P. 1
Cultivo de Hongos

Cultivo de Hongos

|Views: 1.881|Likes:
Publicado porNay Getember

More info:

Published by: Nay Getember on Jul 16, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/24/2013

pdf

text

original

Los hongos son un grupo de organismos que tienen potencial para su
aprovechamiento como recurso natural renovable, dadas las variadas formas de
crecimiento, valor gastronómico, nutricional y medicinal. Dentro de estas posibilidades de
aprovechamiento destaca la utilización de residuos agroforestales para la producción de
hongos comestibles, mediante la aplicación de métodos biotecnológicos a escala artesanal
o comercial, cuyo desarrollo en países como Guatemala constituye una opción para
impulsar el emprendimiento y desarrollo de proyectos productivos en el área rural, dadas
las condiciones agro-ecológicas, el consumo de hongos heredado por tradición y cantidad
de subproductos derivados de la actividad productiva agrícola.

Cultivar hongos comestibles involucra por una lado, conocer las técnicas de multiplicación
y conservación de cepas para obtener la fuente de inóculo, así como, pericia para el
manejo eficaz del proceso de producción que involucra la preparación del sustrato,
incubación e inducción a la fructificación. Sin embargo, puede optarse por realizar
solamente la producción de setas propiamente dicha y adquirir el inóculo de proveedores
especializados en la producción de semilla, aunque en este caso, dada la cantidad exigua
de proveedores, existe dificultad en asegurar el suministro constante y oportuno de semilla
con costo razonable, que consecuentemente tienden a elevar los costos de producción y a
obstaculizar la comercialización del producto por la incapacidad de poder abastecer
constantemente el mercado. Siendo uno u otra la modalidad de producción, otros aspectos
importantes a considerar para el emprendimiento del proyecto son las estrictas medidas
de higiene que deben implementarse para evitar al máximo la contaminación con
microorganismos no deseados que afecten la producción, el acondicionamiento de
instalaciones necesarias para un óptimo rendimiento, las estrategias de comercialización y
sobre todo, la selección del sustrato; el cual debe caracterizarse por su disponibilidad en el
ámbito regional y poseer reducido valor económico, pues lo que se busca con la
producción de hongos comestibles, es el aprovechamiento y bioconversión de la energía
contenida en la biomasa vegetal residual en un producto alimenticio. En fin, esta es una
actividad intensiva que requiere dedicación por parte del productor y que si bien no
significa una salida económica rápida, es una alternativa de producción que puede resultar
rentable a mediano plazo. Es por eso que debe comenzarse con una pequeña superficie,
aprender y conocer con el tiempo los secretos del cultivo, corrigiendo errores y
aumentando paulatinamente la producción.

Entre los hongos más conocidos y cultivados comercialmente están el Champiñón
(Agaricus bisporus), Shiitake (Lentinus edodes) y Hongo ostra (Pleurotus ostreatus). De
ellos, Pleurotus ostreatus se presenta como el más versátil, habiendo una amplia gama de
cepas comerciales que se adaptan a diferentes condiciones ambientales y con ciclos
productivos relativamente cortos. Además de estas ventajas, especialmente sobre el
champiñón y Shiitake, encontramos que las cepas de Pleurotus ostreatus por ser xilófagas
tienen la capacidad de crecer sobre diversos sustratos, esto hace que tengan mayor
posibilidad de adaptabilidad a la economía regional, dada la facilidad del proceso de
preparación del sustrato y generación de condiciones ambientales para fructificación; que
en el caso de Champiñón, resulta laborioso y oneroso. El hongo Shiitake también es
xilófago, pero presenta ciertas restricciones en el sistema de producción artesanal en
trozos como la disponibilidad de especies forestales apropiadas y el shock térmico al que
deben someterse los trozos ya incubados para inducir la fructificación, lo que limita la

183

distribución del cultivo, sectorizándolo a ciertas regiones donde las características del
clima permitan obtener del ambiente natural, las condiciones favorables para el
crecimiento de micelio y producción de carpóforos. Como resultado de una serie de
estudios realizados en Guatemala, sobre diversidad, distribución y taxonomía de hongos
silvestres, se ha determinado que contamos con especies comestibles que son
recolectadas para consumo y venta en mercados municipales, lo que redunda en la
modificación temporal de hábitos alimenticios y generación de ingresos económicos. Dicha
diversidad incluye especies saprófitas y micorrícicas con importancia comercial en el
ámbito mundial como: Pleurotus ostreatus, Auricularia auricula, Flammulina velutipes,
Boletus edulis, Lactarius deliciosus, Cantharellus cibarius y Suillus luteus.

El conocimiento generado en materia del recurso fúngico nativo en el país nos brinda la
oportunidad de aprovecharlo técnica y racionalmente, generando tecnología adaptada a
condiciones locales, en cuanto al aislamiento, obtención de cepas mejoradas,
conservación, producción de inóculo y técnicas para el manejo del cultivo; con la finalidad
de producir carpóforos, conservar el recurso bosque, o bien, para reforestar diversas áreas
del país. Con relación a los hongos micorrícicos, la asociación árbol-hongo proporciona
una ventaja para bosques y terrenos que actualmente no presentan mayor valor comercial
al igual que para terrenos con plantaciones forestales de baja producción; significa
disminuir fuertemente la presión sobre bosques naturales con prácticas de manejo poco
adecuadas, ya que se puede combinar la silvicultura extensiva con la producción de
hongos comestibles, mediante la inoculación de ejemplares adultos con especies de
hongos micorrícicos comestibles de alto valor. Ante este escenario, es necesario continuar
con la difusión del cultivo de hongos comestibles como una opción de inversión, activación
productiva del área rural y alternativa alimenticia; y ofrecer el máximo apoyo posible a la
promoción del consumo y conservación del recurso fúngico cultivable o silvestre por medio
de los medios de comunicación masiva similar a la que se realiza en otras asociaciones
como la ganadera, avícola y agrícola en diferentes países. Por parte del sector académico,
es conveniente tomar en cuenta éste cultivo como una materia de estudio especializado
con futuro prometedor ya que en el ámbito comercial-empresarial poco se ha incursionado,
de tal manera que se le pueda proporcionar al estudiantado una oportunidad más para
ejercer una profesión poco usual e interesante, tomando en cuenta que la demanda de
hongos comestibles en el mercado nacional y mundial crece cada vez más.

Claro está que todo intento de aprovechar el potencial de bioconversión ecológica,
conservación de recursos naturales, alimentario, medicinal, de desarrollo rural y
mejoramiento de la tecnología aplicada los cultivos agrícolas que caracteriza a los hongos
en general; requiere de la participación activa e integrada de instituciones como el
Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación, la Universidad de San Carlos de
Guatemala, el Instituto Nacional de Bosques, el Instituto de Ciencia y Tecnología Agrícola
y la Escuela Nacional Central de Agricultura; cada cual aportando recursos humanos,
financieros y sobre todo, conocimientos en el área de su competencia para alcanzar los
resultados esperados. Finalmente, es oportuno hacer notar que el aparecimiento de los
hongos en época de lluvia es un indicador de la vida del bosque, por lo que la rápida
depredación que está ocurriendo en el país traerá como consecuencia la destrucción de
estos simpáticos y útiles habitantes del bosque. Es mi deseo por lo tanto, estimular a todos
los guatemaltecos a conservar nuestros recursos naturales para dejar a las futuras
generaciones un ambiente similar al que nos fue legado.

184

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->