, familia, grupo, organización... El informe social hace mención, también, a los factores de crisis y de los elementos negativos que deben ser subsanados, pero especialmente, es una evaluación de los puntos desde los que desarrollar una estrategia y una táctica de cambio, ya sea educativa, terapéutica o de otra índole. No se limita, por otra parte, a la enumeración de datos y a lo descriptivo. "Tiene que incorporar una componente analítica, interpretativa, diagnóstica y de pronóstico, así como una propuesta de intervención o un plan de trabajo y sugerir el procedimiento y tipo de evaluación subsiguiente" (Hernández, M., 1996: 170). El informe social debe ser el resultado de un profundo trabajo de investigación. Esto significa que su elaboración debe estar precedida de la aplicación de una serie de técnicas e instrumentos de evaluación de la realidad. Los procedimientos más sistemáticos reúnen las condiciones de contraste de la información (evaluación interjueces, es decir, incorporan las valoraciones de otros observadores), multiobservaciones o evaluación inter-situaciones (una entrevista no es suficiente, hay

57

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

que realizar exploraciones en el territorio, observaciones repetidas, visitas, en varias ocasiones), son multi-método (ya que combinan, además, técnicas e instrumentos diversos) multivariable y multi-criterio. Un informe no es, naturalmente, un instrumento cerrado. Lo que supone que se refiere a un momento determinado de la historia de un individuo, un grupo o una comunidad… que es superado por la evolución posterior. Para prolongar la actualidad y frescura de la información que hay en el expediente se utilizan las hojas de seguimiento o los informes posteriores. En ellos se incorporan los resultados o cambios observados y se evalúa la eficacia del plan de trabajo, la calidad de la ejecución y se sugieren nuevas líneas de intervención o interacción. Un aspecto muy importante a tener en cuenta es el relativo a las denominaciones. Las etiquetas que califican al usuario, a la familia, al grupo, a la asociación o a la comunidad son un recurso lingüístico que se debe evitar. Al igual que hay que cuidar la redacción y la ortografía, debemos ser mesurados en la utilización de determinadas expresiones perjudiciales. A continuación, se presenta una propuesta de informe social, que puede ser útil para el lector (Hernández, M., 2003: 582). Naturalmente, existen muchos tipos de informes. Esto depende del motivo del mismo, de los objetivos que se persigan, del tipo de intervención que se esté realizando, de la institución en la que se esté trabajando, del tipo de problemática a abordar o simplemente, de los criterios del profesional. Solo se presentan las categorías centrales de observación y los tópicos principales que se deben incorporar a un informe general. Las categorías expuestas se desarrollan, con mayor detalle, en el modelo de ficha social que se expone en el apartado de anexos. Hay que significar, que el modelo de informe no se refiere a ningún campo específico. De ahí su cualidad de generalidad. Por lo tanto, es solo un ejemplo. Debe ser adaptado a las particularidades y necesidades de cada área o sector e institución. La información que aparezca descrita en él deberá ser, pues, la justa e imprescindible.

PAUTAS Motivo del Informe: 58

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Fecha de elaboración: Solicitado por: Destino: Código/expediente: Fuentes consultadas: Técnicas de obtención de información: Instrumentos empleados: Periodo de investigación:

1. Datos de identificación de la persona de referencia: 2. Datos de la unidad de convivencia y genograma: 3. Situación de salud: 4. Situación socio-económica y laboral: 5. Situación formativa y cultural: 6. Dinámica familiar o del núcleo de convivencia: 7. Estilo educativo y pautas de crianza: 8. Relaciones sociales. Participación e implicación social y ecomapa: 9. Ocio y tiempo libre: 10. Datos de la vivienda y de la zona de residencia: 11. Historia social: 12. Análisis de la problemática, de las necesidades y de los puntos fuertes del sistema: 13. Valoración técnica: Diagnóstico-pronóstico: 14. Propuesta de intervención. Recursos a utilizar a nivel interno y externo: 15. Sistema de evaluación y cronograma:

Nombre del autor/a del informe: Firma y sello de la institución (si no es ejercicio libre de la profesión) 59

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Nº de colegiación.

Este modelo de Informe Social, como ya se ha dicho, debe ser adaptado a las necesidades. Por ejemplo, un informe cuyo motivo sea el de valorar la idoneidad de una pareja para adopción debe dar más importancia a las categorías que tienen que ver con motivación, estilo educativo o dinámica de pareja. Mientras que un informe que pretenda valorar la conveniencia de tratamiento del usuario en una comunidad terapéutica, debe ocuparse preferentemente de las dimensiones de salud y de relaciones sociales. Eso no quiere decir que no se exploren todas las áreas, ya que a priori sin investigación de todas las categorías centrales no es posible saber lo que ocurre. Hay que advertir que en los informes no hay por qué incorporar todos los datos -especialmente, los más sensibles- que aparecen en el expediente o en la ficha social. Un informe dirigido a otra institución, por ejemplo, el organismo competente en materia de vivienda, puede no necesitar ciertos datos de salud.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS • Ares, A. y Fernández, T. (2002). Servicios Sociales: Dirección, gestión y planificación. Madrid: Alianza. • Brezmes, M. (2001). La intervención en Trabajo Social: Una introducción a la práctica social. Salamanca: Hespérides. • Díaz, A., Piñero, A. y Restrepo, P. (1987). Un modelo de ficha social: Manual de utilización. Madrid: Consejo General de Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales. • Escartín, M. J. (1998). Manual de Trabajo Social: Modelos de práctica profesional. Alicante: Aguaclara. • Hernández, M. (2003). Comunicación y Trabajo Social. En Fernández, T. y Alemán, C. Introducción al Trabajo Social. (pp. 555-588). Madrid: Alianza. • Hernández, M. (1996). El Informe Social. En Barranco, C., Hernández, M., Henríquez, R. y Santana, J. Manual de Prácticas de campo de Trabajo Social (167-182). La Laguna: Bencomo. 60

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

VV. AA. (1985). Dos documentos básicos en Trabajo Social: Estudio de la aplicación del Informe y Ficha Social. Madrid: Siglo XXI y Consejo General de Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales.

VV. AA. (1990). Manual de Técnicas utilizadas en Trabajo Social. San Sebastián: Escuela Universitaria de Trabajo Social de San Sebastián.

VV. AA. (2003). Dos documentos básicos en Trabajo Social: Estudio de la aplicación del Informe y Ficha Social. Buenos Aires: Espacio y Consejo General de Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales.

61

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3.11. CARACTERÍSTICAS GENERALES DE UN DOCUMENTO TÉCNICO

En los diferentes guiones presentados en esta Guía de Prácticas de Trabajo Social III existen una serie de elementos comunes a la mayoría de los mismos y por ello, se procederá a su concreción. Así, se indicará de forma breve y concisa, la manera en que se realizará: la carátula o portada, el índice, la presentación, la introducción, las conclusiones y los anexos. 1.- LA CARÁTULA O PORTADA La carátula o portada hace referencia a la página que queda a la vista y en ella será preciso indicar: • • • El título del documento Nombre y apellidos del autor/a o autores/as Otros datos como: titulación académica, fecha de realización, curso académico, profesor/a, etc.

Además deberán tenerse en cuenta los márgenes y el interlineado (serán mayores que en el resto del documento); el tamaño de la letra o fuente (mínimo 1416); el tamaño del papel, que será igual al del resto del documento (DIN - A4). En el caso de documentos superiores a 25 páginas, éstos irán encuadernados, para facilitar su manipulación. El título del documento deberá de ser descriptivo y, por lo tanto, hará referencia al contenido fundamental del trabajo realizado, intentando que de una información básica pero que no sea estigmatizador. También, podrá incluirse un subtítulo que refleje alguno de los aspectos más relevantes tratados en el documento o una expresión metafórica sobre su contenido. La carátula, con carácter general, deberá de ser sencilla y austera y, en la medida de lo posible, se obviaran elementos relacionados con cenefas, dibujos animados u otros elementos ornamentales, que no estén muy relacionados con los contenidos que se expongan. 2.- EL ÍNDICE El índice se colocará inmediatamente a continuación de la portada y recogerá cada uno de los apartados y subapartados de los que consta el documento. Tiene por objeto presentar de una forma sencilla y casi gráfica los contenidos del documento. También ayuda al lector a localizarlos en su página correspondiente. Así, en el margen izquierdo aparecerá el título del apartado y en el derecho, el número de página.

62

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

A modo de ejemplo se puede señalar:

Índice Introducción 1.- xxxxxx xxxxx 1.1.- xxx xxxx 1.1.1.- xxx xxxx 2.- yyyy yyyy 3.- Conclusiones Referencias bibliográficas Anexos Pág 3 5 10 12 16 20 25 27

Como puede apreciarse en el ejemplo indicado, un apartado puede o no constar de subapartados. En el caso de que los tenga, la fórmula para señalarlos será la que se indica anteriormente. En general, será necesario concretar y detallar lo máximo posible todas las partes integrantes del trabajo. 3.- LA PRESENTACIÓN La presentación del documento no siempre es necesaria, sobre todo si se trata de un texto corto. En general, como el propio nombre indica, el autor/a pretende señalar los antecedentes, advertencias y puntualizaciones que ayudarán a realizar la lectura del documento. En textos de gran envergadura y magnitud, como monografías, tesis etc. suelen contener prólogo o prefacio. Se trata de una sección previa a la obra, que puede estar desligada de la misma, pero que ayuda al lector a entenderla y le orienta sobre ella. Para los trabajos de Prácticas de Trabajo Social III no será necesaria su realización, excepto en los casos en los que el profesor/a lo indique de forma explícita a los alumnos.

4.- LA INTRODUCCIÓN Ésta es una parte muy importante del documento, dado que en la misma el alumnado resumirá los contenidos del documento de una forma ordenada (partes en que se divide y el contenido de cada una de ellas). También será necesario señalar los antecedentes del trabajo realizado, el objeto de su realización y el enfoque que se ha dado al mismo. En el caso de que no se haya realizado prólogo o presentación, en la introducción se podrán expresar observaciones personales de interés sobre el trabajo realizado.

63

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

En el caso de realizar apreciaciones personales, éstas deberán de ser señaladas como tales y estar diferenciadas de las técnicas y/o científicas. Habitualmente la introducción se redacta cuando se ha terminado el documento y puede incluir en el mismo agradecimientos. Éstos últimos, deberán de ser “los justos”, ya que difícilmente se podrá señalar a toda persona o institución implicada. 5.- LAS CONCLUSIONES Las conclusiones serán el último apartado y no todo documento deberá llevarlas. En el caso que sea preciso su realización, éstas señalarán los aspectos más relevantes del documento. De forma breve, se concretarán aquellas ideas o elementos que el autor ó la autora desea destacar como corolario. Esto significa que en las conclusiones no se desarrollarán nuevas ideas, sino que se concretarán de forma sintética las ya expresadas. En este apartado cabe la posibilidad de realizar indicaciones sobre apreciaciones personales sobre el tema ó temas tratados y emitir juicios evaluativos sobre la tarea realizada y sobre posibles limitaciones del trabajo presentado, indicando posibles problemas y líneas de profundización o investigación. 6.- LOS ANEXOS Se trata un apartado relativamente independiente, en el sentido de que puede aclarar, profundizar o concretar alguno de los aspectos tratados en el documento y que por su longitud o naturaleza se considera poco apropiado que forme parte del cuerpo del trabajo. En la mayor parte de los casos no es imprescindible adjuntarlos al trabajo, pero puede aclararlo o completarlo y por ello se añaden. Los anexos pueden ser de diferentes tipos: otros documentos, dibujos, esquemas, estadísticas, fotos, tablas, gráficos, glosarios, notas bibliográficas, etc.

Por último, a modo de recomendaciones finales, los trabajos se presentarán: • • • • • • En folios DIN - A4 y tendrán un margen de 2,5 - 3 mínimo, tanto a la derecha como a la izquierda. El tipo de letra será Times Roman y el tamaño 12. Todas las páginas irán numeradas de forma consecutiva. Para las referencias bibliográficas se utilizarán las pautas que se indican en esta Guía. Para cada documento deberán de ser atendidas las recomendaciones expresadas en los diferentes guiones expuestos en la Guía. En todo el trabajo se deberá de tener presente la confidencialidad de la información que se obtenga en el ejercicio de las Prácticas de Trabajo Social III. Así, desde el título a los anexos, la información que se exponga en todos 64

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

los documentos seguirá los criterios y normas éticas respecto a la confidencialidad de la información obtenida. Por otra parte, se deberá evitar la estigmatización y/o etiquetación de personas y grupos, y el trabajo y los documentos que de él se desprendan deberán de guiarse por el respeto y los criterios éticos presentes en el código ético (adjunto en la Guía).

3.12. DIARIO DE CAMPO

1. Fecha, horario y lugar. 2. Descripción del trabajo realizado: ¿Qué he hecho?, ¿Por qué?, ¿Con quién?, ¿Para qué? y ¿Cómo?. 3. Valoración del trabajo realizado. 4. Tareas a realizar. 5. Otros.

3.13. INFORME DE REUNIÓN

1. Identificación de la reunión. 2. Fecha , horario y lugar. 3. Asistentes. 4. Asuntos a tratar. 5. Desarrollo de los asuntos propuestos. 6. Acuerdos adoptados. 7. Fecha y firma.

65

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3.14. FICHA DE LECTURA

1. Referencia bibliográfica continuación). 2. Síntesis de contenido. 3. Análisis crítico.

(aplicar

los

criterios

que

figuran

a

3.15. CRITERIOS PARA LA PRESENTACIÓN DE TEXTOS
La redacción de los documentos ha de atenerse a las normas de publicación de la American Psychological Association (1999). A continuación se exponen algunos de estos requisitos y se dan ejemplos de los mismos. 1. Citas bibliográficas en el texto. Las citas bibliográficas en el texto se harán con el apellido del autor/a y año de publicación (ambos entre paréntesis y separados por una coma). Si el nombre del autor/a forma parte de la narración se pone entre paréntesis sólo el año. Si se trata de dos autores/as siempre se citan ambos/as. Cuando el trabajo tiene más de dos y menos de seis, se citan todos/as la primera vez, en las siguientes citas se pone sólo el nombre del/la primero/a seguido de “et al.” y el año, excepto que haya otra abreviatura de igual forma y del mismo año, en cuyo caso se pondrá la cita completa. Para más de seis autores/as se cita el primero seguido de “et al.” Y en caso de confusión se añaden los/as autores/as subsiguientes hasta que resulten bien identificados/as. En todo caso, la referencia en el listado bibliográfico debe de ser completa. Cuando vayan varias citas en el mismo paréntesis se adopta el orden cronológico. Para identificar trabajos del mismo autor o de la misma autora, o autores/as, de la misma fecha, se añaden al año las letras a, b, c, hasta donde sea necesario, repitiendo el año. Cuando se diga “en prensa”, las letras se separan con un guión.

66

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

2. Referencias bibliográficas. Las referencias bibliográficas irán ordenadas alfabéticamente al final, empezando una página y ateniéndose a la siguiente normativa: a. Referencias de revistas: Autor/a(es/as); año; título del artículo; nombre de la revista completo en letra cursiva; vol; nº entre paréntesis y página inicial y final. Ejemplo: Abril, C. (1999). Mediación familiar: un recurso para la resolución de conflictos familiares. Intervención Psicosocial, 36, (98) 101-113. b. Referencias de libros completos de un mismo autor o autora: Autor/a (apellido, coma e iniciales de nombre y punto. En caso de varios autores/as, se separan con coma y antes del último con una “y”); año (entre paréntesis) y punto; título completo en cursiva y punto; ciudad y dos puntos, y editorial. En caso de que se haya manejado un libro traducido con posterioridad a la publicación original, se añade al final entre paréntesis “Orig.” Y el año. Ejemplo 1: Aburto, M. (1998). Administración por Calidad. México: Paidós. Ejemplo 2: Dominelli, L. y E. MacLeod. (1999). Trabajo Social feminista. Madrid: Cátedra. (Orig. 1989). c. Referencias de libros con capítulos de distintos autores/as: Para capítulos de libros colectivos o de actas: autor/a(es/as); año; título del trabajo que se cita y, a continuación, introducido con “En”, el o los directores o directora/as, editores/as o compiladores/as (iniciales del nombre y apellidos) seguido entre paréntesis de dir., ed. o comp., añadiendo una “s” en el caso del plural; el título del libro en cursiva y entre paréntesis la paginación del capítulo citado; la ciudad y la editorial. Ejemplo 1: Aburto, M. (1998). La calidad de servicio. En M. Aburto, Administración por Calidad (pp.35-68). México: Paidós. Ejemplo 2: Kisnerman, N. (Comp.) (2001). Ética: ¿Un discurso o una práctica social?. Argentina: Paidós. Ejemplo 3: Alemán, C. y J. Garcés F. (Dirs.) (1996). Administración social: servicios de bienestar social. Madrid: Siglo XXI. 67

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

d. Referencias a Internet: Ejemplo: Alguacil, J. (1999). Elementos para construir una metodología. Escuela Técnica Superior de Arquitectura. Recuperado el 31 de octubre de 2003 de http://www.psiquiatria.com/psicologia/vol3num1/art_7.htm

68

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

IV. ANEXOS

ANEXO 1. MODELO DE FICHA SOCIAL

Nº EXPEDIENTE

Fecha apertura ficha

Fechas de anotaciones de datos y actualizaciones de la Ficha Social

Trabajador Social

1. FUENTES Y TÉCNICAS DE OBTENCIÓN DE INFORMACIÓN

Fecha

Técnica

Instrumentos

Fuente Cód.

2. DATOS DE IDENTIFICACIÓN DE LA PERSONA DE REFERENCIA

Apellidos y nombre:____________________________________________________________ DNI/pasaporte:___________________Fecha nacimiento:_____-_____-_____ Género:__________________ Lugar nacimiento:___________________________________ Nacionalidad:______________________ Estado civil:__________________ Nivel formación:__________________________________ Profesión:____________________________Ocupación:______________________________ _

69

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Cobertura sanitaria:___________________________ Nº Seguridad Social:________________ Domicilio:______________________________Localidad y provincia:____________________ Código postal:_________Teléfono contacto:____________Correo electrónico:_____________
3. DATOS DE LA UNIDAD DE CONVIVENCIA

3.1.DATOS BÁSICOS:
Código D.N.I Pasaporte Apellidos y nombre Vínculo o Fecha parentesco nacimiento Género Estado civil

3.2. GENOGRAMA: 3. 3. OTROS FAMILIARES EXTERNOS Y PERSONAS RELEVANTES PARA LA UNIDAD CONVIVENCIAL: Apellidos y nombre Vínculo Dirección parentesco Teléfono Motivo de la relevancia

3. 4. OTRAS INSTITUCIONES Y TÉCNICOS CON VINCULACIÓN: Institución Técnicos Teléfonos E-mail

3. 5. INTERVENCIONES REALIZADAS POR OTRAS INSTITUCIONES Y PERIODOS:

70

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

3. 6. RESULTADOS: 3. 7. INTERVENCIONES REALIZADAS POR NUESTRA INSTITUCIÓN Y PERIODOS: 3. 8. RESULTADOS:

4. SITUACIÓN DE SALUD DE LA UNIDAD DE CONVIVENCIA

4. 1. DATOS DE SALUD BÁSICOS:
Código Enfermedad Intervenciones médicas relevantes Observaciones

4. 2. ANTECEDENTES QUE HAN PODIDO INFLUIR EN EL ESTADO DE SALUD
(hábitos saludables y nocivos, factores de riesgo...)
4.3. TRATAMIENTOS QUE MEREZCAN SER RESEÑADOS Y GRADO DE

CUMPLIMIENTO: 4. 4. DISCAPACIDAD: Código Discapacidad Tipo Reconocimiento Grado

5.

SITUACIÓN SOCIO-ECONÓMICA Y LABORAL

5. 1. INGRESOS:
Código Rentas capital Rentas trabajo Prestaciones Ingresos mensuales

71

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

5. 2. SITUACIÓN LABORAL: Apellidos y nombre Tipo de Fecha inicio y contrato término Antigüedad Empresa Ocupación

5. 3. TRAYECTORIA, PREFERENCIAS Y SATISFACCIÓN LABORAL: 5. 4. DESEMPLEO:
Código Tiempo desempleo Inicio prestación Término prestación Acciones inserción

5. 5. OTROS DATOS DE INTERÉS: 5. 6. GASTOS DE VIVIENDA Y EXTRAORDINARIOS:

6.

SITUACIÓN FORMATIVA Y CULTURAL

6. 1. DATOS ESCOLARES O ACADÉMICOS DE LOS MENORES Código Curso Centro Nivel Nivel Nivel rendimient Integración asistencia o

Código

Asistencia Comedor

Actividades Satisfacción Apoyo Director y escolar Tutor extraescolare escolar s

Dirección , teléfono y e-mail

72

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Nivel docente

6. 5. HABITOS Y ACTIVIDADES CULTURALES DE LA UNIDAD DE CONVIVENCIA:

7.

DINÁMICA FAMILIAR O DEL NÚCLEO DE CONVIVENCIA

7.1. RELACIÓN DE PAREJA: Tiempo de convivencia:________________________ Nivel de comunicación: Profundo Medio Superficial

Frecuencia y duración comunicación:

Alta (todos los días al menos 1 hora) Media. (1/ hora) Baja.

73

Resultado Duración Institución en recientes ativas f s i c A o l u t í y Torcurso estudios apellidos o regular y en r Participación en el frecuente bContacto infrecuente el hogar al RESTO Nom el 3. OBSERVACIONES: nm2. VINCULACIÓN FAMILIA-ESCUELA: Participación en actividades educativas en ee 4. NIVEL directoA.M.P.A. con m 6. aulaApoyo FORMATIVO DELtutor/a DE LA UNIDAD CONVIVENCIAL

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Tono:

Muy positivo Fundamentalmente positivo Intermedio Fundamentalmente negativo Muy negativo Alto (a juicio de la pareja, terceros- hijos- y técnico) Intermedio (idem) Bajo

Nivel de afecto:

Actividades comunes que realizan los miembros de la pareja: Participación de los miembros de la pareja en la realización de las tareas domésticas: Solo uno de los miembros Ambos Mayoritariamente uno de los miembros Aspectos positivos y mejorables de cada miembro de la pareja
Miembro 1 Miembro 2

+
Miembro 1 OPINA Miembro 2 OPINA

-

+

-

7. 2. NÚCLEOS DE CONFLICTO (temas que originan enfrentamientos, antecedentes
separaciones...)

7. 3. ACCIONES DE MEJORA: 7. 4. RELACIONES PADRES/TUTORES-HIJOS/MENORES A CARGO Nivel de comunicación: Profundo Medio Superficial

Frecuencia y duración comunicación:

Alta (todos los días al menos 1 hora) Media. (1/ hora) Baja.

Tono:

Muy positivo Fundamentalmente positivo 74

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Intermedio Fundamentalmente negativo Muy negativo Nivel de afecto: Alto (a juicio de la pareja, hijos y técnico) Intermedio (idem) Bajo

8.

ESTILO EDUCATIVO Y PAUTAS DE CRIANZA

8.1. ESTILO:
AUTORITARIO PERMISIVO PERFECCIONISTA ASISTENCIALPERSONALIZADO OTRO

MADRE/TUTORA

PADRE/TUTOR

8. 2. CONCORDANCIA ESTILOS:

No

8. 3. PREMIOS Y CASTIGOS QUE SE APLICAN: 8. 4. ¿QUIÉN LOS APLICA? 8. 5. NÚCLEOS DE CONFLICTO (temas que originan enfrentamientos) 8. 6. ACCIONES DE MEJORA: 8. 7. OPINIÓN DE LOS HIJOS O MENORES ACERCA DE SUS PADRES/TUTORES/ACOGENTES:
Padre/tutor Hijos/menores opinan Madre/tutora

+

-

+

-

8. 8. RELACIONES ENTRE HERMANOS O MENORES A CARGO:

75

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

8. 9. RELACIÓN CON OTROS FAMILIARES/ADULTOS QUE VIVEN EN O FUERA DEL DOMICILIO: 8. 10. DATOS ACERCA DE SEPARACIONES, CUSTODIA DE MENORES, REGIMEN DE VISITAS, MANUTENCIÓN Y PROCESOS DE MEDIACIÓN: 8. 11. RELACIÓN CON FAMILIAS DE ORIGEN: 8. 12. DATOS DE LA HISTORIA FAMILIAR MÁS SIGNIFICATIVOS (mudanzas,
nacimientos, fallecimientos, enfermedades,...):

9. RELACIONES SOCIALES, PARTICIPACIÓN E IMPLICACIÓN SOCIAL PERSONAS MÁS SIGNIFICATIVAS FUERA DEL ENTORNO CONVIVENCIAL:

9. 1. DATOS BÁSICOS: 9. 2. ECOMAPA: 9. 3. TIPO DE RELACIONES Y FRECUENCIA DE INTERACCIÓN CON FAMILIA EXTENSA, AMIGOS, COMPAÑEROS DE TRABAJO... 9. 4. PARTICIPACIÓN EN ASOCIACIONES, CLUBES, SOCIEDADES...

10. OCIO Y TIEMPO LIBRE

10. 1. INTERESES Y AFICIONES: 10. 2. USO DE RECURSOS DE OCIO Y TIEMPO LIBRE: 10. 3. DESCRIPCIÓN DE UN DÍA LABORABLE Y UNO FESTIVO: Día laborable: Día festivo: 10. 4. ACTIVIDADES Y LUGARES DE ESPARCIMIENTO: 76

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

10. 5. OBSERVACIONES:

11. DATOS DE LA ZONA DE RESIDENCIA Y VIVIENDA

11. 1. ZONA DE RESIDENCIA: Tipo de barrio: Recursos y servicios existentes en la zona: Comunicación y accesibilidad: Problemática de la zona: Influencias del contexto en la unidad de convivencia: 11. 2. VIVIENDA:
Tipo de vivienda: Régimen de tenencia: Cuota alquiler/hipoteca: Metros cuadrados: Número de habitaciones: Condiciones de habitabilidad: Equipamiento y mobiliario: Mejoras a realizar: Factores de riesgo de la vivienda: Observaciones:
12. ASPECTOS RESALTABLES DE LA HISTORIA SOCIAL

13. RECURSOS, NECESIDADES Y PROBLEMÁTICA DE LA UNIDAD DE

CONVIVENCIA

14. DIAGNÓSTICO Y PRONÓSTICO PRELIMINAR

15. OPCIONES VIABLES DE COORDINACIÓN DE RECURSOS

16. VÍAS POSIBLES DE INTERVENCIÓN Y POSIBLES RECURSOS A APLICAR

77

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

17. POSIBILIDADES DE COOPERACIÓN O COMPROMISO CON LA UNIDAD DE

CONVIVENCIA

18. POSIBILIDADES DE EVALUACIÓN (mecanismos posibles de seguimiento,

temporalización estimada...)

19. OTROS DATOS DE INTERÉS Y OBSERVACIONES

20. ANOTACIONES DE INFORMES REALIZADOS CON LOS DATOS DE ESTA

FICHA
Fecha Tipo informe Solicitado por Destino Motivo del informe Técnico

78

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

ANEXO 2. EL ACUERDO DE APRENDIZAJE

Datos de identificación Estudiante: Año académico: Asignatura: Prácticas de Trabajo Social II ( ) Prácticas de Trabajo Social III ( ) Profesor/a: Organización: Tutor/a: Fecha de comienzo: Días de prácticas Fecha de finalización: Horarios Lugar

Créditos / horas ( ) Créditos / horas ( )

Programa / servicio en el que se integra el Plan de prácticas del o la estudiante:

Acceso a material o la Acce1cticas d632T4641ctic, Tm(Acce fungil que se inte)Tj17.0002

) 8 -T/To la

6 0 6

T m

(

) T j

E T

E M 4

/ P

< < / M C I D

3 7

> > B D C

B T

/ T T 5

1

T f

0

T c

0

T w

1 0

1 3

1 8 0 0 . 0 . 9 2

2 9 9 . 3 6 0 6

T m

(

) T j

E T

E M 4 8 / P

< < / M C I D

3 5

> > B D C

B T

/ T T 5

1

T f

1 2

1 1 9 j

0 . 0 0 0 9 2

2 9 9 . 3 6 0 6

T m

(

) T j

E T

E M 4 9 / P

< < / M C I D

2 2

> > B D C

B f

0 . 4

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

ANEXO 3. FORMULARIO DE SOLICITUD DE CAMBIO DE CAMPO DE PRÁCTICAS

Apellidos y nombre: D.N.I. Nº de expediente: Telf.: E-Mail:

Ha realizado las Prácticas de Trabajo Social II en: Manifiesta:

Solicita:

En La Laguna, a Fdo.

de

de

ILTMA. SRA. DIRECTORA DEL DEPARTAMENTO DE TRABAJO SOCIAL Y SERVICIOS SOCIALES. UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA

* Solo se puede cursar esta solicitud al finalizar Prácticas de Trabajo social II.

80

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

ANEXO 4. CÓDIGO DE ÉTICA PROFESIONAL DE LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES SOCIALES
CÓDIGO DEONTOLÓGICO DE LA PROFESIÓN DE DIPLOMADO EN TRABAJO SOCIAL (Texto aprobado por la asamblea general de colegios oficiales de diplomados en trabajo social y asistentes sociales en su sesión extraordinaria de 29 de mayo de 1999) Preámbulo Capítulo I. De los Diplomados en Trabajo Social. Artículos1-3 Capítulo II. Principios generales de la profesión. Artículos 4-15 Capítulo III. Relación con los usuarios / clientes. Artículos 16 - 23 Capítulo IV. Relación con la Entidad donde preste sus servicios. Artículos 24 - 30 Capítulo V. Relación con otras entidades y Organizaciones. Artículos 31-34 Capítulo VI. Secreto profesional. Artículos 35-41 Capítulo VII. De la práctica de la profesión. Artículos 42 - 46 Capítulo VIII. Relaciones con otros tutores. Artículo 47-56 Capítulo IX. Responsabilidad en el ejercicio de la profesión. Artículos 57-62 Capítulo X. Obligaciones en relación con la Organización colegial. Artículos 63 - 69 Disposiciones adicionales Disposiciones finales PREÁMBULO La elaboración del presente Código viene marcada por la necesidad de establecer un marco de regulación de los principios éticos y criterios profesionales por los que se deberá regir la profesión de diplomado en trabajo social / asistente social, a la luz de los principios y criterios de la ética del trabajo social aprobados por la Asamblea General de la Federación Internacional de Trabajadores Sociales celebrada en Colombo, Sri Lanka, del 6 al 8 de julio de 1994; los derechos contenidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y otros acuerdos internacionales derivados de esta Declaración, y la Constitución Española de 1978. Con el presente Código se aseguran una serie de principios y líneas de actuación, otorgando a los diplomados en trabajo social/ asistentes sociales, un marco normativo que favorezca su independencia, credibilidad, honestidad e intervención respetuosa, correcta y adecuada a las características y necesidades de los usuarios, que les permita utilizar los servicios con las debidas garantías. Estas garantías son igualmente fundamentales para los propios tutores, ya que es imprescindible que cuenten con un marco legal perfectamente delimitado en el que apoyar su actuación profesional, frente a posibles injerencias o alteraciones en su labor.

81

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

CAPÍTULO I. DE LOS DIPLOMADOS EN TRABAJO SOCIAL / ASISTENTES SOCIALES Artículo 1.- Definición de diplomado en trabajo social/ asistente social. Diplomado en trabajo social/ asistente social es la persona física que está en posesión del título de diplomado en trabajo social/ asistente social, obtenido en la Escuela Universitaria de Trabajo Social de cualquier Universidad española o de las de la Comunidad Europea con competencia reconocida, y de aquellos países con los que existen acuerdos bilaterales de reciprocidad. El título de diplomado en trabajo social/ asistente social y la inscripción en el Colegio profesional provincial o autonómico de su lugar de trabajo, facultan para el ejercicio de esta profesión. Artículo 2.- Funciones generales de los diplomados en trabajo social/asistentes sociales. Los trabajadores sociales se ocupan de planificar, proyectar, calcular, aplicar, evaluar y modificar los servicios y políticas sociales para los grupos y comunidades. Actúan en muchos sectores funcionales utilizando diversos enfoques metodológicos, trabajan en un amplio marco de ámbitos organizativos y proporcionan recursos y prestaciones a diversos sectores de la población a nivel microsocial, social intermedio y macrosocial. De ello se desprende: • Información • Investigación • Prevención • Asistencia • Promoción • Mediación • Planificación • Dirección • Evaluación • Supervisión • Docencia Artículo 3.- Instrumentos específicos de los diplomados en trabajo social/ asistentes sociales. 3.1.- Historia social. Es el documento en el que se registran exhaustivamente los datos personales, familiares, sanitarios, de vivienda, económicos, laborales, educativos y cualesquiera otros significativos de la situación socio-familiar de un usuario, la demanda, el diagnóstico y subsiguiente intervención y la evolución de tal situación. 3.2.- Ficha social. Es el soporte documental del trabajo social, en el que se registra la información sistematizable de la historia social. 3.3.- Informe social. 82

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

El Informe social es el dictamen técnico que sirve de instrumento documental que elabora y firma con carácter exclusivo el diplomado en trabajo social/asistente social. Su contenido se deriva del estudio, a través de la observación y la entrevista, donde queda reflejada en síntesis la situación objeto, valoración, un dictamen técnico y una propuesta de intervención profesional. 3.4.- Proyecto de intervención social. Es el diseño de intervención social que comprende una evaluación-diagnóstico de la situación y personas con quienes actuar, una determinación de objetivos operativos, actividades y tareas, utilización de recursos, temporización y criterios de evaluación.

CAPÍTULO II. PRINCIPIOS GENERALES DE LA PROFESIÓN Los diplomados en trabajo social / asistentes sociales contribuyen al desarrollo de los seres humanos, por medio de su aceptación de los siguientes principios básicos: Artículo 4.- Todo ser humano posee un valor único, lo que justifica la consideración moral hacia cada persona. Artículo 5.- Cada individuo tiene derecho a la autorrealización, hasta donde no interfiera en el derecho de los demás, y tiene la obligación de contribuir al bienestar de la sociedad. Artículo 6.- Cada sociedad, independientemente de su organización, debe funcionar de manera que proporcione los máximos beneficios a todos sus miembros. Artículo 7.- Los trabajadores sociales tienen un compromiso con los principios de la justicia social. Artículo 8.- Los trabajadores sociales tienen la responsabilidad de dedicar sus conocimientos y técnicas, de forma objetiva y disciplinada, a ayudar a los individuos, grupos, comunidades y sociedades en su desarrollo y en la resolución de los conflictos personales y/o sociales y sus consecuencias. Artículo 9.- Los trabajadores sociales deberán proporcionar la mejor atención posible a todos aquellos que soliciten su ayuda y asesoramiento, sin discriminaciones injustas basadas en diferencias de género, edad, discapacidad, color, clase social, raza, religión, lengua, creencias políticas o inclinación sexual, siempre que cualquiera de estas diferencias no encubra violencia ni abuso de poder. Artículo 10.- Los trabajadores sociales deben respetar los derechos humanos fundamentales de los individuos y los grupos reconocidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas y otros acuerdos internacionales derivados de dicha Declaración.

83

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Artículo 11.- Los trabajadores sociales deben tener en cuenta los principios de derecho a la intimidad, confidencialidad y uso responsable de la información en su trabajo profesional. Los trabajadores sociales respetan la confidencialidad justificada, aun en los casos en que la legislación de su país esté en conflicto con este derecho. Artículo 12.- Los trabajadores sociales deben trabajar en estrecha colaboración con los clientes y usuarios, en interés de los mismos, prestando el debido respeto a los intereses de las demás personas involucradas. Se debe motivar a los clientes y usuarios a que participen lo más posible y deben ser informados de los riesgos y posibles ventajas de las propuestas de actuación que se les ofrezcan. Artículo 13.- Los trabajadores sociales esperan, generalmente, que los clientes y usuarios se responsabilicen, en colaboración con ellos, de las actuaciones que puedan afectar a su vida. Los trabajadores sociales deben hacer el menor uso posible de medidas legales coercitivas. Sólo deberían adaptarse medidas coercitivas en favor de una de las partes implicadas en un conflicto, después de una cuidadosa evaluación de los argumentos de cada una de las partes en litigio. Artículo 14.- El trabajo social es incompatible con el apoyo, directo o indirecto, a los individuos, grupos, fuerzas políticas o estructuras de poder que destruyan a otros seres humanos con el terrorismo, la tortura u otros medios violentos. Artículo 15.- Los trabajadores sociales deben tomar decisiones justificadas éticamente y las mantienen, teniendo en cuenta la «Declaración Internacional de Principios Éticos de la FITS» y los «Criterios Éticos Internacionales para los Trabajadores Sociales» adoptados por sus asociaciones y colegios profesionales nacionales.

CAPÍTULO III- RELACIÓN DEL DIPLOMADO EN TRABAJO SOCIAL / ASISTENTE SOCIAL CON LOS USUARIOS / CLIENTES Artículo 16.- El diplomado en trabajo social/ asistente social está obligado a tratar a todos los usuarios/ clientes con ecuanimidad, interés, dedicación y honestidad profesional, respetando sus diferencias individuales y grupales. Artículo 17.- El diplomado en trabajo social /asistente social debe respetar las opiniones, criterios y decisiones que el usuario/ cliente tome sobre su propia existencia, aunque no los comparta. Artículo 18.- El diplomado en trabajo social/ asistente social debe consensuar con el usuario/ cliente la intervención profesional a realizar y finalizar la relación profesional con éste, cuando ya no sea necesaria, e informar al usuario/ cliente del resultado previsible de su intervención. Artículo 19.- En los casos en que sea necesario derivar al usuario/ cliente a otro servicio, el diplomado en trabajo social/ asistente social debe hacerlo de la manera más favorable para aquél, procurando asegurar la continuidad de la intervención.

84

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Artículo 20.- En los casos en que exista una intervención simultánea con otros profesionales, el diplomado en trabajo social / asistente social, debe procurar la coordinación necesaria para que aquélla sea adecuada. Artículo 21.- El diplomado en trabajo social/ asistente social debe hacer un uso responsable de la información relativa al usuario, siendo respetuoso en la obtención de la misma, justificando su necesidad y solicitando su consentimiento para utilizarla sólo a efectos de una intervención coordinada y efectiva. Para la presencia de terceras personas, innecesarias para el acto profesional, tales como estudiantes en prácticas o profesionales en formación, debe recabarse el consentimiento del usuario/ cliente. Artículo 22.- El diplomado en trabajo social / asistente social, custodiará la información sobre el usuario /cliente u otras terceras personas que conozca por razones de su cargo, con independencia de la fuente de donde se haya obtenido y del soporte donde se encuentre registrada. Artículo 23.- El diplomado en trabajo social / asistente social debe comunicar o denunciar las situaciones de maltrato, abuso o abandono de las personas indefensas o incapacitadas, manteniendo no obstante el objetivo de intervenir para corregir esas situaciones con las personas implicadas en la misma. Igualmente debe denunciar cualquier otra situación que vaya contra los derechos humanos. Artículo 24.- El diplomado en trabajo social / asistente social debe conocer y respetar los objetivos de la entidad donde trabaja. En caso de que éstos contradigan los principios básicos de la profesión deberá actuar, pudiendo recabar el apoyo de los Colegios profesionales para su rectificación Artículo 25.- El diplomado en trabajo social / asistente social debe participar en la mejora de las políticas de la institución u organismo, aportando sus conocimientos a través de su práctica y experiencia, así como en la eficacia y eficiencia de las organizaciones y sus servicios, en beneficio de los usuarios /clientes y de la comunidad. Artículo 26.- El diplomado en trabajo social / asistente social cuando informe regularmente de su actividad a los responsables o directivos de la entidad donde preste sus servicios, deberá hacerlo dentro de los limites compatibles con el secreto profesional y los principios básicos de la profesión. Artículo 27.- El diplomado en trabajo social / asistente social debe dar a conocer a los responsables o directivos de la institución u organismo donde preste sus servicios ha sido confiada, así como cuanto obstaculice su trabajo. Artículo 28.- El diplomado en trabajo social/ asistente social debe disponer de autonomía en la elección y aplicación de las técnicas idóneas que favorezcan sus relaciones e intervenciones profesionales con las personas y asumir la responsabilidad que se derive de ello.

85

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Artículo 29.- El diplomado en trabajo social / asistente social debe tener en cuenta que la documentación de trabajo ésta sujeta a criterios de confidencialidad, por lo que su uso queda limitado por y para el objetivo profesional de que se trate. Artículo 30.- El diplomado en trabajo social/ asistente social debe tener una visión global del trabajo a realizar en la institución u organismo y establecer prioridades con criterios objetivos en función de las necesidades detectadas en la realidad social.

CAPÍTULO IV. RELACIÓN DEL DIPLOMADO EN TRABADO SOCIAL / ASISTENTE SOCIAL CON OTRAS ENTIDADES Y ORGANIZACIONES Artículo 31.- El diplomado en trabajo social / asistente social debe cooperar con las entidades y organizaciones cuyas políticas y programas vayan dirigidos a proporcionar servicios adecuados y promover en los mismos la práctica profesional dentro del marco de los principios del trabajo social. Los informes realizados, a petición de una entidad u organización, están sujetos al deber y derecho general de la confidencialidad, quedando la entidad solicitante obligada a no darles difusión fuera del objetivo concreto para el que fue recabado. Artículo 32.- En su relación con dichas entidades el diplomado en trabajo social / asistente social debe contribuir a la coordinación de las políticas y programas para conseguir mejores resultados. Artículo 33.- Ante prácticas no éticas de alguna organización o entidad que lesionen los derechos y/o dignidad de usuarios/ clientes, el diplomado en trabajo social / asistente social debe utilizar todos los medios éticos posibles para acabar con las prácticas no éticas cuando las líneas de actuación, procedimientos y prácticas están en conflicto directo con los principios éticos del trabajo social. Artículo 34.- El Diplomado en trabajo social debe mantener que la responsabilidad última es hacia el cliente, poniendo en marcha los necesarios cambios de políticas, procedimientos y actuaciones a través de los canales apropiados con los que cuentan entidades y organizaciones. Si se agotan estos canales, sin encontrar los remedios necesarios, habrá que recurrir a instancias más altas o a la más amplia comunidad de interés.

CAPÍTULO V. SECRETO PROFESIONAL Artículo 35. - El secreto profesional es un derecho y un deber del diplomado en trabajo social/ asistente social; derecho y deber que permanecen incluso después de haber cesado la prestación de los servicios tutores. Artículo 36. - El diplomado en trabajo social/ asistente social debe guardar secreto de todo lo que los usuarios/ clientes le transmitan y confíen, así como de lo que conozca en su ejercicio profesional. Tanto la recogida como la comunicación de datos debe ser restringida a las necesidades de la intervención profesional.

86

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Artículo 37. - La información que le sea requerida al profesional a efectos estadísticos, de planificación, evaluación de programas u otros, debe facilitarla sin los datos identificativos de los usuarios/ clientes. Artículo 38. - los sistemas de informatización de los datos contenidos en fichas, historias, expedientes e informes sociales deben garantizar el derecho a la intimidad del usuario/ cliente, siendo el acceso a la citada información restringido a los tutores directamente implicados en la práctica profesional. Artículo 39.- La interrupción o finalización de la relación profesional o la muerte de] usuario /cliente no exime al diplomado en trabajo social / asistente social del deber de guardar el secreto profesional. Artículo 40.- No se vulnera el secreto profesional en los siguientes supuestos: a) Por la realización de la actividad profesional en equipo, siempre que lo que se revele sea necesario para la intervención profesional. b) En la relación y colaboración del diplomado en trabajo social / asistente social con otros tutores de distinto ámbito técnico o de otras disciplinas, siempre que dicha colaboración se produzca en el marco de la intervención profesional. c) Si con el mantenimiento del secreto profesional se produjera un perjuicio al propio usuario/ cliente, por causa de su incapacidad física o psíquica, o se dañaran los intereses de terceros declarados incapaces o no. d) Para evitar una lesión notoriamente injusta y grave que la guarda del secreto profesional pudiera causar al profesional o a un tercero. e) Cuando el profesional fuera relevado del secreto profesional por el propio usuario/ cliente o sus herederos. Dicho acto de relevo deberá constar por escrito. En los casos contemplados en los casos c) y d) del presente artículo, los diplomados en trabajo social / asistentes sociales deben ser relevados de la guarda del secreto profesional por la Junta de Gobierno del Colegio Oficial donde se hallen colegiados, previo asesoramiento de la Comisión Deontológica, cuando la haya. Artículo 41.- El diplomado en trabajo social / asistente social que se encuentre en situación de sufrir una perturbación por el mantenimiento del secreto profesional, debe comunicarlo por escrito a la Junta de Gobierno de su Colegio Oficial para obtener la defensa y protección colegial en el uso del secreto dentro de su actuación profesional.

CAPÍTULO VI. DE LA PRÁCTICA DE LA PROFESIÓN Artículo 42.- El ejercicio de la profesión del diplomado en trabajo social / asistente social debe basarse siempre en los fundamentos científicos y éticos del trabajo social. Artículo 43.- Los objetivos y la práctica de la profesión deben ser objeto de estudio, reflexión e investigación constantes por parte de los diplomados en trabajo social / asistente social con el fin de asegurar la calidad del servicio prestado.

87

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Artículo 44.- El diplomado en trabajo social / asistente social está obligado a dominar la práctica profesional y a mejorarla a través de la formación permanente y la evaluación continua de su trabajo. Artículo 45.- Los diplomados en trabajo social / asistentes sociales tienen la obligación de contribuir al desarrollo de su profesión con el fin de responder adecuadamente a las nuevas necesidades sociales. Artículo 46.- Los diplomados en trabajo social / asistentes sociales deben defender la profesión y trabajar, tanto para aumentar la confianza de la sociedad en el trabajo social, corra para la apertura de nuevos campos de intervención.

CAPÍTULO VII. RELACIONES ENTRE DIPLOMADOS EN TRABAJO SOCIAL ASISTENTES SOCIALES Y CON OTROS PROFESIONALES Artículo 47.- En el caso de que se produzca la intervención de más de un diplomado en trabajo social / asistente social u otro profesional, el diplomado en trabajo social / asistente social debe tratar de que se realice conjuntamente el análisis y el plan de intervención. Artículo 48.- El diplomado en trabajo social / asistente social debe limitar las informaciones que aporta a sus colegas y a otros tutores tan sólo a los elementos que considere estrictamente indispensables para la consecución del objetivo común, respetando el secreto profesional, Artículo 49.- El diplomado en trabajo social / asistente social debe promover el intercambio de conocimientos, experiencias e ideas con todos los colegas y con profesionales de otras disciplinas, con el propósito de enriquecerse mutuamente y mejorar la intervención social. Artículo 50.- El diplomado en trabajo social / asistente social tomará en consideración prestar desinteresadamente orientación y guía a los compañeros menos versados que así lo soliciten. Artículo 51.- El diplomado en trabajo social / asistente social deberá atender las demandas de sus colegas con la máxima diligencia. Artículo 52.- El diplomado en trabajo social / asistente social debe registrar debidamente el trabajo realizado con el fin de que pueda ser transferido o derivado a los colegas correspondientes. Artículo 53.- El diplomado en trabajo social/ asistente social tiene la responsabilidad de evaluar su trabajo y el de su equipo de manera leal y respetuosa, de acuerdo con criterios objetivos.

88

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Artículo 54.- Las relaciones entre los diplomados en trabajo social / asistentes sociales deben regirse por los principios de compañerismo, lealtad y respeto recíproco, evitando la competencia desleal Artículo 55.- En uso de tener que participar en la selección de colegas u otros tutores, el diplomado en trabajo social / asistente social debe hacerlo de acuerdo con unos criterios éticos claros y objetivos. Artículo 56.- Cuando un diplomado en trabajo social / asistente social conozca que otro profesional del trabajo social incumple las normas del presente Código Deontológico, debe comunicarlo por escrito a la Junta de Gobierno del Colegio correspondiente.

CAPÍTULO VIII. RESPONSABILIDAD DEL DIPLOMADO EN TRABAJO SOCIAL ASISTENTE SOCIAL HACIA LA SOCIEDAD EN EL EJERCICIO DE SU PROFESIÓN Artículo 57.- El diplomado en trabajo social / asistente social participa en el desarrollo social cooperando en la prevención de las dificultades sociales y en la mejora de la calidad de vida. Artículo 58.- El diplomado en trabajo social / asistente social debe contribuir al aumento de oportunidades de progreso para todos, en especial para los grupos y personas con menos posibilidades. Artículo 59.- El diplomado en trabajo social / asistente social debe promover y apoyar el desarrollo de normas y políticas que mejoren las condiciones sociales y propugnen la justicia social, Artículo 60.- El diplomado en trabajo social / asistente social debe denunciar las causas sociales que generan situaciones de desigualdad social, marginación y exclusión social. Artículo 61.- El diplomado en trabajo social/ asistente social, ante campañas informativas o similares en el ámbito de la acción social, debe velar por la salvaguarda de la veracidad de los contenidos y el respeto a las personas o grupos implicados. Artículo 62.- El diplomado en trabajo social/ asistente social debe ayudar a crear en los ciudadanos y en los poderes públicos conciencia social sobre la naturaleza de los problemas individuales, grupales y comunitarios, así como de las necesidades sociales.

CAPÍTULO IX. OBLIGACIONES DEL DIPLOMADO EN TRABAJO SOCIAL/ ASISTENTE SOCIAL EN RELACIÓN CON LA ORGANIZACIÓN COLEGIAL

89

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

El diplomado en trabajo social / asistente social, con respecto a la organización colegial, está obligado a: Artículo 63.- Conocer y cumplir las normas establecidas en los Estatutos Generales de los Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales, los de su propio Colegio y los del Consejo General, en aquellas materias que le afecten, así como cualquier otra norma estatutaria, acuerdo o resolución que se adopte por la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales, por el Consejo General de Colegios Oficiales y, en su caso, por el Consejo de Colegios de la respectiva Comunidad Autónoma. Artículo 64.- Respetar a los órganos de gobierno y a los miembros que los integren en la actuación derivada de sus cargos y atender los requerimientos, notificaciones y citaciones de los mismos, cuando actúen investidos de tal calidad, con la mayor diligencia. Artículo 65.- Contribuir a las cargas colegiales; estar al corriente en el pago de las cuotas, ordinarias y extraordinarias, en la forma y tiempo señalados en los estatutos. Artículo 66.- Notificar ante el Colegio Oficial todo acto de intrusismo del que se tenga conocimiento, así como los casos de ejercicio irregular de la profesión por parte de diplomados en trabajo social / asistentes sociales. Igualmente serán objeto de denuncia aquellos casos de ejercicio de la profesión por colegiados suspendidos o inhabilitados. Artículo 67.- Participar en la vida colegial, colaborando con sus órganos de gobierno, contribuyendo al funcionamiento, desarrollo y extensión del Colegio Oficial al que pertenezcan. Artículo 68.- El diplomado en trabajo social / asistente social, podrá colegiarse una vez obtenida la titulación o diplomatura. Siendo de obligado cumplimiento, una vez que inicie su actividad profesional, independientemente de la forma contractual o del ejercicio en región de libre competencia. Artículo 69.- Las normas contenidas en el presente Código, son de aplicación estatal, teniendo carácter vinculante para todos los diplomados en trabajo social / asistentes sociales que ejercen la profesión de trabajo social en los distintos ámbitos profesionales y bajo cualquier modalidad contractual, Los Colegios oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales podrán estipular y aprobar cuantas normas deontológicas adicionales al presente Código consideren, en el marco competencial y territorial que les corresponda legalmente y siempre que la legislación autonómica les asigne tal facultad. Las normas dictadas en el ejercicio de dicha potestad, serán complementarias y congruentes con las establecidas en el presente Código.

90

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

DISPOSICIONES ADICIONALES Primera. El incumplimiento de las presentes normas deontológicas será objeto de sanción, conforme al régimen disciplinario establecido en los Estatutos Generales de los Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales. Segunda. Los órganos de gobierno del Consejo General de Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales, defenderán y apoyarán a los trabajadores sociales que se encuentren con dificultades derivadas de la aplicación de este Código Deontológico.

DISPOSICIONES FINALES Primera.- Este Código Deontológico entrará en vigor al día siguiente de su aprobación por la Asamblea General del Consejo General de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales. Segunda.- El presente Código podrá ser derogado o modificado por la Asamblea General del Consejo General de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales, requiriéndose para ello el cumplimiento de los quórum de constitución para que haya una toma válida de acuerdos contenidos en el Art. 7, apartados 10, 20, 40 y 60 de los Estatutos del Consejo General de Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales.

91

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
• • • • • Ander Egg, E (1991). Introducción a la planificación. Madrid: Siglo XXI. Ander-Egg, E. (1996). Técnicas de investigación Social. México: El Ateneo. (24ª edición). Ares, A. y Fernández, T. (2002). Servicios Sociales: Dirección, gestión y planificación. Madrid: Alianza. Bell, J. (2002). Cómo hacer tu primer trabajo de investigación. Guía para investigadores en educación y ciencias sociales. Barcelona: Gedisa. Brezmes, M. (2001). La intervención en Trabajo Social: Una introducción a la práctica social. Salamanca: Hespérides. • Consejo General de Colegios de Diplomados en Trabajo Social. (1999). Código Deontológico de la Profesión de Trabajo Social. Madrid: Consejo. • Díaz, A., Piñero, A. y Restrepo, P. (1987). Un modelo de ficha social: Manual de utilización. Madrid: Consejo General de Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales. • • • • • • • Diccionario de la Real Academia Española (1992). Madrid: Espasa. Diccionario de la Real Academia Española (2001). Madrid: Espasa. Du Ranquet, M. (1996). Los modelos de Trabajo Social. Intervención con personas y familias. Madrid: Siglo XXI. Escartín, M. J. (1998). Manual de Trabajo Social: Modelos de práctica profesional. Alicante: Aguaclara. Espinoza Vergara, M. (1987). Evaluación de proyectos sociales. Buenos Aires: Humanitas. García Herrero, G. y Ramírez Navarro, J. M. (1996). Diseño y evaluación de proyectos sociales. Zaragoza: Certeza. Hernández, M. (1996). El Informe Social. En Barranco, C., Hernández, M., Henríquez, R. y Santana, J. Manual de Prácticas de campo de Trabajo Social (167-182). La Laguna: Benchomo. • • Hernández, M. (2003). Comunicación y Trabajo Social. En Fernández, T. y Alemán, C. Introducción al Trabajo Social. (pp. 555-588). Madrid: Alianza. Hill, R. (1979). Caso social individual. Buenos Aires: Humanitas. 92

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

Juárez, M. (Ed.), L. Gaitán, L. Urosa y P.J. Cabrera (1993).Trabajo Social e investigación. Temas y perspectivas. Madrid: Departamento de publicaciones de la Universidad Pontificia de Comillas. Kadushin, A. Y Kadushin G. (1997). The Social Work Interview. A guide for human service professionals. Nueva York: Columbia University Press. Kisnerman, N. (1982). Los Recursos. Buenos Aires: Humanitas. Lorenzo Ramírez, N. y Pla Molins, M. (2001). Teoría de la Enseñanza: Modelos aplicados al proceso de enseñanza-aprendizaje. En Rasadell, N. y Sepúlveda, F. (Coord). Didáctica general para psicopedagogos. Madrid: UNED. Losada, J. L. y R. López-Feal (2003). Métodos de Investigación en Ciencias Humanas y Sociales. Madrid: Thomson. Montagut, T. (2000). Política Social. Una introducción. Barcelona: Ariel. Nirenberg, O.; Brawerman, J. y Ruiz, V. (2003). Programación y evaluación de proyectos sociales. Aportes para la racionalidad y la transparencia. Barcelona: Paidós. Okun, B. F. (1997). Effective helping. Interviewing and counseling techniques. USA: Brooks/Cole Publishing Company. Rossell, T. (1989). La entrevista en el Trabajo Social. Barcelona: Euge. Santana H., J. D. (1996). La entrevista. En Barranco, C.; Henríquez, R.; Hernández, M. y Santana, J. D. Manual de prácticas de campo de Trabajo Social. Tenerife: Benchomo. Santana H., J. D. (Coord.) (2004). Guía de Prácticas de Trabajo Social II. La Laguna: Arte Comunicación Visual. Schorderet, L. (1975). La entrevista: su técnica. Madrid: Oriens. Sheafor, B. W.; Horejsi, CH. R. y Hosejsi, G. A. (2000). Techniques and guidelines for Social Work Practice. USA: Allyn and Bacon. Sierra Bravo, R. (1985). Técnicas de Investigación Social. Teoría y ejercicios. Madrid: Paraninfo. (4ª edición). Trevithick, P. (2002). Social work skill. A practice handbook. U. K.: Open University Press.

• • •

• • •

• • •

• • • • •

93

GUIA DE PRÁCTICAS DE TRABAJO SOCIAL III Departamento de Trabajo social y Servicios Sociales

VV. AA. (1985). Dos documentos básicos en Trabajo Social: Estudio de la aplicación del Informe y Ficha Social. Madrid: Siglo XXI y Consejo General de Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales.

VV. AA. (1990). Manual de Técnicas utilizadas en Trabajo Social. San Sebastián: Escuela Universitaria de Trabajo Social de San Sebastián.

VV. AA. (2003). Dos documentos básicos en Trabajo Social: Estudio de la aplicación del Informe y Ficha Social. Buenos Aires: Espacio y Consejo General de Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales.

VV.AA. (2004). Guía de Prácticas de Trabajo Social II. La Laguna: Departamento de Trabajo Social: Universidad de La Laguna.

94

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful