Está en la página 1de 11

1

LA 08SERVANCIA OBLIGATORIA DEL SABADO.

Autor: Paulo Arieu

Administrador del blog http://www.lasteologias.wordpress.com

Al séptimo día, Dios reposó de su labor; por ello nosotros también dedicamos este
día al reposo, y lo llamamos Sabath, que en hebreo significa “reposo” (F.Josefo)
[1]

Algunos historiadores creen que la institución del sábado deriva de Babilonia. Es


cierto que la voz babilónica sûabbatum tiene relación con el término heb.heb.
hebreo correspondiente, pero la fuerza de ambas es bastante diferente. Para
empezar, los babilonios tenían una semana de cinco días. El examen de tablillas
que contenían contratos revela que los días designados sûabbatum no eran días de
cesación del trabajo. Hay contratos de Mari (Tell el-Hariri) que indican que se
trabajaba, a veces durante un período de varios días, sin interrupción alguna el
séptimo día. La Biblia claramente atribuye el origen del sábado al ejemplo divino.
[2]

La Resurrección de El Greco (1596-1599).

El domingo es, tradicionalmente, el séptimo día de la semana civil en la mayoría de


los países de habla hispana. A nivel internacional, el estándar ISO 8601 del año
2004, estableció que la semana comienza en lunes y termina en domingo,
considerándolo, de esta manera, el último día del cómputo semanal.

El domingo es primer día de la semana litúrgica en la tradición cristiana, al igual


que lo es en otras tradiciones culturales. El domingo es considerado un día
feriado o festivo en la mayoría de los países del mundo y es parte del fin de
2

semana. Solamente países influenciados por la cultura islámica o judía tienen el


viernes o el sábado como el día feriado semanal.

El calendario gregoriano se repite cada 400 años y ningún siglo comienza en


domingo. El año nuevo judío jamás cae en domingo. Cualquier mes que comience
en domingo tendrá un viernes 13.

Etimología

El nombre 'domingo' proviene del latín dies Dominicus (día del Señor), debido a la
celebración cristiana de la Resurrección de Jesús. En la antigua Roma se llamaba a
este día dies solis (día del Sol).

Domingo como día de descanso

Desde los primeros años del cristianismo, los creyentes acostumbraban a reunirse
el primer día de la semana en recuerdo de la Resurrección de Jesús. Solo a finales
del siglo I, hallamos ya la expresión Kyriaki himera, Día del Señor, referida al
domingo. Sin embargo, los grupos Nazarenos oríginales, del siglo I, de fuertes
raíces judías, siguieron observando las fiestas del calendario judío, entre ellas el
reposo sabático semanal, conforme a la Torah.

El domingo fue proclamado día de reposo (como el sabbat judío) por varias
razones, entre las que podemos citar las que indica Justino Mártir:

 se adora en domingo porque es el día en que Jesús resucitó; de esta manera


se quiere igualar al sabbat;
 el domingo, primer día de la semana en el cómputo judío, es aquel en el
cual Dios creó la luz (Génesis 1:3), anticipando la Resurrección de Cristo,
nueva creación y llegada definitiva de la Luz divina al mundo.

El 7 de marzo de 321, Constantino I el Grande decretó que el domingo sería


observado como el día de reposo civil obligatorio:

En el venerable día del Sol, que los magistrados y las gentes residentes en las
ciudades descansen, y que todos los talleres estén cerrados. En el campo sin
embargo, que las personas ocupadas en la agricultura puedan libremente y
legalmente continuar sus quehaceres porque suele acontecer que otro día no sea
apto para la plantación o de viñas o de semillas; no sea que por descuidar el
momento propicio para tales operaciones la liberalidad del cielo se pierda.2

Antes de la Revolución francesa, en casi todos los países de tradición cristiana


estaban prohibidos en domingo los trabajos manuales, el comercio y bailes. Había
excepciones en casos de trabajos urgentes o para algún tipo de corporación
gremial. Tras la Revolución, el descanso del domingo fue apareciendo
paulatinamente en el derecho laboral, y en la actualidad está admitido en casi todas
las legislaciones.

La mayoría de las confesiones cristianas actualmente consideran al domingo como


el día del descanso, un día sagrado y que habitualmente conlleva la asistencia
a misa o al servicio dominical correspondiente. El rechazo al descanso dominical o a
su valor religioso como "día del Señor" se da en Iglesias como los Adventistas del
Séptimo Día y otros grupos sabatistas, que reivindican el reposo sabático
del Antiguo Testamento como algo obligatorio para los cristianos. (Wikipedia)
3

La observancia del domingo no es una mera cuestión de tradición religiosa, sino


que una enteramente relacionada con el paganismo, un real sincretismo religioso
(la unión de lo puro y lo pagano). Sí, porque la religión nos señala al día domingo
como un día de culto, por lo cual le da una calidad superior a los otros días de la
semana, pero también pagana, por que el origen de la observancia del domingo
tiene su cuna en la mitología griega y romana. De hecho, el origen de la palabra
Domingo proviene del latín dominĭcus [dies,], [día] del Señor, ¿Pero de que Señor?,
¿A oído usted esa repuesta, a la pregunta: “porque los cristianos no guardan el
Shabbát”? Inmediatamente le responderán; Porque “El domingo es el día del
Señor”, una respuesta lógicamente anti-bíblica, primero porque el Shabbát es el
día qodesh (santo) (Bereshit/Gn. 2:2-3) por lo cual es el Shabbát el día de YHWH, y
segundo porque simplemente no hay evidencia bíblica que confirme que el día
domingo haya reemplazado al Shabbát.

Es curioso comprobar cómo los nombre de los días de la semana en esta parte del
mundo provienen de los planetas, lo cual es una clara prueba de la influencia de la
mitología griega en la cultura de occidente: Lunes viene de Luna, Martes de Marte,
Miércoles de Mercurio, Jueves de Júpiter, Viernes de Venus, Sábado de Saturno, y
Domingo de Sol. De hecho en ingles domingo se dice “Sunday” que quiere
decir; “día del Sol”. Pregunta; ¿A qué dios servían los romanos y los griegos,
cuando comenzaron a influir en la vida los creyentes en el Mashiaj de Yisrael? Si
usted ha leído y ha estudiado la historia, sabrá que la respuesta es; servían a Mitra,
el dios del Sol. ¿Curioso no? Curioso que Roma en su catecismo eleve un culto tan
sagrado al día domingo, y que la mayoría de que sus instrumentos sacerdotales
sean esfinges del sol.

“El domingo fue declarado día de reposo el 7 de marzo del 321 sustituyendo así el
sábado por el domingo, en el cual los mercados permanecerían cerrados, así como
las oficinas públicas (excepto para el propósito de la liberación de esclavos). No
había restricciones para el trabajo en las granjas”.

Constantino dijo:
“En el venerable día del Sol, que los magistrados y las gentes residentes en
las ciudades descansen, y que todos los talleres estén cerrados. En el campo
sin embargo, que las personas ocupadas en la agricultura puedan libremente
y legalmente continuar sus quehaceres porque suele acontecer que otro día
no sea apto para la plantación o de viñas o de semillas; no sea que por
descuidar el momento propicio para tales operaciones la liberalidad del cielo
se pierda”
“Habiendo experimentado la grandeza de la bondad divina en el
resurgimiento del Estado, en lo que a las relaciones públicas se refiere,
pienso que es totalmente mi responsabilidad hacer que la feliz multitud que
compone la Iglesia Católica sea conservada en una misma fe, por el amor y
la armonía de nuestra común devoción al Dios Altísimo. En cuanto a lo
concerniente al más sagrado día de Pascua, fue decretado por el
consentimiento común que debe ser celebrado el mismo día en cada lugar.
Esto es para que sea más hermoso y más venerable por medio de un festival
por el cual hemos recibido la esperanza de la inmortalidad por lo cual deberá
ser observado por todos de la misma manera. Nos ha parecido a todos que
sería algo indigno guardar esta tradición de la más alta solemnidad,
siguiendo la costumbre de aquellos judíos inmundos y miserables, quienes
habiendo manchado sus manos con tan horrible crimen, están además
totalmente ciegos en sus mentes. Es correcto entonces que, rechazando las
prácticas de ese pueblo (Israel), nosotros (los cristianos) perpetuemos a
todas las futuras generaciones, la celebración de este rito en un orden más
legítimo y así no tengamos nada en común con esa chusma de judíos… como
es necesario entonces, debemos enmendar esto para no tener nada
4

compartido con las costumbre de aquellos parricidas y asesinos de nuestro


Señor; por lo tanto, como la forma más apropiada ha sido establecida por
todas las Iglesias occidentales también como por las norteñas y sureñas y
algunas orientales, ha sido decidido que esto sea así y yo mismo me he
prometido que este arreglo tenga vuestra aprobación, o sea, que la
costumbre que prevalezca esté en armonía con la de la ciudad de Roma y a
través de todas… (Sigue la lista de las naciones formantes del imperio) y así
no tener ningún tipo de relaciones con estos judíos perjuros… es pues
vuestro deber recibir y establecer los argumentos presentados y observar el
más santo día…”(Eusebio, “Life of Constantino” 3:18,19. Grand rapids,
Michigan, 1979)

Este grupo de personas piensan que el mandamiento de guardar el día del Señor
quiere decir guardar el día del sábado y no el domingo. Es un mandamiento que
nunca cambia, dicen ellos.

La Iglesia católica entonces, por cambiar al día domingo, es la ramera, la gran


Babilonia. La 'Marca de la bestia' mencionada en Ap 13, 16-17 es este cambio.
La iglesia papal le niega la Biblia al pueblo (White, I, 389)

Las primeras pretensiones arrogantes del papado fueron hechas en favor del
domingo (White, V, 500).

Durante la dispensación cristiana, el gran enemigo de la felicidad del hombre hizo al


sábado del cuarto mandamiento objeto de ataques especiales. Satanás dice: Obraré
en forma contraria a los propósitos de Dios... Mediante mi viceregente el Papa me
exaltaré a mí mismo. El primer día domingo será ensalzado... De esta manera el
mundo llegará a ser mío. Seré gobernante de la tierra, príncipe del mundo. Regiré
de tal modo los ánimos que estén bajo mi poder que el sábado de Dios será objeto
especial de desprecio (White, II, pp. 136-137).

El sábado será la gran piedra de toque de la lealtad... Cuando esta piedra de toque
les sea aplicada finalmente a los hombres, entonces se trazará la línea de
demarcación entre los que sirven a Dios y los que no le sirven (White, V, 663).

Los adventistas enseñan que Los cristianos deben observar como día de reposo el
sábado, y no el domingo. Creen que los que guardan el domingo aceptarán la
marca de la bestia bajo el dominio del anticristo. La señora White enseñaba que la
observancia del sábado es el sello de Dios. El sello del anticristo será lo opuesto a
esto, o sea, la observancia del domingo.

Ya hemos notado que los creyentes del grupo dirigido por Joseph Bates observaban
el sábado. Tal práctica tomó más fuerza aún cuando la señora de White tuvo una
revelación en la cual según dice, Jesús destapó el arca del testimonio y ella pudo
ver adentro las tablas de la ley. Para su sorpresa, el cuarto mandamiento se hallaba
al centro, rodeado de una aureola de luz. El séptimo día es un acuerdo de la
creación material.

Después de seis días de trabajo en la creación, Dios reposo el séptimo día, lo


santificó lo bendijo (Génesis 2:2-3). Es posible que Adán y sus descendientes (los
que amaban a Dios) siguieran este ejemplo de poner aparte (santificar) uno de los
siete días para el reposo. Sin embargo no se recoge mandato alguno al respecto en
la Biblia, ni siquiera la mención de la costumbre, durante unos 2,500 años.

Después de este tiempo, Dios le dio la ley a Moisés, única y exclusivamente para el
pueblo de lsrael y para los extranjeros que estuvieran "dentro de sus puertas". En
5

ella incluye el mandamiento de acordarse del día de reposo para santificarlo (Éxodo
20:8-11). Según Nehemías 9:7-14, esta parece haber sido la primera vez que tal
ordenanza, les fuera dada. De modo que no es una orden general para toda la
humanidad.

Vemos pues, que el sábado es una parte del pacto especial entre Dios e Israel
(Ezequiel 20:10-13). El propio Moisés explico que era un memorial de su liberación
de la tierra de Egipto. Al reposar de sus labores semanales, debían recordar cómo
Dios los había hecho reposar de la dura servidumbre de Egipto (Deuteronomio
5:12-15).

En cambio, el primer día de la semana nos recuerda la resurrección de Cristo. La


creación material se consumo en el sexto día y Dios en el séptimo. Pero Cristo
consumo la obra de la nueva creación en la cruz del Calvario y cuando resucito,
entro en ese reposo espiritual que ofrece compartir con todos los que creen en El.
En vez de celebrar la antigua creación, que era solamente una sombra de la nueva,
conmemoremos el "otro día" de un reposo mejor (Hebreos 4:3-11). Hemos dejado
a un lado nuestras obras y nuestro intento de justificarnos por medio de la ley y
entramos en el reposo de la nueva vida en Cristo. ¿Por qué seguir conmemorando
la sobra después de que se ha presentado la realidad

El sábado era una señal del pacto entre Dios e Israel y no tenía nada que ver con
las otras naciones (Éxodo 31:12-17).

Con la muerte y resurrección de Cristo 1a ley caduco. El pueblo de Israel la había


recibido provisionalmente hasta la venida del Mesías. Pablo lo afirma en forma muy
clara en sus escritos (Gálatas 3:24-25). Tal parece que estuviera refiriéndose a los
adventistas cuando les escribe a los Gálatas y trata de liberarlos de los, engaños de
los judaizantes, que querían obligarlos a guardar la ley. El libro entero insiste en
que la salvación no se produce por las obras de la ley, sino por la fe en Cristo. Hace
mención de la observancia de ciertos días como parte de 13 esclavitud de la ley
(Gálatas 4:3-11). Cristo es el fin de la ley (Ro. 6:14, 10:4).

En Romanos 7:1-16, Pablo compara la ley con un esposo. El cristiano es la esposa


que ha muerto a la ley. (La ley sentencio a muerte al pecador. En Cristo, nuestro
sustituto, morimos y resucitamos) De modo que ahora somos de Cristo y no de la
ley. La ley r„osai_a mlrio para el creyente y el creyente murió a la ley. No existe ya
ningún lazo. Con la ley se acabaron sus ritos y ordenanzas, clavados a la cruz de
Cristo (Colosenses 2:13,14).

Pablo explica claramente que por tener esta nueva relación, los cristianos no deben
volver a la esclavitud de someterse a reglas ajenas, o al criterio de los demas sobre
lo que deben comer, o que día de reposo van a observar (Colosenses 2:16-17).

Enseñaba claramente que esto es asunto de la conciencia de cada cual, no de


mandatos. Uno guardaba un día de reposo, y otro guarda otro, o dice que todos
son iguales. Que cada uno tenga sus propias razones y convicciones, pero que no
trate de imponerlas a otros (Romanos 14:1-6).

Vivimos actualmente bajo el nuevo pacto profetizado por Jeremías, y no tenemos


que cumplir con la ley dada a Moisés (Hebreos 8:8-13).

Los adventistas creen que el papa y el emperador romano Constantino fueron


quienes cambiaron la observancia del sábado por la del domingo. Puesto que
estaba profetizado que el anticristo habría de pensar en cambiar los tiempos y la
ley, según Daniel 7:25. Elena White razonaba que el cambio del domingo en
6

sustitución del sábado tenia que ser anticristiano y no de Dios, porque Dios no
cambia.

La atribución de este cambio al papa o a Constantino es un grave error histórico.


Los cristianos empezaron a tomar por costumbre reunirse en el primer día de la
semana poco tiempo después de la resurrección del Señor.

¿Porqué? Porque era el día de la resurrección (Juan 20:1-19). La resurrección de


Cristo era el punto focal de su predicación. Era el sello de Dios sobre el ministerio
de Cristo. Era el día en el cual Cristo se había revelado como Señor triunfante sobre
la muerte y sobre todos sus enemigos. Era "el día del Señor". Así lo solía llamar la
iglesia apostólica. Juan dice que estaba en el Espíritu el día del Señor, y esto
significa la palabra original que traducimos en español como "domingo" (Apocalipsis
1:10).

Miremos los sucesos que han "santificado" o han dado significado y prominencia
especial al primer día de la semana, para que nos demos cuanta de que fue Dios
quien lo santificó, y no el papa o Constantino.

Varias de las fiestas y ceremonias religiosas de Israel tenían que ser celebradas el
primer día de la semana, a veces nombrado como "octavo día". Entre ellas estaban
la entrada de los sacerdotes en el tabernáculo para ministrar en su turno, la fiesta
de las primicias y la de Pentecostés (Levítico 23:11, 15-16).

Cristo resucitó en el primer día de la semana (Marcos 16:9).

Este día era especial en cuanto a las manifestaciones del Cristo resucitado. Se
manifestó cinco veces el primer domingo y otra vez el domingo siguiente (Lucas
24:13, 33-36í Juan 20:13-19, 26).

Dios derramó sobre los primeros discípulos el Espíritu Santo en el día de


Pentecostés, que era el primer día de la semana (Levítico 23:15-16, 21, Hechos
2:1-4).

Cristo se revelo a Juan en la isla de Patmos en este día (Apocalipsis 1:10).

Los cristianos de la época apostólica acostumbraban ir a la sinagoga los sábados,


pero los domingos se reunían para tomar la Santa Cena, predicar, y apartar su
ofrenda para el Señor (1 Corintios 16:1,2, Hechos 20:7).

Es verdad que en el año 321 el emperador romano Constantino legalizo la


observancia del domingo, pero con esto solamente le dio reconocimiento oficial a la
costumbre cristiana ya existente. Como prueba de ello, basta con consultar los
escritos de los padres de la iglesia primitiva.

• Bernabé, el compañero de Pablo, escribió: "De manera que nosotros


observamos el octavo día con regocijo, el día en que Jesús resucitó de los
muertos.”
• Justino Mártir escribió en el año 145 después de Jesucristo: "Mas el domingo
es el día en que todos tenemos nuestra reunión común, porque es el día
primero de la semana y Jesucristo, nuestro salvador en este mismo día
resucitó de la muerte."
• Ignacio de Antioquía (año 107 después de Cristo), discípulo de Juan, en
su Carta a los Magnesios dijo: Los que aceptan a Jesús caminan en una
nueva esperanza, no más, los días de reposo del sábado, sino hacen de su
7

vida según el Día del Señor sobre el que nuestra vida también resucitó para
que nos encontremos como discípulos de Jesucristo, nuestro único Maestro.
• Dionisio de Corintios escribió en el 170 D. C: "Hoy observamos el día santo
del Señor en que leemos su carta."
• Victoriano (300 d.C.) dijo: En el día del Señor acudimos a tomar nuestro
pan dando gracias, para que no se crea que observamos el sábado con los
judíos, lo cual Cristo mismo, el Señor del sábado abolió en su cuerpo.
• La Didaje, libro escrito en el año 90 después de Cristo (P. 14): El día del
Señor es domingo cuando celebramos la misa.

Los adventistas dicen que Colosenses 2:16 no se refiere a los sábados de cada
semana, sino a otras fiestas religiosas. De esta forma tratan de probar que la
obligación de guardar el sábado no ha sido abolida.

1.1 ¿A qué día de la semana los judíos llamaban “día de reposo”?

Al último día de la semana, es decir el sábado, lo denominaban “día de reposo”. La


palabra sábbaton deriva del hebreo sabat que significa “cesar” “suspender el
trabajo” “descansar”. Dios había establecido este día como sagrado para su
pueblo Israel diciendo: “En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo;
porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que
sepáis que yo soy Jehová que os santifico. Así que guardaréis el día de reposo
porque santo es a vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque él,
aquella persona será cortada de en medio de su pueblo. Seis días trabajarás,
mas el día séptimo es día de reposo consagrado a Jehová, cualquiera que
trabaje en el día de reposo, ciertamente morirá.” (Exodo31:13-15) Mas
adelante, cuando encontraron a un hombre recogiendo leña en el día de
reposo (sábbaton) lo pusieron en la cárcel y por orden de Dios mismo lo
sacaron y lo apedrearon. “Entonces lo sacó la congregación fuera del
campamento, y lo apedrearon, y murió, como Jehová mandó a Moisés.”
(Números 15:32-36)

Pero, contrariamente a los puede suponerse, el sábado no era un día opresivo


o triste, sino un día de fiesta. Era obligatorio comer, beber y vestirse mejor
ese día. En los días comunes la familia se reunía para comer dos veces al día,
pero el día sábado debía reunirse tres veces para alimentarse y en la comida
principal debían participar algunos convidados.

Se encuentra sesenta veces en el Nuevo Testamento. En todas menos una, los


adventistas están de acuerdo en que la palabra se refiere al sábado de cada
semana. ¿Por que ha de tener otro significado la misma palabra en Colosenses 2:16
¿Como es posible creer que el nuevo pacto deshace la responsabilidad de observar
las fiestas anuales, los ritos de purificación y los sacrificios, y exceptúa el sábado,
cuando este era el sello mismo del pacto anterior?

1.2 ¿Por qué no era lícito arrancar espigas en el día de reposo?

1.2 Después de las reformas hechas por Nehemías en el 445 antes del nacimiento
de Jesucristo, Israel había tomado conciencia que su destrucción y miseria se
debieron en gran parte porque no guardaron el día de reposo como Dios lo
había establecido. Y a partir de ese momento comenzaron a elaborar listas de
las cosas que no podían hacer durante el día de reposo. La Mishnáh enumera
39 trabajos prohibidos durante el sábado: sembrar, arar y recolectar; atar
haces; trillar y aventar el grano; limpiar frutos, moler, poner levadura,
8

amasar y cocer (pan); cortar, lavar, batir y teñir la lana; hilar y tejer; armar
con hilos en el telar, trenzar y separar dos hilos, atar y desatar un nudo; dar
dos puntos con la guja; abrir embastes para coserlos con dos puntos; agarrar,
matar, despellejar y salar una gacela; preparar la piel de la gacela, rasparla y
cortarla en pedazos; escribir dos letras; borrar para escribir dos letras;
construir y derribar; apagar y encender fuego; golpear con el martillo y cargar
un objeto para llevarlo de un sitio a otro.” Pero allí no terminaban las
prohibiciones, la Mishnah prohíbe con reserva, “salir el sábado con sandalias,
cuyas suelas estén sujetas mediante clavitos o ir con amuleto, a no ser que
éste hubiese sido recomendado por un terapeuta competente. La mujer no
debía salir de casa con collares, sortija provista de piedra preciosa o con un
frasco de bálsamo”...y la lista sigue.
Por eso, cuando los discípulos se atrevieron a arrancar espigas en el día
sábado, estaban, según la tradición, violando un gran mandamiento de Dios,
cuya desobediencia estaba sellada con la pena de muerte.

Los Adventistas insisten en que la observancia del séptimo día es parte de la ley
moral, que esta aun en vigor, por cuanto esta entre los diez Mandamientos En
cambio, ya no habría que observar las demas fiestas israelitas porque son parte de
la ley ceremonial que ya caduco.

La iglesia cristiana observa el principio moral del cuarto mandamiento, santificado


un día de cada siete para Dios y las actividades de su reino.

No observa el mismo día, porque Dios le ha dado un día de mayor significado que el
reposo de la creación o la salida de Egipto. En su manera de observarlo, sigue el
ejemplo de su maestro, el Señor del sábado. El fue perseguido por los fariseos
porque hacia en el día de reposo las obras de su Padre (Lucas 6:6-11). También fue
El quien enseño que el sábado había sido hecho para el hombre, y no el hombre
para el sábado (Marcos 2:23-28)

Una prueba de que no esta en vigor la obligación de guardar el sábado esta en que
todos los otros mandamientos del decálogo se han repetidos en una forma u otra
en las instrucciones a las iglesias del Nuevo Testamento, pero el cuarto
mandamiento no.

Esto en si no probaría que no se tiene que observar, pero el concilio de Jerusalén,


cuando deliberó sobre el problema de la relación de los cristianos gentiles con la ley
mosaica, se dio la solución siguiente: "Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y
a nosotros, no imponeros ninguna carga mas que estas cosas necesarias: que os
abstengáis de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación
(Hechos 15:28-29).

¿Comprendería la señora de White mejor que el concilio de Jerusalén la voluntad de


Dios para la iglesia? Mientras el concilio no menciona para nada la observancia del
sábado, ella insiste en que es obligatoria. ¿A quien debemos de creer?

La señora de White y los miembros de su iglesia han ido adaptando la manera de


guardar el séptimo día según las circunstancias, porque es imposible guardarlo en
todas partes del mundo de acuerdo con lo especificado en el Antiguo Testamento.
La necesidad de encender fuego en climas fríos es un ejemplo. Otro, el de
determinar cuando empieza y cuando termina el día Durante diez años observaron
el sábado desde las seis de la tarde del viernes hasta las seis de la tarde siguiente
(Este es el método judío), después cambiaron su método para medir el día por la
9

formula bíblica de puesta de sol a puesta de sol. Esta es la forma que observan
actualmente.

Surgen muchas preguntas entre ellas estas ¿que hacen los que viven en la zona
ártica, donde durante meses el sol no se pone nunca y durante otro tanto, no se
asoma? Y al viajar alrededor del mundo y cruzar la línea internacional del cambio
de fecha ¿como se sabe quien esta observando el día correcto? A un lado de la línea
señalada por lo hombres, se asegura que es sábado. A menos de diez metros de
distancia, es domingo. Si el día es tan importante, ¿por que no es igual en todas
partes del mundo?

Estos "pequeños" problemas nos confirman lo que nos dice la Biblia: La ley mosaica
fue dada para un pueblo particular, el israelita, una época determinada: desde
Moisés hasta Cristo, y una región limitada: el desierto y la tierra de Canaán.

Los adventistas ponen tanto énfasis en la observancia del sábado, que llegan a
hacerlo esencial para la salvación, siguiendo las enseñanzas de la señora White es
el sello de Dios, mientras que el sello del anticristo seria guardar el domingo.

Todo esto es legalismo, igual que la doctrina de los judaizantes. Somos salvos por
la gracia de Dios, no por las obras, y guardados por la gracia, no por obras, para
que nadie se gloríe (Efesios 2:8-9).

Si se mantiene en vigor una parte de la ley, hay que observar también la penalidad
señalada para los que están bajo ella y la quebrantan. Esta penalidad es la muerte
(Éxodo 35:1-2, Levítico 23:27-32). ¿Quien de ellos observa el día, y siempre lo
observa tal como esta ordenado? Estaba prohibido encender fuego en sábado
(Éxodo 35:3). ¿Apedrean ahora los adventistas a sus miembros de los climas fríos
si estos encienden un fuego el día sábado para no morir congelados?

La señora White escribió que la prohibición de encender fuego en el día séptimo era
solamente mientras durara la peregrinación en el desierto, pues al entrar en la
tierra de Canaán, el pueblo necesitaría encender el fuego debido a la severidad del
clima.

¿Que autoridad se arroga la persona que dice en esta forma arbitraria que parte del
mandamiento se puede omitir y que parte se tiene que cumplir?

Si existe realmente la obligación de cumplirlo, esta obligación cubre su totalidad,


porque el que falta en un punto es culpable de todo (Santiago 2:10).

"De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis, de la


gracia habéis caído" (Gálatas 5:4).

El legalismo no se limita al asunto de guardar al sábado y no comer


carne de cerdo. Se ocupa de todo. Puede ser tan fuerte en una iglesia evangélica
como en las iglesias adventistas. Pablo lo combatía constantemente en la iglesia
primitiva. Y desde entonces ha ido resurgiendo en distintas formas. Recordemos
que la vida cristiana no consiste en cumplir ciertos reglamentos, sino en la
comunión con Cristo. En esta comunión el Espíritu Santo efectúa un cambio radical
en la naturaleza del creyente. Produce en él el deseo de agradar a Dios con el
proceder recto y con la apariencia divina de un hijo de Dios. Así le es fácil observar
de corazón los principios básicos de la modestia, evitando la ostentación y el
artificio de la apariencia.
10

Es imposible legislar sobre la santidad. Este ha sido el vano intento de muchas


iglesias. Cuanto mas se trata de hacerlo, tanto mas los miembros confían en sus
propios esfuerzos y menos dependen de Cristo, que es la fuente de nuestra
santidad. El resultado se vio claramente en los fariseos: sepulcros blanqueados,
bonitos por fuera, pero por dentro llenos de corrupción. Y a través de la historia de
la iglesia e ha dado multitud de casos similares: obreros del Señor que han puesto
tanto énfasis en la apariencia externa, que se han descuidado de la verdadera
santidad del corazón y han caído en faltas graves. Seamos advertidos por su
experiencia y no caigamos de la gracia de Cristo al laberinto de prohibiciones y
obligaciones del legalismo.

Según R.C.H. Lenski, ya que “[l]os judíos no tenían nombres para los días de la
semana”, ellos “los designaban con referencia a su día de reposo” (1943, p. 1148).
Por ende, mia ton sabbaton significa “el primer (día) con referencia al reposo”, i.e.,
el primer (día) después del reposo (Lenski, p. 1148), o como diríamos según el
castellano moderno, “el primer día de la semana”.

Después de pasar años examinando los escritos judíos en el Talmud babilónico, el


hebraísta John Lightfoot escribió A Commentary on the New Testament from the
Talmud and Hebraica (Un Comentario sobre el Nuevo Testamento del Talmud y la
Hebraica), en el cual expone acerca del método hebreo para contar los días de la
semana. Él anotó: “Los judíos calculaban los días de la semana así; Un día (o el
primer día) desde el reposo: dos días (o el segundo día) desde el reposo;” etc.
(1859, 2:375, énfasis en original). Lightfoot luego citó de dos tratados del
Talmud. Maccoth alude a los que testificaron “el primer día desde el reposo” acerca
de una persona que robó un buey. Luego el juicio se realizó el siguiente día—“el
segundo día desde el reposo” (Lightfoot, 2:375, énfasis en original; Maccoth,
Capítulo 1). Bava Kama describe diez leyes que un hombre llamado Esdras
promulgó, incluyendo la lectura pública de la ley “el segundo y quinto día desde el
reposo”, y el lavamiento de ropa “el quinto día desde el reposo” (Lighfoot,
2:375;Bava Kama, Capítulo 7). En la traducción de 1918 de Michael Rodkinson
del Maccoth y el Bava Kama, él tradujo con precisión “el segundo día desde el
reposo” como lunes, el quinto día desde el reposo” como jueves y “el primer día
desde el reposo” como domingo.

Si la palabra sabbaton en los pasajes como Mateo 28:1, Marcos 16:2 y Hechos 20:7
realmente denotara “el día de reposo”, en vez de “un periodo de siete días”, se
esperaría que las traducciones principales de la Biblia la tradujeran así. Sin
embargo, las traducciones principales en español traducen mia ton sabbaton como
“el primer día de la semana”. ¿Por qué? Porque los eruditos tienen conocimiento del
método judío de contar los días de la semana al usar el reposo como un punto de
referencia.

Finalmente, considere el problema que surgiría con la historia de la resurrección de


Jesús si se tradujera sabbaton como el día de reposo.

“Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y


Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Y muy de mañana, el
primer día de reposo (sabbaton), vinieron al sepulcro, ya salido el sol” (énfasis
añadido).

Tal traducción de sabbaton en Marcos 16:2 no tendría sentido. El reposo había


terminado, y el mia ton sabbaton (“primer día de la semana”) había comenzado.
Solamente cuando se tiene en cuenta el método judío de calcular los días se llega a
entender adecuadamente el pasaje.
11

Así como el apologista del segundo siglo Justino Mártir (a. 150 d.C.) dijo que Jesús
se levantó de los muertos “el primer día después del reposo” (Dialogue..., 41) y
equiparó ese día con el “domingo” (“First Apology”, 67), los cristianos del
siglo XXI también deberían hacer lo mismo. El hecho que Jesús se levantó de los
muertos “el primer día de la semana” (Marcos 16:9), y que los cristianos se reunían
para adorar ese día (Hechos 20:7; 1 Corintios 16:2; cf. Justin Martyr, “First
Apology”, 67), es algo completamente establecido. El domingo es el primer día
después del reposo judío—el “primer día de la semana”.

Las iglesias cristianas poco a poco fueron adoptando el día domingo como “día de
reposo” y como un día santo a partir de la celebración de la resurrección de
Jesucristo, que ocurrió el primer día de la semana. Lo hacían para reunirse en la
iglesia y descansar del trabajo

Sábado o Domingo: Ellos afirman que el Sábado debe ser guardado por todos
los hombres, vemos en Deut 5:15 que Dios ordeno la observación del
sábado en memoria o recuerdo de la liberación del pueblo de Israel esto
demuestra que la institución del sábado es exclusivamente israelita.
El día sábado no fue guardado antes por otro pueblo o por Israel, sino después
de su liberación.
Es importante que entendamos que Jesús ratifica los mandamientos para el hombre
con una nueva revelación, pero el sábado no aparece no por él ni por ningún otro
escritor en el NT.
Mandamientos en el AT Mandamientos en el NT
1º Ex 20:2,3 Hch 17:23-31; 1 Co 8:4,6
2º Ex 20:5,6 Jn 5:21
3º Ex 20:7 Stg 5:12
4º Ex 20:8-11 “este es del sábado” ¿?
5º Ex 20:13 Ef 6:1-3

Notas
1. F. Josefo, “Los escritos esenciales”, pag. 18, ed. Portavoz
2. Sabado, Diccionario Biblico ed. Certeza

Fuentes bibl:
• http://www.apologeticspress.org/espanol/articulos/3209
• http://dabarqodesh.com/shabbat4.htm
• F. Josefo, “Los escritos esenciales”, ed. Portavoz
• Wikipedia
• http://www.ublaonline.org/pdfs/4%20Evangelios%2027.doc.
• Sectas falsas
• http://s3.amazonaws.com/ppt-download/unanalisisdoctrinasfalsas-
090616231724-phpapp02.pdf?Signature=6HT7bW6SJQKQv5cYLIqdA4hMtII
%3D&Expires=1267714024&AWSAccessKeyId=AKIAJLJT267DEGKZDHE
Q
• http://www.redbiblica.com/resources/SECTAS.htm