Está en la página 1de 67

PROFECÍAS UN ANÁLISIS NECESARIO

Ernesto G. Bermejo

Martes 6 de Septiembre de 2011 07:00 Terra Noticias / Agencia Efe

Las profecías adquirieron mayor dimensión

El 11-S incrementó las profecías del fin del mundo
Reuters

Aunque los atentados del 11- S acontecieran en 2001, no se puede negar que para la historia marcan el comienzo del siglo XXI, de cuyos peligros ya hablaban algunos profetas.

Las secuencias de los impactos y la lenta destrucción de las Torres Gemelas de Nueva York que nos ofreció la televisión, quedó grabada en la memoria de todo el planeta. Aunque este hecho aconteciera en 2001, no se puede negar que para la historia marca el comienzo del siglo XXI, de cuyas calamidades y peligros ya hablaban algunos profetas.

Profecías que, a partir de entonces, adquirieron mayor dimensión y no sólo resurgieron, sino que a éstas se sumaron muchas otras de supuestos videntes y agoreros que preconizan catástrofes venideras y el tan temido y manido fin del mundo.

Malaquías, Juan de Jerusalén y Nostradamus
La mayor parte las profecías son de difícil comprensión y, por lo tanto, manipulables, según García Bermejo, quien asegura que en su lectura “hay que ser muy estrictos. Las profecías más fiables son las clásicas, es decir, las de los profetas Malaquías, Juan de Jerusalén y Nostradamus, que tienen muchos siglos y se ha confirmado que aciertan en gran medida”. Estos vaticinios parecen coincidir en los años venideros. Por ejemplo, como señala García, “la de Malaquías, cuya lista de papas concluye con el que hace el número 112. El papa actual es el 111. Cada uno de éstos está representado por una divisa excepto el último, llamado Pedro Romano”. El especialista indica que después de Pedro Romano, el profeta habla de la destrucción de la ciudad de las siete colinas (Roma), cuyo augurio ya aparece también en el libro del profeta Daniel y en el Apocalipsis de San Juan. Y subraya también que el papa Pío X, al morir, predijo que uno de sus sucesores saldría del Vaticano saltando por encima de los cadáveres de sus colaboradores.

“Las Torres de Babel de la opulencia"
Pero, para el experto, son las profecías escritas en cuartetas de Juan de Jerusalén las más claras. “Básicamente no hay que hacer interpretación de las mismas y, evidentemente, se refieren a la época actual" "Cuando empiece al año mil que sigue al año mil (año 2000), multitud de hombres serán excluidos de la vida humana; no tendrán derechos, ni techo, ni pan. Estarán desnudos y no tendrán más que su cuerpo para vender. Se les usará lejos de las torres de Babel de la opulencia; se agitarán como un remordimiento o una amenaza; ocuparán regiones enteras y proliferarán. Escucharán las prédicas de la venganza y se lanzarán al asalto de las torres orgullosas. Habrá llegado el tiempo de las invasiones bárbaras”. (‘El Protocolo de las Profecías’, Juan de Jerusalén, 1040-1120, Vezelay-Francia). No obstante, subraya el astrólogo que la profecía de Nostradamus que realmente le interesa y a la que concede credibilidad es a la de la cuarteta número X.72 . “Según algunos expertos, cuya opinión comparto, alude al eclipse de agosto de 1999 que tuvo lugar en julio, de acuerdo con el calendario juliano que es el que determinaba los días en la época de Nostradamus" afirma García Bermejo.

Y continúa: “Lo que resulta evidente es que a partir de 1999 es cuando comienzan los problemas y, a partir de los atentados del 11 de septiembre, no han cesado los conflictos bélicos”.

El maya, simplemente un calendario
Respecto a las supuestas profecías del calendario maya, Ernesto García lo niega y explica que “el calendario es un instrumento con el que esta civilización dividió el tiempo que constaba de un ciclo mayor de cinco períodos. Es ese quinto ciclo el que finaliza el 21 de diciembre de 2012 y con el que ponen fin al calendario, pero eso no significa que vaya a acabarse el mundo”. Las astrología, ciencia que basa sus conocimientos en el movimiento de los astros y en las observaciones realizadas por astrólogos desde la Antigüedad, también puede aportar datos reveladores a tenor de la opinión de Ernesto García: “Los astrólogos entendemos que, cuanto más lentos son los planetas, más hablan de la sociedad en su conjunto. El fenómeno más reciente es la entrada de Plutón, el más lento de ellos, en el signo de Capricornio, que ocurrió entre el 24 y 26 de enero de 2008. Dos días antes hubo una de las mayores caídas de bolsa de todos los tiempos”. Para el astrólogo, “la presencia de Plutón en Capricornio, que se mantendrá hasta 2024, anuncia un pulso entre de situaciones que, evidentemente, no hace falta ser astrólogo para darse cuenta que tienen que concluir. Va a haber una catarsis porque, para que nazcan sociedades nuevas, tienen que morir las antiguas y en ese proceso hay una parte de destrucción que siempre resulta dolorosa”.Estados y ciudadanos. Los primeros, pretextando problemas de seguridad van a realizar grandes recortes de las libertades de la ciudadanía, creando poblaciones amedrentadas y asustadas”. Aunque el astrólogo Ernesto García Bermejo (www.astrologiamundial.net) concluye categóricamente: “Yo no hablo del fin del mundo en ningún momento. Creo en el final de una serie Fuente: http://noticias.terra.es/2011/mundo/0906/actualidad/11-s-desperto-temor-fin-mundo.asp

Miércoles 9 de Noviembre de 2011 07:00 Terra Noticias / EFE

Aumenta la psicosis sobre el número once por algunas tragedias

El temido 11 del 11 de 11

Es una fecha que se repite y además cargada de trágicos sucesos. El número 11 ha marcado acontecimientos de este siglo que no podremos olvidar fácilmente, quizás por eso el día 11 de noviembre de este año 2011 nos inquiete tanto. Son muchas las interpretaciones que se dan a esta cifra, extraídas desde los Textos Sagrados a profecías, y versiones más o menos sofisticadas de acontecimientos puntuales. El gran eclipse (el último del milenio) el 11 de agosto de 1999 (sumado da 11) se dice que fue la gran señal profetizada, no solo por Nostradamus, sino también por los mayas y los Hopi. Los mayas hablan de un periodo de 20 años que denominan “el tiempo del NO-TIEMPO”, en el cual ocurrirían grandes cambios. Según los expertos, también citan el eclipse del sol del día 11 de agosto de 1999, como la fecha que marcaría el principio del cambio y la prueba definitiva para el ser humano. EL 11 dio comienzo el siglo XXI. Nostradamus lo cita en una de sus famosas cuartetas. “En el año 1999 siete meses / del cielo vendrá un gran rey del terror / a resucitar al gran rey de angolmois / antes y después, Marte reinará con dicha”.

A pesar de que el séptimo mes del año es julio, el profeta francés podría haberlo relacionado con el calendario judío. El 11 de agosto de 1999, el día del eclipse pertenece al último día de la séptima lunación en el calendario hebreo. Sigamos observando casualidades más cercanas en el tiempo y expandidas a través de internet a todo el planeta para aumentar la psicosis proyectada sobre el número once.

Casualidades del 11-S

El atentado contra las Torres Gemelas fue un día 11. Fue el 11 del mes 9, que sumado da 11 (20 = 1+1). Nueva York es el estado número 11 de la Unión. Las torres tenían 110 pisos. El primero de los vuelos estrellados era el número 11. El vuelo número 11 llevaba 92 personas, que suma 11 (9+2). El vuelo 77 que también se estrelló, llevaba 65 personas, que también suman 11 (6+5 =11).

El número de emergencia de EE.UU es el 911, que coincide con la fecha, teniendo en cuenta que en Estados Unidos se escribe primero el mes, y también suma 11. El 11 de septiembre es el día 254 del año: suma 11 (2+5+4). También 254 fue el total de las víctimas que fallecieron en los vuelos. A partir del 11 de septiembre faltan 111 días para terminar el año.

El Pentágono o "The Pentagon" tiene once letras, tanto en inglés como en español. El nombre de Ramsin Yuseb, terrorista que atacó el World Trade Center en 1993 tiene 11 letras, las mismas que suma el nombre de George W. Bush. El 4 de julio (4 / 7) día de la Independencia de EE.UU, suma 11. Entre el atentado del 11S y el ocurrido en Madrid el 11 de marzo de 2004 mediaron 911 días, que vuelven a sumar 11 (9+1=10+1= 11).

También en el 11-M
El atentado de Madrid fue un día 11; el jueves número 11 del año y, si sumamos 11/3/2004 nos vuelve a dar 11. Además fue la semana número 11 del año y las ambulancias presentes comenzaban sus teléfonos con el número 11. El astrólogo Ernesto García Bermejo pone en entredicho las teorías deterministas sobre la las fecha con el 11. “Ha habido una serie de acontecimientos a lo largo de estos últimos años que parecen reforzar la idea de que hay una especie de sincronización, aunque al tratarse de asuntos terrenales la mayoría de las veces, como los atentados de Nueva York y Madrid, siempre podían haber sido manipulados por causas de interés desconocido para nosotros”.

Acontecimientos naturales: Japón, Lorca...
Pero, además de estos atentados perpetrados por la mano del ser humano existen otros acontecimientos naturales que difícilmente pueden ser manipulables y que han coincidido en la fecha 11. Lo explica el astrólogo español:. “Hay también otros eventos que coinciden que son de tipo natural, como por ejemplo el terremoto de Japón, ocurrido el día 11 de marzo pasado, que ocasionó el accidente de la central nuclear de Fukushima aún no resuelto. Así como el terremoto de Lorca (sudeste de España), el pasado 11 de mayo, que parecen descartar la mano humana, siempre que no pensemos como los "conspiranoicos", que dicen que los terremotos también se pueden producir por vía de alguna tecnología desconocida”.

Mubarak o el cometa 'Elenin'
La supuesta fecha fatídica inició su recorrido en el presente siglo XXI, como subraya García Bermejo, “la lista empieza a principios de siglo XXI con el atentado del 11 de septiembre, luego se mantiene con el atentado de Madrid 11 de marzo. Este año, el once de febrero, era detenido el presidente egipcio Mubarak y, con ello, comenzaba a acelerarse el proceso de los cambios en el mundo árabe ya que la caída del régimen tunecino no tuvo la misma repercusión que la de Egipto, que alentó al resto de los países a cambiar de régimen”. Ernesto García Bermejo argumenta los fenómenos naturales que han ocasionado tantos daños y los que se podrían esperar el próximo día 11 del presente mes:. “El cometa Elenin parece que está asociado sincrónicamente con algunos terremotos por alineaciones planetarias, aunque en la última ocasión que se produjo una alineación planetaria con este cometa, el pasado 27 de septiembre, no tuvo consecuencias, mientras que sí las ha tenido en las anteriores, como por ejemplo con el terremoto de Japón”. El cometa Elenin fue descubierto el año pasado y desde su reconocimiento se ha especulado sobre la posibilidad de que fuera una amenaza para la Tierra. “Es realmente curioso lo de Elenin porque parece una reducción de las dos palabras inglesas ‘eleven’ y ‘nine’ (11/ 9) – comenta el astrólogo español- . Este cometa hará una serie de alineaciones a partir de este mes de noviembre con los planetas Mercurio, Venus y la Tierra. Existen posibilidades estadísticas, por tanto, de que se produzca algún accidente geológico”. Pero García Bermejo descarta lo que otros muchos han difundido acerca de la posible colisión de este cometa con nuestro planeta:. “No existen posibilidades de que se estrelle en el planeta porque Elenin ya ha pasado por

la posición más cercana, que fue el 28 de octubre pasado, y lo único que ahora llegarían serían los gases de la cola del cometa, aunque desconocemos completamente qué daños podría causar”.

Nada que temer
Desde el punto de vista astrológico, el experto se posiciona restando importancia al próximo día 11. “Yo no veo alineaciones planetarias importantes a nivel astrológico para que se produzca ningún suceso de gran envergadura. Los problemas empezarán a partir del año que viene”. El papel que ejercen los sucesos acaecidos los días 11, es para García Bermejo “un papel que se va repitiendo, no se sabe por qué razón. Digamos que existen más posibilidades de que haya acontecimientos importantes los días 11 de cada mes que el resto de los días, por lo menos según muestra la estadística en los últimos años”. “Ahora mismo la población está pasando una gran depresión y siempre hay quien aprovecha estas situaciones para generar más dudas e incertidumbres, como si no hubiera ya pocas. Parece que existe un patrón, pero incipiente, para la investigación. Es decir, no existe una lista lo suficientemente larga de eventos que posibilite que podamos asegurar que realmente hay una sincronización extraña con este número once. Fuente: http://noticias.terra.es/2011/mundo/1109/actualidad/temido-11-11-11.aspx

Mensaje de 17 Septiembre 2009

PROFECÍAS DE JUAN DE JERUSALÉN (1040-1120)
“El Protocolo Secreto de las Profecías”
Con referencia al tema profético, creo que las dos partes de la polémica tenéis algo de razón. Por una parte coincido con la opinión de Mikel en cuanto a la discutible conveniencia de unir en un foro de Astrología pretendidamente "científico" el tema profético, si, como entiendo, creéis que la Astrología es una Ciencia, opinión que no comparto del todo, en el sentido que sólo sea eso, (Logia, del griego logos significa conocimiento, que no tiene porque ser científico, ya que existen muchas formas de conocer) y reivindicáis el sentido científico de la "ciencia" de Urania, entonces considero un error mezclar aquí estos dos asuntos. Yo como he manifestado aquí en otras ocasiones, defiendo que queda mejor definida y defendida su naturaleza bajo el paraguas de Ciencia - Arte. Ciencia en cuanto que define con exactitud en la ecuación espacio temporal las posiciones astronómicas de los astros que usamos, y Arte en el sentido de interpretar lo que ello significa, es por eso que le encontramos varios niveles de lectura, porque el símbolo los tiene a su vez, (no confundir símbolo con signo, que si expresa una idea muy definida) y para captarlos hace falta la pericia del Artista. Si solamente fuese ciencia a secas, la lectura seria única y definida, pero sabemos que no es así, y de hecho casi nunca un científico suele ser un buen astrólogo, como he comprobado más de una ocasión. Amparándome en esa idea personal, que defiendo, como siendo Ciencia-Arte me permito transcribir aquí, ya que habéis tocado el tema, la que considero más ajustada a nuestra realidad actual serie de profecías que a lo largo de los años he encontrado. Desde luego que en ellas descarto la llamada "casualidad", pues su rotundidad y lenguaje directos no admiten dudas, lo que a mi modesto entender le otorgan una importancia extraordinaria a este texto escrito en los albores del año 1000 (siglo XI) de la era cristiana. En cuanto al referido texto de Juan de Jerusalén, si coincido con la opinión de Javier, pues el escrito profético describe perfectamente, con las imágenes que sugiere, la época que vivimos. Pero es que además, y por si hubiesen dudas, el profeta nos recalca en cada una de ellas la época de su visión, encabezando cada visionaria imagen profética con el enunciado: " Cuando empiece el año mil que sigue al año mil" , es decir el año 2000, nuestra época. Aquí no hay encaje a posteriori ni frases crípticas, el escrito es claro como el agua de un manantial, no admite dudas, es algo extraordinario, casi único, me atrevería a decir, máxime tratándose de un texto de naturaleza profética, los que suelen abundar y abusar de lenguaje metafórico rebuscado, que abre múltiples lecturas acomodables al lector. Creo, a mi modesto entender, que son las únicas profecías de verdadera y objetiva validez para nosotros ahora, ya que otras no dejan claro el sentido, aunque si marcan con precisión el tiempo. Me refiero por ejemplo a la tan comentada últimamente Profecía Maya de 2012. que realmente no es tal, sino simplemente un calendario que acaba su cuenta ahí: El día 21 de diciembre de 2012..... ¿Por qué? es una pregunta inquietante en verdad, pero objetivamente desconocemos la respuesta. Los Mayas no dijeron que el mundo o la humanidad terminarían entonces, sólo llegaron hasta esa fecha y nada mas podemos asegurar en verdad.

Intereses comerciales la han erigido en profecía cuando no lo es, Simplemente es un calendario astronómico, (disciplina ésta en la que los mayas fueron verdaderos maestros), esa es la realidad objetiva y no otra....... ¿Qué es curioso?, sin duda...., pero nada más podemos asegurar al respecto. El resto son especulaciones sino invenciones, para vender libros y realizar películas taquilleras. En cuanto a la Profecía de San Malaquías, también apunta aproximadamente este momento, pero parecen más centradas y referidas al mundo de la Iglesia de Roma. Mi opinión y la de muchos expertos es que se refiere a la institución eclesiástica desde Pedro apóstol hasta nuestros días, donde la Santa Iglesia Romana sufriría la transformación o tal vez su desaparición. Sería como un cuaderno de bitácora de la institución desde su inicio hasta su ocaso. Nos hablaría de que la Iglesia, al menos como la conocemos hoy, sufrirá tal vez su disolución en esta época, todo ello durante el reinado del último Papa, el número 112, al cual otorga la divisa de "Pedro Romano"

112: “Petrus Romanus” (Pedro Romano).

Y a continuación añade en término aclaratorio: IN PERSECUTIONE EXTREMA SACRAE ROMANAE ECCLESIAE, SEDEBIT PETRUS ROMANUS QUI PASCET OVES IN MULTIS TRIBULATIONIBUS; QUIBUS TRANSACTIS, CIVITAS SEPTICOLLIS DIRUETUR, ET JUDEX TREMENDUS JUDICABIT POPULUM.

Traducido: "En la última persecución de la Santa Iglesia Romana tendrá su sede Pedro el Romano, que hará pacer sus ovejas entre muchas tribulaciones; tras las cuales, la ciudad de las siete colinas será derruida, y el juez tremendo juzgará al pueblo". Así, con esta referencia tan clara a la Iglesia, se cierra la profecía de Malarias. Del actual y penúltimo Papa de la lista cronológica, dice lo siguiente:

111: “Gloria Olivae” (La gloria del olivo). Posible interpretación: Benedicto XVI (2005). Toma su nombre por San Benito y Benedicto XV. Los Benedictinos tuvieron una rama llamada los "olivetans". Benedicto XV se destacó por sus esfuerzos por la paz durante la Primera Guerra Mundial. Parece, en verdad, haber una coincidencia en la secuencia cronológica de las Divisas adjudicadas a cada Papa por San Malaquías, sólo que en mi opinión se refiere a la Iglesia Romana por lo que no corrobora ni es aplicable al tema que nos ocupa y por ello las pongo en "cuarentena".

Con referencia a la cronología profética de Malaquías hemos leído muy recientemente este artículo que reproducimos a continuación. No deja de ser inquietante el conocer que según el profeta, tras el actual Papa, sólo restaría el nº 112 Pedro Romano, que carece de divisa y que cerraría el ciclo del Papado con el mismo nombre que lo inició, así Malaquías rubrica sus Profecías con este último e inquietante final: "En la última persecución de la Santa Iglesia Romana tendrá su sede Pedro el Romano, que hará pacer sus ovejas entre muchas tribulaciones; tras las cuales, la ciudad de las siete colinas será derruida, y el juez tremendo juzgará al pueblo".

Un Papa rodeado por lobos

Intrigas y luchas de poder preparan la sucesión de un Benedicto XVI solo y enfermo

Cuentan que a Juan Pablo II le preguntaron en cierta ocasión: "Su Santidad, ¿cuánta gente trabaja en el Vaticano?". A lo que el polaco Karol Wojtyla, Papa entre 1978 y 2005, contestó con ironía: "Más o menos, la mitad...". Ahora ya sabemos —siguiendo una broma que en realidad no lo era ni lo es tanto— a qué se dedica la otra mitad. De unas semanas a esta parte, el Vaticano vive conmocionado por una serie de filtraciones de documentos secretos que han llevado al portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, a admitir que la Iglesia está sufriendo su particular Vatileaks. La publicación de una denuncia interna sobre corrupción y de un extraño compló para matar a Benedicto XVI dejan al descubierto las descarnadas luchas de poder ante la posible inminencia del fin de su papado. Aunque representante de Dios en la Tierra, Joseph Ratzinger es en realidad un hombre enfermo a punto de cumplir 85 años. En expresión de L'Osservatore romano, "un pastor rodeado por lobos".

Los lobos, aunque se vistan de púrpura, se excitan con la sangre. Y el pastor Ratzinger ya avisó hace dos años —en una entrevista de Peter Seewald convertida en libro— que "cuando un Papa alcanza la clara conciencia de no estar bien física y espiritualmente para llevar adelante el encargo confiado, entonces tiene el derecho y en algunas circunstancias también el deber de dimitir". ¿Piensa Benedicto XVI dar un paso atrás coincidiendo con su 85 cumpleaños —el 16 de abril— o con el séptimo aniversario —tres días después— de su papado? Tal vez solo él y Dios lo sepan, pero lo que sí parece estar muy claro es que, ante tal posibilidad, los candidatos a sucederle se han puesto a luchar como hombres para un puesto divino. Y, por afinar un poco más, como hombres italianos. Tanto los apellidos que ilustran esta historia de intrigas y golpes bajos como las armas elegidas para el duelo son puramente locales. Hay además una razón de peso. La silla de Pedro lleva siendo ocupada por un extranjero desde 1978. ¿No es hora ya de que el Espíritu Santo vuelva su mirada hacia un cardenal italiano en la próxima reunión de la Capilla Sixtina? La lucha de poder en el seno de la Iglesia se está dirimiendo —de forma inédita y dolorosa para muchos verdaderos hombres de fe— en las páginas de los periódicos. Como si se tratase de la última filtración sobre los zafios escándalos de Silvio Berlusconi. El primer golpe llegó con la divulgación, a través de un programa de televisión, de una carta del arzobispo Cario María Viganó, actual nuncio en Estados Unidos, en la que le contaba al Papa diversos casos de corrupción dentro del Vaticano y le pedía no ser removido de su cargo como secretario general del Governatorato —el departamento que se encarga de licitaciones y abastecimientos—. Viganó, sin embargo, fue enviado lejos de Roma. La segunda filtración destapaba un supuesto compló para matar al Pontífice. El periódico II Patío Quotidiano publicó una carta muy reciente enviada a Benedicto XVI por el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos en la que le contaba que el cardenal italiano Paolo Romeo, arzobispo de Palermo (Sicilia), había realizado un viaje a China durante el cual habría comentado: "El Papa morirá en 12 meses". Pero no solo eso. Según la carta del obispo colombiano, escrita en alemán y bajo el sello de "estrictamente confidencial", el arzobispo de Palermo se había despachado a gusto en China contando supuestos secretos del Vaticano tales como que el Papa y su número dos, Tarcisio Bertone, se llevan a matar y que Benedicto XVI estaría dejando todo atado y bien atado para que su sucesor al frente de la Iglesia fuese el actual arzobispo de Milán, el cardenal Angelo Scola. ¿Qué hay de verdad y de mentira en tales confidencias que ven la luz ahora? Tal vez nada a partes iguales. Quizás lo único cierto es que un sector de la curia vaticana, la casta de diplomáticos pontificios, considera que el actual Papa ha ido demasiado lejos al promover la transparencia en los dineros de la Iglesia y a cortar de un tajo la permisividad con los abusos a menores. Demasiado lejos y demasiado rápido para quien, a fin de cuentas, es un alemán de 85 años, enfermo y solo, perdido en un laberinto ajeno de intrigas y golpes bajos. Durante 26 años, reinó sobre el Vaticano un Papa polaco, experto en relaciones públicas. Desde hace siete, un introvertido Papa alemán. Da la impresión de que Italia ha iniciado la reconquista de la silla de Pedro.

Benedicto XVI y Tarcisio Bertone.

El cardenal detestado
La casta pontificia no ama al cardenal Tarcisio Bertone. Los diplomáticos del Vaticano nunca consideraron como uno de los suyos a este salesiano de 77 años, nacido en Romano Carna-vese (Turín). Benedicto XVI le otorgó todo el poder nombrándolo secretario de Estado en 2006 y Camarlengo en 2007. De carácter extrovertido, Bertone parecía el hombre apropiado para actuar de puente entre la espiritualidad de Ratzinger y los asuntos puramente mundanos del Vaticano. Pero al secretario de Estado le echan la culpa del desastre que supuso para Benedicto XVI el levantamiento de la excomunión en 2009 a Richard Williamson, un obispo que negaba el holocausto.

Fuente: El País

sábado 6 de noviembre de 2010

Benedicto XVI y la Tiara de San Pedro
Saliéndonos de nuevo del tema que nos ocupa, pero con conexiones con los tiempos que corren en los que algunos de los lectores y participantes del Blog ven signos de Final de los Tiempos, apoyándose en las diferentes profecías más serias que parecen señalar inequívocamente a nuestra época, como Malaquias, Juan de Jerusalén, Los Mayas y su fecha final del calendario para el 21 de Diciembre de 2012 etc, existe una curiosidad que ha pasado inadvertida a la mayoría, también debido a que es un asunto bastante secreto que la propia Iglesia, por lo espinoso, tiende a ocultar, pues la polémica sobre este hecho viene de la época de Lutero. En concreto nos referimos al uso de la Tiara Papal que Benedicto XVI ha vuelto a reactivar (en la época de Pablo VI se abolió su uso), cuya divisa esconde un secreto poco conocido. Parece ser que la divisa "Vicarius Filii Dei" ("Representante o vicario hijo de Dios") apareció originalmente en la Tiara. La Tiara es una corona que se usaba en la Coronación de un Papa. Pablo VI fue el último Papa que la usó, al ser coronado según este método tradicional. Él mismo abolió más tarde esta práctica. La coronación papal era una ceremonia en la que el nuevo Papa era coronado como líder en la Tierra de la Iglesia Católica y soberano del Vaticano y, antes de 1870, de los Estados Papales. La Tiara Papal era usada en la ceremonia.

Vicarius Filii Dei
Vicarius Filii Dei (latín: Vicario o Representante del Hijo de Dios) es una frase que se utilizó por primera vez en el forjado medieval o Donación de Constantino para referirse a San Pedro, líder de la Iglesia primitiva cristiana y considerado como el primer Papa de la Iglesia Católica. Su interpretación ha sido cuestionada, a veces, durante los últimos cuatro siglos. La convicción de que el Papa es el Anticristo una vez fue creencia común entre los protestantes. La mayoría de las denominaciones protestantes tradicionales han rechazado ya esta enseñanza, pero sigue siendo parte de la confesión de fe de algunas iglesias protestantes, como las del luteranismo confesional. Algunos grupos protestantes polémicos identifican el papado romano con el "número de la bestia" (666) del libro de Apocalipsis.

El registro más antiguo existente de un protestante escritor sobre este tema frente a la frase Vicarius Filii Dei es Andreas Helwig en 1612. En su obra, Antichristus Romano, tomó quince títulos en hebreo, griego y latín y calculó su equivalente numérico en esos idiomas, llegando al número 666 que se menciona en el Libro de Apocalipsis. De todos estos títulos prefirió destacar Vicarius Filii Dei, que se utiliza en la Donación de Constantino, por la razón de que cumplía "todas las condiciones que [el cardenal] Belarmino lo había exigido: "Además de ser en latín, el título no debía ser "ofensivo o vil", sino "uno muy honorable."

La suma por gematría (adicción cabalística) da el siguiente resultado:

VICARIVS FILII DEI = 5 1 100 1 5 1 50 1 1 500 1 = 666, donde "U" se toma como 'V' .

Helwig sugirió que el título supone una ampliación del histórico título de Vicarius Christi, en lugar de un título oficial utilizado por los propios Papas. Su interpretación no se hizo común hasta en la época de la Revolución Francesa. Algunos autores protestantes más alegaron que Vicarius Filii Dei fue un título oficial del Papa, muchos afirman que este título apareció en la Tiara Papal y / o una mitra. Los Adventistas del Séptimo Día han interpretado el número de la bestia, el 666, como correspondiente al título Vicarius Filii Dei del Papa. El número 666 se calcula utilizando gematría.

V I C A R I V S 5 1 100 0 0 1 5 0

F I L I I 0 1 50 1 1

D E I 500 0 1

TOTAL 666

En 1866, Uriah Smith fue el primero en proponer la interpretación a la de la Iglesia Adventista del Séptimo Día . Véase Review and Herald 28:196, 20 de noviembre 1866. En los Estados Unidos a la luz de la profecía que escribió: "El Papa lleva sobre su corona pontificia en letras de joyas este título: "Vicarius Filii Dei"," virrey del Hijo de Dios, "el valor numérico de cuyo título es seiscientos sesenta y seis La suposición más plausible que hemos visto en este punto es que aquí nos encontramos con el número en cuestión. Es el número de la bestia, el papado, es el número de su nombre, porque lo adopta como su título distintivo, pues es número de hombre, porque el que lo lleva es el "hombre de pecado." El prominente erudito adventista JN Andrews también adoptó este punto de vista. Urías Smith mantuvo su interpretación en las distintas ediciones de Pensamientos sobre Daniel y el Apocalipsis, que fue influyente en la iglesia. Varios documentos del Vaticano contienen expresiones como "Adorandi Dei Filii Vicarius, et Procurador numen aeternum quibus summam Ecclesiae Sanctae Dedit " ¿Que se traduce como "En medida que adora al Hijo de Dios Vicario y procurador, a quien el divino eterno ha dado el alto rango de la santa Iglesia ".

Samuele Bacchiocchi un estudioso de la Biblia, y la única adventista en recibir una medalla de oro por el Papa Pablo VI para la distinción de summa cum laude ( "con la más alta alabanza" para América) ha documentado al Papa sobre esta frase o divisa: "Hemos tomado nota de que, contrariamente a algunas fuentes católicas que niegan el uso de Vicarius Filii Dei como un título papal, hemos encontrado que este título se ha utilizado en los documentos oficiales católicos para apoyar la autoridad eclesiástica y la soberanía temporal del Papa. Así pues, la acusación de que los adventistas hemos fabricado el título para apoyar su interpretación profética de 666, es injusto y falso." En cualquier caso la polémica está servida, y cuanto menos parecería una medida cautelar el haber dejado las cosas como estaban, existiendo, como existe, el debate, no vemos lógico ni entendemos el empeño en recuperar un uso que conlleva esa lacra, habiendo sido abolida su práctica por Pablo VI, quizás deberían haber dejado a la Tiara dormir el Sueño de los Justos........

Más información extensa sobre el tema: http://www.scribd.com/full/41299916?access_key=key-1quosoi2k338z3of7iv5

¿Llevaba el Papa el 666 en la corona?

El Papa Juan XXIII usando una triple Tiara

El Papa Juan Pablo II usando la Mitra Papal

-1-

Recuerdo que hace mucho los evangelistas adventistas del séptimo día han aplicado el número 666 a uno de los títulos latinos del papa, principalmente VICARIVS FILII DEI. Han alegado que este título, el cual significa “Vicario del Hijo de Dios” es uno de los títulos oficiales que ha sido usado tradicionalmente por los papas. Algunos de nuestros evangelistas han afirmado también que ese título está o ha estado inscrito sobre la tiara papal o sobre su mitra. ¿Han tenido razón nuestros evangelistas en su posición? ¿Es esto realmente uno de los títulos oficiales que ha sido reclamado tradicionalmente por los papas? ¿Estaba este título realmente sobre la tiara papal o en la mitra en tiempos pasados? Recientemente varios de nuestros más capaces eruditos han contestado “no” a estas preguntas. Un nuevo enfoque ha aparecido en el horizonte con los defensores del calibre del Dr. William G. Johnsson, Dra Beatrice Neall, Dr. Samuelle Bacchiocchi, Dr. Jon Paulien, Dr. Ranko Stefanovic y el Dr. Ángel Manuel Rodríguez. Estos teólogos han desafiado la posición tradicional y han propuesto una nueva. La posición tradicional es muy específica. Aplica el nombre y el número de la bestia directamente a una sucesión de papas católicos romanos. El nuevo enfoque ha removido este significado específico del papado católico romano y lo han aplicado en términos generales a una desviación del hombre de Dios en el tiempo del fin. Hace varios años la Dra. Beatrice Neall articuló la nueva posición diciendo: Seis es legítimo cuando lleva a siete. Representa al hombre en la primera tarde de su existencia entrando a la celebración de poder creador de Dios. La gloria de la criatura es correcta si conduce a la gloria de Dios. EL 666 representa, sin embargo, el rechazo del hombre a proceder al siete, dar gloria a Dios como creador y Redentor. Representa la fijación del hombre consigo mismo, buscando la gloria en él mismo y sus propias creaciones. Habla de la plenitud de la creación y todos los poderes creativos sin Dios, la práctica de la ausencia de Dios. Demuestra que el hombre irregenerado es persistentemente malo”. (Beatrice Neall, The Concept of Character in the Apocalypse with Implications for Character Education, págs. 153-155). Esta definición especulativa, filosófica y conjetural ha sido tomada y simplificada por el Dr. Ángel Manuel Rodríguez cuando dijo: “La frase griega traducida ‘es número de hombre’ (Apoc. 13:18) debiera también ser ofrecida como ‘es el número de la humanidad’. En ese caso, no está refiriendo a una persona particular sino a la característica de la humanidad separada de Dios. Puesto que Dios creó a los seres humanos durante el sexto día, podría quedar como un símbolo de la humanidad, pero una humanidad no todavía en descanso con Dios y sin el gozo de una relación armoniosa con Dios durante el séptimo día. El número revela la naturaleza rebelde de los enemigos de Dios y su remanente. Esa parece ser la mejor interpretación disponible”. (Ángel Manuel Rodríguez, Future Glory, Pág. 122). Este cambio ha perturbado a algunos en la iglesia quienes sienten que es más adecuada la interpretación tradicional de explicar el misterio del número 666. Muchos creen que la nueva interpretación ha tomado lo que está definido y claro y la ha hecho indefinida y borrosa. Otros se han ido tan lejos como para creer que la iglesia adventista del séptimo día ha estado infiltrada por jesuitas, quienes tienen la agenda oculta para destruir nuestras distintivas raíces proféticas con una posición de destruir finalmente la misma iglesia adventista del séptimo día. Este temor luego fue alimentado en años recientes por los maestros de colegios adventistas, quienes han indicado de que deberíamos edificar puentes de entendimiento con Roma en vez de criticarla. Las llamas de la conspiración se ha ido más allá cuando se le
-2-

otorgó al papa una medalla por el Departamento de Libertad Religiosa de la Conferencia General y también cuando una bandera de la santa sede desfiló en el escenario de la Sesión de la Conferencia General en el 2005 en San Luis durante la Marcha de las Naciones. En este artículo me gustaría echar una mirada más de cerca al número 666 de cómo se relaciona al nombre de la bestia. Para comenzar, hay varios hechos bíblicos que nos ayudarán a entender este enigmático número y el sistema al cual se aplica. Primeramente, un hecho muy importante que ha sido pasado por alto más frecuentemente es que el nombre de la bestia es un nombre blasfemo. Esto está indicado explícitamente en Apoc. 13:1” Ahora ya que conocemos que el nombre (cuyo número es 666) es blasfemo debemos descubrir la definición bíblica de blasfemia. ¿Contiene la Biblia una clara definición de lo que constituye blasfemia? La respuesta inequívocamente es Sí. Las Escrituras definen claramente la blasfemia como el intento del hombre de hacerse a sí mismo Dios y, como tal, ejercer el poder y las prerrogativas divinas. Cuando Jesús afirmó: “El Padre y yo una cosa somos en Juan 10:30 los judíos se enfurecieron, tomaron piedras para ejecutar la pena de muerte, requerida por la ley en Lev. 24:16. Cuando Jesús les preguntó cuál obra mala había hecho que mereciera el apedreamiento, ellos respondieron: Por buenas obras no te apedreamos, sino por blasfemias, porque tú, siendo hombre te haces pasar por Dios (Juan 10:33). El término de la acusación es significativo. Note que se le dijo a Jesús que blasfemaba porque él, siendo hombre se hacía pasar por Dios. De hecho, Jesús no solamente aseveraba ser Dios, también aseguraba hacer las obras de Dios (Jn. 10:28,37-38). Es interesante en la forma de pensamiento de los líderes judíos que Jesús fue culpable de blasfemia cuando aseveraba ser el Hijo de Dios (Mt. 26:64, 10:36,37; Jn. 19:7). Todos los judíos aseguraban ser hijos de Dios en un sentido general pero está claro que Jesús no aseveró ser un hijo de Dios en un sentido general sino en el más estricto sentido de ser el representante de Dios sobre la tierra. El era el portavoz de Dios sobre la tierra, su vicario, si suena bien. Esta es la razón de porqué Jesús pudo decir: El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. Jesús indudablemente aseguró ser VICARIVS FILII DEI y, justamente era así. También se define blasfemia cuando un simple hombre asevera tener el poder de perdonar pecados. Este significa que cualquier mortal que reclama tener el derecho de ejercer las prerrogativas de Dios es culpable de blasfemia. Cuando Jesús le dijo al paralítico de Capernaún: Tus pecados te son perdonados”, los líderes religiosos murmuraron diciendo: ¿Por qué habla este así? Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar pecados, sino solo Dios? (Mr. 2:7) Los líderes religiosos estaban pensando aquí: Si este hombre asevera tener el derecho de perdonar pecados, entonces él debe reclamar ser Dios porque solamente Dios puede perdonar pecados. 2 Tes 2:3-4 tiene términos similares. Aquí se nos dice que el hombre de pecado se sienta en el templo (la iglesia) proclamándose ser Dios. Una vez más notamos que este poder es humano, y aun busca ocupar el lugar de Dios.
-3-

Luego, en el pasaje se nos dice que este poder asevera hacer las obras que Jesús mismo hizo cuando estaba en la tierra. (2 Tes 2:19; Hechos 2:22). 2 Tes 2:3-4 parafrasea aquí el lenguaje de Daniel 11:36 donde se nos dice que el rey del norte “hará a su voluntad y se ensoberbecerá, y se engrandecerá sobre todo dios, y contra el Dios de los dioses hablará maravillas”. Debe notarse que la exaltación del rey del norte al nivel de Dios está relacionada con las “grandes palabras” que habla contra el Dios de los dioses. El uso de la palabra hombre en estos versículos no requiere que encontremos el cumplimiento en una persona particular. Los adventistas han entendido la palabra hombre en este pasaje para referirse, no a un individuo, sino más bien a una sucesión de personas, principalmente, los papas de Roma. En este contexto es digno notar que el cuerno pequeño de Daniel 7, el cual simboliza el mismo poder como la bestia de Apoc 13:1-10 y el hombre de pecado 2 Tes 2 tiene boca y habla palabra contra el Altísimo Daniel 7:25. Estas grandes palabras son identificadas como blasfemias en Apoc. 13:5 donde se nos dice que a la bestia se le dio boca para que hablara “grandes cosas y blasfemias”. Este cuerno pequeño/bestia no solo reclama ser Dios sino también asevera tener el poder para ejercer las prerrogativas de Dios hasta el punto de cambiar los tiempos proféticos y la ley (Daniel 7:25). De este modo, en un sentido muy específico el cuerno pequeño (o la bestia) reclama el derecho de ocupar el lugar de Dios y de ejercer el poder y las prerrogativas de Dios. ¿En qué sentido este cuerno pequeño/bestia habla blasfemia contra Dios? Daniel provee la indisputable respuesta. En Daniel 8 (en distinción a Daniel 7) se nos dijo que el cuerno pequeño habla blasfemias contra el Altísimo. Más bien se nos dijo que el cuerno pequeño intentará en suplantar o tomar el lugar del príncipe de los ejércitos al quitar el ministerio diario de él. (Daniel 8:11). De este modo la blasfemia del cuerno pequeño consiste en el acto de tratar de suplantar o de tomar del príncipe de los ejércitos y de llevar a cabo su obra. A la luz de esta evidencia bíblica abrumadora, pareciera que el nombre blasfemo de la bestia debe estar relacionado con su intento de suplantar u ocupar el lugar de Dios y ejercer el poder y las prerrogativas divinas. Ahí no puede haber duda de que el poder representado por el cuerno pequeño, la bestia y el hombre de pecado es el papado católico romano. El cuerno pequeño (y la bestia) no aparecen en el vacío. Hay una clara secuencia de poderes los cuales preceden a la llegada en escena del cuerno. Los reinos de Babilonia, Medo Persia, Grecia, Roma, y la Roma dividida deben gobernar antes de que el cuerno pequeño entre a escena. Numerosas citas podría proveerse de escritos católicos romanos al efecto de que el papa asegura ocupar el lugar de Dios en la tierra. Veamos los siguientes ejemplos: “El papa puede modificar la ley de Dios puesto que su poder no es de hombre sino de Dios y él actúa en el lugar de Dios sobre la tierra con la plenitud de poder para atar y desatar sus ovejas” (Lucius Ferraris Prompta biblioteca, tomo 2, articulo papa). El papa Nicolás I quien ejerció de 858-867 d.C. dijo en una ocasión: es evidente que los papas no pueden estar limitado ni desatado por ningún poder terrenal ni aun por el apóstol (Pedro) si regresara a la tierra, ya que Constantino el Grande ha reconocido que los pontífices ocupan el lugar de Dios en la tierra, la divinidad no puede ser juzgada por ningún ser viviente. Entonces somos infalibles y cualquiera que sean nuestros actos no somos
-4-

responsables de ellos sino ante nosotros mismos.” (Cormenim, History of the Popes, Pág 243, citado por R.W. Thompson, en the papacy and the civil power, Pág. 248). El papa León XIII en una carta encíclica (on the chief duties of Christians as citizens) de fecha enero 10, 1890 afirmó lo siguiente: pero el supremo maestro en la iglesia es el pontífice romano. Unión de mentes, por tanto, requiere juntos en perfecto acuerdo en una fe, completa sumisión y obediencia de voluntad a la iglesia y al pontífice romano como a Dios mismo” (The Great Encycicla Letters of Leo XIII, Pág. 193). León XIII en una carta encíclica de junio 20 de 1844 dijo: Nosotros ocupamos en esta tierra el lugar de Dios Todopoderoso (The Great Encyclical Letter of Leo XIII), Pág. 304. "El papa ocupa el lugar de Cristo en la Iglesia Universal." Papa San Nicolás 1 "El grande", 858-867. Véase Fliche, Agustín y Víctor Martin: Historia de la Iglesia. Reforma Gregoriana y Reconquista. Vol. VIII. Revisión científica: Ángel Urbán, de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. EDICEP, Editora de Publicaciones, ValenciaEspaña, 1976, Pág. 77. Ver nota al Cáp. 2, núm. 102, Pág. 89. "Vos pues, señor mío, venerable Papa Que ocupáis el lugar de Cristo, que sucedéis a San Pedro en la dignidad eclesiástica... " San Pedro Damián, Cardenal-Obispo de Ostia, 1007-1072. (Opúsculo "De celibatu sacerdotum". Dedicado al Papa Nicolás 1,1058-1061, que trata acerca del concubinato clerical) Véase Damián, Pedro: Opusc. XVII. Cf. A. Fliche: La Refonne Grégorienne. Vol. 1, Lovaina Paris, 1924, Págs. 210-213. Citado en Fliche, Agustín y Víctor Martin: Historia de la Iglesia. Reforma Gregoriana y Reconquista. Vol. VIII. Revisión científica: Ángel Urbán, de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. EDICEP, Editora de Publicaciones, Valencia-España, 1976, Pág. 24. "Así pues, puesto que nosotros (los Papas), por muy pecadores e indignos que seamos, estamos instalados sobre su sede (la de Cristo su sucesor Pedro sus sucesores) y encargados de la administración apostólica, y porque: ocupamos su puesto y ejercemos su poder, todo aquello que no escribáis o nos hagáis decir de viva voz, es El (Cristo y su sucesor Pedro) mismo Quien lo respalda...” Papa Gregorio VII, Hildebrando, 1073-1085. Bula del 8 de diciembre 1078, destinada al emperador Enrique IV, en las diferentes disputas que este Papa tuvo con el citado Emperador. Véase Registrum Gregorii VIL Reg., 111, 10. Archivo Vaticano. Citado en Fliche, Agustín y Víctor Martin: Historia de la Iglesia. Reforma Gregoriana v Reconquista. Vol. VIII. Revisión científica: Ángel Urbán, de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. EDICEP, Editora de Publicaciones, Valencia-España, 1976, págs. 139,140. Ver nota al Cáp. 4, núm. 85, Pág. 156. "Aunque el papa fuera tan perniciosamente maligno que condujera a las almas en tropel al demonio, no se le podría, sin embargo, deponer." Monje camaldulense Graciano de Bolonia. (Decretum Gratiani o Código de Derecho Canónico. Este documento fue con mucho la obra más influyente escrita por un católico. Estaba salpimentada, con tres siglos de apócrifos. De los 324 pasajes de citas pontificias de los primeros tiempos, solamente 11 son genuinas. Escrito alrededor del 1140). Véase Gratiani: Concordantia Discordantium Canonum [Código de Derecho canónico], 1, Distinctio 40, canon 6. "El Papa, es superior a las fuentes legales sin calificar. Por lo tanto, debe situarse en un plano de igualdad con el Hijo de Dios". Monje camaldulense Graciano de Bolonia. (Decretum Gratiani o Código de Derecho
-5-

Canónico. Este documento fue con mucho la obra más influyente escrita por un católico. Estaba salpimentada con tres siglos de apócrifos. De los 324 pasajes de citas pontificias de los primeros tiempos, solamente 11 son genuinas). Citado en Rosa, Peter de: Vicarios de Cristo. La cara oculta del papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989, Pág. 79. "Somos los sucesores de Pedro, pero no su Vicario; tampoco somos de ningún hombre o apóstol. Somos el vicario de Jesucristo ante el cual todo el mundo debe inclinarse." Papa Inocencio III, Giovanni Lotario di Segni, 1198-1216. Citado en Rosa, Peter de: Vicarios de Cristo. La cara oculta del Papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989, Pág. 88. "Una visita del Papa es como si Cristo pasara: nada queda igual." Cardenal Jaime Ortega. (Cardenal Arzobispo de la capital cubana, el 25 de diciembre de 1997 en la celebración de la misa del gallo). Véase (AFP) El Vaticano: "Juan Pablo n llama a la paz.". Periódico Hoy (Santo Domingo, Rep. Dom.) ,26-12-1997~ también en (AFP) Montevideo: "Peregrinaje entre dictaduras latinas". Periódico Hoy (Santo Domingo, Rep. Dom.), 17-1-1998. "El Papa es el Vicario de Cristo, incluso de Dios mismo. No sólo se le ha confiado el dominio de la iglesia sino el gobierno del mundo entero. Como Melquisedec, es rey y sacerdote al mismo tiempo... Así ellos también son su Vicario." Papa Inocencio III, Giovanni Lotario di Segni, 1198-1216. Véase Schaff, Fhilip: History of the Christian Church. The middle Ages, 1049-1294. Vo1. V. Wm. B. Eerdmans Publishing, Gran Rapids, Michigan-EE.UU., 1957, Pág. 157. Citado en Olsen, V. Norskov: Supremacía Papal y libertad religiosa Asociación Publicadora Interamericana, Miami Florida-EE.UU., 1992, Cáp. I, Pág. 29. "Todo clérigo debe obediencia al Papa, incluso si ordena el mal; porque nadie es susceptible de juzgar al Papa”. Papa Inocencio III Giovanni Lotario di Segni, 1198-1216. Citado en Rosa, Peter de: Vicarios de Cristo. La cara oculta del papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989, Pág. 93. "Acepta esta tiara, y ten presente que eres padre de príncipes y reyes, gobernador del mundo, el vicario de Nuestro Salvador Jesucristo sobre la tierra cuyo honor y gloria perseverarán a través de la eternidad.” Cardenal Arcediano (Exaltación del Cardenal Arcediano, en la coronación del Papa Inocencio III. El Papa no lo reprendió por ello) Citado en Rosa, Peter de: Vicarios de Cristo. La cara oculta del Papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989, Pág. 86. "El Pontífice es Señor y dirigente del universo, de las cosas y de sus gentes."
-6-

Papa Gregorio IX, Ugolini, Conde di Segni, 1227-1241. Citado en Rosa, Peter de: Vicarios de Cristo. La cara oculta del Papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989, Pág. 93. "Pues bien esa Cabeza es Cristo mismo, cuyas veces desempeña en la Iglesia el Sumo Pontífice…" Dr. Santo Tomás de Aquino, 1224- 1274. Véase Aquino, Tomás de: Suma de Teología. Parte II - IIa. Vol. III. Con licencia del Arzobispado de Madrid - Alcalá (4 - n - 1988). Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid España, 1990, c. 39, "Sobre el Cisma", Art. 1, solución, Pág. 333. Versión en Latín, véase Aquinatis, S. Thomae: Summa Theologiae, de Rubeis, Billuart, P. Faucher O.P., et aliorum notis selectis ornata. Cum textu ex recensione Leonina. T. III. Nihil Obstat: Can. Aloysius Baiano, Rev. Eccl., Casali, die 20 Aprilis 1948. Imprimatur: Can. Laurentius Oddone, Vic. Gen. Casa Editrice Marietti, Taurini - Romae, 1948, Pars IIa -IIae, quaestio XXXIX, " De Schismate", articulus 1, respondeo, p.219. "[...] soy la presencia corporal de Cristo (praesentia corporalis Christi)." Papa Inocencio IV, Sinibaldo Fieschi, 1243-1254. . Citado en Rosa, Peter de: Vicarios de Cristo. La cara oculta del Papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989, Cáp. 12, Pág. 193. "El rey de los reyes nos ha constituido sobre la tierra como su representante universal...Nuestro Señor Jesucristo, hijo de Dios, verdadero hombre y verdadero Dios, verdadero rey y verdadero sacerdote, según la orden de Melquisedec... ha constituido en beneficio de la Santa Sede una monarquía no solamente pontificia, sino también real; ha confiado al bienaventurado Pedro y a sus sucesores las riendas del Imperio a la vez terreno celestial, como lo indica la pluralidad de las llaves; por una de ellas, y como vicario de Cristo, ha recibido el poder de ejercer su jurisdicción sobre la tierra para las cosas temporales, por la otra, en el cielo, para las cosas espirituales.” Papa Inocencio IV, Sinibaldo Fieschi, 12431254. (Encíclica "Aeger cui levia", destinada a contestar los ataques del Emperador Federico II, consecutivos a la sentencia del Concilio de Lyón en la bula del 17 de julio de 1245). Véase Winkelmann, E.: Acta imperii inedita seculi XIII et XIV. Tomo 11, Innsbruck, 1885, núm.1035, Pág. 698. Citado en Fliche, Agustín y Víctor Martin: Historia de la Iglesia. La cristiandad romana. Vol. X. Revisión bibliográfica: Ángel Urbán, de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. EDICEP, Editora de Publicaciones, Valencia-España, 1975, págs. 242,243. "Todo ser humano debe hacer lo Que el Papa le diga." Papa Bonifacio VIII, Benedetto Gaetani, .1294-1303. Citado en Rosa, Peter de: Vicarios de Cristo. La cara oculta del Papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989, Pág. 193. . 468 "La Iglesia, pues, que es una y única, tiene un solo cuerpo, una sola cabeza, no dos, como un monstruo, es decir, Cristo y el vicario de Cristo, Pedro, y su sucesor,... 469…. Ahora bien, someterse al Romano Pontífice, lo declaramos, lo decimos, definimos y pronunciamos como de toda necesidad de salvación para toda humana criatura." Papa Bonifacio VIII, Benedetto Gaetani, 1294-1303. (Fragmento de la Bula "Unam Sanctam" del 18 noviembre de 1302). Véase Denzinger, Heinrich Joseph: Enchiridion symbolorum. Imprimatur: Juan, Obispo Auxiliar, Vic. Gral. De Madrid-Alcalá, el 16 de octubre de 1954. Editorial Herder! BarcelonaEspaña, 1959, núms. 468,469, págs. 170,171. El corazón del Pontífice, es el repositorio y el origen de toda ley. Por este motivo la ciega sumisión a su autoridad es esencial para la salvación."
-7-

Papa Bonifacio VIII, Benedetto Gaetani, 1294,1303. Citado en Rosa, Peter de: Vicarios de Cristo. La cara oculta del papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989, Pág. 94. "Como quiera que frecuentemente se pone en duda entre algunos escolásticos si el afirmar pertinazmente que Nuestro Redentor y Señor Jesucristo y sus Apóstoles no tuvieron nada en particular, ni siquiera en común, ha de considerarse como herético, ya que las sentencias sobre ello son diversas y contrarias: Nos, deseando poner fin a esta disputa, con consejo de nuestros hermanos, declaramos por este edicto perpetuo, que en adelante ha de ser tenida por errónea y herética semejante aserción pertinaz, como quiera que expresamente contradice a la Sagrada Escritura... Papa Juan XXII, Jaques Duèse, o de Eusse, o de Ossa, 1316-1334. (Constitución "Cum inter nonnullos", de 13 de noviembre de 1323). Véase Denzinger, Heinrich Joseph: Enchiridion symbolorum. Imprimatur: Juan, Obispo Auxiliar, Vic. Gral. De Madrid-Alcalá, el 16 de octubre de 1954. Editorial Herder, BarcelonaEspaña, 1959, Pág. 177. "Bien sabéis que Cristo nos dejó a su Vicario para la salud de nuestras almas; pues no podemos hallar nuestra salvación en otra parte sino en el cuerpo místico de la Iglesia, cuya cabeza es Cristo, de quien nosotros somos miembros. El que se muestra desobediente contra el Cristo de la tierra no tiene parte en la herencia de la sangre del Hijo de Dios; Así, pues veis mis amados hijos, que quien se rebela como un miembro podrido contra la Santa Iglesia y contra nuestro Padre, el Cristo en la tierra, incurre en la sentencia de muerte: pues, de la manera que nos portáremos con él, usando de reverencia o desobediencia, así nos portamos con Cristo que está en el cielo yo os digo, que, aun cuando los pastores fueran encarnados demonios, y aunque con ellos lo fuera el Papa, en lugar de ser un padre bueno y bondadoso, deberíamos nosotros, sin embargo, serle obedientes y sumisos, no por respeto de él, sino como Vicario de Cristo, en obediencia para con Dios". Santa Catalina de Siena, 1347-1380. (Carta a los gobernantes de Florencia) Ver Tommaséo, N.: Le lettere di S. Caterina da Siena. ridotte a miglior lezione e in ordini nuovo disyposteste con proemio e note. Vol. III, FirenzeItalia, 1860, págs. 165, 166. Citado en Pastor, Ludovico: Historia de los Papas: En la época del Renacimiento hasta la elección de Pío II. Vol. l. Imprimatur: Antonio Rocca, Obispo de Augusta y Vicario del Arzobispado de Buenos Aires, 20 de mayo de 1948. Editorial Gustavo Gili, Buenos Aires-Argentina, 1948, págs. 226,227. “Los Señores cardenales tienen tanto poder para obrar y tanta autoridad para hablar como tenían los Apóstoles mientras estuvieron en la tierra. Decir lo contrario es un error condenado. Por esto es por lo que la Iglesia romana es llamada Iglesia apostólica y el colegio de los cardenales llamado colegio apostólico… Son los goznes y las columnas del mundo, sobre los que Cristo ha fundado su Iglesia, sobre todo en cuanto a la elección de su vicario; por consiguiente son perpetuos, estables e infalibles." San Vicente Ferrer, 1350-1419 (Religioso dominico español. Canonizado por el Papa Calixto III) Véase Trac. de moderno Ecclesiae schism., edic. Fages, París, 1909, págs. 28,29, 36. Citado en Fliche, Agustín y Víctor Martin: Historia de la Iglesia. De los orígenes a; nuestros días. Vol. XIII. Revisión científica: Doctor Juan Eduardo Schenk Sanchis, doctor en Sagrada Teología por el Pontificio Ateneo ""Angelicum", de Roma. EDICEP. Comercial Editora de Publicaciones, Valencia-España, 1977, págs. 29-33. 694 "Asimismo definimos que la Santa Sede Apostólica y el Romano Pontífice tienen el
-8-

primado sobre todo el orbe y que el mismo Romano Pontífice es el sucesor del bienaventurado Pedro, Príncipe de los Apóstoles, verdadero vicario de Cristo y cabeza de toda la Iglesia y padre y maestro de todos los cristianos;… ". Papa Eugenio IV, Gabriel Condulmer, o Condulmaro, o Condolmieri, 1431- 1447. (Fragmento de la bula papal "Laetentur Coeli" del 6 de julio de 1439). Véase Denzinger, Heinrich Joseph: Enchiridion symbolorum. Imprimatur: Juan, Obispo Auxiliar, Vic. Gral. de Madrid-Alcalá, el 16 de octubre de 1954. Editorial Herder, BarcelonaEspaña, 1959, núm. 694, Pág. 201. "Tú eres el Pastor, tú eres el Médico, tú eres el Gobernante, tú eres el Esposo, finalmente tú eres otro Dios en la tierra". Cristóbal Marcelo (Exaltación de Marcelo al Papa Julio II en ocasión del Quinto Concilio de Letrán, celebrado en el año 1512. El Papa no lo reprendió por ello) Véase Mansi, Giovanni Domenico, ed.: Sacrorum Conciliorum nova et amplissima collectio Nueva y amplísima colección de los Sagrados Concilios 31 vols. 1759 ss. Reimpresión y continuación Edith. por Petit / Martin, 60 vols. 1901 ss., tomo 32: 761. Citado en Dr. Maxwell, C. Mervyn: El Porvenir del Mundo Revelado. Tercera edición. Vol. l. Asociación Publicadora Interamericana, Florida-EE.UU., 1990. Pág. 132. "En el año 1558 el Papa Pablo IV publicó la bula "Cum ex Apostolatus Officio". Afirmaba ser Pontifex Maximus. representante de Dios sobre la tierra. Como tal. disponía de poder ilimitado Dara deponer a todo monarca, para entregar cualquier país a la invasión extranjera, privar a todo el mundo de sus posesiones sin que mediase procedimiento legal. Cualquiera que brindase ayuda a alguien desposeído incluso por bondad humana elemental. sería excomulgado." Papa Pablo IV, Gian Pietro Caraffa, 1555-1559 (Bula " Cum ex Apostolatus Officio") Citado en Rosa, Peter de: Vicarios de Cristo. La cara oculta del papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989, págs. 146,147. "Especificamos que la Santa Sede (el Vaticano), y el Pontífice Romano, tienen la supremacía sobre todo el mundo." Concilio de Trento, 1545- 1549; 1560- 1563. Véase Labbé, Fhilippe y Gabriel Cossartii, S.I.: Conciliorum collectio maxima ad regiam exacta. Paris, 1672, tomo III, col: 1167. "Si el Papa incurriese en el yerro de dar por buenos los pecados v prohibir las virtudes, la Iglesia tendría que seguir considerando los pecados como buenos y las virtudes como vicios, de lo contrario pecaría en conciencia". Dr. Cardenal San Roberto Bellarmine, 1542-1621. (Gran apologista del papado, en los siglos, XVI XVII. Fue canonizado por el Papa Pío XI en el año 1929 Y declarado Doctor de la Iglesia); Véase Bellarmine, Roberto Card.: Christianae Fidei. De Romano Pontifice, en Opera Omnia Napoles, 1856. Citado en Rosa, Peter de: Vicarios de Cristo... la cara oculta del papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989, Pág. 70. Así que si fuera posible que los ángeles erraran en la fe o pudieran pensar contrario a la fe,
-9-

pueden ser juzgados Y excomulgados por el Papa. El Papa es como si fuera Dios en la tierra, solo soberano de los fieles de Cristo, supremo rey de reyes, teniendo la plenitud del poder, a quien le ha sido confiado por el Dios, Omnipotente la dirección no solo del reino terrenal sino también del reino celestial. El Papa puede modificar la ley divina, porque su poder no es el de un hombre, sino de Dios, y obra en lugar de Dios en la tierra, con plenos poderes para atar y desatar a sus ovejas. El Papa, es de una dignidad tan suprema y elevada que, hablando apropiadamente, él no ha sido establecido enningún orden de dignidad, sino que ha sido puesto sobre la misma cumbre de todas las dignidades.... El es de la misma forma el monarca divino emperador supremo y rey de los reyes.", Véase Ferraris, F. Lucii: Prompta Bibliotheca Canonica. Juridica. Moralis, Theologica Diccionario Eclesiástico Católico Romano, Vol. VI. "Papa", Art. 2, Venetiis [Venecía]: Caspa Storti, 1772, págs. 438,442. La Enciclopedia Católica. Vol. VI, The Encyclopedia Press, New York-EE.UU., 1913, Pág. 48, habla de este diccionario de ocho volúmenes como "'un auténtico diccionario de conocimientos religiosos", y "una preciosa' fuente de información". El Papa es "El verbo encarnado que se prolonga." Monseñor Bertaud de Tulle, 18 -18. (Obispo ultramontano más prestigioso de Francia). El Papa es "El Vice Dios de la humanidad.” Véase en Lafond, E, Rome, Lettres d' un pélerin. tomo 1, París, 1864, Pág. 487.

PRENSA ULTRAMONTANA
La corriente ultramontana del siglo XIX desarrollada en la iglesia Católica Romana, consistió, en la exaltación a niveles extremos de la persona del Papa, principalmente de Pío IX. En Francia uno de sus máximos exponentes fue el Obispo Bertaud de Tulle, y, en Inglaterra lo fueron el Cardenal Manning, sus colaboradores Talbot, Faber, Coffin, Vaughan y Ward. Este movimiento pro-papado se desarrolló en varios países católicos, como respuesta a la decadencia que el poder temporal del papado estaba sufriendo en todo el desarrollo del siglo XIX. Este movimiento fue el preámbulo para la realización del Concilio Vaticano I, convocado por el Papa Pío IX, donde se formuló la increíble doctrina de la "Infalibilidad Papal". La prensa que defendía este movimiento estaba presidida en Francia por el periódico L' Univers, dirigido por el periodista Luis Veuillot, el cual fue alentado por el Papa Pío IX, para convertir este periódico en un órgano de combate, en favor del Ultramontanismo. En esta publicación, pueden verse reproducidas todas estas extravagantes palabras a la persona del Papa. El Papa Pío IX no reprocha estas palabras. En Inglaterra el Cardenal Manning disponía de la publicación Dublin Review, para propagar el Ultramontanismo Romano Papal. Véase todas estas informaciones y estas extravagantes palabras para exaltar al Papa Pío IX en Fliche, Agustin y Víctor Martin: Historia de la Iglesia, Pío IX y su época. Vol. XXIV. Revisión científica y bibliográfica: Francisco Martín Hernández, catedrático de Historia de la Iglesia en la Universidad Pontificia de Salamanca. EDICEP, Editora de Publicaciones, Valencia-España, 1974, Pág. 329.
- 10 -

"Las tres encarnaciones del Hijo de Dios: en el seno de una Virgen, en la Eucaristía y en el anciano del Vaticano (El Papa). L' Univers [El Universo]. (periódico de la Iglesia Católica francesa del siglo XIX. Vocero oficial del Ultramontanismo Católico francés). Citado en Fliche, Agustín y Víctor Martin: Historia de la Iglesia. Pío IX v su época. Vol. XXIV. Revisión científica y bibliográfica: Francisco Martín Hernández, catedrático de Historia de la Iglesia en la Universidad Pontificia de Salamanca. EDICEP, Editora de Publicaciones, Valencia-España, 1974, Pág. 329. "Cuando medita el papa, es Dios que piensa en él." Civilta Catholica. (Revista oficial de los jesuitas romanos en el siglo XIX. Esta revista fue un fuerte vocero propagandístico de la corriente católica llamada Ultramontanismo, desarrollada en el siglo XIX, para exaltar a niveles extremos la persona del Papa, especialmente la del Papa Pío IX) : Citado en Fliche, Agustín y Víctor Martin: Historia de la Iglesia. Pío IX y su época. Vol. XXIV. Revisión científica y bibliográfica: Francisco Martín Hernández, catedrático de Historia de la Iglesia en la Universidad Pontificia de Salamanca. EDICEP, Editora de Publicaciones, Valencia-España, 1974, Pág. 329. -"El Papa es Cristo en oficio, Cristo en jurisdicción y poder... nos postramos ante tu voz, oh, Pío, como la voz de, Cristo, el Dios de la verdad. Al afianzarnos en ti, nos afianzamos en Cristo". 9 de enero de 1870. (Concilio Vaticano I) Véase, Woodrow, Ralph: Babilonia. misterio religioso: antiguo moderno. Evangelistic Association, Riverside Calif-EE.UU., [S.F.], Pág. 158. 1830 [Del recurso al Romano Pontífice como juez supremo] "Y porque el Romano Pontífice preside la Iglesia Universal por el derecho divino del primado Apostólico, enseñamos también y declaramos, que él es el juez supremo de los fieles y que, en todas las causas que pertenecen al fuero eclesiástico, puede recurrirse al juicio del mismo..." Papa Pío IX, Giovanni María Mastai Ferretti, 1846-1878. (Capítulo III de la constitución dogmática I "De Ecclesiae Christi”, sesión IV del 18 de julio de 1870 del Concilio Vaticano 1) Véase Denzinger, Heinrich Joseph: Enchiridion symbolorum. Imprimatur: Juan, Obispo Auxiliar, Vic. Gral. de Madrid-Alcalá, el 16 de octubre de 1954. Editorial Herder. BarcelonaEspaña, 1959, núm. 1830, Pág. 425. 1839 (Definición de la Infalibilidad) "El Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra-esto es, cuando cumpliendo su cargo de pastor y doctor de todos los cristianos, define por su suprema autoridad apostólica que una doctrina sobre la fe y costumbres debe ser sostenida por la Iglesia Universal-, por la asistencia divina que le fue prometida en la persona del bienaventurado Pedro, goza de aquella infalibilidad de Que el Redentor divino Quiso Que estuviera provista su Iglesia en la definición de la doctrina sobre la fe y las costumbres: y , por tanto, que las definiciones del Romano Pontífice son irreformables por sí mismas y no por el consentimiento de la Iglesia." Papa Pío IX, Giovanni María Mastai Ferretti, 1846-1878. (Capítulo IV de la constitución dogmática I "De Ecclesiae Christi”, sesión IV del 18 de julio de 1870 del Concilio Vaticano I) Véase Denzinger, Heinrich Joseph: Enchiridion symbolorum. Imprimatur: Juan, Obispo Auxiliar, Vic. Gral. de MadridAlcalá, el 16 de octubre de 1954. Editorial Herder, Barcelona-España, 1959, núm. 1839, Pág. 427. 1825 CAAP. III, [canon] "Si alguien dijere que no es de institución de Nuestro Señor
- 11 -

Jesucristo o de derecho divino que tenga San Pedro perpetuos sucesores en el primado sobre la iglesia Universal, o que el Romano Pontífice no es sucesor de Pedro en el mismo primado: sea anatema." Papa Pío IX, Giovanni María Mastai Ferretti, 1846-1878. (Capítulo III de la constitución dogmática I "De Ecclesiae Christi”, sesión IV del 18 de julio de 1870 del Concilio Vaticano I) Véase Virgili, Manuel Aragonés: Historia del Pontificado. Vida de los Pontífices Romanos desde San Pedro, Príncipe de los Apóstoles. hasta Su Santidad Pío Papa XII. gloriosamente reinante. Vol. III. Nihil Obstat: Rvdo. P. Bernardino Llorca, S.J., Prof. de Historia Eclesiástica y Patrología en el Colegio Máximo de San Ignacio, Sarriá, Barcelona, 2 de junio de 1945. Imprimatur: Gregorio, Obispo de Barcelona. Por mandato de Su Excia. Rvma. Dr. Luis Urpí Carbonell, Maestrescuela, Canciller-' Secretario. Casa Editorial Rafael Casulleras, Barcelona-España, 1945, Pág. 333. Véase también en Denzinger, Heinrich Joseph: Enchiridion symbolorum. Imprimatur: Juan, Obispo Auxiliar, Vic. Gral. de Madrid-Alcalá, el16 de octubre de 1954. Editorial Herder, Barcelona-España, 1959, núm. 1825, Pág. 424.

VERSION DE UNA FUENTE SECULAR
"El maestro supremo en la Iglesia es el Romano Pontífice. La unidad de criterio, por lo tanto, requiere… completa sumisión y obediencia a la voluntad de la Iglesia y del Romano Pontífice, como si fuera Dios mismo.” Véase Maxwell, C. Mervyn: El Porvenir del Mundo Revelado. Vol. 1. Tercera edición. Asociación Publicadora Interamericana, Florida- EE.UU., 1990, Pág. 132.

VERSION DE UNA FUENTE CATOLICA
“[...] y el Maestro supremo en la Iglesia es el Romano Pontífice. De donde se sigue que la concordia de los ánimos, así como requiere perfecto consentimiento en una misma fe, así también pide que las voluntades obedezcan y estén enteramente sumisas a la Iglesia y al Romano Pontífice, lo mismo que a Dios.” Papa León XIII, Vincenzo Gioacchino Pecci, 1878-1903 (Fragmento de la Encíclica "Sapientiae Christianae", del 10 de enero 1890) Véase P. Hoyos, Federico, S. V. D.: Encíclicas Pontificias. Colección completa 1832-1959. Preparada por las Facultades de Filosofía y Teología de San Miguel (República Argentina) IIIª edición, reimpresión de la 2ª, corregida y aumentada por el P. Hoyos, Federico, S. V. D. Imprimatur: Bonis Auris, 3 octobris 1958, Antonius Rocca, Episc.Tit. Augustae et \Tic. Gen. Editorial Guadalupe, Buenos Aires- Argentina, 1959, Pág. 402, Vol. 1.

VERSION DE UNA FUENTE SECULAR
"Nosotros (es decir él y los demás papas) ocupamos en esta tierra el lugar de Dios todopoderoso” Véase Maxwell, C Mervyn: El porvenir del mundo revelado. Vol. I. Tercera edición. Asociación Publicadora Interamericana, Florida- EE.UU., 1990, Pág. 132.

- 12 -

VERSION DE UNA FUENTE CATOLICA
"[...]; y como por un lado representamos a Dios aquí en la tierra [...]" Papa León XIII, Vincenzo Gioacchino Pecci, 1878-1903 (Fragmento de la Encíclica "Praeclara Gratulationis Publicae Testimonia", del 20 de junio 1894). Véase P. Hoyos, Federico, S. V. D.: Encíclicas Pontificias. Colección completa 1832-1959. Preparada por las facultades de Filosofía y Teología de San Miguel (República Argentina) IIIª edición, reimpresión de la 2ª, corregida y aumentada por el P. Hoyos, Federico, S. V. D. Imprimatur: Bonis Auris, 3 octobris 1958, Antonius Rocca, Episc.Tit. Augustae et Vic.Gen. Editorial Guadalupe, Buenos Aires- Argentina, 1959, Pág. 516, Vol. I. "El Papa no es solamente el representante de Jesucristo, sino que él es el propio Jesucristo escondido bajo un velo de carne." "The Catholic National" (periódico católico norteamericano) Véase The Catholic National [El Nacional Católico] julio de 1895. "Recibe la tiara, dispuesta en triple corona, y sábete que eres padre de los príncipes y reyes, cabeza del orbe, Vicario de Nuestro Salvador Jesucristo, a quién pertenece el honor y la gloria por todos los siglos". Cardenal Macchi en la coronación de Pío X, el 9 de agosto de 1903. (Fragmento de la alocución ritual del 9 de agosto de 1903 en la coronación del Papa Pío X. Siglos antes, en la coronación del Papa Inocencio III, Giovanni Lotario di Segni, 1198-12167 y años más tarde en la coronación del Papa Pío XII, Eugenio Pacelli, 1939-1958, se expresaron similares palabras) Véase Fliche, Agustín y Víctor Martin: Historia de la Iglesia. El mundo secularizado.' Vol. XXV (2). EDICEP, Editora de Publicaciones, Valencia-España, 1992, Pág. 103. "Nos, estamos dispuestos a entrar en conversaciones hasta con el diablo." Papa Pío XI, Damián Achille Ratti, 1922-1939... (palabras expresadas por el Papa Pío XI, en una disputa que tuvo contra un despropósito del dictador fascista italiano Benitto Mussolini). 'Véase Fliche, Agustín y Víctor Martin: Historia de la Iglesia. Guerra mundial: , estados totalitarios. Vol. XXVI (2). Revisión científica y autor: Georges Jarlot S.I., Profesor emérito de Historia de la Enseñanza Social de la Iglesia en la Universidad Gregoriana de Roma. EDICEP, Editora de Publicaciones, Valencia-España, 1980, Pág. 382. "Recibe la Tiara recamada de triple corona para que sepas que Tú eres el Padre de los Príncipes y de los Reyes, el gobernador del orbe de la Tierra, el representante de nuestro Salvador, al cual sean dados honor y gloria por toda la eternidad.” Cardenal Caccia-Dominioni, 1939. (Fragmento de la alocución ritual, el 12 de marzo de 1939 en la coronación del Papa Pío XII, Eugenio Pacelli, 1939-1958. Siglos antes, en la coronación del Papa lnocencio III, Giovanni Lotario di Segni, 1198-1216, el cardenal arcediano expresó similares palabras). Véase Virgili, Manuel Aragonés: Historia del Pontificado. Vida de los Pontífices Romanos. desde San Pedro. Principe de los Apóstoles. hasta Su Santidad Pío Papa XII. gloriosamente reinante. Vol.
- 13 -

III. Nihil Obstat: Rvdo. P. Bernardino Llorca, S.J., Prof de Historia Eclesiástica y Patrología en el Colegio Máximo de San Ignacio, Sarriá,: Barcelona, 2 de junio de 1945. Imprimatur: Gregorio, Obispo de Barcelona. Por mandato de Su Excia. Rvrna. Dr. Luis Urpí Carbonel1, Maestrescuela, Canciller-: Secretario. Casa Editorial Rafael Casulleras, Barcelona-España, 1945, Pág. 196. "17.- Que Cristo y su Vicario constituyen una sola Cabeza lo enseñó solemnemente nuestro predecesor Bonifacio VIII..., por las letras apostólicas UNAN SANCTAM; y nunca desistieron de inculcar lo mismo sus sucesores. Háyanse, pues, en un peligroso error quienes piensan que pueden abrazar a Cristo, Cabeza de la Iglesia, sin adherirse fielmente a su Vicario en la tierra… 19 En primer lugar. Porque la persona de Cristo es! representada por el Sumo Pontífice, " Papa Pío XII, Eugenio Pacelli, 1939-19581 (Carta Encíclica "Mystici Corporis~ Encíclica sobre el cuerpo místico de Cristo, de129 de junio de 1943); I Véase Goicochea, Ángel Suquia: El magisterio Pontificio contemporáneo.¡ Colección de Enciclicas X Documentos desde León XIII a Juan Pablo ll. Tomo l. Edición, preparada por Fernando Guerrero (et-al). Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid-, España, 1992, págs. 207,208. "[...] .Gritos de júbilo, cánticos de gloria y fervientes himnos de acción de gracias a Dios,... hoy que celebramos el 80° aniversario del nacimiento de Su Santidad Pío XII. [...], habéis acudido a este augusto templo, para renovar al pie del altar vuestra protesta de fe, veneración, afecto y obediencia al dulce Cristo de la Tierra (El Papa)." Cardenal Carlos María de la Torre, Arzobispo de Quito-Ecuador. (Fragmento del discurso del Cardenal de la Torre, en el homenaje rendido a Su Santidad Pío XII con motivo de su 80° aniversario, pronunciado en el Congreso de Cultura Católica por la paz del Mundo celebrado en Ciudad TrujilloRepública Dominicana, con los auspicios del Gobierno Dominicano, del 28 de febrero al6 de marzo de 1956.) Véase (et al) Memoria del Congreso de Cultura Católica por la paz del Mundo. . Editora del Caribe, C. T., República Dominicana, 1957, Pág. 303. "La Iglesia Católica reconoce el gran poder de la lectura de la Biblia como medio de perfeccionamiento, pero no la considera como indispensable." Véase Yahvé: Sagrada Biblia. Versión directa de los textos primitivos por Mons. Dr. Juan Straubinger, Doctor honoris causa de la Universidad de Münster (Alemania), profesor de Sagrada Escritura en el Seminario Mayor San José de la Arquidiócesis de la Plata-Argentina. Imprimatur: Miguel Dar{o Miranda, Arzobispo Primado de México, 24 de julio de 1956., por mandato de su Excia., Rvdma. Cango. Rosendo Rodríguez, 5rio. La Prensa Católica, The Catbolic Press., Chicago. Derechos reservados por, Library Publishers, EE.UU., 1958, arto "La Iglesia y la Biblia", Pág. XIX. "No el creador del universo, en Génesis 2:1-3, sino la iglesia Católica puede reclamar el honor de haberle otorgado al hombre una pausa en su trabajo cada siete días.” C. S. Mosna (Erudito de la Iglesia Católica) I Véase C.S. Mosna: Storia della Domenica. dalle origini fino agli inigi del V secolo. Analecta Gregoriana, 1969, págs. 366,367. (1 "Juan Pablo II alega que su enseñanza es la moralidad absoluta, basada en el Derecho natural; ni él, ni siquiera Dios puede variarla puesto que tiene su raíz y nace en la misma naturaleza del hombre": Papa Juan Pablo II, Karol Joseph .Wojtyla, 1978-2006 Citado en Rosa, Peter de: Vicarios de Cristo. La cara oculta del Papado. Ediciones' Martínez Roca, Barcelona-España, 1989, Pág. 205. “El Papa Juan Pablo II... dijo el martes a los
- 14 -

católicos romanos que busquen el perdón a través de la Iglesia y no directamente de Dios." The Associated Press, 11 de diciembre de 1994 (Énfasis suplido). "Una visita del Papa es como si Cristo pasara: nada; queda igual." Cardenal Jaime Ortega. (Cardenal Arzobispo de la capital cubana, el 25 de diciembre de 1997 en la celebración de la misa del gallo). Véase (AFP) El Vaticano: "Juan Pablo n llama a la paz.". Periódico Hoy (Santo Domingo, Rep. Dom.), 2612-1997~ también en (AFP) Montevideo: "Peregrinaje entre dictaduras latinas". Periódico Hoy (Santo Domingo, Rep. Dom.), 17-1-1998. El maestro supremo en la Iglesia es el Romano Pontífice. La unidad de criterio, por lo tanto" requiere... completa sumisión y obediencia a la voluntad de la Iglesia y del Romano Pontífice, como si fuera Dios mismo. León XIII (Encíclica titulad “Acerca de los principales deberes de los cristianos como ciudadanos" fechada el 10 de Enero de 1890). El Papa, es superior a las fuentes legales sin calificar. Por lo tanto, debe situarse en un plano de igualdad con el Hijo de Dios. Graciano (Monje Benedictino autor del "Decretum ó Código de Derecho Canónico", documento apócrifo. De Rosa, Peter: Vicarios de Cristo. La cara oculta del Papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989. Pág. 19. Somos los sucesores de Pedro, pero no su Vicario; tampoco somos de ningún hombre ó apóstol. Somos el vicario de Jesucristo ante el cual todo el mundo debe inclinarse. Inocencio III Cristo y el Papa, son uno solo, como cabeza de la Iglesia. Pío XII (Encíclica "Mystici Corporis" del año 1942) Especificamos que la Santa Sede ( el Vaticano), y el Pontífice Romano, tienen la supremacía sobre todo el mundo. (Un decreto del Concilio de Trento, citado por Philippe Labbe y Gabriel Cossart, en "The Most Holy Councils", tomo 3, Col: 1167). El Pontífice es Señor y dirigente del Universo, de las cosas y de sus gentes. Gregorio IX Juan Pablo II, alega que su enseñanza es la moralidad absoluta, basada en el Derecho Natural; ni él, ni siquiera Dios puede variarla, puesto que tiene su raíz y nace en la misma naturaleza del hombre. Citado por, De Rosa, Peter: Vicarios de Cristo La cara oculta del Papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989. Pág. 205. Todo ser humano debe hacer lo que el Papa le diga. Bonifacio VIII. Citado por De Rosa, Peter: Vicarios de Cristo. La cara oculta del Papado. Ediciones Martínez Roca, Barcelona-España, 1989. Pág. 193. Declaramos, anunciamos determinamos que, en conjunto, es necesario para la salvación de toda criatura que esta esté sujeta al Pontífice Romano Bonifacio VIII (Bula "Unan Sanctam" del año 1302"). El Papa no puede ser juzgado por nadie en la tierra. La Iglesia Católica nunca erró ni puede errar hasta el fin de los tiempos, Sólo el Papa puede deponer a los obispos. Sólo él tiene derecho a usar las insignias imperiales. Puede destronar a emperadores reyes y dispensar a sus súbditos de la obligación de la obediencia. Todos los príncipes están obligados a besar sus plantas. Sus emisarios, aun cuando no fueran clérigos, tienen precedencia sobre los obispos. Un Papa legítimamente electo es, sin duda alguna, un santo por los méritos que le confiere San Pedro. Gregorio VII
- 15 -

(“Dictatus Papae” del papa Gregorio VII). El Papa es tan exaltado y tiene tanta dignidad que no es solamente un hombre, sino como si fuese Dios, y el Vicario de Dios. Por lo tanto el Papa está coronado con una corona triple, como rey del cielo y de la tierra y de las regiones más bajas. Así que si fuera posible que los ángeles erraran en la fe o pudieran pensar contrario a la fe, pueden ser juzgados y excomulgados por el Papa. El Papa es como si fuera Dios en la tierra, solo soberano de los fieles de Cristo, supremo rey dereyes, teniendo la plenitud del poder, a quien le ha sido confiado por el Dios, Omnipotente dirección no sólo del reino terrenal sino también del reino celestial. El Papa puede modificar la ley divina, porque su poder no es el de un hombre, sino de Dios, y obra en lugar de Dios en la tierra, con plenos poderes para atar y desatar a sus ovejas. El Papa, es de una dignidad tan suprema y elevada que, hablando apropiadamente, él no ha sido establecido en ningún orden de dignidad, sino que ha sido puesto sobre la misma cumbre de todas las dignidades… El es de la misma forma el monarca divino emperador supremo y rey de los reyes. Diccionario eclesiástico (Católico Romano), por Lucius Ferraris , titulado “Prompta Bibliotheca Canónica", Vol. VI págs, 438, 442, artículo, "Papa.". El papa puede modificar la ley divina, ya que su poder no es del hombre sino de Dios, y actúa en el lugar de Dios en el mundo, con el más amplio poder de atar y desatar sus ovejas Petrus de Ancharano Véase Lucius Ferraris ",Papa", Art. 2, Prompta Bibliotheca Canónica Venetiis [Venecia]: Caspa Storti, 1772 tomo VI, Pág. 29, según aparece traducido en SDA Bible Students' Source Book, ed. Rev., Pág. 680. Decir que Cristo y los apóstoles carecieron de bienes es una tergiversación de las escrituras . Juan XXII (Bula “Cum Inter Nonnullos” del 12 de noviembre de 1323) En el año 1558 el Papa Pablo IV publicó la bula "Cum ex Apostolatus Officio". Afirmaba ser Pontifex Maximus, representante de Dios sobre la tierra. Como tal, disponía de poder ilimitado para deponer a todo monarca, para entregar cualquier país a la invasión extranjera, privar a todo el mundo de sus posesiones sin que mediase procedimiento legal. Cualquiera que brindase ayuda a alguien desposeído, incluso por bondad humana elemental, sería excomulgado. De Rosa, Peter: Vicarios de Cristo, la cara oculta del papado, págs 146, 147 Acepta esta tiara, y ten presente que eres padre de príncipes y reyes, gobernador del mundo, el Vicario de Nuestro Salvador Jesucristo sobre la tierra, cuyo honor y gloria perseverarán a través de la eternidad. (Exaltación del Cardenal arcediano, en la coronación del Papa Inocencio III. El Papa no lo reprendió por ello. Véase de Rosa, Peter Vicarios de Cristo, la cara oculta del papado. Pág.86.) «Declaramos que la Sede del Santo Apóstol y el Papa de Roma tienen primacía en todo el mundo, y que el Papa es el sucesor de San Pedro, el Príncipe de los Apóstoles, y el verdadero vicario de Cristo y cabeza de la iglesia universal y padre y maestro de todos los cristianos.» Bula papal Laetentur Coeli de 6 de julio de 1439. El Papa es Cristo en oficio, Cristo en jurisdicción y poder... nos postramos ante tu voz, oh, Pío, como la voz de Cristo, el Dios de la verdad. Al afianzarnos en ti, nos afianzamos en Cristo. 9 de enero de 1870.
- 16 -

(Concilio Vaticano I) Repetidamente las fuentes católicas romanas se refieren a los papas como vicarios de Cristo, vice regente de Cristo, representantes de Cristo, y, sí, vicarios del Hijo de Dios. Prueba que demostraré luego en otro artículo. Además, los papas han reclamado el derecho de ejercer el poder y las prerrogativas que pertenecen solamente a Dios. Ellos aseveran tener el derecho de perdonar pecados (Mr. 2:7), de poner y quitar reyes (Dn. 2:21) de ser reverenciados (Apoc. 19:10), de ser llamados Santo Padre (Mt. 23:9), de ejecutar la pena de muerte en los disidentes (Dn. 7:21), de cambiar el sábado (Dn. 7:25), de ser jueces supremos del cielo, la tierra y el infierno, cuyas decisiones son inapelables (Jn. 5:22,27) y de ser expositores infalibles en asuntos de fe y moral (Stgo. 1:17). Segundo, además de que el nombre de la bestia es blasfemo, también tiene un número (Apoc 13:17). El asunto crítico en este punto es el siguiente: ¿Cómo conseguimos un número de un nombre? La respuesta descansa en el hecho de que en tiempos antiguos los números se escribían con las letras del alfabeto. Esta práctica conocida como gematría se usaba en hebreo, griego y latín. Esto quiere decir que cuando las letras del nombre blasfemo de la bestia se le dan su respectivo valor numérico, el total será 666. The Living Bible capta bien el significado de Apoc. 13:18 “Aquí está el enigma que llama tener el cuidado para resolverlo. Deje que interpreten los que puedan este código: los valores numéricos de las letras en su nombre suman 666”. La New English Bible ofrece: Apoc 13:18 en forma similar: El número representa un nombre de hombre y el valor numérico de sus letras es 666. Aun la versión católica romana Douay añade una nota al pie de Apoc. 13:18 la cual dice: Las letras numerales de su nombre constituirá su número. Recientemente, el doctor Bacchiocchi ha argüido que el texto de Apoc. 13:18 requiere un nombre en vez de un título. Después de todo, el texto dice que 666 es el número del nombre de la bestia y no el número de su título . el Dr. Bacchiocchi por tanto establece que VICARIVS FILII DEI, siendo un título, no un nombre, no puede cumplir las especificaciones del texto (Ver End time Issues, online newsletter, The Saga of the Adventist Papal Tiara, parte 2). Este argumento es superficial y puede eliminarse muy fácilmente al notar que en Apoc. 19:16 se describe a Jesús como el que tiene un nombre escrito en sus vestiduras y sobre su muslo. Pero el nombre no es un nombre personal sino más bien un título: Rey de reyes y Señor de señores”. Así que la palabra “nombre” puede referirse a un título y no a un nombre propio”. Se nos dice en Apocalipsis 13:18 que el número 666 es número de hombre. Es importante comprender que el sustantivo hombre no tiene artículo definido. Esto quiere decir cualitativamente que la bestia es un sistema que está centrado en el hombre. Es digno de notar que el cuerno pequeño tiene ojos como hombre, al apóstata de 2 Tes 2, se le llama el hombre de pecado y aquí la bestia tiene el número de hombre. Esto es ciertamente un sistema que esta basado en el poder y la proeza del hombre. Algunos de nuestros eruditos recientemente han intentado decir que la expresión número de hombre realmente debiera traducirse el número de la humanidad. Pero el libro de Apocalipsis no usa la palabra anthropos en este sentido. Traducir la palabra anthropos en esta forma denota el arte de interpretación en vez del arte de traducción. Yo he chequeado varias de las mejores versiones conocidas de la Biblia (La Nueva Versión Internacional, la Biblia de Jerusalén, la Nueva Versión Inglesa, la Nueva Versión Estándar Americana, la King James la Nueva King James, la Nueva Versión Americana, la versión Weymouth, la Phillips, la versión Estándar Revisada RSV) para estar seguro de cómo ellos traducen la expresión griega Arithmós Gar Anthroópou Esting que está traducido como es
- 17 -

número de hombre. Resulta interesante que sólo la Revised Stándar Version (RSV) con su inclinación de género liberal inclusivo lo traduce así: Es número humano. Ni una de las principales versiones lo traduce porque es número de humanidad. ¿Realmente nos está diciendo el texto de Apocalipsis. 13:18 que el número 666 se aplica a la humanidad en general en vez de la bestia específicamente? Un cuidadoso estudio de Apocalipsis. 13:1-10, y también de Daniel 7 y 2da. Tesalonisenses 2 revelan inequívocamente que la bestia representa el papado católico Romano como un sistema y no a la humanidad en general. Si el número es el número de la bestia y la bestia es un símbolo del papado, entonces el número no puede aplicarse a la humanidad en sentido general sino más bien específicamente al papado. Un texto paralelo sería 2da. Tesalonisenses 2 donde el mismo sistema se le llama el hombre de pecado. La palabra hombre no se refiere aquí a un individuo específico sino más bien a la sucesión de gobernantes que hacen al hombre la medida de todas las cosas, en vez de Dios. ¿Diría cualquier erudito bíblico que la expresión hombre (anthropos) de pecado debiera traducirse la humanidad de pecado? ¿Sería apropiado traducir la expresión de Daniel 7:8 ojos de hombre como ojos de humanidad? Sería absurdo. El simple hecho es que el sistema representado por el cuerno pequeño – hombre de pecado – bestia está basado en la sabiduría y proeza del hombre mientras que asevera tener el derecho de ejercer el poder y las prerrogativas de Dios. En otras palabras, es un sistema cuyo centro es el hombre y no Dios. En este sentido hay un grano de verdad en la idea de que el número 6 representa un sistema cuyo centro es el hombre, mientras que el número 7 representa un sistema que está basado en Dios. Una pregunta muy importante surge en este punto. ¿En qué idioma debiéramos buscar el nombre o el título? ¿Debiera el nombre buscarse en hebreo, en griego, en latín o quizás en inglés? El doctor Ángel Manuel Rodríguez ha recomendado cautela en este punto. El establece que:“Confrontamos el problema de determinar qué idioma debemos usar. El texto bíblico no especifica ningún idioma particular. Por tanto, cualquiera que escojamos sería un asunto de opinión personal”. (Ángel M. Rodríguez, Future Glory, Pág. 122). Pero, ¿resulta exacta la declaración del doctor Rodríguez? Ceo que podemos definitivamente saber de la Biblia misma qué idioma usar. ¿Y qué idioma es ese? Hay una evidencia convincente de que el nombre y el número deben encontrarse en el idioma latín. Probablemente usted se maravillaría porque el nombre o el número debieran estar en latín. La respuesta aquí es muy simple. La bestia es claramente el poder Romano y el idioma oficial de Roma era el latín que el latín fue el idioma de Roma en los tiempos del nuevo testamento puede probarse según Juan 19:20. Noten que de acuerdo a Apocalipsis. 13:2 la bestia recibió su poder, su trono y su gran autoridad del dragón. Aunque el Dragón representa primeramente a Satanás (Apocalipsis. 12:9), también representa el reino a través el cual Satanás intento matar al niño hombre y su reino fue Roma (Mt. 2:16; Apocalipsis. 12:1-5). No es coincidencia que la iglesia católica se llama oficialmente Iglesia Católica Romana. Ahora, si la bestia representa el papado católico Romano, entonces debiéramos buscar su nombre en latín, el idioma oficial de la Roma antigua y de la Roma papal. Y si el nombre está en latín, entonces debiéramos usar los números Romanos para comprobar el número de su nombre. En resumen tanto el nombre y sus respectivos equivalentes numéricos de sus letras deben buscarse en el idioma latín.
- 18 -

Resumamos lo que nos dice la Biblia acerca de este número: Primero debe ser un nombre blasfemo. Es decir, debe ser un nombre cuyo portador asevera representar a Dios y ejercer el poder y las prerrogativas divinas. Segundo, el nombre debe estar en latín, el idioma de Roma. Tercero, los equivalentes numéricos de las letras deben encontrarse en números Romanos. Cuarto, el número debe ser de hombre. Se notará que el titulo VICARIVS FILII DEI se ajusta a todos estos criterios. Dos preguntas más críticamente importantes queda por contestar, pero antes de que lo hagamos permítanme divagar por solo un momento. Es digno de notar que los poetas latinos quienes legaron originalmente el sistema de los números Romanos rompieron con la norma del día y en vez de usar todas las letras del alfabeto para que representaran números, escogieron sólo 6 caracteres para representar todos los números: I, V, X, L, C, D ( la M no formaba parte del sistema numérico original). Antes de la venida de la M el número mil se escribía colocando MM , una al lado de la otra. Cuando se sumaban las 6 letras estas daban 666. Esto sugiere fuertemente que el número 666 está relacionado en alguna manera con Roma. Ahora vayamos a las 2 preguntas: ¿Es el nombre VICARIVS FILII DEI un titulo que le ha sido dado al papa por los mismos católicos Romanos o es de fabricación protestante? ¿Y estaba este título siempre inscrito sobre la tiara o la mitra papal? Vayamos a la primera pregunta. La evidencia histórica indica que la respuesta a la primera pregunta es Sí. Algunos, tales como el apologista católico Romano Patrick Madrid han asegurado que el nombre VICARIVS FILII DEI nunca ha sido usado como título para el papa aunque después revisó su declaración y dijo que nunca fue un título oficial. El Señor Madrid dijo: VICARIVS FILII DEI o Vicario del hijo de Dios no está ahora ni siempre ha sido un título del obispo de Roma. En Envoy Magazine 1998. Un examen de los registros históricos revela claramente que esta es una declaración inexacta. La Donación de Constantino, la cual fue usada por lo menos por 10 papas para justificar sus aseveraciones de poder temporal contiene este mismo título cuando dice: Como el bendito Pedro es visto haber sido constituido Vicario del Hijo de Dios(VICARIVS FILII DEI en el latín original) sobre la tierra, así los pontífices, quienes son los representantes del mismo jefe de los apóstoles, debieran obtener de nosotros y de nuestro imperio el poder de una supremacía mayor que la clemencia de nuestra serenidad imperial terrenal que le ha concedido. La Donación fue presumiblemente una carta escrita por Constantino el grande al papa silvestre I. En la carta Constantino supuestamente le dio poder temporal al papa. Sabemos por seguro que la Donación estaba en existencia tan temprano como el siglo noveno pero se usó a principios del siglo XI para justificar las ultrajantes demandas temporales del papado. La autenticidad de la Donación de Constantino fue cuestionada primeramente en el siglo XV con la llegada del criticismo histórico. Nicolás de Cuza tenía serias reservas sobre la Donación y, alrededor de 1450 fue probada ser una falsificación y un fraude por el trabajo de erudición de Laurentius Valla. Notablemente el Vaticano no apreció el trabajo de Valla, como puede verse por el hecho de que el Oficio de la inquisición colocó oficialmente esta obra en su índice de libros prohibidos en 1559. El apologista católico Romano Patrick Madrid ha puesto a un lado esta evidencia para afirmar lo obvio de que la Donación de Constantino fue una falsificación. Por tanto
- 19 -

Madrid concluye que no puede usarse como una declaración oficial y autorizada de la iglesia católica Romana. Aunque es cierto que la Donación fue una falsificación, también está más allá de toda disputa que la Donación fue considerada como autentica y oficial por varios papas teólogos católicos Romanos por cientos de años para sustentar el poder temporal del papado. Aunque era una falsificación fue usada por estos papas como documento oficial para sustentar sus demandas de poder temporal. Si la usaron sabiendo muy bien que fue una falsificación, entonces son culpables de engaño. Por otro lado si no sabían que la Donación fue una falsificación, ¿Qué dice esto de su infalibilidad? Es significativo que los Decretales de Graciano publicados en 1140 y considerados oficiales por la iglesia católica Romana incorporó el título papal de la Donación a la ley canónica de la iglesia católica. He aquí las palabras: Beatus Petrus In Terris Vicarius FILII Dei Esse uidetur constitutus (a Emilius Friedberg, corpus uiris Canonici, columna 342). En tiempos más recientes el título se ha aplicado al papa por el Cardenal Edward Manning en sulibro The Temporal Power of the Vicar of Jesus Christ, 1862. En la primera declaración Manning enjuicia a las naciones de Europa Católica Romana de su época por su fracaso de defender el poder temporal del papa con las siguientes palabras: Ve esta iglesia católica, esta iglesia de Dios delicada y débil, rechazada aun por las mismas naciones llamadas católicas. He aquí la Francia católica, la Alemania católica, y la Italia católica rindiendo este invento explotado del poder temporal del Vicario de Jesucristo. Y así como la iglesia parece débil y el Vicario del Hijo de Dios está renovando la Pasión de su Maestro sobre la tierra, estamos escandalizados y, por tanto, dirigimos a él nuestros rostros. (Págs. 140,141). Después de mencionar el crecimiento temporal del papado bajo los poderes de Gregorio I, León III, Gregorio VII, y Alejandro III, Manning eleva la idea del poder temporal del papa al nivel de un dogma, una ley de conciencia, un axioma de la razón y una certeza teológica : De modo que yo pueda decir que nunca hubo un tiempo cuando el poder temporal del Vicario del Hijo de Dios aunque atacado como lo hemos visto, estaba más firmemente enraizado por medio de la unidad total de la iglesia católica y de las convicciones de sus miembros. (Pág. 231). Manning explicó porqué las naciones europeas gozaron de estabilidad en el pasado al ser comparadas por el desorden de Europa en los tiempos cuando escribió lo siguiente: Fue una obediencia digna de inclinarse al Vicario del Hijo de Dios y de remitir el arbitrio de sus penas a uno a quien todas las voluntades consintieron obedecer (Pág. 232). Lucio Ferraris en sus prestigiosa enciclopedia Prompta Bibliotheca aplicó también el título de VICARIVS FILII DEI al papa (edición 1890, tomo 6, Pág. 43, columna 2). En su inmensamente popular libro, Crossing the Threshold of Hope (Cruzando el umbral de esperanza, Pág. 3), el papa Juan Pablo 2do explicaba lo que el entendía ser la fuente del poder de su oficio cuando dijo lo siguiente: “El líder de la iglesia católica está definido por la fe como El Vicario de Jesucristo (y es aceptado como tal por los creyentes). El papa es considerado el hombre sobre la tierra quien representa al hijo de Dios, quien ocupa el lugar de la 2da persona del Dios omnipotente de la Trinidad.” Note que Juan Pablo 2do no sólo afirmaba que el Papa es el Vicario de Jesucristo quien representa al hijo de Dios, sino que también explicaba lo que quiso decir por la palabra representa cuando dijo que ocupa el lugar de la 2da persona del Dios Omnipotente de la Trinidad. La expresión ocupa el lugar es el equivalente exacto de la palabra en Latín Vicarivs. Sin embargo el Dr. Bacchiocchi ha admitido cándidamente que VICARIVS FILII DEI fue un título oficial papal en el curso de muchos siglos cuando dice lo siguiente: “La negativa de Madrid (De que VICARIVS FILII DEI fue un título oficial papal) es absolutamente falso. Notamos anteriormente que la demanda papal de ser el VICARIVS FILII DEI se encuentra en los principales documentos históricos católicos y es reconocido aún por el profesor Johannes Quasten, el principal patrologista católico en el mundo” (CND time issues, The Saga of the Adventist Papal Tiara, parte 2).
- 20 -

La referencia de que el doctor Bacchiocchi hace al profesor Johannes Quasten es interesante. Hay un afidávit notarizado en los archivos de la Conferencia General firmado por Conrad Stoehr y Robert F. Correia donde el Dr. Quasten de puño y letra escribió lo siguiente: El título Vicarivs Christi, así como el titulo VICARIVS FILII DEI es muy común como el título del papa. ¿Está hoy este título inscrito sobre la tiara o la mitra papal? O más aún, ¿estuvo alguna vez escrito sobre la tiara o la mitra? Recientemente el doctor Bacchiocchi ha asegurado que tuvo la oportunidad de examinar las 13 tiaras papales existentes (todas usadas después del año 1800). Asegura que sólo 2 de las tiaras tienen inscripciones, y que ninguna lleva el título VICARIVS FILII DEI. Hasta ahora ha habido un total de 266 papas. Debe reconocerse que 13 tiaras de las 266 transferidas (ya que los primeros papas no usaban tiaras) es indudablemente un porcentaje muy pequeño. Pero la ausencia actual de la inscripción sobre la tiara ¿prueba aun de que nunca estuvo allí? ¿Debiera sorprendernos realmente de que hoy el título no esté allí? ¿No esperaríamos que este sea el caso? ¿Querría el papado desplegar tal evidencia incriminatoria? Por supuesto que no. Bien, en el Seminario Teológico de la Universidad de Andrews a principios del 1970 el Doctor Bacchiocchi recién había regresado a los Estados Unidos desde la Pontificia Universidad Gregoriana en Roma. Hubo mucha algarabía cuando exhibió su distintivo, una medalla de oro, sus diplomas y su recién publicada disertación sobre el cambio del sábado con el imprimatur. Recuerdo creer: Esto, o es un milagro de Dios o demasiado bueno para ser verdad. ¿Cómo es posible que un adventista del 7mo día sea el único no católico en ser aceptado en la Pontificia Universidad Gregoriana en más de 400 años? ¿Cómo pudo permitírsele hacer una disertación sobre el cambio del sábado? ¿Cómo pudo graduarse con los máximos honores académicos y una medalla entregada por las mismas manos del papa? Bien, recientemente nos han dicho por fuentes oficiales de la universidad gregoriana que la historia del Dr. Bacchiocchi era demasiado buena para ser cierto. De acuerdo a la Dr. Bárbara Bergami, secretaria general de la Pontificia Universidad Gregoriana: No hay ningún registro de que el Dr. Bacchiocchi recibiera alguna vez la distinción académica de Summa Cum Laude, de recibir una medalla de oro directamente del papa, o de haber publicado su disertación IN TOTTO con el imprimatur. ¡Los Registros han desaparecido de la Universidad Gregoriana! El Dr. Bacchiocchi provee toda especie de documentaciones para probar que indudablemente se graduó Summa Cum Laude, que recibió una medalla y que recibiera su libro el Imprimatur. Pero, ¿cómo sabemos que la prueba que él da es digna de confianza? ¿Cómo podemos estar seguros de que su medalla y sus diplomas son genuinos y no una falsificación bien elaborada? ¿Por qué no deberíamos aceptar las declaraciones como verdaderas de la católica Pontificia Universidad Gregoriana? En resumen, ¿Por qué deberíamos creer en el Dr. Bacchiocchi y no en la Pontificia Universidad Gregoriana del Vaticano? Obviamente estoy haciendo aquí el papel del abogado del diablo para mirar más detenidamente. Personalmente creo que el Dr. Bacchiochi se graduó Summa Cum Laude, que obtuvo una medalla y que, al menos, una porción de su disertación fue publicada con el Imprimatur. Pero esta agonizante experiencia personal debiera haber enseñado al Dr. Bacchiocchi una lección sobre el poder de destruir las evidencias del papado católico romano. Todos sus registros académicos, o fueron borrados, o se perdieron.
- 21 -

El. Dr. Bacchiocchi parece exigirlo por ambas vías. Por un lado asegura: “El papado dejó perder mis registros académicos porque mis trabajos sobre el sábado estaban causándole gran daño”. Pero, por otro lado, el encuentra que el papado en algún momento pudo haber destruido o haber perdido el título Vicarivs Filii Dei de la tiara papal o de la mitra por el daño que esto le estaba causando al papado. Hay testigos oculares que aseguran haber visto la tiara en varias ceremonias papales con la inscripción Vicarivs Filii Dei. ¿Estaban mintiendo estos testigos? ¿Estaban viendo visiones? ¿Tenían sus imaginaciones excesivamente activas? ¿Por qué debería el Dr. Bacchiocchi impugnar la credibilidad de ellos y no la voluntad de la iglesia católica romana? ¿Se debe a que estas personas no tenían doctorados y que por tanto a su parecer no reunían la prueba depurada de erudición? ¿Por qué el acepta el testimonio de W. Prescott (que mostró menos confianza plena en el Espíritu de Profecía en la Conferencia Bíblica de 1913), a Charles T. Everson (que aseguró haber examinado una tiara papal que fue usada en la coronación de León XIII en 1836 y que no dijo que el título nunca había estado sobre la tiara sino que más bien hoy no está), y L. E. Froom (notable por su selectivo y uso ecuménico de Elena G. de White en el libro Questions of Doctrine) mientras que deja a un lado el testimonio de los que aseguran haber visto el título en la tiara? ¿Qué hace que un grupo sea más digno de confianza que otro? El Dr. Bacchiocchi arguye que si el papado encontró que era necesario borrar el título Vicarivs Filii Dei de la tiara o mitra papal daría pie para decidir que también querrían borrarlo de todos los documentos históricos donde aparece. Pero este argumento es débil. Esto desdice el hecho de que es mucho más incriminatorio tener el título en la tiara para que todos vean que existe, que tener unas referencias escondidas en los libros de los eruditos e intelectuales que raramente son leídos , si es que los leen, por un simple miembro de iglesia. Si el apologista profesional católico romano Patrick Madrid no lo sabía ¿cómo lo sabía un simple miembro de iglesia?. Elena G. de White ha declarado que el papado destruyó muchos registros incriminatorios que documentaban su horrible crueldad durante las edades oscuras. ¿Podríamos esperar menos cuando se refiere a la tiara o mitra papal? La historia del pueblo de Dios durante los siglos de obscuridad que siguieron a la supremacía de Roma, está escrita en el cielo, aunque ocupa escaso lugar en las crónicas de la humanidad. Pocas son las huellas que de su existencia pueden encontrarse fuera de las que se encuentran en las acusaciones de sus perseguidores. La política de Roma consistió en hacer desaparecer toda huella de oposición a sus doctrinas y decretos. Trató de destruir todo lo que era herético, bien se tratase de personas o de escritos. Las simples expresiones de duda u objeciones acerca de la autoridad de los dogmas papales bastaban para quitarle la vida al rico o al pobre, al poderoso o al humilde. Igualmente se esforzó Roma en destruir todo lo que denunciase su crueldad contra los disidentes. Los concilios papales decretaron que los libros o escritos que hablasen sobre el particular fuesen quemados. Antes de la invención de la imprenta eran pocos los libros, y su forma no se prestaba para conservarlos, de modo que los romanistas encontraron pocos obstáculos para llevar a cabo sus propósitos. Conflicto de los Siglos, págs. 66-67 Hay evidencia aún de fuentes católicas romanas de que el título estuvo una vez en la tiara o mitra papal. El 15 de noviembre del 1914, en la edición de Our Sunday Visitor (Órgano oficial de la arquidiócesis de Baltimore) se le hizo la siguiente pregunta al Bureau de Información: ¿Es cierto de que las palabras de Apoc 13:18 se refieren al papa? La respuesta fue la siguiente:” Las palabras a las que se refieren son estas, aquí hay
- 22 -

sabiduría , los que tienen entendimiento cuenten el número de la bestia porque es número de hombre; y el número es 666. “El título del papa de Roma es Vicarivs Filii Dei. Este está inscrito en su mitra; y si tomas las letras de su título, las cuales representan números en latín, al sumarlos dan 666”. En la edición del 18 de abril de 1915 de Our Sunday Visitor fue confirmada una vez más esta información. La pregunta era: ¿Cuáles son las letras que supuestamente están en la corona del papa y qué significan? La respuesta fue clara: “Las letras inscritas en la mitra papal son estas: Vicarivs Filii Dei, las cuales significan en Latín Vicario del Hijo de Dios. “Los católicos sostienen que la iglesia, la cual es una sociedad visible, debe tener una cabeza visible. Cristo antes de su ascensión al cielo nombró a San Pedro para que actuara como su representante. Sobre la muerte de Pedro, el hombre que sucedió en el oficio de Pedro como Obispo de Roma fue reconocido como la cabeza de la iglesia. De ahí que al obispo de Roma, como cabeza de la iglesia se le dio el título Vicario de Cristo”. El apologista católico romano Patrick Madrid asegura haber contactado a Robert Lockwood, editor de Our Sunday Visitor sobre aquella publicación de 1915 y le dijeron que toda la publicación había sido destruida de los archivos. Esta es una admisión interesante. Aun en tiempos modernos la destrucción se usa como un método del papado para borrar una información que lo incrimina. Es cierto que el 16 de Septiembre de 1917 (y también el 3 de agosto de 1941) Our Sunday Visitor hizo un gesto y cambió totalmente el tono: Las palabras Vicarivs Filii Dei no son el nombre del papa, ni siquiera constituye su título oficial. La pregunta es ¿A cuál de las dos versiones de Our Sunday Visitor debemos creer? ¿Podemos realmente confiar en la palabra de una organización que se ha especializado en el engaño a lo largos de los siglos? Debe admitirse que no podemos probar más allá de cualquier duda en este tiempo que el título Vicarivs Filii Dei en algún momento en la tiara o mitra papal. La evidencia que tenemos hoy está confusa, aun en el mejor de los casos. Quizá sólo cuando en el día del juicio, cuando los libros sean abiertos en el tribunal divino podremos ver si el nombre estuvo allí o no. Una cosa es clara como el cristal, sin embargo, y es que el nombre Vicarivs Filii Dei es un título oficial que los papas han asumido y el nombre está en perfecto acuerdo con su blasfema aseveración. Es importante recordar que la profecía de Apoc. 13:18 no requiere que el título o el nombre de la bestia se encuentren en la corona o tiara papal. Otros varios nombres o títulos se han sugerido como cumplimiento del nombre y del número de la bestia de Apoc. 13:18. Algunos han sugerido Dux Cleri (cabeza del clero, lateinos (hombre latino) o lvdovicvs (jefe de la corte de Roma). El problema con todas estas sugerencias es que ninguna de ellas es particularmente blasfema. Pero hay un nombre que ha sido asumido oficialmente por los obispos de Roma que es claro e inequívocamente blasfemo: Vicarivs Filii Dei. La Biblia dice claramente como el cristal que el Espíritu Santo es el vicario del Hijo de Dios. Antes de que Jesús se fuera al cielo prometió a sus discípulos: “Y yo rogaré al Padre y el enviará otro consolador para que esté con vosotros siempre, el espíritu de verdad el cual el mundo no puede recibir porque no le ve ni le conoce más vosotros le conocéis porque mora en vosotros y estará con vosotros. No os dejaré huérfanos. Vendré a vosotros” (Juan 14:16- 23 -

18). Jesús lo hizo muy claro que la cabeza visible de la iglesia (que es Jesús) estaría en el cielo, mientras que la cabeza invisible de la iglesia (que es el Espíritu Santo) tomaría su lugar en la tierra. La teología Católica Romana lo ha cambiado de sitio. Afirma que la cabeza visible de la iglesia (Es el papa) está en la tierra, mientras que la cabeza invisible (Jesús) está en el cielo. De esta manera, los papas no sólo usurpan el lugar de Jesús sino que también usurpan el lugar del Espíritu Santo. Esto es el epítome de la blasfemia. Asombrosamente la palabra griega Antichristos tiene el mismo significado básico en griego al Vicarivs Filii Dei en latín. La mayoría asume que la palabra anticristo significa uno que está contra Cristo. Es cierto que en griego la preposición anti puede significar contra. Pero es igualmente cierto que esta preposición puede significar en vez de, en lugar de. Por ejemplo, en el griego clásico la palabra antibasileus significa uno que ocupa el lugar del rey. En el Nuevo Testamento el nombre Herodes Antipas significa que Herodes gobernó en lugar de su padre (Apoc. 2:13). La palabra anti tipo significa el que toma el lugar del tipo. Se dice de Cristo como habiendo dado su vida en rescate en lugar de (anti lutron) todos. Así la palabra antichristos en griego y Vicarivs Filii Dei en latín llevan un significado muy semejante. Aunque no comparto la interpretación futurista de Dave Hunt sobre el anticristo, creo que ha dado una exacta descripción de lo que es el anticristo bíblico. No es el que abiertamente blasfema a Cristo, sino el que busca suplantar a Cristo: “mientras que el prefijo griego anti generalmente significa contra o lo que se opone a también significa en lugar de o substituto de. El anticristo encarna ambos significados. Se opondrá a Cristo mientras pretende ser el Cristo… Cuando haya venido el tiempo de su ascensión al poder será en medio de una crisis global sin precedentes. Será proclamado como el salvador del mundo y así parecerá ser… En vez de un asalto frontal contra el Cristianismo, el malo pervertirá la iglesia desde adentro haciéndose pasar como su fundador. Con astucia falsificará a Cristo mientras pretende ser el Cristo y por ese mismo proceso de sustitución minará y pervertirá todo lo que verdaderamente es Cristo… Si el anticristo pretenderá ser indudablemente el Cristo, entonces sus seguidores deben ser cristianos. La iglesia de ese día sin voz discrepante, lo aclamará como su líder”. (Dave Hunt, Global Peace, Pág. 7-8, 45,200). Para cerrar me gustaría hacer unos comentarios sobre el nombre de Elena G. de White. El apologista católico romano Patrick Madrid (y otros antes que él) han asegurado que el nombre Ellen Gould White suma también 666 (L + L + L + V+ D + V + V + I = 666). Mirándolo superficialmente esto parece ser cierto, sin embargo, hay varios problemas insuperables con esta interpretación. Primero, debe haber un poco de trampa para que esta identificación sea llevada a cabo. La W en la palabra White tiene que ser convertida en 2 V. No es necesario decir que esto nunca se hizo en la forma latina de contar los números romanos. De hecho, la W nunca existió en el idioma latín. Segundo, y más demoledor aún, el nombre Ellen Gould White no es un nombre blasfemo. Tercero, no se justifica que se use el latín en computar a un nombre que está escrito en inglés. Si el nombre de Elena White estuviera en latín, entonces se justificaría usar el sistema de computarlo en números romanos o latín.
- 24 -

Finalmente, y más importante aún, es que debemos recordar que el número 666 es el número de la bestia. Elena G. d White no cumple con ninguna de las demás especificaciones de la bestia. Ella surgió en los Estados Unidos, no en Roma; tampoco arrancó 3 reinos, ni pensó en cambiar los tiempos y la ley (más bien mantuvo en alto la ley de Dios, incluyendo el sábado); no persiguió a los santos;, no hablaba blasfemias contra Dios, ni gobernó por 1260 años (ya que ella solamente vivió 87 años); no ejerció dominio sobre toda nación, tribu, lengua y pueblo, tampoco recibió una herida mortal la cual sanó y todo el mundo se maravilló tras ella. Aun fuera el caso de que el nombre Ellen Gould White sumara 666, lo cual no lo es, el número es sólo una de las especificaciones de la bestia y ninguna de las demás características de la bestia se cumple en Elena White. Una vez escuché decir: Pero Elena White recibió una herida mortal cuando una compañera de clases la golpeó con una piedra en el tabique de su nariz cuando tenía 9 años de edad, y aunque sus doctores dijeron que moriría, ella se recuperó de su herida. Nunca dejo de asombrarme de lo que mucha gente es capaz de hacer para sustentar sus nociones preconcebidas. Hay 2 problemas evidentes en este escenario: Primero que todo, Elena de White fue herida mientras era niña, pero la bestia fue herida al final de su carrera. Segundo, Elena G. de White fue herida con una piedra, mientras que la bestia fue herida con una espada (Apoc. 13:10,14). A la luz de la evidencia histórica y bíblica que tenemos a nuestro alcance, creo que no es irrazonable creer que Vicarivs Filii Dei es una adecuada explicación del número 666. Este es un título oficial de los papas, aunque en la actualidad no haya forma de probar más allá de cualquier duda de que ese título estaba en la tiara o en la mitra papal en los tiempos pasados. Por tanto estoy de acuerdo con el comentario bíblico adventista tomo 7, Pág. 338. Si la inscripción Vicarivs Filii Dei aparece en la tiara o en la mitra, no tiene verdadera importancia. Se admite que el título se aplica al papa, y eso es suficiente para los propósitos de la profecía. .

- 25 -

En mi opinión ninguna profecía es comparable al “Protocolo Secreto” de Juan de Jerusalén, es meridianamente claro, sino lean lo siguiente….

PROFECÍAS DE JUAN DE JERUSALÉN (1040-1120)
“El Protocolo Secreto de las Profecías”

BOSQUEJO HISTÓRICO Juan de Jerusalén nació cerca de Vezelay, Francia, alrededor de los años 1040 o 1042. Fue uno de los fundadores de la Orden de los Caballeros del Temple, o Templarios, en 1118. Murió poco después, en el año 1119 o 1120, a la edad de 77 años. Su libro de profecías, "Protocolo Secreto de las Profecías", habría sido leído por Nostradamus, lo que sirvió de inspiración y guía para sus propias visiones proféticas. Un manuscrito descubierto en Zagorsk, cerca de Moscú, y que data del siglo XIV, califica a Juan de Jerusalén de "prudente entre los prudentes", "santo entre los santos" y que "sabía leer y escuchar el cielo". También señala que Juan solía retirarse frecuentemente al desierto para rezar y meditar, y que estaba en la frontera entre la Tierra y el cielo". Durante su estancia en Jerusalén, en el año 1099, pudo mantener encuentros con rabinos, sabios musulmanes, iniciados, místicos y cabalistas, prácticos en las artes adivinatorias, astrológicas y numerológicas. Estas profecías estuvieron ocultas durante muchos años, hasta que en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, en 1941, fueron halladas por las A.S.S en una sinagoga de Varsovia; luego de la caída de la Alemania nazi, desaparecieron nuevamente, hasta que fueron descubiertas en años recientes en los archivos secretos de la K.G.B. soviética, según afirman algunos investigadores. Las profecías parecen escritas específicamente para este fin de milenio, como si éste fuera el tiempo en que deben darse a conocer. Todas ellas comienzan con la frase: "Cuando empiece el año mil que sigue al año mil...";a pesar de su descarnada crudeza (sobre todo las relativas al SIDA y la contaminación ambiental), son de una gran belleza poética, lo cual las hace diferentes a otros textos proféticos.

Juan de Jerusalén Protocolo Secreto de las Profecías
"Veo y conozco (escribió hace mil años Juan de Jerusalén) Veo y conozco. Mis ojos descubren en el cielo lo que será, y atravieso el tiempo de un solo paso. Una mano me guía hacia lo que ni veis ni conocéis. Mil años habrán pasado y Jerusalén ya no será la ciudad de los cruzados de Cristo. La arena habrá enterrado bajo sus granos las murallas de nuestros castillos, nuestras armaduras y nuestros huesos. Habrá sofocado nuestras voces y nuestras plegarias. Los cristianos venidos de lejos en peregrinación, allí donde estaban sus derechos y su ley, no osarán acercarse al sepulcro y a las reliquias si no es escoltado por los caballeros judíos, que tendrán aquí, como si Cristo no hubiera sufrido en la cruz, su Reino y su Templo. Los infieles serán una multitud innumerable que se extenderá por todas partes y su fe resonará como un tambor de un confín al otro de la tierra. Veo la inmensidad de la tierra. Continentes que Herodoto no nombró sino en sueños se añadirán más allá de los grandes bosques de los que habla Tácito yen el lejano final de mares ilimitados que empiezan después de las columnas de Hércules. Mil años habrán pasado desde el tiempo en que vivimos, y los fondos de todo el mundo se habrán en grandes reinos y vastos imperios. Guerras tan numerosas como las mallas de la cota que llevan los caballeros de la orden se entrelazaran, desharán los reinos y los imperios y tejerán otros. Y los siervos, los villanos, los pobres sin hogar se sublevaran mil veces, harán arder las cosechas, los castillos y las villas, hasta que se les queme vivos y se obligue a los supervivientes a volver a sus cubiles, se habrán creído reyes. Mil años habrán pasado y el hombre habrá conquistado el fondo de los mares y de los cielos, y será como una estrella en el firmamento. Habrá adquirido el poder del sol y se creerá dios, construyendo sobre la inmensidad de la Tierra mil torres de babel. Habrá edificado muros sobre las ruinas de los que levantaron los emperadores de Roma y éstos separarán una vez más las legiones de las tribus bárbaras. Más allá de los grandes bosques habrá un imperio. Cuando caigan los muros, el imperio no será más que agua cenagosa. Las gentes se mezclarán una vez más. Entonces empezará el año mil que sigue al año mil. Veo y conozco lo que será.

Soy el escriba.

Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre estará frente a la entrada sombría de un laberinto oscuro. Y al fondo de esa noche en la que va a internarse, veo los ojos del Minotauro. Guárdate de su furor cruel, tú que vivirás en el año mil que sigue al año mil

I Cuando empiece el año mil que sigue al año mil. El oro estará en la sangre. El que contemple el cielo contará denarios; el que entre en el templo encontrará mercaderes; los mandatarios serán cambistas y usureros; La espada defenderá la serpiente. Pero el fuego será latente, Todas las ciudades serán Sodoma y Gomorra y los hijos de los hijos se convertirán en la nube ardiente; ellos alzarán los viejos estandartes.

II Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre habrá poblado los cielos y la tierra y los mares con sus criaturas; mandará, pretenderá los poderes de Dios, no conocerá límite. Pero todas las cosas se sublevarán; titubeará como un rey borracho; galopará como un caballero ciego y a golpes de espuela internará a su montura en el bosque; al final del camino estará el abismo.

III Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, se erigirán torres de Babel en todos los puntos de la tierra, en Roma y en Bizancio; los campos se vaciarán; no habrá más ley que mirar por uno mismo y por los propios. Pero los bárbaros estarán en la ciudad; ya no habrá pan para todos y los juegos no serán suficientes; entonces, las gentes sin futuro provocarán grandes incendios.

IV Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hambre oprimirá el vientre de tantos hombres y el frío aterirá tantas manos, que estos querrán ver otro mundo y vendrán mercaderes de ilusiones que ofrecerán el veneno. Pero éste destruirá los cuerpos y pudrirá las almas; y aquellos que hayan mezclado el veneno con su sangre serán como bestias salvajes cogidas en una trampa, y matarán y violarán y despojarán y robarán, y la vida será un Apocalipsis cotidiano.

V Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, todos intentarán disfrutar tanto como puedan; el hombre repudiará a su esposa tantas veces como se case y la mujer irá por los caminos umbríos tomando al que le plazca, dando a luz sin poner el nombre del padre. Pero ningún maestro guiará al niño y cada uno estará solo entre los demás; la tradición se perderá; la ley será olvidada como si no se hubiera anunciado y el hombre volverá a ser salvaje.

VI Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el padre buscará el placer en su hija, El hombre en el hombre, la mujer en la mujer, El viejo en el niño impúber, y eso será a los ojos de todos. Pero la sangre se hará impura; el mal se extenderá de lecho en lecho; el cuerpo acogerá todas las podredumbres de la tierra, los rostros serán consumidos, los miembros, descarnados; el amor será una peligrosa amenaza para aquellos que se conozcan sólo por la carne.

VII Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, aquel que hable de promesas y de ley no será oído; el que predique la fe de Cristo perderá su voz en el desierto. Pero por todas partes se extenderán las aguas poderosas de las religiones infieles; falsos mesías reunirán a los hombres ciegos. Y el infiel armado será como nunca había sido; hablará de justicia y de derecho, y su fe será de sangre y fuego; se vengará de la cruzada.

VIII Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el fragor de la muerte provocada avanzará como la tormenta sobre la tierra; los bárbaros se mezclarán con los soldados de las últimas legiones; los infieles vivirán en el corazón de las ciudades santas; todos serán, por turnos, bárbaros, infieles y salvajes. No habrá órdenes ni normas; el odio se extenderá como la llama en el bosque seco; los bárbaros masacrarán a los soldados; los infieles degollarán a los creyentes; el salvajismo será cosa de cada uno y de todos, y las ciudades morirán.

IX Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres se juzgarán entre ellos según sean su sangre y su fe; nadie escuchará el corazón sufriente de los niños; se les echará del nido como los pájaros a sus crías; y nadie podrá protegerlos de la mano armada con guantelete. El odio inundará las tierras que se creían pacificadas. Y nadie se librará, ni los viejos ni los heridos; las casas serán destruidas o robadas; los unos se apoderarán del lugar de los otros; todos cerrarán los ojos para no ver a las mujeres violadas.

X Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, todos sabrán lo que ocurre en todos los lugares de la tierra: se verá al niño cuyos huesos están marcados en la piel y al que tiene los ojos cubiertos de moscas, Y al que se da caza como a las ratas. Pero el hombre que lo vea volverá la cabeza, pues no se preocupará sino de sí mismo; dará un puñado de granos como limosna, mientras que el dormirá sobre sacos llenos. Y lo que dé con una mano recogerá con la otra.

XI Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre comerciará con todo; todas las cosas tendrán precio, el árbol, el agua y el animal; nada más será realmente dado y todo será vendido. Pero el hombre entonces no valdrá más que su peso en carne; se comerciará con su cuerpo como con canales de ganado; tomarán su ojo y su corazón; nada será sagrado, ni su vida ni su alma; se disputarán sus despojos y su sangre como si se tratara de una carroña.

XII Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre habrá cambiado la faz de la tierra; se proclamará el señor y el soberano de los bosques y de las manadas; habrá surcado el sol y el cielo y trazará caminos en los ríos y en los mares. Pero la tierra estará desnuda y será estéril, el aire quemará y el agua será fétida; la vida se marchitará porque el hombre agotará las riquezas del mundo. Y el hombre estará solo como un lobo en el odio de sí mismo.

XIII Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los niños también serán vendidos; algunos se servirán de ellos como de muñecos para disfrutar de su piel joven; otros los tratarán como a animales serviles. Se olvidará la debilidad sagrada del niño y su misterio; será como un potro que se doma, como un cordero que se sangra, que se sacrifica. Y el hombre no será más que barbarie.

XIV Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, la mirada y el espíritu de los hombres serán prisioneros; estarán ebrios y no lo sabrán; tomarán las imágenes y los reflejos por la verdad del mundo; se hará con ellos lo que se hace con un cordero. Entonces vendrán los carniceros; los rapaces los agruparán en rebaños para guiarlos mejor hacia el abismo y levantar a los unos contra los otros; se les matará para tomar su lana y su piel y el hombre que sobreviva será despojado de su alma.

XV Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, reinarán los soberanos sin fe; mandarán sobre multitudes humanas inocentes y pasivas; esconderán sus rostros y guardarán en secreto su nombre y sus fortalezas estarán perdidas en los bosques. Pero ellos decidirán la suerte de todo y de todos; nadie participará en las asambleas de su orden; todos serán siervos pero se creerán hombres libres y caballeros; sólo se levantarán los de las ciudades salvajes y las creencias heréticas, pero también serán vencidos y quemados vivos.

XVI Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres serán tan numerosos sobre la tierra que parecerán un hormiguero en el que alguien clavara un bastón; se moverán inquietos y la muerte los aplastará con el talón como a insectos enloquecidos. Grandes movimientos los enfrentarán unos contra otros; las pieles oscuras se mezclarán con las pieles blancas; la fe de Cristo con la del infiel; algunos predicarán la paz concertada pero por todo el mundo habrá guerras de tribus enemigas.

XVII Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres querrán franquear las murallas; la madre tendrá el pelo gris de una vieja; el camino de la naturaleza será abandonado y las familias serán como granos separados que nada puede unir. Será, pues, otro mundo; todos errarán sin vínculos, como los caballos desbocados corriendo en todas direcciones sin guía; desgraciado del caballero que cabalgue esa montura; carecerá de estribos y se precipitará en la zanja.

XVIII Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres no confiarán en la ley de Dios, sino que querrán guiar su vida como a una montura; querrán elegir a sus hijos en el vientre de sus mujeres y matarán a aquellos que no deseen. Pero ¿qué será de estos hombres que se creen Dios? Los poderosos se apropiarán de las mejores tierras y las mujeres más bellas; los pobres y los débiles serán ganado; los poblachos se convertirán en plazas fuertes; el miedo invadirá los corazones como un veneno.

XIX Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, habrá surgido un orden negro y secreto; su ley será el odio y su arma, el veneno; deseará siempre más oro y se extenderá su reino por toda la tierra, y sus servidores estarán unidos entre ellos por un beso de sangre. Los hombres justos y los débiles acatarán su regla. Los poderosos se pondrán a su servicio. La única ley será la que dicte en la sombra; venderá el veneno aun dentro de las iglesias. Y el mundo avanzará con ese escorpión bajo el pie.

XX Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, muchos hombres permanecerán sentados con los brazos cruzados, se irán sin saber adónde, con los ojos vacíos, pues no tendrán forja en la que batir el metal, ni campo que cultivar. Serán como la simiente que no puede echar raíces. Errantes y empobrecidos; los más jóvenes y los más viejos, a menudo sin hogar. Su única salvación será la guerra y combatirán entre ellos, y odiarán su vida.

XXI Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, las enfermedades del agua, del cielo y de la tierra atacarán al hombre y le amenazarán; querrá hacer nacer lo que ha destruido y proteger su entorno; tendrá miedo de los días futuros. Pero será demasiado tarde; el desierto devorará la tierra y el agua será cada vez más profunda, y algunos días se desbordará, llevándose todo por delante como un diluvio, y al día siguiente la tierra carecerá de ella y el aire consumirá los cuerpos más débiles.

XXII Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, la tierra temblará en muchos lugares y las ciudades se hundirán; todo lo que se haya construido sin escuchar a los sabios será amenazado y destruido; el lodo hundirá los pueblos y el suelo se abrirá bajo los palacios. El hombre se obstinará porque el orgullo es su locura; no escuchará las advertencias repetidas de la tierra, pero el incendio destruirá las nuevas Romas y, entre los escombros acumulados, los pobres y los bárbaros, a pesar de las legiones, saquearán las riquezas abandonadas.

XXIII Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el sol quemará la tierra; el aire ya no será velo que protege del fuego. No será más que una cortina agujereada y la luz ardiente consumirá las pieles y los ojos. El mar se alzará como agua enfurecida; las ciudades y las riberas quedarán inundadas y continentes enteros desaparecerán; los hombres se refugiarán en las alturas y olvidando lo ocurrido, iniciarán la reconstrucción.

XXIV Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los hombres sabrán hacer realidad los espejismos; los sentidos serán engañados y creerán tocar lo que no existe; seguirán caminos que solo los ojos verán y el sueño podrá hacerse realidad. Pero el hombre ya no sabrá distinguir entre lo que es y lo que no es. Se perderá en falsos laberintos; los que consigan dar vida a los espejismos se burlarán del hombre pueril, engañándole. Y muchos hombres se convertirán en perros rastreros.

XXV Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, los animales que Noé embarcó en su arca no serán, entre las manos del hombre, más que bestias transformadas según su voluntad; y, ¿quién se preocupará de su sufrimiento vital? El hombre habrá hecho de cada animal lo que habrá querido. Y habrá destruido numerosas especies. ¿En qué se habrá convertido el hombre que haya cambiado las leyes de la vida, que haya hecho del animal vivo pella de arcilla? ¿Será el igual de Dios o el hijo del diablo?

XXVI Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, se deberá temer por hijo del hombre; el veneno y la desesperación le acecharán; no se le habrá deseado más que por uno mismo, no por él o por el mundo; será acosado por el placer y a veces venderá su cuerpo. Pero incluso el que sea protegido por los suyos estará en peligro de tener el espíritu muerto; vivirá en el juego y en el espejismo. ¿Quién le guiará cuando no tenga maestros? Nadie le habrá enseñado a esperar y a actuar.

XXVII Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, el hombre se creerá Dios, aunque no habrá progresado nada desde su nacimiento. Atacará vencido por la ira y por los celos. Y su brazo estará armado con el poder del que se habrá adueñado; Prometeo cegado podrá destruirlo todo a su alrededor. Será un enano de alma y tendrá la fuerza de un gigante; avanzará a pasos inmensos pero no sabrá que camino tomar. Su cabeza estará cargada de saber pero ya no sabrá porque vive o porque muere será, como siempre, el loco que gesticula o el niño que gime.

XXVIII Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, regiones enteras serán botines de guerra. Más allá de los límites romanos e incluso en el antigua territorio del imperio; los hombres de las mismas ciudades se degollarán; aquí habrá guerra entre tribus y allá, entre creyentes. Los judíos y los hijos de Alá no dejarán de enfrentarse y la tierra de Cristo será su campo de batalla; pero los fieles querrán defender en todo el mundo la pureza de su fe y ante ellos no habrá más que duda y poder; entonces la muerte avanzará por todo el mundo como estandarte de los tiempos nuevos.

XXIX Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, multitudes de hombres serán excluídos de la vida humana; no tendrán derechos, ni techo, ni pan; estarán desnudos y no tendrán más que su cuerpo para vender; se les expulsará lejos de las torres de Babel de la opulencia. Se agitarán como un remordimiento o una amenaza; ocuparán regiones enteras y proliferarán: escucharán las prédicas de la venganza y se lanzarán al asalto de las torres orgullosas; habrá llegado el tiempo de las invasiones bárbaras.

XXX Cuando empiece el año mil que sigue al año mil, El hombre habrá entrado en el laberinto oscuro; tendrá miedo y cerrará los ojos, pues ya no sabrá ver; desconfiará de todo y temerá a cada paso, pero será empujado hacia delante y no le será permitido detenerse. La voz de Casandra será, sin embargo, potente y clara. Pero él no la oirá pues querrá poseer más cada día y su cabeza se habrá perdido en las fantasías; los que serán sus maestros le engañarán y no tendrá más que malos consejeros.

Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil,

XXXI Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil los hombres por fin habrán abierto sus ojos; ya no estarán encerrados en sus cabezas o en sus ciudades; se verán y se oirán de un lado a otro de la tierra; sabrán que lo que golpea a uno hiere al otro. Los hombres formarán un cuerpo único del que cada uno será una parte ínfima, y juntos construirán el corazón, y habrá una lengua que será hablada por todos y nacerá así, por fin, el gran humano.

XXXII Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre habrá conquistado el cielo; creará estrellas en el gran mar azul sombrío y navegará en esa nave brillante, nuevo Ulises, compañero del sol, hacia la odisea celeste. Pero también será el soberano del agua; habrá construido grandes ciudades náuticas, que se nutrirán de las cosechas del mar; vivirá así en todos los rincones del gran dominio y nada le será prohibido.

XXXIII Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, los hombres podrán penetrar en las profundidades de las aguas; su cuerpo será nuevo y ellos serán peces, y algunos volarán más altos que los pájaros como si la piedra no cayera. Se comunicarán entre ellos pues su espíritu estará tan abierto que recogerá todos los mensajes, y los sueños serán compartidos y vivirán tanto tiempo como el más viejo de los hombres, aquel del que hablan los libros sagrados.

XXXIV Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre conocerá el espíritu de todas las cosas, la piedra o el agua, el cuerpo del animal o la mirada del otro; habrá penetrado los secretos que los dioses antiguos poseían y empujará una puerta tras otra en el laberinto de la vida nueva. Creará con la fuerza con que brota una fuente; enseñara es saber a la multitud de los hombres, y los niños conocerán la tierra y el cielo mejor que nadie antes que ellos. Y el cuerpo del hombre será más grande y más hábil. Y su espíritu habrá abarcado todas las cosas y las habrá poseído.

XXXV Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre ya no será el único soberano, pues la mujer empuñará el cetro; será la gran maestra de los tiempos futuros y lo que piense lo impondrá a los hombres; será la madre de ese año mil que sigue al año mil. Difundirá la dulzura tierna de la madre tras los días del diablo; será la belleza después de la fealdad de los tiempos bárbaros; el año mil que viene después del año mil cambiará en poco tiempo; se amará y se compartirá, se soñará y se dará vida a los sueños.

XXXVI Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre conocerá un segundo nacimiento; el espíritu se apoderará de las gentes, que comulgarán en fraternidad; entonces se anunciará el fin de los tiempos bárbaros. Será el tiempo de un nuevo vigor de la fe; después de los días negros del inicio del año mil que viene después del año mil, empezarán los días felices; el hombre reconocerá el camino de los hombres y la tierra será ordenada.

XXXVII Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, los caminos irán de una punta de la tierra y del cielo a la otra; los bosques serán de nuevo frondosos y los desiertos habrán sido irrigados; las aguas habrán vuelto a ser puras. La tierra será un jardín; el hombre velará sobre todo lo que vive; purificará lo que ha contaminado; así sentirá que toda esta tierra es su hogar, y será sabio y pensará en el mañana.

XXXVIII Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, todos serán como movimientos ordenados, se sabrá todo del mundo y del propio cuerpo; se soñará con la enfermedad antes de que aparezca; todos se curarán así mismos y a los demás. Se habrá entendido que es necesario ayudar para mantenerse, y el hombre, después de los tiempos de cerrazón y de avaricia, abrirá su corazón y su bolsa a los más desposeídos; se sentirá caballero de la orden humana y así por fin un tiempo nuevo empezará.

XXXIX Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre habrá aprendido a dar y compartir; los días amargos de la soledad habrán pasado; creerá de nuevo en el espíritu; y los bárbaros habrán adquirido el derecho de ciudadanía. Pero eso vendrá después de las guerras y los incendios; eso surgirá de los escombros ennegrecidos de las torres de Babel. Y habrá sido necesario el puño de hierro para que se ordene el desorden. Y para que el hombre encuentre el buen camino.

XL Llegados plenamente al año mil que sigue al año mil, el hombre sabrá que todos los seres vivos son portadores de luz y que son criaturas que deben ser respetadas; habrá construido las ciudades nuevas en el cielo, sobre la tierra y sobre el mar. Conservará en la memoria lo que fue y sabrá leer lo que será; ya no tendrá miedo de su propia muerte, pues en su vida habrá vivido muchas vidas y sabrá que la luz nunca se apagará.

A continuación reproduzco dos mensajes antiguos referentes directa e indirectamente a este polémico asunto.

LAS TORRES DE BABEL DEL 11S

En la mitología bíblica los hombres pretendieron construir una torre que llegase hasta el cielo pero, en un momento dado, comenzaron a hablar varias lenguas, lo que hizo imposible su comunicación y por ende, el proseguir la obra. De ahí que el diccionario DRAE define la palabra babel como: “Lugar en que hay gran desorden y confusión o donde hablan muchos sin entenderse; por alusión a la torre de Babel.” Desde un punto de vista científico, una situación de incomprensión que impide la organización social, se le denomina anomia, siguiendo a E. Durkheim. La anomia la define el mismo diccionario como “Estado de aislamiento del individuo, o de desorganización de la sociedad, debido a ausencia, contradicción o incongruencia de las normas sociales.” La anomia es una enfermedad social de alta gravedad y de difícil curación.

LAS TORRES DE BABEL DEL 11- S ¿Profecía o casualidad?
XXIX Cuando empiece el año mil, que sigue al año mil, multitudes de hombres serán excluídos de la vida humana; no tendrán derechos, ni techo, ni pan; estarán desnudos y no tendrán más que su cuerpo para vender; se les expulsará lejos de las torres de Babel de la opulencia. Se agitarán como un remordimiento o una amenaza; ocuparán regiones enteras y proliferarán: escucharán las prédicas de la venganza y se lanzarán al asalto de las torres orgullosas; habrá llegado el tiempo de las invasiones bárbaras. Juan de Jerusalén: Protocolos Secretos

TORRE DE BABEL
El texto del Génesis relata que los hombres, reunidos en la llanura de Senaar después del Diluvio, resolvieron levantar una torre gigantesca. Dios (Yavé), al ver lo que intentaban, obstaculizó sus planes «confundiendo sus lenguas» de modo que los constructores no pudieran entenderse entre sí. Al quedar incapacitados de trabajar de común acuerdo, los obreros abandonaron la empresa y se dispersaron en diferentes direcciones. La torre inconclusa y la ciudad edificada en torno a ella se llamaban Babel o Babilonia. La Torre de babel es una construcción mencionada en la Biblia. Según se narra en el capítulo 11 del Génesis, los hombres pretendían, con la construcción de esta torre, alcanzar el Cielo. Yahveh, para evitar el éxito de la empresa (que se oponía a su propósito de que la humanidad se extendiera por toda la superficie de la Tierra, se multiplicara en ella y la sojuzgara), hizo que los constructores comenzasen a hablar diferentes lenguas, luego de lo cual reinó la confusión y se dispersaron. "Toda la Tierra tenía una misma lengua y usaba las mismas palabras. Los hombres en su emigración hacia oriente hallaron una llanura en la región de Senaar y se establecieron allí. Y se dijeron unos a otros: «Hagamos ladrillos y cozámoslos al fuego». Se sirvieron de los ladrillos en lugar de piedras y de betún en lugar de argamasa. Luego dijeron: «Edifiquemos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo. Hagámosnos así famosos y no estemos más dispersos sobre la faz de la Tierra». Mas Yahveh descendió para ver la ciudad y la torre que los hombres estaban levantando y dijo: «He aquí que todos forman un solo pueblo y todos hablan una misma lengua, siendo este el principio de sus empresas. Nada les impedirá que lleven a cabo todo lo que se propongan. Pues bien, descendamos y allí mismo confundamos su lenguaje de modo que no se entiendan los unos con los otros». Así, Yahveh los dispersó de allí sobre toda la faz de la Tierra y cesaron en la construcción de la ciudad. Por ello se la llamó Babel,[1] porque allí confundió Yahveh la lengua de todos los habitantes de la Tierra y los dispersó por toda la superficie." La leyenda de la confusión de las lenguas tiene un origen etimológico. El relator bíblico, que escribió posiblemente en tiempos del cautiverio de los israelitas en Babilonia, interpreta la palabra Babel en el sentido de confusión en este caso, confusión de lenguas. Del mismo modo, los griegos, que no comprenden el lenguaje de los extranjeros y, en primer lugar de los persas, adoptan más tarde la costumbre de designarlos con el nombre peyorativo de bárbaros. La repetición de la sílaba ba simboliza la desorganización aparente de los dialectos no griegos, cualesquiera que sean, con respecto a la rigurosa organización de la lengua de Homero. Aún en nuestros días, el lenguaje abundante y confuso de los niños se denomina balbuceo, y se califica como bla bla. Pero la leyenda del castigo divino de la diversificación de las lenguas se inscribe igualmente en la nostalgia de una época de oro, donde todos hablaban un lenguaje común que aseguraba la paz y la comprensión.

”OPULENCIA”
Abundancia, riqueza y sobra de bienes. Sobreabundancia de cualquier otra cosa. Ostentación

“PRÉDICA”
(De predicar). Sermón o plática. Perorata, discurso vehemente.

“LANZARSE”
Arrojarse, echarse

LAS TORRES GEMELAS: COMPLEJO WORLD TRADE CENTER "CENTRO MUNDIAL DE COMERCIO"
El World Trade Center fue un complejo ubicado en la isla de Manhattan, de Nueva York, Estados Unidos, donde se situaban las Torres Gemelas, destruidas en 11 de septiembre de 2001 a causa de un atentado. Ya en 1993 había sufrido un atentado fallido. El Complejo fue por décadas el símbolo del mundo financiero de Estados Unidos y también de Occidente. El Centro Mundial De Comercio fue diseñado por Minoru Yamasaki a principios de los años 1960 usando un marco de tubo para el diseño estructural de las dos Torres Gemelas de 110 plantas cada una. La construcción del Centro Mundial De Comercio comenzó el 5 de agosto de 1966. La Torre Norte (1) fue completada en diciembre de 1970 y la Torre Sur (2) fue terminada en julio de 1971. Gran parte del material extraído de la excavación de los cimientos de la construcción del Centro Mundial De Comercio fue usado en la edificación del Battery Park City, sobre el lado oeste de Manhattan. Dicha zona ha sido ganada del Río Hudson. El complejo fue construido en el corazón del centro de la Ciudad de Nueva York, en la zona del distrito financiero, que ocupa alrededor de 1,24 millones de m2 de espacio de oficinas. El conflicto de las torres gemelas del World Trade Center contiene mucho del simbolismo de la torre de Babel, la torre que expresaba el deseo de los hombres de llegar al cielo, de desafiarlo, incluso con su técnica y que acabó dividiendo, dispersando a todos por un mundo de soledades pobladas de aullidos. Nos sobrecogen las palabras del manual de los terroristas Al-Qaida: “Nunca en el pasado y nunca en el futuro se ha creado o se creará un reino islámico mediante negociaciones pacíficas y la colaboración entre organismos. Los reinos islámicos ser crean con pluma y el fusil. Y con la palabra y la bala. Y con la lengua y el diente...” Las Torres Gemelas, se decía, no se podían derrumbar ni se podían quemar. En cierto sentido, recuerdan la torre de Babel, símbolo colectivo de poder, cuyo lenguaje no se entiende (Gn 11). Pues bien, 110 plantas de vidrio y de metal se vinieron abajo, envueltas en fuego y humo. El espectáculo era apocalíptico

Es importante observar que en la profecía habla de TORRES EN PLURAL, LO QUE NOS LLEVA AL MENOS A DOS, a pesar de que EN LA REFERENCIA BÍBLICA SÓLO APARECE UNA. ESTE HECHO NO PUEDE SER CASUAL

Según la tradición bíblica a la torre de Babel los hombres la estaban construyendo para alcanzar a Dios. Algunos estudiosos de los textos explican que en realidad los hombres en su soberbia quisieron hacer una construcción que fuese única y pusiera a los reyes a la altura de Dios. Por otra parte eran cientos las lenguas que se hablaban en las Torres Gemelas, al ser como su nombre indicaba Un Centro Mundial de Comercio, eran muchas las empresas y las nacionalidades, por tanto de los que alli trabajaban. Un World Trade Center es algo que va más allá de un edificio en un determinado lugar, es una idea que inspira y sustenta una red de más de 300 centros de negocios ubicados en casi 100 países. allí murió gente de 60 naciones.

Este mensaje fue publicado originalmente por Egarciaber en el blog http://egarciaber.blogspot.es el 1 de Octubre de 2009