Está en la página 1de 45

TÉCNICAS DE MEDITACION

La meditación es un sendero que la persona abre para sí misma mientras trata de llegar más
allá de las limitaciones de la mente.

Meher Baba

Existen en el mercado, en las librerías especializadas, muchos trabajos que tratan este tema y
proponen técnicas específicas de meditación. Estos trabajos pueden ser libros, videos o
cassettes, que dirigen y ayudan el aprendizaje.
Estas técnicas van desde contar las propias respiraciones hasta por ejemplo, cantar un mantra
o bailar. Os invito a investigar y encontrar las que mejor os vayan.
Por mi parte os voy a resumir dos ejercicios básicos. Es importante haber estudiado los puntos
anteriores del tema.

a) Práctica de la meditación como ejercicio.

Elige una postura.

Efectúa unas respiraciones algo más profundas y completas de lo habitual y toma consciencia
clara de ti mismo/a en los niveles físico, emocional. Constata que te encuentras en un estado
tranquilidad, cordialidad y amor suave.

Pasa luego al nivel de la mente y date cuenta de que estás mirando la mente, que está aquí
presente tranquila, serena, despierta, pero sin estar pendiente de ningún objeto.
Dedica un tiempo a sentir cómo se produce en ti mismo/a el automatismo natural de la
respiración. Toma clara consciencia de ti misma, que estás presente y sintiendo tu propia
respiración. Esto intentarlo hasta que notes una verdadera paz, cómo tu consciencia se va
ahondando.

Entonces debes mantener esa consciencia de ti mismo/a, sin mirar nada, sintiendo el silencio.
Las zonas principales donde se debe sentir este silencio son alrededor de la cabeza, dentro de
la cabeza y dentro del pecho.

No se busca nada. Se trata simplemente de que estés presente, sin confundirte con nada, sin
apoyarte en nada. En todo caso, "buscar" esa Realidad que intuyes com única. No pierdas la
consciencia, manténte muy despierta.

Para salir de la práctica hazlo de manera gradual, suavemente y sin brusquedades.

Cuando consigues un grado de meditación y de silencio la recuerdas como la experiencia más


satisfactoria que has tenido jamás. Y el eco de esa experiencia se mantiene, aunque luego se
disuelve hasta casi perderse, por la dispersión habitual con que vivimos lo exterior. Pero, a
base de hacer este trabajo con regularidad, todos los días, se va consiguiendo mantener ese
punto de conciencia profunda y de paz a lo largo de todo el día, mientras hay actividad.
b) Práctica de la meditación en la vida diaria.

Otra forma de meditar, de entrar en el silencio, es a través de la actividad. Por su puesto, es


conveniente que la persona haya practicado el silencio como lo he explicado anteriormente.

La meditación en la acción es el silencio profundo de la consciencia. Es lo que en el Taoísmo


se llama wu wei (no acción): hacer sin hacer. Hacemos sin hacer cuando no es nuestro "yo" el
que hace. Por ejemplo: vamos por la calle y de pronto vemos a alguien que está a punto de
caerse, nos lanzamos y le ayudamos para que no se caiga. Se trata de un acto impensado,
espontáneo. En este caso hemos hecho, pero no ha sido nuestro "yo" personal el que ha
decidido hacer eso. Ha sido la situación que nos lo ha exigido. Igual que en otro momento
saltaremos para evitar un peligro, o nos apartaremos frente a un vehículo. En nosotros existe
una inteligencia que nos hace vivir.

Es esta realidad profunda que se expresa a través de cada cosa que existe, por lo tanto a través
de nuestro cuerpo, de nuestra inteligencia, a través de todo.

Pero, dentro de ese funcionamiento inteligentemente automático, aparece la idea de sentirnos


los autores, los poseedores, los dueños de muchas de las cosas que nos ocurren en el vivir. Nos
viene una idea luminosa, y de inmediato nos posesionamos de ella y decimos ¡qué inteligente
que soy! ¡Qué importante que soy, que he conseguido esto! Pues bien, esta función del "yo"
personal, que está actuando siempre en muestra vida diaria, es la que debemos aprender a
silenciar. Es decir, que debemos vivir muy despiertos/as muy presentes, en toda situación pero
con un silencio completo de nuestra mente.

Entonces descubriremos que la vida sigue exactamente igual, que podemos seguir haciendo
las mismas cosas que nos son pedidas a cada momento, por estímulos externos o internos,
pero sin necesidad de atribuírnoslo a nosotros mismo, sin necesidad de juicios o comparación.
Es un aprender a vivir en el silencio, en el silencio de nuestra mente,d e nuestro "yo". Esta es
la forma de aplicar la meditación y el silencio a nuestra vida activa. Cuando lo hacemos así
descubrimos que estamos en movimiento en la medida en que hay movimiento; cuando éste
deja de existir, porque se ha completado la acción, permanece en nosotros una quietud total,
lúcida. Y, tanto en el movimiento com en su cese, en nosotros persiste una conciencia
profunda de paz, de fuerza, de silencio, de presencia de Dios.

Es cuando nuestra mente está constantemente pensando al servicio de nuestro ego ciando no
nos enteramos de nada de estas cosas. Pero cuando aprendemos a vivir presentes, con la mente
en silencio, descubrimos permanentemente esta presencia detrás de todo. Y la acción no es
obstáculo para vivir esta presencia, porque vivimos esta misma acción como expresión de la
presencia, es un modo activo de la presencia. Esto es realmente vivir en meditación y en
silencio, vivir en plenitud. El silencio y la plenitud son sinónimos, porque tanto uno como otra
implican no apoyarse en aspectos, modos o formas de la realidad: La plenitud es un concepto
que implica todas.
La característica de este vivir en silencio es que la acción es siempre nueva, espontánea.
Porque no se apoya mecánicamente en el precedente, en la memoria. Es cuando mejor surgen
las cosas, tanto las de nivel físico como las intelectuales. Los que practican judo, en sus
niveles superiores, explican a veces cómo, en el momento en que viven la lucha en este estado
interior, (que es el verdadero objetivo del Judo) ocurre algo totalmente inexplicable desde el
punto de vista técnico: que se producen entonces las llaves y contrallaves más extraordinarias,
algo totalmente irreproducible a voluntad. Es la genialidad, porque la acción está en ese
momento dirigida por la inteligencia más grande y más creativa. Y esto ocurre en todos los
aspectos de la vida.

Pero al mismo tiempo que hay esa extraordinaria eficacia, cuando la acción se termina, lo hace
en todos los aspectos. Queda entonces en nosotros el silencio interior y el estado de
meditación. La acción no deja residuo. En cada instante, cada acción es algo completo en sí
misma. No nos quedamos pensando en lo que hemos hecho o lo que hemos dejado de hacer.
No hay aquí ese eco de cosa inacabada, que es lo normal que ocurra en nuestro modo de vivir.
Cada instante es una situación plena, completa, y lo es tanto en el momento de hacer como en
el silencio o vacío que sigue a continuación.

Las palabras son muy pobres para describir este modo de vida, y cada uno/a debe descubrirlo
por si mismo/a. Pero, de hecho, este es el paso más elevado que existe dentro de nuestra
experiencia actual sobre los niveles de creatividad o capacidad transformante que existe en
nosotros.

DESCUBRIENDO TU MUNDO (Autoestima y Liderazgo)


"Se acercaba el examen o evaluación para el ingreso al pre-grado o Universidad, el muchacho
durante todo el periodo de preparación no había asistido regularmente a cada clase, e incluso
algunos días falsificaba la firma de sus padres para presentar documentos los cuales pedían
permiso, para no asistir a clases para luego irse a los juegos electrónicos, al recreo o billar. Así
es que alguien le hizo la pregunta inevitable ¿crees que vas a ingresar?, a lo que él respondió
que un día antes iba a ir a su iglesia a rezar toda la tarde pero con muchas ganas, y al día
siguiente si no ingresaba, era por que Dios no lo permitía, y él debía esperar ".

En el anterior testimonio, podemos apreciar como es que con nuestras acciones y creencias
mal interpretadas, mermamos nuestra estima.

"La autoestima tiene dos componentes,... uno es la sensación de confianza frente a los desafíos
de la vida: la eficacia personal y el otro es la sensación de considerarse merecedor de la
felicidad: el respeto a uno mismo". (Nathaniel Branden).

Amigo lector, esto quiere decir que tienes que adquirir estos dos componentes en forma
conjunta, pues si uno falla, el autoestima se lastima.

"La eficacia personal significa confianza en el funcionamiento de mi mente, confianza para


pensar y entender, para aprender, elegir y tomar decisiones; confianza para entender los
hechos de la realidad que entran el ámbito de mis intereses y necesidades; en creer en mi
mismo; en la confianza en mi mismo." (Nathaniel Branden)

Esta definición es independiente del grado de inteligencia que tenga una persona, si no vasta
como ejemplo aquellas personas, que tu seguramente conoces muy destacado en el campo
académico en tu salón de clases y que en su vida personal son totalmente ineficaces.
Desarrollar este componente estoy seguro que tocará tus creencias antiguas como toco las
mías de creer que desarrollando esto me iba a convertir en un ser insensible frío e inhumano,
pero felizmente no resulto así (puedes percibir que el estar difundiendo conocimiento de
grandes pensadores preocupados por una mejor forma de vivir la vida, no nos hace en seres
insensibles).

"El respeto a uno mismo significa reafirmarme en mi valía personal; es una actitud positiva
hacia el derecho de vivir y de ser feliz; el confort al reafirmar de forma apropiada mis
pensamientos, mis deseos y mis necesidades; el sentimiento de que la alegría y la satisfacción
son derechos innatos naturales". (Nathaniel Branden).

Es decirte a ti mismo: !todos mis sueños, deseos, frustraciones son importantes, mi vida (pero
en su conjunto: laboral, personal, sentimental, etc.) es muy pero muy importante, y como para
mi vale, los voy hacer realidad! .

Vamos ha empezar a sumergirnos en las profundidades de tu mente y de tu alma: La raíz de


nuestra necesidad de autoestima:

"Los animales inferiores no se plantean la eficacia de la consciencia, o de la dignidad de su


ser. Pero los seres humanos se preguntan: ¿soy suficiente? ¿me basto por mí mismo?, ¿soy una
buena persona?¿soy integro en el sentido de si hay congruencia entre mis ideales y entre lo
que practico?.¿Soy merecedor de respeto, del amor, del éxito y de la felicidad?".
Estoy seguro que cada una de estas preguntas son totalmente importantes para ti, y la
respuesta válida solo te la das tú(de preferencia tú la contestas en forma espontánea)".
(Nathaniel Branden).

Necesitamos para sobrevivir (tu vida en conjunto) en nuestro entorno satisfacer necesidades
básicas y secundarias y en la medida que tengas éxito en lograrlos se vera reflejando en tu
autoestima, y si cada hecho es consciente o pensado tendrás mayor probabilidad de éxito, pero
el hecho de pensar no es automático como lo es la circulación de la sangre, el pensar es
voluntario, es decir depende de ti, de tu responsabilidad personal.

Cuantas veces nos negamos a pensar al hacer las cosas, como que nos da pereza, o evitamos
pensar (muchas veces por que nos causa dolor). O es que evadimos la responsabilidad y
decimos "a la de Dios" o "a la suerte" o "cara o sello", y si el resultado no es favorable le
echamos la culpa a la mala suerte o al destino.(sin embargo hay hechos que corresponden a
nuestro entorno como ejemplo una recesión económica y que está fuera de nuestro control,
pero no me estoy refiriendo a los de este tipo).

"La naturaleza nos ha dado una responsabilidad extraordinaria: la opción de volver el reflector
de la consciencia o más brillante o más oscuro". (Nathaniel Branden).

Sino lo crees haz este ejercicio:


Intenta dejar de leer este boletín e insultarme y borrarlo sin pensar, o reflexionar por que lo
vas a borrar sin pensar.

Enfocarte en el problema con "el retrazo constante de pedidos de tus clientes" o no enfocarte.

La claridad sobre el entredicho con tu pareja o la vaguedad o "ya se arreglará".

El respeto a la realidad de "que tus cuentas por pagar son mayores que tus cuentas por cobrar"
o la evitación de la realidad.

El respeto por la verdad frente al rechazo de la verdad.

La sinceridad con uno mismo frente a la falta de sinceridad. ¿te vas a casar por que lo amas y
quieres ó solo por que ella está embarazada?.

La perseverancia en el esfuerzo por entender frente al abandono del esfuerzo. ¿por qué va mal
tus cobros o echarle la culpa solo al mes?.

La receptividad a conocimientos nuevos frente a una mentalidad cerrada. ¿deseas saber más
sobre la autoestima o la evitas?

La lealtad activa a nuestras convicciones profesadas frente a la deslealtad, la cuestión de la


integridad. Si no asistes al saludo por el día del vendedor aduciendo falsamente que estas mal
de salud, y sin embargo le dices a ellos que son lo más importante en tu organización.

El deseo de corregir los errores frente a la perseverancia en el error. ¿Crees que esa campaña
no resultó solo por la mala suerte y volverás a realizarla?

La confrontación por uno mismo frente a la abstención. ¡Vamos!, reconoce que fuiste
demasiado duro con tu trabajador, se merece una disculpa.

La razón frente a la irracionalidad; el respeto por la lógica, la consistencia, la coherencia, y la


evidencia frente a pasar por alto o desafiar todo ello.

Lealtad a la responsabilidad de la consciencia frente a la traición de esa responsabilidad. Este


punto pocas veces lo aplicamos a nuestra vida sentimental.

Pues amigo lector lo que se resume es que en la medida de tus posibilidades en todas las áreas
de tu vida ya sea laboral, material, sentimental procura que sean realizados con la mayor
consciencia posible, siempre teniendo presente el contexto. (Ejemplo si practicas el yoga, no
es consciente que estés presente en la realidad, cuando lo que se trata es que dejes de pensar
para calmar tu mente ¿verdad?).

Sí crees en Dios, ¿piensas que el vivir de un modo consciente, es ir contra los principios de
él?.

Pensar positivo para ser longevo


El pensamiento positivo alarga la vida, según científicos estadounidenses.

De acuerdo a investigadores de la Universidad de Yale, en Connecticut, la gente que ve con optimismo su


proceso de envejecimiento vive mucho más que los que se quejan todo el tiempo por su futuro.

La investigación sugiere que el que se siente mal porque se está poniendo viejo acelera justamente el proceso
de envejecimiento.

En contraste, una actitud positiva agregará más años a la vida que el simple hecho de no fumar o hacer
ejercicios de manera regular.

Un grupo de psicólogos estadounidenses encontró que la gente con pensamiento positivo vivió un promedio
de 7,5 años más que aquellos que se sentían mal por haberse puesto viejos.
De esta forma creen que los pensamientos negativos sobre el proceso de envejecimiento tienen un impacto
directo en el deseo de vivir.

Mejor que la tensión baja

Los investigadores de la Universidad de Yale, encabezados por la doctora Becca Levy, afirman que los
efectos de una actitud positiva frente al envejecimiento tienen más peso que aspectos fisiológicos como baja
presión o colesterol, factores que suman un mínimo de cuatro años a la vida de un anciano.

Los efectos son incluso mucho más pronunciados que factores tales como mantener bajo peso, no fumar, y
hacer ejercicios, aspectos que se cree agregan unos tres años de vida cada uno.

Los psicólogos estudiaron la información aportada por 660 voluntarios mayores de 50 años.

Las muertes entre los participantes fueron comparadas con sus respuestas a varios cuestionarios hechos 23
años antes.

Se les preguntó si estaban de acuerdo o en desacuerdo con afirmaciones tales como: "si eres más viejo eres
menos útil".

El equipo de la doctora Levy cree que el absoluto deseo de vivir explica parcialmente el vínculo entre mente
positiva y longevidad. En todo caso, piensan que no es la única razón.

Stress

También creen que otro factor es el efecto del stress en el corazón.

Según la Dra. Levy, el estudio lleva dos mensajes. "El descorazonador, es decir, la auto percepción negativa
puede disminuir la expectativa de vida".

"El prometedor, o sea, que la auto percepción positiva puede prolongarla".


BUSCAR EL LADO POSITIVO DE LAS COSAS
La negatividad o tendencia a ver el lado negativo de las cosas y la positividad o tendencia a
ver el lado positivo de las mismas son actitudes ante la vida. Como actitudes que son, no
cambian las condiciones de vida de las personas, no cambian la realidad.
Entonces, si las actitudes no cambian la situación que se está viviendo, ¿tiene alguna
importancia si se tiene o no una actitud positiva ante la vida? La respuesta a esta pregunta
puede verse reflejada en las palabras de una cuidadora:

"Hay un montón de cosas que marchan mal, pero también hay muchas cosas que marchan
bien. He decidido hacer esfuerzos por hablar con la gente de las cosas que van bien, porque he
descubierto que me siento mejor cuando hablo de lo bueno que cuando hablo de lo malo"

Buscar el lado positivo de las cosas hace sentirse mejor a las personas. La actitud de los
cuidadores hacia la vida cuando deciden buscar el lado positivo de las cosas es completamente
distinta a la actitud que tienen cuando se dejan llevar por la tendencia a ver sólo lo negativo.
Dado que la forma en que las personas piensan sobre algo determina el modo en que se
sienten acerca de ello, pensar en lo positivo de las cosas hace surgir en las personas
sentimientos de bienestar y les proporciona fuerza y energía para enfrentarse a las situaciones
difíciles asociadas al cuidado de sus familiares mayores.

Puesto que fijarse en las cosas buenas y positivas de la vida es una actitud, como tal debe ser
cultivada y trabajada. Al principio, la mayoría de los cuidadores que deciden potenciar en
ellos una actitud positiva ante la vida se encuentran con dificultades y pueden incluso llegar a
pensar que están intentando algo imposible. Pero la prueba de que es posible es que muchos
cuidadores lo han conseguido.

Un ejemplo de actitud positiva ante la vida puede encontrarse, por ejemplo, en los cuidadores
que se esfuerzan por fijarse en lo que todavía puede hacer su familiar, más que en las
capacidades que ha perdido. Estas personas disfrutan con más frecuencia de sentimientos
positivos ( bienestar, alegría, esperanza...) y afrontan las tareas del cuidado con más ánimo y
energía.

Una técnica sencilla que puede ayudar a los cuidadores a cultivar en ellos una actitud positiva
ante la vida es anotar o hacer listas, periódicamente, de las cosas buenas y hermosas que tiene
la vida. Por ejemplo escribir cada noche, antes de acostarse, las cosas buenas que el día les ha
traído. Acciones como éstas constituyen estrategias adecuadas para los cuidadores que quieran
entrenarse en mantener una actitud positiva ante la vida.

Las siguientes palabras de una cuidadora reflejan muy bien la actitud positiva ante la vida de
la que se ha tratado en este punto:

"Hay veces que pienso que no quiero seguir viviendo. Pero entonces me hago pensar en mi
nieto: ¡Qué niño más precioso y sensible! Y cómo le queremos todos, por lo maravilloso que
es. Creo que es un don maravilloso que la vida me ha regalado. Cuando pienso en él, sé que
nunca dejaré que los problemas del cuidado puedan conmigo!"
EL BOICOT
El boicot es la vía en la cual, de forma personal, individual, los ciudadanos comunes
manifestamos y ponemos en práctica nuestro rechazo hacia lo que creemos incorrecto.
Ser vegetariano es un tipo de boicot. Ser animalista es un tipo de boicot.

Desde el primer día que dejamos de comer carne, no acudimos a espectáculos con animales, y
evitamos los productos que involucran su utilización, ya sea en vestimenta, comidas o
artículos hogareños; empezamos a boicotear a un sistema que tiene como uno de sus pilares, el
uso y abuso de inocentes animales, seres con las mismas emociones que nosotros, pero con la
diferencia de que no pueden hablar. Nadie los escucha, y esa diferencia la pagan muy caro.

Mediante nuestro boicot estamos levantando la voz por aquellos que no la tienen.

Nuestro boicot puede ser de muchos tipos, es flexible, cada uno puede tomar el rumbo que
prefiera, lo que le convenza. Lo importante es que sea sincero, coherente y nos haga sentir
bien. No importa que, comparado con el del vecino, parezca poco comprometido. El nuestro
existe, es firme, y por sobre todo, es nuestro. Es nuestra declaración de guerra, nuestra
decisión personal y nadie puede quitarnos ese reconocimiento. Así como siempre va a haber
alguien que parezca mejor que nosotros, seguramente habrá boicots que parezcan más
profundos que el nuestro, y otros que lo parezcan menos: el lacto-vegetariano se sentirá
cómodo ante el escaso (si no es nulo) boicot del carnívoro, mientras que el vegano lo estará
con ambos, y el frutariano con todos ellos. Lo importante no es andar comparando, para poder
disminuir y disminuirnos, sino mantener un campo de visión que abarque todas las posturas,
para poder elegir, qué caminos nos hacen crecer a nosotros y a nuestro compromiso.

Todas las facciones, desde el api-ovo-lacto-vegetariano hasta el fruguívoro, desde el


ecologísta hasta el animalista más ferviente; deben unirse, juntar las porciones de sus boicots
que coincidan o sean compatibles con los boicots de los demás, para poder así desarrollar un
gran boicot, aquel que logre cambios significativos.

La historia nos muestra que es posible, cambios radicales se produjeron cuando las personas
se unieron con un fin común.

En síntesis, podemos y debemos plantearle un boicot a todo aquello que perjudique el


bienestar físico y psicológico, nuestro y el de aquellos que nos interesan. La realidad nos
golpea en la cara, haciéndonos pensar que lo nuestro es una causa perdida, que nuestro boicot
es en verdad inofensivo y que no merece vivir. Tratará de hacernos sucumbir ante este
panorama, por lo que debemos estar más firmes que nunca, recordar que no estamos solos y
seguir soñando con que algún día nosotros reiremos últimos.

ACTITUDES QUE NOS LLEVAN AL BIENESTAR


La característica del Sabio, de una persona esclarecida y con personalidad desarrollada, es la
ausencia de esfuerzo. No es que realmente no haga nada, sino que no es una persona que haga
las cosas compulsivamente, y cuando actúa lo hace realizando una respuesta necesaria ante la
situación, ni más ni menos. Su única disciplina es fluir por la vida, adaptándose a las
condiciones cambiantes; tal como el agua se adapta al recipiente.

Para los taoístas este estado de unidad con la vida se le llama "morar con el Tao" y en la
Biblia, se representa por el "Jardín del Edén". Adán y Eva fueron seducidos por la serpiente y
expulsados del Paraíso. Desde entonces nos hemos sentido exiliados y tratando de volver a
casa.

Esta serpiente que nos seduce y que por ella se nos expulsa del Edén es la mente. Un Sabio no
es controlado, manipulado o abatido por la mente, puede utilizarla para sus propias funciones
y dejarla a un lado cuando no sea necesaria. A diferencia de la mayoría de nosotros, esta
persona no cree todo lo que se dice a sí misma, pone la mente bajo control y ésta le sigue
como un perro bien entrenado sigue a su amo. El conseguir lo que en budismo Zen se llama
"sin mente" supone tal bendición y dicha, que innumerables personas en todas las épocas, y en
la actualidad, trabajaron duro para conseguir ese tesoro.

Los maestros de todas las épocas han dado indicios sobre cómo poner a la mente bajo control.
Basados en sus propias experiencias de lo que funcionó para ellos, cada uno puso énfasis en
un enfoque diferente. Pero estas técnicas de meditación tienen mucho en común. En primer
lugar, ninguna busca abordar a lamente directamente, porque combatirla es hacerla más fuerte.
De hecho, una parte de lamente estaría combatiendo ala otra, de modo que nos
fragmentaríamos aún más. Más que resistir a los pensamientos, los permitimos y los
observamos ir y venir. Este "simple observar", o "presenciar", es la actividad más pasiva en la
que puede comprometerse un ser humano. Es lo contrario que "hacer". Otro punto en común
es que obligan a la mente a ir más despacio. Cuando la noria va más despacio es más fácil
bajarse de ella. Aparecen claros en la sucesión de pensamientos, como retazos de cielo azul
tras las nubes, y a través de estos claros nos introducimos más fácilmente en la paz del estado
Alfa, en el bienestar. Y sea cual sea la técnica utilizado el final es el mismo.
Los senderos que se han hallado para llegar a este bienestar son los siguientes, y más adelante
describiré alguna técnica de meditación que los incorporan.

Presenciar.

La esencia de cualquier forma de meditación es prestar atención pasiva, relajada. Es un estado


abierto de consciencia, una "expansión para incluir" y un "permanecer en contacto" en un
nivel de sentimiento con todo lo que se esté presenciando. Pertenece al hemisferio cerebral
derecho, lo que la hace más femenino y menos masculino. Permite que el objeto que se
presencia sea tal como es... y sentirlo. Es lo contrario de la concentración, es la diferencia
entre devanarse los sesos para encontrar el nombre de una flor y simplemente permitirnos
disfrutar el olor de su presencia y de su fragancia.
Al mismo tiempo que prestamos atención relajada, sin crítica, a todo lo que presenciamos,
también somos conscientes de nosotros mismos como un testigo, como si el punto desde el
cual estamos presenciando se hallase a medio camino entre nosotros mismos y la flor. El
efecto de presenciar es expandir nuestra consciencia "poniéndonos fuera de nosotros mismos",
contrarrestando la tensión y la contracción de la consciencia que acompaña al hecho de estar
preocupados con nuestros problemas.

El meditador, sentado o en movimiento, simplemente presencia su propio proceso de


pensamiento sin llegar a implicarse en el pensar. Los pensamientos llegarán: las
preocupaciones emergerán a la superficie y buscarán arrastrarnos a un estado de inquietud; los
recuerdos tratarán de hacernos caer en la añoranza del pasado; los pensamientos sobre
nuestros compromisos y programas nos atraerán hacia pensar en el futuro y en todas las cosas
que tenemos que hacer. También las emociones y las pasiones nos intentarán arrastrar, pero el
meditador se siente firme, como el observador sobre la colina, observando el ir y el venir de
un modo indiferente y distante.

Al principio, hasta que cojamos el truco (que es todo lo que es la meditación), perderemos el
espacio de testigo repetidas veces cuando un pensamiento logre seducirnos fuera de él, y unos
minutos más tarde encontraremos que nos hemos perdido al seguir una línea de pensamiento.
De modo que tendremos que regresar para presenciar una y otra vez, sin culparnos, o más
bien, incluyendo en nuestro espacio de testigo la parte de nosotros mismos que se impacienta
con estos vacíos de consciencia y desinterés.

La meditación llega a ser más fácil con la práctica. Recordemos que meditar es romper un
hábito de toda una vida de dejarnos arrastrar hacia donde nos llevan nuestros pensamientos y
sentimientos. La meditación es como entrenar a un animal: se necesita tiempo, paciencia y
delicadeza antes de que la bestia capte el mensaje de que ahora tiene un amo y no puede hacer
lo que quiera.

Las meditaciones que se basan en presenciar son las más difíciles para permanecer en ellas
pues las recompensas (tranquilidad, paz, dicha) sólo llegan con una persistencia tenaz que no
sea vencida por el aburrimiento, por las molestias, y el deseo de estar en cualquier otra parte
que no donde se está, siendo atormentado por la propia mente de uno/a.

Centrarse en una cosa.

Para que la mente trabaje más despacio, la frecuencia de las hondas cerebrales desciendan a
Alfa y cambiemos del hemisferio izquierdo al derecho, le damos a la mente algo para que se
ocupe de ello, de modo que al menos deje de saltar de un lado para otro. Esto no quiere decir
concentrarse, sino más bien centrarse en la consciencia de uno y prestar atención pasiva a una
cosa a la vez, más que estar disperso/a, distraído/a por pensamientos de esto, de eso y de lo
otro.
Escuchar.

Es una experiencia común que cuanto más alterados estamos, menos escuchamos. El escuchar
adecuadamente nos hace entrar en el estado meditacional. Una de las meditaciones más
simples consiste en relajarse y escuchar música (mejor instrumental, barroca o New Age) o los
sonidos de la naturaleza (por ejemplo agua que fluye, el mar, el canto de un pájaro...).

También el cantar o repetir un mantra puede ayudar a la meditación y tener un efecto


purificador.

Contemplar.

No hay ninguna duda de que la devoción y la oración son eficaces para muchas personas y
obtienen de ellas dichosos momentos de paz que las alejan de las preocupaciones e
inquietudes de la vida cotidiana.

Con total independencia de las creencias religiosas, tanto la fe que acompaña a la oración
como el descenso de energía desde la cabeza hacia el corazón que acompaña a la oración nos
llevan al bienestar.

Contemplar es simplemente dejar que nuestros ojos descansen fijamente sobre algún objeto
escogido y sentirlo, llegar a serlo. Cada persona debe elegir el objeto de su contemplación,
puede ser una vela, una flor...

El contemplar debe hacerse de una forma relajada, no tenso, manteniendo la mirada serena,
más que concentrada. Normalmente eliminamos un montón de energía a través de nuestros
ojos e incesantemente recibimos información sobre nuestro entorno a través de ellos. Al
restringir el movimiento de los ojosa un objeto, automáticamente reducimos la información
que se da a la mente para que la procese, y por consiguiente, ésta tiene que limitar su parloteo
al objeto que está siendo contemplado. Muy pronto agotará lo que tiene que decir y se quedará
callada.

Centrarse en el aquí y en el ahora, en el presente.

Podría decirse que centrarse en el aquí, en el ahora, en el presente, es el objetivo de la


meditación, pues cuando estamos verdaderamente en el momento presente, experimentando lo
que es de manera directa a través de nuestros sentidos, la mente se detiene. Esto sucede
porque nuestras mentes son como filtros entre nosotros y la experiencia directa del momento
presente, lo que está ocurriendo ahora.
Nosotros estamos donde está nuestra atención, y si está en otro lugar o en otro tiempo, no
podemos estar aquí y ahora. Nuestros cuerpos pueden estar(aunque si nosotros no somos
conscientes de ellos entonces, existencialmente, no existe, al menos en nuestra consciencia)
pero nosotros no estamos.
Permanecer en el momento presente y permitirnos experimentar y responder a lo que está
sucediendo ahora en el nivel de los sentimientos (por ejemplo en el hemisferio derecho del
cerebro) más que quedarnos en el pasado o el futuro (hemisferio izquierdo del cerebro) es a la
vez una disciplina y un objetivo. Impactar en un discípulo que está viajando con la mente
sacándolo fuera del pensamiento hacia el ser (y estar verdaderamente presentes) es
virtualmente todo lo que hace un Maestro zen.
El centrarse en el presente atañe a las frescura: se refiere al hecho de desautomatizarnos de los
viejos hábitos, contemplando lo que está sucediendo a nuestro alrededor y en nosotros mismos
con ojos puros y responder a las situaciones de un modo que no sea mecánico y que convine
espontaneidad con resultar apropiado.

Cada momento no vivido plenamente no es más que un empobrecimiento de la calidad de


nuestras vidas.

Conciencia de respirar.

Nuestra forma de respirar y nuestros estrados mentales se hallan muy estrechamente


conectados. Sólo hay que pensar en la respiración regular y profunda del sueño, en el jadeo de
alguien que está muy asustado o en la suspensión de la respiración de alguien que se encuentra
profundamente impactado.

La respiración es un medio para centrar nuestra consciencia en el presente y en nuestro


cuerpo. Los ejercicios de respiración también elevan el nivel de energía en el cuerpo.

Llegar a ser y seguir siendo conscientes de nuestra respiración es una de las técnicas de
meditación más sencillas. Una vez más, esta técnica funciona para aquietar la mente. La
regularidad y el ritmo de la respiración tiene un efecto calmante y disminuye la velocidad y
disminuye la velocidad del proceso del pensamiento. Si tenemos un traspié en la cuenta de
cada respiración y caemos en la trampa de seguir una línea particular de pensamiento, lo
advertimos de inmediato y podemos abandonar los pensamientos para retomar la cuenta.
Tal vez, lo más importante es llegar a ser conscientes de que respirar nos recuerda que
tenemos un cuerpo.

Conciencia del cuerpo.

Una cosa que sucede cuando estamos ocupados en el mundo exterior o preocupados con
nuestros pensamientos es que perdemos conciencia de nuestros cuerpos. Toda nuestra energía
se dedica a aquello a lo que estamos prestando atención, ya sean cosas o pensamientos. Es
como si nuestros cuerpos dejasen de existir temporalmente y mientras sólo fuéramos cabezas
parlantes.

Cuando meditamos y desconectamos la mente, la energía tiene que ir a alguna parte y


comienza a ir hacia abajo. De nuevo llegamos a ser conscientes de nuestras sensaciones
corporales, de nuestro cuerpo. Uno de los objetivos al adoptar la posición de sentado es que
detiene el escape de energía. Al no tener ningún lugar al que ir excepto hacia adentro y
alrededor del circuito corporal cerrado que hemos formado al sentarnos (con las manos
juntas), la energía se intensifica. Nos sentimos recargados, con más fundamento y más
centrados. Con más consciencia de nuestro cuerpo no sólo nos sentimos más vivos, sino
también más relajados. Pues consciencia corporal es lo mismo que relajación. Relajar el
cuerpo ayuda a relajar la mente. Es así pues en realidad el cuerpo y la mente no están
separados, somos Mentes-cuerpos.
Es muy importante cultivar la conciencia corporal como un sendero para aquietar la mente,
hasta llegar a lo máximo en relajación:una liberación de toda la ansiedad y tensión, viviendo
plenamente el momento.

Movimiento.

El movimiento tomado como meditación se encuentra en muchas tradiciones milenarias.


Existe un movimiento impensado, inconsciente, dormido y un movimiento consciente,
centrado en la consciencia corporal y en el presente, que es la esencia de la meditación.

Desde el Tai-Chi a la danza sufí, pasando por hacer jogging, nadar en la piscina o simplemente
estar en el parque o fregar los platos, podemos meditar y hacer descender nuestra energía de la
cabeza al cuerpo y disminuir las ondas cerebrales desde las frecuencias Beta hasta Alfa,,
volviendo a llegar a nuestros sentidos desde el funcionamiento del hemisferio izquierdo hasta
el derecho.

Centrarse.

Practicar la meditación es recordarnos lo que realmente somos. Pues, sino somos nuestras
mentes (y si somos capaces de observar nuestros pensamientos quiere decir que estamos
separados de ellos), entonces ¿quienes somos?
En forma similar, por la misma razón no podemos ser nuestros cuerpos, o nuestros
sentimientos: podemos observarlos, por lo que debe existir distancia entre nosotros y ellos.

Formularnos repetidamente la pregunta: "¿Quién soy?" es una técnica de meditación en sí


misma. Así como no somos nuestros pensamientos, nuestros sentimientos o nuestros cuerpos,
de ese modo también logramos darnos cuenta con esta técnica de meditación inexorable que
no hay nada más que eso, y que existencialmente podemos decir que somos. En nuestro nivel
más profundo no somos nuestros nombres, o cualquier otra de las etiquetas que la sociedad
nos ha puesto, como "hombres", "mujeres", "clase media", etc. Ésas son las posiciones que
ocupamos en esta vida y, de ninguna manera, en el interior del cuerpo que es nuestro vehículo.
No somos ni ricos ni pobres: eso es lo que tenemos o no tenemos. Tampoco somos médicos,
maestros, fontaneros, amas de casa o funcionarios: eso es lo que hacemos, no lo que somos.
Por último no nos queda nada, o al menos nada sobre lo que podamos poner nuestras manos.

Si nos sentimos aturdidos, es positivo, pues la pregunta "¿quién soy?" es exactamente eso,
aturdimiento de la mente: no hay respuesta. Yo sé que "soy", pero quién soy, como la Vida
misma, es un misterio.

Al final, cuando hemos abandonado nuestras falsas identificaciones sólo hay esencia, "ser", y
en consecuencia no hay separación de Dios, la Vida, o como quieras llamarlo, quien también
está libre de todos los nombres, desprovisto de todas las formas.

Tenemos consciencia vacía de nosotros mismos, consciencia pura, una subjetividad


inexpresable para la cual todo lo demás es un objeto, no sólo el mundo exterior (incluyendo
nuestros cuerpos) sino también el mundo interior del pensamiento y del sentimiento. Y el
modo en que nos damos cuenta de esto simplemente es éste: "estar tranquilo y saber que yo
soy Dios, que yo soy la Vida". En la tradición hindú el meditador se recuerda a sí mismo: "tú
eres eso" y resiste la tentación de quedar atrapado en la identificación falsa repitiendo el
mantra "neti, neti" ("no esto, no esto").

Teniendo en cuenta que debemos mantenernos cuerdos en un mundo enloquecido,


recordándonos quienes somos realmente cuando nos sentimos estresados, agobiados por
nuestros problemas y generalmente tomándonos las cosas demasiado seriamente, es como
regresar a un navío estable, y en eso consiste centrarse. También es recordar que: "esto
también pasará" y que la Vida es un misterio para ser disfrutado no un problema para resolver.

COMO MARIONETAS
¿Hasta qué punto la rebeldía tiene fundamento? ¿Al revelarse contra quién?, ¿por qué?, ¿con
qué derecho?

Seamos sinceros, ¿a quién importa tu rebeldía?, si sólo parece el llanto de un niño consentido
que busca la atención de sus mayores.
Muchos retoños pretenciosos ven como sinónimo de revolución al alcohol, las drogas o el
desenfreno sexual.

¡Vamos contra las leyes!, proclaman, ¡somos auténticos!, gritan y se apoyan unos a otros,
masas a masas, y se creen únicos.

Marionetas que creen cortar sus cuerdas mientras sólo se amarran una al cuello. Rechazando
los sabios consejos por el simple hecho de contradecir y eso da un tipo de placer no lo niego,
pero un gusto tan irreal como el del camello cuando toma su propia sangre masticando el
cactus en el desierto.

Llega un momento en nuestras vidas que nos prometemos ser auténticos y sinceros con
nosotros mismos, la pregunta es: ¿lo somos? o simplemente seguimos el estereotipo del
rebelde que cree elegir su vida mientras pinta su pelo y se pone un pearcin que el mismo
sistema capitalista le vendió.

La revolución real no conoce de modas ni de antimodas que es la otra cara de la misma


moneda.

La rebeldía puede entenderse como una revolución interna, una necesidad propia del ser, que
no se contenta y que sabe que merece una vida mejor.

No hablemos de una rebeldía en contra de las ideas de un entorno provincial determinado,


sino más bien de la revolución que tiene como fundamento una renovación interna, atreverse a
mirar más adentro sin conveniencias ni cálculos, sin prejuicios, conocernos como somos de
verdad y ser sensibles ante el sufrimiento del prójimo... el llamado de la tierra y de los seres
menores ¡eso es revolución!, ¡eso es ser un hombre!

No me vengan con utopías de pelos parados y cadenas amenazantes, no me visto de negro


para mostrar oposición o disidencia. Si la idea es no tener prejuicios ¿por que estoy lleno de
ellos? cuando se me habla de tener una vida conciente y espiritual, ¿por que no?

No me voy a limitar a lo que los demás piensen, tampoco quiero dogmas teístas. Revolución
real es la emancipación del alma por encima de mi cuerpo, mente y vestimentas. Solo quiero
conocerme y revelarme a la idea de que solo soy un seudo revolucionario del mercado.

No tengamos miedo de nosotros mismos atrevámonos a ser espirituales eso si es anarquia,


morir para vivir.

LA AUTOESTIMA
En este punto podrás observar que una de las características más importantes del ser humano y
una de las que provocan más irregularidades psicológicas es sin lugar a dudas la Autoestima
de la persona.

La falta de autoestima puede provocar en un ejemplo....que una mujer en apariencia normal,


no se quede nunca embarazada, esto tiene una explicación, absurda para algunos y misteriosa
para otros, pues bien, una de mi explicaciones es siempre la misma... ¿ Cómo quieres crear
amor, si tú misma no te quieres ?

En este punto he querido poner un tema MUY extenso sobre la Autoestima, sirve de
autotranformación para descubrir el cambio interno que nosotros mismos podemos hacer si
hacemos las cosas desde el punto de vista del amor y del servicio, espero que una vez acabes
este curso, puedas amarte a ti mismo/a y a toda la humanidad.

La Autoestima: Aprender a quererse uno mismo

Las creencias

Nuestras creencias, son la parte fundamental de nuestra vida. Lo que creemos, se manifiesta;
nuestros pensamientos son órdenes que serán obedecidas y las veremos reflejadas en nuestra
vida como experiencias. Si piensas en miedo, en carencias, en desamor y fracaso, actuarás
como un imán para ello, atrayéndolo de manera natural, instantánea, convirtiéndose en tu
realidad inmediata.

Exactamente lo mismo pasa cuando pensamos en dinero, amor o éxito, éstos vendrán de
manera fácil, casi sin buscarlos provocando milagros diarios en nuestra vida. Los
pensamientos del presente, crean nuestro futuro. El pensamiento y las palabras van juntos,
ambos contienen vibraciones energéticas que atraen lo que llaman, sucesos de la misma
calidad de sus vibraciones.

Los pensamientos son sólo eso, y pueden cambiarse, nosotros tenemos el poder de hacerlo, es
sólo una programación. Nosotros somos los únicos responsables de la vida que nos hemos
construido, no podemos culpar al destino, a nuestros padres a la suerte o a Dios; si aceptamos
nuestra responsabilidad, nos estaremos dando la oportunidad de elegir un cambio consciente,
que no nos permita volver a nuestras creencias negativas y desde luego a nuestra vida llena de
sacrificio y sufrimiento.

Ejemplos de Creencias Negativas:


"Nadie me quiere"
"Todo el mundo me hace daño"
"No tengo dinero"
"No tengo capacidad para un empleo mejor"
"Soy fea"

Si analizamos las afirmaciones anteriores, nos daremos cuenta que las podríamos resumir en
una sola frase: Baja autoestima. Es el resultado de no valorarnos como personas, como
trabajadores, como seres capaces de inspirar amor, admiración, etc. Es lo que nosotros
creemos y es lo que estamos viviendo.

Nuestro Pasado

Nuestra vida actual, es reflejo de un pasado arraigado a nosotros. Las experiencias que
vivimos, nos hicieron pensar que así era la vida. Lo que vimos en nuestro entorno, nuestra
sociedad y los acontecimientos, fueron la influencia que nos dieron un patrón determinado de
pensamientos.

¿Recuerdas como fue tu infancia? ¿Tu adolescencia? ¿Cómo fueron tus padres? ¿Qué
aprendiste de ellos?

Nuestros Padres

Nuestros padres son la principal fuente de creación en nuestro patrón de creencias. Si tuvimos
la suerte de vivir en un hogar lleno de amor, de unión y felicidad, ¡tenemos parte del camino
ganado! y habrá poco que restaurar. Pero si pertenecemos a una familia agresiva, que nos
repitió incontables veces "Eres un inútil" "Nadie se va a fijar en ti" "El éxito es para los ricos"
"Los hombres no lloran" etc., entonces te darás cuenta, que una gran lista de estas ideas
limitantes están construyendo tu realidad actual y que aparte tienes que luchar contra una gran
dosis de resentimiento, culpa y rencor, no sólo hacia tu familia, sino también hacia ti mismo y
hacia el mundo entero.

De la Biblia podemos sacar una enseñanza vital: "No juzgarás a tu padre ni a tu madre". Esta
frase no es casualidad, tiene varias razones:

Nuestros padres hacen lo mejor que pueden, con las armas que tomaron en su experiencia con
el pasado. Si a ellos no les enseñaron lo que es el amor, no pudieron aprenderlo y por
consecuencia no te lo pudieron enseñar, en este caso, el amor encierra todo, y entre ello se
encuentra el autoestima, una persona con falta de autoestima puede tener muchos matices al
manifestarse, desde tener actitudes violentas (para obligar a la gente a la aceptación de sus
ideas) como un carácter debilitado y temeroso de enfrentarse a la vida.

En este mundo no hay culpables, todos somos partícipes de un rol que desempeñamos por
acuerdo mutuo entre Dios y nosotros. Esto se da desde otros planos. Ahí es donde elegimos la
vida que llevaremos aquí en la Tierra, desde la ciudad en la que naceremos, hasta nuestro
color de piel, y desde luego, también hemos escogido a los padres que cuentan con los
elementos que nosotros necesitamos como aprendizaje. De todo lo malo que hayamos podido
absorber, podemos también descubrir que aprendimos cosas buenas.

Recreación de nuestro Antiguo Hogar

Cuando nos independizamos de la casa de nuestros padres, y nos quedamos con las creencias
que aprendimos de ahí, inconscientemente aunque no estemos de acuerdo con ello, volvemos
a construir un hogar con las mismas características. Las palabras y las frases llegan en cada
momento a nuestro encuentro. ¿Tratas a tus hijos como te trataron a ti? ¿Tratas a tu esposo (a)
como tu papá trató a tu mamá?. Aunque no sea una recreación 100% igual, habrán detalles que
siempre aparezcan. Si no estamos de acuerdo con la vida que vivimos y no queremos crear
otro hogar igual, es necesario tener conciencia de todas nuestras creencias aprendidas, para
empezar a cambiar nuestra historia.

Eligiendo nuestros Pensamientos

Los pensamientos son sólo eso, y pueden cambiarse, podemos elegir entre ellos.
¿Cuántas veces te has negado a pensar que eres una persona exitosa? ¿Cuantas veces no has
aceptado que puedes inspirar confianza y amor en los demás? En estos casos, tú estás
eligiendo estos pensamientos, de la misma manera, puedes elegir, pensamientos contrarios que
eleven tu autoestima. El amor hacia uno mismo es parte fundamental en este proceso de
cambio y curación. El reconocimiento de nuestro propio poder y de todas nuestras
capacidades es el camino para elegir la vida que merecemos vivir. La vida que siempre hemos
querido tener pero creemos que no es para nosotros, que no la merecemos
Procedencia del Problema

En la mayoría de los casos, el problema que vemos manifestarse dentro de nuestra vida, no es
el verdadero problema, resulta que solo se trata de la manifestación de lo que es el verdadero
problema.

No importa el tipo de problema, puede ser que no tengamos suficiente dinero, que estemos
enfermos, no tengamos amigos, no conseguimos un buen empleo... en fin. Cualquiera que sea
el problema tiene un fondo, una raíz, que a final de cuentas es el mismo en todos los casos.

El encontrar dicha raíz, es como deshojar las capas de una cebolla, hasta llegar al fondo, cada
capa representa una característica, un problema manifestado, pero no es el real, el problema
real se encuentra en el fondo, en el corazón de la cebolla.

A continuación te daré algunos ejemplos de cuando el problema no es el problema:

Aspecto Físico

Toda la vida has luchado contra tu sobrepeso, has probado mil dietas, mil rutinas de ejercicios,
y lejos de mejorar, el problema empeora. Puedes pensar que el problema es tu genética "lo
heredé de mi madre", o "así lo quiso Dios", de alguna manera no todos tienen que ser
delgados, puedes pensar en resolverlo de mil maneras, tratamientos, pastillas, extenuantes
horas de ejercicio, etc. De esta manera, tal vez logres una espectacular figura, de manera
temporal y arriesgando tu salud.

La Raíz del Problema

El sobrepeso se desarrolla, cuando nosotros nos sentimos desprotegidos ante la vida, las
circunstancias o hacia la gente. La inseguridad es el ingrediente primordial. Esto aumenta en
la medida en que somos víctimas de los comentarios de los demás respecto a la obesidad,
aumenta nuestra inseguridad y nuestro peso también. El que la gente critique (por costumbre)
y el que nosotros hagamos caso de estas criticas, hacen una combinación negativa en la
mayoría de los casos. En la medida en que logramos cerrar nuestras puertas a los comentarios
de la gente, y hacemos conciencia de que la vida y Dios están de nuestro lado, que nosotros
valemos (gordos o flacos) y estamos seguros de nuestro valor, fuerza y poder esenciales, en
ese momento, nuestro cuerpo se equilibra, y solo, sin ningún tipo de ayuda, va disminuyendo
su peso. La representación es más o menos de esta manera: Acumulas "toxinas", es decir,
pensamientos negativos en tu mente, se acumulan en tu cuerpo en forma de grasa y no
eliminas lo que ya no le sirve al cuerpo, necesitas protección, el cuerpo crea un "colchoncito
de grasa" en tu cuerpo como reserva, como protección.

¿Crees que has llegado al fondo del problema? Más o menos, pero todavía lo podemos
resumir en una sola palabra: Autoestima
El Aspecto Económico

En este caso el problema que sale a flote es la falta de dinero. Puedes buscar mil soluciones
pero nada resulta. Buscas un mejor empleo, el cual nunca llega, puedes estudiar alguna
especialidad dentro de tu carrera, y no ves los cambios, puedes abrir muchos negocios,
ninguno resulta.

La Raíz del Problema

Si crecemos dentro de un ambiente negativo, en donde se nos ha enseñado que solo tiene valor
el que tiene dinero, entonces estaremos buscando el dinero como una forma de darnos nuestro
propio valor y de que la gente nos acepte. La inseguridad que tenemos hace que no seamos
capaces de tomar una decisión acertada, que no nos atrevamos a probar caminos nuevos y que
tengamos miedo de enfrentarnos a la vida. En la medida que tengamos conciencia de que
nuestro valor no esta en el dinero sino en todo lo que conforma nuestro ser (físico, psíquico y
emocional), entonces lo demás vendrá solo, como decía Cristo "Armoniza tu interior y lo
demás vendrá por añadidura".

Una vez más, el problema lo podemos resumir en una palabra: Autoestima

El Aspecto Social

Estas solo, no tienes amigos, y la relación con tu familia es mala. Piensas que nadie te quiere y
que la gente solo busca la oportunidad de hacerte daño. Eso hace que estés siempre a la
defensiva, no creas en nadie, y como consecuencia no puedes considerar a nadie tu amigo. Tu
solo te aíslas, por temor, como defensa. Rechazas a la gente y a la posibilidad de crear
relaciones sinceras y duraderas.

La Raíz del Problema

Un entorno lleno de circunstancias negativas, agresiones físicas y verbales, te hacen sentir que
esa es la vida real, si tu familia, que son los seres que más te aman te hacen daño ¿quién no lo
hará?, la violencia siempre deja una sensación de humillación (independientemente del dolor),
fueron tus padres quienes continuamente te agredieron, no tuviste la oportunidad de
defenderte, entonces aprendiste que todos buscan la manera de hacerte y daño y tu única
defensa es no confiar en nadie, y como consecuencia, la soledad, aprendiste a agredir, y como
te sientes agredido (aunque nadie lo haga realmente) de una u otra manera agredirás a la gente
que se te acerque.

No estás convencido de tu propio valor, pero quieres convencer a la gente de ello, buscas
desesperadamente la aceptación de los demás, en lugar de dar un consejo o tu punto de vista,
lo impones, no te limitas a decir lo que piensas, quieres convencer a todos de que tus ideas son
las mejores, te apasionas con los temas, siempre de manera agresiva. ¿El resultado? La gente
se aleja de ti.

¿Sabes cuál es la raíz del problema? Tu autoestima.

El mayor problema de la humanidad, es la falta de amor a si mismo, nadie se ama y se acepta


tal como es. Aceptan vivir experiencias de dolor por falta de amor. En la medida en que hagas
conciencia de tus valores, la perfección de tu cuerpo, la belleza de tus sentimientos, la
grandeza de tus pensamientos, y sobre todo la seguridad de que mereces no solo lo bueno de
la vida, ¡sino lo mejor!, en ese momento, podrás tener acceso a todo lo que siempre has
deseado. No basta con querer algo, los cambios se realizan de adentro hacia fuera, en el
momento en que vayas modificando tus creencias, las oportunidades irán llegando aún si
buscarlas, tendrás la mente libre para tomar decisiones acertadas, y tendrás la capacidad de
abrir tus caminos y ampliar tu campo de acción, no tendrás miedo en emprender una ruta
nueva, podrás tomar riesgos sin temor, organizados, que se manifestarán con una sola palabra:
Éxito. Vale la pena intentarlo

Comprensión del Problema

La mayoría de nuestras creencias y nuestros pensamientos, provienen de nuestra niñez y


fueron transmitidos por nuestros padres.

Por ejemplo, la creencia de que "no haces nada bien" puede provenir de un padre que
repetidamente te dijo "eres inútil". Este tipo de relaciones se vuelve un circulo vicioso, el papá
con el afán de que "seas alguien en la vida" te podrá pagar escuelas, invertir en negocios para
ti, y no habrá nada que salga bien. Todo será un fracaso. La vida cumple con la orden -
creencia de que "no haces nada bien" pero además, tu papá "paga" su error invirtiendo todo su
dinero en ti, perdiéndolo. Al mismo tiempo el aprovecha la situación para vengarse, repitiendo
la frase que ya conocemos.

Otro ejemplo, es la falta de amor a sí mismo, la cual puede provenir de la ardua tarea de
ganarse la aceptación de la gente. Tal vez estuviste mucho tiempo haciendo todo lo que
suponías le agradaría a tus padres, pero a cambio, solo recibiste críticas, hiciste tu mayor
esfuerzo y nadie lo valoró.

El miedo a la vida, proviene de unos padres temerosos hacia la misma. Si fueron temerosos al
tomar una decisión, al iniciar algún cambio, etc. Te lo transmitieron, y probablemente el que
se te escapen todas las oportunidades se está volviendo una costumbre, y en el peor de los
casos ¡no te enteras de que están todas las puertas abiertas!. El miedo y la duda siempre están
presentes en ti.

Ejercicio

Has una lista de todo lo que tus papas te criticaban, analiza cuales fueron los mensajes que
escuchaste y lo que aprendiste ¿qué creían tus padres del dinero? ¿del cuerpo? ¿acerca del
amor y las relaciones? ¿Del sexo? ¿acerca de tus talentos?.
Ahora, incrementa tu lista, analizando las creencias de todo el entorno con el que creciste
(maestros, amigos, iglesia, parientes, etc).

Como último paso ¡elimina estos pensamientos! ¡no son tuyos! Y están limitando tu campo de
acción

La acción de las palabras y creencias

Cuando se presentan este tipo de acciones en nuestra niñez, suele repercutir toda la vida, lo
que aprendemos de niños, es determinante. Por ejemplo, un niño que es sometido y maltratado
por sus padres, aprende a tener miedo a la vida, a sentir que no es merecedor ni del cariño de
sus padres, aprende a estar por debajo de cualquier símbolo de autoridad (maestro, jefes, etc.)
jamás les propondría una idea nueva porque pensaría que carece de valor "ellos valen más que
yo"

¿Que pasa con un niño que lejos de criticarlo apoyaron sus decisiones? ¡Tendrá el mundo en
sus manos! Porque el aprendió con lo que el quería, valía, por lo tanto no tiene en mente que
pueda fallar ¿Te has preguntado como le hace la gente que todo lo que hace es un éxito?.

Culpa y comprensión

Cuando crecemos solemos culpar a nuestros padres por el trato que nos dieron, por las
ataduras que nos heredaron y por el "daño" que nos causaron.

Cuando decidimos otorgarle esta responsabilidad a nuestros padres o a las personas que
consideramos nos han lastimado, entonces estamos perdiendo nuestro poder, estamos
perdiendo la oportunidad de renovarnos y de cambiar.

Nadie tiene el poder de hacernos daño, a menos que nosotros lo permitamos, si dejamos que
las palabras y acciones de los demás se queden en nosotros a modo de creencias,
pensamientos o emociones e influyan en nosotros por el resto de nuestra vida ¿de quien es la
responsabilidad?.

La única manera que tenemos de renovar nuestros pensamientos y creencias es por medio de
la comprensión. Comprender la causa de los hechos, el por qué, observa los acontecimientos
que viviste en el pasado ¿qué aprendiste de ello?.

Comprender la actitud de tus padres ayuda a liberar cualquier sensación de rencor. ¿Qué tipo
de niñez tuvieron? ¿fueron felices? Si no les enseñaron a amar y a amarse a sí mismos ¿cómo
podrían habértelo enseñado? Ellos actuaron de la mejor manera partiendo de sus propias
vivencias, sus propias armas. Te ofrecieron lo mejor de acuerdo con los recursos que tenían.
Hablando de planos superiores

Algunas teorías sostienen que antes de venir a este mundo, las almas se encuentran en planos
superiores, en donde se acuerda la vida que llevaremos aquí, por lo tanto la vida que llevaste
con tus padres, fue un acuerdo del pasado, en donde ambas partes aprenderían lo que
necesitaban aprender para poder evolucionar.

Por eso nos dicen: "no juzgarás a tu padre y a tu madre" no tenemos el poder de hacerlo,
porque desconocemos el fondo de todo, desconocemos el plan de Dios.
Todos tenemos una ardua tarea al reconocer la raíz de nuestros problemas y empezando el
trabajo de nuestra auto transformación.

Comienza haciendo una limpieza mental, como si limpiaras tu casa, remodela lo que haga
falta, tira lo que ya no sirva o estorbe, pule lo que este en buenas condiciones y sácale brillo.

Si decides tirar algo, hazlo con toda naturalidad, sin enojarte o entristecerte, es como tirar una
piedra a la basura, te aligera la carga ¿no? Es motivo de alegría.

Menú de Pensamientos

Como ya hemos mencionado, la mayor parte de nuestras creencias y pensamientos, nos han
sido heredados de nuestros padres y de nuestra sociedad desde la niñez.

Ahora es tiempo de hacer un análisis y hacer una selección, de todas tus creencias ¿cuál sigue
vigente? ¿Cuál funciona en esta etapa de tu vida?

Si cuando eras niño aprendiste que "no había que confiar en los extraños" ¿Crees que esa
creencia es útil para ti en este momento? El tiempo pasa, nuestra vida se modifica y no
tenemos porque seguir caminando al ritmo de nuestros pensamientos de la infancia. Ya no
pertenecen a nuestra actual etapa de madurez y evolución.

¿Por qué piensas que no sirves para el estudio? ¿Por qué tu maestra de primero te dijo que eras
malísimo en las matemáticas? Frases como: "Los niños no lloran", "si te mojas te enfermas",
"las niñas no trepan a los árboles" etc., son altamente nocivas y limitantes no solo ahora, sino
también cuando las aprendimos, cuando éramos niños.

Un niño que aprende que aprende a "no llorar" aprende a no expresar sus sentimientos, a
guardarlos, y con el tiempo vivirá una vida "asfixiante" por tanta angustia retenida, hasta que
poco a poco su sensibilidad termine por quedarse dormida, perdiéndose de vivir también los
buenos momentos que la vida nos ofrece.

Un niño que aprende que el agua "lo enferma" crece con esa relación y estará negado a
mojarse en un aguacero porque invariablemente se enfermará. El agua es uno de los cuatro
elementos de la Tierra, es parte de la naturaleza y como tal, es para nuestro beneficio, no para
dañarnos ¿cómo puede darnos gripa si nos mojamos, si la gripa es una enfermedad viral? La
gripa se contagia mediante un virus, no por el contacto con el agua.

Una niña que aprende que para ella solamente están destinados los juegos "sin riesgos" es una
niña que crecerá con el miedo eterno a lo físico. No podrá dar un paso sin el temor a caerse.
¿Por qué una niña no puede trepar un árbol, una barda, jugar football? ¿Por qué el cuerpo de
un niño si puede correr el riesgo de lastimarse y el de una niña no? ¿Es más doloroso para la
niña que para el niño? Físicamente ambos sienten lo mismo y tienen las mismas habilidades si
las desarrollan igual. Los juegos de niños son muy divertidos ¿por qué negárselos a las niñas?

Como ves, dentro de nuestra niñez aprendemos cosas que pertenecen a las creencias de otros,
que no son las nuestras y que no siempre son ciertas.

Es muy importante detenernos y analizar cada una de nuestras creencias y ver si nos siguen
siendo útiles en este momento o si son ciertas. Cargar con pensamientos heredados de nuestros
padres, a su vez a ellos les fueron dados por nuestros abuelos, y así sucesivamente... puede ser
que ya no pertenezcan a esta etapa de evolución tanto de la vida en general como de nosotros
mismos. Debemos analizar la razón de cada creencia y si no nos sirve... ¡desecharla! ¡No
pertenece a nosotros!.

Sobre la base de esta mecánica esta formada la relación creencia-realidad, por eso es que
nuestros pensamientos actuales van formando nuestras experiencias futuras. El pasado ya no
lo podemos regresar y el futuro no sabemos si llegará, así que nuestro punto de poder está aquí
y ahora, en nuestro presente. Haciendo una limpieza mental a fondo, podemos ir cambiando
todo lo que nos disgusta de nuestra vida, tus relaciones con los demás, tus finanzas, tus
estudios, tu trabajo, tu salud, etc., todo está regido por tus pensamientos, si hay algo que no
funciona, es señal de que algo te falta por aprender, de que algo se tiene que cambiar. Nada en
la vida funciona como "suerte" o es causa de "premio" o "castigo" divino. Somos nosotros los
que elegimos nuestras experiencias presentes y futuras mediante nuestras creencias y
pensamientos.

Ejercicio

Elabora una lista de todo lo que no funcione bien en tu vida, abarca todos los aspectos
Ahora empieza hacer una relación de tus creencias, por ejemplo:

Si vives dentro de todo un desastre financiero, tal vez tu creencias sea "No soy digno de tener
dinero". Si no tienes amigos, tal vez pienses "Nadie me quiere", Si no te desarrollas bien en tu
trabajo, tal vez sea porque creas "que no eres bueno en esa área", Si vives para los demás, para
complacerlos, podrías pensar "Nunca tengo tiempo para mí".
Ve analizando poco a poco este tipo de relaciones, hazlo tranquilamente, si lo prefieres,
puedes hacerlo en medio de una meditación, toma un tema, por ejemplo, "mis relaciones" y
cuando medites pregúntate a ti mismo cuales son las creencias que te hacen que no puedas
establecer una amistad duradera. Poco a poco irán llegando las respuestas.

De esta manera crea un "Menú de Pensamientos" elige solamente aquellos que te hagan bien y
elimina los que te hagan daño... igual que lo harías con lo que comes, de un menú, nunca
elegirías "veneno" ¿Verdad?.

Esto es todo un proceso, no quieras arreglarlo todo en un día, los pensamientos que hemos
adquirido a lo largo de toda nuestra vida necesitarán de un tiempo prudente para cambiarlos,
no es de la noche a la mañana. No te desesperes, tómalo con tranquilidad, ve paso a paso y ve
notando los cambios en tu vida.

Cuando logramos detectar la raíz de nuestros problemas estamos dando un gran paso, estamos
a la mitad del camino, ahora solo nos queda sustituir el pensamiento que teníamos por uno
positivo, por uno útil a nuestra vida... vale la pena intentarlo.

Preparando el Cambio

Ha llegado el momento de empezar a efectuar los cambios. Podríamos decir que este es justo
el punto que la mayoría teme. Es en esta etapa del camino donde se manifiesta la resistencia al
cambio. En donde se refleja nuestro temor a dejar nuestras viejas creencias.

Muchas veces este temor al cambio se manifiesta por medio del enojo, cada que se toca una
fibra sensible salta el enojo como defensa, como escudo. Cada vez que alguien menciona algo
en lo que no estas de acuerdo te enojas tratándolo de convencer de que tus ideas son "las
perfectas".

Efectuar este tipo de cambios no es tan fácil ni se logra de la noche a la mañana, es todo un
proceso, en donde se requiere tener la mente abierta para percibir que es lo que está mal, y
tener la voluntad de cambiarlo, siempre, porque nunca dejamos de aprender ni de cambiar, es
parte de nuestro proceso evolutivo.

Aseo interior

Cuando decidimos hacer limpieza general en nuestra casa, podemos decidir que hay muchas
cosas que arreglar.

Sacudimos todo para quitar el polvo, ahí descubrimos que la mayoría de nuestras pertenencias
están en buen estado y con sacudirlas o lavarlas quedarán bien. Otras necesitarán reparación
porque tal vez estarán rotas pero siguen siendo necesarias. Descubriremos que tenemos
muchas cosas guardadas que habrá que sacarlas para tirarlas, ya que no las necesitaremos más.

La limpieza en nuestra casa puede llevar un poco de tiempo, al principio, mientras sacamos las
cosas viejas, pudiera ser que queda más desordenada de lo que estaba, pero conforme vamos
haciendo la selección de las cosas que tiraremos y las que conservaremos, te darás cuenta que
todo vuelve a su sitio original y que tu casa lucirá con más espacio que antes... más libre. Este
día de limpieza se hace con gusto, de ninguna manera te enojas cada vez que tiras algo a la
basura ¿verdad?, al contrario, te está liberando de estorbos.

Lo mismo sucede dentro de nosotros, una "sacudidita" a nuestros pensamientos y creencias


nos servirá para empezar a quitar capa por capa lo que nos daña hasta encontrar el fondo.

Después debemos empezar el proceso de selección ¿qué te sirve y que te estorba? ¿qué
creencias te fueron útiles cuando fuiste niño pero son limitantes ahora?, una vez que las hayas
localizado habrá que desecharlas, ya no necesitamos guardarlas más.
Igual que con el aseo de tu casa, estos cambios parecerán que han provocado un desorden
mayor, puede que te sientas un poco mal, tal vez algunas manifestaciones en tu cuerpo como
dolor de espalda, de cuello o algunas depresiones. Esto es normal ya que se remueven cosas
del subconsciente que no tenemos presentes o previstas. Es como cuando alguien deja de
fumar, seguramente le atacara una gripe continua en mucho tiempo, esta persona tiene que
desintoxicarse, sacar lo que le daña para después curarse.

Estos cambios son una revolución interna que terminarán con manifestar la armonía en todos
los aspectos de tu vida.

Cuando sientas que quieres dejar las cosas tal y como están porque "la gente no cambia",
repite la siguiente afirmación durante todo el día: "Estoy dispuesto a cambiar". Si puedes
hacerlo frente a un espejo mucho mejor. El poder que se ejerce es tal que es posible acelerar el
aprendizaje de los nuevos patrones mentales.

¿Por donde empezar?

Hay 3 enfoques en donde se pueden efectuar los cambios directamente, el enfoque espiritual,
mental y el físico. No hay una regla establecida ni un orden que seguir. Basta con iniciar el
cambio en cualquiera de estas áreas para que se refleje en las demás. Elige la que más te
atraiga e inicia ahí. Por ejemplo a nivel espiritual puedes elegir las oraciones, a nivel mental la
meditación o a nivel físico una dieta naturista. Cualquier enfoque que elijas está bien, si optas
por la meditación, se activarán zonas en tu cerebro que harán que te sientas atraído por las
oraciones y por una alimentación más sana, dejarás de fumar, y te gustará mantener tu casa
limpia y ordenada. Todo está conectado, así que empieza de la manera que te haga más feliz.

¡Disfruta de este cambio!

Resistencia al Cambio

La resistencia al cambio es algo normal en este proceso, todos deseamos tener una vida mejor,
pero la creación de esta nueva vida no es sencillo, requiere de tiempo, paciencia y mucha
apertura por parte de nosotros.
Este es el momento de enfrentarnos con nuestra realidad y sobre todo de responsabilizarnos de
ello. Ya no podemos culpar a la gente o a nuestra mala suerte del estado en el que nos
encontramos. Solo nosotros tenemos el poder de hacernos el bien o el mal, de avanzar o
quedarnos estancados, somos nosotros los que gobernamos nuestros sentimientos, emociones
y pensamientos, así que solo nosotros podemos hacer los cambios, para empezar a crearnos
una realidad diferente.

El primer paso para cambiar es nuestro deseo de hacerlo, nuestra decisión y voluntad.
Después será el conocimiento de lo que tenemos que cambiar, en este paso podemos ver
nuestros defectos de muchas maneras, puede ser que algo nos ha molestado o limitado desde
siempre y es evidente en nosotros. También puede ser que lo veamos reflejado en la gente que
está a nuestro alrededor, tal vez criticas a tu amiga por ser mentirosa y si analizas un poco, tal
vez tu también recurras a la mentira continuamente.
Empiezan las coincidencias, y podemos ver temas, libros o gente, que pueden ayudarnos a
disolver nuestro problema.

Podemos reaccionar de muchas maneras ante esta situación, el resistirnos a cambiar se puede
ver reflejado en actitudes como:

Cambiar el tema de conversación, enojarte, fumar, hacer algo para mantenerte entretenido,
perder el tiempo, no terminar de leer un libro de auto-ayuda, etc.
Las siguientes son algunas reacciones, de muchas, que denotan la evasión del tema, también
hay otras reacciones que se ven reflejadas en algunas frases, tales como:
Es demasiado caro, es mucho trabajo, no le tengo fe, si no cambian ellos tampoco yo, yo soy
así, no puedo faltar a mi trabajo, va contra mi religión y mi filosofía, soy demasiado viejo, no
tengo tiempo ahora pero lo haré después, yo estoy bien, son ellos los que están mal, ¿Qué
pensarían los vecinos?, si expreso mis sentimientos me lastimarán.

La lista es interminable, todos los pretextos para no cambiar son aplicables a nuestra
resistencia. No hay razón para no hacerlo, siempre hay alternativas para cambiar, sin gastar
dinero, sin invertir todo tu tiempo, el verdadero cambio está en nuestra conciencia y es un
proceso que se da mientras sigues desempeñando todas funciones, todas tus labores... mientras
sigue el curso de la vida.

Liberación de la Necesidad

Liberar nuestra necesidad, es curar el problema, es localizar la raíz de el, para que
automáticamente el problema que salta a la vista desaparezca sin sufrimiento.
Hay muchos problemas que continuamente la gente quiere dejar "con fuerza de voluntad" por
ejemplo, dejar de fumar o seguir una dieta. En realidad, estos no son el problema, son
síntomas de un problema real, que reside más a fondo ¿qué es lo que te hace fumar? Tal vez la
tensión del trabajo, la inestabilidad económica, la inseguridad de ti mismo, el miedo a la vida,
etc., ¿Qué es lo que te hace comer compulsivamente? La soledad, el desamor, la necesidad de
ser protegido, la depresión, etc.

Cuando utilizamos nuestra "fuerza de voluntad" para eliminar un problema, lo que estamos
provocando es una lucha intensa entre lo que queremos y debemos hacer, es ir en contra de
nosotros mismos, es un suplicio constante y una batalla que terminará porque descubramos
"que no tenemos disciplina ni voluntad" y desistamos del cambio.
Si nosotros logramos localizar la necesidad que hace que nos refugiemos en ese problema,
estaremos liberándolo. Si tienes seguridad en ti mismo y el futuro deja de ser incierto para ti,
no tendrás necesidad de fumar. Si te sientes amada y protegida, no tendrás la necesidad de
refugiarte en la comida para "consentirte". Al liberar la necesidad, liberamos el problema sin
sufrimientos y lo mejor de todo ¡para siempre!.

Actitudes que no nos dejan avanzar

El mal concepto que tenemos hacia nosotros mismos, es lo que puede atorar nuestro proceso
de cambio, si sientes que no eres digno de ser mejor, que no eres competente, si no te amas a ti
mismo, si en lugar de ayudarte te criticas, si vives lamentándote por el éxito de los demás,
deseando que ese éxito hubiera sido para ti. Si no empiezas por perdonarte a ti mismo,
perdonar tus errores, aceptar que eres un ser humano con derecho a equivocarse, no podrás
avanzar en el cambio.

Es necesario liberar preocupaciones inútiles que solo nos quitan tiempo y energía y abocarnos
a nuestro problema central.

Se amable contigo mismo, demuéstrate a ti mismo lo mucho que te amas y no estés a la


defensiva, ni preparando el auto-ataque para después lamentarte.

El Niño Interior

La mayor parte de nuestros problemas se inician en nuestra infancia, los traumas y complejos
los tomamos en esa etapa. El niño que aprendió que no era útil a la vida, se quedo ahí, y es el
que sale aún en nuestra edad adulta, cuando vemos un problema el temor de nuestro niño sale
inmediatamente. En lugar de enojarte por sentir miedo ¿por qué no abrazas a tu niño y le dices
que todo está bien? Que no hay nada que temer porque tu estás para protegerlo y cuidarlo.
Dale consuelo hasta que vuelva a sentirse seguro.

Tal vez los adultos con los que viviste en tu infancia, no supieron darte el apoyo que tu
requerías en aquella época, ahora, te toca a ti ser ese adulto... no repitas la historia.
Un niño asustado necesita ser consolado y no regañado, trata de remontarte al pasado, lo
mismo que sentías cuando nadie te comprendía y te sentías menospreciado o humillado, lo
siente ahora tu niño interior, trátalo como te hubiera gustado que te trataran en aquella época.

Comienza a amarte a ti mismo, ambos lo necesitan


Para la Liberación

Cuando estamos dentro de un proceso de cambio, a veces pareciera que nada de lo que hemos
hecho funciona, todo se vuelve confuso y pareciera que es toda una revolución ya que las
cosas van empeorando en nuestra vida, incluso aquello que estamos tratando de cambiar.

Si estás trabajando para la prosperidad, puede que el dinero que estabas a punto de cobrar, por
alguna circunstancia ya no puedas hacerlo. Si estas trabajando por mejorar tus relaciones, tal
vez te pelees con tu mejor amigo. Si estás trabajando por tu salud, múltiples enfermedades
pueden venir, etc., no te preocupes, todo esto es normal.
Cuando iniciamos un cambio empezamos a remover todo nuestro pasado, al tratar de curar un
punto, se van deshojando problemas, uno por uno, sin que nos demos cuenta, problemas que
no teníamos en cuenta saldrán para liberarse.

Te doy un ejemplo físico: las personas que por mucho tiempo han fumado y ahora quieren
dejar de hacerlo, experimentarán un malestar continuo parecido a la gripa, esto quiere decir
que nosotros ya tomamos la decisión de quitar de nuestra vida una dependencia que nos hace
daño, pero nuestro cuerpo necesita eliminar las toxinas que permanecen sobre todo en
nuestros pulmones y esto tiene que liberarse, salir de nosotros para que ahora si, el cambio sea
completo y desde raíz. De nada serviría dejar de fumar, si dejamos los estragos dentro. Así se
manifiesta físicamente en nuestro cuerpo.

De igual manera trabaja cualquier cosa que quieras cambiar en tu vida, se "removerán"
muchas cosas del pasado que te provocarán tal vez un malestar momentáneo, pero esto es
señal, de que las cosas están funcionando, es en este momento donde podrás liberar todo lo
que esté mal.

Te darás cuenta que todo se vuelve como una cadena, y que lo que pareciera que no tiene
relación alguna, ahora parece que si la tiene.

Siguiendo con el ejemplo del cigarro, en cuanto tomas la decisión de dejar e fumar, empiezas
a notar que tus relaciones no son lo suficientemente sinceras te das cuenta ahora porque antes
había una "cortina de humo" que no te lo dejaba ver, pero no solo te das cuenta de eso, sino
que también descubres que no son sinceras porque siempre te están criticando, pero resulta
que tu eres la causa de todo lo que te sucede en tu vida, entonces te remontas al pasado y
recuerdas que fuiste muy criticado de niño y ahora tienes la "necesidad" de seguir siendo
criticado. En este momento has llegado al primer eslabón de la cadena, si has curado paso por
paso los puntos anteriores (tus relaciones y la necesidad de crítica) notarás que ya no sientes la
necesidad de fumar. Se acabó la dependencia, la necesidad. Y lo has dejado sin sufrimiento,
sin "fuerza de voluntad" y lo que es mejor ¿Cuántos puntos curaste dentro de tu vida que no
funcionaban bien?.
Hay que estar muy abiertos para poder percibir las señales que se nos vayan dando, nuestro
cuerpo y nuestra mente saben que hacer, incluso mucho más que nosotros mismos, dale la
oportunidad de manifestar libremente todo lo que haya que cambiar.

Ejercicios para la liberación de la necesidad

Todo lo que no funciona bien en nuestra vida, es un deseo inconsciente de que así sea, es una
necesidad que hemos creado sin darnos cuenta.

A continuación te dejo 2 afirmaciones que deberás trabajarlas al mismo tiempo, no importa el


orden, ni el horario, puede ser en cualquier momento, en cualquier lugar, en voz alta o
mentalmente.

"Estoy dispuesto a liberar la 'necesidad' de..."


A esta afirmación deberás añadirle lo que quieres cambiar, por ejemplo: "la necesidad de
carencia", "la necesidad de fumar", "la necesidad de estar gordo", "la necesidad de que todos
me hagan daño" etc. Esta afirmación puedes repetirla las veces que quieras durante el día.

El ejercicio que sigue a continuación, deberás hacerlo preferentemente en frente de un espejo


y repitiéndolo varias veces en una sesión diaria, con eso será suficiente.

"Ahora comprendo que yo mismo creé esta situación y ahora estoy dispuesto a liberar el
patrón en mi conciencia que es responsable de esta condición"

Debemos tomar en cuenta que todo reside en nuestra mente, pero hay algo muy importante,
somos nosotros los que tenemos el poder sobre nuestra mente, no es nuestra mente quien tiene
el poder sobre nosotros, eso también es una creencia, una programación, y un hábito.

Usa tu mente como una herramienta, se selectivo en tus pensamientos, solo toma los que sean
capaz de crearte la felicidad y desecha los que te puedan crear dolor o sufrimiento.

Nuestro trabajo deberá centrarse aquí y ahora, en nuestro presente para empezar a crear
nuestro futuro, debemos tener en cuenta que la forma en la que nos desarrollamos ahora, es
consecuencia de nuestro pasado y éste ya no puede cambiarse, pero si puede curarse para
formar el futuro y las experiencias que deseamos vivir. Ese es el control de nuestra mente,
nuestra re-programación. No te preocupes si al principio tu mente también se revela ante los
nuevos cambios, es normal, un cambio de hábitos siempre altera, pero sin hacer caso de ello,
continua insistiendo, en poco tiempo lo lograrás.

Estructura de lo Nuevo

La estructura de nuestros cambios está basado en la educación de nuestra mente. Es aprender a


ver lo positivo de nuestra vida, es pensar, sentir, vivir, actuar, en positivo. Es nuestra mejor
arma, es nuestra herramienta de poder.
Cambiando los Polos

Primer Paso

A lo largo de nuestra vida, hemos aprendido a pensar en negativo, lo tenemos tan arraigado,
que la mayoría de las veces no nos damos cuenta de ello, no nos percatamos que nuestra fe
está justamente en eso que no deseamos.

Para empezar, debemos cambiar nuestra manera de crear afirmaciones, como ejemplo el
cuadro a continuación:

No Digas Dí
No quiero ser gordo Soy esbelto
No quiero ser pobre Soy rico
Ojalá que pase el examen Aprobé
Espero ganar el premio Gané
Tiene que ser perfecto Es perfecto

Estos son algunos ejemplos, como podrás ver, en la primera columna está cifrada nuestra fe en
lo negativo, en lo que "tal vez resulte". Todas nuestras "posibilidades" tenemos que cambiarlas
por "seguridades". No hay paso a la duda, al miedo, la seguridad absoluta de que nuestras
peticiones serán escuchadas y nuestros deseos concedidos es muestra de fe. No podemos orar
a un Dios todopoderoso y lleno de amor, con la duda en si "podrá" ayudarnos. Sabemos que
no solo puede, el desea ayudarnos.

Segundo Paso

Cualquier cosa en la que fijamos nuestra atención crece. Si tienes algún problema y te pasas
todo el día y toda la noche dándole vueltas, no dudes en que lo acrecentarás. Si fijas tu
atención en la falta de dinero, seguirás sin dinero. No fijes tu atención en los problemas, fíjala
en las soluciones. Reza y actúa, es decir, si te quedaste sin trabajo, da los pasos que tengas que
dar para conseguir un buen empleo, establece tus contactos, tus citas, deja tu currículo vitae en
todos los sitios posibles, en fin haz todo lo que esté en tus manos, después, dale tiempo al
tiempo (y a Dios también), déjalo en sus manos, deja de pensar en tu falta de empleo, y espera
(esto es una buena prueba de paciencia también) pero es la única manera de no obstaculizar
las cosas y de dejar el paso libre para que la mejor opción entre todas las que tomaste se
materialice. Es dejar que lo mejor se acerque a ti.

Tercer Paso

Apruébate a ti mismo, ámate a ti mismo, siéntete merecedor de todo lo bueno. La mayoría de


las veces, la falta de amor a nosotros mismos le cierra la puerta a cualquier oportunidad que
esté por venir. ¿Cuántas veces nos convertimos en comerciantes, vendemos el mejor producto
o servicio pero sintiéndonos culpables por cobrarle a la gente? sentimos que le robamos. Esto
es desear el dinero, pero creyendo que nuestro trabajo no vale lo suficiente. Es justo aprender
a valorarnos a nosotros mismos.

Muchas veces compramos algún número de alguna rifa o sorteo de juegos de azar y pensamos:
"si gano el premio, lo compartiría con fulanito, sutanito, etc" Si pensamos de esa manera
estamos quitándonos nuestro propio valor, repartes tu premio con los que "si se lo merecen" si
es así, difícilmente ganarás, no solo porque te dejas en último lugar de valía, sino porque
también estás queriendo cambiar el destino de alguna o mucha gente ¿Cómo podríamos saber
si estos cambios están dentro del Plan Divino?. Nadie lo puede saber, pero si la intención que
tienes en mente no está dentro del Plan de Dios, no se te dará.

Como ejercicio, repite a cualquier hora todas las veces "Me apruebo a mi mismo", si es
posible hazlo frente a un espejo.

Cuarto Paso

Piensa en todas aquellas cosas que te hagan feliz, haz lo que verdaderamente disfrutes aunque
sea una vez por semana. Haz ejercicio a tu propio ritmo. Nutre tu cuerpo y tu mente con los
alimentos que tu organismo requiera.

Si adoptas la costumbre de hacer todo lo disfrutas, estarás estimulando a tu mente a crear


conciencia de la felicidad, esto también es un ejercicio que hay que practicar "para estar en
condición". Si te acostumbras a estar bien contigo mismo, por amor a ti mismo, no entrarás en
situaciones que te dañen, ya conoces la felicidad y no estarás dispuesto a dejarla ir.

Terapias Alternativas

A continuación te doy una lista de alternativas que pueden ayudarte en este proceso de
cambio, si quieres ampliar la información o quieres más ayuda, toma nota de estas
sugerencias.

Cuerpo
Nutrición
Dieta, combinación de alimentos, macrobiótica, hierbas naturales, vitaminas, remedios Bach
con flores, homeopatía.
Ejercicio
Yoga, trampolín, caminata, baile, ciclismo, Tai-Chi, artes marciales, natación, deportes en
general.
Terapias alternas
Acupuntura, acupresión, terapia del colon, reflexología, radiónica, cromoterapia, masajes,
trabajo físico. Alexander, bioenergénica, toque para la salud, Feldenkrais, trabajo con los
tejidos profundos, Rolfing, polaridad, Trager, Reiki.
Técnicas de Relajación
Desensibilización sistemática, respiración profunda, biorretroalimentación, sauna, hidroterapia
(tina caliente), tabla inclinada, música.
Mente
Afirmaciones, Imágenes mentales, Imágenes orientadas, meditación, Amor a sí mismo.
Técnicas psicológicas
Gestal, Hipnois, NLP, Enfoques, T.A., Re-nacimiento, trabajo con sueños, Psicodrama,
Regresión a la vida pasada, Jung, Psicoterapias humanísticas, Astrología, Terapia de arte.
Cualquier técnica de oración, ya sea individual o de manera grupal.

Trabajo Cotidiano

Ahora vamos a ver como llevar a la práctica diaria toda la teoría que hemos expuesto en los
capítulos anteriores. Esto puede ser un poco abrumador pero con la práctica se hará de manera
automática.

Antes de iniciar de lleno, toma en cuenta los siguientes puntos:

Paciencia en el aprendizaje: Todo en la vida es aprendizaje, si ya has decidido dar el paso para
el cambio, toma en cuenta que entrarás a una etapa de aprendizaje continuo, el reprogramar
nuestros pensamientos no se logra de la noche a la mañana, pero tiene el mismo sistema de
aprendizaje que cualquier otra cosa, si aprendemos a manejar, un nuevo programa de
computadora, etc., todo lleva la misma mecánica, al principio seremos torpes, pero conforme
vamos aprendiendo dominaremos el terreno.

Apoyo vs Crítica: Apóyate a ti mismo en todo lo que emprendas, por ejemplo, si hoy tienes
que hacer una presentación de algún proyecto ante un grupo de personas, piensa que todo
saldrá bien, deja a un lado el miedo. Cuando termines la presentación, no te critiques a ti
mismo con frases como "estuve fatal" "¡te equivocaste!" "Si hubiera dejado de temblar y
mostrarme tan nervioso"... toda esta crítica solo servirá para que la próxima vez que tengas
que enfrentarte a una nueva presentación ¡Te bloquee el miedo!. Sustituye esta crítica por
apoyo, por ejemplo "Creo que puedo cambiar algunos puntos", "Vamos a adaptar esto y
ajustar aquello", suena distinto ¿verdad?. En este caso estarás afinando puntos que te llevarán
a perfeccionar lo que estás haciendo, al no haber sentimiento de frustración estamos
eliminando el miedo, porque la próxima vez, estaremos seguros de que nuestro proyecto lucirá
mucho mejor con una presentación corregida.

Entendiendo la Ley: Al principio nos será difícil empezar a entender las leyes del universo y
sobre todo como estar acorde con ellas para que las cosas funcionen bien. Esto también es un
proceso, es como cuando utilizaste tu computadora por primera vez, al principio te costaba
trabajo y "no entendías nada" conforme fuiste aprendiendo y entendiendo los programas las
cosas funcionaron mejor, ahora seguramente ya dominarás algunos programas, puedes hacer
tus trabajos fácil, digamos que de manera automática, y puedes solucionar problemas sobre la
marcha sin ninguna dificultad. Es igual con las Leyes del Universo, en el momento en que
empezamos a entender como funcionan, empezamos nosotros a funcionar mejor.
Las Limitaciones: No creas en ellas, no importa que lo que estés deseando parezca imposible,
cuando las Leyes del Universo actúan sobre lo que tu deseas, siempre encuentran los caminos
para hacértelo llegar, no olvides que tus ángeles siempre están contigo y tienen una mayor
visión que nosotros para hacer que las cosas sucedan, solo tenemos que confiar en ellos, tener
fe.

Un día de trabajo interno: Al levantarte agradece a Dios por el nuevo día. Toma un baño e
imagina que el agua limpia todos los pensamientos negativos que pudieras tener durante el
día... el agua se los lleva. Al salir del baño, acércate a un espejo y haz algunas afirmaciones,
por ejemplo: "Eres maravilloso, te amo" "Este es uno de los mejores días de tu vida", "Todo lo
que necesitas saber se te revela", "Todo está bien", etc. Toma un desayuno ligero, fruta,
cereales, y bendícelos. Realiza tus actividades sin permitirle la entrada a los pensamientos
negativos, si esto sucede, mentalmente di "lo dejo pasar" y continua con lo que estás haciendo.
Procura hacer un poco de ejercicio. Por la tarde, organiza todo lo que tienes que hacer el día
siguiente. Después, tómate unos 15 o 20 minutos para meditar. Al acostarte, repasa lo que
hiciste en el día, bendice cada actividad, da gracias a Dios por este día. Termina de organizar
tus ideas. Disponte a dormir afirmando que descansarás toda la noche para despertar feliz de
empezar un nuevo día lleno de oportunidades.

Tal vez esto te parezca demasiado al principio, pero con la práctica te darás cuenta que lo
llegarás a hacer de forma automática.

Ejercicios Diarios

No dejes de aprender: Lee cuanto puedas, aprende, aprende, aprende... En los libros tenemos
la oportunidad de acceder a nuevos conocimientos, tenemos la libertar de discernir cuales
tomamos y cuales dejamos, esta también es una forma de superarnos.
Afirmaciones: En los ratos que tengas libres, escribe afirmaciones sobre lo que haga falta
superar.

Visualizaciones: Durante el día imagina que ya esta dado eso que tanto has deseado,
imagínalo, vívelo, siéntelo... es una forma de acelerar el proceso de que se manifieste.
Nutre tu mente: Lee un buen libro, escucha buena música, alimenta tu mente, no la llenes de
películas violentas o noticias. Toda la información que te llega se procesa al instante y genera
reacciones en tu organismo ¿sientes lo mismo al ver un programa cómico que uno de
imágenes sangrientas? Dale a tu mente lo mejor, es una buena forma de crear caminos
positivos en tu mente, esto te servirá para resolver tu vida de una mejor manera.

La Práctica

Para llevar a la práctica todas estas ideas en la vida diaria y que nuestra vida empiece a
funcionar en todos los aspectos, vamos a partir de un principio: "Para cambiar al mundo
necesito cambiar yo primero".
Ve por pasos ¿Qué es lo que tienes como prioridad para cambiar? Elige un aspecto de tu vida,
pueden ser tus relaciones, tu trabajo, el dinero, en fin. Ya que tengas lista tu prioridad, busca
que es lo que no te gusta y analiza si eso que no te gusta es solamente reflejo tuyo. Por
ejemplo, si no te sientes a gusto en tu trabajo tal vez sea porque tienes un jefe demasiado
intransigente ¿Tu eres así?. Otro ejemplo, si no puedes hacer amigos a largo plazo, tal vez sea
porque no confías en ellos, porque sientes que te critican a cada momento ¿Tu criticas a los
demás? Un ejemplo más, estás casado con una persona a la cual ya no soportas porque vive en
el desorden total y sientes que no te atiende como mereces, sientes que eres ignorado ¿Actúas
de la misma manera con tu pareja?.

Todo lo que nos sucede, nos llega por atracción, es decir, nuestra forma de ser y de pensar
atrae personas y circunstancias que son compatibles con nosotros, hay un dicho que dice
"Dios los cría y ellos se juntan", y es verdad. Atraemos lo que somos, lo que tenemos a
nuestro alrededor es nuestro propio reflejo. Entonces, si quieres que las circunstancias
cambien, detente un momento y analiza que es lo que te falta aprender, sobre todo cuando
vivimos sucesos semejantes, una y otra vez se repite la historia, por ejemplo, cuando pruebas
una y otra vez un noviazgo (con distintas personas) y nunca concluye bien... algo falta por
aprender.

Si queremos que nuestros amigos, nuestra familia o nuestros jefes cambien su actitud con
nosotros, hay que analizar eso que no te gusta de ellos, seguro es una característica que tu
tienes y no te has dado cuenta de ello. La única manera de que las personas cambien con
nosotros es cambiando nosotros mismos. De otra manera tu puedes cambiar una y otra vez de
amigos, una y otra vez de trabajo, y al final, solamente estarás trasladando los mismos
problemas a otro lugar. En el momento en que corrijas tus actitudes, verás como todo se
comporta de diferente manera.

El ser humano tiene una capacidad muy grande para ver los defectos de los demás, pero nunca
ve los propios, lo maravilloso de esto, es que los defectos de los demás son los nuestros, eso
que tanto nos molesta de la gente con la que convivimos es precisamente lo que también
nosotros manifestamos y no nos damos cuenta, y es eso lo que tenemos que cambiar.

LA AUTOESTIMA

APRENDER A QUERERSE UNO MISMO

EL PENSAMIENTO
¿Por qué buscamos algo que nos haga felices?, ¿Por qué buscamos la verdad?

Para la mayoría de nosotros el buscar algo es un modo de eludir lo existente. Debemos pues,
aclarar muy bien para nosotros mismos, si esta búsqueda de la verdad, o de Dios, es una
escapatoria o si es la búsqueda de la verdad en todo: en nuestras relaciones, en el valor de las
cosas, en las ideas. Si sólo buscamos a Dios porque estamos cansados de este mundo y de sus
miserias, se trata de una escapatoria. Entonces creamos un dios, que por lo tanto no es Dios,
evidentemente. Es una maravillosa evasión. Pero si tratamos de encontrar la verdad, no en una
serie exclusiva de acciones sino en todas nuestras acciones, ideas y relaciones, si buscamos la
verdadera valoración del alimento, el vestido y del albergue, entonces, la encontraremos.
Entonces no será una evasión. Pero si estamos confusos con respecto a las cosas de este
mundo -alimento, vestido, vivienda, relaciones e ideas- ¿cómo podremos encontrar la
realidad? Sólo podremos inventar una "realidad". Dios, la verdad o la realidad, no pueden ser
conocidos por una mente que e halla confusa, condicionada, limitada.

¿Cómo puede pensar en la realidad, Dios, o lo que sea una mente condicionada?

La mente primero tiene que "descondicionarse". Tiene que liberarse de sus propias
limitaciones, de su condicionamiento.

El condicionamiento de la mente le es impuesto interior y exteriormente, y mientras la mente


engendre discordia, conflicto en la vida de relación, no podrá conocer la realidad. De modo
que si uno ha de conocer la realidad, la mente tiene que estar en calma; pero si a la mente se la
obliga, se la disciplina para que se calme, esa calma es en sí misma una limitación, mera
autohipnosis. La mente sólo llega a calmarse y a liberarse cuando comprende los valores que
la rodean.

Para comprender, pues, aquello que es lo más elevado, lo supremo, lo real, debemos empezar
muy bajo, muy cerca; es decir, tenemos que descubrir el valor de las cosas, de las relaciones y
de las ideas con las cuales no ocupamos a diario.

¿Cómo se puede buscar la realidad?

Puedes inventar una "realidad", puedes copiar, puedes imitar y como has leído tantos libros,
puedes repetir la experiencia de los demás. Pero eso, por cierto, no es lo real. Para
experimentar lo real, la mente debe dejar de crear; porque cualquier cosa creada por ella sigue
dentro del cautiverio del tiempo y del pensamiento. El problema no consiste en saber si hay o
no Dios, sino en cómo podrá el ser humano descubrir a Dios, y si el ser humano en su
búsqueda se desprende de todo, inevitablemente encontrará esa realidad. Pero tiene que
empezar con lo que está cerca, no por lo que está lejos. Es obvio que para ir lejos hay que
empezar cerca. Pero la mayoría de nosotros desea especular, lo cual es una escapatoria muy
cómoda. Por eso, las religiones ofrecen tan maravilloso narcótico a la mayoría de la gente. De
suerte que la tarea de desenredar la mente de todos los valores que ha creado, es en extremo
ardua. Y como nuestra mente está fatigada, o somos perezosos, preferimos leer libros de
filosofía o religión y especular acerca de la Vida y de Dios; pero eso, a buen seguro, no es el
descubrimiento de la realidad. Realizar, realizarse como persona es "vivenciar", no imitar.
LA MEDITACIÓN
Haiku Zen

Estar atentos y ser plenamente conscientes,


segundo a segundo, de nuestros
pensamientos y sentimientos, de nuestro
cuerpo y movimientos, de todo nuestro
entorno. Eso es meditación.
Estar aquí y ahora

La meditación es una herramienta que sirve


para introducirnos en nuestro interior y ver
nuestras deficiencias psicológicas,
emocionales y físicas. Y, desde el
conocimiento de lo que somos en realidad,
comenzar el camino de nuestra propia
recuperación.
Normalmente vivimos en un estado de
tensión y nervios en el que nuestros
problemas más profundos quedan
enmascarados por otros sucesos más
triviales o también por la sucesión de los
días en un trabajo y quehacer rutinarios.

Sin embargo, todos/as hemos sentido que el


aguijón de la insatisfacción altera nuestro
equilibrio emocional sin que sepamos, a
ciencia cierta, encontrar el origen concreto
de esa sensación de desasosiego, vacío y
malestar.
Sentado tranquilamente, sin hacer nada, la primavera llega y la hierba crece por sí sola.

Muchas personas viven inmersos en el malestar y el sufrimiento y culpan de ello a las


influencias externas. Muchas de ellas están convencidas de vivir en un mundo hostil y
agresivo. Pero, la explicación del comportamiento de las personas que nos rodean puede
entenderse desde nuestro propio comportamiento. Por ejemplo, si nuestra actitud es
permanentemente sumisa y pasiva, es muy probable que estemos "provocando" con ello
la agresividad de los demás.

Pero, ¿cómo podemos suprimir las carencias del comportamiento? Desde luego, el simple
esfuerzo de la voluntad es insuficiente, pues los comportamientos humanos suelen estar
demasiado enraizados en la personalidad más profunda.
La meditación es una forma de acceder al conocimiento de uno mismo y nuestro entorno,
poder así vivir y sentir de una manera adecuada y de esta forma conocer el bienestar.

La mente

Deberíamos aprender a serenarnos y tomarnos las cosas con mayor tranquilidad si


queremos ser felices y tener buena salud.

Todos tenemos el mismo problema, se llama "mente". Como la creación del Dr.
Frankestein, cuando nuestra mente escapa a nuestro control y "actúa por su cuenta",
puede ser, como mínimo, una cosa molesta y, en el peor de los casos, monstruos. En el
mejor de los casos, puede hacer que nos sintamos molestos, tensos, inquietos, incapaces
de relajarnos y disfrutar. En el peor de los casos, podemos convertirnos en enfermos,
delincuentes o dementes. Después de todo, ¿qué es la neurosis sino la persecución de
nosotros mismos por nuestra mente, y qué es psicosis sino la locura homicida de la mente
en acción?

Meditar es experimentar el alivio del desasosiego y de la cháchara constante de la mente


para sentir el silencio y la paz interior. Hay muchas maneras de lograr esto en otro
apartado sugeriremos técnicas de meditación (accesos hacia esa paz interior) con las que
podremos experimentar para ver cual se adecua a nosotros mismos.
En realidad, "la mente" como entidad no existe. Si observamos, sólo existe una sucesión
de pensamientos que es más o menos automática. Estos pensamientos surgen como
burbujas salidas de ninguna parte. Algunos nos resultan agradables, otros desagradables y
otros neutrales en contenido de sentimiento. A veces suelen desaparecer casi de
inmediato, otras veces insisten en perdurar en nuestra conciencia, clamando por nuestra
atención o acción, de manera obsesionante o persecutoria. Puesto que el sentimiento
sigue al pensamiento, puede hacernos sentir cualquier cosa, desde feliz, satisfecho/a o
eufórico/a, a deprimido/a desesperado/a o paranoico/a.

Estos pensamientos que, de buen o mal grado, entran en nuestras cabezas afectan a
nuestros estados de ánimo, y puesto que lo que decidimos y hacemos habitualmente
ENEAGRAMA: SECRETO MILENARIO
Se trata de un instrumento que revela la
personalidad y que bien empleado puede
convertirse en guía de desarrollo personal. Pero no
todos estamos preparados para responder a la
pregunta: "¿quién soy?"
Quién soy? es una pregunta que nos hacemos frecuentemente y aunque parezca simple de
contestar, requiere un conocimiento profundo de nosotros mismos. Un instrumento que
sirve para ello es el eneagrama, que da respuesta a las interrogantes de carácter espiritual
que el hombre se plantea desde que empezó a razonar, y que al integrar creativamente la
espiritualidad con los aportes de la sicología, ha favorecido su conocimiento y utilización
como herramienta privilegiada para el autoconocimiento, el acompañamiento formativo,
la dinámica de grupos y el trabajo en equipo.

La palabra "enneagramma" es de origen griego y significa nueve puntas.


Alude al símbolo caracterizado por una circunferencia con nueve puntos de referencia.
Sus orígenes parecen remontarse a más de dos mil años y lo desarrollaron los sufis,
musulmanes piadosos que profundizaron su relación con Dios a través de la oración.
Esta teoría de personalidad se afianza en una tradición religiosa que integra la sicología
de la espiritualidad, quizás esa sea la razón por la que la han ido adoptado sicólogos y
religiosos.

-Es un itinerario de conocimientos tanto en lo psicológico como en lo espiritual. Junto


con él vamos descubriendo nuestras fortalezas y debilidades y en base a eso podemos ir
haciendo el propio camino de crecimiento en un corto período de tiempo -dice la
profesional experta en el tema.

Debido a que con el eneagrama se pueden descubrir muchos detalles importantes, a veces
omitidos por nosotros en nuestra personalidad, se recomienda extremo cuidado en la
forma en que se le trabaja.

-El eneagrama como teoría de personalidad es un instrumento para clarificar la verdad


sobre sí mismo. No es un oráculo, más bien ofrece claves para entender los secretos de la
personalidad. De hecho, no elegimos nuestra personalidad. Cada persona se hace
consciente de ella y la acepta. Con el tiempo nos damos cuenta de que a lo largo de la
vida no cambia nuestra esencia, lo que ocurre es que la persona va conociendo sus
características de personalidad y las empieza a manejar a voluntad -explica la sicóloga
María Elvira Calcagni.

Esta teoría de personalidad se afianza en una tradición religiosa que integra la sicología
de la espiritualidad, quizás esa sea la razón por la que la han ido adoptado sicólogos y
religiosos.

-Es un itinerario de conocimientos tanto en lo sicológico como en lo espiritual. Junto con


él vamos descubriendo nuestras fortalezas y debilidades y en base a eso podemos ir
haciendo el propio camino de crecimiento en un corto período de tiempo -dice la
profesional experta en el tema.

Debido a que con el eneagrama se pueden descubrir muchos detalles importantes, a veces
omitidos por nosotros en nuestra personalidad, se recomienda extremo cuidado en la
forma en que se le trabaja.
-Cada energía tiene un rango de personalidad. Por
ello, lo primero que se debe explicar en un taller es
que cada persona se rige por energías distintas. De
hecho, las personalidades 1, 8 y 9 son energías de
las entrañas. El 7, 6 y 5 de la cabeza, y el 4, 3 y 2
del corazón. Además, también habitualmente
recibimos influencias de las alas de nuestro
eneagrama, que son las personalidades colindantes.
Es decir, podemos ser personalidad 1 pero con
características del área 2 y la energía de las flechas
9, 7 y 4 -dice.
La psicología lo ha empezado a emplear porque es
un instrumento que permite
conocerse en un plazo bastante breve. Unas ocho o
10 sesiones pueden ser un buen tiempo para
empezar a trabajar en sí mismo, bajo la mirada de
una guía.

Estrella de nueve puntas

El modelo del eneagrama se aplica para delinear los procesos cosmológicos y el


desarrollo de la conciencia humana. Se trata de un diagrama (estrella de nueve puntas)
que puede ser utilizado para trazar el proceso de cualquier acontecimiento. El propósito
principal de este instrumento es reconocer nuestra compulsión y aprender a trabajar sobre
ella, con el fin de lograr nuestra sanación. Es un viaje de autoconocimiento.

Los eneotipos

Eneotipo 1: son personas tranquilas y cuyo temor más grande es a perder la compostura.
La peor trampa que se pueden hacer es querer ser perfectos en la vida. Su mayor reto es
contener la ira. Evitan la rabia.

Eneotipo 2: son personas amorosas, serviciales, entregadas al mundo. Pero en el fondo su


mayor pecado es temer por sus necesidades básicas. Evitan el orgullo.

Eneotipo 3: son personas que jamás van a aceptar que se equivocaron. Y esto se debe a
que temen no ser ser eficientes. Están orientados al éxito por sobre todas las cosas.
Evitan el fracaso.

Eneotipo 4: sienten que nadie los entiende. La trampa del 4 es que quieren ser auténticos;
otra es la envidia. Siempre sienten que los demás son mejores que ellos. Evitan ser
comunes y corrientes.

Eneotipo 5: son personas bastante introvertidas y se refugian en el conocimiento. Su


mayor pecado es que son avaros con ellos mismos: hablan poco, no se comunican con
facilidad. Corresponden al tipo de personas que en reuniones de trabajo no hablan hasta
que se les pide su opinión que, por lo general, es brillante. Evitan el vacío consigo
mismo.

Eneotipo 6: necesitan sentir seguridad a como dé lugar. Se mueven por el temor y se


refugian en el grupo. Evitan salirse de las reglas.

Eneotipo 7: por lo general, son positivos y encantadores. Aparentemente idealistas,


siempre le buscan el lado bueno a todo. Su pecado es la gula, en el sentido de ansiar
tenerlo todo. Evitan el dolor.

Eneotipo 8: son los justicieros, aquellas personas que siempre están defendiendo lo que
piensan. Son valientes y osados. Evitan la debilidad.

Eneotipo 9: son las típicas personas que nunca se enfrentan al mundo. Su juego es ser los
pasivos del equipo, pero su pecado es la indolencia, la pereza. Evitan el conflicto.

AFIRMACIONES POSITIVAS
Estoy seguro y a salvo cuando expreso mis sentimientos.

Me encanta ser quien soy y hago valer mi poder con prudencia.

Ahora me permito Ser Feliz

Ahora trasciendo mis viejos miedos y limitaciones.

Estoy dispuesto a avanzar con soltura.

Estoy lleno de energía y entusiasmo.

Dejo que la Vida fluya a través de mi.

Mi hogar es el Universo.

Estoy siempre a salvo y protegido.

Me doy permiso para estar en paz.

Voy más allá de las limitaciones de mis padres.

Está bien expresar todas mis emociones.

Me acepto y me apruebo tal cual soy.

Me libero de la necesidad de criticar a los demás.

Estoy abierto a la sabiduría interior.

Me doy permiso para cambiar.

Nadie tiene razón ni se equivoca. Voy más allá de mi juicio.

Asumo la responsabilidad de mi propia vida. Soy Libre.

Ahora todo lo que necesito viene a mi.

Mis ingresos aumentan constantemente.

Me doy permiso para ser próspero y feliz.

Estoy abierto y receptivo a todos los puntos de vista.

Todo está bien en mi mundo.


PSICOTRÓNICA-Técnica del vaso de agua
(para obtener respuestas del inconsciente)
Esta técnica sirve para obtener la información necesaria que nos permitirá resolver problemas
de los cuales no conocemos la solución precisa.

Antes de ir a dormir, preparas un vaso de agua (mediano, lleno) con unas gotas de limón (se
forma una solución electrolítica).

Antes de realizar el ejercicio debes relajarte y aquietar tu mente. Tomarás una posición
cómoda, bien relajada y comenzarás una técnica de aquietamiento, por ejemplo, la siguiente:

"Cierro los ojos y voy a imaginarme que una luz blanco-plateada se agranda y expande en mi
corazón, a medida que ingresa y egresa el aire por mi nariz., lentamente. Hasta formarme un
aura de luz blanco-plateada tan grande como quiera. Cuando todo es luz por dentro y por
fuera, voy a pensar al inspirar:

"Yo soy luz" y al exhalar voy a afirmar (susurrando y dejando escapar el aire) "Yo soy luz".
Esto lo voy a repetir siete veces. Luego voy a pensar al inspirar: "Yo soy paz" y al exhalar voy
a afirmar (susurrando y dejando escapar el aire) "Yo soy paz". Esto lo voy a repetir también
siete veces. Una vez que concluya este ejercicio de relajación, comenzarás con la técnica.

Antes de acostarte, tomas el vaso con ambas manos sin que los dedos se toquen entre sí.
Coloca los ojos cerrados pero como si miraran hacia arriba, esto provocará un estado psíquico
especial (sin forzarte, si no puedes sólo concéntrate en la luz del corazón). Llama a tu ángel o
a tu Yo Superior como sueles hacerlo. Si lo deseas, puedes decir:

"Desde mi Presencia Yo Soy y mi Santo Cristo Interior pido a Dios Padre/Madre que me
indique durante el sueño qué hacer para solucionar "X" problema ó que me indique qué puedo
hacer en tal circunstancia (no dar mucha explicación, muy breve y simple) y que si al
despertar no recuerdo, que actúe como si supiera. Doy gracias porque ya está hecho."

Debes tomar la mitad del vaso de agua y dejarlo en la mesa de luz. Al despertar, tomarás
nuevamente el vaso de agua con las dos manos con los dedos separados, y beberás el resto del
agua y te dices interiormente: "Agradezco a mis ángeles y a mis guías su ayuda. Sé que esto es
lo único hacer para hallar la solución al problema que tengo. Doy gracias porque ya está
hecho."

N. del A.: Ten la certeza que tendrás la respuesta en este día. Si la respuesta la tuviste en el
sueño, fantástico. Pero si no lo recuerdas -que era siempre mi caso-, la puerta que dejaste
abierta al decir "y que si al despertar no recuerdo, que actúe como si supiera" te impulsará a
actuar con la decisión del impulso interno, guiado por todo lo superior en ti.

Sólo se puede hacer una pregunta a la vez por noche. Si lo deseas, puedes hacer una pregunta
distinta todas las noches. Llegará un momento, que tendrás respuesta sin hacer la técnica, con
sólo pensar en lo que quieres saber.

Con Amor Incondicional y en Servicio.


Brinda Mair