Está en la página 1de 13

SISTEMA EUROPEO SISTEMA AMERICANO.

Una vez realizadas las seis proyecciones ortogonales sobre las caras del cubo, y
manteniendo fija, la cara de la proyección del alzado (A), se procede a obtener el
desarroyo del cubo, que como puede apreciarse en las figuras, es diferente según el
sitema utilizado.

El desarroyo del cubo de proyección, nos proporciona sobre un único plano de dibujo,
las seis vistas principales de un objeto, en sus posiciones relativas.

Con el objeto de identificar, en que sistema se ha representado el objeto, se debe


añadir el símbolo que se puede apreciar en las figuras, y que representa el alzado y
vista lateral izquierda, de un cono truncado, en cada uno de los sistemas.
CORRESPONDENCIA ENTRE LAS VISTAS

Como se puede observar en las figuras anteriores, existe una correspondencia obligada
entre las diferentes vistas. Así estarán relacionadas:

 El alzado, la planta, la vista inferior y la vista posterior, coincidiendo en


anchuras.
 El alzado, la vista lateral derecha, la vista lateral izquierda y la vista posterior,

coincidiendo en alturas.

 La planta, la vista lateral izquierda, la vista lateral derecha y la vista inferior,

coincidiendo en profundidad.

Habitualmente con tan solo tres vistas, el alzado, la planta y una vista lateral,
queda perfectamente definida una pieza. Teniendo en cuenta las
correspondencias anteriores, implicarían que dadas dos cualquiera de las vistas,
se podría obtener la tercera, como puede apreciarse en la figura:

También, de todo lo anterior, se deduce que las diferentes vistas no pueden


situarse de forma arbitraria. Aunque las vistas aisladamente sean correctas, si
no están correctamente situadas, no definirán la pieza.
Selección de las vistas
ELECCIÓN DEL ALZADO

En la norma UNE 1-032-82 se especifica claramente que "La vista más característica
del objeto debe elegirse como vista de frente o vista principal". Esta vista representará
al objeto en su posición de trabajo, y en caso de que pueda ser utilizable en cualquier
posición, se representará en la posición de mecanizado o montaje.

En ocasiones, el concepto anterior puede no ser suficiente para elegir el alzado de una
pieza, en estos casos se tendrá en cuenta los principios siguientes:

1. Conseguir el mejor aprovechamiento de la superficie del dibujo.


2. Que el alzado elegido, presente el menor número posible de aristas ocultas. 3. Y que
nos permita la obtención del resto de vistas, planta y perfiles, lo más

simplificadas posibles.

Siguiendo las especificaciones anteriores, en la pieza de la figura 1, adoptaremos como


alzado la vista A, ya que nos permitirá apreciar la inclinación del tabique a y la forma
en L del elemento b, que son los elementos más significativos de la pieza.

En ocasiones, una incorrecta elección del alzado, nos conducirá a aumentar el número
de vistas necesarias; es el caso de la pieza de la figura 2, donde el alzado correcto
sería la vista A, ya que sería suficiente con esta vista y la representación de la planta,
para que la pieza quedase correctamente definida; de elegir la vista B, además de la
planta necesitaríamos representar una vista lateral.
ELECCIÓN DE LAS VISTAS NECESARIAS

Para la elección de las vistas de un objeto, seguiremos el criterio de que estas deben
ser, las mínimas, suficientes y adecuadas, para que la pieza quede total y
correctamente definida. Seguiremos igualmente criterios de simplicidad y claridad,
eligiendo vistas en las que se eviten la representación de aristas ocultas. En general, y
salvo en piezas muy complejas, bastará con la representación del alzado planta y una
vista lateral. En piezas simples bastará con una o dos vistas. Cuando sea indiferente la
elección de la vista de perfil, se optará por la vista lateral izquierda, que como es
sabido se representa a la derecha del alzado.

Cuando una pieza pueda ser representada por su alzado y la planta o por el alzado y
una vista de perfil, se optará por aquella solución que facilite la interpretación de la
pieza, y de ser indiferente aquella que conlleve el menor número de aristas ocultas.

En los casos de piezas representadas por una sola vista, esta suele estar
complementada con indicaciones especiales que permiten la total y correcta definición
de la pieza:

1. En piezas de revolución se incluye el símbolo del diámetro (figura 1).


2. En piezas prismáticas o troncopiramidales, se incluye el símbolo del cuadrado y/o la

"cruz de San Andrés" (figura 2).


3. En piezas de espesor uniforme, basta con hacer dicha especificación en lugar bien

VISTAS ESPECIALES
Con el objeto de conseguir representaciones más claras y simplificadas, ahorrando a su
vez tiempo de ejecución, pueden realizarse una serie de representaciones especiales
de las vistas de un objeto. A continuación detallamos los casos más significativos:
VISTAS DE PIEZAS SIMÉTRICAS

En los casos de piezas con uno o varios ejes de simetría, puede representarse dicha
pieza mediante una fracción de su vista (figuras 1 y 2). La traza del plano de simetría
que limita el contorno de la vista, se marca en cada uno de sus extremos con dos
pequeños trazos finos paralelos, perpendiculares al eje. También se pueden prolongar
las arista de la pieza, ligeramente más allá de la traza del plano de simetría, en cuyo
caso, no se indicarán los trazos paralelos en los extremos del eje (figura 3).
CORTES, SECCIONES Y ROTURAS
En ocasiones, debido a la complegidad de los detalles internos de una pieza, su
representacón se hace confusa, con gran número de aristas ocultas, y la limitación de
no poder acotar sobre dichas aristas. La solución a este problema son los cortes y
secciones, que estudiaremos en este tema.

También en ocasiones, la gran longitud de determinadas piezas, dificultan su


representación a escala en un plano, para resolver dicho problema se hará uso de las
roturas, artificio que nos permitirá añadir claridad y ahorrar espacio.

Las reglas a seguir para la representación de los cortes, seciones y roturas, se recojen
en la norma UNE 1-032-82, "Dibujos técnicos: Principios generales de representación",
equivalente a la norma ISO 128-82.

GENERALIDADES SOBRE CORTES Y SECCIONES

Un corte es el artificio mediante el cual, en la representación de una pieza, eliminamos


parte de la misma, con objeto de clarificar y hacer más sencilla su representación y
acotación.

En principio el mecanismo es muy sencillo. Adoptado uno o varios planos de corte,


eliminaremos ficticiamente de la pieza, la parte más cercana al observador, como
puede verse en las figuras.

Como puede verse en las figuras siguientes, las aristas interiores afectadas por el
corte, se representarán con el mismo espesor que las aristas vistas, y la superficie
afectada por el corte,

se representa con un rayado. A continuación en este tema, veremos como se


representa la marcha del corte, las normas para el rayado del mismo, etc..

Se denomina sección a la intersección del plano de corte con la pieza (la superficie
indicada de color rojo ), como puede apreciarse cuando se representa una sección, a
diferencia de un corte, no se representa el resto de la pieza que queda detrás de la
misma. Siempre que sea posible, se preferirá representar la sección, ya que resulta
más clara y sencilla su representación.
3.7 LÍNEAS DE ROTURA EN LOS MATERIALES
Cuando se trata de dibujar objetos largos y uniformes, se suelen representar
interrumpidos por líneas de rotura. Las roturas ahorran espacio de representación, al
suprimir partes constantes y regulares de las piezas, y limitar la representación, a las
partes suficientes para su definición y acotación.

Las roturas, están normalizadas, y su tipos son los siguientes:

a) Las normas UNE definen solo dos tipos de roturas (figuras 1 y 2), la primera se
indica mediante una línea fina, como la de los ejes, a mano alzada y ligeramente
curvada, la segunda suele utilizarse en trabajos por ordenador.
b) En piezas en cuña y piramidales (figuras 3 y 4), se utiliza la misma línea fina y
ligeramente curva. En estas piezas debe mantenerse la inclinación de las aristas de la
pieza.
c) En piezas de madera, la línea de rotura se indicará con una línea en zig-zag (figura
5).
d) En piezas cilíndricas macizas, la línea de rotura de indicará mediante las
característica lazada (figura 6).
e) En piezas cónicas, la línea de rotura se indicará como en el caso anterior, mediante
lazadas, si bien estas resultarán de diferente tamaño (figura 7).

f) En piezas cilíndricas huecas (tubos), la línea de rotura se indicará mediante una


doble lazada, que patentizarán los diámetros interior y exterior (figura 8).
g) Cuando las piezas tengan una configuración uniforme, la rotura podrá indicarse con
una línea de trazo y punto fina, como la las líneas de los ejes (figura 9).

REPRESENTACIÓN DE LA MARCHA DE UN CORTE


Cuando la trayectoria de un corte sea evidente, no será necesaria ninguna indicación
(figura 1). En el caso de que dicha trayectoria no sea evidente o se realice mediante
varios planos de corte, el recorrido se indicará mediante una línea de trazo y punto
fino, que se representará con trazos gruesos en sus extremos y cambios de dirección
(figuras 2, 3 y 4).

En los extremos del plano de corte se situarán dos letras mayusculas, que servirán de
referencia del mismo, estas letras podrán ser repetidas A-A o consecutivas A-B.
También en los extremos se consignan dos flechas, que indican el sentido de
observación. Sobre la vista afectada del corte, se indicarán las letras definidoras del
corte.

Un corte puede realizarse por diferentes tipos de planos: un único plano (figura 1), por
planos paralelos (figura 2), por planos sucesivos (figura 3), y por planos concurrentes
(figura 4), en este último caso, uno de ellos se gira antes del abatimiento.
NORMAS PARA EL RAYADO DE LOS CORTES

Las superficies de una pieza afectadas por un corte, se resaltan mediante un raya de
líneas paralelas, cuyo espesor será el más fino de la serie utilizada. Basándonos en las
normas UNE, podemos establecer las siguientes reglas, para la realización de los
rayado:

1) La inclinación del rayado será de 45o respecto a los ejes de simetría o contorno
principal de la pieza (figura 1).

2) La separación entre las líneas de rayado dependerá de tamaño de la pieza, pero


nunca deberá ser inferior a 0,7 mm. ni superior a 3 mm. (figura 2).

3) En piezas de gran tamaño, el rayado puede reducirse a una zona que siga el
contorno de la superficie a rayar (figura 3).

4) En los casos de cortes parciales o mordeduras, la separación entre la parte


seccionada y el resto de la pieza, se indica con una línea fina a mano alzada, y que no
debe coincidir con ninguna arista ni eje de la pieza (figura 4).
Acotación,Concepto y necesidad
La acotación es el proceso de anotar, mediante
líneas, cifras, signos y símbolos, las mediadas de un
objeto, sobre un dibujo previo del mismo, siguiendo
una serie de reglas y convencionalismos,
establecidos mediante normas.
La acotación es el trabajo más complejo del dibujo
técnico, ya que para una correcta acotación de un
dibujo, es necesario conocer, no solo las normas de acotación, sino también, el
proceso de fabricación de
la pieza, lo que implica un conocimiento de las máquinas-herramientas a utilizar para
su
mecanizado. Para una correcta acotación, también es necesario conocer la función
adjudicada a cada
dibujo, es decir si servirá para fabricar la pieza, para
verificar las dimensiones de la misma una vez fabricada, etc..

Por todo ello, aquí daremos una serie de normas y reglas, pero será la práctica y la
experiencia la que nos conduzca al ejercicio de una correcta acotación.

PRINCIPIOS GENERALES DE ACOTACIÓN

Con carácter general se puede considerar que el dibujo de una pieza o mecanismo,
está correctamente acotado, cuando las indicaciones de cotas utilizadas sean las
mínimas, suficientes y adecuadas, para permitir la fabricación de la misma. Esto se
traduce en los siguientes principios generales:

1. Una cota solo se indicará una sola vez en un dibujo, salvo que sea indispensable
repetirla.

2. No debe omitirse ninguna cota.


3. Las cotas se colocarán sobre las vistas que representen más claramente los
elementos

correspondientes.
4. Todas las cotas de un dibujo se expresarán en las mismas unidades, en caso de
utilizar

otra unidad, se expresará claramente, a continuación de la cota.


5. No se acotarán las dimensiones de aquellas formas, que resulten del proceso de

fabricación.
6. Las cotas se situarán por el exterior de la pieza. Se admitirá el situarlas en el
interior,

siempre que no se pierda claridad en el dibujo.


7. No se acotará sobre aristas ocultas, salvo que con ello se eviten vistas adicionales, o
se
aclare sensiblemente el dibujo. Esto siempre puede evitarse utilizando secciones. 8.
Las cotas se distribuirán, teniendo en cuenta criterios de orden, claridad y estética. 9.
Las cotas relacionadas. como el diámetro y profundidad de un agujero, se indicarán

sobre la misma vista.


10. Debe evitarse, la necesidad de obtener cotas por suma o diferencia de otras, ya
que

puede implicar errores en la fabricación.

ELEMENTOS QUE INTERVIENEN EN LA ACOTACIÓN


En el proceso de acotación de un dibujo, además de la cifra de cota, intervienen líneas
y símbolos, que variarán según las características de la pieza y elemento a acotar.

28

Todas las líneas que intervienen en la acotación, se realizarán con el espesor más fino
de la serie utilizada.
Los elementos básicos que intervienen en la acotación son:

Líneas de cota: Son líneas paralelas a la superficie de la pieza objeto de medición.

Cifras de cota: Es un número que indica la magnitud. Se sitúa centrada en la línea de


cota. Podrá situarse en medio de la línea de cota, interrumpiendo esta, o sobre la
misma, pero en un mismo dibujo se seguirá un solo criterio.

Símbolo de final de cota: Las líneas de cota serán terminadas en sus extremos por
un símbolo, que podrá ser una punta de flecha, un pequeño trazo oblicuo a 45o o un
pequeño círculo.

Líneas auxiliares de cota: Son líneas que parten del dibujo de forma perpendicular a
la superficie a acotar, y limitan la longitud de las líneas de cota. Deben sobresalir
ligeramente de las líneas de cota, aproximadamente en 2 mm. Excepcionalmente,
como veremos posteriormente, pueden dibujarse a 60o respecto a las líneas de cota.

Líneas de referencia de cota: Sirven para indicar un valor dimensional, o una nota
explicativa en los dibujos, mediante una línea que une el texto a la pieza. Las líneas de
referencia, terminarán:

 En flecha, las que acaben en un contorno de la pieza.


 En un punto, las que acaben en el interior de la pieza.
 Sin flecha ni punto, cuando acaben en otra línea.

La parte de la línea de referencia don se rotula el texto, se dibujará paralela al


elemento a acotar, si este no quedase bien definido, se dibujará horizontal, o
sin línea de apoyo para el texto.

Símbolos: En ocasiones, a la cifra de cota le acompaña un símbolo indicativo


de características formales de la pieza, que simplifican su acotación, y en
ocasiones permiten reducir el número de vistas necesarias, para definir la pieza.
Los símbolos más usuales son:

CLASIFICACIÓN DE LAS COTAS

Existen diferentes criterios para clasificar las cotas de un dibujo, aquí veremos
dos clasificaciones que considero básicas, e idóneas para quienes se inician en
el dibujo técnico.

En función de su importancia, las cotas se pueden clasificar en:


Cotas funcionales (F): Son aquellas cotas esenciales, para que la pieza pueda
cumplir su función.

Cotas no funcionales (NF): Son aquellas que sirven para la total definición de la
pieza, pero no son esenciales para que la pieza cumpla su función.

Cotas auxiliares (AUX): También se les suele


llamar "de forma". Son las cotas que dan las
medidas totales, exteriores e interiores, de una pieza. Se indican entre paréntesis.
Estas cotas no son necesarias para la fabricación o verificación de las piezas, y pueden
deducirse de otras cotas.

En función de su cometido en el plano, las cotas se pueden clasificar en:

Cotas de dimensión (d): Son las que indican el tamaño de los elementos del dibujo
(diámetros de agujeros, ancho de la pieza, etc.).

Cotas de situación (s): Son las que concretan la posición de los elementos de la
pieza.

También podría gustarte