Está en la página 1de 7

DEUDA EXTERNA: EL CÁNCER DE LOS PUEBLOS

Ciudadanos, la llamada DEUDA EXTERNA, es posiblemente la herramienta de sometimiento más elaborada, más desarrollada por el CAPITALISMO FINANCIERO INTERNACIONAL en su última etapa, EL IMPERIALISMO. Tan extraordinaria es, que en este momento su poder es superior al bloque del EURO y, es por eso, que a pesar de que la Deuda Externa es un flagelo que afecta a todas las economías del mundo, es en Europa donde la confrontación entre esta herramienta de dominación y los pueblos del continente se encuentra en el punto más álgido, más caliente. Esto, a mi entender, amerita un análisis mas detallado del fenómeno en ese lugar, para después sintetizar las medidas necesarias que darán solución a este conflicto a favor del desarrollo, de la paz y del progreso, medidas que indudablemente podrán aplicarse después en otros lugares. Uno de los primeros que advirtió sobre este tema fue el camarada Fidel Castro a quien considero uno de los teóricos del marxismo más importantes de la segunda mitad del siglo 20, cuando nos advertía en la década del 90, a través de un ensayo que, en ese momento el problema era ideológico, estaban quienes afirmaban que se debía honrar la deuda y pagarla y, por otro lado, quienes afirmábamos que no se debía pagar. El problema decía Fidel, se presentaría cuando las Deudas Externas se tornen impagables, es decir, cuando los pueblos no puedan pagar la totalidad de los intereses y, por lo tanto, tampoco las cuotas de amortización. En ese momento cerraba LA TRAMPA, no importa lo que se pague, la deuda sigue creciendo. Ese momento que predecía Fidel Castro ha llegado ahora a los países del llamado primer mundo y cuando un gobierno NO puede pagar pasa a la categoría de país inseguro, entonces crearon una nueva figura que se denominó RIESGO PAIS. Resultado: los intereses suben, agravando el problema. ¿Cómo resuelve el capital financiero internacional esta contradicción? Muy sencillo, exige el ajuste en principio de los gastos sociales, disminuyen los presupuestos de educación y salud, aumentan la edad requerida para acogerse al beneficio de la jubilación. El aumento de la presión impositiva especialmente a los pequeños y medianos productores junto al encarecimiento del crédito provocan las desaparición de miles de estos y la expulsión de millones de trabajadores a las filas de los desocupados. Después llega la reprogramación de la deuda y se condena a los pueblos a décadas de sacrificio y degradación social, es decir que en el altar de la Deuda Externa se pretende incinerar a las futuras generaciones de seres humanos. Dicho en palabras más sencillas, se pretende condenar a este

tipo de moderna esclavitud no solo a las personas sino a pueblos enteros. LA ESCLAVITUD EN UN NIVEL SUPERIOR. En este punto del análisis me permito una pequeña interrupción para aconsejar leer un breve artículo escrito por mí con anterioridad, donde trato de dar fundamento ideológico, constitucional, jurídico y político a la posición, a mí entender revolucionaria, de NO PAGAR LA DEUDA EXTERNA. Como nos muestra la realidad, las condiciones especiales en que se encuentra la Economía Europea provoca la pérdida de poder adquisitivo de los Pueblos afectados, la sociedad entra en recesión ya que el pago se realiza con una parte cada vez más importante del trabajo social. Podemos afirmar que se produce una transferencia del dinero generado por el trabajo socialmente útil, al sector PARASITARIO DE LA ECONOMIA, que es el Capital Financiero Internacional. No es difícil entender que en una economía globalizada la crisis europea afecta el comercio internacional, que disminuye sustancialmente afectando las economías del resto de los países del mundo, que debemos destacar ya están pagando una parte cada vez mayor del producto bruto interno en concepto de DEUDA EXTERNA. Comienza entonces un “sálvese quién pueda”, y con la excusa de mejorar la competitividad se devalúan las monedas y es muy posible que entremos en una espiral inflacionaria internacional sin precedentes; y como se sabe la INFLACION es una herramienta para despojar a las clases más bajas de lo poco que les queda. PRETENDEN QUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS POBRES, LOS TRABAJADORES, LOS PEQUEÑOS Y MEDIANOS PRODUCTORES QUE NO SON RESPONSABLES DE ESTA SITUACIÓN. En este punto es necesario preguntarse: ¿Qué es la crisis? ¿Afecta a todos por igual? Podemos afirmar que las crisis son enfermedades sociales que afectan fundamentalmente a los sectores inferiores de la escala social, desde el punto de vista de la economía- Repetimos: afecta a los marginados sociales, a los que viven de bajo del límite de la pobreza, a los trabajadores y a los pequeños y medianos productores. Cuanto más profunda es la crisis, más son los sectores afectados; pero jamás afectan a las empresas ligadas al capital financiero internacional y a los gobiernos corruptos y mafiosos que facilitan la penetración de estos capitales en nuestra economía. Estos sectores se enriquecen rápidamente y pasan a ser millonarios sin haber trabajado nunca y, de hecho no pueden justificar sus ingresos. Las crisis tampoco alcanzan a los mercenarios que son los seudo periodistas, los

falsos filósofos, los jueces venales que se ponen a su servicio. Es decir los que forman parte del sistema de propaganda y del sistema de represión que se ponen al servicio de las multinacionales y no de la Patria, como es su obligación. En este punto es natural que recordemos una frase genial de uno de los padres del Materialismo Dialéctico, Carlos Marx: EL CAPITALISMO ES LA SUMA DE LOS CAPITALES MUERTOS. Por lo tanto mueren cientos y a veces miles de capitalistas, los más pequeños y, emergen unos pocos capitalistas que concentran el dinero y el poder de los que se arruinaron. Son los llamados CAPITALES TRANSNACIONALES. Éstos, con mayor poder, dinero, y utilizando los últimos avances de la ciencia y de la técnica, consiguen aumentar la productividad de sus empresas y reducir la cantidad de obreros. Como consecuencia de esto y del empobrecimiento de las mayorías populares que no pueden comprar tantos productos, se genera la llamada crisis de sobreproducción. Aconsejo leer los materiales del camarada OVIDIO PEPE, especialista en este tema de sobreproducción. Se produce más crisis, los problemas se agravan. Tenemos suficientes elementos para preguntarnos: ¿Es fatal que aceptemos pasivamente tanto sufrimiento? ¿Es fatal que aceptemos pasivamente tanto sacrificio? ¿Es fatal que aceptemos pasivamente la disgregación social y la condición de esclavos de nuestros hijos y nietos, y todos nuestros descendientes? El MIJD (Movimiento Independiente Justicia y Dignidad) dice que no es fatal. Es más, afirma que nada es más fácil que tomar la determinación de NO ACEPTAR COMO LEGITIMA LA DEUDA EXTERNA y, por lo tanto determinar NO PAGAR UN CENTAVO MAS EN ESE CONCEPTO. Esta determinación permitirá a los pueblos que la tomen, comenzar a recorrer el camino de la Liberación Nacional y librar exitosamente la definitiva batalla contra el Capitalismo Imperialista. Más debo advertir que con esta sola medida no basta, si fuera tan sencillo ya nos habríamos liberado. Hacen falta una serie de medidas complementarias tan solo para iniciar el proceso que transcurrirá, sin lugar a dudas, en un marco de lucha entre las fuerzas populares, amantes de la paz, el desarrollo y el progreso por un lado, y los capitales transnacionales que pretenden esclavizar a la humanidad por el otro.

A modo de colaboración propongo a continuación un PROGRAMA SINTETIZADO DE GOBIERNO PARA SALIR DE LA CRISIS, destacando que un trabajo más desarrollado se encuentra en los archivos del DIARIO MIJD.

Programa de Gobierno sintetizado

1- El Estado garantizará la vigencia plena de los DERECHOS HUMANOS.

2- El Estado garantizará que toda la actividad productiva se desarrolle en el marco de la mayor protección de la ECOLOGIA Y EL MEDIO AMBIENTE.

3- El Estado detentará la propiedad inalienable e imprescriptible de las PALANCAS BASICAS DE LA ECONOMIA O DEL DESARROLLO.

4- El Estado garantizará la vigencia irrestricta de la CONSTITUCION NACIONAL.

5- El Estado desarrollará una política exterior independiente, en defensa de la paz, la democracia, el desarrollo y el respeto a la soberanía de todos los pueblos del mundo en un marco de INTEGRACION LATINOAMERICANA Y ANTI-IMPERIALISTA.

Ciudadanos, las fuerzas de la democracia, de la paz, del progreso en el continente Europeo no se mantienen al margen de la lucha, expresándose de distintas maneras, en algunos casos espontáneamente, en otros más organizadas. El más significativo de estos movimientos es el de los INDIGNADOS, que nació en España y se trasladó luego a otros países del mundo. El movimiento de protesta se multiplica, en algunos casos se expresan en el campo electoral con triunfos y fracasos, digo esto teniendo en cuenta que en España, donde nació el movimiento de los indignados, triunfó la derecha más retrógrada en el campo electoral. Pero hay algo que llama poderosamente la atención y que no podemos dejar de observar. Las fuerzas democráticas en combate luchan por corregir los efectos de la crisis, más no han advertido que se requiere eliminar la Crisis de la Deuda Externa. Hay que eliminar la enfermedad y no combatir los síntomas. Y para eliminar el grave cáncer que afecta a la humanidad es necesario que todas las fuerzas democráticas expresen con toda energía, con toda vitalidad y al mismo tiempo la madre de todas las consignas, la más fundamental de todas las medidas necesarias para salir de la crisis: DECRETAR EL DEFAULT A LA DEUDA EXTERNA LOS PUEBLOS NO DEBEN PAGAR UN CENTAVO MAS EN CONCEPTO DE DEUDA EXTERNA Como nos enseñara otro de los Padres del Materialismo Dialéctico, Vladimir Ilich LENIN, hay que concentrar toda la fuerza en un puño. Quiero expresar, aún a riesgo de equivocarme, que un ciudadano socialista, un partido socialista, un movimiento socialista internacional que no levante con toda decisión esta consigna, tan solo es una miserable deformación del Socialismo Científico al servicio de los enemigos de los Pueblos. Por último, dejar reflejada mi convicción de que el Capitalismo Imperialista se cae a pedazos, pero no podremos esperar que se caiga solo, podemos y debemos acelerar su caída para evitar los daños que provoca su propia existencia.

OSCAR ALBERTO FLORES – Cutral- Có NEUQUEN DIRECCION NACIONAL MIJD