Está en la página 1de 8

LA PECERA

La pecera es un formato para facilitar la discusión grupal que


estimula el interés y fomenta la participación, enfocándose en
pequeños grupos de personas a la vez, y permitiendo que la
composición de dicho grupo sea fluida. Esta técnica es muy
interesante para organizar debates y discusiones entre
muchas personas, brindando orden y sentido a la charla.
Breve descripción:
• La Pecera es una metodología participativa que facilita las discusiones
grupales. Se trata de un pequeño número de personas, generalmente entre 5
y 8, que sentadas en un círculo, "La Pecera", discuten acerca de algún tema
particular, mientras el público, también sentado a su alrededor en un círculo
más amplio, escucha la conversación.
A veces la discusión puede ser una “conversación cerrada” entre un grupo
específico, pero generalmente, una o más sillas están abiertas a los miembros
de la audiencia que quieran hacer preguntas o comentarios. En aras de
desarrollar un proceso más organizado, generalmente esta metodología
cuenta con un facilitador o moderador.
¿Cómo se usa la pecera?
• Se ubican cinco o seis sillas en un círculo en el centro de la sala, apuntando hacia el centro (es decir,
armando una ronda). Este grupo de sillas es la pecera. Se ubican más sillas en los alrededores por
fuera del círculo interno, también apuntando al centro.
• Cuatro o cinco participantes ocupan las sillas de la pecera (es decir, exactamente un participante
menos que la cantidad de sillas; una silla queda libre). Estos participantes son los peces. El resto de los
participantes se sientan en las sillas adicionales por fuera de la pecera. Ellos son los observadores. Un
facilitador se encuentra parado cerca de la pecera. Su trabajo es mantener a la discusión en
movimiento, asegurar que se sigan las reglas de la pecera, y tomar notas sobre cualquier punto
interesante que surja durante la discusión.
• Solo los peces pueden hablar. Más aún, sólo pueden hablar si hay exactamente una silla libre en la
pecera. En cualquier momento, un observador puede avanzar y sentarse en la silla libre. Cuando esto
ocurre la discusión se detiene hasta que alguno de los peces se retire voluntariamente y pase al área
de los observadores. Cualquier observador puede unirse a la discusión en cualquier momento
ocupando la silla libre. Un participante puede pasar de ser observador a pez cuantas veces quiera
durante la discusión.
• También se permite que un pez se retire al área de observadores en cualquier momento, aunque
nadie se haya sentado en la silla libre. En este caso, la discusión se detiene hasta que un observador se
una voluntariamente.
Variantes
• Una variante muy popular de este formato es que las sillas de la pecera estén todas
ocupadas. Los observadores que quieran ingresar al círculo deben tocar a algún pez en el
hombro, momento en el cual el participante debe abandonar la pecera. Este cambio le
resta algo de libertad al formato, ya que el abandono de la pecera deja de ser voluntario.
• También pueden armarse peceras con muchos participantes (10 o 12), y todos participan de
la discusión. Este formato tiende a parecerse más a una discusión grupal abierta.
• Por otro lado, el facilitador puede intentar dirigir la discusión presentando una agenda de
temas para que el equipo se enfoque. Sin embargo, esto le resta el aspecto auto-
gestionado del formato original, y desalienta a que las personas se expresen libremente con
lo que piensan en el momento.
• El formato de la pecera puede resultar útil como base para toda una sesión,
cuando el propósito es encontrar nuevas perspectivas sobre un tema.
También resulta útil como actividad final de un taller de aprendizaje, de
manera que los participantes puedan explorar sus impresiones sobre la
experiencia e identifiquen cosas valiosas que hayan aprendido.
¿CUanDO USarLO?
• Este método es útil para promover un ambiente participativo, un espacio de
aprendizaje a partir de una buena discusión. Además, puede ser usado en una gran
variedad de entornos, incluyendo talleres, conferencias, reuniones
organizacionales y asambleas públicas. Las Peceras son útiles para tratar temas
complejos y compartir ideas desde distintas perspectivas. Cuando las personas que
se encuentran en medio son funcionarios públicos o personas encargadas de tomar
decisiones, esta técnica ayuda a dar transparencia a ese proceso de toma de
decisiones e incrementa la confianza y el entendimiento acerca de la problemática.
VARIACIONES DEL METODO
• Nota clave del ponente de La Pecera. En vez de dar entre 45 y 90
minutos a la presentación del tema, dejando poco tiempo para
preguntas y para la discusión, se le da a la ponente 15 minutos para
presentar algún pensamiento que incentive la discusión, luego, éste
se unirá al pequeño círculo de participantes de La Pecera (quienes
pueden haber sido seleccionados previamente o emerger de manera
espontánea de la audiencia para dar sus apreciaciones). A partir de
este momento el ponente participa en la discusión, pero no la domina.