Está en la página 1de 15

El Heraldo de la

Armonía
Rodney Collin
I
A lo lejos, UNA EDAD está muriendo. Una nueva edad está naciendo.
¿Cuáles son los signos de una nueva edad?
En los cielos, una nueva combinación de influencias. De la jerarquía, una nueva generación. Entre los
hombres, despierta una nueva función, una nueva palabra de salvación es entregada.
El cuerpo de la humanidad se desarrolla, al igual que lo hace el cuerpo de un hombre -en él, una función
florece después de la de otra, cada una llega a un punto en que se fija una edad, se cumple y es
trascendida por el otra. Y como en el hombre cada función despierta ante cierta influencia de sus
estrellas, así en la humanidad el despertar se da por la influencia de las constelaciones. Así como Venus
antecede a Marte, así la sabiduría de la niñez cede el paso a la pubertad tempestuosa: así como el Toro al
Carnero, Egipto a Grecia, la inocencia al paganismo, la ternura a la lucha.
Pero al contrario que en el hombre, cuya existencia va lentamente hacia el final, en la humanidad las
edades se apresuran rápidamente, cada una más rápidamente que la anterior. Durante treinta mil años,
los hombres apilados en sus cuevas cuando las estrellas dijeron: "rumiar".
Durante treinta mil años, los hombres se acurrucaron en sus cuevas como las estrellas, dijo: "rumiar".
Por quince mil más acecharon, persiguieron, huyeron, se extendieron con la fuerza y el arco, cuando los
cielos exclamaron: "cazar". Durante ocho mil más cultivaron maíz, levantaron templos y pirámides, al
mandato: "Construir".
Cada una fue una edad. Y cuando cada edad amanecía, un mensajero era enviado para encarnar la nueva
función y su cumplimiento. Un héroe vino, y en él la jerarquía reveló la siguiente perfección de su plan.
¿Quién dice y manifiesta las primeras palabras de poder?, no sabemos. "Rumiar" "Cazar" y "construir"
permanecen en el anonimato como el estómago, el músculo, y la carne. Pero los decretos posteriores no
fueron así.
A continuación Hércules, y con doce trabajos inmensos revelo el grito que manifiesto la próxima edad:
"Lucha!" decretaron los dioses, y por cuatro mil años los hombres lucharon, intrigando, tomando las
ciudades y a las mujeres, viviendo en un orgulloso paganismo y a su antojo.
Así, para la humanidad, sus facultades, del hígado, la sangre, los músculos, el bazo y la carne fueron
santificados lentamente. Dándole forma hacia la divinidad, la divinidad manifestándose en ellas.
Sacerdocios de edad en edad enseñando lo que esta función debe revelar de la naturaleza divina y del
hombre haciendo su variado tejido consciente, a través de donde se muestra un camino de regreso a su
origen. A Dios.
II

AL FIN la celestial atención vino al corazón de los hombres. La fuente, el origen, la fuente real de su
vida. Y el despertar de los corazones, respondido a la fuente principal del universo, el corazón del mismo
cielo. Hizo posible la llegada de un salvador de ese corazón.
Cristo vino. Anunciado y encarnado el nuevo mandamiento "amor".
Pues el carnero dio paso al pez, y así como del plexo solar se sigue al corazón, así se va del paganismo al
cristianismo, del Antiguo Testamento al Nuevo. Se va de La Lucha anticuada por acaparar hacia el amor
de dar, de los dioses a Dios, de la multiplicidad a la Unidad. Y se da el cambio de las pasiones por amor.
Del sentimiento en lo múltiple que es pasión, hacia el sentimiento de unidad que es amor.
En ese instante, ya que, todos los planetas conjugados en Piscis, fue como todos los órganos
se mostraron e inundaron en el espíritu. La humanidad llego a la mayoría de edad. Un salvavidas fue
arrojado a la Tierra desde el Sol de Soles: las semillas del Rey de Reyes fueron dadas de esta manera.
Con la llegada de la Jerarquía, la humanidad surgió del útero de la Tierra. Con la venida de Cristo, la
humanidad se levanto sobre sus pies y reconocía la luz.

Sin embargo, carecía de armonía. Para una parte del hombre se reveló el secreto mejor guardado del
universo -el conocimiento de que todo es uno, toda la vida un océano, pero las criaturas remolinos,
espejismos separados de la salvación. Y a un órgano se le dio la sensación directa de esta unidad -el amor.
Sin embargo, sus otros miembros no lo sabían. Pulmones y músculos y carne y genitales fueron con
alegría y en secreto a sus antiguas formas, persiguiendo sus alegrías separadas del secreto, sufriendo sus
dolores separados del secreto. El estómago debe rumiar, el músculo cazar, construir la carne, el plexo
solar luchar. Obedeciendo a las palabras de poder de la antigua revelación para ellos mismos.
Así que, el estomago consideró la unión sólo con lo que comió: así que si no hay comida, no hay unidad. La
carne sólo sentía la unión con otra carne que la tocaba e igualmente la sentía: no hay caricia, no hay
unidad. El plexo solar consideró la unión sólo en la matanza: no hay sacrificio, no hay unidad.
Y el corazón sintió la unidad universal –incluso con el nervio y el tejido que lo traicionó.
Así surgió el cisma interno de dos mil años. Y si Cristo vino a anunciar el mandamiento "Amor"; él no fue
valorado por los hombres que dijeron -"Sea crucificado". Crucificado en las contradicciones orgánicas,
crucificado por la visión que no lo alcanza.
Por veinte siglos la llave de la Armonía, permaneció oculta.
III
Consideremos cómo la humanidad cristiana percibió la palabra del amor.
Percibiendo el futuro de Cristo, el diablo puedo tener el pasado. Ante la percepción de lo alto del cielo,
han inventado el infierno más profundo. Percibiendo el nuevo marco incomparable, lo convirtieron en el
viejo -en primer lugar con amargas palabras, más tarde con fuego y tormento.
Si el amor universal, es la nueva revelación, a continuación, el amor erótico es el nuevo pecado. Si el
corazón se bendijo, a continuación, el hígado y las demás funciones fueron condenados. Si Dios era uno y
Cristo su Hijo unigénito, a continuación, Osiris, Astarté, Baal, Zeus, Vishnu y Tao eran falsos, y todos sus
funcionarios, sacerdotes, sabios, filósofos y magos guiados por el demonio.
Cuando el brujo Elymas se opuso a su enseñanza, Pablo exclamó: "0 lleno de malicia y sutileza, tú hijo del
diablo, ¿marchitas y desvirtúas el camino directo del señor?" y le golpeo y le segó por un tiempo.
¿Qué otra cosa podía hacer Pablo? ¿Dejar seducir a los conversos? Sin embargo, se cumple la ley de la
multiplicación, lo que hace aumentar con cada siglo, cada palabra y acto de los primeros días, un centenar
de veces.
Pasaron catorce siglos, y cada hombre que en mayor o menor medida levanta una duda contra la doctrina
está en peligro. De Elymas brotaron manantiales de cegamientos por la Inquisición: diez mil hogueras de
humanos Judíos, árabes, aztecas, haciendo al cielo horrible desde Toledo hasta los montes de México.
¿Y los de la iglesia en que se diferencian? Ananías y Saphira vendieron una posesión, escondiendo el
verdadero precio. Pedro acuso -inmediatamente el hombre “malvado” es muerto. Y a la mujer que viene
detrás, se le dice: “Los pies de las que se esconden tras la puerta de su marido, y se comporten igual
también serán expulsadas”. Y Ella eleva alto su alma:”Y un gran temor vino sobre toda la iglesia”.
¡Qué horrores se originaron por aquel miedo que entro entonces en la iglesia! Pasaron mil años, y la
muerte de dos disidentes justifica el arranque de la cruzada albigense. Cristianos arrebatan a cristianos
sus congéneres a devastar, torturar, saquear, incendiar aldeas enteras por su culto. Hasta la propia
religión está relacionada con el crimen.
¿Y los hombres privados de los propios misterios? Pablo escribió: "Es mejor casarse que quemarse",
haciendo del matrimonio un pobre sustituto de infierno, a la mujer tentadora, y al sexo una vergonzosa y
animalesca necesidad.
¡A lo largo de los siglos siguen los sufrimientos, crueldades, perversiones y prostituciones! ¡sofocando la
alegría creativa con la carga de la vergüenza blasfema! ¡Qué horrible sustitución de la belleza por la
suciedad!
Sin embargo, no es culpa de los primeros cristianos. Ahora desde el punto de vista del tiempo
transcurrido, reconocemos que la ceguera es demasiado grande después de la venida de la visión
deslumbrada de la luz. La inmensa tentación que sentimos nos superó: la profunda seducción por el pasado
-cercano, cálido y confortante - se resistió. Un enorme esfuerzo era necesario para superar ese pasado,
para abandonar las cosas de la infancia. Esto que alcanzaron. Esto es duro, y no hay que culparlos.
Porque la clave de la armonía permaneció escondida veinte siglos.
IV
NO PODÍA ser de otra manera.
“Yo no vengo a traer Paz, sino espada”
Espada que cortó el pasado del presente vivo, el sexo de la vida del corazón, lo bajo de lo alto, lo viejo
de lo nuevo milagroso. El travesaño de la cruz es esa espada.
Desde entonces el hombre vivió en un mundo amputado. En desesperada dualidad. "El padre estará
dividido contra el hijo y el hijo contra el padre". El Infierno contra el cielo, y el cielo contra el infierno.
Espíritu contra la carne y la carne contra el espíritu. Hombre contra la mujer, y la mujer contra el
hombre.
Cruzados contra turcos. Ortodoxos contra los herejes. Católicos contra protestantes. Reforma contra
la Contrarreforma. La Ciudad Santa y la Gran Babilonia asediadas una por la otra.
Y el propio corazón del hombre un campo de batalla de la Guerra Santa. El Torneo del vicio y la virtud
-símbolo de Salvación psicomagica-.
No podía ser de otra manera.
Pero si la visión fue mostrada, la manera de realizarla no. El hombre anhelo la nueva luz; rechazó la
oscuridad y sus habitantes, reverberando dentro de su ser. En vano. La fuerza Oscura femenina, se
levanto en la brujería y trovadores, cátaros y tribunales de amor y alquimia, lo sedujeron y lo socorrieron.
Hasta que, confortado, se desvió y destruyó su conformidad.
No podía ser de otra manera.
Una vez revelado el amor, la humanidad colgaba crucificada.
Porque la llave del cielo permaneció escondida veinte siglos.

La idea de armonía resbaló lentamente en las mentes de los hombres, como sin sentirla.
En la música primero.
Contrapunto medieval - dos voces opuestas en la imagen de la dualidad del tiempo – acordes como
cascadas de flores, intrincadas texturas tejidas con la voz y la viola in la red de un sonido brillante.
Fresca antífona, respuesta elevada en lo profundo de las bóvedas cargadas de incienso, apropiada para el
esplendor polifónico de todas las criaturas unidas en alabanza simultánea. Las discordias prohibidas
desaparecieron en la abundancia altísima del sonido.
En la historia siguiente.
Florencia restaurado el pasado. Platón fue reconciliado con Cristo, la belleza con el amor, la desnudez
con la luz. Fue sanado el daño causado a todo el mundo antiguo, se resolvió la fractura en el tiempo, el
encanto de Venus y Hércules para venerarse en el pesebre.

Despues en la astronomía.
La alternancia cósmica del cielo o el infierno se fundido en la visión de la familia solar, en la armonía de
los múltiples mundos bailando devotamente en su sol; en la música compuesta por los giros de las esferas
en sus orbitas. A través de telescopios de juguete, los hombres percibieron el mundo más allá y sin
conflicto.
Comenzó con el anhelo de la armonía, para redimir la larga lucha. Y el establecimiento de la Rosa Cruz,
que se esforzó por unir a la alegría y el dolor, la belleza con sacrificio, uniendo la naturaleza
desenfrenada de vuelta al Hijo de Dios.
Pasaron más siglos. La religión fue creciendo lentamente. Los Grandes credos se reunieron, saludaron, y
reconocieron el uno al otro. Los Sabios vieron la unidad detrás de las sectas que se combatían. Fue
contemplada la armonía de Buda, Mahoma, Pablo. Se adivino la gran labor de la Jerarquía, y al Cristo como
dirigente de Todo.
Los Hombres cavaron en el pasado enterrado, vinculando búsqueda con búsqueda, sondeando las
profundidades del espacio, escudriñando el núcleo del átomo. Y por todas partes se hallaron las pistas de
la armonía. Por todas partes se veía el anhelo por la armonía.
Pero no era el tiempo todavía.
¡Paciencia! La clave permaneció escondida.

VI

¿Que es armonía?
Es el orden por el cual el cielo es gobernado, un orden todavía no manifiesto en la tierra.
Es el orden por el cual el sol y los planetas juegan sus partes, repetidamente hasta el infinito,
combinando, creando y destruyendo, eternamente alabando a Dios en su multiplicidad y unidad.
"Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo".
En los albores de Grecia, la escuela de Pitágoras estudió esta armonía celestial, y comprimiendo sus
vastas vibraciones, mil millones de veces, la reveló y perpetuo en el sonido.
Se encontraron siete notas resonando en cada parte del universo, reproduciendo infinitamente el eco
de Dios en su oscilación. Las mismas vibraciones – de la inimaginable rotación de la galaxia hasta el pulso
infinitesimal de los electrones que conceden la luz.
Do Re Mi Fa Sol La Si - las notas ascendiendo, repitiéndose una vez más hasta Do, y así infinitamente.
Entre Mi y Fa sólo medio tono, la pausa cósmica, la grieta, el silencio, a través del cual puede venir el eco
de una música más alta y más baja, entretejiendo la misma creación con la unidad. Después entre Si y el
siguiente Do, un medio tono una vez más, el salto de una escala a la siguiente, de la tarea terminada a la
siguiente tarea iniciada, desde el fin al comienzo de nuevo.
Mercurio, Venus, Marte; viene la pausa de Asteroides; luego, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno; y más
otra pausa trascendida en el Sol.
Así pues, la música de las esferas.

Caos, metales, minerales; viene la ayuda del aire; luego planta, invertebrado, animal, hombre; y más otra
pausa trascendida en el Ángel. Así pues, la música de la Naturaleza y de la Tierra.
Antropoide, cavernícola, cazador; viene la ayuda de la Jerarquía; luego, constructor, guerrero, artista,
científico; y más otra pausa trascendido en el Santo. Así pues, la música de la humanidad.
Adoración de la naturaleza, fertilidad, antepasados; viene la ayuda de la jerarquía; luego las escuelas de
Egipto, Caldea, India, Judea; y más otra pausa superada en Cristo. Así pues, la música de la salvación.
Y cada Do canta en cada Do en cada escala, cada Mi canta a todos los demás Mi, cada Sol imita a cada
Sol. Porque así es como toda la creación esta vinculada, el círculo superior con el siguiente, el inferior
reverberando al superior.
Ahora por la Ley de Trinidad, las notas se combinan en los acordes – con tres notas un acorde. De
acorde en acorde los humores y los mundos son formados. Tranquilidad, discordancia, alegría, horror
-estos acordes y discordias hacen la música del universo-.
Algunos son firmes-fijos, algunos revolotean al borde del caos. La Gran Triada Mayor -Do Mi Sol-
truenos de la majestad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Acorde de quinta menor -Re Fa Si- gritos
del diablo retornando, deslizándose de vuelta a la nada. Otros acordes son la agonia, la curación, la
redención, la muerte. Y todos, contenidos en la música celestial de las esferas, exaltando el matrimonio
musical del cielo y el infierno.
Esta es la llave de la armonía.

VII
La humanidad necesita quinientos años para prepararse. El Renacimiento prefiguró al recién llegado, así
como la edad de Buda, Pitágoras, Lao-Tse, prefiguraron la edad de Cristo.
Por quinientos años, la Jerarquía derramo bálsamo sobre las heridas, curando, aliviando la crucifixión de
la humanidad. Atreves del arte, la música, la poesía, por la caridad y la ciencia; por la revelación de su
parentesco en todas partes.
Las constelaciones giraron lentamente. El tiempo se acercó cuando todos los planetas entraron en
conjunción una vez más, una edad consumada, otra iniciada por el recién llegado.
La Jerarquía observando desde arriba, eligió dos mensajeros, lanzando del este al oeste el impulso de la
preparación. La clave de la armonía y la antorcha de poder que confían al primero, un griego. El las llevó
ambas desde el Monte Meru hasta Moscú, donde se reunió con el segundo: duplicando la llave,
encendiendo la antorcha de este último. Y ambos se trasladaron a Inglaterra y Francia.
Todo lo que viene a la realidad es creado por una tríada. Por esta razón la Gran Escuela debe designar
dos polos en el mundo, y a su vez uno tercero y oculto. Estos dos hombres fueron el más y el menos, la luz
y la oscuridad, el masculino y femenino del mensaje.
El griego destructor de la complacencia de los hombres, tramposo, mago, hipnotizador, malabarista de
la luz y la oscuridad, nuevo Orfeo, encantando a sus esclavos en la música nostálgica del más allá. Mago
Compasivo, santo diabólico; el genio de la botella alquímica, combinando las leyes y la fragilidad de Arabia
en Noches de deleite.
El ruso -firme e invisible-. Compilador de la sabiduría; maestro del experimento en silencio, no efecto
desconocido; nuevo científico en su propio laboratorio, sus alumnos retortas y sus contenidos, el trabajo
de transmutación. Guía severo, el amigo más amoroso; austero en el sacrificio de menor pecio,
perfeccionado en el poder jovial. Plantador de semillas, el jardinero del alma.
El griego como obra maestra convirtió las leyes cósmicas a la danza - una corriente de movimiento
armónico, como Maya sí fascinante, sutil y muy difícil, como la danza de los mundos. Mediante la danza
quebranto la separatividad de los hombres obstinados; hizo de las bajas pasiones un eco de la unidad
universal; evocado en el mundo de los hombres una brillante imagen de la armonía universal.
Sobriamente, año tras año, el ruso enseñó:

"Encuentre lo que quiere:


Sea simple y sincero:
Por la comprensión liberese de la ilusión y del miedo:
Recuérdese a sí mismo -siempre y en todo lugar-“.

"Cambie las emociones destructivas en armonía:


Estudie las leyes:
Sirva fielmente al trabajo:
Recuérdese a sí mismo -siempre y en todo lugar-“.

Entre esos polos el relámpago formó arcos. "Adhiérase a uno u otro polo", advirtió el ruso, "Aférrese a
donde le ha correspondido. No juegue entre los dos -La corriente es peligrosa-". Los hombres que no
comprendieron, rogaban piadosamente por la reconciliación de los polos. Algunos tentando la tensión,
recibieron una sacudida eléctrica. Pero la mayoría escucho la advertencia, y sus pequeños imanes cada vez
más se polarizaron, y el gran campo de fuerza fue amplificado.
Lentamente, dentro de este mundo, una base fue formada; el campo magnético para el nacimiento
electrónico.
VIII
AMBOS FALLECIERON. La Polaridad se transfiguro a la esfera de los hechos. Lo que fue prefigurado a
oscuras ahora era llevado a la luz.
Primero El Ruso. Creció en edad, invisible. Detrás de la fachada del cuerpo en desmoronamiento
construyo un nuevo edificio, desde donde miraba hacia afuera. Puso a prueba a sus amigos en silencio;
atreves del juego de la chochez, los reto a descreer. Y detrás de su propia ruina, entro en contacto con la
Gran Escuela, y se le dio el guión de lo que debía ser realizado.
Regresó del segundo exilio a la tierra del trabajo de su vida. Llamó a todos sus amigos. Conociendo
ahora demasiado conocimiento, y como el papel impreso está en peligro de ser quemado, declaró:
"Yo abandono el sistema. Dejo de explicarlo. ¿Cuál es su deseo? La armonía es lo que buscamos ahora. No
sé la respuesta aún, pero la van a encontrar".
Se retira. Enigma. Silencio. Trabajando invisiblemente. El diagrama se preparó. Echando todo lo
perecedero en la inundación, y esforzándose poderosamente hacia el otro banco, que emergía desnudo,
puro, limpio, y completamente renacido. Y sus amigos también perdieron todo lo que se atrevieron a
perder. Atraparon la cuerda lanzada desde allí. En donde fueron bañados por las olas.
Cristo mediador en todo.
Y antes de dejar su cuerpo a la desintegración de la deriva, con la lengua física les dijo lo último:
"Reconstruir todo. Ahora hacer todo de nuevo otra vez. Desde el comienzo mismo. Solo así se puede
lograr la armonía".
El ruso murió: abandonó el Sistema Solar: volvió con el poder de hacer. Preparó electrónicamente la
perfección de su trabajo. Del amor de todos sus discípulos, comenzó a crear el campo magnético como un
pesebre para el nacimiento electrónico.
El griego también murió. En la explosión de compasión, amor y alegría, hizo de su muerte, un deleite de
las “mil y una noches”. Y bromeando hasta el cielo, se escapó, pero dejando en el rastro más leve de sus
alas, una música sobrenatural a la deriva, un eco en su camino. Fue sanado. Recobro su lugar en la
polaridad espiritual. La tríada se Transformaba: trasladados todos los efectos.
Así pues, los enviados regresaron al arca que les lanzó desde el más allá: su primer trabajo realizado, su
segundo comenzado.

IX
La Concepción Cósmica coincide con la ascensión del segundo mensajero.
La misericordia divina refulgió: impregnada la tierra quedo en espera. Las constelaciones rectoras giran
para orientar. Las Células en otra escala se aparearon, se fusionan, dividen, multiplican, los cromosomas
espirituales desarrollando la forma extática de la nueva era, el modelo de la armonía hasta ahora
inmanifestado.
El reloj de nueva creación empezó a marcar, su tiempo en éxtasis desenrollándose inexorablemente. La
red y la trama de una edad en embrión fue tejiéndose y ascendiendo: esbozándose sus órganos: su
comprensión vislumbrada. ¿Y esto? partes interdependientes - ahora hombres solos, ahora grupos - que
posteriormente deberán crecer y llegar a creencias de las naciones, a la totalidad de las razas y su
destino. Por que lo que se realiza en el pequeño embrión, se realizara en la grandeza del hombre.
A todo esto los mensajeros transfigurados deben dirigirse.

X
El bebe Armonioso debe crecer en armonía. Sus mismas células, sus órganos juntos, huesos y carne,
cantan en el seno del tiempo. Y cada hombre, mujer, arte y credo que aspira hacia el futuro y a Dios es
tal órgano, tal célula o tal hueso.
¿Ahora cada uno de los miembros como aprenderá a participar en la armonía?
En primer lugar, dejando que cada nota de su sonido claro y completo. Puro en su tono, ni fuerte ni
plano, lejos de la imitación, la pretensión o la duda. Que cada tipo sea él mismo, reconozca su propia
naturaleza, resuene con la vibración que Dios le ha dado. Dejad al jovial curar, al marcial ser valiente, a
Venusino ser amante; dejar que la luna sea secreta, al mercurial ser servicial, al saturnino ser más
profundamente sabio.
Dejad a cada arte completarse -al artista imaginar, al científico deducir, al líder gobernar a todos. Que
cada raza descubra sus secretos, cada credo sus misterios ocultos – los Cristianos encontrar a Cristo, los
musulmanes a Mahoma, los budistas al Príncipe Gautama.
Esta es la primera regla de la armonía.
En segundo lugar, dejad que cada nota - recordando la suya – este atento al acorde. Oiga su propio
sonido, sonando con los otros sonidos, sonando simultáneamente. Dejad oír el sonido propio con Mi y Sol.
Dejad a Marte escuchar su nota junto con la de Júpiter y la Luna. Dejad escuchar la nota del sacerdote
mezclada con la del astrónomo y la del rey. Hasta que, el despertar de las notas simples sea junto a la
riqueza de los acordes, aprendan a reconocer su infinita variedad, el sabor de acorde y acordes,
reconociendo la naturaleza de eso que suena y por qué.
Este es la segunda regla de la armonía.
En tercer lugar, dejad que cada nota acepte la clave de la armonía para entrar, que siga ahora la nueva
tónica que se le reveló. Que cada tipo de utilidad a lo que lo une a todos los demás: que todas las artes
lleguen a la mayor verdad: dejad que todas las naciones alcancen la Escuela Superior: todos los credos al
aún no nacido. Cada uno sirve como tono en su día y edad: cada uno toque en el caramillo la sintonía para
toda la humanidad. Ahora ayudad a otros a encontrar su lugar, a encontrarse, a elevarse —para contar
juntos, incorporándose a una clave más alta.
Este es el tercer estado de armonía.
¿Y la cuarta? La fe es la cuarta. ¿Si la nota no tiene fe en la música que se ejecuta, en el Compositor, en
el Director de Orquesta, en la santa sinfonía, de que serviría? Sin la fe, cada nota es un inútil tedio. Con
fe, cada nota se sabe que no es, que no existe al hacer parte en el la música infinita que es evocada. Y
sabiendo esto, lo sabe todo, hasta la ultima inspiración de la obra.
Esta es la cuarta regla de la armonía.
Y todo esto junto es la clave de la armonía.
Todo esto es la liberación de la violencia y de la lucha, el escape de la crucifixión, la integración del
cielo y el infierno.
Y gracias a todo esto, el niño de la armonía crecerá: se formara y moverá: y -en una nueva conjunción
de los planetas- nacerá.

XI
Este es el nuevo cristianismo. Esta es la luz. Mirar hacia atrás -pero no con nostalgia. Resista la
seducción- incluso por el primero.
¿Usted duda de que todo sea diferente ahora?
Escuche entonces el cambio.
“Vanidad de vanidades”, el precursor viejo predicó.
“Glorioso disfrute”, el coro futuro responde.
“No hay nada nuevo bajo el Sol”, dijo el viejo.
“Entonces permítanos saltar por encima del Sol”, dice el nuevo.
“Arrepentíos, porque el reino de los cielos está cerca”, advirtió el primer Juan.
“Regocíjate, porque el cielo esta en todas partes”, se regocijo el siguiente.
“0 generación de víboras, ¿cómo pueden ustedes, siendo malos, hablar cosas buenas?” Gritó el “antes de
Cristo”.
“0 generación de gatitos, ¿cómo pueden ustedes, al ser de Dios, hacer mal uso de la palabra?” llega el
eco.
“Si tu ojo te ofende, arráncalo y arrójalo fuera”, dijo de nuevo: “porque es mejor que uno de tus
miembros perezca, que todo tu ser arrojados al infierno”.
Así No es hoy.
“Si tu ojo te ofende, arranca tu delito, y valoramos el ojo de Dios”, pues la orden que se rige ahora es:
“porque es mejor entrar en el cielo con un verdadero ojo, que al infierno por un delito imaginario”.
El Tentador probado fiel.
“Quédate detrás de mí, Satanás”, Cristo reprendió.
Ahora nos hablan agradablemente.
“Acepta el segundo lugar, Ho Satanás, y se redimido: porque sólo la lujuria en primer lugar, hace de ti
Satanás”.
“Y el Señor de la armonía, tiene el primer lugar en todas mis partes: porque si no es él, no hay armonía”
Así que todo está realizado de nuevo, todo cambiado, todo redimido. Entonces reedifique todo:
alegremente y espere la prueba.
XII
Dios creó todo, permea todo, es todo. El granito es la compresión de sus electrones. ¿Y acaso no es el
diablo su hijo prodigo?
Este fuego es Dios. Soplo y apago a Dios. ¡Qué broma!
Esta araña es Dios. Yo mato a Dios. ¡Qué tragedia!
Todo lo que esta sucediendo es Dios: todo lo que ha sucedido es Dios: todo lo que sucederá es Dios.
El pan que como es Dios: la saliva que lo derrite es dios: la vida que viene de allí a mi sangre es
simplemente Dios: Cuando Dios mismo cruza tres formas, las cosas llegan a suceder.
Dios en mis entrañas. Dios en mis pulmones. Dios en mi sangre. Dios en mis ojos. Dios en mis
extremidades. Dios en mi corazón. Y en algún lugar de mi cabeza una mejor presencia de Dios. Donde Dios
cruza él mismo siete caminos, la perfección es posible.
Puesto que Dios, en la creación, no deja nada por fuera, nosotros en la regeneración debemos recoger
todo de vuelta. Puesto que Dios de la unidad hizo la trinidad, de la trinidad la armonía, y de la armonía lo
creo todo, nosotros de nuestro ruido malsano debemos rehacer la armonía, la armonía redefinirla a la
triada principal, y resolver este acorde a una nota con el sonido del universo.

Usted también es Dios. ¿Se puede agradar a Dios cuidando su carne y descuidando su espíritu? Usted
también es de Dios. ¿Se puede agradar a Dios sólo en espíritu, castigando su carne? Hay un mejor camino.
Haz en ti mismo un puente, un alma consciente, también hasta Dios. Conócele en todos los tres mundos, y
restaure su contenido de nuevo a él a quien le pertenece todo.
En la caída, el hombre olvidó que Dios fue su creador, que Dios fue quien hizo todas sus partes. Más
tarde, algunos hombres lo recordaron. Pero solo en parte. Recordaron que su amor era de Dios pero
olvidaron que su cólera también lo era. Reconoció que en el espíritu estaba la divinidad, pero dudo que
también lo estuviera en la carne. Reconoció a este maestro como su mensajero, apedreando aquel otro
como el Anticristo; rindió culto a una casa profanada, y su templo era profanado.
Si Dios esta en todo, ¿Estará más lejos del prostíbulo que de la iglesia, o de los bancos que del
santuario? Tal vez los bancos y burdeles están hundidos en el olvido más profundo, o quizás no. De todos
modos la distancia desde allí a Dios es igual a cero. Quien lo haya olvidado que lo recuerde, quien crea que
lo recuerda que lo confirme.
Ninguna cosa es mala, únicamente en el olvido de Dios. El dinero, sin Dios, es la fuente de la codicia, la
opresión, la violencia, el robo, en el recuerdo divino se convierte en instrumento invisible de Paráclito. El
Sexo, por sí solo la fuente de la lujuria, los celos, la posesividad y la violación, en la memoria de Dios es
glorioso goce de su naturaleza.
Nada es bueno, únicamente es recordado de Dios. Todas las cosas son buenas, recordando su santidad.
Por su santidad trasciende el tiempo, el cambio, la maldad y la decadencia. En cada santidad es nombrado
el Ser. Recuerda entonces tu ser, para recordar a Dios: recuerda a Dios, recuérdate a ti mismo.
Sin embargo, también recuerde que él no puede ser merito, que nadie puede merecerlo. A Dios no se
atreven siquiera los ángeles a merecerlo. Sólo Dios puede darse a sí mismo. A esto que se entrega, él lo
hace eterno. Para ellos él es.
Este es el secreto - terriblemente simple - que la Tierra ignora. Pero ignorarlo es una cosa, suponerlo
otra, saberlo una tercera, percibirlo una cuarta, y una quinta cosa es Serlo.
Al ser logrado esto ultimo, el Heraldo de la armonía puede volver a Aquel que lo envió, su misión logro.
Al ser logrado esto ultimo, la sinfonía universal se ahoga en el silencio extático Plenario.
Reconozca entonces nuestro presente pandemonio como Dios:
nuestra futura armonía como Dios la:
la unisonancia santa como Dios:
el silencio como Dios:
el Sí mismo como Dios:
Dios:
Dios:
Dios.